Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 1

Escuela Superior de Economía


Ensayo Problemas Epistemológicos de la
Economía













Alumna: Carrillo Muñoz Pamela Monserrat
Profesor: Martin Vazquez
Grupo 1EV3

Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 2

PROLOGO
En el presente trabajo abordaremos el papel que desempeña la dimensión ética a
la hora de tomar decisiones económicas. En múltiples ocasiones nos ocupamos
de argumentar a favor del nexo entre ética y economía, preguntándonos incluso si
este debate no merecía ser tomado como una crisis dentro del status de las
ciencias económicas qua ciencias sociales. La línea de investigación que
trabajamos no llevó a insistir sobre el papel y el lugar que en las ciencias
económicas tienen lo que muchos teóricos denominan “factores contaminantes”.
Bueno para empezar a mencionar cuales son o cuales serian los principales
problemas epistemológicos de la economía tendremos que especificar bien
mencionar que significa EPISTEMOLOGIA que es? a que se dedica? cual es su
campo de estudio?
Que es epistemología?
Significa ciencia, conocimiento, es el estudio científico que trata de los
problemas relacionados con las creencias y el conocimiento, su naturaleza y sus
limitaciones, bien esta palabra esta Conjugada por dos significados (EPISTEME)
que significa CONOCIMIENTO Y (LOGOS) que significa ESTUDIO
A que se dedica?
La epistemología también se puede considerar parte de la filosofía de la ciencia.
La epistemología se ocupa de la naturaleza, del origen y de la validez del
conocimiento, y estudia también el grado de certeza del conocimiento científico en
sus diferentes áreas, con el objetivo principal de estimar su importancia para el
espíritu humano.
Que estudia?
estudia el origen, la estructura, los métodos y la validez del conocimiento, y
también se conoce como la teoría del conocimiento y está relacionada con la
metafísica, la lógica y la filosofía de la ciencia. Es una de las principales áreas de
la filosofía, que comprende la posibilidad del conocimiento, es decir, si es posible
que el ser humano logre el conocimiento total y genuino, y da origen el
conocimiento.



Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 3

La epistemología surgió con Platón, donde se oponía a la creencia u opinión al
conocimiento. La creencia es un punto de vista subjetivo y el conocimiento es la
creencia verdadera y justificada.
La teoría de Platón dice que el conocimiento es el conjunto de todas las
informaciones que describen y explican el mundo natural y social que nos rodea.

La epistemología provoca dos posiciones, una empirista que dice que el
conocimiento debe basarse en la experiencia, es decir, en lo que se ha aprendido
durante la vida, y la posición racionalista, que sostiene que la fuente del
conocimiento es la razón, no la experiencia.
Problemas Epistemológicos de la Economía
El objetivo de este trabajo es analizar algunos de los problemas epistemológicos
que enfrenta hoy la economía, en cuanto a lo relacionado con la comprobación
empírica de las teorías, para lo cual son la econometría y la estadística las
herramientas más utilizadas. El avance en la utilización de los métodos
cuantitativos ha sido muy rápido a partir del nacimiento de la econometría y su
crecimiento ha resultado exponencial en los últimos años
Cuatro circunstancias se han conjugado para que ello ocurra. Por una parte el
desarrollo de la teoría económica, que genera teorías que al expresarse
matemáticamente son susceptibles de ser “testeadas”, como ocurre con los
modelos macroeconómicos de raíz keynesiana. En segundo lugar, el desarrollo de
las técnicas estadísticas, que comienza a principios de siglo pasado y llega a su
climax con el desarrollo de la econometría en Inglaterra y los Estados Unidos al
comienzo de la década de los años treinta. En tercer término, la disponibilidad de
información estadística, que mejora su calidad y abarca cada vez más campos,
debido en gran parte al desarrollo de las técnicas relacionadas con las cuentas
nacionales. Por último un elemento que hace posibles los cálculos complicados: la
aparición de los computadores, que si bien se produce durante los años cincuenta
se convierte en un elemento de utilización general durante la década siguiente,
aunque sólo disponible con restricciones en las universidades y organismos
estatales de los países desarrollados. Después el crecimiento es vertiginoso,
hasta que hoy todos tenemos acceso a computadores avanzados, a programas
que permiten hacer en minutos lo que antes hubiera requerido meses de trabajo y
a las posibilidades que ofrece la interconexión, que son ilimitadas.
Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 4

Por otra parte la visión metodológica y epistemológica de la economía es influida
por la evolución del pensamiento filosófico La idea básica que inspira a esta forma
de pensar en su origen está bien definida por Hume, al final de su Enquiry:
“...Si tomamos cualquier volumen, sobre teología o metafísica, nos podemos
preguntar *contiene algún tipo de razonamiento abstracto relativo a la cantidad o el
número? No. *Contiene algún tipo de razonamiento experimental relativo a la
realidad o a la existencia? No. Arrojémosle, pues, al fuego, porque no puede
contener sino sofistería e ilusión.”
En su esquema expositivo tradicional, el conocimiento económico reviste
características cuyo estudio ha despertado el debate epistemológico a partir de la
segunda mitad del siglo pasado, aun sin respuesta definitiva. En este sentido, el
rol de los postulados dentro de las teorías económicas adquiere una relevancia
singular.

El esquema neoclásico ha incorporado las enseñanzas epistemológicas de
Hempel y Popper, colocando en su horizonte la elaboración de conjeturas
susceptibles de contrastación empírica y, en consecuencia, de las cuales puede
predicarse verdad o falsedad. Ahora bien, el esquema tradicional asigna a
determinados enunciados -los postulados- un rol fundamental, erigiéndolos como
inamovibles pilares para la construcción de hipótesis.

Aunque coincidentes en la importancia a ellos asignada, los desarrollos
epistemológicos sobre la Economía Neoclásica han caracterizado a los postulados
de distintas maneras. Lionel Robbins los describió como enunciados observables,
cuyo isomorfismo con la realidad resulta susceptible de apreciación. Reflexiones
posteriores de Milton Friedman atenuaron esos planteos, acercándose a visiones
epistemológicas de mayor pragmatismo. Comenzó así a abandonarse la
esperanza de iniciar las teorías económicas desde postulados o supuestos
observables ya verificados por la experiencia. Reemplazando la pretensión de
verdad de los postulados, Friedman abrazó la idea de utilidad. Pese a esta
evolución, la búsqueda de una contrastación empírica de los postulados del
razonamiento económico jamás fue abandonada definitivamente. Los economistas
albergaban aún la esperanza de verificar sus postulados, y, ahora conscientes de
la imposibilidad de hacerlo en forma directa, comenzaron a bregar por su
validación indirecta, esto es, a través de enunciados observables derivados de
aquellos.


Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 5

Max Weber se erige como uno de los primeros científicos que, incursionando en el
campo de la Epistemología, abandona el monismo metodológico, proponiendo un
método específico para las ciencias sociales. Este método debe admitir la
comprensión del sentido de la acción, más sin que resulte necesaria la capacidad
de producir uno mismo una acción semejante a la ajena. A tal efecto, propone su
esquema basado en la elaboración de “tipos ideales”.

El tipo ideal no importa un enunciado observable, ni tampoco pretende constituir
uno. Lejos de conformar una hipótesis contrastable, constituye una mera
herramienta metodológica, a partir de la cual pueda iniciarse la elaboración de
conjeturas con pretensión de isomorfismo. En consecuencia, las máximas de la
Economía Marginalista relativas al comportamiento racional de los agentes
aparecen bajo este esquema apartadas de toda pretensión de verdad empírica. Su
verificación, directa o indirecta, cesa de interesar a los científicos, quienes ahora
se habrán de abocar, en todo caso, a la evaluación de su utilidad para la
formulación de hipótesis contrastables. El anhelo de Friedman de desprenderse de
los cuestionamientos sobre el realismo de los otrora denominados postulados
resulta definitivamente satisfecho.

Este marco epistemológico da cuenta con mayor facilidad del complejo proceso de
razonamiento económico. La sustentación de sus desarrollos en determinados
postulados deja de resultar una problemática metateórica para el científico, hasta
ahora preocupado por una verificación de todos sus enunciados que otorgue
mayor realismo al conjunto de sus explicaciones. El esquema comprensivista, aun
cuando lejos de minimizar su rol, asigna definitivamente a estos postulados una
exclusiva relevancia instrumental. Así, en tanto herramientas metodológicas, su
contrastación deviene innecesaria, cuestionándose el economista únicamente la
utilidad de su empleo para la formulación de hipótesis.

En este aspecto, habremos de considerar incursiones interdisciplinarias en el
campo de la Economía (el caso de los análisis propuestos por Kahneman) como
aportes a la reformulación de los tipos prevalecientes, y no, como una amenazante
corrosión a los fundamentos de nuestra ciencia.
En economía, como en las demás ciencias sociales, se trabaja con un objeto de
estudio profundamente complejo, por lo cual el único camino de abordaje es la
simplificación; consiste esta en abstraer de dicha realidad los elementos que se
consideran más importantes y construir con ellos un esquema. Es lo que
habitualmente se denomina un modelo.

Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 6

A modo de ejemplo de lo que es una aplicación mecánica del modelo de
competencia perfecta se analizará el concepto de carga excedente Se parte de la
observación de un mercado en el cual es aceptable suponer que los impuestos
afectan la conducta económica de los agentes; la cuestión es si se puede analizar
cuanto lo hará, en que sentido y si cualquier impuesto producirá la misma
mutación conductual. A esta inquietud intenta responder el concepto de carga
excedente.

A través de las distintas escuelas económicas, principalmente la clásica y
neoclásica, el concepto de bienestar se centró primordialmente en un problema de
pobreza, es decir, las dificultades de empleo e ingresos de una sociedad en un
determinado estadio de acumulación de capital. Básicamente, el bienestar de una
sociedad aumenta en relación a una mayor disponibilidad de recursos para la
población y la forma en que estos se distribuyen, de esta manera el crecimiento
económico es el objetivo primario de la política económica, y por ende el problema
central que debe resolver la economía como ciencia.
La polémica que en los años sesenta mantendrá Adorno con Popper (La disputa
del positivismo en la sociología alemana) se alinea en la “polémica de las
Ciencias” de principios del siglo XX que se dio en las universidades germanas. Lo
fundamental es que frente a los positivismos, los autores frankfurtianos siempre
tuvieron muy presente el gran problema de toda teoría: su paso y transformación
en ideología.

Respecto a la polémica, su núcleo está constituido, por una fuerte oposición entre
el individualismo metodológico popperiano y el holismo no solo defendido por
Adorno, sino por Marx y lo más destacado de la tradición marxista en ciencias
sociales. Popper sostiene que no hay tensión u oposición entre su método general
recomendado para las ciencias y el método general para las ciencias sociales.
Está fuertemente asociado a las ciencias naturales y sostiene que los que se
oponen a la aplicación de los métodos de la física a las ciencias sociales es
porque hacen una “mala interpretación de la forma lógica de sus teorías, de los
métodos para experimentarlas y de la función lógica de la observación y la
experimentación

El capitalismo desorganizado ha sido objeto de minuciosos e interesantes
estudios. Así, el enfoque de Lash ha adoptado una periodización de la historia
económica reciente, que divide a la misma en un primer capitalismo liberal (siglo
XIX), en el que los circuitos de capital operan en el ámbito local o regional, con
pocas intersecciones entre cada subsistema.
Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 7

Hacia el siglo XX, el capitalismo organizado era escenario de flujos de dinero,
bienes y medios de producción a escala nacional. En tercer lugar, una producción
más fragmentada y flexible acompañaría la desorganización del capitalismo, que
supone la operancia de la circulación en el plano internacional. Esta nueva etapa
se describe como „postfordista‟, en tanto superadora de la era de producción y
consumo masivo y „postmoderna‟.

La particularidad de esta fase es una velocidad creciente de circulación de objetos
culturales portadores de signos (significantes). Esta dinamizada circulación de
objetos simbólicos es acompañada por un proceso de constitución una reflexividad
humana agudizada, que acabaría por emancipar a los agentes de la regulación
que ejercían sobre ellos las estructuras sociales, en favor de una autorregulación.
En este sentido, se ha sostenido que “el obrar se emancipa de la estructura”.
Estas nuevas economías de signos y espacio, según se las define desde esta
corriente, se han estructurado tras la desaparición del capitalismo organizado y,
con él, la de la sincronía de los movimientos de bienes al interior de cada una de
las unidades: los flujos de sujetos y objetos se sincronizan cada vez menos en el
interior de las fronteras nacionales

El análisis de los conceptos en economía permite detectar una serie de contenidos
más o menos ocultos en los enunciados de las teorías económicas. La presencia
de valores y la dimensión cualitativa y normativa de las teorías se pone al
descubierto, muchas veces, a partir del análisis semántico (y pragmático) de los
conceptos. Términos como dinero, preferencias y trabajo, entre muchos otros han
sido analizados bajo esta perspectiva. El caso de las metáforas tiene también un
lugar relevante en cualquier ciencia fáctica, e incluso en ciencias formales como
las matemáticas, como ha sido estudiada por algunos autores (Paolo Abrantes,
entre otros).

El carácter intencional de los conceptos económicos ha sido señalado también por
filósofos el lenguaje como John Searle. El recurso tradicional de recurrir a
definiciones que establezcan condiciones necesarias y suficientes de aplicabilidad
de los términos ha servido para eliminar la vaguedad de algunos conceptos, pero
parece imposible extender este recurso a todos ellos. La estructura abierta del
lenguaje parece ser un rasgo ineliminable.

Por otro lado, la naturaleza metafórica del lenguaje es otro de los rasgos de los
que no nos es posible desembarazarnos del todo, ni aún en el contexto de la
ciencia. No es posible separar nítidamente el significado literal del metafórico, y el
papel que juegan las metáforas es principalmente el de organizar nuestra
experiencia y nuestra configuración de la realidad, de un modo, a expensas de
Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 8

otro. La economía no está exenta de este mecanismo y reconocer y analizar estos
aspectos permite una mayor comprensión del contenido y alcance del lenguaje
científico.

Varios estudios experimentales realizados durante los últimos veinticinco años
muestran que los seres humanos suelen fracasar en computar y procesar
información de manera consistente, lo que genera una amplia variedad de
anomalías cognitivas que los lleva a adoptar modos de resolución de problemas
(reglas y heurísticas) incompatibles con los postulados básicos de los modelos de
agente racional optimizador.

Las implicancias de estos hallazgos para el análisis de la política monetaria son
múltiples. En primer lugar, aceptar que los agentes económicos utilizan reglas de
decisión que involucran “ilusión monetaria” abre un espacio para que la política
monetaria tenga efectos reales sobre el producto y el empleo en el corto plazo,
pues precios, salarios y expectativas ajustan sólo lentamente a medida que se
incorpora nueva información. En este marco, el diseño de toda estrategia
monetaria debería tomar en cuenta el probable rol que desempeñan las
heurísticas en la formación de expectativas, y, por lo tanto, procurar enviar señales
simples y creíbles al sector privado que hagan converger a estas últimas hacia
equilibrios de baja inflación.

En segundo lugar, en lo que respecta al comportamiento de los banqueros
centrales, asumir que los complejos procesos decisorios de los hacedores de
política se reducen a seguir ciegamente funciones estáticas “a la Taylor” que
describen a la economía sólo en un punto determinado del tiempo y bajo una
determinada configuración de circunstancias implica ignorar lo que
verdaderamente ocurre en el interior de estas instituciones. La economía se
encuentra en permanente evolución y los banqueros centrales intentan,
cotidianamente, adquirir nueva información acerca de los cambios en su
estructura, conscientes de que es imposible obtener conocimiento verdadero y
perfecto sobre el funcionamiento del mundo. La política monetaria, por lo tanto, se
presenta como un proceso dinámico de permanente aprendizaje.

En tercer lugar, y finalmente, los regímenes monetarios basados en metas
inflacionarias (inflation targeting) emergen naturalmente como marcos de política
que permiten al sector privado anclar sus expectativas, pues otorgan credibilidad a
las autoridades monetarias sin que éstas pretendan comprometerse a reglas que
son intrínsecamente insostenibles.

Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 9

En conclusión, el aspecto crítico de la política monetaria radica en que las
decisiones de los banqueros centrales influyen sobre las expectativas
inflacionarias de los agentes. De esta manera, su verdadera relevancia consiste
en su capacidad para condicionar las reglas y heurísticas que, ineludiblemente,
utilizan los individuos para tomar decisiones por el sólo hecho de ser humanos y
tener limitada capacidad cognitiva.

La naturaleza de la comparación como herramienta o método de análisis en
economía. Algunos grupos (minoritarios) de economistas han defendido el uso del
método comparativo, como por ejemplo los economistas abocados al estudio de
sistemas económicos comparados y, más recientemente, los defensores del
Realismo Crítico así como los investigadores dentro de las modernas tradiciones
heterodoxas. Sin embargo, su alcance ha sido limitado ya que no han
profundizado sobre el significado e implicaciones de las comparaciones como
método.

La segunda función importante del método comparativo es esencialmente
explicativa, ya que busca encontrar las causas que explican los fenómenos que
observamos. A pesar de que la mayoría de los comparatistas coincide en destacar
la importancia de la comparación ara la explicación causal, quienes más han
defendido su uso en economía son los realistas críticos, para quienes el método
comparativo en las ciencias sociales cumple una función análoga al experimento
en las ciencias naturales. La diferencia principal es que el experimento en ciencias
naturales es esencialmente forward-looking, en el sentido de que el investigador
ya conoce todas las causas o variables que intervienen y pone a prueba una de
ellas para ver qué ocurre.

En el presente trabajo se sostendrá que en “La teoría general” de J.M.Keynes se
encuentran aspectos que son heredados de las teorías económicas de Keynes
critica. Son estos elementos los que harían que se encuentre en la “La teoría
general” una teoría económica alternativa, con la que el resto de los economistas
quieren y pueden dialogar.

Los principales aspectos de continuidad son:

-La jerga utilizada: Se refiere a términos como curva de oferta, curva de demanda,
desutilidad marginal, precios.
-El rol del mercado en tanto asignador de recursos. Si bien suele atribuirse a
Keynes la recomendación de intervenir en economía, se mostrará que en realidad
la necesidad de la intervención surge principalmente por el surgimiento de la
especulación facilitada por la existencia de mercados organizados de valores. La
Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 10

intervención en economía debe ser tal que se respete el verdadero espíritu de
empresa, en contraposición a la especulación. Pero no se refiere a intervenir con
fines de fomentar la equidad o desarrollar sectores estratégicos.
-El concepto de trabajo es el que se utiliza usualmente y hace referencia a trabajar
a cambio de un salario en un contexto de división del trabajo.
-Propiedad privada: La propiedad privada se acepta como un aspecto natural y no
problemático.
-Objetivo de la actividad económica privada: El objetivo sigue siendo maximizar la
ganancia, aunque ahora no se cuenta con conocimiento perfecto.
Frente a estos aspectos de continuidad se encuentran aspectos que claramente
rompen con la tradición heredada por Keynes, entre ellos:
-El conocimiento con que cuentan los agentes económicos siempre es incompleto.
-La economía no tiende naturalmente al pleno empleo. La causa principal es que
generalmente la demanda es menor que la que se necesitaría para llegar a una
situación de pleno empleo y esto es así principalmente por características que
Keynes le atribuye a la inversión. La inversión depende de las expectativas y estas
son inestables.

LAS EXPERIENCIAS CRUCIALES EN ECONOMÍA: ¿PUEDE CONTRIBUIR
ESTE ENFOQUE METODOLÓGICO EN LA INVESTIGACIÓN DE LA
DISCIPLINA?
En breves términos, una experiencia crucial sería aquella que nos permitiría
decidir con cuál quedarnos de dos hipótesis en pugna, alternativas e incompatibles
entre sí, que pretender resolver un mismo problema.
Esta ponencia tiene por objeto adentrarse a esa discusión metodológica pero
desde la perspectiva del pensamiento económico. Tomamos como caso la
pregunta sobre el determinante del nivel de empleo y producción en una economía
que funciona con sistema de producción capitalista y dos posibles respuestas
desde un debate clásico entre las concepciones del pensamiento marginalista y
keynesiano.

El cuerpo teórico construido por el denominado marginalismo afirma la existencia
de un mecanismo de ajuste automático de los mercados y presentaba la
determinación del volumen de producción y el empleo como una consecuencia de
ese ajuste.
En La Teoría General de la ocupación, el interés y el dinero (1936) de Keynes no
sólo se desarrolla una crítica a la determinación del volumen de empleo y
producción por parte de la teoría ortodoxa sino que se propone una hipótesis
distinta para determinar esas variables y para comprender los fenómenos
económicos y sociales involucrados en las mismas. Intenta mostrar como ciertas
Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 11

observaciones pertinentes comunes a ambas hipótesis dejarían con una falta de
adecuación empírica a la concepción ortodoxa ya que sus consecuencias
observacionales no se cumplirían y si darían apoyo a las de la teoría keynesiana.
Keynes enfatiza lo poco fructífera que es la teoría ortodoxa para explicar los
fenómenos económicos e insta a abandonarla para evitar los efectos económicos
y sociales que trae aparejado su guía en las políticas económicas.
Con la presentación de la hipótesis keynesiana y la hipótesis marginalista clásica
de la determinación del nivel de empleo se busca como objeto el analizar este
caso específico y considerar hasta que punto podría hablarse de una experiencia
crucial y cuánto podría aportar a la discusión del problema plantearlo desde este
enfoque metodológico.

El proyecto que Tony Lawson desarrolla en Economics and Reality parte del
reconocimiento de un doble fracaso: la economía mainstream se ha derrumbado
bajo el peso de incapacidad para explicar o predecir los fenómenos económicos, y
en su caída ha arrastrado a la metodología de cuño positivista que se yergue
como su "conciencia intelectual". Puesto a desentrañar las causas de este fracaso,
Lawson encuentra que ambas –la teoría económica mainstream y la metodología
positivista- están fundadas en una ontología incorrecta.

La realidad social es diferente a la realidad natural porque es un sistema abierto, y
las herramientas lógico-formales que se empeñan en utilizar los economistas sólo
son aptas para sistemas cerrados.

Brevemente, un sistema cerrado es aquél donde ocurren conjunciones constantes
de eventos, típicamente en una situación experimental de las ciencias naturales.
Si el mundo social del cual pretende ocuparse la economía es un sistema abierto,
es porque aquí no se dan esas conjunciones constantes, porque al nivel de lo
observable sólo podemos contar con lo que Lawson llama demi-regs,
regularidades parciales de eventos, configuraciones que surgen y se modifican a
medida que evolucionan. Como el positivismo es una teoría sólo apta para
sistemas cerrados, no es de extrañar que los desarrollos económicos montados
sobre bases tan poco apropiadas haya fracasado.

El reconocimiento de la realidad social como diferente a la natural exige un cambio
metodológico, y Lawson propone abandonar el "deductivismo" positivista para
explicar las regularidades eventuales y parciales de los fenómenos postulando, en
un espíritu kantiano, la existencia de "transfácticos".


Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 12

IDEAS SOBRE EL METODO Y LA EPISTEMOLOGIA EN ECONOMIA.

La preocupación por los problemas metodológicos nace con la ciencia económica.
Adam Smith, conocedor de las teorías de Newton, trató de aplicarlas con poco
éxito a las ciencias sociales.
La economía de Ricardo y Malthus llevó, hacia 1830, a enconadas discusiones
entre los economistas y los reformadores sociales de la época, lo que hizo que
Stuart Mill se preocupara por primera vez en forma sistemática de este tipo de
problemas las ciencias sociales, propone una forma diferente, ante la imposibilidad
de realizar los experimentos controlados de las ciencias físicas. Parte de un
principio “a priori”, que establece que el motor de la acción humana es el deseo de
riqueza, que está limitado por el deseo de consumir y por la inclinación al ocio.
Estos principios vienen de nuestra experiencia o de la de nuestros vecinos y no
pueden ser verificados. Se trata de dividir el trabajo de tal manera de estudiar las
causas una a una, a diferencia de lo que sucede en la física, y es preciso analizar
el efecto de las causas una a una porque de lo contrario el trabajo científico es
imposible.
De esta manera el principio abstracto, a priori, obtenido por introspección sólo
puede observarse en la realidad en algunas ocasiones, dada la presencia de
muchas otras causas simultaneamente. Las leyes económicas no pueden ser sino
verificadas, pero el hecho de que una circunstancia particular no la verifique no
implica que la ley deba descartarse.
Keynes (1955) realiza un esfuerzo conciliatorio entre posiciones que ya encierran
algunos elementos contradictorios que han de estallar después de la Primera
Guerra, haciendo una síntesis de la metodología de los economistas clásicos.
Marshall (1948), en sus “Principios” si bien no se refiere con mucha profundidad a
las cuestiones metodológicas ni a la comprobación de las teorías, sigue una línea
conciliadora con la escuela histórica, aunque la economía que propone es una en
la cual se parte de algunos principios básicos derivados de la introspección, que
son elaborados matemáticamente, aunque se exponen prescindiendo de esa
herramienta, y que luego se verifican con ejemplos, y si bien sostiene el principio
de la unidad de la ciencia atribuye a las leyes económicas el carácter
de tendencias que son mucho más imprecisas que en la física


Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 13

Methodestreit publica un trabajo sobre el método en la economía, continuando la
línea de pensamiento de otro trabajo de 1871, que provoca una violenta reacción
de Schmoller, quien le responde airadamente. Es un enfrentamiento entre los que
confían en la deducción y quienes prefieren el método inductivo, proponiendo los
estudios históricos y estadísticos. Luego de arduas discusiones esta cuestión cae
en alguna manera casi en el ridículo, como puede verse en las afirmaciones de
Pareto (1945) y en Marshall (1948).
La lectura atenta de los escritos de unos y otros nos muestran que ni Menger
negaba la importancia de los estudios empíricos, ni los miembros de la escuela
históricaconsideraban inapropiada la teoría
La reacción de Hutchinson y la introducción de las ideas de Popper en
Economía.
*Cuál es el mérito de Hutchinson? Haber llamado tempranamente la atención
sobre la posibilidad de aplicar las ideas de Popper a la economía y sobre todo
haber insistido en la necesidad de un mayor uso de la comprobación empírica,
cambiando el enfoque de los economistas neoclásicos, pero sobre todo el de
Robbins. Es cierto que tal vez se exceda al tomar una posición demasiado rígida,
que Machlup califica como “ultraempirista”, porque someter a comprobación
empírica el principio de racionalidad, por ejemplo, es una tarea plagada de
dificultades
La publicación del libro de Lipsey (1971), “Introducción a la Economía
Positiva”, del que se vendieron un millón y medio de ejemplares, produjo un
cambio en la forma de ver las cosas de la profesión en general, que en gran
medida adoptó una posición impregnada por el pensamiento popperiano.
La primera página del libro transcribe una cita de Lord Beveridge, que es un
llamado hacia una economía con base empírica. Sin embargo pronto estos
economistas cambiaron de opinión, ya que vieron las dificultades de la aplicación
de las ideas de Popper, para someter a falsificación teorías como el principio de
maximización de utilidades por las firmas o las relacionadas con la competencia
imperfecta, la inestabilidad de los parámetros y sobre todo el carácter
probabilístico de las teorías económicas. Todo esto hizo que Lipsey, en 1965,
renegara parcialmente de Poppe
Este grupo de economistas había sido poco adicto a la econometría y a la
estadística, pero en 1964 la presencia de Sargan, que se había formado en la
tradición de la Cowles Commission, produjo una revaluación de estas disciplinas,
aunque las ideas de Popper fueron poco a poco suplantadas por las de Lakatos,
que también enseñó allí por esos años y que parecieran adaptarse mejor a las
Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 14

ciencias sociales. Es de notar que hacia ese tiempo Popper excluye a la economía
y al principio de racionalidad de ser testeado, dado la inestabilidad de los
coeficientes, y se basa para su cambio de opinión precisamente *en Robbins!. La
forma de resolver el problema que utiliza es mediante lo que llama “análisis
situacional”, tal como lo define en Popper (1965).
La función de las ciencias sociales no es hacer profecías como los historicistas,
sino analizar las repercusiones sociales no intencionales de las acciones
humanas, actuando los agentes adecuadamente, de acuerdo a la situación. De
esta manera cuando testeamos una teoría no estamos testeando el principio de
racionalidad sino el modelo que toma como presupuesto.
*Qué queda en pié del pensamiento de Popper en el “mainstream” de la
economía? Si bien la aplicación cruda del popperianismo no tiene hoy en día
mayor aceptación, queda algo así como una gran simpatía hacia su pensamiento y
son muchos los que lamentamos las dificultades para la aplicación de sus
prescripciones metodológicas
Si nos ubicamos en los debates de su tiempo (hace casi medio siglo) nos
encontramos con una economía enfrentada a pocos datos, imposibilidad de hacer
experimentos controlados y muy poca oportunidad de hacer experimentos
“cruciales”, lo que condujo o bien al análisis exclusivamente formal o a un
empirismo sin base teórica, es decir al “measurement without theory”, que
consideraba altamente peligroso.
Su metodología obviaba este problema, así como la necesidad de testear los
presupuestos básicos. La competencia perfecta o el principio de maximización
podían no ser realistas, pero conducirnos a predicciones acertadas, aún cuando,
por ejemplo, el principio de la competencia imperfecta fuera más concordante con
la realidad.
Pero si bien los economistas en su mayoría aceptaron sus puntos de vista no
ocurrió lo mismo con los filósofos de la ciencia: sólo los positivistas mas
recalcitrantes del siglo XIX sostenían que la ciencia no tenía una finalidad
explicativa y que su objeto se reducía a hacer correlaciones y hacer predicciones.
LA ECONOMETRIA COMO HERRAMIENTA METODOLOGICA DE LA
ECONOMIA
La utilización de la estadística y la econometría para el análisis de los fenómenos
observables estuvieron subordinados a las concepciones metodológicas de los
economistas. Como hemos visto estas ideas han ido cambiando en el tiempo y por
otra parte han aparecido nuevos métodos estadísticos, al par que las ciencias
Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 15

sociales, especialmente la economía, fueron reclamando desarrollos de la
estadística acordes con sus propias necesidades.
El uso de los métodos estadísticos en economía, que constituye el antecedente
necesario para los estudios empíricos, se generaliza después del comienzo del
siglo pasado. Hasta esa fecha su uso en economía es escaso, ya que las
investigaciones empíricas consistían más bien en estudios de historia económica,
como pregonaba la escuela histórica alemana. Edgeworth y Marshall, si bien
proponen el uso de la deducción y de la inducción como herramientas, hacen poco
uso de la estadística, a pesar de que el primero hace un uso más frecuente del
instrumental matemático y del cálculo de probabilidades.
Algo similar ocurre en el continente con Walras y Cournot, quienes tenían poco
tiempo para las estadísticas, como afirma Morgan (1992). Uno de los primeros en
utilizar datos y procedimientos estadísticos es Moore, quien es precisamente un
disidente de la escuela neoclásica. Es preciso tener presente que quienes
comienzan a forjar los métodos estadísticos que luego conformarían la
econometría, lejos de renegar de los modelos teóricos y de los modelos
matemáticos, pretenden aplicarlos y confirmarlos mediante el análisis de los datos.
El primero en construir modelos macroeconométricos de ecuaciones simultáneas
fué Jan Tinbergen, quien en 1936 publicó un trabajo que contiene un modelo para
la economía de Holanda. Ese mismo año la Liga de las Naciones le encomendó la
tarea de analizar estadísticamente la teoría acerca del ciclo económico de
Haberler (1953), expuesta en “Prosperidad y Depresión”, para lo cual publicó dos
informes: uno refiriéndose a los métodos econométricos y otro presentando un
modelo para la economía de Estados Unidos para el período 1919-1932, con 71
variables y 48 ecuaciones.
En este enfoque se aleja de la formulación meramente estadística de los
institucionalistas y presenta algunas ideas metodológicas novedosas: las teorías
no pueden ser confirmadas por los estudios empíricos, sino solamente pueden ser
declaradas incorrectas o incompletas, pero aún si una teoría concuerda con los
hechos es posible que otra teoría sea la “verdadera”. El rol del economista que
elabora el modelo es descartar lo que no es esencial, para lograr un modelo que
sea manejable desde el punto de vista matemático. Las relaciones de causa y
efecto, igual que la estructura de rezagos deben surgir de la teoría, y es
consciente de que estas relaciones son sumamente complicadas. Si se analiza
con atención su trabajo surge claramente que los procedimientos utilizados para la
selección de las variables se realizan teniendo en cuenta los resultados
estadísticos muy frecuentemente, cosa que no está explícitamente reconocida.
Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 16

