You are on page 1of 1

derecha española ha sido el de definir el régimen dictatorial que existió en España

un “régimen autoritario” que habría ido adaptándose al cambio del país, para
bajo la dirección del Rey Juan Carlos I) en una democracia homologable al res-
Europa. Consecuencia del gran dominio que las fuerzas conservadoras tienen so-
ción, tanto públicos como privados, esta visión histórica –de nuevo defendida por
ecientes elecciones al Parlamento Europeo– se ha convertido en la interpreta-

Por gentileza del Patronato Martínez Guerricabeitia


o pasado reciente. Obviamente es falsa.
VARRO * Es importante subrayar que muchos ticas sexuales permitidas, todas ellas
de sus discípulos en distintas áreas de normatizadas, penalizándose a aquellos
conocimiento de las ciencias sociales (in- que se desviaran de las normas impues-
ó, en Es- cluidos algunos conocidos pensadores tas. Su ideología conjugaba un naciona-
ave en el de sensibilidad socialista) han relativi- lismo españolista extremo (promovido
finición zado el papel apologético de la dictadu- por el Ejército golpista) y un catolicis-
el gene- ra realizado por Linz, atribuyéndole un mo profundamente reaccionario (pro-
9-1978): papel secundario. Juan J. Linz introdu- movido por la jerarquía de la Iglesia JULIÁN PACHECO Re
a. Espa- jo las ciencias sociales en España en un Católica), dos ideologías totalizantes
a, de pa- intento, promovido por el Departamen- que se entremezclaron constituyendo el ros oportunistas deseosos de reprodu- un autor en el di
u familia to de Estado de EE UU, de contrarrestar nacional-catolicismo, eje ideológico cen- cir su propio poder. cha española es
“nacio- la atracción que el marxismo ejercía en- tral de aquel régimen. Esta descripción puede ser cierta. Pe- que constituyó,
o su ma- tre la intelectualidad española, cuyos sec- Tal ideología alimentaba el concep- ro lo mismo ocurrió con el régimen co- aquel Estado dic
Sección tores eran próximos a la resistencia to de Hispanidad, al cual se le dio un munista en la Unión Soviética, y ello no su rechazo a la c
ro de las contra el régimen, liderada por el Parti- carácter racista. No se ha destacado su- fue obstáculo para que se le llamara, has- El último eje
nz cola- do Comunista. De ahí que intelectuales ficientemente, en los análisis de la dic- ta el último día de su existencia, dicta- 2006, su alianza
Políticos, de sensibilidad no sólo liberal o conser- tadura, que el nacionalismo españolista dura comunista, pues sus raíces, sus ropeo, con la ul
ento Na- vadora, sino incluso socialistas, tengan, extremo que la caracterizó incluía una símbolos y su retórica oficial eran co- se aceptara la co
ró como todavía hoy, gran agradecimiento a Linz, concepción racista, hablando de la su- munistas. Lo mismo ocurrió en España, dura fascista por
s del Se- disociando su papel apologético de la perioridad de la raza hispánica, supe- donde, por ejemplo, el símbolo fascista (10). El portavo
del Fren- dictadura y de ser el intelectual de la rioridad que le otorgaba el “derecho de –las cinco flechas y el yugo– estuvo en (PP) en tal Parl
untales” Guerra Fría (utilizado por el Departa- conquista” y sometimiento de otras “ra- la entrada y salida de todas las poblacio- Oreja, (que def
mael Me- mento de EE UU), de sus análisis polí- zas inferiores”, entre las cuales incluía nes hasta el último día de la dictadura aquella dictadur
50, Juan ticos y sociales contemporáneos (3). la raza de los republicanos “rojos” (que (1978). Y también, hasta el último día, lo prohibiera en
dos para Para aquellos que vivieron y sufrie- abarcaba a todas aquellas sensibilida- se requirió el juramento de lealtad al Mo- euskera) dirigió
cción de ron aquella dictadura es fácil, sin em- des de izquierda que se oponían a la vimiento Nacional (fascista) como con- derecha a que se
06), uno bargo, mostrar el carácter apologético ideología dominante). Tales teorías que- dición de empleo público. Es más, la tadura totalizant
a Fría de de Linz, pues no es difícil demostrar que daban claramente expuestas por el ideó- ideología del nacional-catolicismo con- La ideologí
iajó fre- la dictadura en España era totalizante; logo del régimen militar, el coronel tinúa viva, reproduciéndose en la cultu- ja, que acaba de
no de los es decir, intentó imponer una ideología Antonio Vallejo-Nájera (1889-1960), ra de las derechas de España. PP para las ele
ológicos totalizante que pretendía configurar to- director de los Servicios de Psiquiatría El nacionalismo españolista exacer- Europeo, es sin
da la sociedad y a todas las personas que del Ejército, y nombrado director del bado, no respetuoso con la plurinaciona- ideología que c
ó su tesis vivían en ella, invadiendo áreas tan pri- programa de formación ideológica del lidad del Estado español (que desea la tadura. No reco
(Nueva vadas como la lengua hablada y las prác- régimen por el dictador. desaparición o subordinación de otras de gran parte d
ando que lenguas nacionales como el catalán, el pañola se basa
rio, sino
”. Hacía
EL NACIONAL-CATOLICISMO SIGUE VIVO euskera o el gallego), y el catolicismo re-
accionario, que quiere imponerse a toda
zante de aquell
a la cual se la d
nes tota-
munistas,
imponer
V allejo-Nájera, en sus escritos –en-
tre los que destaca su libro Euge-
nesia de la Hispanidad y Regeneración
comportamientos represivos en la pro-
moción de esa ideología (8).
Tal realidad ha sido negada por au-
la población, siguen muy vivos en tal cul-
tura de las derechas españolas. De ahí
que éstas no sean homologables a las de-
meramente “au
cer profundame
y está ocurriend
omunis- de la Raza (4)– definió las característi- tores que basan su negativa en el hecho rechas democráticas europeas. En con-
mensio- cas de la raza hispánica como “su mas- de que la Falange, el partido fascista, fue tra de lo que ha postulado recientemente
mano, y culinismo, su disciplina, su canto a la perdiendo importancia y tuvo que com-
dictadu- fuerza, su nacionalismo sublime y su petir con otras fuerzas y grupos para la (1) Ver Gregorio Morán, El precio de la Transición, Pla- (6) Véase, por ejem
unca im- profundo catolicismo”. El hecho de que configuración de aquel Estado. Tal res- neta. Barcelona, 1991. memoria/2009/02/13
(2) Juan José LINZ, “Una teoría del régimen autori- de-ninos-de-sus-padre
. el concepto de raza no tuviera un com- puesta ignora que el fascismo era mucho tario. El caso de España”, en Manuel Fraga Iribarne, J. (7) El régimen defi
asó más ponente étnico (aunque fuera antisemí- más extenso que la Falange. El liberalis- Velarde Fuentes y S. Campo, La España de los años 70, España por la gracia d
Depar- tico), sino político-religioso, no niega mo, por ejemplo, es en Europa un pen- Madrid, Editorial Moneda y Crédito, 1974, vol. III, tomo (8) Léase, V. Navar
I, p. 1467-1531. tro Pasado: Una Visión
ue justi- que el régimen se viera a sí mismo co- samiento ideológico dominante desde (3) Ver Juan J. Linz. Obras Escogidas. Fascismo, pers- ria”, en Cuadernos Re
uras de mo racista, y como tal se presentara. El los años 1980, aun cuando los partidos pectivas históricas y comparadas, editado por sus discí- disponible en: www.
regíme- Día Nacional (12 de octubre) que cele- liberales han sido minoritarios en este pulos José Ramón Montero y Thomas Jeffrey Miley, Centro Histórica
de trans- braba la conquista y el genocidio de continente. Su gran dominio se debe al de Estudios Políticos y Constitucionales, Madrid, 2008. (9) Antonio Elorza,
(4) Editorial Española, Burgos, 1937. Madrid, 2 de mayo de
niéndose América Latina, se llamaba el “día de la apoyo recibido de las clases dominantes (5) Dirigida, en 1941, por José Luís Sáenz de Here- (10) Léase: “El Par
dictadu- Raza”, y la única película que hizo el que lo han promovido, ayudadas por los dia con guión de “Juan de Andrade”, seudónimo del ge- gimen de Franco con
regíme- dictador se titula Raza (5). Gobiernos estadounidense y británico, neral Franco. País, 5 de mayo de 20
formarse Vallejo-Nájera era un profundo ad- ejes de tal pensamiento. Lo mismo ocu-
mirador del nazismo alemán. Y el régi- rrió entonces. El fascismo se convirtió EN AGOSTO
ron pro- men justificó la represión (200.000 en España en la ideología dominante, re-
ictadura asesinatos políticos de 1939 a 1945), sultado del soporte que le ofrecieron las UN NÚMERO EXCEPCIONAL D
r el De- con el argumento de purificar la raza, clases dominantes, apoyadas por la Ale-
U), y fue- robando incluso a los niños de padres mania nazi y la Italia fascista, cuyo sos-
ción de republicanos para evitar su “contami- tén fue crucial, de 1936 a 1945, para la
démicas, nación” (6). Todos estos hechos, y existencia de aquel régimen totalitario.
por Ma- muchos otros, hacen insostenible la Los que defienden los argumentos de Nicaragua, las cuatro vidas del sandinismo (Hernando
ministro definición de aquel régimen como me- que la Falange no era la única fuerza po-
uel texto ramente autoritario, sin intento de im- lítica, y que tuvo que competir con otros Entre Pristina y Tirana, la autopista de la “Gran Albani
que exis- poner una ideología totalizante. grupos, ignoran la historia del nazismo Derens y Laurent Geslin). – Una “mafia del efecto inve
stado to- El franquismo reunió todas las ca- alemán y del fascismo italiano. En tales na Australia (Laurence Mazure). – Proposiciones para un
n Estado racterísticas de la ideología fascista: un dictaduras totalitarias, el partido nazi (en (Peter Custers). – California, entre espejismos écológico
, negan- nacionalismo extremo con vocación el caso alemán) y el partido fascista (en teridad (Agnès Sinaï). – Los “hackers”, nuevos rebeld