You are on page 1of 3

Los usos de la narración

(prólogo al libro Gente y cuentos)
Ricardo Piglia
1. Este libro plantea un problema central, especialmente en estos tiempos: ¿qué quiere decir
entender un relato? en todo caso, ¿cu!l es la compresión que est! en "uego en una narración? En
#ente $ cuentos quienes inter%ienen en la discusión literaria son personas a"enas a la literatura,
muc&as de ellas sin educación 'ormal $ en condiciones de pobre(a $ marginalidad. En ese punto la
apuesta de este libro la apro)ima a las *ecciones de literatura de +abo,o%, también destinadas a
discutir los te)tos con un grupo ale"ado de los conte)tos literarios estudiados (los undergraduates de
los colleges estadounidenses).
En'rentados con las tendencias dominantes de la cr-tica literaria actual, ambos libros se proponen
de'inir antes que nada los procedimientos de uso de la narración: en el caso de las clases de
+abo,o%, los mapas, los diagramas $ los esquemas. en el caso de la e)periencia de los grupos de
/ara& 0irsc&man, los lugares, las 'ormas $ los criterios de lectura $ discusión. *a cr-tica no es un
modelo teórico, sino una ca"a de &erramientas, un atlas que se1ala los caminos de acceso a la
literatura...
2. 0a$ dos grandes tradiciones culturales, que *eo /trauss &a identi'icado con dos ciudades, 3tenas
$ 4erusalén: por un lado, la tradición del concepto $ la discusión 'ilosó'ica de la tradición griega.
por el otro, la tradición de la 5iblia, con las par!bolas, los relatos $ las pro'ec-as que re%elan el
sentido.
*a narración no argumenta con conceptos, es un modo de &acer %er $ de dar a entender. no se
en'renta una signi'icación equi%ocada a una signi'icación cierta, el conocimiento circula de otro
modo.
*a %ie"a distinción de 0enr$ 4ames entre telling and s&o6ing, entre decir $ mostrar, es una cla%e en
el 'uncionamiento del relato. *a narración re%ela signi'icados sin nombrarlos, los se1ala, los &ace
%er. Podr-amos decir que se busca mostrar (ense1ar) un sentido que est! impl-cito.
7. 0acia 189: Edgar Poe de'ine la 'orma moderna del cuento en tensión con la in'ormación
period-stica. El periodismo de masas que surge en ese momento se 'unda b!sicamente en
in'ormaciones que no tienen 'in. El cuento teori(ado por Poe se estructura, en cambio, como un
suceso cerrado $ autosu'iciente. /e de'ine a&- el con'licto entre narración e in'ormación, que no &a
de"ado de crecer $ de e)pandirse en el mundo actual.
*a narración pone en "uego la conclusión $ la e)periencia, mientras que la in'ormación (incluso la
in'ormación cultural) es un proceso de acumulación acelerada de datos, del que no surge,
estrictamente &ablando, la cuestión del sentido. *a circulación sin 'in constitu$e la caracter-stica
m!s rele%ante de la in'ormación, $ su especialidad, como &a se1alado ;alter 5en"am-n en El
narrador, reside en que el su"eto no est! implicado en la interminable repetición de las noticias.
/i la sociedad de masas e)pone a los su"etos a un e)ceso de in'ormación, en cambio el relato los
de'ine limitando la dispersión $ d!ndoles a los acontecimientos la 'orma de una e)periencia
indi%idual.
9. 3 narrar no se aprende en la uni%ersidad. *a narración es un saber general, que se e"ercita desde
la in'ancia. <ontar &istorias es una de las pr!cticas m!s estables de la %ida social. =n d-a en la %ida
de cualquiera de nosotros est! &ec&o también de las &istorias que contamos $ nos cuentan, de la
circulación de relatos que intercambiamos $ desci'ramos instant!neamente en la red de la %ida
social. Estamos siempre con%ocados a narrar. ><ontame? es una de las grandes e)igencias sociales.
@odos e"ercemos la narración $ sabemos lo que es un buen relato. ¿Pero qué ser-a un buen relato?
=na &istoria que le interesa no sólo a quien la cuenta, sino también a quien la recibe. =n e"emplo
cotidiano es el relato de los sue1os. El que cuenta un sue1o a'ronta los problemas que tienen los
narradores que creen que las &istorias que les interesan a ellos ser!n interesantes para todos. <uando
uno cuenta un sue1o, cuando uno dice >/o1é con la casa de mi in'ancia?, esa imagen tiene para el
narrador una signi'icación e)traordinaria, porque recuerda bien cómo era esa casa de la in'ancia.
Pero &a$ que saber transmitir ese recuerdo $ ese sentimiento.
Ae modo que un buen narrador no es solamente el que &a %i%ido la e)periencia, el sentimiento de la
e)periencia, sino aquel que es capa( de transmitir esa emoción. Por eso, cuando me cuentan un
sue1o Blo digo también un poco en bromaB trato de %er si esto$ en el sue1o, si apare(co a&-, porque
eso &ar-a al sue1o un poco m!s interesante, o m!s peligroso qui(!, pero en todo caso $o quedar-a
implicado en esa &istoria a"ena. *a narración depende de esa implicación $ est! siempre ligada al
que recibe el relato (en esa relación se &a 'undado la poética del cuento, desde Poe a 5orges). El
relato se acelera o se distiende segCn el interés que produce, $ ésa es una cla%e en la &istoria
moderna de la narración...
D. *a narración es una de las 'ormas originales del uso del lengua"e. 3lgunos autores, como 3ndré
4olles o como #eorges Aumé(il, incluso piensan que la narración est! en el origen de la cultura. Por
su lado, Earl Popper, en su ensa$o Replies to m$ <ritics, en Paul 3. /c&lipp (ed.), @&e P&ilosop&$
o' Earl Popper, &a se1alado:
>Fo propongo la tesis de que lo m!s caracter-stico del lengua"e &umano es la posibilidad de contar
&istorias. 5ien puede ser que esta &abilidad &a$a e)istido en el mundo animal. Pero sugiero que el
momento en que el lengua"e se %ol%ió &umano se encuentra en la m!s estrec&a relación con el
momento en que el &ombre in%entó un cuento.?
+arrar ser-a la condición de posibilidad de ese acontecimiento Benigm!tico, un poco milagrosoB en
el que surge el lengua"e. /e usan las palabras para nombrar algo que no est! a&-, para reconstruir
una realidad ausente, para encadenar los acontecimientos, establecer un orden, reconstruir ciertas
relaciones de sentido.
Podemos recordar el e"emplo que daba el no%elista inglés Edgard Gorgan Horster en su libro
3spectos de la no%ela: >IEl re$ murió $ luego murió la reinaJ es un &ec&o. IEl re$ murió $ luego
murió la reina, de triste(aJ es un relato?. /e preser%a la sucesión en el tiempo, pero el sentimiento de
la causalidad (>de triste(a?) lo eclipsa. *a moti%ación, el sentido, por qué suceden las cosas, es la
base del arte narrati%o.
K. *a narración es una &istoria de largu-sima duración. >El relato es inmensamente antiguo, se
remonta a los tiempos neol-ticos, qui(!s aun a los paleol-ticos. El &ombre de +eandertal o$ó relatos,
si podemos "u(garlo por la 'orma del cr!neo?, se1ala el mismo Horster.
/iempre se &an contado &istorias. Podr-amos incluso in'erir el comien(o de la narración al imaginar
el primer relato.
/upongamos que el primer narrador se ale"ó de la cue%a, qui(! buscando algo para comer,
persiguiendo una presa, cru(ó un r-o $ luego un monte $ desembocó en un %alle $ %io algo a&-,
e)traordinario para él, $ %ol%ió para contar esa &istoria. Podemos imaginar que el primer narrador
'ue un %ia"ero. Ae &ec&o, el %ia"e es una de las estructuras centrales de la narración: alguien sale del
mundo cotidiano, %a a otro lado $ cuenta lo que &a %isto, narra la di'erencia. F ese modo de narrar,
el relato como %ia"e, es una estructura de largu-sima duración que &a llegado &asta &o$. +o &a$
%ia"e sin narración. en un sentido, se %ia"a para narrar.
@ambién podr-amos pensar que &a$ otro origen del acto de narrar. Porque sabemos que no &a$
nunca un origen Cnico, &a$ por lo menos dos comien(os, dos modos de empe(ar. Lmaginemos a&ora
que el primer narrador 'ue al adi%ino Bel c&am!n, el rastreadorB de la tribu, el que narra una &istoria
posible a partir de rastros $ %estigios oscuros. 0a$ unas &uellas, unos indicios que no se termina de
comprender. es necesario desci'rarlos, $ desci'rarlos es construir un relato. Esta otra %-a nos
conduce a la sospec&a de que el primer narrador 'ue tal %e( alguien que le-a signos, que le-a el %uelo
de los p!"aros, las &uellas en la arena, el dibu"o en el capara(ón de las tortugas $ que, a partir de
esos rastros, reconstru-a una realidad ausente, un sentido ol%idado o 'uturo. 3 esa reconstrucción de
una &istoria a partir de ciertas &uellas que est!n a&-, en el presente, a ese paso a otra temporalidad,
lo nombraremos el relato como in%estigación. 0a$ algo que no sabemos $ el relato lo reconstru$e,
lo imagina, lo narra.
Etimológicamente, narrador quiere decir >el que sabe?, >el que conoce?, $ notamos esa identidad en
dos sentidos, el que conoce otro lugar porque &a estado all- $ el que tiene las técnicas que permiten
adi%inar, conocer, narrar lo que no est! aqu-...