Este trabajo despertó un torbellino de discusiones. Su polémica con J.M. Keynes
(1939) es una de las más conocidas. La crítica que éste le formula tiene dos
soportes: el primero, metodológico, que consiste en afirmar que las teorías no
pueden ser modificadas por la investigación empírica. Si el modelo teórico es
correcto nada puede añadir la econometría y si los resultados no son
concordantes con la teoría debemos culpar al método utilizado. En segundo
término realiza una detallada crítica de la econometría como herramienta en
función de las violaciones a los supuestos básicos del modelo, que quedan más
bien en el campo de la estadística.
Los fracasos de los modelos econométricos para predecir las fluctuaciones
económicas de fines de la década de los años setenta y principios de los ochenta
hizo que comenzaran a aparecer críticas a la econometría tradicional y a los
modelos econométricos multiecuacionales elaborados sobre los lineamientos de la
Cowles Commission. Una fué la famosa y conocida crítica de Lucas, y la otra fué
la de Sims, que planteó el carácter “increíble” de las restricciones necesarias para
la identificación de las ecuaciones que componen los modelos. Propone un
sistema econométrico alternativo en el que todas las variables son endógenas y se
regresan todas ellas sobre sus propios rezagos y sobre los rezagos de todas las
demás.
Como elimina de cada ecuación las variables contemporáneas, los coeficientes
carecen del sentido habitual, y no se puede hacer inferencias sobre su signo o
significatividad, sino de todos ellos en block, por medio de un test de exclusión tipo
Granger (1969). Sin embargo esto permite transformar esas ecuaciones, que son
de tipo autorregresivas, en ecuaciones de tipo “moving average”,expresando todo
en función de los errores pasados, para lo que es necesario lograr una matriz de
errores que sea ortogonal. Así es posible analizar el impacto que tiene un shock
en cada una de ellas sobre todas las demás y se puede ver cómo es la relación de
prelación temporal entre todas las variables que componen el sistema, permitiendo
determinar qué porcentaje de la explicación de la varianza de cada variable
corresponde a cada una de las demás.
Este sistema recibió críticas por considerárselo una nueva forma de plantear
modelos estadísticos sin fundamento teórico, a mi juicio injustamente, ya que
cuando se seleccionan las variables que componen el vector se está utilizando la
teoría económica como fundamento de esa selección. Sin embargo es necesario
tener presente que el concepto de exogeneidad de la Cowles Commission es
distinto del de Granger y Sims: mientras el primero se basa en la teoría el segundo
mira la muestra sujeta a análisis.
Carrillo Muñoz Pamela Monserrat 1EV3 Página 17

Pero es evidente que esta metodología, que es diferente de la convencional,
introduce nuevas complicaciones y es y será en futuro próximo fuente de
discusiones.
Para sintetizar la evolución del problema metodológico y epistemológico de la
economía es conveniente tener presente la forma como Kuhn (1978) caracteriza
las etapas por las que transita la evolución ciencias: se parte de una etapa que
llama “preciencia” en la cual existe una especie de caos metodológico y poca
comunicación entre los científicos
En algún momento se produce un descubrimiento o la enunciación de una teoría
que da comienzo a la etapa 2, que llama “el logro”. Cuando la idea es aceptada
por la comunidad científica que comienza a formarse se cumple la etapa 3, “la
conversión”, para arribar a la etapa 4, que llama “la ciencia normal”, caracterizada
por la noción de “paradigma” y por la consolidación de la disciplina como tal. Si
analizamos el relato que hemos hecho acerca de la evolución de los problemas
epistemológicos de la economía vemos que este camino es similar al recorrido por
nuestra ciencia.
La conducta de los agentes económicos comienza a ser explicada desde la
perspectiva de la psicología con más profundidad. Trabajos como el de Ainslei
(1992) abren una perspectiva diferente, al interpretar la conducta humana como la
resultante de fuerzas contrarias que operan en el interior de la conciencia. Así
como la microeconomía es el estudio de las negociaciones entre los individuos, es
preciso otra disciplina, sostiene, a la que denomina “picoeconomics”,dedicada al
estudio de las negociaciones que se producen entre los distintos componentes de
la conciencia de los agentes, lo que podría permitir un estudio del principio de
racionalidad desde una perspectiva más general, que siga la tradición que definen
Benthan y vön Mises, que analizan la conducta económica como una parte de la
acción humana.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful