You are on page 1of 97

PATRICIA MORAGA

EL GOCE Y EL TRATAMIENTO
DE LA SATISFACCIÓN
Tesis de Maestría en Clínica Psicoanalítica
UNIERSIDAD NACIONAL DE SAN MART!N
"#$%
1
ÍNDICE
$& Introd'cci(n ............................................................................................................. 4
"& El trata)iento del *oce en la ense+an,a de Lacan -asta los a+os .# ................ 17
2.1. El estatus del goce y lo real hasta 1970: historia y estructura .............................. 17
2.2. Kant con Sade, siete años después ....................................................................... 0
2.. El !al
/& El *oce en la 0lti)a ense+an,a de Lacan ............................................................. 40
.1. El estatus del goce a partir de 1972 ...................................................................... 40
.. "a #e!inidad y lo uni$ersal ................................................................................. 49
%& El 1sicoan2lisis co)o 1r2ctica ........................................................................... %
4.1. El ocaso de la interpretaci&n ................................................................................ %
4.2. '(ué es un analista en la cl)nica del sintho!e* ................................................... ++
4.. El goce sin ley y su trata!iento............................................................................ +9
4.4. Entre de!ostrar y !ostrar .................................................................................... +9
4.%. '(ué hacer con lo ,ue no cesa* ........................................................................... 77
3& El 1ase ..................................................................................................................... 72
%.1. -os $ersiones del pase en "acan: el pase de 19+7 y el pase satis#acci&n ............ 72
2
%.2. El pase en .iller .................................................................................................. 77
4& Concl'si(n ................................................................................................................ /+
Re5erencias 6i6lio*r25icas ........................................................................................... 91

$
INTRODUCCIÓN
Introd'cci(n
El te!a de la satis#acci&n y el trata!iento del goce, se re!onta a la #iloso#)a
Antigua, desde S&crates, pasando por 0lat&n, 1rist&teles y las #iloso#)as helen)sticas
entre otras.
En el per)odo helen)stico, siglo 23, la crisis de la ciudad $e surgir nue$as #or!as de
sa4idur)a, ,ue conci4en al ho!4re co!o pudiendo $i$ir al !argen de la colecti$idad
c)$ica y ser #eli5. El #il&so#o helen)stico se siente integrado al !undo a!plio. Son
#iloso#)as ,ue se procla!an co!o senderos para la sal$aci&n indi$idual, tratan de
enseñar a $i$ir. En pri!er lugar estas #iloso#)as, 4usca4an conocer el uni$erso en su
totalidad, en 4ase a principios cient)#icos, para una $e5 conocido, preguntarse por el
lugar del ho!4re en el uni$erso. El ideal era el ho!4re aut6r,uico y #eli5.
-e igual !odo, para los estoicos la #iloso#)a es una senda para alcan5ar la #elicidad,
las escuelas o#recen sus ideas co!o un #6r!aco para la angustia y co!o un sustituto de
la #e perdida, el indi$idualis!o es su rasgo.
0ara los epic7reos el sa4io es autosu#iciente, posee la autarquía, el do!inio de s)
!is!o, y esta ser6 la !edicina ,ue lo li4ere de placeres a5arosos, ra)5 de los !ales. "a
#iloso#)a co!o un e8ercicio racional de do!inio, conduce a la #elicidad y es la !edicina
del al!a, ,ue cura la en#er!edad del te!or a los dioses, a la !uerte y al dolor.
El o48eti$o de esta ética es, 4uscar el placer y e$itar lo ,ue produce dolor. -e este
!odo Epicuro aconse8a separarse de la persona a!ada por los dolores ,ue causa.
9ay algo ,ue une al ho!4re de hoy con Epicuro, el ho!4re no acepta las creencias
tradicionales, y sigue el ca!ino de la #elicidad.
1
:;ual, 1990:1%<10/=
1
;ual ;arcia >arlos, La Filosofía Helenística: eticas y sistemas, .adrid, >incel,1990.
4
"os estoicos co!o di8i!os, al igual ,ue los epic7reos son racionales, se trata de $i$ir
de acuerdo a la propia naturale5a. "as pasiones, son i!pulsos e?cesi$os, ,ue responden
err&nea!ente a las representaciones sensi4les. El !al$ado es un pertur4ado o un
en#er!o !ental. "os estoicos !ediante el e8ercicio racional, apuntan a controlar las
pasiones, ,ue son un $icio. El 4ien y el !al estan centrados en lo ,ue esta en nuestro
poder. "os actos !orales se 8u5gan a partir de la $oluntad, de las intenciones.
"a i!pertur4a4ilidad del al!a, apátheia, no es una ausencia total de senti!ientos,
sino una cautela #rente a las pasiones ,ue pueden atentar la serenidad.
>o!o $i!os hasta a,u), el goce ha tenido en el pensa!iento occidental, un intento
de trata!iento por !edio del esp)ritu, de la ra5&n, con la consecuente e?clusi&n del
cuerpo, las pasiones y las inclinaciones.
0ero las pasiones, no han de8ado de poner en cuesti&n a la ra5&n. -e igual !odo, la
@iloso#ia .oderna, se centrara en la ra5&n y la $oluntad, co!o ra5&n pr6ctica. Aecién en
la #iloso#)a conte!por6nea se pone en cuesti&n esta pri!ac)a y se introduce el cuerpo.
0ara to!ar solo un e8e!plo de este $ira8e, recorde!os ,ue Biet5sche entiende la
#iloso#)a co!o s)nto!a de un cuerpo.
1 !odo de introducci&n to!are!os el Banquete, la concepci&n del a!or en
S&crates, supone la e?clusi&n del cuerpo y del goce. En lo ,ue atañe al car6cter
:singular o uni$ersal= del o48eto de a!or, y el lugar del cuerpo, 4astar6 con anali5ar la
7lti!a parte de este di6logo, y espec)#ica!ente el elogio de Eros de4ido a S&crates y el
elogio de S&crates :co!o Eros encarnado= por parte de 1lci4)ades.
>uando le llega el turno de ha4lar acerca del a!or en el 4an,uete, S&crates C ,ue
dice s&lo sa4er acerca del a!or C e!plea la D!6scaraE de una !u8er :-i&ti!a=, y su
elogio co!ien5a por plantear una interrogaci&n: ',ué #alta a a,uel ,ue a!a* 0or esta
$)a, nos introduce en una dialéctica ascendente de los 4ienes, en la ,ue aparecen lo
Fello y lo Fueno, y cuyo 7lti!o tér!ino es la Dcosa en s)E, es decir el Eidos :2dea= del
Fien y el Eidos de la Felle5a en s). Eros apunta, pues, al Fien, y as) resulta ser $eh)culo
de paidéia :educaci&n=.
>o!o !edio, y sola!ente co!o !edio, parte de los cuerpos 4ellos para luego
proseguir, seg7n una suerte de ca!ino ascendente, ru!4o a la Felle5a en s).
En el discurso de -i&ti!a re#erido por S&crates, ,ueda claro ,ue el a!ante a!a en la
!edida en ,ue no tiene, y el a!ado se presenta co!o a,uel ,ue tiene a,uello ,ue #alta
%
al a!ante. Gal es la Dincon!ensura4ilidad entre el a!ante y el a!adoE. 0ero ade!6s
Eros no es a!orHdeseo de una persona :singular=, sino el a!orHdeseo de alcan5ar la
Dcosa en s)E :uni$ersal=, es decir ,ue se trata de algo ,ue trasciende a la persona a!ada
y no cul!ina nunca en ella. En e#ecto, Eros aspira a la Felle5a y al Fien co!o un !6s
all6, para alcan5ar de este !odo lo DeternoE, ,ue no se encuentra en lo terrenal.
En contraste con el discurso de S&crates, la ruidosa irrupci&n de un 1lci4)ades
e!4riagado en el Banquete !arca, por as) decirlo, el pasa8e de lo apol)neo a lo
dionis)aco. -el elogio del 1!or :uni$ersal= se pasa, entonces, al elogio del a!ado
:singular=. 1lci4)ades, ,ue en otra época #uera el a!ado de S&crates, introducir6 el
discurso de la pasi&n elogiando al Eros encarnado en S&crates. El elogio de 1lci4)ades
gira entonces en torno a las $irtudes de a,uél. 0one de esta #or!a en acto todo lo ,ue
antes estu$o presente en el discurso de S&crates: a éste no le interesan los cuerpos 4ellos
particulares C son !era!ente un !edio en la 47s,ueda de la Felle5a en s).
'I ,ué clase de o48eto es S&crates para 1lci4)ades* Jste hace el elogio de a,uél
represent6ndolo con la #igura de un sileno ,ue contiene, en su interior, estatuas de
dioses :agalmata theon=.
1,uél con ,uien tene!os un $)nculo de a!or es ta!4ién o48eto de nuestro deseo.
0ero el a!arre de la relaci&n de a!or, su centro de gra$edad, es lo ,ue est6 !6s all6 del
o48eto a!ado, a sa4er, a,uello ,ue lo hace a!a4le: el agalma co!o o48eto del deseo
:"acan, 1991=. El deseo destaca un o48eto, entre todos los de!6s, co!o i!posi4le de ser
e,uiparado a éstos, es decir co!o singular. En este sentido, "acan señala ,ue este
o48eto, en la !edida en ,ue es so4re$alorado, tiene la #unci&n de Dsal$ar nuestra
dignidad de su8etoE, haciendo de nosotros Dalgo distinto de un su8eto so!etido al
desli5a!iento in#inito del signi#icanteE.
'1 ,ué se de4e ,ue S&crates no a!e a 1lci4)ades* S&crates se niega al a!or por,ue
no considera ,ue haya en él algo a!a4le. Sa4e ,ue no contiene en su interior ning7n
agalma. Se presenta co!o un deseante, pero nada de un a!or pasional se desprende de
él. El !andato de S&crates es Doc7pate de tu al!a, 4usca tu per#ecci&nE. S&crates es
indi#erente al a!or y a la e?igencia de 1lci4)ades, pues no est6 su8eto a la cauti$aci&n
del a!or. Sa4e ,ue el agalma supuesto por 1lci4)ades no es !6s ,ue un $ac)o. Es,
entonces, indi#erente al a!or, pero no al deseo. -e8a de lado la consideraci&n por el
cuerpo y el goce ,ue lo aco!paña. Su deseo puede ser considerado co!o un deseo de
+
in!ortalidad: el de seguir interrogando a los dioses, una $e5 separado de su cuerpo, en
el !6s all6.
9ay entonces dos perspecti$as en el a!or. Kna en!ascara todo lo concreto de una
e?periencia a!orosa por !edio de la ascensi&n hacia un Fien supre!o y uni$ersal. "a
otra gira en torno a a,uello ,ue encontra!os en un ser pri$ilegiado cuando lo a!a!os,
y ,ue es el enganche del a!or: el agalma co!o o48eto singular ,ue nos causa en tanto
deseantes.
'(ué conclusiones pode!os e?traer de lo e?puesto hasta a,u)* El elogio de
1lci4)ades introduce el a!or real, encarnado en la persona a!ada de S&crates, y
asi!is!o la di!ensi&n del cuerpo en el a!or. 0ero ta!4ién !uestra ,ue ese a!or no se
dirige a un uni$ersal, co!o el a!or planteado por S&crates, sino a un singular.
"a di!ensi&n del cuerpo e?cluida del discurso de S&crates, introduce el pro4le!a del
goce, para go5ar se necesita tener un cuerpo. El goce se opone a lo uni$ersal, a ni$el
del goce, no hay Bien ,ue se sostenga ni posi4ilidad de acuerdo. El ca!ino plat&nico
concluye en la identi#icaci&n al Bien, !ientras ,ue el goce al ser del propio cuerpo,
o4staculi5a la identi#icaci&n. 1 ni$el del goce co!o !uestra 1lci4iades, no hay acuerdo
posi4le, el Ltro constituye un !edio para el goce, ,ue es en el propio cuerpo. El a!or
lle$a al Ltro, del !is!o !odo ,ue el deseo, en ca!4io el goce o48eta la relaci&n al
Ltro. El goce re#uta la 47s,ueda de la sa4idur)a.
>on el #in de anali5ar el pro4le!a de la representaci&n y lo real, nos re#erire!os de
!anera 4re$e a -escartes.
"a ciencia !oderna tiene su punto de partida en -escartes. "acan dice ,ue el su8eto
del inconsciente, e$s el !is!o ,ue el su8eto cartesiano, es un su8eto $ac)o de goce y sin
cuerpo.
-escartes encuentra en la duda la certe5a ,ue le per!ite concluir: cogito ergo sum
En la instancia de la duda !eta#)sica, hiper4&lica, Desté loco o no, cogito sum!. 2ncluso
dice -escartes, si no accedo a la totalidad, si la totalidad del !undo no e?iste, incluso si
el sinsentido ha in$adido la totalidad del !undo, e?isto y pienso, !ientras ,ue pienso.
En el !o!ento de la !6?i!a duda, el cogito se presenta co!o un sinsentido, ,ue no
puede ser negado, ni a7n por los escépticos. "a e?istencia se sostiene en el pensa!iento,
aun,ue el cogitar in$olucra no solo el pensar, sino el sentir y una serie de otros actos
$oliti$os !6s.
7
"a $erdad reside en la representaci&n, ,ue tiene !ayor realidad ontol&gica ,ue la
cosa. Bo s&lo el ser e?iste en tanto pensa!iento sino las cosas e?isten en tanto son
pensadas.
'(ué es lo real* Esta pregunta se $ol$i& apre!iante en la #iloso#)a. 9asta -escartes
no se duda4a de la e?istencias de las cosas, a partir de cogito, la realidad tiene ,ue ser
de!ostrada. El !undo es representado por y para el su8eto.
El cuerpo es engañoso, y los sentidos son i!pugnados co!o #uente de conoci!iento.
El realis!o, la cosa se e$aporan, el idealis!o tiene su principio seguro #undado en la
Dra5&n y la representaci&nE. -escartes reduce la !ateria a la e?tensi&n y e?cluye por
principio el goce del cuerpo. -e esta !anera, el su8eto cartesiano $aciado de goce, sin
cuerpo es el e,ui$alente al su8eto del inconsciente y al su8eto de la ciencia.
Bo hay ninguna posi4ilidad de alcan5ar lo real, por la representaci&n. Esto o4liga a
-escartes a introducir co!o !ediaci&n entre la representaci&n y lo real, la idea de -ios.
-ios de$iene no solo el supuesto sa4er sino el garante de la $erdad.
>asi trescientos años después surge Kant, el pensa!iento ético ca!4i& para sie!pre
por,ue se independi5&, no s&lo de la .eta#)sica, sino ta!4ién de la Geolog)a.
>on Kant se ro!pe la cone?i&n di$ina entre la representaci&n y lo real. 0or otro lado,
el concepto de "as "ing recupera lo real, co!o lo incognoci4le, lo ,ue resta y resiste a
la ra5&n y al sa4er. "a #osa en sí, real, per!anece sin poder ser capturada en una
representaci&n.
"acan se re#iere a Kant en distintos !o!entos de su enseñan5a. En esta tesis lo
to!are!os por entender ,ue es #unda!ental para a4ordar nuestro te!a del goce. En el
capitulo 2, u4icare!os pri!ero la i!portancia del concepto "as "ing, y el !odo en ,ué
es reto!ado por "acan y .illler, en los paradig!as del goce. En segundo lugar el
i!perati$o categ&rico, en DKant con SadeE.
0or ulti!o lo to!are!os co!o re#erencia para pensar el pro4le!a del !al: '0or ,ué
el ho!4re pudiendo elegir por el 4ien, elige el !al* '0or ,ue siendo el ho!4re un ser
racional, no act7a por de4er seg7n el i!perati$o categ&rico uni$ersal* '9ay un !al
radical*
En esta l)nea, si se considera ,ue el ho!4re sie!pre est6 en relaci&n con otros,
entonces es l&gico pensar ,ue la acci&n !oral, in$olucra a los otros, en una ética
uni$ersal. Se escri4e para otros, y se ha4la teniendo a otros co!o destinatarios.
/
Si, por el contrario, se parte de la idea de la insocia4ilidad radical del ho!4re,
entonces se cuestiona de entrada el $)nculo con el otro.
Esta tensi&n no s&lo se inserta en el de4ate @reud<"acan, sino ,ue ade!6s concierne
al $ira8e dado por "acan a su enseñan5a en los años setenta.
@reud co!part)a el escepticis!o de 9o44es. El a#oris!o Homo homini lupus,
originario de 0lauto, pero populari5ado por 9o44es :9o44es, 1+%1=, es una pie5a
#unda!ental en la #or!ulaci&n #reudiana de las cla$es del !alestar en la cultura :@reud,
190=. Sin e!4argo para @reud la psicolog)a indi$idual, ,ue se ocupa del ser hu!ano
singular, es si!ult6nea!ente psicolog)a social, pues no puede prescindir de los $)nculos
entre el indi$iduo y los otros.
"acan, por el contrario, si 4ien parti& de co!ulgar con esta postura #reudiana, se $io
lle$ado #inal!ente a cuestionarla: de la suposici&n del Ltro co!o pree?istente al su8eto
y el car6cter consecuente!ente pro4le!6tico del Kno, pas& a a#ir!ar la e?istencia del
Kno y la ine?istencia del Ltro.
"a gran intuici&n de 9o44es consiste en ha4er de#inido co!o originaria la pasi&n
del ho!4re por la !uerte, cuestionando la conser$aci&n de la $ida co!o algo natural.
9o44es parte de pensar al ho!4re co!o esencial!ente insocia4le y ego)sta por
naturale5a. So4re esta 4ase, el a!or al pr&8i!o es radical!ente puesto en cuesti&n, lo
,ue coincide con la posici&n #reudiana. .6s aun: el pr&8i!o es una a!ena5a. -e all) el
$alor del interrogante ,ue se plantea 9o44es, a sa4er c&!o es posi4le #undar un Estado
a partir de indi$iduos encerrados en su propio goce C el de la conser$aci&n de la propia
$ida. "a relaci&n con el Ltro constituye un pro4le!a, para 9o44es, para @reud, y para el
7lti!o "acan. En el capitulo 2, no re#erire!os a 9o44es para pensar el pro4le!a del
!al.
>o!o señala!os al principio de la introducci&n, el pensa!iento occidental se
caracteri5o por la e?clusi&n del cuerpo y el trata!iento del goce por la ra5&n, con
algunas e?cepciones entre ellas, Biet5sche.
En el siglo M2M, se introduce en la #iloso#)a el pensa!iento inte!pesti$o de
Biet5sche. "a #iloso#)a es un e?peri!ento, una acti$idad ,ue e?ige interpretar el s)nto!a
de una época, hacer el diagnostico del s)nto!a ,ue nos a,ue8a. "a #iloso#)a es un
s)nto!a de un cuerpo, es el trata!iento de la en#er!edad.
Bo pode!os de8ar de señalar algunas apro?i!aciones entre los cínicos, en particular
9
-i&genes y Biet5sche, a!4os interpelan la época en ,ue $i$ieron. -i&genes introduce
en acto la interpretaci&n a la decadencia de la polis griega. Ktili5a su propio cuerpo para
reducir al Ltro de la sa4idur)a racional, a la ignorancia, !arc6ndole la distancia entre los
dichos y los hechos. Son co!unes las anécdotas co!o, dor!ir en un 4arril, salir de un
teatro cuando todos entran, !astur4arse #rente a otros.
Entre 1//% y 1///, Biet5sche diagnostica co!o en#er!edad de su época el
nihilis!o. -el !is!o !odo, su #iloso#)a es un s)nto!a y hace de la en#er!edad, la
condici&n de su escritura. (uiere decir entonces ,ue la en#er!edad no puede ser
eli!inada, aun,ue puede ser trans#or!ada.
Biet5sche critica a la moral, por ser un $eneno contra la $ida, en la !edida es ,ue se
presenta co!o re!edio, de la en#er!edad de $i$ir. En ca!4io para Biet5sche la
en#er!edad, no es un castigo, una deuda, sino el !otor para $i$ir.
"a decadencia de la !odernidad reside para Biet5sche, en elegir una serie de
re!edios, narc&ticos: la !oral, el progreso y la ciencia. (ue ale8a a cada uno de lo que
es, en#er!6ndolo de pesi!is!o. '>&!o es posi4le $i$ir con la en#er!edad* "a
en#er!edad es algo ,ue presiona, con la cual se esta en lucha, se trata de superarse
!ediante el desasi!iento, la en#er!edad: es un t64ano ,ue agui8onea. "a en#er!edad no
puede ser eli!inada, solo puede ser trans#or!ada.
"a pregunta de Biet5sche nos lle$a directa!ente al psicoan6lisis.

$% El pro&lema del goce y la satisfacci'n en el psicoanálisis
El goce, en el ser ,ue ha4la se presenta de un !odo parad'(ico, se trata sie!pre de
una satis#acci&n ,ue es e?peri!entada co!o su#ri!iento por el su8eto, y ,ue es u4icada
por @reud y por "acan co!o estando Dmas allá del principio del placer!
@reud en, )o&re la psicoterapia de la histeria, :1/9%=, introdu8o el n7cleo pat&geno,
,ue corresponde a $i$encias de car6cter se?ual, co!o causa del s)nto!a, y al !is!o
tie!po co!o resto en la cura.
-os cuestiones anticipan dos lugares di#erentes para el analista, co!o !otor de la
cura y co!o o4st6culo. 0or un lado co!o n7cleo del #also enlace, y co!o una cara del
s)nto!a neoproducido, propicia las asociaciones entre las representaciones en torno al
n7cleo. 0or otro co!o o4st6culo e?terno, el analista co!o n7cleo de la co!pulsi&n
asociar, co!o centro de la trans#erencia y co!o la otra cara del s)nto!a neoproducido,
10
cuando se cierran las asociaciones. El analista #unciona co!o !otor cuando propicia las
asociaciones y co!o o4st6culo, cuando al poner en 8uego la trans#erencia con el
analista, se cierren las asociaciones.
"a terapia $a a girar en torno al n7cleo pat&geno, pero $a ha4er un incon$eniente, un
o4st6culo ,ue hace a la estructura: algo no puede ser dicho, cuando las asociaciones se
apro?i!an al n7cleo, el n7cleo no puede decirse. 1nticipando por esta $)a el l)!ite a la
interpretaci&n. Este n7cleo ser6 sustituido !6s tarde, por el concepto de trauma se?ual.
En tres te?tos en particular, Las neuropsicosis de defensa, el *anuscrito + y
Eiologia de la histeria, @reud se $a a ocupar de la etiolog)a de los s)nto!as.
En un principio postula una $i$encia se?ual trau!6tica co!o causa de los s)nto!as.
"a cura de4e conducir a recordar dicha $i$encia para ,ué cese el #actor pat&geno del
trau!a Estas e?periencias se?uales te!pranas se 8uegan en el propio cuerpo y son
sie!pre pre!aturas, para los su8etos. "uego @reud $a ha4lar de #antas)as, no se trata de
hechos $i$idos, de todos !odos su e#icacia trau!6tica reside en la se?ualidad, en el
goce. 0osterior!ente las u4icara en relaci&n al !aso,uis!o de la pulsi&n.
En el *anuscrito +, la #uente independiente de desprendi!iento de displacer, es lo
,ue pone en !o$i!iento la de#ensa. "as ideas co!pulsi$as, por e8e!plo son una
de#ensa #rente a un e?ceso de placer. Estas ideas, son ta!4ién reproches ,ue el su8eto se
dirige, a causa de ese goce se?ual anticipado.
>o!o cual,uier otra representaci&n, la co!pulsi$a es co!4atida en el orden l&gico,
aun,ue su co!pulsi&n no se puede solucionar, dice @reud. "a co!pulsi&n re!ite a la
#uente, !6s all6 de la representaci&n, esto nos conducir6 a lo irreducti4le del s)nto!a.
El s)nto!a se puede desplegar asociati$a!ente, pero tiene la otra cara ligada al punto
trau!6tico. @reud u4ica de entrada lo trau!6tico en el e?ceso, pro$eniente de lo se?ual,
y en relaci&n a esta cantidad inasi!ila4le, la de#ensa. "a angustia esta ligada con el
trau!a ,ue no tiene representaci&n. @reud articula por un lado la angustia, ligada a la
hiancia del inconsciente, y el s)nto!a, ligado con la #uente independiente de displacer,
,ue después tendr6 ,ue $er con la pulsi&n. En la co!pulsi&n del s)nto!a, @reud en
192, $a a situar lo irreducti4le, lo incura4le ligado al goce.
0or otra parte la de#ensa !odi#ica la posici&n del su8eto. El su8eto esta deter!inado
por la asociaci&n de una representaci&n con otra representaci&n. Esto 7lti!o anticipa el
concepto de inconsciente. El inconsciente es de#ensa #rente al trau!a. El trau!a no
11
tiene representaci&n y la #uente el #actor cuantitati$o, :la pulsi&n, el goce=, no puede ser
eli!inado. "a de#ensa !odi#ica la posici&n del su8eto, del su8eto del inconsciente e#ecto
de la de#ensa, pero no soluciona la co!pulsi&n del trau!a. "a de#ensa se sit7a !as all6
del yo, ,ue resulta alterado por la de#ensa.
En este !o!ento se a4ren dos $)as posi4les de curaci&n: la terapia sinto!6tica y la
causal, ligada al trau!a se?ual. >uando @reud se pregunte por co!o opera la cura
anal)tica, se encontrar6 con la interpretaci&n, cuando se encuentre con los o4st6culos, $a
a aparecer en el an6lisis, la construcci&n.
>on la e,periencia mítica de satisfacci'n @reud, :1900H197+: %%+<%%/=, el pro4le!a
de la perdida del o48eto, ,ue hace del cachorro hu!ano, un su8eto. 1s) co!o ta!4ién la
di#erencia entre el deseo, la necesidad y pulsi&n.
El aparato ps),uico o4edeci& en un principio al a#6n de !antenerse li4re de
est)!ulos, el apre!io de la $ida asedia 4a8o la #or!a de las necesidades. 0ara salir de
esta urgencia el cachorro hu!ano depende del aporte e?terior, s&lo as) puede tener lugar
la e?periencia de la -i-encia de satisfacci'n. Este aporte tiene ,ue ser reali5ado por el
Ltro de los pri!eros cuidados ,ue aporta el o48eto :ali!ento= ,ue cancela el est)!ulo
interno displacentero. Esto hace al su8eto dependiente del Ltro de los pri!eros cuidados
y del lengua8e.
-e este o48eto ,ue satis#ace la necesidad, ,ueda una !arca. >uando se repite la
necesidad, se produce un ca!ino ,ue lle$a a la 47s,ueda del o48eto ,ue podr)a
satis#acerla, pero ese o48eto se perdi&. "o ,ue se in$iste es la huella !né!ica del o48eto
perdido. El desear cul!ina en la alucinaci&n del o48eto. >on la repetici&n, la necesidad
se trans#or!a en pulsi&n. Esta e?ige de !anera constante y es i!periosa. "a pulsi&n no
tiene co!o #in la conser$aci&n de la $ida. @reud #unda el aparato ps),uico en la pérdida,
el o48eto ,ue se encuentra nunca es el ,ue se 4usca.
En la !is!a l)nea "acan en 19++, da cuenta de la constituci&n su48eti$a !ediante el
pasa8e del .grito al llamado! El cachorro hu!ano e!ite un grito, este grito locali5a a
un Ltro co!o capa5 de responder o no al grito. Si el Ltro responde, se produce el pasa8e
del grito al lla!ado y el pasa8e del su8eto !)tico del goce, al su8eto co!o #alta en ser,
e#ecto del lengua8e. Esta operaci&n depende de la respuesta contingente del Ltro. El
Ltro da un signi#icante ,ue !arca al su8eto y lo produce co!o di$idido,
12
correlati$a!ente se produce la pérdida de goce y un resto el o48eto a "uego 4uscara en
el Ltro, el o48eto plus de go5ar.
En el giro de los N70, "acan esta4lece la i!posi4ilidad de escri4ir la relaci&n se?ual
en #unci&n de su no inscripci&n en el inconsciente. El s)nto!a suple la Dno relaci&n
se?ualE, ,ue es estructural para todo ser ha4lante. Esta i!posi4ilidad :agu8ero en lo
real=, de escri4ir la relaci&n se?ual en el inconsciente, tiene consecuencias en el !odo
de conce4ir la relaci&n con el Ltro.
Si 4ien el goce es en el propio cuerpo y esta separado del Ltro, al ,ue nunca se
alcan5a, no hay duda de ,ue en !ayor o !enor !edida todos, sal$o e?cepci&n, hace!os
la5o con el Ltro. En la intersecci&n $ac)a entre el Kno del goce y el Ltro, "acan u4ic&
pri!ero el #alo, luego el o&(eto a, y por 7lti!o al s)ntho!a.
Ganto para @reud co!o para "acan, el goce i!plica satis#acci&n en tanto el deseo por
estructura es insatis#echo, e i!posi4le de col!ar "a satis#acci&n locali5ada, en el
#antas!a, y en el s)nto!a to!an #or!as singulares para cada su8eto.
El an6lisis co!ien5a en la urgencia, lo real se presenta co!o lo i!posi4le de
soportar, un e?ceso ,ue pertur4a la $ida. "os su8etos locali5an el penar de !6s, en el
s)nto!a. Sin e!4argo el s)nto!a anal)tico es tal por #or!ali5arse 4a8o trans#erencia.
@reud e?plica en /ue-os conse(os so&re la técnica del psicoanálisis :191=, ,ue
cuando trata!os de aprehender los distintos pasos del trata!iento nos encontra!os con
lo !is!o ,ue en una partida de a8edre5: (uien pretenda aprender por los li4ros el no4le
8uego del a8edre5, pronto ad$ertir6 ,ue s&lo las aperturas y los #inales consienten una
e?posici&n siste!6tica y e?hausti$a, en tanto ,ue la reh7sa la in#inita $ariedad de las
!o$idas ,ue siguen a las de apertura. 1 parecidas li!itaciones est6n su8etas las reglas
,ue uno pueda dar para el e8ercicio del trata!iento psicoanal)tico.O
2

-esde una cierta perspecti$a, hay una a!plia ga!a de di#erencias en lo ,ue hace al
co!ien5o de los an6lisis.
El su8eto puede presentarse en p6nico, co!o es el caso del 9o!4re de las ratasP con
reticencia, co!o por e8e!plo -ora, de ,uien puede decirse ,ue resiste a la operaci&n
anal)tica desde ,ue se presenta. L incluso, co!o con la 8o$en ho!ose?ual de @reud, ,ue
es propulsada hacia el analista por la in,uietud de su padre. (uien llega al an6lisis
2
S, @reud, )o&re la inciaci'n del tratamiento, DBue$os conse8os so4re la técnica del psicoan6lisisE 2,
1E, Fuenos 1ires, 191
1
puede 4uscar a su analista en una lista o en un hospital, pero el encuentro con él i!plica
una contingencia y una elecci&n ,ue s&lo hacia el #inal de an6lisis se $eri#ica co!o
singular y necesaria.
El s)nto!a dice @reud es la #or!a en ,ue los su8etos se satis#acen se?ual!ente, ya
te!prana!ente lo u4ico co!o el partenaire se?ual de los su8etos.
Si los su8etos ha4lantes go5an con sus s)nto!as, entonces no pode!os pensar ,ue
podr)a no ha4er goce, aun,ue este goce sie!pre irru!pa co!o e?ceso y sea el
inadecuado.
@reud descu4re la satis#acci&n pulsional en el s)nto!a, y encuentra en esta, el l)!ite
al desci#ra!iento: los s)nto!as se interpretan pero sin e!4argo se conser$a intacta la
capacidad de la neurosis, de producir nue$os s)nto!as.
En esta l)nea "acan, u4ico pri!ero el s)nto!a co!o desci#ra4le, para una $e5
atra$esado el #antas!a u4icar en el sintho!e un goce opaco, singular e ineli!ina4le.
Estas dos caras del s)nto!a, corresponden ta!4ién a distintos !o!entos del an6lisis.
Sin e!4argo de4e!os interrogar la di#erencia entre el goce sentido y el goce opaco
del s)ntho!a. El goce del s)nto!a al inicio del an6lisis, no parece ser el !is!o del
sintho!e.
'(ué ca!4ia del goce del s)nto!a y ,ué per!anece co!o incura4le* Se supone ,ue
un an6lisis inter$iene y !odi#ica el !odo de go5ar de un su8eto.
Si 4ien el pro4le!a del goce recorre la enseñan5a de @reud y "acan, en lo ,ue hace
al #in de an6lisis se pueden u4icar di#erencias i!portantes entre a!4os. .6s a7n si nos
centra!os en la 7lti!a enseñan5a de "acan a partir de 1974, d&nde se produce una
re#or!ulaci&n del registro de lo real ,ue tiene i!portantes e#ectos en sus tres registros:
Si!4&lico, 2!aginario y Aeal.
"a concepci&n de @reud del #inal de an6lisis es consecuencia de su teor)a ed)pica, la
di#erencia entre los se?os se esta4lece en relaci&n al #alo. 0ara a!4os se?os lo
deter!inante es el encuentro con la #alta de #alo en la !adre, ,ue es le)da co!o
castraci&n. El tope del #inal del an6lisis esta dado en relaci&n a la castraci&n, la
di$ergencia de los se?os en el Edipo, !arca un resto i!posi4le de eli!inar: en el su8eto
!asculino la angustia de castraci&n y en el su8eto #e!enino la en$idia del pene.
Si 4ien @reud reconoce restos sinto!6ticos ,ue per!anecen !as all6 de la
con#rontaci&n con la castraci&n, su Daceptaci&nE y nor!ati$i5aci&n es $)a el D0adreE. "a
14
concepci&n del goce en @reud esta do!inada por la l&gica del tener y de la #alta, el goce
se presenta co!o prohi4ido :go5ar de la .adre=, y s&lo puede ser alcan5ado a tra$és de
la transgresi&n. Es la $ersi&n tr6gica, el deseo se enla5a con la ley, y la prohi4ici&n,
sostenida en el 0adre. Si 4ien @reud sit7a la pérdida de goce estructural en la -i-encia
de satisfacci'n, y la satis#acci&n en la pulsi&n, su teor)a del goce ,ueda de todos !odos
atrapada en la l&gica #6lica. En consecuencia desconoce el goce no so!etido a la l&gica
ed)pica, el goce !6s all6 de la ley de la castraci&n.
1,u) "acan produce una lectura inédita del goce, e?trae las consecuencias de @reud y
postula un goce !6s all6 del #alo y la prohi4ici&n. El goce no esta so!etido al régi!en
de la #alta, DhayE goce: 'entonces co!o tocar con la pala4ra el goce*
En "acan pode!os u4icar dos concepciones del #inal de an6lisis, uno 19+7 y otro en
197+, a!4as #or!ulaciones responden a un pro4le!a: '>&!o articular el inconsciente y
el ello, la pulsi&n y el inconsciente, la li4ido y el signi#icante*
"a pri!era teor)a del pase se centra en el #antas!a, en la ca)da del o48eto a, pero no
es seguro ,ue el atra$esa!iento del #antas!a tenga e#ectos en lo real, hay un goce ,ue
per!anece !as all6 del atra$esa!iento.
"a segunda teor)a del pase, se centra en la satis#acci&n, en una nue$a satis#acci&n
encontrada, en otro arreglo con el goce incura4le del s)ntho!a.
1 los #ines de nuestra tesis es de particular interés in$estigar la segunda teor)a del
pase, el Dpase como satisfacci'n! El te!a del #inal de an6lisis y del pase, son de su!a
i!portancia, por,ue nos per!iten e?plorar el destino del goce: en relaci&n a lo ,ue
ca!4ia y a lo ,ue no ca!4ia.
El pase del sintho!e i!plica una nue$a concepci&n de: lo real, el inconsciente y el
cuerpo. El psicoan6lisis a partir del sinthome, se de#ine co!o un sesgo pr6ctico para
sentirse 4ien.
Bos propone!os in$estigar las consecuencias de la 7lti!a enseñan5a de "acan en la
práctica analítica, en el pase y en el postanalítico
El postanalítico a4re un ca!po de in$estigaci&n so4re las consecuencias de ha4er
hecho la e?periencia de an6lisis, per!ite in$estigar los e#ectos anal)ticos en el tie!po,
en su duraci&n. '>o!o se ter!inan los an6lisis* Entre el #inal cl)nico y el pase Entre
e#ectos terapéuticos y e#ectos anal)ticos. Estas son algunas preguntas ,ue reto!are!os
en la tesis.
1%
>on este o48eti$o pondre!os en tensi&n dos ontolog)as una negati$a ,ue #unda el ser
en la #alta y otra a#ir!ati$a, ,ue parte de la e?istencia: '"a 7lti!a enseñan5a de "acan,
en ,ué ontolog)a se inscri4e*
.iller, en particular en su ulti!o se!inario, .El ser y el 0no!, esta4lece una clara
distinci&n entre: ontolog)a del ser y ontica del goce.
0or esto 7lti!o nos to!are!os de la !ano de .iller para intentar dilucidar la 1ltima
ense2an3a de "acan. 0ero ta!4ién para apro?i!arnos a lo ,ue per!anece co!o te!a
central de la enseñan5a de .iller: la iteraci&n, el goce ,ue no puede ser negati$i5ado y
sus incidencias en el pase.
1+
"
EL TRATAMIENTO DEL GOCE EN LA ENSE7AN8A DE LACAN
9ASTA LOS A7OS .#
En este cap)tulo en pri!er lugar, nos propone!os presentar distintos paradig!as del
goce en "acan en su pri!era enseñan5a. (ue dan cuenta de $ira8es, i!passes y
re#or!ulaciones, en relaci&n a los conceptos de: estructura, lengua8e, inconsciente y
deseo. K4icare!os el estatus del goce teniendo co!o e8e los tres registros. Estos $ira8es
conducen a distintas de#iniciones del psicoan6lisis co!o trata!iento y ta!4ién del #inal
de an6lisis.
En segundo lugar tra4a8are!os el trata!iento del goce de la per$ersi&n y el
trata!iento del goce, a partir del discurso anal)tico. 0or ulti!o to!are!os el pro4le!a
del mal, nos ser$ire!os de algunas re#erencias #ilos&#icas, para esta4lecer contrastes
con el a4orda8e del mal, en el psicoan6lisis lacaniano.
"&$&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&El estat's del *oce : lo real -asta $;.#< -istoria : estr'ct'ra
"os tres de @reud C2cc, 0cc,>c< no son los tres registros de Q. "acan. 'En ,ué
!o!ento "acan hace su presentaci&n de los tres registros*
En la pri!a$era del %2, en su se!inario pri$ado "acan se encontra4a tra4a8ando el
Hom&re de los lo&os, '(ué #ue lo ,ue lo i!puls& a introducir estos registros* "a
necesidad de esta4lecer y co!parar Dlos tres aspectos de la #unci&n paternaE, a #in de
poder orientarse en el an6lisis de a,uel historial. 1s) lo dice, por e8e!plo, tres años !6s
tarde: DSi la #unci&n del padre es tan decisi$a en toda la teor)a anal)tica, ello se de4e a
,ue est6 en $arios planos. Ia pudi!os $er, a partir del 9o!4re de los "o4os, lo ,ue
distingue al padre si!4&lico, lo ,ue lla!o no!4re del padre, del padre i!aginario, ri$al
del padre real, en la !edida en ,ue el po4re ho!4re est6 pro$isto de todo tipo de
espesuras, co!o todo el !undoE

. :19/://=

"acan, Q, El se!inario 2, El yo en la teoría de Freud y en la técnica psicoanalítica, Fuenos 1ires,
0aid&s, 19/, p.//.
17
"o si!4&lico, lo i!aginario y lo real se ase!e8an inicial!ente, pues, a un siste!a de
planos ,ue per!iten desco!poner una funci'n !uy co!ple8a :co!o la del padre, ,ue
Dest6 en $arios planosE= en sus di$ersos co!ponentes :una en cada DplanoE=.
'>u6l es el conte?to pol)tico en el ,ue los introduce*
En la Société psychanalyti,ue 0ar)s :S00=, en 19% surge un 4rote reduccionista ,ue
,uiere lle$ar el psicoan6lisis a la neuro4iolog)a, se produce las pri!era escisi&n y se
#unda Société @ranRaise de 0sychanalyse :S@0=.
"acan se enrola en las #ilas de ,uienes se oponen a tal designio institucional, pese a
la escisi&n ,ue ello entraña. 1 !ediados de 19% de8a la de Société psychanalyti,ue
0aris :S00= e ingresa a la #la!ante Société @ranRaise de 0sychanalyse :S@0=, ,ue le
enco!ienda reali5ar la pri!era co!unicaci&n cient)#ica.
Su respuesta a ese encargo es la con#erencia titulada Lo sim&'lico, lo imaginario y lo
real, cuyo do4le o48eti$o es introducir en el estudio del psicoan6lisis una orientaci&n
signada por el retorno a los te?tos #reudianos y ser$ir de pre#acio al in#or!e ,ue once
se!anas !6s tarde presentar6 en Ao!a.
"acan dice acerca de la introducci&n de los tres registros ,ue se adapta !e8or Da la
naturale5a de las cosasE, pues todo a,uello de lo ,ue se trata en el an6lisis es del orden
del lengua8e, es decir, a #in de cuentas, de una l&gica, la cl)nica psicoanal)tica se
esclarece a partir de su captura por los tres registros.
"o real es introducido co!o a,uello ,ue en parte escapa al analista, hay algo en la
personalidad de cada paciente ,ue escapa a nuestra e?periencia, y constituyen un l)!ite
a nuestra pr6ctica, pues en el an6lisis, no se trata de reconocer la realidad del su8eto
seg7n nuestros par6!etros. El psicoanalista de4e interrogarse por a,uello ,ue tiene
e#ectos en la pr6ctica, no 4asta con constatar ca!4ios en los su8etos, de4e interrogarse
por el resorte de lo ,ue introduce los ca!4ios en el su8eto, con$iene entonces co!en5ar
por el s)!4olo y la pala4ra. 0or 7lti!o "acan u4ica en lo i!aginario, las #i8aciones
li4idinales, y las #antas)as. K4ica en este !o!ento la satis#acci&n del s)nto!a, la
relaci&n con los o48etos se?uales y la #antas)a, co!o perteneciendo a este registro, se
tratan de satis#acciones ilusorias.
"a tripartici&n lacaniana se !odi#ica de un e?tre!o a otro de su o4ra, "acan no
piensa lo !is!o cuando la plantea en 19% ,ue en 1974, cada uno de los registros, as)
co!o la relaci&n entre ellos se !odi#ica durante estos años.
1/
Siguiendo estos hitos !arcare!os dos grandes cortes en la enseñan5a de "acan, ,ue
responden a los tres registros y sus relaciones. En pri!er lugar u4icare!os una pri!era
escansi&n en los años %0 y una segunda en los años 70, cerca del #inal de su enseñan5a.
Situare!os el concepto de historia en los dos per)odos. En segundo lugar, la di#erencia
entre estructura signi#icante y estructura 4orro!ea. En tercer lugar, u4icare!os el goce
en los distintos !o!entos de la enseñan5a. 0or 7lti!o nos interesa interrogar en el
pri!er "acan ,ue puede anticipar sus 7lti!as conceptuali5aciones so4re A S 2.
1l co!ien5o de su enseñan5a, opone la perspecti$a del desarrollo a la perspecti$a de
la historia, re$alori5ando la #unci&n de la pala4ra. En pri!er lugar la pala4ra #reudiana
ha4)a sido so!etida a una des$iaci&n por la lectura de los post<#reudianos, en segundo
lugar, es en la pala4ra donde el psicoan6lisis encuentra su $alide5 y su instru!ento. Este
pri!er !o$i!iento de su enseñan5a se reali5a 4a8o el signo de un retorno a @reud, pero
al !is!o tie!po !arca una discontinuidad con él.
4$$ El inconsciente es Historia
0ara locali5ar la oposici&n entre desarrollo e historia to!are!os el te?to ,ue
inaugura su enseñan5a o#icialP Funci'n y campo de la pala&ra y del lengua(e en el
inconsciente
4
:19%H19/%:227<10= "acan dice, de lo ,ue se trata en el psicoan6lisis, no
es de !e!oria 4iol&gica sino de re!e!oraci&n, es decir de historia. I de#ine la
Dpala4ra plenaE co!o la ,ue tiene co!o e#ecto reordenar las contingencias pasadas
d6ndoles el sentido de necesidades por $enir. "o ,ue en el pasado ten)a el estatus de
contingencia trau!6tica se ordena a partir del sentido por $enir co!o necesidad. Esto
esta4lece una di#erencia entre el hecho co!o signi#icante y el sentido ,ue puede to!ar,
el sentido $ar)a: "as operaciones del psicoan6lisis, son la de la historia en cuanto ,ue
constituyen la e!ergencia de la $erdad en lo real. -o!ina en este pri!er !o$i!iento
conceptual la co!unicaci&n conce4ida co!o intersu48eti$a y dialéctica.
0ara apro?i!arnos a la di#erencia entre lo si!4&lico y lo real, entre historia y real,
interrogare!os la 5espuesta al comentario de 6ean Hyppolite
7
:19%4H 19/%:++</=,
4
"acan, Q, Escritos 2, D@unci&n y ca!po de la pala4ra y del lengua8e en el inconscienteE, Fuenos
1ires, MM2, 19/%, p.p 227<10.
%
"acan, Q, Escritos 2, DAespuesta al co!entario de Qean 9yppoliteE, Fuenos 1ires, MM2, 19/%,
p.p.++</.
19
un año después del in#or!e de Ao!a, d&nde anali5a el #en&!eno alucinatorio y
esta4lece un l)!ite a la histori5aci&n. "acan elogia a @reud por ha4er distinguido la
represi&n de la 8er9erfung "o ,ue tiene e?istencia si!4&lica puede ser repri!ido y
retorna, la represi&n o4edece a una ley, la ley del retorno de lo repri!ido
+
. :200+ H
201:2=
@reud sit7a un !ecanis!o distinto a la represi&n, la 8er9erfung, cuando tra4a8a el
Hom&re de los lo&os, la a4olici&n, la supresi&n de un tér!ino si!4&lico, la castraci&n.
"a castraci&n no tendr)a e?istencia para el Hom&re de los lo&os, es ine?istente en la
!edida de ,ue lo si!4&lico es condici&n de e?istencia de la realidad. -e lo #orcluido
traducci&n lacaniana de la -er9erfung, no hay retorno en la historia sino en lo real.
El su8eto le relata a @reud ,ue cuando ten)a % años, !ientras 8uga4a en el 8ard)n al
lado de la niñera y talla4a la corte5a de uno de los nogales. S74ita!ente noto con un
terror i!posi4le de e?presar ,ue se ha4)a cortado el dedo !eñi,ue, ,ue s&lo se !anten)a
ligado por la piel. Bo tenia ani!o para decirle nada a su niñera, ,ue se encontra4a cerca
de él.
"acan señala ,ue se trata de una alucinaci&n sin correlato, no hay historia $i$ida de
este hecho. El retorno se produce 4a8o la #or!a de una alucinaci&n err6tica la del dedo
cortado. "acan señala este pe,ueño detalle: el mutismo aterrado, no puede decir nada,
es la e!ergencia de la alucinaci'n como sin ley.
7
:p, 2=
En este !in7sculo silencio del Hom&re de los lo&os, "acan a)sla lo real, ese real ,ue
no est6 incluido en el discurso al Ltro y en la trans#erencia, no ha4la con la niñera, no se
dirige al Ltro.
Encontra!os as) una oposici&n entre la historia y lo real. "o cercenado de lo
si!4&lico no puede ser re!e!orado, pode!os locali5ar as), por !edio de la
alucinaci&n, co!o lo real condiciona la realidad. "a alucinaci&n tal co!o es a4ordada
por "acan a,u) cuestiona el inconsciente historia, hay una #alla en la histori5aci&n
pri!aria.
"a alucinaci&n no o4edece a las leyes del lengua8e, es sin Ltro. "acan siguiendo a
@reud, esta4lece una di#erencia entre el retorno de lo repri!ido en la historia, su8eto a
las leyes del lengua8e, !et6#ora y !etoni!ia y lo ,ue su4siste #uera de la si!4oli5aci&n,
+
.iller, Q.<1, El ultimísimo Lacan, Fuenos 1ires, 0aid&s, 201, p,2.
7
:&id, p,2.
20
lo real. En relaci&n a la alucinaci&n del dedo cortado, hay re!iniscencia y un
senti!iento de irrealidad, ,ue es correlati$o a su e?presi&n #uera del tie!po, en lo
imaginario Bo consigue situarlo, es un real puro y s&lo.
En ca!4io hay re!e!oraci&n cuando un ele!ento, recupera su lugar, su articulaci&n
en la cadena si!4&lica.
1 #ines de los años %0, "acan pasa del inconsciente historia, co!o un sa4er
censurado ,ue de4e ser re!e!orado al inconsciente estructurado co!o lengua8e.
.6s adelante "acan en 197+ en su escrito, ;refacio a la edici'n inglesa del
)eminario $$
/
:2012:%99=, en re#erencia a lo real, dice la historia es 9ystoria, heredero
de la histeria.
9asta a,u) situa!os el pri!er inconsciente historia y u4ica!os un real: el real sin
ley, !ediante el #en&!eno de la alucinaci&n. 1rticula!os en el caso cl)nico del Hom&re
de los lo&os, la di!ensi&n si!4&lica en la historia, lo i!aginario ate!poral co!o e#ecto
de lo #orcluido de lo si!4&lico y el retorno en lo real, en la alucinaci&n del dedo
cortado.
Bos interesa ahora, siguiendo a .iller en Los seis paradigmas del goce
<
:2000: 141<
1/0=, u4icar el estatus del goce en cada uno de estos paradig!as, ,ue ta!4ién !arcan
distintos puntos de $ira8e en la enseñan5a de "acan.
4$% Lo imaginario
>o!ence!os por lo i!aginario, el n7cleo de este orden se encuentra en El estadio
del espe(o
$=
, :19+H 19/%:/+<9=, el pri!er partenaire es i!aginario, es la propia
i!agen co!o o48eto en el espe8o y después la i!agen del se!e8ante. Es i!portante
recordar ,ue el !otor, de la prisa en la identi#icaci&n a un i!ago $irtual, es la
pre!aturaci&n del cachorro hu!ano.
/
"acan, Q, :197+=, Ltros Escritos, D0re#acio a la edici&n inglesa del )eminario 11E, >tros Escritos,
Fuenos 1ires, 0aid&s, 2012,p, %99.
9
.iller, Q.<1, El lengua(e aparato del goce, D"os seis paradig!as del goceE, Fuenos 1ires, colecci&n
-i$a, 2000, p.p 141<1/0.
10
"acan :19+=, Escritos 2, Del estadio del espe8o co!o #or!ador de la #unci&n del yo :8e= tal co!o se
nos re$ela en la e?periencia psicoanal)ticaE, Fuenos 1ires, MM2, 19/%, p.p /+<9
21
En 19+ "acan, u4ica la 2!ago co!o deter!inante ,ue tiene e#ectos en lo real del
organis!o, el pre!aturo incoordinado !otri5 alcan5a por la identi#icaci&n con la 2!ago
una realidad ,ue no posee. El yo se constituye por identi#icaci&n a la i!agen especular:
el yo es otro. Se pone en e$idencia el e#ecto de alienaci&n del su8eto, la captura por la
i!agen del se!e8ante, a tal punto ,ue al golpear al otro, se golpea a s) !is!o.
El pro4le!a ser6, co!o lo i!aginario puede ser do!esticado, puesto ,ue esta
ha4itado por la guerra Do t7 o yoE. El n7cleo de lo i!aginario es el cuerpo co!o #or!a.
Este primer paradigma es el de la i!aginari5aci&n del goce. 1l !is!o tie!po la
co!unicaci&n es conce4ida co!o intersu48eti$a y dialéctica.
>on respecto a la satis#acci&n encontra!os en este !o!ento una di#erencia
i!portante entre @reud y "acan. En @reud era #unda!ental el punto de $ista econ&!ico.
En las #or!aciones del inconsciente algo se ci#ra y se desci#ra, pero para @reud algo se
satis#ace en lo ,ue se ci#ra y se desci#ra. "a pulsi&n es una constante, ,ue se satis#ace
por distintos !edios y se opone a la curaci&n. @reud encontr& en la reacci&n terapéutica
negati$a, los sueños trau!6ticos y el 4ene#icio secundario del s)nto!a, una satis#acci&n
en el displacer, ,ue se opone a la interpretaci&n y a la cura.
0ara "acan, en ca!4io la satis#acci&n en este paradig!a es si!4&lica, es el signo de
,ue el !ensa8e ha llegado al Ltro, el !odelo es el chiste, la risa es una satis#acci&n de
orden se!6ntico. -el lado del su8eto el sentido aprisionado en el s)nto!a produce
su#ri!iento. El sentido del s)nto!a esta repri!ido y la interpretaci&n co!o
desci#ra!iento puede li4erar el sentido aprisionado.
"a li4ido co!o di8i!os tiene un estatus i!aginario, el goce no procede de la pala4ra
o el lengua8e, procede del yo co!o instancia narcisista, ,ue in$iste los o48etos del
deseo. Este paradig!a acent7a la disyunci&n entre el signi#icante y el goce. El goce es
i!aginario opuesto a la dialéctica de lo si!4&lico. >uando la ela4oraci&n si!4&lica
#alla se produce e!ergencias de goce i!aginario: el acting?out, las per$ersiones
transitorias. "a pure5a de lo si!4&lico ,uiere decir su no< relaci&n con lo i!aginario,
lugar del goce y del cuerpo.
11
:pp 144<14+=
4$4 La sim&oli3aci'n, la significanti3aci'n del goce
11
.iller, Q.<1, D"os seis paradig!as del goceE, p.p 144<14+.
22
Este !o!ento hasta #ines de los %0 corresponde al segundo paradigma el de la
signi#icanti5aci&n del goce, la si!4oli5aci&n de los ele!entos i!aginarios y reales. Este
paradig!a co!pleta al pri!ero y se ter!ina i!poniendo, co!o consecuencia de la
do!inancia de lo si!4&lico.
"acan en 19%, introduce el es,ue!a " en el Se!inario 2, y continua ela4or6ndolo
hasta el Se!inario %. El es,ue!a " es el es,ue!a de la pala4ra, en él se encuentran
representados lo si!4&lico y lo i!aginario. "o real no esta en este es,ue!a.
El S del inconsciente es la suposici&n 46sica del analista, el inconsciente se produce
en la ruptura del discurso co!7n. El Ltro es deter!inante tanto del S co!o de la i!agen
especular, y del yo. El inconsciente esta en la l)nea 1<<<S, de la cadena si!4&lica, a la
,ue se opone co!o resistencia el e8e i!aginario a???a El an6lisis de4e lle$ar a ,ue el
su8eto recono5ca su deter!inaci&n si!4&lica en el Ltro. "a e!ergencia de una pala4ra
$erdadera de4e atra$esar la interposici&n de lo i!aginario, de la pala4ra $ac)a del
discurso co!7n.
"o i!aginario en este es,ue!a, se encuentra desdo4lado: es la i!agen con la cual el
su8eto se identi#ica y ta!4ién son los o48etos i!aginarios del deseo, el @unsch
#reudiano.
"acan di#erencia entre el su8eto y el yo :!oi= narcisista y entre el otro, el se!e8ante y
el Ltro co!o alteridad radical, el Ltro del lengua8e, el lugar de la $erdad. "a pala4ra
$erdadera se encuentra en el e8e si!4&lico opuesto a la pala4ra $ac)a. El inconsciente,
discurso del Ltro, se desci#ra, la cadena signi#icante supone la separaci&n entre el
signi#icante y el signi#icado.
El 2:1= ideal del yo, deter!ina al su8eto con ,ue i!agen identi#icarse, es el resorte de
la identi#icaci&n i!aginaria.
El S entonces se encuentra deter!inado por el Ltro en ni$el si!4&lico y por el otro
en ni$el i!aginario.
K4ica!os hasta a,u) el orden si!4&lico co!o deter!inando a lo i!aginario. El
goce, la pulsi&n, la li4ido pertenecen en este paradig!a a lo i!aginario. "o real no se
encuentra en el Esquema L, por ser este el es,ue!a de la pala4ra y del lengua8e.
En 19%/, en el grafo del deseo, "acan u4ica un real pre$io a la si!4oli5aci&n ,ue es
trans#or!ado por el signi#icante y un real ,ue per!anece co!o resto, por #uera de la
si!4oli5aci&n.
2
"o i!aginario en esta época se a!plia, son las signi#icaciones y el #antas!a, ,ue
deter!ina al deseo. El #antas!a es un i!aginario capturado en un cierto uso del
signi#icante. El o&(eto a, es el co!ple!ento li4idinal :i!aginario= del su8eto co!o #alta
en ser. En el #antas!a se articular los registros si!4&lico e i!aginario, la direcci&n de la
cura se centra en el #antas!a. "a pulsi&n se escri4e en el grafo del deseo, en ele!entos
si!4&licos.
El #alo pasa de lo i!aginario a lo si!4&lico, co!o signi#icante del deseo. El #alo
signi#icante, es el gran operador de la signi#icanti5aci&n de goce. Esta operaci&n so4re
el goce se escri4e en el gra#o del deseo en el piso superior, en el $ector ,ue $a del goce
a la castraci&n, es un goce !orti#icado. "a satis#acci&n ,ueda del lado del deseo, co!o
producto ,ue circula en la cadena signi#icante. Ltra satis#acci&n del deseo, es la
!eton)!ica. -e a,u) ,ue la cura apunte a deshacer las identi#icaciones, en pri!er lugar
la #6lica ,ue o4staculi5an el deseo.
'-&nde esta el goce en el grafo del deseo* Esta co!o co!ple!ento i!aginario en el
#antas!a ,ue restituye un poco de $ida, de li4ido al su8eto !orti#icado y el deseo
!uerto.
12
:pp 149<1%0=
4$A Hacia la autonomía de lo real
En el se!inario so4re La Btica del psicoanálisis :19%9<+0=, "acan lee el concepto
#reudiano de "as "ing por !edio de la #osa en sí, Tantiana. "a #osa en sí, Tantiana
,ue no puede ser capturada en una representaci&n.
>on el concepto de "as "ing, "acan introduce el goce i!posi4le. "as "ing, ,uiere
decir ,ue la satis#acci&n pulsional no se encuentra ni en lo i!aginario, ni en lo
si!4&lico, esta #uera de lo ,ue esta si!4oli5ado, es real.
En Los seis paradigmas del goce, .iller plantea ,ue toda la estructura del grafo del
deseo esta erigido contra el goce real, co!o una de#ensa #rente al goce sin Ley
$4

12
:&id, p. 149<1%0
1
>ree!os ,ue esto 7lti!o es tra4a8ado por .iller, de !anera rigurosa, en el se!inario, El )er y el
0no :2011=, co!o el goce sin Ley 1l !is!o tie!po hay un despla5a!iento de la represi'n a la
defensa "a represi&n es un concepto ,ue pertenece a lo si!4&lico, la de#ensa es #rente a lo 5eal sin
Ley
24
En el se!inario 7, "acan dice ,ue la >osa e,ui$ale a la anulaci&n de la castraci&n,
,ue: DEl inconsciente !iente so4re "as "ing, una !entira originariaE
14
. "a >osa ,ueda
por #uera de lo si!4oli5ado. "o real pone una 4arrera a lo si!4&lico y a lo i!aginario.
9ay ta!4ién una 4arrera si!4&lica, la de la ley, Dno de4esE y una 4arrera i!aginaria, la
4elle5a. El goce esta puesto #uera del siste!a si!4&lico y solo se accede a él, por
transgresi&n. El goce i!posi4le es real. 9ay disyunci&n entre lo ,ue es del orden del
se!4lante, del arti#icio, de la ley y el goce co!o a4soluto.
"acan en este se!inario despliega lo real co!o i!posi4le, para lo si!4&lico y lo
i!aginario. 0or un lado el goce ,ueda del lado de la >osa, co!o un e?ceso, del lado del
!al, al cual se accede por transgresi&n. 0or otro lado, si el goce esta separado de lo
si!4&lico y lo i!aginario, entonces el pro4le!a es co!o articular la relaci&n del
signi#icante y lo real. "acan lo har6 unos años después con el o48eto a El o48eto a, es el
resultado de intentar dar soluci&n al pro4le!a de articular el inconsciente y la pulsi&n.
.as adelante en la 7lti!a enseñan5a, este o48eto tendr6 !odi#icaciones, ser6 un
se!4lante de ser.
4$7 El paradigma cuarto: El goce normal
En el se!inario Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis :19+4H 19/7=,
"acan articula el signi#icante y el goce. Ae$isa las 4ases de las cuales parti& en su
in#or!e de Ao!a. 1 tra$és de las operaciones de alienaci'n y separaci'n, de!uestra
,ue el goce ya no $iene en !6s, por la transgresi&n co!o en el paradig!a anterior.
1!4as operaciones articulan el signi#icante y el goce. "a alienaci&n es si!4&lica e
i!plica necesaria!ente la separaci&n, la respuesta de goce.
"a alienaci&n supone la identi#icaci&n signi#icante, el su8eto co!o e#ecto del
signi#icante es un con8unto $ac)o, y se representa, sin presenti#icarse para otro
signi#icante, este segundo signi#icante es causa de la represi&n. Esta operaci&n articula
identi#icaci&n y represi&n, la separaci&n $)a el o48eto a, $a a producir una salida a la
alienaci&n estructural del su8eto al signi#icante, al Ltro. En el lugar del $ac)o del su8eto
$iene el o48eto a
9ay una e,ui$alencia topol&gica entre el inconsciente y la pulsi&n. "a pulsi&n es
con#or!e a la estructura de hiancia del inconsciente. "a realidad se?ual se representa
14
"acan, Q, El se!inario li4ro 7, La ética del psicoanálisis, Fuenos 1ires, 0aid&s, 199/.
2%
por las pulsiones parciales, sino #uese por esto dice "acan, la e?periencia anal)tica no
ser)a !6s ,ue una mantica :p,1/7=
"a pulsi&n hace la5o con el Ltro, esta en el lugar de la no relaci'n se,ual: la
se?ualidad s&lo se reali5a !ediante la operaci&n de las pulsiones parciales y #alla en
relaci&n a la #inalidad 4iol&gica de la reproducci&n. 1lgo del cuerpo entra en 8uego, ,ue
designa co!o apare(o, entendido co!o a,uello con lo ,ue los cuerpos pueden
aparearse. "o $i$o esta ligado a la pulsi&n.
1%
:p,1/4=
1l articular la pulsi&n con el cuerpo co!o lugar de goce, "acan saca a la pulsi&n del
6!4ito de la de!anda. "a pulsi&n gira en torno a un o48eto perdido, pero la satis#acci&n,
el goce se produce en el propio cuerpo. "a pulsi&n $a a 4uscar el o48eto a, en el ca!po
del Ltro, su satis#acci&n es !aso,uista.
Entendido co!o causa del deseo, el o48eto es un $ac)o topol&gico, no algo sustancial,
pero puede ser encarnado por distintas sustancias. "os o48etos ,ue lo representan no son
!6s ,ue se!4lantes. El estatus topol&gico del o48eto a co!o hueco, $ac)o :goce
i!posi4le para lo si!4&lico=, se distingue de lo ,ue es tap&n.
0or ulti!o la satis#acci&n se articula en el #antas!a y en el s)nto!a. "acan dice, todo
lo ,ue los pacientes $i$en, sus s)nto!as, tienen ,ue $er con la satis#acci&n. Satis#acen
algo en el sentido ,ue cu!plen con lo ,ue eso e?ige. I agrega, ,ue no se contentan con
su estado, pero a7n as), se satis#acen. Esta satis#acci&n i!plica un penar de más, y esto
es lo ,ue 8usti#ica nuestra inter$enci&n co!o analistas.
1+
. :p, 174=
4$C El quinto paradigma: el goce discursi-o
En este paradig!a encontra!os la e,ui$alencia entre el su8eto y el goce. 1 #ines de
los años +0, "acan #or!ali5a los discursos, co!o la5o social en el lugar de la,Eno
relaci&n se?ualE.
El su8eto se representa por el signi#icante pero co!o esta representaci&n nunca es
co!pleta, tiende a repetirse, y lo !is!o puede decirse del goce. 9ay una relaci&n
pri!aria entre el sa4er y el goce. "a castraci&n en este paradig!a es e#ecto del lengua8e.
El rasgo unario introduce la perdida de goce y al !is!o tie!po en su repetici&n,
recupera goce co!o plus de go3ar
1%
:&id, p.1/4.
1+
:&id, p.174.
2+
Se trata del goce to!ado en la articulaci&n signi#icante, en la estructura. El goce
circula, y el inconsciente tra4a8a para el goce. 1l plus de go5ar, suple!ento de la
pérdida de goce, producto del lengua8e, "acan lla!ara goce sentido, al goce !&$il de la
pala4ra, ela4ora4le.
En este paradig!a hay una dialéctica entre la #alta y el suple!ento. Entre el !enos
de la castraci&n y los o48etos plus de go5ar, ,ue la taponan sin col!arla.
Esta conceptuali5aci&n, introduce una nue$a pro4le!6tica del #inal del an6lisis, ,ue
a#ecta a la relaci&n del su8eto con el goce, el pro4le!a es el ca!4io ,ue un an6lisis
puede producir en el ni$el de la satis#acci&n. Bo es lo !is!o, pensar la relaci&n con
goce, con la #or!a del #antas!a, ,ue pensar est6 relaci&n con la repetici&n. "a
repetici&n conducir6 al s)ntho!a.
0ensar el goce desde la perspecti$a del #antas!a, es pensarlo a partir de la idea de
una pantalla ,ue se atra$esar)a, ligado a la $erdad co!o re$elaci&n. Se trata del goce
to!ado en la !a,uinaria ed)pica.
En ca!4io, el goce del s)nto!a co!o repetici&n, co!o lo ,ue no cesa, no se presta a
la negati$i5aci&n. 14ordare!os este pro4le!a en los cap)tulos 4 y % de esta tesis.

4$D )e,to paradigma: La no relaci'n
En el se!inario 20 "acan to!a co!o dato inicial el goce, !ientras ,ue el punto de
partida de su enseñan5a, era el lengua8e y la pala4ra, co!o co!unicaci&n dirigida al
Ltro. -e este paradig!a s&lo !arcare!os los #unda!ental, lo tra4a8are!os de !anera
!6s precisa en el cap)tulo correspondiente al $ira8e en la enseñan5a de "acan, a partir de
1972, año del co!ien5o de este se!inario.
El punto de partida es, Hay goce, y tiene co!o a?io!a el: /o hay relaci'n se,ual
9ay goce en tanto propiedad de un cuerpo $i$iente. En este paradig!a, hay
disyunci&n entre el goce y el Ltro. Se go5a por distintos !edios, pero sie!pre es goce
del Kno, del cuerpo propio.
En este se!inario declina de distintas !aneras el goce Kno. El goce del Kno es real,
!ientras ,ue el goce del Ltro es una construcci&n pro4le!6tica, el goce del Ltro se?o,
esta especi#icado por un i!passe, por una no relaci&n: /o hay relaci'n se,ual, ,uiere
decir ,ue el goce co!o tal no con$iene a la relaci&n se?ual, ,ue es goce idiota y
solitario.
27
El concepto de no hay relaci'n se,ual, pone en cuesti&n el concepto de estructura
lingU)stica, lo ,ue estar6 en pri!er plano es la estructura topol&gica.

4$E La estructura &orromea
>uando @reud, en sus Fres ensayos, concluy& ,ue Dentre pulsi&n se?ual y o48eto
se?ual no hay sino una soldaduraE, sent& las 4ases en las ,ue se apoyar6 el a?io!a /o
hay relaci'n se,ual, ,ue do!inar6 la 7lti!a enseñan5a de "acan. Este a?io!a a una
cr)tica del concepto de estructura.
En e#ecto, durante los años %0 y +0 la estructura se de#ine en tér!inos de lugares y
de relaciones signi#icantes, !ientras ,ue a partir del giro de los años 70 tanto la noci&n
de lugar co!o la e?istencia de relaci&n de4er6n ser cuestionadas y por eso la estructura
ser6 de#inida en tér!inos del nudo 4orro!eo.
'(ué es un nudo 4orro!eo* Es un con8unto de tres o !6s redondeles de cuerda
enla5ados de tal !odo ,ue, si se corta uno de ellos, todos se sueltan. "os nudos
4orro!eos no per!iten de#inir lugares sino e!pal!es, enganches y desenganches.
"acan se $ale del anuda!iento de tres redondeles de cuerda, para escri4ir su a?io!a:
Dno hay relaci&n se?ualE, en el Se!inario 22.
0ode!os pensar ,ue podr)a ha4er interpenetraci&n de dos anillos, sin e!4argo "acan
descarta tal posi4ilidad para los seres ha4lantes, es la i!pugnaci&n del !ito e?tendido
de 1risto#anes, d&nde de dos se har)a uno, una es#era. "acan ya ha4)a tra4a8ado este
!ito co!o la $ersi&n c&!ica de la teor)a del a!or en 0lat&n.
Entre el ho!4re y la !u8er, representados por dos redondeles de cuerda, "acan
introduce al tercero, este tercero no es contingente, es necesario. L sea distintos terceros
pueden $enir a ese lugar.
"acan se sir$i& de los nudos en la cl)nica, por e8e!plo cuando reto!a las pala4ras
interru!pidas en la psicosis de Schre4er, diciendo ,ue i!plican co!o tal el
desanuda!iento de los tres registros.
'>u6l es ahora la de#inici&n de estructura*
En su )eminario %A "acan dir6 ,ue Destructura no ,uiere decir nada !6s ,ue nudo
4orro!eoE. 1hora 4ien, este ca!4io en la estructura ',ué consecuencias tiene so4re la
relaci&n entre los registros*
En la i!agen se puede apreciar, el nudo 4orro!eo #or!ado por lo real, lo si!4&lico
2/
y lo i!aginario, !6s un cuarto la5o ,ue "acan deno!inar6 sinthome. "os tres pri!eros
no tienen enganche entre s): lo i!aginario :$erde= est6 enci!a de lo real :a5ul= y este se
encuentra enci!a de lo si!4&lico :ro8o=, de !odo ,ue los tres podr)an soltarse si no
#uera por,ue el sinthome :a!arillo= no lo per!ite.
Bo nos detendre!os en los detalles de esta de los nudos construcci&n, ,ue e?cede
los l)!ites de nuestra tesis, pero al !enos enu!erare!os algunas de sus consecuencias
so4re los registros.
0or e8e!plo, la separaci&n radical entre lo real y lo si!4&lico i!plica ,ue no hay
sentido, ni sa4er, ni ley en lo real. Esto 7lti!o, a su $e5, re$ela el car6cter de se!4lante
del Bo!4re<del<0adre y la noci&n !is!a de deseo.
0ero lo ,ue !6s nos interesa, reto!ando la relaci&n entre estructura e historia, es el
!odo en ,ue esta !odalidad de la estructura 4orro!ea, incide en la concepci&n !is!a
de la historia. Si hay disyunci&n entre los registros, la $erdad solo puede !entir respecto
de lo real. En e#ecto, la $erdad tiene estructura de #icci&n, y las historias por las ,ue
todo anali5ante pasa en su e?periencia no son pues !6s ,ue un mi, si!4&lico<
i!aginario ,ue ninguna relaci&n tiene con lo real. Sin e!4argo, esta no relaci'n no es
total, en la !edida en ,ue el sinthome precisa!ente anuda esa #icci&n con lo real, pero
no de !anera #i8a sino la?a y, so4re todo, $aria4le. 0or eso "acan ter!ina #or8ando la
noci&n de -aridad, neologis!o ,ue condensa -erdad y -ariedad para signi#icar este
car6cter $aria4le de la $erdad.
Este enlace la?o entre los registros puede generali5arse y contraponerse a la rigide5
,ue la relaci&n entre S, 2 y A pose)a antes de este giro, cuando lo si!4&lico pod)a no
solo do!inar sino ta!4ién deter!inar lo i!aginario y lo real. Bada de esto sucede ya
29
cuando la estructura es 4orro!ea, dado ,ue los tres registros se encuentran en pie de
igualdad y poseen una !o$ilidad propia ,ue los independi5a relati$a!ente de los
de!6s.
1 !odo de conclusi&n, en los años %0 "acan presenta los tres ordenados
8er6r,uica!ente, lo si!4&lico deter!ina lo i!aginario y lo real.
Encontra!os co!o lo real puede presentarse solo, separado de lo si!4&lico y lo
i!aginario, en el #en&!eno de la alucinaci&n.
En la si!4oli5aci&n hay un real pre$io ,ue puede ser si!4oli5ado anudado y un real
,ue per!anece co!o resto desanudado.
"a si!4oli5aci&n de lo i!aginario, ta!4ién plantea un i!aginario separado y ,ue
puede se anudado, co!o signi#icado.
"o i!aginario en los 70 es la consistencia del cuerpo. "os tres registros son
disyuntos y el pro4le!a es su anuda!iento. "a historia es heredera de la histeria, si lo
real esta #uera del sentido, separado de lo si!4&lico y lo i!aginario, entonces la $erdad
es #icci&n.
0or ulti!o la estructura signi#icante supone la cone?i&n, en ca!4i& la estructura
4orro!ea parte de la descone?i&n. "a estructura, es el nudo y es real.
1ntes de continuar con el $ira8e de "acan en los años 70, reto!are!os co!o di8i!os
+ant con )ade, para precisar la di#erencia entre el analista co!o se!4lante del o48eto a,
en el discurso y el lugar del o48eto a en las per$ersiones. 0or tal !oti$o a4ordare!os
nue$a!ente a Kant, la !oral Tantiana #undada en el de&er y, el i!perati$o categ&rico
co!o i!perati$o de goce. Esta $uelta se 8usti#ica en pri!er lugar, por tratarse esta tesis
del pro4le!a del goce y de su trata!iento. El apartado siguiente es un estudio
preli!inar, necesario para distinguir el trata!iento del goce: en los discursos, en el
#antas!a y en el s)nto!a.
"&$& =ant con Sade> siete a+os des1'?s
>o!en5are!os con una pe,ueña introducci&n a Kant, a partir de una pregunta: G;or
qué Lacan toma a +ant (unto a )adeH
1ntes de Kant, se 4usca4a el origen de la ética en la naturale5a, en la #elicidad, o en
-ios. En la Fundamentaci'n de la *etafísica de las costum&res :179=, Kant dice ,ue
no se puede #undar la !oral en la e?periencia o en o48etos e!p)ricos. El #unda!ento de
0
la !oral no hay ,ue 4uscarlo en las circunstancias en ,ue el ho!4re se encuentraP los
#unda!entos de4en ser a priori y estar #undados en conceptos de la Aa5&n 0ura.
Kant ha perci4ido 4ien el con#licto entre la sensi4ilidad, lo ,ue es del orden de lo
patol&gico :el goce= ,ue sie!pre en la e?periencia es del orden de lo singular y la
espontaneidad, el conoci!iento ,ue es racional y uni$ersal. En .La critica de la 5a3on
;ura! el acuerdo entre la sensi4ilidad y la espontaneidad, se presenta co!o un
atolladero. Kant se $e o4ligado a introducir una !ediaci&n entre estos dos 6!4itos :la
sensi4ilidad y la espontaneidad=, el esquematismo, ,ue incluye la intuici&n y el
conoci!iento, co!o inter!ediario entre la representaci&n y lo real. En la !oral
Tantiana $a!os a encontrarnos nue$a!ente con el con#licto entre el de&er puro y el
orden de lo patol&gico, la #elicidad, el dolor, el a!or, las pasiones.
El principio de todas las leyes !orales consiste en la autono!)a y la autolegislaci&n
del ,uerer. "a autono!)a signi#ica ,ue esta!os i!pulsados a ir !6s all6 de nuestras
inclinaciones o pasiones.
El concepto de autono!)a es e,uipara4le al su8eto del inconsciente, co!o $ac)o,
separado de las pasiones, del goce, del cuerpo. El su8eto Tantiano por un lado esta
so!etido a la ley, pero en tanto legislador es aut&no!o, y en este darse la ley reside su
dignidad. "a li4ertad no es de!ostra4le, pero es DpostuladaE por la Aa5&n 0r6ctica, pues
sin ella no es posi4le la ley !oral.
"a $oluntad puede deter!inarse por las inclinaciones o por el de4er. S&lo una
$oluntad deter!inada por el de4er es un acto !oral. Kant e?pl)cita!ente distingue el
9olh, el 4ienestar del das Iute, el 4ien ,ue es el o48eto de la ley !oral. El i!perati$o
categ&rico uni$ersali5a la !6?i!a ,ue es particular, la ele$a a una ley uni$ersal sin
contradicci&n: DL4ra co!o si la !6?i!a de tu acci&n de4iera tornarse, por tu $oluntad,
ley uni$ersal de la naturale5aE.
Kn acto es !oral si se reali5a por de4er, no puede tener co!o deter!inante ning7n
o48eto e!p)rico: la 47s,ueda de la #elicidad, el 4ien, o el a!or. Bo se trata s&lo de la
#elicidad en el !al, sino de la in#elicidad en el 4ien.
El i!perati$o co!o puro enunciado de la ley re$ela su ra)5 pulsional, en el !andato
incondicional de goce del super<yo. En tanto !anda en #or!a a4soluta la e?clusi&n del
goce, es el re$erso de das "ing, pero es idéntico a das "ing, en su car6cter ciego. El
i!perati$o al igual ,ue la pulsi&n #reudiana carece de o48eto. El o48eto de la pulsi&n
1
dice .iller, no es el o48eto representati$o, sino el goce !is!o: el o48eto co!o plus de
goce, co!o causa del deseo.
17
:2000: %9=
En .El re-erso del ;sicoanalisis
$E
! Q. "acan $a a introducir los cuatro discursos y
entre ellos el discurso del analista, ,ue tiene en el lugar del agente, co!o se!4lante el
o48eto a, para producir el cuarto de $uelta en los discursos reto!a los es,ue!as
tra4a8ados en .+ant con )ade!
$<

Este escrito es conte!por6neo del se!inario de La Angustia, e inaugura lo ,ue se ha
lla!ado la segunda enseñan5a de "acan, a partir de su in$enci&n el o&(eto a Es en el
o&(eto a, donde "acan u4ica en un principio lo singular del su8eto, y lo real: por un lado
co!o resto de la constituci&n del su8eto por un signi#icante en el ca!po del Ltro y co!o
partes ,ue se separan del cuerpo por e#ecto de la acci&n del signi#icante, co!o Dpie5as
sueltasE.
0ara situar la #unci&n del o&(eto a, $a anali5ar su lugar en el #antas!a per$erso y su
di#erencia con la neurosis. En +ant con )ade, esta!os entre dos paradig!as del goce,
entre el goce a4soluto "as "ing y el goce nor!al, #rag!entado en los o48etos a, de las
pulsiones.
En pri!er lugar, la introducci&n de este apartado situa!os co!o el i!perati$o
categ&rico, en tanto !anda en #or!a a4soluta la e?clusi&n del goce, es el re$erso de
das "ing, pero es idéntico a das "ing, en su car6cter ciego. La filosofía en el tocador
%=
,
del .ar,ues de Sade no s&lo concuerda con la ética Tantiana, sino ,ue la co!pleta y da
la $erdad de Kant En segundo lugar anali5are!os los es,ue!as sadianos para
apro?i!arnos a la di#erencia con el a en el discurso del analista.
Sade al igual ,ue Kant, su4$ierte la ética antigua, cuestionando la idea del Bien y de
la Felicidad JeudemoniaK. "os li4ertinos sadianos 4uscan el *al co!o o48eto, pero este
no puede ser ta!poco un o48eto e!p)rico, dado en la e?periencia. El goce se encuentra
en la, felicidad en el mal "a ética sadiana es uni$ersal y racional, la negaci&n del otro
es i!prescindi4le y #ortalece la so4eran)a del li4ertino. "os li4ertinos sadianos, si 4ien
17
.iller, Q.1, LaLant, Fuenos 1ires, Gres 9aches, 2000, p.%9
1/
Qac,ues, "acan, :197%= El seminario, li&ro $D, El re-erso del psicoanálisis, Fuenos 1ires, Ed.
0aid&s, 1992, p 12.
19
Qac,ues, "acan , :19+= DKant con SadeE, .é?ico, Escritos 22, Ed. Siglo 3eintuno , 19/%
20
Sade, La filosofía en el tocador, Fuenos 1ires, Ed. Quan 3entura Es,ui$el, 199%.
2
alcan5an un goce en la di$isi&n, en la angustia producida en las $)cti!as, son
instru!entos del goce del Ltro, para el cual tra4a8an, sin sa4erlo.
"a !6?i!a de goce sadiana es ele$ada a un uni$ersal, y "acan de!uestra co!o de
$eri#icarse resultar)a parad&8ica: DGengo derecho a go5ar de tu cuerpo, puede decir!e
,uien,uiera, y ese derecho lo e8erceré, sin ,ue ning7n l)!ite !e detenga en el capricho
de las e?acciones ,ue !e $enga en gana saciar en élE
21
El !andato es pro#erido desde el lugar del Ltro, hay di$isi&n entre el lugar de la
enunciaci&n Dpuede decir!e ,uien,uieraE y el enunciado. "a parado8a reside en ,ue el
l)!ite al capricho en el uso del cuerpo del otro, es !orir. El #antas!a sadiano re$ela el
o48eto escondido del i!perati$o categ&rico. Se trata del o48eto $o5. El s6dico se
consagra a taponar el agu8ero del Ltro, a introducir en el Ltro el goce ,ue le #alta y lo
hace inconsistente. "e ,uita la pala4ra y le i!pone la $o5, es la $o5 co!o suple!ento.
22
"acan en +ant con )ade, reali5a distintos es,ue!as para u4icar el lugar del o48eto en
el #antas!a per$erso y di#erenciarlo, del lugar del o48eto a, en el #antas!a neur&tico.
El pri!er es,ue!a: es el fantasma sadiano, coloca el o48eto a en el lugar de la causa,
es el deseo co!o $oluntad de goce, la di$isi&n de su8eto recae so4re la $)cti!a. Entre el
su8eto patol&gico :su8eto 4ruto del placer= y el su8eto 4arrado de la ra3'n práctica hay
un -el de reuni&n. El su8eto del placer s&lo lo es por des!entir la castraci&n. El per$erso
co!o a produce la di$isi&n S, pero !6s all6 apunta al su8eto 4ruto del placer, y #racasa.
"o i!posi4le no puede ser anulado.
El segundo es,ue!a es una rotaci&n de 90 del pri!ero, re$ela el lugar del su8eto, ser
un o48eto a !erced de la $oluntad de goce del Ltro, :S 4ruto del placer=. "acan
esta4lece una di#erencia entre el Sade te&rico y el pr6ctico, en su $ida Sade #ue una
$)cti!a, el pr6ctico es !aso,uista
2
.
En 19+9 "acan articula el discurso del analista ,ue tiene en el lugar del agente el
o48eto a, el deseo del analista #unciona co!o causa del deseo del anali5ante. En este
punto es necesario hacer la distinci&n con el lugar del o48eto en la per$ersi&n.
Aecorde!os ,ue el pri!er es,ue!a sadiano tiene al o48eto a en el lugar del agente y
21
"acan, DKant con SadeE, p. p 747< 74/.
22
"acan, Q. El seminario, li&ro $C, "e otro al otro, Fuenos 1ires, Ed. 0aid&s, 1992, p 12.
2
"acan, Q. :197%= El seminario, li&ro $D, El re-erso del psicoanálisis, Fuenos 1ires, Ed. 0aid&s, 1992,
p 71.

a la $)cti!a co!o su8eto so4re el ,ue recae la castraci&n. 9ay una e,ui$alencia aparente
entre la #or!ula sadica y el piso superior del discurso del analista. Sin e!4argo hay una
di#erencia radical, el analista ocupa el lugar de se!4lante del o48eto a causa del deseo
del anali5ante y su goce ,ueda e?cluido. 1h) donde esta4a el plus de go5ar del su8eto, el
deseo del analista co!o causa hace #uncionar al sa4er en tanto $erdad. 1punta a la
producci&n de los signi#icantes a!os de un su8eto en an6lisis
El lugar del analista no se con#unde con el lugar del o48eto a en la per$ersi&n, a,uel
,ue de$iene analista ha hecho una e?periencia d&nde $eri#ica lo i!posi4le, lo ,ue hace
o4st6culo para a4ordar, lo real desnudo, no la $erdad
24
.
Esto 7lti!o nos per!ite ya, reali5ar una distinci&n entre $erdad y real. Sade al igual
,ue Kant a!an la $erdad, el psicoan6lisis apunta a lo real y sa4e ,ue la $erdad es
se!4lante.
"os es,ue!as ,ue sadianos nos da la estructura del #antas!a per$erso, y nos enseña
ta!4ién so4re el #antas!a en la neurosis. El #antas!a es el a?io!a, ,ue rige las
conductas y las signi#icaciones para un su8eto, es un i!perati$o categ&rico personal, la
#or!ula de este i!perati$o seria: DL4ra de tal !odo ,ue !a?i!ices tu goceE
2%
Aeto!ando el discurso del analista, el sa4er en el lugar de la $erdad, u4ica un $ira8e
en relaci&n al #inal del an6lisis, la $erdad ,ueda del lado de la #icci&n, y es se!4lante en
relaci&n a lo real del goce. Bo ser6 lo !is!o, entonces pensar el #inal co!o
atra$esa!iento del #antas!a en relaci&n a la $erdad o co!o repetici&n de goce, esto
7lti!o nos conducir6 al s)ntho!a. Esta di#erencia la reto!are!os en los cap)tulos 4 y %
de esta tesis.
En el pr&?i!o apartado reto!are!os el pro4le!a del !al sir$iéndonos de algunos
antecedentes #ilos&#icos y psicoanal)ticos.
"&"& El Mal
El mal, pensado por los #il&so#os desde la 1ntigUedad, sie!pre ha constituido un
enig!a: '0or ,ué el ho!4re 4usca su propio !al y perse$era en él co!o si #uese el
!ayor 4ien*
24
"acan, Q. :197%= El seminario, li&ro $D, El re-erso del psicoanálisis, Fuenos 1ires, Ed. 0aid&s, 1992,
p 1//.
2%
.iller, Q.1, LaLant, Fuenos 1ires, Gres 9aches, 2000, p.%/.
4
Spino5a en las cartas so4re el !al, a#ir!aP los ho!4res luchan por per!anecer en la
ser$idu!4re co!o si se tratara de su li4ertad, parado8al.
En La religi'n en los límites de la ra3'n, Kant sostiene ,ue sie!pre pode!os
resistirnos al !al por,ue tene!os la li4ertad de elegir entre lo 4ueno y lo !alo, de
darnos a nosotros !is!os Cen cuanto ,ue seres racionales y #initosC la ley. 0ero co!o el
ho!4re, pudiendo elegir 4ien, elige !al, Kant introdu8o la idea de la D!aldad radicalE,
entendida c&!o la propensi&n innata al !al cuya e?presi&n e?tre!a es la malignidad
Bo o4stante Kant, nunca renunci& al principio de li4re elecci&n: los seres son
responsa4les de las elecciones ,ue reali5an, y los !oti$os por los cuales alguien elige
oponerse a la ley per!anecen, en el #ondo, inescruta4les.
9annah 1rendt cr)tica el concepto Tantiano de D!al radicalE pues no alcan5a para
conce4ir el !al surgido en la época del na5is!o: este !al es inco!para4le. 1rendt $e en
el e?ter!inio de los 8ud)os un intento siste!6tico de $ol$er super#luos a los seres
hu!anos, de !odo tal ,ue pierdan las peculiaridades de la $ida hu!ana. 1rendt critica
la creencia de ,ue ,uienes co!eten actos !alos tienen !oti$os !al$ados: personas
co!unes, sin !alas intenciones, pueden co!eter actos !onstruosos y a4errantes en
reg)!enes totalitarios. Esta idea es pertur4adora e in,uietante.
Gras el estallido de la 0ri!era ;uerra .undial, @reud re#uta la idea de una !aldad
inco!para4le con la de otras épocas. Bo hay desarraigo alguno de la !aldad, diceP la
in$estigaci&n psicoanal)tica !uestra ,ue la esencia !6s pro#unda del ho!4re consiste
en las pulsionesP éstas son del !is!o tipo en todos los ho!4res, y tienden a la
satis#acci&n. Bo son ni 4uenas ni !alas, co!o las !ociones ego)stas y crueles
censuradas por la co!unidad.
En la !is!a l)nea, 9o44es ha4)a #undado el Estado ci$il en la cesi&n del derecho a
dar !uerte al otro, en de#ensa de la propia $idaP este derecho es cedido al so4erano ,ue,
a partir de su constituci&n, es el 7nico ,ue puede !atar.
@reud coincide con 9o44es, el ser hu!ano no es un ser !anso, a!a4le, a lo su!o
capa5 de de#enderse si lo atacan, sino ,ue es l)cito atri4uir a su dotaci&n pulsional una
4uena cuota de agresi$idad. En consecuencia, el pr&8i!o no es sola!ente un posi4le
au?iliar y o48eto se?ual, sino una tentaci&n para satis#acer en él la agresi&n, e?plotar su
#uer5a de tra4a8o sin resarcirlo, usarlo se?ual!ente sin su consenti!iento, desposeerlo
%
de su patri!onio, hu!illarlo, !artiri5arlo y asesinarlo. V9o!o ho!ini lupusW
2+
.
En la !is!a l)nea ,ue 9o44es y @reud, ;eorges Fataille, en El erotismo, dice ,ue, la
!oral sadiana se 4asa en una idea de soledad a4soluta: la naturale5a nos hi5o nacer
solos, el ho!4re no gusta de la relaci&n con los otros, y el dolor del otro, sie!pre cuenta
!enos ,ue !i goce. -e lo 7nico ,ue se pude tener certe5a es del goce.
Fataille sit7a con claridad la distinci&n entre el placer y el e?ceso: el goce es algo
,ue pone en riesgo lo ,ue se supone ,ue es el Fien !6s ele$ado, a sa4er, la
conser$aci&n de la propia $ida y la de la $ida del otro. Sade sac& a la lu5 el e?ceso ,ue
nos #unda en tanto su8etos al a#ir!ar ,ue la $oluptuosidad es tanto !6s #uerte cuanto se
da en el cri!en, y ,ue cuanto !6s insosteni4le es el cri!en, !ayor es la $oluptuosidad.
En el ni$el del goce no puede ha4er acuerdo, y para Sade no hay co!unidad ni relaci&n
posi4le con el otroP en este ni$el no hay co!unicaci&n.
Si parti!os de la idea de la insocia4ilidad radical del ho!4re, el la5o con el otro es
una de#ensa. El la5o social para @reud, es el resultado de los celos, es decir ,ue uno se
deniega !uchas cosas, para ,ue ta!4ién los otros de4an renunciar a ellas o no puedan
e?igirlas. -e este !odo, el dra!a esencial de la e?istencia in#antil es la intrusi&n del
se!e8ante, ,ue es captada 4a8o la #or!a de los celos.
0ara !ostrar c&!o la i!agen del otro genera celos, "acan re!ite al e8e!plo de San
1gust)n, el del niño ,ue !a!a, ,ue ilustra la en$idia y el deseo de !uerte hacia ese
ri$al poseedor del o48eto del cual el su8eto es pri$ado. @rente a esta ri$alidad !ort)#era,
lo si!4&lico pone orden a esta estructura general del su8eto resu!i4le en la #&r!ula: el
otro es insoporta&le El pro4le!a es pues c&!o hacer, del otro, un otro soporta4le.
Kna #or!a de trata!iento de lo insoporta4le es la paranoia, ,ue locali5a ese goce en
el Ltro: el >tro es malo, go3a de mí.
.iller dice ,ue es i!posi4le ser alguien sin ser un paranoicoP la paranoia da
consistencia al yo. Ser alguien de ,uien se ha4la, alguien cuyo no!4re circula en el
discurso del Ltro, di#a!ado al !is!o tie!po ,ue di#undido, es si!ple!ente decir ,ue
el Ltro social sie!pre es !al$ado y ,uiere go5ar de !), utili5ar!e para sus #ines. "a
paranoia es consustancial al la5o social. Est6 presente y acti$a desde el estadio del
espe8o, !atri5 de lo i!aginario. 9ay una paranoia nor!al ,ue esta4ili5a, ,ue uni#ica: la
2+
@reud, S, :190<1929= El malestar en la cultura y otras o&ras 3ol 21. Fuenos 1ires. 1EXXX
+
instancia ,ue el psicoan6lisis de#ine co!o el yo
27
. Sin esa paranoia, el yo ser)a una
ce4olla, co!o dec)a "acan, una su!a de identi#icaciones i!aginarias. "a paranoia,
entonces, sociali5a 4a8o la suposici&n de ,ue el Ltro go5a de !) y no ,uiere !i 4ien.
9ay ,ue tener poca personalidad, dice .iller, para decir ,ue el Ltro ,uiere nuestro 4ien.
E?plore!os esta paranoia nor!al.
En DEl estadio del espe8oYE, "acan parte de un estado originario: la incoordinaci&n
!otri5, es causa de la prisa por precipitarse en la identi#icaci&n con la propia i!agen
re#le8ada o con el se!e8ante. El yo resulta de la identi#icaci&n i!aginaria con el otro:
DIo es otroE es la $erdad de la alienaci&n. En ca!4io, creerse lo que uno es :Dyo soy
yoE= es creer en una identidad ,ue no pasar)a por el Ltro, es el principio de la locura. El
narcisis!o es un delirio de identidad, donde se inscri4e un goce yoico
2/
.
"a relaci&n con el se!e8ante sie!pre est6 4asculando. >uando el otro no nos
de$uel$e la i!agen ideal, entonces de$iene a!ena5ante, malo. El acto parece ani!ado
por Dgolpearse a s) !is!o en el otroE. Es el desconoci!iento de ,ue el !undo es
!ani#estaci&n de su ser actual.
"a agresi$idad y los celos 'alcan5an para e?plicar por ,ué el otro es insoporta4le* El
estadio del espe8o C!atri5 de la relaci&n con el otro, de los celos y de la agresi$idadC no
alcan5a para dar cuenta de por ,ué el otro es !alo para el su8eto. .6s all6 de las
identi#icaciones con la i!agen del otro, hay una relaci&n con un o48eto malo Cen el
#ondo, ini!agina4leC ,ue !arca los l)!ites de la #unci&n su48eti$a de la identi#icaci&n
con el se!e8ante: '(ué es este o48eto !alo* '-e d&nde surge*
"acan reto!a los desarrollos #reudianos acerca de la constituci&n del aparato
ps),uico, para situar c&!o la realidad depende y se constituye a partir del goce, ,ue es
recha5ado. "o real es e?pulsado del sa4er y de lo si!4&lico. Este real es la condici&n de
e?istencia de la realidad si!4&lica.
Godo lo ,ue produce placer, dice "acan, #or!a parte del siste!a, es yo, y lo ,ue no
produce placer es no<yo. El ca!po del Lust?:ch :,ue responde al principio del placer= se
#unda en el recha5o pri!ordial del 0nlust :el displacer=, ,ue es lo inasi!ila4le. 1 partir
de a,u) se constituye el no<yo, ,ue, sin poder ser rea4sor4ido, es recha5ado co!o no
27
.2""EA, Q.1, D"a sal$aci&n por los desechosE, en El 0sicoan6lisis, Ae$ista de la Escuela "acaniana
de 0sicoan6lisis.
2/
.2""EA, Q.<1, "onc La l'gica de la cura, Fuenos 1ires, 0aid&s, 2011, pp. 117<11/
7
perteneciente al siste!a del placer. Gal es el origen del o48eto !alo :LaL'n=, ,ue es a la
$e5 lo !6s a8eno y lo !6s propio. El pr&8i!o no es el se!e8ante, sino este o48eto !alo.
"a conceptuali5aci&n del LaL'n per!ite as) echar lu5 so4re el #ilo !ort)#ero del
estadio del espe8o, ,ue entraña la eli!inaci&n del otro y, en el hori5onte, la eli!inaci&n
de s). El su8eto nunca est6 solo, y el her!ano Cco!o pr&8i!o, co!o LaL'n, co!o o48eto
!aloC es lo !6s a8eno y encarna un goce, un !al radical, desconocido y recha5ado por
el su8eto. Si el LaL'n es situado en el Ltro, el Ltro de$iene !alo Cuna $oluntad ,ue
,uiere !i !al.
1l igual ,ue el o48eto a, el o48eto malo es pues una #or!a :entre otras= de trata!iento
del goce sin ley, del goce no atrapado en la dialéctica ed)pica, del goce no so!etido a la
l&gica de la #alta y de la interdicci&n. 1s), pode!os considerar las estructuras cl)nicas
co!o de#ensas, co!o ela4oraciones secundarias, de lo trau!6tico de este goce sin ley.
En este sentido, la descripci&n ,ue @reud hace de la !elancol)a :D"a so!4ra del
o48eto cay& so4re el yoE
29
= se re#iere a una estructura del su8eto en su relaci&n con el
Ltro :del goce= ,ue él no reconoce: DEres esto ,ue no ,uieres reconocer, y es por esto
,ue te odias en el o48etoE.
0
Bo se ataca, co!o en la paranoia, al otro ideal para e?traer
de él el LaL'n, el o48eto !alo: en la !elancol)a, el LaL'n Den el yoE es lo ,ue se asesina
Cuna #or!a de asesinato<suicidio.
Ltra #or!a de trata!iento es el !aso,uis!o, ,ue !anipula al Ltro para go5ar, ,ue
#or!a al otro co!o partenaire, ,ue lo educa, ,ue lo con$ierte en un $erdugo, para
e?traerle el o48eto ,ue le con$iene :la D$o5E=. El !aso,uista es el ,ue llega !6s le8os,
en la re!isi&n del o48eto D$o5E al Ltro co!o suple!ento: pierde la pala4ra para hacerse
la $o5 pura del Ltro y o4edecer co!o un perro :"1>1B 200+, 2%=.
-e todos !odos el !aso,uis!o no de8a de ser un ca!elo, "acan resalta la #unci&n de
uso del se!4lante en el !aso,uis!o y la in$enci&n de una relaci&n :donde no la hay=
entre el goce y la !uerte, co!o una respuesta #rente a lo real. :"acan, 197+=
El s6dico, por su parte, hace de a!o y pro$oca en el otro la di$isi&n su48eti$a,
desconociendo ,ue es el escla$o del LtroP hace e?istir al Ltro, introduciendo el goce
,ue le #alta, aun,ue #alla, lo i!posi4le no puede ser anulado.
0ara concluir, diga!os Ccon .illerC ,ue el ho!4re carga en s) !is!o algo
29
@AEK-, D-uelo y !elancol)aE, p. 24+.
0
.2""EA, El desencanto del psicoanálisis, clase del 29 de !ayo de 2002.
/
inasi!ila4le, algo ,ue no se de8a reducir, un De?cesoE :trop= ,ue per!anece sie!pre a la
espera, en suspenso.
1
>o!o analista, "acan encarna4a este e?ceso en su $ida y en la
relaci&n con la Escuela. En la cl)nica encarna4a, para el otro, lo real co!o i!posi4le de
soportar.
2
El goce co!o lo i!posi4le de soportar para un su8eto, nos lle$a a dar cuenta del
estatus del goce en la 7lti!a enseñan5a de "acan, te!a ,ue tra4a8are!os en el pr&?i!o
cap)tulo.
1
.2""EA, 8ida de Lacan :inédito=, clase del de #e4rero de 2010.
2
:&íd, clase del 10 de #e4rero de 2010.
9
/
EL GOCE EN LA @LTIMA ENSE7AN8A DE LACAN
/&$&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&El estat's del *oce a 1artir de $;."
Kn tie!po antes del Se!inario 20, en la #onferencia de *ilan, "acan dice, ,ue otros
lo han colocado 4a8o el signo de un retorno a @reud. En 1972, "acan dice no Dser
#reudianoE.
>on el se!inario Aun "acan, inaugura su 7lti!a enseñan5a, en el Se!inario 20,
u4ica un $ira8e:
-espués de die5 años, !e ,uitaron la pala4ra, en su!a. Se da el caso ,ue, por ra5ones en las ,ue se
!e5clan el destino y las ganas de co!placer a algunos, segu) a7n die5 años. -e estos $einte años, he
cerrado el ciclo.

El a?io!a .no hay relaci'n se,ual! recorre toda la enseñan5a de "acan, en este
Se!inario lo introduce con las #or!ulas l&gicas de la se?uaci&n. Este a?io!a lo
e?tiende a: Dno hay co!unicaci&nE, Dno hay goce del LtroE, Dno hay !etalengua8eE,
entre una larga serie de .no hay!. 0ero lo ,ue distingue a este nue$o paradig!a, es
to!ar co!o punto de partida el goce: Hay goce
4A
El punto de llegada es: El
psicoanálisis no funciona y preguntarse por,ue no #unciona.
En este se!inario pone de relie$e todo lo ,ue es goce Kno, es decir, goce sin Ltro.
0or el lado del ho!4re, tiene ,ue $érselas con el o48eto a, su reali5aci&n respecto a la
relaci&n se?ual dese!4oca en el #antas!a.
"acan declina cuatro tipos de goce en la !u8er. En el pri!ero, la !u8er encuentra el
tap&n #antas!atico en tanto no<toda, en el o48eto a, el hi8o.
El de4ate so4re la se?ualidad #e!enina, planteado por las pri!eras analistas !u8eres
en torno a la pri!ac)a del #alo se cerr& con el despla5a!iento del interés en la relaci&n

"acan, Q, Aun, Fuenos 1ires, 0aid&s, 19/1, p. 17+.
4
.iller, Q.<1, D"os seis paradig!as del goceE, El lengua(e aparato del goce, Fuenos 1ires,
>olecci&n -i$a, 2000, p. 17%.
40
!adre < hi8o
%
. "acan sie!pre a#ir!o ,ue ellas no est6n pri$adas del goce #6lico, sino
,ue al contrario, pueden tener, con uno solo, el elegido la satis#acci&n $erdadera C
#6lica.
+
Ltra !odalidad es el goce de la pri$aci&n atrapado en la dialéctica #6lica, es el
de la histérica ,ue se identi#ica con su falta en ser, y go5a de la insatis#acci&n.
0ara desear y go5ar #alica!ente, la !u8er necesita del ho!4re pala4ras de a!or. El
goce ,ue un ho!4re tiene de una !u8er, y ,ue la di$ide, haciendo de la soledad su
partenaire, esta !6s all6 de la satis#acci&n #6lica de la pala4ra y del goce #6lico del
&rgano, ,ue a!4os partenaires pueden o4tener.
7
"acan a di#erencia de @reud, te!prana!ente u4ico ,ue no todo el goce de la !u8er
pasa por el #alo, su goce en tanto no <toda, esta !6s all6, aun,ue no pueda decir nada de
él.
/
Este Ltro goce se presenta co!o aconteci!iento de cuerpo y no esta so!etido a la
ley de la castraci&n. Esto lo tra4a8are!os en el apartado siguiente.
1 partir de los años 70 se trata de las posiciones se?uadas de los parlZtres, en
relaci&n a los !odos de go5ar: Dla !anera !acha y la !anera he!4raE de darle $uelta a
lo i!posi4le de la relaci&n complementaria se?ual. Bo hay relaci&n se?ual por,ue el
goce del cuerpo del Ltro, es inadecuado :per$erso por un lado y por la otra, loco,
enig!6tico=. El a!or se pone a prue4a en el en#renta!iento de esa i!posi4ilidad real,
en el desarraigo de la co!ple!entariedad se?ual, el encuentro sie!pre es contingente.
1l !is!o tie!po en este se!inario la relaci&n entre lo $erdadero y lo real resulta
cuestionada, ,ue lo $erdadero apunte a lo real es una pretensi&n. "a $erdad s&lo se la
dice a !edias, su l)!ite es el goce. El signi#icante no puede capturar el goce de una $e5
para sie!pre, darle un no!4re 7nico, el goce es incon#esa4le.
"acan declina distintas #or!as del goce Kno. El goce #6lico se esta4lece en la no
relaci&n al Ltro, es solitario. Ltra #igura del Kn<goce, es el goce de la pala4ra, el goce
%
Eidel4erg 1., O2ncidencias del partenaire ho!4re en los goces de una !u8erO, en :M Anuario de
:n-estigaciones, pu4licaci&n de la Secretar)a de 2n$estigaciones de la @acultad de 0sicolog)a de la
KF1, 1rgentina, 2SSB 029<%//%, 2001, p6gs. 91<9+.
+
"acan, Q, "NEcolage, 0ar)s, 11 de !ar5o de 19/0.
7
Eidel4erg 1., O2ncidencias del partenaire ho!4re en los goces de una !u8erO, en :M Anuario de
:n-estigaciones, pu4licaci&n de la Secretar)a de 2n$estigaciones de la @acultad de 0sicolog)a de la
KF1, 1rgentina, 2SSB 029<%//%, 2001, p6gs. 91<9+
/
:&id, p.p 10%<107.
41
del &la?&la, satis#acci&n #6lica. "acan llego ta!4ién a i!plicar a la su4li!aci&n co!o
otra #igura del goce< Kno.
En este se!inario "acan, escri4e los tres registros utili5ando la #igura de un triangulo
deli!itado por tres $ectores C i!aginario, si!4&lico, real < la realidad :#antas!a=, lo
$erdadero : )ignificante del >tro &arrado= y el o48eto a
"a realidad se a4orda con el #antas!a. "o i!aginario dirigiéndose a lo si!4&lico
encuentra su l)!ite en el !ate!a, significante del >tro &arrado, es lo real co!o
i!posi4le de decir, no hay ulti!a pala4ra. 0or 7lti!o lo si!4&lico, al dirigirse a lo real,
nos de!uestra la naturale5a de se!4lante del o48eto a, se!4lante de ser.
1l !is!o tie!po, ca!4ia la concepci&n del lengua8e, este es una elucu4raci&n de
sa4er so4re lalengua Este ca!4io en el estatuto del lengua8e incide en la de#inici&n del
inconsciente. Bo se trata ahora, de de#inirlo a partir de un sa&er que no se sa&e, sino a
partir del uso
En el Se!inario 20, "acan co!ien5a una cr)tica a la !eta#)sica: el lengua8e, la
pala4ra son del orden del ser, la e,istencia es de lo escrito. S&lo a partir del algorit!o la
e?istencia es ad!isi4le co!o tal, en la ciencia, por e8e!plo la e?istencia se instaura a
ni$el del !ate!a.
9

En este se!inario "acan ilustra el signi#icante Kno, con la cuerda, por,ue con ella se
hace el redondel cuyo nudo posi4le con otro, es lo ,ue se dispone a interrogar en este
se!inario y los siguientes.
40
Si no hay relaci'n: '>&!o se anudan las tres cuerdas*
En octu4re de 1974 en, El triunfo de La 5eligion
A$
, un periodista le dice a "acan, ,ue
no ha in$entado nada, al situar en el principio el 3er4o, ya lo ha4)a dicho San 0a4lo. "a
respuesta da "acan, pone en e$idencia el ca!4io producido en relaci&n a su pri!era
enseñan5a: la ,ue sosten)a la relaci&n del signi#icante con la -erdad. En el principio esta
el signi#icante ,ue es causa de goce, el -er&o hace go5ar: D'por ,ué $ol$er)a con!igo
toda esta gente, sino #uera para dis#rutar una porci&n de 3er4o*E
42
Gres d)as después de El triunfo de La 5eligion, "acan dicta su con#erencia La
tercera, ,ue por su i!portancia le dedicare!os un apartado especial. Sin pretender
9
"acan, Q, #onferencia en *ilan, 12 de !ayo de 1972
40
:&id, p.p.172<17
41
"acan, Q,:1974= El triunfo de La religi'n, Fuenos 1ires, 0aid&s, 2010
42
"acan, Q, :1974=El triunfo de La religi'n, Fuenos 1ires, 0aid&s, 2010, p. 90
42
agotar la co!ple8idad de esta con#erencia, nos re#erire!os de !anera particular a la
distinci&n ,ue esta4lece entre los goces.
A% La tercera
En esta con#erencia dice ,ue el psicoan6lisis no es un s)nto!a. El s)nto!a $iene de lo
real, y el por$enir del psicoan6lisis depende de lo real. El psicoan6lisis no tiene co!o
perspecti$a hacerlo desaparecer, sino reducirlo a su real, $aci6ndolo de sentido. "a
ciencia introduce un desorden en lo real y el analista tendr6 ,ue responder de este !odo
a los nue$os s)nto!as, surgidos de lo real des4ocado por la tecnociencia.
-ecir ,ue el psicoan6lisis, es un la5o de a dos, y esta en el lugar de la .no relaci'n
se,ual!, no 4asta para hacer del psicoan6lisis un s)nto!a social. "a !isi&n del analista
es hacerle la contra a lo real, el analista es el s)ntho!a.
1 partir de la topolog)a de los nudos, de los registros C si!4&lico < i!aginario <
realC "acan hace una di#erencia entre los goces. El o48eto a plus de go5ar, se encuentra
en el enca8e de lo si!4&lico, i!aginario y real. El anuda!iento de los tres redondeles es
la condici&n de la distinci&n de los goces, y en ese lugar esta al o48eto plus de go3ar 1
partir de la plurali5aci&n del /om&re? del O;adre se plurali5a correlati$a!ente el goce.
Entre si!4&lico C real, el goce #alico. Entre i!aginario y real, el goce de la $ida y entre
si!4&lico e i!aginario, el goce sentido. "o real esta separado del sentido, por esto
nutrir al s)nto!a de sentido es darle su4sistencia.
4

El inconsciente es un sa4er escrito, lo ,ue lo sostiene es lalengua El s)nto!a y el
inconsciente desci#ra4le se superponen, si 4ien ,ueda a,uello ,ue no puede ser
desci#rado, interpretado y ,ue @reud deno!ino, 0r-erdrPngt
0or ulti!o en esta con#erencia "acan se dedica a dilucidar la relaci&n entre
psicoan6lisis, ciencia y religi&n. Ge!a ser6 reto!ado en las sucesi$as con#erencias ,ue
dictara.
A4 El ultimísimo Lacan
En no$ie!4re de 1974, "acan se re#iere al !alestar conte!por6neo, co!o una gran
#atiga de $i$ir, resultado del ca!ino hacia el progreso. Se espera del psicoan6lisis ,ue
descu4ra hasta donde se puede ir arrastrando esta #atiga, este !alestar de $i$ir.
4
"acan, Q, :nter-enciones y Fe,tos %, D"a terceraE, Fuenos 1ires, .anantial, 19//, p.10.
4
El !alestar esta en el principio del an6lisis: '0or ,ué los su8etos se anali5an*
El ho!4re, $a a an6lisis cuando le pasan cosas, a7n cuando él !is!o no las ha
,uerido, ,ue no co!prende. En la neurosis histérica el cuerpo en#er!a por el te!or de
estar en#er!o, sin estarlo en realidad. En la neurosis o4sesi$a son los pensa!ientos ,ue
no se pueden controlar, #o4ias en las cuales los o48etos ad,uieren signi#icaciones
di$ersas y espantosas. Bo hay para esto p)ldora ,ue cure. Entonces dice "acan: ',ué
puede el psicoan6lisis*
"a interpretaci&n, tiende a 4orrar el sentido de las cosas por las cuales el su8eto su#re.
El o48eti$o es !ostrarle a tra$és de su propio relato ,ue su s)nto!a, no est6 en relaci&n
con nada, ,ue est6 despro$isto de todo sentido.
44
.iller dentro del 7lti!o "acan, distingue el ultimísimo Lacan, ,ue co!ien5a en el
se!inario, El sinthome
A7

1 partir de a,u) se inaugura un ca!4io radical. El nudo 4orro!eo dice "acan, no es
una idea ,ue se sostenga, no es #6cil de i!aginar, se trata de !anipular, hay #allos,
errores, lapsus de escritura en la si!4oli5aci&n de la cadena.
-urante 197%<7+ "acan dicta su Se!inario 2, ,ue tiene co!o re#erencia principal a
6ames 6oyce :1//2<1941=. Bos dedicare!os a este se!inario en el cap)tulo 4, de esta
tesis.
1 lo largo de ese año "acan, da una serie de con#erencias, a continuaci&n nos
dedicare!os a e?plorar algunas de ellas, por considerarlas #unda!entales para dilucidar
su ultimísima ense2an3a
AA #onferencias
En #e4rero de 197%, antes de co!en5ar a dictar el se!inario 2, "acan en su
#onferencia en Londres
AC
, interroga nue$a!ente a la ciencia y al psicoan6lisis. Este,
est6 del lado de la ciencia, si considera!os ,ue la ciencia con su discurso #unda lo real.
El psicoan6lisis no hu4iese surgido sin la ciencia !oderna, ,ue parte de lo escrito, de las
44
3ersi&n en @rancés: @reud pour tou8ours C Entretien a$ec Qac,ues "acan
[[[.ecole<lacanienne.netHdocu!entsH1974<11<21.doc
4%
.iller, Q.<1, El ultimísimo Lacan, 4uenos 1ires, 0aid&s, 201, p, %+.
4+
5e-ista Argentina de ;sicología, p. p. 17<141.>on#erencia o#recida por "acan en "ondres el de
#e4rero de 197%. Bo se especi#ica en ,ué lengua #ue pronunciada.
44
#or!ulas.
@reud pensa4a ,ue en un #uturo el psicoan6lisis cul!inar)a con el conoci!iento
4iol&gico, hor!onal, de las en5i!as, y ,ue retroacti$a!ente nos enseñar)a de c&!o el
psicoan6lisis opera4a. "acan reto!a el planteo #reudiano, para interrogar el
psicoan6lisis, sus e#ectos: 'c&!o dia4los sucede ,ue el psicoan6lisis, ,ue es una
pr6ctica, opera*
En 8unio del !is!o año en, D2nter$ention \ la suite de lNe?posé dN1ndré 1l4ertE
47
,
"acan interroga la relaci&n entre el principio del placer y la regla #unda!ental.
Seg7n @reud este principio, a!ortigua la esti!ulaci&n, la reduce al !)ni!o. 0ero el
aparato tra4a8a para el goce. "a regla #unda!ental e?ige un es#uer5o de parte de a,uel
,ue $iene a solicitar una ayuda, hacer un es#uer5o para llegar a lo ,ue le displace. "acan
señala ,ue en esta e!presa el an6lisis tiene un aliado el super?yo, por,ue el super?yo es
el i!perati$o de goce.
"acan reto!a la distinci&n aristotélica entre particular y singular. "o singular en
1rist&teles no se con#unde con el particular. "o particular, se de#ine por lo uni$ersal y si
no hu4iera si!4&lico, esa inyecci&n de signi#icantes en lo real con la cual esta!os
#or5ados a arregl6rnosla, no ha4r)a s)nto!a. El s)nto!a es lo ,ue nos hace a cada uno
di#erentes, en tantos seres ha4lantes en la relaci&n ,ue tene!os, con lo real.
>on la regla #unda!ental nos co!pro!ete!os con a,uel ,ue ad!iti!os en un
an6lisis, a ha4lar de a,uello ,ue !enos dispuesto ha4lar est6, su s)nto!a. "acan u4ica lo
singular en el s)ntho!a, ,ue de4e ser cernido en un analisis. El destino es lo singular,
,ue se o4tiene a partir del s)nto!a. El s)nto!a produce un desarreglo en el principio del
placer, ,ue es, no tener nada de singular, es estar en la nor!a #6lica.
"acan dice, ,ue el nudo es el s)nto!a, y hay ,ue sudar 4astante para aislarlo: D"o
nuestro consiste en incitarlo a pasar por el 4uen agu8ero de lo ,ue le es o#recido, a él,
co!o singularE
4/
.
>uatro !eses de la después de la :nter-ention, dicta una con#erencia .El síntoma!
A<
47
Qac,ues "acan, D2nter$ention \ la suite de lNe?posé dN1ndré 1l4ertE, en Lettres de lQBcole
freudienne, 24 :197/= pp. 22<24. C "a traducci&n es nuestra.
4/
:&id,p.2.
49
"acan, Q, :197%=, D>on#erencia en ;ine4ra so4re el s)nto!aE, :nter-enciones y Fe,tos %, Fuenos
4%
,ue #ue pronunciada el 4 de octu4re de 197% en el #entro 5aymond de )aussure, en un
#in de se!ana de tra4a8o organi5ado por la Sociedad Sui5a de 0sicoan6lisis.
En esta con#erencia tra4a8a so4re lo ,ué autori5a a alguien e8ercer de analista. En esta
l)nea señala ,ue cuando alguien se asu!e co!o analista, s&lo el !is!o puede hacerlo y
es li4re de con#i6rselo a gente elegida por estar en el !is!o punto ,ue él. "acan 4usca
e?traer cual es la relaci&n de cada uno al psicoan6lisis, de ,ué esta hecho un analista:
'por ,ué se co!pro!eti& con esa pro#esi&n de analista*
%0
El dispositi$o del pase se opone a las clasi#icaciones uni$ersales, en tanto ,ue el
pase, apunta a e?traer la singularidad, lo ,ue no entra en las casillas.
%1
"o si!4&lico esta hecho, de las pri!eras !arcas, el !odo en ,ue ha sido instilado en
un su8eto, un !odo de ha4lar, la !anera en ,ue #ue deseado o no. Es en el encuentro
entre esas pala4ras sin sentido y el cuerpo, donde algo se es4o5a. "alengua son las
!arcas ,ue i!pactan en el cuerpo, y producen a#ectos, en ca!4io el lengua8e es una
ela4oraci&n secundaria. El asidero del inconsciente consiste en el !aterialis!o de las
pala4ras, en el sonido, ,ue no tiene sentido.
Bo hay !6s ,ue seguir a @reud, lo ,ue esta en la 4ase de los s)nto!as, es la realidad
se?ual. En lo ,ue disiente "acan de @reud, es en el autoerotis!o del goce. 0ara "acan,
por e8e!plo lo ,ue esta en el origen de la #o4ia de 6uanito, son las erecciones, este goce
#6lico el su8eto lo e?peri!enta co!o a8eno. El inconsciente co!o nos !uestra la #o4ia
en el caso Quanito, es una de#ensa ante el encuentro con su propia erecci&n, con el goce.
Este goce hetero, Quanito lo encarna en el ca4allo, su s)nto!a es la signi#icaci&n de este
recha5o.
>o!o $eni!os argu!entando en esta tesis, la inadecuaci&n en relaci&n al goce es
radical. El goce nunca es el ,ue har)a #alta, para hacer e?istir la relaci'n se,ual ,ue no
hay. "acan dice, ,ue el ho!4re no satis#ace a toda !u8er, La mu(er es un sueño del
ho!4re. Si se satis#ace con una, o $arias, es a consecuencia de ,ue no todas las !u8eres
consuenan con su inconsciente. "as !u8eres en tanto no todas, no se prestan a la
generali5aci&n, #alocéntrica. Kna !u8er entonces es un s)nto!a para un ho!4re, por,ue
con ella, nunca ter!ina de arregl6rselas.
1ires, .anatial, 19//.
%0
:&id, p.120.
%1
:&id, p.124.
4+
-espués de dictar la pri!era lecci&n de su Se!inario 2, el 1/ de no$ie!4re de
197%, "acan $ia8a a EEKK, donde per!anecer6 hasta principios de dicie!4re. Es all)
donde dicta una serie de con#erencias y con$ersaciones en di#erentes centros
uni$ersitarios.
En su con#erencia en la, Rale 0ni-ersity, +an3er )eminar, ante un p74lico
!ayoritaria!ente 8o$en, contin7a interrogando al psicoan6lisis: 'co!o se decide
alguien a autori5arse co!o psicoanalista* '>&!o se de$iene analista*
S&lo puede dice, dar testi!onio de lo ,ue le proporciona su pr6ctica. Kn an6lisis no
ha de ser lle$ado de!asiado le8os, cuando el anali5ante piensa ,ue se alegra de $i$ir, es
su#iciente.
"acan se interroga nue$a!ente so4re el pase, se trata de la tras!isi&n de alguien ,ue
ha4iendo pasado por un an6lisis, hace a otros, a pares. Gras!ite a otros, lo ,ue ha
e?tra)do de su e?periencia de anali5ante, la energía, ,ue le ha dado el an6lisis para
reci4ir a otros en no!4re del psicoan6lisis.
En el *assachusets :nstitute of Fechnology, a#ir!a ,ue el psicoan6lisis no es una
ciencia. Ga!poco es una #iloso#)a por,ue no pone en el centro la idea de ,ue el ho!4re
esta hecho para la sa4idur)a.
1 lo largo de estas con#erencias "acan, de !anera tena5 plantea la cuesti&n central:
',uién es capa5 de ser analista* Bo se sa4e lo ,ue es un analista. "a cuesti&n del #in de
an6lisis, y !6s concreta!ente del pase, lle$& a un cierto n7!ero de los ,ue #or!a4an
parte de su entorno a a4andonarlo.
Encuentra dos lugares d&nde se asienta el an6lisis. El pri!ero es el cuerpo. 1l cuerpo
el parlStre lo aprehende pri!ero co!o #or!a, pero de él no tene!os idea, #unciona solo.
El ho!4re tiene adoraci&n por su i!agen, la pri!era aprehensi&n del !undo es la del
se!e8ante. "acan u4ica en el cuerpo co!o #or!a, el o4st6culo para i!aginar el nudo.
"a consistencia del cuerpo es i!aginaria, cuando la representa!os con una cuerda, se
introduce el agu8ero, y con él, la consistencia si!4&lica, el lengua8e. "acan con la
!anipulaci&n de los nudos, intenta ,ue4rar la inhi4ici&n !ental para i!aginar lo real.
El enig!a es c&!o, a partir de lo i!aginario co!o consistencia y de lo si!4&lico co!o
agu8ero, pode!os i!aginar tocar un real ,ue sea un tercer c)rculo :tercera consistencia=.
"o real es lo i!posi4le de penetrar.
"a cl)nica con#ir!a la Grinidad de los tres c)rculos. 0ero es necesario un cuarto el
47
s)ntho!a, ,ue hace nudo.
En su con#erencia en la #olum&ia 0ni-ersity, resalta la i!portancia del uso del
se!4lante por parte del analista, al re#erirse a la $erdad. "a $erdad es #icci&n, por esto
no se la puede decir toda, es !edio dicha, en esto reside la di#icultad. Es preciso sin
e!4argo ,ue el analista haga sentir al anali5ante, ,ue esa $erdad no es general, ,ue no
$ale para todo el !undo.
"acan $a a distinguir la funci'n del padre co!o uni$ersal, de su e?istencia $inculada
a lo real ,ue es singular. El padre es una funci'n ,ue se re#iere a lo real, esto no i!pide
sin e!4argo ,ue lo real del padre sea, de todos !odos, a4soluta!ente #unda!ental en el
an6lisis. El !odo de e?istencia del padre est6 $inculado a lo real, es el 7nico caso en
,ue lo real es !6s #uerte ,ue lo $erdadero. "a #unci&n es uni$ersal, pero esta no opera
!6s ,ue cuando se encarna, en una singularidad
%2
.
En 197+, en las Qornadas so4re Los matemas y el inconsciente, ,uince d)as antes del
inicio de su Se!inario 24, "acan responde a una serie de preguntas, dice no tener
respuestas. 1nticipa uno de los te!as ,ue $a a tra4a8ar, en su pr&?i!o se!inario, el
agu8ero.
"acan est6 sorprendido de ,ue a su p74lico, lo ,ue les ha enseñado hasta ahora, les
pare5ca su#iciente. 0or ,ue, para estar con#or!es, hay ,ue creer ,ue lo ,ue se dice, no
es una DcharlataneriaE. "a #iloso#)a, la lingU)stica son charlatanerias. Salirse de la
#iloso#)a, y al !is!o tie!po de la teolog)a, no es #6cil, se necesita un incre)4le cri4ado,
para poder decir ,ue el psicoan6lisis se sostiene y no es una charlataner)a. El
psicoan6lisis dice "acan, est6 a prue4a, da algunos resultados, pero no hay progreso.
"acan esta descon#or!e, $a a tientas en la oscuridad, rasgo ,ue $a a !arcar el estilo
de sus pr&?i!os se!inarios: DEste año trataré de decir algo ,ue sea un poco !6s
a$enturado ,ue lo ,ue he hecho hasta ahora.E
%
%2
.iller $a en esta direcci&n cuando u4ica al padre en tanto singular, del lado de la e? Csistencia.
Esto ,uiere decir ,ue no con$iene ahogar la e?istencia en nuestra creencia en el todo C.eso -ale para
todos!<, sino sustituir el punto de $ista del todo por el del 0no. Es la indicaci&n presente en la 4re$e
oraci&n de "acan: .Hay de lo 0no! J:l y a de lQ0nK. >o!o una in$itaci&n en el registro cl)nico, a de8ar
de lado el totalitaris!o de lo uni$ersal en 4ene#icio de la singularidad del Kno. :2011= XXX
%
"acan, Q, D"os !ate!as y el inconscienteE, :197+= 0u4licada en "ettres de "]Ecole @reudienne, Bro.
21. 0ar)s, 1 de octu4re al 2 de no$ie!4re
4/
"acan co!o di8i!os a#ir!a ,ue el !odo de e?istencia del padre est6 $inculado a lo
real, es el 7nico caso en ,ue lo real es !6s #uerte ,ue lo $erdadero. En el pr&?i!o
apartado tra4a8are!os la #e!inidad y lo uni$ersal. El padre a partir de lo uni-ersal,
particular y singular
/&/& La 5e)inidad : lo 'niAersal
Sole!os decir ,ue "acan, a di#erencia de @reud, distingui& de entrada entre la !u8er
y la !adre. 0ara ser !6s precisos, lo #e!enino nunca to!& en "acan un $alor uni$ersal.
El a4orda8e de la se?ualidad #e!enina desde el co!ien5o puso en tela de 8uicio el Edipo
#reudiano e hi5o i!posi4le el sueño de la e,ui$alencia entre las salidas del !is!o para
los se?os lla!ados !acho y he!4ra. El #alo, si 4ien asegura la di#erencia entre los
se?os, no da la nor!a ni la hor!a para hacer e?istir a La !u8er.
1 !ediados de los 70, "acan se sir$e de un nue$o estatus de lo real ,ue tiene e#ectos
en las categor)as de lo uni$ersal, lo particular, y lo singular, y eso lle$a a re#or!ular
conceptos caros al psicoan6lisis, tales co!o el Bo!4re del 0adre, el deseo y el ser. 1
partir de 197%, estos ad,uieren el car6cter de se!4lantes, por oposici&n a lo real. 0ero
'de ,ué de#inici&n de real parti!os para destacar esa naturale5a de se!4lante*
En 1977 "acan, de#ine lo real co!o a,uello ,ue e?cluye todo sentido y ,ue est6 por
#uera de la articulaci&n signi#icante: lo real e?<siste al sentido, de él esta!os separados.
1hora 4ien, la tensi&n entre el Bo!4re del 0adre y lo #e!enino: 'anticipa acaso la
7lti!a enseñan5a de "acan*
"acan sie!pre destac& la #unci&n nor!ati$i5ante del 0adre, ,ue consiste en dar un
signi#icante al goce y enganchar el signi#icante al signi#icado. Sie!pre puso a #uncionar
al 0adre en cierta relaci&n con el goce ,ue e?cede e irru!pe, para negati$i5arlo por
!edio del signi#icante, seg7n el !odelo la castraci&n. -esde un co!ien5o resalto su
#unci&n de operador, de instru!ento.
1 #ines de los %0, el Bo!4re del 0adre era para "acan lo ,ue garanti5a4a y hac)a
e?istir la 4ater)a signi#icante, pero no se con#unde con el lengua8e, ya ,ue es el
representante de la "ey en el Ltro. El 0adre es un signi#icante ,ue cu!ple una #unci&n
de sustituci&n: en la !et6#ora paterna, signi#ica el enig!a del deseo de la !adre d6ndole
un signi#icante :el #alo= ,ue es el l)!ite al goce !aterno. El 0adre si!4&lico recu4re lo
real: es la estructura Creal, en la !edida en ,ue tiene e#ectos.
49
'I ,ué es el signi#icante del Bo!4re del 0adre co!o se!4lante* Es una re#erencia
$ac)a de goce, ,ue corresponde al su8eto co!o #alta<en<ser, ta!4ién $aciado de goce. El
0adre, co!o signi#icante, es uni$ersal Cen el sentido aristotélico de Dpara !6s de unoE.
En el ni$el del Bo!4re del 0adre, no hay uno ,ue responda en cuanto ,ue e?istencia.
@reud encarn& ese uno en el 0adre de la horda, es decir, en un !ito: el padre !uerto
de$iene la "ey. 1,u) se anudan la "ey y el deseo, y de ese !odo @reud !antiene la
creencia en el 0adre y en la religi&n.
0ara hacer e?istir a ese padre si!4&lico :signi#icante, re#erencia $ac)a=, "acan lo
encarna en el padre i!aginario, agente de la pri$aci&n, o 4ien en el padre del segundo
tie!po del Edipo. Es el padre ,ue une la castraci&n con la interdicci&n del goce. Esto
4rinda una $ersi&n tr6gica del 0adre: s&lo se puede acceder al o48eto de goce a tra$és de
la transgresi&n.
0ara ello es necesaria la presencia de un 0adre ,ue tras!ita la ley Cuna ley a la ,ue él
!is!o est6 so!etido co!o su8eto. El padre si!4&lico, signi#icante entonces, no
inter$iene !6s ,ue por !ediaci&n del padre real, y #unciona co!o garante del deseo a
partir de la interdicci&n de un goce conce4ido co!o prohi4ido.
En los años 70, la castraci&n de goce se de4e al lengua8e.: la ley del Bo!4re del
0adre es la del lengua8e. Este deter!ina la castraci&n de goce.
-el signi#icante del Bo!4re del 0adre, en cuanto ,ue uni$ersal, no se deduce de
ninguna e?istencia. '0ero c&!o pasar del uni$ersal del Bo!4re del 0adre en lo
si!4&lico, a Kn padre, a una e?istencia real, al Kno*
En los años 70, la introducci&n del particular a t)tulo de e,cepci'n pone en e$idencia
la separaci&n entre el padre y su #unci&n. "acan #unda el para todos :de la castraci&n=
en una e?cepci&n
%4
: Hay uno que no está sometido a la funci'n fálica. Se trata del padre
por #uera de toda ley. El padre ,ue go5a sin l)!ites es un !ito del neur&tico, pero al
!enos erradica del padre la !orti#icaci&n. Es un padre $i$o, ,ue tiene un cuerpo para
go5ar.
"a operaci&n del padre co!o e,cepci'n consiste en no ,uerer sa4er nada del goce
#e!enino, ,ue no entra en la #unci&n #6lica. El particular ,ueda de#inido en relaci&n con
el uni$ersal del Edipo, pero la #unci&n de la e?cepci&n no se con#unde con lo singular.
En la clase del 21 de enero de 197%, "acan introduce otra encarnaci&n de la #unci&n
del Bo!4re del 0adre, otra $ersi&n del 0n padre, ,ue $a !6s all6 del Edipo: DKn padre
%4
"acan, Q. El )eminario, li&ro %=, A1n, 0aid&s, Fs. 1s, 1991, p. 9%, 9/.
%0
s&lo !erece respeto, incluso a!or, si dicho a!or, dicho respeto, esta pTre?-ersamente
orientado, es decir si hace de una !u8er o48eto a ,ue causa su deseoE.
%%

"a 7nica garant)a de su #unci&n es to!ar a Kna<!u8er co!o causa de su deseo. 1,u)
"acan u4icar6 la e?istencia de Kno co!o singular y real, seg7n .iller.
%+
Esto es algo !uy distinto de to!ar a una !u8er co!o o48eto a, de hacer el a!or con
el inconsciente Cco!o dice "acan en A1nC, de a4ordar a una !u8er con el #antas!a.
En su 7lti!a enseñan5a, "acan se re#iere al padre co!o e?istencia, singular a partir
de 0na?mu(er. Es su propia soluci&n lo ,ue el padre tras!ite. >on una !u8er, as) co!o
con el s)nto!a Cdice "acanC, uno nunca ter!ina de arregl6rselas, sie!pre es de!asiado
pronto o de!asiado tarde.
En 197+, "acan se distancia4a nue$a!ente de la religi&n y resalta4a el $alor de
DusoE del padre: O"a hip&tesis del inconsciente, co!o su4raya @reud, solo puede
sostenerse si se supone el Bo!4re del 0adre. Suponer el Bo!4re del 0adre, cierta!ente
es -ios. 0or eso si el psicoan6lisis prospera, prue4a ade!6s ,ue se puede prescindir de
él con la condici&n de utili5arloE
%7

En este sentido, ca4e pensar ,ue ir !6s all6 de las $ersiones del padre #antas!6tico
:padre !uerto, padre i!aginario=, en un an6lisis, per!ite el encuentro con 0na?mu(er:
salida del inconsciente #reudiano, una $e5 atra$esado el #antas!a y re$elado el goce
pulsional ,ue el #antas!a desconoc)a.
1lgunos testi!onios de 1nalistas de la Escuela dan cuenta de este Dir !as all6 del
#antas!aE en su relaci&n con 0na?mu(er co!o s)nto!a de un ho!4re, y de c&!o
per!anecen ta!4ién los restos sinto!6ticos, los detalles #etichistas #antas!6ticos, co!o
condiciones de a!or y de goce, pero a4iertos a la contingencia, al no<todo.
En el #ondo, dice .iller, la desu4li!aci&n, la ca)da de los ideales y de los
uni$ersales, co!en5& para "acan a partir de la se?ualidad #e!enina, cuando pudo decir:
La mu(er no e,iste, e,isten mu(eres. 1 partir de all), e?tendi& progresi$a!ente esa
a#ir!aci&n a todas las categor)asP en particular, a la del padre.
%/
%%
"acan, Q, El )eminario, li&ro %%, 5):, se!inario inédito, clase 21H01H7%.
%+
.iller, Q.<1. DEl ser y el unoE, se!inario inédito, 2011.
%7
"acan, Q, El sinthome, Fuenos 1ires, paid&s, 200+, p, 1.
%/
.iller, Q.1. DEl Ser y el KnoE, se!inario inédito, 2011.
%1
9e!os co!entado, en pri!er lugar, el nue$o estatus de lo real en la 7lti!a
enseñan5a de "acan y sus e#ectos so4re las categor)as de lo uni$ersal y del ser En
segundo tér!ino, $i!os c&!o la se?ualidad #e!enina pone en tela de 8uicio los
se!4lantes :el #alo, el Bo!4re del 0adre, y el signi#icante=. 0or 7lti!o, señala!os la
tensi&n entre el padre y la se?ualidad #e!enina: '>u6l es el goce recha5ado, segregado,
por la #unci&n de la e?cepci&n ,ue #unda el para todos del uni$ersal*
Bo todo en las !u8eres est6 so!etido a la ley de la castraci&n. 9ay un goce ,ue se
presenta co!o aconteci!iento del cuerpo y ,ue no puede ser articulado en signi#icantes.
El goce sin ley, "acan lo a)slo pri!ero a partir de la se?ualidad #e!enina, y luego lo
generali5&, al régi!en del goce co!o tal.
"os testi!onios del pase nos pueden enseñar c&!o un su8eto arri4& a una $ersi&n de
lo ,ue, para él, se present& co!o goce sin ley.
1 partir de elucidar los $ira8es en la enseñan5a de "acan, ,ue tra4a8a!os a lo largo
de la tesis nos a4ocare!os en el pr&?i!o cap)tulo a la practica del psicoanalisis, ,ué se
desprende del ca!4io producido a partir del Se!inario 2.
%2
%
EL PSICOANBLISIS COMO PRBCTICA
%&$&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&El ocaso de la inter1retaci(n
En este apartado tratare!os de u4icar algunos de los i!pases ,ue lle$aron a "acan a
re#or!ular el concepto de real y de interpretaci&n en tres !o!entos distintos de su
enseñan5a: Funci'n y campo de la pala&ra y del lengua(e en psicoanálisis
7<
:"acan,
19%H200/=, El )eminario $$ :"acan, 19+4H19/7= y A1n :"acan, 1972H19/1=.
Aeto!are!os estos tres se!inarios ,ue tra4a8a!os en el cap)tulo 2 de esta tesis,
ahora para situar la tensi&n entre el goce y la interpretaci&n.
El pro4le!a al ,ue apunta!os concierne a la di#erencia entre: el .no hay! :no hay
Ltro del Ltro= y el .Hay del goce!: '"a interpretaci&n en relaci&n a esta di#erencia es la
!is!a o $ar)a* 0ara responder esta pregunta pondre!os en tensi&n el sentido y lo real.

A$$ AntecedentesU Funci'n y campo de la pala&ra y el lengua(e en psicoanálisis
"a resonancia en Funci'n y campo de la pala&ra, es un !odo de co!unicaci&n. Es
una di!ensi&n de la pala4ra ,ue hace escuchar lo ,ue no se dice, es una propiedad
!eton)!ica de la pala4ra. "o poético es !eton)!ico. 0or lo ,ue no dice la resonancia es
silenciosa y no co!unica, pero al !is!o tie!po por lo ,ue e$oca es ruidosa. "a
interpretaci&n apunta a !odi#icar el su8eto, se trata de e$ocarlo para trans#or!arlo o
incluso in$ocarlo, hay un $alor i!perati$o de la interpretaci&n.
>o!o $i!os el inconsciente es el capitulo censurado de la historia. El su8eto es
pensado a partir de Deso produce sentido para élE, la represi&n es de un sentido. En esta
época "acan puede decir ,ue el s)nto!a es Dsigni#icante de un signi#icado repri!ido de
la conciencia del su8etoE. "o ,ue sigue siendo un !isterio es la causa de la represi&n,
cu6l es la instancia ,ue repri!e.
%9
"acan, Q, Escritos :, D@unci&n y ca!po de la pala4ra y el lengua8e en el inconscienteE, Fuenos 1ires,
Siglo MM2, p.p 21< 09, 200/.
%
"a interpretaci&n supone ,ue .eso quiere decir otra cosa! y el sentido es si!4&lico.
En este te?to "acan ta!4ién sit7a co!o la interpretaci&n es dada por el oyente. >ada
uno interpreta, co!o en el caso de la di$inidad 0ra8ap^ti
+0
, ,ue sie!pre dice "a y sus
s74ditos, sie!pre dan a ese "a, otro sentido: "a di8o 0ra8ap^ti, el dios del trueno. '.e
ha4eis entendido* I los -e$as contestaron: Dnos has dicho: "atta, dad! Ccon ello el
te?to sagrado ,uiere decir ,ue los poderes de arri4a se reconocen por el don de la
pala4ra. :"acan, 19%H200/:09=
El punto de partida de la interpretaci&n es el reconoci!iento del su8eto en tanto
si!4&lico por una pala4ra ,ue le $iene del Ltro. "acan en este !o!ento de#ine el #in de
an6lisis co!o su48eti$i5aci&n de la !uerte.
El pro4le!a del goce a7n no se presenta co!o tal, ya ,ue la satis#acci&n en estos
años es si!4&lica y del orden del reconoci!iento.
"a dialéctica no es indi$idualP Dla ter!inaci&n del an6lisis es la del !o!ento en ,ue
la satis#acci&n del su8eto encuentra co!o reali5arse en la satis#acci&n de cada uno, con
todos a,uellos con ,ue se asocia en una o4ra hu!ana.E
+1
:"acan, 19%H200/:0/=
'>u6l es el i!passe ,ue lle$a al ocaso de la interpretaci&n* En 19+4 se produce un
giro en la enseñan5a de "acan, el inconsciente es de#inido a partir de las pulsiones
parciales, hay co!unidad topol&gica entre los agu8eros del cuerpo, las 5onas er&genas y
el inconsciente.

A$% El )eminario $$
En el )eminario $$ se producen ca!4ios ,ue anticipan los desarrollos posteriores de
"acan en torno al inconsciente real, a,u) de#inido co!o o!4ligo del sueño. Ga!4ién en
este se!inario el #inal de an6lisis conlle$a la con#rontaci&n con el goce pulsional
recha5ado: '>&!o un su8eto $i$e la pulsi&n una $e5 atra$esado el #antas!a* (ue nos
conducir)a de seguir esta l)nea a los 7lti!os desarrollos de "acan so4re el s)nto!a y lo
incura4le.
El ocaso de la interpretaci&n se de4e, a la i!potencia del e#ecto de $erdad en relaci&n
con el goce. En esta $)a, lo ,ue hace ,ue la interpretaci&n no sea una adi$inaci&n, es la
+0
"acan, Q, :&id, p,09.
+1
"acan, Q, Escritos :, D@unci&n y ca!po de la pala4raYE, Siglo MM2, Fuenos 1ires, 200/, p, 0/.
%4
realidad se?ual del inconsciente, el ca!po de las pulsiones parciales. "a pulsi&n, su
goce autista y !aso,uista da su peso de real a la e?periencia del an6lisis.
"a interpretaci&n no to!a sin e!4argo la $)a del o48eto a de la pulsi&n, en el
Se!inario 11, sino la del signi#icante ,ue deter!ina al s)nto!a.
El régi!en de la pulsi&n pertenece al D9ay del goceE, a ni$el de la pulsi&n el su8eto
sie!pre es #eli5. I precisa!ente es el D9ay del goceE, lo ,ue pone en cuesti&n la
interpretaci&n y la $erdad. Si a ni$el de la pulsi&n todo es logroP '>&!o puede operar el
lengua8e so4re el goce*
A$4 Eso quiere go3ar
"acan en el se!inario Aun esta4lece ,ue el goce, es el goce del Kno, del cuerpo
propio, no hay goce del cuerpo del Ltro, lo ,ue pone en cuesti&n de !anera ta8ante la
relaci&n al Ltro, co!o dada de entrada. El a?io!a .no hay relaci'n! lle$a a la
re#or!ulaci&n de los conceptos de: deseo, lengua8e, inconsciente y su8eto, entre otros.
En este se!inario, "acan to!a lo ,ue en el )eminario $$, era el o4st6culo a la
$erdad, la pulsi&n y lo hace nor!a: el inconsciente ,uiere go5ar.
+2
:.iller,
199%H2012:2%9=
Si la lengua sir$e al goce entonces la interpretaci&n se $uel$e i!posi4leP '9ay ,ue
pasar por el Deso no ,uiere decir nadaE para e?traer el Deso ,uiere go5arE* "o ,ue
i!plica re#or!ular la interpretaci&n entendida co!o: eso quiere decir otra cosa
En la Fuga del sentido :199%H2012=, .iller esta4lece distintos tie!pos de la
interpretaci&nP la ,ue apunta al deseo, al o48eto a y al s)nto!a.
En el ;refacio a la edici'n inglesa del )eminario $$
C4
:197+H2012=, "acan dice:
D>uando el esp de un laps, o sea, puesto ,ue no escri4o sino en #rancés, el espacio
de un lapsus, ya no tiene ning7n alcance de sentido :o interpretaci&n=, solo entonces uno
est6 seguro de estar en el inconsciente. Kno lo sa4e uno !is!o.
0ero 4asta con ,ue se le preste atenci&n para salir de él. Bo hay all) a!istad ,ue a ese
inconsciente lo soporte.E :197+<1977H2012:%99=
+4
+2
.iller, Q<1, La fuga del sentido, p, 2%9.
+
"acan, Q, D0re#acio a la edici&n inglesa del Se!inario 11E, Escritos ::, Fuenos 1ires, 0aid&s, 2012.
+4
"acan, Q, >tros Escritos, D0re#acio a la edici&n inglesa del se!inario 11E, Fuenos 1ires, 0aid&s,
2012, p, %99.
%%
Este te?to es del 17 de !ayo de 197+, seis d)as después de #inali5ar el se!inario El
sinthome, "acan u4ica co!o dis8untos inconsciente real e interpretaci&n, y la $erdad
co!o !entirosa.
El inconsciente #reudiano es una hip&tesis, el inconsciente trans#erencial es e#ecto de
sentido, resultado de la articulaci&n entre el signi#icante de la trans#erencia y el
signi#icante cual,uiera. "a 7lti!a teor)a del inconsciente real en "acan no esta a4ordada
a partir de la neurosis sino de la psicosis: es la e!ergencia de un Kno s&lo y se opone a
la historia.
"a tesis del inconciente real, es el re$erso de Del deseo es su interpretaci&nE. "a
$erdad !entirosa, el espe8is!o de la $erdad tiene un tope el inconsciente real, y la
satis#acci&n ,ue !arca el #in de an6lisis.
"o real en 1977 se de#ine co!o e?cluyendo el sentido, lo real es una noci&n e?tre!a
de la cual no pode!os tener ninguna representaci&n. En >tros Escritos, "acan dice, DBo
por,ue el sentido de su interpretaci&n haya tenido e#ectos los analistas est6n en lo
$erdadero, puesto ,ue, aun cuando #uera 8usta, sus e#ectos son incalcula4lesE
+%
:197H2012:%/%=
1,u) esta!os a ni$el de la pr6ctica d&nde se atestigua lo incalcula4le. "a
interpretaci&n no atestigua ning7n sa4er, en tanto ,ue el sa4er supone la pre$isi&n de los
e#ectos.
"a disyunci&n entre si!4&lico y real, introduce el pro4le!a de la no!inaci&n para
tocar lo realP 'Si lo real e?cluye el sentido, co!o operando con el sentido alcan5ar lo
real* '>o!o tocar el e?ceso de goce, un no!4re de lo real*
A$A 5esonancia y efecto de Agu(ero: /o Hay
En el Se!inario 24 LQ0ne?&é-ue, la e?clusi&n entre sa4er y real, lle$a a "acan a
introducir un nue$o !odo de interpretaci&n. Fusca un e#ecto de sentido ,ue no #uera de
se!4lante: un signi#icante nue$o ,ue co!o lo real no tendr)a ning7n sentido.
3a a distinguir entre lo real!ente si!4&lico, la mentira, e#ecto de sentido, de la
angustia, si!4&lica!ente real. "a angustia no engaña.
+%
"aca, Q, 197, >tros Escritos, D2ntroducci&n a la edici&n ale!ana de un pri!er $olu!en de los
EscritosE, Fuenos 1ires, 0aid&s, 2012, p, %/%.
%+
En esta 7lti!a $)a, $a a u4icar el s)ntho!a :real en lo si!4&lico=, co!o lo ,ue no
!iente y conser$a un sentido en lo real.
"acan $a a dar un concepto reno$ado de la interpretaci&n respecto del s)nto!a. "a
interpretaci&n $ar)a, seg7n se la piense a partir de lo real!ente si!4&lico, o de lo
si!4&lica!ente real. L la interpretaci&n no es !6s ,ue !entira, ,ue s&lo act7a so4re los
se!4lantes, y es i!potente respecto de lo real. L se de#ine la interpretaci&n a partir de
lo si!4&lica!ente real. Esta 7lti!a conduce al signi#icante nue$o
++
:200+H 201:1+1=.
1 un nue$o uso del signi#icante, ,ue co!o lo real no tiene sentido. Este segundo
ca!ino es el ,ue $a a e?plorar a continuaci&n.
-e#ine al psicoan6lisis co!o una pr6ctica sin -alor, no tiene nada 4ello ,ue decir, a
di#erencia de la poes)a. -e4e!os distinguir entre el $alor y el uso: el $alor de algo se
deter!ina en el interca!4io, una cosa $ale por otra, en ca!4io el uso es del orden de lo
!is!o sin sustituci&n. Kna interpretaci&n no tiene $alor de interca!4io, solo $ale para
un caso, si la repeti!os no tiene e#ectos. >o!o tal la interpretaci&n anal)tica no tiene
$alor de interca!4io ni de uso, es sin -alor
CD
.:p.1+7=
"acan 4usca un !odo distinto de interpretaci&n a partir de la poes)a, est6 ulti!a esta
do4le!ente articulada es: e#ecto de sentido :!entira= y e#ecto de agu8ero de
$acia!iento, esto ulti!o es adecuado para hacer resonar el o48eto a Bo produce un
e,u)$oco a la !anera de la antigua interpretaci&n por el e,u)$oco co!o do4le sentido,
sino ,ue eli!ina un sentido. Sustituye un sentido por la signi#icaci&n $ac)a, apunta en la
resonancia al e#ecto de agu8ero Jsim&'licoK. "a resonancia pone en #unci&n el lengua8e,
el cuerpo y el sentido. El cuerpo :i!aginario= y el lengua8e :si!4&lico= est6n
soportados por lo real. El sentido es si!4&lico e i!aginario y esta separado de lo real.
Se distingue la interpretaci&n ,ue produce un agu8ero, de la interpretaci&n co!o
resonancia, en esta es su#iciente el sentido.
"a interpretaci&n, tiene en su hori5onte el .no hay relaci'n se,ualE, es una
interpretaci&n ,ue produce un $acia!iento de sentido y produce un agu8ero.
En el se!inario siguiente, *omento de concluir :1979=, "acan dice ,ue el acto ,ue
no ser)a dé4il !ental, es el ,ue no pasa por el pensa!iento. Se trata de ele$ar la
de4ilidad psicoanal)tica al gesto de cortar. El acto anal)tico tendr)a ,ue ser ele$ado a la
++
.iller, Q.<1, El ultimisimo Lacan, Fuenos 1ires, 0aid&s, 201, p1+1.
+7
:&id, p,1+7
%7
dignidad de la cirug)a. "a interpretaci&n corta S1 de S2, por lo ,ue no se produce
ning7n sentido, al no articularse, no hacer cadena.
3a!os a citar la pregunta ,ue #or!ula ;raciela FrodsTy en su pri!er testi!onio: DEl
pro4le!a ,ue !e planteo es el siguiente: 'c&!o conce4ir una interpretaci&n, por !uy
e,u)$oca ,ue sea, ,ue no produ5ca sentido< !6s sentido, nue$o sentido, otro sentido*
'>&!o i!aginar una pala4ra ,ue no se enlace con otra*
;raciela encuentra el goce ,ue la ani!a4a: Darruinar la #iesta del otroE, la
construcci&n es a$alada por su analista ,ue le dice: es su !anera de aplastar :Y#alta un
$er4o=, el deseo del Ltro.
Bada. 1 di#erencia del enig!a, ,ue tantas $eces ha4)a e?plicado, tiene el signi#icado
pero le #alta el signi#icante. "a pala4ra cla$e ,ue no!4ra4a no solo su posici&n
su48eti$a sino la pala4ra pronunciada por el analista con la ,ue rati#ica4a toda su
construcci&n, ha4)a desaparecido en el !is!o !o!ento de ser pronunciada.
>on#rontaci&n con el inconsciente real, #uera de sentido.
El testi!onio de!uestra lo real co!o i!posi4le: #alta el signi#icante ,ue no!4ra4a
su posici&n. Este es un tope l&gico en el decir, no todo puede ser dicho: /o hay, e#ecto
de agu8ero, en el Ltro, ,ue da lugar a una in$enci&n de sa4er.
A$4. Hay del 0no
En el punto anterior distingui!os dos ca!inos posi4les en la interpretaci&n. "a
interpretaci&n a partir de lo real!ente si!4&lico, i!potente co!o la !entira para
alcan5ar lo real.
I la interpretaci&n si!4&lica!ente real, ,ue apunta al #uera de sentido y al
significante nue-o Esta 7lti!a $a de lo si!4&lico a lo real.
9ay ta!4ién otra direcci&n la ,ue $a de lo i!aginario a lo real. Son dos direcciones
distintas en relaci&n a lo real, ahora reto!are!os la segunda $)a ,ue $a de lo i!aginario
a lo real. >ree!os ,ue esta 7lti!a interpretaci&n apunta al uso del s)nto!a.
"o ,ue esta en el principio del s)nto!a es un aconteci!iento trau!6tico, el cho,ue
entre la lalengua y el cuerpo produce el Kno del goce, ,ue itera. Este aconteci!iento es
del orden del DhayE, el Kno ,ue percute en el cuerpo, produce un goce sin ley. Este goce
%/
co!o aconteci!iento de cuerpo, no pertenece a la l&gica de la #alta y la interdicci&n, es
#uera de sentido.
+/
"a interpretaci&n co!o sa4er leer, de4e $aciar de sentido el s)nto!a para reducirlo a
su goce opaco. El uso l&gico del s)ntho!a pone en pri!er plano el sa&er hacer con él
1nne "ysy, en su testi!onio lle$a al s)nto!a al puro aconteci!iento de cuerpo,
desprendido en el recorrido del an6lisis de las #icciones del deseo y de la $erdad
!entirosa: .)er una corredora!, co!o lo ,ue e!pu8a, Deso e!pu8aE. 1nne dice:
Sostener una 1sa!4lea general, $ol$erla ani!ada, y ter!inar agotada, pon)a !ucha
energ)a en eso. El analista inter$iene diciendo: .usted es una corredora!, hace surgir de
la lengua un e#ecto nue$o. Kna segunda interpretaci&n, le hi5o $eri#icar ,ue lo ,ue la
ani!a es .un empu(e en el cuerpo! El analista le señala la soluci&n encontrada por
ella, a lo ,ue no hay: poner mucha energía.
El su8eto reconoce ,ue a,uello de lo ,ue se ,ue8a4a, DcorrerE, era ta!4ién lo ,ue la
satis#ac)a. "a energ)a el e?ceso, en el cuerpo se asocian con pala4ras, dichos te!pranos
de los padres: ella era la ,ue se hacia escuchar con los llantos. Ese .querer! se anudo a
distintos signi#icantes, hystori5andose. K4ica4a #antas!atica!ente la #uente $ital en
Ltro, no pod)a separarse sin te!or a des!oronarse.
Son interpretaciones ,ue constatan, se dirigen a lo ,ue DhayE: testi!onio de la
relaci&n trau!6tica de la lengua y el cuerpo. 1 un cierto uso del s)nto!a .poner mucha
energíaE. Kn si!tho!e, de$enido !6s satis#actorio aun,ue conser$e algo e?cesi$o, es
ha4er hecho de eso, el goce ,ue no se atra$iesa.
0ara concluir si parti!os del D9ayE, el goce co!o tal tiene ca!4ios, pero no es
eli!inado, ni negati$i5ado, sali!os de la l&gica ed)pica de un goce ligado a la
prohi4ici&n y transgresi&n. El goce es lo ,ue D9ayE y el asunto es co!o el parlZtre se
las arregla con eso constante. Kn trata!iento es el sintho!e $aciado de sentido. "a
interpretaci&n apunta a un cierto uso, a un sa4er arregl6rselas cada $e5,
dese!4roll6ndose del sentido, de la $erdad. Es del orden de lo !7ltiple lo ,ue liga el
ele!ento de goce y el no!4re. Bo hay una no!inaci&n 7lti!a, son !7ltiples
no!inaciones ,ue tienen e#ectos.
%&"&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&CD'? es 'n analista en la clínica del sint-o)eE
+/
>#r. En esta !is!o cap)tulo,'Vué hacer con lo que no cesaH.
%9
En )utile3as analíticas, .iller plantea la di#erencia entre la cl)nica estructural y la
cl)nica del sintho!e. "a pri!era esta4lece la distinci&n entre psicosis, neurosis y
per$ersi&n a partir del signi#icante /om&re del ;adre.
"a perspecti$a del sintho!e introduce un ca!4io de orientaci&n en la pr6ctica del
psicoan6lisis y en el estatus del psicoanalista. Esta cl)nica sin e!4argo no anula la
cl)nica estructural.
En la enseñan5a de "acan pode!os ta!4ién distinguir dos cl)nicas, la del #antas!a y
la del sintho!e. Estas dos cl)nicas i!plican dos !odos distintos de pensar el #in de
an6lisis.
1hora 4ien, "acan en la ;roposici'n del < de octu&re de $<CD so&re el psicoanalista
de la Escuela,
+9
:19+7H2012=, propone el pase para dilucidar el pasa8e de anali5ante a
analista. Gal es el pase l&gico, ,ue da cuenta de c&!o se produce un analista. Es el pase
$erdad, co!o atra$esa!iento del #antas!a, una $e5 ,ue el anali5ante ha elucidado el
ágalma, el enig!a ,ue, para él, era la causa de su deseo. El #in del an6lisis i!plica la
separaci&n de los dos $alores del ag6l!a: el C_ :castraci&n de goce= y el o48eto a :plus
de goce, co!o e?ceso=. El su8eto puede e?traer un sa4er de su #antas!a.
El deseo del analista es causa del deseo del anali5ante. 1h) d&nde esta4a el plus de
go5ar del su8eto, el deseo del analista :co!o causa= apunta a la producci&n de los
signi#icantes a!o de un su8eto en an6lisis. En esta doctrina del pase, el deseo del
analista aparece co!o pi$ote de un an6lisis y de su #inal.
1,u) se trata de la de#inici&n cl6sica del su8eto co!o #alta<en<ser, e#ecto del
signi#icante ,ue se representa por un signi#icante para otro signi#icante. Es un su8eto
$ac)o de goce, sin cuerpo.
1lgunos años !as tarde, "acan introduce el concepto el parlStre El parlStre es el
signi#icante !6s el cuerpo, solo si se tiene un cuerpo $i$o se puede go5ar. 1hora no se
trata tanto, del sa4er ,ue un su8eto ha e?tra)do de su #antas!a, co!o de cual ha sido el
ca!4io a ni$el del !odo de go5ar, lo ,ue ca!4i& y lo ,ue per!anece.
En el pase del parlStre, to!a relie$e la satis#acci&n. '(ué lugar dar al deseo del
analista* 1s) co!o pode!os sostener una continuidad, o no, entre la cl)nica del
#antas!a y la cl)nica del sinthome, pode!os preguntarnos si hay continuidad o ruptura
+9
"acan, Q, :19+/= ;roposici'n del < de octu&re de $<CD so&re el psicoanalista de la Escuela, Fuenos
1ires, 0aid&s, 2012, p.p 2+1<277
+0
entre el analista pensado co!o se!4lante del o48eto a y el analista considerado co!o
sinthome.
Aeto!ando la pregunta de .iller en el >ongreso de la 1.0 :2012=: 'pode!os seguir
ha4lando del deseo del analista, en la 7lti!a enseñan5a de "acan*
El deseo es #alta, carencia, e#ecto de la articulaci&n de la cadena signi#icante. El
deseo conduce al Ltro, es dialéctico, !ientras ,ue la pulsi&n no se e,ui$oca. El deseo
!eton)!ico tiene co!o !otor la #alta. Ltra concepci&n di#erente es pensar el deseo a
partir de su ra)5 pulsional, el goce co!o causa del deseo.
>o!o señala!os al co!ien5o, en lo ,ue hace al #in de an6lisis encontra!os
di#erencias entre el #antas!a y el sintho!e. Ga!4ién entre el inconsciente trans#erencial
y el inconsciente real.
1 continuaci&n to!are!os esta di#erencia para pensar el analista trau!6tico del lado
del inconsciente real.
El psicoan6lisis anuda la trans#erencia al inconsciente, el pi$ote del su(eto supuesto
sa&er es el deseo del analista. El inconsciente co!o e#ecto de la interpretaci&n, es una
hip&tesis, una en#er!edad del su(eto supuesto sa&er
El inconsciente co!o sa4er desci#ra el signi#icante trau!6tico, el signi#icante s&lo,
articulado a otro signi#icante, tiene co!o e#ecto el sentido, y la $erdad co!o #icci&n. En
ca!4i& el inconsciente real, hace i!posi4le protegerse en lo ya escrito, en el Ltro del
sa4er. 9ay entonces un inconsciente real, ,ue $a en contra de la consistencia y es
trau!6tico.
El acto anal)tico esta en esta 4recha entre el Dsu8eto supuesto sa4erE y el inconsciente
trau!6tico, por un lado hace e?istir con la interpretaci&n el inconsciente trans#erencial,
ordenando los signi#icantes ,ue se producen, co!o un sa4er no sa4ido. 0ero cuando
corta, el analista opera co!o el inconsciente trau!6tico, en contra de la articulaci&n de
los signi#icantes, en contra del sentido. -esde esta perspecti$a el analista estar)a del
lado del inconsciente trau!6tico. Esto 7lti!o nos lle$a a preguntarnos: 'de ,ué esta
hecho un analista*
En las enseñan5as de los c6rteles del pase durante en el >ongreso de la 1.0, El
orden sim&'lico en el siglo MM:, 1ntoni 3icens dice, ,ue nos encontra!os leyendo el
relato de un encuentro con algo i!posi4le de anali5ar. El dispositi$o del pase per!ite
escuchar las pala4ras correspondientes a un goce ,ue no se 8usti#ica, puesto al ser$icio
+1
del 7nico discurso ,ue ,uiere sa4er algo nue$o so4re la causa, !6s all6 de la ley ,ue la
har)a pre$isi4le en sus e#ectos. Kn psicoanalista, es alguien ,ue go5a de una !anera tal
,ue hace ha4lar a su anali5ante del goce ,ue lo causa.
70
En esta l)nea, el analista es producto de un an6lisis y es contingente ,ue su goce se
enlace al psicoan6lisis, su adhesi&n esta hecha del goce cernido en un an6lisis. El deseo
del analista no puede ser un deseo puro, por,ue esta conta!inado, por el #antas!a y por
el goce opaco del s)nto!a. Sin e!4argo, de4e estar ad$ertido del goce sentido para ,ue
este no le haga o4st6culo.
-e este !odo el deseo del analista, no es el deseo de o4tener la di#erencia a4soluta
entre el signi#icante de la identi#icaci&n y el o48eto a, co!o co!ple!entos de la #alta en
ser del su8eto. >ree!os ,ue el deseo del analista en la cl)nica del sintho!e es
operatorio, por articular lo real co!o i!posi4le :Bo hay Ltro del Ltro= y lo real del
goce, co!o contingente. El deseo del analista co!o #unci&n, articula el agu8ero y el
cuerpo co!o presencia de lo $i$o.
El pase del sintho!e, ta!4ién per!ite di#erenciar entre la satis#acci&n y goce, el
analista se sir$e de una nue$a satis#acci&n encontrada en su an6lisis, del sa&er hacer
con su s)nto!a, para orientarse por lo real en la pr6ctica.
9ay entonces un ca!4i& en relaci&n a la doctrina cl6sica del deseo del analista. El
analista en la cl)nica del sintho!e, apuntar)a a lo real del psicoan6lisis, el s)nto!a.
En el apartado siguiente tra4a8are!os la di#erencia entre demostrar y mostrar, dos
$)as posi4les de dirigirse a lo real, e?cluido del sentido.
%&/&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&Entre de)ostrar : )ostrar
En la 7lti!a enseñan5a "acan, introduce ca!4ios ,ue lle$an a una re#or!ulaci&n del
psicoan6lisis co!o trata!iento. 1 #ines de los años 70, de#ine al psicoan6lisis co!o un
sesgo practico para sentirse 4ien. -urante estos años nos encontra!os con algunos
tér!inos ,ue to!an relie$e: el uso, la positi$idad del goce, la !anipulaci&n, la !ateria.
Estos tér!inos cree!os se desprenden de una nue$a concepci&n de lo real, del cuerpo y
del inconsciente.
70
3icens, 1ntoni, El orden sim&'lico en el siglo MM:, ,DSo4re la e?periencia en el cartel del 0aseE
Fuenos 1ires, ;ra!a Ediciones, p.p, +<7
+2
Aecorde!os ,ue en los años %0 la estructura es de#inida co!o un con8unto co<
$ariante de ele!entos si!4&licos, de tal !anera ,ue si se !odi#ica4a uno, esto tra)a
ca!4ios en los otros. .ientras ,ue ahora en los años 70, la estructura es 4orro!ea, los
tres registros :real<si!4&lico<i!aginario= se presentan co!o Knos sin relaci&n y el
pro4le!a es co!o anudar lo ,ue esta desanudado. El punto de partida es el Dno hay
relaci&nE.
El nudo Forro!eo no es un se!4lante, es real y su consistencia es !aterial. 1 ni$el
de la !ateria, se trata de lo .is!o, no es co!o el signo por e8e!plo, ,ue en la lengua
tiene un $alor de ca!4io, lo .is!o no puede ser sustituido por otra cosa.
1hora de4e!os precisar co!o de#ine "acan lo real en 197%. "o real es sin ley, no se
enla5a con nada y es anudado por el sintho!e a lo i!aginario co!o consistencia y a lo
si!4&lico co!o agu8ero. Esto nos lle$a a precisar de ,ué goce se trata en el sintho!e.
El goce del cuerpo del Ltro no anuda, ta!poco el goce sentido ,ue se encuentra entre lo
si!4&lico y lo i!aginario. El goce del sintho!e es opaco al sentido, es real y se agrega
a lo si!4&lico y al cuerpo, anud6ndolos.
El s)ntho!a de#inido por su goce real, e?iste a lo si!4&lico, al inconsciente
#reudiano, no es entonces el s)nto!a ,ue se desci#ra y se distingue del registro de lo
real, por ser un tro5o. 1l !is!o tie!po "acan introduce una di#erencia entre lo real sin
ley y el sintho!e.
El s)nto!a en su naturale5a es goce, para ,ue sea un s)nto!a anal)tico es necesario
introducir una !odi#icaci&n en su naturale5a, hacer ,ue se diri8a al Ltro. "a
interpretaci&n pertur4a la naturale5a del s)nto!a, su goce autista, y produce el
inconsciente co!o hip&tesis, co!o sa4er ,ue se desci#ra. >o!o $i!os en este cap)tulo,
el algorit!o de la trans#erencia, es una #or!aci&n de arti#icio ,ue anuda el inconsciente
y la trans#erencia, la $ertiente episté!ica y li4idinal, al analista. El inconsciente co!o
hip&tesis supone el trata!iento del goce por el sentido, esto es as), con la condici&n de
,ue el analista este ad$ertido de ,ue lo real, no puede ser atrapado por el signi#icante.
"acan arri4a a este real e?cluido del sentido, en su pr6ctica. -e lo real dice, no
pode!os tener ninguna representaci&n o idea. Es en este conte?to, ,ue surge la
in,uietud de "acan: el psicoan6lisis desde la perspecti$a de lo real #uera de sentido,
podr)a ser una esta#a. Si el lengua8e es se!4lante: '>&!o tocar lo real, co!o incidir en
el goce e?cluido del sentido y del sa4er* '>&!o incidir en el !odo de go5ar de un
+
su8eto* >o!o $i!os en esta tesis esta pregunta recorre la enseñan5a de "acan.
En los se!inarios 24 y 2%, "acan $a a dar dos $)as posi4les de orientaci&n a lo real.
Estas dos $)as di#erentes, no se e?cluyen y se hacen presente en la e?periencia anal)tica.
"as e?plorare!os para apro?i!arnos al pro4le!a de la pr6ctica anal)tica.
En 1977, "acan indaga la identi#icaci&n, y sugiere ,ue con el psicoan6lisis se podr)a
acceder a una identidad sintho!al. Se trata de identi#icarse al s)ntho!a con una Dsuerte
de garant)aE to!ada de la distancia, ,ue per!ite, el sa&er hacer con, dese!4roll6ndose
del sentido, y de la $erdad.
1l !is!o tie!po lo real co!o e?cluido del sentido, incide en el estatus del
inconsciente. El inconsciente no se de#ine co!o un sa4er no sa4ido, ,ue hay ,ue
desci#rar, sino co!o real #uera de sentido. 1hora el sa4er consiste en lo legi4le. "o ,ue
"acan lla!& su(eto supuesto sa&er, esP El supuesto?sa&er?leer?de?otro?modo
En la direcci&n ,ue $a de lo si!4&lico a lo real, la practica anal)tica apunta a un
signi#icante nue$o, ,ue co!o lo real no tiene sentido. "a in$enci&n de este signi#icante
co!o producto de un an6lisis es en s) !is!o una de!ostraci&n, ,ue $eri#ica de ,ue
!odo el parlZtre ha hecho otra cosa con lalengua ,ue lo trau!ati5o. Esta de!ostraci&n
puede ser una certe5a ,ue condu5ca a un #in de an6lisis conclusi$o, dando lugar a una
in$enci&n de sa4er.
"a pregunta ,ue nos hace!os concierne a las consecuencias a ni$el del goce para un
su8eto ,ue ha hecho la e?periencia de un an6lisis, y ,ue ha arri4ado a un #in conclusi$o.
Bos pregunta!os por los e#ectos del an6lisis, en el tie!po, en su duraci&n: '>&!o se
las arregla con la parte incura4le de su s)nto!a* '(ué nos dice del destino del goce, de
lo ,ue per!anece y de lo ,ue ca!4io en el del !odo de go5ar*
1,u) la noci&n de tie!po es crucial, el tie!po es del orden del aconteci!iento y se
opone a cual,uier idea de historia, de eternidad y de sentido.
>o!o di8i!os, ta!4ién hay otra $)a e?plorada por "acan en el se!inario 2%: la ,ue
$a de lo i!aginario a lo real. >ree!os ,ue este segundo ca!ino puede ser una direcci&n
posi4le para e?plorar por un lado lo ,ue ca!4i& y ta!4ién para in$estigar lo incura4le
del s)nto!a.
Si lo si!4&lico co!o di8i!os !iente, es se!4lante y lo real no ha4la, entonces s&lo
,ueda Di!aginar lo realE. Entre i!aginario y real hay una hiancia. 0ara i!aginar lo real,
el cuerpo co!o #or!a narcisista, es un o4st6culo. Bo se trata entonces del cuerpo
+4
especular, sino de un cuerpo $i$o, ,ue go5a. En esta direcci&n ,ue $a de lo i!aginario a
lo real, hacer la a4stracci&n de un an6lisis, reducirlo sola!ente a su l&gica si!4&lica, es
,uitarle la tela, el cuerpo, el pathos.
"acan guiado por un sesgo prag!6tico, por el realis!o del s)nto!a, esta4lece la
di#erencia entre: dese!4rollarse del sentido, y !anipular el s)nto!a. En el sa&er hacer
la !anipulaci&n esta en pri!er plano, 8unto con el tiempo real, como contingencia "a
!anipulaci&n concierne a la !ateria y al cuerpo co!o consistencia, a lo ,ue el ho!4re
hace con su i!agen.
En esta orientaci&n ,ue $a de lo i!aginario a lo real, "acan encontr& en el uso de las
#iguras topol&gicas :nudos, tren5as, toros= su !odo de i!aginar lo real, de un !odo ,ue
sea operatorio al psicoan6lisis. "as o48etos topol&gicos, se estiran, ca!4ian, pero no de
cual,uier !odo. 9ay e!pal!es, lapsus y nue$os anuda!ientos, pero ta!4ién li!ites, el
nudo para cada ,uién esta deter!inado.
Es necesario aclarar ,ue i!aginar lo real, es distinto de i!aginari5ar lo real. 0ara
precisar esta distinci&n pode!os recordar lo ,ue "acan tra4a8o en 19%9, acerca de la
#unci&n de los ritos en la ela4oraci&n del duelo. "a pérdida de un o48eto irre!pla5a4le,
ca$a un agu8ero en lo real, el signi#icante se !o$ili5a para tratar de signi#icar ese
agu8ero a4ierto en la e?istencia. El signi#icante no puede si!4oli5ar el agu8ero y en esa
a4ertura se produce una proli#eraci&n de i!6genes, 4a8o la #or!a de #antas!as.
En este e8e!plo constata!os la distancia entre lo real y lo si!4&lico, pero ta!4ién la
distancia entre lo real y lo i!aginario. "o si!4&lico es i!potente para signi#icar el
agu8ero en lo real y la proli#eraci&n i!aginaria es una respuesta #rente al aconteci!iento
trau!6tico.
2!aginar lo real, en el se!inario 2%, no es i!aginari5ar, no se trata de la
proli#eraci&n i!aginaria. "acan dice ,ue el signi#icante nue$o, no es un signi#icante
sino una i!agen: ',ué puede ser esta i!agen*
El s)ntho!a $aciado de sentido es una Di!agenE, una huella, una !arca, una $e5
reducido a su real. El sintho!e co!o sa&er hacer con el goce opaco, esta del lado del
mostrar Ga!4ién entraña una nue$a satis#acci&n :,ué se !uestra no se de!uestra=, esta
nue$a satis#acci&n :pérdida de la insatis#acci&n del s)nto!a=, no es sin el consenti!iento
al !odo de go5ar singular, ,ue nos hace incura4les.
Bos pregunta!os por cual es el trata!iento del goce sin ley, en el psicoan6lisis. 1
+%
esta pregunta agrega!os otra: ',ué hacer con lo ,ue no cesa* 1!4as preguntas las
tra4a8are!os en los pr&?i!os apartados.
%&%&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&El *oce sin le: : s' trata)iento
Si lo ,ue est6 en el origen del parlZtre es un encuentro trau!6tico con lalengua, con
su e#ecto de goce inasi!ila4le, neurosis, per$ersi&n y psicosis ser)an !odos de tratar ese
goce. Entonces, 'de ,ué !odo el psicoan6lisis trata el goce trau!6tico*
En el se!inario 2, "acan dice ,ue el sintho!e de Qoyce no ,uiere decir nada, no
tiene sentido. >ontra lo ,ue él !is!o ha4)a postulado en su pri!era enseñan5a, el
lengua8e no e?iste co!o estructura y se deshace 4a8o el e!pu8e de lalengua. En el
se!inario 2, "acan no piensa la psicosis a partir del psicoan6lisis, la soluci&n de Qoyce
le sir$e para ir !as all6 de la de#ensa neur&tica, !6s all6 del padre, del deseo y de
cual,uier concepci&n atrapada en una dialéctica de la #alta.
1ntes de la hystoria ,ue cada uno se cuenta, de las e,ui$ocaciones del deseo co!o
#icci&n, de la $erdad !entirosa, est6 el trau!atis!o.
El parlZtre surge del encuentro entre lalengua :Dunos solosE= y el cuerpo, lalengua
es algo reci4ido, una pasi&n: se la su#re. 9ay #i8aci&n de goce co!o producto de ese
cho,ue, y de ese encuentro nacen !arcas so4re el cuerpo. Bo se puede sa4er por ,ué tal
!arca se anud& a tal goce, es algo a5aroso, sin ley. .iller lla!a sintho!e a la
consistencia de esas !arcas.
Ia no se trata del su8eto $ac)o de goce, de#inido a partir de la #alta<en<ser, sin cuerpo,
,ue se desli5a entre los signi#icantes y ,ue e,ui$ale al deseo. El parlZtre introduce lo
$i$o del cuerpo, y el goce.
>o!o di8i!os, el trau!atis!o nos conduce a la relaci&n entre lalengua y lo real
co!o lo i!posi4le de soportar. El cho,ue entre lalengua y el cuerpo, produce un goce
,ue es sin ley, al !is!o tie!po #alta el signi#icante ,ue pueda no!4rar, atrapar ese
goce, ,ue responde al régi!en del no<todo. Esa pri!era !arca del cho,ue, no tiene
sentido, los sentidos surgen a posteriori, con la articulaci&n.
Se podr)a seguir las huellas cl)nicas de este Dgoce sin leyE, ,ue no puede ser puesto
en pala4ras, por #uera del sa4er, i!posi4le de negati$i5ar. Kn goce no tratado por el
++
Edipo, ,ue no pasa por el signi#icante, por la !6,uina si!4&lica. -i#erente al goce
ela4orado, ,ue tiene sentido: el o48eto a co!o plus?de?go3ar.
Kn !odo de dar sentido a lo enig!6tico de lalengua es el nom&re?del?padre, ,ue da
al goce un sentido #6lico al a4rochar signi#icante y signi#icado. El pro4le!a es ,ue, si el
psicoan6lisis opera as), no se ale8a de la religi&n C,ue ta!4ién se o#usca en dar sentido a
lo real.
El parlZtre puede suponer un sa4er en lo real. Ese sa4er es el inconsciente. 0asa!os
por el desci#ra!iento, ,ue supone un sa4er al goce, y transita!os por los e#ectos de
$erdad ,ue se ordenan seg7n un real sin orden.
71
:.iller, 200%H201:40=
Aeto!ando, no todo el goce es signi#icante: el encuentro trau!6tico atañe al goce
,ue no se enla5a con nada y es sin ley.
En el ni$el de la pulsi&n halla!os un hay goce, ,ue per!anece co!o constante, este
goce se presenta co!o una o48eci&n al #in de an6lisis conce4ido co!o atra$esa!iento
del #antas!a, co!o despertar.
El pro4le!a del goce y de lo real separado de lo si!4&lico, lle$o a "acan a cernir el
sintho!e, co!o lo ,ue no se atra$iesa, una $e5 $aciado el sentido go5ado y reducido a
su real.
"ocali5ar en un testi!onio el trau!a co!o puro aconteci!iento de cuerpo Cprincipio
del sintho!eC puede enseñarnos cu6l es el trata!iento del goce y de lo real propio del
psicoan6lisis. 0ara eso to!aré el testi!onio de 0atricia Fos,uin<>aro5, ,ue per!ite
cernir algunas i!posi4ilidades de!ostradas, to!ando co!o re#erencia lo ,ue .iller,
no!4ra co!o ultrapase. :.iller, 2011=
Ga!4ién el pro4le!a de no!inar el goce ,ue no se puede !eta#ori5ar, ,ue escapa al
signi#icante.
0atricia e?trae de su recorrido anal)tico distintas particularidades, a las cuales ha
arri4ado, y ,ue acent7an la $ertiente de ,ue Dno hay ulti!a pala4raE, pero ta!4ién la de
ciertos no!4res encontrados
72
.
>o!ien5a un pri!er an6lisis con la pregunta: ',ué soy ho!4re o !u8er* '(ué es una
!u8er* Se identi#ica a las insignias paternas, la identi#icaci&n $iril hace de ella un
ca4allero ,ue cuida a la !adre. 1 partir del los signi#icantes de la herencia !aterna,
71
Q<1. .iller, ;ie3as sueltas, Fuenos 1ires, 0aid&s, :200%=, 201, p, 40
72
+7
construye una pri!era respuesta a la pregunta: una !u8er po4re.
-e !anera conte!por6nea, una serie de recuerdos in#antiles articulan su posici&n de
goce, ligada al sacri#icio. Kna !u8er en sacri#icio: Duna 8o$en en sacri#icio 4a8o la
!irada del padreE. 1tra$esado este #antas!a #alico, pasa de ser una 4atalladora de la
causa #e!enina a ser una 4atalladora de la causa psicoanal)tica.
Este tra!o del an6lisis concluye. Se presenta al pase, la respuesta del cartel es
interrogar por el destino del goce. Bo ha4)a ter!inado con ese goce opaco, presente en
la relaci&n pasional, con el partenaire. Bo es no!inada 1E y prosigue con un nue$o
an6lisis.
0atricia recorta de entrada un !odo de interpretar del analista. Estas se dirigen a lo
,ue DhayE, al Kno del goce, son interpretaciones ,ue constatan: Dusted esE, Des as)E. El
analista interpreta ,ue ella es, Del 8o$en lle$ado a la !uerteE, la identi#icaci&n #6lica se
deshi5o. Se re$ela la #aceta de goce $elada por la identi#icaci&n: Dser el o48eto perdido
del padreE. Se sosten)a de la !irada, ella se hacia el o48eto perdido del Ltro.
En otro !o!ento el analista, une la pala4ra con la !)!ica de un Dde$oradorE,
constata un !odo de goce oral: Dusted es la !as grande de$oradora de e!ociones ,ue
encontré en la cl)nicaE, ella se sacia4a llorando en el an6lisis. Se produce un agu8ero en
la satis#acci&n pulsional oral. Esta e?tracci&n le per!iti& desprenderse de la e?igencia
pulsional de hacer ha4lar al Ltro.
>oncluido este tra!o, un año después $uel$e a $er al analista. Bo esta4a con#or!e
con este #inal. 0ersist)a un a#ecto, el .de8ada caerE ,ue se traduc)a en el cuerpo por una
sensaci&n de a4andono, un aconteci!iento de cuerpo separado de las signi#icaciones
#antas!6ticas C#uera<de<sentido de un goce cuyo origen es el encuentro con lalengua
!aterna: no se trata4a de una pala4ra precisa, !6s 4ien de una !anera de decir ,ue se
traduc)a con un tér!ino: desen-oltura materna. "esen-oltura materna, no corresponde
a ninguna pala4ra dicha, se desprende de lalengua
En un sueño se reencuentra con la !adre, ,ue ha4)a a4andonado a la #a!ilia, cuya
$o5 le dice: DBo ha4)a lugar para $osE, pala4ras ,ue tienen un $alor trau!6tico.
2ndeci4le e?peri!entado del estrago !aterno: Ddesen-olturaE ,ue ha4)a !arcado el
cuerpo de la niña en sus pesadillas recurrentes, de ca)da en agu8eros sin #ondo. -e ese
encuentro contingente con la Ddesen-olturaE, ha4)a hecho una necesidad: Dde(ada caerE.
Este tra5o del sintho!e, Dde(ada caerE, per!ite desacti$ar el sentido go5ado, tr6gico,
+/
en el lugar de la no relaci&n se?ual. Esta pala4ra to!a4a el $alor de letra de goce,
gra4ada en el cuerpo. "a desen-oltura es un no!4re de lo ,ue per!anec)a co!o resto
sinto!6tico constante y a!ena5a4a el la5o con el partenaire.
7

El sentido go5ado del sintho!e esta articulado al #antas!a. El .a&andono! en el
cuerpo resta4a co!o un aconteci!iento, pero una $e5 reducido a la letra, .de(ada
caer!, se $ac)a de sentido, separado del #antas!a.
El an6lisis nos indica, dice "acan, ,ue no hay otro nudo ,ue el del s)ntho!a, y hay
,ue sudar 4astante para aislarlo.
Ganto hay ,ue sudar, ,ue uno puede incluso hacerse un no!4re, co!o se dice, a partir de ese
sudor. Es lo ,ue en ciertos casos dese!4oca en el col!o de lo !e8or ,ue puede hacerse: una
o4ra de arte. Bo es nuestra intenci&n, de ning7n !odo, lle$ar a alguien a hacerse un no!4re ni a
hacer una o4ra de arte. Es !6s 4ien algo ,ue consiste en incitarlo a pasar por el 4uen agu8ero de
lo ,ue a él se le o#rece co!o singular.
74
El sintho!e puede ser el destino singular del goce, una $e5 $aciado de los sentidos
#antas!6ticos con ,ue se lo en$ol$i&: una pie3a suelta en la historia del parlZtre.
%&% CD'? -acer con lo F'e no cesaE
>ada estructura cl)nica tiene #or!as est6ndar de tratar el troumatisme de lalengua por
!edio de sus !odalidades del deseo y del s)nto!a. El anali5ante consulta cuando una
contingencia torna in7til la soluci&n sinto!6tica. Este e?ceso de goce, i!posi4le de
soportar, no es sin el cuerpo. 1l co!ien5o del an6lisis, el su8eto sit7a el s)nto!a cl)nico
co!o tal. "a e?tracci&n de un signi#icante ,ue se repite, per!ite aislar el S
1
,ue
co!and& las signi#icaciones y ,ue dio un sentido a la historia.
El #antas!a es una respuesta al i!pacto contingente de lalengua en el cuerpo, es decir,
al aconteci!iento trau!6tico, y le da un sentido de #icci&n y de $erdad. >onstruir el
7
1133, D2l nN y a pas de dernier !otE, en Vuarto, 100 :2011= pp. 1+<17. C "a traducci&n es nuestra.
74
Qac,ues "acan, D2nter$ention \ la suite de lNe?posé dN1ndré 1l4ertE, en Lettres de lQBcole
freudienne, 24 :197/= pp. 22<24. C "a traducci&n es nuestra.
+9
#antas!a de8a un saldo de sa4er so4re la pulsi&n y so4re el goce ,ue él desconoc)a, pues
re$ela ,ue la causa del deseo es el goce.
0ero si la li4ido es una cantidad constante, 'ad&nde $a la li4ido ,ue in$iste al
#antas!a, tras la desin$estidura de éste* 'L acaso hay ,ue conce4ir el psicoan6lisis
co!o un trata!iento ,ue $a contra el goce, es decir, co!o una !orti#icaci&n*
Si 4ien el deseo y el #antas!a son de#ensas #rente a lo real, #rente al goce sin ley, en la
pr6ctica no hay ata8o ,ue lle$e directo al sintho!e sin pasar por el #antas!a.
"a orientaci&n por lo real sin ley del troumatisme puede ser una $)a pr6ctica para
discernir, en cada caso, cu6l #ue la respuesta a ese real. El cho,ue entre el 0no solo de
lalengua y el cuerpo $i$o produce un agu8ero y un e?ceso de goce. Este 0no solo
produce al parlStre antes de su identi#icaci&n con el rasgo unario ,ue lo conduce a la
repetici&n. "a signi#icaci&n del s)nto!a es posterior al aconteci!iento de goce.
El pro4le!a crucial es c&!o incidir en el goce !orti#icante de la repetici&n, y para ello
es 7til distinguir entre el Kno solo, real, ,ue est6 en la ra)5 del aconteci!iento de goce, y
el Kno de la repetici&n. 0ues 4ien, la interpretaci&n puede, !ediante la !aterialidad del
signi#icante, introducir un Kno real e#ica5 ,ue incida en la repetici&n !ort)#era del
trau!a e introdu5ca una $i$i#icaci&n, co!o lo !ostraré en un testi!onio de S. 9o!!el.
Sa4er leer, dice Q.<1. .iller, apunta a ese aconteci!iento inaugural de goce,
i
y alcan5ar
lo real del sintho!e es atrapar ese Kno solo de goce ,ue se itera, el de la mismidad. Ese
una -e3 tiene $alor trau!6tico. Esas interpretaciones constatan, se dirigen al goce ,ue
hay Ctesti!onio de la relaci&n trau!6tica entre lalengua y el cuerpo.
>o!o tra4a8a!os en el apartado anterior de esta tesis, la e?clusi&n entre real y
sentido a4re dos $)as para a4ordar lo real en la pr6ctica anal)tica: la ,ue $a de lo
si!4&lico a lo real, y la ,ue $a de lo i!aginario a lo real. Es la di#erencia entre
desem&rollarse y manipular "o pri!ero corresponde a la $erdad, !ientras ,ue lo
segundo pone en 8uego el cuerpo.
"a !anipulaci&n del sintho!e corresponde a lo ,ue el ho!4re hace con su i!agen.
El mostrar es de este orden, una $e5 puesto el s)nto!a al desnudo. 1,u) pri!a el
hacerse al sintho!e, co!o el artesano se hace a la !ateria para !anipularla, para
ser$irse de ella.
>o!o dice .iller, en El ultimísimo Lacan, el signi#icante nue$o no es un
signi#icante, sino una i!agen. :.iller, 200/H201:24+=
ii
0ero esta i!agen, 'es el
70
s)nto!a, reducido al aconteci!iento de cuerpo* '>&!o incide esto en el pase y en los
testi!onios*
9ay distintas soluciones para lo ,ue cesa y lo ,ue no cesa. Bo es lo !is!o ,ue cese
la !orti#icaci&n, ,ue sa4er arregl6rselas con ella. Ga!4ién puede ha4er distintas
soluciones para lo ,ue no cesa, el goce sin ley.
-aré de esto cinco ilustraciones.
)a&er arreglárselas con la mortificaci'n
CEl testi!onio de 1. @uentes !uestra c&!o el sintho!e per!ite tratar el troumatisme
de lalengua. Su irre#rena4le empu(e a decir es un aconteci!iento de cuerpo y su
respuesta sinto!6tica al trau!a. El real de ese e!pu8e sir$e para tratar otro real: el de
las pala4ras ,ue golpearon el cuerpo con un deseo de !uerte.
iii
En este caso ella
DpuedeE, hacer uso del sintho!e para tratar lo !orti#icante.
La mortificaci'n que cesa
C.. Garra4 u4ica el aconteci!iento trau!6tico, el principio del s)nto!a, en pala4ras
!aternas ,ue i!pactaron el cuerpo. Gras una escena se?ual, el niño se des!aya y la
!adre dice Fue un soplo al cora3'n El analista interpreta La pala&ra de su madre
penetr'. Este soplo escrito en el cuerpo se re$ela en el an6lisis co!o !arca sin sentido y
signi#icada co!o deseo !ort)#ero del Ltro. Ltro aconteci!iento, un ahogo, hace cesar
el sentido go5ado ser el soplo del >tro. El soplo de$iene signo: un inter$alo en la
respiraci&n, una pausa: no colmar el agu(ero que es el >tro. 1hora es puro
aconteci!iento de cuerpo, cesa la mortificaci'n, hay ganancia li4idinal. 9acer el pase
#ue para él una !anera de consentir a lo ,ue no cesa, otra relaci&n con el goce:
desprendido pero ligado al >tro
C"a incesante o4ra de Qoyce 4rot& de un s)nto!a concerniente al lengua8e, pero él,
le8os de ser escla$i5ado por su s)nto!a, supo in$entarle una #unci&n, !antener cierta
distancia con él, y usarlo para construir su esca4el, el pedestal so4re el cual pone!os
algo 4ello.
i$
.ediante su sintho!e, con$irti& la !orti#icaci&n de lalengua en una o&ra
incesante.
CEl psicoan6lisis !is!o puede ser otro destino para el goce sin ley. >o!o analista,
"acan encarna4a este e?ceso en su $ida y en la relaci&n con la Escuela, presenti#icando
lo real co!o i!posi4le de soportar.
$
:.iller, 2011= 9e a,u) un !odo peculiar de
arregl6rselas con el e?ceso ,ue nos ha4ita.
71
C0or ulti!o un testi!onio, nos !uestra un e8e!plo paradig!6tico, de c&!o la
!aterialidad del gesto signi#icante introdu8o un Kno real ,ue incidi& en la repetici&n
!ort)#era del trau!a e introdu8o una $i$i#icaci&n.
>uando S. 9o!!el le di8o a "acan ,ue sie!pre se desperta4a a las %, hora en ,ue la
;estapo captura4a a los 8ud)os en sus casas, él se acerc& a ella y le acarici& sua$e!ente
la !e8illa. 1s), el e,u)$oco entre Iestapo y geste W peau percuti& en el cuerpo, hi5o de
Iestapo un gesto en piel. Esto no dis!inuy& el dolor, pero lo con$irti& en otra cosa.
$i

El pase en #in, puede enseñarnos las soluciones halladas para el e?ceso de goce. 0ara lo
,ue no cesa, la iteraci&n, el postanalitico es una $)a.
3
EL PASE
3&$& Dos Aersiones del 1ase en Lacan< el 1ase de $;4. : el 1ase satis5acci(n
En el se!inario LQinsu que sait de lQ0ne?&é-ue sQaile W mourre "acan desarrolla la
disyunci&n entre real y sentido: D"a idea !is!a de lo real co!porta la e?clusi&n de todo
sentidoE.
7%
:"acan, 1977=
Esta de#inici&n de lo real parece ser contraria a nuestra pr6ctica, ,ue se sostiene en
,ue no sola!ente los no!4res, sino ta!4ién las pala4ras tienen un alcance.
Si los nomina no tienen ,ue $er con las cosas: 'c&!o es posi4le el psicoan6lisis*
"acan introduce una hip&tesis #unda!ental: si las pala4ras no tienen nada ,ue $er
con las cosas entonces el psicoan6lisis ser)a del orden de lo aparatoso, del se!4lante.
El inconsciente estructurado co!o un lengua8e, hecho de cadenas signi#icantes,
produce el sentido, pero el sentido tapona, ador!ece, ali!enta el s)nto!a.
9ay un ca!4io en la enseñan5a de "acan en la !anera de conceptuali5ar el sentido:
hasta #ines de los años sesenta el sentido es el producto de la cone?i&n de los
signi#icantes, no hay otro sentido ,ue !eta#&rico o !eton)!ico. "o real co!o
e?cluyendo el sentido, en ca!4io, supone la descone?i&n entre los signi#icantes, entre el
Kno y el sentido, entre el Kno y el Ltro.
>o!o dice .iller, el DunoE nacido de la descone?i&n sir$e de Drecurso en el acceso a
7%
"1>1B, LQinsuX :inédito=, clase / de !ar5o de 1977.
72
lo realE.
7+
:.iller, 200/H 201:1%%= "o real e?ige esta l&gica del uno, es lo ,ue ,ueda
co!o e?istencia, e?<sistencia ,ue su4siste #uera del se!4lante y del sentido.
Kn pro4le!a a pensar ser6 entonces la relaci&n entre el DunoE y lo real. "a antino!ia
entre sentido y real no de8a de tener consecuencias en la pr6ctica y en la !anera de
pensar el pase.
En la clase del 1% de !ar5o de 1977, "acan cuestiona la relaci&n entre $erdad y real:
lo real e?cluye al sentido y a la $erdad. Si la $erdad hasta principios de los años +0 era
un e#ecto de la articulaci&n signi#icante y de la relaci&n al Ltro, co!o garante, ahora en
ca!4io es una #icci&n, y en su a4orda8e de lo real, no puede !6s ,ue !entir. "o ,ue
resulta cuestionado es toda la relaci&n al Ltro, al lengua8e co!o pri!ero y dado de
entrada.
En este se!inario, "acan agregar6 otra $uelta !6s a lo ya planteado en relaci&n al #in
de an6lisis, co!o sa4er hacer all) con Dsu s)nto!aE. Es otra di!ensi&n del sa4er y el
conocer, ligada a un DusoE, una Dpra?isE, un sa4er hacer, un dese!4rollarse contingente
con el s)nto!a. 0ero ta!4ién, el #in de an6lisis co!o Dsa4er hacer all) con su s)nto!aE,
no llega de!asiado le8os.
En la pri!era parte de este apartado to!are!os la pri!era $ersi&n del pase, en la
segunda tra4a8are!os el pase en 197+, para por #in arri4ar a algunas conclusiones y
preguntas.
7$$ El pase -erdad
"a construcci&n de "acan en 19+7 esta4lece un la5o entre represi&n y trans#erencia.
77
"a pri!era $ersi&n del pase es en tér!inos de sa4er. 'Sa4er respecto de ,ué* Ese sa4er
concierne al deseo, al su8eto co!o ser del deseo.
7/
:.iller, 2000<2001H201: +1</0=
El deseo es planteado co!o un pro4le!a ,ue tiene soluci&n, los anali5ados son
in$itados a dar testi!onio de c&!o han resuelto el pro4le!a particular de su deseo.
1l co!ien5o del psicoan6lisis esta la trans#erencia y lo est6 por el anali5ante.
El su8eto supuesto sa4er no es supuesto por otro su8eto, es el e#ecto de la cone?i&n de
un signi#icante a otro signi#icante. "acan en este !o!ento #or!ali5a la apertura de la
7+
.2""EA, El ultimísimo Lacan, Fuenos 1ires, 0aid&s, p1%%, 2007.
77
"acan, Q, :19+/= D0roposici&n del 9 de octu4re de 19+7 so4re el psicoanalista de la EscuelaE, >tros
Escritos Fuenos 1ires, 2012, p.p. 2+1<277.
7/
.iller, Q. 1, El lugar y el la3o, Fuenos 1ires, 0aid&s, 201, p.p +1</0.
7
e?periencia anal)tica en un algorit!o ,ue constituye en s) !is!o un arti#icioP la
trans#erencia es condici&n del inconsciente :de#inido co!o sa4er, articulaci&n de los
signi#icantes=. Es el inconsciente trans#erencial, si!4&lico<i!aginario, en la !edida en
,ue el sa4er y el su8eto son e#ecto de la articulaci&n, del encuentro de los signi#icantes,
el significante de la transferencia y el significante cualquiera
El su8eto es supuesto :hypoLeímenon= a los signi#icantes, en el sentido aristotélico, es
el su8eto co!o sustrato o soporte, puesto de4a8o. Signi#icaci&n ,ue ocupa el lugar del
re#erente a7n latente ,ue lo ad8unta a la pare8a signi#icante<signi#icado.
9ay un despla5a!iento en la pregunta ,ue $a del Dser del su8etoE al D,ué ,uieres del
deseoE. "a pregunta no encuentra soluci&n en el ni$el de la identi#icaci&n sino en el del
deseo. 9ay dos soluciones ,ue el su8eto encuentra al pro4le!a del deseo: una negati$a y
otra positi$a: la asunci&n de la castraci&n y el o48eto a plus de go5ar.
El ser est6 a ni$el de la causa del deseo. El $ira8e producido es a ni$el episté!ico, de
un su8eto ,ue no sa4)a la causa de su deseo, ad$iene un sa4er so4re el ser, ,ue era y
ahora ya no es. Se trata de una $erdad acerca del ser del su8eto.
1un ad!itiendo ,ue la tra$es)a del #antas!a per!ite locali5ar el Da?io!a de goceE
para cada uno, no es seguro ,ue esto ca!4ie la relaci&n a la pulsi&n. 9ay un resultado
en cuanto al sa4er: 'pero ,ué ca!4ia en relaci&n a la pulsi&n*
@reud recurri& al concepto de pulsi&n por,ue la hip&tesis del inconsciente desci#ra4le
no alcan5a para no!4rar lo real, y se top& con lo ,ue lla!& los Drestos sinto!6ticosE, lo
incura4le del s)nto!a, la reacci&n terapéutica negati$a o la Droca $i$aE de la castraci&n,
todos distintos no!4res de lo ,ue resiste al desci#ra!iento.
En la $ersi&n del pase de 197, se agrega el sa4er de la in<e?istencia de la relaci&n
se?ual. "o ,ue se pone a,u) en 8uego es el sa4er posi4le ,ue puede e?traerse so4re ese
i!passe. El #inal del an6lisis de4er)a entonces producir un sa4er en lo real y deter!inar
ese real de una !anera nue$a. Es el !o!ento cient)#ico del pase, donde se per#ila el
sa4er hacer con ese real.
"acan co!o $i!os en el capitulo dos, en sus co!ien5os articulo la historia con la
satis#acci&n. 1 lo ,ue arri4a!os ahora en ca!4io, es ,ue entre historia y satis#acci&n
hay una hiancia irreducti4le.
7$% El pase como satisfacci'n
74
"acan en el, ;refacio a la edici'n inglesa del seminario M: de 197+, dice ,ue s&lo
pode!os estar seguros de estar en el inconsciente real en el Despacio de un lapsusE: Del
espacio de un lapsus, ya no tiene ning7n alcance de sentido :o interpretaci&n=, tan s&lo
entonces puede uno estar seguro de ,ue est6 en el inconsciente. Kno lo sa4e, uno !is!o
`soiaE
79
:"acan, 197+H2012: %99<+02=. Es el lapsus antes de prestarle atenci&n, cuando lo
hace!os sali!os de él. >on este inconsciente real no hay a!istad posi4le.
'0ero de ,ué a!istad se trata* "a a!istad :philia= aristotélica, es la de dos a!igos
,ue co!parten una !is!a D$irtudEP si 4ien es de pocos, esta es de .más de uno!, y $a
de lo se!e8ante a lo !is!o.
Ltro concepto distinto de la a!istad, es el de la 2lustraci&n, el !odelo de a!istad
Tantiana, #undada en la #raternidad. Esta a!istad es entre her!anos y se sostiene en una
e?cepci&n, la del padre, con el cual no hay a!istad pero s) respeto. "a a!istad Tantiana
apunta a un ideal, al cual se aspira y no se alcan5a. Es un !odelo de a!istad uni$ersal.
En ca!4io la originalidad de Biet5sche radica en introducir una concepci&n de la
a!istad co!pati4le con la $irtud entendida co!o singular, de .no más de uno! "a
$irtud niet5scheana, es lo !6s propio y no puede ser co!partida por,ue no entra en el
Dlengua8e co!7nE del re4año. Este car6cter de la $irtud niet5scheana puede considerarse
co!o un antecedente, de a,uello a lo ,ue el psicoan6lisis apunta en la singularidad.
Biet5sche lle$a al e?tre!o la caracteri5aci&n de la $irtud co!o singularidad radical. En
e#ecto, 4a8o la !6scara de baratustra, Biet5sche se dirige a su interlocutor y lo arenga
diciendo lo siguiente: Si tienes una $irtud, y esa $irtud es la tuya, entonces no la tienes
en co!7n con nadie. Ella es, entonces: ine?presa4le y sin no!4re, es a,uello ,ue
constituye el tor!ento y la dul5ura del al!a, y es incluso el ha!4re de las entrañas. Esa
$irtud no es ley de un -ios, ni precepto ni co!pulsi&n de los ho!4res. Bo es ta!poco
una gu)a hacia el para)so. "as $irtudes, han surgido de las pasiones, y ya se es
a#ortunado teniendo una Dsola $irtudE: se $i$e por una $irtud y se perece a causa de ella.
:Biet5sche, 1//2H2007: +4=.
En la $)a de lo singular, "acan en el ;refacioX, interroga la $erdad !entirosa de la
asociaci&n li4re: no hay $erdad ,ue al pasar por la atenci&n no !ienta. "acan in$oca la
#igura de un @reud DsoloE en relaci&n al inconsciente real, D#uera de sentidoE. "a
79
"acan,Q, :1977= D0re#acio a la edici&n inglesa del se!inario M2E, >tros Escritos, Fuenos 1ires,
0aid&s, 2012, p.p. %99<+02.
7%
satis#acci&n es un tope a la $erdad. En el tér!ino satisfacci'n pode!os reconocer el
#inal no ya en tér!inos de deseo, sino de goce.
"acan en el ;refacioX, propone algo !6s !oderado en cuanto al pase del +7: se trata
de dar testi!onio, en el !e8or de los casos, de la $erdad !entirosaP de o4tener la
satis#acci&n de los colegas. El pase consiste en hystori3arse a s) !is!o. "a $erdad es
$aria4leP !arcar la di!ensi&n de la historia co!o hystoria :con la y griega de hysterie=
es acentuar en la operaci&n anal)tica la pri!ac)a del deseo del Ltro y la #alta de
o48eti$idad :histoire C hystoire=.
El analista responde al anali5ante, no con el sentido co!o en la década de los +0,
sino con un: GVué quieresH El GVue quieres t1H i!pl)cito en el discurso anal)tico in$ita
a construir a partir de una $oluntad, de un deseo decididoP pero el deseo es
e,ui$ocaci&n, deri$a, no se puede llegar a no!4rar, no es $oluntad por lo tanto, todo lo
,ue llega!os a no!4rar del deseo es un goce.
Ia desde19+4 "acan articula4a el s)nto!a a una satis#acci&n, y el lugar del analista
en relaci&n al goce. "os su8etos se to!an de!asiado tra4a8o para alcan5ar una
satis#acci&n, y es ese Dpenar de !6sE lo 7nico ,ue nos autori5a a inter$enir co!o
analistas.
Se $a a an6lisis por la insatis#acci&n ,ue se e?trae del !odo de go5ar, so!os lle$ados
por la urgencia, por una insatis#acci&n. El !odo de go5ar es in$aria4le y el pase es el
testi!onio de lo ,ue se ha podido e?traer de una satis#acci&n, ,ue apacigua la urgencia
,ue e!pu8a4a a anali5arse. El pase es cuando no hay !6s urgencia, cuando la
preocupaci&n ha dis!inuido.
.iller en )ultile3as analíticas, dice ,ue el parlStre es el ser ,ue ha4la de su goce. El
pase entonces no es la tra$es)a del #antas!a, es la trans!isi&n de c&!o el parlStre ha
dilucidado su goce, de cu6l ha sido el arreglo con su !odo de go5arP de c&!o el su8eto
ca!4i& en relaci&n a lo ,ue no ca!4ia :su !odo de go5ar= y de c&!o se ela4oraron para
él las $ariaciones de su $erdad. Es i!portante señalar la di#erencia entre lo real
i!posi4le ,ue se de!uestra y la satis#acci&n, de la ,ue hay ,ue decir D,ue esE, por,ue
no se de!uestra. :.iller, 2011=
Aeto!are!os el planteo del co!ien5o, acerca de la relaci&n entre el DunoE surgido
de la descone?i&n signi#icante y lo DrealE #uera del sentido, a partir de una pregunta de
"acan: D'0or ,ué uno no in$entar)a un signi#icante nue$o* 'Kn signi#icante, por
7+
e8e!plo, ,ue no tu$iera, co!o lo real, ninguna especie de sentido*E.
/0

El chiste no consiste sino en ser$irse de una pala4ra con otro DusoE ,ue a,uel para el
cual est6 hecha, es en una retorsi&n donde reside su e#ecto operatorio. El chiste con el
e,u)$oco hace estallar no solo el sentido esta4lecido sino ,ue ta!4ién tiene e#ectos en el
cuerpo.
El signi#icante es un se!4lante ,ue intenta capturar lo real pero #racasaP el chiste
introduce a ni$el de lalengua un DusoE inédito del signi#icante ,ue constituye una
in$enci&n. En la década del +0 "acan se ser$)a a7n de la lingU)sticaP el chiste era
anali5ado seg7n las técnicas $er4ales del signi#icante en la producci&n de la
signi#icaci&n. El e8e!plo paradig!6tico es el neologis!o D#a!illionarioE, un
signi#icante nue$o ,ue irru!pe a ni$el de la lengua, un Dneologis!oE ,ue se inscri4e
co!o chiste por su di#erencia con respecto al c&digo. 0ero "acan en a,uel !o!ento
esta4a interesado en la causa del sentido, en los signi#icantes y sus e#ectos de $erdad.
1 partir de la disyunci&n entre el sentido y lo real, el !odelo es la poes)a y !6s
precisa!ente la escritura poética. Se trata ahora no de la cone?i&n de dos signi#icantes,
sino de la descone?i&n entre los signi#icantes, de la contingencia, lo a4rupto y el
signi#icante #uera de sentido.
"a disyunci&n entre lo real y lo si!4&lico, plantea la relaci&n de los se!4lantes con
lo real. El se!4lante locali5a el $acioP se trata entonces de dos usos del signi#icante: uno
co!o se!4lante articulado a otro, y el se!4lante letra co!o 4orde de un agu8ero,
ase!6ntico.
En el transcurso de un an6lisis se puede $eri#icar un ca!4io a ni$el del DusoE del
se!4lante: de los signi#icantes a!os del destino de un su8eto, a la in$enci&n de un
signi#icante nue$o ,ue, e,ui$ocando lalengua, dice de otro !odo de relaci&n del su8eto
a su !odo de go5ar, de una satis#acci&n ,ue no era sentida co!o tal.
%.2. El 1ase en Miller
"a orientaci&n por lo real sin ley, nos conduce a discernir en cada caso de ,ue !odo
el su8eto encontr& una in$enci&n para ese real. Esto introduce la pregunta por el
trata!iento de ese real en el psicoan6lisis, por las consecuencias para alguien, ,ue ha
pasado por un an6lisis: ',ué es lo ,ue ca!4ia del goce*
/0
"acan, LQinsuX, clase del 17 de !ayo de 1977.
77
.uy te!prana!ente encontra!os en los se!inarios de .iller un cuestiona!iento al
#antas!a co!o el lugar de e#ectuaci&n del pase -e !anera sucesi$a en sus se!inarios,
pone el acento en ,ue el atra$esa!iento del #antas!a, no logra dar cuenta de lo ,ue no
ca!4ia en el goce y lo ,ue per!anece a ni$el del goce. Buestro o48eti$o es reto!ar
algunos de los pri!eros se!inarios de .iller, con el o48eti$o de locali5ar la o48eci&n
de .iller al #inal de an6lisis co!o atra$esa!iento del #antas!a. 0retende!os
circunscri4ir los pro4le!as con lo ,ue se con#ronta.
En su se!inario de 199+, El >tro que no e,iste y sus comités de ética
/1
, .iller
pro4le!ati5a el #inal de an6lisis co!o atra$esa!iento del #antas!a. El discurso
anal)tico, es la estructura in$ariante de la e?periencia anal)tica. 0ero de8a a4ierta la
pregunta, de c&!o se pasa de anali5ante a analista. 9ay una 4recha entre la e?igencia de
#or!ali5aci&n, de uni$ersali5aci&n y la e?periencia anal)tica ,ue sie!pre es singular.
0ese al saldo de sa4er de un an6lisis, del atra$esa!iento del #antas!a, del pase,
sigue siendo constante algo del su8eto y de su !odo de go5ar, incluso !odi#icado. "a
perspecti$a del atra$esa!iento del #antas!a es del orden del rel6!pago, del despertar,
de un corri!iento del $elo.
Sin negar el atra$esa!iento del #antas!a co!o un i!passe constituti$o del su8eto,
.iller nos recuerda ,ue "acan prescindi& del despertar.
"o ,ue interroga .iller es: 'co!o incide en el pase, la perspecti$a del 7lti!o "acan,
de lo real y el goce* Esta es la pregunta central.
En este se!inario dice ,ue el atra$esa!iento del #antas!a no ha4la de lo real, sino
de la $erdad. El sa&er arreglárselas con el síntoma, es !6s !odesto, y $iene después
del atra$esa!iento del #antas!a.
/2

"o ,ue no ca!4ia es la pulsi&n, no hay atra$esa!iento !6s all6 de la pulsi&n. 1
ni$el de la satis#acci&n, se tratar)a de otra relaci&n al goce, de una relaci&n li!pia del
ideal, a este ni$el solo se logra !anio4rar de otro !odo lo ,ue no ca!4ia.
En !ayo de 199/, en el se!inario El partenaire? síntoma
E4
, .iller nue$a!ente
reto!a el pase a partir del atra$esa!iento del #antas!a, y cuestiona ,ue sea el lugar de
su e#ectuaci&n. Se considera el #antas!a co!o el lugar de una in$estidura noci$a. El
/1
.iller, Q.<1, El >tro que no e,iste y sus comités de ética, Fuenos 1ires, 0aid&s, 200%, p.p 20<21
/2
:&id, p.p 421<422
/
.iller, Q.<1, El partenaire? síntoma, Fuenos 1ires, 0aid&s, 200/.
7/
pase no es si!ple!ente un proceso de desin$estidura li4idinal. "a li4ido es una cantidad
constante entonces la cuesti&n es a donde $a a in$estirse, esa cantidad constante.
0or,ue de lo contrario el triun#o del psicoan6lisis ser)a la !uerte: n DEl asunto es ,ue la
desin$estidura del lugar noci$o no i!pide ,ue se !antenga el !odo de go5ar, ,ue se
!antenga, el s)nto!a, y en el pase se trata de este s)nto!a puesto al desnudoE
/4
El s)ntho!a es a,uello con lo ,ue hay ,ue $i$ir, desde esta perspecti$a el #inal de
an6lisis, es un Dhacer con esoE. Esta perspecti$a es di#erente pero no in$alida las
anteriores en cuanto al recorrido de un an6lisis, concierne a,uello con lo ,ue se de4er6
$i$ir.
El partenaire s)nto!a lle$a a una nue$a de#inici&n del Ltro, co!o !edio de goce. El
goce entraña el cuerpo, la di#erencia entre los se?os, el Ltro es un cuerpo se?uado. "os
parlZtres, co!o seres se?uados #or!an pare8a, no a ni$el del signi#icante sino del goce,
y este enlace sie!pre es sinto!6tico. El goce se produce en el cuerpo del Kno pero por
!edio del cuerpo del Ltro. En el pase el ho!4re tiene ,ue resol$er en pri!er lugar la
cuesti&n del #antas!a, la #or!a #etiche ,ue le i!pone a su partenaireP la !u8er, en
ca!4io la cuesti&n del a!or, su eroto!an)a. En la !u8er el a!or esta entra!ado en el
goce, y su !odo de go5ar e?ige ,ue el partenaire le ha4le.
/%
1 #inales de 199/, .iller propone un se!inario de in$estigaci&n so4re Lo
postanalítico
EC
, se trata de in$entar, de construir este concepto en la !edida ,ue nos
per!ite interrogar: '(ué es lo ,ue pasa con el su8eto después del an6lisis* '(ué pasa
con el ,ue ha sido anali5ado, el ,ue ha pasado por el discurso anal)tico*
"a pro4le!6tica del postanal)tico $a !6s all6 del pase. Es un ca!po a4ierto a la
in$estigaci&n de las consecuencias del psicoan6lisis. El pase responde a ciertas
preguntas: 'a ,ué estado ha conducido el an6lisis a un su8eto para ,ue pueda ponerle
#in* 'Es un #in conclusi$o* 'Gerapéutico* '>o!o de$ino analista*
El postanal)tico interroga el #in en relaci&n al por$enir. Est6n los ,ue se $an del
an6lisis, y los ,ue $uel$en, estos nos per!iten in$estigar so4re el paréntesis de lo ,ue
sucedi& en el inter$alo. Se trata de in$estigar ,ue sucedi& con la relaci&n al 2deal, al
/4
:&id, p.410.
/%
:&id, p.41+.
/+
.iller, Q.<1, :2001=, D"o postanal)ticoE, #onferencias ;orte2as to!o , Fuenos 1ires, 0aid&s, 2010,
p.p /7<114.
79
s)nto!a, al goce. Si tene!os co!o perspecti$a el destino del goce, la $)a pri$ilegiada a
interrogar es el 4inario #uncional ideal y s)nto!a, en el s)nto!a esta incluido el ideal.
/7

Kna pregunta es: ',ué hace el analista con la re$elaci&n ,ue ha o4tenido de su
an6lisis* Kn !odo de tratar el postanal)tico es la Escuela. El pase y la Escuela, tienen
una relaci&n con el su(eto supuesto sa&er di#erente a la del an6lisis.
Aeto!ando, el pase se sit7a en un punto conclusi$o y se dirige hacia el pasado. En
ca!4io .iller en el postanalitico,, propone e?traer las consecuencias del psicoan6lisis,
en la duraci&n, en el tie!po, en las contingencias: 'cuales son los arreglos ,ue un su8eto
encontr& ha4iendo pasado por una e?periencia de an6lisis*
Esta di!ensi&n, pone a prue4a al psicoan6lisis en sus e#ectos a partir de lo !6s
singular, el s)ntho!a. 1s) la ética del anali5ante es contraria en !uchos puntos a la ética
del anali5ado, es una ética ali$iada del peso de los ideales.
.iller e?trae las consecuencias, de la 7lti!a #or!ulaci&n de lo real en "acan. "o real
sin ley, i!plica en pri!er lugar ,ue toda idea de destino es una neurosis, en segundo
lugar ,ue el inconsciente es sin despertar, y en tercer lugar ,ue la $ida es sin 8usticia,
a4andonar toda idea de $engan5a. Aenunciar a toda idea de col!ar la #alta en ser, ,ue
nos lle$a a desear ,ue las cosas sean de otro !odo.
Esta re#erencia a lo Dreal sin leyE, esta en continuidad con su se!inario del 2011, DEl
Ser y el KnoE. .iller no de8o de señalar el pro4le!a de "acan: el de la articulaci&n
entre el signi#icante y la l)4ido, la pulsi&n y el inconsciente. >ree!os ,ue .iller ha
tenido con la lectura de "acan, un riguroso segui!iento del pro4le!a del goce,
inno$ador para el psicoan6lisis.
En el 2001 .iller en El lugar y el la3o, pone en paralelo dos pases, el pase e#ecti$o
de la ;roposici'n de $<CD so&re el psicoanalista de la Escuela
EE
y el proyectado el de
197+, el ;refacio a la edici'n inglesa del seminario M:
E<
K4ica estas dos $ersiones del
pase, no considerando la /ota italiana, de 197, co!o un $ira8e. "acan escri4e el
;refacio, al #inal del se!inario 2, donde tra4a8o a Qoyce, y se adentro en la topolog)a
/7
:&id, p100.
//
"acan, Q, :19+/= D0roposici&n del 9 de octu4re de 19+7 so4re el psicoanalista de la EscuelaE, >tros
Escritos Fuenos 1ires, 2012, p.p. 2+1<277.
/9
"acan, Q, :1977= D0re#acio a la edici&n inglesa del se!inario M2E, >tros Escritos, Fuenos 1ires,
0aid&s, 2012, p.p. %99<+02.
/0
de los nudos. .iller considera ,ue en el ;refacio, "acan aplica sus 7lti!as
ela4oraciones al pase.
El pase l&gico del +7, se plantea 4a8o la #or!a de un pro4le!a al ,ue hay ,ue
encontrar una soluci&n, el pro4le!a es el deseo. -e#inir el an6lisis co!o una
e?periencia de sa4er, esta en continuidad con la represi&n #reudiana, co!o un no querer
sa&er, el anali5ado es él ,ue ha4r)a a$an5ado so4re ese no querer sa&er, so4re la
represi&n.
En el pase del +7, se locali5a, la soluci&n ,ue encontr& un su8eto al pro4le!a
particular de su deseo, eso lo pondr)a en condiciones de testi!oniar de los pro4le!as
cruciales del psicoan6lisis. .iller introduce una pregunta: 'la perspecti$a del deseo es la
7nica*
En 197, en la /ota italiana, la soluci&n no se plantea a ni$el del deseo, se trata de
un sa4er en lo real, un sa4er so4re Dla no relaci&n se?ualE, de lo real i!posi4le. El #in de
an6lisis consiste en dese!4ara5arse de la $erdad, de los a!ores con la $erdad, creer en
la $erdad o4staculi5a el acceso al sa4er so4re lo real.
En el 7+ en ca!4io no hay $erdad so4re lo real, por,ue lo real e?cluye el sentido. "a
perspecti$a del sa4er en lo real, es cient)#ica, el psicoan6lisis no logra situar un sa4er en
lo real. -el !is!o !odo se puede leer ,ue cuando "acan dice: so!eter el pase a la
prue4a de $erdad, no es !6s ,ue un sueño. "a $erdad es !entirosa. El anali5ado es
alguien ,ue se ha dese!4ara5ado de lo a!ores con la $erdad, la separaci&n de este
partenaire a4re a la in-enci'n del sa4er.
En 197+ en el ;refacio, el sa4er, la $erdad, ,uedan del lado del inconsciente co!o
suposici&n, el #inal re!arca .iller, se de#ine en tér!inos de satisfacci'n
1l !is!o tie!po hay un es#uer5o en el pasante, por hacer el relato y producir la
satis#acci&n de los colegas. El pase consiste en Dhystori5arse por s) !is!oE, hay una
condensaci&n en el ter!ino hystori5aci&n entre historia e hysteria, es el relato ,ue un
su8eto da de los a!ores con la $erdad, de las #icciones del deseo co!o deseo del Ltro:
Dco!o de8e de a!ar la $erdad, co!o de8é de estar ator!entado por ellaE. .iller sit7a la
di#erencia entre histeri5aci&n y histori5aci&n, para hacer el relato es necesario un to,ue
de cinis!o.
-esde el punto de $ista del sintho!e, de la satis#acci&n, se puede decir ,ue el pase
cient)#ico del 7, Dno e?<sisteE, ser)a co!o la ciencia #antas!a.
/1
.iller interpela a ,ue en el pase los analistas den testi!onio de esta nue$a
Dsatis#acci&nE: '-e ,ué !odo los ,ue han arri4ado a un #inal de an6lisis pueden
testi!oniar de una satis#acci&n alcan5ada* '>&!o se sir$en de esta satis#acci&n co!o
analistas, ,ue uso le dan al se!4lante*
En su se!inario El ultimísimo Lacan, en la clase 10 de enero del 2007, .iller
introduce la di#erencia entre el pase y el pase &is
9ay una oposici&n entre el inconsciente trans#erencial, la suposici&n de sa4er y el
inconsciente real. En el #inal del an6lisis hay li,uidaci&n del su(eto supuesto sa&er, el
anali5ado co!o di8i!os de8a de e!4rollarse con la $erdad. "o ,ue !arca el #inal es la
satis#acci&n encontrada, de ,ué !odo puede ser$irse del s)ntho!a. (ue destino para el
goce y lo real, ,ue se presenta4a, co!o lo i!posi4le de soportar
.iller distingue entre el pase co!o #inal de an6lisis, el pase clínico, encuentro con el
inconsciente real, donde se esta s&lo, donde no hay suposici'n de sa&er, y el pase 4is, la
hystori5aci&n ,ue es una construcci&n del su8eto en el dispositi$o del pase. Se trata de
c&!o, en el an6lisis, pudo hacer sentido con lo real. Se trata de cernir lo ,ue #unciono
co!o $erdad en un an6lisis y !edir lo $erdadero con lo real .Kna $e5 ter!inado sus
a!ores con la $erdad co!o e?tra8o satis#acci&n de su !odo de go5ar y encontr& un
sa&er hacer, con su s)nto!a.
En esta l)nea, su se!inario del 200/<2009, )utile3as analiticas, .iller dice ,ue un
analista es alguien ,ue ha perci4ido su !odo de go5ar singular, la contingencia de ese
!odo de go5ar.
El an6lisis transcurre en la insatis#acci&n, en el goce ,ue es e?peri!entado co!o
su#ri!iento por el su8eto. "o ,ue e!pu8a al an6lisis es una urgencia, hay ,ue locali5ar
esa urgencia, la insatis#acci&n ,ue esta a la entrada, 4a8o la !anera de un e?ceso ,ue
so4repasa al su8eto. El goce es constante, pero al #inal del an6lisis hay ,ue constatar de
,ué !odo ha hecho de la insatis#acci&n, otra satis#acci&n. El goce no es el !is!o a la
entrada y al #inal, entonces .iller distingue entre la nue$a satis#acci&n producida
:perdida de la insatis#acci&n= y el goce. 1 ni$el del sintho!e no hay atra$esa!iento, el
goce es opaco al sentido, se tratar)a de otro arreglo con el goce, de una relaci&n !6s
satis#actoria con el sintho!e. El goce no puede ser negati$i5ado, por,ue el goce esta
entra!ado al signi#icante.
El cuerpo del parlZtre, es a#ectado por el signi#icante s&lo, el con8unto de esas !arcas
/2
es el sintho!e. El goce en el an6lisis es interpelado por el se!4lante, ,ue le da sentido,
se le supone un sa4er para desci#rarlo. 0ero lo ,ue se interpreta es la contingencia, co!o
cada parlZtre, dio sentido a lo ,ue no lo tiene: la relaci&n se?ual y el goce.
0or ulti!o ,uere!os su4rayar un singular recorrido de .iller en su enseñan5a. "a
distinci&n entre lo real co!o i!posi4le, lo real $isto desde lo si!4&lico y lo real co!o
contingente.
En su se!inario del 2011, El ser y el 0no, .iller dice ,ue el #antas!a da
signi#icaci&n a lo real, el atra$esa!iento del #antas!a, es la idea de ,ue la re$elaci&n de
la $erdad tendr)a consecuencia, la ca)da del o48eto a En ca!4io el punto de $ista del
s)ntho!a es ,ue la re$elaci&n de la $erdad de8a intacto lo real. 9ay un goce !6s all6 con
el ,ue hay ,ue ponerse de acuerdo.
El #antas!a esta atrapado en la l&gica de la transgresi&n y de la #alta en ser, de la
ontolog)a. >uando se trata de lo real co!o i!posi4le, no esta!os en la transgresi&n, lo
real co!o i!posi4le hay ,ue cernirlo en un an6lisis, hay ,ue de!ostrarlo. "a de#inici&n
del nue$o pase es lo real que se demuestra
<=

.iller contin7a la orientaci&n ,ue señala!os en 199+. Bo es lo !is!o orientarse por
el #antas!a, por las cuestiones del ser, ,ue hacerlo por el s)ntho!a, co!o respuesta de
la e,istencia, esto no ,uiere decir ,ue se pueda hacer inter$enir un cortocircuito. El
tener un cuerpo se u4ica del lado de la e?istencia. .6s all6 del ser, .Haiuno!, el
s)ntho!a per!anece co!o !arca en el cuerpo del aconteci!iento de goce.
El mas allá del pase, es la asunci&n del sin sentido de este Kno de goce, ,ue itera,
una $e5 atra$esado el #antas!a. Este Haiuno, ,ue persiste #ue a4ordado por @reud co!o
los restos sintomáticos "a resistencia del goce al sentido, #ue ad$ertido por @reud de
!anera !uy clara, con la reacci&n terapéutica negati$a. 1lcan5ar lo real del s)nto!a es
cernir la percusi'n del signi#icante en el cuerpo.
<$
Este mas allá del pase, es el an6lisis desde la perspecti$a de lo ,ue 9ay, del Kno ,ue
itera, el s)ntho!a. "a e?periencia anal)tica con#ronta al su8eto con el Kno del goce, ,ue
no tiene sentido, la adicci'n: ese real es sin ley.
En lo sucesi$o, lo ,ue .iller designa co!o pase, es el !o!ento en el ,ue se desnuda
esta ra)5 de la represi&n y en este espacio ,ue se a4re, todo ,ueda por construir.
90
.iller, Q.<1, El )er y el 0no, 0ar)s, >lase del 2 de no$ie!4re del 2011.
91
:&id, clases 4 y 11 de !ayo, 2011.
/
El nue$o estatuto del signi#icante solo, introduce un nue$o estatuto del goce. 1l
separar el inconsciente trans#erencial y el Ello, se introduce una pregunta: '>&!o con el
lengua8e tocar, !odi#icar el goce*
El Haiuno es correlati$o al /o hay relaci'n se,ual, el goce es sie!pre goce del Kno,
del propio cuerpo.
92
>orrelati$a!ente el s)nto!a es de#inido, co!o aconteci!iento de
cuerpo. "o real sin ley, ,uiere decir ,ue la con8unci&n entre el signi#icante y el goce, es
sie!pre contingente.
-esde esta perspecti$a: 'cu6l es la 7nica &ntica ,ue "acan puede decir ,ue le est6
per!itida al psicoanalista* E) LA Y/F:#A "EL I>#E
>o!o correlato de este Kno ,ue e?iste, el s)nto!a co!o respuesta a lo real, se
inscri4e el goce opaco al sentido.
9
Esto, dice .iller ocupa un lugar central en el *ás allá del pase, y recorre co!o te!a
central la enseñan5a de "acan a partir de 1974: 'de ,ué esta hecha la adhesi&n de cada
uno al goce del psicoan6lisis*
94
El más allá del pase, es el !as all6 del pase l&gico :19+7= y del pase cient)#ico
:197=. Seria dice .iller: Ltra !anera de ha4itar la prue4a de8ada por "acan a sus
alu!nos 4a8o el no!4re de DpaseE, ha4itarla co!o un !6s all6 del #antas!a, la asunci&n
de la ausencia de sentido, de este Kno, ,ue itera en el s)nto!a sin ton ni son.
9%

.6s all6 del pase, !as all6 del #antas!a esta la e?istencia, el Kno ,ue itera. 0or
consiguiente, el !6s<all6<del<pase tiene ,ue $érselas con el aconteci!iento de cuerpo,
con el goce ,ue se !antiene !6s all6 de la resoluci&n del deseo. Este goce se !antiene
!6s all6 del padre ed)pico y del sentido ,ue él propone para resol$erlo.
9+

En el más allá del pase, se trata de lo ,ue el su8eto pudo hacer con el /o hay, con el
agu8ero. El más alla del pase, entraña una parado8a por,ue el su8eto sa4e ,ue ha4la solo,
pero co!o analista de4e ad!itir la #icci&n del Ltro, ,ue pondra a tra4a8ar.
0ara concluir, cree!os ,ue .iller ha puesto en pri!er plano el pro4le!a del goce en
el psicoan6lisis. El goce opaco al sentido co!o no!4re de lo real no puede ser
92
:&id, clase 0 de !ar5o de 2011.
9
:&id, clase 9 de !ar5o de 2011.
94
:&id, clase 2% de !ayo, 2011.
9%
:&id, clase 4 de !ayo de 2011.
9+
:&id, clase 1/ de no$ie!4re de 2011.
/4
eli!inado, es algo con lo ,ue el su8eto tiene ,ue $i$ir. "a orientaci&n al sintho!e, una
$e5 reducido a su real, es una respuesta singular a un aconteci!iento trau!6tico. Es un
trata!iento del goce sin ley y a la $e5, un producto #uera del inconsciente trans#erencial.
Este estatus del goce, pone al !is!o tie!po en cuesti&n: a la !eta#)sica, al su8eto y al
deseo. El sintho!e co!o a,uello ,ue no cesa de iterar, es de un realis!o !6?i!o, se
trata de encontrarle al s)nto!a una #unci&n para ser$irse de él. 1,u) lo uni$ersal, la ley
co!o prohi4ici&n o interdicci&n de!uestran ser secundarias y una respuesta al real sin
ley de cada uno.
/%
4
CONCLUSIÓN
En :ntroducci'n a la edici'n alemana de un primer -olumen de los escritos
<D
,
"acan distingue la cl)nica del psicoan6lisis. Ia @reud ha4)a encontrado en los s)nto!as
el sentido se?ual repri!ido. El inconsciente es un sa4er ,ue hay ,ue desci#rar, ya ,ue
consiste en un ci#ra!iento. En el ci#ra!iento esta el goce se?ual, y este hace o4st6culo a
la relaci&n se?ual.
Bo hay !6s ,ue a5ar, los seres ha4lantes no tienen otra #elicidad ,ue la del
encuentro, a pesar de la i!posi4ilidad de la relaci&n se?ual.
Si 4ien el sentido de los s)nto!as es se?ual, la e?periencia, el sa4er so4re los
s)nto!as no pueden su!arse. Godo en un an6lisis ha de ser recogido co!o si nada
hu4iese ,uedado esta4lecido en otro lado. E?isten tipos de s)nto!as, :histéricos,
o4sesi$os entre otros=, pero los su8etos de un tipo no tienen ninguna utilidad para los
otros del !is!o tipo.
El an6lisis se reali5a 4a8o trans#erencia, el su(eto supuesto sa&er, es una #or!aci&n
arti#icial, producto de la articulaci&n signi#icante. "o ,ue esta en causa es la
interpretaci&n, el sa4er se ordena seg7n la l&gica de los signi#icantes. Bo hay
inconsciente co!o sa4er a descu4rir sino ,ué este se constituye en trans#erencia, en
relaci&n a un partenaire, ,ue no es cual,uiera. El inconsciente trans#erencial, el
inconciente #reudiano, es una #or!aci&n de arti#icio. El o48eto a, es trans#erido al Ltro,
de este !odo el agalma hace pasar la causa del deseo al Ltro, el resorte del a!or es este
o48eto ,ue es e?ti!o: a!o en ti algo !6s ,ue a ti.
"o real co!o i!posi4le, es lo que no cesa de no escri&irse, de la relaci&n se?ual, el
sentido sie!pre se #uga. 0ero esta i!posi4ilidad tiene ,ue de!ostrarse, es por la
contingencia, por lo ,ue cesa de no escri&irse, ,ue un real se atestigua.
"os analistas dice "acan, tienen ,ue sa4er esto, ,ue hay un sa4er ,ue no se calcula,
pero ,ue tra4a8a para el goce. El goce es el l)!ite a la interpretaci&n, por,ue sus e#ectos
no pueden calcularse. Bo se trata ya de la $erdad, la pala4ra no puede capturar el goce.
97
"acan, Q, :197= :ntroducci'n a la edici'n alemana de un primer -olumen de los escritos, Fuenos
1ires, 0aid&s, 2012, pp %79<%/%.
/+
En la Fercera, "acan precisa ,ue el sentido del s)nto!a depende del por$enir de lo
real. Se trata co!o di8i!os de un real ,ue puede des4ocarse por la inter$enci&n de dos
discursos: el cient)#ico y el tecnol&gico. -e la $ida sa4e!os lo ,ue la ciencia nos
induce, en la !olécula de 1-B, "acan $e la i!agen de un nudo. Kn !odo de i!aginar
lo real: la $ida se estructura co!o un nudo.
El nue$o paradig!a e$oluti$o no es una #icci&n, tiene co!o unidad de an6lisis el gen
y no el organis!o. Esto supone ,ue no e?isten l)!ites, pues lo co!7n a los di#erentes
organis!os es el gen suscepti4le de ser trans#erido. E?istiendo la posi4ilidad de acceder
al soporte !acro!olecular de la in#or!aci&n genética y la de !odi#icarla seg7n #ines
particulares de#inidos, 'cu6l puede ser el alcance de esta $oluntad de trans#or!aci&n, y
seg7n ,ué cu6les #inalidades se e8ercer6* En el caso de los seres hu!anos esa #inalidad
ser)a terapéutica: curar en#er!edades, eli!inar !utaciones perniciosas. Es decir ,ue se
tratar)a de una racionalidad pre-enti-a?terapéutica.
El orden 4iotecnol&gico supone una relaci&n de copertenencia entre la técnica y la
$ida. "os cient)#icos ocupados en las in$estigaciones son urgidos por las e!presas ,ue
las #inancian. Badie puede negar la i!portancia de los a$ances 4iol&gicos, pero con
estos surgen nue$as preguntas C'd&nde se deposita la in#or!aci&n genética*, 'cu6l ser6
el uso de esa in#or!aci&n*C y nue$os pro4le!as Cla eugenesia comercial, la
discriminaci'n genética, y otros.
Qunto a cada sa4er hay un a!o ,ue en las so!4ras decide ,ué D$idaE hay ,ue $i$ir.
"a 4ioética tiene una $ocaci&n de nor!ali5ar sa4eres, discursos y su8etos !ediante la
i!ple!entaci&n de !ecanis!os de control 4iopol)tico ,ue disciplinan el cuerpo, la
pala4ra y el pensa!iento en un !o$i!iento 7nico pero contundente. "a ciencia con
cierta certe5a puede pronosticarnos el #uturo leyendo el geno!a. 0ara la ciencia hay
sa4er en lo real, y lo real co!o i!posi4le no es !6s ,ue lo a1n no descifrado. En este
conte?to, los psicoanalistas pode!os introducir una de!ora ,ue per!ita un no sa4er y
,ue dé lugar a la in$enci&n de un #uturo singular.
>ada estructura cl)nica tiene #or!as est6ndar de tratar el troumatisme de lalengua por
!edio de sus !odalidades del deseo y del s)nto!a. El anali5ante consulta cuando una
contingencia torna in7til la soluci&n sinto!6tica. Este e?ceso de goce, i!posi4le de
/7
soportar, no es sin el cuerpo. 1l co!ien5o del an6lisis, el su8eto sit7a el s)nto!a cl)nico
co!o tal. "a e?tracci&n de un signi#icante ,ue se repite, per!ite aislar el S
1
,ue
co!and& las signi#icaciones y ,ue dio un sentido a la historia.
El #antas!a es una respuesta al i!pacto contingente de lalengua en el cuerpo, es
decir, al aconteci!iento trau!6tico, y le da un sentido de #icci&n y de $erdad. >onstruir
el #antas!a de8a un saldo de sa4er so4re la pulsi&n y so4re el goce ,ue él desconoc)a,
pues re$ela ,ue la causa del deseo es el goce.
0ero si la li4ido es una cantidad constante, 'ad&nde $a la li4ido ,ue in$iste al
#antas!a, tras la desin$estidura de éste* 'L acaso hay ,ue conce4ir el psicoan6lisis
co!o un trata!iento ,ue $a contra el goce, es decir, co!o una !orti#icaci&n*
Si 4ien el deseo y el #antas!a son de#ensas #rente a lo real, #rente al goce sin ley, en
la pr6ctica no hay ata8o ,ue lle$e directo al sintho!e sin pasar por el #antas!a.
"a orientaci&n por lo real sin ley del troumatisme puede ser una $)a pr6ctica para
discernir, en cada caso, cu6l #ue la respuesta a ese real. El cho,ue entre el 0no solo de
lalengua y el cuerpo $i$o produce un agu8ero y un e?ceso de goce. Este 0no solo
produce al parlStre antes de su identi#icaci&n con el rasgo unario ,ue lo conduce a la
repetici&n. "a signi#icaci&n del s)nto!a es posterior al aconteci!iento de goce.
El pro4le!a crucial es c&!o incidir en el goce !orti#icante de la repetici&n, y para
ello es 7til distinguir entre el Kno solo, real, ,ue est6 en la ra)5 del aconteci!iento de
goce, y el Kno de la repetici&n. 0ues 4ien, la interpretaci&n puede, !ediante la
!aterialidad del signi#icante, introducir un Kno real e#ica5 ,ue incida en la repetici&n
!ort)#era del trau!a e introdu5ca una $i$i#icaci&n, co!o lo !ostraré en un testi!onio
de S. 9o!!el.
Sa4er leer, dice Q.<1. .iller, apunta a ese aconteci!iento inaugural de goce,
$ii
y
alcan5ar lo real del sintho!e es atrapar ese Kno solo de goce ,ue se itera, el de la
mismidad. Ese una -e3 tiene $alor trau!6tico.
$iii
Esas interpretaciones constatan, se
dirigen al goce ,ue hay Ctesti!onio de la relaci&n trau!6tica entre lalengua y el cuerpo.
"a e?clusi&n entre real y sentido a4re dos $)as para a4ordar lo real en la pr6ctica: la
,ue $a de lo si!4&lico a lo real, y la ,ue $a de lo i!aginario a lo real. Es la di#erencia
entre desem&rollarse y manipular "o pri!ero corresponde a la $erdad, !ientras ,ue lo
segundo pone en 8uego el cuerpo, la materia "a !anipulaci&n del sintho!e
corresponde a lo ,ue el ho!4re hace con su i!agen.
i?
El mostrar es de este orden, una
//
$e5 puesto el s)nto!a al desnudo. 1,u) pri!a el hacerse al sintho!e, co!o el artesano
se hace a la !ateria para !anipularla, para ser$irse de ella. S&lo ,ueda asu!ir el
sinsentido de ese Kno del goce ,ue se itera en el sintho!e.
>o!o dice .iller, el signi#icante nue$o no es un signi#icante, sino una i!agen.
?
0ero
esta i!agen, 'es el s)nto!a, reducido al aconteci!iento de cuerpo* '>&!o incide esto
en el pase y en los testi!onios*
9ay distintas soluciones para lo ,ue cesa y lo ,ue no cesa. Bo es lo !is!o ,ue cese
la !orti#icaci&n, ,ue sa4er arregl6rselas con ella. Ga!4ién puede ha4er distintas
soluciones para lo ,ue no cesa, el goce sin ley.
-aré de esto cinco ilustraciones.
)a&er arreglárselas con la mortificaci'n
CEl testi!onio de 1. @uentes !uestra c&!o el sintho!e per!ite tratar el
troumatisme de lalengua. Su irre#rena4le empu(e a decir es un aconteci!iento de cuerpo
y su respuesta sinto!6tica al trau!a. El real de ese e!pu8e sir$e para tratar otro real: el
de las pala4ras ,ue golpearon el cuerpo con un deseo de !uerte.
?i
En este caso ella
DpuedeE, hacer uso del sintho!e para tratar lo !orti#icante.
La mortificaci'n que cesa
C.. Garra4 u4ica el aconteci!iento trau!6tico, el principio del s)nto!a, en pala4ras
!aternas ,ue i!pactaron el cuerpo. Gras una escena se?ual, el niño se des!aya y la
!adre dice Fue un soplo al cora3'n El analista interpreta La pala&ra de su madre
penetr'. Este soplo escrito en el cuerpo se re$ela en el an6lisis co!o !arca sin sentido y
signi#icada co!o deseo !ort)#ero del Ltro. Ltro aconteci!iento, un ahogo, hace cesar
el sentido go5ado ser el soplo del >tro. El soplo de$iene signo: un inter$alo en la
respiraci&n, una pausa: no colmar el agu(ero que es el >tro. 1hora es puro
aconteci!iento de cuerpo, cesa la mortificaci'n, hay ganancia li4idinal. 9acer el pase
#ue para él una !anera de consentir a lo ,ue no cesa, otra relaci&n con el goce:
desprendido pero ligado al >tro
CEl testi!onio de 1nne "ysy reduce el sintho!e al puro aconteci!iento de cuerpo.
Sostener una 1sa!4lea general, ani!arla y ter!inar agotada, era !orti#icante para ella.
>uando el analista le dice 0sted es una corredora, hace surgir de lalengua un e#ecto
nue$o.
?ii
Kna segunda interpretaci&n le hace $eri#icar ,ue ese empu(e en el cuerpo es lo
,ue la ani!a, y esto hace cesar la !orti#icaci&n y las signi#icaciones ,ue en$ol$)an al
/9
sintho!e.
C"a incesante o4ra de Qoyce 4rot& de un s)nto!a concerniente al lengua8e, pero él,
le8os de ser escla$i5ado por su s)nto!a, supo in$entarle una #unci&n, !antener cierta
distancia con él, y usarlo para construir su esca4el, el pedestal so4re el cual pone!os
algo 4ello.
?iii
.ediante su sintho!e, con$irti& la !orti#icaci&n de lalengua en una o&ra
incesante.
CEl psicoan6lisis !is!o puede ser otro destino para el goce sin ley. >o!o di8i!os en
el capitulo 4, de esta tesis, "acan co!o analista encarna4a este e?ceso en su $ida y en la
relaci&n con la Escuela, presenti#icando lo real co!o i!posi4le de soportar.
?i$
9e a,u)
un !odo peculiar de arregl6rselas con el e?ceso ,ue nos ha4ita.
C0or ulti!o un testi!onio, nos !uestra un e8e!plo paradig!6tico, de c&!o la
!aterialidad del gesto signi#icante introdu8o un Kno real ,ue incidi& en la repetici&n
!ort)#era del trau!a e introdu8o una $i$i#icaci&n.
>uando S. 9o!!el le di8o a "acan ,ue sie!pre se desperta4a a las %, hora en ,ue la
;estapo captura4a a los 8ud)os en sus casas, él se acerc& a ella y le acarici& sua$e!ente
la !e8illa. 1s), el e,u)$oco entre Iestapo y geste W peau percuti& en el cuerpo, hi5o de
Iestapo un gesto en piel. Esto no dis!inuy& el dolor, pero lo con$irti& en otra cosa.
?$

El pase en #in, puede enseñarnos las soluciones halladas para el e?ceso de goce. 0ara
lo ,ue no cesa, la iteraci&n, el postanalitico es una $)a.
90
Re5erencias 6i6lio*r25icas
Qac,ues -EAA2-1, La escritura y la diferencia, Farcelona, 1nthropos, 19/9,
1c edici&n.
Aené -ES>1AGES, "iscurso del método *editaciones metafísicas, "a 0lata,
Gerra!ar, 2004.
Jtienne ;2"SLB, "ios y la filosofía, Fuenos 1ires, E!ecé, 194%.
CC, "iscours de la methode, de Aené -escartes Fe,te et commentaire par E I 0ar)s,
3rin, 192%.
CC, El realismo met'dico, .adrid, Aialp, 1974, 4c edici&n.
Qac,ues "1>1B, Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis, en El
)eminario, to!o M2, Fuenos 1ires, 0aid&s, 1992, %c edici&n.
2!!anuel K1BG, Fundamentaci'n de la *etafísica de las costum&res. .adrid, Espasa<
>alpe, 19/0
+
.
Aicardo .1"21B-2. Etica: conceptos y pro&lemas. Fuenos 1ires, Fi4los, 2004

.
Lt#ried 9d@@E. :mmanuel +ant. Farcelona, 9erder, 19/+
2
.
Qean Qac,ues ALKSSE1K. El #ontrato )ocial. Fuenos 1ires, "osada, 200%
1
.
1"E.eB, Q. :2000= 6acques Lacan y el de&ate posmoderno, Fuenos 1ires, Ediciones
del Se!inario, 2000.
F1G12""E, ;. :19%7= El erotismo, Fuenos 1ires, Gus,uets, 200+.
-132-<.JB1A-, .. :200%= "eleu3e et la psychanalyse, 0resses Kni$ersitaires de
@rance, 0ar)s, 200%.
-E"EKbE, ;. :19+1= D-e Sacher<.asoch au !asochis!eE, en Arguments, 19+1, nf 21,
40<4+.
-E"EKbE, ;. :19+7= ;resentaci'n de )acher?*asoch, Fuenos 1ires, 1!orrortu, 2001.
-E"EKbE, ;. :19+/= "iferencia y repetici'n, Fuenos 1ires, 1!orrortu, 200+.
-E"EKbE, ;. :19+9= L'gica del sentido, Fuenos 1ires, 1!orrortu, 200%.
-E"EKbE, ;. :1994= "eseo y placer, >&rdo4a, 1lci&n, 2004.
91
-E"EKbE, ;. :2002= La isla desierta y otros te,tos, 3alencia, 0re<Ge?tos, 200%.
-E"EKbE, ;. :200= En *edio de )pino3a, >actus, Fuenos 1ires, 200.
-E"EKbE, ;. y ;K1GG1A2, @. :1972= El Anti Edipo, Fuenos 1ires, 0aid&s, 200%.
-LSE, @. :2007= Iilles "eleu3e y Féli, Iuattari Biografía cru3ada, Fuenos 1ires,
@ondo de >ultura Econ&!ica, 2009.
@LK>1K"G, .. :197+= Historia de la se,ualidad J:K La -oluntad de sa&er. Fuenos
1ires, Siglo MM2, 200/.
@AEK-, S. :191%= D0ulsiones y destinos de pulsi&nE. En >&ras completas, Fuenos
1ires, 1!orrortu, 197+, M23, 11<14.
@AEK-, S. :1919= Dg0egan a un niñoN. >ontri4uci&n al conoci!iento de la génesis de
las per$ersiones se?ualesE. En >&ras completas, Fuenos 1ires, 1!orrortu, 197+,
M322, 177<200.
@AEK-, S. :1920= D.6s all6 del principio de placerE. En >&ras completas, Fuenos
1ires, 1!orrortu, 19/4, M3222, 7<+2.
@AEK-, S. :1924= DEl pro4le!a econ&!ico del !aso,uis!oE. En >&ras completas,
Fuenos 1ires, 1!orrortu, 197+, M2M, 1+%<174.
K1BG, 2. :17/%= Fundamentaci'n de la metafísica de las costum&res. .adrid, Espasa<
>alpe, 19/0.
"1>1B, Q. :19%= DEl !ito indi$idual del neur&tico o ;oesía y -erdad en
psicoan6lisisE. En El mito indi-idual del neur'tico, Fuenos 1ires, 0aid&s, 2009, 11<
%2.
"1>1B, Q. :19%+= DEl se!inario so4re La carta ro&adaE, en Escritos, Fuenos 1ires,
Siglo MM2, 19//, 2, <%9.
"1>1B, Q. :19+= DKant con SadeE. En Escritos, Fuenos 1ires, Siglo MM2, 19//, 22,
744<770.
"1>1B, Q. :197= Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. Fuenos 1ires,
0aid&s, 19/7.
"1>1B, Q. :19/+= La ética del psicoanálisis. Fuenos 1ires, 0aid&s, 1992.
"1>1B, Q. :199/= Las formaciones del inconsciente, Fuenos 1ires, 0aid&s, 1999.
"1>1B, Q. :2004= La angustia. Fuenos 1ires, 0aid&s, 200+.
"1>1B, Q. :200+= "e un >tro al otro. Fuenos 1ires, 0aid&s, 200/.
.EB;KE, 0h. :1994= "eleu3e o el sistema de lo m1ltiple, Fuenos 1ires, "as >uarenta,
92
200/.
.2""EA, Q.<1. :2010= E,timidad. Fuenos 1ires, 0aid&s, 2010.
AE2K, Gh. :1941= *asoquismo en el hom&re moderno, Fuenos 1ires, Bo$a, 1949.
S1>9EA<.1SL>9, ". :1/70= La 8enus de las pieles, Fuenos 1ires, Quan 3entura
Es,ui$el, 199+.
-eleu5e, ;., L'gica del sentido, Fuenos 1ires, 1!orrortu, 200%.
CC "iferencia y repetici'n, Fuenos 1ires, 1!orrortu, 200+.
CC En medio de )pino3a, Fuenos 1ires, >actus, 200.
CCLa imagen?mo-imiento, Estudios so&re cine $, Fuenos 1ires, 0aid&s, 2010.
CC-eleu5e, ;. y ;uattari, @., El Anti Edipo, Farcelona, 0aid&s, 199/.
-osse, @., Iilles "eleu3e y Feli, Iuattari Biografía cru3ada Fuenos 1ires, @ondo de
>ultura Econ&!ica, 2009.
"acan, Q., DSu4$ersi&n del su8eto y dialéctica del deseo en el inconsciente #reudianoE, en
Escritos %, .é?ico, Siglo MM2, 19/4.
CC El seminario, li&ro $D, El re-erso del psicoanálisis, Fuenos 1ires, 0aid&s, 1992.
CC El seminario, li&ro %=, A1n, Fuenos 1ires, 0aid&s, 1991.
.engue, 0, "eleu3e o el sistema de lo m1ltiple, Fuenos 1ires, "as cuarenta, 200/.
1;1.FEB, ;. :1977= Estancias La pala&ra y el fantasma en la cultura occidental,
3alencia, 0re<te?tos, 2001.
ES0LS2GL, A. :199/= #ommunitas >rigen y destino de la comunidad, Fuenos 1ires,
1!orrortu, 200.
@AEK-, S. :191<1914= F'tem y ta&1. En >&ras completas, Fuenos 1ires, 1!orrortu
editores, 19/+, $ol. M222, 1<1+2.
@AEK-, S. :1921= *assenpsychologie und :ch?Analyse. En *assenpsychologie und
:ch?Analyse "ie ZuLunft einer :llusion, @ranT#urt a! .ain, @ischer Gaschen4uch
3erlag, 199, 1<10%.
@AEK-, S. :192+= :nhi&ici'n, síntoma y angustia. En >&ras completas, Fuenos 1ires,
1!orrortu editores, 19/+, $ol. MM, 71<1+1.
@AEK-, S. :190= El malestar en la cultura. En >&ras completas, Fuenos 1ires,
1!orrortu editores, 19/+, $ol. MM2, %7<140.
9E;E", ;. @. h. :1/07= Fenomenología del espíritu. Fuenos 1ires, @ondo de >ultura
Econ&!ica, 1992.
9
9LFFES, Gh. :1+%1= Le-iatán, Fuenos 1ires, "i4ertador, 2004.
"1>1B, Q. :1947=, La psiquiatría inglesa y la guerra, en 0no por 0no, %#, 1994, pp. 7<
27.
"1>1B, Q. :197%=, 5):, en >rnicarH, /, 1992, pp. 9+<110.
"1>1B, Q. :1991=, El re-erso del psicoanálisis, en El seminario de 6acques Lacan,
li4ro 17, Fuenos 1ires, 0aid&s, 1992.
"1>1B, Q. :200%=, DQoyce el S)nto!aE. El sinthome, en El seminario de 6acques
Lacan, li4ro 2, Fuenos 1ires, 0aid&s, 200+, pp. 1%9<1++.
"1KAEBG, E. :2004= D"a sociedad del s)nto!aE, 5e-ista Lacaniana de ;sicoanálisis,
22, 2004, pp. 10%<11.
.1KSS, .. :19%0=, )ociología y antropología, .adrid, Gecnos, 1979.
.2""EA, Q.<1. :199/= Los signos del goce, Fuenos 1ires, 0aid&s, 199/.
.2""EA, Q.<1. :200%= "el >tro que no e,iste y sus comités de ética, Fuenos 1ires,
0aid&s, 200%.
SGA1KSS, ". :19+= La filosofía política de Ho&&es, Fuenos 1ires, @ondo de >ultura
Econ&!ica, 200+.
1!4rosino, >. :200%=, DQac,ues -errida. "a re$isi&n de la #igura #raterna de la
a!istadE. En .&nica >ragnolini :co!p.=, *odos de lo e,tra2o, pp. 1+4 y ss
Santiago 1rcos, Fuenos 1ires, 200%,
Fau!an, b. :2000=, *odernidad líquida, @ondo de >ultura Econ&!ica, Fuenos 1ires,
200.
-errida, Q. :197+=, Espolones Los estilos en /iet3sche, 0re<Ge?tos, 3alencia, 19/1.
-errida, Q. :1994=, ;olíticas de la amistad, Grotta, .adrid, 199/.
@reud, S. :1921=, *assenpsychologie und :ch?Analyse. En *assenpsychologie und :ch?
Analyse "ie ZuLunft einer :llusion, pp. 1<10%, @ischer Gaschen4uch 3erlag,
@ranT#urt a! .ain,199.
9egel, ;. @. h. :1/07=, Fenomenología del espíritu, @ondo de >ultura Econ&!ica,
Fuenos 1ires, 1992.
9o4s4a[!, E. :1994=, Historia del )iglo MM, >r)tica, Fuenos 1ires, 200.
Kant, 2. :1797=, La metafísica de las costum&res, Gecnos, .adrid, 200%.
"acan, Q. :19%+=, D@unci&n y ca!po de la pala4ra y del lengua8e en psicoan6lisisE.
pp. 227<10. En Escritos, Siglo MM2, Fuenos 1ires, 19/%,.
94
"acan, Q. :1971=, D"ituraterreE, pp. 11<20. En Autres Bcrits, Seuil, 0ar)s, 2001.
"acan, Q. :197%=, El )eminario 20 A1n, 0aid&s, Fuenos 1ires, 19/1.
"acan, Q. :1991=, El )eminario /. La transferencia, 0aid&s, Fuenos 1ires, 200.
.agna$acca, S. :200%=, Lé,ico técnico de filosofía medie-al, Fuenos 1ires. .iño y
-6$ila, 200%, entradas DsingulareE pp. +41<%42 y Duni$ersaleE pp. 711<71.
.iller, Q.<1. :2001=, D"e lieu et le lienD. 2nédito.
Biet5sche, @. :1//2=, La gaya ciencia, Eda#, .adrid, 2002.
Biet5sche, @. :1//<1//%=, Así ha&l' Zaratustra, 1lian5a, Fuenos 1ires, 1990.
Aeale, ;. :1997=, Eros "emonio mediador, 9erder, Farcelona, 2004.
Aicoeur, 0. :1997=, Amour et (ustice, 0K@, 0ar)s 1997.
"acan, Qac,ues, DKant con SadeE, Escritos 2, Fuenos 1ires, 0aid&s, 200/
i El seminario, li&roD, "a ética del psicoan6lisis, Fuenos 1ires, 0aid&s, 19//.
i El seminario, li&ro $=, "a angustia, Fuenos 1ires, 0aid&s, 200+.
i El seminario, li&ro $C, -e un Ltro al otro, Fuenos 1ires, 0aid&s, 200/.
i El seminario, li&ro $D, El re$erso del psicoan6lisis, Fuenos 1ires, 0aid&s, 1992
.iller, Qac,ues C 1lain, D"os seis paradig!as del goceE, El lengua(e aparato del goce,
Fuenos 1ires, >olecci&n -i$a, 2000.
i Elucidaciones de Lacan, >harlas 4rasileñas, .+ant con )ade!, Fuenos 1ires, 0aid&s,
>olecci&n Lrientaci&n "acaniana, 199/.
i LaLant, Fuenos 1ires, Gres 9aches, 2000.
2!!anuel K1BG, Fundamentaci'n de la *etafísica de las costum&res. .adrid, Espasa<
>alpe, 19/0
+
.
.ar,ues de Sade, La filosofía en el tocador, Fuenos 1ires, Quan 3entura Es,ui$el, 199%.
@AEK-, S. :191%= D0ulsiones y destinos de pulsi&nE. En >&ras completas, Fuenos
1ires, 1!orrortu, 197+, M23, 11<14.
@AEK-, S. :1919= Dg0egan a un niñoN. >ontri4uci&n al conoci!iento de la génesis de
las per$ersiones se?ualesE. En >&ras completas, Fuenos 1ires, 1!orrortu, 197+,
M322, 177<200.
@AEK-, S. :1920= D.6s all6 del principio de placerE. En >&ras completas, Fuenos
1ires, 1!orrortu, 19/4, M3222, 7<+2.
@AEK-, S. :1924= DEl pro4le!a econ&!ico del !aso,uis!oE. En >&ras completas,
Fuenos 1ires, 1!orrortu, 197+, M2M, 1+%<174.
9%
K1BG, 2. :17/%= Fundamentaci'n de la metafísica de las costum&res. .adrid, Espasa<
>alpe, 19/0.
"1>1B, Q. DEl estadio del espe8o co!o #or!ador de la #unci&n del yoYE, en Escritos,
Fuenos 1ires, Siglo MM2, 19//, to!o 1.
"1>1B, Q. :197= Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. Fuenos 1ires,
0aid&s, 19/7.
"1>1B, Q. :19/+= La ética del psicoanálisis. Fuenos 1ires, 0aid&s, 1992.
"1>1B, Q. :199/= Las formaciones del inconsciente, Fuenos 1ires, 0aid&s, 1999.
"1>1B, Q. :2004= La angustia. Fuenos 1ires, 0aid&s, 200+.
"1>1B, Q. :200+= "e un >tro al otro. Fuenos 1ires, 0aid&s, 200/.
.2""EA, Q.<1. :2010= E,timidad. Fuenos 1ires, 0aid&s, 2010.
.2""EA, Q.< 1. :2011= "onc La l'gica de la cura, Fuenos 1ires, 0aid&s, 2011.
??? El desencanto del psicoanálisis, :inédito=, 2002.
??? La -ida de Lacan, :inédito=, 2010.
Qac,ues "1>1B, Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis Fuenos 1ires,
0aid&s, 1992.
CC D0roposici&n del 9 de octu4re de 19+7 so4re el psicoanalista de la EscuelaE, en >tros
escritos, Fuenos 1ires, 0aid&s, 2012.
Qac,ues<1lain .2""EA, )utile3as analíticas, Fuenos 1ires, 0aid&s, 2011.
CC "onc La l'gica de la cura, Fuenos 1ires, 0aid&s, 2011.
CC El lugar y el la3o, Fuenos 1ires, 0aid&s, 201.
Qac,ues "1>1B, LQinsu que sait de lQ0ne?&é-ue sQaile W mourre :inédito=.
CC Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis Fuenos 1ires, 0aid&s, 1992.
CC Aun, Fuenos 1ires, 0aid&s, 19/1.
CC D0roposici&n del 9 de octu4re de 19+7 so4re el psicoanalista de la EscuelaE, en
*omentos cruciales de la e,periencia analítica, Fuenos 1ires, .anantial, 19/7.
CC D0re#acio a la edici&n inglesa del se!inario M2E, en :nter-enciones y te,tos %,
Fuenos 1ires, .anantial, 199.
Qac,ues<1lain .2""EA, El lugar y el la3o, Fuenos 1ires, 0aid&s, 201.
CC El ultimísimo Lacan, Fuenos 1ires, 0aid&s, p1%%, 2007.
)utile3as analíticas, Fuenos 1ires, 0aid&s, 2011.
9+
i
.iller, Qac,ues<1lain, D"eer un s)nto!aE, en 5e-ista lacaniana de psicoanálisis, 12 :2012= 17.
ii
.iller, Qac,ues<1lain, El ultimísimo Lacan, Fuenos aires, 0aid&s, 201, p. 24+.
iii
@uentes, 1raceli, #omité de Acci'n de la Escuela 0na, 0apers nf 9, 2014.
iv
.iller, Qac,ues<1lain, ;ie3as sueltas, Fuenos 1ires, 0aid&s, 201.
v
.iller, Qac,ues<1lain, 8ida de Lacan, Fuenos 1ires, ;ra!a, 2011.
$i
Ge?to e?tra)do del #il! 0na cita con Lacan, de ;érard .iller.
vii
.iller, Qac,ues<1lain, D"eer un s)nto!aE, en 5e-ista lacaniana de psicoanálisis, 12 :2012= 17.
viii
"acan, Qac,ues, LQinsu que sait de lQune?&é-ue sQaile W mourre, Le )éminaire %A, clases del 4 y 11 de !ayo de
1977.
ix
:&íd., clase 1+ de no$ie!4re de 197+.
x
.iller, Qac,ues<1lain, El ultimísimo Lacan, Fuenos aires, 0aid&s, 201, p. 24+.
xi
@uentes, 1raceli, #omité de Acci'n de la Escuela 0na, 0apers nf 9, 2014.
xii
"ysy, 1nne, Dj9ay ,ue hacerlokE, en 5e-ista lacaniana de psicoanálisis, 10 :2010= 102.
xiii
.iller, Qac,ues<1lain, ;ie3as sueltas, Fuenos 1ires, 0aid&s, 201.
xiv
.iller, Qac,ues<1lain, 8ida de Lacan, Fuenos 1ires, ;ra!a, 2011.
?$
Ge?to e?tra)do del #il! 0na cita con Lacan, de ;érard .iller.