You are on page 1of 17

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL DERECHO

COMERCIAL.
Preliminarmente, se debe mencionar que no se
pretende efectuar en esta minuta, un detallado y
exhaustivo análisis del desarrollo histórico del
Derecho Comercial, por exceder manifiestamente a la
finalidad de los presentes apuntes, los que
solamente pretenden ser una guía para los alumnos de
Derecho Comercial de la carrera, en esta materia.
hora bien, en clases anteriores se ha expresado
que una de las manifestaciones humanas más remotas
del comercio, en su forma más remota, puede
encontrarse en la práctica del cambio o trueque. sí
las cosas, previo a la !poca Pre"#omana, los
primeros antecedentes referidos al comercio,
permiten establecer que el intercambio de cosas para
satisfacer necesidades propias, constituía ya una
actividad inherente a la naturale$a del ser humano,
lo que con el tiempo fue derivando en el trueque
profesionali$ado de intermediación con fines de
lucro, esto es, en t!rminos simples, trueque para
reali$ar otros trueques, y, con la creación de la
moneda, en el intercambio de bienes o valores
puramente representativos.
%in embargo, y pese a lo anterior, es importante
establecer que lo que se expondrá a continuación,
sin se&alar en detalle los orígenes antiquísimos del
Derecho Comercial, corresponde a una síntesis que,
en opinión de la Cátedra y en opinión de la mayoría
de los autores del área, resume las más destacadas
etapas históricas del ramo, lo que permitirá
comprender de me'or forma alguna de sus
instituciones y los principios generales que las
informan, conforme al detalle que se pasa a
expresar(
1
I! E"OCA "RE!ROMANA."
esta !poca se remonta el origen de algunas
reglas aisladas que constituyen el germen del
surgimiento posterior del Derecho )ercantil.
Ciertamente, existió una intensa actividad
comercial en la !poca pre"romana y existieron
pueblos eminentemente comerciantes como fueron los
*enicios y los Cartagineses, pero en general no
hemos recibido testimonios escritos acerca de cuales
fueron las normas que dichos pueblos desarrollaron
para e'ercer su actividad comercial, y en general,
más allá de lo que se referirá, se carece de
información acerca del Derecho Comercial que,
ciertamente, debe haber existido en aquella !poca.
+o obstante lo anterior, si existen algunos
peque&os vestigios que dicen relación con ciertas
reglas, como las del Código llamado ,-a )ichna. o
,-a )ishna
.
, o simplemente la ,)isna
.
, en que se
encuentran los primeros vestigios de instituciones
de Derecho )arítimo relativas al fletamento, echa$ón
y contribución a la avería gruesa, Código aceptado
entonces por todas las comunidades 'udías. sí
tambi!n, están las llamadas ,-eyes de #odas.,
atribuidas a los comerciantes fenicios del mar /geo,
originarios de la isla de #hodas y que contenía
principalmente normas sobre las averías gruesas,
recogidas luego en el Digesto.
/s menester mencionar que pese a lo mencionado
precedentemente, las normas escritas más antiguas de
Derecho Comercial de que tenemos conocimiento, están
contenidas en la ,-ey de 0ammurabi., quien reinó
entre 1234 y 1215 C. -a llamada ,-ey o Código de
0ammurabi., fue descubierta en el a&o 1261 por una
expedición francesa al lugar que fue la ciudad
elamita de %usa, conteniendo dicho texto normas
sobre el pr!stamo a inter!s, la sociedad, el depósito
2
y una especie de contrato de comisión.
II! E"OCA ROMANA."
/n general, puede afirmarse que en la !poca
romana no hubo desarrollo del Derecho Comercial para
regular la actividad comercial en un sentido
económico, ya que por una parte la actividad
comercial, en un sentido económico se reitera, no era
una actividad propia del pueblo romano, el que miraba
con desprecio dichas actividades, las que consideraba
serviles, y que reali$aban aquellos que no tenían la
nacionalidad romana, esto es, los gentiles7 y, por
la otra, el Derecho Civil #omano fue suficiente para
satisfacer las necesidades del incipiente comercio
que existía en la !poca. +o olvidar, en este
aspecto, que para los romanos sólo existía el ,8us
Civile., no considerando la existencia de un derecho
especial para regular al comercio.
Por lo mismo, resulta especialmente decisivo, en
este aspecto, la importante labor que desempe&aba el
pretor, que permitía una constante evolución del
Derecho #omano, facilitando su adaptación a las
necesidades y requerimientos de la !poca.
%in per'uicio de lo anterior, el Derecho #omano
vio el nacimiento de algunas instituciones
relacionadas al Derecho Comercial, como el pr!stamo
con inter!s, el nauticus foenus, antecedente de
pr!stamo a la gruesa ventura7 la bonorum posesio, la
bonorum venditio y la missio in posessionis, que son
ciertos antecedentes de la moderna quiebra, así como
el actio exercitoria, el receptum argentarii, y el
receptum nautarum. sí tambi!n las ,-eyes de #odas.,
ya citadas en la etapa anterior, fueron adoptadas
por los romanos en lo que se refiere a la echa$ón y
la avería com9n, que es típica en su g!nero, y que
en la antig:edad tenía gran importancia.
3
Por ende, los aspectos reci!n se&alados, pueden
considerarse que han sido ciertos antecedentes de la
evolución de posteriores instituciones propias de
los comerciantes y del Derecho )ercantil.
III! EDAD MEDIA."
/l verdadero nacimiento del Derecho Comercial,
como un con'unto de normas diferentes, autónomas y
especiales frente al Derecho Civil, tuvo su origen
en la /dad )edia, en la medida en que el Derecho
Civil de la !poca, heredado del antiguo Derecho
#omano, se mostró insuficiente para satisfacer las
necesidades del comercio de la !poca, muy en
particular, frente al anquilosamiento que dicho
Derecho Civil sufrió, con ocasión de la desaparición
de la fuente de incesante evolución que tenía el
Derecho #omano, cual era la actividad del pretor.
De esta manera, en la medida en que el Derecho
Civil se mostró incapa$ de dar solución a las
necesidades del comercio de la !poca, quienes se
dedicaban a la actividad mercantil, fueron creando
sus propias normas para resolver los negocios,
actos, operaciones, obligaciones y conflictos que
entre ellos se presentaban, a trav!s de una t!cnica
pragmática desga'ada y ale'ada del Derecho Civil.
De esta manera, la primera fuente de creación de
las normas de Derecho Comercial, fue una fuente de
carácter particular consuetudinario y costumbrista,
creada a trav!s de una t!cnica diferente del Derecho
Civil, pragmática y más apropiada para resolver
problemas económicos que la t!cnica del Derecho
Civil.
/l Derecho Comercial nació pues, a trav!s de los
usos y costumbres de los comerciantes siendo un
derecho eminentemente profesional, creado por los
comerciantes, para dar una adecuada solución a sus
4
negocios, actos, operaciones, obligaciones y
conflictos que se presentaban entre los propios
comerciantes, de modo tal que el Derecho Comercial
nació con un carácter eminentemente profesional,
pues fue un derecho de carácter sub'etivo, creado
por los comerciantes, y para los comerciantes, de
modo tal que se aplicaba entre ellos, y,
generalmente, no a terceras personas, que no
revistieran la calidad de profesional comerciante.
;n tercer elemento importantísimo que podemos
advertir en la g!nesis del Derecho Comercial, es que
!ste nació con un carácter uniforme en los diversos
países de la !poca, ya que las normas que fueron la
base de la creación del Derecho Comercial, fueron
originadas por los comerciantes para regir sus
relaciones en los diversos países, de modo tal que
las reglas que regían a la actividad mercantil en
los diversos países de la !poca, eran reglas que
crearon para si los comerciantes desvinculados del
poder estatal, y que se aplicaban por igual en los
diversos países, y, por lo tanto, el nacimiento de
este Derecho fue un nacimiento de carácter uniforme.
De lo anteriormente se&alado, podemos anotar que
el nacimiento del Derecho Comercial fue acompa&ado
de tres características, a saber( /n primer lugar,
fue un Derecho cost#m$rista, formado por los usos y
costumbres de los comerciantes7 en segundo lugar,
fue un Derecho pro%esio&al ' s#$(eti)o7 y, en tercer
lugar, fue un Derecho de car*cter #&i%orme.
/s dable mencionar que las normas de Derecho
Comercial, nacieron primeramente vinculadas al
comercio marítimo, que en sus inicios requirió más
urgentemente de normas especiales que pudieren
regular dicha actividad, por la circunstancia del
carácter especialmente acentuado que implicaban los
riesgos marítimos de la !poca. /ste carácter
marítimo de que se encuentra dotado el Derecho
Comercial en su nacimiento, ha influido en el
5
desarrollo de las posteriores legislaciones hasta el
día de hoy, y es así como rige el principio
consistente en que el mar mercantili$a los actos, y
como dicho principio se encuentra consagrado en
nuestro Derecho Positivo, en el artículo <6 +=15 del
Código de Comercio.
>ambi!n tuvieron mucha importancia para el
desarrollo del Derecho Comercial, las ferias y
mercados de la /dad )edia, que permitieron el
desarrollo del comercio, y el nacimiento de normas
propias tanto para la reali$ación de la feria en que
normalmente el mercado se celebraba, en un
territorio neutral ba'o tutela religiosa con
adecuada protección para los comerciantes, y con una
unificación tanto del Derecho aplicable como del
tribunal que habría de hacerlo efectivo, de modo tal
que dadas las especiales características de la
!poca, se pudiera desarrollar con libertad el
comercio, sin las trabas que el sistema feudal y los
rigores de los conflictos de la !poca pudieran
afectar el desenvolvimiento mercantil, garanti$ando
la libertad y seguridad de quienes concurrieren al
mercado.
Durante la !poca de la /dad )edia, se
desarrollaron las recopilacio&es de las cost#m$res '
#sos de los comercia&tes, que constituyeron reglas
de Derecho Comercial aplicables a quienes se
dedicaban a la actividad mercantil.
/n este punto, cabe citar al denominado ,Código
de #ecesvinto., a pesar de que poco regula sobre el
Derecho )ercantil, constituyendo una reunión de
reglas del Derecho ?isigótico, del Derecho #omano y
del Derecho Canónico que gobernó a /spa&a ba'o el
nombre de ,*orum @udicium. y que llegó a ser,
despu!s de haber sufrido sucesivas modificaciones,
el llamado ,*uero @u$go
.
.
%e a&ade a lo anterior, destacar dentro de
6
dichas recopilaciones, el famoso ,-ibro del
Consulado del )ar., con origen probablemente en
Aarcelona y que rigió el comercio marítimo entre los
siglos B88 y B?7 el llamado ,#ooles de Dieron.,
llamado ,rooles. por la costumbre de escribir en
rollos, y que igualmente rigió el comercio marítimo7
además, mucha importancia revistieron las ,-eyes de
Cisby., del siglo B8?, que rigieron en los mares del
norte y en el báltico7 así como el llamado ,Duidon. o
,Duía del )ar., que tiene la importancia de haber
regulado por primera ve$ el comercio del seguro
marítimo.
/n esta !poca, y siglos siguientes, el Derecho
Comercial comien$a a destacarse con perfiles
propios y como rama independiente. 8talia creó y
difundió un nuevo con'unto orgánico de
instituciones 'urídicas, siendo la @urisprudencia
comercial la cuna y difusora de este derecho.
pesar de la confusión e incertidumbre en que
quedaron sus ciudades, despu!s de la caída del
8mperio y de la petrificación del Derecho #omano, se
alcan$ó un elevado grado de desarrollo mercantil
que indu'o a sus ciudades a requerir un r!gimen
'urídico nuevo que se imponía, además, por las
condiciones sociales propias del medioevo.
8mportancia reviste el nacimiento, en esta
!poca, de las corporacio&es de diversa índole, entre
ellas, las asociacio&es de comercia&tes. -a
costumbre mercantil pasó a ser norma 'urídica,
gracias al apoyo que encontró de parte de estas
asociaciones y gremios de comerciantes, y, a la ve$,
el Derecho )ercantil empie$a a perfilarse como el
derecho que rige la profesión, el e'ercicio del
comercio como actividad económica, esto es, lo que se
entiende como el concepto sub'etivo o profesional de
la mercantilidad.
De este modo nacieron los Có&s#les, quienes se
encargaban de proteger a los asociados de las
7
corporaciones de comerciantes7 organi$aban y
supervigilaban los mercados y las ferias7 y
administraban 'usticia, decidiendo las contiendas que
surgían entre los asociados, basándose en la
prudencia y equidad. /stas corporaciones tenían
facultad para redactar sus propios +estat#tos,, lo
que permitía que las nuevas costumbres o prácticas
comerciales se incorporaran con rapide$ al campo del
Derecho Positivo.
+ació de este modo la (#risdicció& co&s#lar, que
estableció el principio de la autonomía del Derecho
Comercial, y dio origen a los +estat#tos o
coleccio&es de %allos,, de los que surgieron la
mayoría de las más antiguas instituciones y formas
'urídico"mercantiles que existen todavía en la
actualidad, tales como la matrícula de los
comerciantes, las sociedades Eespecialmente la
colectiva y la en comanditaF, la letra de cambio, la
banca, el seguro, el comercio marítimo, las averías,
la quiebra, etc.
/n este acápite, como se ha dicho, revisten
especial importancia los llamados ,estatutos. de las
ciudades italianas, lo que como se mencionó, son
considerados los verdaderos orígenes e inicios del
Derecho Comercial actual. sí, los estatutos, en la
práctica, eran unos tomos, en los cuales se
coleccionaban los 'uramentos redactados por escrito
de los cónsules de las corporaciones de comerciantes
italianos, en los cuales se 'uraba observar las
costumbres mercantiles de la corporación y contenían
normas relativas a la actividad bancaria,
administrativa, contractuales, etc. /stos estatutos,
cuando eran aprobados por la autoridad civil,
adquirían una fuer$a similar a la de los estatutos
civiles. /n la ciudad de Pisa, por e'emplo, se
dictaron varios
,
estatutos
.
, formándose una colección
denominada ,Areve Consulum )aris., promulgada
posiblemente a mediados del siglo B8?.
8
/n un principio, los estatutos constituían el
con'unto de reglas que los magistrados de las
corporaciones 'uraban cumplir al tomar posesión de
sus cargos, pero luego, con el paso del tiempo,
asumieron un carácter ob'etivo, de disposiciones
generales con fuer$a obligatoria. Posteriormente, se
agregaron a los estatutos de las corporaciones los
de los municipios, algunos de los cuales tienen
bastante inter!s, como en general los de las
ciudades mercantiles importantes como D!nova,
?enecia, *lorencia, )ilán, etc.
Por ende, el genio de los comerciantes de las
ciudades italianas fue una fuente riquísima, que fue
creando costumbres y usos, las que, como se di'o,
fueron siendo incorporados en definitiva a los
estatutos de las ciudades italianas, y en los cuales
encontramos los orígenes de gran parte de las
instituciones que hoy día componen el Derecho
Comercial.
hora bien, como ya se ha explicado latamente,
el surgimiento de las corporaciones y gremios de
comerciantes en /uropa generó, con el correr del
tiempo, una multiplicidad de reglas y estatutos,
tanto corporativos y municipales que normaba la
conducta y protegían los intereses de los artesanos
y mercaderes en cada ciudad. /sa práctica, sin
embargo, derivó en un esquema de proteccionismo
exacerbado, que terminó por limitar y hasta impedir
el libre e'ercicio de la actividad comercial,
considerando, por e'emplo, que un mercader, artesano
o maestro de una ciudad, estaba impedido de traba'ar
o desempe&arse en otra, sin antes obtener la
autori$ación del respectivo gremio que operaba en
esta 9ltima.
-a situación descrita terminó por agravarse con
la caída de Constantinopla, a manos de los turcos, en
el a&o 1G3<, lo que originó un fuerte !xodo hacia
/uropa, no sólo de comerciantes, estudiosos,
9
artesanos y maestros calificados, sino tambi!n de
nuevas tecnologías y sistemas de producción. /ste
nuevo y repentino escenario, en fin, encontró la
f!rrea oposición de los gremios de las principales
ciudades europeas, que se resistían, como se di'o, a
aceptar la nueva competencia y, más aun, a revisar
sus formas y mecanismos de fabricación.
IV! RENACIMIENTO."
partir del siglo B?, el Derecho Comercial va
experimentando una transformación, debido
naturalmente a la evolución de los hechos políticos
y sociales que ocurren en el mundo civili$ado. sí,
el comercio comien$a a ser de preferente atención
del poder p9blico, y en ocasiones llega a convenirse
en un verdadero negocio nacional.
-os sucesivos descubrimientos concentran el
comercio en la región occidental de /uropa.
partir del siglo B?, se observan dos clases
de manifestaciones 'urídico mercantiles( Por un
lado, las disposiciones emanadas de la autoridad
p9blica, y por otro lado, aquellas que surgen de la
iniciativa particular, del e'ercicio mismo del
comercio.
/ntre las primeras está la
,
Hrdenan$a de
Aruselas
.
, en los Países Aa'os, que despu!s se
extendió a 0olanda, publicada en el a&o 1311 por
orden de Carlos ?. /n el a&o 156<, el #ey *elipe 888
de /spa&a promulga en Portugal, las llamadas
,Hrdenan$as *ilipinas
.
. /n #usia se dictó, en el a&o
15G2, la colección de leyes denominada
,
Huloginie
IaJonof
.,
y Catalina 88 promulgó, en el a&o 1K41,
las llamadas
,
Hrdenan$as sobre el Comercio )arítimo
.
.
Por su parte, en 8nglaterra, tenemos el ,cta de
+avegación., dictada por CromLell en el a&o 1531.
10
/ntre las segundas, esto es, las colecciones
privadas de esa !poca, cabe mencionar el
M
Duidón de
la )er
M
, colección francesa que se supone es del
siglo B?8. %e debió, al parecer, al deseo de
extender el comercio de la ciudad de #ouen, cuyos
usos y costumbres recopila.
Posteriormente, a las actas primitivas,
sucedieron los reglamentos llamados ,Hrdenan$as
)arítimas de la 0ansa >eutónica
.
, aprobados en una
asamblea general en la ciudad de -:becJ, y
publicadas por primera ve$ en el a&o 1321, seg9n la
opinión más generali$ada. >uvieron por ob'eto
terminar con la confusión legislativa existente en
las ciudades de la -iga 0anseática, y contiene
innumerables disposiciones del Derecho marítimo, en
sus diversos aspectos, menos el de los seguros.
Como estas ordenan$as tenían muchos defectos, se
corrigieron posteriormente al dictarse una nueva
colección de normas que se llamó ,>us 0anseaticum
)aritimum
.,
y que rigió como ley com9n en la mayoría
de las ciudades de la -iga.
/n *rancia, Carlos 8B dicta, en el a&o 1356,
una Hrdenan$a sobre las quiebras. %obre lo mismo
legisla, en el a&o 13K2, /nrique 888 y a ella vuelve
a referirse /nrique 8?, en un edicto del a&o 1562.
/n este mismo país, por otra parte, encontramos
primeros pasos hacia la codificación propiamente tal
del Derecho Comercial, ya que con el fin de unificar
los usos de los diferentes países, así como para
garanti$ar entre los comerciantes la buena fe contra
el fraude, se dicta, ba'o la inspiración del gran
)inistro @uan Aautista Colbert, la ,Hrdenan$a del
Comercio., publicada el N< de )ayo de 15K<.
parecen en esta ordenan$a las características
modernas del Derecho Comercial( la equidad, la
uniformidad, la rapide$, la universalidad, etc.
/sta Hrdenan$a de Comercio de Colbert inspiró la
parte que destina al comercio terrestre, del Código
11
de Comercio franc!s del a&o 146K.
cto seguido, en el mes de gosto del a&o 1541,
se publica, tambi!n en *rancia y por iniciativa de
Colbert, la
,
Hrdenan$a de la )arina
.,
la que como su
nombre lo indica, contiene normas de Derecho
)arítimo contiene normas de Derecho )arítimo,
superando en importancia a la anterior y que tambi!n
sirvió para la redacción del Código franc!s del a&o
146K.
mbas ordenan$as referidas, pueden ser
consideradas como los primeros Códigos de Comercio
del mundo.
LE-ISLACIÓN ES"A.OLA A "ARTIR DEL DESCU/RIMIENTO DE
AM0RICA."
;n punto especial en nuestro estudio, lo
constituye la -egislación espa&ola a partir del
Descubrimiento de m!rica. Dicho acontecimiento
terminó por configurar en /uropa el nuevo panorama
político, económico y cultural de la !poca, lo que
generó, en definitiva, la necesidad de crear nuevos
cuerpos legales en materia comercial, aplicables
tanto al vie'o como al nuevo continente.
sí, al tratar sobre la -egislación espa&ola en
esta !poca, hay que distinguir las disposiciones
que emanan del soberano, de aquellas adoptadas por
el desarrollo del propio comercio con las
posesiones de ultramar.
@unto con las disposiciones generales emanadas
de los reyes y aplicables a todos los territorios
dependientes de la Corona, existían los /statutos
-ocales dictados por los Cónsules, los que eran
despu!s refrendados por el %oberano mediante #eales
12
C!dulas.
/ntre las primeras, o sea las emanadas del #ey,
aparecen las ,Hrdenan$as #eales de Castilla. y la
,
+ueva #ecopilación
.
. )ás modernas que !stas, son
las que se encuentran contenidas en la
M
+ovísima
#ecopilación
M
, en su -ibro 8B, llamado ,Del
comercio, moneda y minas..
-as ordenan$as emanadas de los Consulados
tienen importancia, en particular las de ,Aurgos.
E1G23F, y principalmente las famosas
,
Hrdenan$as de
Ailbao., cuya primera versión data de 13<1, que
tratan sobre los seguros, las averías y las normas
que se debían usar para las cargas, echa$ones y
fletamentos en los puertos de Castilla.
>ambi!n tienen inter!s las ,Hrdenan$as de
%evilla., cuya importancia fue bastante grande
debido al comercio que esa ciudad mantenía con las
colonias de ultramar.
Como las ordenan$as de la ciudad de Ailbao, a
pesar de las adiciones hechas en 1553, no parecían
plasmar las aspiraciones normativas de los
comerciantes, fue necesario dictar unas nuevas, lo
que se acordó en una @unta Deneral de Comerciantes
celebrada en Ailbao en el a&o 1KN3. #evisadas
nuevamente, estas ordenan$as fueron, finalmente,
confirmadas por el #ey *elipe ? el N de Diciembre
del a&o 1K<K, y constituyeron el cuerpo legal
conocido con el nombre de ,+uevas Hrdenan$as de
Ailbao.. /stas ordenan$as tuvieron al principio una
importancia meramente local, pero en algunos de sus
capítulos regulan todas las instituciones generales
del comercio terrestre y marítimo, llenando cuanto
vacío se notaba en materia de letras de cambio,
comisión, sociedades, contabilidad y quiebras, a
los libros que han de tener los mercaderes y a las
formalidades con las que deben ser llevados, y las
que tienen relación con las compa&ías de comercio,
13
sus clases y la forma como deben celebrarse los
contratos destinados a formarlas. )uchas de sus
disposiciones, deben considerarse como las primeras
de su índole en el Derecho )ercantil de /spa&a.
-as ,Hrdenan$as de Ailbao., por otra parte,
constituyen el primer cuerpo legal espa&ol que
comprende tanto el Derecho )arítimo como el Derecho
>errestre.
-a @urisprudencia las hi$o considerable y
famosas al poco tiempo, superando en autoridad a
toda otra colección de leyes confeccionada en
/spa&a, y despu!s se aplicaron en las colonias
espa&olas de m!rica, en donde rigieron sin
excepción hasta mediados del siglo pasado, incluso
despu!s de la independencia, hasta la fecha en que
las rep9blicas hispanoamericanas, ya
independientes, dictaron sus Códigos nacionales de
Comercio, lo que vino a ocurrir con mucha
posterioridad.
