CRIPTOGRAFÍA HISTÓRICA - La cifra ADFGVX: todo a una carta

Son muchos los casos en los que el descifrado de un mensaje ha producido importantes
consecuencias militares y políticas. Han muerto reinas, se han perdido batallas y, en general, el
curso de la Historia ha variado. Uno de los pasatiempos favoritos de los aficionados a la
historia es lo que podríamos denominar "historia contrafactual", o dicho de otro modo, el
juego del "¿y si?" (what if?). ¿Cuánto habría durado la Segunda Guerra Mundial si los Aliados
no hubieran podido descifrar los códigos Enigma? ¿Habría ganado Wellington a los franceses
en los Arapiles sin la ayuda de su criptoanalista Scovell? ¿Podrían habernos derrotado los
franceses un siglo antes de haber conocido mejor las cifras de Felipe II?

Hoy vamos a detenernos en un momento clave de la Primera Guerra Mundial. Sabemos, por
supuesto, cómo acabó. Pero imaginemos por un momento lo que hubiera podido pasar si
cierto francés no hubiera podido descifrar cierto mensaje alemán cifrado de cierta manera. Y,
por supuesto, aprovecharemos la ocasión para examinar una cifra del tipo de "lápiz y papel",
que hizo sudar a los Aliados.

Nos encontramos en 1918. Alemania se encuentra al límite de sus fuerzas tras casi cuatro años
de guerra sangrienta, pero aún no se da por vencida. Los generales alemanes sabían que la
creciente presencia norteamericana acabaría por dar la victoria a los aliados. Pero la derrota
de Rusia el otoño pasado liberó ejércitos enteros que ahora podría volcarse en la tarea de
romper el frente occidental, tomar París, y tal vez ganar la guerra, o cuando menos conseguir
una paz sobre una posición de fuerza. Se trataba de jugárselo todo a una carta, así que los
alemanes tomaron grandes precauciones para evitar ser descubiertos.

Una de las cosas que hicieron fue activar una nueva cifra. Se la denominó ADFGVX porque el
texto cifrado constaba sólo de esas seis letras (su elección se debió a que eran muy diferentes
en el alfabeto Morse, lo que reducía la probabilidad de errores de transmisión), y comenzó a
ser usada por los alemanes el 5 de marzo. Para ser más preciso, la cifra se denominó en un
principio ADFGX porque solamente se usaban esas cinco letras (la sexta se añadió
posteriormente, como ya veremos). Los nuevos mensajes cifrados fueron enviados a Georges
Jean Painvin, el mejor criptoanalista del Bureau du Chiffre francés, pero sus primeros esfuerzos
fueron baldíos.

En primer lugar razonó que, con sólo cinco letras cifradas, cada letra del texto llano tenía que
estar representada por un bigrama (par de letras), lo que sugería un sistema de sustitución en
tablero. Esto es, las letras del alfabeto llano se sitúan en un rectángulo, cuya representación
cifrada es igual al "nombre" de la fila y la columna en que se encontraban. Algo así como el
juego de "guerra de barcos", solo que el "A-3, agua" se convierte en "DG (fila D, columna G)
significa la letra o". Pero un sistema tal sería demasiado sencillo, lo que significa que el texto
pasaría por una segunda transformación, probablemente una trasposición. También era
posible que, como medio de seguridad adicional, la disposición de tablero variase en función
de alguna palabra clave. Por desgracia, el volumen de mensajes captados era demasiado leve,
aunque se comprobó que se trataba de una cifra de alto nivel, usada para proteger las
comunicaciones entre los cuerpos de ejército y el alto mando alemanes.

Pronto Painvin tuvo muchos mensajes que descifrar. El 21 de marzo de 1918, 6.000 cañones
alemanes dispararon contra las posiciones francesas en el Somme como avance de la gran
ofensiva alemana de primavera. Cinco horas más tarde, 62 divisiones alemanas se lanzaron al
ataque kilómetros y consiguieron profundizar más de 60 kilómetros hasta que las tropas
francobritánicas consiguieron a duras penas frenar el avance alemán en Amiens.

Los esfuerzos de Painvin por resolver la cifra ADFGVX fueron descritos por David Kahn en su
"Codebreakers" de forma parcial. El criptógrafo francés aprovechó cualquier oportunidad de
profundizar en el conocimiento de la cifra. El 4 de abril, por ejemplo, consiguió dos mensajes
que mostraban conjuntos de texto cifrado idéntico. Esto se debía a que los cifradores usaron
textos con idéntico comienzo y los cifraron con la misma clave (usada para la trasposición).
Poco a poco fue rellenando los huecos, imaginando la forma de la cifra completa.

La solución de Painvin, aunque brillante, no llegó a tiempo para detener la primera gran
ofensiva alemana. Sin embargo, cuando la segunda ofensiva se lanzó en abril, ya tenía bastante
dominada la cifra. Obtenía descifrados de mensajes cada vez más rápidamente, pero por
desgracia las soluciones no permitían detener el implacable avance alemán. Para el 1 de junio,
los ejércitos del káiser llegaban a la ribera del Marne, a apenas 50 kilómetros de París. Ese
mismo día, para sorpresa de Painvin, los alemanes introdujeron una sexta letra, convirtiendo la
cifra ADFGX en la cifra ADFVGX. El motivo era, evidentemente, complicarles la vida a los
criptoanalistas aliados. Pero ¿qué representaba esta expansión del tablero de sustitución?
¿Iban los alemanes a incluir números en él, o caracteres nulos?

Painvin no se dio por vencido. Nuevamente se puso a la tarea, empleando dos mensajes
cifrados que tenían textos casi idénticos. El 2 de junio por la tarde obtuvo la solución a un
mensaje. En este caso, el resultado sería crucial para la guerra, porque respondía la pregunta
del millón. En esos momentos, la línea del frente presentaba dos extensos salientes alemanes
que apuntaban hacia territorio aliado. Los aliados solamente podrían contener a los alemanes
si concentraban todas sus fuerzas ante el punto de ataque. Pero ¿cuál sería dicho punto?
¿Atacarían los alemanes desde uno de sus salientes, o bien golpearían entre ambos salientes
para ampliarlo y penetrar profundamente hacia París?

Antes de dar la respuesta, vamos a describir la cifra ADFGVX. Se trata de una sustitución,
seguida de una trasposición. Lo primero que vamos a hacer es construir el tablero de
sustitución:

A D F G V X

A c o 8 x f 4
D m k 3 a z 9
F n w l 0 j d
G 5 s i y h u
V p 1 v b 6 r
X e q 7 t 2 g

Es decir, sustituiremos el texto llano como a=DG, b=VG, c=AA ... Como ejemplo, cifremos el
texto "Hemos perdido el mundial de futbol" Obtenemos el texto cifrado: GV XA DA AD GD VA
XA VX FX GF FX AD XA FF DA GX FA FX GF DG FF FX XA AV GX XG VG AD FF.

En segundo lugar, vamos a escribir el texto (por filas), añadiendo si es preciso letras A de
relleno al final,para formar una cuadrícula de trasposición, con filas y columnas. A dichas
columnas le pondremos un nombre clave. Digamos que la palabra clave es BALON. Eso
significa que las columnas tienen, de izquierda a derecha, las etiquetas B, A, L, O, N. Después
cambiamos el orden de las columnas, de forma que las etiquetas queden en orden alfabético
(en este caso, A B L N O). Finalmente el texto se extrae leyendo por columnas. Esto nos daría lo
que sigue:

Cuadrícula Cuadrícula
de entrada de salida

B A L O N A B L N O
--------- ---------
G V X A D V G X D A
A A D G D A A D D G
V A X A V A V X V A
X F X G F F X X F G
F X A D X X F A D X
A F F D A F A F A D
G X F A F X G F F A
X G F D G G X F G D
F F F X X F F F X X
A A V G X A A V X G
X G V G A G X V A G
D F F A A F D F A A

Leyendo la cuadrícula de salida columna por columna, obtenemos el mensaje cifrado (que
trocearemos en grupos de cinco letras, para mayor comodidad) que, salvo error por mi parte,
dice:

VAAFX FXGFA GFGAV XFAGX FAXDX DXXAF FFFVV FDDVF DAFGX XAAAG AGXDA DXGGA

El lector interesado puede comprobarlo con un ejemplo más corto (y en inglés) en
http://cache.eb.com/eb/image?id=7852. Y por supuesto, los genios de la programación que
deseen codificar esta cifra en forma de programa informático, ya tienen entretenimiento para
este verano.

Pero antes, acabemos la Primera Guerra Mundial. Los dos mensajes que Painvin aprovechó
para resolver la cifra eran prácticamente idénticos, un grave error por parte de los alemanes.
El primer mensaje decía "14 XX Gen Kdo ersuch vordere Linie sofort drahten XX Gen Kdo 7",
que traducido significa "A la 14 División de Infantería: el cuartel general solicita [informe sobre
la situación de] la línea del frente. [Firmado] Cuartel General del 7º [Ejército]"

El mensaje que salvó a Francia fue capturado y descifrado en la mañana del 3 de Junio. Decía
"Apresure [el envío de] municiones punto incluso de día si no son vistos" El emisor del
mensaje, obtenido mediante radiogoniometría, era el cuartel general de 18º ejército alemán
en Remaugies, un pueblo ubicado en la concavidad de los dos salientes del frente. Se dedujo
que los alemanes querían atacar entre los dos salientes para convertirlas en una enorme daga
dirigida hacia la capital francesa, y que se estaban produciendo grandes envíos de municiones
para la gran andanada de artillería inicial.

Por fin el mando aliado sabía cuáles eran las intenciones del enemigo, y no perdieron la
oportunidad. Movilizaron todas las reservas,debilitaron las demás líneas del frente y apostaron
todo lo que tenían a una sola jugada, a la espera del gran asalto alemán que, según la
información obtenida por desertores, esperaban para el día 7. Pero la ofensiva no se produjo
hasta dos días después (al parecer, el general alemán Ludendorff prefirió esperar para
completar su despliegue artillero). Cuando se produjo, los aliados le estaban esperando en el
lugar adecuado. Los alemanes, careciendo ya del factor sorpresa, fueron contenidos en una
feroz batalla que duró cinco días. Algunas semanas más tarde los alemanes volvieron al
ataque, pero fueron de nuevo detenidos. La iniciativa pasó pronto a manos aliadas, y pocos
meses después Alemania firmó el armisticio.

No podemos decir que el desciframiento de la cifra ADFGVX fue la clave para ganar la guerra,
pero sí constituyó un factor que a la postre se mostró decisivo. Fue como un pequeño espejito
que permitió a Foch mirar subrepticiamente algunas de las cartas de Ludendorff. El francés
aprovechó la información, apostó todo lo que tenía ... y ganó la partida. ¿Y si la cifra ADFGVX
no hubiera sido descifrada? Imagínenselo ustedes, a ver qué tal se les da la historia
contrafactual.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful