You are on page 1of 73

CAPITULO III

PLANTAS A VAPOR













Capitulo III: Plantas a Vapor

106
OBJETIVOS DEL CAPITULO III

Al finalizar el capitulo III, el lector estará en capacidad de:
Conocer el ciclo Rankine elemental.
Determinar las mejoras del ciclo Rankine.
Describir cada uno de los ciclos con mejoras de Rankine.
Mostrar la influencia del incremento de la presión en la caldera.
Definir las partes esenciales de una planta de vapor.
Describir los circuitos principales de las plantas a vapor.
Describir los circuitos secundarios.
Enumerar los parámetros de funcionamiento de las plantas a vapor.
Definir las calderas.
Conocer los términos de capacidad de las calderas.
Clasificar las calderas.
Definir y conocer las partes de las calderas pirotubulares
Definir y clasificar las calderas acuatubulares
Describir las características de las calderas acuatubulares.
Describir los equipos componentes de las calderas.
Conocer los sobrecalentadores, recalentadores y economizadores.
Describir y clasificar los calentadores del aire de combustión.
Conocer los ventiladores de tiro forzado e inducido.
Conocer las características de las turbinas a vapor.
Clasificar las turbinas a vapor.
Definir los condensadores de las plantas a vapor.
Conocer las consideraciones de construcción y de diseño de los
condensadores.
Determinar los tipos de condensadores.
Describir los condensadores de superficie.
Conocer y describir las bombas auxiliares de los condensadores de
superficie.
Capitulo III: Plantas a Vapor

107
Desarrollar las ecuaciones que permiten evaluar el área de la
superficie de enfriamiento en los condensadores.
Describir las bombas de proceso en las plantas a vapor.
Clasificar y describir los calentadores del agua de alimentación.
Conocer sobre los sistemas de tratamiento del agua.
Determinar las causas y efectos que producen las impurezas en el
agua.
Definir dureza del agua.
Conocer los procedimientos para el tratamiento del agua de
alimentación.
Conocer las características de los combustibles utilizados en las
plantas a vapor.
Conocer el procedimiento para efectuar los análisis de los
combustibles.
Determinar los requerimientos del aire en la combustión de los
combustibles en las calderas.
Desarrollar las ecuaciones que permiten obtener el balance térmico
de las calderas.
Conocer algunas de las aplicaciones de las plantas a vapor en
Venezuela.
Describir las características técnicas de Planta Centro.











Capitulo III: Plantas a Vapor

108








3. CONSTITUCION GENERAL DE UNA PLANTA DE
VAPOR

3.1. INTRODUCCION

Las plantas a vapor representan otro de los sistemas utilizados
para generar energía eléctrica a partir de la combustión de un
combustible fósil, pero a diferencia de las plantas a gas, las de vapor
utilizan un fluido intermedio para transformar la energía térmica
generada de la combustión, en energía mecánica y luego convertirla en
energía eléctrica. Este elemento
intermedio es el agua, la cual se
introduce en la planta de vapor y
efectúa a lo largo de ella un
recorrido, que dependiendo del
sistema, normalmente es cíclico.
El agua durante ese recorrido
sufre cambios de fase, es decir
pasa de fase líquida a fase
gaseosa, en la caldera y de fase
gaseosa a fase líquida, en el

Figura 3.1: Panorámica de la Planta de
Vapor de Houston – Texas
Fuente: The AES Corporation
Capitulo III: Plantas a Vapor

109
condensador, además de sufrir cambios sustanciales en la Temperatura
y la Presión y en general en todas sus propiedades. En la figura 3.1, se
muestra una panorámica de la planta a vapor de 140 MW, instalada en
Houston, Texas, USA, en la cual se observa el desarrollo completo de
una planta a vapor junto con sus áreas de influencia. En este capítulo
se pretende analizar las plantas a vapor, desde el punto de vista del
conocimiento y funcionamiento de las distintas partes, es decir el
análisis para el diseño no es propiamente el objetivo que se ha fijado.
Para ello primeramente se hace el estudio del ciclo Rankine, el cual es el
modelo utilizado frecuentemente para analizar el comportamiento del
ciclo del agua en la planta a vapor, luego se detallarán las diferentes
partes constituyentes básicas de la planta, a saber: la caldera, la
turbina, el condensador, la bomba de alimentación, y todos los equipos
o elementos que permiten mejorar el rendimiento del ciclo, y al finalizar
este análisis se detallará una de las plantas a vapor instaladas en el
país, específicamente se hará la referencia sobre Planta Centro que se
encuentra en Punta Morón, Estado Carabobo, Venezuela.

3.2. CICLO RANKINE

A fin de analizar en detalle el ciclo Rankine, se recomienda revisar
la literatura referida en el texto, específicamente las referencias (2), (3),
(7), (11) y (17), del presente capítulo, sobre las cuales se presenta el
resumen que recoge las condiciones más importantes sobre el ciclo
Rankine, mas específicamente se han utilizado los Apuntes del Prof.
Manuel Ávila, de la cátedra de Centrales Térmicas de la ULA, que
presenta un esquema claro y conciso del ciclo Rankine y las
implicaciones en cuanto a sus mejoras.

Capitulo III: Plantas a Vapor

110
3.2.1. CICLO DE CARNOT

El ciclo termodinámico, que ha servido de modelo para analizar
las diferentes máquinas térmicas, ha sido el ciclo de Carnot, el cual
como se conoce, es el ciclo que produce la mayor eficiencia de cualquier
máquina térmica que opere entre las dos mismas temperaturas límites.

El Ciclo ideal de Carnot, se desarrolló mediante cuatro procesos
reversibles: dos isotérmicos y dos adiabáticos, que se describen a
continuación y en la figura 3.2, se muestran estos procesos:

Proceso de 1-2: Adición de calor a Temperatura constante.
Proceso de 2-3: Expansión adiabática.
Proceso de 3-4: Rechazo de calor a Temperatura constante.
Proceso de 4-1: Compresión adiabática.


Figura 3.2: Ciclo de Carnot en un sistema cilindro pistón
Fuente: Manuel A., Centrales Térmicas
Capitulo III: Plantas a Vapor

111
Se conoce, que el ciclo de Carnot, es difícil de ejecutar en la
realidad, por varias circunstancias, primeramente lo difícil de lograr la
transmisión de calor manteniendo la temperatura constante y en
segundo lugar poder desarrollar los procesos en forma reversible, tanto
los de transmisión de calor como los de expansión y de compresión. Sin
embargo teóricamente es factible obtener el ciclo de Carnot en un
sistema cilindro pistón y que utilice un gas como sustancia de trabajo,
en la figura 3.2 podemos ver los diagramas Presión Volumen (P-v) y
Temperatura Entropía (T-s), de este ciclo.

Además se conoce que el rendimiento del ciclo de Carnot, puede
determinarse por la ecuación 3.1.

1 1
c f f f
Neto
Carnot
Caliente c c c
Q Q Q T
W
Q Q Q T
η

= = = − = −
3.1

Donde:

η
Carnot
= Eficiencia del ciclo de Carnot
W
Neto
= Trabajo neto desarrollado por el ciclo
Q
Caliente
= Q
c
= Calor suministrado a la temperatura alta.
Q
f
= Calor rechazado a la temperatura baja.
T
c
= Temperatura alta
T
f
= Temperatura baja

Con el fin de resolver en parte las dificultades presentadas con el
ciclo de Carnot en el sistema cilindro pistón, se propone una máquina
de Carnot que opere con un fluido en cambio de fase, lo cual permite
controlar la adición y el rechazo de calor a temperatura constante, ya
que la presión es más fácil controlarla y como se conoce, cuando una
Capitulo III: Plantas a Vapor

112
sustancia pura cambia de fase a presión constante, este cambio lo
realiza igualmente a temperatura constante.

En la figura 3.3, se observa la máquina que opera con cambio de
fase y el respectivo diagrama P-v, y en la figura 3.4, se muestra el
diagrama T-s, del ciclo de Carnot, es importante destacar que este
diagrama es similar al diagrama T-s del ciclo de Carnot del sistema
cilindro pistón de la figura 3.2, como era de esperarse.


Figura 3.3: Ciclo de Carnot para una sustancia con cambio de fase, con su
respectivo diagrama P-v
Fuente: Manuel A., Centrales Térmicas

Por supuesto el rendimiento
para este ciclo se evaluará con la
expresión del rendimiento de
Carnot, expresado en la ecuación
3.1.

La realización práctica de
este ciclo presenta varias
dificultades de orden técnico, a
parte del efecto de las
irreversibilidades presentes en los

Figura 3.4: Diagrama T-s, del ciclo de
Carnot, para una sustancia con cambio
de fase.
Fuente: Manuel A., Centrales Térmicas
Capitulo III: Plantas a Vapor

113
procesos, se pueden relacionar los problemas siguientes:

a. Proceso 2-3: Expansión adiabática, se inicia en la condición de
vapor saturado y seco, por lo tanto el proceso de expansión en la
turbina ocurre en condiciones de vapor húmedo, lo que conduce a
problemas de erosión en la misma.

b. Proceso 3-4: Rechazo de calor en el condensador, este proceso es
una condensación parcial, la cual es difícil controlar, en el sentido
de detener la condensación en el estado (4), de tal forma que al
efectuar la compresión de este vapor húmedo en una bomba, el
estado final sea líquido saturado a la presión de la caldera.

c. Proceso 4-1: Compresión adiabática, este proceso consiste en
comprimir el vapor húmedo, es decir mezcla líquido vapor, en una
bomba, lo cual se traduce en que ésta funciona con problemas,
debido a la presencia de partículas líquidas, que producen erosión,
desbalanceo y vibraciones.

3.2.2. CICLO RANKINE ELEMENTAL

Las dificultades mencionadas en la sección anterior, se resuelven
en parte, en el ciclo planteado por Rankine, denominado elemental,
porque solamente incluye los cuatro equipos básicos: caldera, turbina,
condensador y bomba. En la figura 3.5, se puede observar la
disposición de los equipos básicos y el respectivo diagrama T-s.

Al comparar esta configuración con respecto a la del ciclo de
Carnot, utilizando la sustancia pura con cambio de fase, se observa que
la única diferencia la representa el hecho que la condensación se lleva a
Capitulo III: Plantas a Vapor

114
cabo totalmente hasta líquido saturado, con lo cual se superan dos de
los tres problemas planteados, es decir elimina la condensación parcial
y además se asegura que la bomba de alimentación funciona
únicamente con líquido, eliminando los problemas de erosión,
desbalanceo y vibraciones en la bomba, con la consecuente disminución
de potencia consumida.


Otro efecto que se presenta al condensar totalmente es que el flujo
de calor en la caldera, ahora se incrementa, ya que el estado (1) de
ingreso a la caldera, no se encuentra en la condición de líquido saturado
sino a una temperatura más baja, muy cercana a la temperatura de
líquido saturado de la presión de condensación, con lo cual la
temperatura promedio de Rankine (
__
c Rankine
T ) es inferior a la temperatura
promedio de Carnot (
__
c Carnot
T ), por lo tanto:

__ __
c Rankine
c Carnot
T T < y al revisar el comportamiento de esta desigualdad
en la ecuación 3.1 del rendimiento, se puede concluir que:

Figura 3.5: Ciclo de Rankine elemental
Fuente: Manuel A., Centrales Térmicas
Capitulo III: Plantas a Vapor

115

Rankine Elemental Carnot
η η <

3.2

Lo cual permite concluir que el ciclo de Rankine elemental es
posible realizarlo prácticamente, pero resulta menos eficiente que el
ciclo de Carnot para las mismas temperaturas extremas, situación ésta
que está confirmando los postulados de la Termodinámica, referidos al
estudio de las máquinas térmicas y a los ciclos termodinámicos.

3.2.3. CICLO RANKINE CON SOBRECALENTAMIENTO

Con el ciclo Rankine elemental, se superaron dos de los tres
problemas planteados en el ciclo de Carnot, pero la dificultad
relacionada con la expansión desde vapor saturado seco se mantiene.
Este problema en los inicios de la utilización del vapor como fuente de
energía no representaba grandes dificultades motivado a que la
expansión se realizaba a través de expansores o máquinas de pistón, en
las cuales los efectos producidos por la erosión o la formación creciente
de humedad no eran importantes, además de que la presión en la
caldera era relativamente baja. A raíz de la necesidad de incrementar la
capacidad de estas máquinas se hizo necesario aumentar la presión y
cambiar de unidad de expansión, utilizando máquinas a vapor rotativas,
denominadas turbinas, en las cuales la presencia de condensado
presenta grandes dificultades. Para resolver esta situación hubo la
necesidad de incrementar la presión en las calderas y aumentar la
temperatura del vapor a la salida de las mismas, mediante la instalación
de nuevos equipos intercambiadores de calor, denominados los
sobrecalentadores, en los cuales el vapor saturado recibe una mayor
cantidad de energía con lo cual el vapor se sobrecalienta. Con esto
nació y se desarrolló el ciclo Rankine con sobrecalentamiento, del cual
Capitulo III: Plantas a Vapor

116
se observa un esquema en la figura 3.6, que muestra la disposición de
los equipos y el diagrama T-s, donde se ha representado en líneas de
trazo el respectivo ciclo Rankine elemental, a efectos de comparación.


Las ventajas que se obtienen de la utilización de los
sobrecalentadores en el ciclo Rankine son las siguientes:

a. Logra disminuir la presencia de humedad en las últimas etapas de
la turbina, ya que el estado (3´), se desplaza hacia las zonas de
menos humedad (3), con lo cual se logra mejorar las condiciones de
operación de la turbina.

b. Otra situación favorable es que al incrementar la temperatura de la
salida de la caldera, también se incrementa la temperatura promedio
de suministro de calor con lo cual se aumenta el rendimiento
térmico del ciclo, es decir:

__ __
c Rankine Elemental c Rankine con sobrecalentamiento
T T <


Figura 3.6: Ciclo de Rankine con sobrecalentamiento
Fuente: Manuel A., Centrales Térmicas.
Capitulo III: Plantas a Vapor

117

Rankine Elemental Rankine sobrecalentamiento Carnot
η η η < <

3.3

En vista de que el sobrecalentamiento aumenta el rendimiento, es
entendible pensar que se podría incrementar la temperatura hasta
cualquier valor, pero la temperatura está limitada por los materiales de
los cuales están constituidos los tubos del sobrecalentador y los álabes
de la turbina, por lo tanto el
sobrecalentamiento del vapor
llega hasta cierto límite, en la
actualidad es de unos 600 °C.
Para lograr incrementar aún
más el rendimiento es necesario
aumentar la temperatura
promedio de suministro de calor
es decir (
__
c T ), esto se puede
obtener incrementando la
presión de la caldera,
manteniendo en el mismo valor
la temperatura máxima admisible, esta situación se puede detallar en la
figura 3.7, en la cual están representados dos ciclos uno a baja presión
en líneas de trazos y el otro de líneas continuas de mayor presión, con la
intención de comparar ambos ciclos, se puede observar que:

__ __
Pr
Pr
c c esion baja
esion alta
T T > ⇒
Pr Pr esion alta esion baja
η η >


Otra consecuencia, nada favorable, que produce la elevación de la
presión es que el estado termodinámico del vapor a la salida de la
turbina, se desplaza hacia la zona de mayor humedad, como se observa

Figura 3.7: Ciclo de Rankine, efecto de la
presión
Fuente: Manuel A., Centrales Térmicas.
Capitulo III: Plantas a Vapor

118
en la figura 3.7, lo cual se traduce en problemas para la turbina, como
ya se analizó anteriormente.

3.2.4. CICLO RANKINE CON SOBRECALENTAMIENTO Y
RECALENTAMIENTO

Figura 3.8: Ciclo de Rankine con sobrecalentamiento y recalentamiento
Fuente: Manuel A., Centrales Térmicas.

El proceso de recalentamiento, soluciona el problema de la
humedad en las últimas etapas de la turbina, para ello hay que dividir
la expansión del vapor en dos o más turbinas, con el agregado del
recalentador, que es otro intercambiador de calor que se instala en la
caldera y con el aumento de sistemas de tubería y de accesorios de
conexión, todo lo cual se traduce en incremento en los costos iniciales
de la instalación. En la figura 3.8, se muestra el esquema de instalación
de este tipo de ciclo, y el respectivo diagrama T-s, donde se detalla el
efecto, sobre la temperatura promedio (
__
c T ), la cual varía muy poco, por
lo tanto la decisión de incluir el recalentador, debe estar basado en un
estudio económico, que analice todos los efectos involucrados, ya que la
instalación del recalentador no influye en la eficiencia del ciclo.
Capitulo III: Plantas a Vapor

119
3.2.5. CICLO RANKINE CON REGENERACION

Otra forma de incrementar la temperatura promedio de
suministro de calor, es la de permitir que la temperatura con la cual
ingresa el agua a la caldera, sea la más alta posible, es decir lo más
cercana a la temperatura de saturación a la presión de la caldera, para
lograr este efecto se recurre a la instalación de sistemas de
precalentamiento del agua de alimentación, utilizando calentadores del
tipo abierto o cerrado que actúan con extracciones de vapor de la
turbina. En la figura 3.9 se presentan los equipos del ciclo Rankine
regenerativo, en el cual existen tres calentadores cerrados y un
calentador abierto, en estos sistemas de calentamiento se presenta
condensado proveniente del vapor previamente extraído de la turbina,
este condensado puede dirigirse hacia adelante del proceso y para ello
se utiliza una bomba para levantar la presión, o puede conducirse hacia
atrás del proceso, y para ello se usa una trampa de vapor que no es más
que una válvula de estrangulamiento que impide el flujo de vapor,
dejando circular a través de ella solo el condensado. También en la
figura, se muestran en el diagrama T-s los procesos que sufre el agua o
vapor a través de todos los equipos del ciclo, como son: caldera,
sobrecalentador, turbina de alta presión, recalentador, turbina de baja
presión, condensador, bomba de condensado, calentadores del agua de
alimentación y bomba de alimentación.

Técnicamente se puede indicar que a mayor cantidad de
calentadores regenerativos, el rendimiento o eficiencia del ciclo será
mejor, sin embargo el incremento de equipos trae como consecuencia
mayores costos iniciales y de operación de la planta, por lo tanto existe
Capitulo III: Plantas a Vapor

120
un número optimo de calentadores a utilizar para cada instalación
específica.
1


Figura 3.9: Ciclo de Rankine con sobrecalentamiento, recalentamiento y calentadores
regenerativos
Fuente: Manuel A., Centrales Térmicas.

Hasta estos instantes se han efectuado estudios y análisis del
efecto que produce cada uno de los equipos en el ciclo Rankine, desde el
ciclo elemental hasta el ciclo regenerativo. El objeto de este texto es
proveer información de las condiciones de operación de los equipos que
constituyen el ciclo Rankine el cual opera con vapor de agua, además de
conocer la estructura, la forma y las ventajas y limitaciones que posee
cada uno de los equipos. Las condiciones de diseño y la evaluación de
las condiciones de operación son objeto de otros textos, por lo tanto se
procede a continuación con el estudio de la planta de vapor,
particularizando cada uno de los equipos y luego en conjunto como un
sistema para generar energía eléctrica a partir de la combustión de un
combustible fósil cualquiera.

1
Manuel A., Centrales Térmicas.
Van W., G., Fundamentos de Termodinámica.
Capitulo III: Plantas a Vapor

121
3.3. PARTES ESENCIALES DE UNA PLANTA DE VAPOR

Las centrales o plantas de vapor comprenden tres partes
constitutivas esenciales, ellas son las siguientes:

Sala de calderas.
Sala de máquinas.
Sala o parque de distribución.

3.3.1. SALA DE CALDERAS


Es el espacio físico donde se instala la caldera y todos los
sistemas del combustible, normalmente es una estructura construida en
acero, similar a un edificio, sobre la cual se apoyan todos los



Figura 3.10: Vistas de la parte externa de la caldera de Planta Centro Venezuela
Fuente: Propia del autor
Capitulo III: Plantas a Vapor

122
componentes de la caldera, en la figura 3.10, se observa la sala de
calderas de Planta Centro en Venezuela, vista de frente y desde la parte
posterior.

3.3.2. SALA DE MAQUINAS

Es la parte de la planta de
vapor donde se instalan todos los
equipos mecánicos, eléctricos y de
control para la operación normal
de la planta. En esta sala
aparecen la mayoría de equipos
que se requieren en las
operaciones de generación y de
mantenimiento, se dice que a
excepción de la caldera, en esta
sala se encuentran instalados
todos los demás componentes de
la planta a vapor, en la figura 3.11
se observa la sala de máquinas de
la Planta de Potencia de La Spezia
en Italia.

3.3.3. SALA DE DISTRIBUCIÓN

Es el sitio cercano a la planta de vapor, donde la energía eléctrica
obtenida en los generadores o alternadores, se adecua a las condiciones
de transmisión y se distribuye a los diferentes centros de consumo, en
ella se instalan los sistemas eléctricos para el manejo, la protección, el

Figura 3.11: Sala de Máquinas
Fuente: Steam Turbines de Tosi F.
Capitulo III: Plantas a Vapor

123
control y la distribución de la energía eléctrica. En la figura 3.12, se
observa uno de los parques de distribución del sistema central de
generación en Venezuela.


Figura 3.12: Sala de distribución
Fuente: Revista Líneas No. 74 y 80

En las plantas a vapor, los intercambios de energía se realizan
utilizando tres clases de circuitos principales y varios circuitos
auxiliares. En las secciones siguientes se analizará cada uno de los
circuitos, tanto los principales como los auxiliares, luego de ello se
concentra la atención en los equipos de los cuales está constituida
principalmente la planta.

3.4. CIRCUITOS PRESENTES EN LAS PLANTAS A VAPOR

3.4.1. CIRCUITOS PRINCIPALES

Los circuitos principales, están constituidos por tres clases de
circuitos ellos son: circuito del combustible, circuito del agua-vapor y
circuito de la energía eléctrica. Cada uno de estos circuitos es parte
importante en el proceso de generación, por esta razón se dará un
Capitulo III: Plantas a Vapor

124
esbozo de cómo circula el fluido en referencia a través de cada circuito y
posteriormente cuando se analice cada equipo en particular se
observará la función que cumple el equipo en el circuito.

3.4.1.1. CIRCUITO DEL COMBUSTIBLE

El combustible proveniente de los tanques de almacenamiento,
pasa a través de los filtros que lo purifican, y llega al quemador de la
caldera donde se mezcla con el aire, y es enviado al hogar de la caldera,
el cual es un recinto cerrado constituido por paredes de mampostería,
donde el combustible con el aire necesario para la combustión se
quema. Luego de calentar la caldera y producirse la vaporización del
agua; los gases residuales de la combustión, ahora llamados humos,
pasan por un conducto para ser eliminados al exterior. Como estos
gases aún se encuentran a alta temperatura, puede aprovecharse la
energía térmica en ellos contenida, para ser usada en el circuito
primario del sobrecalentador y en uno ó varios recalentadores del vapor
y para el circuito primario de uno ó más economizadores del agua de
alimentación de la caldera. De aquí los gases pasan a la chimenea, la
cual puede ser de tiro natural ó de tiro forzado, por donde salen al
exterior; previamente son usados para el circuito primario de los
precalentadores del aire de combustión, donde entregan la energía
térmica remanente.

3.4.1.2. CIRCUITO DEL AGUA-VAPOR

Se inicia con la vaporización del agua en la caldera, en un
depósito que almacena el agua que se calienta, hasta que ésta se
convierte en vapor. Como el vapor a la salida de la caldera contiene
todavía partículas líquidas, se le hace pasar por el circuito secundario
de uno ó más sobrecalentadores, situados en la trayectoria de los gases
Capitulo III: Plantas a Vapor

125
de combustión.

Desde la caldera, el vapor a presión y alta temperatura, se
conduce hasta la turbina donde se expansiona produciendo energía
mecánica. En las turbinas a través de las diferentes etapas se realizan
extracciones de vapor, luego se conduce hacia los recalentadores de la
caldera, donde el vapor sufre nuevos sobrecalentamientos, para de ahí
ser llevado a los siguientes cuerpos de la turbina ó a otras turbinas
independientes. También se realizan extracciones de la turbina para
conducir el vapor a circuitos primarios de los precalentadores del agua
de alimentación para calentar ésta.

Como una central térmica de vapor tiene mayor rendimiento
cuanto más baja sea la temperatura del vapor de escape. A la salida de
la turbina, el vapor se hace pasar por un condensador, que no es mas
que un dispositivo de refrigeración, donde el vapor se condensa y se
transforma nuevamente en agua líquida. La condensación se realiza
introduciendo agua fría a presión al condensador, obligándola a pasar
por los serpentines de refrigeración. En las centrales térmicas situadas
cerca de los ríos, embalses o mares, donde se dispone de agua en
abundancia se usa de ellos el agua para el enfriamiento y luego es
retornada al río después de haber recorrido el serpentín de refrigeración
del condensador. Pero cuando el agua resulta insuficiente para el
enfriamiento, ésta se toma a la salida del condensador y se lleva a torres
de enfriamiento.

Algunas veces se dispone de plantas térmicas a vapor, sin
condensador, en este caso el vapor de escape de la turbina sale a una
presión levemente superior a la atmosférica y se aprovecha para otros
fines, tales como para servicios de calefacción. En estos casos, el agua
Capitulo III: Plantas a Vapor

126
de alimentación de la caldera puede proceder de la condensación del
vapor utilizado en la calefacción. Estas plantas se construyen para
empresas industriales que necesitan grandes cantidades de vapor, como
son las fábricas de papel, fábricas textiles, azucareras, etc., que por esta
circunstancia les resulta más económico producir la energía eléctrica
para su propio consumo.

El agua resultante de la condensación, procedente de las turbinas
se impulsa hacia las calderas por medio de las bombas de alimentación.
Para aumentar el rendimiento térmico del conjunto, es conveniente que
el agua de alimentación entre a la caldera a una temperatura cercana a
la de saturación; por lo que se la hace pasar previamente por los
circuitos secundarios de uno ó más precalentadores del agua,
calentados con las extracciones de vapor de la turbina y por uno ó más
economizadores calentados mediante los gases de escape que van a la
chimenea.

En el esquema de la figura 3.13, se muestra el circuito agua vapor
de una central de potencia, la cual contiene todos los equipos de un
ciclo de Rankine regenerativo, a continuación se indica el recorrido que
sigue el agua-vapor a través de toda la instalación.

Se inicia el ciclo en el domo superior o tanque de separación de la
caldera, donde el agua líquida mediante la transferencia de calor desde
los gases producto de combustión, cambia de fase convirtiéndose en
vapor saturado, este sale del tanque (1) y pasa por el sobrecalentador,
donde el vapor se sobrecalienta, de ahí circula (2) hacia la turbina de
alta presión, en ella el vapor se expande y convierte la energía térmica
contenida en el vapor, en energía mecánica, que se manifiesta en la
rotación del rotor de la turbina, esta energía a su vez es convertida en
Capitulo III: Plantas a Vapor

127
energía eléctrica por el generador.

En la turbina de alta presión, parte del vapor es extraído en
diferentes extracciones (3), (4) y (5), las cuales se utilizan en los
precalentadores del agua. A la salida de la turbina de alta presión el
vapor ha disminuido su energía térmica al punto de que puede aparecer
algo de humedad, por ello se retorna (6) a la caldera para ganar
nuevamente energía en el recalentador. Del recalentador el vapor es
dividido en dos partes (7), una de ellas se dirige hacia los eyectores, y la
otra parte sigue hacia la turbina de baja presión, en ésta el vapor se
expande en la misma forma que en la de alta presión y produce los
mismos efectos anteriores. En esta turbina también existen dos
extracciones (8) y (9), las cuales igualmente se usan en los
precalentadores del agua de alimentación. A la salida de la turbina de

Figura 3.13: Circuito agua-vapor
Fuente: Manuel A., Centrales Térmicas.


Capitulo III: Plantas a Vapor

128
baja presión, el vapor es descargado en la boca superior del
condensador, donde éste se condensa mediante la transferencia de calor
al agua de enfriamiento. El condensador es un intercambiador de
carcasa y tubos. Por dentro de los tubos circula el agua de
enfriamiento, que en este caso proviene de la torre de enfriamiento, el
agua es obligada a circular por medio de la bomba de circulación, ésta
es enfriada en la torre y en el condensador, recoge el calor latente de
vaporización del vapor al condensarse. En la región anular, conformada
por la carcasa y la parte externa de los tubos viaja el vapor a ser
condensado, el cual una vez ha entregado el calor latente de
vaporización, se condensa es decir cambia de fase gaseosa a líquida y se
deposita en el fondo del condensador, de donde la bomba de condensado
lo extrae (10) y lo envía al tanque desgasificador. En ese traslado el
agua va ganando energía térmica ya que pasa por distintos
intercambiadores de calor, primeramente el enfriador de hidrógeno del
generador (11-12), luego el enfriador del aceite lubricante (12-13), a
continuación los enfriadores y eyectores del aire del condensador (13-
14), de ahí el condensado entra a dos calentadores cerrados del agua de
alimentación, el primero aprovecha la última extracción (9) de la turbina
de baja, para aumentar la temperatura del agua, este vapor se condensa
en el calentador y es extraído de él mediante una bomba de condensado
que lo impulsa hacia adelante y se mezcla con la corriente de agua de
alimentación, proveniente del condensador. Luego el agua entra al
segundo calentador cerrado que opera con la primera extracción de la
turbina de baja (8), contribuyendo al incremento de la temperatura del
agua de alimentación. Paralelamente el vapor se condensa y ahora en
vez de extraer el condensado con una bomba, se utiliza una trampa de
vapor, la cual estrangula el condensado y lo retorna hacia el primer
calentador (19-17). Del segundo calentador cerrado, el agua sale (18) y
entra al calentador abierto, llamado también tanque desgasificador, en
Capitulo III: Plantas a Vapor

129
el cual el agua reposa ya que el tanque tiene ciertas dimensiones que
permiten al agua bajar su velocidad, depositarse y permitir que aquellas
partículas de aire o de gases no condensables, que hallan ingresado en
el condensador y que se encuentren intrínsicamente unidas al agua, por
diferencia de densidad sean removidas y extraídas mediante fugas
proporcionadas por el vapor. También a ese tanque llega la última
extracción de la turbina de alta (5), para colaborar con el incremento de
la temperatura del agua, esto lo realiza junto con el vapor procedente del
evaporador (20) y por mezcla entre el vapor y el agua. Del tanque
desgasificador, el agua es impulsada hacia la caldera, por medio de la
bomba de alimentación, la cual le eleva la presión hasta las condiciones
que operen en la caldera, previamente pasa el agua por el último
calentador cerrado el cual funciona con la extracción intermedia (4) de
la turbina de alta, que le aumenta aún más la temperatura, y el
condensado generado en el calentador es devuelto al tanque
desgasificador por medio de la trampa de vapor. Finalmente el agua de
alimentación de la caldera pasa por los economizadores, los cuales
aprovechan la energía remanente de los humos para incrementar la
temperatura del agua, en estas condiciones ésta debe estar a una
temperatura muy cercana a la temperatura de saturación del agua a la
presión de régimen de la caldera, a continuación el agua penetra en el
tanque de separación o domo superior de la caldera, para completar el
ciclo agua-vapor.

Como se observa, el agua en su paso por el ciclo, sufre cambios
sustanciales, tanto de las propiedades como de su forma física, y con
ello transfiere la energía química que posee el combustible y la convierte
en energía eléctrica obtenida del generador.

A manera de ejercicio se incluyen dos esquemas de diferentes
Capitulo III: Plantas a Vapor

130
plantas a vapor, en las figuras 3.14 y 3.15, en las cuales el lector debe
realizar el recorrido del circuito agua vapor, destacando los procesos y
los equipos involucrados.

En el desarrollo del ejercicio, el lector se familiarizará con todos
los procesos que ocurren en un ciclo de Rankine regenerativo y además
podrá revisar y detallar como funciona cada uno de los equipos que el
agua recorre a lo largo de todo el ciclo, destacando los cambios de las
propiedades y de las fases del agua. Hay que indicar que en la figura
3.14, referida a Planta Centro, las extracciones de vapor de las turbinas
para el calentamiento del agua de enfriamiento, no están representadas,
por lo cual el lector, en el momento de efectuar el ejercicio, deberá hacer
caso omiso a estas extracciones.
Capitulo III: Plantas a Vapor

131

Figura 3.14: Esquema de funcionamiento de la central de potencia de Planta Centro en
Venezuela
Fuente: Planta Centro CADAFE

Capitulo III: Plantas a Vapor

132
Figura 3.15: Esquema de funcionamiento de la Central de ACECA en España
Fuente: Recopilado de Internet
Capitulo III: Plantas a Vapor

133
3.4.1.3. CIRCUITO ELÉCTRICO

La energía eléctrica es producida en forma de corriente alterna
trifásica en los generadores eléctricos accionados por las turbinas de
vapor. Desde los generadores a 13,8 Kilo voltios (Kv), la corriente se
lleva a transformadores apropiados, donde se eleva la tensión a los
niveles de transmisión (115 Kv, 230 Kv, 440 Kv ú 800 Kv), dependiendo
ésta de las distancias que deba cubrir la energía. A mayor distancia por
recorrer, el nivel de la tensión debe ser superior, a fin de disminuir las
pérdidas de energía asociadas con la resistencia de los conductores, ya
que al aumentar la tensión, la corriente de transmisión disminuye para
conservar la potencia y como las pérdidas están en relación directa con
el cuadrado de la corriente, el efecto disminuye en esa misma relación.

Los transformadores pueden alojarse en locales especiales ó en el
mismo parque de distribución, que por lo general está separado de la
sala de máquinas, dadas las exigencias de luz y ventilación, que faciliten
su inspección, operación y mantenimiento. En la figura 3.16 se observa
el circuito eléctrico de la planta termoeléctrica de Puerto Cabello, la cual
actualmente está fuera de servicio, ya que fue suplantada por Planta
Centro. Sin embargo, la figura permite revisar los componentes de este
circuito, el cual se inicia en el generador que está acoplado al rotor de la
turbina, la energía eléctrica se genera a 13,8 Kv, inmediatamente el
transformador elevador lleva la tensión a 115 Kv; luego por medio de
disyuntores y protectores de tensión y de corriente, la energía es
conectada a la barra, la cual se encuentra acoplada a la red de
transmisión a 115.000 voltios. A la salida del generador, en paralelo se
conecta, una línea con transformadores reductores para alimentar la
propia planta. Primeramente reducen la tensión a 3,3 Kv, lo cual le
puede servir de puente para interconectarse con la red externa, si la
Capitulo III: Plantas a Vapor

134
planta no está generando electricidad y a su vez se conectan a otros
transformadores reductores, que disminuyen la tensión a 400 voltios,
que es la tensión de alimentación de los sistemas de control y de mando
de la propia planta.

Es oportuno indicar que además de observar el circuito eléctrico
de esta instalación, en la misma figura también se puede revisar el
circuito agua-vapor, lo cual sirve como complemento a los ejercicios
anteriores.

Figura 3.16: Esquema de la Planta termoeléctrica de Puerto Cabello Venezuela
Fuente: Recopilación propia

Capitulo III: Plantas a Vapor

135
3.4.2. CIRCUITOS AUXILIARES DE LAS PLANTAS A VAPOR

Los circuitos auxiliares de una planta térmica de vapor son muy
numerosos, a continuación se enuncian los más importantes y los que
generalmente aparecen en casi todas las plantas:

3.4.2.1. CIRCUITO DE TRATAMIENTO DEL COMBUSTIBLE

Este circuito comprende todo el proceso que hay que realizarle al
combustible, para adecuarlo a las condiciones de operación de la
caldera, desde su llegada a la planta, hasta que es utilizado en la
combustión. Por ejemplo, en el caso del carbón, el combustible debe
almacenarse previamente en depósitos adecuados, para tratarlo
después, triturándolo, pulverizándolo y deshumedeciéndolo, antes de
enviarlo al hogar de la caldera.

3.4.2.2. CIRCUITO DEL AIRE DE COMBUSTIÓN

El aire necesario para la combustión en el hogar de la caldera,
debe ser inyectado en éste a presión, por medio de ventiladores
sopladores de tiro forzado, haciéndolo pasar previamente por
calentadores, bajo la acción de los gases de combustión.

3.4.2.3. CIRCUITO DE ELIMINACIÓN DE CENIZAS Y ESCORIAS

Los residuos sólidos de la combustión (cenizas y escorias) deben
eliminarse a medida que se van produciendo, por medio de instalaciones
apropiadas, las cuales utilizan vapor o aire para soplar y limpiar de
hollín las superficies de calefacción. La combustión del carbón y otros
combustibles sólidos en calderas requieren equipos auxiliares para
eliminar cenizas volantes y otras partículas que se emiten a la
Capitulo III: Plantas a Vapor

136
atmósfera. El equipo normalmente utilizado incluye lo siguiente:

a. Celdas de manga, que normalmente son de fibra de vidrio.

b. Aparatos lavadores (scrubbers), que limpian las emisiones de
partículas que salen con los gases de combustión y forman lodos
que se depositan en pozos.

c. Precipitadores electrostáticos, los cuales producen una carga
eléctrica entre 2 electrodos a través de los cuales pasan los gases de
combustión. Las partículas sólidas se cargan electrostáticamente y
luego son atraídas a un colector y de ahí son descargadas a las
tolvas por golpeteo sobre el colector.

3.4.2.4. CIRCUITO DE TRATAMIENTO DEL AGUA DE
ALIMENTACIÓN

Por lo general, el agua que ha de alimentar la caldera

debe
tratarse previamente para eliminar las sales y otras sustancias disueltas
que provocarían la corrosión de las tuberías, calderas, condensador,
etc., con este propósito se utilizan diferentes tipos de suavizadores del
agua de alimentación, de los cuales se estudian más adelante sus
características y procesos de funcionamiento.

3.4.2.5. CIRCUITO DEL AGUA DE REFRIGERACIÓN

Además del condensador, el agua fría se necesita para enfriar
otros dispositivos de la central térmica. Por lo tanto, el circuito de
refrigeración debe tener en cuenta; además de las necesidades de agua
fría para la condensación, las demás circunstancias que se puedan
presentar y que requieran agua para enfriamiento.
Capitulo III: Plantas a Vapor

137

3.4.2.6. CIRCUITO DE LUBRICACIÓN

Para la lubricación de cojinetes en las máquinas motrices,
generadores,

bombas, motores, etc., es conveniente centralizar el
servicio correspondiente, en depósitos y tuberías adecuadas
recuperando además el lubricante a la salida de las máquinas, por
medio de instalaciones depuradoras y filtros.

3.4.2.7. CIRCUITOS DE MANDO

Para el complejo funcionamiento de una planta térmica de vapor,
son necesarios varios circuitos para el mando y control de las máquinas
y dispositivos de la misma,

estos circuitos pueden ser:

a. Circuitos óleo hidráulico, para el accionamiento de los
servomotores de mando y regulación de las máquinas motrices.

b. Circuitos eléctricos, generalmente de corriente continua
suministrada por una batería de acumuladores, para el mando de
disyuntores, relees, etc.

c. Circuitos neumáticos, para el mando de disyuntores, reguladores
de las máquinas motrices,

etc.

d. Circuitos electrónicos y digitales, para el funcionamiento y
control de todas las máquinas empleadas en la planta. En la
actualidad el desarrollo de los sistemas de control en el campo
digital ha presentado un auge de gran importancia y aplicación, por
esta razón la mayoría de las plantas de potencia han repotenciado
sus sistemas de control hacia los sistemas digitales ya que el control
Capitulo III: Plantas a Vapor

138
es preciso y de fácil manejo.

3.4.2.8. CIRCUITO DE HIDRÓGENO

En los turbogeneradores refrigerados por Hidrógeno debe
proveerse también un circuito especial para la conducción y
almacenamiento del Hidrógeno.

3.5. PARAMETROS DE FUNCIONAMIENTO DE UNA
PLANTA DE VAPOR.

Se entiende como parámetros de funcionamiento, aquellas
propiedades que se deben conocer, con la finalidad de determinar el
buen ó mal funcionamiento de un sistema, estos parámetros son
esencialmente las propiedades que permitan calcular la eficiencia de
cada uno de los equipos principales de la planta, así como también
aquellos parámetros que se utilizan para determinar el correcto
funcionamiento de los equipos, para una planta térmica a vapor los
parámetros de funcionamiento son:

3.5.1. PARAMETROS DE FUNCIONAMIENTO DE LA CALDERA

1. Análisis de los gases de combustión.
2. Presión (negativa) en el hogar de la caldera.
3. Presión y temperatura del agua a la entrada de la caldera.
4. Flujo de combustible.
5. Presión y temperatura del combustible.
6. Poder calorífico del combustible.
7. Presión y temperatura del aire.
8. Presión interna de la caldera.
Capitulo III: Plantas a Vapor

139
9. Presión y temperatura del vapor a la salida de la caldera.
10. Temperatura de los humos.
11. Agua de reposición.

3.5.2. PARAMETROS DE FUNCIONAMIENTO DE LA TURBINA

1. Presión y temperatura del vapor a la entrada de la turbina.
2. Flujo de vapor.
3. Revoluciones por minuto (rpm) de la turbina.
4. Nivel de vibraciones.
5. Presión y temperatura de las extracciones de vapor.
6. Presión y temperatura del lubricante.

3.5.3. PARAMETROS DE FUNCIONAMIENTO DEL
CONDENSADOR

1. Presión de vacío en el condensador.
2. Presión y temperatura del agua de enfriamiento a la entrada y
salida del condensador.
3. Flujo del agua de enfriamiento.
4. Flujo de condensado.
5. Conductividad eléctrica del condensado.

3.5.4. PARAMETROS DE FUNCIONAMIENTO DE LAS BOMBAS

Pueden ser de varios tipos y para diferentes usos: de
alimentación, de extracción, de vacío y de circulación; los parámetros de
funcionamiento son:

Capitulo III: Plantas a Vapor

140
1. Presión y temperatura del fluido a la entrada y la salida de cada
bomba.
2. Nivel de ruido y vibraciones.
3. Voltaje, corriente y potencia de los motores.

3.5.5. PARAMETROS DE FUNCIONAMIENTO DEL GENERADOR

1. Amperaje.
2. Voltaje.
3. Corriente de excitación.
4. Temperatura de la carcasa.
5. Presión y temperatura del Hidrógeno usado en el enfriamiento.
6. Presión y temperatura del lubricante en los cojinetes.
7. Potencia activa generada.

3.6. CALDERAS

Con el propósito de ambientar al lector en el tema referido a
calderas, es importante plantear previamente algunas definiciones
importantes:

3.6.1. DEFINICION DE CALDERA

Es la unidad, constituida por un recipiente a presión, en la cual
se puede calentar, evaporar y sobrecalentar un fluido (normalmente
agua), mediante la transferencia de calor desde la llama ó de los gases
producto de combustión de un combustible fósil (sólido, líquido o
gaseoso) y utilizando como comburente el Oxigeno del aire. Las calderas
o instalaciones de calderas, comprenden el generador de vapor
Capitulo III: Plantas a Vapor

141
propiamente dicho y una serie de superficies de calefacción auxiliares
que sirven para calentar el aire y agua de alimentación y recalentar el
vapor; estas superficies de calefacción auxiliares o suplementarias
constituyen los calentadores de aire, economizadores, los
sobrecalentadores y recalentadores del vapor

3.6.2. CAPACIDAD O POTENCIA DE LA CALDERA

La capacidad o potencia de la caldera de las centrales de vapor
puede expresarse en: caballos de potencia o vapor (HP), kg/h (libras/h),
kcalorías/h (BTU/h), o en KJoule/h de vapor. La potencia de las
calderas para calefacción puede expresarse en los mismos términos
indicados, pero sus capacidades pueden ser descritas también en
términos relacionados con la superficie de transferencia térmica. Por
ejemplo, metros cuadrados equivalentes de superficie radiante de vapor
es una medida del área de transferencia térmica necesaria en un edificio
que utiliza vapor como fuente de calor.

El sistema de producción en kg/h (libras/h), el cual es el término
garantizado a menudo por el fabricante, es una medida de la capacidad
a la cual una caldera puede funcionar en continuo. La producción de
punta en una caldera durante un período de dos horas se ajusta
normalmente a un 10 a 20% sobre el máximo continuo de capacidad.
La producción en kg/h (libras/h) normalmente se expresa en kg de
vapor a la temperatura y presión de diseño de la caldera.

3.6.2.1. UN CABALLO DE CALDERA (HP DE CALDERA)

Se define como la evaporación en términos de vapor saturado seco
de 15,65 kg/h de agua (34,5 libras/h) a temperatura de 100 °C (212 °F).
Capitulo III: Plantas a Vapor

142
Así pues, un HP de caldera, por este método, es equivalente a una
capacidad de 35.260 KJ/h (33,47 BTU/h) y se toma normalmente como
una superficie de calefacción de caldera de 0,92 metros
2
(10 pies
2
). Pero
esta superficie de calefacción en una caldera moderna genera en cual-
quier caso de 22,7 kg/h a 227 kg/h de vapor (50 a 500 libras/h). Hoy
en día la capacidad de producción de las calderas grandes está
establecida en tantos kg/h de vapor o KJ/h (BTU/h) o megavatios de
potencia producida.
2


3.6.2.2. SUPERFICIE DE CALEFACCIÓN.

El término superficie de calefacción se usa también para definir o
indicar la capacidad de una caldera. La superficie de calefacción de una
caldera es el área, expresada en metros cuadrados (pies cuadrados) que
está expuesta a los productos de la combustión. Se deben considerar
las siguientes partes en la superficie de caldera para determinar la
cantidad de superficie de calefacción disponible para la producción de
vapor o agua caliente: tubos, cajas de humos, superficies del hogar,
chapas de encastramiento de tubos, colectores principales de la caldera
y otras.

3.6.2.3. COMPARACIÓN ENTRE LOS TÉRMINOS CAPACIDAD O
PRODUCCIÓN DE LA CALDERA

Con la intención de comprender el término capacidad o
producción de la caldera, se puede hacer una comparación de
capacidades de producción, basadas en: HP, superficie de calefacción y
producción en kg/hora. Si suponemos que una caldera tiene una
capacidad nominal de 500 HP.


2
Kohan, A. Manual de Calderas.
Capitulo III: Plantas a Vapor

143
a. La superficie de calefacción sería de 5.000 pies
2
(464,5 m
2
) bajo la
norma de que 10 pies
2
de superficie equivalen a un HP (0,929 m
2
=
1 HP).

b. La capacidad de vapor en kg/h (libras/h) sería de:

500 *15, 65 7.825 17.250
Kg h
HP Kg h libras h
HP
= =

c. Para una caldera de calefacción de agua caliente, la capacidad sería
de:

500 *35.260 17.630.000 16.737, 5
Kg h
HP KJ h BTU h
HP
= =

3.6.3. NIVELES CRITICOS EN LA CALDERA

3.6.3.1. NIVEL DE LLAMA

Es el nivel más alto de contacto entre los gases de combustión y la
superficie de calefacción de la caldera. Según las normas vigentes, el
nivel de llama debe encontrarse por debajo del nivel mínimo de agua en
la caldera de al menos 100 mm.

3.6.3.2. NIVELES DE AGUA MÍNIMO Y MAXIMO ADMISIBLE

En las calderas cilíndricas se controla no solamente el nivel
mínimo que queda relacionado con el de llama, sino también el nivel
máximo. La posición límite aceptable del nivel de agua máximo depende
del diámetro del cuerpo de caldera y de la calidad exigida del vapor,
debiendo ser tanto más bajo cuanto mayor sea la pureza exigida al
vapor. En la mayor parte de las calderas con cuerpo cilíndrico la
Capitulo III: Plantas a Vapor

144
distancia permitida entre los niveles máximo y mínimo es de 200 a 250
mm.

3.6.4. CIRCULACION DE AGUA EN LAS CALDERAS A VAPOR

Los tubos colectores y el cuerpo de los generadores de vapor, así
como los tubos de los economizadores, son enfriados por el agua o por
una mezcla agua-vapor. Se llama circulación al movimiento continuo y
regular del agua o de la mezcla agua-vapor en los circuitos de la caldera.
Se distingue la circulación natural y la circulación forzada. Esta última
es la producida por bombas, mientras que la natural es producida por la
gravedad y por la diferencia de densidades entre el agua y la de la
mezcla agua-vapor.

En la figura 3.17, se observa
un circuito de circulación natural, el
cual comprende partes tubulares
calientes y partes frías unidas por
colectores. Tubos descendentes son
aquellos por los que el agua
desciende y tubos ascendentes son
aquellos por los que sube la
corriente. El circuito mostrado es
cerrado, ya que el caudal de agua en
los tubos descendentes es igual al de
la mezcla agua-vapor en cualquier
sección de los tubos ascendentes. La
diferencia existente entre el peso de
la columna de agua en un tubo

Figura 3.17: Esquema de la
circulación natural del agua en una
caldera acuatubular.
Fuente: Térmica General, Termodinámica
técnica, turbinas y máquinas alternativas
Capitulo III: Plantas a Vapor

145
descendente y la de la columna agua-vapor, en uno ascendente es el
factor motor de la circulación natural.

3.6.5. SEPARADORES DE AGUA Y VAPOR O DE HUMEDAD

Los separadores son dispositivos destinados a reducir la cantidad
de agua contenida en el vapor producido en las calderas. En las
calderas cilíndricas, se utiliza sobre todo la cámara de vapor como
separador. La calidad del vapor producido se mejora cuando la altura
real del tambor de separación y el número de entradas aumenta y
cuando las corrientes de mezcla agua-vapor que llegan por dichas
entradas tienen una composición muy uniforme.

La velocidad de la corriente agua-vapor a su llegada al
compartimiento de vapor del separador tiene también gran influencia
sobre la calidad del vapor producido. En la realización de separadores,
se procura reducir la velocidad de la mezcla agua-vapor a su llegada a
los tambores separadores hasta unos 3 a 5 m/s, reduciendo su energía
cinética. Con este objeto, se emplean separadores que están
constituidos por paneles deflectores o directores, por ciclones interiores
al cuerpo o exteriores.
3


3.6.6. CLASIFICACION DE LAS CALDERAS

Se distinguen dos tipos de calderas a vapor: calderas
pirotubulares y calderas acuatubulares. Las calderas pirotubulares se
caracterizan porque los humos de combustión, circulan por dentro de
los tubos y éstas pueden ser de carcasa horizontal o de carcasa vertical.

3
Manual Interactivo de Plantas a Vapor
Capitulo III: Plantas a Vapor

146
Las calderas acuatubulares se caracterizan porque el agua es la que
circula por dentro de los tubos y este tipo de caldera se clasifica a su vez
según la posición de los tubos en: acuatubulares de tubos rectos y de
tubos doblados; y según la posición del tambor separador en:
acuatubulares de tambor longitudinal y de tambor transversal.

3.6.6.1. CALDERAS PIROTUBULARES

En este tipo de calderas, los gases producto de la combustión,
también llamados humos, circulan por el interior de una cantidad de
tubos que atraviesan longitudinalmente una carcasa generalmente
cilíndrica, que contiene el agua que se va ha calentar ó evaporar. Este
tipo de calderas está limitado a la
producción de agua caliente o de
vapor húmedo. Pueden ser de
carcasa horizontal ó de carcasa
vertical. En la figura 3.18, se
muestra el corte de una caldera
pirotubular horizontal, en ella se
detallan el tubo del hogar de la
caldera y la posición de los tubos
que interconectan las dos tapas
laterales.

3.6.6.1.1. Principales características de las calderas pirotubulares

Las principales características que se pueden enumerar de las
calderas pirotubulares son las siguientes:

a. Hogar de la caldera: Es el lugar donde se realiza la combustión y
debe estar acondicionado para el tipo de combustible que utilice la

Figura 3.18: Corte esquemático de una
caldera pirotubular horizontal
Fuente: Recopilado de Internet.
Capitulo III: Plantas a Vapor

147
caldera. El hogar puede ser separado o integral. En la siguiente
figura se observan diferentes tomas del hogar de calderas
pirotubulares.




Figura 3.19: Vista interna del hogar de varias calderas pirotubulares.
Fuente: Recopilado de Internet

b. Circulación de los humos: En estas calderas, la entrada de aire, la
circulación interna y la
expulsión de los humos se
obtiene por “el efecto de
chimenea” (tiro natural)
y/o por la acción de
ventiladores de tiro forzado
(tiro mecánico). Los
humos pueden tener el
recorrido, a lo largo de la

Figura 3.20: Caldera pirotubular de dos
pases de humos
Fuente: Boilers
Capitulo III: Plantas a Vapor

148
caldera, de un paso, dos pasos, tres pasos y hasta de cuatro pasos.
Mientras mayor sea el recorrido de los humos, mejor absorción de
calor; sin embargo, el efecto es decreciente y esto aumenta la
potencia del tiro necesario para hacer circular los humos a una
velocidad constante y adecuada. En la figura 3.20, se puede
observar el movimiento de los humos por dentro de los tubos en la
caldera pirotubular de dos pases de humos.

c. Circulación del agua: El agua contenida en el espacio entre la
carcasa y la superficie externa de los tubos, se mueve por efectos
convectivos (variación de la densidad). En algunos casos no existe
un patrón definido de circulación y en otros se emplean láminas
directrices, para definir la circulación del agua dentro de la carcasa.
En la figura 3.21, se muestra el perfil de dos calderas pirotubulares,
en la de la izquierda se observa el movimiento del agua a través del
banco de tubos, en la de la derecha se muestran dos juegos de
bafles que ayudan a direccionar el flujo de agua, con la intención de
incrementar los circuitos por donde debe pasar el agua, a fin de que
la temperatura del agua sea lo más uniforme posible.


Figura 3.21: Circulación del agua en una caldera pirotubular horizontal.
Fuente: Boilers, traducción del autor
Capitulo III: Plantas a Vapor

149

El agua se inyecta a la carcasa mediante bombas de
alimentación controladas por el nivel de agua, el cual debe
mantenerse aproximadamente constante a una altura superior al
banco de tubos.

El vapor producido por la ebullición sube a la parte superior de
la carcasa (llamada cámara de vapor) y sale de la caldera a través de
dispositivos de separación de humedad ó de secado.

d. Limitaciones de las calderas pirotubulares:

1. Producción de vapor y presión relativamente bajos, debido al
gran diámetro que exige la carcasa y al hecho de que los tubos
trabajan a compresión, lo que los hace propensos a sufrir
abolladuras.
2. Riesgo de explosión, debido a que la carcasa puede almacenar
grandes cantidades de agua en condiciones de saturación.

e. Ventajas en el uso:

1. Simplicidad de diseño, construcción y mantenimiento, lo que se
traduce en bajos costos (economía).
2. Con respecto a otros tipos de calderas, no son muy sensibles a
la calidad del agua de alimentación.

Finalmente, en la figura 3.22 se puede observar con detalle la
estructura externa de dos calderas pirotubulares de construcción
moderna, en ella se detalla el ventilador, en color rojo, que mueve el aire
hacia el hogar de la caldera.
Capitulo III: Plantas a Vapor

150



Figura 3.22: Vista externa de dos calderas pirotubulares de construcción moderna
Fuente: Recopilado de Internet

3.6.6.2. CALDERAS ACUATUBULARES

En este tipo de calderas, el agua circula por el interior de los
tubos y los humos ó gases producto de combustión circulan por la parte
exterior de estos. Existen calderas acuatubulares de dos tipos: de tubos
rectos y de tubos doblados.

3.6.6.2.1. Calderas acuatubulares de tubos rectos

Debe su nombre al hecho de que los tubos hervidores son rectos.
En la figura 3.23, es posible ver una caldera de este tipo, en la cual se
observan los tubos hervidores y el flujo de los gases por la parte externa
de los tubos.

Las características más resaltantes de estas calderas son las
siguientes:

a. Cuerpo de presión: Es el conjunto de elementos que contienen
agua ó vapor a presión, está compuesto por uno ó dos bancos de
Capitulo III: Plantas a Vapor

151
tubos inclinados conectados
entre cabezales ó cajas
rectangulares, los cuales a
su vez están comunicados
con un tambor superior no
expuesto a las llamas.
Como equipos adicionales
se puede disponer de
sobrecalentadores,
economizadores y muros de
agua.


b. Cubierta: Es una pared compuesta por muros ó pantallas de agua,
mampostería refractaria y aislantes, forro metálico de protección y
estructura externa de soporte.

c. Circulación del agua: También en estas calderas el mecanismo de
circulación es del tipo convectivo (circulación natural) por los
cambios de densidad. El agua de alimentación entra al
economizador ó directamente al tambor superior, de ahí baja al
cabezal inferior y se distribuye a los tubos inclinados dentro de los
cuales se calienta y se evapora parcialmente subiendo al cabezal
superior, donde se colecta y asciende al tambor. En el tambor se
separa el vapor del líquido, el líquido se mezcla con el agua de
alimentación y recircula hacia el cabezal inferior. El vapor pasa al
serpentín de sobrecalentamiento, donde alcanza la temperatura
final.


Figura 3.23: Caldera acuatubular de tubos
rectos: 1.- Tubos rectos de calentamiento o
hervidores. 2.- Colector de cabeza. 3.- Tubos
de salida de la mezcla agua-vapor. 4.-
Tanque separador. 5.- Tubos de descenso
que envían el agua a los colectores inferiores.
Fuente: Térmica General, Termodinámica técnica,
turbinas y máquinas alternativas
Capitulo III: Plantas a Vapor

152
En la figura 3.24, se observa el esquema de una caldera
acuatubular de tubos rectos, en ella es posible detallar: el cuerpo de
presión de la caldera, la circulación del agua desde el tanque
separador hacia los tubos hervidores y de estos nuevamente al
tanque, de igual forma se observa el flujo de los humos a través de
los diferentes tubos de calentamiento y también el hogar de la
caldera.


Dentro del tambor solamente está contenida una fracción del
agua de la caldera, por lo cual se reducen las posibilidades de
explosión y permite que estas calderas puedan trabajar a mayores
presiones que las pirotubulares. Además los tubos están sometidos
a esfuerzos de tensión (presión interna), lo que les permite trabajar
a mayor presión.

En estas calderas, los problemas de sedimentación de
impurezas son mayores que en las pirotubulares. Por lo tanto, estas
calderas pueden requerir sistemas de tratamiento externo é interno
(purga) de agua, de mayor complejidad.

Figura 3.24: Esquema de caldera acuatubular de tubos rectos, de tres pases de humos
Fuente: Boilers, traducción del autor
Capitulo III: Plantas a Vapor

153

En el tambor de separación se localizan las válvulas de
seguridad, los sensores de nivel (controlan la alimentación) y los
sensores de presión (controlan la combustión).

d. Circulación de los humos: Los humos se mueven por efecto de tiro
mecánico, usando ventiladores de tiro forzado ó de tiro inducido, ó
tiro natural, mediante el uso de la chimenea. Normalmente los
humos tienen un recorrido de tres pasos a través de los bancos de
tubos y la repartición de áreas de absorción de calor se realizan
mediante muros ó pantallas de material refractario ó metálico. En la
figura 3.24, se puede observar la colocación del ventilador de tiro
forzado y el movimiento que siguen los humos a través de los tubos
hervidores, que como se observa es de tres pasos.

e. Limitaciones:
1. Presión y capacidad, en general producción de vapor. Estas
limitaciones se deben a:
Velocidad de circulación limitada por la inclinación del banco
de tubos, no permite grandes ratas de absorción de calor.
Diámetro del tambor, el cual está definido por el número de
conexiones de tubos y de accesorios internos de separación.
2. Se requiere algún tipo de tratamiento del agua de alimentación.

f. Ventajas:
1. Respecto a las calderas pirotubulares, presentan mayor
eficiencia, capacidad, presión y rapidez de respuesta.
2. Elasticidad de diseño en cuanto a espacio y capacidad.
3. Simplicidad en la limpieza interna y externa de los tubos.
4. Mantenimiento sencillo.
Capitulo III: Plantas a Vapor

154
5. Presenta menos problemas de sedimentación que las calderas
acuatubulares de tubos doblados.

3.6.6.2.2. Calderas acuatubulares de tubos doblados

La diferencia con
el modelo anterior
consiste en que ahora
los tubos son doblados é
interconectan tambores
cilíndricos de manera tal
que se forman circuitos
que recorren las diversas
zonas de la caldera con
una circulación de agua
acorde con las
posibilidades de
absorción de calor en
cada una de dichas zonas. Con esto se buscan mayores eficiencias,
capacidades y mejor aprovechamiento del espacio. En la figura 3.25 se
observa el cuerpo de presión de una caldera acuatubular de tubos
doblados.

Se caracterizan por:

a. Cuerpo de presión: Es muy similar al anterior, con el agregado de
uno ó varios colectores (tambores de menor diámetro) y varios
bancos de tubos doblados y muros de agua, los cuales interconectan
los tambores y forman los circuitos de ebullición. En la figura 3.26,
se detalla el cuerpo de presión de una de las calderas

Figura 3.25: Caldera acuatubular de tubos doblados
Fuente: Recopilada de Internet
Capitulo III: Plantas a Vapor

155
acuatubulares, la cual
posee cuatro tambores,
éstos se encuentran
interconectados con tubos
doblados, dentro de los
mismos se forman los
distintos circuitos del
agua.

b. Cubierta: La cubierta de
la caldera normalmente
está formada por
pantallas ó muros de
agua, muros refractarios, muros aislantes y un forro metálico de
protección del aislamiento, que a su vez puede formar un muro de
aire para mejorar el aislamiento. Tanto el cuerpo de presión como la
cubierta están sostenidos por una estructura externa que permite
su dilatación. Las calderas pequeñas se sostienen por la parte
inferior mientras que las calderas de gran altura (verticales) se
mantienen suspendidas en la parte superior.

c. Circulación de agua: El mecanismo de circulación de agua
también es convectivo, es decir se crea un potencial de circulación
por la diferencia de densidad entre el agua que circula por los tubos
de las zonas relativamente frías (bajantes) y el agua ó mezcla de
vapor y líquido que circula por los tubos sometidos a mayor
intensidad de transferencia de calor. Del tambor de separación el
agua desciende por los tubos bajantes (tubos de diámetro grande y
poca absorción de calor), hacia los colectores inferiores, en los
cuales se distribuye a los muros de agua y a los tubos hervidores

Figura 3.26: Cuerpo de presión de una
caldera acuatubular de cuatro tambores
Fuente: Boilers
Capitulo III: Plantas a Vapor

156
(tubos de ascenso) calentándose y evaporándose parcialmente. La
mezcla (vapor húmedo) de menor densidad asciende al tambor
superior donde se efectúa la separación. En la figura 3.27, se puede
observar el movimiento del agua dentro de los diferentes
compartimientos del cuerpo de presión de las calderas
acuatubulares de tubos doblados, es importante detallar los
circuitos del agua que se forman.


Figura 3.27: Circulación del agua en los diferentes tipos de calderas
Fuente: Boilers, traducción del autor

El diámetro de los tubos de ascenso suele ser muy reducido
(cercano a una pulgada), lo cual es posible gracias a los mayores
potenciales de circulación disponibles, y esto es deseable para
Capitulo III: Plantas a Vapor

157
resistir mejor las presiones y lograr mayor área de absorción de
calor por unidad de volumen. Esta situación incrementa la
posibilidad de recubrimiento y obstrucción interna de los tubos por
sedimentación. Lo anterior indica que en las calderas
acuatubulares de tubos doblados se debe disponer normalmente, de
sistemas de tratamiento intensivo del agua, tanto interno
(suministro de aditivos químicos y purgas), como externo del agua
de reposición de purgas y escape.

d. Circulación de los humos: Dado que estas calderas tienen grandes
eficiencias y altas ratas de generación de calor, se requiere que los
humos circulen a altas velocidades a través de una gran cantidad de
obstáculos (tubos). Esto exige una potencia de tiro considerable la
cual se suministra normalmente por medio de ventiladores de tiro
forzado y de tiro inducido y de chimeneas de altura considerable.

El recorrido de los humos es relativamente simple, limitándose
normalmente a tres pasos. Los cambios de dirección se consiguen
mediante barreras refractarias ó formadas por los mismos tubos
(tangentes ó unidos por placas soldadas).

En estas calderas se justifica buscar el máximo
aprovechamiento de la energía generada en la combustión y por lo
tanto poseen normalmente equipos de recuperación de calor
(economizadores y precalentadores de aire).

e. Ventajas:
1. Elasticidad de diseño (capacidad, espacio, presión y
temperatura).
2. Alta temperatura.
Capitulo III: Plantas a Vapor

158
3. Rapidez de respuesta.
4. Capacidad de respuesta (según la capacidad del tambor).
5. Bajo peso por unidad de vapor producido.

f. Limitaciones:
1. Costo inicial elevado.
2. Mantenimiento y operación especializada.
3. Sensibles a la calidad del agua de alimentación.
4


En las figuras que se muestran a continuación se pueden
observar diferentes configuraciones de tipos de calderas, desde las más
sencillas, las cuales están en las figuras 3.28 y 3.29 hasta las de mayor
complejidad, representadas en la figura 3.30. En estos tres esquemas
se pueden observar algunas de las diferentes partes constituyentes de
las calderas, tales como los tubos hervidores, el tambor separador,
sobrecalentadores, recalentadores, economizadores, calentadores del
aire y ventiladores de tiro forzado o de tiro inducido.

Específicamente, en la figura 3.30, se presenta el esquema de un
generador de vapor, término que se utiliza para indicar una gran
caldera con muchos componentes de la superficie de calefacción, tales
como: paredes tapizadas de tubos de agua, economizadores,
sobrecalentadores, recalentadores y calentadores del aire de
combustión, incluyen también un sistema de combustión de
combustibles, sistemas de tiro, de descarga de gases o eliminación de
cenizas, lo mismo que sistemas de tratamiento del agua de alimentación
en el circuito de suministro de agua. Las grandes calderas de tubos de
agua tienen mucho más componentes absorbentes de calor que las
calderas del tipo de tubos de humo. Los bafles dirigen los gases

4
Ávila M., Centrales Térmicas
Capitulo III: Plantas a Vapor

159
calientes convenientemente entre los pasos de tubos, el número de veces
necesarias para posibilitar una mayor absorción térmica por los tubos
de la caldera. Los bafles también ayudan a mantener la velocidad de los
gases, eliminando los cúmulos depositados de cenizas volantes y
evitando las pérdidas elevadas del tiro.




Figura 3.28: Caldera acuatubular de tubos
rectos con tambor transversal, de hogar de
paredes de agua y sobrecalentador externo
Fuente: Boilers, traducción del autor
Figura 3.29: Caldera acuatubular de
tubos rectos con tambor transversal
con sobrecalentador interno
Fuente: Boilers, traducción del autor



Capitulo III: Plantas a Vapor

160
Figura 3.30: Caldera acuatubular denominada generador de vapor
Fuente: Manual de Calderas.


Capitulo III: Plantas a Vapor

161
3.6.7. EQUIPOS COMPONENTES DE LAS CALDERAS

A continuación se revisarán parte de los equipos que conforman
un generador de vapor, ya que este tipo de calderas son las de mayor
aplicación en los sistemas de generación de electricidad a base de la
producción de vapor. Los equipos que se van a estudiar serán
analizados desde el punto de vista de su configuración física y de su
utilización en las calderas, además de conocer sus ventajas y
limitaciones, cuando esto sea posible.

3.6.7.1. QUEMADORES

Los quemadores utilizados en las calderas a vapor, dependen del
combustible que maneje la planta, como se verá más adelante los
combustibles pueden presentarse en cualquiera de las tres formas
físicas es decir: sólidos, líquidos o gaseosos.

3.6.7.1.1. Quemadores para combustible sólido.

El combustible sólido más utilizado en las calderas es el carbón.
La combustión del carbón ha progresado desde el acarreo manual con
pala a los alimentadores automáticos y el carbón pulverizado. Los
alimentadores automáticos pueden ser de dos tipos: el de alimentación
superior que a su vez pueden ser de proyección o alimentadores de
parrilla móvil y el de alimentación inferior.

En el alimentador superior de proyección, el carbón se sopla o
proyecta por medio de aire o vapor o paletas rotativas en suspensión
sobre el lecho de combustible. En el alimentador de parrilla móvil, el
combustible se añade o suministra por encima de la parrilla mediante
una tolva y atravesando su compuerta, que regula el espesor de la capa
Capitulo III: Plantas a Vapor

162
o lecho de combustible; estas parrillas se mueven hacia el frente del
hogar por medio de un piñón y
cadenas, para recoger una
nueva carga de combustible.
Los alimentadores de
combustible del tipo inferior
tienen la alimentación del
carbón por debajo del lecho.
En la figura 3.31 se muestran
los diferentes tipos de
alimentadores para la
combustión del carbón, en la
parte superior se representa el
alimentador superior de
proyección y en la parte de
abajo está un alimentador de
parrilla móvil.

La combustión del carbón pulverizado es el medio más utilizado
para quemar carbón en las calderas grandes. El sistema exige al carbón
pasar desde tolvas de alimentación a través de alimentadores hasta el
molino pulverizador. La molienda del carbón permite a los elementos
combustibles del carbón una oxidación rápida en el momento en que se
alcanza la temperatura de ignición. Además permite una combustión
más completa que con la parrilla o lecho de combustión. A medida que
estas partículas sólidas entran en el hogar y quedan expuestas al calor
radiante, la temperatura aumenta y las materias volátiles del carbón
destilan en forma de gas y después el calor calienta el carbón restante
hasta ponerlo incandescente. Los quemadores de carbón pulverizado
deben suministrar aire y combustible al hogar de manera que permitan

Figura 3.31: Esquemas de alimentadores de
carbón para calderas.
Fuente: Manual de Calderas.
Capitulo III: Plantas a Vapor

163
una ignición estable durante
todo el proceso. En la figura
3.32, se puede observar un
quemador de carbón
pulverizado en plena operación,
donde se muestra la función del
aire primario y del aire
secundario.



3.6.7.1.2. Quemadores para combustible líquido

Este tipo de quemadores debe preparar el combustible líquido
para la combustión. Los dos sistemas mayormente utilizados son: el
combustible debe vaporizarse o gasificarse por calentamiento en el
quemador o el aceite combustible debe ser atomizado por el quemador
de modo que la vaporización pueda tener lugar en el hogar de la caldera.
Los primeros tienen poca aplicación en las plantas industriales por los
problemas de manipulación del combustible, por lo tanto la mayoría de
las plantas utilizan los quemadores de atomización. Esta atomización
se efectúa de tres formas básicas:

a. Utilizando vapor o aire comprimido para romper el aceite en gotitas.
Estos quemadores de atomización por vapor tienen la capacidad de
quemar cualquier tipo de fuel-oil de cualquier viscosidad, a casi
cualquier temperatura. El aire se usa menos como medio de
atomización porque su costo operativo puede ser elevado. Estos
quemadores pueden clasificarse en dos tipos según sus sistemas:

Figura 3.32: Quemador de carbón
pulverizado
Fuente: Manual de Calderas
Capitulo III: Plantas a Vapor

164
1. Mezcla interna o premezcla del combustible y vapor o aire. La
mezcla se realiza en el interior del cuerpo o cabeza del
quemador, antes de ser proyectado a presión dentro del hogar.
2. Mezcla externa, cuando todo el combustible emergente del
quemador se cruza y es captado por el chorro de vapor o de aire.

b. Los quemadores de atomización mecánica dependen de la alta
presión de aceite producida por una bomba para forzar a éste a
través de las boquillas a producir una niebla fina para una
combustión más completa en el hogar. Una buena atomización se
logra cuando el aceite a una presión de 75 a 200 psi (5,25 a 14
Kg/cm
2
), se descarga a través de un pequeño orificio, a menudo
ayudado por una pastilla o disco estriado o con canales o isletas, el
cual le da un movimiento rotativo al aceite antes de pasar por el
orificio.

c. El quemador rotativo de copa atomiza el fuel-oil literalmente
dividiéndolo en gotas finas. Una copa rotativa cónica o cilíndrica
gira a elevada velocidad (normalmente a 3.500 rpm) accionada por
un motor eléctrico. El aceite, moviéndose circularmente y hacia
fuera por la fuerza centrífuga, alcanza el borde de la copa donde por
fuerza centrífuga la película o capa delgada de combustible se
desprende y choca contra el aire. Este tipo de atomización no
requiere presión del aceite combustible más allá de la necesaria para
llevarlo hasta la copa rotativa. Deben evitarse las temperaturas
elevadas de precalentamiento, ya que se puede desarrollar la
gasificación durante el proceso de atomización.



Capitulo III: Plantas a Vapor

165
3.6.7.1.3. Quemadores para combustibles gaseosos

La combustión del gas no precisa preparación del combustible,
como lo necesitan los sólidos y líquidos. Pero su proporción en el aire,
mezclado y en la combustión puede tratarse de varios modos. Los
quemadores atmosféricos se utilizan para quemar gas y difieren
principalmente en el modo en que se mezclan el aire y el combustible.
El momento cinético de la corriente gaseosa de entrada a baja presión se
usa para aspirar parte del aire necesario para la combustión. Un
mecanismo regula la cantidad de aire inducido. El gas y el aire pasan
juntos a través de un tubo que conduce a la abertura del quemador,
mezclándose en el proceso. La mezcla arde en las puertas o aberturas
del cabezal del quemador, con una llama azul, no luminosa. El aire
secundario se dirige a la llama desde la atmósfera circundante.

Las unidades grandes generadoras de vapor a menudo utilizan un
quemador de gas de alta presión, de 2 a 25 psi (de 0,15 a 1,75 Kg/cm
2
)
de diseño en anillo toroidal, o tubo centralizado de difusión o
turbulento.

3.6.7.2. SOBRECALENTADORES Y RECALENTADORES

Los sobrecalentadores y recalentadores, son simples
intercambiadores de calor destinados a comunicar energía adicional al
vapor generador en la caldera, además de la que posee en el estado de
saturación a una presión dada. Esto se logra por medio del calor
absorbido por radiación del quemador o por el calor de los gases de
combustión para sobrecalentar el vapor a un nivel determinado. El
sobrecalentamiento elimina la humedad del vapor y además aumenta la
eficiencia de las máquinas de vapor reduciendo las pérdidas iniciales
por condensación. El término sobrecalentamiento se aplica al vapor de
Capitulo III: Plantas a Vapor

166
más alta presión y el recalentado se refiere al vapor de más baja presión
que ha liberado parte de su energía durante la expansión en la turbina
de alta presión. Con presión de vapor inicial alta pueden emplearse una
o más etapas de recalentamiento con el fin de mejorar la eficiencia
térmica.

En el sobrecalentador, el metal de los tubos trabaja a una
temperatura alta debido a la transmisión de calor desde los gases de
combustión a los tubos y de éstos al vapor. Por esto, las primeras
secciones normalmente se disponen
en contracorriente, mientras que en
los pasos secundarios la circulación
en paralelo ayuda a reducir el
esfuerzo térmico de la pared del
tubo. Por esta razón, el metal del
tubo debe tener una alta resistencia
a las temperaturas grandes y alta
resistencia a la oxidación. En la
figura 3.33, se observa la
configuración de un banco del
sobrecalentador, el cual está
dispuesto según las características
indicas en el presente párrafo.

Los sobrecalentadores se clasifican en tres tipos:

de radiación,
de convección y
combinados.


Figura 3.33: Banco de paneles de
tubos del sobrecalentador
Fuente: Recopilado de Internet
Capitulo III: Plantas a Vapor

167
El tipo combinado resulta ventajoso ya que mantiene constante la
temperatura del vapor.

3.6.7.2.1. Sobrecalentadores de tipo radiante

Los sobrecalentadores del tipo
radiante por lo común se disponen
para exposición directa a los gases del
hogar y en algunos diseños, forman
parte de la cubierta del mismo. Entre
otros diseños, la superficie se dispone
en la forma de espiras tubulares o
planchas, con amplio espaciamiento
lateral, extendiéndose hacia el hogar.
Esta superficie se expone a los gases a
alta temperatura del hogar que se
mueven a velocidades relativamente bajas y la transferencia de calor es
principalmente por radiación, en la figura 3.34, se observa una
fotografía de un sobrecalentador del tipo radiante.

3.6.7.2.2. Sobrecalentadores del tipo convectivo

Los sobrecalentadores de tipo convectivos dan incremento de
temperatura al aumentar la capacidad de la caldera. Los tipos de
convección son más simples y menos caros, y por tanto, los más usados.
Estos se instalan más allá de la salida del hogar, donde las
temperaturas del gas son más bajas que en las zonas donde se usan los
sobrecalentadores de tipo radiante. Por lo general, los tubos se
disponen en forma de elementos paralelos, con poco espaciamiento
lateral, y en bancos de tubos que se extienden parcial o totalmente a

Figura 3.34: Sobrecalentador del
tipo radiante
Fuente: Manual Interactivo de Plantas a
Vapor
Capitulo III: Plantas a Vapor

168
través del ancho de la corriente de gas,
con el gas fluyendo a través de los
espacios relativamente angostos entre
los tubos, ver figura 3.35.

3.6.7.2.3. Sobrecalentadores mixtos

Usando superficies radiantes y de
convección combinadas, se puede
mantener prácticamente constante la
temperatura del vapor, esto se puede
lograr colocando un sobrecalentador en
el primer banco de los tubos de la
caldera o colocando una parte del mismo en la pared del hogar y la otra
en el banco de convección.

Como se desea una temperatura constante del vapor
sobrecalentado, ya que una turbina está diseñada para una
temperatura particular del vapor a la
cual opera con mayor eficiencia, es
recomendable utilizar los
sobrecalentadores combinados, según
se explica a continuación. Las
características del sobrecalentador
convectivo producen una caída de
temperatura con tasas de combustión
crecientes, mientras el proceso
inverso ocurre en los del tipo radiante,
como se puede observar en la figura
3.36. Por lo tanto, cuando los dos

Figura 3.35: Sobrecalentador del
tipo convectivo.
Fuente: Manual Interactivo de Plantas a
Vapor


Figura 3.36: Curvas comparativas
del comportamiento de los diferentes
tipos de sobrecalentadores
Fuente: Manual del Ingeniero Mecánico
Capitulo III: Plantas a Vapor

169
tipos de sobrecalentador se combinan, igualmente el efecto de variación
de la temperatura se anula, manteniendo casi constante la temperatura.
Además los sobrecalentadores de convección, tiene características tanto
de convección como de radiación, protegidos de la zona de combustión
del hogar por arcos o cortinas ampliamente espaciadas de tubos
generadores de vapor, los cuales reciben el calor por radiación de los
gases a alta temperatura, en las cavidades o los espacios entre los
tubos, y también por convección, debido a la temperatura del gas
relativamente alta. De esta manera se llegaron a utilizar los
sobrecalentadores que usan la combinación de los dos tipos, lo cual
ayuda a mantener una temperatura más uniforme del vapor sobre un
amplio intervalo de operación con cargas variables en ciertas
instalaciones.

3.6.7.3. ECONOMIZADORES

Se llaman economizadores a grupos de tubos, por cuyo interior
circula agua, situados en el paso de los gases quemados, utilizados para
calentar el agua de alimentación de las calderas. Los materiales de los
cuales están construidos son el acero y el hierro colado. Están
colocados al final del camino de los gases quemados, del hogar a la
chimenea. La corrosión interna de los tubos se evita empleando agua de
alimentación convenientemente tratada, y la corrosión externa,
manteniendo la temperatura de los gases quemados suficientemente
alta para impedir la formación de ácidos.

Los economizadores usan tubos de diámetro pequeño con paredes
delgadas formando grupos compactos. El funcionamiento del
economizador es el siguiente: los gases de la combustión calientes pasan
sobre la superficie de los tubos, entregando su calor al agua de
Capitulo III: Plantas a Vapor

170
alimentación que circula por el interior de los tubos. En casi todos los
diseños el agua circula en contracorriente con la trayectoria de los gases
e intercambiando de esta manera el calor de los gases.

La cantidad de superficie calefactora que podría utilizarse en el
economizador está limitada por la temperatura final del gas en la salida.
Si la temperatura del gas se enfría por debajo del punto de rocío, puede
tener lugar la condensación. El azufre presente en los humos se
combina con la humedad para producir ácido sulfuroso, que es
extremadamente corrosivo para todos los aceros de construcción en
contacto con los gases entre el economizador y la chimenea.

En las figuras 3.37, 3.38 y 3.39, se observan diferentes modelos
de economizadores.




Figura 3.37:
Economizador compacto
con tubos aleteados
Fuente: Recopilado de Internet
Figura 3.38:
Estructura externa
del economizador
Fuente: Recopilado de
Internet
Figura 3.39: Economizador de tubos
continuos
Fuente: Boilers.



Los economizadores aumentan la resistencia ofrecida al paso de
los gases quemados y así mismo reducen su temperatura. Como
consecuencia de ello, el tiro natural creado por la chimenea puede ser
insuficiente y por lo tanto se recurre al tiro forzado. El uso de los
Capitulo III: Plantas a Vapor

171
economizadores queda justificado cuando se demuestra la consecución
de un ahorro de combustible, después de establecer tolerancias en todos
los factores económicos que intervienen en la instalación. La
adquisición de un economizador depende de la ganancia total en la
eficiencia, a su vez, esto depende de la temperatura de los gases de
combustión y de la temperatura del agua de alimentación de la caldera.

3.6.7.4. CALENTADORES DEL AIRE

Los calentadores de aire son unidades que se usan para calentar
el aire necesario para la combustión, aprovechando el calor de los
humos, después que han pasado por el economizador. La energía
recuperada regresa con el aire al hogar de la caldera y reduce la
cantidad de calor que debe liberar el combustible para mantener una
temperatura dada, ahorrando de este modo combustible. Con esto
disminuyen las pérdidas que escapan por la chimenea. El aire caliente,
al ser introducido en el hogar, aumenta la temperatura de éste y, como
consecuencia aumenta la transmisión de calor radiante a la caldera.

Las ventajas que se derivan del empleo de aire pre-calentado en la
combustión son:

Conservación de la energía.
Quemar con éxito combustibles de baja calidad.
Aumento del rendimiento del sistema.
Aumento de la capacidad.

Los calentadores de aire pueden ser:
Convectivos o
Regenerativos.
Capitulo III: Plantas a Vapor

172
3.6.7.4.1. Calentadores del aire tipo convectivos

En los calentadores del aire tipo convectivos, el fenómeno de
transferencia de calor presente es
precisamente la convección, que
ocurre desde los gases producto de
combustión a un elemento
estacionario metálico, que forma
una barrera de separación, entre
los fluidos caliente y frío, y el calor
se transfiere por conducción a
través de la pared metálica y luego
de esta se transfiere por convección
al aire. Este tipo de calentador
convectivo puede ser a su vez
tubular o de placa.

En la figura 3.40, se presenta
un calentador de tipo tubular, en el
cual se establece el principio de contra-corriente. Los gases calientes
entran a los tubos por la parte alta y salen por el fondo. El aire frío
entra por la parte derecha
del fondo, fluye lamiendo la
superficie externa de los
tubos y sale por la parte
superior. Tabiques
horizontales dirigen el curso
del aire para conseguir la
máxima transmisión de
calor. Los tabiques se

Figura 3.40: Calentador del aire
convectivo, tipo tubular
Fuente: Boilers

Figura 3.41: Calentador de aire tubular, de
doble paso de gas y un solo paso del aire
Fuente: Manual del Ingeniero Mecánico
Capitulo III: Plantas a Vapor

173
disponen de forma tal que la velocidad del aire se mantenga lo más
constante posible. De igual forma en la figura 3.41, se puede observar
como ocurre el movimiento del aire y de los gases de combustión en otro
calentador de aire convectivo tipo tubular.

En los calentadores de aire de placa, el gas y el aire pasan por
conductos alternos situados entre las placas, como se observa en la
figura 3.42.

Figura 3.42: Calentador convectivo del tipo de placas
Fuente: Manual Interactivo de Plantas a Vapor
Capitulo III: Plantas a Vapor

174

3.6.7.4.2. Calentadores del aire tipo regenerativo

Los calentadores de aire del tipo regenerativo, consisten en un
laberinto metálico en forma de tambor que gira lentamente, de manera
que alternativamente es calentado por los gases y enfriado por el aire.
Los gases que van a la chimenea fluyen en sentido ascendente a través
de la mitad del laberinto, y el aire inyectado por un ventilador desciende
por la otra mitad. Una junta divisoria evita en todo lo posible que el aire
y los gases se mezclen. El laberinto está diseñado en forma tal para
presentar la máxima superficie y ofrecer la mínima resistencia al paso
del aire y de los gases. En la figura 3.43, se puede observar el esquema
de funcionamiento de los calentadores de aire del tipo regenerativo.

Este tipo de calentador de aire ofrece una gran superficie de
contacto de transferencia de calor. Normalmente consta de un rotor que
gira cerca de dos o tres revoluciones por minuto y está relleno de
elementos corrugados de
chapa metálica, los cuales
se detallan en la figura
3.44. Los gases calientes
pasan a través de una
mitad del calentador, el
aire pasa a través de la
otra mitad. A medida que
el rotor gira, los elementos
de almacenaje de calor
transfieren el calor
obtenido de la zona caliente a la zona de entrada de aire. Diafragmas y
sellos dividen diametralmente a la unidad, el gas circula en una zona y

Figura 3.43: Esquema de un calentador de aire
del tipo regenerativo
Fuente: Manual de Calderas
Capitulo III: Plantas a Vapor

175
el aire en la otra. La superficie de calentamiento se hace en secciones
para que puedan ser fácilmente retirados y sustituidos.


Los precalentadores del aire tienen un gran problema, que es la
corrosión, pero ésta se puede evitar limitando el enfriamiento del gas a
una temperatura superior al punto de rocío, con esto se evita la
formación de humedad que al combinarse con el dióxido sulfúrico del
gas, formaría ácido que atacaría las partículas metálicas de la unidad.
La corrosión se localiza en los extremos fríos del precalentador,
generalmente en la entrada del aire. Los dos tipos de calentadores
convectivos y regenerativos se diseñan frecuentemente con secciones
sujetas a corrosión de tipo desmontable, para facilitar el reemplazo de
las partes vulnerables.

En la figura 3.45, se muestran dos calentadores de aire del tipo
regenerativo, el de la derecha es vertical y el de la izquierda se instala en



Figura 3.44: Componentes metálicos corrugados de los calentadores de aire del tipo
regenerativo, denominados Luvos.
Fuente: Boilers y recopilación de Internet.
Capitulo III: Plantas a Vapor

176
forma horizontal, en ambos se puede observar el moto reductor, el cual
permite al cilindro que contiene los componentes metálicos girar a una
velocidad bastante baja, también se observan los dos compartimientos
por donde fluyen tanto el aire como los gases producto de combustión.
La utilización de uno u otro tipo de calentador depende exclusivamente
del diseño de la planta, es decir que no influye la posición del calentador
en relación con la operación o la eficiencia de calentamiento.

Figura 3.45: Calentadores regenerativo horizontal y vertical
Fuente: Boilers

3.6.7.5. VENTILADORES DE TIRO FORZADO E INDUCIDO

Los ventiladores de tiro inducido impulsan los gases producto de
combustión desde el hogar de la caldera y los dirigen a la chimenea para
su descarga a la atmósfera. El ventilador de tiro forzado toma aire de la
atmósfera y lo entrega a través de conductos y precalentadores de aire a
los quemadores, e incluso lo introduce directamente en el hogar,
dependiendo del tamaño de la caldera y su disposición. Los ventiladores
Capitulo III: Plantas a Vapor

177
de tiro forzado producen alguna presión en el aire y si la caldera no es
totalmente hermética, se presentan fugas de gases y de cenizas que
ensucian el ambiente de la caldera. En un hogar de caldera de presión
negativa, el ventilador de tiro inducido crea condiciones de vacío en el
hogar y ahora es el aire atmosférico el que penetra a través de las juntas
defectuosas, esto reduce la eficiencia de la combustión, introduciendo
un exceso de aire en el hogar.

La erosión de los álabes en los ventiladores de tiro inducido,
causada por las partículas que van en los gases de combustión requiere
un diseño que evite el deterioro rápido del material de los álabes. Se
debe emplear la periódica inspección, limpieza y equilibrado en los
ventiladores de tiro inducido para mantenerlos en condiciones de
fiabilidad de operación.

El ventilador centrífugo es el tipo mayormente utilizado en las
plantas para cumplir con la labor del movimiento del aire y de los gases
de combustión. Cuando se va ha seleccionar o diseñar un ventilador se
deben tener presente las siguientes condiciones:

Número de entradas
Altura del rodete
Diámetro del rodete
Salida o impulsión
Sentido de giro
Caudal a ser manejado
Caída de presión que debe vencer