You are on page 1of 166

Problemas Sociales

 INTRODUCCIÓN
A parte del interés propio del tema, el presente trabajo tiene como finalidad la de contribuir al
análisis de los problemas sociales que enfrentamos en estos momentos.
Es lamentable que la actual sociedad se vea en frente de tantos problemas, cada uno mayor,
estos problemas requieren de soluciones, pero no existen instituciones, personas con voluntad
de ayuda.
En la sociedad en que vivimos, se encuentra invadida de una inseguridad, ya que la
delincuencia, la drogadicción, el alcohol y demás males, afectan en gran cantidad.
Los Problemas sociales en Rep. Dom.
Los problemas de la sociedad se dimensionan con más fuerza y toman más sentido desde
una valoración política. La labor consiste sencillamente en puntualizar situaciones sociales y
hacer planos de tratamientos, teniendo en cuenta cierta cordura del pensar sobre la realidad
social de nuestro país.
Entre los problemas sociales están:
Delincuencia.
La delincuencia en nuestro medio y en estos tiempos, requiere de un estudio muy profundo y
sistematizado, ya que son muchos los problemas que agravan los aspectos patológicos
infantiles, seguido de factores psicológicos que con mucha frecuencia son descuidados por
nuestra sociedad, y poco nos importa la mente de un niño, porque es ahí donde se comienza
a resquebrajar este miembro de la sociedad, sin ni siquiera darle la oportunidad de llegar a ser
miembro eficaz y productivo, que contribuya a la tarea común.
Causas de la delincuencia.
Se dan cuando los niños han sido separados del medio familiar durante su infancia, no han
tenido hogares estables, ellos se verán relegados, perdiendo el punto de equilibrio entre la
realidad y el placer, y caerán en actividades delictivas o perversas, son hijos de padres
delincuentes, y sus preceptos morales y formación son antisociales; éstas se manifiestan a los
seis o siete años de edad; además, el maltrato físico, lo que hace que ellos huyan de sus
hogares e emigren a las calles; donde la calle es la escuela de toda clase de cosas malas, de
aprendizaje rápido para ellos.
Corrupción.
La corrupción está dada en todos lo niveles del gobierno, tanto en las empresas públicas, en
la función legislativa, en la función judicial, convirtiéndose en empresas privadas oligárquicas,
adueñándose del país y llevándose al asalto lo que queda de nuestros recursos nacionales,
apoyados en una partidocracia obsoleta, podrida por la corrupción existente, porque siempre
ha existido; sin embargo, muchos presidentes terminaron su mando, pero otros no.
En nuestro país la corrupción se ha vuelto tan de moda, que goza de buena asesoría y
respaldo nacional e internacional, terrenal y celestial. Aquí ya no hay moral, se destruyeron
todos esos sentimientos que ahora más bien nos llevan a satisfacer deseos ajenos que
facilitan o promueven la corrupción, la inmoralidad, la desesperación de hacerse ricos.
¿Por qué se da la corrupción?
Se da porque hoy en día se han perdido los preceptos morales, porque no importa el
sufrimiento de un pueblo; en una sola frase, no importa nada ni nadie.
Consecuencias de la corrupción.
Una de las consecuencias a simple vista es la DESCONFIANZA existente, ya que nadie
quiere invertir, ni guardar su dinero en una institución bancaria, porque en cualquier momento
nos dan otro batatazo, y nos quedamos en cero.
Crisis económica.
La crisis económica causa muchos estragos al ámbito nacional en forma general, y por ende,
afectando a todo un pueblo en forma particular.
Esta crisis se da por la forma equivocada y mal distribuida de la riqueza nacional, no llegando
en forma equitativa a todos los sectores, pueblos, parroquias, cantones y provincias del país.
Causas de la crisis económica.
Se puede decir que son muchas, pero a mi poco entender, una de las más grandes es la
Evasión de Impuestos, que da como resultado crisis en la economía nacional.
El desempleo
El desempleo es la ausencia de empleo u ocupación.
Las causas del desempleo son múltiples y variadas, originando en consecuencia diferentes
tipos o modalidades de desempleo.
La Pobreza
La pobreza es hambre. La pobreza es falta de techo bajo el cual resguardarse. La pobreza es
estar enfermo y no poder ser atendido por un médico. La pobreza es no poder ir a la escuela y
no saber leer. La pobreza es no tener trabajo, tener miedo al futuro y vivir día a día. La
pobreza es perder a un hijo debido a enfermedades relacionadas con el agua impura. La
pobreza es impotencia, falta de representación y libertad.
La pobreza tiene varias dimensiones que cambian dependiendo del lugar y el tiempo.
El alcoholismo
Es un trastorno primario y no un síntoma de otras enfermedades o problemas emocionales.
La química del alcohol le permite afectar casi todo tipo de célula en el cuerpo, incluyendo las
que se encuentran en el sistema nervioso central.
En el cerebro, el alcohol interactúa con centros responsables del placer y otras sensaciones
deseables; después de la exposición prolongada al alcohol, el cerebro se adapta a los
cambios producidos por el alcohol y se vuelve dependiente a ellos. Para las personas que
sufren de alcoholismo, el tomar se convierte en el medio principal a través del cual pueden
interactuar con personas, trabajo y vida.
El alcohol domina su pensamiento, emociones y acciones.
La drogadicción
A veces, los/as jóvenes prueban drogas por curiosidad, por estar bajoneados, o porque el
grupo presiona para hacerlo. De ahí a consumir con mayor frecuencia y necesitarla hasta
hacerse dependiente hay un corto camino que transitan sin darse cuenta.
Muchos/as jóvenes que abusan del alcohol creen que nunca serán alcohólicos/as, y
muchos/as de los que usan drogas piensan que nunca serán drogodependientes.
Todos ellos creen que controlan lo que consumen y que las dejaran cuando quieran.
Todas las personas que tiene problemas con las drogas comenzaron probando, luego
tomando ocasionalmente, después un poco más a menudo... hasta que, casi sin darse cuenta,
se fue convirtiendo en un hábito.
En algún momento todos creyeron que controlaban lo que consumían.

Problemas políticos
La desargonización de los partidos políticos:
Estos no se ponen de acuerdo en algunos asuntos llevando a sufrir las consecuencias el
pueblo dominicano.
La desintegración:
En estos momentos cada partido actúa por su lado, cada uno de ellos atiende a las opiniones
internas de su partidos.
Mala administración:
El gobierno dominicano esta en condiciones criticas y todo esto por la mala administración,
nuestro país esta sufriendo consecuencias graves, ya que los que están en el poder hacen y
deshacen sin importarle el pueblo, es una lastima de que nuestro país, siendo uno de los que
mantienen una economía estable y un país seguro se vea en las condiciones que actualmente
se encuentra.
CONCLUSIÓN
En fin, toda la solución de los problemas que agobian a nuestro país, está en nuestras manos,
somos los más indicados en cambiar para bien de Rep. Dom. Y hace que él se fortifique,
crezca y sobre todo pueda dar frutos de esperanza para todos los dominicanos, pero como he
mencionado anteriormente, todo el cambio está en nuestras manos.
Es decir si se cumplieran las leyes con rectitud y justicia Rep. Dominicana sería un paraíso, un
país sin problemas, aunque nuestro país comparado con otros, sigue siendo un paraíso.

También te puede interesar
El niño que enloqueció de amor; Eduardo Barrios El niño que enloqueció de amor;
Eduardo Barrios. Literatura hispanoamericana contemporánea. Siglo XIX y XX. Narrativa infantil y
juvenil. Novela chilena. Vida... más Clasificación de cuentas contables Clasificación
de cuentas contables. Cuentas transitorias. Cuentas de orden. Activo circulante. Gastos de
ventas más
Anúnciese Aquí powered by plista
El Rincón del Vago, en Salamanca desde 1998 - Condiciones de uso - Contacto




El suicidio en adolescentes y sus causas
Antecedentes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el primer país de América Latina
que registra más suicidios lo ocupa Argentina seguido por Venezuela, Brasil y México.
Por su parte el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI) posiciona
a Jalisco a la cabeza de los estados de la República Mexicana que registran mayores índices
de suicidios en adolescentes, enseguida se ubica Veracruz, Distrito Federal, Chihuahua,
Guanajuato, Nuevo León, Sonora, Yucatán y Tabasco.
A este fenómeno se le considera la segunda causa de muerte entre los jóvenes mexicanos
después de los accidentes automovilísticos, y de los aproximadamente tres mil 200
suicidios que ocurren cada año en México, son personas de entre 11 y 20 años.
Otro dato importante es que los suicidios en adolescentes que son generalmente más
frecuentes en zonas urbanas, se presentan más en los hombres que entre las mujeres,
encontrándose una mayor tendencia entre los jóvenes de 12 a 24 años. La causa no es bien
conocida, pero en ella pueden influir factores de tipo biológico como puede ser la presencia
de la testosterona, hormona masculina que incrementa la agresividad y también de factores
socioculturales, como son la menor capacidad del hombre de buscar ayuda, de expresar sus
sentimientos, su elección de métodos más mortales, etc.
Como podemos darnos cuenta, conforme pasa el tiempo cada vez son más jóvenes quienes
ven en el suicidio la única forma de solucionar sus problemas, en relación a ello psicólogos
de prestigiosas universidades e instituciones de salud en nuestro país indican que esto se
sebe a diferentes causas:

- Depresiones. Enfermedad que conlleva riesgo de suicidio en el 10% al 30% de los que la
padecen, fundamentalmente aquellas depresiones consideradas graves.
- Malas relaciones afectivas.
- La falta de comunicación entre padres e hijos.
- Otros factores adversos son la presión a la que están sometidos los jóvenes ante el
constante bombardeo consumista y competitivo, provocando que se planteen metas a veces
inalcanzables que les impiden disfrutar de una mejor calidad de vida a la que aspiran.
¿El medio?: El ahorcamiento, el uso de armas de fuego y los fármacos son las formas más
comunes.
Fuentes:
www.guiajuvenil.com
www.yocrezco.com
www.revistafuturos
vivepsicologia.org
Suicidio en la adolescencia
Es la tercera causa de muerte entre chicos y chicas de esa edad
Por Victoria Toro, Guía de About.com
Ads:

 Psicologia adolescencia

 Problemas de adolescentes

 Psicologos adolescencia

 Adolescencia depresion

 Psicologo adolescentes

Anuncios
Licenciatura a Distanciawww.aiu.eduEstudia sin asistir a clase, Licenciatura 100% a Distancia.
¿Es Jesús Realmente Dios?www.Y-Jesus.org/spanish/Desucbre las Pruebas Que Jesús Hace Acerca de ser Dios
Encuentra Amor Onlinewww.LatinAmericanCupid.comContactos de Latinoamérica y Otros Países con Fotos
¡Encuentra Pareja!
Ver más sobre
 trastornos piscológicos
 problemas en la adolescencia
 adicciones
Anuncios
Mejor Crédito Hipotecariocomparabien.com.peCompara aquí TODOS los Créditos Hipotecarios y Mivivienda del Perú
El Secreto De Atracciónaprendeusartumente.com.arComo Usar y Aplicar El Secreto de La Ley de Atracción, Reporte
Gratis
El suicidio es la tercera causa de muerte entre los adolescentes, según los datos de los Centros para el Control y la
Prevención de las Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés). Asi que esa posibilidad terrible es un hecho muy real
para muchas familias.
La relación entre el suicidio, las ideas suicidas y la adolescencia se debe a las complicaciones que esa edad tiene para
muchos chicos y chicas. La adolescencia es un momento de cambios muy profundos. Esos cambios se producen en todos
los ámbitos. Los adolescentes viven una profunda transformación física en sus cuerpos. También pasan por un gran
cambio emocional e incluso sexual. El paso de la niñez a la edad adulta que es la adolescencia tiene una complejidad que
puede resultar fatal para algunos de ellos.
Pero el suicidio no es una amenaza igual de grande para todos los adolescentes. Hay algunos factores que hacen que
algunos chicos y chicas tengan más pensamientos suicidas o incluso lleguen a matarse.
Diferencias entre niños y niñas
Los datos dicen que las niñas piensan más en suicidarse pero lo hacen menos que los chicos. Aunque ellas piensan en el
suicidio en un porcentaje que dobla al de los chicos, son estos los que cometen suicidio en más ocasiones. La cifra de
chicos muertos en la adolescencia por suicidio es cuatro veces mayor que la de chicas muertas a esa misma edad.
Un grave problema entre las adolescentes latinas
El grupo de adolescentes latinas de entre 12 y 17 años es el que tiene, en Estados Unidos, la cifra más alta de suicidio en
esa edad. Más que cualquier otro grupo de esos mismos años. También según los datos del Centro para el Control y la
Prevención de las Enfermedades, el 25% de las adolescentes latinas tienen pensamientos suicidas y el 15% de ellas
intentaron un suicidio.
Adolescentes con más riesgo de suicidio
Hay dos hechos que hacen que los adolescentes tengan más riesgo de suicidio, por un lado su propia estabilidad mental y,
por otro, que no cuenten con recursos exteriores, es decir, apoyo familiar, de amigos o del entorno social. Existen algunas
características en los adolescentes que les hacen más vulnerables a las ideas suicidas:
 Trastornos psicológicos. Especialmente depresión, trastorno bipolar y crisis de ansiedad y, en general, la mayoría de
las enfermedades psicológicas.
 Abuso de alcohol y drogas. Los chicos y chicas que tienen problemas de abuso de sustancias también son más
propensos a pensar en el suicidio.
 Intento previo de suicidio.
 Antecedentes familiares de suicidio. Un suicidio o intento de suicidio previo en la familia también está considerado
como un factor de riesgo.
 Acoso escolar. Cada vez son más frecuentes los suicidios a causa del bullying o acoso escolar.
 Ciberacoso. También están aumentando los casos de suicidios entre adolescentes que han sido víctimas de acoso a
través de internet, redes sociales, etc…
 Abuso sexual. Otro factor de riesgo es haber sufrido o estar sufriendo abuso sexual.
 Hacer frente a la homosexualidad en un entorno hostil. La homosexualidad no es un factor de riesgo pero los
adolescentes gays o lesbianas que viven en entornos, familiares o sociales, que no aceptan la homosexualidad tienen
también más riesgo de tener ideas suicidas o suicidarse.
Prevenir el suicidio
Hay veces que el suicidio se puede prevenir. Para ello los padres, maestros y consejeros de los niños deben estar atentos a
cualquier indicio de que un chico o una chica tiene ideas suicidas. Además hay una serie de acciones que dificultan la
aparición de ideas suicidas o la de llevar a cabo el suicidio.
 Es recomendable no tener armas en la casa. El 60% de los suicidios se comenten con armas de fuego. Por eso es
recomendable que los adolescentes no tengan ninguna posibilida de acceder a un arma. Lo ideal es no tener armas en
casa y si se tienen que estén guardadas bajo llave y siempre descargadas.
 Cuidado con los medicamentos. Otro gran porcentaje de suicidios se cometen con pastillas. También por ello hay
que ser muy cuidadoso con los medicamentos que hay en el botiquín familiar y no dejar en él ningún fármaco que
puede provocar daño en los adolescentes.
 Hablar con mucha frecuencia con los adolescentes. Hablar con ellos con mucha frecuencia de cómo se sienten,
cómo les van las cosas y escuchar lo que tienen que decir ayuda a saber si tienen algún problema que les angustie.
 Pasar tiempo con ellos. Dedicarles tiempo es importante para que sientan que son queridos y es una forma de
prevención de futuros riesgos.
 No dejar pasar señales de advertencia. Algunos padres piensan que cuando sus hijos hacen comentarios sobre sus
deseos de muerte o cualquier otra cosa que tenga que ver con el suicidio solo están intentando llamar la atención. No
deje pasar nunca una señal como esa.
Cuáles son las señales de advertencia
En la mayoría de los casos, antes de suicidarse los adolescentes lanzan algunas señales de advertencia, es importante estar
atentos a ellas:
 Hablar de querer matarse o hablar de suicidio. Hay veces que chicos y chicas hacen comentarios sobre su deseo de
morir o sobre el suicidio.
 Retraimiento. Otras veces aparece, de pronto, un comportamiento retraido.
 Regalan sus pertenencias. Algunos adolescentes con ideas sucicidas reparten sus pertenencias más queridas antes del
momento en el que han pensado suicidarse.
 Conductas autodrestuctivas. En otras ocasiones aparecen abuso de alcohol, drogas u otros comportamientos
peligrosos.
Qué hacer ante estos comportamientos
Cuando los padres, maestros, consejeros o cualquier otra persona advierta en un adolescente ideas suicidas o crea que
puede estar teniéndolas debe actuar inmediatamente. Lo primero que debe hacer es buscar la ayuda inmediata de un
experto. Un terapéuta, psicólogo o psiquiatra, deberán tratar al adolescente para que este pueda solucionar los problemas
que le han llevado a esa situación.
Foto © MisaGTO

Información adicional
 Dedica tiempo a tu hijo
 Cinco claves para entenderte con tu hijo adolescente
 No le tengas miedo a la adolescencia de tus hijos
Otras páginas en la web
 Abuso de fármacos con receta
 Consecuencias del abuso sexual sobre los adolescentes
 Adolescentes que se autolesionan
Otras páginas en la web
 Qué hacer si tu hijo sufre discriminación
 Lo que debes saber sobre el bullying
 Evita que tu hijo sea violento
Artículos en nuestra red
 Prevención del suicidio entre adolescentes homosexuales
 Diversión de verano - 12 ideas económicas para que los niños...
 Preguntas sobre maquillaje permanente
 Halloween en Miami 2012
 Cómo pintar un mueble en blanco envejecido
roblemas sociales en el peru
LA POBREZA
La pobreza en el peru, implica una falta bienes materiales y culturales que impiden el desarrollo de
los individuos, las familias y las comunidades.La pobreza no es sólo una condición económica, es
también:
 Ausencia de oportunidades para cambiar esa situación.
 Carencia de salud, de educación.
 Sometimiento a la injusticia, a la discriminación, al abuso, a la inseguridad pública y a la
violación de los derechos humanos.
 Exclusion por parte de otras clases sociales.
La pobreza en el peru es uno de los mas grandes problemas sociales que aun no se an logrado
erradicar pero que por el contrario sigue aumentando por muchos factores, ya que es un
circulo vicioso del cual un no se puede salir y, que la unica forma posible que pueda erradicarla es
brindar educacion, ¿pero como? si nuestros gobernantes se preocupan por todo menos por la
educacion de su poblacion. Pero la solucion no esta en ellos si no en nuestra decicion al elegir
nuestros gobernantes, y en que queremos para nuestro futuro como pais.
DE NOSOTROS DEPENDE CAMBIAR AL PERU

DELINCUENCIA

La delincuencia en nuestro medio y en estos tiempos, requiere de un estudio muy profundo, ya que
son muchos los problemas que se agravan, seguido de factores psicológicos que con mucha
frecuencia son descuidados por nuestra sociedad, y poco nos importa la mente de un niño, porque
es ahí donde se comienza a resquebrajar este miembro de la sociedad, sin ni siquiera darle la
oportunidad de llegar a ser miembro eficaz y productivo, que contribuya a la tarea común.

Causas de la delincuencia

Se dan cuando los niños han sido separados del medio familiar durante su infancia, no han tenido
hogares estables, ellos se verán relegados, perdiendo el punto de equilibrio entre la realidad y el
placer, y caerán en actividades delictivas o perversas, son hijos de padres delincuentes, y sus
preceptos morales y formación son antisociales; éstas se manifiestan a los seis o siete años de
edad; además, el maltrato físico, lo que hace que ellos huyan de sus hogares e emigren a las
calles; donde la calle es la escuela de toda clase de cosas malas, de aprendizaje rápido para ellos.










CORRUPCION

La corrupción está dada en todos lo niveles del gobierno se da porque hoy en día se han perdido
los valores morales y eticos, porque no importa el sufrimiento de un pueblo; en una sola frase, no
importa nada ni nadie.

Consecuencias de la corrupción.

Una de las consecuencias a simple vista es la desconfianza existente, ya que nadie quiere invertir,
ni guardar su dinero en una institución bancaria, porque en cualquier momento nos dan otro
batatazo, y nos quedamos en cero. o poque los gobernantes traicionan su lealtad jurada, robando
y dañando al pueblo peruano, como es el caso de los vladivideos que fue uno de los mas grandes
actos de corrucion que se vieron en latinoamerica y que por sierto se vivio en el peru. ver como el
asesor del presidente ofrecia dinero en grandes cantidades a otros mandatarios que representan
nuestro pais, como levantar la cabeza y pensar en desarrollo cuando fuimos traicionados por
nuestros gobernantes y de la manera mas corrupta y mas aun cuando todo esto es gravado y
mostrado al pueblo peruano, peo la corrupcion aun existe en nuestro pais dia a dia vemos como en
nuestro pais el dinero puede mas que la justicia, como muchos policias aceptan "coimas" como
alcaldes y representantes de pueblos peruanos roban cantidades de dinero y no cumplen su
promeza de brindar el bienestar a su pueblo. ¡HASTA CUANDO SEGUIREMOS ASI! cuando
llegara el momento en que los peruanos digamos ¡BASTA! a estos problemas y cambiar por fin
nuestra realidad y nuestras condiciones de vida, ¿CUANDO SE ARREGLARA EL PERU?, pues
preguntenselo a ustedes mismos.








El DESEMPLEO

La falta de empleo en el Perú no es un problema reciente, sino que se viene dando hace muchos
años. Este problema ha generado diversas actitudes en la población que ve como principal
solución a este problema a la migración. Otra forma de acabar con este problema es la creación de
mypes que dan empleo a muchas personas mediante la creación de pequeñas empresas. A
continuación, explicaremos una de las principales consecuencias del desempleo.

Se generan diversas consecuencias sociales a partir de la falta de empleo. Siendo el principal la
migración a la que recurre la mayoría de personas, en lo principal, peruanos que ven en el
extranjero un mejor futuro laboral o creen simplemente que en cualquier otro país la situación es
mejor que en el Perú. Los principales motivos por los cuales las personas emigran son las altas
tasas de desempleo, la miseria, la falta de recursos económicos y sociales, la violencia y la guerra,
son siempre los motivos que fuerzan a individuos y familias enteras a buscar medios de
subsistencia lejos de su propia tierra.







ALCOHOLISMO

el alcolismos es un problema social de muchos paises en todo el mundo, se da cuando la persona
no puede dejar de inducir estas bebidas, muchas personas se someten al alcohol, por que creen
que es una solucion a su problemas, ya sean familiares, emocionales y de todo tipo, Para las
personas que sufren de alcoholismo, el tomar se convierte en el medio principal a través del cual
pueden interactuar con personas, trabajo y vida.
El alcohol domina su pensamiento, emociones y acciones. sin pensar que esto a la larga afecta su
salud mental y fisica.





LA DROGADICCION


A veces, loss jóvenes prueban drogas por curiosidad, por estar bajoneados, o porque el grupo
presiona ara hacerlo. De ahí a consumir con mayor frecuencia y necesitarla hasta hacerse
dependiente hay un corto camino que transitan sin darse cuenta.
Muchos jóvenes que abusan del alcohol creen que nunca serán alcohólicos, y muchos de los que
usan drogas piensan que nunca serán drogadictos.
Todos ellos creen que controlan lo que consumen y que las dejaran cuando quieran.
Todas las personas que tiene problemas con las drogas comenzaron probando, luego tomando
ocasionalmente, después un poco más a menudo hasta que, casi sin darse cuenta, se fue
convirtiendo en un hábito.
En algún momento todos creyeron que controlaban lo que consumían.






LA PROSTITUCION
La prostitucion en el peru uno de tantos problemas sociales de este pais, que consiste en tener
relaciones sexuales con personas extrañas a cambio de dinero u otros objetos de valor. La
prostitución es un servicio que puede ser efectuado por hombres o mujeres a solicitud bien de
hombres o de mujeres, tiene lugar en las ciudades de todo el mundo y presenta ciertas
características comunes, aunque el número de prostitutas puede variar enormemente de una
ciudad a otra que se encuentre próxima a ella.
La mayor parte de las personas que optan por prostituirse es por falta de medios economicos y ven
en este "oficio" una manera facil de tener dinero ya sea en muchos casos porque necesitan
mantener a una familia, porque simplemente no consiguen trabajo, porque no han tenido tampoco
estudios o no han podido ejercer su profesion, es asi que la prostitucion se convierte en un medio
para que estas personas puedan subsistir. pero este problema al igual que los demas tienen una
conexion y para solucionar uno debemos solucionar los demas pero como hasta cuando
seguiremos asi cuando nos decidiremos a poner fin a todo esto que afecta al Peru y a la imagen
que tienen los demas paises sobre el y sobre todo de su poblacion.
¡Cambiemos esto de una vez!









MENSAJE
Ante los tantos problemas que se dan en nuestro país, éste sufre una serie de problemáticas que
impiden su desarrollo que afectan la calidad de vida de sus habitantes. Por eso debemos de elegir
muy bien a nuestros goberrnates que puedan buscar las soluciones pertinentes generando mas
oportunidades de trabajo que puedan favorecer a las personas a la vez se debería de dar en
muchos gobiernos, es la inversión en educación, puede que no sea una solución de un día para
otro, es todo un proceso largo, pero que si puede llegar a prevenir distintos problemas sociales en
el futuro.
Entre más individuos educados, menos delincuencia, menos seres en busca de bienes rápidos que
recurren al robo y asesinato, menos unificación a organizaciones “ilícitas” y tantos problemas que
se generan en nuestros país y esto seria una oportunidad más para el desarrollo de un país, la
educación que se le da desde niños hasta la juventud, debe ser eficiente y otorgada por personal
preparado y con la tecnología suficiente.
Nosotros que tenemos el acceso a internet, deberíamos de utilizarlo con fines de estudio para
mejorar nuestra calidad de vida y de esa manera ayudar a contribuir en empleo, educación u otro
ámbito en nuestra sociedad.
Publicado por alejandro ortiz en 04:59
Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook
Reacciones:
No hay comentarios:
Publicar un comentario en la entrada
Noticias sobre conflictos mineros


Afectados por la minería en Perú denuncian saqueo de recursos
naturales
Categoría: Perú
Publicado el Viernes, 27 Septiembre 2013 18:07
Escrito por Adital
Visto: 141
Participantes de la Cumbre de los Pueblos Afectados por la Minería en Perú afirmaron que el
gobierno del presidente Ollanta Humala "está permitiendo el saqueo irracional" de los recursos
naturales a través de su política extractivista. En la Declaración de Arequipa, divulgada al final
del evento, el último día 19, ellos alertaron sobre los "daños irreparables" que la actividad
causa al medio ambiente y a los pueblos y comunidades cercanas a las minas.
También criticaron la promoción de la actividad extractivista como "motor del crecimiento
económico", usada como una alegación para invadir tierras de pueblos y comunidades, que ya
tienen casi el 50% de sus tierras concedidas a la minería. Ellos denunciaron la desaparición
de lagos y fuentes de agua, contaminación de ríos, además del desalojo de las poblaciones de
sus territorios.
En entrevista con el diario La República, la organizadora de la Cumbre de los Pueblos, Dilvia
Gálvez, afirmó que la minería no trae desarrollo económico a las regiones explotadas.
"Cajamarca es el ejemplo más claro. Es una región que por muchos años alberga la minería,
pero la pobreza no se redujo. Situaciones similares se pueden ver en otras regiones del país‖.
Ella defendió la eliminación de las minas en las cabeceras de las cuencas y explicó que la
explotación minera debe ocurrir en "zonas cenizas‖, lejos de los poblados y cuencas
hidrográficas.
Leer más: Afectados por la minería en Perú denuncian saqueo de recursos naturales


―Especialista en generar protestas‖
Categoría: Perú
Publicado el Viernes, 27 Septiembre 2013 17:57
Escrito por Otra Mirada
Visto: 60

Por: Carlos Herz Sáenz
Los que conocemos a Oscar Mollohuanca, alcalde del Municipio Provincial de Espinar,
podemos dar fe de su vocación democrática, de su comportamiento por demás sosegado, de
su actitud humilde y de su férreo compromiso con su pueblo. Muy lejos, por cierto, de esa
perversa caracterización de especialista en protestas que un periodista hizo de él como
epílogo de una entrevista televisiva el último domingo 22 de setiembre, claramente sesgada
contra su gestión. Ejemplo de lo que se viene con el monopolio en el control de los principales
medios escritos y televisivos del país por una empresa editora, cuya orientación es amplia e
históricamente conocida.
La campaña política contra Mollohuanca, además del agravio a su persona, forma parte de un
conocido y morboso discurso acerca de que a los líderes sociales les encanta provocar
disturbios y hasta ―buscar muertos y heridos‖ para justificar sus acciones de lucha. Preocupa
este tipo de aseveraciones que, lejos de mostrar la verdadera causa de las manifestaciones
sociales, encubren la incapacidad e insensibilidad de los gobernantes en la atención a justas
demandas de la población, la persistencia de grandes brechas económicas que reproducen la
situación de pobreza y la falta de oportunidades de empleo digno para millones de
compatriotas, que recurren a la informalidad que caracteriza buena parte de la actividad
económica nacional.
Etiquetas: Espinar
Leer más: “Especialista en generar protestas”


Taller protección de DD.HH. y transformación de conflictos
socioambientales
Categoría: Perú
Publicado el Viernes, 27 Septiembre 2013 16:41
Escrito por Servindi
Visto: 40
El martes 24 de setiembre de 8 a 11 de la mañana se realizará el taller: Protección de los
derechos humanos y transformación de los conflictos socio ambientales, en la sede de la
Universidad Antonio Ruiz de Montoya (UARM), situada en la Av. Paso de los Andes 970,
Pueblo Libre.
El evento se realiza en el marco de un conjunto de talleres temáticos organizados bajo el lema
―Diálogos Ciudadanos: Políticas Públicas para un nuevo rol de la Minería en el Perú‖.
Leer más: Taller protección de DD.HH. y transformación de conflictos socioambientales


Atacan campamento de guardianes de las lagunas en Cajamarca
Categoría: Perú
Publicado el Viernes, 27 Septiembre 2013 16:37
Escrito por Servindi
Visto: 45
Tensión se traslada en estos momentos a la Laguna Azul
donde efectivos policiales aguardan a ronderos.
Los denominados ―Guardianes de las Lagunas‖ instalados en las cercanías de la Laguna
Namococha y que vigilan que el proyecto minero Conga no se ejecute en zonas de cabecera
de cuenca fueron nuevamente atacados la noche de ayer por desconocidos armados.
El ataque se inició pasada las 10 de la noche, cuando en el lugar pernoctaban más de un
ciento de comuneros que, alertados por las ráfagas, salieron a encarar a cerca de una docena
de personas armadas.
La denuncia la hizo Nicanor Alvarado de la Plataforma Interinstitucional Celendina (PIC).
Alvarado precisó que, felizmente, los disparos no dejaron heridos entre los ronderos.
Etiquetas: Guardianes de las Lagunas , Laguna Azul , Conga
Leer más: Atacan campamento de guardianes de las lagunas en Cajamarca


Presentarán libro ―Minería y movimientos sociales en el Perú‖
Categoría: Perú
Publicado el Jueves, 26 Septiembre 2013 00:16
Escrito por Servindi / CooperAcción
Visto: 68
El jueves 26 de setiembre a las 5:30 pm. se presentará el libro ―Minería y movimientos
sociales en el Perú‖ que presenta propuestas urgentes para regular a la minería en el Perú. La
cita es en la sede de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya (UARM), situada en la Av. Paso
de Los Andes 970, Pueblo Libre. El ingreso es libre.
En el libro más de cuarenta investigadores, analistas, dirigentes sociales y autoridades revisan
el escenario de la expansión minera en el Perú de las últimas décadas, y su correlación en el
crecimiento de los conflictos eco-territoriales.
Leer más: Presentarán libro “Minería y movimientos sociales en el Perú”


¿Conga a sangre y fuego?
Categoría: Perú
Publicado el Jueves, 26 Septiembre 2013 00:14
Escrito por La Mula
Visto: 54
- Peligrosa estrategia de dejar que ronderos se enfrenten con ronderos.
Por Rocío Silva Santisteban
24 de setiembre, 2013.- Ayer a las 11 pm un grupo de más de diez personas se acercaron al
campamento que los Guardianes de las Lagunas habían vuelto a levantar durante el día luego
de que fueran desalojados, en la zona de la Laguna Namococha, y les dispararon a mansalva
mientras los agentes de la DINOES asentados muy cerca solo miraban. Esta situación ha
hecho levantar dudas sobre las nuevas estrategias de seguridad de la empresa Minas Conga
y del gobierno.
Como se sabe ayer varios grupos de ronderos, así como Jorge Rimarachín, Gregorio Santos,
Marco Arana, entre otros personajes de Cajamarca, subieron a la Laguna Namococha para
levantar el campamento que el viernes fue desmantelado por un grupo de personas no
identificadas. En horas de la tarde esta comitiva bajó a Cajamarca y se quedaron en las
lagunas un grupo de ronderos y guardianes con sus dirigentes.
Etiquetas: Proyecto: Conga , lagunas
Leer más: ¿Conga a sangre y fuego?


Presidente Humala se compromete en Perumin a destrabar
trámites para proyectos mineros
Categoría: Perú
Publicado el Martes, 24 Septiembre 2013 15:30
Escrito por Latinominería
Visto: 40
La convención, que se realizó la semana pasada en Arequipa, congregó una cifra récord de
más de 100.000 visitantes.
El presidente del Perú, Ollanta Humala, se comprometió a agilizar los trámites burocráticos
para destrabar los proyectos mineros y garantizar el diálogo con las comunidades, en el marco
de la clausura de Perumin 31 – Convención Minera.
El encuentro minero, que se realizó entre el 16 y 20 de septiembre en Arequipa, congregó la
cifra récord de más de 100.000 visitantes y 13.000 convencionistas de 48 países, según cifras
informadas por los organizadores.
Leer más: Presidente Humala se compromete en Perumin a destrabar trámites para proyectos
mineros


Roque Benavides confía en pronta reanudación del proyecto
Conga
Categoría: Perú
Publicado el Martes, 24 Septiembre 2013 15:17
Escrito por Latinominería
Visto: 40
―Vemos que hay una reacción negativa muchísimo menor. Eso se ve reflejado en el número
de manifestantes en contra del proyecto", dijo.
El presidente ejecutivo de la Compañía de Minas Buenaventura, Roque Benavides, dijo que
esperan reanudar el proyecto Conga debido a que –según él– las protestas en Cajamarca han
disminuido.
―Vemos que hay una reacción negativa muchísimo menor. Eso se ve reflejado en el número
de manifestantes en contra del proyecto. Son muy pocos. Entre peruanos no nos vamos a
golpear. Lo que queremos es armonizar con la población de Cajamarca, y estamos a la espera
de que eso suceda pronto‖, señaló desde la ciudad de Arequipa.
Etiquetas: Proyecto: Conga
Leer más: Roque Benavides confía en pronta reanudación del proyecto Conga


Precios de minerales se mantienen por encima del promedio de
última década
Categoría: Perú
Publicado el Martes, 24 Septiembre 2013 14:51
Escrito por Andina
Visto: 30
Los precios internacionales de los principales minerales que el Perú exporta se mantienen
actualmente por encima del promedio de la última década, pese a la corrección que han
mostrado en los últimos meses por un menor dinamismo de la economía mundial, informó el
Banco Central de Reserva (BCR).
En el caso del oro su precio se ubica alrededor de 1,323 dólar la onza troy, casi 40 por ciento
por encima del precio promedio de los últimos diez años equivalente a 953 dólares la onza
troy.
La cotización internacional del cobre que actualmente ronda los 3.26 dólares la libra se
muestra 16 por ciento más alto que su promedio de la última década.
Leer más: Precios de minerales se mantienen por encima del promedio de última década


Perú busca controlar minería informal en región fronteriza con
Brasil
Categoría: Perú
Publicado el Martes, 24 Septiembre 2013 14:50
Escrito por Xinhua
Visto: 30
Han surgido campamentos informales, pequeñas aldeas, de madera, cartón, esteras y algunos
con ladrillos, donde viven hombres dedicados a la búsqueda y extracción del oro que les
permitirá mitigar la pobreza
Todos los días las autoridades peruanas intervienen maquinarias pesadas y medianas en las
riberas del río Madre de Dios, una región fronteriza con Brasil, donde miles de mineros se han
dedicado a la extracción de oro en una reedición de la "fiebre de oro" del siglo XIX en
California, Estados Unidos.
Han surgido campamentos informales, pequeñas aldeas, de madera, cartón, esteras y algunos
con ladrillos, donde viven estos hombres dedicados a la búsqueda del preciado metal dorado
que les permitirá mitigar la pobreza.
Leer más: Perú busca controlar minería informal en región fronteriza con Brasil


Comunidades en resistencia contra la minería en defensa de la
Vida, el Agua y la Madre Tierra
Categoría: Perú
Publicado el Martes, 24 Septiembre 2013 13:56
Escrito por Servindi
Visto: 46
La Cumbre de los Pueblos afectados por la Minería
desarrollada en Arequipa los días 18 y 19 de setiembre acordó declararse en resistencia
permanente y reafirmar su compromiso de lucha en defensa de la Vida, el Agua y la Madre
Tierra en cada uno de los pueblos y comunidades.
La finalidad es preservar la salud, la alimentación, la biodiversidad y los recursos naturales
para las futuras generaciones.
La citada Cumbre se desarrolló en el distrito de Paucarpata como un encuentro alternativo a la
31 Convención Minera Perumin 2013 que congregó a miles de empresarios y profesionales de
la minería.
Etiquetas: La Cumbre de los Pueblos afectados por la Minería
Leer más: Comunidades en resistencia contra la minería en defensa de la Vida, el Agua y la
Madre Tierra


Ronda Informativa dedicada a la Cumbre de los Pueblos
afectados por la Minería
Categoría: Perú
Publicado el Martes, 24 Septiembre 2013 13:53
Escrito por Servindi
Visto: 37
Compartimos nuestra semanal Ronda Informativa con una
edición especial dedicada a la Cumbre de los Pueblos Afectados por la Minería 2013 que se
llevó a cabo los días 18 y 19 de setiembre en Arequipa.
- Ronda Informativa Indígena, 20 de setiembre, 2013. (Archivo mp3, 19 minutos, 40 segundos.
Descargar con un clic en el enlace y luego elegir guardar como).
Es por ello que compartimos con todos ustedes una edición especial en la que participaron
dirigentes y líderes de organizaciones indígenas u originarias de diversas regiones del Perú.
La Cumbre de los Pueblos afectados por la Minería se desarrolló como un encuentro
alternativo a la 31 Convención Minera Perumin 2013 que congregó a miles de empresarios y
profesionales de la minería.
Etiquetas: Cumbre de los Pueblos Afectados por la Minería
Leer más: Ronda Informativa dedicada a la Cumbre de los Pueblos afectados por la Minería


Presentación del libro "Minería y movimientos sociales en el Perú"
en la semana: Perú ¿Futuro sostenible?
Categoría: Perú
Publicado el Martes, 24 Septiembre 2013 13:45
Escrito por Comunicado de Prensa
Visto: 52
Jueves 26 de setiembre, a las 5:30 pm. en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya
La nueva publicación Minería y movimientos sociales en el Perú Instrumentos y propuestas
para la defensa de la vida, el agua y los territorios, editado por Raphael Hoetmer, Miguel
Castro, Mar Daza, José De Echave y Clara Ruíz, es presentado el jueves 26 de setiembre,
desde las 5:30 pm. en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya.
Leer más: Presentación del libro "Minería y movimientos sociales en el Perú" en la semana:
Perú ¿Futuro...


MEM: Nuevos proyectos garantizan crecimiento de minería
peruana a largo plazo
Categoría: Perú
Publicado el Martes, 17 Septiembre 2013 14:40
Escrito por Andina
Visto: 61

El ministro de Energía y Minas, Jorge Merino, sostuvo hoy que Perú que tiene un fuerte
potencial de crecimiento en inversiones mineras y que hay nuevos proyectos que garantizarán
el crecimiento de ese sector a mediano y largo plazo.
Durante su participación en Perumin - 31 Convención Minera, detalló que Perú tiene en
carteras nuevos proyectos como Quikay II (Cerro de Pasco), Racaycocha (Ancash), Zafranal
(Arequipa), La Granja (Cajamarca), Tía María (Arequipa).
Comentó que el depósito de cobre y oro Quikay II, ubicado en Cerro de Pasco representa una
importancia de producción similar a la de Toromocho Junín.
Leer más: MEM: Nuevos proyectos garantizan crecimiento de minería peruana a largo plazo


Conversatorio analizará conflictos producidos por actividades
extractivas
Categoría: Perú
Publicado el Domingo, 15 Septiembre 2013 23:36
Escrito por Servindi
Visto: 47
Hoy desde las 17:00 horas se llevará a cabo el conversatorio ‖Conflictos
Socioambientales y respuesta desde los Movimientos Sociales‖. El evento se desarrollará en
la Escuela para el Desarrollo del Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (DESCO),
que se ubica en la Calle León De la Fuente 110, Magdalena.
El conversatorio es organizado por el Seminario de Industrias Extractivas y Conflictos
Socioambientales.
Como expositores estarán presentes Zebelio Kayap, presidente de Organización de Desarrollo
de las Comunidades Fronterizas del Cenepa (ODECOFROC), y Fermín Tiwi, abogado awajún
del Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica (CAAAP).
Asimismo, Pablo Sánchez, del Grupo de Formación e Intervención para el Desarrollo
Sostenible (Grufides) y Mario Zúñiga, de Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR).
Leer más: Conversatorio analizará conflictos producidos por actividades extractivas


Huarmey realizará Asamblea Pública para tratar incumplimientos
del gobierno y Antamina
Categoría: Perú
Publicado el Domingo, 15 Septiembre 2013 23:32
Escrito por Servindi
Visto: 52
- El lunes 16 de setiembre, a partir de las 4 p.m. en la Plaza
Independencia.
El Frente de Desarrollo y Defensa del Patrimonio de la Provincia de Huarmey (FEDDIPH)
realizará una Asamblea Pública el lunes 16 a fin de aprobar una plataforma reivindicativa y
adoptar medidas de lucha frente a la desatención del gobierno y el malestar generado por la
empresa minera Antamina.
La convocatoria cuestiona que el gobierno central no haya creado una mesa de diálogo de alto
nivel para tratar los conflictos generados por la actividad minera y tampoco se haya declarado
en emergencia a Huarmey ante la grave inseguridad ciudadana que asola a la población.
El frente ha efectuado una convocatoria abierta a todas las organizaciones sociales,
sindicales, estudiantiles y populares para participar de la asamblea y adoptar juntas las
mejores decisiones en defensa de Huarmey.
Cabe recordar que el 26 de noviembre de 2012 el FEDDIPH elaboró una agenda provincial en
una primera asamblea pública en la cual aprobó elaborar un Memorial Provincial para pedir al
Congreso de la República se declare en emergencia la seguridad ciudadana de la provincia.
Etiquetas: Empresa: Antamina
Leer más: Huarmey realizará Asamblea Pública para tratar incumplimientos del gobierno y
Antamina


Ministerio afirma que la minería permitirá que el peruano
promedio sea 10% más rico en 2016
Categoría: Perú
Publicado el Domingo, 15 Septiembre 2013 22:56
Escrito por Agencia Peruana de Noticias
Visto: 48
"El sector minero ha sido el de mayor crecimiento y es uno de los principales sectores que
aportan al PBI", manifestó el titular del ministerio de Energía y Minas, Jorge Merino.
El ministerio de Energía y Minas (MEM) afirmó que la minería aportará US$57.000 millones
adicionales al Producto Bruto Interno (PBI) en los próximos años, lo que implica que el
peruano promedio será 10% más rico en el 2016.
El titular del MEM, Jorge Merino, se presentó ante la Comisión de Energía y Minas del
Congreso de la República para exponer sobre las políticas que adoptando su sector.
Leer más: Ministerio afirma que la minería permitirá que el peruano promedio sea 10% más
rico en 2016


Empresas mineras en el Perú reanudarían proyectos hasta por
US$15.000 millones
Categoría: Perú
Publicado el Domingo, 15 Septiembre 2013 22:53
Escrito por Agencia Peruana de Noticias
Visto: 35
Ello obedece a las señales de mejoría que vienen mostrando los mercados internacionales,
especialmente de Europa y Estados Unidos, explicó el director del Consejo Consultivo de la
Snmpe, José Miguel Morales.
Los directivos de las empresas mineras en el Perú están evaluando reiniciar los proyectos
pendientes de desarrollo hasta 2014, los cuales comprometen inversiones por US$15.000
millones, informó la Sociedad de Minería, Petróleo y Energía.
Ello obedece a las señales de mejoría que vienen mostrando los mercados internacionales,
especialmente de Europa y Estados Unidos, explicó el director del Consejo Consultivo de la
SNMPE, José Miguel Morales.
Leer más: Empresas mineras en el Perú reanudarían proyectos hasta por US$15.000 millones


Equidad e institucionalidad es esencial para evitar conflictos en la
gestión del agua
Categoría: Perú
Publicado el Jueves, 12 Septiembre 2013 15:14
Escrito por Servindi / La Revista Agraria
Visto: 85
Los permanentes conflictos, la falta de equidad y la débil
institucionalidad siguen siendo los principales elementos que caracterizan a la gestión de los
recursos hídricos en el Perú sostiene un artículo del último número de la Revista Agraria.
La poca o nula participación de la población —principalmente agricultores familiares y
comunidades campesinas— en la gestión de las cuencas ocurre a pesar de que existen
normas y políticas que, se supone, promueven una visión participativa sobre el agua.
Así lo indican Beatriz Salazar y Nelly Rivera, las autoras, quienes observan que los conflictos
hídricos se incrementan y agudizan debido a que las comunidades campesinas y pequeños
agricultores siguen en desventaja frente a los distintos grupos de poder locales y regionales.
Leer más: Equidad e institucionalidad es esencial para evitar conflictos en la gestión del agua


Minería ilegal ocasiona daños irremediables en zonas protegidas
de Madre de Dios
Categoría: Perú
Publicado el Jueves, 12 Septiembre 2013 15:10
Escrito por Jonathan Hurtado / Servindi
Visto: 113
Tambopata en sobrevuelo. Foto: Sernanp
- Comunidades presentarían niveles de mercurio tres veces por encima del límite máximo
permisible internacionalmente. Experto no descarta que en un futuro el Perú afronte demanda
por permitir que mercurio afecte la vida en otros países.
Un informe del diario La República divulgado hoy demostró cómo la minería ilegal que emplea
insumos químicos como el mercurio se ha apoderado de importantes extensiones en la zona
de amortiguamiento de la Reserva Nacional de Tambopata, en la región Madre de Dios.
Leer más: Minería ilegal ocasiona daños irremediables en zonas protegidas de Madre de Dios
Más artículos...
1. Próxima semana se conocerán postores para comprar Las Bambas
2. Ronderos y frentes de defensa reafirman caracter pacífico de lucha contra Conga
3. Cumbre de los Pueblos Afectados por la Minería se realizará el 18 y 19 de setiembre
4. Ay, Madre de Dios
5. Masacre en la comunidad maya kakchikel de Nacahuil, opositora a la Mina El Tambor
6. Proyectos hidroeléctricos en el Marañón abastecerían de energía a proyecto Conga
7. Mineros peruanos anuncian paro por acciones de interdicción del gobierno
8. Comparten memoria del encuentro de defensores del pueblo sobre consulta previa
9. Habitantes de Cajacay afectados por Antamina inician nueva jornada de protestas
10. Informe Final de la Mesa de Diálogo de Espinar
11. Nuevos plazos y viejas medidas para el proceso de formalización de la minería artesanal
12. Las paradojas del crecimiento minero y la tributación en el Perú
13. Producción del sector Minería e Hidrocarburos creció 3,51% en julio
14. Pequeños mineros que no se formalicen pasarán a ser ilegales
15. ―No hay excusas para evitar consultar proyectos de exploración y explotación en curso‖
16. Denuncian persecución de dirigentes que se oponen a minería en Apurímac
17. Elementos para el debate sobre la Minería Informal en el país
18. A fines de año comenzará a operar nueva mina Toromocho
19. Minera china Jiangxi Copper estaría interesada en Las Bambas
20. Sulliden Gold espera recibir permiso de explotación antes de fin de año




Suscríbase Acceso Contáctenos

Ensayos de Calidad, Tareas, Monografias


Ensayos Gratis
Buscar Ens

BÚSQUEDA

Temas Variados / Principales Problemas Sociales En El Peru
Principales Problemas Sociales En El Peru
Ensayos de Calidad: Principales Problemas Sociales En El Peru
Ensayos de Calidad, Tareas, Monografias - busque más de 1.088.000+ documentos.
Enviado por: Rocio1992 03 septiembre 2012
Tags:
Palabras: 496 | Páginas: 2
Views: 967
Leer Ensayo Completo Suscríbase
LOS PRINCIPALES PROBLEMAS SOCIALES EN EL PERÚ
LA POBREZA
La pobreza en el Perú, implica una falta bienes materiales y culturales que impiden el desarrollo de
los individuos, las familias y las comunidades. Normalmente está acompañada de desempleo,
malnutrición, analfabetismo especialmente femenino, bajo nivel educativo, riesgos ambientales y
acceso limitado a servicios sociales y sanitarios incluyendo servicios de salud. Las principales
consecuencias generadas por la pobreza: consumo de drogas, delincuencia, prostitución,
alcoholismo, violencia.
DELINCUENCIA
Se dan cuando los niños han sido separados del medio familiar durante su infancia, no han tenido
hogares estables, ellos se verán relegados, y caerán en actividades delictivas o perversas, son hijos
de padres delincuentes, y sus preceptos morales y formación son antisociales; además, el maltrato
físico, lo que hace que ellos huyan de sus hogares y emigren a las calles; donde la calle es la escuela
de toda clase de cosas malas.
El DESEMPLEO
La falta de empleo en el Perú no es un problema reciente, sino que se viene dando hace muchos
años. Este problema ha generado diversas actitudes en la población que ve como principal solución
a este problema a la migración (personas que deciden vivir en el extranjero). Otra forma de acabar
con este problema es la creación de mypes que dan empleo a muchas personas mediante la
Ensayos relacionados
 Pobreza Y Desempleo Principales Problemas Sociales Del Perú
 Identifica Los Principales Problemas Ecológicos Para Actuar
Con Propuestas De Solución
 Principales Problemas Sociales De P.R.
 Principales Problemas Sociales De PR
 PROPUESTAS DE SOLUCIONES PARA PROBLEMAS
SOCIALES
 PROBLEMAS SOCIALES CONTEMPORANEOS,
ENSEÑANZAS DE COMPETENCIAS PARA LA VIDA Y
CONCEPTO DE PENSAMIENTO COMPLEJO.
 Prospectivas Para El Futuro PRINCIPALES PROBLEMAS
AMBIENTALES EN EL MUNDO
 ¿ CUALES SON LAS PRINCIPALES APORTACIONES QUE
TIENEN LAS HUMANIDADES Y LAS CIENCIAS
SOCIALES PARA LA COMPRENSION DE LAS
SOCIEDADES ACTUALES ?
 Reseña Capitulo 2 Disolver Problemas: Criterio Para Formular
Proyectos Sociales
 TITULO DE LA ACTIVIDAD. ENSAYO SOBRE
SOLUCIONES A LOS PROBLEMAS SOCIALES POR LAS
CIENCIAS SOCIALES Y LAS HUMANIDADES, ¿CÓMO
PUEDEN SER ENSEÑADAS LAS COMPETENCIAS PARA
LA VIDA A LO LARGO DE TODA LA VIDA? Y LA
TRANSDISCIPLINA.
 Cuáles Son Las Principales Aportaciones Que Tienen Las
Humanidades Y Las Ciencias Sociales Para La Comprensión De
Las Sociedades Actuales.
 LA IMPORTANCIA DEL DESARROLLO DE LAS
COMPETENCIAS PARA LA VIDA COMO MEDIO DE
SOLUCION DE PROBLEMAS SOCIALES.
 Problemas Sociales En El Perú
 Problemas Sociales Del Perú
 Problemas Sociales Actuales En Mexico
 Problemas Sociales De Mexico
 Problemas Sociales Mexico
 Diversidad Cultural Educacion Y Problemas Sociales
 Resumen De Est.sociales Para Bachillerato
 Problemas Sociales En Puerto Rico
 Principales Problemas De La Posrevoluciòn En Mèxico
 Problemas Sociales En Colombia
 Necesidades Y Problemas Sociales
 Basura, Uno De Los Principales Problemas Ambientales En
Mexico
 Principales Problemas Economicos De Mexico
 Ensayo Problemas Sociales
creación de pequeñas empresas.
EL ALCOHOLISMO
El alcoholismo es un problema social de muchos países en todo el mundo, se da cuando la persona
no puede dejar de inducir estas bebidas, muchas personas se someten al alcohol, porque creen que
es una solución a su problemas, ya sean familiares, emocionales y de todo tipo.
El alcohol domina su pensamiento, emociones y acciones. sin pensar que esto a la larga afecta su
salud mental y física.
LA DROGADICCION
A veces, los jóvenes prueban drogas por curiosidad, por estar deprimidos, o porque el grupo
presiona para hacerlo. De ahí a co
Leer Ensayo Completo Suscríbase
nsumir con mayor frecuencia y necesitarla hasta hacerse dependiente hay un corto camino que
transita sin darse cuenta.
Todas las personas que tiene problemas con las drogas comenzaron probando, luego tomando
ocasionalmente, después un poco más a menudo hasta que, casi sin darse cuenta, se fue
convirtiendo en un hábito.
SOLUCIONES:
Ante los tantos problemas que se dan en nuestro país hacen que impida su desarrollo y que afecte
la calidad de vida de sus habitantes. Por eso debemos de elegir muy bien a nuestros gobernantes
que puedan buscar las soluciones pertinentes generando más oportunidades de trabajo que
puedan favorecer a las personas a la vez se debería de dar en muchos gobiernos, es la inversión en
educación, puede que no sea una solución de un día para otro, es todo un proceso largo, pero que si
puede llegar a prevenir distintos problemas sociales en el futuro.
Entre más individuos educados, menos delincuencia, menos alcoholismo y tantos problemas que
se generan en nues ...
Leer Ensayo Completo



Suscríbase

Suscríbase a ClubEnsayos
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.088.000+ documentos

 Problemas Sociales De Los Grupos Indigenas De Honduras
 Principales Problemas Ambientales
 PROBLEMAS SOCIALES DEL PERSONAL DE EMPRESAS

Done un Trabajo | Suscríbase | Acceso | Contáctenos
© 2011 - 2013 ClubEnsayos.com
ClubEnsayos.com
Sitio educativo más grande para los estudiantes de habla hispana
Más de 1.088.301+ de ensayos y documentos
Obtener mejores calificaciones
ABSOLUTAMENTE GRATUITA. No hay cuotas para los miembros en ClubEnsayos.com.
Simplemente pedimos que usted done un trabajo al sitio. Su cuenta se activará de
inmediato.
Prepare su Documento


El pandillaje
Enviado por Katherine Del Pilar Leyva Palacios

Partes: 1, 2
1.
2. El pandillaje
3. Tipos de pandillas
4. Causas que originan las pandillas
5. Conclusión
6. Bibliografía
1.
2. INTRODUCCIÓN
El pandillaje es uno de los principales problemas que afectan a nuestra juventud. Prácticamente las
pandillas se presentan en grupos y por lo general son muchachos que pasan de la niñez a la
adolescencia y todos con un mismo objetivo en común: alentar a su equipo o en defensa de su barrio. Por
lo general las pandillas están formadas por chicos de bajos recursos económicos o que tienen problemas
familiares y también por falta de comunicación de padres e hijos.
EL PANDILLAJE
Una pandilla es una agrupación de adolescentes y jóvenes que se enfrentan a problemas comunes y
comparten los mismos intereses. Estos grupos demuestran violencia, robo, inseguridad ciudadana. Esta
pandilla proviene de hogares en crisis o destruidos ,de padres separados y también por falta de
comunicación tanto padres e hijos, también tienen carencia afectiva dentro del hogar ,por lo cual se
identifican con las pandillas ,en las que encuentran amistad ,el respeto y el trato igualatorio, participación
y apoyo y una mala formación en valores y habilidades sociales .
La delincuencia juvenil ha aumentado alarmantemente en los últimos tiempos en la sociedad limeña, se
incrementan en las zonas marginales, también es uno de los problemas sociales que intimida a nuestra
sociedad por eso. Se considera que por lo menos un tercio de las agresiones a la población son
realizadas por pandillas juveniles .cada ves mas, observamos como el pandillaje crece cada día a día
esto inquieta a toda la población especialmente quienes vivimos en lugares donde la pandilla se origina .

3. El pandillaje es característica del vandalismo y fenómeno social que se manifiesta en la conformación de
dichas pandillas.
4. TIPOS DE PANDILLAS
. Las del barrio: son las agrupaciones que actúan en su barrio sus miembros se dedican exclusivamente al
guerreo con pandillas aledañas a su zona o barrio para sentirse superiores.
. Las de barra brava: aparecen en los clásicos U y alianza o de diferentes equipos a estas pandillas se
suman gente de todos los conos de nuestra capital a una sola para identificarse con los colores del equipo
que alienta.
Las manchas escolares: Son agrupaciones conformadas por los alumnos de los principales colegios que se
enfrentan, ocasionalmente, en las principales avenidas de su distrito.
. Las Pandillas Femeninas: La presencia femenina en el pandillaje es cada vez más notoria, tanto en el
interior de la pandilla como en los espacios y actos en que estas actúan. Su participación es múltiple:
"guerrean" junto con los varones; auxilian a los heridos en los enfrentamientos a modo de "socorristas"; o
actúan como "soplonas"; las que llevan y traen amenazas de mensaje, desafíos o burlas de grupo
enfrentados; alertan de posibles ataques o "mandan al desvió.



Leer más: http://www.monografias.com/trabajos53/pandillaje-peru/pandillaje-peru.shtml#ixzz2h57cspUp

CAUSAS QUE ORIGINAN LAS PANDILLAS
1. La desintegración familiar
La familia como institución básica de la sociedad esta en crisis; hay un alto porcentaje de separaciones y
abandono familiar. Por otro lado, la ausencia de los padres, empujados por la crisis a dedicar más tiempo a la
obtención del ingreso familiar, genera un vacío que la sustitución de la crianza de los hijos por otros familiares.
Las presiones económicas obligan a ampliar los horarios de trabajo y a eliminar los momentos dedicados a la
integración familiar, la afectividad y la recreación entre padres e hijos, elementos importantes en su formación.
este estado de abandono familiar y moral en diferentes grados y formas, algunos de ellos violentos y
traumáticos, contribuyen a que los jóvenes padres y adolescentes que proceden de estos hogares sean
fácilmente captados por la pandillas, en las que encuentran el apoyo, la afectividad, identificación y referencia
grupal que no encuentran en su propio entorno familiar.. Los adolescentes consideran primordial el aspecto
formativo que se da dentro del hogar, que exista un entorno cálido, de comprensión entre los miembros;
cuando esto no existe el adolescente comienza a sentirse marginado, no siente la seguridad que es básica a
su edad. Por ello, se refugia en grupos que, aunque destructivas, lo hace sentirse miembro de algo, como un
curativo a su soledad.
La referencia a malas amistades seria consecuencia de una formación familiar que no tiene los valores
apropiados que le permitan diferenciar lo bueno de lo malo, lo correcto de lo incorrecto, es decir, cuando la
formación del hogar es inapropiada, el joven se vuelve flojo a agentes externos que no lo benefician en nada.
2.-La desocupación y el empleo:
En el Perú la población desempleada comprendida entre los 14 a 24 años de edad de 13,1 % mientras que la
subempleada llega al 49.9% proyección Es decir 63% de nuestros jóvenes están desempleados o
subempleados.
Si para el común de los jóvenes es difícil conseguir un empleo, para quienes están involucrados en pandillas,
esas resultan mucho mas complicado, pues están en desventaja frente a los demás, debido a su menor nivel
educativo y menores capacidades y habilidades; esto sin considerar la carencia de recomendaciones "imagen
personal" y los prejuicios y desconfianza que generan en sus potenciales empleadores.
3.- La violencia Social y Familiar:
Los jóvenes recuren a la pandilla por que en el hogar no encuentran la tranquilidad y calor del hogar, si no al
contrario violencia gritos y nada de comprensión hacia ellos y por eso es allí donde buscan amigos con los
que ellos se sientan identificados y comprendidos.
En los barrios .las pandillas y los delincuentes mas acostumbrados han copiado, también, estos métodos
violentos. Así, muchos ven a estos elementos como ejemplos a seguir y creen que la única autoridad y
respeto debe ser impuesto por la fuerza y la violencia.. Es decir, una justificación e imitación a un estilo de
relaciona basada en la violencia, en el abuso del poder, en el desprecio del derecho de los demás. Todo esto,
en medio de una corrupción sin precedentes en nuestra historia.
En las familias, la violencia contra la mujer y los hijos, se han incrementado dramáticamente. El maltrato y
abuso sexual infantil y adolescente tiene como sus principales abusadores a los propios miembros de la
familia.. Estas situaciones marcan la vida de nuestros niños y adolescentes, inclinándoles para soportar o
descargar violentamente los traumas que llevan dentro en quienes consideran mas débiles o sensibles.
4.-: El trabajo y el estudio
Al llegar a una edad donde tienen que asumir su responsabilidad los delincuentes ven mas urgente satisfacer
sus necesidades diarias ,y optan por como actos indebidos como el robo o otros ,hay otros que optan por un
trabajo digno aunque la mayoría de ellos no culmina la secundaria ,procuran acabarla de forma acelerada
para luego estudiar algo técnico y de esa manera desempeñarse laboralmente con un oficio .a parte otros de
inducen trabajar en otros trabajos .
5.-La pérdida de valores y habilidades sociales:
El amor, el respeto, la sinceridad y la honradez son valores que tienen cada vez menos vigencia al interior de
las familias y la comunidad. Por otro lado, no se promueve habilidades sociales como la autoestima, la toma
de decisiones y la asertividad. los jóvenes integrantes de pandillas tienen poca valoración de su persona y
expresan sentimientos de destrucción recogidos casi siempre de su ámbito familiar: no tiene sentido de
responsabilidad y generalmente, el error y descuido caracterizan sus decisiones, pues carecen de espacios de
dialogo y comunicación para discutir sobre sus necesidades o intereses, y afrontar sus problemas personales
o las situaciones que se presentan dentro del hogar.
En cuanto a la percepción de si mismo como sujetos de DEBERES, los consideran como "algo que tenemos
que cumplir". Algunos ejemplos son "respetar a nuestros padres" deber de "trabajar de acuerdo con nuestra
edad", "votar", "aconsejar a los menores" y el deber de brindar apoyo en el caso de personas que tengan más
experiencia. se menciona el deber de brindar y recibir el apoyo del grupo: al incurrir sobre este punto se le
asigna a sentirse seguros y defendidos por el grupo.
6.-La pobreza
La pobreza no es un factor para inclinarse al robo, pudiendo realizar otro trabajo digno que nos lleve a realizar
nuestras habilidades en el trabajo.

CONCLUSIONES
1.
2. El pandillaje genera violencia hacia la sociedad.
3. La falta de comunicación de padres e hijos, genera que los jóvenes se inclinen a las malas compañías.
4. Los jóvenes acuden a las malas compañías por el maltrato de los padres tanto físico como psicológico.
5. Dar capacitación a los jóvenes.
6. El pandillaje genera varios perjuicios como la droga, prostitucion.
7. Los integrantes de la pandilla son jóvenes con pocos valores.
8. Son provenientes de familias desintegradas y pocos recursos.
9. Son jóvenes con falta de educación y principios.
BIBLIOGRAFÍA
WWW.MONOGRAFIAS.COM

DEDICATORIA:
Este trabajo va dedicado con mucho cariño a mi primo; que poco a poco salió adelante y superó este
problema. Ahora está con nosotros.

Katherine Del Pilar Leyva Palacios
UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES
FACULTAD DE CIENCIAS CONTABLES Y FINANZAS
DOCENTE: LIC. ROSARIO ZARATE CARDENAS
UPLA - 2007



Leer más: http://www.monografias.com/trabajos53/pandillaje-peru/pandillaje-peru2.shtml#ixzz2h57vkckW

Violencia familiar en el Perú
Enviado por MANUEL RISCO CH.

Partes: 1, 2
1.
2. Prólogo
3. Violencia familiar
4. Tipos de maltrato
5. Maltratadores
6. Violencia sexual, un asunto de derechos humanos
7. Violencia familiar, mecanismos legales de protección
8. La violencia familiar en el Perú
9. Experiencias de trabajo intersectorial en el Perú
10. La Mesa Nacional Multisectorial para la prevención y atención de la violencia familiar
11. Normatividad contra la violencia familiar en el Perú
12. Ley de protección frente a la violencia familiar
13. Recomendaciones del grupo
14. Conclusiones
15. Bibliografía
PRESENTACION
Durante ya mucho tiempo nos hemos encontrado con problemas sociales que son recurrentes y que no son
nada nuevos, que en muchas ocasiones nos hagan creer que el Estado encontró la solución aun problema
que comienza en muchas de las ocasiones la podemos considerar como una falacia.
La falta de seriedad de parte del Estado Peruano ha logrado que la violencia domestica (familiar, intrafamiliar,
etc.) se esté convirtiendo en un verdadero problema social. Pero en realidad que tiene que ver esto con la
criminología?
Varias semanas nos llevo el poder justificarla y nos dimos cuenta de que o solo tiene que ver con el hecho del
cual era nuestra premisa mayor, como parte de laceración de personas violentas, con la investigación que se
ha venido realizando en muchos casos el mismo estado es el principal actor de criminalidad tratándose de
violencia familiar.
Es una pena que en el inicio de un nuevo siglo la dogmática del derecho peruano, siga discutiendo sobre si el
matrimonio es o no contrato o sobre si la familia es una institución solamente jurídica o social, creo que por
mucho estos conceptos han sido dejados atrás en la comunidad internacional, no creemos que podamos partir
a una estructura de un derecho libre de tanta basura, si no iniciamos por entender que el derecho como
ciencia debe actualizarse, modernizarse ser dinámico y crecer, nuestro derecho , y es lamentable reconocerlo
será, una piedra mas donde el oleaje dejara solo la espuma como recuerdo de que alguna vez toco una ola,
hablando claro esta de manera retórica,
Es por eso que encontramos a los temas que afectan de manera importante al derecho debemos partir de la
construcción de conceptos claros y precisos, ordenado dirían otros, claro , por tal razón la construcción de una
regulación por parte del derecho en general sobre la violencia familiar es importantísima, y sobre todo la
modernización del derecho en cuanto a las probanzas psicológicas, las cuales en tipos como el de violencia
familiar son demasiado abstractos para el juez y por eso las derecha, esto lo decimos como justificante de su
conducta no como un claro viciador de la ignorancia de muchos de nuestro jueces en Perú.
Es por tal razón que nos intereso hacer este trabajo, intentaremos definir algunos aspectos criminológicos sin
ser criminología y otros tantos como estudiantes en el área del derecho.
Los Autores.
PROLOGO
…"la violencia es una acción ejercida por una o varias personas en donde se somete que de manera
intencional al maltrato, presión sufrimiento, manipulación u otra acción que atente contra la integridad tanto
físico como psicológica y moral de cualquier persona o grupo de personas…"
Martin Ibarra.
Este concepto puede ser un poco mas explicito pero para poderlo entender podremos pasar a su analisis y
critica. Según esta definición la violencia comienza por una acción esta que es entendida por una acción de
hacer, de provocar, que viene obviamente acompañada por una intención final la de dañar, esta acción puede
ser llevada a cabo no solo por una sujeto sino por varios entendiéndose que en el caso del síndrome del niño
maltratado a nuestro punto tal vez simplista de ver las cosas tanto el agente creador de la violencia como la
que lo conciente son parte del daño que se le crea al menor, pero regresando a la definición la acción de este
o estos sujetos tiene como ya lo mencionamos una finalidad, que es la de hacer daño, no consideramos que
la manipulación sea un tipo de violencia mas bien un tipo de coacción creo que la mayoría de los generadores
de la violencia si buscan el crear un daño no el manipular ni mucho menos el coaccionar el padre o la madre
que golpea tiene como objetivo la reprimenda en términos generales pero también lo hace como castigo , la
intención del padre o la madre que golpea en ese momento es dañar.
Tratar de delimitar un campo de trabajo dentro de la problemática de la Violencia Familiar, no es tarea fácil.
Como toda delimitación, tiene algo de arbitrario y brinda posibilidades y limitaciones. En general Predomina un
criterio Jurídico y Asistencialista, como el de Víctima de Delito. Este modo de pensamiento, como
brillantemente expone en este trabajo la Srta. Hormesinda Marin Escalante y el Sr. Manuel Risco Chumpitazi
marca claramente el problema del voluntarismo de la Psicología Conciencialista y militante. Esta militancia ha
tenido importancia desde el feminismo o el diferencialismo, fundamentalmente en promover la relevancia,
frecuencia y gravedad del problema. Ha facilitado también la empatía hacia el mismo.
Aportes sustanciales a la comprensión de las diversas modalidades de formaciones de Conflicto, desde una
perspectiva del trabajo de Lo Inconsciente. Las aproximaciones a la Violencia familiar, dice los autores se
caracterizan por un enfoque centrado en el Trabajo Social. Equivocarse en la denominación puede ser un
error inocente. Pero puede ser también una manipulación intencionada para llevar a una mayor confusión al
ya de suyo complejo fenómeno social de la violencia sexista. Conviene, por tanto, aclarar los fundamentos
racionales que los autores de esta monografía hacen en insistir en llamar a las cosas por su nombre, sin
admitir subterfugios que diluyan, minimicen, confundan o distorsionen una realidad social como la violencia
contra las mujeres, de tal magnitud, que ya en 1980 fue considerada por las Naciones Unidas como "el crimen
encubierto más numeroso del mundo".Empezando por eliminar lo que no es, llegaremos a fijar el concepto de
lo que realmente es.
Así pues, denominar a esta forma de violencia como doméstica, es tanto como responsabilizar de la acción
delictiva al ámbito donde suele desarrollarse, excluyendo por tanto como acciones violentas de éste delito a
las ejercidas en lugares ajenos al doméstico; además la autoría del delincuente no se evidencia de esta
denominación al uso; que deja enmascarado el hecho evidente de que de lo que se trata es de la violencia
ejercida contra las mujeres por algunos hombres.
A esto se llama minimizar generalizando, y es un modo tan efectivo de manipular el concepto, que se llega al
extremo de contabilizar dentro de la violencia doméstica el suicidio cometido por el hombre después de haber
matado a su mujer (como hace en sus estadísticas oficiales el Ministerio del Interior).
Dr. Sebastián Rojas Diaz.
VIOLENCIA FAMILIAR
En estos últimos años se ha venido dando una serie de programas y leyes en defensa de los derechos del
niño y la mujer. Sin embargo, ¿eso nos asegura el bienestar?, ¿acaso estos programas y leyes bastarán para
cesar los maltratos físicos y psicológicos que se producen día a día contra ellos?
Es necesaria una protección legal, pero es urgente que nuestra sociedad adquiera nuevos y mejores hábitos
de crianza y convivencia. Aún en la posibilidad de parecer alarmista, es menester una reeducación en cuanto
al trato familiar, el que lamentablemente para muchos está caracterizado por la violencia, el rechazo y la
indiferencia.
Para lograr el cambio de esta situación se requiere, en un inicio, el replanteamiento de los papeles del padre y
la madre frente a los hijos, con el fin de que éstos últimos en el futuro respondan a las expectativas de sus
progenitores.
Debemos ir, entonces, en búsqueda de las causas que son la semilla de un ambiente familiar hostil y que,
consecuentemente, producen una educación errónea en nuestros niños.
El reconocimiento de los distintos géneros de violencia ejercida contra las mujeres ha facilitado que éstas
identifiquen las situaciones de abuso y conozcan sus derechos.
La Declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Violencia contra la
Mujer, elaborada el 20 de diciembre de 1993, define este tipo de agresiones "como todo acto de violencia
basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento
físico, sexual o psicológico para las mujeres, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o privación
arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como privada".
Es decir, la mujer maltratada es aquélla mayor de edad que se ve sometida repetidamente a abusos por parte
de un varón con el que mantiene o ha mantenido una relación íntima, bien sea de hecho o de derecho. Estas
agresiones van desde amenazas e insultos verbales hasta golpes y actos homicidas.
Las campañas de concienciación han permitido conocer que el maltrato es la mayor causa de lesiones a las
mujeres y prevalece sobre la violación callejera, asaltos o accidentes de coche.
Durante el año 2005 cerca de 23.000 mujeres presentaron denuncias por los malos tratos recibidos de sus
compañeros y más de 42 fallecieron como consecuencia del maltrato recibido de sus cónyuges. Estas cifras
revelan la necesidad de abordar desde un punto de vista preventivo y educacional este problema de
convivencia que, como evidencian los datos, llega a tener consecuencias fatales.
La violencia es una acción ejercida por una o varias personas en donde se somete que de manera intencional
al maltrato, presión sufrimiento, manipulación u otra acción que atente contra la integridad tanto físico como
psicológica y moral de cualquier persona o grupo de personas".
"La violencia es la presión síquica o abuso de la fuerza ejercida contra una persona con el propósito de
obtener fines contra la voluntad de la víctima".
LA VIOLENCIA EN LAS ETAPAS DE LA VIDA
La violencia tiene un efecto profundo sobre la mujer. Empieza antes del nacimiento, en algunos países, con
abortos selectivos según el sexo. O al nacer, cuando los padres desesperados por tener un hijo varón pueden
matar a sus bebés del sexo femenino. Y sigue afectando a la mujer a lo largo de su vida. Todos los años,
millones de niñas son sometidas a la mutilación de sus genitales. Las niñas tienen mayor probabilidad que sus
hermanos de ser violadas o agredidas sexualmente por miembros de su familia, por personas en posiciones
de poder o confianza, o por personas ajenas. En algunos países, cuando una mujer soltera o adolescente es
violada, puede ser obligada a contraer matrimonio con su agresor, o ser encarcelada por haber cometido un
acto "delictivo". La mujer que queda embarazada antes del matrimonio puede ser golpeada, condenada al
ostracismo o asesinada por sus familiares, aunque el embarazo sea producto de una violación.
Después del matrimonio, el riesgo mayor de violencia para la mujer sigue habitando en su propio hogar,
donde su esposo y, a veces la familia política, puede agredirla, violarla o matarla. Cuando la mujer queda
embarazada, envejece o padece discapacidad mental o física, es más vulnerable al ataque.
La mujer que está lejos del hogar, encarcelada o aislada de cualquier forma es también objeto de agresión
violenta. Durante un conflicto armado, las agresiones contra la mujer aumentan, tanto de parte de las fuerzas
hostiles como de las "aliadas".
Cuando hablamos de violencia creemos que solo es "dar golpes‟‟, pero estamos equivocados. Existen varios
tipos de violencias, entre ellos podemos citar:
Violencia en la familia (intra familiar).
Violencia Psicológica o mental.
Mutilación genital femenina (MGF).
Cuando nos preguntamos qué entendemos por violencia la asociamos generalmente a la producida por la
agresión física. Sin embargo, en nuestro país la violencia tiene diferentes manifestaciones, las cuales
podríamos clasificar las expresiones de violencia en:
1.1 Violencia Doméstica. La violencia psicológica y física con el cónyuge, el maltrato infantil y el abuso de los
niños. La violencia doméstica es un mal social que deriva en gran parte de los mitos que rodean a los roles
femenino y masculino aprendidos desde la infancia.
El hombre es el fuerte, el que domina, el jefe de familia, el que no llora ni muestra sus emociones.
La mujer es atenta, obediente, sacrificada, da todo por los demás, sigue a su marido "hasta que la muerte los
separe".
La Violencia Doméstica es la práctica de una serie de tácticas coercitivas que los abusadores usan para
obtener y mantener control y poder sobre su pareja.
Según las indicaciones del Estatuto de la Florida 741.28, violencia doméstica se refiere a cualquier ataque,
ataque agravado, agresión agravada, agresión sexual, acechar y seguir, asechamiento agravado, secuestro y
encarcelamiento falso, o cualquier ofensa criminal que resulte en daño físico o muerte de una persona de la
familia o de una persona que resida con la familia, por otra persona
que también reside o residía en la misma casa particular. Esto incluye hechos como:
Abuso físico -- Empujar, dar bofetadas, patear, dar puñetazos, tratar de estrangular, y pegar.
Abuso verbal y emocional -- Amenazas, intimidación verbal, acechar el paso, actuar sin controlarse la rabia.
Abuso sexual -- Cualquier contacto del cuerpo, tocarlo o forzando, sin que se desee, o estar envuelto en acto
sexual sin que, él o ella, lo deseen.
La Ley contra la Violencia Doméstica N° 7586 del 10 de abril de 1986, publicada en la Gaceta N° 83 del 2 de
mayo de 1996, violencia doméstica es una acción u omisión, directa o indirecta, ejercida contra un pariente
por consanguinidad, afinidad o adopción, hasta el tercer grado inclusive, por vínculo jurídico o de hecho o por
una relación de guarda, tutela o curatela y que produzca como consecuencia el menoscabo de su integridad
física, sexual, psicológica o patrimonial. El vinculo por afinidad subsistirá aun cuando haya finalizado la
relación que lo originó.
Se entiende por violencia toda acción u omisión de una persona o colectividad que viole el derecho al pleno
desarrollo y bienestar de las personas y que determina una brecha entre su potencialidad y realidad.
Generalmente estas acciones u omisiones se dan debido al desbalance de poder que existe entre las
personas.
Podemos afirmar que la violencia es toda acción u omisión que altera la convivencia pacífica de las personas,
que se manifiesta de diferentes formas y grados, con repercusión en la salud pública, sociedad, vida política y
cultural de una comunidad.
1.2 Violencia Cotidiana. Es la que venimos sufriendo diariamente y se caracteriza básicamente por el no
respeto de las reglas, no respeto de una cola, maltrato en el transporte público, la larga espera para ser
atendido en los hospitales, cuando nos mostramos indiferentes al sufrimiento humano, los problemas de
seguridad ciudadana y accidentes. Todos aportamos y vamos siendo parte de una lucha cuyo escenario se
convierte en una selva urbana. Existen, de acuerdo con J. Alemany , además de un mecanismo económico
(ya visto) , otros de carácter biológico psicológico y cultural que caracterizan la violencia cotidiana en el marco
del sistema neoliberal actual
A) El llamado mecanismo biológico , consiste en la deshumanización , que cataloga al "otro" como un "no ser
humano". El objetivo es que "El otro", como persona integral deje de ser importante para mí como ya lo es
para el sistema económico . Y es que ,parodiando a Primo Levy "un ser deshumanizado y un sistema
inhumano difunden y extienden su inhumanidad en todas direcciones y especialmente hacia abajo" (cfr. Primo
Levy: los hundidos y los salvados). De esta manera se construye un individuo des-actualizado, des-
relacionado. Des-referenciado
Martín Buber escribía en su célebre "yo-tu" que los seres verdaderos son vividos en la actualidad, mientras los
objetos lo son en el pasado, la "actualidad" implica siempre relación y esa es la manera de encontrarse. La
deshumanización implica por el contrario des-actualización con el otro "mi próximo" y por tanto su
"objetualización". Una vez que he objetualizado al otro, que lo he deshumanizado, se abre la veda para la
violencia
B) Un mecanismo psicológico referido a la incapacidad para para procesar adecuadamente la capacidad de
amar y valer , bien por exceso, bien por defecto. Tanto en un caso como en otro caso se genera violencia. Los
referentes de persona triunfadora que presenta el modelo actual , favorecen un individualismo hobbesiano, y
una competitividad feroz que acaba destruyendo redes afectivas, generando frustración y ansiedad
permanentes y convirtiendo a los vecinos en desconocidos, y a compañeros de trabajo en contrincantes.
c) Un mecanismo cultural que da coherencia a lo anterior a través de la universalización de unos nuevos
modelos y pautas pseudoculturales basadas en la inmediatez de lo inmediato y en la superficialidad de las
relaciones, que enlaza además con los afectos y desafectos de carácter psicológico y que convierte a la
persona en un puro cóctel de sensaciones. Todo ello con el fin de que el individuo construya sus creencias y
opciones vitales desde la identificación de felicidad con un consumo de bienes y estimulos, de manera que
cuando esta realidad no se consigue la persona se frustra y su agresividad se transforma en violencia
1.3 Violencia Política. Es aquella que surge de los grupos organizados ya sea que estén en el poder o no. El
estilo tradicional del ejercicio político, la indiferencia del ciudadano común ante los acontecimientos del país, la
no participación en las decisiones, así como la existencia de las llamadas coimas como: manejo de algunas
instituciones y las prácticas de Nepotismo institucional. También la violencia producida por la respuesta de los
grupos alzados en armas.
No se puede entender el problema de la violencia política sin conceptuar a la política como la organización y
aplicación sistemática de determinadas relaciones de poder, como la articulación de un conjunto de medios
para la consecución y la preservación de éste. La política organiza el poder, le otorga forma estatal y viabiliza
un proyecto socio-económico de clase. En este marco, la violencia es parte activa de la estructura social, no
es sólo un instrumento o medio de lucha, sino sobre todo un modo de conflicto.
El surgimiento de la violencia política está estrechamente vinculado al desarrollo de la propiedad privada, y es
sólo en el transcurso de la consolidación histórica de ésta, que la violencia se transforma en manifestación
específica de poder social. En otras palabras, posee una base material concreta y no es una constante
histórica, por lo tanto es factible su desaparición en una fase superior del desarrollo humano, cuando sea
eliminado todo tipo de explotación pues -como señalara Engels- "el poder, la violencia, no es más que el
medio, mientras que la ventaja económica es el fin" (1).
Cuando la ventaja económica, la ganancia, deje de ser la principal motivación de la producción material,
cuando el fin de la actividad económica sea la satisfacción de las necesidades del hombre, y no el mero lucro,
allí se crearán las condiciones básicas para la extinción definitiva de la violencia política.
No obstante, esta posibilidad histórica se vislumbra lejana, y la violencia continúa siendo componente central
de todo el sistema de dominación. De allí que la clase en el poder requiera -a todo nivel- de estructuras que le
permitan organizar el control social, minimizar los riesgos de un cuestionamiento revolucionario de la
sociedad, y garantizar las condiciones para la reproducción ampliada del poder y del sistema en su conjunto.
En esto el Estado desempeña un rol crucial.
Estado y violencia política
El principal organizador y concentrador de la violencia estructural es el Estado, de manera que cualquier
intento por legitimar y justificar la violencia ejercida por la clase en el poder, pasa por legitimar el Estado. El
objetivo básico que se persigue es despolitizar, desideologizar y neutralizar el Estado, presentarlo como el
sintetizador del "bien común" y garante de la "ley y el orden". Para ello es imperativo la imposición de una
visión histórica de la naturaleza humana, la sociedad y elaborando, simultáneamente, conceptos abstractos de
nación, interés nacional, estabilidad y paz social.
Este tipo de Estado se justificaría por el posible "caos" que devendría en la sociedad humana por el hecho de
su inexistencia. Fenómeno que hace más de tres siglos ya debatían los grandes pensadores filósofos y
políticos. Según esta corriente teórica -que de una u otra forma sigue vigente- la naturaleza humana es
esencialmente egoísta y utilitaria, cada ser lucha por su propia subsistencia, por la satisfacción de sus propios
intereses, lo que inevitablemente le lleva a la confrontación permanente con otros seres humanos.
Esta situación es la que Hobbes (2) describiera como "la guerra de todos contra todos". Situación superable
sólo con apego a un ente no-utilitario, a un órgano que no buscase la satisfacción de intereses particulares,
sino que comunes, generales. De allí surge la noción básica y la materialización del concepto del Estado
actual como el único capaz de imponer el orden en medio del "caos natural". Es decir, ser un "administrador
neutro del conflicto social".
Dicha tesis amerita al menos dos consideraciones. En primer lugar, la naturaleza humana no es egoísta, ni
altruista, ni agresiva ni pacífica, ni buena ni mala en si misma, sino que simplemente sintetiza el sistema de
relaciones sociales prevaleciente en un momento histórico determinado.
La esencia humana en abstracto no existe, esta es concreta y, por sobre todo, dinámica, cambiante, de modo
que la hipótesis de una situación natural de guerra permanente solo sirve para justificar la creación y
consolidación de un complejo aparato de dominación de clase como es el Estado (analícese, en un grado
menor, la lucha contra la delincuencia), además de proyectar la idea de la imposibilidad de transformar el
sistema o luchar por una sociedad igualitaria, puesto que el ser humano sería individualista y egoísta en
esencia y jamás podría cambiar.
En segundo lugar, es necesario puntualizar que el Estado no es un ente que esté por sobre las clases y la
sociedad. Ninguna institución es neutra o poseedora de poder propio, más bien expresa poder social de clase.
Es por ello que conceptos y prácticas tales como orden, legalidad, estabilidad, paz social, civilismo, etc., son
de carácter tan determinado; la sociedad virtual no existe, ni ha existido, solo existe la sociedad
históricamente concreta, de manera que el orden y la estabilidad que se defiende hoy, es el orden y la
estabilidad del neoliberalismo. El Estado no es ningún sintetizador del bien común y del interés de un país,
sino que de violencia política y, por consiguiente, de poder de un sector de la sociedad sobre otro.
La dimensión ideológica de la violencia
Históricamente a través de diversos medios de socialización -la estructura educacional, los medios de
comunicación, entre otros-, la clase dominante ha ido configurando un sistema de valores, normas, conceptos
y categorías tendientes a justificar su dominio: su preponderancia monopólica a regir los destinos de la
humanidad, sus instancias de organización y la vida de los individuos. Medios entre los cuales la
autentificación del uso de la violencia en sus diferentes formas por parte del Estado, su institucionalidad, sus
fuerzas armadas y policiales, han sido una constante.
Esta manipulación ideológica se ha sostenido en tres ejes esenciales:
a) Ocultar la violencia estructural propiamente tal.
b) Legitimar la represión institucional.
c) Deslegitimar toda violencia social contra el sistema.
La violencia es inherente a una estructura social injusta, a un orden social basado en la explotación del trabajo
por el capital, en la exclusión y marginación económica, social y cultural de vastos sectores de la sociedad. De
hecho la violencia no se reduce únicamente a su manifestación más ostensible, a su forma represiva.
Esta última es sólo una vía que permite mantener maniobrando y desarrollándose a la violencia estructural en
su conjunto, al capitalismo. Es por ello que Marx y Engels señalaron la existencia de un virtual estado de
guerra entre patrones y trabajadores (3), en otras palabras, criticaban la influencia de la violencia económica y
de cómo ésta se reproduce a través de todo el sistema consolidándose como violencia estructural.
Mas este modo de abordar el problema no es prerrogativa exclusiva de los clásicos del Marxismo, también -y
básicamente a partir de la encíclica Populorum Progressio- la Iglesia Católica, en particular el Movimiento de
la Teología de la Liberación, manifestó sin ambigüedad, que "la violencia originaria, raíz y principio de todas
las demás violencias sociales, es la llamada violencia estructural, la injusticia de las estructuras sociales,
sancionada por un orden legal injusto y orden cultural ideologizado, que como tales constituyen la
institucionalización de la injusticia" (4).
El ocultamiento de la violencia estructural requiere imponer la idea de la libertad del individuo, de la igualdad
de oportunidades, de los beneficios de un mercado abierto a la libre competencia. El esquema de valores
imperantes reproduce sistemáticamente la idea de que los pobres, los marginados, son tales sólo debido a la
mala suerte de haber nacido pobres o a su propia impericia, a su falta de creatividad y esfuerzos personales.
Entonces la injusticia no es tal, pues las naturales diferencias sociales no son más que el resultado de las
leyes de funcionamiento del mercado, leyes, que según se argumenta, no responden a los intereses de nadie
en particular. Obviamente entonces, al negarse la injusticia social, se está negando también la violencia
estructural.
Bajo este marco conceptual surgen las nociones de violencia directa (represiva) y violencia indirecta
(estructural). Donde producto de la manipulación y desinformación ideológica, se tiende adscribir un carácter
significativamente más negativo a la violencia directa que a la indirecta; se condena el destrozo de la
propiedad pública y privada, un secuestro, un atentado, pero no ocurre lo mismo con la miseria, la pobreza, la
carencia de vivienda o salud. O, dicho de otra manera, se considera social y culturalmente peor, matar que
dejar morir. La clase en el poder juega con la sicología de las personas, con sus emociones y decepciones, a
fin de encauzar cualquier signo de descontento, diluir y desviar la atención del impacto de cualquier violencia
estructural.
Junto con la legitimación ideológica y política de la existencia y el recurso de las distintas formas de coacción,
se deslegitima todo intento de organización popular de la violencia. A pesar que en los discursos oficialistas es
frecuente la condena de la violencia "venga de donde venga", en la práctica se busca neutralizar o
desarticular únicamente su desarrollo en la base, su forma auto-defensiva u ofensiva, especialmente aquella
que se puede erigir como alternativa de lucha política, militar o social.
En consecuencia, la naturaleza clasista del proceso en marcha instituye que la violencia ejercida por el
sistema es positiva y necesaria. Es decir, toda consideración moral acerca de la violencia política, tiene que
ver con el sistema de valores que éste estime necesario para lograr la estabilidad del mismo. Por eso se
critica el uso de la violencia en política, en la misma medida que se crean organismos de seguridad y de lucha
antisubversiva, y aumentan los presupuestos de las fuerzas armadas y de orden. Así se ha ido estableciendo
una relación arbitraria entre democracia y paz por un lado y cambio y violencia por otro.
En este contexto ideológico es que surge una inevitable interrogante: ¿Existe una forma ética de ejercer la
violencia? Está claro que de aceptarse el sistema de valores imperantes, como el único referente para medir
lo positivo o lo negativo, lo bueno y lo malo del recurso de la violencia, la conclusión será siempre la misma: la
violencia ejercida por la base social será siempre reprobable. Sin embargo, si ponemos el punto del análisis
en otro ámbito, sí logramos trascender el límite de la moral general y vaga para reconstruir desde el pueblo -
los verdaderamente afectados por ésta-, valores morales y nociones éticas que expresen la necesidad
histórica del cambio social, y muy especialmente, que desmitifique el uso de la violencia por parte de las
masas, ubicándola en su justo contexto como fenómeno socio-político, el centro del problema cambia:
La violencia es moralmente válida y políticamente viable, en la medida que se corresponde con la dirección
principal del movimiento histórico, al cambio social necesario para erradicar primero parcial y luego
definitivamente la violencia estructural creada por el sistema capitalista.
La forma ética de ejercer la violencia está en ponerla al servicio de las mayorías populares, al servicio del
cambio social y de la dignidad humana.
La violencia revolucionaria es una forma específica de manifestación ética, pues ésta no persigue la
destrucción del ser humano y su entorno, ni su sometimiento, sino que es un período muy breve de la
actividad por las transformaciones, sólo un momento histórico; no es un fin sino uno de los medios disponibles
para desplegar la multifacética lucha por el poder popular.
La violencia revolucionaria tiene un rango cualitativo, destruye para construir un sistema justo que nos
encamine hacia una nueva sociedad.
La violencia militar
La violencia militar es una expresión particular de la violencia política que se estructura en forma de doctrina y
se organiza como cuerpo armado.
Ninguna doctrina militar es neutral, más bien condensa la idea militar estratégica de quien la ejerce. En el
caso específico de los países latinoamericanos, por parte del poder imperante, aún prevalece en la región la
Doctrina de Seguridad Nacional, que con la entrada en escena de las democracias protegidas ha tendido en
nuestros países hacia lo que hoy se conoce como "seguridad ciudadana". La DSN en Chile como apreciación
básica de cualquier futura guerra, partió a fines de los 70 manejando tres hipótesis de conflicto: en el sur con
Argentina, en el norte con Perú y Bolivia, y en el frente interno, donde definitivamente se puso el mayor
énfasis.
Lógicamente, la definición de frente interno conlleva la necesidad de organizar la represión dentro de nuestras
fronteras y la voluntad de neutralizar o exterminar a un enemigo (el enemigo interno). Es decir, el desarrollo de
la violencia en términos específicos y no genéricos como se expresaba en la idea de "todos contra todos";
más bien la guerra de las FFAA como instrumento político de la clase dominante contra el pueblo como
sucedió tan explícitamente durante la dictadura. Sin embargo, junto con el proceso de transformaciones que
ha vivido Chile luego del cambio pactado de un gobierno militar a uno civil dentro del mismo sistema, esta
visión aún es compartida entre los diferentes actores políticos involucrados en dicho pacto. Diferencias más
diferencias menos, en la lucha contra el enemigo interno, "el terrorismo", están comprometidos todos quienes
participan del poder (gobierno, oposición, FFAA, Iglesia). Entonces, no es correcto incluso desde éste punto
de vista, hacer una división tan categórica y definitiva entre lo político y lo militar, puesto que en la práctica
ambos se siguen conjugando a través del accionar del Estado y de sus instrumentos armados y no armados.
La violencia militar adquiere también diferentes formas, puede ser central o periférica en un momento histórico
determinado, pero en lo fundamental, está siempre presente en forma de una estrategia militar para la
obtención o la defensa del poder.
Por último, y obstante la condena a la violencia en general por "inhumana y anticristiana", ante situaciones
concretas de guerras o conflictos internos, la clase gobernante no sólo defiende moral y políticamente la
violencia, sino que además es la primera en unirse para regular las formas de ejercerla y premiar a los
agentes que se destacan en el ejercicio de ésta. De otra forma no se explicarían las convenciones
internacionales que norman las guerras, los conceptos de valor y heroísmo, instituciones tales como las
condecoraciones al mérito, pensiones específica, etc.
1.4 Violencia Socio-económica. Que es reflejada en situaciones de pobreza y marginalidad de grandes
grupos de la población: desempleo, subempleo, informalidad; todo esto básicamente reflejado en la falta o
desigualdad de oportunidad de acceso a la educación y la salud. Además está la violencia "socio-económica o
estructural", que constantemente provoca violencia en quienes la padecen y la desahogan sobre las personas
vulnerables más cercanas, física y emocionalmente, como las esposas e hijos. Esta violencia es generada por
el desempleo, el alto costo de la manutención y la vivienda familiar; la angustia por la creciente inseguridad,
agresión y temor de la delincuencia; los insoportables niveles de ruido, insalubridad y contaminación
ecológica, etc. Violencia socio-económica que es reforzada con las formas burdas y sutíles de machismo,
violencia y sexismo frenético, que constantemente trasmiten los medios audiovisuales. En una sociedad así,
que genera y cohonesta tanta violencia, ¿pueden sus miembros ser no violentos? Ante ello, urge difundir
programas eficaces de cooperación entre el Estado y sectores privados, que ataquen la violencia por todos los
flancos. Desde políticas económicas que logren mejores condiciones de vida para las familias costarricenses,
hasta campañas inteligentes de concientización en todos los centros de educación, iglesias y demás
entidades de bienestar social; y, sobre todo, a través de los medios audiovisuales. Hay que utilizar
creativamente todos los medios para impedir la violencia, especialmente contra las personas más vulnerables.
1.5 Violencia Cultural. La existencia de un Perú oficial y un Perú profundo (comunidades nativas y
campesinas), son distorsiones de los valores de identidad nacional y facilitan estilos de vida poco saludables.
Llegados aquí cabe preguntarse qué es lo que hace que la pobreza se mantenga e incluso se acepte. Hay
razones de funcionalidad -sirve para mantener los sistemas sociales en que se da- y estructurales -forma
parte de la estructura de poder que se autorreproduce-, pero también ideológicas o culturales. De hecho,
todas las sociedades producen explicaciones de la existencia de la pobreza que guardan relación directa con
(o incluso forman parte de) las diferentes formas que adopta la violencia cultural. 17
Es conocido que las religiones, en sus versiones de "opio del pueblo" o de "teología de la sumisión" que no las
agotan, pueden convertirse en un mecanismo de justificación de la existencia de la pobreza. Lo mismo puede
decirse de las ideologías políticas.
El neoliberalismo -que achaca la pobreza a la falta de interés por parte de los pobres- y el marxismo -que
reduce en última instancia el fenómeno a la explotación del hombre por el hombre y, por ende, al tema de la
propiedad privada- han sido dos ejemplos bien visibles, aunque con alguna diferencia entre sí. El
neoliberalismo ha producido más pobreza, pero no la ha negado. Se ha procurado, eso sí, invisibilizaria o
trasformar a los pobres en habitantes de campos de concentración, guetos o zonas rodeadas por muros de
hormigón.
El marxismo, en cambio, negó la existencia de pobreza en los países del Este una vez suprimida la propiedad
privada. Como no podía haber pobreza, no la había. En algunos casos, incluso la palabra pobreza
desapareció. Pero no los pobres.
En general, la violencia cultural se produce cuando se obliga a las personas a que o no vean el problema o a
que dispongan de explicaciones para el mismo pero mantengan la situación. La relativa ausencia de discusión
de estos asuntos, por un lado, y su tratamiento habitual cuando llegan a los medios de comunicación, por otro,
son ejemplos de violencia cultural. Piénsese, si no, en la forma con que, con frecuencia, se trata la pobreza en
la prensa (sobre todo cuando, de hecho, consiguen achacar toda la culpa al pobre mismo) y se tendrá una
idea de lo que se quiere decir.
Amenaza para la paz
Los retos para la paz en los próximos años, mientras el conflicto Norte-Sur sea el dominante, tienen diversas
fuentes, pero una de ellas es la pobreza como catalizadora o como sustentadora de conflictos armados. La
correlación entre régimen no democrático y belicosidad es, a pesar de fundamentarse en la "paz perpetua"
kantiana, una correlación espuria: es la pobreza de las naciones la que explica, simultáneamente, la ausencia
de instituciones democráticas y la propensión a iniciar una agresión bélica.
Los procesos de polarización social que acompañan al naufragio del desarrollo tienen salidas bien conocidas.
Una es negarlos, haciendo creer a la gente, recurriendo a la violencia cultural, que todos formamos un sólo
grupo sin distinciones. Eso, en otras palabras, se llama nacionalismo y su difusión tiene que ver, entre otros
factores, con la extensión de la pobreza: el nacionalismo consigue negar que haya ganadores y perdedores
en el sistema social ya que todos "somos una nación". Otra salida ante la polarización es la de anunciar su
supresión en un futuro glorioso en el que todos, ganadores y perdedores, nos encontraremos como hermanos.
La diferencia entre este milenarismo y el nacionalismo es su perspectiva de futuro: el primero se proyecta
hacia un futuro lejano pero brillante, mientras el segundo tiene como modelo un pasado normalmente
tergiversado.
Existe también la posibilidad de superar la descomposición social que significa el empobrecimiento y su
correlativo enriquecimiento mediante un chivo expiatorio que, ajeno al grupo, permita proyectar sobre él
frustraciones y agresividades. El racismo es una de sus manifestaciones.
Todos estos mecanismos de defensa tienen en común su carácter potencialmente violento, sobre todo en la
medida en que se presentan combinados como en el caso del nazismo nacionalista, milenarista y xenófobo
(no sólo antisemita). Una vez que se han puesto en movimiento, es posible investigar sobre los medios para
detener la violencia que generan, y para hacer la paz y mantenerla. Pero investigar para la paz es también
investigar sobre las raíces de la violencia. Y la pobreza es una de ellas. Construir la paz es también reducir la
pobreza.
1.6 Violencia Delincuencial. Robo, estafa, narcotráfico, es decir, conductas que asumen medios ilegítimos
para alcanzar bienes materiales. Toda forma de conducta individual u organizada que rompe las reglas
sociales establecidas para vivir en grupo. establecido no ayuda a resolver los problemas. Todos sueñan con el
modelo que les vende la sociedad, el éxito fácil. Pero ser un profesional idóneo o un técnico calificado
requiere de esfuerzo y preparación. Requiere desarrollar recursos internos y metas. Los jóvenes de nuestro
país tienen oportunidades de orientación y canalización de sus frustraciones y en esto dependen de sus
familias, la escuela y las instituciones; la responsabilidad es de todos. Es decir, las expresiones de violencia
sin futuro y sin horizontes pueden cambiar.
En la actual situación de violencia delincuencial, en Peru, lo relevante no es el incremento de las tasas sino el
aumento de la letalidad de las agresiones. Lo cual se expresa en el aumento de los homicidios y de los robos
a mano armada. Tal reforzamiento del contenido violento de la delincuencia se produce en un contexto en el
cual el Estado muestra su mayor ineficiencia; tanto en lo atinente al aparato policial (incapacidad para atender
las denuncias, procesarlas y capturar a los delincuentes), como al sistema judicial (lentitud y negligencia en la
imposición de las penas).
La impunidad propicia que la sociedad se llene de miedo y que la percepción del peligro condicione la vida
cotidiana. El estado anímico provocado conduce a la privatización e informalización de la protección, a través
de la utilización de diferentes estrategias, entre las cuales destacan el cierre de los espacios residenciales –
amurallamiento –, la contratación de vigilantes y, en el caso extremo, la afiliación a organizaciones ilegales
que ofrecen seguridad de personas y bienes.
Estas modalidades de protección no pueden ser estudiadas dentro de la concepción clásica del control social;
porque no están referidas a una política que toma la prevención en función del ejercicio de un control
socializador, en el cual el individuo desviado es considerado como el objetivo principal de la intervención. Más
bien, se refieren a la expectativa de la disminución del riesgo de que situaciones relacionadas con la violencia
delincuencial afecten la vida privada.
Al respecto, en el artículo se exponen tres enfoques que podrían facilitar la explicación del fenómeno y se
ofrecen los resultados de una investigación relacionada con estas nuevas formas de control social.
Palabras-clave: control social, violencia, informalización, privatización del control social.
II. TIPOS DE MALTRATO.
La violencia existe, esto es una verdad innegable, el ser humano tiene dentro de sí el impulso que lo lleva a
desear el poder y el control de su medio ambiente social y natural. Cuando ambas tendencias se conjugan el
hombre y la mujer actuan imponiendo la ley del mas fuerte. Esto nos ha llevado al exterminio de animales,
plantas, medio ambientes y civilizaciones humanas completas.
Sin embargo cuando es capaz de sublimar estos impulsos, los logros son espectaculares, la violencia se torna
en un impulso creador capaz de inventarlo todo, y el deseo de poder y control en una capacidad de inventiva
que nos llevara a las estrellas.
Dentro del nucleo familiar, base de la sociedad, se dan estos mismos fenomenos en torno a las relaciones
interpersonales, tanto entre los diferentes estratos de edades como entre los sexuales, dependientes de la
familia de origen, etc. Una de las tareas fundamentales de la familia es la educación y crianza de los hijos. La
forma en la que se ha dado esta educación y en la que se aplica la disciplina ha variado enormemente a lo
largo de la historia humana, no es dificil imaginar al hombre prehistorico golpeando o mordiendo a su hijo, tal y
como lo hace el lobo con su cría cuando le enseña una lección.
Conforme evoluciona la civilización, la conceptualización de la disciplina y la educación se mueven con ella,
los ejemplos son extremos, en la antigua Roma, cuna de las leyes y de la civilización occidental se
consideraba a los niños propiedad absoluta de los padres pudiendo estos disponer incluso de sus vidas;
contrastemos esto con la actual legislación Sueca donde el golpear a un niño conlleva consecuencias
júridicas. Desde luego en ambos ejemplos y en todas las sociedades la manera de aplicar la disciplina varia
de familia en familia, e incluso entre padre y madre.
Definamos pues el maltrato, físico primero, emocional despues y finalmente la disciplina.
La caracterisitica fundamental del maltrato fisico es el uso de la violencia, propositiva, repetitiva y cuya
finalidad es causar dolor, generalmente producida como consecuencia de una conducta negativa, real o
imaginaria, que ha cometido un niño, y que tiene como finalidad ultima la modificación de la conducta que el
adulto considera nociva y perjudicial, ya sea poara el niño, el adulto o la sociedad.
El maltrato emocional es mas sutil, pero no menos doloroso, su caracteristica principal es provocar malestar
(dolor) emocional, existen dos modalidades fundamentales, la activa, que humilla y degrada al niño
produciendole sentimientos de desesperanza, inseguridad, y pobre autoestima, esta se manifiesta por insultos
o apodos desagradables, nuevamente en la mayoría de los casos la finalidad manifiesta es "motivar" al niño a
que modifique una conducta indeseable.
La segunda modalidad es la pasiva, es el desamor, la indiferencia el desinteres por el niño, esta, aún que
poco reconocida como maltrato, puede, en los primeros dias de vida provocar hasta la muerte por una
patología llamada depresión analítica.
La disciplina se conceptualizara como las reglas y normas, asi como las consecuencias que tendra la violación
de estas, estas varian de familia en familia y en lo general estan impuestas por la sociedad en donde esta
inserta esta familia, el fin ultimo de la disciplina es formar seres humanos adaptados, funcionales y felices,
capaces de enfrentarse con éxito a la vida y a la sociedad que le rodea; este fin es evidentemente
incompatible con el maltrato físico y emocional, por lo tanto podemos concluir que la disciplina es incompatible
con el maltrato.
2.1 Maltrato Físico.
Se ejerce mediante la fuerza física en forma de golpes, empujones, patadas y lesiones provocadas con
diversos objetos o armas. Puede ser cotidiana o cíclica, en la que se combinan momentos de violencia física
con periodos de tranquilidad. En ocasiones suele terminar en suicidio u homicidio. El maltrato físico se detecta
por la presencia de magulladuras, heridas, quemaduras, moratones, fracturas, dislocaciones, cortes,
pinchazos, lesiones internas, asfixia o ahogamientos.
1. Lesiones físicas graves: fracturas de huesos, hemorragias, lesiones internas, quemaduras,
envenenamiento, hematomas subdurales, etc.
2. Lesiones físicas menores o sin lesiones: No requieren atención médica y no ponen en peligro la salud física
del menor.
2.2 Maltrato Emocional.
Los factores que influyen en el abuso psicológico son muy variados: emocionales, económicos, sociales, etc.
La mujer se ve dominada por el varón, quien la humilla en la intimidad y públicamente, limita su libertad de
movimiento y la disposición de los bienes comunes. Resulta complicado detectar este tipo de abuso, aunque
se evidencia a largo plazo en las secuelas psicológicas. En este caso la violencia se ejerce mediante insultos,
vejaciones, crueldad mental, gritos, desprecio, intolerancia, humillación en público, castigos o amenazas de
abandono. Conduce sistemáticamente a la depresión y, en ocasiones, al suicidio.
La gravedad de estos abusos varía en virtud del grado de violencia ejercida sobre la mujer y normalmente se
combinan varios tipos de abuso, ya que dentro del maltrato físico siempre hay un maltrato psicológico. Según
indica la psicóloga Alejandra Favieres, del Servicio de Atención a la Mujer en Crisis, de los Servicios Sociales
de la Mancomunidad de los Pinares, en Madrid, el maltrato psicológico es mucho peor que el maltrato físico.
"Evidentemente, el maltrato físico severo puede dejar secuelas muy graves, como rotura de bazo o pérdida de
audición, pero las secuelas psicológicas son las que más perduran. Es difícil que la mujer identifique el
maltrato psicológico cuando éste es muy sutil", explica Favieres.
1. Rechazar: Implica conductas de abandono. Los padres rechazan las expresiones espontáneas del niño, sus
gestos de cariño; desaprueban sus iniciativas y no lo incluyen en las actividades familiares.
2. Aterrorizar: Amenazar al niño con un castigo extremo o con un siniestro, creando en él una sensación de
constante amenaza.
3. Ignorar: Se refiere a la falta de disponibilidad de los padres para con el niño. El padre está preocupado por
sí mismo y es incapaz de responder a las conductas del niño.
4. Aislar al menor: Privar al niño de las oportunidades para establecer relaciones sociales.
5. Someter al niño a un medio donde prevalece la corrupción: Impedir la normal integración del niño,
reforzando pautas de conductas antisociales.
2.3 Maltrato por Negligencia.
Este maltrato supone la no atención de las necesidades básicas del niño,como podría ser: alimentación,
higiene, seguridad física, aprendizaje del lenguaje y desarrollo de la locomoción, entre otros.
Se priva al niño de los cuidados básicos, aún teniendo los medios económicos; se posterga o descuida la
atención de la salud, educación, alimentación, protección, etc. Es privar a los niños o niñas de los elementos
básicos necesarios para garantizar su desarrollo armónico e integral: es decir, de alimentación, educación,
salud, cuidado, afecto, entre otros.
Factores de Riesgo :
Del niño o de la niña: De la familia o de sus miembros:
Niños o niñas con enfermedades crónicas.
Discapacitados física o mentalmente.
Niños o niñas pasivos, hiperactivos o rebeldes.
Sexo del niño, que no satisface las expectativas de los padres. Bajo nivel educativo de los padres.
Pobreza o miseria.
Familias monoparentales o madres soltera Elevado número de personas por hogar.
Desconocimiento de los servicios sociales del Estado.
Embarazo no deseado.
Situaciones conflictivas de la pareja
Enfermedad mental, adicciones o situaciones depresivas.
Débiles lazos afectivos entre los padres o responsables del niño (a).
Pautas de crianza inadecuadas.
Sociales:
Patrones culturales que subvaloran al niño.
Ausencia de redes sociales de apoyo.
Desempleo, inestabilidad laboral o económica
Descuido deliberado en el período de gestación, por parte de la madre o demás miembros de la familia.
Exclusión forzada del niño (a), dejándolo en instituciones públicas o en la calle.
Salida del hogar, parcial o definitiva, de los responsables del niño(a) dejándolo desprotegido.
No participación de la familia en las redes de solidaridad vecinal, veredal o barrial.
Lazos vecinales y comunitarios, débiles o conflictivos
Pobreza y desempleo generalizados.
Descomposición social.
Mendicidad.
Tolerancia de la comunidad frente al maltrato.
Cómo reconocerlo:
Retardo en el desarrollo psicomotor
Desnutrición.
Diarrea, infección respiratorias y en piel
Mal estado de la dentadura.
Accidentalidad previsible y prevenible
Descuido con objetos y sustancias peligrosas.
Dificultades de aprendizaje Incapacidad de expresar afecto.
Llanto injustificado
Trastornos del habla.
Higiene personal inadecuada
Ausencia de cuidados médicos mínimos.
Desescolarización o bajo rendimiento escolar
Depresión o Agresividad.
Descuido en las relaciones sociales que el niño establece, tipo de actividades que realiza.
Falta de aplicación de normas de comportamiento
Falta de estímulos afectivos, intelectuales y sociales que desarrollen las potencialidades del niño (a).
Niños que no son llevados a control médico, de vacunación y demás servicios de salud.
III. MALTRATADORES.
Socialmente no hay un prototipo de maltratador; puede ser de clase alta o baja, con estudios o sin ellos, joven
o viejo. «Es un perfil plano», dice Bonino, que trata a unos 50 de estos hombres al año. Su conducta no tiene
por qué estar ligada al consumo de alcohol o drogas -en el 80% de los caso no lo está- y tampoco a
desviaciones psíquicas.
En contra de lo que pueda parecer, la mayor parte de los agresores no son enfermos mentales. Según
Enrique Echeburúa, catedrático de Psicología Clínica de la Universidad del País Vasco y pionero en España
en la aplicación de terapias a hombres maltratadores, «el 20% de ellos sí presenta un trastorno mental –
alcoholismo, esquizofrenia paranoide, trastorno delirante…-. Pero el 80% son „normales‟; no existe un
trastorno grave, aunque sí presentan alteraciones de la personalidad y cognitivas, como un machismo
extremo o la justificación del uso de la violencia para resolver problemas».
«Lo único que tienen en común es que son hombres y que tienen muy interiorizada la idea de que la mujer
está a su disponibilidad», afirma Bonino. Según asimilen más o menos esta idea se convertirán en un tipo
diferente de agresor: asesinos, violentos físicos o psicológicos, controladores… En ocasiones los hombres
con mayor status social y cultural recurren a formas más sutiles de violencia, como la psicológica, mientras
que los que tienen un nivel cultural menor optan directamente por los golpes.
La mayoría no son agresivos de forma habitual. Ejercen su violencia de forma selectiva, sólo con su mujer.
Por eso es tan difícil reconocerlos. Además, desarrollan una especie de doble personalidad «hacen lo que
corresponde hacer a un hombre cuando están en público: tratar bien a su mujer; pero son unos tiranos en
privado», según Bonino. «Esta doble fachada es más acusada en los maltratadores que ejercen violencia
física».
Además suelen presentarse a sí mismos como víctimas. «Discutimos y ella me dijo que no aguantaba más y
que se iba. Yo la empujé y se cayó». Así describe un ingeniero de 28 años una de las agresiones a su pareja.
«Tuvimos un desencuentro, le grité y se asustó», «me provocó», «si se hubiese quedado callada no habría
pasado nada», dicen otros.
Los valores machistas que imperan en la sociedad han calado hondo en estos hombres, llevándoles a
extremos límite. Muchos incluso sufrieron maltratos en su infancia y han interiorizado la violencia como un
comportamiento normal. Los golpes y los gritos son su único recurso. La única forma de enfrentarse a una
vida que no transcurre como a ellos les gustaría.
3.1 ¿Quiénes son maltratadores? Son todas aquellas personas que cometen actos violentos hacia su pareja o
hijos; también puede ser hacia otros en general.
3.2 ¿Por qué maltratan? Porque no saben querer, no saben comprender, no saben respetar.
3.3 ¿Qué características tienen los maltratadores?
1. Tienen baja autoestima.
2. No controlan sus impulsos.
3. Fueron víctimas de maltrato en su niñez.
4. No saben expresar afecto.
3.4 ¿Qué características tienen los maltratados?
1. Tienen baja autoestima.
2. Sumisos.
3. Conformistas.
4. Fueron víctimas de maltrato.
5. No expresan su afecto.
3.5 ¿Qué se debe hacer para no llegar al maltrato?
Aprender a:
- Comprenderse.
- Comunicarse con calidez y afecto.
- Respetarse.
- Dominar sus impulsos (ira, cólera).


Leer más: http://www.monografias.com/trabajos33/violencia-familiar-peru/violencia-familiar-
peru.shtml#ixzz2h58L8uvg
Pobreza y desempleo: principales
problemas sociales del Perú
Autor: CONSORCIO DE INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL
(CIES);
Globalización, integración internacional y apertura económica

07-2005

Presentación
La pobreza y la falta de empleo adecuado, dos caras de una misma moneda, son quizá los
principales problemas sociales del Perú, y han estado en el centro del debate electoral del
2001. La incidencia de la pobreza aumentó de 42% en 1985 a 55% en 1991. Durante el
decenio de Fujimori, la estrategia liberal privilegió el crecimiento económico, a veces en
sectores poco generadores de empleo, como la minería, con la idea de generar excedentes
que permitan una expansión del gasto público social. Con este aumento del gasto, se
combatiría a la pobreza, integrando a los grupos sociales excluidos, en primera instancia, de
los beneficios del crecimiento. Efectivamente, el gasto social se triplicó entre 1993 y el año
2000, pasando de 1.462 a 4.346 millones de dólares. Se estima que un 30% del total se dirigió
a programas focalizados; es decir, orientados exclusivamente hacia los pobres. A pesar de tal
aumento y del rápido crecimiento del PBI hasta 1997, la incidencia de la pobreza cayó sólo
hasta 51% en dicho año, para elevarse nuevamente hasta 54% en el año 2000. ¡Diez años
después regresábamos al punto de partida y; peor aún, la tasa de pobreza superaba en 12
puntos el nivel de mediados de los ochenta! Visto desde el lado del mercado de trabajo, hacia
fines de la década, sólo el 15% de la población ocupada laboraba en empresas privadas de 10
y más trabajadores, mientras que el 53% era independiente urbano o rural.

Aunque no se lograron los resultados esperados, la estrategia de los noventa contra la
pobreza no fue necesariamente un fracaso. Por un lado, el rebrote del año 2000 se dio luego
de tres años de shocks externos y recesión; y quizá sin los programas la situación hubiese
sido peor. Por otro lado, la pobreza extrema1 se redujo consistentemente, desde 24 a 15%
entre 1991 y el año 2000, resultando en este último año 4 puntos menor que en 1985.
Probablemente, la estrategia tuvo aciertos y debilidades, siendo necesario un balance que
permita identificar lecciones para el futuro.
Entre las principales interrogantes que surgen, cabe señalar: ¿Es posible un patrón de
crecimiento que genere más empleo, disminuyendo la necesidad del gasto social como
compensación para los grupos sociales excluidos? ¿Cómo expandir el mercado de trabajo
asalariado? ¿Cuál debe ser la mezcla entre un gasto social de inversión en capital humano
(salud y educación) o infraestructura (por ejemplo, caminos rurales), y un gasto más
asistencial (empleo temporal y apoyo alimentario)? ¿Cómo evitar que este último genere
comportamientos perversos de clientelismo o dependencia? En el caso de los programas de
lucha contra la pobreza, ¿qué proporción de pobres no ha sido beneficiada y que fracción del
gasto se ha filtrado hacia grupos no pobres? En definitiva, ¿cuál ha sido el impacto sobre los
niveles de vida? Esta edición de la revista busca contribuir a la discusión de estos tópicos. Los
primeros cinco artículos son resúmenes de investigaciones promovidas por el Consorcio sobre
estos temas. El sexto analiza la difícil relación entre la esfera de la investigación y el mundo
real de las políticas sociales.
El estudio de Chacaltana (CEDEP) evalúa el desarrollo e impacto del gasto contra la pobreza
a fines de los noventa. Estima que entre 70 y 80% de los pobres tuvieron acceso a los
programas en cuestión. Aunque lograron una buena focalización geográfica, los programas
mostraron altas tasas de filtración (58%) hacia hogares no pobres. Las iniciativas, en particular
las de apoyo alimentario, han estado más orientadas al alivio que a la superación de la
pobreza, sin desarrollar las capacidades ni aumentar los activos de los hogares pobres.
Además de reducir las filtraciones hacia los hogares no pobres, el autor recomienda incidir en
la adecuación y calidad de la obra o recurso proporcionado, corrigiendo deficiencias en la
selección, ejecución y supervisión de los proyectos.
Aritomi y Díaz (GRADE) muestran que la desigualdad en la distribución del ingreso entre
familias se reduce al incluir las transferencias del Estado en educación, salud y alimentación.
Sin embargo, dicha reducción es pequeña. Además, se observa que el gasto en educación no
es siempre progresivo, en particular en la educación superior. Del mismo modo, el gasto en
salud es progresivo en las consultas en centros y puestos de salud, mas no así en los
hospitales.
El trabajo de Tanaka (IEP) subraya que el grado de complejidad de la comunidad es la
variable clave para entender la participación popular en las políticas sociales. Distingue tres
niveles de complejidad (baja, media y alta) a los que corresponden distintos tipos de
participación: colectiva generalizada, intermediación y pluralismo. En los contextos más
complejos, la participación supone compromisos con líderes sociales que actúan como
intermediarios entre la población y los agentes externos (Estado, ONGs), surgiendo la
posibilidad de predominio del interés particular de dichos líderes.
Espino (PUCP) explora las razones de las diferencias salariales en Lima. Entre 1991 y 1997,
el salario del 20% más rico ha sido unas diez veces mayor que el del quintil más pobre. Parte
de esta brecha se debe a diferencias en el capital humano del trabajador, pero otra parte
obedece a la segmentación del mercado laboral, es decir, a la inserción del asalariado en el
sector moderno o tradicional del aparato productivo. Además, la propia tasa de retorno a la
educación es 6 puntos porcentuales mayor en el primero con respecto al segundo. En ese
sentido, las políticas de educación y capacitación son insuficientes para mejorar los ingresos,
si al mismo tiempo no se asegura un entorno favorable al desarrollo del sector moderno de la
economía.
El desempleo urbano en el Perú ha sido casi siempre analizado de manera estática, lo que
conduce a subestimar la gravedad del problema. Díaz y Maruyama (GRADE) lo examinan
dinámicamente, seleccionando un mismo grupo de familias (panel) que son entrevistadas 4
veces en un año. Así, el porcentaje de la PEA urbana afectada por el desempleo en algún
momento del año alcanza 14%, frente a una tasa de desempleo de 9%, según la definición
habitual. La duración media de cada episodio de desempleo es 13,5 semanas, y alrededor de
la mitad de las personas que lo sufren pasan a la inactividad.
Por último, el artículo de Bezanson discute la relación entre los investigadores de las ciencias
sociales y los responsables de las políticas públicas. El autor examina los cambios ocurridos
durante las últimas décadas; las diferencias culturales y de incentivos entre ambos mundos; y
concluye identificando «diez mandamientos» para los investigadores que deseen incrementar
su influencia en los procesos de decisión política.
Carlos Eduardo Aramburú
Director Ejecutivo
Javier Portocarrero Maisch
Director Adjunto
Más allá de la focalización: performance e impacto del gasto focalizado de lucha contra
la pobreza1
A inicios de los noventa se consolidó en el país, el concepto de gasto focalizado de lucha
contra la pobreza, el cual teóricamente está orientado a la población de más bajos recursos
del país. Este gasto de lucha contra la pobreza explica aproximadamente el 30% del gasto
social peruano y está compuesto por una serie de programas cuya característica principal es
que están orientados exclusivamente hacia zonas pobres y pobres extremas.
A pesar de que los programas focalizados de lucha contra la pobreza han estado
razonablemente orientados hacia las zonas más pobres del país, éstas no parecen exhibir
cambios notables en sus condiciones de vida. El presente estudio tiene por finalidad evaluar la
performance e impacto del gasto de lucha contra la pobreza, lo cual implica verificar si ha
llegado a los pobres y, sobre todo, establecer el impacto de los programas que conforman
este gasto sobre los hogares, así como identificar algunos factores que estarían poniendo en
riesgo estos esfuerzos.
El gasto social (focalizado) de lucha contra la pobreza
Una primera forma de enfocar el tema es analizando los datos agregados de los programas.
En este nivel, lo primero que se encuentra es que, aunque existen definiciones alternativas de
gasto social, existe consenso en que actualmente el gasto social per cápita es claramente
mayor al de inicios de la década. Sin embargo, vale la pena preguntarse si
realmente este incremento ha significado mejores condiciones de vida para los pobres.
Por un lado, es necesario comprobar si el gasto social de lucha contra la pobreza ha
favorecido efectivamente a los pobres. Una forma de hacer esto es comprobar si este gasto se
ha orientado a zonas pobres, correlacionándolo con algún indicador exógeno de pobreza en el
nivel distrital. Se realizó este ejercicio utilizando información de programas como Foncodes,
Pronaa y Vaso de Leche, y el índice de necesidades básicas insatisfechas (NBI) del INEI. En
términos generales, se observó que el gasto realizado por estos programas se ha concentrado
efectivamente en los departamentos más pobres del país, con lo cual se puede decir que la
focalización geográfica ha sido razonablemente adecuada.
De hecho, el uso de mapas de pobreza es una práctica muy popular entre las entidades
ejecutoras de gasto social, pues les facilita las labores de asignación de recursos. Sin
embargo, en algunos casos parece haberse llegado al extremo de depender de estos mapas.
Por ejemplo, el gasto en aulas escolares de Foncodes tiene una buena correlación con el
mapa de pobreza, pero al mismo tiempo se ha gastado más en aquellas zonas donde ya
habían previamente más aulas escolares per cápita. Así, da la impresión que los programas
sociales han estado más interesados en encontrar ―pobres‖ en abstracto, en una dimensión
separada de sus necesidades, como si existiera un solo tipo de pobreza. Existen múltiples
―tipos de pobreza‖ y, por tanto, el uso de un solo mapa de pobreza puede ser una
simplificación arriesgada. Esta constatación puede ayudar a explicar por qué a pesar del gasto
realizado en los departamentos o provincias más pobres del país, según los mapas de
pobreza, el ordenamiento territorial de la pobreza no parece haber variado demasiado. Los
mapas actuales son muy similares a los existentes desde hace décadas.
En todo caso, otra forma de analizar este tema es calcular la diferencia entre el gasto per
cápita que va a los pobres con relación a los no pobres. Tomando los casos del Pronaa y
Foncodes en 1999, se observa que el Foncodes y el Pronaa gastaron unos 27 y 11 soles per
cápita, respectivamente. El diferencial a favor de los pobres en el caso de Foncodes ascendió
a 2,9 soles, en tanto que el del Pronaa fue de 0,1 soles. Sin embargo, existen departamentos,
especialmente de Sierra y Selva, en los que los diferenciales son incluso negativos, lo cual es
síntoma de elevadas tasas de filtración hacia los no pobres.
«el gasto social de lucha contra la pobreza se ha concentrado efectivamente en los
departamentos más pobres del país, con lo cual se puede decir que la focalización geográfica
ha sido razonablemente adecuada»
En suma, hasta aquí se ha verificado que el gasto social de lucha contra la pobreza ha tenido
una clara orientación hacia los pobres, aunque no todo el gasto realizado ha llegado a su
destino. Una de las posibles explicaciones es que las acciones que se han financiado con
estos programas podrían no necesariamente haber estado diseñadas para llegar a los pobres
de manera directa. Por esto, es preciso revisar el tipo de acciones financiadas. Según
información global de la estructura del gasto de lucha contra la pobreza, en un primer plano,
se observan acciones que proveen de infraestructura social, las cuales representan el 33% del
gasto de lucha contra la pobreza. En un segundo lugar, se ubican los programas de asistencia
alimentaria que explican el 21%, mientras que un porcentaje reducido es explicado por
programas de infraestructura económica y proyectos de apoyo a la producción.
Inmediatamente surge la siguiente pregunta: ¿es esta estructura de prioridades consistente
con las necesidades de los pobres? Responderla implica necesariamente analizar qué tipo de
resultados producen los distintos tipos de programas en la gente pobre.
«a pesar del gasto realizado en los departamentos o provincias más pobres del país, según
los mapas de pobreza, el ordenamiento territorial de la pobreza no parece haber variado
demasiado»
Efectos de los programas de lucha contra la pobreza
No es suficiente gastar más. Es necesario verificar que el mayor gasto efectivamente llegue
hacia su población objetivo y que produzca resultados. Por ello, se debe definir qué tan
eficiente y equitativa ha sido la lucha contra la pobreza y, sobre todo, cuál ha sido finalmente
su impacto sobre la condición social de las familias peruanas. Esto se puede hacer analizando
la información proveniente de las Encuestas Nacionales de Hogares (ENAHO), que recogen
información sobre una serie de programas sociales que, en conjunto, deberían estar
orientados a toda la población pobre del país.
Se observa, en primer lugar, que los errores de subcobertura son relativamente bajos y
fluctúan alrededor del 20% al 30% de los pobres. Sin embargo, los errores de filtración son
bastante considerables, tanto en 1996 como en 1998, superando el 58% en ambos años.
También se observa que los indicadores de incidencia y participación confirman que
efectivamente los programas están orientados al sector más pobre. Es decir, los hogares más
pobres se benefician en mayor proporción que los no pobres y la participación de los hogares
más pobres en los programas es mayor (llegando a bordear el 60% de total de beneficiarios).
En suma, este análisis corrobora que los programas de lucha contra la pobreza sí están
orientados razonablemente hacia los pobres, quienes habrían recibido una proporción mayor
de los beneficios de estos programas, aunque no totalmente.
«los errores de subcobertura son relativamente bajos y fluctúan alrededor del 20% al 30% de
los pobres. Sin embargo, los errores de filtración son bastante considerables, tanto en 1996
como en 1998, superando el 58%»
Ahora bien, dado que, aunque sea parcialmente, los programas han llegado a su población
objetivo, es importante saber cuál ha sido el efecto en los hogares que recibieron estos
programas. Una forma muy simple de abordar el problema es realizar un análisis de
transiciones entre pobreza y no pobreza. A través de la información disponible -de tipo
panelque permite analizar las transiciones en el status de pobreza de los hogares entre 1997 y
1999, se ha encontrado que en 1997, 34,3% de los hogares del panel se encontraba pobre, en
tanto un 33,1 % en 1999. Entre esos años, un 12,3% de esa población salió de la pobreza,
mientras que un 11,1% que no era pobre cayó en esa situación. Un modo concreto de ampliar
estos resultados es evaluar si estas transiciones dependen o no de la participación de los
hogares en programas sociales de lucha contra la pobreza. Se encuentra, por ejemplo, que el
84% de aquellas familias que permanecen en la categoría pobrepobre participan en algún
programa social, porcentaje que se reduce a 73%, 65% y 50% para las categorías no pobre-
pobre, pobre-no pobre y no pobre-no pobre, respectivamente. Es decir, parece existir alguna
relación entre la participación en estos programas y las transiciones de pobreza.
Con la finalidad de establecer de manera rigurosa esta relación, se procedió a estimar un
modelo de impacto de los programas sociales sobre el bienestar de los hogares, aproximado a
través de los ingresos per cápita. Se agruparon los programas, de acuerdo con las líneas de
acción, con el fin de establecer cuál de ellos logra mejores resultados. Se encuentra que los
programas de asistencia alimentaria no han contribuido necesariamente a la consolidación de
mayores capacidades en los individuos y sus hogares, de manera que se les permita salir de
la pobreza por ellos mismos. En cambio, los proyectos de infraestructura económica (y en
menor medida los de infraestructura social, especialmente aquellos que se desarrollan en el
área rural) parecen contribuir a la superación de la pobreza. Este tipo de programas
claramente genera mejores lugares donde vivir, debido a que proporcionan activos
económicos públicos a comunidades donde estos son muy escasos. Curiosamente, los
programas de infraestructura económica representan una fracción muy pequeña del gasto
focalizado de lucha contra la pobreza.
Un análisis exploratorio del proceso de ejecución
Dada la reconocida importancia del proceso de ejecución en el éxito o fracaso de los
programas, se realizó una investigación que tuvo por finalidad indagar, de la manera más
abierta posible, qué tipo de distorsiones se presenta en la etapa de ejecución de los proyectos
que pueda limitar la capacidad de los programas para lograr sus objetivos. El análisis se
realizó en dos distritos especialmente pobres de Lima Metropolitana: San Juan de Lurigancho
y Villa El Salvador. En cada caso, se entrevistó a informantes calificados que participaron en
programas como Foncodes, Pronaa y el Programa del Vaso de Leche.
Los resultados que se extraen de esta muestra son bastante diversos y significativos.
Principalmente, resulta sorprendente que para los informantes una de las principales fuentes
de distorsión es la percepción de que no son claros los objetivos de los programas o
proyectos, de que no exista una adecuada información sobre los beneficiarios ni participación
de la comunidad. En un segundo nivel se ubican problemas más operativos como la
inexistencia de información sobre costos, la poca capacidad de reacción de los programas
frente a contingencias y la falta de personal idóneo para la ejecución de los proyectos. Otras
distorsiones que sugirieron los entrevistados tienen que ver con el costo excesivo del
transporte, con los retrasos de las entregas, con la falta de asistencia técnica, con la lentitud
en el accionar del gobierno, con la no eficiencia de la supervisión; así como con la
centralización de decisiones, la corrupción en el manejo del programa y con el clientelismo.
«Se encuentra que los programas de asistencia alimentaria no han contribuido a la
consolidación de mayores capacidades en los individuos y sus hogares, de manera que se les
permita salir de la pobreza por ellos mismos»
«cuando se realiza un análisis de distribución de estos beneficios entre hogares individuales,
se observa que en la asignación final de recursos entre pobres y no pobres es donde
aparecen distorsiones que determinan filtraciones de recursos hacia los no pobres»
Uno de las problemas más importantes en la asignación de recursos a los más pobres, de
acuerdo con los entrevistados, es que a los programas les falta indicadores de resultados que
retroalimenten el accionar del programa. En las entrevistas que se tuvo con los informantes,
quedó claro que para los programas de lucha contra la pobreza lo más importante es la
cobertura numérica y no la calidad de la obra o del recurso proporcionado. Ello va
directamente en contra de los objetivos declarados de los programas y explica los sesgos en
la focalización. Lo dicho, sumado a las dificultades que encuentran los sectores más pobres
para organizarse y a la falta de interés de los diseñadores y ejecutores de políticas por
adecuarlas a las características culturales de los sectores en extrema pobreza, diferentes a las
del resto de la población, hacen que los programas de lucha contra la pobreza pierdan
capacidad de generar mayores efectos en los sectores más pobres del país, y que a estos
sectores les sea difícil reclamar ante ello.
Conclusiones y recomendaciones
Desde el punto de vista de su distribución, se ha comprobado que el gasto social de lucha
contra la pobreza ha tenido un comportamiento gruesamente pro pobre. En el caso de los
programas analizados, se puede decir que se han orientado efectivamente a los distritos
considerados más pobres del país. Sin embargo, cuando se realiza un análisis de distribución
de estos beneficios entre hogares individuales, se observa que en la asignación final de
recursos entre pobres y no pobres es donde aparecen distorsiones que determinan filtraciones
de recursos hacia los no pobres.
En primer lugar, el gasto focalizado de lucha contra la pobreza parece haber estado más
interesado en identificar a los pobres que en identificar y atender sus necesidades específicas.
No existe una sola pobreza. Por tanto, las estrategias de atención deben variar de acuerdo
con las necesidades. Se propone, por tanto, prestar mayor atención a la identificación de
líneas de acción para luchar contra la pobreza, lo cual permitirá luego la identificación de
diferentes tipos de pobreza.
Ahora bien, cuando se analiza la composición del gasto de acuerdo con las líneas de acción,
se comprueba que una alta proporción ha estado concentrada en acciones de alivio de
pobreza antes que de superación de la misma. Por lo tanto, se debe evaluar qué tipo de
acciones tiene mayor probabilidad de sacar a la gente de la pobreza. En otras palabras, el
impacto debe ser tal que el gasto de lucha contra la pobreza llegue a la gente pobre a través
de algunas acciones que mejoren sus oportunidades económicas, para que así ellos puedan
esperar un cambio genuino en sus condiciones de vida. Tal es el caso de los proyectos de
infraestructura económica, los cuales proporcionan activos económicos públicos a
comunidades donde estos son muy escasos y muestran significativos impactos en el
mejoramiento de la calidad de vida de la gente.
Con la finalidad de establecer qué tipo de distorsiones suelen surgir en la etapa de ejecución,
se desarrolló un estudio de casos en dos distritos especialmente pobres de Lima
Metropolitana: San Juan de Lurigancho y Villa El Salvador. En dicho análisis se detectaron
problemas muy diversos, tanto de diseño como de implementación propiamente dicha. Uno de
los mas importantes es el grado de transparencia e involucramiento de los beneficiarios en las
diversas etapas de los programas: diseño, selección de sus beneficiarios, ejecución y
seguimiento. Parece importante proporcionar una mayor cantidad de información hacia la
población beneficiaria para eliminar potenciales distorsiones. Asimismo, parece importante
que la población participe más en el proceso de verificación de la calidad de los resultados de
los proyectos y acciones de lucha contra la pobreza.
Otro tipo de distorsiones se relaciona con la percepción que las decisiones pueden estar
afectadas por sesgos políticos, lo cual está asociado ciertamente a los fenómenos políticos de
los últimos años. En el caso de los programas alimentarios, las mayores distorsiones parecen
surgir en el momento del reparto de alimentos, en donde se ha detectado la presencia de
retrasos y decisiones que los beneficiarios asocian a sesgos políticos. En el caso de los
programas de infraestructura, existe la percepción que la aprobación de las obras está
asociada a los ciclos electorales.
Todas las posibles fuentes de distorsión identificadas en este análisis sugieren la necesidad
de mejores y más sofisticados mecanismos de monitoreo y supervisión, pues los actuales son
percibidos por la población beneficiaria como débiles o superficiales. En ese sentido, se
requiere que los programas desarrollen mecanismos de supervisión que vayan más allá de la
verificación administrativa de metas de ejecución. Es necesario que la supervisión tenga
indicadores de proceso que orienten a los programas en sus decisiones de inversión social.
Además, es ciertamente indispensable una mejor selección y/o capacitación de los
supervisores e involucrar más a la población beneficiaria en la supervisión de los resultados.
«Todas las posibles fuentes de distorsión identificadas en este análisis sugieren la necesidad
de mejores y más sofisticados mecanismos de monitoreo y supervisión, pues los actuales son
percibidos por la población beneficiaria como débiles o superficiales»
¿Pueden los programas sociales reducir las diferencias en la distribución de los
ingresos?1
El presente trabajo analiza el efecto directo de los programas sociales de educación, salud y
alimentación sobre la distribución del ingreso de las familias. Para ello, se aplicó una nueva
metodología de estimación de desigualdad de ingresos y gastos de los hogares peruanos, que
incluye los montos efectivamente recibidos por cada hogar, provenientes de las transferencias
de los programas sociales. Incluir dichos montos permite una aproximación más precisa al
análisis de la distribución de ingresos.
Gasto y política social en el Perú
La política económica y social de nuestro país, a lo largo de la historia, ha tenido una
trayectoria bastante irregular. Durante la década de los cincuenta, se pasó de una economía
primario-exportadora con una reducida participación estatal en la política social, a un modelo
de industrialización y sustitución de importaciones con un programa de redistribución. A fines
de la década siguiente y hasta los setenta, se pasó a un gobierno militar con una fuerte
participación del Estado. Durante la década de los ochenta, los problemas de tipo social se
agudizaron, en la primera mitad, por problemas como el desequilibrio fiscal y el Fenómeno El
Niño, y más tarde por la crisis hiperinflacionaria del gobierno de García.
En 1990 se aplicaron ajustes y reformas estructurales para estabilizar la economía y permitir
su desarrollo de largo plazo. Dichas reformas provocaron un enfriamiento de la demanda
agregada y un estancamiento del crecimiento.
Por ello fue necesario desarrollar una serie de programas sociales, los cuales se pueden
clasificar en dos tipos. Por un lado, están aquellos que persiguen la superación de la pobreza;
orientados a la creación de capital humano y de maduración en el mediano y largo plazo. Por
otro lado, tenemos aquellos que buscan el alivio de la pobreza; son de carácter temporal y
buscan aliviar los costos de ajuste y las necesidades más urgentes de los grupos más pobres.
Sin embargo, el proceso de focalización se vio entorpecido por la presencia de una gran
cantidad de programas manejados por diferentes instituciones con objetivos y poblaciones
traslapadas. Este fue el resultado de la aplicación de una política social altamente
desarticulada (si no inexistente), cuyos objetivos eran en muchos casos temporales o de corto
plazo. Adicionalmente, a pesar de que el conjunto de productos ofrecidos cubría una alta
proporción de la canasta básica de subsistencia, el acceso a tales servicios era muy limitado,
especialmente para el conjunto de hogares con más bajos recursos.
Distribución del gasto familiar
En esta investigación se utilizó la base de datos de la Encuesta Nacional de Hogares
correspondiente al cuarto trimestre de 1998 (ENAHO 98-IV). A partir de ella se obtuvieron las
variables e indicadores empleados para el análisis de las características de gastos de los
hogares peruanos durante 1998. La elección del indicador de gastos sobre el de ingresos se
hizo considerando los problemas de estimación de este último. Adicionalmente, la variable de
gasto familiar representa un indicador más cercano a la variable de consumo y bienestar de
las familias.
El gasto por persona de la población total equivale a US$ 133 por mes. Sin embargo, en el
quintil más pobre (en el cual se asume que se encuentran los pobres extremos), el gasto per
cápita sólo llega a US$ 33, mientras que en el quintil más rico bordea los US$ 350 mensual
por persona. Por otro lado, la encuesta muestra que, mientras el tamaño promedio del total de
hogares era de 4,7 personas, el número medio de personas de los hogares más pobres
bordea las 5,8 personas; a diferencia del caso de los más ricos, que es alrededor de 3,4
personas. Además, es importante mencionar que la mayoría de los hogares pobres se
encuentra en la zona rural, pues aproximadamente el 74% de los hogares del quintil más
pobre son rurales.
«el proceso de focalización se vio entorpecido por la presencia de una gran cantidad de
programas manejados por diferentes instituciones con objetivos y poblaciones traslapadas»
Incidencia y cobertura de los programas sociales focalizados
Los programas de asistencia alimentaria tienen una cobertura de aproximadamente 1,9
millones de hogares, lo que representa el 35% de los hogares peruanos (ver el cuadro 1). Esta
cobertura se reduce a medida que el nivel de gasto se incrementa; así, pasa de un 60% en el
decil más pobre a un 5% en el más rico. Sin embargo, en términos de focalización, si se
considera que el grupo objetivo es los hogares del primer quintil, se está dejando de cubrir
aproximadamente el 40% de los hogares objetivo. Por otro lado, el 17% de hogares
beneficiarios pertenece al decil más pobre, mientras que un 1,46% pertenece al quintil más
rico. En particular, el programa del Vaso de Leche llega al 37% de los hogares más pobres y
al 2% de los hogares más ricos; mientras que el programa de desayunos escolares atiende al
40% y 2%, respectivamente. Este mismo patrón se encuentra para la incidencia en ambos
programas.
Los programas educativos llegaron a un millón de hogares, lo que equivale aproximadamente
al 19% del total. La cobertura de estos programas disminuye con el nivel de gasto, de un 33%
a un 2% entre el decil más pobre y el más rico. Asimismo, la incidencia cae de 18% a 1%. El
12% del total de hogares se benefició con los programas de uniformes y buzos escolares,
mientras que el 13% con textos y otros útiles. El decil más bajo agrupa al 18% de los hogares
que reciben uniformes, buzos y calzados escolares, mientras que el decil más alto agrupa al
0,6% de dichos hogares. Del mismo modo, del total de los hogares beneficiados con los
programas de textos y útiles escolares, el 19% se encuentra en el decil más bajo, mientras
que el 1,2% se ubica dentro del decil más alto.
Por su lado, los programas de salud llegaron a 1,8 millones de hogares en el ámbito nacional;
esto es, al 34% del total de hogares. El programa de seguros escolares tuvo una cobertura de
16% del total de la población; el programa de control de crecimiento del niño cubrió al 12%; el
programa de planificación familiar atendió al 11%; y, finalmente, el programa de vacunación
cubrió al 17%.
«El gasto por persona equivale a US$ 133 por mes. Sin embargo, en el quintil más pobre sólo
llega a US$ 33, mientras que en el quintil más rico bordea los US$ 350»
Incidencia de los programas sociales universales
En el caso de los programas sociales universales de salud, se han considerado las consultas,
la subvención de medicinas y las hospitalizaciones. Se puede observar un efecto redistributivo
en el caso de las consultas en los puestos y centros de salud MINSA (Ministerio de Salud)
para la zona urbana y también en los hospitales MINSA, pero en menor medida (ver el cuadro
2). En el área rural, sólo se observa un efecto redistributivo pequeño en el caso de los puestos
y centros de salud MINSA. Este resultado puede estar asociado al hecho que la oferta de
hospitales en zonas rurales es mínima. En cuanto a las donaciones de medicinas, se puede
observar un efecto reducido de redistribución, tanto para la zona rural como para la zona
urbana. Finalmente, en el caso de las hospitalizaciones, ese mismo efecto puede verse
únicamente en la zona urbana.
En relación con los programas sociales universales de educación, se puede observar un
efecto de redistribución en los niveles inicial y primario, tanto en la zona urbana como en la
rural. Dicho comportamiento es también observado para el nivel secundario urbano, mas no
en el rural. Este resultado puede estar asociado con la escasa oferta de escuelas secundarias
en zonas rurales. Con respecto a la educación superior, sólo en la zona urbana y en el caso
de la educación no universitaria se observa un efecto redistributivo (ver el cuadro 3).
Transferencias estatales a través de los programas universales
Para el cálculo y análisis del impacto monetario de las transferencias estatales a los hogares a
través de programas sociales de carácter universal, se utilizó información de costos unitarios
que reflejan el gasto corriente que realiza el Estado para la provisión del servicio.
En el caso de las transferencias de salud, se utilizó datos de costos unitarios presentados en
el estudio Análisis de costos de los servicios de salud: Perú 1994, estimados por el Centro de
Investigación de la Universidad del Pacífico. Debido a que la muestra usada no cubrió todas
las regiones del país, asumiendo cierta homogeneidad entre algunas regiones, se imputaron
los valores conocidos a aquellas regiones para las cuales la información era inexistente.
Para el caso de los servicios de educación, se analizarán los subsidios que el Estado
transfiere a través de la provisión misma de la educación gratuita. Para el cálculo de los costos
unitarios, se utilizó la información procedente del Ministerio de Educación, del Ministerio de
Economía (Presupuesto público del sector educación 1997) y del Censo de la Asamblea
Nacional de Rectores 1996.
Incidencia y magnitud de las transferencias
Los resultados obtenidos para los programas de salud, muestran que existe un efecto de
redistribución en relación con el número de personas que recibieron consultas y al monto
transferido con esa finalidad. Tal comportamiento refleja principalmente el efecto de las
consultas en puestos y centros de salud MINSA, puesto que el patrón observado en los
hospitales MINSA no es el mismo. Con respecto a las hospitalizaciones, el mayor porcentaje
de personas beneficiadas y montos transferidos para dicho servicio, se encuentra en el octavo
decil de la distribución. Esto puede ser consecuencia de la escasa o inexistente oferta de este
tipo de servicio en zonas muy alejadas del país, las que son por lo general las más pobres.
«En relación con los programas sociales universales de educación, se puede observar un
efecto de redistribución en los niveles inicial y primario, tanto en la zona urbana como en la
rural. Dicho comportamiento es también observado para el nivel secundario urbano, mas no
en el rural. Este resultado puede estar asociado con la escasa oferta de escuelas secundarias
en zonas rurales»
En cuanto a los servicios de educación brindados por el Estado, la mayor concentración del
total de personas que se benefician de estos programas se encuentra en los deciles más
bajos de la población. Tanto en las matrículas como en las transferencias se observa el mismo
comportamiento, los niveles inicial y primario presentan un efecto progresivo; los niveles
secundario y superior no universitario presentan un patrón no determinado; y el nivel superior
universitario muestra un patrón contrario al de redistribución. Tal como se ha observado
anteriormente, estos resultados pueden estar distorsionados por la tasa de cobertura que
tienen ciertos niveles de educación.
Impacto de las transferencias sobre la desigualdad
Para evaluar la efectividad de las transferencias del Estado en los sectores de educación y
salud en la reducción de los niveles de desigualdad de los hogares peruanos, se utilizaron
hasta tres indicadores de desigualdad diferentes. Los resultados obtenidos son bastante
consistentes y muestran que el nivel de desigualdad en la distribución de los ingresos de las
familias se reduce, en mayor o en menor proporción, al incluir ciertas transferencias del
Estado.
Finalmente, un análisis de dominancia estocástica fue realizado con el fin de evaluar el
impacto de las transferencias sobre la caracterización completa de distribución del ingreso,
esto es, considerando efectos sobre la media y la varianza de la distribución. Esta
metodología asume que cualquier función de bienestar social por la cual el nivel de ingresos
aumenta en todos sus puntos, generará mayores niveles de bienestar. Los resultados de este
estudio muestran que la distribución con transferencias se encuentra por encima de la
distribución sin transferencias. Un segundo supuesto de esta metodología es que para que las
transferencias sean consideradas eficientes, la tasa de desigualdad no debe incrementarse al
transferir cierto monto de ingresos de un individuo rico a uno pobre. Nuevamente, los
resultados presentan dicho efecto, hecho que consiguientemente comprueba nuestra
hipótesis.
Conclusiones
Este trabajo, a diferencia de otros estudios anteriores, presenta una nueva metodología de
estimación del nivel de desigualdad de los ingresos de los hogares peruanos. Esta
metodología permite imputar el monto efectivamente recibido por cada hogar, proveniente de
las transferencias de los programas sociales. En este sentido, la medición del gasto efectivo
de cada hogar resulta más precisa.
Los resultados muestran que existen diferencias entre los indicadores del nivel de desigualdad
en las distribuciones de gastos de las familias peruanas que incluyen y aquellos que no
incluyen los montos transferidos por el Estado, por los servicios de educación, salud y
alimentación. Sin embargo, dicha variación es pequeña en algunos casos. Esto puede estar
relacionado con la poca cobertura y el bajo presupuesto destinado a algunos de estos
programas.
El análisis más desagregado muestra resultados heterogéneos. Se puede observar que el
efecto de las transferencias al sector educación no es progresivo en todos los niveles;
específicamente, los niveles de educación superior, tanto universitaria como no universitaria.
Del mismo modo, el gasto en salud es progresivo únicamente para el caso de consultas en
centros y puestos de salud MINSA, y no así en las consultas en hospitales MINSA ni en las
hospitalizaciones.
Finalmente, los resultados también muestran que la reducción de la desigualdad será mayor
cuanto más grande sea el peso de los subsidios sobre el ingreso total de la familia. Por esto,
el efecto de los subsidios en educación sobre la reducción de la desigualdad en los ingresos
es mayor que el observado para el caso de salud.
«existen diferencias entre los indicadores del nivel de desigualdad en las distribuciones de
gastos de las familias peruanas que incluyen y aquellos que no incluyen los montos
transferidos por el Estado, por los servicios de educación, salud y alimentación. Sin embargo,
dicha variación es pequeña en algunos casos. Esto puede estar relacionado con la poca
cobertura y el bajo presupuesto destinado a algunos de estos programas»
Participación popular en las políticas sociales. Cuándo puede ser democrática y
eficiente y cuándo todo lo contrario1
Este documento presenta las conclusiones de un análisis crítico de la participación popular en
las políticas sociales. A través de este análisis se propone un modelo de participación de la
población de sectores populares en las políticas sociales y se evalúan sus posibilidades y
límites, pero sobre todo se evalúa el grado de complejidad de las comunidades como variable
que determina la forma en que la participación debe ser entendida.
Estado de la cuestión y enfoque teórico
En general, se reconoce ampliamente la importancia de la participación popular en las
políticas sociales, pero de manera muy genérica y dentro de los márgenes de lo políticamente
correcto. En nuestro país, el discurso de la participación popular en las políticas sociales se
expresa en prácticas concretas y de grandes magnitudes. Como ejemplo de ello están el
Fondo Nacional de Compensación y Desarrollo Social (Foncodes) y programas de asistencia
alimentaria como el Vaso de Leche, financiado por el Ministerio de Economía y Finanzas
(MEF), y los Comedores Populares, que reciben apoyo a través del Programa Nacional de
Asistencia Alimentaria (Pronaa). En lo que respecta a las Organizaciones no
Gubernamentales (ONGs), tenemos una gran cantidad de instituciones de promoción del
desarrollo para las cuales la participación de la población es casi siempre un componente
fundamental de sus prácticas. A pesar de todo esto, la retórica de la participación que maneja
el Estado, en los hechos, se encuentra cuestionada por problemas de los que se ha discutido
mucho en los últimos tiempos: influencia de grupos de interés particular, lógicas predatorias de
recursos, y un manejo politizado, clientelístico y electoral de los mismos. Del lado de las
ONGs, el discurso participativo también se difumina en medio de lógicas impositivas,
―colonización‖ de espacios, y resistencia a coordinar con otras instituciones y a enmarcar su
práctica en función de objetivos de más largo aliento.
Es importante el aporte de ciertos autores al tema de la participación popular en las políticas
sociales. Por un lado se habla de los valores democráticos que nacen como producto de
enfoques participativos; por el otro, se ha revalorado la participación como medio para
asegurar la sostenibilidad y legitimidad de las políticas sociales, lograr mayor eficiencia, y
colaborar con procesos de democratización social y desarrollo en un sentido amplio. Si bien la
literatura ha llamado la atención sobre asuntos fundamentales, muestra también algunas
limitaciones que pueden ser superadas.
Por un lado, la participación y la representación en estas propuestas siguen una suerte de
lógica piramidal y corporativa. Las comunidades se manifiestan en organizaciones que se
expresan en dirigentes, los que a su vez serían expresión de las demandas de los sectores
populares, definidos por su ubicación en la estructura económico-social. Sostengo que este
enfoque piramidal de la participación en las políticas sociales resulta obsoleto en el contexto
de comunidades complejas, diferenciadas y con una población de inevitables orientaciones
divergentes.
A los esquemas de participación y representación corporativos, que clásicamente han sido
propuestos y analizados, podemos oponer esquemas pluralistas, aplicables a comunidades de
mayor complejidad que poseen múltiples y variadas formas de expresar sus intereses y
demandas, con diversas relaciones de dominio y subordinación, grados de poder e influencia,
y orientaciones sociales.
Por otro lado, surge la cuestión de establecer en qué consiste propiamente la participación. Es
importante reconocer que no puede ser entendida como acción natural, sino como una
construcción social, planificada y no espontánea, que surge en búsqueda de satisfacer
algunas necesidades. Asimismo, la participación cambia de forma dependiendo de para qué
se participa. Cuando se trata de bienes públicos, surge la pregunta de cómo superar los
problemas de acción colectiva. En cambio, cuando se trata de bienes semi-públicos, la acción
no concierne a todos, sino sólo a un grupo de interés; siendo así, resultan decisivos los
beneficios que obtiene ese grupo y su posible conflicto con intereses generales. Finalmente,
cuando se trata de bienes privados, su consecución es individual y allí la acción colectiva no
tiene cabida, sino que es hasta contraproducente.
«este enfoque piramidal de la participación en las políticas sociales resulta obsoleto en el
contexto de comunidades complejas, diferenciadas y con una población de inevitables
orientaciones divergentes»
«no es posible pensar en las organizaciones de base, en los dirigentes y en la participación sin
la decisiva intervención de los agentes externos»
Por último, existe el factor de los dirigentes y los agentes externos. Dado que la comunidad,
como una entidad homogénea de individuos con intereses armónicos, no existe, más que de
dirigentes es mejor hablar de intermediarios o brokers. Estos intermediarios poseen intereses
propios, relativamente distinguibles del grupo que los rodea, y actúan sobre la base de
incentivos específicos. La importancia de los brokers radica en que asumen gran parte de los
costos de la acción colectiva y establecen el vínculo con agentes e instituciones de desarrollo.
Conjuntamente, lo que la investigación empírica demuestra es que no es posible pensar en las
organizaciones de base, en los dirigentes y en la participación sin la decisiva intervención de
los agentes externos, a tal punto que son ellos quienes en gran medida hacen posible la
acción colectiva y la participación, asumiendo sus costos o generando incentivos que la hagan
más atractiva.
Cómo entender la participación y su utilidad
Dado que este trabajo trata sobre la participación a propósito de la aplicación de las políticas
sociales, lo que se intenta es crear una suerte de modelo ideal de la participación para que en
relación a este podamos analizar la participación que actualmente existe y el modo en que
podría modificarse, para lograr que los beneficios potenciales de la participación se presenten
efectivamente.
La participación debe ser entendida como el involucramiento de los ciudadanos en los asuntos
públicos, buscando aumentar no sólo la eficacia, sino también la eficiencia en el desarrollo y la
superación de la pobreza. Para que estos logros ocurran debe tenerse en cuenta que la
participación no siempre presenta la misma problemática, que debe pensarse en ella siempre
en relación con los contextos en los que ocurre.
La variable clave para entender la participación es el grado de complejidad de las
comunidades estudiadas, que da lugar a diferentes formas de participación. Así, se plantea un
modelo de análisis en relación al cual se pueda pensar y evaluar la participación. En este
modelo se distinguen tres niveles de complejidad: baja, media y alta, a los que corresponden
respectivamente tres tipos de participación: involucramiento colectivo generalizado,
intermediación y pluralismo.
En contextos de complejidad baja, se trata de comunidades pequeñas, rurales, relativamente
aisladas y homogéneas, de extrema pobreza tanto material como de educación y
oportunidades, y en donde puede hablarse de cierta identidad y espíritu comunitario, lo cual se
constituye en un activo para la acción colectiva. Dentro de este contexto, la participación es un
involucramiento generalizado en acciones colectivas, con escasa diferenciación entre
dirigentes y poblador común. Esta participación es voluntaria, en condiciones ideales, y
responde a necesidades inmediatas.
«La variable clave para entender la participación es el grado de complejidad de las
comunidades estudiadas,... se distinguen tres niveles de complejidad: baja, media y alta, a los
que corresponden respectivamente tres tipos de participación: involucramiento colectivo
generalizado, intermediación y pluralismo»
En este tipo de comunidades, el fin de la participación es abastecer a la comunidad con el bien
público esencial escaso. Dada la pobreza, aislamiento y poca capacidad de negociación de las
poblaciones, el papel principal para el desarrollo de los objetivos lo asumen los agentes
externos, comunicando a la población con las redes de asistencia social. Sin embargo, esto
puede llevar a excesos por parte del agente; excesos que en la realidad se manifiestan en
prácticas manipulatorias o clientelísticas, lógicas de colonización de espacios, o
sobreexplotación de la población.
Una situación diferente se da en contextos de complejidad media. Se trata de comunidades
pobres en áreas rurales, pero más integradas al mercado y a centros urbanos, más
heterogéneas y con acceso a algunos bienes públicos esenciales. Aquí las demandas sociales
aparecen bajo las formas de grupos de interés, y resulta fundamental la intervención de
líderes sociales que ocupan esa posición en virtud de una cierta capacitación o experiencia.
En estos contextos, cuando hablamos de participación en políticas sociales, nos referimos a la
intervención de líderes comunales que logran mejorar la relación de los agentes de desarrollo
con las comunidades, y que se constituyen en interlocutores que permiten mejores
diagnósticos de los problemas y las necesidades. Dada la pluralidad de estas comunidades, el
problema principal está en los líderes o intermediarios, quienes pueden desarrollar lógicas
particularistas e introducir sesgos en la aplicación de las políticas sociales en función de sus
intereses particulares. Por otro lado, en el nivel de las relaciones con el Estado y las ONGs,
pueden desarrollar lógicas perversas, como corrupción, desvío o mal uso de los recursos.
Finalmente, el grado de complejidad alta se da en ámbitos urbanos altamente heterogéneos,
en los que ya hay acceso a bienes públicos esenciales, y en donde los intereses de la
población se expresan ya sea por medio de grupos de interés como por medios individuales.
En estos contextos, se registra una gran densidad de organizaciones y agentes externos que
politizan rápidamente las políticas sociales, lo que hace más difícil la participación y el ejercicio
de los liderazgos sociales.
Dadas estas características, en estos contextos, la participación implica principalmente la
constitución de grupos de interés que se organizan en función de demandas específicas, en
pos de bienes de naturaleza semi pública o simplemente privada. En este ámbito, los
problemas se presentan en el sentido que los grupos de interés pueden encerrarse en la
defensa de intereses particularistas, enfrentados a intereses generales que no tienen
expresión organizada debido a problemas de acción colectiva. De otro lado, los líderes pueden
autonomizarse o no ser representativos de los grupos que supuestamente expresan y
desarrollar lógicas burocráticas. Además, la relación de estos líderes con los agentes externos
puede desembocar en prácticas manipulatorias, lógicas clientelares y utilización política.
Por todo lo anteriormente mencionado, las estrategias participativas deben distinguir
cuidadosamente los contextos en los que opera y el tema de la creciente complejidad del
mundo popular. Así, sólo en el contexto de comunidades aisladas, de extrema pobreza, la
participación asume la forma de un involucramiento generalizado de la población. De otro
modo, esa forma no sólo no es dable, sino que hasta es contraproducente. En contextos más
complejos, la participación en general asume la forma de un compromiso esporádico con
grupos de interés, y descansa sobre la intervención de líderes sociales que en
realidad cumplen la función de brokers o intermediarios entre la población y agentes
externos. En estos casos se hace fundamental evitar, por un lado, que esos líderes y las
organizaciones que dirigen no asuman la defensa de intereses particularistas enfrentados al
interés general y, por otro, que no se pretenda manipular políticamente o monopolizar la
representación popular, sino que se defienda el derecho a la diferencia, a la existencia de
formas múltiples de expresión.
Conclusiones y recomendaciones
Resulta útil distinguir las sugerencias según los ámbitos de aplicación. En contextos de baja
complejidad y pobreza extrema, un reto que tiene que afrontar la política social es el de la
cobertura. El aislamiento y la precariedad en cuanto a las capacidades sociales hacen que sea
difícil darle voz y convertir en demandas a las muchas necesidades de esas comunidades. El
Estado y los agentes de desarrollo son los que deben llegar y, a la vez, deben llegar evitando
que su intervención se convierta en imposición o manipulación. Para esto, el Estado y las
ONGs deben sumar esfuerzos, deben constituirse redes de intervención que permitan ampliar
la cobertura de las políticas y establecer controles mutuos entre actores diversos.
En contextos más complejos y más integrados a centros urbanos, y con mayor presencia de
instituciones vinculadas al desarrollo, el trabajo con los líderes sociales de base es
fundamental. De lo que se trata es de difundir y democratizar sus capacidades de modo que
no sean tan escasas. El fin es fomentar prácticas democráticas en los líderes que ya existen, y
así prevenir el abuso de la situación de dominio que poseen.
Finalmente, en contextos de alta complejidad, como los que caracterizan a los centros
urbanos, la intervención del Estado y agentes de desarrollo debe partir del reconocimiento de
la complejidad de la situación, de la existencia de intereses y orientaciones sociales y políticos
diversos. Por lo tanto, cualquier intento de limitar el ejercicio y expresión de esas diferencias
es perjudicial.
Siendo las cosas así, se trata de establecer mecanismos de negociación de los conflictos, de
coordinación de la multiplicidad de actores, de modo de superar interferencias en lo que deben
ser políticas de Estado.
En cuanto a las políticas sociales, en contextos de escasa complejidad, el desafío principal
está en desarrollar capacidades en el nivel de base. En contextos de pobreza extrema, las
capacidades sociales son escasas y acaso esa dimensión de la pobreza sea la más relevante
para los esfuerzos de desarrollo, antes que el acceso a recursos o ingresos que han de ser
considerados consecuencia de lo anterior. En contextos de complejidad media, dada la
importancia que tiene la intervención de los líderes de base que hacen las veces de
intermediarios o brokers, es crucial que estos líderes asuman conductas democráticas, que no
se conviertan en caciques dentro de sus comunidades. Finalmente, en contextos de
complejidad alta, el desafío principal es la coordinación y el control recíproco entre los
múltiples líderes sociales, dada la diversidad de sus orientaciones e intereses.
La participación debe ser promovida por las políticas públicas. Dado que es una actividad
deseable, no espontánea y costosa, se tienen que establecer entornos institucionales que
incentiven la participación como parte de una estrategia de desarrollo de capacidades en el
mundo popular, capacidades escasas precisamente por la situación de pobreza. La
participación, de este modo, no sólo puede servir para lograr con mayor eficacia los objetivos
de desarrollo, sino que además, bajo ciertas circunstancias, la participación puede hacer
también más eficientes las políticas sociales, desde el punto de vista del uso de los recursos.
«La participación debe ser promovida por las políticas públicas... se tienen que establecer
entornos institucionales que incentiven la participación como parte de una estrategia de
desarrollo de capacidades en el mundo popular, capacidades escasas precisamente por la
situación de pobreza»
Dispersión salarial, capital humano y segmentación labora en Lima1
Es común pensar que la acumulación de capital humano, cuyos componentes más
importantes son la educación y la experiencia, es el principal determinante de los ingresos
individuales, de la desigualdad salarial y de la distribución de la masa salarial. Sin embargo,
las políticas destinadas a mejorar los ingresos de los individuos a través de la formación del
capital humano, muchas veces fracasan, sobre todo en los países subdesarrollados.
El presente documento investiga las razones de la dispersión salarial. No se intenta explicar el
nivel de los salarios, sino las razones por las cuales un individuo gana más que otro. El
objetivo es demostrar que las variables que determinan la dispersión salarial no son
únicamente las referidas a las características de los trabajadores, como típicamente se
supone, sino que las características de las empresas también influyen, ya que los retornos a la
inversión en capital humano no son iguales en todo el mercado de trabajo. En el sector
moderno, un individuo con determinado stock de capital obtiene mayores retornos y mayores
salarios que en el sector tradicional.
Marco teórico
La investigación se desarrolló apelando a dos enfoques teóricos fundamentales: la teoría
neoclásica del capital humano y la teoría de segmentación del mercado de trabajo. Según la
primera, la inversión en capital humano determina la calidad de la mano de obra y, por lo
tanto, los ingresos de los individuos. Esta inversión incluye a la educación formal y al
entrenamiento, principalmente, pero también a aquellas inversiones realizadas en salud,
nutrición, etc. Todos estos factores determinan la productividad del trabajador y hacen que la
mano de obra sea heterogénea en el mercado de trabajo. Se asume que los trabajadores con
mayor stock de capital humano tienen mayor productividad y, como consecuencia, un mayor
salario.
Un problema que ha preocupado a los investigadores es la posible existencia de sesgos por
variables omitidas, como las habilidades innatas. Dado que los individuos más hábiles
generalmente invierten más en educación, las estimaciones podrían arrojar coeficientes
sobrestimados para la variable educación, ya que podrían estar recogiendo también el efecto
de las habilidades. Incluso podrían estar reflejando únicamente las habilidades, si suponemos
que la educación no afecta realmente a la productividad y es sólo una proxy de la habilidad.
Sin embargo, todos coinciden en que definitivamente existen retornos positivos a la educación
y que esta, por tanto, sí afecta los ingresos.
«Se asume que los trabajadores con mayor stock de capital humano tienen mayor
productividad y, como consecuencia, un mayor salario»
Por otro lado, el segundo enfoque subraya que un mercado de trabajo segmentado es aquel
en el cual dos trabajadores con la misma productividad obtienen remuneraciones distintas por
ocupar puestos de trabajo en empresas diferentes. En este caso, los salarios estarán
determinados por los puestos de trabajo y las características de los trabajadores sólo sirven a
los empleadores para elegir a quién contratan.
En las explicaciones para países desarrollados se afirma que la segmentación se origina
porque determinadas empresas fijan sus salarios por encima del nivel de equilibrio. Las
razones que se dan son diversas. Algunas empresas deben invertir en capital humano
específico para sus trabajadores y deben reducir la posibilidad de que cambien de trabajo, en
cuyo caso la inversión habría sido inútil. Otras empresas tienen puestos con altos costos de
supervisión, en cuyo caso se debe incentivar a los trabajadores a no sacar provecho de su
situación con un salario alto. Los sindicatos también desempeñan un importante papel en la
segmentación al presionar los salarios al alza. Las empresas que pagan salarios mayores a
los de equilibrio forman el denominado sector moderno. El resto de empresas que operan en
competencia y que pagan salarios menores forman el sector tradicional.
«un mercado de trabajo segmentado es aquel en el cual dos trabajadores con la misma
productividad obtienen remuneraciones distintas por ocupar puestos de trabajo en empresas
diferentes»
En los países subdesarrollados, la segmentación se origina porque la fuerza laboral urbana
crece aceleradamente (proceso que generalmente es reforzado por la migración hacia las
ciudades), mientras que el sector moderno crece a un ritmo menor y crea menos puestos de
trabajo de los requeridos para una completa absorción de la mano de obra. La fuerza de
trabajo excedente puede mantenerse desempleada, autogenerar su empleo o emplearse en
una empresa del sector tradicional.
El sector tradicional posee escaso y atrasado stock de capital, lo que origina que las
potencialidades de los trabajadores no puedan materializarse. Las diferencias en el stock de
capital humano no se traducen en diferencias salariales porque la tecnología con que se
trabaja no permite un diferenciación de las productividades de los trabajadores. La
consecuencia directa de ello es que los individuos no reciben las remuneraciones que
deberían corresponder a su nivel de educación y experiencia.
El mercado de trabajo de Lima metropolitana
Entre 1991 y 1997, el porcentaje de la población que ofrecía mano de obra ha tenido una
tendencia creciente, aumentando de 56% a 64%. Sin embargo, a pesar de este aumento de
presión sobre el mercado de trabajo, Lima no ha presentado tasas de desempleo crecientes,
más bien fluctuantes. Entonces, cabe preguntarnos: ¿es el problema del mercado limeño
realmente un problema de empleo? ¿Dónde han surgido los nuevos puestos de trabajo para
absorber a esta creciente oferta de trabajo?
Las tasas de subempleo, el nivel de ingresos y las tasas de pobreza indican que la mayoría de
los puestos de trabajo no proveen ingresos suficientes. Ello podría significar que el problema
del mercado de trabajo limeño es de ingresos. Sin embargo, las tasas de desempleo, si bien
no han sido crecientes en la década del noventa, fluctúan sobre una media más alta y llegan a
picos más altos que en décadas pasadas, por lo cual se puede afirmar que el problema
también es de empleo.
En cuanto a la segunda pregunta, se puede constatar que el empleo privado creció durante el
período 1991-1997 y desplazó al empleo público, el cual cayó de 13,6% a 6,8%. Dentro de
este crecimiento del empleo privado, se puede observar un desplazamiento de la gran
empresa a la pequeña empresa. En 1984, el 52,9% de los trabajadores era independiente o
pertenecía a empresas con menos de 10 trabajadores, mientras que en 1997 esta cifra se
eleva a 65,6%. Al mismo tiempo, las empresas con más de 100 trabajadores han disminuido
enormemente su participación en el empleo, pasando de 30,5% a tan sólo 20% en el mismo
período. Por otro lado, si en 1986 la relación entre empleo formal e informal era de 50 a 50, los
siguientes 10 años le dieron al sector informal un peso de 57%.
Es importante señalar que el vínculo laboral permanente ha perdido importancia como forma
de contratación a lo largo de la década pasada. Las nuevas formas de contratación
impulsadas con la actual legislación -que fomenta prácticas pre profesionales, contratos de
formación laboral juvenil, contrataciones en períodos de prueba y también la intermediación
laboralse han convertido en la norma y no en la excepción. Al mismo tiempo, estas nuevas
formas, junto a la descentralización de la sindicalización, influyen sobre la libertad de los
trabajadores de formar sindicatos, con lo que la mayoría de trabajadores asalariados
sindicalizables quedan desprotegidos.
«En 1984, el 52,9% de los trabajadores era independiente o pertenecía a empresas con
menos de 10 trabajadores, mientras que en 1997 esta cifra se eleva a 65,6%»

Sueldos y salarios
No cabe duda de que los sueldos y salarios reales han crecido durante la década de los
noventa. Sin embargo, esto es sólo una parte de la historia, porque en 1990 los sueldos y
salarios presentaron su nivel más bajo de los últimos veinte años y aún no recuperan sus
niveles previos al proceso hiperinflacionario 1988-1990.
Otro dato desalentador es que los puestos de trabajo cuya participación en la absorción de
mano de obra está aumentando (los puestos en empresas con menos de diez trabajadores y
los independientes no profesionales), son aquellos que presentan las menores
remuneraciones promedio. Por si fuera poco, estos puestos están lejos de presentar las
mayores tasas de crecimiento en sus remuneraciones: en las empresas con menos de 10
trabajadores han aumentado tan sólo 15% en la década pasada (sobre su nivel más bajo en
40 años) y en el caso de los independientes no profesionales incluso han caído en un 31%.
Entonces, las remuneraciones más altas y con un mayor crecimiento se presentan sólo en la
gran empresa, la cual absorbe cada vez menos mano de obra. Asimismo, los sueldos y
salarios también son más altos y crecen a mayores tasas para el caso de los trabajadores
sindicalizados, pero estos también son cada vez menos.
Contrastación empírica
Para las estimaciones se utilizaron las Encuestas de Niveles de Empleo 1991-1995 realizadas
por el Ministerio de Trabajo y Promoción Social, y las Encuestas Nacionales de Hogares 1996
y 1997 realizadas por el INEI. Se pretendió encontrar una relación que vincule los niveles de
educación y experiencia, así como los sectores a los que pertenecen los trabajadores, con el
nivel de ingreso de los mismos. Para ello se realizaron dos tipos de estimación: en la primera
se definieron los segmentos a partir del tamaño de la empresa (sector tradicional son los
independientes y asalariados en empresas de hasta 10 trabajadores), mientras que en la
segunda se definieron a partir de los residuos de la ecuación de ingresos.
Los primeros resultados mostraron coeficientes de la educación mayores para el sector
moderno. Este presenta coeficientes que son, en promedio, 6 puntos porcentuales mayores
que los del sector tradicional a lo largo del período 1991-1997. La variable experiencia
muestra un comportamiento similar, con la diferencia que en el sector tradicional fluctúan más
que en el sector moderno.
La segunda definición equivale a decir que todos los trabajadores que ganan menos (más)
que el salario esperado para su nivel de capital humano pertenecen al sector tradicional
(moderno). Así, para la segunda estimación se asumió que todas las personas reciben las
mismas tasas de retorno por su inversión en capital humano y se estimó una ecuación de
ingresos, con la que se obtuvieron coeficientes promedio para toda la muestra. Como es
obvio, existen individuos con coeficientes mayores (y residuos mayores que cero) e individuos
con coeficientes menores (y residuos menores que cero). Se asume que el primer grupo
corresponde al sector moderno y el segundo al sector tradicional. Las conclusiones son
básicamente similares a las de la estimación anterior. El coeficiente de la variable educación
es mayor para el sector moderno, mientras que el de la experiencia es diferente y mayor para
el sector moderno sólo en dos años.
«los sueldos y salarios reales han crecido durante la década de los noventa. Sin embargo, aún
no recuperan sus niveles previos al proceso hiperinflacionario 1988-1990»
Un punto importante que se deduce de los resultados de la segunda estimación es que el
tamaño de la empresa, por sí solo, no es una variable muy sólida para distinguir entre un
sector tradicional y un sector moderno que otorguen retornos menores y mayores al promedio,
respectivamente. Sólo entre el 56% y 60% de los trabajadores del sector moderno (definido a
partir del tamaño de la empresa) presenta residuos mayores a cero, y sólo entre el 58% y 66%
de los trabajadores del sector tradicional presenta residuos menores a cero. La coincidencia,
como se ve, es relativamente baja, pues existen muchas personas en empresas con 10 o
menos trabajadores que reciben retornos mayores al promedio y viceversa.
Las coincidencias, sin embargo, son mayores cuando analizamos los grupos ocupacionales
dentro de cada sector. La probabilidad de obtener retornos mayores o menores se potencia
dependiendo de cómo se inserta un trabajador dentro de una empresa con un tamaño
determinado. Así, los empleados son los más propensos a ver influenciados sus retornos por
el tamaño de la empresa en que se ubiquen. Los obreros parecen tener la misma probabilidad
de tener retornos mayores o menores sin importar el tamaño de la empresa.
«una definición basada únicamente en el tamaño de la empresa no es suficiente para captar
adecuadamente el fenómeno de la segmentación. Probablemente existan empresas con muy
pocos trabajadores que presentan un stock de capital relativamente alto que las asemeja más
a las del sector moderno»
Estos resultados podrían sugerir que no son las características de las empresas las que
importan para definir los sectores y que los retornos dependen, en mayor medida, de la
educación y las habilidades captadas a través de la variable categoría ocupacional. Sin
embargo, pertenecer a determinada categoría ocupacional depende de la cantidad disponible
de estos puestos en la economía.
Conclusiones y recomendaciones
La investigación realizada confirmó, una vez más, la relación positiva existente entre capital
humano e ingresos: los más educados y los que tienen mayor experiencia ganan mayores
remuneraciones. Estas características individuales hacen que la mano de obra sea
heterogénea y explican parte de la dispersión salarial.
Por otro lado, también se puede concluir que la heterogeneidad de la mano de obra no es lo
único relevante para explicar las diferencias salariales entre los individuos. El lugar donde
trabajan también es importante. El tamaño de la empresa aumenta el poder explicativo de la
ecuación, pero además revela que el efecto de la educación (y, en menor medida, de la
experiencia) sobre los ingresos no es cuantitativamente similar en todo el mercado de trabajo.
Entonces, la segmentación del mercado es una causa adicional de dispersión salarial.
Sin embargo, las dos diferentes estimaciones realizadas revelaron que dentro de las
empresas inicialmente clasificadas como tradicionales (modernas), hay trabajadores que
presentan retornos mayores (menores) al promedio. Esto significa que una definición basada
únicamente en el tamaño de la empresa no es suficiente para captar adecuadamente el
fenómeno de la segmentación. Probablemente existan empresas con muy pocos trabajadores
que presentan un stock de capital relativamente alto y un ritmo de acumulación que las
asemeja más a las del sector moderno. Por lo tanto, es necesaria una definición de los
sectores que incorpore otras variables, tal como lo hace el Mitinci o Prodame. También sería
útil tomar en cuenta la categoría ocupacional dentro de las empresas que se desea promover.
El Estado puede modificar de diferentes maneras las condiciones que los individuos enfrentan
a la hora de tomar sus decisiones acerca del monto óptimo de capital humano que adquieren.
Las recomendaciones de política, desde este punto de vista, se orientan a alterar el costo de
la inversión realizada. Las medidas más comunes que el Estado puede tomar son: educación
pública, becas, préstamos o subsidios. Todas ellas deben tener como objetivo igualar las
oportunidades que tienen los individuos.
Sin embargo, como ya se ha dicho, la segmentación del mercado de trabajo es otro factor que
genera dispersión en los ingresos salariales. Esto provoca que las políticas de educación y
capacitación sean insuficientes y/o ineficaces como políticas de mejoramiento de los ingresos
o de alivio a la pobreza, porque las personas capacitadas no podrán acceder a puestos de
trabajo acordes con sus nuevas calificaciones.
Por ello, las recomendaciones de política también apuntan a la demanda de trabajo: se
recomienda estimular la demanda mediante políticas macroeconómicas que promuevan el
crecimiento, o utilizar impuestos y subsidios para alterar la contratación de mano de obra en el
sector moderno. Además, deben atacarse las principales restricciones que enfrentan las
empresas del sector tradicional: limitado acceso al mercado de capitales, limitada información
acerca del mercado de su producto y de las tecnologías disponibles, y posibles ineficiencias
en la organización y comercialización del producto.
«la segmentación del mercado de trabajo es otro factor que genera dispersión en los ingresos
salariales.
Esto provoca que las políticas de educación y capacitación sean insuficientes y/o ineficaces
como políticas de mejoramiento de los ingresos o de alivio a la pobreza»
La dinámica del desempleo urbano en el Perú: tiempo de búsqueda y rotación laboral1
En los últimos años, la percepción de la mayor parte de la población es que la falta de empleo
se ha convertido en la principal dificultad del país. Sin embargo, la tasa de desempleo no es
particularmente elevada con respecto al resto de los países de América Latina. Entonces, ¿por
qué se percibe al desempleo como el principal problema del país?
En primer lugar, la definición técnica de desempleo abierto utilizada por las mediciones
oficiales sólo considera desempleados a los individuos en edad de trabajar que buscaron
empleo activamente. Esta especificación podría estar subestimando el nivel real del
desempleo al no incluir a los ―trabajadores desalentados‖, que son aquellos que a pesar de
estar dispuestos a trabajar, renuncian a la búsqueda activa de empleo debido a la baja
probabilidad de conseguir un trabajo. Por otro lado, es posible que el consenso sobre la falta
de empleo se deba más a la precariedad del empleo que al nivel del desempleo en sí. Muchas
personas pueden estar disconformes con la ocupación que realizan, de manera que a pesar
de encontrarse trabajando, se consideren desempleadas al responder una encuesta de
opinión, lo que podría denominarse ―desempleo subjetivo‖.
Una limitación importante de estos dos puntos de vista es la naturaleza estática de su enfoque
al problema. El objetivo general de esta investigación es analizar la dinámica del mercado
laboral en zonas urbanas a lo largo del año, en particular la dinámica del desempleo. La
hipótesis que se plan-
tea es que existe una combinación de altas tasas de rotación y baja duración del desempleo
urbano, lo que ocasiona que gran parte de la población esté desempleada alguna vez durante
el año. Sin embargo, a pesar de que una proporción mayor a la reportada por la tasa de
desempleo se ve afectada por éste en algún momento del año, ello no es suficiente para dar
cuenta del problema. En particular, se encuentra que hay una fuerte movilidad entre el empleo
y la inactividad que requiere mayor análisis.
Transiciones entre empleo, desempleo e inactividad y duración del desempleo
El status laboral de una persona puede cambiar a lo largo del año, por ejemplo, un individuo
que se encuentra desempleado hoy puede conseguir empleo dentro de dos meses, o uno
inactivo puede insertarse en el mercado laboral al culminar sus estudios de secundaria. En las
encuestas de hogares se pregunta a los entrevistados su status laboral actual y, en particular,
a los propios desempleados, ¿cuánto tiempo llevaban buscando trabajo? Evidentemente,
luego de realizada la encuesta, el status laboral podría cambiar o la búsqueda -para los
desempleadospodría extenderse por varias semanas más. Por lo tanto, es necesario ―seguir‖
a los individuos en encuestas sucesivas para determinar los cambios en el status laboral y la
duración completa del desempleo a lo largo del año. En 1996, la Encuesta Nacional de
Hogares (ENAHO) del INEI, que se llevó a cabo de manera trimestral, mantuvo un mismo
grupo de hogares en las cuatro encuestas del año. Esto ha permitido construir una base de
datos de panel con información de 8.277 individuos, para quienes fue posible determinar la
evolución del status laboral y en especial para los que experimentaron episodios de
desempleo, completar gran parte de las duraciones reportadas.
«se puede comparar la tasa de desempleo utilizada comúnmente con el porcentaje de
personas de la PEA anual que han pasado por el desempleo en algún momento. Así, se
obtiene que esta cifra asciende a 14,1%, unos 5 puntos porcentuales por encima de la tasa de
desempleo»
A partir de la muestra panel de 1996, se pueden extraer varios datos importantes (ver el
gráfico 1). Sólo un 0,05% de la Población en Edad de Trabajar (PET) permanece
desempleada todo el año, mostrando que el desempleo de larga duración no es
particularmente importante. Por otro lado, 40,9% de la PET permanece empleada todo el año.
Más de la mitad de los hombres en edad de trabajar se encuentra ocupado todo el año,
mientras que sólo el 26,6% de las mujeres mantiene su empleo todo el año. El 37,1% de la
población femenina fluctúa entre el empleo y la inactividad, mientras que 25,6% se mantiene
inactiva todo el año, principalmente por razones de embarazo. Los individuos entre 35 y 44
años tienen el porcentaje más alto de empleo durante todo el año (60,6%), cifra que se va
reduciendo hacia los más jóvenes y los más viejos. La inactividad entre los jóvenes y los viejos
es claramente más elevada, siendo consistente con la mayor cantidad de estudiantes en el
primer grupo y jubilados en el segundo.
El 18,2% de toda la población en edad de trabajar se encuentra inactiva todo el año. Si
excluimos a este porcentaje, tendremos una submuestra con todos los que formaron parte de
la PEA durante el año (lo que podría denominarse la PEA anual). Entonces, se puede
comparar la tasa de desempleo utilizada comúnmente con el porcentaje de personas de la
PEA anual que han pasado por el desempleo en algún momento. Así, se obtiene que esta
cifra asciende a 14,1%, unos 5 puntos porcentuales por encima de la tasa de desempleo. Esto
prueba que un sector mucho mayor de lo que normalmente se presume, sufre desempleo
durante el año.
Por otro lado, se encuentra una gran movilidad entre el empleo y la inactividad,
aproximadamente 29,3% de la PET experimenta transiciones entre estos dos estados sin
pasar por el desempleo; entre ellos, 65,2% son mujeres, 26,3% son jóvenes entre 14 y 19
años, y 72,7% no asiste a ningún centro educativo. Ello muestra que la inactividad no es tan
estable como podría pensarse; por el contrario, se encuentra que los flujos entre empleo e
inactividad y viceversa son los más importantes en la dinámica de la PET a lo largo del año.
Por tanto, el problema de la falta de empleo no concierne únicamente a los desempleados,
también afecta a un sector importante de la PET que continuamente entra y sale del mercado
de trabajo. Es conveniente, por lo tanto, analizar con mayor detalle la inactividad en futuras
investigaciones.
En cuanto a la duración del desempleo urbano (ver el cuadro 1), se encuentra que esta sería
relativamente corta, aproximadamente 13,5 semanas, pero afecta a gran cantidad de
personas durante el año. Por ello, no resulta sorprendente que un porcentaje importante de la
población se sienta afectada por la falta de empleo, a pesar
de que indicadores como la tasa de desempleo no lo demuestren claramente. Entonces, existe
un porcentaje mayor afectado por el desempleo al indicado por la tasa de desempleo,
principalmente por la alta rotación en el mercado laboral (se encuentra también que el
porcentaje de individuos que no mantiene un estado laboral estable a lo largo del año es
bastante elevado). Aunque el período de desempleo sea relativamente corto, ello no ofrece
necesariamente una visión optimista de la problemática; antes es necesario preguntarse qué
sucede cuando termina el episodio de desempleo. Un episodio corto puede considerarse
positivo sólo si se da porque el individuo consigue trabajo rápidamente. En caso que el
individuo se desaliente y deje de buscar empleo, pasando a la inactividad, la corta duración
del desempleo no puede interpretarse del mismo modo.
«la duración del desempleo urbano sería aproximadamente 13,5 semanas»
Se puede apreciar que el ―desempleo exitoso‖ (aquél que termina en el empleo) se da
principalmente entre los hombres de edad adulta (de 25 a 54 años) y los hombres cesantes.
Por otro lado, la búsqueda es más infructuosa para los aspirantes y las mujeres de mayor
edad. En términos generales, sólo un 51% de los casos de desempleo durante 1996
terminaron con la inserción al mercado laboral, mientras que un 49% de los casos terminó en
la inactividad.
Análisis econométrico
Para el análisis econométrico se llevaron a cabo distintas estimaciones. En primer lugar, se
estimó la función de supervivencia, que permitió hallar la probabilidad condicional de que un
individuo continúe desempleado luego de una determinada semana, debido a que estuvo
desempleado hasta dicha semana. En segundo lugar, se estimaron funciones empíricas de
riesgo, que buscan responder a la pregunta de cuál es la probabilidad condicional de que un
individuo deje el desempleo en un momento dado. Luego, se estimaron modelos de riesgo
paramétricos para evaluar el efecto que tienen ciertas características individuales en la
duración del desempleo. Finalmente, se modificó el modelo de riesgo para contemplar la
posibilidad de patrones de salida diferenciados según destino (empleo o inactividad), lo que se
denomina modelo de riesgos competidores.
Funciones empíricas de supervivencia
Utilizando la función de supervivencia, se encontró que el 61% de los individuos permanecerá
desempleado por más de 2 meses; el 41%, por más de 3 meses; el 11,2%, por más de 6
meses; y sólo el 3,8%, por más de un año (ver el gráfico 2). Estas cifras confirman que el
desempleo en el Perú es de corta duración, aunque, como se dijo antes, se debe ser muy
cauto con dicha afirmación, ya que ello no implica que los desempleados encuentren un
trabajo al final de su búsqueda. Menos aún implica que quienes sí logran encontrar trabajo lo
hagan en uno que cuente con condiciones adecuadas o deseables, como por ejemplo un
empleo asalariado formal y con buena remuneración.
En cuanto al nivel educativo, sólo un 5% de los que tienen primaria y un 9% de los que tienen
secundaria experimentarán duraciones de desempleo superiores a 6 meses; mientras que un
20% de los no educados y un 17% de los que poseen educación superior permanecerán
desempleados por ese mismo lapso. Una posible explicación es que para los no educados
resulta difícil conseguir empleo y la posibilidad de pasar a la inactividad no es rentable por
tratarse, generalmente, de un grupo en riesgo de pobreza o pobreza extrema. Para los que
poseen educación superior, por su parte, puede resultar beneficioso permanecer desempleado
durante un tiempo más largo, a la espera de una oferta de empleo más atractiva o rentable.
Por otro lado, los más jóvenes, de 14 a 19 años, presentan menores tasas de supervivencia,
mientras que los mayores, de 50 a más años, son quienes permanecen mayor tiempo
desempleados. Esto tiene mucho sentido, ya que los más jóvenes muchas veces entran al
mercado de trabajo en busca de un empleo temporal o sólo para percibir algún ingreso
producto de un ―cachuelo‖. Entre las personas mayores, la posibilidad de salir del mercado
resulta muy costosa desde el punto de vista del sustento del hogar y prefieren buscar empleo
durante un tiempo mayor.
Funciones empíricas de riesgo
Las funciones empíricas de riesgo permiten evaluar la probabilidad condicional de que un
individuo deje el desempleo en un momento dado. Así, se pudo hallar que la probabilidad de
escape o salida del desempleo aumenta hasta el sexto mes, presentando dos picos en el
tercer mes (10%) y sexto mes (14%), para luego reducirse hasta alcanzar el año de
desempleo. Finalmente, a partir del año, la probabilidad de dejar el desempleo aumenta
rápidamente, de modo que durante la semana 60 es de
21% y durante la semana 70 se eleva a 50%.
En cuanto al nivel educativo alcanzado por los individuos se encuentra el mismo patrón, pero
aquellos con primaria y secundaria presentan probabilidades de salida mayores que aquellos
sin educación o con educación superior. La probabilidad de escape en el tercer mes, por
ejemplo, es de 10,1% para quienes cuentan con educación primaria y 12,5% para quienes
poseen secundaria, mientras que aquellos con educación superior tienen una probabilidad de
escape de sólo 7,8%. En el sexto mes de desempleo, estas probabilidades aumentan a 21,2%
y 15,1% para aquellos con primaria y secundaria, respectivamente; mientras que para quienes
poseen educación superior aumenta a 11,7%. Como ya se mencionó anteriormente, para
quienes poseen educación superior puede resultar conveniente permanecer más tiempo
desempleado a la espera de una oferta de empleo acorde con sus capacidades.
«el ―desempleo exitoso‖ se da principalmente entre los hombres de edad adulta y los hombres
cesantes... la búsqueda es más infructuosa para los aspirantes y las mujeres de mayor edad.
En términos generales, sólo un 51% de los casos de desempleo durante 1996 terminaron con
la inserción al mercado laboral»
Método de estimación paramétrico
La estimación paramétrica, a diferencia de las funciones empíricas de riesgo y supervivencia,
permiten analizar de modo formal el impacto que pueden tener ciertas variables como la
educación o el ingreso del hogar en las probabilidades de permanecer o salir del desempleo.
Se estimaron tres modelos que incluyeron las siguientes variables explicativas: experiencia
laboral previa (aspirante o cesante), nivel de educación, edad e ingreso familiar.
En primer lugar, se encontró una dependencia temporal positiva, lo que indica que la
probabilidad de salir del desempleo aumenta con la duración del episodio. Esto confirma la
tendencia que ya se había encontrado utilizando las funciones empíricas de riesgo y
supervivencia.
En cuanto a las variables explicativas, la experiencia laboral previa y tener educación primaria
o secundaria aumentan la probabilidad de salir del desempleo; mientras que a mayor edad y
mayor ingreso familiar la probabilidad de salida es menor. Aunque los tres modelos
encontraron las mismas relaciones, en uno de ellos la experiencia laboral previa y la edad no
fueron variables estadísticamente significativas.
Modelo de riesgos competidores
Existen por lo menos dos estados en los que se puede descomponer el ―no-desempleo‖. El
desempleo puede terminar porque se encontró una oferta de empleo atractiva, o bien porque
se dejó de buscar y se pasó a la inactividad. Para evaluar si los patrones de salida a estos dos
posibles estados de no-desempleo son diferentes, se estimó un modelo de riesgos
competidores.
Los resultados de la estimación de este modelo muestran que poseer experiencia laboral
previa (ser cesante en lugar de aspirante) aumenta la probabilidad de salida del desempleo
hacia el empleo y, al mismo tiempo, reduce la probabilidad de salida hacia la inactividad. Lo
mismo ocurre con la variable de género: ser hombre aumenta la probabilidad de salida hacia
el empleo y reduce la de salida hacia la inactividad. El ingreso familiar per cápita no resulta
significativo para explicar las salidas al empleo, pero sí reduce las probabilidades de salir
hacia la inactividad.
Por otro lado, los resultados implican que a mayor tiempo de desempleo, las probabilidades de
salida aumentan –como también sugerían los modelos anteriores–, pero aumentan porque los
individuos abandonan el mercado de trabajo y no porque aumente la probabilidad de
conseguir un empleo. Más bien, las estimaciones muestran que la probabilidad base de
escapar hacia el empleo es más o menos constante y aproximadamente de 7%.
Conclusiones
Según esta investigación, el porcentaje de gente afectada por el desempleo en algún
momento del año respecto a la PEA anual excede en 50% a la tasa de desempleo calculada
bajo la definición habitual. Por otro lado, la duración del desempleo urbano es relativamente
corta (13,5 semanas) y un porcentaje muy alto de individuos no logra mantener un estado
laboral estable a lo largo del año. Entonces, un alto porcentaje de gente se ve afectada por el
desempleo debido a la alta rotación del mercado laboral, aunque el período de búsqueda es
relativamente corto. Este resultado aparentemente positivo, se ve contrastado por la elevada
cantidad de gente que culmina su episodio de desempleo en la inactividad. Del mismo modo,
se encontró que una proporción elevada de individuos (29,3% de la PET) transita entre el
empleo y la inactividad a lo largo del año, lo que evidencia que la falta de empleo afecta a
muchas más personas que lo reflejado por la tasa de desempleo.
La estimación de las funciones de riesgo y supervivencia indica que existen diferencias
significativas en la distribución de duraciones por nivel educativo y edad. Los no educados y
aquellos con educación superior, al igual que los de mayor edad, permanecen desempleados
más tiempo. La estimación paramétrica indica que la probabilidad de salir del desempleo
aumenta con la duración del episodio, al igual que con la experiencia laboral previa y los
niveles educativos inferiores a la técnica y universitaria. El modelo de riesgos competidores
muestra que la experiencia laboral previa y ser hombre aumentan la probabilidad de salir del
desempleo al empleo y reducen la de salir hacia la inactividad.
Los resultados de esta investigación no pretenden sugerir que el único y principal problema
del mercado de trabajo radique en la naturaleza dinámica del desempleo. Por el contrario, se
busca mostrar que la duración del desempleo y la rotación laboral son elementos adicionales a
tomar en cuenta para analizar la problemática del empleo urbano. A partir de este análisis han
sido identificados nuevos elementos que pueden ser estudiados en el futuro, como el nexo
existente entre la duración del desempleo, los casos de desempleo ―exitoso‖ y la calidad del
empleo obtenido. Finalmente, a la luz de la evidencia encontrada, resulta relevante analizar
con mayor detalle la inactividad y las transiciones entre esta y el empleo.
«a mayor tiempo de desempleo, las probabilidades de salida aumentan, pero aumentan
porque los individuos abandonan el mercado de trabajo y no porque aumente la probabilidad
de conseguir un empleo»
La investigación y los responsables de políticas sociales: ¿un dialogo de sordos?1
En su Informe sobre el Desarrollo Mundial de 1998, el Banco Mundial reafirmó la importancia
del conocimiento (y de la investigación como componente central del conocimiento) en la
perspectiva de desarrollo de las naciones. La opinión del Banco Mundial al respecto fue
inequívoca:
―… el balance entre el conocimiento y los recursos se ha vuelto el factor más importante que
determina … el nivel de vida … Hace cuarenta años, Ghana y la República de Corea tenían
virtualmente el mismo ingreso per cápita. Hacia inicios de los años noventa, el ingreso per
cápita de Corea era seis veces mayor que el de Ghana … la mitad de la diferencia se debe a
la mayor efectividad de Corea en adquirir y aplicar el conocimiento‖2 .
En general, este enfoque del Banco Mundial no es ninguna sorpresa. Desde el inicio de los
tiempos, el conocimiento, la investigación y la tecnología han sido componentes clave en el
crecimiento y desarrollo de las sociedades. Las eras en la historia de la humanidad son
denominadas por los niveles de investigación y sofisticación tecnológica alcanzados: la edad
de piedra, la edad de bronce, la edad de hierro, la edad de la navegación, la era del vapor, la
era del jet, la era de las computadoras. Pero los nexos entre el conocimiento y el desarrollo
son más que los jets y las computadoras. Implican una combinación de conocimiento, técnicas
y conceptos; de herramientas, máquinas, granjas y fábricas; organización, procesos, personas
y decisiones de los responsables de políticas y programas públicos. El contexto cultural,
histórico y organizacional en el que se genera y aplica el conocimiento es la clave de su éxito
o fracaso. En suma, la clave del valor de la investigación y los nuevos conocimientos se
encuentra en la ciencia y el arte de conseguir resultados mediante su aplicación.
Sin embargo, la historia del avance a través de nuevos conocimientos y tecnologías no es
solamente una cuestión de estrategias, planes o sistemas de manejo de conocimiento
efectivos, sino también de su importancia. La historia del desarrollo a través de nuevos
conocimientos y tecnologías ha sido una de sorpresas y cambios imprevistos. Sólo basta
recordar que en los primeros años del siglo XX, el Reporte Anual de Western Union (la gran
empresa americana de telégrafos) anunció a sus accionistas que el teléfono, recién inventado,
era una idea ―interesante pero limitada‖, que sería de ―poca importancia para la economía‖.
También recordamos que, unos treinta años más tarde, Thomas Watson, el fundador de IBM,
escribió que la computadora tendría pocas aplicaciones comerciales.
Es obvio que los intentos de crear y aplicar mecanismos de largo plazo que vinculen sistemas
de investigación con sistemas de políticas son complejos y están llenos de peligros. Esto
parece ser más cierto hoy que en cualquier otro momento. La nuestra es una era híbrida,
atrapada entre el bronce y las computadoras, las velas y los jets, una en la cual la calidad se
confunde con la cantidad, y los medios con el fin. Para los países más pobres es un momento
de gran optimismo y oportunidades tecnológicas; es también una época en la que el mundo
confronta la continuidad de la pobreza y sentimiento de desesperanza inimaginables. Se trata
de una época de flujo de información sin precedente y de gran cambio tecnológico. Es como
ningún otro período de la historia, ya que hoy, además de artesanos y artistas, granjeros,
maquinistas y soñadores, la orientación en la producción de nuevos conocimientos y
tecnologías está influenciada y diseñada por políticos, burócratas, economistas, estrategas
corporativos remotos, agencias de ayuda y fundaciones caritativas. Nunca antes en la historia,
tantas personas no ―técnicas‖ han logrado influir tanto en el avance, retraso y cambio de la
ciencia y la tecnología.
«Desde el inicio de los tiempos, el conocimiento, la investigación y la tecnología han sido
componentes clave en el crecimiento y desarrollo de las sociedades»
El rol de las ciencias sobre políticas nacionales
Este contexto ha llevado a un mayor énfasis en lo que Yehezkiel Dror3 , al escribir en los años
setenta, denominó ―ciencias sobre políticas nacionales‖ -arreglos, estructuras y metodologías
cuyo objetivo principal es integrar la investigación en las políticas y las decisiones de política
en la investigación. En todo el mundo, durante las décadas de los años sesenta y setenta,
ocurrió una virtual explosión en el número de institutos y unidades de investigación
construidas con base en el modelo de ciencias sobre políticas. La mayoría de ellas estaba
orientada específicamente a la investigación sobre políticas económicas y sociales.
En años recientes, el éxito y el valor de estos institutos de ciencia política han sido sujetos de
controversia y puntos de vista divergentes. El asunto se complica debido a que los efectos de
la investigación sobre las políticas son difíciles de medir y los nexos causales casi imposibles
de establecer. Pero estos debates son, en realidad, un subgrupo de un gran debate sobre el
valor de los sistemas de investigación de políticas nacionales, en economía, ciencia y
tecnología. El argumento sigue esta línea: los sistemas de investigación de políticas
nacionales están diseñados para dar ventaja a la economía nacional al crear y facilitar una
situación competitiva para los bienes y servicios producidos en el país. Un sistema de
comercio globalizado no sólo significa que los bienes, los negocios y las finanzas se mueven
de forma irrestricta entre las fronteras, sino también que los productos de investigación y
desarrollo, en forma de ideas, sistemas, habilidades, ciencia y tecnología, circularán cada vez
más de esa misma manera. El conflicto implica que en un mundo globalizado las políticas
nacionales sobre ciencia y tecnología están destinadas a fracasar, puesto que cualquier
beneficio se filtrará rápidamente del país productor hacia afuera.
En su forma más extrema, el argumento en contra de las políticas y los sistemas nacionales
de investigación en políticas públicas va más allá. Si bien considera deseables las políticas
nacionales para la estabilidad macroeconómica (ej.: balance fiscal, políticas de tipo de
cambio), más allá de dichos conceptos fundamentales, el argumento extremo sostiene que las
decisiones económicas efectivas sólo pueden hacerse en el nivel individual de las empresas o
compañías. Finalmente, el argumento sostiene que el rápido cambio tecnológico requiere de
enfoques flexibles hacia las políticas y que las políticas nacionales (el gobierno) son
necesariamente rígidas y van en contra de los intereses de desarrollo.
«la experiencia de los ―tigres‖ de Asia del Este, reafirman la necesidad de instrumentos de
modernización apropiados, incluyendo instrumentos para el desarrollo de políticas nacionales
sobre ciencia y tecnología»
Este argumento, en contra de una política y sistema nacional de investigación en economía,
ciencia y tecnología, ha sido dominante en los últimos quince años. Sin embargo,
recientemente han surgido argumentaciones que apoyan el rol de las ciencias sobre políticas
en el desarrollo económico nacional. En primer lugar, y siendo quizás lo más significativo, el
argumento en contra está siendo modificado como resultado de nueva evidencia. Por ejemplo,
en su Informe sobre el Desarrollo Mundial de 1997, el Banco Mundial, después de un extenso
análisis, concluyó que el rol de las políticas nacionales en materia de economía, industria,
tecnología y asuntos sociales es básico para establecer condiciones para el desarrollo que
vayan más allá de las que el mercado por sí mismo crearía. Al llegar a esta conclusión, el
Banco fue claro en la necesidad que los países más pobres estén atentos a la complicada
relación entre el mercado y la sociedad. En este tema, el Banco ha notado que la experiencia
de los ―tigres‖ de Asia del Este, así como los fracasos de esfuerzos nacionales en otros
países, reafirman la necesidad de instrumentos de modernización apropiados, incluyendo
instrumentos para el desarrollo de políticas nacionales sobre ciencia y tecnología.
«las empresas internacionales necesitan integrar la investigación con el diseño y producción
industrial, para así asegurar la innovación y mejora continua»
En segundo lugar, se ha probado que las inversiones de firmas y compañías globalizadas
están dirigidas a lugares donde la ventaja comparativa no es sólo mano de obra barata, sino
en donde existe la ventaja de una población educada, sana y técnicamente capaz. Las
políticas nacionales a largo plazo sobre la economía, la inversión social y el desarrollo de
recursos humanos, especialmente en el Sudeste Asiático, han sido clave para atraer y retener
dichas inversiones.
En tercer lugar, y revistiendo gran importancia, está el hecho de que si la fuerza de la
globalización está en su capacidad de crear fortuna; su debilidad, si no se la dirige y controla,
radica en su despreocupación por el daño al medio ambiente y su forma de incrementar las
diferencias en el interior y entre naciones. En Japón, dichas consecuencias negativas son
definidas crecientemente como evidencia de la ―falla del mercado‖, al afectar ―propósitos
nacionales tales como la cohesión social, la igualdad razonable, el acceso a bienes públicos y
la estabilidad política‖.
Parece bastante claro que estos debates en torno a los sistemas de las ciencias sobre
políticas nacionales se están volviendo menos extremistas. En especial para países en vías de
desarrollo, el punto principal hoy deja de ser si dichos sistemas son o pueden ser de valor
para el desarrollo nacional, y se orienta más a plantearse si los países en sí pueden crear
arreglos institucionales que proporcionen un retorno costo-beneficio que sea satisfactorio. Una
pregunta importante aquí es: ¿qué nexos apoyarán la producción de nuevos conocimientos
por parte de los investigadores sociales, así como la aplicación de esos conocimientos por
parte de los agentes de decisión política?
El investigador y el responsable de políticas: el modelo lineal
La percepción general de que la investigación es importante para tomar buenas decisiones, es
muy antigua. En las sociedades occidentales data, por lo menos, del siglo XVIII (el Período de
la Ilustración), cuando la razón y la ciencia (y no la religión) eran vistas como las bases para el
progreso humano. A lo largo de los últimos 300 años, las sociedades han aceptado, y muchas
veces apoyado con entusiasmo, la noción de una relación productiva entre los que producen
conocimiento (investigadores) y los que consumen conocimiento (los decisores). Existían, por
supuesto, algunas excepciones, en las cuales los tomadores de decisiones han cerrado
universidades, organizado quemas de libros, atacado, encarcelado o asesinado a intelectuales
y teóricos sociales. En general, sin embargo, un aspecto clave de la sociedad occidental del
siglo XVIII ha sido la creencia general en ―el carácter inevitable del progreso a través de la
acumulación de conocimiento‖4 . Por esto, la investigación en sí ha sido vista como algo
bueno; y los agentes de decisión política, mayoritariamente, han promovido el apoyo a los
investigadores.
Una segunda característica que ha sido importante para la relación entre la investigación y las
decisiones de política ha sido el asumir que el conocimiento lleva hacia la política de una
forma lineal5 . Esto se ha visto quizás de forma más clara en las ciencias físicas (aunque
puede decirse también de las ciencias sociales), donde era común dejar las decisiones de qué
investigar a los investigadores que trabajaban en universidades o laboratorios especializados.
La investigación aplicada se trataba como una función separada asignada a unidades,
departamentos o institutos especiales donde trabajaban ingenieros, diseñadores y técnicos. El
trabajo de la investigación aplicada era convertir la investigación científica en prototipos de
productos y procesos utilitarios, que irían a la línea de producción de las empresas. El trabajo
esencial del responsable de política era asegurar que los distintos componentes del sistema
lineal estuvieran en su lugar, y que tuvieran el personal y los fondos adecuados.
Por supuesto que este proceso ha sido pocas veces tan simple o claramente diferenciado. Sin
embargo, los lineamientos generales reflejan la relación entre la investigación universitaria y la
manufactura, la estructura de manufactura a gran escala y el papel de los responsables de
política.
Decadencia del modelo lineal
Este modelo lineal del conocimiento ha sido abandonado gradualmente desde los años
setenta, en primer lugar, como consecuencia de los cambios en el sector industrial. La relación
entre la producción de nuevos conocimientos y su aplicación ha experimentado su más
profunda transformación desde el siglo XVIII. El punto de vista de las empresas
internacionales es que necesitan acceso inmediato a investigación y conocimientos que les
permitan ofertar bienes y servicios de bajo precio y de una mayor diversidad y calidad. Esto,
han concluido, no se puede lograr sin integrar la investigación con el diseño y producción
industrial para así asegurar la innovación y mejora continua. A través de todo el mundo, las
empresas han cerrado sus departamentos de investigación, investigación aplicada, ingeniería
y planeamiento estratégico, y han integrado todas sus funciones al departamento de
producción.
«Los cambios dramáticos en las relaciones entre investigadores y los responsables de política
son el resultado de transformaciones más profundas que ocurren en los procesos de decisión
de política en sí y en la práctica de la investigación»
Esta misma tendencia se ve ahora en las instituciones públicas. Los agentes de decisión en
los gobiernos de casi todo el mundo, incluyendo China, están cuestionando el modelo lineal.
Hasta cierto punto, en muchos países, esto es impulsado únicamente por consideraciones
financieras, aunque también por motivos similares a los del sector industrial (es decir, que la
investigación, en su mayor parte, debería ser impulsada por la demanda, que los mayores
beneficios resultan de una estrecha integración de las funciones de investigación, diseño y
producción, y que la innovación continua es esencial). El resultado es que las entidades
gubernamentales de investigación en Norteamérica, Europa y gran parte del mundo en
desarrollo han sido o están siendo ―privatizadas‖. Las universidades (incluyendo las de China)
están siendo obligadas a obtener por sí mismas los fondos necesarios para sus
investigaciones y a competir por ellos.
Los impulsos para el cambio
Sabemos que el ímpetu inicial para el reordenamiento social de los nexos entre la producción
de conocimiento y su aplicación, provino de la severa recesión económica de la mayoría de
las economías industrializadas en los años setenta6 . A pesar de ser severa y prolongada,
esta recesión se revirtió a inicios de los noventa, pero la reorganización de la producción y
aplicación del conocimiento continúa. Esta crisis económica por sí sola, no explica en absoluto
en qué medida las reestructuraciones industriales que siguieron lograron eliminar al modelo
lineal. Tampoco explica los cambios en las instituciones públicas, cada vez más difundidos,
que en forma similar están reordenando las características estructurales de un sistema de
conocimiento que ha estado en la base del progreso occidental por más de tres siglos.
Los cambios dramáticos en las relaciones entre investigadores que producen conocimiento y
los responsables de política, incluyendo a administradores de negocios, que usan ese
conocimiento, son el resultado de una serie de transformaciones más profundas que ocurren
en los procesos de decisión de política en sí y en la práctica de la investigación.
Consideremos algunos de estos cambios, primero desde la perspectiva de las decisiones de
política y segundo, desde el lado de la investigación.
Cambios en las decisiones de política y la demanda de investigación
La relación entre los agentes de decisión y los sistemas de conocimiento ha sufrido grandes
cambios en las últimas décadas. La metáfora ―maremoto‖ ha sido usada para caracterizar la
cantidad increíble de datos que se ponía a disposición de gerentes, oficiales del gobierno,
ejecutivos y responsables de política en todos lados7 . Aunque se reacciona ante esta
situación con sorpresa, esta no llegó de súbito. En realidad, evolucionó de forma constante
durante los últimos ochenta años, pero su tamaño e impulso han crecido de forma exponencial
en los últimos años. Ha habido tres etapas distintas claramente identificables en el proceso del
cambio del ambiente de la información. En la primera etapa, que sucede alrededor de la
Segunda Guerra Mundial, las fuentes de información eran escasas, fáciles de identificar y sí
se contaba con los recursos, eran accesibles. La segunda etapa implica una transición
(especialmente después de 1945) hacia una situación en la cual la cantidad de información
técnica, económica, científica, política, social y cultural se incrementó de manera rápida, y se
necesitaron esfuerzos especiales para seguir la evolución y características de las fuentes de
información. Estamos ahora en la tercera etapa (―maremoto‖), donde las fuentes de
información se multiplican constantemente, lo que produce un desborde. Sin embargo, las
tecnologías que acompañan a la tercera etapa están permitiendo la síntesis de las etapas uno
y dos, al hacer posible nuevamente la fácil identificación de fuentes y el acceso a ellas sin
mucha dificultad (nuevamente con los recursos necesarios). A continuación se revisará
brevemente cada una de estas etapas.
«La ―administración de la discreción‖ ha sido reemplazada por la necesidad de generar
estrategias para competir en un ambiente de información ―transparente‖»
Primera era: información fácil
En la primera etapa, las fuentes de información, aunque dispersas, eran relativamente fáciles
de identificar y tenían pocas interconexiones entre sí. La recolección y el procesamiento de
información operaban como un ―sistema iterativo‖8 , en el cual varias interacciones entre el
sistema y su ambiente (entre la creación de conocimiento y las decisiones) se podían manejar
de manera independiente. En esta etapa, la estructura de la red de fuentes de información
correspondería a lo que Emery y Trist llamaron el ambiente ―plácidamente agrupado‖9 para
una organización, en el cual es posible ignorar las interconexiones dentro del ambiente de un
sistema. Así, en esta etapa, la capacidad de una organización para procesar y usar la
información sería probablemente superior a la capacidad del ambiente de generarla. De esta
manera, la obtención de información y la toma de decisiones serían procesos secuenciales en
vez de simultáneos. El tomador de decisiones de esta era tendría conexiones personales
adecuadas con las fuentes de información, usaría un alto grado de juicio personal para
determinar la validez y relevancia de la información, y no usaría herramientas técnicas.
Segunda era: información administrada
Durante la segunda etapa, se da un incremento sustancial en la producción de información,
una multiplicación de fuentes de datos, y un rápido crecimiento en la cantidad de información
otorgada a los responsables de política, agentes de decisión y planificadores. El rendimiento
de una organización está gobernado, en gran medida, por las ventajas que ha logrado a través
del acceso a información privilegiada y la habilidad de adquirir y procesar información
confiable de servicios especializados. Las estrategias para obtener acceso a la información y
la ―administración de la discreción‖ (la retención selectiva de información, protección de
fuentes, etc.) se convierten en aspectos cruciales de las estrategias competitivas. La velocidad
superior en la transmisión de la información hace que las organizaciones deban desarrollar
tiempos cortos de reacción, lo que requiere el uso de procesamiento por computadora,
modelos matemáticos, equipos de telecomunicaciones y la creación de una unidad
especializada de procesamiento de información. Esta es la era de los sistemas de
administración de información y de redes de computadoras, en la que existen muchas
interconexiones entre los componentes del ambiente y el sistema. Esto requiere de mejores y
más especializadas habilidades para el procesamiento de información, para que una
organización pueda reaccionar adecuadamente a cambios en el ambiente. La toma de
decisiones en esta etapa dependerá de especialistas que accedan a la información y analicen
su validez, mediante el uso de sistemas de administración de información y redes de
computadoras. También se buscaría reaccionar rápidamente a situaciones no previstas,
usando la información proporcionada mediante el empleo de algunas herramientas técnicas.
Tercera era: sobrecarga de información
Estamos ahora en la era del ―maremoto‖. Existen varias fuentes para cada tipo de información
y una gran cantidad de redundancia e interconexión en las redes y canales. En esta era ya no
es necesario diseñar estrategias complejas para acceder a la información y mantenerla
secreta. Con tal sobrecarga y con redes de información tan ricamente interconectadas, existen
varias oportunidades para comparar las distintas fuentes. La ―administración de la discreción‖
ha sido reemplazada por la necesidad de generar estrategias para competir en un ambiente
de información ―transparente‖. En términos de la teoría organizacional, esta nueva situación
corresponde a lo que Emery y Trist han llamado ―el ambiente turbulento‖10 , en el que la tarea
principal de un sistema es mantener un equilibrio inestable y desarrollar capacidades de
respuesta organizacionales. Quien toma las decisiones en esta era necesita información
particular que responda a una necesidad específica; y a la vez, debe poder discriminar la
importancia de los datos, funcionar en términos de grandes escenarios mientras se enfrenta a
una sobrecarga de información, y manejar continuos cambios en el conocimiento, que crean
un clima de turbulencia en cuanto a las políticas a seguir.
Examinemos en mayor detalle el contexto para la toma de decisiones en esta tercera etapa.
Algunos de los aspectos principales parecen ser:
• La velocidad a la que se genera conocimiento no tiene precedente. Una queja universal de
los responsables de política hoy es que se enfrentan a una sobrecarga de información. El
conocimiento ha crecido a pasos agigantados. El crecimiento explosivo del conocimiento ha
sido descrito por David Linowes en los siguientes términos:
―Tomó desde la era de Cristo hasta mediados del siglo XVIII para que el conocimiento se
duplique. Se duplicó nuevamente, 150 años más tarde, y una vez más 50 años después. Hoy
se duplica cada 4 o 5 años. Se ha producido más información nueva en los últimos 30 años
que en los 5,000 previos‖11 .
Esto no es sorprendente. Los avances científicos y las innovaciones tecnológicas están en la
raíz de las complejas transformaciones que se han dado durante los últimos cincuenta años.
Cada vez más, los resultados de la investigación, en forma de ciencia y tecnología, se han
acoplado a todos los aspectos de la actividad humana, a tal punto que se ha vuelto común
hablar de ―sociedades del conocimiento‖ como la clave para el éxito futuro. La mayoría de
observadores está de acuerdo con que esto tiene profundas implicancias para la organización
de las actividades humanas y para todos los aspectos de las políticas sociales12 .
• Las redes se han vuelto la base organizacional para las decisiones de política. Por su
naturaleza, requieren integrar insumos y actores en el proceso de toma de decisiones. Los
nexos comerciales entre corporaciones transnacionales ahora abarcan la manufactura, las
finanzas, el comercio y los servicios. Las alianzas estratégicas entre corporaciones en la
investigación y desarrollo, unido a una feroz competencia en los mercados de productos
finales, requieren de nuevas estrategias corporativas y nacionales. Se está produciendo un
cambio importante en la organización de las actividades productivas y de servicio en los
segmentos globalizados de la economía mundial. La unidad económica ya no es la empresa,
ya sea local, internacional o transnacional, sino más bien una red específica creada para un
propósito concreto en un momento en particular, que opera, en gran parte,
independientemente de las distintas empresas que la componen. Como Castells indica:
―… los arreglos organizacionales … … se basan siempre en redes. Las redes son la esencia
fundamental, de las cuales las nuevas organizaciones están y estarán hechas‖13 .
• Los procesos de decisión de política se han vuelto más complejos. Esto es especialmente
cierto en el sector público, donde un gran número de aspectos interactúan entre sí, se
involucra a más actores, el ―tempo‖ es acelerado y los efectos de segundo orden se han vuelto
más importantes. Existe la necesidad de considerar no sólo temas locales, sino una extensa
gama de factores externos. Este es el caso no sólo para decisiones económicas y de
negocios, sino también para decisiones sociales. De acuerdo con algunos observadores14 ,
ya casi no existen políticas puramente locales. Por lo tanto, el responsable de política se ha
internacionalizado y debe articular un extenso rango de factores internos y externos, no
pudiendo darse el lujo de concentrarse sólo en temas locales.
• El proceso de implementación de políticas también se ha vuelto más complejo. Los
instrumentos de política (que incluyen herramientas legales, estructuras organizacionales y
mecanismos operacionales) deben lidiar con múltiples perspectivas y una creciente variedad
de grupos de interés (muchos de los cuales se enfocan en un solo asunto), debiéndose
considerar más factores en la implementación de políticas.
• Las instituciones son más numerosas e importantes que en el pasado. En paralelo con (y
quizás como causa de) el ímpetu por la globalización, se ha dado un incremento dramático en
las instituciones en el nivel local. En términos más amplios, se ha producido una ―explosión‖15
mundial de las organizaciones voluntarias en la sociedad civil. Es por esto que el anticipar,
prever y planear estratégicamente la selección y definición de prioridades y secuencias, se ha
vuelto de gran importancia para los responsables de política.
• Los bienes públicos se están volviendo menos locales, y más regionales y globales. Los
bienes públicos son productos, servicios o recursos que generan utilidad, con acceso libre a
un mercado donde el consumo de un individuo no reduce necesariamente el de otro. Si el
beneficio del bien público está limitado geográficamente es un bien local o nacional, pero si
sus beneficios llegan a varios países es un bien global o regional. En la práctica, la mayoría de
los bienes públicos relevantes al desarrollo no son ―puros‖ sino en realidad ―mixtos‖, en el
sentido que proporcionan beneficios individuales, locales o nacionales, pero que cada vez más
tienen efectos colaterales que son importantes para otros países. El Banco Mundial ha
desarrollado la siguiente definición de bienes públicos globales:
―… ‗commodities‘, recursos, servicios – y también sistemas de reglas o regímenes de políticas
con externalidades sustanciales entre países que son importantes para el desarrollo y la
reducción de la pobreza, y que se pueden producir en cantidades suficientes sólo con la
cooperación y la acción colectiva de los países desarrollados y aquellos en desarrollo‖16 .
La creciente integración e interdependencia de las naciones está convirtiendo aquello que se
veía como bienes públicos puramente locales o nacionales en bienes cuyos beneficios (y
costos) llegan a otros países. Esta tendencia fue reconocida primero en los años setenta y
luego en los ochenta con respecto al medio ambiente, incluyendo temas como biodiversidad,
conservación, reducción de la deforestación, manejo de fuentes de agua y desertificación,
entre otros. Otros bienes públicos globales (y ―males‖ públicos globales), que han sido
reconocidos explícitamente como tales por organizaciones multilaterales como el Banco
Mundial, ahora incluyen: la paz y los esfuerzos de reconstrucción (que se han incrementado
con el fin de la guerra fría), intervenciones contra epidemias que atañen a la salud pública
(especialmente la propagación del SIDA en el África del Sub Sahara), problemas de salud
pública inducidos por el medio ambiente, corrupción, lavado de dinero, tráfico de drogas y
abuso contra los derechos humanos.
El tema del aumento en el carácter regional y global de los bienes públicos crea preguntas
complicadas sobre una apropiada división del trabajo entre comunidades, Estados y
organizaciones internacionales, y sobre quién debería pagar por ellos.
Todos estos factores delinean el contexto distinto y en continuo cambio donde se encuentran
hoy los agentes de decisión. Los mismos factores indican que, para satisfacer las necesidades
de los decisores, se necesitan cambios significativos en los patrones y contenido de la
investigación que se les proporciona. La forma de conducir la investigación en sí (en especial
en ciencias sociales), también ha experimentado varios cambios que afectan la relación entre
la investigación y la toma de decisiones. Veámos brevemente estos cambios.
La investigación y sus implicancias en las políticas
• La investigación en ciencias sociales ha dado importantes pasos en las últimas décadas, y
cada vez está más ligada a la política y a la toma de decisiones. Gran parte de esto ha sido
ocasionado por la demanda y, a la vez, es el resultado de cambios en el apoyo público a la
investigación en ciencias sociales en los últimos veinte años. Las autoridades oficiales, en
gran parte del mundo, han relacionado cada vez más el apoyo público a la investigación en
ciencias sociales con énfasis en las políticas públicas. Mientras muchos investigadores
sociales se han opuesto y lamentan esta tendencia, basados en que sobre-enfatiza el
utilitarismo, otros investigadores han agradecido el cambio como una forma de demostrar la
relevancia de la academia para el bien común. El número de publicaciones de ciencias
sociales dirigido específicamente a los agentes de decisión ha aumentado de manera
significativa, pero son las nuevas tecnologías de información las que han aportado una
herramienta especialmente poderosa para que los científicos sociales comuniquen
directamente a los decisores, conocimiento relevante para las políticas. Conforme el
conocimiento de las interacciones sociales, las actividades humanas y la toma de decisiones
ha aumentado, la capacidad de síntesis de los investigadores en ciencias sociales se ha
vuelto más importante.
• El monitorear en tiempo real la forma en la cual las instituciones, empresas, agencias e
individuos se comportan y toman decisiones se ha vuelto más importante. Esto ha generado
nuevos indicadores y métodos de investigación que responden a la necesidad de fuentes de
información más precisas, rápidas y confiables. En particular, la investigación en ciencias
sociales se ha centrado en el desarrollo de nuevos indicadores (ej.: el índice de desarrollo
humano, índice de libertad, de corrupción, indicadores ambientales, de género, entre otros)
que permitan representar mejor una realidad más compleja y desordenada, y sirvan para
identificar el impacto de los cambios en las políticas y decisiones.
• Al mismo tiempo, existen nuevos métodos de investigación en ciencias sociales a nuestra
disposición. Las técnicas de encuestas han mejorado considerablemente. Hoy, se usan los
grupos focales en forma generalizada para probar el nivel de aceptación de nuevas políticas,
así como las reacciones de los hombres y mujeres en las calles a ideas y puntos de vista
expuestos por agentes de decisión de política de alto nivel. Diversas técnicas de dinámica de
grupo se usan para explorar temas de manera más profunda y para crear consenso entre los
principales actores en la toma de decisiones. Estos métodos y técnicas no eran accesibles
hace unos años, y proporcionan nuevas formas de verificar el contenido y la relevancia de las
políticas.
Con respecto a los nuevos métodos de investigación en ciencias sociales relevantes para los
países y poblaciones más pobres, ha habido un creciente énfasis en las evaluaciones
participativas de pobreza (EPP). Estas han mostrado que la gente más pobre en todo el
mundo enfatiza más las distintas dimensiones de pobreza, que aquellas usadas típicamente
en el análisis de políticas y por los responsables de política. Por muchos años, las
evaluaciones para determinar los niveles de pobreza han usado indicadores de consumo e
ingresos, niveles de educación y estados de salud, derivando dichos datos de las encuestas
de hogares. Las EPP han mejorado los diagnósticos de pobreza al aplicar métodos que
buscan entender a la pobreza desde la perspectiva de los pobres. Dicho método usa datos
tanto cuantitativos como cualitativos e indicadores de pobreza amplios, y busca influenciar
directamente las decisiones de política.
«Los economistas, por ejemplo, enfatizan la eficiencia, mientras que los responsables de
política a los ganadores y perdedores (temas de distribución)»
• Internet proporciona ahora acceso a una gran cantidad de información de todo tipo, desde
datos históricos hasta estadísticas actuales, y a una amplia variedad de opiniones y puntos de
vista. La posibilidad de organizar procesos de consulta usando internet también ha alterado la
forma en la que se hacen las políticas.
• El ciclo entre la formulación de teorías y la verificación se ha acortado notablemente. Ahora
es necesario ajustar teorías y marcos conceptuales constantemente. La sobreabundancia de
información incrementa la importancia de la teoría, ya que esta proporciona una forma de
filtrar lo que es importante y lo que no, de centrar la atención y de guiar la búsqueda de
información relevante. La imaginación y la creatividad adquieren mayor importancia y es más
importante tener la capacidad de interpretar y evaluar la información sobre políticas y
decisiones, que tener el acceso a esa información.
Este nuevo contexto en la decisión de políticas genera grandes demandas para ejercer el
poder y la autoridad de forma legítima, justa y efectiva. En el ámbito nacional, la
gobernabilidad se ha vuelto un proceso difícil de mediación entre intereses y aspiraciones que
tienen sus raíces tanto dentro como fuera de un país. Nuevos fenómenos globales han
aparecido, y para muchos de estos no existe un precedente al cual dirigirse al tomar
decisiones. Las redes se han vuelto la unidad de organización para la toma de decisiones17 .
En este entorno, la investigación social enfrenta retos como nunca antes, retos para proveer
información valiosa en el momento oportuno.
Diferencias en cultura e incentivos entre los responsables de política y los
investigadores sociales
Aunque los intereses de los responsables de política y de los investigadores sociales pueden
converger hoy más que en el pasado, también se debe aceptar que aún existen grandes
vacíos tanto en la cultura como en los sistemas de incentivos. Algunos de los objetivos y
valores de los investigadores sociales son particularmente divergentes de aquellos de los
responsables de política. Los economistas, por ejemplo, enfatizan la eficiencia, mientras que
el énfasis de los responsables de política tiende a estar en identificar a los ganadores y
perdedores (temas de distribución). Los objetivos de los responsables de política se expresan
muchas veces en términos cuantitativos arbitrarios (ej.: ‖extender la educación al 95% de la
población‖), mientras que los científicos sociales pueden hablar de invertir en servicios básicos
de educación hasta el punto que el ingreso marginal se iguale con el costo marginal.
Los responsables de política y los investigadores sociales tienden a medir los resultados de
las políticas de manera distinta. Para los primeros, el éxito en términos de costos y beneficios
depende del número de personas beneficiadas, mientras que los economistas miden los
costos y beneficios financieros. Así, un responsable de política podría medir el desempeño en
el sector salud en términos del número de nuevas camas de hospitales, mientras que un
investigador social buscaría mejoras en la salud de la población.
«Los sistemas de incentivos también crean a menudo brechas entre los responsables de
política y los investigadores sociales»
También existen diferencias en el criterio para la toma de decisiones. Un economista, por
ejemplo, pondría énfasis en el costo futuro de cualquier proyecto potencial, mientras que los
responsables de política enfatizarían los costos de oportunidad para justificar inversiones
futuras. Otro tema es el de las compensaciones. Para el responsable de política, éste es
usualmente un factor crítico, mientras que para el investigador social, especialmente los
economistas, es usualmente algo en lo que piensan después. Los economistas tienden a ver
una solución satisfactoria si, en teoría, se podría compensar a los perdedores. En cambio,
para los responsables de política, la credibilidad de un nuevo proyecto depende usualmente
de mecanismos que garanticen que los perdedores serán efectivamente compensados.
Los sistemas de incentivos también crean a menudo brechas entre los responsables de
política y los investigadores sociales. Un ejemplo de esto viene de nuestra propia experiencia
en el Instituto de Estudios para el Desarrollo.
Hemos estado trabajando por varios años en un gran programa de investigación aplicada
sobre el acceso a la educación, especialmente para niñas, en varios países africanos. Este
programa también implica trabajar directamente con una organización llamada FAWE (Forum
for African Women´s Education), que se compone tanto de Ministros de Educación africanos
como de educadores senior de la región. Hace aproximadamente dos años, les pedimos a los
miembros de FAWE y a los investigadores sociales que nos proporcionen los resultados que
deseaban del programa. Las respuestas obtenidas fueron un testimonio de cuán alejados
están el mundo de los investigadores y el de los responsables de política, y pueden ser
observadas en el cuadro 1.
Mientras que se puede hacer mucho para aumentar la relevancia y el valor de la investigación
social para los responsables de política, también hay que reconocer que gran parte de la
investigación universitaria seguirá siendo inapropiada para éstos. Existen varias razones para
ello:
• En primer lugar, normalmente, a los investigadores les toma demasiado tiempo producir
resultados, lo que no es tolerado por los responsables de política. El tiempo necesario para
realizar investigaciones serias y sólidas dista mucho del tiempo permitido a los responsables
de política.
• Los investigadores sociales producen comúnmente resultados críticos hacia las políticas, sin
ofrecer sugerencias sobre alternativas de acción. Esto puede deberse a la opción de mantener
el papel crítico de la academia, evitando recomendaciones simples. La tendencia de varios
investigadores es aprender técnicas y herramientas, y luego buscar problemas a los cuales
aplicarlas. Streeten lo denomina como ―la ley del martillo, de acuerdo con la cual, al niño al
que se le dio un martillo le parece que debe golpear todo, desde clavos hasta vasijas Ming‖18
.
• El estado de la investigación en ciencias sociales es tal que llegar a un consenso es difícil.
La excelencia académica se determina por el hecho de qué tan bien se cuestione y se
desechen viejas teorías, y la capacidad de reemplazarlas con otras nuevas. Por lo tanto, es
normal encontrar puntos de vista e información en conflicto. Esto debilita la confianza de los
resultados de política, cuando se dan cuenta de que para todo estudio presentado existe otro
que llegó a conclusiones opuestas. Bajo dichas circunstancias, los responsables de política
están de acuerdo con la creencia que la investigación complica más que lo que resuelve, y
que la investigación puede retrasar acciones vitales, al crear recomendaciones conflictivas19 .
Acercando los mundos de los investigadores sociales y los responsables de política
Se ha vuelto casi un credo para los gobiernos, las organizaciones internacionales y los
institutos de investigación promover nexos más fuertes, asociaciones más orgánicas y el
―aprendizaje mutuo‖. Muchos investigadores sociales argumentan que los nexos entre las
decisiones de políticas y la investigación deben establecerse al momento de autores han
hecho sugerencias sobre el diseño y la difusión de investigaciones sociales con la intención de
incrementar la posibilidad de su uso. Algunos han discutido las condiciones bajo la cuales el
uso de la investigación es más probable. Otros hicieron recomendaciones específicas. No
existe, sin embargo, una solución mágica o una fórmula universal, las recomendaciones con
respecto al tema fluirán de forma lógica a partir de los puntos expresados en las secciones
anteriores de este documento.
Para los investigadores sociales que desean que su labor tenga influencia en los responsables
de política, no existen mejores principios guía que los ―diez mandamientos‖ presentados en un
documento escrito en 1984 por Verdier20 . Estos estaban dirigidos específicamente a
economistas, pero pueden aplicarse de forma general a todos los investigadores sociales que
desean influir en las políticas.
1. Aprenda la historia de un tema o asunto. Al investigar argumentos pasados, el analista
puede identificar grupos de interés clave, áreas de desacuerdo y vacíos en la información, así
como cambios en el contexto que afecten negociaciones futuras.
2. Averigüe quién tomará la decisión. Dirija sus recomendaciones a dichos grupos y
preséntelas en forma apropiada a la audiencia.
3. El tiempo es crucial. Se deberá presentar recomendaciones cuando es probable que
reciban más atención. Es mejor entrar en el debate antes de que las posiciones se
solidifiquen.
4. Aprenda los intereses y argumentos de todos.
5. Está bien pensar como economista pero no escribir como tal. Enfatice el problema clave,
las opciones para resolverlo y la decisión propuesta. Minimice la metodología, la jerga técnica
y las ecuaciones.
6. Manténgalo simple. Cuando sea necesario explicar todos los aspectos de un punto,
hágalo de forma simple, usando ejemplos donde sea posible.
7. A los responsables de política les importa más la distribución que la eficiencia. Explique
qué grupos serán afectados con las medidas propuestas, evitando referencias generales a la
―pérdida de bienestar para la economía‖.
8. Tome en cuenta la implementación y la administración. No proponga medidas que son
óptimas desde el punto de vista técnico, pero son demasiado complejas o costosas de
administrar.
9. Enfatice algunas cifras cruciales e importantes. Use la estadística para enfatizar el
número de personas afectadas, en lugar de agregar cifras en dólares.
10. Lea los periódicos. En general, trate de acceder a las mismas fuentes de información a las
que acceden los responsables de política, ya que estas fuentes influencian sus percepciones.
Estos diez mandamientos parecieran sugerir que el objetivo principal de la investigación es
satisfacer a los responsables de política y que los demás propósitos deberían estar en función
de dichos objetivos. Esta es una conclusión errónea. Es común que las mejores
investigaciones cuestionen conceptos ya existentes, o formas de hacer las cosas, e incluso
decisiones previas de los responsables de política21 . La investigación de calidad es el factor
más importante en la relación de largo plazo entre la investigación social y las decisiones de
política. La conclusión más fuerte y sólida de las evaluaciones independientes sobre el
impacto de los institutos de investigación aplicada es que los factores clave son la calidad de
la investigación y la confiabilidad de su metodología.


CONTENIDO

PRESENTACIÓN

Más alla de la focalización: performance e impacto del gasto
focalizado de lucha contra la pobreza
Juan Chacaltana (CEDEP)

¿Pueden los programas sociales reducir las diferencias en la distribución de los ingresos?
Tami Aritomi y juan José Diaz (GRADE)

Participación popular en las políticas sociales.
Cuándo puede ser democrática y eficiente y cuándo todo lo contrario
Martín Tanaka (IEP).

Dispersión salarial, capital humano y segmentación laboral en Lima.
Juan Pedro Espino (PUCP)

La dinámica del desempleo urbano en el Perú: tiempo de búsqueda y rotación laboral
Juan José Díaz y Eduardo Maruyama (GRADE)

La investigación y los responsables de políticas sociales: ¿un diálogo de sordos?
Keith A. Bezanson
VER DOCUMENTO COMPLETO
El documento se encuentra en formato PDF, para visualizarlo correctamente se requiere un lector especial que
puede obtener gratis aquí - Si desea descargarlo a una unidad de almacenamiento solo pulse con el click derecho de
su mouse y en el menú auxiliar seleccione GUARDAR COMO

El propósito del Consorcio de Investigación Económica y Social
(CIES) es fortalecer la comunidad académica peruana, para
producir y diseminar conocimiento útil para los analistas y agentes
de decisión en el sector público, la sociedad civil y la academia. En
última instancia, su misión es contribuir al desarrollo del Perú,
elevando el nivel del debate nacional sobre las opciones clave de
política económica y social. postmasterarrobaconsorcio.org
Aportado por:
Por un lado, la participación y la representación en estas propuestas siguen una suerte de
lógica piramidal y corporativa. Las comunidades se manifiestan en organizaciones que se
expresan en dirigentes, los que a su vez serían expresión de las demandas de los sectores
populares, definidos por su ubicación en la estructura económico-social. Sostengo que este
enfoque piramidal de la participación en las políticas sociales resulta obsoleto en el contexto
de comunidades complejas, diferenciadas y con una población de inevitables orientaciones
divergentes.
A los esquemas de participación y representación corporativos, que clásicamente han sido
propuestos y analizados, podemos oponer esquemas pluralistas, aplicables a comunidades de
mayor complejidad que poseen múltiples y variadas formas de expresar sus intereses y
demandas, con diversas relaciones de dominio y subordinación, grados de poder e influencia,
y orientaciones sociales.
Por otro lado, surge la cuestión de establecer en qué consiste propiamente la participación. Es
importante reconocer que no puede ser entendida como acción natural, sino como una
construcción social, planificada y no espontánea, que surge en búsqueda de satisfacer
algunas necesidades. Asimismo, la participación cambia de forma dependiendo de para qué
se participa. Cuando se trata de bienes públicos, surge la pregunta de cómo superar los
problemas de acción colectiva. En cambio, cuando se trata de bienes semi-públicos, la acción
no concierne a todos, sino sólo a un grupo de interés; siendo así, resultan decisivos los
beneficios que obtiene ese grupo y su posible conflicto con intereses generales. Finalmente,
cuando se trata de bienes privados, su consecución es individual y allí la acción colectiva no
tiene cabida, sino que es hasta contraproducente.
«este enfoque piramidal de la participación en las políticas sociales resulta obsoleto en el
contexto de comunidades complejas, diferenciadas y con una población de inevitables
orientaciones divergentes»
«no es posible pensar en las organizaciones de base, en los dirigentes y en la participación sin
la decisiva intervención de los agentes externos»
Por último, existe el factor de los dirigentes y los agentes externos. Dado que la comunidad,
como una entidad homogénea de individuos con intereses armónicos, no existe, más que de
dirigentes es mejor hablar de intermediarios o brokers. Estos intermediarios poseen intereses
propios, relativamente distinguibles del grupo que los rodea, y actúan sobre la base de
incentivos específicos. La importancia de los brokers radica en que asumen gran parte de los
costos de la acción colectiva y establecen el vínculo con agentes e instituciones de desarrollo.
Conjuntamente, lo que la investigación empírica demuestra es que no es posible pensar en las
organizaciones de base, en los dirigentes y en la participación sin la decisiva intervención de
los agentes externos, a tal punto que son ellos quienes en gran medida hacen posible la
acción colectiva y la participación, asumiendo sus costos o generando incentivos que la hagan
más atractiva.
Cómo entender la participación y su utilidad
Dado que este trabajo trata sobre la participación a propósito de la aplicación de las políticas
sociales, lo que se intenta es crear una suerte de modelo ideal de la participación para que en
relación a este podamos analizar la participación que actualmente existe y el modo en que
podría modificarse, para lograr que los beneficios potenciales de la participación se presenten
efectivamente.
La participación debe ser entendida como el involucramiento de los ciudadanos en los asuntos
públicos, buscando aumentar no sólo la eficacia, sino también la eficiencia en el desarrollo y la
superación de la pobreza. Para que estos logros ocurran debe tenerse en cuenta que la
participación no siempre presenta la misma problemática, que debe pensarse en ella siempre
en relación con los contextos en los que ocurre.
La variable clave para entender la participación es el grado de complejidad de las
comunidades estudiadas, que da lugar a diferentes formas de participación. Así, se plantea un
modelo de análisis en relación al cual se pueda pensar y evaluar la participación. En este
modelo se distinguen tres niveles de complejidad: baja, media y alta, a los que corresponden
respectivamente tres tipos de participación: involucramiento colectivo generalizado,
intermediación y pluralismo.
En contextos de complejidad baja, se trata de comunidades pequeñas, rurales, relativamente
aisladas y homogéneas, de extrema pobreza tanto material como de educación y
oportunidades, y en donde puede hablarse de cierta identidad y espíritu comunitario, lo cual se
constituye en un activo para la acción colectiva. Dentro de este contexto, la participación es un
involucramiento generalizado en acciones colectivas, con escasa diferenciación entre
dirigentes y poblador común. Esta participación es voluntaria, en condiciones ideales, y
responde a necesidades inmediatas.
«La variable clave para entender la participación es el grado de complejidad de las
comunidades estudiadas,... se distinguen tres niveles de complejidad: baja, media y alta, a los
que corresponden respectivamente tres tipos de participación: involucramiento colectivo
generalizado, intermediación y pluralismo»
En este tipo de comunidades, el fin de la participación es abastecer a la comunidad con el bien
público esencial escaso. Dada la pobreza, aislamiento y poca capacidad de negociación de las
poblaciones, el papel principal para el desarrollo de los objetivos lo asumen los agentes
externos, comunicando a la población con las redes de asistencia social. Sin embargo, esto
puede llevar a excesos por parte del agente; excesos que en la realidad se manifiestan en
prácticas manipulatorias o clientelísticas, lógicas de colonización de espacios, o
sobreexplotación de la población.
Una situación diferente se da en contextos de complejidad media. Se trata de comunidades
pobres en áreas rurales, pero más integradas al mercado y a centros urbanos, más
heterogéneas y con acceso a algunos bienes públicos esenciales. Aquí las demandas sociales
aparecen bajo las formas de grupos de interés, y resulta fundamental la intervención de
líderes sociales que ocupan esa posición en virtud de una cierta capacitación o experiencia.
En estos contextos, cuando hablamos de participación en políticas sociales, nos referimos a la
intervención de líderes comunales que logran mejorar la relación de los agentes de desarrollo
con las comunidades, y que se constituyen en interlocutores que permiten mejores
diagnósticos de los problemas y las necesidades. Dada la pluralidad de estas comunidades, el
problema principal está en los líderes o intermediarios, quienes pueden desarrollar lógicas
particularistas e introducir sesgos en la aplicación de las políticas sociales en función de sus
intereses particulares. Por otro lado, en el nivel de las relaciones con el Estado y las ONGs,
pueden desarrollar lógicas perversas, como corrupción, desvío o mal uso de los recursos.
Finalmente, el grado de complejidad alta se da en ámbitos urbanos altamente heterogéneos,
en los que ya hay acceso a bienes públicos esenciales, y en donde los intereses de la
población se expresan ya sea por medio de grupos de interés como por medios individuales.
En estos contextos, se registra una gran densidad de organizaciones y agentes externos que
politizan rápidamente las políticas sociales, lo que hace más difícil la participación y el ejercicio
de los liderazgos sociales.
Dadas estas características, en estos contextos, la participación implica principalmente la
constitución de grupos de interés que se organizan en función de demandas específicas, en
pos de bienes de naturaleza semi pública o simplemente privada. En este ámbito, los
problemas se presentan en el sentido que los grupos de interés pueden encerrarse en la
defensa de intereses particularistas, enfrentados a intereses generales que no tienen
expresión organizada debido a problemas de acción colectiva. De otro lado, los líderes pueden
autonomizarse o no ser representativos de los grupos que supuestamente expresan y
desarrollar lógicas burocráticas. Además, la relación de estos líderes con los agentes externos
puede desembocar en prácticas manipulatorias, lógicas clientelares y utilización política.
Por todo lo anteriormente mencionado, las estrategias participativas deben distinguir
cuidadosamente los contextos en los que opera y el tema de la creciente complejidad del
mundo popular. Así, sólo en el contexto de comunidades aisladas, de extrema pobreza, la
participación asume la forma de un involucramiento generalizado de la población. De otro
modo, esa forma no sólo no es dable, sino que hasta es contraproducente. En contextos más
complejos, la participación en general asume la forma de un compromiso esporádico con
grupos de interés, y descansa sobre la intervención de líderes sociales que en
realidad cumplen la función de brokers o intermediarios entre la población y agentes
externos. En estos casos se hace fundamental evitar, por un lado, que esos líderes y las
organizaciones que dirigen no asuman la defensa de intereses particularistas enfrentados al
interés general y, por otro, que no se pretenda manipular políticamente o monopolizar la
representación popular, sino que se defienda el derecho a la diferencia, a la existencia de
formas múltiples de expresión.
Conclusiones y recomendaciones
Resulta útil distinguir las sugerencias según los ámbitos de aplicación. En contextos de baja
complejidad y pobreza extrema, un reto que tiene que afrontar la política social es el de la
cobertura. El aislamiento y la precariedad en cuanto a las capacidades sociales hacen que sea
difícil darle voz y convertir en demandas a las muchas necesidades de esas comunidades. El
Estado y los agentes de desarrollo son los que deben llegar y, a la vez, deben llegar evitando
que su intervención se convierta en imposición o manipulación. Para esto, el Estado y las
ONGs deben sumar esfuerzos, deben constituirse redes de intervención que permitan ampliar
la cobertura de las políticas y establecer controles mutuos entre actores diversos.
En contextos más complejos y más integrados a centros urbanos, y con mayor presencia de
instituciones vinculadas al desarrollo, el trabajo con los líderes sociales de base es
fundamental. De lo que se trata es de difundir y democratizar sus capacidades de modo que
no sean tan escasas. El fin es fomentar prácticas democráticas en los líderes que ya existen, y
así prevenir el abuso de la situación de dominio que poseen.
Finalmente, en contextos de alta complejidad, como los que caracterizan a los centros
urbanos, la intervención del Estado y agentes de desarrollo debe partir del reconocimiento de
la complejidad de la situación, de la existencia de intereses y orientaciones sociales y políticos
diversos. Por lo tanto, cualquier intento de limitar el ejercicio y expresión de esas diferencias
es perjudicial.
Siendo las cosas así, se trata de establecer mecanismos de negociación de los conflictos, de
coordinación de la multiplicidad de actores, de modo de superar interferencias en lo que deben
ser políticas de Estado.
En cuanto a las políticas sociales, en contextos de escasa complejidad, el desafío principal
está en desarrollar capacidades en el nivel de base. En contextos de pobreza extrema, las
capacidades sociales son escasas y acaso esa dimensión de la pobreza sea la más relevante
para los esfuerzos de desarrollo, antes que el acceso a recursos o ingresos que han de ser
considerados consecuencia de lo anterior. En contextos de complejidad media, dada la
importancia que tiene la intervención de los líderes de base que hacen las veces de
intermediarios o brokers, es crucial que estos líderes asuman conductas democráticas, que no
se conviertan en caciques dentro de sus comunidades. Finalmente, en contextos de
complejidad alta, el desafío principal es la coordinación y el control recíproco entre los
múltiples líderes sociales, dada la diversidad de sus orientaciones e intereses.
La participación debe ser promovida por las políticas públicas. Dado que es una actividad
deseable, no espontánea y costosa, se tienen que establecer entornos institucionales que
incentiven la participación como parte de una estrategia de desarrollo de capacidades en el
mundo popular, capacidades escasas precisamente por la situación de pobreza. La
participación, de este modo, no sólo puede servir para lograr con mayor eficacia los objetivos
de desarrollo, sino que además, bajo ciertas circunstancias, la participación puede hacer
también más eficientes las políticas sociales, desde el punto de vista del uso de los recursos.
«La participación debe ser promovida por las políticas públicas... se tienen que establecer
entornos institucionales que incentiven la participación como parte de una estrategia de
desarrollo de capacidades en el mundo popular, capacidades escasas precisamente por la
situación de pobreza»
Dispersión salarial, capital humano y segmentación labora en Lima1
Es común pensar que la acumulación de capital humano, cuyos componentes más
importantes son la educación y la experiencia, es el principal determinante de los ingresos
individuales, de la desigualdad salarial y de la distribución de la masa salarial. Sin embargo,
las políticas destinadas a mejorar los ingresos de los individuos a través de la formación del
capital humano, muchas veces fracasan, sobre todo en los países subdesarrollados.
El presente documento investiga las razones de la dispersión salarial. No se intenta explicar el
nivel de los salarios, sino las razones por las cuales un individuo gana más que otro. El
objetivo es demostrar que las variables que determinan la dispersión salarial no son
únicamente las referidas a las características de los trabajadores, como típicamente se
supone, sino que las características de las empresas también influyen, ya que los retornos a la
inversión en capital humano no son iguales en todo el mercado de trabajo. En el sector
moderno, un individuo con determinado stock de capital obtiene mayores retornos y mayores
salarios que en el sector tradicional.
Marco teórico
La investigación se desarrolló apelando a dos enfoques teóricos fundamentales: la teoría
neoclásica del capital humano y la teoría de segmentación del mercado de trabajo. Según la
primera, la inversión en capital humano determina la calidad de la mano de obra y, por lo
tanto, los ingresos de los individuos. Esta inversión incluye a la educación formal y al
entrenamiento, principalmente, pero también a aquellas inversiones realizadas en salud,
nutrición, etc. Todos estos factores determinan la productividad del trabajador y hacen que la
mano de obra sea heterogénea en el mercado de trabajo. Se asume que los trabajadores con
mayor stock de capital humano tienen mayor productividad y, como consecuencia, un mayor
salario.
Un problema que ha preocupado a los investigadores es la posible existencia de sesgos por
variables omitidas, como las habilidades innatas. Dado que los individuos más hábiles
generalmente invierten más en educación, las estimaciones podrían arrojar coeficientes
sobrestimados para la variable educación, ya que podrían estar recogiendo también el efecto
de las habilidades. Incluso podrían estar reflejando únicamente las habilidades, si suponemos
que la educación no afecta realmente a la productividad y es sólo una proxy de la habilidad.
Sin embargo, todos coinciden en que definitivamente existen retornos positivos a la educación
y que esta, por tanto, sí afecta los ingresos.
«Se asume que los trabajadores con mayor stock de capital humano tienen mayor
productividad y, como consecuencia, un mayor salario»
Por otro lado, el segundo enfoque subraya que un mercado de trabajo segmentado es aquel
en el cual dos trabajadores con la misma productividad obtienen remuneraciones distintas por
ocupar puestos de trabajo en empresas diferentes. En este caso, los salarios estarán
determinados por los puestos de trabajo y las características de los trabajadores sólo sirven a
los empleadores para elegir a quién contratan.
En las explicaciones para países desarrollados se afirma que la segmentación se origina
porque determinadas empresas fijan sus salarios por encima del nivel de equilibrio. Las
razones que se dan son diversas. Algunas empresas deben invertir en capital humano
específico para sus trabajadores y deben reducir la posibilidad de que cambien de trabajo, en
cuyo caso la inversión habría sido inútil. Otras empresas tienen puestos con altos costos de
supervisión, en cuyo caso se debe incentivar a los trabajadores a no sacar provecho de su
situación con un salario alto. Los sindicatos también desempeñan un importante papel en la
segmentación al presionar los salarios al alza. Las empresas que pagan salarios mayores a
los de equilibrio forman el denominado sector moderno. El resto de empresas que operan en
competencia y que pagan salarios menores forman el sector tradicional.
«un mercado de trabajo segmentado es aquel en el cual dos trabajadores con la misma
productividad obtienen remuneraciones distintas por ocupar puestos de trabajo en empresas
diferentes»
En los países subdesarrollados, la segmentación se origina porque la fuerza laboral urbana
crece aceleradamente (proceso que generalmente es reforzado por la migración hacia las
ciudades), mientras que el sector moderno crece a un ritmo menor y crea menos puestos de
trabajo de los requeridos para una completa absorción de la mano de obra. La fuerza de
trabajo excedente puede mantenerse desempleada, autogenerar su empleo o emplearse en
una empresa del sector tradicional.
El sector tradicional posee escaso y atrasado stock de capital, lo que origina que las
potencialidades de los trabajadores no puedan materializarse. Las diferencias en el stock de
capital humano no se traducen en diferencias salariales porque la tecnología con que se
trabaja no permite un diferenciación de las productividades de los trabajadores. La
consecuencia directa de ello es que los individuos no reciben las remuneraciones que
deberían corresponder a su nivel de educación y experiencia.
El mercado de trabajo de Lima metropolitana
Entre 1991 y 1997, el porcentaje de la población que ofrecía mano de obra ha tenido una
tendencia creciente, aumentando de 56% a 64%. Sin embargo, a pesar de este aumento de
presión sobre el mercado de trabajo, Lima no ha presentado tasas de desempleo crecientes,
más bien fluctuantes. Entonces, cabe preguntarnos: ¿es el problema del mercado limeño
realmente un problema de empleo? ¿Dónde han surgido los nuevos puestos de trabajo para
absorber a esta creciente oferta de trabajo?
Las tasas de subempleo, el nivel de ingresos y las tasas de pobreza indican que la mayoría de
los puestos de trabajo no proveen ingresos suficientes. Ello podría significar que el problema
del mercado de trabajo limeño es de ingresos. Sin embargo, las tasas de desempleo, si bien
no han sido crecientes en la década del noventa, fluctúan sobre una media más alta y llegan a
picos más altos que en décadas pasadas, por lo cual se puede afirmar que el problema
también es de empleo.
En cuanto a la segunda pregunta, se puede constatar que el empleo privado creció durante el
período 1991-1997 y desplazó al empleo público, el cual cayó de 13,6% a 6,8%. Dentro de
este crecimiento del empleo privado, se puede observar un desplazamiento de la gran
empresa a la pequeña empresa. En 1984, el 52,9% de los trabajadores era independiente o
pertenecía a empresas con menos de 10 trabajadores, mientras que en 1997 esta cifra se
eleva a 65,6%. Al mismo tiempo, las empresas con más de 100 trabajadores han disminuido
enormemente su participación en el empleo, pasando de 30,5% a tan sólo 20% en el mismo
período. Por otro lado, si en 1986 la relación entre empleo formal e informal era de 50 a 50, los
siguientes 10 años le dieron al sector informal un peso de 57%.
Es importante señalar que el vínculo laboral permanente ha perdido importancia como forma
de contratación a lo largo de la década pasada. Las nuevas formas de contratación
impulsadas con la actual legislación -que fomenta prácticas pre profesionales, contratos de
formación laboral juvenil, contrataciones en períodos de prueba y también la intermediación
laboralse han convertido en la norma y no en la excepción. Al mismo tiempo, estas nuevas
formas, junto a la descentralización de la sindicalización, influyen sobre la libertad de los
trabajadores de formar sindicatos, con lo que la mayoría de trabajadores asalariados
sindicalizables quedan desprotegidos.
«En 1984, el 52,9% de los trabajadores era independiente o pertenecía a empresas con
menos de 10 trabajadores, mientras que en 1997 esta cifra se eleva a 65,6%»

Sueldos y salarios
No cabe duda de que los sueldos y salarios reales han crecido durante la década de los
noventa. Sin embargo, esto es sólo una parte de la historia, porque en 1990 los sueldos y
salarios presentaron su nivel más bajo de los últimos veinte años y aún no recuperan sus
niveles previos al proceso hiperinflacionario 1988-1990.
Otro dato desalentador es que los puestos de trabajo cuya participación en la absorción de
mano de obra está aumentando (los puestos en empresas con menos de diez trabajadores y
los independientes no profesionales), son aquellos que presentan las menores
remuneraciones promedio. Por si fuera poco, estos puestos están lejos de presentar las
mayores tasas de crecimiento en sus remuneraciones: en las empresas con menos de 10
trabajadores han aumentado tan sólo 15% en la década pasada (sobre su nivel más bajo en
40 años) y en el caso de los independientes no profesionales incluso han caído en un 31%.
Entonces, las remuneraciones más altas y con un mayor crecimiento se presentan sólo en la
gran empresa, la cual absorbe cada vez menos mano de obra. Asimismo, los sueldos y
salarios también son más altos y crecen a mayores tasas para el caso de los trabajadores
sindicalizados, pero estos también son cada vez menos.
Contrastación empírica
Para las estimaciones se utilizaron las Encuestas de Niveles de Empleo 1991-1995 realizadas
por el Ministerio de Trabajo y Promoción Social, y las Encuestas Nacionales de Hogares 1996
y 1997 realizadas por el INEI. Se pretendió encontrar una relación que vincule los niveles de
educación y experiencia, así como los sectores a los que pertenecen los trabajadores, con el
nivel de ingreso de los mismos. Para ello se realizaron dos tipos de estimación: en la primera
se definieron los segmentos a partir del tamaño de la empresa (sector tradicional son los
independientes y asalariados en empresas de hasta 10 trabajadores), mientras que en la
segunda se definieron a partir de los residuos de la ecuación de ingresos.
Los primeros resultados mostraron coeficientes de la educación mayores para el sector
moderno. Este presenta coeficientes que son, en promedio, 6 puntos porcentuales mayores
que los del sector tradicional a lo largo del período 1991-1997. La variable experiencia
muestra un comportamiento similar, con la diferencia que en el sector tradicional fluctúan más
que en el sector moderno.
La segunda definición equivale a decir que todos los trabajadores que ganan menos (más)
que el salario esperado para su nivel de capital humano pertenecen al sector tradicional
(moderno). Así, para la segunda estimación se asumió que todas las personas reciben las
mismas tasas de retorno por su inversión en capital humano y se estimó una ecuación de
ingresos, con la que se obtuvieron coeficientes promedio para toda la muestra. Como es
obvio, existen individuos con coeficientes mayores (y residuos mayores que cero) e individuos
con coeficientes menores (y residuos menores que cero). Se asume que el primer grupo
corresponde al sector moderno y el segundo al sector tradicional. Las conclusiones son
básicamente similares a las de la estimación anterior. El coeficiente de la variable educación
es mayor para el sector moderno, mientras que el de la experiencia es diferente y mayor para
el sector moderno sólo en dos años.
«los sueldos y salarios reales han crecido durante la década de los noventa. Sin embargo, aún
no recuperan sus niveles previos al proceso hiperinflacionario 1988-1990»
Un punto importante que se deduce de los resultados de la segunda estimación es que el
tamaño de la empresa, por sí solo, no es una variable muy sólida para distinguir entre un
sector tradicional y un sector moderno que otorguen retornos menores y mayores al promedio,
respectivamente. Sólo entre el 56% y 60% de los trabajadores del sector moderno (definido a
partir del tamaño de la empresa) presenta residuos mayores a cero, y sólo entre el 58% y 66%
de los trabajadores del sector tradicional presenta residuos menores a cero. La coincidencia,
como se ve, es relativamente baja, pues existen muchas personas en empresas con 10 o
menos trabajadores que reciben retornos mayores al promedio y viceversa.
Las coincidencias, sin embargo, son mayores cuando analizamos los grupos ocupacionales
dentro de cada sector. La probabilidad de obtener retornos mayores o menores se potencia
dependiendo de cómo se inserta un trabajador dentro de una empresa con un tamaño
determinado. Así, los empleados son los más propensos a ver influenciados sus retornos por
el tamaño de la empresa en que se ubiquen. Los obreros parecen tener la misma probabilidad
de tener retornos mayores o menores sin importar el tamaño de la empresa.
«una definición basada únicamente en el tamaño de la empresa no es suficiente para captar
adecuadamente el fenómeno de la segmentación. Probablemente existan empresas con muy
pocos trabajadores que presentan un stock de capital relativamente alto que las asemeja más
a las del sector moderno»
Estos resultados podrían sugerir que no son las características de las empresas las que
importan para definir los sectores y que los retornos dependen, en mayor medida, de la
educación y las habilidades captadas a través de la variable categoría ocupacional. Sin
embargo, pertenecer a determinada categoría ocupacional depende de la cantidad disponible
de estos puestos en la economía.
Conclusiones y recomendaciones
La investigación realizada confirmó, una vez más, la relación positiva existente entre capital
humano e ingresos: los más educados y los que tienen mayor experiencia ganan mayores
remuneraciones. Estas características individuales hacen que la mano de obra sea
heterogénea y explican parte de la dispersión salarial.
Por otro lado, también se puede concluir que la heterogeneidad de la mano de obra no es lo
único relevante para explicar las diferencias salariales entre los individuos. El lugar donde
trabajan también es importante. El tamaño de la empresa aumenta el poder explicativo de la
ecuación, pero además revela que el efecto de la educación (y, en menor medida, de la
experiencia) sobre los ingresos no es cuantitativamente similar en todo el mercado de trabajo.
Entonces, la segmentación del mercado es una causa adicional de dispersión salarial.
Sin embargo, las dos diferentes estimaciones realizadas revelaron que dentro de las
empresas inicialmente clasificadas como tradicionales (modernas), hay trabajadores que
presentan retornos mayores (menores) al promedio. Esto significa que una definición basada
únicamente en el tamaño de la empresa no es suficiente para captar adecuadamente el
fenómeno de la segmentación. Probablemente existan empresas con muy pocos trabajadores
que presentan un stock de capital relativamente alto y un ritmo de acumulación que las
asemeja más a las del sector moderno. Por lo tanto, es necesaria una definición de los
sectores que incorpore otras variables, tal como lo hace el Mitinci o Prodame. También sería
útil tomar en cuenta la categoría ocupacional dentro de las empresas que se desea promover.
El Estado puede modificar de diferentes maneras las condiciones que los individuos enfrentan
a la hora de tomar sus decisiones acerca del monto óptimo de capital humano que adquieren.
Las recomendaciones de política, desde este punto de vista, se orientan a alterar el costo de
la inversión realizada. Las medidas más comunes que el Estado puede tomar son: educación
pública, becas, préstamos o subsidios. Todas ellas deben tener como objetivo igualar las
oportunidades que tienen los individuos.
Sin embargo, como ya se ha dicho, la segmentación del mercado de trabajo es otro factor que
genera dispersión en los ingresos salariales. Esto provoca que las políticas de educación y
capacitación sean insuficientes y/o ineficaces como políticas de mejoramiento de los ingresos
o de alivio a la pobreza, porque las personas capacitadas no podrán acceder a puestos de
trabajo acordes con sus nuevas calificaciones.
Por ello, las recomendaciones de política también apuntan a la demanda de trabajo: se
recomienda estimular la demanda mediante políticas macroeconómicas que promuevan el
crecimiento, o utilizar impuestos y subsidios para alterar la contratación de mano de obra en el
sector moderno. Además, deben atacarse las principales restricciones que enfrentan las
empresas del sector tradicional: limitado acceso al mercado de capitales, limitada información
acerca del mercado de su producto y de las tecnologías disponibles, y posibles ineficiencias
en la organización y comercialización del producto.
«la segmentación del mercado de trabajo es otro factor que genera dispersión en los ingresos
salariales.
Esto provoca que las políticas de educación y capacitación sean insuficientes y/o ineficaces
como políticas de mejoramiento de los ingresos o de alivio a la pobreza»
La dinámica del desempleo urbano en el Perú: tiempo de búsqueda y rotación laboral1
En los últimos años, la percepción de la mayor parte de la población es que la falta de empleo
se ha convertido en la principal dificultad del país. Sin embargo, la tasa de desempleo no es
particularmente elevada con respecto al resto de los países de América Latina. Entonces, ¿por
qué se percibe al desempleo como el principal problema del país?
En primer lugar, la definición técnica de desempleo abierto utilizada por las mediciones
oficiales sólo considera desempleados a los individuos en edad de trabajar que buscaron
empleo activamente. Esta especificación podría estar subestimando el nivel real del
desempleo al no incluir a los ―trabajadores desalentados‖, que son aquellos que a pesar de
estar dispuestos a trabajar, renuncian a la búsqueda activa de empleo debido a la baja
probabilidad de conseguir un trabajo. Por otro lado, es posible que el consenso sobre la falta
de empleo se deba más a la precariedad del empleo que al nivel del desempleo en sí. Muchas
personas pueden estar disconformes con la ocupación que realizan, de manera que a pesar
de encontrarse trabajando, se consideren desempleadas al responder una encuesta de
opinión, lo que podría denominarse ―desempleo subjetivo‖.
Una limitación importante de estos dos puntos de vista es la naturaleza estática de su enfoque
al problema. El objetivo general de esta investigación es analizar la dinámica del mercado
laboral en zonas urbanas a lo largo del año, en particular la dinámica del desempleo. La
hipótesis que se plan-
tea es que existe una combinación de altas tasas de rotación y baja duración del desempleo
urbano, lo que ocasiona que gran parte de la población esté desempleada alguna vez durante
el año. Sin embargo, a pesar de que una proporción mayor a la reportada por la tasa de
desempleo se ve afectada por éste en algún momento del año, ello no es suficiente para dar
cuenta del problema. En particular, se encuentra que hay una fuerte movilidad entre el empleo
y la inactividad que requiere mayor análisis.
Transiciones entre empleo, desempleo e inactividad y duración del desempleo
El status laboral de una persona puede cambiar a lo largo del año, por ejemplo, un individuo
que se encuentra desempleado hoy puede conseguir empleo dentro de dos meses, o uno
inactivo puede insertarse en el mercado laboral al culminar sus estudios de secundaria. En las
encuestas de hogares se pregunta a los entrevistados su status laboral actual y, en particular,
a los propios desempleados, ¿cuánto tiempo llevaban buscando trabajo? Evidentemente,
luego de realizada la encuesta, el status laboral podría cambiar o la búsqueda -para los
desempleadospodría extenderse por varias semanas más. Por lo tanto, es necesario ―seguir‖
a los individuos en encuestas sucesivas para determinar los cambios en el status laboral y la
duración completa del desempleo a lo largo del año. En 1996, la Encuesta Nacional de
Hogares (ENAHO) del INEI, que se llevó a cabo de manera trimestral, mantuvo un mismo
grupo de hogares en las cuatro encuestas del año. Esto ha permitido construir una base de
datos de panel con información de 8.277 individuos, para quienes fue posible determinar la
evolución del status laboral y en especial para los que experimentaron episodios de
desempleo, completar gran parte de las duraciones reportadas.
«se puede comparar la tasa de desempleo utilizada comúnmente con el porcentaje de
personas de la PEA anual que han pasado por el desempleo en algún momento. Así, se
obtiene que esta cifra asciende a 14,1%, unos 5 puntos porcentuales por encima de la tasa de
desempleo»
A partir de la muestra panel de 1996, se pueden extraer varios datos importantes (ver el
gráfico 1). Sólo un 0,05% de la Población en Edad de Trabajar (PET) permanece
desempleada todo el año, mostrando que el desempleo de larga duración no es
particularmente importante. Por otro lado, 40,9% de la PET permanece empleada todo el año.
Más de la mitad de los hombres en edad de trabajar se encuentra ocupado todo el año,
mientras que sólo el 26,6% de las mujeres mantiene su empleo todo el año. El 37,1% de la
población femenina fluctúa entre el empleo y la inactividad, mientras que 25,6% se mantiene
inactiva todo el año, principalmente por razones de embarazo. Los individuos entre 35 y 44
años tienen el porcentaje más alto de empleo durante todo el año (60,6%), cifra que se va
reduciendo hacia los más jóvenes y los más viejos. La inactividad entre los jóvenes y los viejos
es claramente más elevada, siendo consistente con la mayor cantidad de estudiantes en el
primer grupo y jubilados en el segundo.
El 18,2% de toda la población en edad de trabajar se encuentra inactiva todo el año. Si
excluimos a este porcentaje, tendremos una submuestra con todos los que formaron parte de
la PEA durante el año (lo que podría denominarse la PEA anual). Entonces, se puede
comparar la tasa de desempleo utilizada comúnmente con el porcentaje de personas de la
PEA anual que han pasado por el desempleo en algún momento. Así, se obtiene que esta
cifra asciende a 14,1%, unos 5 puntos porcentuales por encima de la tasa de desempleo. Esto
prueba que un sector mucho mayor de lo que normalmente se presume, sufre desempleo
durante el año.
Por otro lado, se encuentra una gran movilidad entre el empleo y la inactividad,
aproximadamente 29,3% de la PET experimenta transiciones entre estos dos estados sin
pasar por el desempleo; entre ellos, 65,2% son mujeres, 26,3% son jóvenes entre 14 y 19
años, y 72,7% no asiste a ningún centro educativo. Ello muestra que la inactividad no es tan
estable como podría pensarse; por el contrario, se encuentra que los flujos entre empleo e
inactividad y viceversa son los más importantes en la dinámica de la PET a lo largo del año.
Por tanto, el problema de la falta de empleo no concierne únicamente a los desempleados,
también afecta a un sector importante de la PET que continuamente entra y sale del mercado
de trabajo. Es conveniente, por lo tanto, analizar con mayor detalle la inactividad en futuras
investigaciones.
En cuanto a la duración del desempleo urbano (ver el cuadro 1), se encuentra que esta sería
relativamente corta, aproximadamente 13,5 semanas, pero afecta a gran cantidad de
personas durante el año. Por ello, no resulta sorprendente que un porcentaje importante de la
población se sienta afectada por la falta de empleo, a pesar
de que indicadores como la tasa de desempleo no lo demuestren claramente. Entonces, existe
un porcentaje mayor afectado por el desempleo al indicado por la tasa de desempleo,
principalmente por la alta rotación en el mercado laboral (se encuentra también que el
porcentaje de individuos que no mantiene un estado laboral estable a lo largo del año es
bastante elevado). Aunque el período de desempleo sea relativamente corto, ello no ofrece
necesariamente una visión optimista de la problemática; antes es necesario preguntarse qué
sucede cuando termina el episodio de desempleo. Un episodio corto puede considerarse
positivo sólo si se da porque el individuo consigue trabajo rápidamente. En caso que el
individuo se desaliente y deje de buscar empleo, pasando a la inactividad, la corta duración
del desempleo no puede interpretarse del mismo modo.
«la duración del desempleo urbano sería aproximadamente 13,5 semanas»
Se puede apreciar que el ―desempleo exitoso‖ (aquél que termina en el empleo) se da
principalmente entre los hombres de edad adulta (de 25 a 54 años) y los hombres cesantes.
Por otro lado, la búsqueda es más infructuosa para los aspirantes y las mujeres de mayor
edad. En términos generales, sólo un 51% de los casos de desempleo durante 1996
terminaron con la inserción al mercado laboral, mientras que un 49% de los casos terminó en
la inactividad.
Análisis econométrico
Para el análisis econométrico se llevaron a cabo distintas estimaciones. En primer lugar, se
estimó la función de supervivencia, que permitió hallar la probabilidad condicional de que un
individuo continúe desempleado luego de una determinada semana, debido a que estuvo
desempleado hasta dicha semana. En segundo lugar, se estimaron funciones empíricas de
riesgo, que buscan responder a la pregunta de cuál es la probabilidad condicional de que un
individuo deje el desempleo en un momento dado. Luego, se estimaron modelos de riesgo
paramétricos para evaluar el efecto que tienen ciertas características individuales en la
duración del desempleo. Finalmente, se modificó el modelo de riesgo para contemplar la
posibilidad de patrones de salida diferenciados según destino (empleo o inactividad), lo que se
denomina modelo de riesgos competidores.
Funciones empíricas de supervivencia
Utilizando la función de supervivencia, se encontró que el 61% de los individuos permanecerá
desempleado por más de 2 meses; el 41%, por más de 3 meses; el 11,2%, por más de 6
meses; y sólo el 3,8%, por más de un año (ver el gráfico 2). Estas cifras confirman que el
desempleo en el Perú es de corta duración, aunque, como se dijo antes, se debe ser muy
cauto con dicha afirmación, ya que ello no implica que los desempleados encuentren un
trabajo al final de su búsqueda. Menos aún implica que quienes sí logran encontrar trabajo lo
hagan en uno que cuente con condiciones adecuadas o deseables, como por ejemplo un
empleo asalariado formal y con buena remuneración.
En cuanto al nivel educativo, sólo un 5% de los que tienen primaria y un 9% de los que tienen
secundaria experimentarán duraciones de desempleo superiores a 6 meses; mientras que un
20% de los no educados y un 17% de los que poseen educación superior permanecerán
desempleados por ese mismo lapso. Una posible explicación es que para los no educados
resulta difícil conseguir empleo y la posibilidad de pasar a la inactividad no es rentable por
tratarse, generalmente, de un grupo en riesgo de pobreza o pobreza extrema. Para los que
poseen educación superior, por su parte, puede resultar beneficioso permanecer desempleado
durante un tiempo más largo, a la espera de una oferta de empleo más atractiva o rentable.
Por otro lado, los más jóvenes, de 14 a 19 años, presentan menores tasas de supervivencia,
mientras que los mayores, de 50 a más años, son quienes permanecen mayor tiempo
desempleados. Esto tiene mucho sentido, ya que los más jóvenes muchas veces entran al
mercado de trabajo en busca de un empleo temporal o sólo para percibir algún ingreso
producto de un ―cachuelo‖. Entre las personas mayores, la posibilidad de salir del mercado
resulta muy costosa desde el punto de vista del sustento del hogar y prefieren buscar empleo
durante un tiempo mayor.
Funciones empíricas de riesgo
Las funciones empíricas de riesgo permiten evaluar la probabilidad condicional de que un
individuo deje el desempleo en un momento dado. Así, se pudo hallar que la probabilidad de
escape o salida del desempleo aumenta hasta el sexto mes, presentando dos picos en el
tercer mes (10%) y sexto mes (14%), para luego reducirse hasta alcanzar el año de
desempleo. Finalmente, a partir del año, la probabilidad de dejar el desempleo aumenta
rápidamente, de modo que durante la semana 60 es de
21% y durante la semana 70 se eleva a 50%.
En cuanto al nivel educativo alcanzado por los individuos se encuentra el mismo patrón, pero
aquellos con primaria y secundaria presentan probabilidades de salida mayores que aquellos
sin educación o con educación superior. La probabilidad de escape en el tercer mes, por
ejemplo, es de 10,1% para quienes cuentan con educación primaria y 12,5% para quienes
poseen secundaria, mientras que aquellos con educación superior tienen una probabilidad de
escape de sólo 7,8%. En el sexto mes de desempleo, estas probabilidades aumentan a 21,2%
y 15,1% para aquellos con primaria y secundaria, respectivamente; mientras que para quienes
poseen educación superior aumenta a 11,7%. Como ya se mencionó anteriormente, para
quienes poseen educación superior puede resultar conveniente permanecer más tiempo
desempleado a la espera de una oferta de empleo acorde con sus capacidades.
«el ―desempleo exitoso‖ se da principalmente entre los hombres de edad adulta y los hombres
cesantes... la búsqueda es más infructuosa para los aspirantes y las mujeres de mayor edad.
En términos generales, sólo un 51% de los casos de desempleo durante 1996 terminaron con
la inserción al mercado laboral»
Método de estimación paramétrico
La estimación paramétrica, a diferencia de las funciones empíricas de riesgo y supervivencia,
permiten analizar de modo formal el impacto que pueden tener ciertas variables como la
educación o el ingreso del hogar en las probabilidades de permanecer o salir del desempleo.
Se estimaron tres modelos que incluyeron las siguientes variables explicativas: experiencia
laboral previa (aspirante o cesante), nivel de educación, edad e ingreso familiar.
En primer lugar, se encontró una dependencia temporal positiva, lo que indica que la
probabilidad de salir del desempleo aumenta con la duración del episodio. Esto confirma la
tendencia que ya se había encontrado utilizando las funciones empíricas de riesgo y
supervivencia.
En cuanto a las variables explicativas, la experiencia laboral previa y tener educación primaria
o secundaria aumentan la probabilidad de salir del desempleo; mientras que a mayor edad y
mayor ingreso familiar la probabilidad de salida es menor. Aunque los tres modelos
encontraron las mismas relaciones, en uno de ellos la experiencia laboral previa y la edad no
fueron variables estadísticamente significativas.
Modelo de riesgos competidores
Existen por lo menos dos estados en los que se puede descomponer el ―no-desempleo‖. El
desempleo puede terminar porque se encontró una oferta de empleo atractiva, o bien porque
se dejó de buscar y se pasó a la inactividad. Para evaluar si los patrones de salida a estos dos
posibles estados de no-desempleo son diferentes, se estimó un modelo de riesgos
competidores.
Los resultados de la estimación de este modelo muestran que poseer experiencia laboral
previa (ser cesante en lugar de aspirante) aumenta la probabilidad de salida del desempleo
hacia el empleo y, al mismo tiempo, reduce la probabilidad de salida hacia la inactividad. Lo
mismo ocurre con la variable de género: ser hombre aumenta la probabilidad de salida hacia
el empleo y reduce la de salida hacia la inactividad. El ingreso familiar per cápita no resulta
significativo para explicar las salidas al empleo, pero sí reduce las probabilidades de salir
hacia la inactividad.
Por otro lado, los resultados implican que a mayor tiempo de desempleo, las probabilidades de
salida aumentan –como también sugerían los modelos anteriores–, pero aumentan porque los
individuos abandonan el mercado de trabajo y no porque aumente la probabilidad de
conseguir un empleo. Más bien, las estimaciones muestran que la probabilidad base de
escapar hacia el empleo es más o menos constante y aproximadamente de 7%.
Conclusiones
Según esta investigación, el porcentaje de gente afectada por el desempleo en algún
momento del año respecto a la PEA anual excede en 50% a la tasa de desempleo calculada
bajo la definición habitual. Por otro lado, la duración del desempleo urbano es relativamente
corta (13,5 semanas) y un porcentaje muy alto de individuos no logra mantener un estado
laboral estable a lo largo del año. Entonces, un alto porcentaje de gente se ve afectada por el
desempleo debido a la alta rotación del mercado laboral, aunque el período de búsqueda es
relativamente corto. Este resultado aparentemente positivo, se ve contrastado por la elevada
cantidad de gente que culmina su episodio de desempleo en la inactividad. Del mismo modo,
se encontró que una proporción elevada de individuos (29,3% de la PET) transita entre el
empleo y la inactividad a lo largo del año, lo que evidencia que la falta de empleo afecta a
muchas más personas que lo reflejado por la tasa de desempleo.
La estimación de las funciones de riesgo y supervivencia indica que existen diferencias
significativas en la distribución de duraciones por nivel educativo y edad. Los no educados y
aquellos con educación superior, al igual que los de mayor edad, permanecen desempleados
más tiempo. La estimación paramétrica indica que la probabilidad de salir del desempleo
aumenta con la duración del episodio, al igual que con la experiencia laboral previa y los
niveles educativos inferiores a la técnica y universitaria. El modelo de riesgos competidores
muestra que la experiencia laboral previa y ser hombre aumentan la probabilidad de salir del
desempleo al empleo y reducen la de salir hacia la inactividad.
Los resultados de esta investigación no pretenden sugerir que el único y principal problema
del mercado de trabajo radique en la naturaleza dinámica del desempleo. Por el contrario, se
busca mostrar que la duración del desempleo y la rotación laboral son elementos adicionales a
tomar en cuenta para analizar la problemática del empleo urbano. A partir de este análisis han
sido identificados nuevos elementos que pueden ser estudiados en el futuro, como el nexo
existente entre la duración del desempleo, los casos de desempleo ―exitoso‖ y la calidad del
empleo obtenido. Finalmente, a la luz de la evidencia encontrada, resulta relevante analizar
con mayor detalle la inactividad y las transiciones entre esta y el empleo.
«a mayor tiempo de desempleo, las probabilidades de salida aumentan, pero aumentan
porque los individuos abandonan el mercado de trabajo y no porque aumente la probabilidad
de conseguir un empleo»
La investigación y los responsables de políticas sociales: ¿un dialogo de sordos?1
En su Informe sobre el Desarrollo Mundial de 1998, el Banco Mundial reafirmó la importancia
del conocimiento (y de la investigación como componente central del conocimiento) en la
perspectiva de desarrollo de las naciones. La opinión del Banco Mundial al respecto fue
inequívoca:

http://www.gestiopolis.com/canales5/eco/consorcio/pobreza_desempleo_peru.htm