INTRODUCCIÓN

Chile es un país que está ubicado en un área altamente activa en lo que a
sismos se refiere, puesto que está ubicado en la zona sud oriental del gran
cinturón de fuego que es el área más sísmica del mundo.
Es por ello que es muy frecuente escuchar noticias sobre ello en la país
sudamericano. Las últimas noticias se refieren a que hubo un sismo de
intensidad 6,2 grados Richter, que se produjo al noroeste de Iquique en Chile a
las 08:00 (hora peruana), también se sintió en Tacna generando alarma en la
población.
En el 2010 también se produjo un sismo de gran intensidad en el país sureño,
este ocurrió a las 03:34:08 hora local (UTC-3), del sábado 27 de febrero de
2010, que alcanzó una magnitud de 8,8 en la escala de Mercalli. El epicentro
se ubicó en el Mar chileno, frente a las localidades de Curanipe y Cobquecura,
cerca de 150 kilómetros al noroeste de Concepción y a 63 kilómetros al
suroeste de Cauquenes, y a 30,1 kilómetros de profundidad bajo la corteza
terrestre. El sismo tuvo una duración de 3 minutos 25 segundos, al menos en
Santiago y en algunas zonas llegando a los 6 minutos.

CINTURON DE FUEGO DEL PACIFICO
El cinturón de fuego está situado en las costas del océano Pacífico y se
caracteriza por concentrar algunas de las zonas de subducción más
importantes del mundo, lo que ocasiona una intensa actividad sísmica y
volcánica en las zonas que abarca.
Incluye a Chile, parte de Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa
Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, México, parte de los
Estados Unidos, parte de Canadá, luego dobla a la altura de las Islas
Aleutianas y baja por las costas e islas de Rusia, Japón, Taiwán, Filipinas,
Indonesia, Papúa Nueva Guinea y Nueva Zelanda.
El lecho del océano Pacífico reposa sobre varias placas tectónicas, las cuales
están en permanente fricción y por ende, acumulan tensión. Cuando esa
tensión se libera, origina terremotos en los países del cinturón. Además, la
zona concentra actividad volcánica constante. En esta zona las placas de la
corteza terrestre se hunden a gran velocidad (varios centímetros por año) y a la
vez acumulan enormes tensiones que deben liberarse en forma de sismos.
La segunda región más sísmica (5-6 % de los terremotos y el 17 % de
terremotos más grandes del mundo) es el cinturón alpino, el cual se extiende
desde Java a Sumatra a través del Himalaya, el Mediterráneo hasta el
Atlán
tico.
El
cintu
rón
de la
dors
al
Mes
o
atlán
tica
es la tercera región más sísmica.








SUBDUCCIÓN
La subducción de placas es el proceso de hundimiento de una placa litosférica
bajo otra en un límite convergente, según la teoría de tectónica de placas. La
subducción ocurre a lo largo de amplias zonas de subducción que en el
presente se concentran en las costas del océano Pacífico en el llamado
cinturón de fuego del Pacífico pero también hay zonas de subducción en partes
del Mar Mediterráneo, las Antillas, las Antillas del Sur y la costa índica de
Indonesia.
La subducción es causada por dos fuerzas tectónicas una que proviene del
empuje de las dorsales meso-oceánicas y otra que deriva del jale de bloques.
La subducción provoca recurrentes terremotos de gran magnitud los cuales se
originan en la zona de Benioff. En geología la zona de Benioff es una zona
sísmica de borde de placa que se extiende junto a uno de los lados de una fosa
oceánica. La subducción también causa la fusión parcial de parte del manto
terrestre generando magma que asciende dando lugar a volcanes.






Esquema que muestra cómo funciona la subducción, donde la placa oceánica entra
por debajo de la continental.



SISMO EN CHILE
El terremoto ocurrió en el borde convergente entre la placa de Nazca y la placa
Sudamericana. En la región en que tuvo lugar el terremoto las placas
convergen a un ritmo de unos 68 mm/año. El terremoto estuvo caracterizado
por un mecanismo focal de falla inversa causado por la subducción de la placa
de Nazca por debajo de la Sudamericana.
Las costas de Chile tienen una historia de grandes terremotos originados por
esta frontera de placas, como el terremoto de Valdivia de 1960, cabe recordar
que es el más fuerte de la historia entre los registrados mediante sismógrafos,
llegando a una magnitud de 9,5 en la escala sismológica de magnitud de
momento, conocida erróneamente como escala de Richter. Se estima que la
zona de falla que se desplazó en este terremoto tenía una longitud de 640 km
de largo, y se encontraba inmediatamente al norte del segmento de 960 km
que dio origen al terremoto de 1960.
La zona afectada, entre las ciudades de Constitución y Concepción,
aproximadamente entre los 35° y los 37° de latitud Sur, había sido considerada
por los expertos como un sector de alta probabilidad de ocurrencia de un sismo
de gran magnitud. La zona era considerada una «laguna sísmica» debido a la
ausencia de un terremoto importante desde 1835, aun cuando la frecuencia de
éstos es cercana a los 60 años; en sectores aledaños, en tanto, la energía
acumulada por la subducción de las placas ya había sido liberada por el norte
con el terremoto de Santiago de 1985 y por el sur con el de Valdivia de 1960.
La laguna sísmica generada en la costa del centro-sur de Chile era similar a la
situación del extremo norte de Chile y el “gran terremoto” esperado en dicha
zona por décadas.
Durante más de 170 años, la subducción de la placa de Nazca bajo la
Sudamericana estuvo retenida sin poder liberar la energía acumulada a través
de un evento sísmico. Así, se acumuló una diferencia de hasta 10 metros entre
el desplazamiento esperado de las placas y el real. Ante dicha situación, un
grupo de sismólogos publicó en junio de 2009 que un terremoto de magnitud
entre 8 y 8,5 debía ocurrir “en el futuro cercano”.







La subducción de la placa de Nazca bajo la placa Sudamericana es uno de los
principales factores de la sismicidad chilena.


CONCLUSIONES

 Que sería muchísimo más preocupante que los sismos ocurran en otros
lugares como por ejemplo Brasil, argentina o en medio de una placa
litosférica, por que no se sabría qué es lo que lo ocasiona, un volcán o por
decir subiendo a escenarios apocalípticos la desestabilización del núcleo
terrestre con ello la deformación del campo magnético de la tierra, y el
cambio de la dirección de los puntos cardinales, etc.


 Que conociendo ya la actividad sísmica que por naturaleza tiene el gran
cinturón de fuego en cuya zona nos encontramos, se resalta muchísimo
más la importancia del diseño antisísmico de las edificaciones, con ello se
recomienda a todos los profesionales de la construcción enfatizar en los
estudios de suelos, introducirse en la búsqueda de nuevos materiales que
quizá resistan o absorban mejor los movimientos telúricos, construir
edificaciones que trabajen con y favor de la naturaleza, etc.