You are on page 1of 1

EDICIÓN

COLECCIONABLE
www.propiedadpublica.com.co
sustancias como plaguicidas
e impiden que se incorporen
al suelo y a las corrientes de agua.
Para lograrlo, los vástagos son
picados, molidos y luego sometidos
a combustión controlada hasta
formar con ellos un carbón de gran
poder adsorbente. Este material
se denomina “Carbón Activado
de Vástago de Banano”(CAVB).
Los experimentos han demostrado
que el CAVB logra retener hasta
un 98 por ciento del plaguicida,
un valor muy superior de lo que
se consigue con algunos carbones
que se emplean en los fltros
domésticos e industriales.
La aplicación de carbón activado
en fltros se realiza desde hace
largo tiempo para eliminar
o recuperar compuestos orgánicos
de las aguas o para purifcar
el aire. Adicionalmente, las pruebas
sugieren que el carbón activado
de vástago de banano puede
ser un material seguro cuando
se emplea en la captura de ciertos
contaminantes no deseables
que podrían estar presentes en
bajas cantidades en el vital líquido.

Otras aplicaciones del CAVB podrían
incluir su uso como fltro en los
respiradores de cartucho para
protección personal manejados
durante las fumigaciones, eliminar
olores en cocinas, bodegas
y refrigeradores; fltrar humo
de chimeneas, y un etcétera
de posibilidades benefciosas para
la industria y para el ambiente.
El reto de la agroindustria es
alimentar a los habitantes actuales
y futuros del planeta sin maltratar
el ambiente. Experimentos como
este avanzan en esa línea.
DESECHOS
que ayudan a descontaminar
Por: César Alzate Vargas
Versión periodística del texto “Aprovechamiento ambiental de residuos agroindustriales”, escrito por las
ingenieras Adriana María Quinchía Figueroay Juliana Uribe Castrillón. Escuela de Ingeniería de Antioquia.
ADRIANA MARÍA
QUINCHÍA FIGUEROA
La simple existencia del hombre genera residuos, por consiguiente, a mayor
población mayor cantidad de residuos, esta situación se agrava al avanzar
en la industrialización y en la generación de residuos de mayor complejidad,
lo que hace más difícil para el medio natural asimilarlos, degradarlos
y reutilizarlos. La contaminación es pues, una consecuencia de habitar
el planeta; conocemos bien los efectos de esta ecuación, pues nos tienen
a todos al borde del desastre ambiental.
Una de las actividades humanas que mayor degradación genera es la
agricultura. Su misión es producir los alimentos que necesitamos, pero
cumplirla de forma inadecuada, atenta contra la conservación del ambiente.

¿Cómo? Para comenzar, un desbalance del ecosistema se genera siempre que
se crean los mono-cultivos, lo que trae consigo un incremento de enemigos
naturales o plagas que, inevitablemente, los azotan: no solo los seres humanos
nos alimentamos de los productos agrícolas, también lo hacen roedores,
insectos, hongos, nemátodos, bacterias y una gran variedad de macro
y microorganismos. A todos ellos se les considera “plagas”. Y para controlarlos
se requiere el uso frecuente de sustancias denominadas plaguicidas, con
múltiples presentaciones según el organismo que combaten (herbicidas,
insecticidas, fungicidas y sus empaques); unas sustancias tóxicas que nos
“liberan” de esas plagas pero a la vez envenenan el agua, la tierra, el aire
y los productos de los cuales nos alimentamos, produciendo consecuencias
bastante adversas en la salud y en el ambiente de las poblaciones
que dependen de esas aguas, esas tierras, ese aire o ingieren esos productos.
Colombia es un país diverso en la agricultura. Es gran productor y exportador
de productos como banano, café, caña de azúcar y palma africana. Todos
ellos generan ingresos para nuestra economía, pero también producen
residuos sólidos de carácter orgánico y desechos, en ocasiones tóxicos
de los que ya se ha hablado, que incrementan la contaminación. ¿Qué hacer?
¿Resignarnos a esta situación?
La respuesta, por supuesto, es no. En el caso de la agroindustria del banano,
fruta muy apetecida en el mercado internacional. Colombia es uno de los
mayores exportadores. Se produce especialmente en el departamento
del Magdalena y en el Urabá antioqueño. Su parte positiva es que genera
empleo y desarrollo. La parte negativa: más de 250 mil toneladas/año
de fruta que se desecha por no cumplir los estándares internacionales
de calidad y alrededor de 75 millones de vástagos (brote del cuales sale
el fruto) apilados sin tratamiento en las plantaciones.
Ingeniera Agrícola. Magister
en Ingeniería Ambiental
y Doctora en Ingeniería. Docente
investigadora Escuela de
Ingeniería de Antioquia. Grupo de
investigación IGEA - Investigación
en Gestión Ambiental.

aquinchia@eia.edu.co
3
Carbón activado a partir del
vástago de banano.
Imagendel investigadora.
2 1
Vástago de banano seco molido.
Imagendel investigadora.
Vástago de banano crudo picado.
Imagendel investigadora.
El experimento
Durante los últimos lustros se han hecho numerosas investigaciones
tendientes a utilizar los desechos vegetales como alimento para animales,
combustible, reforzantes de materiales para la construcción, materia prima
en procesos de compostaje (biogás) y para la obtención de sustancias
de alto valor económico y ambiental. La expresión clave es esta:
materiales adsorbentes.
Adsorción no es lo mismo que absorción, aunque las dos palabras se
parezcan. La primera hace referencia al proceso mediante el cual moléculas,
átomos, iones o radiación son retenidas en la superfcie de un material.
Por su parte, en la absorción, dichos elementos son atraídos e incorporados
a la estructura del material que los atrae. Las sustancias adsorbentes
se pueden emplear ambientalmente para separar los contaminantes
disueltos en líquidos o en gases. Y aquí es donde entran en juego
los residuos de la industria bananera, pues a partir de ellos se pueden fabricar
los materiales requeridos para el proceso de adsorción.
El grupo de Investigación en Gestión Ambiental (IGEA) de la Escuela
de Ingeniería de Antioquia ha llevado a cabo experimentos con los vástagos
del banano procedentes del Urabá antioqueño, que han permitido,
por ejemplo, la adsorción de Clorotalonilo (más conocido por las marcas
comerciales Bravo o Daconil), uno de los plaguicidas de mayor uso en la
región productora del banano. En la práctica, esto signifca que los vástagos
presentan un potencial en la fabricación de materiales capaces de capturar
1
El grupo de Investigación en Gestión Ambiental
(IGEA), creado en 1995, es un grupo interdisciplinario
de docentes e investigadores de la Escuela
de Ingeniería de Antioquia, comprometidos con
el logro de la sostenibilidad ambiental en los
diferentes procesos relacionados con las actividades
humanas. Desarrolla proyectos encaminadosal
diagnóstico y solución de problemas ambientales
que afectan la calidad de vida de la población
humana y a la identifcación de oportunidades que se
generen del uso adecuado de los recursos naturales.
www.eia.edu.co
GRUPO DE INVESTIGACIÓN
Una coproducción de: