You are on page 1of 3

Dom.

25 / 5 / 2014

Prosperidad II

Dios quiere bendecirte para que puedas bendecir a otros; pero, sobre todo, nuestro Padre
celestial desea bendecirte como una expresión de su amor hacia ti.
Hemos visto cómo Dios bendijo a la viuda de un profeta la cual clamó a Eliseo porque su
marido le había dejado una deuda y por ello querían llevarse a sus 2 hijos como siervos.
También hemos conocido a la viuda de Sarepta quien lo único que tenía era un poco de
harina y aceite; pensó ella que ese día comería sólo con su hijo y luego esperarían morirse.
Lo que crees tiene poder. Si logras cambiar lo que crees, ¡puedes cambiar tu vida!
Cuando vivimos atemorizados y preocupados todo el tiempo vivimos como si no
creyéramos que tenemos un Padre que es dueño del universo, dueño del oro y de la plata y es
un padre bondadoso con nosotros.

Prov. 6: 10 - 11
v. 10 Un poco de sueño, un poco de dormitar,
Y cruzar por un poco las manos para reposo;
v. 11 Así vendrá tu necesidad como caminante,
Y tu pobreza como hombre armado.
La prosperidad requiere esfuerzo y diligencia. No puedes alcanzarla si desperdicias
tu vida durmiendo.
Resistir la pobreza, el temor, la duda y la enfermedad requiere de fortaleza, mucha
fortaleza. Es por eso que todo tu ser clama por ella.
Si no permaneces alerta, Satanás sacará ventaja de esa necesidad y te engañará.
La fuerza que realmente necesitas puede venir únicamente de una sola fuente: el
gozo del Señor.
Stgo. 1: 2
Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,
El gozo es la fortaleza que necesitas para ir contra la corriente de este mundo. El
gozo viene de la Palabra de Dios.
Gá. 5: 22
Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
El gozo es el fruto del Espíritu, es una fuerza espiritual nacida en el espíritu del
hombre en el momento de su conversión.
Entre nosotros no habrá deuda.
El Señor va a bendecirte, Dios te va a dar siempre y cuando estés dispuesto a
escuchar la voz de Dios, la pobreza se va, la deuda desaparece, la fe se está
incrementando, alimenta tu fe con la Palabra.
La fe comienza donde la voz de Dios es conocida, está justamente escrita en tu
corazón.
Jesús manifestó lo que el Padre le dijo y lo que el Padre le pidió que hiciera.
Lo que eres en tu vida reflejarás lo que Dios te ha entregado.
La fe sin obras es una fe muerta, háblale a tu vida.
2 Co. 4: 13
Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo
cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos,
Háblale a tu vida por fe.
Tu osadía a tu fe va abrir oportunidad por fe, libera tu fe de la negatividad, alimenta
tu fe, mata de hambre a tu duda. Fe y duda no pueden vivir juntas en una casa.
Lc. 1: 37
porque nada hay imposible para Dios.
Sin Dios eres nada. Con Dios todo es posible.
Deut. 8: 18
Sino acuérdate de J ehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas,
a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día.
Tienes que recordar al Señor tu Dios, porque es Él quien te da sabiduría para hacer
las riquezas.
Prov. 3: 6
Reconócelo en todos tus caminos,
Y él enderezará tus veredas.
Recuérdale al Señor todo lo que tú hagas y Él te va a mostrar el camino correcto.
La verdad escritural es para cada uno de nosotros el Poder para hacer riquezas.
Stgo. 1: 17
Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.
Dios es aquel que no cambia.
Jn. 10: 10
El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan
vida, y para que la tengan en abundancia.
El diablo vino a matar y a destruir, no te confundas, la gente cree que Dios hace
eso pero es mentira. Jesús vino a dar vida y vida en abundancia.
Dios es quien está dándote el Poder para hacer riquezas y obtenerlas.
Dios está dando un corazón para los que no tienen.
Hemos sido llamados para bendecir y compartir el evangelio.
Si Dios te da algo no es solamente para ti, tenemos la obligación de decirle al resto
del mundo cuan maravilloso es Dios, ellos no saben cómo Dios opera, pero cuando ellos
te ven disfrutar del dinero, van a querer y a creer como tú.
Dios quiere que uses las riquezas no sólo para ti sino para bendecir a otros.
Prov. 11: 24
Hay quienes reparten, y les es añadido más;
Y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza.
Hay algunos que reparten y vienen las riquezas, hay otros que retienen y viene la
pobreza. Tú decides si eres generoso o eres tacaño.
Para incrementar tus ingresos tienes que ser generoso, pero un avaro se
empobrece.
En todo lo que decides hacer, ya sea guardar, esto trae pobreza y si decides gastar
sin bendecir de igual manera.
Deut. 15: 10
Sin falta le darás, y no serás de mezquino corazón cuando le des; porque por ello
te bendecirá J ehová tu Dios en todos tus hechos, y en todo lo que emprendas.
Va a limitar el dinero que viene a tu mano.
2 Co. 9: 6, 11
v. 6 Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y
el que siembra generosamente, generosamente también segará.
El que siembra sólo algunas semillas va a tener una pequeña cosecha. Todo
depende de ti, todo lo que aprietas con tu mano eso es lo que cosecharás. Si una
persona es generosa, generosamente va a cosechar.
v. 11 para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce
por medio de nosotros acción de gracias a Dios.
Tú vas a ser generoso con los que necesitan. Tú vas a ser enriquecido de todas
maneras, el dinero se está multiplicando.
Ge. 1: 28
Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y
sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas
las bestias que se mueven sobre la tierra.
Multiplicación. Dios no suma, Dios multiplica. Lo primero que Dios le dijo a Adán fue
multiplíquense
Ge. 17: 2
Y pondré mi pacto entre mí y ti, y te multiplicaré en gran manera.
Te voy a multiplicar en gran manera.
Ge. 22: 17
de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y
como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de
sus enemigos.
Bendeciré a los que te bendicen y te multiplicaré como a las estrellas; solamente sal
afuera y cuenta las estrellas del cielo, así serán tus bendiciones. Dios va a multiplicar tu
casa, tus finanzas, etc. La multiplicación está en adquirir y multiplicar lo que necesitas. Él
te va a dar.
Deut. 8: 1
Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno hoy, para que
viváis, y seáis multiplicados, y entréis y poseáis la tierra que J ehová prometió con
juramento a vuestros padres.
Dios también quiere promoverte, multiplicar tu éxito, más allá de tu familia.
Deut. 30: 5, 16
v. 5 y te hará volver J ehová tu Dios a la tierra que heredaron tus padres, y será
tuya; y te hará bien, y te multiplicará más que a tus padres.
Cuando nosotros vivimos en su Palabra y hacemos lo que Dios nos manda cumplir
sus mandamientos, Él quiere bendecirte donde tú vayas.
Esto no va funcionar a menos que hagas lo que Dios quiere que hagas.
v. 16 porque yo te mando hoy que ames a J ehová tu Dios, que andes en sus
caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para
que vivas y seas multiplicado, y J ehová tu Dios te bendiga en la tierra a la
cual entras para tomar posesión de ella.
La deuda está desapareciendo.
Si esto no esfuerza tu lengua quiere decir que tu leña está mojada y el fuego no
puede arder.
I Co. 10: 13
No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que
no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también
juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.
Cualesquiera que sean tus problemas ven a Dios, búscalo porque Él es fiel.
Dios le ha dicho al diablo: tú no puede venir en contra de mi hijo.
¿Quién estuvo primero? ¿Dios o el diablo? Dios. Si Dios está contigo y existió antes
del diablo, Dios estuvo primero antes que tus problemas aparecieran.