You are on page 1of 17

Introducción

En la última unidad de esta asignatura te dedicarás a concretar propuestas para
construir bienestar en un contexto específico, a partir de su conocimiento, la
relación entre sus recursos y áreas de oportunidad enmarcadas en los enfoques
de bienestar y desarrollo ético que ya has revisado durante la unidad anterior.
El carácter de las propuestas será alternativo, porque considerará la dimensión
interpersonal y colaborativa. De la misma forma, las propuestas están sostenidas
en la planeación educativa y la pedagogía social, ya que como promotores(as) de
desarrollo comunitario lo que se busca es generar aprendizajes vitales que
trasciendan el ámbito escolar, pero que sean educativos.
Se comenzará la unidad revisando los principios teóricos de las propuestas
alternativas, destacando que su centro está en la construcción de aprendizajes; se
continuará con la presentación de la Investigación Acción Participativa (IAP) y sus
bondades como metodología participativa, para después exponer la planeación de
proyectos sociales educativos y buscar que te apropies de los elementos que
pudieran serte de ayuda para la labor del desarrollo comunitario.
Hacia el final tendrás la oportunidad de reflexionar sobre la importancia de
sistematizar la experiencia para transformarla en conocimiento.
Propósito(s)
Al término de esta unidad lograrás
 Planear una propuesta de incidencia colectiva, haciendo uso de los saberes
que se tienen del contexto indígena, para promover una participación de los
actores del entorno que se traduzca en su bienestar.
Competencia específica
Diseñar una propuesta que promueva el bienestar comunitario, mediante el
reconocimiento y optimización de los recursos del contexto.
3. Fundamentos teórico-metodológicos de las propuestas alternativas de intervención
Haciendo un recuento de los saberes de esta unidad, se argumenta que los
contextos indígenas, así como el bienestar y el desarrollo, son constructos
abstractos y conceptuales que al ser compartidos se constituyen de acciones
cotidianas concretas que impactan a quienes conviven en tales contextos. Has
analizado también que estas relaciones, intercambios y sinergias que dan cuenta
de la vitalidad de un contexto, son susceptibles de ser categorizados, organizados,
evaluados y comunicados con fines de comprensión, conocimiento y
transformación, de manera que los indicadores desprendidos de estas relaciones
pueden ser más o menos adecuados, pero que el objetivo es precisamente lograr
congruencia entre lo que intentan comunicar y valorar.
Se puede decir que existen diversas situaciones y ámbitos plurales en los que
un(a) licenciado(a) en desarrollo comunitario puede intervenir, lo que requiere de
focalizar la acción social hacia un objetivo educativo de mejora y cambio personal
y comunitario. Es por eso que es importante conocer de dónde se abrevan los
fundamentos epistemológicos que sostienen tu desempeño profesional.
Planteado así, la pedagogía social es un referente en esta formación, ya que
orienta la creación de conocimiento y la acción social de manera conjunta,
definiendo así que su objetivo es la acción educativa-social; esto se hace evidente
en la naturaleza transformadora de sus proyectos; por otro lado, la
etnometodología provee de un marco comprensivo plural sobre el papel
protagónico de los procesos de aprendizaje como motores de transformación de la
realidad social, elemento indispensable para un desarrollador de alternativas
educativas que respondan a necesidades sociales.
Sumado a estos referentes, durante las unidades has expuesto al menos dos
enfoques sobre desarrollo y bienestar común (el florecimiento humano y la escala
a desarrollo humano, que articulados presentan un contexto muy concreto para
atender al diseño de acciones concretas que promuevan un buen vivir).
A continuación se detallarán dos métodos (ambos sostenidos en las ciencias
sociales y la educación social) que apoyan la construcción de propuestas de
participación desde el ámbito de la educación, que interesa debido a que
trasciende el espacio de la escuela y garantiza los aprendizajes, consolidando así
la humanización del hombre, quien, según Freire, al tener una visión crítica del
mundo experimenta un cambio cualitativo que lo afecta y transforma por el resto
de su vida, se libera de aquello que lo oprime y realiza su potencial humano (cfr.
Freire, 2006).
3.1. Acción participativa de la Investigación Acción Participativa (IAP)
Los orígenes de la Investigación Acción Participativa (IAP) surgen con Kurt Lewin en
1946, como crítica a la función social de la investigación científica tradicional, ya que
postula el valor práctico y aplicado de las comunidades sociales; se destacan tres
aspectos en ella:

Los fundamentos ideológicos de la IAP rescatan el papel del investigador social
(que para tu caso sería el de un(a) licenciado(a) en desarrollo comunitario) como
un(a) agente que apoya a disminuir la injusticia social, al promover la participación
de los miembros de las comunidades en la búsqueda de soluciones, al tiempo que
incrementan el grado de control en aspectos relevantes de su vida (incremento de
poder o empoderamiento).
En ese sentido, la IAP es generadora de conciencia sociopolítica, algo muy
adecuado para las intenciones que se declararon en esta asignatura. De igual
manera, la IAP cuenta entre sus virtudes el hecho de proveer de un contexto
concreto donde se involucra a los miembros de una comunidad como agentes de
cambio y no como sujetos pasivos. Esto resulta significativo para quienes buscan
trabajar colaborativamente con los habitantes de un determinado contexto, ya que
ofrece la posibilidad de desarrollar una visión crítica de su contexto (o mundo de la
vida), lo que se vuelve un aprendizaje permanente de habilidades que se pueden
aplicar en una diversidad de situaciones problemáticas para resolverlas, o bien,
situaciones que requieran potenciar recursos o beneficios.
3.1.1. Dificultades de implementación de la IAP
La IAP se consolida como un medio “liberador y humanizador”, según lo diría
Freire (1970), ya que los habitantes del contexto aprenden su valor como agentes
activos en el proceso de transformación de su realidad, gracias a la realización de
su potencial humano. Así es donde se encuentra un vínculo con la idea de buen
vivir o bienestar que se ha venido desarrollando durante la asignatura.

Ahora bien, la IAP, como su nombre lo indica, requiere de un nivel de
involucramiento de los habitantes y actores del contexto, de forma que son
elementos muy importantes a considerar para garantizar el desarrollo de este tipo
de participaciones, por lo que a continuación se resumen los principios generales
para la implementación de la misma, según Selener (citado por Balcázar, 2003, p.
67).
Da clic en las flechas para visualizar los principios.
1) La IAP considera que los participantes son actores sociales con voz propia y capacidad para decidir,
reflexionar y capacidad para participar en el cambio a través de un proceso que involucra acción y
reflexión. La precaución y papel crítico que toma el agente externo (investigador) es ayudar a los
agentes internos a reconocer que puede existir alienación, y con ello su capacidad de iniciativa está
mermada.
2) La meta de la IAP es la transformación de la realidad social de los participantes a través del incremento
del poder y atendiendo y resolviendo problemas concretos de la comunidad, por lo que se trata de una
intervención de alta relevancia social, ya que dicha transformación se logra en aproximaciones sucesivas
(de problemas simples a complejos) con base en el plan de acción; por eso el incremento de poder se
considera un cambio objetivo en las relaciones y el acceso de los participantes a nuevas oportunidades y
recursos importantes en su vida.
3) El problema o necesidad a atender surge del contexto y se define, analiza y resuelve por los
participantes. A diferencia de los enfoques científicos tradicionales donde el agente externo plantea
preguntas y soluciones bajo presupuestos teóricos que va a comprobar, la IAP se basa en preguntas
formuladas por los habitantes, así como en sus propuestas de acción y resolución. El papel del
investigador es incentivar la capacidad de los habitantes para trabajar en esos esfuerzos de autoayuda
para transformar su contexto.
4) La participación activa de la comunidad lleva a un entendimiento más auténtico de la realidad social
que ellos viven, de manera que así como las problemáticas son planteadas por los habitantes, también
lo son los métodos de aproximación, los instrumentos para recabar información y las propuestas de
solución.
5) La IAP propone una comunicación auténtica, ya que el proceso estimula y consolida el diálogo y la
conciencia crítica de los involucrados.
6) Reforzar las fortalezas de los participantes incrementa su capacidad personal para actuar y esforzarse
en la autoayuda, pero además conlleva a la certeza de que el contexto puede transformarse desde
acciones concretas y cotidianas.
7) Al fortalecer un sentido de pertenencia con este tipo de procesos, la comunidad logra consolidar
propuestas a largo plazo que no dependen totalmente de actores externos, a la par que se promueve la
confianza personal, el sentido de colaboración y la confianza en la transformación de la realidad.
Como se puede observar, la IAP resulta un insumo adecuado para promover el
bienestar en contextos indígenas, según lo que se ha venido caracterizando.
3.1.2. Metodología y experiencias de la IAP
La IAP se cuenta entre las metodologías participativas que articulan el
conocimiento y el saber local como claves para los proyectos de intervención, así
como para fortalecer el empoderamiento de los sectores marginados social,
política y económicamente; con ello se asegura su validación como sujetos de
derechos y actores de su desarrollo.
Esta metodología permite crear vínculos virtuosos de reflexión-diálogo-acción-
aprendizaje entre las personas y agentes externos interesados en promover
acciones para el desarrollo de los contextos que pueden ser considerados como
marginados de los beneficios sistémicos.
Por ello, puede decirse que la IAP se reconfigura según las transformaciones
contextuales en que se usa. No obstante, los tres elementos centrales de la
metodología son los siguientes:

A través de estos elementos, en su conjunto, la metodología logra la apropiación y
transformación de los contextos, incluidos aquellos que parecen menos
favorecidos; por eso es que es posible decir que la metodología IAP permite
operativizar propuestas orientándose hacia la realización de acciones conjuntas y
coordinadas, para la realización de hechos concretos que permitan los cambios.
Ahora bien, los principios que rigen la metodología de la IAP, que es precursora de
desarrollo, consisten en lo siguiente:

Se revisará con detalle una aproximación sistemática de la metodología IAP, con
el documento IAP de bolsillo; mientras tanto, a continuación céntrate en destacar
las cualidades que la vuelven una opción pertinente para promover bienestar en
contextos indígenas. Sigue las siguientes fases:

Al ser la IAP una metodología profundamente dialógica, se comprende que haya
sido empleada en proyectos de carácter transformador con una fuerte apuesta
ética. Existe un número considerable (y cada vez aumenta) de experiencias
comunitarias en donde la IAP ha sido exitosa por generar sinergias saludables
para los habitantes, y también por el hecho de generar conocimiento sobre la
participación comunitaria, demostrando así que la solidaridad y las relaciones
humanas son la base del desarrollo y el bienestar.
Uno de los ejemplos más representativos es el proyecto COMPAS. Para
visualizarlo da clic en el siguiente botón:
Ejemplo:
El Proyecto COMPAS (Comparando y Apoyando Sistemas Agrícolas Nativos), con sede en Holanda, se
dedica a estudiar la relación entre la agricultura y la cosmovisión de las distintas culturas nativas del mundo
para caracterizarlas, encontrar diferencias y similitudes, fortaleciendo la diversidad cultural y el desarrollo del
saber campesino, y sobre todo comprendiendo las lógicas particulares de los pueblos. A partir de este
entendimiento, en un proceso de aprendizaje mutuo se construyen herramientas conceptuales para los
técnicos que desarrollan sus actividades en el área rural.
Este es un ejemplo de la aplicación de la IAP; no obstante, la literatura existente que
documente las experiencias es vasta y puede consultarse en textos
como Experiencias y metodología de la investigación participativa, de John Durston y
Francisca Miranda, editado por la ONU en 2002.

Actividad 1. Foro Metodología IAP
Esta actividad te servirá para conocer a profundidad la metodología de la IAP y
ubicar su aporte al diseño de propuestas de participación, además de ponerla en
común.
Este tipo de ejercicios enriquece la labor de los(as) promotores(as) de desarrollo
comunitario en el uso de metodologías participativas para promover
intencionalidades concisas y puntuales.
Propósito:
Identificar el proceso metodológico de la IAP a través de un análisis de sus fases.
Instrucciones:
1. Realiza la lectura del documento de Basagoiti, Bru y
Lorenzana, IAP debolsillo.
a. Da clic en el icono para descargar el archivo IAP de bolsillo.
2. Enlista las fases del método, sintetizando y enumerando cada una de ellas.
3. Elabora un escrito en donde definas los aportes que personalmente te
parecen relevantes de la metodología; a su vez, en cada una de las fases
del método enriquece con lo que consideres necesario añadir, además de
lo que presentan los autores.
4. Envía tu análisis al foro Metodología IAP y retroalimenta a tus
compañeros(as).
5. Consulta la Rúbrica general de la participación en foros.
a. Da clic en el icono para descargar el archivo Rúbrica foros.
3.2. Diseño de propuestas alternativas de participación e intervención comunitaria
Como se ha venido insistiendo, el desarrollo de propuestas de intervención y
participación comunitaria deviene de distintos ámbitos; sin embargo, el escenario
educativo es quizá el más propicio para consolidarlas, al interpelar a los procesos
de aprendizaje en todos los individuos. En este punto está uno de los desempeños
profesionales más importantes de un(a) licenciado(a) en desarrollo comunitario:
un(a) profesional competente en la formación de individuos conscientes y la
promoción de aprendizajes para la vida.
Por otro lado, las características de las propuestas de participación para ser
pertinentes en un contexto como el que se ha venido describiendo, deberán tener
el énfasis en la construcción de un buen vivir, desde una mirada amplia, compleja
y diversificada, ya que sólo así se atenderá al desarrollo comunitario desde una
auténtica dimensión ética.

Se ha atribuido el carácter alternativo a las propuestas, porque intentarán
trascender el asistencialismo o “cientificismo” de las que generalmente se
desarrollan para dar atención a contextos considerados vulnerables; además, se
recuperan las condiciones contextuales emergentes, lo que confirma su naturaleza
alternativa.
Con este panorama, a continuación se presentan algunas consideraciones
para la planeación y el diseño de propuestas de participación comunitaria, en
donde se busca resaltar el hecho de recuperar la idea de la planeación y el
diseño de propuestas como una actividad natural y distintiva de la condición
humana, porque al hacerlo así se rompe con la idea de que sólo expertos
externos son capaces de idear y poner en marcha experiencias de buen vivir,
si bien es cierto que se requiere de claridad en las intencionalidades de lo que
se quiere transformar y de allegarse a las formas idóneas para hacerlas
suceder.
3.2.1. Metodología de diseño de propuestas
Lo primero a recordar es que las propuestas que diseñarás abrevan del ámbito
educativo, por lo que bien pueden ser consideradas como planificación y
desarrollo de proyectos sociales educativos, lo que da un elemento a considerar:
la relación entre planeación y contexto, y la necesidad de tomar en cuenta las
condiciones y limitaciones del espacio en donde se planeará; esto con la finalidad
de hacerse viable y lograr sus objetivos.

Según John Friedman, la planeación “es el proceso mediante el cual
el conocimiento se une a la acción organizada. La planeación
constituye un subproceso crítico del proceso de orientación social”, y
la planeación innovadora “se relaciona con aquellas acciones que
producen cambios estructurales en la orientación de la sociedad y es
esencial para el crecimiento estructural y sostenido del sistema
social y, consiguientemente, para el desarrollo”.

Como se hace evidente, la planeación de propuestas educativas es un insumo
pertinente para la construcción de un buen vivir en los contextos indígenas, porque
permite desarrollar procesos de búsqueda de acción y decisión propias.
3.2.1. Metodología de diseño de propuestas
Con fines analíticos y tras haber consultado literatura especializada en el tema, se
puede decir que las fases o etapas del proceso de planeación son las siguientes:
Fase 1: Diagnóstico. Se trata de analizar, describir y precisar la naturaleza y magnitud de los problemas
y/o necesidades de un contexto, una actividad o sistema, así como sus perspectivas a futuro, si no
cambia nada. Por eso, el diagnóstico tiene antecedentes históricos y tiene consecuentes (proyección y
pronóstico)
Fase 2: Programación o planificación. Se trata de formular objetivos, seleccionar prioridades, asignar
recursos e instrumentos, definición de metas, señalar tiempos, o entendido integralmente, la elaboración
y diseño de planes, programas y proyectos, así como el establecimiento de alternativas de acción.
Fase 3: Discusión-decisión. Presupone la interacción y comunicación entre todos los involucrados en la
propuesta con la finalidad de aclarar y afinar los niveles y formas de participación para garantizar con ello
el cumplimiento de las tareas.
Fase 4: Formulación y selección de alternativas.Se trata de diseñar variadas y creativas alternativas
de atención a lo derivado del diagnóstico. Las alternativas constituyen opciones de decisión sobre
medios, cursos de acción y estrategias viables y oportunas que permiten lograr resultados en la
resolución y/o consecución de objetivos.
Fase 5: Ejecución o instrumentación. Se trata de establecer una comunicación e información auténtica,
la definición de funciones y distribución de responsabilidades, la especificación y acopio de recursos
suficientes y oportunos, la coordinación eficaz que dé seguimiento a las estrategias y fomente la
corresponsabilidad y colaboración, y la supervisión de estas relaciones y estrategias.
Fase 6: Evaluación y retroalimentación. Ambas actividades son transversales a todo el proceso y
permiten verificar el estado que guarda el mismo mediante la aplicación de criterios e indicadores
anticipados y explícitos.
Según se ha visto, estas fases ayudan a diseñar y llevar a la vivencia las
propuestas que se construyan en conjunto con los habitantes del contexto en
donde se tendrá incidencia.
Para mayor detalle en la metodología, se recomienda que leas la “Introducción a la
teoría de proyectos”, incluida en el libro Planificación y desarrollo de proyectos
sociales y educativos, de Álvarez, editado por Limusa en 2002.
Actividad 2. Informe diagnóstico de la propuesta de intervención

Tomada de:
http://th08.deviantart.net/fs70/
PRE/i/2012/174/3/c/icono
_de_libreta_de_notas_y_lapiz
_psd_by_gianferdinand-d54masm.jpg
Esta actividad te servirá para transferir los saberes de las dos metodologías que
se vieron en esta unidad y comprobar que son aplicables a los contextos
indígenas para su atención.
Este tipo de ejercicios son los que permiten poner a prueba las competencias
adquiridas hasta ahora de los(as) promotores(as) de desarrollo comunitario, lo que
puede mirarse como una autoevaluación.
Propósito:
Iniciar el desarrollo de una propuesta de participación sólida para atender un
contexto indígena.
Instrucciones:
1. Realiza la lectura “Fundamentos de la teoría de la planificación”,
enPlanificación y desarrollo de proyectos sociales y educativos (pp. 17-48),
de Álvarez.
a. Da clic en el icono para descargar el archivo Planificación y desarrollo de
proyectos sociales y educativos.
2. Retoma la evidencia integradora de la unidad 2 y utiliza los indicadores que
identificaste para hacer el diagnóstico del contexto; es decir, con base en
ello enlista las posibles necesidades y problemáticas del contexto.
3. Determina concretamente y por escrito al menos tres problemáticas,
necesidades y /o áreas de oportunidad del contexto, argumentando de
dónde se derivan.
Nota: es preciso que el diagnóstico sea elaborado con creatividad, considerando
que muy probablemente ahora mismo no tienes contacto con un contexto
indígena, pero se trata de posicionarte en esa situación (como si sí lo tuvieras, o
mejor aún, como si fueras un habitante del contexto), apoyado por los referentes
teóricos que has desarrollado y que buscan no ser estereotípicos.
3. Guarda tu documento con la siguiente nomenclatura CBCI_U3_A2_XXYZ.
4. Envía el documento a tu Facilitador(a) por medio de la
sección Tareas y espera retroalimentación de su parte.
3.2.2. Instrumentos del diseño de propuestas
El significado que adquiere diseñar propuestas de acción comunitaria con el
atributo alternativas, es transitar hacia cambiar el centro de atención a la
priorización de las relaciones interpersonales en los contextos, así como fomentar
su diálogo con políticas públicas y agendas temáticas globales; es transitar hacia
la revaloración del ámbito físico, social y temático de trabajo, a la estrategia y sus
criterios, al uso del presupuesto como herramienta de movilización y aprendizaje,
y al desafío de desarrollar conocimientos y capacidades, aprovechando todas las
fuentes con ayuda de metodologías y los instrumentos dinamizadores.
Todo esto conlleva a la transformación y reordenamiento de los roles de todo tipo
de actores involucrados, la posibilidad de un encuentro entre mundos y culturas, y
finalmente a cumplir con el objetivo de un buen vivir.
Las implicaciones, en términos de utilización de técnicas e instrumentos con qué
seguir y dar curso a estas alternativas, es que requieren ser flexibles,
participativas e innovadoras para apoyar en el cumplimiento de las propuestas, y
de igual forma, la sistematización y presentación de las experiencias deben ser
congruentes con su desarrollo.
Existe un número amplio de técnicas e instrumentos para cobijar propuestas de
esta naturaleza; en el transcurso de tu licenciatura las habrás revisado ya (en
asignaturas como metodología y elaboración de proyectos, técnicas y tácticas
grupales, psicología social e intervención comunitaria e interacción sociocultural),
pero ahora, con los saberes desarrollados en esta asignatura, se espera que
puedas articular de forma pertinente y oportuna siguiendo los enfoques de buen
vivir expuestos.
En esta sección te centrarás en las metodologías y vislumbrarás el panorama de la
sistematización de las propuestas, que es un elemento que tradicionalmente queda
desprotegido, para que profundices en el tema y no lo pierdas de vista en tu quehacer
profesional.

Por ello, a continuación se presentan los rasgos generales de lo que se
denomina devolución de los datos a la comunidad, en un intento por enfatizar la
importancia de mantener el tenor colaborativo en la intervención y sus objetivos.

Dentro de las formas de devolución se tiene la citación ciudadana específica del
contexto, en donde puede participar el que desee; la relación dialógica con los
diseñadores de la propuesta, los actores intermedios (en caso de que existan
estos) y/o la base (o comunidad); ladevolución a un grupo focal, que tiene la virtud
de tratarse de una prolongación de la propuesta, pero en términos de mayor
abstracción (lo que genera conocimiento, posteriormente); y el análisis de la
relación profesionales-grupos de base que puede entenderse como un espejo del
análisis de las pautas características de relación entre ambos actores en la acción
de un proyecto. En este caso el analista es un actor distinto a ellos dos y con ello
se busca ejercer la ciudadanía, uno de los objetivos centrales de las propuestas
alternativas.

En cuanto a la sistematización, es posible tener un consenso de lo que se busca,
lo cual se remite a comunicar eficazmente una experiencia y volverla
conocimiento, lo que implica aclarar qué se quiere sistematizar, para qué y cómo.

Una vez clara esta intención, te dispondrás a recuperar el proceso a través de su
análisis (descomponer el proceso en los elementos que lo constituyen, para poder
descubrir su lógica interna y comprender las relaciones que se han establecido
entre estos diversos elementos, para con ello llegar a la interpretación del mismo y
explicar el proceso vivido, sacando a luz los nuevos conocimientos obtenidos
durante la experiencia).

La sistematización te ayudará a comprender la lógica interna del proceso y a
obtener un aprendizaje valioso en relación con lo sucedido. Las conclusiones de
una sistematización deberían siempre expresarse como aprendizajes, y en la
medida de lo posible culminar con una nueva propuesta de
intervención/participación o sugerencias para otros que quieran realizar algo
similar.
Con estas anotaciones, lo que se quiere dejar en claro es que el desarrollo,
sistematización y evaluación de las propuestas de participación son
aprendizajes permanentes, porque permiten abrir nuevas perspectivas para
rediseñar propuestas o hacer otras, orientadas por la toma de decisiones bien
intencionadas y colaborativas.
Autoevaluación

Evidencia de aprendizaje. Proyecto de participación e intervención comunitaria para promover el
bienestar

Proyecto de participación e intervención comunitaria que promueva el bienestar.
Esta actividad es la que integra los aprendizajes desarrollados en toda la
asignatura, además de ejercitarte en la transferencia de los saberes teóricos en la
realidad cotidiana.
Realizar evidencias de este tipo es indispensable para evaluar las competencias
profesionales de un(a) licenciado(a) en desarrollo comunitario.
Propósito:
Diseñar un proyecto de participación comunitaria que transfiera los saberes
desarrollados, con la finalidad de promover el bienestar comunitario a través del
reconocimiento y optimización de los recursos del contexto.
Instrucciones:
1. Realiza la lectura “Introducción a la teoría de proyectos”, en Planificación y
desarrollo de proyectos sociales y educativos (pp. 49-65), de Álvarez.
a. Da clic en el icono para descargar el archivo Planificación y desarrollo de
proyectos sociales y educativos.
Asimismo, “Intervención en pedagogía social”, en Pedagogía social y educación
social. Construcción científica e intervención práctica (pp. 253-293), de Pérez.
a. Da clic en el icono para descargar el archivo Pedagogía social y
educación social.
b. Con base en lo revisado en las lecturas y lo estudiado en la
unidad, elabora una propuesta de participación que presente las fases
detalladas en las lecturas, las cuales, a grandes rasgos son las siguientes:
a. Necesidad que se atenderá o recurso que se optimizará.
b. Método de atención/optimización.
c. Planeación para desarrollar la propuesta (contempla objetivo,
recursos, actores, tiempo, etc.).
d. Evaluación de la propuesta (da indicadores tentativos de cómo se
hará evidente que se alcanzó el objetivo de promover el bienestar y
el buen vivir).
Recuerda que debes retomar los datos e información necesarios de las evidencias
de aprendizaje elaboradas en la unidad 1 y 2, y tu propuesta de participación debe
orientarse al contexto indígena seleccionado.
Nota: es importante que consideres que la propuesta debe ser viable y basada en
hechos reales; es decir, si bien es un ejercicio de planeación, es sustantivo que
logres realizar una propuesta lo más cercana a la realidad, ya que incluso puede
ser un antecedente de tu proyecto terminal.
3. Elabora un marco introductorio en donde describas la población, características
culturales, demográficas, mapas, algunos indicadores que describan la situación y
calidad de vida, la definición de bienestar para este contexto en específico, etc. Esta
información la puedes retomar de la monografía que elaboraste en la unidad 1 y el
reporte de bienestar en un contexto indígena elaborado en la unidad 2.
4. Revisa la rúbrica de evaluación.
a. Da clic en el icono para descargar la Rúbrica de evaluación.
5. Integra lo anteriormente desarrollado en un documento no mayor a 10 páginas.
6. Guarda tu documento con la siguiente nomenclatura CBCI_U3_EA_XXYZ.
7. Envía el documento a tu Facilitador(a) por medio de la
sección Tareas y espera retroalimentación de su parte.

