You are on page 1of 8

VOL.

51 / Nº 104 ENERO / JUNIO 2005

Comentarios sobre las Bases Biológicas


de la Psicoterapia
Dra. Lucimey Lima Pérez

Los afectos son el principal móvil para la motivación


“Yo bien quisiera, cuando llego a verte, del ser humano, a su vez, tal como indica Schwartz (3) estos
son generados por fenómenos neurofisiológicos, originados en
viendo mi infame amor, poder negarlo; estructuras límbicas; su activación desencadena expresiones
faciales, posturas, tonos de voz y finalmente las sensaciones
mas luego la razón justa me advierte emocionales placenteras y los sentimientos aversivos disfóricos.
Estos aspectos contribuyen como reforzadores del aprendizaje
que sólo se remedia en publicarlo: emocional por demás crucial en la psicoterapia.

porque del gran delito de quererte, El cerebro presenta circuitos neuronales que forman
mapas representativos de la propia realidad, que interrelacionan
sólo es bastante pena, confesarlo” lo sensorial periférico con lo central. Un ejemplo es la retina,
estructura del sistema nervioso central, ya que la información
Soneto XXII, Sor Juana Inés de la Cruz (1651- visual que arriba a la corteza occipital se inicia en los
fotorreceptores, lo cual implica un proceso de estímulos,
1695) sensaciones, percepciones y representaciones. Estas últimas
no se limitan a la estimulación de la retina, ya que están
influenciadas por centros llamados superiores. Qué vemos y
cómo lo vemos no son procesos tan simplemente complejos
ASPECTOS GENERALES como la transmisión química en la neuroretina. Esto implica
La psicoterapia es eficiente y exitosa para la “moldes” cerebrales pre-establecidos que influyen sobre la
modificación del estrés emocional y el manejo del estrés percepción y determinan la representación.
situacional, entre otras condiciones y alteraciones; sin embargo,
los mecanismos biológicos exactos no han sido objeto de La definición de salud, conocida desde 1948, fue
investigación neurobiológica sistemática e intensa. A pesar de expuesta por la Organización Mundial de la Salud como un
esto, y en base a los conocimientos y a los resultados clínicos estado de bienestar físico, mental y social. De manera que las
de los últimos tiempos, las bases biológicas del proceso nuevas concepciones son redescubrimientos de la circularidad
psicoterapéutico son ineludibles. Las vías nerviosas, los circuitos, del pensamiento humano, con uno u otro destello tangencial
los neurotransmisores, modificados por las intervenciones del que hemos logrado a lo largo de los últimos cien años. Quizás
experto psicoterapeuta podrían variar para los diversos tipos son definiciones oídas, pero no internalizadas ni comprendidas.
de psicoterapia, que finalmente persiguen un mismo objetivo: Los llamados “nuevos enfoques” sobre la salud están
la salud, aunque de acuerdo a sus dimensiones diferenciales determinados por la interacción psicológica, social y cultural
y a su aplicación en corto, mediano o largo plazos (ver 1). con los aspectos fisio-bioquímicos (4). Particularmente, e
Por ejemplo, ha parecido indudable que la psicoterapia independientemente de la diversidad de enfoques y más aun
no puede ser llevada a cabo en pacientes con daño cerebral, de las posiciones extremas, no nos sorprende nada el punto
lo que implica el requisito de unas conexiones, de una actividad de vista integrador porque no ameritamos mayor esfuerzo para
eléctrica y de una bioquímica determinadas. Sin embargo, esto expresar lo bien entendido: el ser humano como ser biológico
parece estar vinculado al terapeuta y a su adecuación a las racional no es ajeno a su historia, a los acontecimientos y al
capacidades y necesidades del paciente (2). Sin duda, son contexto, los cuales influyen sobre su esencia biológica, así
necesarios ajustes que permitan acomodar en forma individual como éstos se ven afectados por la biología del mismo ser. En
la comunicación psicoterapéutica apropiada e indicada que fin, sin dificultades, podemos tomar una estrella de mar por
llevará a los cambios deseados. No sabríamos explicarnos cualesquiera de sus puntas y sigue siendo la misma estrella,
precisamente si esto depende en forma directamente dada la complejidad de los procesos, quizás sería mejor tomar
demostrable de elementos e integraciones cerebrales, pero sí un pulpo.
de manifestaciones evidentes en la evaluación clínica de un
sujeto en cuestión, lo cual es claramente una evidencia biológica En vista de todas estas contundencias, no es trivial
tangible. Veinte años de intentos y de aciertos en la comprensión aseverar que el paciente está por encima de la enfermedad, y
de la conexión psico-biológica, con el fin de ser más sólo la aproximación holística nos llevará a la preservación de
consecuentes dentro del marco de las interacciones la salud, fin deseable, más que combatir la enfermedad. Si nos
psicoterapéuticas y la neurobiología, han abierto el camino para concierne enfrentar los trastornos, pues sería más efectivo evitar
la disolución de las barreras y el mantenimiento de los límites las crisis, preservar la estabilidad funcional, y en lo posible,
respetuosamente diferenciales. mantenernos dentro de las variaciones de la “normalidad”.

Laboratorio de Neuroquímica, Centro de Biofísica y Bioquímica, Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, Apdo. 21827, Caracas 1020-A; Servicio de
Psiquiatría, Hospital Vargas de Caracas; Hospital Centro de Salud Mental del Este, El Peñón, Caracas

Telf. 58-212-504-1213
llima@ivic.ve

A R C H I V O S V E N E Z O L A N O S D E P S I Q U I A T R I A Y N E U R O L O G I A • 2 2
VOL. 51 / Nº 104 ENERO / JUNIO 2005

Comentarios sobre las Bases Biológicas de la Psicoterapia

A este nivel vale la pena comentar sobre el cerebro y que su papel en la psicoterapia es incuestionable. La mayoría
la mente. La mente es parte del cerebro, desde que no hay de los enfoques, por cierto, señala a las amígdalas relacionadas
mente sin cerebro. Ninan (4) señala que la mente es “…el a emociones negativas. Sin embargo, evidencias recientes
producto consciente de la función cerebral…”. Por lo cual, no indican que estas estructuras también procesan emociones
extrañaría una bi-direccionalidad “mente-cerebro”, ya que otras positivas, lo cual incluye el aprendizaje sobre estímulos biológicos
áreas del cerebro no están involucradas directamente con los beneficiosos (8).
procesos mentales, pero sí en estrecha relación. El llamado
“modelo médico” no desmerita a la clínica médica en todas sus Por ejemplo, la corteza cingulada anterior,
Especialidades, el hecho de que mente-cuerpo se haya disociado especialmente las regiones dorsales y rostrales, parece ser
por idea de alguno y apoyo de otros no significa que la clínica modificada en un proceso de desensibilización y reprocesamiento
médica se confunda con pensamientos desintegradores de movimientos oculares en el estrés post-traumático (9). Al
limitados. menos, ésta es una contribución a la localización anatómica y
su modificación ante una intervención de características directas
ALGUNAS ESTRUCTURAS CEREBRALES e indirectas. Debido a la plasticidad neuronal del cerebro humano,
La conciencia es una función cognitiva jerarquizada existe la capacidad de reconectarse, así podemos producir
en forma ordenada, en la que estructuras superiores realizan cambios de acuerdo a aproximaciones terapéuticas muy variadas.
funciones integradoras, lo cual, de acuerdo con Dietrich (5) De manera que las palabras modifican nuestra mente, lo cual
contribuye a un contenido más sofisticado de la cognición en ha sido indicado en algunos estudios en base a que si ciertas
la corteza pre-frontal. El autor se basa en estudios de sueño manifestaciones, tales como el dolor crónico, la ansiedad y la
nocturno, siestas, maratones, meditación, hipnosis, o estados depresión son eventos relacionados con el estrés e incluyen
inducidos por drogas, que revelan modificaciones de la estructura aprendizaje vinculado a experiencias traumáticas, el hecho de
cerebral mencionada. Nuevamente estamos ante casos de aprender significa formación de redes neuronales que podrían
demostraciones indirectas que podrían contribuir a esclarecer ser modificadas para beneficio del sujeto en el proceso
las localizaciones y los valores de éstas en la psicoterapia. psicoterapéutico (10).

La terapia cognitiva-conductual se enfatiza en las Un reporte reciente basado en resonancia magnética


modificaciones cognitivas para producir los cambios en los nuclear señala diferencias en el tamaño de estructuras cerebrales,
patrones emocionales y en las conductas disfuncionales. Sin tal como el cuerpo calloso, entre personas con bajo o alto poder
embargo, se ha señalado, en base a las evidencias, que los de ser hipnotizadas. Este trabajo indica que existe un mayor
cambios cognitivos no son necesarios para que ocurran tamaño en la parte rostral del cuerpo calloso en los sujetos de
modificaciones en las reacciones emocionales (6). Existen alta capacidad para la hipnosis, lo cual se relaciona con la
múltiples fundamentos neurobiológicos que señalan que las atención y la transferencia de información entre las cortezas
emociones pueden ser experimentadas sin la participación de pre-frontales, e implica una elevada capacidad para una mayor
la interpretación cortical, lo cual puede afectar posteriormente concentración mental y una menor distracción de la conciencia
los eventos cognitivos. De manera que esto podría indicar (11).
variados niveles de memoria con características disímiles y
centros múltiples en el cerebro, como de hecho existen. Además, Quizás uno de los legados más interesantes de
ciertas investigaciones indican que las experiencias pueden ser Sigmund Freud es el reconocimiento, no sólo de la importancia
almacenadas como fragmentos emocionales y alteran las del aprendizaje implícito inconsciente, sino la manera en que
capacidades cognitivas, lo cual parece estar relacionado a esto puede impactar en la psicoterapia. En la terapia psicoanalítica
modelos psico-dinámicos (7). La interrogante es, si al modificar se evita el contacto visual y se destaca el auditivo y el implacable
el pensamiento se corrige el desarreglo afectivo o si la afectación silencio. Es probable que esta estrategia minimice la activación
de los sentimientos remodela el pensamiento y, entonces, habría de la amígdala (12), aunque el presente autor no estaría tan
que comenzar la intervención por modificar una distorsión seguro de esta aseveración. Lo que sí parece ocurrir es un
afectiva para corregir la cognición. El presente autor considera fenómeno que disminuye la vigilancia y la defensa del paciente
que existe una bi-direccionalidad entre estas funciones mentales y ayuda a la emergencia del material inconsciente, lo que se
que deben ser evaluadas en cada caso particular y, así, desarrollar trabaja verbalmente y con la rectificación de la memoria explícita.
las estrategias, una vez escogidas las tácticas y definidos los Pero, de acuerdo a lo que nos concierne, las memorias
objetivos. emocionales traumáticas y, probablemente, no traumáticas,
también se codifican en la amígdala, yo añadiría que no sólo
Las tan famosas amígdalas, ubicadas en el telencéfalo en estas estructuras. Desde el punto de vista biológico, se
se han asociado con funciones cognitivas que incluyen forman nuevos circuitos cerebrales de la corteza a la amígdala.
emociones, aprendizaje, memoria, atención, percepción. Así Desde luego que las deducciones se realizan ante observaciones

A R C H I V O S V E N E Z O L A N O S D E P S I Q U I A T R I A Y N E U R O L O G I A • 2 3
VOL. 51 / Nº 104 ENERO / JUNIO 2005

Comentarios sobre las Bases Biológicas de la Psicoterapia

variadas, incluso a raíz de extrapolaciones imprecisas ambientes internos con externos, pasados con presentes, de
provenientes de animales de experimentación. Pedir pruebas manera que, según Wall y Messier (19), estos afectan
biológicas fehacientes, tangibles, directas, durante un proceso efectivamente los procesos cognitivos-emocionales-
terapéutico probablemente implicaría variaciones artefactuales conductuales. Múltiples estudios en animales de experimentación
indeseables, ligadas a la introducción de instrumentos o de indican que el estriado ventral y el núcleo accumbens
métodos que afectarían el ambiente necesario para la psicoterapia desempeñan un papel destacado en los procesos motivacionales,
y, por ende, producir un sesgo. lo cual envuelve sistemas de monoaminas, tales como la
dopamina y la serotonina (20). Estos autores consideran que
Estudios en monos mediante lesiones talámicas (13) debe enfatizarse la investigación en los sistemas neurales
o amígdalo-hipocampales (14) indican que los procesos de límbico-estriado-pálido, con el fin de destacar su relevancia en
adquisición y retención del aprendizaje dependen de la formación eventos de motivación y recompensa o aversivos. Las teorías
de la memoria dependiente del sistema límbico y otros no, así psicológicas y la organización neuroanatómica de estructuras
mismo, las lesiones de ambas regiones talámicas, anterior y específicas del cerebro necesitan enfoques sistemáticos. Parece
posterior, son requeridas para la ocurrencia de amnesia. Estos increíble que con la diversidad de estudios de neuroimágenes,
constituyen indicios pioneros sobre la relevancia de estructuras realizados en varios trastornos psiquiátricos, aun existan tantas
cerebrales en procesos de aprendizaje en primates no humanos. dificultades en la resolución y en la comprensión de la integración
Más recientemente, y en busca de bases moleculares de la psicoterapia-biología.
formación de la memoria cognitiva, se realizaron experimentos
en monos con asociaciones visuales y estudios de la vía occípito- La hipnosis y la meditación han sido objeto de estudios
témporo-hipocampal. Así se encontró aumento de la expresión detallados, lo cual podría ayudarnos a entender otros procesos
del ARNm de genes de aparición temprana (15), posiblemente poco estudiados. Por ejemplo, la capacidad de ser hipnotizable,
en relación con la expresión de proteínas específicas aun no como se ha mencionado, aparentemente depende de diferencias
identificadas. en la integración motora-sensorial de la actividad cortical cerebral
(21). Así, fenómenos mucho más rápidos como la relajación y
Estudios realizados mediante tomografía de emisión la meditación indican que son procesos mentales conscientes
de positrones con fluorine-18-deoxiglucosa han indicado que, que inducen modificaciones cerebrales y sistémicas de
en pacientes con depresión mayor, hubo mejoría clínica envergadura. Experimentos con el uso de resonancia magnética
(disminución >50% en la Escala de Hamilton para Depresión) funcional indican que, durante la meditación, aumentan las
luego de terapia cognitiva-conductual, lo cual estuvo asociado señales en corteza dorso-lateral pre-frontal y parietal, hipocampo,
a cambios metabólicos significativos: aumento en el hipocampo para-hipocampo, lóbulo temporal, corteza cingulada anterior
y la corteza cingulada dorsal y disminución en la corteza frontal a la rodilla del cuerpo calloso y estriado. A pesar de estos
dorsal, ventral y medial, los cuales resultaron diferentes a los incrementos en las áreas citadas, ocurre una disminución global
cambios obtenidos en pacientes que recibían paroxetina (16). de la resonancia magnética funcional cónsona con la disminución
Estos estudios, aunque con ciertas limitaciones, tales como la de la tensión muscular y del sistema cardio-respiratorio (22).
heterogeneidad de la depresión y el relativo escaso número de Estas variaciones podrían contribuir con el incremento de la
pacientes, indican que ambas aproximaciones terapéuticas atención y el mayor control del sistema nervioso autónomo que
producen modificaciones cerebrales, sin embargo, no queda ocurren durante la meditación.
claro la complementariedad de ambos enfoques o los beneficios
individuales de los mismos. En cualquier caso, la personalización SALUD MENTAL Y NEUROQUIMICA
del tratamiento determinará la necesidad de consolidaciones Las emociones, tan variadas como las señaladas por
terapéuticas con características particulares y de duración Lazarus (ver 23), podrían ser clasificadas en primarias, reflexivas
variable. Si bien el tratamiento psicoterapéutico, ya sea de tipo y sociales. Estas están influenciadas por múltiples moléculas,
cognitivo-conductual o interpersonal, ha sido demostrado entre ellas la hormona liberadora de corticotropina (HLC), que
efectivo en la depresión mayor, la farmacoterapia concomitante puede ser vulnerable a la sensibilización durante el desarrollo
se hace necesaria en base a múltiples evidencias relacionadas ontogénico justo cuando el organismo es tan susceptible a las
con la neuroprotección cerebral, entre otras razones (17,18). experiencias ambientales. Las influencias que ocurran durante
la vida temprana determinarán la efectividad de la psicoterapia.
El hipocampo, esencial para la memoria declarativa Un episodio depresivo mayor de base puramente genética no
en humanos, no es la única estructura relacionada con los es comparable a uno de iguales características clínicas, pero
procesos mnémicos. La formación hipocampal y la corteza pre- matizado y relacionado con múltiples eventos estresantes
frontal órbito-ventro-medial en primates y ratas desempeñan durante la vida pasada y la presente. Si esto es así, la biología
un importante papel en el control de la atención, la memoria y y la psicoterapia son inseparables, mucho más que estar
la conducta. Estos circuitos, intra e inter-conectados, enlazan sencillamente relacionadas. Más aun, si el proceso

A R C H I V O S V E N E Z O L A N O S D E P S I Q U I A T R I A Y N E U R O L O G I A • 2 4
VOL. 51 / Nº 104 ENERO / JUNIO 2005

Comentarios sobre las Bases Biológicas de la Psicoterapia

psicoterapéutico implica cambios en las conexiones cerebrales pensamientos, emociones, entre otros elementos. En todo caso,
y en las fuerzas neuroquímicas, es como un acto de aprendizaje. los fenómenos biológicos y los llamados procesos psicológicos
se han postulado como independientes, relacionados en forma
Así como señala Ray (24) “…mind hurts and heals the lineal, relacionados mediante un mecanismo secuencial o,
body…”, la psicoterapia, tal como funciona en la depresión probablemente, por una interacción circular. Sin embargo,
mayor, ejerce una influencia sobre la mente consciente que existen evidencias que señalan relaciones directas y significativas
provoca modificaciones cognitivas y afectivas, así como entre la respuesta a la psicoterapia y los niveles de monoaminas,
interpersonales, esto es, sin dudas, cambios cerebrales. Si bien especialmente cuando existe disfunción de sus sistemas,
los antidepresivos producen sus efectos fármaco-terapéuticos manifiesto por índices bioquímicos y su relación con la terapia
y aumentan la neurogénesis en el giro dentado y algunas otras cognitiva (39).
áreas precisas del sistema nervioso central, la modulación de
las reacciones emocionales negativas mediante la psicoterapia Un concepto crucial para la comprensión de los
puede equilibrar las experiencias y mejorar la funcionalidad “milagrosos” cambios producidos por la psicoterapia lo constituye
individual. la neuroplasticidad. En general, es un término que se refiere a
la capacidad de las neuronas para modificar su estructura, y
El éxito de la psicoterapia depende de varios factores: su funcionamiento en respuesta a estímulos del micro o del
i) el nivel de conocimiento, representado incluso por años de macroambiente. Hoy se conoce que existen áreas cerebrales
educación (26,27); ii) los recursos psicológicos, muy relacionados que nunca dejan de proliferar, tal como el giro dentado de la
con la experiencia de vida (28,29); iii) el apoyo socio-laboral- formación hipocampal (25,40,41), aunque también la plasticidad
familiar, en este sentido se ha demostrado que la mortalidad se manifiesta por una mayor arborización y un incremento en
decrece a mayor contención ambiental (30); y iv) las creencias, las espínulas de las dendritas, lo cual repercute en la
las cuales apoyan individualmente a cada ser humano, concepto comunicación química entre las células. El aprendizaje, la
cuya relevancia se ha ido incrementando racionalmente en los motivación, el reforzamiento, la extinción, relacionados con el
últimos años (31). Un proceso psicoterapéutico adecuado, entrenamiento y la memoria, tienen bases anatómicas entre las
aunado con los factores antes señalados, podría influir en la que destacan el núcleo accumbens, la corteza límbica y el
evolución de una enfermedad tal como el cáncer, entre otras, estriado ventral (20).
lo cual parece ocurrir en algunos casos (32,33). En la medida
en que modifiquemos los procesos neurobiológicos y las formas De acuerdo con estudios de neuroimágenes cerebrales
de pensamiento, cambiaremos funciones cerebrales y se ha demostrado que los actos que implican voluntad o tareas
consecuentemente el organismo sistémico y la conducta. solicitadas que requieren atención sostenida se inician con la
hiperactividad de la corteza pre-frontal, especialmente el
Incluso, se ha demostrado que la música produce hemisferio derecho (42,43,44). Mientras la atención sea más
modificaciones en el electroencéfalograma, así como disminución focal, parece que se activa específicamente el giro cingulado
de los niveles de cortisol en la saliva y una activación frontal (45). Ejemplos sobre estos procesos han sido mostrados para
derecha, lo cual se observó en un grupo de adolescentes la meditación (46,47).
deprimidos o no (34). Además, existen programas de baile para
personas mayores de 67 años que han demostrado producir La activación talámica se ha estudiado en animales
mejoría del estado de ánimo y aumento de la masa ósea en de experimentación y se ha demostrado que el tálamo regula
mujeres con osteoporosis (35). Bases biológicas sobre la fobia la información sensorial hacia la corteza mediante la interacción
social (36) y el trastorno de pánico (37) indican alteraciones con el cuerpo geniculado lateral y el núcleo lateral posterior,
cerebrales y eventos externos desencadenantes o una vía que parece utilizar glutamato como principal
condicionantes. En ambas situaciones la intervención neurotransmisor (48), que además, recibe información sensorial
psicoterapéutica conlleva a correcciones que implicarían cambios visual (49). Los núcleos reticulares producen ácido g-
a nivel de las alteraciones de origen. aminobutírico en una vía que inerva el núcleo lateral posterior
y el geniculado (50). También se destaca el sistema
En vista de que la actividad cerebral es el resultado dopaminérgico a través de los ganglios basales, que puede
de las características celulares individuales en conjunto con el regular el sistema glutamatérgico y la interacción entre la corteza
ambiente interno que circunda a la célula y el externo ambiental, y las estructuras subcorticales. Estudios de tomografía de
el tratamiento de la mayoría de las personas con trastornos emisión de positrones con un marcador de receptores de
psiquiátricos está compuesto por la fármacoterapia y la dopamina han descrito aumento de la actividad dopaminérgica
psicoterapia. Galzigna (38) considera que aun existe una “caja durante ejercicios de yoga (47). Los autores proponen que ésta
negra”, término por demás bastante desagradable para un es una compuerta entre las interacciones corticales y sub-
neurocientífico, que contiene moléculas, sentimientos, corticales, lo cual no excluye otras vías y otros moduladores.

A R C H I V O S V E N E Z O L A N O S D E P S I Q U I A T R I A Y N E U R O L O G I A • 2 5
VOL. 51 / Nº 104 ENERO / JUNIO 2005

Comentarios sobre las Bases Biológicas de la Psicoterapia

La relación de estas observaciones con procesos duración (ver 64), lo cual parece ser un “descubrimiento” reciente,
psicoterapéuticos es sólo especulativa, pero podría contribuir sin embargo, con claros y sólidos antecedentes.
al entendimiento de comunicaciones entre estructuras superiores Desde la caracterización del sueño de movimientos
y núcleos más ligados a aspectos inconscientes que implican oculares rápidos (MOR) conocemos las características del sueño
un freno a los fenómenos de alerta. El hipocampo actúa como y del soñar, ya que este período del dormir se asocia con los
modulador de la posición de alerta mediante interacción con reportes de los sueños y con la adquisición del aprendizaje de
la corteza pre-frontal u otras cortezas de asociación, con la tareas específicas (65). Incluso se ha propuesto que la memoria
amígdala y con el hipotálamo (51). Aparentemente muchos de se consolida durante el sueño MOR o que se olvidan materiales
los procesos regulatorios de las emociones se realizan por vía innecesarios para el sujeto durante este mismo período.
del hipocampo y sus conexiones recíprocas con el hipotálamo
y la amígdala (52). Las descargas neuronales ejercen influencia sobre las
sinapsis, ya que pueden facilitar o debilitar la comunicación
El juego de activaciones e inhibiciones simpáticas y entre las células mediante mecanismos adaptativos. En el
parasimpáticas también resulta muy interesante en el proceso registro de células activas en el hipocampo de ratas en vigilia
psicoterapéutico. Por ejemplo, la activación parasimpática podría mantenidas en ambientes familiares, se observa reversión de
incrementarse durante la relajación que ocurre en una las fases de descarga en relación a las ondas theta durante las
determinada terapia, así como la simpática en una confrontación oscilaciones del sueño MOR, lo cual no ocurre cuando se
dentro de un contexto similar. La estimulación parasimpática trasladan a ambientes desconocidos (66), un proceso ligado a
periférica posterior a la activación de la región ventro-medial la experiencia, ya que ocurre en un contexto definido, de manera
del hipotálamo se ha demostrado luego de la activación de la que una circunstancia particular externa puede influir en el sueño
amígdala derecha (53). Por otro lado, la noradrenalina es el y en el pensar.
neurotransmisor de la apertura cortical a una serie de estímulos
sensoriales (54), ésta a su vez estimula la producción de HLC El proceso de la psicoterapia suele provocar el soñar,
del núcleo para-ventricular del hipotálamo (55). La serotonina, evento que refieren muchos pacientes, y que podría estar
por ejemplo, está involucrada con el flujo de asociaciones relacionado a la evocación de procesos inconscientes e incluso
visuales generados en el lóbulo temporal (56), además, la a la continuidad del procesamiento cerebral desencadenado
serotonina de los núcleos del rafe es estimulada por el hipotálamo por la sesión tepapéutica. Quizás muchos circuitos se
lateral (57) y su secreción es activada por la corteza pre-frontal reestructuran durante el sueño MOR en un balance de
(58). Un balance serotonérgico adecuado es productor de fortalecimiento y de debilitamiento de procesos nmémicos.
eutimia, lo cual ha sido medido sólo indirectamente. Algunos autores señalan que la mente se activa durante el
Los trastornos conversivos, la histeria como sueño MOR y que constituye el “self” (67). De hecho, este autor
antiguamente considerada, acarrea modificaciones endocrinas indica que en estudios de imágenes cerebrales durante el sueño
de elevada magnitud, lo cual relaciona íntimamente lo somático MOR se demuestra activación del puente, las amígdalas, y la
y lo mental en el cerebro (ver 59). Solms y Saling (60) han corteza cingulada anterior, así como desactivación de la corteza
señalado la relevancia de las observaciones de Freud basadas cingulada posterior y de la corteza pre-frontal. Aunque las
en su experiencia con las afasias, más que en su formación experiencias oníricas parezcan caóticas, estas evidencias
neurológica inicial. biológicas hacen que se sustente la riqueza en significados de
los sueños, muy ligada a la experiencia emocional, al sistema
Destacados investigadores han señalado que los de representaciones, a la memoria implícita, a las experiencias
avances neurobiológicos continuarán sin que exista ningún recientes y a la historia evolutiva del sujeto. Hoppe (68) señaló
peligro sobre “…la desaparición de la mente…” (61). Intentos que en 12 pacientes comisurotomizados existía un
de integración entre el psicoanálisis y la neurobiología de más empobrecimiento de los sueños, las fantasías y el simbolismo,
de 25 años señalan que el cerebro es el órgano clave, pero que lo que indica la necesidad de una integridad cerebral para el
los procesos deben ser revisados (62,63). complejo proceso de las representaciones.
PROCESOS CEREBRALES Y SUEÑOS
Desde luego que la relación entre sueños y elementos
Los procesos psicoanalíticos y los neurocientíficos se mentales no se limita a la descarga de unas neuronas. Kramer
relacionan en forma bi-direccional, y muchos de los elementos (69) critica aspectos sobre estudios de la biología de los sueños,
de la teoría psicodinámica emergen de múltiples interacciones lo cual, a su juicio, no provee respuestas a fenómenos
cerebrales. Desde hace más de 25 años se comenta sobre el psicodinámicos ni psicoanalíticos. De acuerdo con este
psicoanálisis del futuro. Franz Alexander, dentro de su enfoque argumento todo va más allá de la simple actividad neuronal,
psicosomático, insistió en la flexibilidad de la terapia son muchas neuronas; redes centrípetas y centrífugas;
psicodinámica, y abogó por una terapia psicoanalítica de corta neurotransmisores inhibitorios y excitatorios; receptores;

A R C H I V O S V E N E Z O L A N O S D E P S I Q U I A T R I A Y N E U R O L O G I A • 2 6
VOL. 51 / Nº 104 ENERO / JUNIO 2005

Comentarios sobre las Bases Biológicas de la Psicoterapia

segundos, terceros, cuartos y quintos mensajeros; factores hacen ser.


tróficos; genes; polimorfismo genético, todo matizado en un Estas consideraciones sólo pretenden favorecer una
contexto particular y beneficiado por una plasticidad con ciertas serie de reflexiones, las mías propias en primer lugar, y estamos
limitaciones. Largo e interesante para comprender las bases conscientes de que nuestra revisión es una muestra insignificante
m o l e c u l a re s d e l a s t é c n i c a s p s i c o t e r a p é u t i c a s . ante la contundencia de las experiencias y las evidencias en
manos de los expertos lectores.
MENTE Y CEREBRO
Nuevamente las técnicas funcionales indican una Agradecimientos. Fondo Nacional de Ciencia,
relación entre el psicoanálisis y las neurociencias, lo cual aumenta Tecnología e Innovación (FONACIT G-1387). Al Dr. Salvador
las evidencias de la “relación mente-cerebro” (70), nos atrevemos Mata por la discusión, por los valiosos comentarios sobre el
a decir que hablar de relación mente-cerebro es una redundancia, manuscrito y por el “cada día” en el Servicio de Psiquiatría del
ya que la mente con toda su riqueza individual reside en el Hospital Vargas. A mis maestros directos y acreditados, y a
funcionalismo cerebral. aquellos que, sin tener el papel como tales, son también mis
excelentes maestros.
De acuerdo con Schussler (71), el proceso fundamental
de la función cerebral es inconsciente, de manera que los BIBLIOGRAFIA
fenómenos inconscientes ejercen una influencia crucial en la 1. Kleinke CL. Principios communes en psicoterapia. Desclée
experiencia y en la conducta, por lo que todos los tipos de De Brouwer, Biblioteca de Psicología, 2da. Edición, Bilbao,
psicoterapia deben tomar en cuenta estos procesos. La memoria España, 1998.
implícita y la memoria explícita, conocidas en ciencia cognitiva, 2. Langer KG. Psychotherapy with neuropsychologically impaired
incluyen áreas como las amígdalas, los ganglios basales y el adult. American Journal of Psychotherapy 1992; 46: 620-639.
hipocampo, así como el superego está relacionado con la 3. Schwartz A. Drives, affects, behavior and learning: approaches
“memoria objetal”, término que proviene del concepto de objetos to a psychobiology of emotion and to an integration of
internos (72). Los conceptos dinámicos son necesarios en la psychoanalytic and neurobiologic though. Journal of American
psicoterapia para una adecuada integración del enfoque Psychoanalitical Association 1987; 35: 467-506.
fenomenológico y para proveer situaciones relacionadas con la 4. Ninan PT, Fava M, Ressler KJ. Enhancing treatment response
función o la disfunción neuronal (73). Kandel (74) señala en in depresión. Journal of Clinical Psychiatry 2004; 65: 1269-
C O M E N TA R I O S Y C O N C L U S I O N E S PA R C I A L E S 1280.
5. Dietrich A. Functional neuroanatomy of altered states of
En desacuerdo con McLaren (80), quien señala a la consciousness: the transient hypofrontality hypothesis. Conscious
Psiquiatría como una Protociencia, en base a la falta de encuadre Cognition 2003; 12: 231-256.
teórico en los enfoques psicoterapéuticos, señalamos que 6. Shean GD. Is cognitive therapy consistent with what we know
mucho ha pasado desde entonces, mucho pasó antes, aunque about emotions? Journal of Psychology 2003; 187: 195-208
faltara la mente integradora. Los estudios de las afasias, la 7. Shean G. A critical look at the assumptions of cognitive
biología, el psicoanálisis, la terapia cognitivo-conductual, la therapy. Psychiatry 2001; 64: 158-164.
mente y el cerebro han aportado importantes ideas y 8. Baxter MG, Murria EA. The amygdale and reward. Natural
fundamentos para la comprensión de la integración (81). Nos Review of Neuroscience 2002; 3: 563-573.
preguntamos si es necesario sustentar la “integración” y nos 9. Corrigan FM. Psychotherapy as assisted homeostasis:
parece repetitivo, absurdo e innecesario para nuestro esquema activation of emotional processing mediated by the anterior
mental, pero imprescindible recordar continuamente. cingulate cortex. Medical Hypothesis 2004; 63: 968-973.
10. Ruegg JC. Psychosomatics, psychotherapy and neuronal
Lipowski (82) menciona una Psiquiatría que margina plasticity-how words change our mind. Wien Medizinisches
las pruebas cerebrales y la llama “…brainless psychiatry…”, así Wochenschrieft 2004; 154: 347-357.
como un enfoque “extremadamente” biológico o “…mindless 11. Horton JE, Crawford HJ, Harrington G, Downs JH. Increased
psychiatry…”. A nosotros nos impresiona como una anterior corpus callosum size associated positively with
incongruencia tal que abruma, aunque, afortunadamente, es hypnotizability and the ability to control pain. Brain 2004; 127
muy bien discutida por el autor citado, quien señala que ninguno (Pt 8): 1741-1747.
de los dos extremos es justo ni para entender la complejidad 12. Slipp S. Subliminal stimulation research and its implications
de la mente ni el tratamiento de los pacientes. Creo que nos for psychoanalytic theory and treatment. Journal of the American
hemos olvidado en muchas ocasiones de la persona, lo que Acadamy of Psychoanalisis 2000; 28:305-315.
implica un complejo bio-psicosocial en el cual los fenómenos 13. Aggleton JP, Mishkin M. Memory impairments following
biológicos implican la sociedad y la psicología estrecha y restricted medial thalamic lesions in monkeys. Experimental
particularmente imbricadas a los eventos biológicos que nos Brain Research 1983; 52: 199-209.

A R C H I V O S V E N E Z O L A N O S D E P S I Q U I A T R I A Y N E U R O L O G I A • 2 7
VOL. 51 / Nº 104 ENERO / JUNIO 2005

Comentarios sobre las Bases Biológicas de la Psicoterapia

14. Malamut BL, Saunders RC, Mishkin M. Monkeys with 30. House JS, Landis KR, Umberson D. Social relationships
combined amygdalo-hippocampal lesions succeed in object and health. Science 1988; 241: 540-545.
discrimination learning despite 24-hour intertrial intervals. 31. Sloan RP, Bagiella P. Religion and health. Health Psychology
Behavioral Neuroscience 1984; 98; 759-769. 2001; 20: 228.
15. Tokuyama W, Okuno H, Hashimoto T, Li YX, Miyashita Y. 32. Eells TD. Can therapy affect physical health? Journal of
Selective zif268 mRNA induction in the perirhinal cortex of Psychotherapy Practice and Research 2000; 9: 100-104.
macaque monkeys during formation of visual pair-association 33. Spiegel D, Kraemer HC, Bloom JR, Gottheil E. Effect of
memory. Journal of Neurochemistry 202; 81: 60-70. psychosocial treatment on survival of patients with metastatic
16. Goldapple K, Segal Z, Garson C, Lau M, Bieling P, Kennedy breast cancer. Lancet 1989; 2: 888-891.
S, Mayberg H. Modulation of cortical-limbic pathways in major 34. Field T, Martínez A, Nawrocki T, Pickens J, Fox NA, Schanberg
depression: treatment-specific effects of cognitive behavior S. Music shifts frontal EEG in depressed adolescents.
therapy. Archives of General Psychiatry 2004; 61: 34-41. Adolescence 1998; 33: 109-118.
17. Fuchs E, Czeh B, Flugge G. Examining novel concepts of 35. Kudlacek S, Pietschmann F, Bernecker P, Resch H,
the pathophysiology of depression in the chronic psychosocial Willvonseder R. The impact of a senior dancing program on
stress paradigm in tree shrews. Behavioral Pharmacology 2004; spinal and peripheral bone mass. American Journal of Physical
15: 315-325. Medicine Rehabilitation 1997; 76: 477.
18. Kodama M, Fujioka T, Duman RS. Chronic olanzapine of 36. Coupland NJ. Social phobia: etiology, neurobiology, and
fluoxetine administration increases cell proliferation in treatment. Journal of Clinical Psychiatry 2001; 62 Suppl 1: 25-
hippocampus and prefrontal cortex of adult rat. Biological 35.
Psychiatry 2004; 56: 570-580. 37. Gorman JM, Kent JM, Sullivan GM, Coplan JD.
19. Wall PM, Messier C. The hippocampal formation-orbitomedial Neuroanatomical hypothesis of panic disorder, revised. American
prefrontal cortex circuit in the attentional control of active memory. Journal of Psychiatry 2000; 157: 493-505.
B e h a v i o r a l B r a i n R e s e a rc h 2 0 0 1 ; 1 2 7 : 9 9 - 1 1 7 . 38. Galzigna L. Pharmacotherapy and psychotherapy in the
20. Robbins TW, Everitt BJ. Neurobehavioural mechanisms of treatment of psychiatric disturbances. Medical Hypotheses
reward and motivation. Current Opinion in Neurobiology 1996; 1999; 52: 43-47.
6: 228-236. 39. Free ML, Oei TP, Appleton C. Biological and psychological
21. Gemignani A, Tosetti M, Montanaro D, Biagi L, Gherlarducci processes in recovery from depression during cognitive therapy.
B, Guazzelli M, Santarcangelo EL. Sensory-motor cortex activity Journal of Behevioral Therapy and Experimental Psychiatry
modulation by hypnotic susceptibility and hypnosis during finger 1998; 29: 213.
movement. Archives of Italian Biology 2004; 142: 77-85. 40. Abraham H, Tornoczky T, Kosztolanyi G, Seress L. Cell
22. Lazar SW, Bush G, Gollub RL, Fricchione GL, Khalsa G, proliferation correlates with the postconceptual and not with
Benson H. Functional brain mapping of the relaxation response the postnatal age in the hippocampal dentate gyrus, temporal
and meditation. Neuroreport 2000; 15: 1581-1585. neocortex and cerebellar cortex of preterm infants. Early Human
23. Lazarus RS. Estrés y emoción. Manejo e implicaciones en Development 2004; 78: 29-43.
nuestra salud. Desclée De Brouwer, Biblioteca de Psicología, 41. Malberg JE. Implications of adult hippocampal neurogenesis
1ra. Edición, Bilbao, España, 2000. in antidepressant action. Journal of Psychitric Neuroscience
24. Ray O. How the mind hurts and heals the body. American 2004; 29: 196-205.
Psychology 2004; 59: 29-40. 42. Frith CD, Friston K, Liddle PF. Willed action and the prefrontal
25. Guidi S, Ciani E, Severi S, Contestabile A, Bartesaghi R. cortex in man A study with PET. Proccedings of the Royal
Postnatal neurogenesis in the dentate gyrus of the guinea pig. Society of London 191; 244: 241-246.
Hippocampus 2004; 43. Ingvar DH. The will of the brain: cerebral correlates of willfuls
26. Kitawa EM, Hauser PM. Differential mortality in the United actas. Journal of Theoretical Biology1994; 171: 7-12.
States: a study in socioeconomic epidemiology, Cambridge, 44. Pardo JV, Fox PT, Raichle ME. Localization of a human
Harvard University Press, 1973. system for sustained attention by positron emission tomography.
27. Pincus T, Esther R, DeWalt DA, Callaghan LF. Social conditions Nature 191; 349: 61-64.
and self-management are more powerful determinants of health 45. Vogt BA, Finch DM, Olson CR. Functional heterogeneity in
than access to care. Annals of Internal Medicine 1998; 129: cingulated cortex: the anterior executive and posterior evaluative
406-416. regions. Cerebral Cortex 1992; 2: 435-443.
28. Rotter JB. Generalized expectancies for internal versus 46. Lazar SW, Busch G, Gollub RL. Functional brain mapping
external control of reinforcement, Psychological Monographs of the relaxation response and meditation. Neureport 2000; 11:
1966; 80: 609 1581-1585.
29. Vaillant GE, Mukamal K. Successful aging. American Journal 47. Newberg AB, Iversen J. The neural basis of the complex
of Psychiatry 2001; 158: 839-847. mental task of meditation: neurotransmitter and neurochemical

A R C H I V O S V E N E Z O L A N O S D E P S I Q U I A T R I A Y N E U R O L O G I A • 2 8
VOL. 51 / Nº 104 ENERO / JUNIO 2005

Comentarios sobre las Bases Biológicas de la Psicoterapia

considerations. Medical Hypothesis 2003; 61: 282-291. the American Academy of Pshychoanalysis 1980; 8: 165-184.
48. Armony JL, LeDoux JE. En The New Cognitive 65. Karni A, Tanne D, Rubenstein BS, Askenasy JJ, Sagi D.
Neurosciences. Editor MS Gazzaniga, MIT Press, Cambridge, Dependende on REM sleep of overnight improvement of a
2000. perceptual skill. Science 1994; 265: 679-682.
49. Andrews TJ, Halpern SD, Purves D. Correlated size variations 66. Poe GR, Nitz DA, McNaughton BL, Barnes CA. Experience-
in human visual cortex. Journal of Neuroscience 197; 17: 2859- dependent phase-reversal of hippocampal neuron firing during
2868. REM sleep. Brain Research 2000; 855: 176-180.
50. Destexhe A, Contreras D, Steriade M. Mechanisms underlying 67. Mancia M. The dream between neuroscience and
the synchronizing action action of corticothalamic feedback psychoanalysis. Archives of Italian Biology 2002; 142: 525-531.
through inhibition of thalamic relay cells. Journal Neurophysiology 68. Hoppe KD. Split brains and psychoanalysis. Psychoanalytical
198; 79: 999-1016. Q 1977; 46: 220-244.
51. Joseph R. Neuropsychology, Neuropsychiatry, and Behavioral 69. Kramer M. The biology of dream formation: a review and
Neurology. Williams and Wilkins, New York, 1997. critique. Journal of the American Academy of Psychoanalysis
52. Poletti CE, Sujatanond M. Evidence for a second hippocampal 2002; 30: 657-671.
efferent pathway to hypothalamus and basal forebrain comparable 70. Beutel ME, Stern E, Silbersweig DA. The emerging dialogue
to fornix system: a unit study in the monkey. Journal of between psychoanalysis and neuroscience: neuroimaging
Neurophysiology 1980; 44: 514-531. perspectives. Journal of the American Psychoanalytical
53. Davis M. The role of the amygdale in fear and anxiety. Annual Association 2003; 51: 773-801.
Review of Neuroscience 1992; 15: 353-375. 71. Schussler G. The current conception of the unconscious –
54. Waterhouse BD, Moises HG, Woodward DJ. Phasic activation empirical results of neurobiology, cognitive sciences, social
of the locus coeruleus enhances responses of primary sensory psychology and emotion research. Z Psychosomatic Medicine
cortical neurons to peripheral receptive field stimulation. Brain and Psychotherapy 2002; 48: 192-198.
Research 1998; 790: 33-44. 72. Pugh G. Freud’s problem: cognitive neuroscience and
55. Ziegler DR, Cass WA, Herman JP. Excitatory influence of psychoanalysis working together on memory. International
the locus coeruleus in hypothalamic-pituitary-adrenocortical axis Jour nal of Psychoanalysis 2002; 83: 1375-1394.
responses to stress. Journal of Endocrinology 1999; 11: 361- 73. Wolf M. Neurological dysfunction, psychic conflict, and
369. psychotherapy. American Journal of Psychotherapy 2000; 54:
56. Foote S. Extrathalamic modulation of cortical function. 329-339.
Annual Review of Neuroscience 1987; 10: 67-95. 74. Kandel ER. Biology and the future of psychoanalysis: a new
5 7 . A g h a j a n i a n G , S p ro u s e J , R a s m u s s e n K . intellectual framework for Psychiatry revisited. American Journal
Psychopharmacology. The Third Generation of Progress. Editor of Psychiatry 1999; 156: 505-524.
Meltzer H, Raven Press, New York, 1987. 75. Peled A, Geva AB. Brain organization and psychodynamics.
58. Juckel GJ, Mendlin A, Jacobs BI. Electrical stimulation of Journal of Psychotherapy Practical Research 1999; 8: 24-39.
rat medial prefrontal cortex enhances forebrain serotonin output: 76. Freud S. Obras completas. Tomo I. Biblioteca Nueva, España,
implications for electroconvulsive therapy and transcranial 1973.
magnetic stimulation in depression. Neuropsychopharmacology 77. Schore NA. A century after Freud’s project: is a rapprochement
1999; 21: 391-398. between psychoanalysis and neurobiology at hand? Journal of
59. Meyer JK. A case of hysteria, with a note on biology. Journal the American Psychoanalytical Association 1997; 45: 807-840.
of the American Psychoanalysis Association 1988; 36: 319- 78. Bogerts B. Plasticity of brain structure and function as the
346. neurobiological principle of psychotherapy. Klinical Psychological
60. Solms M, Saling M. On psychoanalysis and neuroscience: Psychiatry 1996; 44: 243-252.
Freud’s attitude to the localizationist tradition. International 79. Miller L. Freud’s brain: toward a unified neuropsychodynamic
Journal of Psychoanalysis 1986; 67: 397-416. model of personality and psychotherapy. Journal of the Academy
61. Cooper AM. Will neurobiology influence psychoanalysis? of Psychoanalysis 1993; 21: 183-187.
American Journal of Psychoanalysis 1985; 142: 1395-1402. 80. McLaren N. Is mental disease just brain disease? The limits
62. Flannery J, Taylor G. Toward integrating psyche and soma: to biological psychiatry. Australian N Z Journal of Psychiatry
psychoanalysis and neurobiology. Canadian Journal of Psychiatry 1992; 26: 270-276.
1981; 26: 15-23. 81. Grossman WI. Hierarchies, boundaries, and representation
63. McCarley RW, Hobson JA. The neurobiological origins of in a Freudian model of mental organization. Journal of the
psychoanalytic dream theory. American Journal of Psychiatry Psychoanalytical Association 1992; 40: 27-62.
1977; 134: 1211-1221. 82. Lipowski ZJ. Psychiatry: mindless or brainless, both or
64. Yamamoto J. Presidencial ardes: medicine, psychiatry, and neither? Canadian Journal of Psychiatry 1989; 34: 249-254.
psicoanálisis. Roots III of progressive psicoanálisis. Journal of

A R C H I V O S V E N E Z O L A N O S D E P S I Q U I A T R I A Y N E U R O L O G I A • 2 9