You are on page 1of 4

LA MISMA HISTORIA CONTADA DIFERENTE

Dr. Alberto R. Treiyer
www.tagnet.org/distinctivemessages
Hace unos años atrás, cuando mis hijos eran chicos, solían ir a la cama con la mamá para que les contase las
historias de la Biblia. Otras veces ella los acostaba les contaba en la cama de ellos esas historias, antes de
dormir. !n algunas oportunidades me pedía a mí contárselas. "sualmente me pedían ellos la historia que más les
gustaba. !videntemente les gustaba revivir la escena que a conocían.
"na noche, despu#s que les había o contado la historia, ví que corrieron hacia la cama de la mamá antes que o
llegase para decirle en el oído que no les gustaba c$mo les contaba el papi la historia, porque la contaba
di%erente. &' o que había procurado ampliarles el relato para que tuvieran una comprensi$n más abarcante(
)e pregunto cuántos nenes grandotes habrá en este mundo a quienes no les gusta c$mo les cuentan las historias
de la Biblia, porque se las cuentan di%erente de lo que las escucharon la primera ve*, o se la imaginaron. +on
todo, veo normal que haa tanta reacci$n ante una película como la de ,ibson sobre la -asi$n. .-or qu# ra*$n/
-orque el tema que escogi$ para llevar a la pantalla contiene la esencia del evangelio, de la religi$n cristiana,
toca las sensibilidades espirituales más pro%undas de toda persona que ha sido con%rontada, de una u otra manera
en alg0n momento de su vida, con la cru* del 1eñor.
+ontrariamente a la biogra%ía de los grandes hombres de la historia humana, que destaca sus grandes logros
reali*ados en vida dedica poco nada a su muerte2 la historia de la -asi$n cuenta la historia de un hombre
cua muerte ocup$ la tercera parte de su biogra%ía. 3ue casi se podría decir más importante su muerte que su
vida, aunque sin su vida, su muerte tampoco habría tenido valor. Buda, )ahoma, +on%ucio, no se destacan como
4es0s por su muerte. 5unque sea por el desprecio o molestia que produ*ca en muchos la repetici$n de aquella
antigua historia de la cru*, en hora buena que se la cuente otra ve* que pase a ser el centro de la atenci$n del
mundo, mediante la película de la -asi$n.
Necesidad de las Epístolas.
+omparto el deseo de muchos de haber querido ver en el %ilm de ,ibson una aplicaci$n directa a la carga de los
pecados del mundo que se consum$ en la cru*. 50n así, la película comien*a con la pro%ecía de 6sa 78 en donde
habla del 1iervo 1u%riente que es maltratado por nuestros pecados. 9ampoco la idea de la e:piaci$n aparece tan
de%inida clara en el relato de los evangelios. -ara entender mejor todo lo que involucr$ la historia de la
redenci$n, %ueron necesarias las epístolas.
;o mismo puede decirse con respecto a la historia de la -ascua en el antiguo 6srael. ;os israelitas no debían
contentarse con contar la historia de lo que ocurri$ cuando <ios liber$ a su pueblo de la esclavitud egipcia.
)ientras que el !:odo re%iere la historia de la redenci$n antigua, ;evítico o%rece la doctrina de esa redenci$n.
50n así, inspirado por <ios, )ois#s decidi$ ampliar tanto la historia como la doctrina en =0meros
<euteronomio. ;os demás libros hist$ricos repasarían en sus di%erentes momentos esos hechos de tremenda
liberaci$n antigua. ' los pro%etas maores menores volverían a levantar en alto el estandarte de aquella
historia antigua de liberaci$n. -ero en todas las #pocas, los libros po#ticos iban a incluir los sentimientos de
j0bilo en samos alaban*as por aquella libertaci$n antigua tan maravillosa que <ios había hecho por su pueblo.
.>u# es lo que le %alt$ a la película de ,ibson/ ;len#moslo nosotros con nuestro testimonio. .>u# es lo que nos
%alta a nosotros cuando contamos esa historia/ +omplementemos nuestro testimonio con el testimonio de otros
hermanos. ;o más importante para el mundo, en especial para la iglesia, es que revivamos esa e:periencia en
nuestras vidas, en el conte:to social, econ$mico, emocional en que nos encontremos.
?
Falta el Apocalipsis.
;os evangelios no cuentan la historia de la redenci$n en %orma completa. !l 0ltimo evangelista, 4uan, quien
escribi$ su evangelio para rellenar lo que le pareci$ importante que los otros habían pasado por alto, termin$
de una manera mu signi%icativa. @5demásA, conclu$, @ha muchas otras cosas que hi*o 4es0s. 1i se
escribiesen una por una pienso que en el mundo no cabrían los libros que se habrían de escribirA B4n C?DC7E. 5
pesar de esa gran realidad, muchos pre%ieren quedarse con 4uan 8D?F. Gecortan no s$lo los evangelios, sino que
ignoran tambi#n las epístolas algo más que <ios nos dio, antes de cerrar el canon.
;a cru* no tiene sentido sin el 5pocalipsis, como tampoco el <eseado de 9odas las ,entes sin !l +on%licto de
los 1iglos. ;o mismo podría decirse a la inversa. )ientras que las iglesias cat$licas, ortodo:as, protestantes en
su maor parte evang#licas ponen #n%asis en la cru* en desmedro del 5pocalipsis, los 5dventistas hemos sido
llamados a predicar sobre la cru* a trav#s de los sucesos del %in descritos en el 0ltimo libro de 4uan. !l discípulo
más joven de los doce %ue el que escribi$ al %inal de su vida no s$lo el 0ltimo evangelio, sino tambi#n el 0ltimo
libro de la Biblia. !l mundo necesitaba, e iba a necesitar más a0n en el mismo %in, una orientaci$n divina sobre
c$mo concluiría en nosotros, en la humanidad, en toda la tierra, esa redenci$n lograda en la cru*.
1i nos volvemos incompetentes para ensal*ar la -asi$n a trav#s del 5pocalipsis, nuestro problema como
adventistas puede trans%ormarse en un reverso e:actamente proporcional al que revelan las demás iglesias
cristianas. =o somos %uturistas, ni agoreros ni adivinos. 9oda ve* que anunciemos el %in seg0n las pro%ecías de la
Biblia, sin con%rontar a los oentes con la cru* del +alvario, dejaremos a la gente insatis%echa hasta con
miedo, si para colmo nos trans%ormamos tambi#n en terroristas del evangelio. !l ap$stol que escribi$ el
5pocalipsis destac$ a 4es0s como @al soberano de los rees de la tierraA. ' para que no tuvi#semos temor
recalc$D @5l que nos ama, con su sangre nos libr$ de nuestros pecados, nos constitu$ en un reino de
sacerdotes para servir a <ios, su -adre. 5 #l sea gloria e imperio para siempre jamásA B5poc ?DFE.
@<eben proclamarse las grandes solemnes verdades para este tiempo... ... debemos juntar todo el poder
espiritual que podamos. =uestra lecci$n para el tiempo presente es, c$mo podemos comprender más claramente
presentar el evangelio que +risto vino en persona a presentar a 4uan en la isla de -atmosHel evangelio que es
denominadoD I;a Gevelaci$n de 4esucristo...J <ebemos proclamar al mundo las grandes solemnes verdades
del 5pocalipsis. !stas verdades deben entrar en los mismos designios principios de la iglesia de <iosA BLt ?KF,
?LKCE. +uando la cru* es e:altada en el 5pocalipsis, ese libro se llena de encantos su contenido para dar al
mundo se vuelve inagotable.
La historia copleta de la rede!ci"!.
.;legaremos alguna ve* a entender en %orma completa la historia de la redenci$n/ +reo que nunca lo será, hasta
que estemos junto al trono de <ios, escuchemos el testimonio de esa historia de los labios del mismo Hijo de
<ios. =os sorprenderemos de escuchar tantas cosas que no nos habíamos imaginado, tendremos que
abandonar otras imaginaciones que no %ueron las que tuvieron lugar. 9al ve* algunos de los que ho se en%urecen
contra la película de ,ibson, o se %anati*an con cada punto que ven en ese %ilm, se disgustarían de poder
escuchar al 1eñor mismo contar su -asion, en algunos aspectos di%erente a lo que se habían imaginado.
50n así, jamás agotaremos el relato de la cru*, ni en esta vida ni en el más allá. +ada momento de nuestra vida
nos hace tener una comprensi$n más amplia de lo que signi%ic$ para el 1eñor de la gloria el haber venido a este
mundo para su%rir por nosotros. &+uánto más signi%icado tendrá para nosotros el escuchar esa historia una ve*
que habremos triun%ado para siempre sobre el mal, haamos podido pisotear con poder junto con el 1eñor, la
cabe*a de la serpiente que tantas veces nos hiri$ en el calcañar(
.>u# es lo que nos enseña el 5pocalipsis el +on%licto de los 1iglos/ @;a cru* de +risto será la ciencia el
canto de los redimidos durante toda la eternidad. !n el +risto glori%icado, contemplarán al +risto cruci%icado.
+uando las naciones de los salvos miren a su Gedentor vean la gloria eterna del -adre brillar en su rostro2
cuando contemplen su trono, que es desde la eternidad hasta la eternidad, sepan que su reino no tendrá %in,
C
entonces prorrumpirán en un cántico de j0biloD I&<igno, digno es el +ordero que %ue inmolado, nos ha
redimido para <ios con su propia preciosísima sangre(A BCS, MKLE.
@5 medida que los años de la eternidad transcurran, traerán consigo revelaciones más ricas a0n más gloriosas
respecto de <ios de +risto. 5sí como el conocimiento es progresivo, así tambi#n el amor, la reverencia la
dicha irán en aumento. +uanto más sepan los hombres acerca de <ios, tanto más admirarán su carácter. 5
medida que 4es0s les descubra la rique*a de la redenci$n los hechos asombrosos del gran con%licto con
1atanás, los cora*ones de los redimidos se estremecerán con gratitud siempre más %erviente, con arrebatadora
alegría tocarán sus arpas de oro2 miríadas de miríadas millares de millares de voces se unirán para engrosar
el potente coro de alaban*aA BCS, M87NM8FE.
@1$lo queda un recuerdoD nuestro Gedentor llevará siempre las señales de su cruci%i:i$n. !n su cabe*a herida,
en su costado, en sus manos en sus pies se ven las 0nicas huellas de la obra cruel e%ectuada por el pecado... '
las marcas de su humillaci$n son su maor honor2 a trav#s de las edades eternas, las llagas del +alvario
proclamarán su alaban*a declararán su poderA BCS, M8ME.
N#estra $ersi"! hoy y por la eter!idad.
=o quiero más contar ni que me cuenten la historia de la redenci$n siempre de la misma manera. >uiero
escuchar testimonios di%erentes, renovados día tras día. 5l %in al cabo, si se nos llam$ a en este mundo para
ser sacerdotes de +risto, es para que contemos esa historia a trav#s de nuestra propia e:periencia B? -ed CDLD
@para que cont#is las virtudes de aquel que os llam$ de las tinieblas a su lu* admirableAE. ' como nadie es igual
que otro, nadie puede contar la misma historia de igual manera, ni a nadie se le debe requerir que así lo haga.
5unque ha una historia que no puede ser contradicha que nos %ue dada en los evangelios, al hacerla nuestra
hacerla una realidad en la gente que nos escucha, la haremos siempre di%erente, siempre más encantadora,
siempre más elocuente majestuosa.
@=uestras almas son %rías desabridas porque no vivimos bajo los encantos incomparables de nuestro Gedentor.
1i ocupásemos nuestros pensamientos en contemplar su amor misericordia, re%lejaríamos lo mismo en nuestro
carácter2 porque mediante la contemplaci$n somos trans%ormadosA Ben ST, ?NON?LP8,??2 c%. 5. G. 9reier, La
crisis final en Apoc 4-5, ?M?E. @>uiero cantar el cántico de )ois#s del +ordero. >uiero e:clamar, I<igno,
digno es el +orderoJ. 9engo que estar allí, quiero que "ds. est#n allí, para que cuando se invoque el nombre de
"ds., puedan responder, IHe sido redimido por la sangre del +orderoJA BMs CK, ?PLO, 1erm$nE.
@;a iglesia %ue bauti*ada con el poder del !spíritu. ;os discípulos %ueron capacitados para ir proclamar a
+risto, primero en 4erusal#n, donde la obra vergon*osa de deshonrar al legítimo Ge había sido hecha, luego a
las partes más lejanas de la tierra. 1e dio la evidencia de la entroni*aci$n de +risto en su reino de mediaci$nA
BML, OME. @5sí como se glori%ic$ a +risto en el día del -entecost#s, así tambi#n se lo glori%icará otra ve* al
concluir la obra del evangelio, cuando preparará un pueblo para permanecer de pie en la prueba %inal, al concluir
el con%licto de la gran controversiaA BRH, =ov CL, ?PLCE.
@5l morir, +risto proclam$ la sentencia de muerte para 1atanás. ' toda la hueste ang#lica proclam$ esta
victoria. 9oda la %amilia ang#lica, los querubines sera%ines, cantaron las alaban*as de la obra maravillosa que
uni$ la tierra con el cielo, el hombre %inito al <ios in%inito. ' cuando el con%licto termine para siempre, qu# de
cantos de alaban*a irrumpirán de la hueste de redimidos. !so sí que será verdaderamente m0sica. 1in ninguna
nota discordante, la rica plena antí%ona se levantará de las voces inmortalesD I<igno, digno es el +orderoJA
BMs ?OC, ?PLLE.
@9odo el cielo aprecia las luchas de aquellos que están peleando por la corona de vida eterna, para ser
participantes con +risto de la ciudad de <ios... <ios quiere que "ds. est#n allí, +risto los quiere allí, la hueste
celestial quiere que est#n allí. ;os ángeles están dispuestos a permanecer en el círculo e:terior, permitir que
los que han sido redimidos por la sangre de 4es0s est#n en el círculo interior... "na corona de gloria aguarda a
todos los que peleen la buena batalla de la %eA BOHC, 8FPE.
8
%&ara '#( sereos e)altados al *i!al+
'o no quiero estar por encima de los ángeles de <ios. !l más humilde lugar sería para mí el más privilegiado en
el reino de los cielos. -ero <ios quiere ponernos junto con su Hijo en un punto de destaque delante de toda su
creaci$n celestial. .-or qu#/ -orque quiere que hablemos, que los ángeles escuchen nuestro testimonio, de lo
que signi%ic$ para nosotros el sacri%icio de nuestro Gedentor, alaben a <ios e:tasiados, con la misma alegría
que lo hacemos nosotros cuando escuchamos a un alma testi%icar en el día de su bautismo, por más que haamos
estado enterados a de la historia de su conversi$n.
@!n el plan de salvaci$n ha alturas pro%undidades que la eternidad misma nunca puede agotar, maravillas
que los ángeles desearían penetrar con la mirada. <e todos los seres creados, s$lo los redimidos han conocido
por e:periencia el con%licto con el pecado2 han trabajado con +risto, cosa que ni los ángeles podrían hacer,
han participado de sus su%rimientos2 .no tendrán acaso alg0n testimonio acerca de la ciencia de la redenci$n,
algo que sea de valor para los seres no caídos/A BEd, CLMNCLPE. @1antos ángeles se unirán al canto de los
redimidos. 5unque no puedan cantar por conocimiento e:perimentalD I=os lav$ con su sangre, nos redimi$
para <iosJ, no obstante captan el gran peligro del que se ha salvado el pueblo de <ios. .=o %ueron acaso
enviados para levantar a %avor de ellos una bandera contra el enemigo/ -ueden simpati*ar plenamente con el
ardiente #:tasis de los que han vencido por la sangre del +ordero de la palabra de su testimonioA BLt, ML,
?LKKE.
@+risto busc$ impresionar a los hombres con la realidad del juicio venidero, con su publicidad. !ste no es el
juicio de unas pocas personas, ni a0n de una naci$n, sino de un mundo entero de seres inteligentes
responsables. <ebe ser llevado a cabo en la presencia de otros mundos, para que el amor, la integridad, el
servicio del hombre por <ios puedan ser honrados a su más alto grado. =o habrá allí %alta de gloria honor...A,
BMar, 8O?E.
@;os que asidos al poder de +risto ven*an al gran enemigo de <ios del hombre, ocuparán una posici$n en las
cortes celestiales sobre los ángeles que nunca caeronA BGCB, KONK?NLL, KCE. 4es0s @tomo sobre sí la naturale*a
humana con ning0n otro prop$sito que el de colocar al hombre en un terreno ventajoso ante el mundo el
universo entero... !l hace Qa los vencedoresR rees sacerdotes para <iosA BUL, 8?82 c%. 5poc 7DLN?K2 CKDFE. @!l
-ríncipe de los cielos puso al hombre en una posici$n privilegiada. 1e ha valorado su vida al precio de la cru*
del +alvario... <e las pro%undidades de la degradaci$n del pecado, podemos ser e:altados para llegar a ser
herederos con +risto, los hijos de <ios, rees sacerdotes del 5ltísimo BRH, KCNCPN?PPP, OE.
O