You are on page 1of 17

CAPÍTULO II: RECURSOS ADMINISTRATIVOS

SECCIÓN PRIMERA: Principios generales
Artículo 107 Objeto y clases
1. Contra las resoluciones y los actos de trámite, si estos últimos deciden directa o
indirectamente el fondo del asunto, determinan la imposibilidad de continuar el
procedimiento, producen indefensión o perjuicio irreparable a derechos e intereses
legítimos, podrán interponerse por los interesados los recursos de alzada y potestativo
de reposición, que cabrá fundar en cualquiera de los motivos de nulidad o anulabilidad
previstos en los artículos 62 y 63 de esta Ley.
La oposición a los restantes actos de trámite podrá alegarse por los interesados para su
consideración en la resolución que ponga fin al procedimiento.
2. Las leyes podrán sustituir el recurso de alzada, en supuestos o ámbitos sectoriales
determinados, y cuando la especificidad de la materia así lo justifique, por otros
procedimientos de impugnación, reclamación, conciliación, mediación y arbitraje, ante
órganos colegiados o comisiones específicas no sometidas a instrucciones jerárquicas,
con respeto a los principios, garantías y plazos que la presente Ley reconoce a los
ciudadanos y a los interesados en todo procedimiento administrativo.
En las mismas condiciones, el recurso de reposición podrá ser sustituido por los
procedimientos a que se refiere el párrafo anterior, respetando su carácter potestativo
para el interesado.
La aplicación de estos procedimientos en el ámbito de la Administración Local no podrá
suponer el desconocimiento de las facultades resolutorias reconocidas a los órganos
representativos electos establecidos por la Ley.
3. Contra las disposiciones administrativas de carácter general no cabrá recurso en vía
administrativa.
Los recursos contra un acto administrativo que se funden únicamente en la nulidad de
alguna disposición administrativa de carácter general podrán interponerse directamente
ante el órgano que dictó dicha disposición.
4. Las reclamaciones económico-administrativas se ajustarán a los procedimientos
establecidos por su legislación específica.
Artículo 107 redactado por Ley 4/1999, 13 enero, de modificación de la Ley 30/1992,
de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
Procedimiento Administrativo Común («B.O.E.» 14 enero).
Artículo 108 Recurso extraordinario de revisión
Contra los actos firmes en vía administrativa, sólo procederá el recurso extraordinario
de revisión cuando concurra alguna de las circunstancias previstas en el artículo 118.1.
Artículo 108 redactado por Ley 4/1999, 13 enero, de modificación de la Ley 30/1992,
de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
Procedimiento Administrativo Común («B.O.E.» 14 enero).
Artículo 109 Fin de la vía administrativa
Ponen fin a la vía administrativa:
a) Las resoluciones de los recursos de alzada.
b) Las resoluciones de los procedimientos de impugnación a que se refiere el
artículo 107.2.
c) Las resoluciones de los órganos administrativos que carezcan de superior
jerárquico, salvo que una Ley establezca lo contrario.
d) Las demás resoluciones de órganos administrativos cuando una disposición
legal o reglamentaria así lo establezca.
e) Los acuerdos, pactos, convenios o contratos que tengan la consideración de
finalizadores del procedimiento.
Artículo 109 redactado por Ley 4/1999, 13 enero, de modificación de la Ley 30/1992,
de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
Procedimiento Administrativo Común («B.O.E.» 14 enero).
Artículo 110 Interposición de recurso
1. La interposición del recurso deberá expresar:
a) El nombre y apellidos del recurrente, así como la identificación personal del
mismo.
b) El acto que se recurre y la razón de su impugnación.
c) Lugar, fecha, firma del recurrente, identificación del medio y, en su caso, del
lugar que se señale a efectos de notificaciones.
d) Organo, centro o unidad administrativa al que se dirige.
e) Las demás particularidades exigidas, en su caso, por las disposiciones
específicas.
2. El error en la calificación del recurso por parte del recurrente no será obstáculo para
su tramitación, siempre que se deduzca su verdadero carácter.
3. Los vicios y defectos que hagan anulable un acto no podrán ser alegados por quienes
los hubieren causado.
Artículo 110 redactado por Ley 4/1999, 13 enero, de modificación de la Ley 30/1992,
de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
Procedimiento Administrativo Común («B.O.E.» 14 enero).
Artículo 111 Suspensión de la ejecución
1. La interposición de cualquier recurso, excepto en los casos en que una disposición
establezca lo contrario, no suspenderá la ejecución del acto impugnado.
2. No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, el órgano a quien competa resolver
el recurso, previa ponderación, suficientemente razonada, entre el perjuicio que causaría
al interés público o a terceros la suspensión y el perjuicio que se causa al recurrente
como consecuencia de la eficacia inmediata del acto recurrido, podrá suspender, de
oficio o a solicitud del recurrente, la ejecución del acto impugnado cuando concurran
alguna de las siguientes circunstancias:
a) Que la ejecución pudiera causar perjuicios de imposible o difícil reparación.
b) Que la impugnación se fundamente en alguna de las causas de nulidad de
pleno derecho previstas en el artículo 62.1 de esta Ley.
3. La ejecución del acto impugnado se entenderá suspendida si transcurridos treinta días
desde que la solicitud de suspensión haya tenido entrada en el registro del órgano
competente para decidir sobre la misma, éste no ha dictado resolución expresa al
respecto. En estos casos no será de aplicación lo establecido en el artículo 42.4, segundo
párrafo, de esta Ley.
4. Al dictar el acuerdo de suspensión podrán adoptarse las medidas cautelares que sean
necesarias para asegurar la protección del interés público o de terceros y la eficacia de la
resolución o el acto impugnado.
Cuando de la suspensión puedan derivarse perjuicios de cualquier naturaleza, aquélla
sólo producirá efectos previa prestación de caución o garantía suficiente para responder
de ellos, en los términos establecidos reglamentariamente.
La suspensión podrá prolongarse después de agotada la vía administrativa cuando exista
medida cautelar y los efectos de ésta se extiendan a la vía contencioso-administrativa. Si
el interesado interpusiera recurso contencioso-administrativo, solicitando la suspensión
del acto objeto del proceso, se mantendrá la suspensión hasta que se produzca el
correspondiente pronunciamiento judicial sobre la solicitud.
5. Cuando el recurso tenga por objeto la impugnación de un acto administrativo que
afecte a una pluralidad indeterminada de personas, la suspensión de su eficacia habrá de
ser publicada en el periódico oficial en que aquél se insertó.
Artículo 111 redactado por Ley 4/1999, 13 enero, de modificación de la Ley 30/1992,
de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
Procedimiento Administrativo Común («B.O.E.» 14 enero).

Artículo 112 Audiencia de los interesados
1. Cuando hayan de tenerse en cuenta nuevos hechos o documentos no recogidos en el
expediente originario, se pondrán de manifiesto a los interesados para que, en un plazo
no inferior a diez días ni superior a quince, formulen las alegaciones y presenten los
documentos y justificantes que estimen procedentes.
No se tendrán en cuenta en la resolución de los recursos, hechos, documentos o
alegaciones del recurrente, cuando habiendo podido aportarlos en el trámite de
alegaciones no lo haya hecho.
2. Si hubiera otros interesados se les dará, en todo caso, traslado del recurso para que en
el plazo antes citado, aleguen cuanto estimen procedente.
3. El recurso, los informes y las propuestas no tienen el carácter de documentos nuevos
a los efectos de este artículo. Tampoco lo tendrán los que los interesados hayan
aportado al expediente antes de recaer la resolución impugnada.
Artículo 113 Resolución
1. La resolución del recurso estimará en todo o en parte o desestimará las pretensiones
formuladas en el mismo o declarará su inadmisión.
2. Cuando existiendo vicio de forma no se estime procedente resolver sobre el fondo se
ordenará la retroacción del procedimiento al momento en el que el vicio fue cometido
salvo lo dispuesto en el artículo 67.
3. El órgano que resuelva el recurso decidirá cuantas cuestiones, tanto de forma como
de fondo, plantee el procedimiento, hayan sido o no alegadas por los interesados. En
este último caso se les oirá previamente. No obstante, la resolución será congruente con
las peticiones formuladas por el recurrente, sin que en ningún caso pueda agravarse su
situación inicial.
SECCIÓN 2: Recurso de alzada
Artículo 114 Objeto
1. Las resoluciones y actos a que se refiere el artículo 107.1, cuando no pongan fin a la
vía administrativa, podrán ser recurridos en alzada ante el órgano superior jerárquico del
que los dictó. A estos efectos, los Tribunales y órganos de selección del personal al
servicio de las Administraciones públicas y cualesquiera otros que, en el seno de éstas,
actúen con autonomía funcional, se considerarán dependientes del órgano al que estén
adscritos o, en su defecto, del que haya nombrado al presidente de los mismos.
2. El recurso podrá interponerse ante el órgano que dictó el acto que se impugna o ante
el competente para resolverlo.
Si el recurso se hubiera interpuesto ante el órgano que dictó el acto impugnado, éste
deberá remitirlo al competente en el plazo de diez días, con su informe y con una copia
completa y ordenada del expediente.
El titular del órgano que dictó el acto recurrido será responsable directo del
cumplimiento de lo previsto en el párrafo anterior.
Artículo 114 redactado por Ley 4/1999, 13 enero, de modificación de la Ley 30/1992,
de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
Procedimiento Administrativo Común («B.O.E.» 14 enero).
Artículo 115 Plazos
1. El plazo para la interposición del recurso de alzada será de un mes, si el acto fuera
expreso.
Si no lo fuera, el plazo será de tres meses y se contará, para el solicitante y otros
posibles interesados, a partir del día siguiente a aquel en que, de acuerdo con su
normativa específica, se produzcan los efectos del silencio administrativo.
Transcurridos dichos plazos sin haberse interpuesto el recurso, la resolución será firme a
todos los efectos.
2. El plazo máximo para dictar y notificar la resolución será de tres meses. Transcurrido
este plazo sin que recaiga resolución, se podrá entender desestimado el recurso, salvo en
el supuesto previsto en el artículo 43.2, segundo párrafo.
3. Contra la resolución de un recurso de alzada no cabrá ningún otro recurso
administrativo, salvo el recurso extraordinario de revisión en los casos establecidos en
el artículo 118.1.
Artículo 115 redactado por Ley 4/1999, 13 enero, de modificación de la Ley 30/1992,
de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
Procedimiento Administrativo Común («B.O.E.» 14 enero).
SECCIÓN 3: Recurso potestativo de reposición
Artículo 116 Objeto y naturaleza
1. Los actos administrativos que pongan fin a la vía administrativa podrán ser recurridos
potestativamente en reposición ante el mismo órgano que los hubiera dictado o ser
impugnados directamente ante el orden jurisdiccional contencioso-administrativo.
2. No se podrá interponer recurso contencioso-administrativo hasta que sea resuelto
expresamente o se haya producido la desestimación presunta del recurso de reposición
interpuesto.
Artículo 116 redactado por Ley 4/1999, 13 enero, de modificación de la Ley 30/1992,
de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
Procedimiento Administrativo Común («B.O.E.» 14 enero).
Artículo 117 Plazos
1. El plazo para la interposición del recurso de reposición será de un mes, si el acto
fuera expreso. Si no lo fuera, el plazo será de tres meses y se contará, para el solicitante
y otros posibles interesados, a partir del día siguiente a aquel en que, de acuerdo con su
normativa específica, se produzca el acto presunto. Transcurridos dichos plazos,
únicamente podrá interponerse recurso contencioso-administrativo, sin perjuicio, en su
caso, de la procedencia del recurso extraordinario de revisión.
2. El plazo máximo para dictar y notificar la resolución del recurso será de un mes.
3. Contra la resolución de un recurso de reposición no podrá interponerse de nuevo
dicho recurso.
Artículo 117 redactado por Ley 4/1999, 13 enero, de modificación de la Ley 30/1992,
de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
Procedimiento Administrativo Común («B.O.E.» 14 enero).
SECCIÓN 4: Recurso extraordinario de revisión
Artículo 118 Objeto y plazos
1. Contra los actos firmes en vía administrativa podrá interponerse el recurso
extraordinario de revisión ante el órgano administrativo que los dictó, que también será
el competente para su resolución, cuando concurra alguna de las circunstancias
siguientes:
1.ª Que al dictarlos se hubiera incurrido en error de hecho, que resulte de los
propios documentos incorporados al expediente.
2.ª Que aparezcan documentos de valor esencial para la resolución del asunto
que, aunque sean posteriores, evidencien el error de la resolución recurrida.
3.ª Que en la resolución hayan influido esencialmente documentos o testimonios
declarados falsos por sentencia judicial firme, anterior o posterior a aquella
resolución.
4.ª Que la resolución se hubiese dictado como consecuencia de prevaricación,
cohecho, violencia, maquinación fraudulenta u otra conducta punible y se haya
declarado así en virtud de sentencia judicial firme.
2. El recurso extraordinario de revisión se interpondrá, cuando se trate de la causa 1.ª,
dentro del plazo de cuatro años siguientes a la fecha de la notificación de la resolución
impugnada. En los demás casos, el plazo será de tres meses a contar desde el
conocimiento de los documentos o desde que la sentencia judicial quedó firme.
3. Lo establecido en el presente artículo no perjudica el derecho de los interesados a
formular la solicitud y la instancia a que se refieren los artículos 102 y 105.2 de la
presente Ley ni su derecho a que las mismas se sustancien y resuelvan.
Artículo 118 redactado por Ley 4/1999, 13 enero, de modificación de la Ley 30/1992,
de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
Procedimiento Administrativo Común («B.O.E.» 14 enero).
Artículo 119 Resolución
1. El órgano competente para la resolución del recurso podrá acordar motivadamente la
inadmisión a trámite, sin necesidad de recabar dictamen del Consejo de Estado u órgano
consultivo de la Comunidad Autónoma, cuando el mismo no se funde en alguna de las
causas previstas en el apartado 1 del artículo anterior o en el supuesto de que se
hubiesen desestimado en cuanto al fondo otros recursos sustancialmente iguales.
2. El órgano al que corresponde conocer del recurso extraordinario de revisión debe
pronunciarse no sólo sobre la procedencia del recurso, sino también, en su caso, sobre el
fondo de la cuestión resuelta por el acto recurrido.
3. Transcurrido el plazo de tres meses desde la interposición del recurso extraordinario
de revisión sin haberse dictado y notificado la resolución, se entenderá desestimado,
quedando expedita la vía jurisdiccional contencioso-administrativa.
Artículo 119 redactado por Ley 4/1999, 13 enero, de modificación de la Ley 30/1992,
de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
Procedimiento Administrativo Común («B.O.E.» 14 enero).













Un órgano para resolver controversias con la Administración local
Según establece el art. 333 de la Ley Foral 6/1990, de 2 de julio, de Administración
Local de Navarra, el Tribunal Administrativo de Navarra (TAN) tiene competencia
para conocer de los recursos de alzada que contra "los actos y acuerdos de las entidades
locales de Navarra sujetos al control de la jurisdicción contencioso-administrativa"
planteen los interesados y vecinos de dichas entidades locales.
Por actos y acuerdos de las entidades locales hay que entender, desde la óptica de la
regulación contencioso-administrativa, que es a la que se remite la Ley Foral 6/1990
citada, todas las disposiciones de carácter general, actos expresos y presuntos, la
inactividad de la Administración local así como las actuaciones materiales constitutivas
de vía de hecho.
La función genérica del Tribunal de conocer y resolver los recursos de alzada que se
le planteen, se concreta en decidir sobre el fondo de la cuestión o cuestiones debatidas
(estimando, parcial o totalmente, o desestimando el recurso) o en declarar la
inadmisibilidad del recurso por la concurrencia de alguna de las causas previstas en el
Reglamento regulador del procedimiento del recurso de alzada.
La ejecución de las resoluciones del Tribunal Administrativo corresponde efectuarla a la
entidad local que hubiera dictado el acto o acuerdo impugnado. De no realizarse tal
ejecución en el plazo concedido para ello, será el Gobierno de Navarra, a instancia del
Tribunal, el que dispondrá lo pertinente para la ejecución subsidiaria de la resolución,
incluso la subrogación automática en las competencias de la entidad local afectada.
Las resoluciones del Tribunal Administrativo de Navarra son impugnables ante los
órganos competentes de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa.
Cuatro secciones
El Tribunal Administrativo de Navarra se organiza en cuatro secciones (Sección
Primera, Segunda, Tercera y Secretaría) compuestas las tres primeras por tres Vocales,
uno de los cuales es el Presidente de la Sección. La Sección Primera será presidida por
el Presidente del TAN.
Cada una de las tres primeras Secciones dicta sus Resoluciones por mayoría de votos de
sus miembros. En caso de empate decide el voto del Presidente de la Sección.
Cuando se considere necesario, el Tribunal podrá actuar en Pleno, que será presidido
por el Presidente del Tribunal.
La Secretaría del Tribunal tiene rango de Sección y la jefatura de la misma corresponde
al Secretario del Tribunal. Dicha Secretaría se organiza para su funcionamiento en
varios Negociados.
(Reglamento Orgánico: Decreto Foral 31/1998, de 9 de febrero, BON nº 25, de 27 de
febrero de 1998. Estructura orgánica: Decreto Foral 116/2007, de 3 de septiembre, por
el que se establece la estructura orgánica del Departamento de Presidencia, Justicia e
Interior, artículos 3 y 111, BON nº 112, de 7 de septiembre de 2007).
Recurso de alzada
El recurso de alzada ante el Tribunal Administrativo de Navarra se tramita a través de
un procedimiento en el que se garantiza la igualdad de defensa de las partes, pudiéndose
fundar el mismo en cualquier infracción del ordenamiento jurídico.
Están legitimados para interponer el recurso de alzada los interesados y cualquier vecino
de la entidad local de la que provenga el acto aunque éste no les afecte personalmente.
Para la interposición del recurso no es necesaria la intervención de Abogado ni
Procurador, aunque sí es imprescindible un mínimo de requisitos en la presentación de
los escritos de recurso que se detallan en el Reglamento regulador del procedimiento de
impugnación de actos y acuerdos de las entidades locales de Navarra.
El recurso es potestativo, gratuito y su interposición no interrumpe la ejecución de los
actos objeto de aquél.
El plazo de interposición del recurso de alzada es de un mes contado desde que se
notifique o publique el acto expreso o desde que se produzca la desestimación por
silencio administrativo.


DECRETO FORAL 173/1999, de 24 de mayo, por el que se da nueva redacción al
Capítulo I I del Reglamento de desarrollo de la Ley Foral 6/1990, de 2 de julio, de la
Administración Local de Navarra, en materia relativa a impugnación de actos y
acuerdos de las entidades locales de Navarra, aprobado por Decreto Foral 279/1990,
de 18 de octubre.

Mediante Decreto Foral 279/1990, de 18 de octubre, se aprobó el reglamento por el que
se estableció el procedimiento para la tramitación y resolución del recurso de alzada
ante el Tribunal Administrativo de Navarra. Este procedimiento fue profundamente
modificado por Decreto Foral 57/1994, de 7 de marzo, al objeto de dotarlo de una
mayor sencillez y brevedad y, sobre todo, para acomodarlo a las innovaciones
introducidas por la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las
Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común; procedimiento,
en fin, que sería objeto de algunos leves retoques por Decreto Foral 20/1998, de 26 de
enero.

La reciente Ley 4/1999, de 13 de enero, de modificación de la Ley 30/1992, de 26 de
noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento
Administrativo Común, como es bien conocido, ha alterado, entre otros, el régimen del
silencio administrativo y el de la revisión de los actos administrativos, en particular, el
sistema de recursos administrativos. Estas modificaciones inciden directamente en el
procedimiento del recurso de alzada regulado en los citados Decretos Forales. De ahí
que sea necesario introducir nuevamente las modificaciones precisas para adaptar dicho
procedimiento a los referidos cambios. Este es el objeto del presente Decreto Foral,
además de refundir en un sólo texto normativo el procedimiento para la tramitación y
resolución del recurso de alzada.

En su virtud, a propuesta del Consejero de Administración Local, y de conformidad con
el Acuerdo adoptado por el Gobierno de Navarra en sesión celebrada el día veinticuatro
de mayo de mil novecientos noventa y nueve, DECRETO:
Artículo único.-Se da nueva redacción al Capítulo II del Reglamento de desarrollo de la
Ley Foral 6/1990, de 2 de julio, de la Administración Local de Navarra, en materia
relativa a impugnación de actos y acuerdos de las entidades locales de Navarra,
aprobado por Decreto Foral 279/1990, de 18 de octubre, con el contenido siguiente:

CAPITULO II
Recurso de alzada

SECCION PRIMERA
Principios generales

Artículo 4.º
El recurso de alzada a que se refiere el apartado b), número 1, del artículo 1.º de este
Reglamento tiene carácter potestativo y gratuito.
2. Para la interposición del recurso de alzada no será necesaria la intervención de
Abogado ni Procurador, pero podrá el interesado utilizarlos, en cuyo caso será de su
cuenta el pago de los honorarios o derechos respectivos.

Artículo 5.º
El recurso de alzada se tramitará y resolverá por el Tribunal Administrativo de Navarra
por el procedimiento que se determina en este Reglamento.

Artículo 6.º
1. Tienen capacidad para comparecer ante el Tribunal Administrativo de Navarra,
además de las personas que la ostenten con arreglo a las normas civiles, los menores de
edad para el ejercicio y defensa de aquellos de sus derechos e intereses cuya actuación
esté permitida por el ordenamiento jurídico-administrativo sin la asistencia de la
persona que ejerza la patria potestad, tutela o curatela. Se exceptúa el supuesto de los
menores incapacitados, cuando la extensión de la incapacitación afecte al ejercicio y
defensa de los derechos o intereses de que se trate.

2. Están legitimados para la interposición del recurso de alzada quienes lo estuvieren
para impugnar los actos y acuerdos de las entidades locales conforme a la legislación
general, y los vecinos, aunque no les afecte personalmente el acto o acuerdo.

3. Los interesados con capacidad de obrar podrán actuar por medio de representante,
entendiéndose con éste las actuaciones administrativas, salvo manifestación expresa en
contrario del interesado.
Cualquier persona con capacidad de obrar podrá actuar en representación de otra ante el
Tribunal Administrativo de Navarra.

4. La representación podrá acreditarse por cualquier medio válido en derecho que deje
constancia fidedigna, o mediante declaración en comparecencia personal del interesado.
Para actos y gestiones de mero trámite habrá de presumirse dicha representación.
La falta o insuficiente acreditación de la representación no impedirá que se tenga por
realizado el acto de que se trate, siempre que se aporte aquélla o se subsane el defecto
dentro del plazo de diez días que deberá conceder al efecto el Tribunal Administrativo,
o de un plazo superior si las circunstancias así lo requieren.

Artículo 7.º
El recurso de alzada podrá fundarse en cualquier infracción del ordenamiento jurídico,
incluso la desviación de poder.



Artículo 8.º
1. La interposición del recurso de alzada no altera el régimen de los actos y acuerdos de
las entidades locales de Navarra, que se ajustará a la normativa general aplicable, ni
suspenderá la ejecución del acto o acuerdo impugnado.

2. Durante la tramitación del recurso de alzada el Tribunal Administrativo de Navarra
no podrá suspender la ejecución de los actos o acuerdos objeto de aquél.

SECCION SEGUNDA
Interposición y tramitación

Artículo 9.º
El recurso de alzada deberá interponerse, en su caso, dentro del mes siguiente a la fecha
de notificación o publicación del acto o acuerdo, si fuere expreso, o a la fecha en que, de
conformidad con lo dispuesto en el artículo 318.2 de la Ley Foral 6/1990, de 2 de julio,
de la Administración Local de Navarra, se entienda producida la denegación presunta de
la correspondiente petición.

Artículo 10.
1. El recurso de alzada podrá presentarse en el Registro General del Gobierno de
Navarra, en el del Tribunal Administrativo o en el de la entidad local que dictó el acto o
acuerdo objeto de impugnación y en cualquiera de las dependencias o registros de los
órganos habilitados para la recepción de las solicitudes, escritos y comunicaciones por
las normas generales del procedimiento administrativo común.
Si el recurso se presentase ante la entidad local autora del acto o acuerdo impugnado,
ésta lo remitirá sin más trámites al Tribunal Administrativo en el plazo máximo de
cinco días hábiles.

2. En todo caso, el recurso de alzada deberá ir dirigido al Tribunal Administrativo de
Navarra y se entenderá interpuesto ante el mismo.

Artículo 11.
1. El escrito de interposición del recurso deberá expresar el nombre y apellidos del
recurrente, su domicilio, a efectos de notificaciones, e identificación personal, así como
el lugar y la fecha en que el recurso se formula. Deberá asimismo concretar el acto o
acuerdo objeto de recurso, e ir firmado por el recurrente o por quien ostente su
representación.

2. Expresará el escrito, de forma concisa y separada, los hechos que motivan el recurso
y los fundamentos legales en que se apoya, y contendrá la súplica que se formula,
referida siempre al asunto concreto del acto o acuerdo recurrido.

3. Al escrito del recurso deberá acompañarse la resolución recurrida, si fuere expresa, y
si no lo fuere, la justificación por cualquier medio de prueba admitido en derecho de la
producción del silencio administrativo, y cuantos documentos considere necesarios el
recurrente para justificar los derechos invocados en el recurso.




Artículo 12.
1. Recibido el recurso, el Tribunal Administrativo de Navarra examinará si se han
cumplido los requisitos a que se refiere el artículo anterior, y, si observare alguna
omisión, requerirá al interesado para que en plazo de diez días hábiles subsane la falta,
ordenando el archivo de las actuaciones si persistiere aquélla.

2. El Tribunal Administrativo de Navarra, dará traslado de inmediato a la entidad local
cuyos actos o acuerdos se recurren de copia del escrito de recurso y de los documentos
aportados con el mismo para que, en plazo de un mes, realice las siguientes actuaciones:

a) Notificar a cuantos aparezcan como interesados en el expediente la resolución por la
que se acuerde la remisión del mismo al Tribunal Administrativo de Navarra,
emplazándoles para que en plazo de diez días hábiles puedan comparecer ante el
Tribunal.
b) Remitir el expediente administrativo o copia diligenciada del mismo, incorporando
las notificaciones para emplazamiento efectuadas.

3. En el escrito a que se refiere el apartado anterior el Tribunal otorgará a la
Administración Local interesada el trámite de audiencia, pudiendo aquélla acompañar al
expediente un escrito de informe o alegaciones y cuanta documentación complementaria
estime conveniente, sin que pueda presentarse en otro momento del procedimiento.

Artículo 13.
1. Si se incumpliere el deber de remisión del expediente establecido en el artículo
anterior, y sin perjuicio de la responsabilidad en que incurra el autor de la demora, el
Tribunal Administrativo de Navarra proseguirá las actuaciones, adoptando, en su caso,
cuantas medidas estime oportunas para la tramitación y resolución del recurso.
2. Los Presidentes, y de forma inmediata, los Secretarios de las entidades locales, serán
responsables del cumplimiento del deber de remisión.
3. En ningún caso se admitirán alegaciones de la entidad local si no hubiera remitido
ésta el expediente en que recayó el acto o acuerdo.

Artículo 14.
El Tribunal Administrativo de Navarra, de oficio o a instancia de parte, puede disponer
en cualquier estado del procedimiento la acumulación de los recursos cuando entre ellos
exista identidad sustancial o una conexión directa.

Artículo 15.
1. El Tribunal Administrativo de Navarra trasladará el recurso y dará vista del
expediente a los terceros interesados para que en un plazo no superior a quince días
hábiles ni inferior a diez, formulen las alegaciones y presenten los documentos y
justificantes que estimen procedentes. A tal efecto, el Tribunal efectuará los
emplazamientos que considere necesarios si advirtiere que son incompletos los
practicados por la entidad local.

2. Cuando el Tribunal haya de tener en cuenta hechos o documentos nuevos o deba
decidir sobre cuestiones que plantee el procedimiento y no hayan sido alegadas, se
pondrá de manifiesto a los interesados para que, en un plazo no superior a quince días
hábiles ni inferior a diez, formulen las alegaciones y presenten los documentos que
consideren oportuno.
3. El Tribunal podrá acordar, asimismo, a la vista del escrito de informe o alegaciones
emitido por la entidad local y de las formuladas por los terceros interesados, en su caso,
poner de manifiesto las actuaciones al recurrente a los efectos previstos en el artículo
16.1.a).

Artículo 16.
1. A instancia de parte, el Tribunal Administrativo de Navarra podrá acordar la apertura
de un período de prueba, por plazo no superior a treinta días hábiles ni inferior a diez, a
fin de que puedan practicarse cuantas juzgue pertinentes.
La proposición de diligencias de prueba se realizará:

a) Por el recurrente, en el escrito de recurso. También podrá el recurrente proponer
diligencias de prueba en el plazo de cinco días hábiles siguientes a la comunicación del
acuerdo a que se refiere el apartado 3 del artículo anterior, referidas a hechos que no
hubiera podido tener en cuenta en el momento de interposición del recurso.

b) Por la entidad local autora del acto o acuerdo impugnado, en el escrito de informe o
alegaciones.

c) Por cualquiera de ellos, así como por los terceros interesados, en el plazo y en los
supuestos previstos para el trámite de audiencia en el artículo 15.

2. El Tribunal Administrativo de Navarra podrá asimismo, de oficio, acordar la apertura
de un período de prueba, por plazo no superior a treinta días hábiles ni inferior a diez,
para la determinación, conocimiento y comprobación de los hechos que hayan de
tenerse en cuenta para dictar resolución.

Artículo 17.
1. El Tribunal comunicará a los interesados, con antelación suficiente, el inicio de las
actuaciones necesarias para la realización de las pruebas que hubiesen sido admitidas,
consignando el lugar, fecha y hora en que han de practicarse, con la advertencia, en su
caso, de que el interesado puede nombrar técnicos que le asistan.

2. En el caso de que, a petición del interesado, hayan de efectuarse pruebas cuya
realización implique gastos, podrá disponerse que sean de cargo del proponente.

Artículo 18.
1. El Tribunal Administrativo de Navarra podrá recabar de la entidad local cuyos actos
o acuerdos se recurran, de la Administración de la Comunidad Foral y de otros
organismos públicos, los antecedentes, informes técnicos o actuaciones que considere
necesarios para la resolución de los recursos.

2. En todo caso, la resolución de los recursos de alzada relativos a la nivelación de
presupuestos de las entidades locales se efectuará previo dictamen de la Cámara de
Comptos de Navarra, que se emitirá en el plazo de dos meses, conforme a lo dispuesto
en su Ley Foral reguladora.




SECCION TERCERA
Desistimiento y reconocimiento de pretensiones

Artículo 19.
1. El recurrente podrá desistir del recurso por cualquier medio que permita su constancia
y en cualquier momento del procedimiento, antes de dictarse la resolución.
2. Si fueren varios los recurrentes, el recurso continuará respecto a aquellos que no
hubieren desistido.

Artículo 20.
1. Los órganos de las entidades locales cuyas resoluciones o acuerdos hubiesen sido
objeto de recurso podrán dirigirse en cualquier momento al Tribunal Administrativo de
Navarra para indicarle por vía de informe que están dispuestas a satisfacer las
pretensiones deducidas. En la resolución adoptada al efecto concretarán los motivos que
aconsejen la variación del criterio con relación al mantenido en la que motivó el
recurso.
2. Recibido el informe, el Tribunal Administrativo de Navarra dictará la resolución
correspondiente de conformidad con las pretensiones del recurrente. No obstante, el
Tribunal continuará el procedimiento hasta dictar resolución sobre el fondo:
a) Cuando intervengan terceros interesados en el expediente.
b) Cuando aprecie que las resoluciones recurridas hayan reconocido derechos de
terceros.
c) Cuando fueren varias las autoridades o corporaciones cuyas resoluciones o acuerdos
fuesen recurridos.

SECCION CUARTA
Decisiones del Tribunal Administrativo de Navarra

Artículo 21.
1. Las decisiones del Tribunal Administrativo de Navarra revestirán la forma de
providencias o resoluciones.
2. Revestirán la forma de resoluciones aquellas decisiones relativas al archivo de las
actuaciones por incumplimiento de los requisitos a que se refiere el artículo 11, al
desistimiento, al reconocimiento de pretensiones, a la inadmisibilidad del recurso o al
fondo del mismo.
3. Las demás decisiones revestirán la forma de providencias.
4. Las resoluciones deberán ser motivadas.
5. El Tribunal Administrativo de Navarra remitirá copia de las resoluciones que dicte al
Departamento de Administración Local.

Artículo 22.
1. La resolución declarará la inadmisibilidad del recurso de alzada en los casos
siguientes:
a) Cuando el Tribunal Administrativo de Navarra carezca de competencia.
b) Cuando no concurran los requisitos de capacidad o legitimación.
c) Cuando se interponga contra actos que sean reproducción de otros anteriores
definitivos y firmes, y contra los confirmatorios de actos consentidos por no haber sido
recurridos en tiempo y forma.
d) Cuando recayere sobre cosa juzgada.
e) Cuando haya caducado el plazo para la interposición del recurso.
f) Cuando conste que el recurrente haya interpuesto recurso contencioso administrativo,
salvo que hubiese desistido del mismo dentro del plazo señalado para la interposición
del recurso de alzada. Asimismo, se declarará la inadmisibilidad cuando se tenga
constancia de que el recurrente o algún interesado haya interpuesto el recurso
potestativo de reposición, sin perjuicio de que pueda plantearse el recurso de alzada
contra la resolución expresa o presunta de aquél. En todo caso, la entidad local deberá
comunicar de inmediato al Tribunal Administrativo de Navarra la interposición de
cualquiera de dichos recursos.
g) Cuando el recurso tenga por objeto actos no susceptibles de impugnación.

2. El Tribunal inadmitirá el recurso sin más trámites, cuando del escrito de interposición
y documentación acompañada se desprenda de modo inequívoco y manifiesto que
carece de competencia o el acto no es susceptible de impugnación.

Artículo 23.
La resolución que decida sobre el fondo de la cuestión planteada en el recurso
confirmará, modificará o anulará el acto o acuerdo impugnado, disponiendo lo que en
derecho proceda.

Artículo 24.
Para la resolución de las cuestiones sometidas a su conocimiento, el Tribunal
Administrativo de Navarra se constituirá en tres Secciones, integradas por tres de sus
miembros, siendo nulas las Resoluciones que se dicten sin la concurrencia de dos
miembros del Tribunal no afectados definitivamente por recusación estimada.

Artículo 25.
Las resoluciones se dictarán por mayoría de votos dentro de cada Sección. Si algún
Vocal disiente de la mayoría, podrá formular voto particular, que se incorporará al final
de la resolución y se incluirá en el Libro que a tal efecto se llevará en el Tribunal.

SECCION QUINTA
Recursos contra las resoluciones del Tribunal Administrativo de Navarra

Artículo 26.
1. Las resoluciones del Tribunal Administrativo de Navarra serán impugnables ante los
órganos competentes de la jurisdicción contencioso-administrativa. También lo serán
las providencias que se dicten resolviendo los incidentes de ejecución de aquéllas.
2. Las demás decisiones no serán susceptibles de recurso, sin perjuicio de que las
cuestiones referentes a las mismas se reproduzcan en el recurso contencioso-
administrativo que se interponga contra la resolución del recurso de alzada.

Artículo 27.
1. Los recursos de alzada deberán resolverse en el plazo de seis meses contados a partir
de la fecha de su interposición.
2. Contra la resolución expresa del recurso de alzada podrá el interesado interponer ante
el órgano competente recurso contencioso-administrativo en el plazo establecido en la
legislación reguladora de dicha jurisdicción, que se contará desde el día siguiente al de
la notificación de la resolución.


Artículo 28.
Transcurrido el plazo establecido en el número 1 del artículo anterior sin que recayere
resolución expresa, podrá entenderse desestimado el recurso, pudiendo el interesado
interponer frente a esa desestimación presunta, ante los órganos competentes, el
correspondiente recurso contenciosoadministrativo, dentro del plazo establecido en la
legislación reguladora de dicha jurisdicción para los actos presuntos. No obstante, si con
posterioridad recayera resolución expresa, el plazo será el establecido en el número 2
del artículo anterior.

SECCION SEXTA
Ejecución

Artículo 29.
1. La ejecución de las decisiones del Tribunal Administrativo de Navarra que resuelvan
las cuestiones planteadas en el recurso corresponderá al órgano que hubiere dictado el
acto o acuerdo objeto del mismo.
2. El Tribunal Administrativo de Navarra podrá ordenar a las entidades locales la
realización de las actuaciones precisas para la ejecución de sus resoluciones.
3. El Gobierno de Navarra, a instancia del Tribunal Administrativo de Navarra, podrá
disponer lo pertinente para la ejecución subsidiaria de las referidas resoluciones, incluso
la subrogación automática en las competencias que hagan posible la ejecución y la
disponibilidad de los fondos económicos, si en el plazo de un mes el órgano al que
corresponde la ejecución no la hubiese llevado a cabo, previo requerimiento efectuado a
tal efecto.

SECCION SEPTIMA
Notificaciones

Artículo 30. La notificación de las decisiones del Tribunal Administrativo de Navarra se
realizará en la forma y plazos establecidos en la legislación reguladora del
procedimiento administrativo."

DISPOSICION TRANSITORIA
Lo dispuesto en este Decreto Foral no será de aplicación a los procedimientos
administrativos iniciados con anterioridad a su entrada en vigor, que continuarán
rigiéndose por la normativa anterior.

DISPOSICION DEROGATORIA
Quedan derogados el Decreto Foral 57/1994, de 7 de marzo, por el que se da nueva
redacción al Capítulo II del Reglamento de desarrollo de la Ley Foral 6/1990, de 2 de
julio, de la Administración Local de Navarra, en materia relativa a impugnación de
actos y acuerdos de las entidades locales de Navarra, y el Decreto Foral 20/1998, de 26
de enero.

DISPOSICION FINAL
Este Decreto Foral entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el BOLETIN
OFICIAL de Navarra.