Autorreflexión
No olvides consultar el foro Preguntas de autorreflexión para realizar el ejercicio y
enviarlo a través de la herramienta Autorreflexiones. Recuerda que esta actividad
es considerada en el esquema de evaluación.


Cierre de la unidad
Como reflexión final de esta unidad y asignatura, es importante que conserves las
aportaciones que podrás generar al bienestar en contextos indígenas con el
diseño de propuestas alternativas pertinentes, donde no se busca intervenir en un
ambiente orientado por intenciones externas y de carácter puramente económico;
por ello, se destaca la naturaleza de constructo y proceso de conceptos
como desarrollo, bienestar y contexto, en donde es posible transformarlos y
resignificarlos.
Por otro lado, escuchar la voz e intereses de los habitantes del contexto y
apoyarlos en su comunicación, genera participación auténtica y solidaria, lo que es
rasgo distintivo del bienestar.
Un aporte más es la creación de conocimientos y de formas de compartirlo,
porque dicho propiamente, sólo se produce conocimiento cuando éste sirve para
transformar la realidad.
Finalmente, el papel de un(a) profesional, como lo es el (la) licenciado(a) en
desarrollo comunitario, se revela como indispensable en sociedades como las
mexicanas, que exponen su diversidad, pluralidad y búsqueda del bien común sin
reservas. Ninguno de los saberes presentados en la asignatura son inéditos, pero
lo innovador intenta estar en la apuesta ética, el rigor, la coherencia, la continuidad
y la amplitud de su puesta en práctica.
Su innovación está en el uso sistemático por los(as) profesionales del desarrollo
comunitario, entre los que te cuentas tú, a quien se invita para hacer florecer
tantos aportes, saberes y experiencia sembrados por la gente desde sus contextos
a lo largo de su historia.
Para saber más
Se te invita a buscar los siguientes libros, con la finalidad de que enriquezcas tu
conocimiento en las áreas estudiadas en esta unidad.
Para saber más sobre el fundamento de la pedagogía social y la planeación e
intervención práctica que propone, no pierdas la oportunidad de leer el capítulo
“Intervención en pedagogía social”, en Pedagogía social y educación social.
Construcción científica e intervención práctica(pp. 253-293), España: Narcea
Ediciones.
Para tener fortaleza en el diseño de propuestas, es imperdible la consulta de
“Fundamentos de la teoría de la planificación”, en Planificación y desarrollo de
proyectos sociales y educativos (pp. 17-48), México: Limusa.
Para consultar experiencias y sistematización de propuestas de participación, es
indispensable la consulta de todo el libro de Pierre de Zutter (2004), Diez claves
de éxito para el desarrollo rural, Perú: Editorial Horizonte, y en específico para las
metodologías, de la Clave 7, ubicada en las páginas 114-125.
Fuentes de consulta
Para revisar las fuentes de consulta:
a. Da clic en el icono para descargar el documento Fuentes de consulta.