Los precios y su medición en la Argentina actual

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) llevó a cabo un
proceso de destrucción de las estadísticas oficiales desde el año 2007,
con el objetivo de ocultar el creciente proceso inflacionario que se había
desatado en la Argentina El re!le"o principal de ese acto de corrupción
estuvo centrado en el #ndice de $recios al Consu%idor, que repercutía luego
en la distorsión del c&lculo del $'I y en la dis%inución arti!icial de los
indicadores de $obre(a e Indigencia
$ara poder concretar ese acto repudiable, tuvo que en!rentar la resistencia
del personal de la hasta entonces prestigiosa institución, donde t)cnicos,
pro!esionales e investigadores su!rieron una operación de hostiga%iento,
acoso, persecución y represión, y %uchos !ueron despla(ados y ree%pla(ados
por personal no idóneo, en algunos casos barras bravas y patovicas (hay
%ucha in!or%ación sobre esto, incluso de%andas "udiciales, investigaciones y
hasta libros publicados)
*os pro!esionales que co%andaron el proceso de destrucción y +adecuación,
de los precios o!iciales al +relato, del gobierno, llegaron a operar de %anera
arbitraria y reservada para decidir cada %es cu&nto habían au%entado los
precios que %edía el INDEC
Esos indicadores ya no servirían %&s para tener una in!or%ación real sobre
la situación de los precios y otras i%portantes variables econó%icas y
sociales, que debían servir de base para diagnósticos y elaboración de
políticas p-blicas
Ante el total desprestigio de los indicadores o!iciales, que llegaron en el
%es de dicie%bre -lti%o a asegurar que con apenas ocho pesos una persona
podía hacer cuatro co%idas al día, y ante la presión e"ercida por el ./I
(organis%o al que pertenece la Argentina), el gobierno nacional decidió
+hacer co%o que, regulari(aba la situación, con la %odi!icación del vie"o I$C
del &rea %etropolitana del 0ran 'uenos Aires y su ree%pla(o por el nuevo
I$C12N (nacional urbano)
No obstante la intención del discurso o!icial de querer %ostrar un
sincera%iento en las %ediciones, contin-an las graves sospechas por el
%ane"o distorsivo y oculto que hacen los que conducen el INDEC, que son los
%is%os persona"es que vienen dirigiendo el operativo destrucción desde el
a3o 4556 (co%o lo denuncian e%pleados del organis%o)
$ero ta%bi)n la !or%a de recabar in!or%ación es de!icitaria, lo que lleva a
di!erencias %uy a%plias entre el #ndice o!icial y otros índices alternativos
que calculan consultoras privadas 2no de los !actores que e7plicaría tal
distorsión sería el hecho de que en el #ndice o!icial pesan %ucho los
productos del progra%a de los $recios Cuidados, que no necesaria%ente
re!le"an la situación real de los %is%os en el %ercado (ya que esos productos
no e7isten en %uchos co%ercios no adheridos, y se presentan !altantes
notorias en los que est&n adheridos)
Ade%&s de esas de!iciencias, contin-an sin dar a conocer la in!or%ación
desagregada por región y %ucho %enos por producto, lo que i%pide veri!icar
el grado de veracidad de la %is%a 8 %&s grave a-n, al n-%ero !inal lo siguen
+decidiendo, de %anera reservada los %is%os !uncionarios que lo venían
haciendo de esa %anera en a3os anteriores
Co%o broche !inal de la continuidad distorsiva del c&lculo o!icial de los
precios, el gobierno decidió no publicar %&s (por ahora) la Canasta '&sica
(Ali%entaria y 9otal), que sirve de base para las esti%aciones de los niveles
de pobre(a e indigencia en la Argentina
De %anera que esos indispensables indicadores siguen siendo esti%ados por
consultoras privadas, institutos de entidades gre%iales y organi(aciones no
guberna%entales, que por otra parte de%uestran elevadísi%os niveles, que
oscilan para el caso de la pobre(a entre un cuarto y un tercio de la población
total
9e%as que alar%an para quienes %ira%os la realidad socioeconó%ica con
%ucha preocupación y aspira%os a una nueva econo%ía, hu%ana y sustentable,
base %aterial de una nueva sociedad
*uis *a!!erriere : ;<1=145;>