You are on page 1of 3

Andrés Arboleda Múnera

El sujeto político en la nueva década


Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto,
cambiaron todas las preguntas.
M. Benedetti


Para nadie es un secreto que el sujeto político de hoy dista a años luz de aquel
sujeto que comenzaba a hacer parte de una estructura política naciente. Muy lejos
estamos de aquel tiempo de Hammurabi y su publicación de leyes en pilares de
roca. A los más jóvenes, hoy por hoy, el cambio que produjo en la sociedad la
máquina de Gutenberg, les parece equiparable a las epopeyas griegas.
Es nuestra época donde se han roto muchas de las barreras que naturalmente
pueden existir entre las naciones como son: la distancia, las diferencias
ideológicas, los conflictos, etc. Se han visto sorteadas por el avance tecnológico, y
puntualmente por la herramienta que cambio al mundo en los últimos años, la
Internet. Es esta herramienta el puente que se ha trazado entre las diferentes
visiones que los individuos tenemos sobre todos los aspectos que gobiernan
nuestras vidas, lo que da lugar a fenómenos de reacción a ciertas decisiones de
los gobiernos a nivel mundial, como son los movimientos de los llamados
“Indignados”. Son formas de manifestación popular apoyadas en las herramientas
que brindan la red, y el poco control que el estado puede realmente ejercer sobre
ésta. No en vano los delitos informáticos son los realmente difíciles de demostrar
y castigar, puesto que no se requiere de una presencia física para cometerlos y las
leyes al respecto aun están en una temprana etapa de desarrollo “No hay
definición de carácter universal propia de delito Informático, sin embargo muchos
han sido los esfuerzos de expertos que se han ocupado del tema, y aun cuando
no existe una definición con carácter universal, se han formulado conceptos
funcionales atendiendo a realidades nacionales concretas”
1
. Entonces, es posible
decir que se tiene un mayor grado de libertad en compartir ideas que suscitaran
censura por parte del estado.
Lo anteriormente dicho me lleva al tema central de este trabajo, que es abordar
una consecuencia, diría la más importante que deviene de este fenómeno, y es la
configuración del sujeto político a partir del acceso a toda esa información que
provee la red, y cómo afecta las relaciones entre estado y sociedad. Dado que
este es un fenómeno relativamente nuevo, soportare muchas de mis afirmaciones
en las diferentes investigaciones periodísticas que se publican en los diarios
colombianos y latinoamericanos. En primer lugar tengo que remitirme a los
sujetos que están en proceso de racionalización de su rol como ciudadanos, que
comienzan a clamar por su lugar en el ágora de la discusión política. Por lo regular
estos individuos son jóvenes que al enfrentarse con el adulto que está a la vuelta
del espejo, comienzan a darse cuenta cómo las decisiones del estado los afectan
directamente: políticas de empleo, reformas al sistema educativo y de salud, etc.
Ya no son sus padres quienes tienen el poder, el deber de proveer y velar por sus
derechos, sino que son ellos quienes ahora tienen que vérselas con el aparato
estatal, dicho de otra manera, son ellos los responsables de negociar sus propias
libertades y derechos ante el estado. Lo que hace la diferencia en el presente en
lo que se refiere al desarrollo de un sujeto político, es que la mayor parte de la
información es recibida por las redes o los medios de comunicación que usan este
canal, lo que configura un discurso muy diferente al que se tenía acceso hace solo
un par de generaciones, cuando la información solo venia de los medios
tradicionales y con la gran limitación de ser casi exclusivamente información local
2
.
Lo que me lleva precisamente a analizar como el intercambio de información que
posibilita la red, crea un nuevo discurso. Algunos autores han cuestionado,
incluso, que hoy exista una real identidad con la cultura propia de la nación en la
que se desarrolla el individuo: “es innegable que la globalización portadora de
íconos, signos y símbolos del poder económico transnacional pretende imponer
una homogeneización sobre la pléyade de identidades culturales existentes en el
planeta, reprimiendo el disenso, la alteridad y la diversidad en el plano del
pensamiento y la cultura”
3
. Hace solo 20 años era prácticamente imposible

1
Ricardo Levene, Alicia Chiaravalloti. Delitos informáticos. Disponible en la web:
http://www.chiaravalloti_asociados.dtj.com.ar/links_1.htm. 1998.

2
Fabio López de La Roche. Presentación del dossier sobre historia de los medios de comunicación
social y del periodismo en Colombia. Revista Historia Crítica. No 28 Diciembre 2005. Páginas 7 –
26. Universidad de los andes.

3
Francisco Javier Velasco Páez. Globalización, desarrollo sustentable e identidad cultural.
Disponible en: http://www.ucla.edu.ve/dac/compendium/compendium10/globalizacion.htm.
Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.
encontrar música, libros y comics extranjeros, al menos lo era para las personas
de bajos recursos. Lo poco que sabíamos de la cultura y estructura del estado de
otros países eran los pocos datos que nos arrojaban los libros de geografía, lo que
daba a las demás culturas un rasgo de rareza que producía fascinación, muy
pocos tenían un amigo extranjero con el cual intercambias ideas y patrones
culturales. En tanto que en nuestros días el intercambio cultural es algo cotidiano,
tener amigos en cualquier parte del mundo solo sorprende a nuestros padres, que
en muchos casos aun no logran habituarse al discurso de la tecnología, conocer la
situación política de un país cualquiera es algo cotidiano, inclusive surgen
movimientos solidarios para apoyar las reacciones sociales a las políticas
estatales de otros países.
Es en medio de todo este caldo de cultivo que el sujeto político contemporáneo se
construye, pero no habremos de limitar el sujeto político a los jóvenes que habitan
el mundo virtual. Muchos adultos, personas mayores, han incursionado en el
entramado de las redes sociales. Entre otros podemos poner como ejemplo a
algunos periodistas retirados, que se valen de estos medios para seguir
transmitiendo sus ideas, tenemos casos de personas del común, como el taxista
que otrora censurara las manifestaciones estudiantiles por entorpecer su trabajo,
entendiera ahora que se trataba de una lucha por mantener ciertos derechos
sobre el estado, debido a los artículos a los que tenía acceso de parte de medios
independientes que usan el canal de la internet. De igual manera hay que
entender que la red también ha ejercido su función en la otra vía, la del estado, por
lo que hoy se habla, por ejemplo, de la famosa política 2.0. Este fenómeno de la
red, se trata de cómo las diferentes instancias de los estados en todo el mundo se
valen del volumen, del poder de penetración que tienen las redes sociales. Se
habla por ejemplo de que se han convertido en la clave para los candidatos a
ocupar los diferentes cargos públicos
4
. En esta era se nos revela el inmenso poder
de la información, como nuevo mecanismo de libertad, pero también de
dominación, todo está en las manos de quienes esgrimen la espada el estado por
una parte, la sociedad por la otra, ambos haciéndose de la misma arma. Lo claro
es que ya son pocos los secretos que el estado puede mantener hacia la
sociedad, pues parece que la red es una balanza que se encuentra inclinada hacia
la conciencia política de la sociedad del futuro.

4
Juan Carlos Mejía Llano. Política 2.0. Uso de Redes Sociales en la política. Disponible en:
http://www.ecbloguer.com/marketingdigital/?p=1432 . Blog El colombiano. Julio 11 de 2011.