You are on page 1of 8

ACLIMATACION

:
Es el proceso por el cual un organismo se adapta fisiológicamente a los cambios
en su medio ambiente, que en general tienen relación directa con el clima. Se
suele usar este término para referirse a procesos que ocurren durante un período
corto, dentro del periodo vital de un organismo individual o grupo. Puede ser una
situación puntual o representar parte de un ciclo periódico, como es el caso del
crecimiento de pelo que experimentan algunos mamíferos durante el invierno. Los
seres vivos pueden ajustar sus rasgos morfológicos, etológicos, físicos y/o
bioquímicos en respuesta a cambios en su entorno. La capacidad de aclimatación
a nuevos ambientes se ha comprobado en miles de especies. Sin embargo, no se
conocen en profundidad los mecanismos que conducen a ella.

ACLIMATACIÓN DE LAS PLANTAS REGENERADAS IN VITRO.
Durante el período de incubación, los cultivos son expuestos a condiciones
ambientales disímiles al ambiente externo. La atmósfera interna se caracteriza por
presentar una considerable variación diurna en la concentración de CO2,
humedad relativa elevada, temperatura constante e intensidad lumínica baja. A su
vez, el medio de cultivo compuesto por concentraciones elevadas de azúcares (en
aquellos sistemas heterótrofos y semiautótrofos de micropropagación), sales y
reguladores del crecimiento, sumado a la ausencia de microorganismos, generan
anormalidades morfológicas, anatómicas y fisiológicas que las plantas deberán
corregir cuando son transferidas al ambiente externo. Este período de adaptación
al nuevo hábitat es llamado fase o etapa de aclimatación. La estrategia a
implementarse durante el mencionado ciclo deberá contemplar el control
minucioso de los parámetros ambientales (humedad, temperatura y luz) de tal
manera que permita disminuir la deshidratación y, al mismo tiempo, estimular la
fotosíntesis con el objeto de generar un rápido crecimiento de los plantines.
El retraso en el desarrollo de la cutícula y la escasa funcionalidad del aparato
estomático que presentan las hojas de la mayoría de las especies cultivadas in
vitro, determinan una alta tasa de transpiración que puede ocasionar la muerte por
deshidratación. El control de este proceso fisiológico es de vital importancia
durante la aclimatación, teniendo en cuenta que la disminución de la transpiración
será gradual y dependerá de la rehabilitación de los estomas, así como también
del desarrollo de la cutícula. El equipamiento necesario estará sujeto a la especie,
pudiendo utilizarse desde túneles de polietileno para plantas que posean un
elevado control de la transpiración (por ej. Malus pumila o Agave tequilana) o bien,
a través del empleo de cámaras climatizadas (Fig.1) equipadas con sensores que
permiten un descenso paulatino de la humedad relativa. En algunos casos puede
resultar necesaria la aplicación exógena de ABA (hormona involucrada en el
control del cierre de los estomas) o bien, el empleo de sustancias antitranspirantes
que forman una capa semipermeable en la superficie de la hoja. En este último
caso deberán tomarse algunas precauciones debido a que pueden observarse
reacciones de fitotoxicidad.
Resulta imprescindible evitar la exposición a temperaturas extremas tanto en la
fase aérea como en el substrato. Mediante el empleo de extractores y/o
acondicionadores de aire combinados con un sistema de niebla, es posible
establecer la temperatura de la fase gaseosa entre los 25 y 30 ºC durante la
estación estival, mientras que en la época invernal es necesario, a veces, el
empleo de mantas térmicas o serpentinas, sea de agua o aire caliente a nivel del
substrato, para mantener la temperatura por encima de los 18-20 ºC.
Sin lugar a dudas, la opción más económica es el empleo de la luz natural,
disminuyendo su irradiancia (20-50%) mediante el agregado de mallas de
sombreado («saram»). No obstante, en aquellas latitudes donde el nivel medio de
luz natural es bajo y los días son cortos durante una parte considerable del año, la
luz artificial puede ser aplicada como complemento de la luz natural. Las lámparas
tubulares fluorescentes del tipo «luz día» son empleadas en horticultura para
prolongar el fotoperíodo. Asimismo, las lámparas tubulares de sodio alta presión
presentan una distribución espectral de la energía adecuada para estimular
fotosíntesis y se emplean para tal fin en una amplia variedad de cultivos.
Otro aspecto importante a tener en cuenta lo constituye la elección del substrato,
siendo el adecuado aquel que permita el normal crecimiento y desarrollo de las
raíces. Se puede emplear: arena, perlita, turba, vermiculita, o mezclas de ellos,
teniendo la precaución de realizar una esterilización previa. Es conveniente el
agregado de fertilizantes, sea a través del substrato (fertilizantes de liberación
controlada) o bien mediante el sistema de riego (fertilizantes solubles);
empleándose proporciones ricas en fósforo (N-P-K: 9-45-15) y potasio (N-P-K: 4-
25-35) que favorecerán el desarrollo radicular y la rustificación de las plantas.
En todo momento deberá realizarse un riguroso control fitosanitario empleándose
antibióticos, fungicidas e insecticidas de uso universal. Para lo cual cuentan un
modelo de cámara de aclimatación diseñada por los autores y empleada por el
Laboratorio de Cultivo de Tejidos del Instituto de Botánica del Nordeste.
Básicamente, está compuesta por una fase aérea construida en aluminio y
policarbonato alveolar y un recipiente o batea que contiene gránulos de arcilla
expandida a fin de facilitar el drenaje. Mediante el agregado de arena u otro
substrato adecuado, esta cámara puede ser utilizada tanto para el enraizamiento
ex vitro de los brotes obtenidos en la etapa de multiplicación, así como también,
para el enraizamiento convencional (a «raíz desnuda») de estacas de tallos u
hojas. La humedad relativa de la fase aérea es controlada por un sensor ubicado
por encima de la tubería de riego. El sistema humidificador está compuesto por
picos tipo «fog» y es alimentado por una bomba de bajo caudal y alta presión. Con
el propósito de evitar el goteo que pudiese ocasionar el agua remanente en las
cañerías, el sistema consta de una válvula solenoide de descarga y desagüe . La
fase gaseosa es renovada en forma intermitente mediante el empleo de
extractores ubicados en ambos extremos de la cámara los que, conjuntamente,
introducen o extraen aire, generando un movimiento masal. Debido a la latitud
geográfica en que se encuentra, la cámara está equipada con un acondicionador
de aire (3000 frigorías) para evitar situaciones de estrés térmico en época estival.
A su vez, y dado que la mayoría de las especies estudiadas son originarias de
climas tropicales y subtropicales, el sistema cuenta con mantas térmicas que son
colocadas por debajo de los tubetes, manteniendo la temperatura del substrato
durante el invierno. En este último caso se agrega un material aislante entre la
leca y la malla de hierro de tal manera de dirigir el calor hacia la fase aérea.

.
ADAPTACIÓN:

Proceso biológico que sufre todo organismo viviente al acomodarse a las
condiciones en las cuales existe

LA ADAPTACION DE LAS PLANTAS

Las plantas son los seres vivos más abundantes de la naturaleza. Cada día
demuestran su poder de transformación ligado a las situaciones que se les
presenten. Son la base alimenticia de la gran parte de especies animales entre
otros seres heterótrofos.

Las plantas poseen una gran diversidad de especies gracias a su poder de
adaptación. Esto visto de las estructuras que poseen y que les permiten tener un
amplio dominio de supervivencia en el medio natural donde se encuentran.

Las plantas de acuerdo a las condiciones del medio desarrollan estructuras que
les permiten sobreponerse a estas necesidades.
Los factores abióticos son las variables físicas del medio en que se desenvuelve
un ser vivo. Ejemplos de factores abióticos son: la luz, el agua disponible, la
temperatura o las características del suelo entre otras. Las especies vegetales
necesitan adaptarse a estos factores para poder sobrevivir.
Las plantas pueden vivir en condiciones ambientales muy diversas; pero no todas
las plantas pueden vivir en todos los ambientes ya que no toleran determinadas
condiciones. Por ejemplo, es complicado que un cactus pueda sobrevivir en una
selva o que un haya habite en un desierto. Su supervivencia está determinada por
factores abióticos a los que las plantas se adaptan.
Existen diferentes tipos de adaptaciones de las plantas a los factores abióticos.
Las más importantes son:
 Adaptaciones al agua.
 Adaptaciones a la luz.
 Adaptaciones al suelo.
 Adaptaciones a la temperatura.
 Adaptaciones al clima.





RESISTENCIA:
En el contexto de resistencia a enfermedades en las plantas, es la habilidad del
hospedero para detener el crecimiento del patógeno. En otras palabras,
resistencia es el mecanismo genético mediante el cual la planta retarda o suprime
la invasión de sus tejidos por parte del patógeno potencial. Es complementaria a
virulencia y opuesta a susceptibilidad, que es la suma total de cualidades que
hacen de una planta servir de hospedero a un patógeno. Susceptibilidad y
resistencia son inversamente proporcionales. Desde el descubrimiento de la
heredabilidad de la resistencia a la roya en trigo por Farrer en 1898 y de que la
resistencia a la roya amarilla obedece a las leyes de Mendel por Biffen en 1905, se
inició una búsqueda extensa por la obtención de resistencia durable de las plantas
a los patógenos. Las expectativas iniciales de durabilidad basadas en la
presunción de evolución lenta del patógeno en su proceso por sobreponerse a la
introducción de genes de resistencia en la planta fueron, sin embargo,
dramáticamente eliminadas por la rápida adaptación de nuevas variantes
patogénicas. Años más tarde, el concepto de gene-por-gene en 1944 fue
firmemente establecido por Oort en el sistema Ustilago maydis – trigo y por Flor en
Melampsora lini – lino. El descubrimiento de resistencia a los patógenos estimuló a
los mejoradores de plantas a extender la búsqueda hasta el punto que
mejoramiento por resistencia a los patógenos se convirtió en una de las medidas
más exitosas en el proceso por controlar las enfermedades de las plantas. La
práctica de obtener resistencia mediante la introducción de genes mayores (o
cualitativos) en las plantas se ha constituido en la más popular herramienta de los
programas de mejoramiento por su especificidad, relativa facilidad de
reconocimiento y manipulación. Este tipo de resistencia es durable hasta tanto un
nuevo strain del patógeno para el cual el gene incorporado no confiere resistencia
se establece, en cuyo caso un nuevo gene es introducido, siempre y cuando esté
disponible. Repitiendo el proceso de tiempo en tiempo, nuevas variedades con
genes diferentes reemplazan las que han sucumbido por susceptibles. Debido a
las limitaciones encontradas, nuevas estrategias para incrementar la durabilidad a
la resistencia, han sido propuestas. Pero como en términos de durabilidad el tipo
de interacciones entre hospedero y patógeno son tan variadas, probablemente
ningún modelo servirá para el establecimiento de una estrategia única. Resistencia
durable es entendida como aquella resistencia que permanece efectiva luego de
varios años de uso en extensas áreas. La revisión que aquí se presenta pretende
sintetizar los descubrimientos alcanzados para ayudar a visualizar la magnitud de
las interacciones hospedero-patógeno, en tanto se adelanta una discusión de los
diferentes términos utilizados para relacionar el concepto de durabilidad con los
procedimientos empleados para la obtención de resistencia durable a las
enfermedades de plantas

TIPOS DE RESISTENCIA
Se pueden mencionar en general dos tipos de resistencia:

- RESISTENCIA NO ESPECÍFICA: también llamada resistencia horizontal,
cuantitativa, a campo, general o poligénica. En este caso el patógeno no muestra
diferencias genéticas en cuanto a virulencia. El huésped puede presentar distintos
grados de resistencia según su genotipo. La protección es parcial y generalmente
la herencia es de tipo poligénica.

- RESISTENCIA ESPECÍFICA: también llamada resistencia vertical o cualitativa. En
este caso el patógeno sí muestra variabilidad genética para virulencia y en el
hospedante se presenta variabilidad genética para la resistencia.

RESISTENCIA EN SENTIDO ESTRICTO: Un organismo es resistente a un factor
externo cuando evita que este factor entre en su interior. Evita que se establezca
un equilibrio entre el factor externo y sus tejidos. Si una planta puede evitar que un
descenso de temperatura de 20 a 10ºC no afecte a sus tejidos ni a su fisiología
será resistente a ese factor.

RESISTENCIA PLÁSTICA. La existencia de mecanismos reparadores en los
organismos vivos para evitar daños provocados por factores externos hace que
aumente la resistencia. Tenemos que tener presente el tiempo. No es lo mismo un
estrés aplicado durante un corto período de tiempo que un stress prolongado de
días, meses o años.


Respuesta de los organismos al estrés en función del tiempo:






TOLERANCIA:
Son aquellos mecanismos que permiten a una planta la penetración del stress en
su interior pero que ello no afecte al correcto funcionamiento fisiológico de la
planta. Existen plantas que pueden soportar que sus células trabajen igualmente
bien en un descenso de la Temperatura ambiental.
PLANTAS TRANSGENICAS CON MAYOR TOLERANCIA AL ESTRES
ABIOTICO
Los experimentos llevados a cabo por el Instituto Nacional de Investigación y
Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), han permitido descubrir, gracias a la
manipulación genética, nuevas Plantas transgénicas que presentan mayor
tolerancia a estrés abiótico.

La invención puede englobarse dentro del campo de la ingeniería genética y de la
fisiología vegetal. Se refiere al desarrollo de nuevas herramientas genéticas para
la mejora de plantas de interés agronómico frente a condiciones ambientales
adversas que limitan su rendimiento. De forma más concreta esta invención se
fundamenta en la utilización del factor de transcripción, CDF3, para generar
plantas transgénicas que presenten mayor tolerancia simultánea a diferentes tipos
de estrés abiótico.

Las plantas durante su desarrollo tienen que enfrentarse a condiciones
ambientales adversas que afectan negativamente tanto a su crecimiento como a
su productividad, y que provocan cambios muy importantes en diferentes aspectos
de las plantas: fisiológicos, morfológicos, bioquímicos y moleculares. En términos
generales, los tipos de estrés abiótico más comunes, a los que se enfrentan las
plantas son, las temperaturas extremas, la sequía y los suelos salinos. De hecho
se estima que, a nivel global, el 22% de la tierra cultivable presenta problemas de
salinidad (FAO 2004) y además en la actualidad se está observando que las áreas
afectadas por la sequía y las temperaturas extremas se están expandiendo de una
forma rápida y se presume que seguirán creciendo debido en parte a los efectos
del cambio climático.



Cuando una planta es sometida a un estrés de tipo abiótico, se ha observado que
una gran cantidad de genes cambian sus niveles de expresión, lo que provoca, de
forma general, cambios en los niveles de proteínas y metabolitos, muchos de los
cuales tienen una función protectora frente al estrés.

Estos genes se pueden catalogar, de forma general, en dos grupos:

1) genes que codifican para proteínas que están implicadas en el desarrollo de la
tolerancia

2) genes que codifican proteínas con función reguladora.

En la invención se ha descubierto que la sobreexpresión en plantas del gen CDF3
de Arabidopsis thaliana, que codifica para un factor de transcripción del tipo DOF,
hace que dichas plantas presenten una mayor tolerancia a distintas condiciones
ambientales adversas simultáneamente, tales como una mayor tolerancia a la
deshidratación, al exceso de sales en el medio y a temperaturas extremas (frío y
calor). Por lo tanto, estos resultados demuestran que el factor de transcripción de
tipo DOF, CDF3, puede utilizarse como una nueva herramienta para la mejora de
la tolerancia a diversos tipos de estrés a la vez. Así la invención describe plantas
transgénicas que sobre expresan el gen CDF3 de A. thaliana y que presentan una
mejora de la tolerancia a diversos tipos de estrés abiótico simultáneamente.

Las plantas transgénicas pueden ser de cualquier género y especie,
preferentemente que tengan interés agronómico, tales como maíz, arroz, tomate,
patata, etc.








BIBLIOGRAFÍA

- http://www.itescam.edu.mx/principal/sylabus/fpdb/recursos/.PDF

- http://educativa.catedu.es/aula/archivos/repositorio/adaptaciones_de_los_pl
antas_en_los_ecosistemas.html

- http://www.corpoica.org.co/SitioWeb/Revistas/verarticulo.asp.

- http://www.experimentosnuevos.com/2011/10/plantas-transgenicas-con-
mayor-tolerancia-al-estres-abiotico.