CV00-842 – CV2009 Mecánica de Sólidos II Carlos Enrique Nungaray Pérez

1
ECUACIONES DE TRANSFORMACIÓN PARA
DEFORMACIÓN PLANA


Introducción
En estas notas se presenta el desarrollo de las ecuaciones de transformación de
deformaciones para el estado de deformación plana, por medio de la energía de
deformación por unidad de volumen. Para ello, se consideran dos estados de esfuerzo
equivalentes, los cuales corresponden al estado de esfuerzos de un mismo punto para dos
orientaciones diferentes de los ejes. Como los dos estados de esfuerzo corresponden en
realidad a uno solo, la energía de deformación por unidad de volumen para cada caso es
la misma. A partir de esta condición se obtienen las ecuaciones de transformación
requeridas.

Ecuaciones de transformación
Consideremos un estado de deformación plana, esto es
0 = = =
yz xz z
γ γ ε
( )
y x z
E
σ σ
ν
σ + =
Para este estado de deformación plana, consideremos ahora dos estados equivalentes de
esfuerzo:
a) { } { }
a a xy y x xy z y x
ε σ γ ε ε τ σ σ σ , , , , , , , ⇒
b) { } { }
b b y x y x y x z y x
ε σ γ ε ε τ σ σ σ , , , , , , ,
1 1 1 1 1 1 1 1 1

El estado (b) corresponde al (a) referido a los ejes girados un ángulo θ en contra de las
manecillas del reloj. Así, con base en las ecuaciones de transformación para esfuerzos,
los esfuerzos del estado (b) se pueden escribir en términos de los del estado (a) de la
manera siguiente:
θ τ θ
σ σ σ σ
σ 2 sin 2 cos
2 2
1
xy
y x y x
x
+

+
+
= (1a)
θ τ θ
σ σ σ σ
σ 2 sin 2 cos
2 2
1
xy
y x y x
y



+
= (1b)
θ τ θ
σ σ
τ 2 cos 2 sin
2
1 1
xy
y x
y x
+

− = (1c)
Las ecuaciones anteriores se pueden escribir en forma matricial de la manera siguiente:
CV00-842 – CV2009 Mecánica de Sólidos II Carlos Enrique Nungaray Pérez
2
























− =










xy
y
x
y x
y
x
τ
σ
σ
θ θ θ
θ θ θ
θ θ θ
τ
σ
σ
2 cos 2 sin
2
1
2 sin
2
1
2 sin cos sin
2 sin sin cos
2 2
2 2
1 1
1
1
(2)
Como los estados de esfuerzo (a) y (b) son equivalentes, tienen la misma energía
de deformación por unidad de volumen, w. Esto es,

b a
w w = (3)
Si usamos la notación matricial, las energías de deformación se pueden escribir de la
manera siguiente:
{ }
a
a
a
w ε σ
2
1
= (4a)
{ }
b
b
b
w ε σ
2
1
= (4b)
En las ecuaciones (4), usamos la notación
{ }
T
=
Así,

xy y x
a
τ σ σ σ = (5a)

1 1 1 1
y x y x
b
τ σ σ σ = (5b)
No se incluye el esfuerzo
z
σ en las ecuaciones anteriores porque no contribuye a la
energía de deformación, pues la deformación
z
ε es igual a cero.
Al substituir las ecuaciones (5) en la ecuación (2) obtenemos la siguiente
expresión:
{ } { }
a b
σ
θ θ θ
θ θ θ
θ θ θ
σ













− =
2 cos 2 sin
2
1
2 sin
2
1
2 sin cos sin
2 sin sin cos
2 2
2 2

que se puede escribir en forma abreviada como
{ } [ ]{ }
a b
T σ σ = (6)
en donde
CV00-842 – CV2009 Mecánica de Sólidos II Carlos Enrique Nungaray Pérez
3
[ ]













− =
θ θ θ
θ θ θ
θ θ θ
2 cos 2 sin
2
1
2 sin
2
1
2 sin cos sin
2 sin sin cos
2 2
2 2
T (7)
De la ecuación (6), obtenemos
[ ]
T
a b
T σ σ = (8)
La matriz
[ ] T definida en la ecuación (7) sirve como matriz de transformación
entre los dos estados de esfuerzo.
Al substituir la ecuación (8) en la ecuación (4) e igualar las energías de
deformación por unidad de volumen para los estados (a) y (b), obtenemos
{ } { } [ ] { }
b
T
a
b
b
a
a
T ε σ ε σ ε σ
2
1
2
1
2
1
= =
de donde
{ } [ ] { }
b
T
a
T ε ε = (9)
Las deformaciones correspondientes a la configuración girada, { }
b
ε , se obtienen
despejándolas de la ecuación (9). De esta forma,
{ } [ ] { }
a
T
b
T ε ε
1 −
= (10)
Con base en la ecuación (7), obtenemos
[ ]

















− =

θ θ θ
θ θ θ
θ θ θ
2 cos 2 sin 2 sin
2 sin
2
1
cos sin
2 sin
2
1
sin cos
2 2
2 2
1
T
T (11)
Al substituir la ecuación (11) en la (10), obtenemos la ecuación matricial de
transformación para deformación plana:




























− =










xy
y
x
y x
y
x
γ
ε
ε
θ θ θ
θ θ θ
θ θ θ
γ
ε
ε
2 cos 2 sin 2 sin
2 sin
2
1
cos sin
2 sin
2
1
sin cos
2 2
2 2
1 1
1
1
(12)
El desarrollo de la ecuación (12) resulta en las siguientes ecuaciones:
θ
γ
θ ε θ ε ε 2 sin
2
sin cos
2 2
1
xy
y x x
+ + = (13a)
CV00-842 – CV2009 Mecánica de Sólidos II Carlos Enrique Nungaray Pérez
4
θ
γ
θ ε θ ε ε 2 sin
2
cos sin
2 2
1
xy
y x y
− + = (13b)
θ γ θ ε θ ε γ 2 cos 2 cos 2 sin
1 1
xy y x y x
+ + − = (13c)
Las ecuaciones (13) se pueden escribir, después de hacer uso de las identidades
trigonométricas para
2
sin θ y
2
cos θ en términos de senos y cosenos del doble del
ángulo, de la forma siguiente:
θ
γ
θ
ε ε ε ε
ε 2 sin
2
2 cos
2 2
1
xy y x y x
x
+

+
+
= (14a)
θ
γ
θ
ε ε ε ε
ε 2 sin
2
2 cos
2 2
1
xy y x y x
y



+
= (14b)
θ
γ
θ
ε ε γ
2 cos
2
2 sin
2 2
1 1
xy y x y x
+

− = (14c)
Al comparar las ecuaciones (14) con las ecuaciones (1), observamos que existen
las siguientes correspondencias entre los esfuerzos del estado de esfuerzo plano y las
deformaciones del estado de deformación plana:

Esfuerzo Deformación
x
σ
x
ε
y
σ
y
ε
xy
τ
2
xy
γ

1
x
σ
1
x
ε
1
y
σ
1
y
ε
1 1
y x
τ
2
1 1
y x
γ

Con base en la tabla anterior, podemos usar el Círculo de Mohr para
deformaciones de la misma forma que lo hicimos para esfuerzos. De esta forma, tenemos:

CV00-842 – CV2009 Mecánica de Sólidos II Carlos Enrique Nungaray Pérez
5
σ
τ
ε
γ/2
(a) Círculo de Mohr para
esfuerzos
(b) Círculo de Mohr para
deformaciones

Figura 1. Círculos de Mohr para esfuerzos y deformaciones.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful