UNIVERSIDAD MICHOACANA DE SAN NICOLAS DE

HIDALGO
FACULTAD DE BIOLOGIA

BIOSORCION DE PLOMO Y CADMIO MEDIANTE EL
APROVECHAMIENTO DE RESIDUOS DE MADERA (ASERRIN
DE PINO) Y EXTRACTOS DE ALGAS MARINAS (ALGINATO DE
CALCIO)

TESIS
QUE PRESENTA:
AURA ROXANA HIDALGO VAZQUEZ

COMO REQUISITO PARCIAL PARA OBTENER EL TÍTULO PROFESIONAL DE
BIÓLOGO


ASESOR: DR. RAÚL CORTÉS MARTÍNEZ

MORELIA, MICHOACÁN, AGOSTO DE 2010


Firmado digitalmente
por AUTOMATIZACION
Nombre de
reconocimiento (DN):
cn=AUTOMATIZACION,
o=UMSNH, ou=DGB,
email=soporte@bibliote
ca.dgb.umich.mx, c=MX
Fecha: 2010.11.04
13:13:52 -06'00'

INDICE

Pág.

1. INTRODUCCION _________________________________________________ 1
2. ANTECEDENTES _________________________________________________ 3
2.1.El agua ………………………………………………………………………… 3
2.2.Contaminación del agua ……………………………………………………..... 3
2.3. Plomo …………………………………………………………………………. 5
2.3.1. Contaminación del agua por plomo …………………………………….. 6
2.4. Cadmio……………………………………………………………………….... 7
2.4.1. Contaminación de agua por cadmio ………………………………….... 7
2.5 Técnicas empleadas para la remoción de metales pesados del agua …………... 9
2.5.1. Procesos de sorción………………………………………………….… 10
2.5.2. Biosorción …………………………………………………………….. 10
2.5.2.1. Factores que afectan la biosorción …………………………… 12
2.6. El aserrín como biosorbente …………………………………………………. 15
2.7. Esferas de alginato como biosorbente ……………………………………….. 16
2.8. Cinética de adsorción ………………………………………………………... 19
2.8.1. Modelos que describen la cinética de adsorción ………………………. 21
2.8.1.1. Modelo cinético de primer orden (Lagergren)...……………...... 21
2.8.1.2. Modelo de Elovich …………………………………………….. 21
2.8.1.3. Modelo de Pseudo-segundo orden …………………………….. 22
2.9. Equilibrio de adsorción ……………………………………………………… 22
2.9.1. Modelo que describe la isoterma de adsorción ………………………... 23
2.9.1.1. Modelo de Langmuir ………………………………………….. 23
2.9.1.2. Modelo de Freundlich ……………………………………….... 24
2.9.1.3. Modelo de Langmuir-Freundlich ……………………………... 25
3. HIPOTESIS ______________________________________________________ 26
4. OBJETIVO ________________________________________________________ 26
4.1. Objetivo general ……………………………………………………………... 26
4.2. Objetivos particulares………………………………………………………… 26
5. METODOLOGIA __________________________________________________ 27
5.1. Proceso experimental ………………………………………………………… 27
5.2 Preparación de biosorbente ………………………………………………….... 27
5.2.1. Aserrin de pino …………………………………………………………. 27
5.2.2. Esferas de alginato de calcio ………..………………………………….. 28
5.3. Cinética de biosorción………………………………………………………….. 28
5.3.1. Cinética de plomo y cadmio con aserrin ……………………………….. 29
5.3.2. Cinética de plomo y cadmio con esferas de alginato de calcio …………. 29
5.4. Influencia del pH ………………………………………………………………. 29
5.5. Isotermas de adsorción ………………………………………………………... 30
6. RESULTADOS Y DISCUSIÓN _______________________________________ 31
6.1. Cinética de adsorción de cadmio con aserrin y esferas de alginato …………... 31
6.2. Cinética de adsorción de plomo con aserrin y esferas de alginato……….…… 32
6.3. Modelos que describen la cinética del proceso de adsorción …………………. 35
6.3.1. Modelos cinéticos para biosorción de plomo y cadmio con aserrín ….… 35
6.3.2. Modelos cinéticos para plomo y cadmio con alginato …………………...42
6.4. Influencia del pH ………………………………………………………………49
6.5. Isoterma de sorción …………………………………………………………… 53
6.6. Modelos que describen la isoterma de sorción ……………………………….. 57
6.6.1. Modelos de isoterma de adsorción de cadmio y plomo con alginato ….. 57
6.6.2. Modelos de isoterma de adsorción de cadmio y plomo con aserrín ..….. 64
7. CONCLUSIONES _________________________________________________ 70
8. RECOMENDACIONES _____________________________________________ 71
9. LITERATURA CITADA _____________________________________________72




1

1. INTRODUCCION

La contaminación del agua por metales pesados es uno de los problemas ambientales
más severos en el mundo, debido a su alta toxicidad para los seres vivos, además de ser muy
difícil de resolver (Acosta et al. 2007).

Entre los residuos que representan mayor riesgo para la salud humana y el equilibrio de
los ecosistemas en general están los metales pesados, debido a su toxicidad a bajas
concentraciones y porque son bioacumulables y no biodegradables.

El problema de la contaminación por metales tóxicos surge como resultado de
actividades humanas, principalmente de la industria, agricultura y de la eliminación de
residuos mineros. Estos contaminantes son descargados al medio ambiente alcanzando
concentraciones por encima de los valores permisibles por legislaciones internacionales (WHO
1992, Navarro et al. 2006), siendo los recursos hídricos, los de mayor riesgo por su alta
velocidad de propagación.

Actualmente se han desarrollado muchos métodos para la eliminación de plomo y
cadmio en solución acuosa, una de las técnicas más viables es el proceso de biosorción, a
través de la adsorción, mediante la utilización de biomasa viva o muerta.

Los primeros intentos en el campo de la bioadsorción se atribuyen a Adams y Holmes
(1935). Estos investigadores describieron la eliminación de iones Ca
2+
y Mg
2+
por resinas de
tanino. Desde los primeros intentos en la aplicación de la bioadsorción, han transcurrido más
de 65 años, pero sólo desde hace dos décadas y por razones fundamentalmente de tipo
económico y ambiental, las investigaciones desarrolladas se han centrado principalmente en el
empleo de esta técnica para la eliminación de especies metálicas presentes a bajas
concentraciones en efluentes líquidos, utilizando materiales bioadsorbentes de bajo costo
(Pinzón-Bedoya y Vera 2009).

La biosorción o bioadsorción es un área de investigación con muchos aportes a la
comunidad industrial, por brindar una alternativa técnica y económicamente viable y por ser
considerada una tecnología “limpia” en la eliminación de metales tóxicos de aguas residuales o
de desecho de actividades productivas (Vieira y Volesky 2000, Navarro et al. 2006).
2

La biosorción ya ha abordado el problema de la eliminación de cadmio de aguas
residuales, obteniendo buenos resultados, usando una variedad de biomasas, entre ellas: algas
(Navarro et al. 2004, Blanco et al. 2005), hongos, levaduras, quitosano, entre otros (Navarro et
al. 2005).

El método de biosorción en el tratamiento de aguas residuales presenta un gran
potencial a través de biomasas ya que son naturales, se pueden obtener fácilmente en grandes
cantidades, son económicas y reutilizables (Cañizares-Villanueva 2000, Kratochvil y Volesky
1998, Kapoor y Viraraghavan 1995, Sag 2001). Otra alternativa a la utilización de la biomasa
es extraer el adsorbente activo, para eliminación de metales en un sistema más controlado.

En muchos estudios se ha considerado la posible utilización de biosorbentes como
cascaras de semillas (Ajmal et al. 1998a), tallo de Zea mays (Ikhuoria y Okieimen 2000),
residuos de hojas de té (Tee y Khan 1988), cáscara de almendra (Hasar et al. 2003), zeolitas
(Ouki y Kavannagh 1999), mazorca de maíz, fibra de coco y el aserrín que tiene una buena
capacidad descontaminante (Igwe et al. 2005).

Los materiales lignocelulósico constituyen una fuente de materia prima importante para
la obtención de productos de amplia utilización en la agricultura. Dentro de estos materiales se
encuentran el aserrín y la corteza que resultan de desechos de la industria de la elaboración
primaria de la madera. En el mundo se desarrollan cada día nuevas tecnologías para dar un uso
racional a estos residuos, que además contribuyen con su acumulación a la contaminación del
entorno.

El objetivo principal de este trabajo aborda la bioadsorción como alternativa de
solución utilizando aserrín de pino que es un residuo de bajo costo y fácil obtención y esferas
de alginato de calcio para la remoción de plomo y cadmio en soluciones acuosas.






3

2. ANTECEDENTES

2.1. El agua.

El agua es uno de los compuestos más abundantes en la naturaleza, cubriendo
aproximadamente tres cuartas partes de la superficie terrestre. Además, sus propiedades únicas
la hacen esencial para la vida y determinan su comportamiento químico en el ambiente (Peavy
et al. 1985, Manahan 1994).

Un 70% de la superficie de la tierra es agua, pero un 97% de esta corresponde a agua
salada que se encuentra en los océanos y mares; solo el 3% de toda el agua del mundo es agua
dulce y en su mayor parte no se halla disponible. Unas tres cuartas partes de toda el agua dulce
son inaccesibles, ya que se encuentran en forma de casquetes de hielo y glaciares situados en
zonas polares alejadas de los centros de población; solo un 1 % es agua dulce superficial
fácilmente accesible a los seres humanos y demás organismos (GreenFacts 2006).

Esta es el agua que se encuentra en los lagos y ríos a poca profundidad en el suelo, de
donde puede extraerse sin mayor costo. Solo esta cantidad de agua se renueva habitualmente
con la lluvia y la nevada y es por tanto un recurso sostenible (GreenFacts 2006).

El estudio del agua considera el transporte, características y composición del agua
subterránea, de ríos, lagos, estuarios y océanos; así como el fenómeno que determina la
distribución y circulación de especies químicas en aguas naturales (Gosselin et al. 2001).

La química de un agua superficial es diferente a la de la subterránea. Los
microorganismos también influyen en la determinación de la composición del agua (Snoeyink
y Jenkins 1996, Henry y Heinke 1999, Davis y Masten 2005).

2.2 Contaminación del agua.

El problema de la contaminación de las aguas es sin duda, uno de los aspectos más
preocupantes de la degradación del los medios naturales por parte de la civilización
contemporánea, siendo considerado como un problema universal.
4

El agua recoge muchas sustancias durante su recorrido por zonas agrícolas e
industriales, la contaminación por herbicidas, plaguicidas, fertilizantes, vertidos industriales y
residuos de la actividad humana es uno de los fenómenos más peligroso para el medio
ambiente.

Los distintos estudios sobre aguas residuales confirman que la contaminación tiene,
generalmente un origen químico. Los principales agentes contaminantes son plaguicidas,
hidrocarburos y metales pesados.

La contaminación por metales pesados es un tema de actualidad en el campo ambiental
y en el de la salud pública. En las aguas superficiales, los metales pasados existen en forma de
coloides, partículas y como fase disuelta, aunque debido a su baja solubilidad estos últimos
suelen presentarse en concentraciones muy bajas, en forma iónica o como complejos
organometálicos (Tenorio 2006).

Las descargas de diferentes industrias, principalmente de metalurgia, baterías, pinturas
entre otras, a los cuerpos de agua ocasionan efectos negativos sobre la vida acuática; un cuerpo
de agua contaminado disminuye el valor de su uso como agua para bebida o para fines
agrícolas e industriales, afectando también la vida acuática. Por otra parte, si su uso es
indispensable, los costos de tratamiento se tornan muy altos. En el agua las sales solubles de
los metales pesados como el plomo, cadmio y mercurio son tóxicas y acumulables por los
organismos que los absorben, los cuales a su vez son fuente de contaminación de las cadenas
alimenticias al ser ingeridos por alguno de sus eslabones (Morales y Ruiz 2008).

Debido a su movilidad en los ecosistemas acuáticos y su toxicidad, los metales se han
considerado como uno de los contaminantes que más afectan al medio ambiente, pues aún
cuando se encuentren presentes en concentraciones bajas a niveles trazas, su persistencia en
cuerpos de agua, implica que a través de procesos naturales como la biomagnificación, su
concentración puede llegar a ser tan elevada que empieza a ser tóxica (Cañizares-Villanueva
2000).

Al estar presentes en altas concentraciones en las descargas de industrias, pueden causar
cambios físicos, químicos y biológicos dentro de los cuerpos de agua, tales como turbidez,
viscosidad, aumento de la demanda de oxígeno, cambios bruscos en el pH, entre otros.
5

Igualmente pueden genera la muerte de organismos superiores, además de comprometer
seriamente la calidad del agua que sea requerida para consumo humano (Sarkar et al. 1997).

Según la FAO/OMS en 1972 el cadmio puede ingerirse como máximo semanalmente
0.4-0.5 mg por persona y en el agua el límite máximo permisible es de 10 g/L, debido a su
toxicidad, mientras que para el plomo es de 3 mg/kg por persona y en el agua el límite máximo
permisible es de 0.05 - 0.10 µg/L. Las concentraciones de estos metales pueden generar efectos
agudos y crónicos. Entre los efectos agudos en el hombre, las principales manifestaciones son
la aparición de trastornos gastrointestinales tras la ingestión y neumonitis, mientras que los
efectos crónicos se relacionan con la disfunción renal y los trastornos pulmonares,
neurológicos, sobre el sistema cardiovascular, reproductor y carcinogenicidad (Morales y Ruiz
2008).

2.3 Plomo.

El plomo es un metal escaso, se calcula en un 0.00002% de la corteza terrestre, su
número atómico 82 y peso atómico 207.19 g/mol, las valencias químicas normales son
+
2 y
+
4.
Es un metal pesado (densidad relativa, o gravedad específica, de 11.4 a 16 ºC, de color azuloso,
que se empaña para adquirir un color gris mate. Es flexible, inelástico, tiene un punto normal
de fusión de 327.4 ºC y hierve a 1725 ºC Relativamente resistente al ataque de los ácidos
sulfúrico y clorhídrico. Pero se disuelve con lentitud en ácido nítrico. El plomo es anfótero, ya
que forma sales de plomo de los ácidos, así como sales metálicas del ácido plúmbico. Forma
muchas sales, óxidos y compuestos organometálicos (Lenntech 2007).

El plomo se encuentra en la naturaleza formando una gran variedad de minerales, entre
los que se encuentran principalmente la galena (sulfuro de plomo, PbS) que se utiliza como
fuente de obtención del plomo, la anglosita (sulfato de plomo II, PbSO
4
) y la cerusita
(carbonato de plomo, PbCO
3
). Gran parte del plomo se obtiene por reciclado de chatarras como
las placas de baterías y de las escorias industriales (Lenntech 2007).




6

2.3.1 Contaminación del agua por plomo.

El plomo forma aleaciones con muchos metales (estaño, cobre, antimonio, bismuto,
cadmio y sodio) y arsénico y rara vez se encuentra en su estado elemental. El plomo inorgánico
(Pb
2+
) es en general, un veneno metabólico y un inhibidor de enzimas, mientras que el plomo
orgánico, como el tetraetilplomo (TEP) o el tetrametilplomo (TMP), es más venenoso que el
inorgánico (Volesky 1990).

La exposición al plomo en niveles bajos puede ser letal para muchos organismos. No es
biodegradable y persiste en el suelo, en el aire y en el agua. El movimiento del plomo desde el
suelo hacia el agua subterránea depende del tipo de compuesto de plomo y de las características
del suelo. La contaminación por plomo se origina directamente por sus sales solubles en agua,
que tienen como principales fuentes las fábricas de pintura, de acumuladores, tuberías, las
plantas de fundición, de reciclaje de baterías, de pinturas para barcos y puentes, por industrias
químicas y por algunas actividades mineras, etc.

Los signos más comunes de intoxicación por plomo en el hombre son problemas
gastrointestinales y sus síntomas comprenden anorexia, náusea, vómito, diarrea y constipación,
seguida de cólicos. El plomo puede afectar la síntesis de la hemoglobina y el tiempo de vida
media de los glóbulos rojos, así como al sistema nervioso central y periférico.

En los últimos años, en México se han registrado problemas de envenenamiento por
metales pesados, como el problema que presentan los habitantes de la Comarca Lagunera y
como en el caso de Torreón, debido a la operación de la cuarta fundidora de plomo más
importante del mundo, propiedad de la compañía Peñoles, situada en el centro de la ciudad.
Otro ejemplo es el caso que afecta a los vecinos de la empresa Pigmentos y Óxidos, S.A, en
Monterrey (Valdés 1999).

El plomo aún en concentraciones bajas puede afectar el desarrollo del sistema
neurológico. El límite máximo permisible de plomo en la sangre de un niño, según la Norma
Oficial Mexicana de Emergencia de junio de 1999, es de 10 µg/dL; sin embargo, este nivel no
es seguro ni normal, ni deseable, pues aún no se ha identificado el umbral a partir del cual se
7

presenten los efectos dañinos del plomo. La Academia Americana de Pediatría ubica el nivel
deseable de plomo en la sangre de los niños en cero (Valdés 1999).

2.4 Cadmio.

El cadmio es un elemento químico de número atómico 48; se encuentra asociado en la
naturaleza con el zinc, peso atómico es 112.40 g/mol y densidad relativa de 8.65 a 20 ºC,
valencia química
+
2. Su punto de fusión de 320.9 ºC y de ebullición de 765 ºC. Es un metal
dúctil, de color blanco argentino con un ligero matiz azulado, es más blando y maleable que el
zinc, pero poco más duro que el estaño (Yalςinkaya et al. 2001)

No se encuentra en estado libre en la naturaleza, y la greenockita (sulfuro de cadmio) es
el único mineral de cadmio, aunque no es una fuente comercial del metal. Casi todo el que se
produce es obtenido como subproducto de la fundición y refinamiento de los minerales de zinc,
pigmentos de industrias textiles, reciclaje de subproductos a base de hierro, aceites para
motores y el uso de fertilizantes y pesticidas (Yalςinkaya et al. 2001).

Este metal se encuentra en forma de sales como el sulfato de cadmio (CdSO
4
·8H
2
O)
(Morales y Ruiz 2008), el cual se utiliza como astringente. El sulfuro de cadmio (CdS), que
aparece como un precipitado amarillo brillante cuando se pasa sulfuro de hidrógeno a través de
una disolución de sal de cadmio, es un pigmento importante conocido como amarillo de
cadmio. El seleniuro (CdSe), se utiliza también como pigmento (Morales y Ruiz 2008).

2.4.1 Contaminación del agua por cadmio.

El cadmio puede ser encontrado mayoritariamente en la corteza terrestre. Este siempre
ocurre en combinación con el zinc. El cadmio también se encuentra en las industrias como
inevitable subproducto del zinc, plomo y cobre. Después de ser aplicado, éste entra en el
ambiente mayormente a través del suelo, porque es encontrado en estiércoles y pesticidas.



8

Este metal es muy tóxico y el envenenamiento se produce al inhalarlo o ingerirlo. Sus
compuestos más importantes en la industria son el cianuro, las aminas y varios complejos de
haluros. La fuente más importante de descarga de cadmio al medio ambiente es la quema de
combustibles fósiles como el petróleo o la incineración de la basura.

La principal fuente de contaminación del agua por cadmio es provocada por ciertas
industrias que arrojan sus desechos a las alcantarillas, como son el acabado de metales, la
electrónica, la manufactura de pigmentos, de baterías, en la producción de fierro y zinc
(Morales y Ruiz 2008).

En Francia se estimaron que diariamente se descargan hasta 14 kg de Cd disuelto, y
por lo tanto muy biodisponible, del rio Loira hacia la plataforma continental (Audry et al.
2004). Además se han encontrado concentraciones de Cd disuelto de hasta 6.7 µg/L en otro
sistema estuarino de Francia, aún después de una década de haber sido clausurada una planta
procesadora de minerales que descargaba efluentes contaminados por Cd. Cabe mencionar que
tal concentración se encuentra por arriba del umbral de toxicidad crónica en peces expuestos al
Cd transportado por el agua (Chowdhury et al. 2004).

En 1965 se informó en Japón de la muerte de más de 100 personas debido a que
vertieron desechos de una mina con alta concentración en cadmio y los habitantes consumieron
alimentos contaminados, los cuales les provocaron daños principalmente en los huesos, además
de problemas cardiacos (Morales y Ruiz 2008).

La Norma Oficial Mexicana (DOF, 1994), establece como límite máximo permisible en
agua potable 5 µg/L de cadmio y en las descargas de aguas residuales en aguas y bienes
nacionales, una concentración de cadmio total entre 100 y 200 µg/L como promedio mensual,
dependiendo del uso que reciban estas aguas (DOF, 1996a). Además, está establecido también
un límite máximo de concentración de cadmio total en las descargas de aguas residuales a los
sistemas de alcantarillado urbano o municipal de 500 µg/L como promedio mensual (DOF,
1996b).




9

2.5 Técnicas empleadas para la remoción de metales pesados del agua.

La contaminación del medio ambiente con metales tóxicos está muy extendida y a
menudo, implica grandes volúmenes de aguas residuales. La recuperación de metales de
efluentes acuosos puede llevarse a cabo de acuerdo a diferentes tratamientos. Además de los
tratamientos mecánicos de las aguas residuales (sedimentación) o de los biológicos (lodos
activados), se utilizan algunos tratamientos químicos para la eliminación de estos metales
pesados. Los procesos más comunes implican la precipitación mediante hidróxidos o sulfuros,
la oxidación-reducción, intercambio iónico, adsorción, separación sólido-liquido mediante
decantación-flotación y la separación mediante membranas. Pero el mayor inconveniente de
estos tratamientos es la formación de lodos que tienen que estar sujetos a restricciones o las
bajas eficacias del proceso en el caso de las membranas (Díaz et al. 2007).

Los métodos fisicoquímicos en uso actualmente tienen varias desventajas imprevisibles
como la eliminación de iones metálicos de alta reactividad. Se han utilizado técnicas de
biorrecuperación de acuíferos y suelos que consisten en la inmovilización, degradación o
transformación de sustancias contaminantes mediante la actividad de microorganismos,
obteniéndose productos no tóxicos o al menos con menor toxicidad (Rivas 2006).

El carbón activo y los aluminosilicatos son los adsorbentes más utilizados en la
eliminación de metales pesados. El carbón activo, por su superficie no polar y su bajo coste, es
el adsorbente elegido para eliminar una amplia gama de contaminantes sin embargo como no es
selectivo, puede adsorber también componentes inocuos que se encuentren en proporciones
más elevadas que otros contaminantes más peligrosos como los metales pesados (Morales y
Ruiz 2008).

La búsqueda de nuevos tratamientos y tecnologías para la eliminación de metales
tóxicos de las aguas residuales ha dirigido la atención hacia la biosorción (Veglio y Beolchini
1997). Este método puede ser considerado como una tecnología alternativa de tratamiento de
aguas residuales (Martines et al. 2006). Por ello, se han considerado también otros adsorbentes
con el fin de encontrar materiales más eficientes y menos costosos. Así, se está estudiando la
adsorción en organismos vivos (bacterias, hongos, algas, etc.) o por compuestos extraídos de
estos organismos. Estos materiales son abundantes y “amigables” con el medioambiente. Entre
estos últimos se encuentran el quitosano y el alginato (Díaz et al. 2007)
10

2.5.1 Procesos de sorción

La sorción es uno de los procesos más usados para eliminar metales pesados presentes
en una solución acuosa. Cuando un medio poroso está saturado con agua conteniendo materia
disuelta, sucede frecuentemente que ciertos solutos son removidos de la solución e
inmovilizados en o sobre la matriz sólida del medio poroso por fuerzas químicas o
electrostáticas. Este proceso involucra adsorción, biosorción y absorción e intercambio iónico,
es una expresión general para un proceso en el cual un componente se mueve de una fase para
ser acumulado en otra, particularmente si esta otra fase es sólida.

- La adsorción ocurre cuando el soluto, que se encuentra inicialmente en la fase líquida,
se mueve hacia la interface sólido-solvente.

La adsorción tiene lugar sobre materiales altamente porosos (adsorbente), como: carbón
activo, óxidos de hierro y aluminio, arcilla, materiales sintéticos y otros substratos de origen
biológico. En este proceso la sustancia adsorbida se une a la superficie del adsorbente mediante
fuerzas físicas que son enlaces débiles lo que lo hace un proceso reversible por otro tipo de
fuerzas químicas o enlaces covalentes (Patterson 1991, Maldonado 2007).

- En cuanto que la absorción ocurre cuando el soluto se introduce directamente dentro
de la fase sólida (López 2008).

2.5.2 Biosorción.

La biosorción se trata de un proceso biológico de control ambiental el cual consiste en
la remoción de contaminantes basado en la propiedad de ciertos tipo de biomasa viva o muerta,
través de fenómenos físicos como adsorción, intercambio iónico o procesos metabólicos, por lo
que puede ser un método preciso y selectivo, que requiere de pocos minutos de tratamiento;
además este proceso resulta ser altamente efectivo para la eliminación de especies metálicas
(Obelholser y McGarrity 1992).


11

Este proceso involucra una fase solida (biosorbente) y una fase liquida (solvente) que
contiene las especies disueltas que van hacer biosorbidas (sorbato) debido a la gran afinidad del
biosorbente por las especies del sorbato, este último es atraído hacia el sólido y enlazado por
diferentes mecanismos. Este proceso continua hasta que se establece un equilibrio entre el
sorbato disuelto y el sorbato enlazado al sólido. La afinidad del biosorbente por el sorbato
determinará su distribución entre las fases sólida y líquida (Rivas 2006).

Se han utilizado bacterias, levaduras, hongos y algas como biosorbentes. El uso de la
cáscara de coco como material biosorbente presenta un gran potencial debido a su alto
contenido de lignina, celulosa y biopolímero, éstos han sido asociados a la eliminación de
metales pesados. El uso de la biomasa muerta elimina el problema de la toxicidad (Jo-Shu y
Jeng-Charn 1998).

La biomasa de Pseudomonas aeruginosa PU21 ha sido una opción para adsorber
eficazmente los metales pesados, como mercurio (Hg), plomo (Pb) y cobre (Cu). Se
experimentó por lotes y los resultados indicaron que este metal es adsorbido en una elevada
proporción (Jo-Shu y Jeng-Charn 1998).

Otra alternativa en la utilización de la biomasa es extraer el adsorbente activo y
utilizarlo para eliminar los metales en un sistema más controlado mediante el uso de los
biopolímero y no absorbentes como los organismos vivos; se extraen de los biopolímeros
químicos que tienen propiedades en común y no los organismos vivos. El alginato es uno de
los polímeros más ampliamente investigado para la eliminación de iones metálicos en
soluciones acuosas diluidas (Chen y Wang 2001).

Otros biosorbentes comúnmente utilizados para la eliminación o recuperación de
metales pesados de disoluciones acuosas, son los materiales ricos en taninos. La corteza de
árbol es un residuo de la madera que resulta efectiva como adsorbente debido a su alto
contenido en taninos. El principal constituyente de los taninos solubles es el ácido algínico,
algunos materiales como las cáscaras de cacahuate, nuez y coco, han mostrado su capacidad
para ser comparados con otros productos ricos en taninos, siendo efectivos para la recuperación
de cadmio, cobre, mercurio y plomo (Bailey et al. 1999). Así mismo, el aserrín que es otro
residuo de la industria de la madera ha dado excelentes resultados en la recuperación de cobre y
12

cromo (VI) (Lara 2008). En la tabla 2.1 se observan las capacidades de biosorción de algunos
de estos biosorbentes y carbón activo.

Tabla 2.1 capacidades máximas de adsorción para diversos materiales ricos en tanino (mg/g), (Lara
2008).
MATERIAL Cd (II)
Cr
(lll)
Cr
(Vl)
Hg
(l)
Pb
(ll)
Cu (ll)
Ni
(ll)
Referencia
Carbón activo

2.95

Bailey y col. 1999
Residuos de café 1.48

1.42

Bailey y col. 1999
Corteza de pino 8 19.45

1.59 –3.33

Bailey y col. 1999
Corteza secuoya 27.6 – 32

250 6.80 – 182

Bailey y col. 1999
Café turco 1.17

1.63

Bailey y col. 1999
Corteza pino silvestre

8.69

Bailey y col. 1999
Cáscara de nuez 1.5

1.33

Bailey y col. 1999
Residuos del té 1.63

1.55

Bailey y col. 1999
Corteza yohimbe

9.42 8.91 Villaescusa y col. 2000
Corcho

2.96 4.1 Villaescusa y col. 2000


2.5.2.1 Factores que afectan la biosorción.

Debido a que la remoción de metales contaminantes por biomasa se da por diferentes
tipos de procesos de sorción, ésta se afecta por varios factores físicos y químicos. Dentro de los
factores de interés se encuentra el efecto del pH. La solubilidad de trazas de metales en las
aguas superficiales, está controlado predominantemente por el pH, por el tipo de concentración
de los ligandos en los cuales el metal puede absorberse, y por el estado de oxidación de los
componentes minerales (ambiente rédox del sistema) (Anaya y Encinas 2007). La temperatura,
el tiempo de equilibrio, la concentración de metal y la presencia de otros iones en disolución
son factores que influyen también en el proceso de bioadsorción (Patterson 1991).





13

pH.

Los metales en solución acuosa se encuentran en forma de diferentes especies químicas
en función del pH de la solución, de aquí la fuerte dependencia que existe entre el pH de la
solución y la posibilidad de extracción del metal, ya que según la especie química los
mecanismos de sorción varían (Castro 1998).

Los metales son sustancias electropositivas ya que ceden cargas positivas a la superficie
del sorbente, el cual va aumentado el número de cargas positivas para lograr la adsorción, la
remoción de algunos metales aumenta cuando se incrementa el pH (de 3 a 5) y un pH óptimo
es el que corresponde a la retención máxima del metal, para un tiempo determinado, lo cual se
facilita en soluciones ácidas. Cuando el pH se incrementa por encima del valor óptimo, la
eficiencia de la biomasa decrece, a valores bajos de pH los cationes metálicos y los protones
compiten por los mismos sitios de intercambio en las paredes celulares, dando como resultado
una menor captación del metal, en una solución alcalina los metales pesados tienden a formar
hidroxicompuestos, los cuales posteriormente se precipitan (Navarro 2006, Tsezos y Volesky
1981).

Temperatura.

Es bien conocido que la temperatura es uno de los factores que más influyen en los
procesos de sorción (Morales y Ruiz 2008). El efecto de la temperatura sobre la biosorción
depende del calor de adsorción (cambio de entalpia). La adsorción es un proceso exotérmico y
se produce, por tanto, de manera espontánea si el adsorbente no se encuentra saturado. La
cantidad de material que se acumula depende del equilibrio dinámico que se alcanza entre la
tasa a la cual el material se adsorbe a la superficie y la tasa a la cual se puede liberar, y que
normalmente dependen de forma importante de la temperatura (Carrera 2008).

Por ejemplo, se han reportado diferentes resultados para la retención de Zn, Cu y U,
donde no hubo efecto por el incremento de la temperatura de 4 °C a 45 °C. En cambio para Pb,
utilizando Chlorella vulgaris, la retención fue mayor cuando aumentó la temperatura de 15 °C
a 35 °C (Aksu y Kutsal 1991).

14

La biomasa contiene usualmente más de un tipo de sitio activo para la unión del metal.
El efecto de la temperatura para cada clase de sitio puede ser diferente y contribuir de forma
distinta a la unión del metal. Para la mayoría de los metales el calor de reacción es constante e
independiente del grado de ocupación de los sitios activos del sorbente (Rivas 2006).

Concentración inicial del metal.

Para determinar la efectividad de un material sorbente hay que conocer cuál es la
cantidad máxima de metal (la capacidad máxima) que puede adsorber. Los materiales
establecen diferentes equilibrios de extracción cuando se ponen en contacto con
concentraciones distintas de metal. Estos equilibrios dependen en todos los casos de las
condiciones experimentales y son diferentes para cada temperatura, son equilibrios isotérmicos.
Idealmente los modelos teóricos que se utilizan para describir los resultados experimentales
deben ser capaces de predecir los procesos de sorción a bajas y altas concentraciones, además
de permitir una interpretación física del mecanismo de sorción (Morales y Ruiz 2008).

Se ha reportado que la eficiencia del metal removido es mayor a concentraciones bajas
del metal en solución. El corto tiempo de contacto con la biomasa sugiere que la adsorción en
la superficie externa del biosorbente es el principal mecanismo de retención. Cuando la
concentración del ion metálico se incrementa, el porcentaje del metal retenido se reduce
(Modak y Natarajan 1995).

Influencia iónica.


La influencia de la fuerza iónica sobre la biosorción no fue establecida hasta que
(Morales y Ruiz 2008) estudiaron que el incremento en la fuerza iónica sobre la biosorción de
cationes tales como Zn, Cd, Cu y Na, hacia descender la biosorción debido al incremento de la
carga electrostática.

Según estos autores un cambio de la concentración del electrolito de la solución tiene
influencia sobre la adsorción afectando la actividad de los iones de electrolito, y la
competencia de electrolitos y de los aniones adsorbentes por los sitios disponibles para la
15

adsorción. Los iones se pueden unir a la superficie cargada formando complejos con
vinculación covalente o complejo con atracción electrostática.

La biosorción de una especie metálica se afecta por la presencia de aniones, por ejemplo
la remoción de Co
2+
se redujo en presencia de varios aniones, tales como PO
4
3-
, SO
4
2-
, CO
3
2-
y
NO
3-
. El nitrato inhibió más fuertemente la biosorción de Co
2+
(Modak y Natarajan 1995).

2.6 El aserrín como biosorbente.

Un obstáculo para la sustentabilidad de los bosques y las industrias forestales es el
grado de desechos producidos tanto en los bosques como en las plantas procesadoras de
aserrío. No son pocos los expertos y las instituciones a nivel global y local, incluida la
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) que, de un
tiempo a la fecha, advierten sobre el impacto del aserrín como agente contaminante del suelo y
del agua. La industria de transformación de la madera genera altos volúmenes de residuos y su
acumulación provoca efectos ambientales negativos como la emisión a la atmosfera del dióxido
de carbono, contenido en la materia orgánica; que por la incidencia del sol y las altas
temperaturas de nuestro país provoca en las montañas de aserrín una pirólisis a baja
temperatura, producto de lo cual se emiten gases contaminantes al medio (Álvarez 2003).

Además dichos residuos acumulados en el bosque o en los aserraderos constituye un
depósito y un foco para la propagación de hongos que provocan la podredumbre de árboles
moribundos o muertos con un contenido de humedad relativamente alto. Los residuos pueden
ser un medio ideal para la propagación de plagas y enfermedades.

El aserrín, es un material orgánico natural, presenta características complejas y
variables depende principalmente de la madera de donde provenga, ya que éstas varían de la
misma forma que las especies vegetales, según las zonas geográficas y los climas. De esta
manera, una especie vegetal desarrollada en la misma zona, pero en terrenos diferentes en
cuanto a altitud, humedad o composición, acusa notables diferencias. De la misma forma,
pueden aparecer diferencias si se comparan maderas provenientes de la selva, de plantaciones,
o de bosques formados en laderas de montaña (Galante 1982, López 2009).

16

En México se procesan anualmente poco más de 8 millones de metros cúbicos de
madera, de la cual el 70 % se destina a la industria del aserrío. El principal producto de desecho
de esta industria es el aserrín, con una producción anual estimada de 2, 800,000 m
3

(SEMARNAP 2000).

Por otro lado, la biomasa forestal que se origina en el proceso de aserrío sobre todo aserrín es
un material lignocelulósico que por su naturaleza química puede compararse con la del bagazo
de caña y otros derivados de ésta. Actualmente se han realizado experimentos con aserrín de
diferentes árboles, principalmente locales como modelo de prueba para observar la capacidad
de adsorción de algunos iones metálicos en particular. Stankovic (2009) señaló que la
adsorción de iones metálicos depende esencialmente de tres parámetros principales: la
naturaleza de aserrín, el tipo de iones del metal y el pH inicial de la solución.

Se ha reportado que el aserrín presenta propiedades de intercambio iónico y
complejación de metales pesados. Singh y Mishra (1990) lo impregnaron con hierro para la
remoción de compuestos fenólicos de agua.

Algunos investigadores hicieron estudios de adsorción de iones metálicos sobre el
aserrín, como Cu (II) (Ajmal et a. 1998), así como Pb, Hg, y Fe (Chung et al. 1992, Garg et al.
2003, Senin et al. 2006) estudiaron el rol de éste en la remoción de Fe en una solución acuosa.
Se encontró que el aserrín es capaz de eliminar el arsénico, el plomo y el mercurio de
soluciones acuosas (Igwe et al. 2005). Más recientemente, se empleó para la remoción de iones
Cd y Zn en soluciones acuosas (Ahmad 2007).

2.7 Esferas de alginato como biosorbente.

Existen numerosos materiales naturales tales como los microorganismos y las algas que
pueden actuar como biosorbentes. Las algas constituyen una fuente abundante y económica de
biomasa (Pinzón-Bedoya y Vera 2009).

Una alternativa a la utilización de la biomasa es extraer el adsorbente activo y utilizar
estos datos para eliminar los metales en un sistema más controlado. Los dos principales
polímeros utilizados son la quitina, obtenida de la cáscara de cangrejo y algunos hongos (Sag y
Aktay 2002), y alginato obtenido de macroalgas (Chen y Wang 2001).
17

Los polisacáridos extraídos de algas marinas pardas son: alginato, agar, laminaria,
fucoidina, galactanos y carragenina que tienen diferentes usos, pero entre estos polisacáridos
destacan los alginatos y el agar por sus múltiples aplicaciones prácticas e industriales. La algina
es un término de referencia para el acido algínico y sus derivados de sodio, amonio, potasio,
propilenglicol, etc. Se presentan casi en todas las algas pardas como principal constituyente de
su pared celular (Oliveira 2003).

El alginato desempeña un papel muy importante en nuestra vida diaria pues
constantemente lo ingerimos en diferentes alimentos como sopas, cremas instantáneas, salsa
aderezos, etc., también lo utilizamos en gran variedad de productos cosméticos (labiales,
barnices de uñas, crema para el cuerpo etc.) también son usados para emulsionar fármacos y
complementos vitamínicos (Oliveira 2003).

El alginato es la sal del acido alginico, un polisacárido complejo (biopolímero)
constituido por ácidos β-D-manurónico (M) y α-L-gulurónico (G) (Esquema 1), estructurado en
secuencias de bloques MM, MG unidos por enlaces glucosídicos β(1-4) y secuencias GG, GM,
unidas por enlaces glucosídicos α(1-4). Los alginatos son polisacáridos estructurales de matriz
amorfa de la pared celular de las algas cafés tales como Macrocystis pyrifera (L). Su función es
dar rigidez y flexibilidad al tejido algal (Skjak-Braek y Martinsen 1991, Smidsrod y Draget
1996, Díaz et al. 2007).

El esquema 1 muestra las formulas en forma de silla de los dos monómeros que
constituye el alginato.


Esquema 1. Formulas en forma de sillas.
18

La cadena polimérica constituyente del ácido algínico y sus sales se componen de tres
tipos de bloques. Los bloques G que contienen solo unidades derivadas del acido L-gulurónico,
los bloques M los cuales se componen de acido D-manurónico y las regiones MG compuestas
de unidades alternas de ambos ácidos. Como se ha mencionado las propiedades de los geles de
alginato difieren de acuerdo a la relación del ácido manurónico (M) y el ácido gulurónico (G),
si M esta en mayor proporción, el gel es suave y elástico y cuando G esta en mayor proporción
el gel es fuerte pero quebradizo (Oliveira 2003).

El alginato es uno de los biopolímeros ampliamente investigados para la eliminación de
metales de disoluciones acuosas, es un biosorbente basado en polisacáridos, formado a partir de
alginato reemplazando los protones en grupos carboxílico con iones metálicos. En el proceso
de adsorción, en el metal pesado aparece iones que intercambian con iones de calcio para
formar un complejo metal alginato (Klimiuk y Kuczajowska-Zadrana 2002).

El alginato comercial existe en forma de polvo como alginato sódico y forma
disoluciones viscosas al disolverse en agua. Generalmente se prepara en forma de alginato
cálcico cuando es utilizado en la eliminación de metales. El mayor componente del alginato es
el ácido alginico, un polímero compuesto de ácido manurónico y ácido gulurónico que poseen
grupos carboxilo e hidroxilo para la captación de iones metálicos. Los estudios de carga
superficial han demostrado que la disponibilidad de estos lugares depende del pH (Díaz et al.
2007).

El modelo propuesto para la formación de geles de alginato cálcico es el "modelo caja
de huevo" (“egg-box model”) aceptado en la actualidad (Esquema 2). Este modelo requiere el
mecanismo de unión cooperativa de dos o más cadenas. La cadena plegada de unidades de
ácido gulurónico del alginato sódico se muestra como una estructura bidimensional similar a
una caja de huevos de cartón arrugado con intersticios en los cuales se sitúan y coordinan los
iones calcio (Díaz et al. 2007).

19


Esquema 2. Sección del modelo “caja de huevo” para el alginato cálcico (Díaz et al. 2007).

Este modelo fue propuesto en 1973 por Grant para dar explicación a las propiedades
gelificantes de los alginatos al reaccionar con sales cálcicas. Tal es el caso del alginato en
solución, al reaccionar con el ion Ca
+2
. Se produce un intercambio iónico y la correspondiente
formación de la unidad dimérica entre los iones Ca
+2
y las cadenas del polímero en forma de
bucles, estas cadenas ricas en acido guluronico generan distancias entre los grupos carboxilos e
hidroxilos y permiten un alto grado de coordinación con los iones cálcicos formándose la
estructura de la caja de huevo (Oliveira 2003)

2.8 Cinética de adsorción.

En el proceso de adsorción, las moléculas de adsorbato se difunden sobre las partículas
del adsorbente, para ocupar completamente los sitios activos de adsorción. Esto es debido a la
estructura del adsorbente, a la capacidad de adsorción en equilibrio (basado en un tiempo de
contacto), es decir, a la velocidad con la cual la molécula específica pasa de la fase líquida a la
fase sólida (López 2009).
La cinética de adsorción describe la velocidad de atrapamiento del adsorbato, lo cual
controla el tiempo de residencia de éste en la interfase sólido-disolución y además su
conocimiento permite predecir la velocidad a la cual el contaminante se remueve del efluente
tratado, las cuales se determinan por experimentación y no pueden ser inferidas en ningún caso
(Pinzón-Bedoya y Vera 2009).

20

La adsorción de un adsorbato se efectúa según una sucesión de cuatro etapas cinéticas (Cortés
2007).
1. El primero de ellos es el transporte del adsorbato, o soluto, en la fase liquida.
Usualmente es rápido debido a la agitación.
2. El transporte a través de la película fija o capa superficial del líquido en el exterior del
adsorbente (difusión de película).
3. La difusión en el poro puede llevarse a cabo de dos maneras: difusión en el líquido
dentro del poro y/o en sitios activos a lo largo de la superficie de las paredes del poro
(difusión superficial).
4. Finalmente la adsorción del soluto en la superficie interna del adsorbente.


Esquema 3. Procesos de transporte en adsorción mediante adsorbentes microporosos (Cortés 2007).










21

2.8.1 Modelos que describen la cinética de adsorción.

2.8.1.1 Modelo cinético de primer orden (Lagergren).

La ecuación de primer orden de Lagergren, la cual se basa principalmente en la
capacidad de adsorción del sólido, donde cada ion metálico se le asigna un sitio de adsorción
del material adsorbente:


..........(1)

Donde:
q
e
= concentración de metal removido en el equilibrio por cantidad del adsorbente (mg/g)
q
t
= concentración de metal removido en tiempo por cantidad del adsorbente (mg/g)
K
L
= constante de velocidad en el equilibrio de una adsorción de pseudo primer orden (min
-1
)
t = tiempo (min.)

2.8.1.2 Modelo de Elovich

El modelo de Elovich, se utiliza para determinar la cinética de quimisorción de gases
sobre sólidos, pero también se utiliza para describir la adsorción de contaminantes en
soluciones acuosas, se expresa de la siguiente manera:


........... (2)
Donde:
q
t
= Es la cantidad de metal adsorbido al tiempo t (mg/g)
a = Es la velocidad de sorción inicial (mg/g min)
b = Constante de desorción (g/mg)
t = tiempo (min.)


22

2.8.1.3 Modelo de pseudo-segundo orden

Este modelo fue desarrollado por Ho y McKay y dado a conocer en 1999. Para describir
el comportamiento de reacciones químicas de sorción entre el suelo y metales. En él se supone
que el adsorbato se adsorbe en dos sitios activos del adsorbente.
La expresión de velocidad para la sorción esta descrita por la siguiente ecuación de
forma lineal:


.........(3)


Donde:

q
t
= concentración del metal adsorbido (mg/g)
t = tiempo (min.)
q
e
= concentración capacidad de adsorción en equilibrio (mg/g)
K = constate de la ecuación (g/mg min.)


2.9 Equilibrio de adsorción.

El proceso de adsorción es el resultado de la remoción de un adsorbato de una solución
y su concentración en la superficie de un adsorbente; cuando el adsorbente está en contacto con
la molécula específica adsorbida se alcanza, luego de un tiempo, un estado de equilibrio entre
la solución y el material adsorbente. En este punto de equilibrio, existe una distribución
definida del soluto entre las fases sólida y líquida (López 2009).

El coeficiente de distribución es una medida de la posición del equilibrio en el proceso
de adsorción, y puede ser función de la concentración de soluto, la concentración y naturaleza
de otros solutos presentes, la naturaleza de la solución y algunos otros factores. La forma más
usual de representar esta distribución es expresando la cantidad de soluto adsorbido por unidad
de peso de adsorbente, q
e
, como función de la concentración del soluto remanente en la
23

solución en el equilibrio, C
e
, a una temperatura fija. Esto se conoce como isoterma de
adsorción. Comúnmente, la cantidad de soluto adsorbido, q
e
, se incrementa al aumentar la
concentración de la solución, aunque no siempre en proporción directa o en forma lineal.

Pueden presentarse diferentes tipos de isotermas de adsorción. Las más comunes se
obtienen para sistemas en los cuales la adsorción conduce a la deposición de una capa simple
de moléculas de soluto en la superficie del sólido. Ocasionalmente se forman capas
multimoleculares en la superficie del sólido. Por lo tanto, deben utilizarse modelos de
adsorción más complejos para una adecuada descripción del fenómeno.

2.9.1 Modelos que describen las isotermas de adsorción

Los dos modelos de isotermas de adsorción más extensamente utilizados para la
recuperación de un único componente, son los correspondientes a las ecuaciones de Langmuir
y Freundlich. Ambos modelos describen una amplia gama de equilibrios de adsorción y
permiten una interpretación física sencilla de cómo se producen las interrelaciones entre una
sustancia adsorbida (sorbato) y una fase que adsorbe (adsorbente).

2.9.1.1 Modelo de Langmuir.

El modelo de Langmuir, describe cuantitativamente el depósito de una gran capa de
moléculas sobre una superficie adsorbente como una función de la concentración del material
adsorbido en el líquido con el que está en contacto. La adsorción se produce solamente en
determinados lugares y no tiene una interacción entre las moléculas retenidas (Slejko 1985).

La fórmula que describe este modelo es:


............. (4)



24

Donde:
C
e
= concentración del soluto en equilibrio (mg/L)
q
e
= concentración de soluto adsorbido por unidad en peso de adsorbente (mg/g)
Q
0
= concentración de soluto adsorbido por unidad en peso de adsorbente requerido para la
capacidad de monocapa en la superficie (mg/g)
b = es la constante de Langmuir, la cual se refiere a la energía de adsorción (L/mg).

2.9.1.2 Modelo de Freundlich.

Es el modelo más ampliamente utilizado como modelo de isoterma no lineal. Relaciona
la concentración de un soluto en la superficie de un adsorbente, con la concentración del soluto
en el líquido con el que está en contacto. Es un modelo riguroso para los casos de sorción en
superficies heterogéneas.

La ecuación de Freundlich se rige por la formula general:


........... (5)


Donde:
q
e
= concentración de soluto adsorbido por unidad en peso de adsorbente (mg/g)
K
F
= constante de Freundlich (mg/g)·(L/mg)
1/n

n = intensidad de adsorción del adsorbato por el adsorbente.
C
e
= es la concentración del soluto en equilibrio (mg/L)
K
F
y 1/n, son coeficientes obtenidos empíricamente y son constantes características del
adsorbente y del adsorbato.





25

2.9.1.3 Modelo de Langmuir-Freundlich.

La isoterma de Langmuir-Freundlich es utilizada principalmente para describir
superficies heterogéneas. A bajas concentraciones de sorbato se reduce a la isoterma de
Freundlich, mientras que a altas concentraciones de sorbato predice una capacidad de
biosorción en mono capa característica de la isoterma de Langmuir (Gunay et al. 2007).

La ecuación de Langmuir-Freundlich puede ser expresado mediante la siguiente
ecuación.


……… (6)

Donde:
q
e
= es la cantidad de metal retenido en el biosorbente (mg/g)
C
e
= es la concentración del soluto en equilibrio (mg/L)
K
LF
y a
LF
son constantes empíricas















26

3. HIPOTESIS

El aserrín de pino y las esferas de alginato de calcio presentan altas capacidades de
biosorción de plomo y cadmio en soluciones acuosas, comparadas con adsorbentes
convencionales; siendo el primero de ellos más eficiente que las esferas de alginato en este tipo
de procesos.


4. OBJETIVOS

4.1 Objetivo general.

Evaluar el proceso de remoción de plomo y cadmio de soluciones acuosas mediante el
uso de biosorbentes naturales, como el aserrín de pino y el alginato de calcio, mediante el
proceso de biosorción.


4.2 Objetivos particulares.

Determinar la cinética de biosorción de cadmio y plomo para ambos tipos de
biosorbentes.
Determinar los parámetros de equilibrio en la sorción de cadmio y plomo para
ambos materiales bajo estudio
Evaluar la influencia del pH y temperatura en el proceso de adsorción plomo y
cadmio.







27

5. METODOLOGIA

5.1 Proceso experimental.
En el diagrama 1 se presenta el proceso experimental llevado a cabo en este trabajo, en
un diagrama de bloques.


PREPARACION DEL BIOSORBENTE



- Lavado y secado del aserrin
- Preparación de las esferas de
Alginato


CINETICA DE SORCION Modelos de cinética
- Primer orden (Lagergren)
- Pseudo-segundo orden
- Elovich

INFLUENCIA DEL pH




ISOTERMAS DE ADSORCION
Modelos de isotermas
- Langmuir
- Freundlich
- Langmuir-Freundlich


Diagrama 1. Fase experimental.


5.2 Preparación de los biosorbentes.

5.2.1 Aserrín pino.
El aserrín es procedente de un taller de carpintería, se tamizó para obtener un tamaño de
1mm y se lavó con agua destilada varias veces; por último se secó en el horno de secado a 60
°C. Este material se utilizó en los experimentos de biosorción.

28

5.2.2 Esferas de alginato de calcio.

Las esferas de alginato se prepararon mediante el uso de alginato de sodio como
precursor, de la siguiente manera:
- Como primer paso se preparó una solución al 2% (w/v) de alginato de sodio en agua
desionizada.
- Se pesaron 2 g de alginato de sodio y se disolvieron en 100 mL de agua deionizada.
Posteriormente, se colocó la disolución en una parilla de agitación por 3 h a una
temperatura de 50 °C hasta obtener una solución transparente y viscosa; esta
solución se dejó reposar por 24 h.
- Adicionalmente, se prepararon 500 mL de solución de 150 mM de cloruro de calcio.
- Para la preparación de las esferas de alginato se añadió la solución de alginato de
sodio gota a gota (aproximadamente una gota por segundo) en un vaso de
precipitado que contenía la solución de cloruro de calcio, agitando suavemente
(aproximadamente 60 rpm).
- Las esferas formadas en la solución se dejaron agitando por 24 h.
- Después se separaron las esferas de la solución y se lavaron 5 veces con agua
desionizada, produciendo esferas de alginato desprotonada.
- Finalmente, las esferas se dejaron secar en un horno a 35 °C.

Las esferas de alginato de calcio obtenidas en el procedimiento descrito, se tamizaron para
seleccionar un tamaño de partícula de aproximadamente 1 mm, las cuales fueron utilizadas
posteriormente en experimentos de biosorción,


5.3 Cinética de biosorción.

Para determinar la cinética de biosorción de Pb y Cd, se realizaron experimentos de
contacto, con esferas de alginato y aserrín natural, con dos soluciones, nitrato de plomo
Pb(N0
3
)
2
al 0.001N y nitrato de cadmio Cd(N0
3
)
2
.4H
2
O al 0.001N. A diferentes tiempos y a 3
diferentes temperaturas (25, 35 y 50 ºC). Esto permitió determinar el tiempo en el cual se
alcanza el equilibrio. Dicho procedimiento se realizó de la siguiente manera:

29

5.3.1 Cinética de plomo y cadmio con aserrín.

Se pesaron 0.5 g de aserrín y se colocaron en tubos de centrífuga, se agregaron 5 mL de
la solución de nitrato plomo Pb(NO
3
)
2
al 0.001N o nitrato de cadmio Cd(NO
3
)
2
.4H
2
O al
0.001N, se colocaron los tubos en el agitador a temperatura ambiente (25 ºC). Al término de
cada tiempo de contacto se filtró la solución y el sobrenadante se colocó en viales, para
posteriormente hacer los análisis de plomo por medio de un espectrofotómetro de absorción
atómica PerkinElmer AANALYST 200. Se utilizó el mismo procedimiento para las otras dos
temperaturas (35 y 50 ºC). Los experimentos se realizaron por triplicado para determinar su
reproducibilidad.

5.3.2 Cinética de plomo y cadmio con esferas de alginato de calcio.

Se peso 0.5g de esferas de alginato de calcio y se colocaron en tubos de centrífuga, se
agregaron 5 mL de una solución de plomo Pb(NO
3
)
2
al 0.001N o de cadmio Cd(N0
3
)
2
.4H
2
O al
0.001N, se colocaron los tubos en el agitador a temperatura ambiente (25 ºC). Al término de
cada tiempo de contacto se filtró la solución y el sobrenadante se colocó en viales, para
posteriormente hacer los análisis de plomo mediante un espectrofotómetro de absorción
atómica PerkinElmer AANALYST 200. Se utilizó el mismo procedimiento para las otras
temperaturas (35 y 50 °C). Los experimentos se realizaron por triplicado para determinar su
reproducibilidad.

5.4 Influencia del pH.

Se realizó un experimento de adsorción a diferentes valores de pH, con el propósito de
saber a qué valor de pH tiene mayor remoción de contaminante y determinar también la
influencia de este parámetro sobre el material biosorbente. Lo anterior se llevo a cabo mediante
el siguiente procedimiento:

Se pesaron 0.5g de aserrín y se colocaron en tubos de centrífuga, se agregaron 5 mL de
la solución de nitrato de plomo Pb(NO
3
)
2
al 0.001N o bien nitrato de cadmio Cd(NO
3
)
2
.4H
2
O
al 0.001N a diferentes valores de pH (3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9). Se colocaron los tubos en el agitador
a temperatura ambiente (25 ºC). Al término de cada tiempo de contacto se filtró la solución y el
30

sobrenadante se colocó en viales, para posteriormente hacer los análisis de cadmio y plomo por
medio de un espectrofotómetro de absorción atómica PerkinElmer AANALYST 200. Las
pruebas de influencia del pH se realizaron por triplicado.
Se utilizó el mismo procedimiento para las esferas de alginato con soluciones de cadmio
y plomo a pH (3, 4, 5, 6 y 7).

5.5 Isotermas de adsorción.

Para obtener las isotermas de adsorción de plomo y cadmio, se hicieron experimentos
de contacto, con aserrín de pino y esferas de alginato de calcio con una solución de nitrato de
plomo Pb(NO
3
) y nitrato de cadmio Cd(NO
3
)
2
.4H
2
O a diferentes concentraciones (desde
0.001N hasta 0.5N), así como a 3 variaciones de temperatura (25, 35 y 50 ºC), al mismo tiempo
de contacto (tiempo de equilibrio). Para el aserrín se colocó la misma cantidad (0.05 g) para
cada tubo de centrifuga por triplicado y se agregaron 5 mL de solución de plomo o cadmio. En
las esferas de alginato se pesaron 0.10 g y se agregaron 10 mL de solución ya sea de nitrato de
cadmio o nitrato de plomo, se colocaron los tubos en el agitador y se ajustó la temperatura
deseada. Al término del tiempo de contacto se filtró la solución y el sobrenadante se colocó en
viales, para posteriormente hacer los análisis de cadmio o plomo correspondientes por medio
de un espectrofotómetro de absorción atómica AANALYST 200 PerkinElmer. Los
experimentos se realizaron por triplicado al igual que los casos anteriores.











31

6. RESULTADOS Y DISCUSIÓN

6.1 Cinética de adsorción de cadmio con aserrín y esferas de alginato

La figura 6.1 muestra los resultados obtenidos de la cinética de adsorción para el
aserrín a diferentes temperaturas (25, 35 y 50 °C) y diferentes tiempos de contacto (1, 2, 3, 4,
5, 7, 9, 11, 13, 15, 18 y 20 minutos). Se observó que la remoción ocurre casi de manera
inmediata al contacto de la solución de cadmio en las diferentes temperaturas. De acuerdo con
esta figura el aserrín alcanza el punto de equilibrio aproximadamente a los 9 minutos, con una
temperatura de 25 °C, obteniendo una remoción aproximadamente de q
t
= 6. 525 mg de Cd/g
aserrín. Mientras que a 35 °C el equilibrio se alcanza al primer minuto de contacto, con un
valor de remoción q
t
= 2.97 mg de Cd/g aserrín. A 50 °C, el punto de equilibrio se alcanza a los
9 minutos de contacto, con un valor de q
t
= 4.426 mg de Cd/g aserrín. Se observa también que
la cinética es muy rápida, ya que más del 80% de la adsorción se lleva a cabo en los primeros 5
minutos de contacto.



Figura 6.1 Cinética de biosorción de Cd con aserrín a 25, 35 y 50 °C.




0
1
2
3
4
5
6
7
0 5 10 15 20
25°C
35°C
50°C
Tiempo (min)
q
t

(
m
g

C
d
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
32

Los datos obtenidos en la cinética de adsorción para cadmio con esferas de alginato, a
diferentes tiempos de contacto (5, 10, 15, 30, 40, 60, 80, 100, 120, 140, 160 y 180 minutos) y
temperaturas de 25, 35 y 50 °C, se observan en la figura 6.2. La mayor parte de la remoción
ocurre en los primeros minutos de contacto. En el caso de la cinética de remoción con alginato
a 25 °C, el equilibrio se alcanza a los 60 minutos, obteniendo una remoción de q
t
=

8.585 mg de
Cd /g alginato. Mientras que a una temperatura de 35 °C el equilibrio se alcanza a partir de los
120 minutos, obteniendo su valor máximo de q
t
=8.585 mg de Cd/g alginato. A una temperatura
de 50 °C, el equilibrio se alcanza aproximadamente al minuto 60, con un valor de q
t
= 8.585
mg de Cd/g alginato.


Figura 6.2 Cinética de biosorción de Cd con alginato de calcio a 25, 35 y 50 °C.

En la cinética de adsorción de Cd con los dos biosorbentes, se obtuvo que en el aserrín
la adsorción es muy rápida, ya que más del 80% del metal es removido a los primeros 5
minutos de contacto, en comparación con el alginato que alcanza el tiempo de equilibrio entre
60 a 120 minutos de contacto, dependiendo de la temperatura.

6.2 Cinética de adsorción de plomo con aserrín y esferas de alginato

En la figura 6.3 se muestran los resultados obtenidos de la cinética de adsorción de
plomo con aserrín a diferentes tiempos de contacto (1, 2, 3, 4, 5, 7, 9, 11, 13, 15, 18 y 20
minutos) y a diferentes temperaturas (25, 35 y 50 °C). Se observa que a 25 °C el punto de
equilibrio se alcanza al minuto 9, obteniendo el valor máximo de q
t
= 9.14 mg de Pb/g aserrín.
0
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
0 50 100 150 200
25°C
35°C
50°C
q
t

(
m
g

C
d
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)

Tiempo (min)
33

Para el caso de la cinética de sorción a 35 °C el punto de equilibrio se alcanza
aproximadamente a los 9 minutos, con valor de q
t
= 14.835 mg de Pb/g aserrín. A 50 °C el
punto de equilibrio se alcanza a los 2 minutos, con un valor de q
t
= 10.055 mg de Pb/g aserrín,
la cinética es muy rápida, ya que más del 90% de la adsorción se lleva a cabo en los primeros 5
minutos de contacto.


Figura 6.3 Cinética de biosorción de Pb con aserrín a 25, 35 y 50 °C.

Por otra parte, los resultados obtenidos para la cinética de adsorción de plomo con
esferas de alginato a diferentes temperaturas (25, 35 y 50 °C) y tiempos de contacto (5, 10, 15,
30, 40, 60, 80, 100, 120, 140, 160 y 180 minutos), se muestran en la figura 6.4. Se observa que
la remoción ocurre de manera inmediata al contacto de la solución de plomo para las
temperaturas de 35 y 50 °C. Sin embargo a 25 °C el punto de equilibrio se alcanzó
aproximadamente al minuto 160, obteniendo un valor máximo de q
t
= 14.627 mg de Pb/g
alginato. Para la cinética de remoción con alginato a 35 °C el equilibrio se alcanzó a los 10
minutos de contacto, con un valor máximo de q
t
= 15.925 mg de Pb/g alginato. Mientras que a
50 °C el punto de equilibrio se alcanza a los 5 minutos, observando un valor máximo de q
t
=
15.93 mg de Pb/g alginato.
0
2
4
6
8
10
12
14
16
0 5 10 15
25°C
35°C
50°C
Tiempo (min)
q
t

(
m
g

P
b
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
34


Figura 6.4 Cinética de biosorción de Pb con alginato de calcio a 25, 35 y 50 °C.


En comparación con los procesos convencionales, la cinética de adsorción con
biosorbentes es bastante rápida, generalmente de segundos o minutos. Diferentes
investigaciones han demostrado que la mayoría de los iones metálicos son retirados en los
primeros 15 min de la reacción en la mayoría de los sistemas de biosorción. Gourdon et al.
(1990) demostraron que el 95% del total de cadmio fue adsorbido con lodos activados en un
tiempo de contacto de 5 min. Un resultado similar se obtuvo en este trabajo utilizando aserrín
de pino como biosorbente en la remoción de cadmio, en los primeros 5 minutos de contacto se
ha removido un 80% de cadmio de la solución. Se ha utilizado también el alginato sódico para
determinar su capacidad de adsorción de Co y Pb, siendo mucho más efectivo para el Pb
2+,

hecho que sugiere que la adsorción ocurre principalmente por intercambio iónico (Díaz et al.
2007). En relación con el Cd (II), utilizando biomasa fúngica de Mucor rouxii se encontró que
la mayor bioadsorción ocurre entre 24 y 40 h (Acosta 2007). La literatura reporta tiempos
menores de remoción cuando se trabajó con las biomasas de Rhizopus arrhizus (Tobin et al.
1984) y Lentinus edodes (Navarro et al. 2006) donde el tiempo requerido para la remoción de
iones cadmio alcanzó el equilibrio entre 30 a 40 minutos de contacto.






0
2
4
6
8
10
12
14
16
18
0 50 100 150 200
25°C
35°C
50°C
q
t

(
m
g

P
b
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
Tiempo (min)
35

6.3 Modelos que describen la cinética del proceso de adsorción

El estudio de la cinética de biosorción permite determinar la velocidad a la que los
metales son retirados del medio acuoso. Sirve de base para conocer el mecanismo que controla
el proceso y es fundamental para seleccionar la condiciones optimas de operación en el diseño
para el tratamiento de efluentes (Ho et al. 2001, King et al. 2007).

Los resultados experimentales obtenidos en la cinética de sorción son presentados en las
figuras 6.1 a la 6.4 correspondientes al plomo y cadmio para ambos biosorbentes. A partir de
dichos datos se procedió al análisis matemático de los mismos a fin de identificar el modelo
cinético que mejor describe el proceso de biosorción utilizando los modelos mencionados en el
capitulo anterior (Ecuaciones 1, 2 y 3): pseudo primer orden (Lagergren), Elovich y pseudo-
segundo orden, mediante un análisis por regresión no lineal utilizando el programa
STATISTICA 7.0 Los resultados se muestran a continuación.

6.3.1 Modelos cinéticos para biosorción de plomo y cadmio con aserrín.

La figura 6.5 muestra el ajuste de los datos de cinética de Pb con aserrín a 25 °C con los
diferentes modelos empíricos mencionados anteriormente. En ésta se puede observar un buen
ajuste o correlación entre los datos para los tres modelos, siendo el modelo de Lagergren el que
mejor se ajustó a los resultados, de acuerdo con su coeficiente de correlación (R= 0.968).
36

0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20
Tiempo (min)
0
2
4
6
8
10
12
q
t

(
m
g

P
b
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
Experimental
- Lagergren R =0.968
- - Pseudo 2o orden R= 0.953
. . . Elovich R = 0.904


Figura 6.5 Modelos cinéticos aplicados al proceso de biosorción de Pb con aserrín a 25 °C.

0 2 4 6 8 10 12 14
Tiempo (min)
0
2
4
6
8
10
12
14
16
q
t

(
m
g

P
b
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
Experimental
- Lagergren R =0.913
- - Pseudo 2o orden R= 0.905
. . . Elovich R = 0.806


Figura 6.6 Modelos cinéticos aplicados al proceso de biosorción de Pb con aserrín a 35 °C.

37

La figura 6.6 representa los datos obtenidos en los ajustes de los modelos cinéticos del
aserrín a 35 °C con una solución de plomo, se observa un buen ajuste o correlación entre los
datos y los modelos; sin embargo, presenta un mejor coeficiente de correlación el modelo de
Lagergren con un valor de (R= 0.913), por lo que se considera que esta ecuación describe
adecuadamente la cinética de biosorción de Pb en aserrín a esta temperatura.

0 2 4 6 8 10 12 14
tiempo (min)
0
2
4
6
8
10
12
q
t

(
m
g

P
b
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
Experimental
- Lagergren R =0,999
- - Pseudo 2o orden R= 0,999
. . . Elovich R = 0,991


Figura 6.7 Modelos cinéticos aplicados al proceso de biosorción de Pb con aserrín a 50 °C.

La figura 6.7 representa el ajuste de los datos de cinética de plomo con aserrin a 50 °C
se observa un buen ajuste de los datos en los tres modelos cinéticos, la remoción del metal
ocurre de manera inmediata al minuto de contacto de la solución con el aserrín. El factor de
correlación fluctuó entre 0.991 y 0.999.







38

Tabla 6.1 Capacidad de retención, velocidad de adsorción y coeficiente de correlación de plomo con aserrín



En la tabla 6.1 se observan los parámetros de la cinética de adsorción de plomo con
aserrín, obtenidos de los ajustes a los distintos modelos de cinética probados en este estudio,
los cuales muestran un buen ajuste de los datos en los tres modelos cinéticos a diferentes
temperaturas. Siendo el modelo de Lagergren el que mejor se ajustó a los resultados.

El parámetro K
L
varía notablemente en las diferentes temperaturas. Presentando un
valor mayor de K
L
= 56.361 g/mg.min para la cinética de aserrín a 50 °C lo que indica que la
velocidad de adsorción de plomo se lleva a cabo más rápido conforme aumenta la temperatura,
como podemos observar en la grafica 6.7, la cual muestra que en los primeros minutos de
contacto se remueve prácticamente toda la cantidad de plomo existente en la solución acuosa.
También se observa que al disminuir la temperatura disminuyó la velocidad de remoción de
plomo, siendo a 25 °C la temperatura en la cual se presentó menor velocidad de remoción con
un valor de K
L
= 0.479 g/mg.min. Los factores de correlación fluctuaron entre 0.806 y 0.999.


Temperatura
( °C)
Pseudo primer orden
(Lagergren) Pseudo-segundo orden Elovich
K
L
(min
-1
)
qe
(mg/g) R
2

K
2
(min
-1
)
qe
(mg/g) R
2

α
(min
-1
)
β
(mg/g) R
2

25 0.479 9.222 0.968 0.050 10.843 0.953 34.979 0.623 0.904
35 1.258 14.298 0.913 0.172 15.131 0.905 10395 0.770 0.806
50 56.361 9.868 0.999 26511 9.868 0.999 24374 2.181 0.991
39

0 2 4 6 8 10 12
Tiempo (min)
0
1
2
3
4
5
6
7
8
q
t

(
m
g

C
d
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
Experimental
- Lagergren R =0.974
- - Pseudo 2o orden R= 0.978
. . . Elovich R = 0.972

Figura 6.8 Modelos cinéticos aplicados al proceso de biosorción de Cd con aserrín a 25 °C.

La figura 6.8 representa el ajuste de los datos de la cinética de cadmio con aserrín a 25
°C. Se observa un buen ajuste o correlación entre los datos para los tres modelos de cinética, la
adsorción de cadmio ocurre al minuto de contacto con el aserrín, el factor de correlación
fluctúa entre 0.972 y 0.978.
40

0 2 4 6 8 10 12 14 16
Tiempo (min)
0.0
0.5
1.0
1.5
2.0
2.5
3.0
3.5
4.0
q
t

(
m
g

C
d
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
Experimental
- Lagergren R =0.991
- - Pseudo 2o orden R= 0.972
. . . Elovich R = 0.977

Figura 6.9 Modelos cinéticos aplicados al proceso de biosorción de Cd con aserrín a 35 °C.

En la figura 6.9 se muestra los resultados obtenidos en la cinética de cadmio con aserrín
a 35 °C, se observa un bue ajuste de correlación para los tres modelos cinéticos. Siendo el
modelo de Lagergren el que presentó un mejor coeficiente de correlación con un valor de R=
0.991.







41

0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20
Tiempo (min)
0
1
2
3
4
5
q
t

(
m
g

C
d
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
Experimental
- Lagergren R= 0.924
- - Pseudo 2o orden R= 0.961
. . . Elovich R= 0.970

Figura 6.10 Modelos cinéticos aplicados al proceso de biosorción de Cd con aserrín a 50 °C.

La gráfica 6.10 representa los datos obtenidos de los modelos cinéticos de cadmio con
aserrín a 50 °C, se pude observar que el modelo de Elovich es el que presenta un mejor ajuste
de los resultados obtenidos en la cinética de adsorción, de acuerdo a su coeficiente de
correlación (R= 0.970), lo cual sugiere que el proceso de biosorción corresponde a una
quimisorción.


Tabla 6.2 Capacidad de retención, velocidad de adsorción y coeficiente de correlación de cadmio con
aserrín


Temperatura
( °C)
Pseudo primer orden
(Lagergren) Pseudo-segundo orden Elovich
K
L
(min
-1
)
qe
(mg/g) R
2

K
2
(min
-1
)
qe
(mg/g) R
2

α
(min
-1
)
β
(mg/g) R
2

25 5.781 1.589 0.974 0.527 6.131 0.978 627.287 1.472 0.972
35 2.403 2.771 0.991 21348 2.756 0.972 99276 9.844 0.977
50 1.004 3.935 0.924 0.325 4.328 0.961 31.499 1.509 0.970
42

La tabla 6.2 muestra los parámetros obtenidos del ajuste de los datos de cinética de
biosorción de cadmio con aserrín a diferentes temperaturas (25, 35 y 50 °C) a los modelos
correspondientes. Se observa que el modelo de Lagergren es el que mejor reproduce los datos
experimentales, el factor de correlación fluctúa entre 0.970 a 0.991. Siendo el aserrín, a una
temperatura de 25 °C, que presenta una mayor velocidad de remoción de cadmio con un valor
de K
L
=5.781 g/mg.min. Observando que al aumentar la temperatura la velocidad de remoción
disminuye, caso contrario al plomo que al aumentar la temperatura favorece la velocidad de
remoción de dicho metal. Finalmente la velocidad de remoción del cadmio es sensiblemente
inferior a la obtenida con el plomo.

6.3.2 Modelos cinéticos para plomo y cadmio con alginato.

0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 200
Tiempo (min)
0
2
4
6
8
10
12
14
16
18
20
q
t

(
m
g

P
b
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
Experimental
- Lagergren R =0.918
- - Pseudo 2o orden R= 0.962
. . . Elovich R = 0.973

Figura 6.11 Modelos cinéticos aplicados al proceso de biosorción de Pb con alginato a 25 °C.


La figura 6.11 muestra el ajuste de los datos obtenidos en la cinética de Pb con alginato
a 25 °C en los diferentes modelos empíricos mencionados anteriormente. Siendo el modelo de
Elovich el que mejor se ajustó a los resultados obtenidos presentando un coeficiente de
correlación con un valor de R= 0.973, sugiriendo que el biosorbente efectúo una biosorción
química.
43

0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 200
Tiempo (min)
0
2
4
6
8
10
12
14
16
18
20
q
t

(
m
g

P
b
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
Experimental
- Lagergren R =0.998
- - Pseudo 2o orden R= 0.998
. . . Elovich R = 0.991

Figura 6.12 Modelos cinéticos aplicados al proceso de biosorción de Pb con alginato a 35 °C.


La figura 6.12 muestra el ajuste de los datos de cinética de Pb con alginato a 35 °C. En
ésta se puede observar que los datos obtenidos se ajustan a los tres modelos cinéticos, el valor
de correlación fluctúa entre 0.991 y 0.998.


44

0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 200
Tiempo (min)
0
2
4
6
8
10
12
14
16
18
q
t

(
m
g

P
b
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
Experimental
- Lagergren R =0.999
- - Pseudo 2o orden R= 0.999
. . . Elovich R = 0.995

Figura 6.13 Modelos cinéticos aplicados al proceso de biosorción de Pb con alginato a 50 °C.


En la figura 6.13 se muestra el sistema de Pb con alginato a 50 °C. En esta se puede
observar un buen ajuste de los datos con los tres modelos cinéticos, la remoción del plomo
ocurre rápidamente al minuto de contacto. Siendo el modelo de Lagergren y pseudo 2º orden
los que mejor se ajustaron a los resultados con un valor de R= 0.999.


Tabla 6.3 Capacidad de retención, velocidad de adsorción y coeficiente de correlación de plomo con
alginato

En la tabla 6.3 se observan los parámetros de la cinética de adsorción del plomo con
alginato obtenidos a partir del ajuste a los modelos. En ésta se muestra un buen ajuste de los
datos en los tres modelos cinéticos a diferentes temperaturas. Se puede observar que conforme
Temperatura
( °C)
Pseudo primer orden
(Lagergren) Pseudo-segundo orden Elovich
K
L
(min
-1
)
qe
(mg/g) R
2

K
2
(min
-1
)
qe
(mg/g) R
2

α
(min
-1
)
β
(mg/g) R
2

25 0.092 12.434 0.918 0.009 13.663 0.962 22.711 0.582 0.973
35 21.279 15.595 0.998 0.312 15.716 0.998 927961 1.767 0.991
50 20.231 15.921 0.999 290575 15.921 0.999 4.429 3.307 0.995
45

aumenta la temperatura aumenta la velocidad de remoción de plomo, siendo la cinética de
alginato a una temperatura de 50 °C la que presenta mayor velocidad de remoción con un valor
de K
2
= 290575 g/mg.min que se refiere a la constante de velocidad de pseudo segundo-orden.
Este hecho sugiere que el proceso de biosorción de plomo en alginato es un proceso de
quimisorción de iones metálicos; este tipo de reacciones son consideradas como procesos
rápidos. Los factores de correlación fluctuaron entre 0.918 y 0.999.


0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 200
Tiempo (min)
0
2
4
6
8
10
12
q
t

(
m
g

C
d
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
Experimental
- Lagergren R= 0.954
- - Pseudo 2o orden R= 0.983
. . . Elovich R = 0.991

Figura 6.14 Modelos cinéticos aplicados al proceso de biosorción de Cd con alginato a 25°C


La figura 6.14 muestra el ajuste de los datos de cinética de Cd con alginato a 25 °C. En
ésta se puede observar un buen ajuste o correlación entre los datos para los tres modelos
cinéticos. Siendo el modelo de Elovich el que describe mejor el proceso con un valor de R=
0.991, concluyendo que el proceso de biosorción que se lleva a cabo en este sistema
corresponde a una quimisorción.

46

0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 200
Tiempo (min)
0
2
4
6
8
10
q
t

(
m
g

C
d
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
Experimental
- Lagergren R =0.991
- - Pseudo 2o orden R= 0.988
. . . Elovich R = 0.944

Figura 6.15 Modelos cinéticos aplicados al proceso de biosorción de Cd con alginato a 35 °C


La figura 6.15 muestra el ajuste de los datos de la cinética de cadmio con aserrín a una
temperatura de 35 °C. Presenta un buen ajuste de los datos en los tres modelos cinéticos,
presentando un mejor coeficiente de correlación el modelo de Lagergren con un valor de R=
0.991.
47

0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 200
Tiempo (min)
0
2
4
6
8
10
q
t

(
m
g

C
d
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
Experimental
- Lagergren R =0.987
- - Pseudo 2o orden R= 0.975
. . . Elovich R = 0.940


Figura 6.16 Modelos cinéticos aplicados al proceso de biosorción de Cd con alginato a 50 °C


En la gráfica 6.16 se observa que los tres modelos cinéticos presentan un buen ajuste a
los resultados obtenidos en la cinética de adsorción. Siendo el modelo de Lagergren el que
mejor se ajusta a los datos, con un coeficiente de correlación de R= 0.987.

Tabla 6.4 Capacidad de retención, velocidad de adsorción y coeficiente de correlación de cadmio con
alginato


En la tabla 6.4 se puede observa un buen ajuste de los datos para los tres modelos
cinéticos a diferentes temperaturas (25, 35 y 50 °C), siendo el modelo de Lagergren el que
mejor se ajustó a los resultados experimentales. La velocidad máxima de remoción se obtuvo a
Temperatura
( °C)
Pseudo Primer orden
(Lagergren) Pseudo-segundo orden Elovich
K
L
(min
-1
)
qe
(mg/g) R
2

K
2
(min
-1
)
qe
(mg/g) R
2

α
(min
-1
)
β
(mg/g) R
2

25 0.116 8.199 0.954 0.020 8.794 0.983 19.757 0.903 0.991
35 0.023 8.909 0.991 0.002 11.106 0.988 0.973 0.537 0.944
50 0.058 8.703 0.987 0.007 9.714 0.975 3.596 0.658 0.940
48

una temperatura de 25 °C con un valor de K
L
= 0.116 que se refiere a la constante de velocidad
en el equilibrio de pseudo primer orden y presenta un valor de q
e
= 8.199 mg/g. El factor de
correlación fluctúo entre 0.940 a 0.991.

Finalmente la velocidad máxima de remoción del cadmio fue mayor en el aserrín con
un valor de K
L
= 5.781 g/mg.min presentando una sensible disminución en el alginato como
sorbente con un valor de K
L
= 0.116 g/mg.min. Para el caso del plomo la velocidad de remoción
con alginato como sorbente (tabla 6.3) es mayor a la obtenida en el aserrín, especialmente
cuando aumenta la temperatura aumenta la velocidad de remoción. Esta diferencia de
comportamiento en cuanto a la influencia de la temperatura en la cinética del proceso, podría
estar relacionada entre otros factores con la diferente composición química de los sólidos y, por
lo tanto, con el mecanismo que predomina en la unión del metal con el sólido sorbente (Lara
2008).

Han et al. (2006) estudiando la sorción de plomo con arena cubierta de óxido de
manganeso, indican que la capacidad de sorción aumenta de 1.62 a 1.83 mg/g cuando la
temperatura se eleva de 21 a 45 °C, mientras que la velocidad de sorción varia de 0.201 a 0.275
g/mg.min en el mismo rango de la temperatura. Ho et al. (2004) obtienen que la capacidad
máxima de sorción de plomo con residuos de helecho se mantiene constante cuando la
temperatura aumenta de 15 a 45 °C, mientras que la velocidad aumenta considerablemente
pasando de 3.4 mg/g.min a 140 mg/g.min en el mismo rango de temperatura. Un
comportamiento similar se observa para la biosorción de plomo en aserrín y en alginato en este
estudio.

En general, diferentes investigaciones indican que el proceso de biosorción es un
proceso rápido, ya que entre los 15 y 30 minutos de operación se ha retirado un porcentaje
considerable del metal presente en la disolución. En este sentido, Gong et al. (2005) indican
que la máxima retención de plomo con Spirulina máxima se produce a los 60 minutos de
tiempo de contacto. Memon et al. (2007), en la biosorción de cadmio con aserrín, establecen el
equilibrio a los 10 minutos de contacto. Para la biosorción de cadmio con hueso de aceituna se
observa que el proceso también es rápido, ya que a los 20 minutos se ha retirado
aproximadamente el 80% del cadmio en disolución y el equilibrio se alcanza antes de los 20
minutos del inicio de la operación (Blázquez et al. 2005). Estos resultados son similares a los
obtenidos en este trabajo, ya que se observa que la biosorción de cadmio con aserrín es muy
49

rápida (a los 5 minutos de contacto se ha retirado el 80% del cadmio, aproximadamente),
alcanzando el equilibrio a los 9 minutos de contacto; y utilizando alginato como biosorbente, el
equilibrio se alcanza a los 60 minutos de tiempo de contacto. Este hecho parece indicar que
probablemente la unión de los iones metálicos con los sitios activos del biosorbente tiene lugar
preferentemente en la superficie del sólido, sin que predomine la difusión hacia el interior de la
partícula (Mashitah et al. 1999).

6.4. Influencia del pH.


El pH de la solución es uno de los parámetros más importantes a controlar en el proceso
de adsorción. El efecto del pH de la solución original sobre la remoción de plomo y cadmio con
aserrín, en un rango de pH de 3 a 9, se muestra en la Figura 6.17. La remoción de iones plomo
y cadmio aumenta rápidamente con el incremento del pH, la máxima remoción para ambos
metales fue alcanzada a un pH 8. Bhattacharya y Venkobachar (1984) explican el mecanismo
de fijación de Cd
+2
, usando cáscaras de coco trituradas, en términos de fuerzas electrostáticas e
interacciones químicas. Pero de acuerdo al diagrama de distribución de especies (Figura 6.19),
el rápido incremento en la remoción de cadmio a partir de este pH se puede atribuir a la
formación de diferentes especies de óxido con el aumento en el pH de la solución disminuye la
concentración de los iones Cd
2+
. Por otra parte, a valores bajos de pH se tiene una mayor
cantidad de iones hidrógeno los cuales compiten con los iones de cadmio por los sitios de
adsorción, como indica la mínima adsorción a los valores de pH muy bajos. De manera que la
máxima remoción por biosorción de cadmio con aserrín fue alcanzada a un pH cercano a 6.

50



Figura. 6.17 Efecto del pH sobre la biosorción de iones de Cd y Pb sobre aserrín.


En la Figura 6.17 se observa que la remoción de iones plomo aumenta rápidamente con
el incremento del pH. Este comportamiento puede ser debido a la precipitación de Pb(OH)
2
a
valores de pH altos. A valores bajos de pH disminuye la remoción, ya que a valores bajos de
pH se tiene una mayor cantidad de iones hidrógeno los cuales pueden competir con los iones
plomo por los sitios de intercambio en el sistema. Lo cual puede observarse en el diagrama de
distribución de especies Figura 6.20, la cual muestra la formación de un precipitado de
Pb(OH)
2
conforme aumenta el pH y disminuye la concentración de los iones Pb
2+
. Este
diagrama fue obtenido utilizando el programa HYDRA-MEDUSA (Puigdomenech 2003). Por
lo tanto, se puede concluir que la máxima remoción de plomo fue alcanzada a un pH entre 3 y
4.
El hecho que en medios muy ácidos disminuya de forma importante el porcentaje de
plomo retirado, podría ser el resultado de la competencia entre los protones y los iones de
plomo por los lugares de sorción, con una aparente preponderancia de los H
+
, lo que limita la
aproximación de los cationes del metal como la consecuencia de las fuerzas de repulsión. A
medida que se eleva el pH del medio, por una parte este efecto de competencia se minimiza y,
por otra parte la solubilidad del Pb (II) disminuye favoreciendo la formación de especies
hidrolizadas con un mayor tamaño iónico que facilita el contacto entre los grupos funcionales y
el metal (Guibal et al. 1992, Voleski y Holan 1995, Yetis et al. 2000, King et al. 2007, Lara
2008).
0
5
10
15
20
25
0 2 4 6 8 10
Cadmio
Plomo
pH
q
t
(
m
g
C
d
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
51



Figura. 6.18 Efecto del pH sobre la sorción de iones de Cd y Pb sobre alginato.


En la figura 6.18 se observan los resultados obtenidos en la remoción de plomo y
cadmio con alginato a diferentes valores de pH, en un rango de 3 a 7. Se observa que la
remoción de los metales es similar en los diferentes pH. La cantidad de cadmio y plomo
removido alcanza su máxima remoción a pH 4 y se mantiene estable conforme aumenta el
valor pH.




Figura 6.19. Diagrama de distribución de especies de cadmio en solución acuosa.

0
2
4
6
8
10
12
14
16
18
0 2 4 6 8
Cadmio
Plomo
pH
q
t

(
m
g

C
d
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
52


Figura 6.20. Diagrama de distribución de especies de plomo en solución acuosa.


El pH influye de manera directa en la química superficial de un biosorbente. Cuando los
grupos de union del metal son debilmente ácidos o basicos, la disponibilidad de los sitios libres
dependen del pH. Los grupos ácidos tienden a liberar protones, especialmente en los medios
básicos; mientras que los grupos basicos tienden a captarlos cuando se encuentran en un medio
ácido. De esta forma pueden parecer cargas positivas o negativas en la superficie del sorbente
(Lara 2008).

El pH de la solucion acuosa es una de las variables mas importantes en el control del
proceso de biosorcion de metales pesados. Según numerosos autores, el pH puede influir tanto
en las formas ionicas del metal que se encuentran en disoluciones, como el estado de los grupos
funcionales responsables de la union del metal a la superficie del sólido. A bajos valores de pH,
los iones H
+
se unen a los grupos funcionales que quedan cargados positivamente e impiden,
por tanto, la union de cationes metalicos. A medida que se eleva el pH de la disolucion, los
grupos funcionales quedan cargados negativamente, por lo que puede llevarse a cabo la
remoción de iones metalicos (Yetis et al. 2000, Nasruddin 2002, Saeed et al. 2005, Gong et
al. 2005, Tenorio 2006, Lara 2008).



53

6.5 Isotermas de sorción.

Las isotermas de biosorción de los metales plomo y cadmio con aserrín y alginato se
presentan en las Figuras 6.21 a 6.24. Éstas se presentan como una curva de datos
experimentales obtenidos directamente de los procesos tipo lote. Posteriormente, los datos
fueron ajustados a los modelos de isotermas de Freundlich, Langmuir y Langmuir- Freundlich.

Como se puede observar en la figura 6.21, conforme la concentración de la solución de
plomo aumenta hay una cantidad mayor de plomo adsorbido en el alginato, siendo mayor la
capacidad de adsorción a una temperatura de 50 °C con un valor aproximado de q
e
= 402.6 mg
Pb/g alginato, quedando en la solución como remanente de ésta C
e
= 214.76 mg Pb/L, seguido
de la isoterma de adsorción de alginato a una temperatura de 35 °C con valor de q
e
= 298.3 mg
Pb/g alginato quedando en la solución C
e
= 57.67 mg Pb/L como remanente de dicho proceso; y
finalmente a una temperatura de 25 °C, con un valor q
e
= 251 mg Pb/g alginato quedando en la
solución como remanente de esta C
e
= 356.43 mg Pb/L. De acuerdo a estos resultados, el
aumento de la temperatura juega un papel importante en la biosorción de estos metales.



Figura 6.21 Capacidad de biosorción de Pb (q
e
) con alginato como una función de la concentración de
equilibrio en la solución (C
e
) a diferentes temperaturas.


La figura 6.22 muestra los resultados graficados para el sistema cadmio con alginato a
diferentes temperaturas (25, 35 y 50 °C). Se observa en la tendencia de las curvas que a mayor
0
50
100
150
200
250
300
350
400
450
0 100 200 300 400
25°C
35°C
50°C
q
e

(
m
g

P
b
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
Ce (mg Pb/L)
54

concentración de la solución de cadmio hay una mayor cantidad de cadmio adsorbido en el
alginato, siendo a una temperatura de 50 °C que presenta una mayor capacidad de adsorción
con un valor máximo q
e
= 39.63 mg Cd/g alginato, quedando en la solución C
e
= 40.25 mg Cd/L
como remanente de dicho proceso; seguido del alginato a una temperatura de 35 °C con un
valor máximo q
e
= 31.21 mg Cd/g alginato quedando en la solución C
e
=17.32 mg Cd/L como
remanente de dicho proceso; y finalmente a una temperatura de 25 °C con un valor máximo de
q
e
= 25.6 mg Cd/g alginato quedando en la solución C
e
=17.89 mg Cd/L como remanente de
dicho proceso.

De acuerdo a los resultados se observa que la capacidad máxima del alginato para
adsorber cadmio es de q
e
= 39.63 mg Cd/g alginato, a una temperatura de 50 ºC, siendo menor a
la presentada para el plomo (q
e
= 402.6 mg Pb/g alginato) con el mismo material biosorbente.



Figura 6.22 Capacidad de biosorción de Cd (q
e
) con alginato como una función de la concentración de
equilibrio en la solución (C
e
) a diferentes temperaturas.




0
5
10
15
20
25
30
35
40
45
0 10 20 30 40 50
25°C
35°C
50°C
q
e

(
m
g

C
d
/
g


a
l
g
i
n
a
t
o
)
Ce (mg Cd/L)
55



Figura 6.23 Capacidad de biosorción de Pb (q
e
) con aserrín como una función de la concentración de
equilibrio en la solución (C
e
) a diferentes temperaturas.

En la figura 6.23 se observa la isoterma de plomo con aserrín a diferentes temperaturas
(25, 35 y 50 °C). En ésta se presenta una mayor adsorción a una temperatura de 25 °C con un
valor de q
e
= 200.35 mg Pb/g aserrín, quedando en la solución como remanente de esta C
e
=
23.64 mg Pb/L; seguido de la isoterma de aserrín a 35 °C con valor de q
e
= 192.88 mg Pb/g
aserrín quedando en la solución C
e
= 24.01 mg Pb/L como remanente de dicho proceso.
Finalmente, a una temperatura de 50 °C se presentó la menor capacidad de adsorción con un
valor de q
e
= 179.28 mg Pb/g aserrín quedando en la solución como remanente de esta C
e
=
24.69 mg Pb/L. De acuerdo a estos resultados, al aumentar la temperatura de 25 a 50 °C hay
una ligera disminución en la capacidad de adsorción.

0
50
100
150
200
250
0 10 20 30
25°C
35°C
50°C
q
e
(
m
g

P
b
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
Ce(mg Pb/L)
56


Figura 6.24 Capacidad de biosorción de Cd (q
e
) con aserrín como una función de la concentración de
equilibrio en la solución (C
e
) a diferentes temperaturas.

En la figura 6.24 se observan los resultados obtenidos para el sistema cadmio con
aserrín a diferentes temperaturas (25, 35 y 50 °C). A una temperatura de 25 °C se presenta una
mayor capacidad máxima de adsorción con un valor de q
e
= 221.45 mg Cd/g aserrín quedando
en la solución como remanente de esta C
e
= 2.80 mg Cd/L; mientras que a 35 °C, la capacidad
de adsorción prácticamente no cambia, observándose un valor de q
e
= 221.85 mg Cd/g aserrín
quedando en la solución C
e
= 2.78 mg Cd/L como remanente de dicho proceso; y finalmente a
una temperatura de 50 °C presenta una menor capacidad de adsorción con un valor de q
e
=
210.64 mg Cd/g aserrín quedando en la solución como remanente de esta C
e
= 2.62 mg Cd/L.

De acuerdo a los resultados obtenidos en este trabajo, se observa que la capacidad
máxima del aserrín para adsorber cadmio es mayor a la presentada para el plomo. De la misma
forma, la capacidad de sorción de plomo es superior en el alginato de calcio comparada frente a
los resultados obtenidos con el aserrín.

Otros materiales han sido estudiados de forma menos intensiva. Entre ellos diversos
residuos agrícolas como raíces de planta de té (Chen et al. 2006), residuos de manzana (Chong
et al. 1998), pulpa de azúcar de remolacha (Reddad et al. 2002), residuos de tallo de uvas
(Villaescusa et al. 2004), entre otros. En la tabla 6.5 Se observan las capacidades de biosorción
de algunos biosorbentes.

0
50
100
150
200
250
0 1 2 3
25°C
35°C
50°C
q
e
(
m
g

C
d
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
Ce (mg Cd/L)
57

Tabla 6.5 Capacidades máximas de sorción para diferentes tipos de biosorbentes (mg/g).
Material Cd Pb Referencia
Residuo de tallo de uva 9.18

Villaescusa et al. 2004
Residuo de cáscara de naranja

51.8 Xuan et al. 2006
Residuo agrícola
(Cicer arietimun,
cáscara de grano negro)
39.99 49.97 Saeed et al. 2005
Turba sphagnum 5.8 40 Bailey et al. 1999
Quitosán 5.93 16.36 Babel y Kurniawan 2003


6.6 Modelos que describen la isoterma de adsorción.

De acuerdo con los resultados obtenidos en isotermas, se ajustaron a los modelos
matemáticos de Langmuir, Freundlich y Langmuir-Freundlich para describir el equilibrio de
biosorción de plomo y cadmio utilizando aserrín y alginato como sólidos sorbentes.

6.6.1 Modelos de isoterma de adsorción de cadmio y plomo con alginato.

La figura 6.25 presenta la gráfica ajustada a las ecuaciones de Langmuir, Freundlich y
Langmuir-Freundlich en el sistema de cadmio con alginato a una temperatura de 25 °C. Se
observa que los modelos que mejor se ajustan son Freundlich y Langmuir-Freundlich, con un
factor de correlación de R = 0.991. Lo anterior indica que el biosorbente presenta en superficie
con sitios heterogéneos en los cuales se lleva a cabo el proceso de biosorción.


58

0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20
Ce (mg Cd/L)
0
5
10
15
20
25
30
q
e

(
m
g

C
d
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
Experimental
- Langmuir R= 0,9699
- - Freundlich R= 0,9914
. . . Langmuir-freundlich R= 0,9914

Figura 6.25 Modelos empíricos de isoterma de adsorción de cadmio con alginato a 25 °C.


0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20
Ce (mg Cd/L)
0
5
10
15
20
25
30
35
q
e

(
m
g

C
d
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
Experimental
- Langmuir R= 0.977
- - Freundlich R= 0.995
. . . Langmuir-freundlich R= 0.995

Figura 6.26 Modelos empíricos de isoterma de adsorción de cadmio en alginato a 35 °C.


59

La figura 6.26 representa la forma justada de la isoterma de adsorción del sistema de
cadmio con alginato a una temperatura de 35 °C. Se puede observar que esta se ajusta mejor a
los modelos empíricos de Freundlich y Langmuir- Freundlich con un factor de correlación de
R= 0.995. Presentando sitios heterogéneos.

0 5 10 15 20 25 30 35 40 45
Ce (mg Cd/L)
0
5
10
15
20
25
30
35
40
45
q
e

(
m
g

C
d
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
Experimental
- Langmuir R= 0.985
- - Freundlich R= 0.961
. . . Langmuir-freundlich R= 0.985


Figura 6.27 Modelos empíricos de isoterma de adsorción de cadmio en alginato a 50 °C.

La figura 6.27 muestra los datos de la isoterma de adsorción del sistema de cadmio con
alginato a una temperatura de 50 °C. La cual se observa un buen ajuste de los datos en los tres
modelos isotérmicos. Siendo el modelo de Langmuir y Langmuir-Freundlich los que presentan
un mejor factor de correlación con un valor de R= 0.985. Lo que nos indica que el biosorbente
presenta una superficie heterogénea con presencia de sitios homogéneos.







60

Tabla 6.6 Parámetros obtenidos de los modelos isotérmicos aplicados al proceso de biosorción para cadmio
con alginato.


En la tabla anterior (Tabla 6.6) se muestran los parámetros obtenidos para los modelos
isotérmicos para el sistema cadmio-alginato a tres temperaturas (25, 35 y 50 °C). Se observa
que el modelo de Langmuir-Freundlich es el que mejor reproduce los resultados
experimentales, aunque los valores de los parámetros son muy similares a los obtenidos con el
modelo de Freundlich, lo que nos indica que nuestro biosorbente presenta en su superficie
sitios heterogéneos. Por otra parte se observa que la cantidad máxima de adsorción, es mayor
para el alginato a una temperatura de 50 °C con un valor de K
LF
= 25.959 con una ligera
tendencia a disminuir a medida que la temperatura disminuye; de igual forma el valor de a
LF
y
el parámetro n, que se refiere a la heterogeneidad de la superficie del adsorbente es mayor
cuando la temperatura de la solución aumenta a 50 °C. Los factores de correlación fluctuaron
de 0.961 a 0.991.

El efecto de la temperatura presenta diferentes comportamientos dependiendo del
biosorbente y del metal estudiado; así Martins et al. (2004), Aksu y Kutsal (1991), Ajmal et al.
(2004) encuentran que en la biosorción de cadmio mediante diferentes microorganismos, al
aumentar la temperatura se alcanza mayores capacidades de biosorción. Este efecto también se
manifiesta en la biosorción de plomo usando orujo como sólido sorbente (Doyurum y Çelik
2006).




Temperatura
( °C)

Langmuir Freundlich Langmuir-Freundlich
Q0
(mg/g)
b
(L/mg ) R
2
K
F


n R
2
KLF a
LF
n R
2

25 27.439 0.384 0.969 8.883 2.762 0.991 8.953 0.000003 0.368 0.991
35 32.935 0.477 0.977 11.600 2.866 0.995 12.734 0.004 0.417 0.995
50 39.317 0.667 0.985 16.103 3.909 0.961 25.959 0.637 0.952 0.985
61

En general, el efecto de la temperatura sobre la biosorción depende de la termodinámica
del proceso (del calor de adsorción o cambio de entalpia). Generalmente, cuando el calor de
adsorción es negativo, la reacción es exotérmica y se favorece a bajas temperatura. Por el
contrario, cuando el calor de adsorción es positivo el proceso es endotérmico y se favorece por
altas temperaturas (Glasstone et al. 1941).


0 50 100 150 200 250 300 350 400
Ce (mg Pb/L)
0
20
40
60
80
100
120
140
160
180
200
220
240
260
280
q
e

(
m
g

P
b
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
Experimental
- Langmuir R =0.988
- - Freundlich R= 0.988
. . . Langmuir-freundlich R = 0.991


Figura 6.28 Modelos empíricos de isoterma de adsorción de plomo en alginato a 25 °C.


La figura 6.28 muestra un buen ajuste de sus datos a los tres modelos empíricos. Sin
embargo, se inclina más hacia las ecuaciones de Langmuir-Freundlich presentando un
coeficiente de correlación con un valor de R= 0.991. Lo que indica que el biosorbente presenta
sitios heterogéneos.


62

0 20 40 60 80 100 120 140 160 180 200 220 240 260 280
Ce (mg Pb/L)
0
50
100
150
200
250
300
350
400
q
e

(
m
g

P
b
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
Experimental
- Langmuir R =0.977
- - Freundlich R= 0.917
. . . Langmuir-freundlich R = 0.989


Figura 6.29 Modelos empíricos de isoterma de adsorción de plomo en alginato a 35 °C.


La figura 6.29 muestra los resultados obtenidos en la isoterma de cadmio con al
alginato a una temperatura de 35 °C. Se observa que el modelo de Langmuir-Freundlich es el
que mejor se ajusta a los datos obtenidos con un coeficiente de correlación de R= 0.989. Lo
que indica que el biosorbente presenta una superficie heterogénea.
63

0 50 100 150 200 250 300
Ce (mg Pb/L)
0
50
100
150
200
250
300
350
400
450
q
e

(
m
g

P
b
/
g

a
l
g
i
n
a
t
o
)
Experiment al
- Langmuir R =0.968
- - Freundlich R= 0.985
. . . Langmuir-freundlich R = 0.986

Figura 6.30 Modelos empíricos de isoterma de adsorción de plomo en alginato a 50 °C.


En la figura 6.30 se observa el ajuste de la isoterma de adsorción de plomo con alginato
a una temperatura de 50 °C. En los diferentes modelos empíricos; siendo el modelo de
Langmuir-Freundlich el que mejor se ajusta a los datos obtenidos, presentando un factor de
correlación de R= 0.986.

Tabla 6.7 Parámetros obtenidos de los modelos isotérmicos aplicados al proceso de biosorción para plomo
con alginato.


En la tabla 6.7 se muestran los parámetros obtenidos por los diferentes modelos
isotérmicos, se observa que para el sistema del plomo-alginato a tres temperaturas (25, 35 y 50
Temperatura
( °C)

Langmuir Freundlich Langmuir-Freundlich
Q0
(mg/g)
b
(L/mg ) R
2
K
F


n R
2
KLF a
LF
n R
2

25 283.316 0.021 0.988 23.887 2.455 0.988 4.826 0.008 0.672 0.991
35 316.092 0.229 0.977 98.087 4.455 0.917 1.836 0.248 2.320 0.989
50 10.544 0.051 0.968 68.948 3.130 0.985 66.581 0.002 0.427 0.986
64

°C) el modelo que mejor se ajustó a los resultados experimentales fue el de Langmuir-
Freundlich, presentándose la misma situación para el cadmio. Por lo anterior, se puede concluir
de manera general para el alginato que éste presenta en su área superficial sitios heterogéneos
en los cuales se lleva a cabo la biosorción. Se observa también que la capacidad máxima de
adsorción, fue mayor a una temperatura de 50 °C con un valor de K
LF
= 66.581, con una ligera
tendencia a disminuir a medida que la temperatura disminuye. El factor de correlación fluctúa
de 0.917 y 0.991. Finalmente, la capacidad de adsorción del plomo con alginato es superior a la
obtenida con el cadmio.

6.6.2 Modelos de isoterma de adsorción de cadmio y plomo con aserrín.

De la figura 6.31 a la 6.33 se observan los resultados obtenidos de los ajustes a las
isotermas de adsorción de cadmio con aserrín a diferentes temperaturas (25, 35 y 50 °C) en los
diferentes modelos isotérmicos, presentando un mejor ajuste al modelo Langmuir-Freundlich
con un factor de correlación de R=0.999, para las tres temperaturas. Lo anterior indica que
dicho biosorbente presenta sitios heterogéneos.

0.0 0.2 0.4 0.6 0.8 1.0 1.2 1.4 1.6 1.8 2.0 2.2 2.4 2.6 2.8 3.0
Ce (mg Cd/L)
0
20
40
60
80
100
120
140
160
180
200
220
240
q
e

(
m
g

C
d
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
Experimental
....Langmuir R= 0.914
- - Freundlich R= 0.986
- Lagmuir-freundlich R= 0.999

Figura 6.31 Modelos empíricos de isoterma de adsorción de cadmio en aserrín a 25 °C.
65

0.0 0.2 0.4 0.6 0.8 1.0 1.2 1.4 1.6 1.8 2.0 2.2 2.4 2.6 2.8 3.0
Ce (mg Cd/L)
0
20
40
60
80
100
120
140
160
180
200
220
240
260
q
e

(
m
g

C
d
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
Experimental
....Langmuir R= 0.9028
- - Freundlich R= 0.9906
- Lagmuir-freundlich R= 0.9997

Figura 6.32 Modelos empíricos de isoterma de adsorción de cadmio en aserrín a 35 °C.


0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0 3.5
Ce (mg Cd/L)
0
20
40
60
80
100
120
140
160
180
200
220
240
q
e

(
m
g

C
d
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
Experimental
....Langmuir R= 0.937
- - Freundlich R= 0.983
- Lagmuir-freundlich R= 0.999

Figura 6.33 Modelos empíricos de isoterma de adsorción de cadmio en aserrin a 50 °C.




66

Tabla 6.8 Parámetros obtenidos de los modelos isotérmicos aplicados al proceso de biosorción de cadmio
con aserrín.


En la tabla anterior (Tabla 6.8) se muestran los parámetros obtenidos para los modelos
isotérmicos, para el sistema cadmio-aserrín a tres temperaturas (25, 35 y 50 °C), en la cual se
observa que el modelo de Langmuir-Freundlich es el que mejor reproduce los resultados
experimentales. Este hecho indica que el biosorbente presenta en su superficie sitios
heterogéneos. Por otra parte se observa que la cantidad máxima de adsorción, es mayor para
el aserrín a 25°C con un valor de K
LF
= 6.102, con una ligera tendencia a disminuir cuando la
temperatura aumenta a 35°C. De igual forma el valor de a
LF
es mayor a 25 °C. Los factores de
correlación fluctuaron de 0.902 a 0.999.

Cruz et al. (2004) y Aksu (2001) obtienen que la capacidad de biosorción de cadmio
disminuye con la temperatura. En otros casos se obtiene combinación de ambos efectos; así, en
la unión de cobalto con el alga marrón Ascophyllum nodosum el porcentaje de retención
aumenta de 50% a 70% cuando la temperatura se eleva de 4 a 23 °C; un aumento hasta 40 °C
provoca solo una pequeña mejora en la retención, mientras que a una temperatura de 60 °C o
superior se produce un cambio en la textura del biosorbente y una perdida en la capacidad de
biosorción debido al deterioro del metal (Özer y Özer 2003). Esta disminución de la capacidad
de biosorción a partir de determinado valor de temperatura ha sido observada también por otros
autores; así Benguella y Benaissa (2002) la hallan en la biosorción de cadmio mediante quitina.

De la figura 6.34 a la 6.36 se observan los ajustes de las isotermas de plomo con aserrín
a diferentes temperaturas (25, 35 y 50 °C) a los diferentes modelos isotérmicos. Siendo el
modelo Langmuir-Freundlich el que mejor se ajustó a los datos obtenidos, con un factor de
correlación de R= 0.998 para las tres temperaturas, evidenciando heterogeneidad en la
superficie del biosorbente.
Temperatura
( °C)

Langmuir Freundlich Langmuir-Freundlich
Q0
(mg/g)
b
(L/mg ) R
2
K
F


n R
2
KLF a
LF
n R
2

25 347574 0.0001 0.914 28.560 0.496 0.986 6.102 0.524 5.725 0.999
35 341593 0.0001 0.902 22.650 0.444 0.990 3.015 0.495 6.303 0.999
50 3036492 0.954 0.937 28.215 0.591 0.983 6.087 0.480 4.956 0.999
67

0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20 22 24 26
Ce (mg Pb/L)
0
20
40
60
80
100
120
140
160
180
200
220
240
q
e

(
m
g

P
b
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
Experimental
.... Langmuir R= 0.921
- - Freundlich R= 0.990
- Lagmuir-freundlich R= 0.998

Figura 6.34 Modelos empíricos de isoterma de adsorción de plomo con aserrín a 25 °C.


0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20 22 24 26
Ce (mg Pb/L)
0
20
40
60
80
100
120
140
160
180
200
220
240
q
e

(
m
g

P
b
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
Experimental
... Langmuir R= 0.914
- - Freundlich R= 0.995
- Lagmuir-freundlich R= 0.998


Figura 6.35 Modelos empíricos de isoterma de adsorción de plomo con aserrín a 35 °C.



68

0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20 22 24 26
Ce (mg Pb/L)
0
20
40
60
80
100
120
140
160
180
200
220
q
e

(
m
g

P
b
/
g

a
s
e
r
r
i
n
)
Experimental
... Langmuir R= 0.917
- - Freundlich R= 0.996
- Lagmuir-freundlich R= 0.998

Figura 6.36 Modelos empíricos de isoterma de adsorción de plomo con aserrín a 50 °C.





Tabla 6.9 Parámetros obtenidos de los modelos isotérmicos aplicados al proceso de biosorción de plomo
con aserrín.

En la tabla 6.9 se muestran los parámetros obtenidos por los diferentes modelos
isotérmicos. Se observa que para el sistema del plomo con aserrín a tres temperaturas (25, 35 y
50 °C) el modelo que mejor se ajustó a los resultados experimentales fue el de Langmuir-
Freundlich, presentando la misma situación para el cadmio, lo que nos indica que presenta en
su área sitios heterogéneos. El valor de K
LF
fue mayor para el aserrín a 50 °C con una ligera
tendencia a disminuir a medida que la temperatura disminuye; el valor de a
LF
y n, que se
Temperatura
( °C)

Langmuir Freundlich Langmuir-Freundlich
Q0
(mg/g)
b
(L/mg ) R
2
K
F


n R
2
KLF a
LF
n R
2

25 38135 0.0001 0.921 0.254 0.473 0.990 0.0002 0.059 4.833 0.998
35 2382906 0.000002 0.914 0.128 0.434 0.995 0.002 0.049 3.908 0.998
50 30217 0.0001 0.917 0.115 0.436 0.996 0.004 0.043 3.544 0.998
69

refiere a la heterogeneidad de la superficie del sorbente, fue mayor a 25 °C. Los factores de
correlación fluctuaron de 0.914 a 0.998.

Finalmente para la adsorción de cadmio se observa que el aserrín presenta una mayor
capacidad de adsorción de 221.45 mg Cd/g biosorbente, en comparación con el alginato cuya
capacidad máxima de adsorción es de 25.6 mg Cd/g biosorbente. De la misma manera, para la
biosorción de plomo, la capacidad máxima de adsorción fue mayor con el alginato (obteniendo
un valor de 402.6 mg Pb/g alginato), frente a los 179.20 mg Pb/g obtenidos con el aserrín. De
acuerdo lo anterior, el alginato remueve el 55% más de plomo que el aserrín a la misma
temperatura (50 ºC).

En la siguiente tabla (Tabla 6.10) se hace una comparación general de los adsorbentes
utilizados en este trabajo con otros biosorbentes, algunos de uso más común que otros. Para la
adsorción de plomo se observa que el alginato presenta una mayor capacidad de adsorción de
402.6 mg Pb/g alginato, en comparación con el aserrín y otros adsorbentes (cáscara de naranja,
cáscara de tamarindo, hueso de aceituna y carbón activado). Para la remoción del cadmio se
observa que el aserrín presenta mayor capacidad de adsorción con un valor de qe = 221 mg
Cd/g aserrín, superándolos por mucho a los demás adsorbentes (alginato, cáscara de tamarindo,
cáscara de naranja y carbón activado).


Tabla 6.10 Capacidad de adsorción de metales pesados (mg/g) de algunos sorbentes mas utilizados.

MATERIAL

CAPACIDAD DE ADSORCIÓN
REFERENCIA

Pb
+2
Cd
+2

Aserrín 200.35 221.45 Este trabajo
Alginato 402.6 39.6 Este trabajo
Cáscara de tamarindo 51 23 Aguilar 2010
Cáscara de naranja 134 23 Aguilar 2010
Hueso de aceituna 6 ------ Lara 2008
Carbón activado en polvo 26.94 3.37 Reddad et al. 2002
Carbón activado granular 16.58 3.37 Reddad et al. 2002

70

7. CONCLUSIONES
Se evaluó la remoción de plomo y cadmio en aserrín y esferas de alginato. De acuerdo a
los resultados obtenidos se puede concluir que ambos biosorbentes son altamente
eficientes en este proceso de adsorción, debido a que presentaron capacidades de
biosorción más altas que otros adsorbentes utilizados para el mismo fin.

Se observó que el aserrín presenta una mayor preferencia en la adsorción de cadmio, y
el alginato presenta una mayor afinidad para la adsorción de plomo.

El tiempo necesario para alcanzar el equilibrio en la retención de plomo se produce de
forma muy rápida con el alginato a los 5 minutos de contacto; Para la biosorción de
cadmio con el aserrín los resultados son similares.

El modelo de Lagergren es que mejor describe la cinética de adsorción de Pb y Cd con
aserrín y alginato en soluciones acuosas. La velocidad máxima de remoción del
cadmio fue mayor con el aserrín, presentando una sensible disminución con el alginato
como sorbente. Para el caso del plomo la velocidad de remoción con alginato es mayor
a la velocidad obtenida en el aserrín.

Respecto al efecto que tiene el pH en la adsorción se observó que este parámetro juega
un papel importante en la remoción por biosorción, y que el pH óptimo para la
biosorción de plomo es de pH 3 a 4 y el pH óptimo para la biosorción de cadmio es de
pH 6.

La temperatura afecta de forma diferente al proceso de biosorción, puede estar
relacionado con la diferente composición química del biosorbente. Se observó que al
aumentar la temperatura, hay una disminución en la capacidad de adsorción de Pb y Cd
en el aserrín. Y en el alginato se observó que al aumentar la temperatura hay un
aumento en la capacidad de adsorción de Pb y Cd.

La isoterma de Langmuir-Freundlich describe adecuadamente el proceso de adsorción
de plomo y cadmio con aserrín y alginato, observando que estos biosorbentes presentan
sitos heterogéneos.
71

8. RECOMENDACIONES

Estudiar la posibilidad de utilizar diversos tratamientos que mejoren las capacidades de
biosorción de las esferas de alginato y el aserrín.

Estudiar el comportamiento de las esferas de alginato y el aserrin en sistemas continuos
mediante columnas de lecho fijo, ya que es unas de las opciones más comúnmente
utilizadas para la aplicación en el tratamiento de aguas residuales.

Estudiar la posibilidad de desorción (regeneración) de los metales pesados retenidos en
el biosorbente con el objeto de poder reutilizar el sólido sorbente en un nuevo ciclo de
biosorción, así como el estudio de su disposición final en caso de saturación del
material

Finalmente, desarrollar un sistema que permita su aplicación a la eliminación de
metales pesados presentes en efluentes industriales reales y comparar las eficiencias y
costos entre este sistema y los sistemas convencionalmente utilizados.



















72

9. LITERATURA CITADA

Acosta I., M. G. Moctezuma-Zarate, J. F. Cárdenas y C. Gutiérrez. 2007. Bioadsorción de
Cadmio (II) en Solución Acuosa por Biomasas Fúngicas. Información Tecnológica
18(1): 9-14.
Adams B. A. y E. L. Holmes. 1935. Adsorptive properties of synthetic resins. I.J. Soc.
Chem. Ind. (54): 1-6.
Aguilar D.S. 2010. Usos de residuos de naranja (Citrus sinensis) y tamarindo (Tamarindus
indica) como biosorbentes en la remoción de cadmio, plomo y zinc de aguas
contaminadas. Tesis de licenciatura. Facultad de Químico Farmacobiología.
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Morelia, Michoacán, México.
Ahmad A., M. Rafatullah y M. Danish. 2007. Sorption studies of Zn (II) and Cd (II) ions
from aqueous solution on treated sawdust of sissoowood. Roh Werkst (65): 429–436.
Ajmal M., A.H. Khan, S. Ahmad y A. Ahmad. 1998. Role of sawdust in the removal of Cu
(II) from industrial wastes. Water Research (32): 3085–3091.
Aksu Z. 2001. Equilibrium and kinetic modeling of cadmium (II) biosorption by C.
Vulgaris in a batch system: effect of temperature. Separation and Purification
Technology 21(23): 285-294.
Aksu Z. y T. Kutsal. 1991. A bioseparation process for lead (II) ions from waste water by
using C. vulgaris. Journal of Chemical Technology and Biotechnology (52): 109-118.
Álvarez E. 2003. Aprovechamiento del aserrín mediante su transformación hidrolítica y
como fuente de biomasa. Revista forestal centro americana 64 -69.
Anaya M., Encinas. 2006. Determinación de metales pesados en agua residual en proceso
de Galvanoplastia. Departamento de Ingeniería de Proyectos, CUCEI, Universidad de
Guadalajara.
Audry S., J. Schäfer, G. Blanc, C. Bossy y G. Lavaux. 2004. Anthropogenic components of
heavy-metal (Cd, Zn, Cu, Pb) budgets in the Lot-Garonne fluvial system (France).
Applied Geochemistry 19: 769-786.
Babel S. y T. Kurniawan. 2003. Low-cost adsorbents for heavy metals uptake from
contaminated water: a-review. Journal of Hazardous Materials 97(1-3): 219-243.
Bailey S. E., T. J. Olin, R. M. Bricka y D.D. Adrian.1999. A review of potentially low-cost
sorbents for heavy metals. Water Research 33(11): 2469-2479.
73

Bansode R. R., J.N. Losso, W. E. Marshall, R. M. Rao y R. J. Portier. 2003. Adsorption of
metal ions by pecan shell-based granular activated carbons. Bioresource
Technology 89(2): 115–119.
Blanco D., B. Llanos, N. Cuizano, H. Maldonado y A. E. Navarro. 2005. Optimización de la
Adsorción de Cadmio divalente en Lessonia trabeculata mediante reticulación con
CaCl2. Revista de la Sociedad Química del Perú 71: 237-245.
Blázquez G., I. Hernainz, M. Calera y L. F. Ruiz-Núñez. 2005. Removal of cadmium ions
with olive stones: the effect of some parameters. Process Biochemistry 40(8):2649-
2654.
Benguella B. y H. Benaissa. 2002. Cadmium removal from aqueous solutions by chitin:
kinetic and equilibrium studies. Water Research 36(10): 2463-2474.
Carrera A. (2008). Adsorción siguiendo el modelo de isoterma de adsorción de Langmuir.
http://www.quimica.urv.es/~w3siiq/DMAPLE/Alumnes02-03/Aalbertocarrera.html
(Accesada en enero 2010).
Castro C. 1998. Estudios de remoción da Cadmio y Plomo de aguas residuales industriales
por adsorción empleando arcillas. Tesis licenciatura. Facultad de Ingeniería Química.
Universidad Nacional de Colombia. Bogotá.
Cañizares-Villanueva R. O. 2000. Biosorción de metales pesados mediante el uso de
biomasa microbiana. Revista Latinoamericana de Microbiología 42:131-143.
Chang J. S. y H. Jeng-Charn. 1998. Selective adsorption/recovery of Pb, Cu, and Cd with
Multiple fixed beds containing immobilized bacterial biomas. Department of
Chemical Engineering, Feng Chia University, 100 Wen-Hwa Road, Taichung, Taiwan,
ROC.
Chen J. P., D. Lie, L. Wang, S. Wu y B. Zhang. 2002. Dried wast activated sludge as
blosorbents for metal removal: Adsorptive characterization and prevention of
organic leaching. Journal of Chemical Technology and Biotechnology 77(6), 657-662.
Chong S. H., H. Jung, M. Y. Lee y J. Yang. 1998. Removal of heavy metals from aqueous
solution by apple residues. Process Biochemistry 33(2): 205-211.
Chowdhury M. J., E. F. Pane y C. M. Wood. 2004. Physiological effects of dietary cadmium
challenge in rainbow trout: respiratory, ionoregulatiry, and stress parameters.
Biochem, Physiol. C 139: 163-173.
Chung K. T y S. E. Stevens. 1992. The reduction of azo dyes by the intestinal microflora.
Crit Rev Microbiol 18: 175–190.
74

Chung Y. S., K. W. Lee, Y. S. Yoon, S. H. Kwon y K. S. Lim. 1992. The adsorption behavior
of heavy metal ions on sawdusts. Bull Korean Chemical Society 13: 212–214.
Cortés Martínez R. 2007. Efecto de la modificación de una zeolita natural mexicana en la
sorción de cadmio y 4-clorofenol. Tesis doctoral. Facultad de Ingeniería. Universidad
Autónoma del estado de México. 182pp.
Cruz C. C., A. C. Costa, C. A. Henriques y A. S. Luna. 2004. Kinetic modelling and
equilibrium studies during Cadmium biosorption by dead Sargassum Sp. Biomass.
Bioresource Technology 91(3): 249-257.
Díaz de Apodaca E., M. C. Villarán, F. Rio, C. A. Ramírez y L. L. Ibarreta. 2007.
Adsorbentes basados en quitosano y alginato. Revista Iberoamericana de Polímeros
8(1): 20-37.
DOF. Diario Oficial de la Federación. 2000. Modificación a la Norma Oficial Mexicana
NOM-127-SSAI-1994. Salud ambiental, agua para uso y consumo humano-límites
permisibles de calidad y tratamiento a que deben someterse el agua para su
potabilización. México.
Doyurum S. y A. Çelik. 2006. Pb (II) and Cd (II) removal from aqueous solution by olive
cake. Journal of Hazardous Materials 132(1): 22-28.
FAO/OMS. Organización de las naciones unidas para la agricultura y la alimentación /
Organización Mundial de la Salud. 1972. Normas provinciales de calidad y control
del agua para bebida 608/93.
Garg V. K., R. Gupta, A. B. Yadav y R. Kumar. 2003. Dye removal from aqueous solution
by adsorption on treated sawdust. Bioresource Technology 89: 121–134.
Glasstone S., K. J. Laidler y H. Eyring.1941. Theory of rate processes. McGraw-Hill, New
York. USA.
GreenFacts. Hechos sobre la salud y el medio ambiente. 2006. segundo Informe de Naciones
Unidas sobre Desarrollo Recursos Hídricos en el Mundo.
es.wikipedia.org/wiki/ Agua (accesada mayo 2010).
Gong R., Y. Ding, H. Liu, Q. Chen y Z. Liu. 2005. Lead biosorption and desorption by
intact and pretreated Spirulina maxima biomas. Chemosphere 58(1): 125-130.
Gosselin D. C., F. E. Harvey y C. D. Frost. 2001. Geochemical evolution of groundwater in
the Great Planes (Dakota) aquifer of Nebraska: implications for the management
of a regional aquifer system. Groundwater Journal Information 39(1): 98-108.
75

Guibal E., I. Saucedo, J. Roussy y P. Le Cloirea. 1994. Uptake of uranyl ions by new sorbing
polymers: Discussion of adsorption isotherms and pH effect. Reactive Polymers 23
(2-3): 147-156.
Günay A., E. Arslankaya y I. Toson. 2007. Lead removal from aqueous solution by natural
and petreated clinoptilolite: adsorption equilibrium and kinetic. Journal of
Hazardous Materials 146(1-2): 362.371.
Henry J. G. y G. W. Heinke. 1999. Ingeniería ambiental. 2ª. Ed. Prentice Hall. México.
Ho Y-S., W. T. Chiu, C-S. Hsu y C-Y. Hung. 2004. Sorption of lead ions from aqueous
solution using tree fern as a sorbent. Hydrometallurgy 73(1-2): 55-61.
Ho Y-S., J. C. Ng y G. Mckay. 2001. Removal of lead (II) from effluents by sorption on
peat using second- orden kinetics. Separation Science and Technology 36(2): 241-
261.
Ho Y. S. y Mckay. 1999. Pseudo-second order model for sorption processes. Process
Biochemistry 34 (5): 451-465.
Igwe J. C., E. C. Nwokennaya y A. A. Abia. 2005. The role of pH in heavy metal
detoxification by biosorption from aqueous solutions containing chelating agents.
African Journal of Biotechnology 4 (10): 1109-1112.
Ikhuoria E. U. y F. E Okieimen. 2000. Scavenging cadmium, copper, lead, nickel and zinc
ions from aqueous solution by modified cellulosic sorbent. International Journal of
Environmental Studies 57(4): 401–409.
Jo-Shu C. y H. Jeng-Charn. 1998. Selective Adsorption recovery of Pb, Cu and Cd with
multiple fixed beds containing immobilized bacterial biomass. Departament of
chemical engineering (14): 735-741.
Kapoor A. y T. Viraraghavan. 1995. Fungal biosorption an alternative treatment option for
heavy metal bearing wastewaters: a review. Bioresource Technology 53, 195-206.
Klimiuk E., M. Kuczajowska-Zadrozna. 2002. El efecto de poly (vynil alcohol) en la
adsorción de cadmio y deserción de alginato como adsorbentes. Facultad de ciencias
ambientales y pesca, Departamento de ingeniería de protección del medio ambiente,
Instituto de ingeniería ecológica Universidad de Warmia y Mazury, Prawochenskiego
(10): 10-957. Olsztyn, Polonia.
King P., N. Rakesh, S. Beenclahari, K. Prasanna y V. S. R. K. Prasd. 2007. Removal of lead
from aqueous solution using Syzygium Cumini L: Equilibrium and kinetic studies.
Journal of Hazardous Materials 142(1-2): 340-347.
76

Kratochvil D. y B. Volesky.1998. Advances in the biosorption of heavy metals. TIBTECH
(16): 291- 300.
Leitch A. E., P. B. Armstrong y K. H. Chu. 2005. Characteristics of dye adsorption by
pretreated pine bark adsorbents. Department of Chemical and Process Engineering,
University of Canterbury, New Zelanda. p. 59-66.
Lenntech. B. V. 2006. Agua residual & purificación del aire Holding.
http://www.lenntech.com/espanol/tablapeiodica/Cd.htm Holanda. (Accesada enero
2010)
Maldonado C. 2008. Tratamiento de aguas residuales de la etapa de curtido con
Phanerochaete chrysosporium hipertolerante a sulfato de cromo. Tesis de Grado.
Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá, Colombia. p. 79-8.
Manahan S. E. 1994. Fundamentals of Environmental Chemistry. 1ª ed. Lewis publishers.
USA. p.811.
Martins B. L., C. V. Cruz, A. S. Luna y C. A. Henriques. 2006. Sorption and desorption of
Pb
2+
ions by dead Sargassum sp. biomass. Biochemical Engineering Journal 27 (3):
310-314.
Martins L. M. 2008. Caracterización y aplicación de biomasa residual a la eliminación de
metales pesados. Tesis doctoral. Facultad de Ciencias. Universidad de Granada. 309pp.
Martins R. J. E., R. Pardo y R. A. R. Boaventura. 2004. Cadmium (II) and Zinc (II)
Adsorption by the aquatic moss fontinalis antipyretica: effect of temperature, pH
and water hardness. Water Research 38(3): 693-699.
Mashitah M. D., Z. Sulfadhly y S. Bhatia. 1999. Binding mechanism of heavy metals
biosorption by picnoporus sanguineus. Artificial cell blood substitutes and
biotechnology 27(5-6): 441-445.
Modak J. M. y K. A. Natarajan. 1995. Biosorption of metals using nonliving biomass.
Minerals and Metallurgical Processing. pp. 189-196.
Morales F. D. y Ruiz T. K. 2008. Determinación de la capacidad de remoción de cadmio y
plomo y níquel por hongos de la podredumbre blanca inmovilizados. Tesis
licenciatura. Facultad de ciencias. Pontificia universidad javeriana. Bogotá, Colombia.
122pp.
Naja G. y B. Voleski. 2006. Behavior of the mass transfer zone in a biosorption column.
Department of Chemical Engineering, McGill University. Canada 40 (12):3996–4003.
77

Nasruddin A. 2002. Biosorption of ions zinc from its aqueous solution using temp, pH. D.
Thesis. Departament of Chemical engineering. University of sains Malaysia. Malaysia.
290pp.
Navarro A. E., D. Blanco, B. Llanos, J. Flores y H. Maldonado. 2004. Bioremoción de
Cadmio (II) por desechos de algas marinas. Optimización del equilibrio y
propuesta de mecanismo. Revista de la Sociedad Química Perú (70):147-157.
Navarro A. E., K. P. Ramos, R. Agapito y N. A. Cuizano. 2006. Propiedades ácido-básicas de
Lentinus edodes y cinética de biosorción de Cadmio (II). Revista Latinoamericana de
Recursos Naturales 2 (2): 47-54.
NOM-001-SEMARNAT-1996. (1996). Límites máximos permisibles de contaminantes en las
descargas de aguas residuales en aguas y bienes nacionales. Dirección General de
Normas. Secretaría de Comercio y Fomento Industrial.
NOM-002-SEMARNAT-1996. (1996). Límites máximos permisibles de contaminantes en las
descargas de aguas residuales a los sistemas de alcantarillado urbano o municipal.
Dirección General de Normas. Secretaría de Comercio y Fomento Industrial.
NOM-127-SSA1-1994. (1994). Salud ambiental, agua para uso y consumo humano. Límites
permisibles, calidad y tratamiento a que debe someterse el agua para su potabilización.
Diario Oficial de la Federación. México, 15 de agosto, 108-112.
Oberholser K. y J. McGarrity. 1992. Interaction of metals and protons with algae. III:
Marine algae, with emphasis on lead and aluminum. Environmental Science and
Technology 26(3): 496-502.
Oliveira M. J. 2003. Estudio de la biosorción de cobre Cu (II) por perlas de alginato de
calcio. Tesis licenciatura. Facultad de ingeniería química. Universidad Nacional Mayor
de San Marcos. Lima-Perú. 25pp.
Özer A. y D. Özer. 2003. Comparative study of the biosorption of Pb (II), Ni (II) and Cr
(VI) ions onto S. cerevisiae: determination of biosorption heats. Journal of
Hazardous Materials 100(1-3): 219-229.
Peavy H. S., D. R. Rowe y G. Tchobanoglous. 1985. Environmental Engineering. 1ª ed.
McGraw-Hill. EUA.
Patterson J. W. 1991. Industrial Wastewater Treatment Technology. Stoneham, Butterworth
Publishers. p. 37-49.
Pinzón-Bedoya M. L. y V. L. Vera. 2009. Modelamiento de la cinética de bioadsorción de
Cr (III) usando cáscara de naranja. Universidad de Pamplona. p.106.
78

Puigdomenech I. 2003. Program MEDUSSA (Make Equilibrium Diagrams Using
Sophisticated Algorithms).
http://www.inorg.Kth.se/Ignasi/Index.html (accesada mayo 2010).
Reddad Z., C. Gerente, Y. Andrés, M. C. Ralet, J. F. Thibault y P. Le Cloirec. Ni (II) and Cu
(II) binding properties of native and modified sugar beet pulp. Carbohydrate
polymers 49(1): 23-31.
Saeed A., M. Iqbal y K. Wahedd. 2005. Removal and recovery of lead (II) from single and
multimetal (Cd, Cu, Ni, Zn). Solutions by crop milling waste (black gram husk).
Journal of Hazardous Materials 117(1): 65-73.
Sag Y. 2001. Biosorption of heavy metals by fungal biomass and modeling of fungal
biosorption: a review. Separation and Purification Methods (30): 1-48.
Sag Y. y Y. Aktay. 2001. Application of equilibrium and mass transfer model to dynamic
removal of Cr (VI) ions by chitin in packed column reactor. Process Biochemistry
(36): 1187-1197.
Sarkar S., P. Yadav, D. Bhatnagar. 1997. Cadmium induced lipid peroxidation and the
antioxidant system in rat erythrocytes: the role of antioxidants. J Trace Elem Med
Biology (11): 8-13.
Schneegurt M., J. Jain., J. Menicucci. 2001. Biomass byproducts for the remediation of
wastewaters contaminated with toxic metals. Environmental Science and Technology
35 (18): 3786–3791.
Schiewer S. y B. Voleski. 1996. Ionic strength and electrostatic effects in biosorption of
divilent metals ions and protons. Department of Chemical Engineering, McGill
University. Canada.
Schiewer S. y M. G. Wong. 1999. Metal binding stoichiometry and isoterm choice in
biosorption. Institute for Natural Resources and Waste Management. 33 (21):3821–
3828.
SEMARNAP. Secretaría del Medio Ambiente Recursos Naturales y Pesca. 2000. Texto Guía
Forestal. México, D.F.
Senin H. B., O. Subhi, R. Rosliza, N. Kancono, M. S. Azhar, S. Hasiah y W. B. Wan Nik.
2006. Role of sawdust in the removal of iron from aqueous solution. ASEAN Journal
on Science and Technology for Development 23(3): 223-229.
Singh D. K. y A. Mishra. 1990. Removal of phenolic compounds from water by using
chemically treated sawdust. Indian Journal of Environmental Health (32): 345–351.
Snoeyink V. L. y D. Jenkins. 1996. Química del Agua. 1ª edición. Editorial LIMUSA. México.
79

Starbuck C. 1997. Producción y uso de composta de aserrín y estiércol de avena. III
Simposium Internacional y IV Reunión Nacional de Agricultura Sostenible. Universidad
de Guadalajara. Guadalajara, Jalisco. México. p.96.
Tenorio R. G. 2006. Caracterización de la biosorción de cromo con hueso de aceituna.
Tesis de doctoral. Facultad de ciencias. Universidad de Granada. Granada. p.292.
Tsezos M. y B. Volesky. 1981. Adsorption of 226Ra by biological origin adsorbent.
Biotechnology and Bioengineering (25): 201-215.
Valdés P. F. y V. M. Cabrera. 1999. La contaminación por metales pesados en Torreón,
Coahuila, México. 1ª ed. A.C En Defensa del Ambiente. México. p. 46.
Veglio F. Y F. Beolchini. 1997. Removal of metals by biosorption. A review,
Hydrometallurgy (44): 301-316.
Viera M. D y C. A. Costa. 2007. Lead biosorption onto waste beer yeast by-product, a
means to decontaminate effluent generated from battery manufacturing. Pontificia
Universidad Católica de Valparaíso. Chile.
Vieira R. y Volesky B. 2000. Biosorption: a solution to pollution International
Microbiology. Microbiology (3): 17-24.
Villaescusa I., N. Fiol, M. Martínez, N. Miralles, J. Poch y J. Serarols. 2004. Removal of
copper and nickel ions from aqueous solutions by grape stalks wastes. Water
Research 38(4): 992-1002.
Villaescusa I., M. Martínez, N. Miralles. 2000. Heavy metal uptake from aqueous solution
by cork and yohimbe bark wastes. Journal of Chemical Technology and
Biotechnology 75(9): 812-816.
Volesky B.1990. Biosorption of Heavy Metals. McGill University, Montreal. p.396.
Volesky B. y Z. R. Holan. 1995. Biosorption of heavy metals. Biotechnology Progress 11(3):
235-250.
WHO. World Health organization. 1992. Cadmium, Environmental Aspects. Finlandia.
p.63.
Yalςinkaya Y. 2001. Biosorption of cadimum from aquatic systems by
Carboxymethylcellulose and immobilized Trametes versicolor. Hydrometallurgy
(63): 31– 40.
Yetis U., A. Dolek, F. B. Dilek y G. Ozcengiz. 2000. The removal of Pb (II) by
Phanerochaete chrysosporium. Water Research 34(16): 4090-4100.
80

Xuan Z., Y. Tang, Y. Liu y F. Luo. 2006. Study on the equilibrium kinetics and isoterm of
biosorption of lead ions onto predated chemically modified orange peel.
Biochemical Engineering Journal 31(2): 160.164.