/n Chile, como sabemos, rigieron las leyes
espa&olas sobre lo mercantil por aproximadamente
cincuenta a&os, contados desde que la #ep9blica se
hi$o verdaderamente independiente.
V! REVOLUCIÓN 1RANCESA."
Aa'o la influencia de las ideas de los hombres
de 1K42, y en particular ba'o las ideas de -ocJe,
)ontesquieu y #osseau, se produ'o un movimiento
'urídico que iba a terminar con el !nfasis que este
Derecho Comercial de la /dad )edia nacido de los usos
y costumbres de los comerciantes poseía en su
carácter profesional y sub'etivo. -as ideas del a&o
1K42, no podían permitir que existiera un Derecho
especial para una clase de personas dentro de una
sociedad, sino que, por el contrario, debería
existir un Derecho 9nico aplicable por igual a todas
14
las personas, fuera cual fuere su clase, actividad o
gremio al cual pudieren llegar a pertenecer.
/n el ámbito del Derecho Comercial, surgen las
ideas de que el Derecho Comercial debe de'ar de ser
el Derecho de los comerciantes, para pasar a ser el
Derecho de la actividad mercantil, y de esta manera,
el Derecho Comercial debía pasar a ser el Derecho de
los actos de comercio, con la destrucción que ello
lleva del concepto sustantivo de lo que es la
actividad comercial y el Derecho Comercial, para a
trav!s de un concepto exclusivamente formal, privar
de una unidad conceptual sustancial al Derecho
Comercial y a la actividad mercantil, y tratar de
privar a la actividad mercantil y a las normas que
la regulan de un carácter profesional a trav!s de un
proceso artificial, que no ha sido capa$ de
contrarrestar la realidad consistente en que el
comercio si tiene un carácter eminentemente
profesional. -os hombres citados fracasaron en este
intento, pues el Derecho Comercial mantiene un
carácter marcadamente profesional.
/stas ideas del a&o 1K42, son llevadas a la
práctica por el Código de Comercio franc!s dictado
en el a&o 146K, conocido a lo largo de todo el mundo
como Código de +apoleón, y que posteriormente fuera
adoptado como modelo en gran parte de los países
occidentales, como ser gran parte de los países
latinoamericanos, incluyendo nuestro país, /spa&a e
inicialmente 8talia.
partir del Código de +apoleón del a&o 146K, se
inicia todo un proceso de codificación del Derecho
)ercantil, que influye de una manera decisiva en la
t!cnica legislativa y de creación de las normas
mercantiles, que a partir de entonces van a tratar
de ser vanamente sometidas y explicadas por las
normas del Derecho Civil, al cual se somete o
subordina la explicación y aplicación de normas
'urídicas mercantiles, por determinación de las
15
fuentes formales del Derecho )ercantil desde un
punto de vista 'erárquico.
VI! REVOLUCION INDUSTRIAL ! SI-LO 2I2."
/n el siglo B8B, nos encontramos con la
#evolución 8ndustrial, y, consecuencialmente, con el
desarrollo de una serie de t!cnicas y formas nuevas
de producción de bienes y servicios desconocidas
hasta la !poca, y exentas de una adecuada regulación
en el Derecho tradicional. +ace la industria
manufacturera o fabril en masa, la cual pasa a ser
regulada por el Derecho )ercantil, y, de esta manera,
el Derecho Comercial se apodera de la regulación
normativa de todas estas nuevas formas de
producción, pasando a ser el Derecho Comercial, el
Derecho de los comerciantes en su actividad
profesional, para posteriormente ser el Derecho del
acto de comercio, y transformarse en el Derecho de
los negocios, el Derecho de la actividad económica,
el Derecho del cambio, del lucro y de la
intermediación.
VII! SI-LO 22."
+o parece ser apropiado intentar escribir una
historia de la evolución de la economía y del
Derecho )ercantil en el siglo BB, en estas líneas.
%in embargo, no se puede permanecer a'eno al hecho
de que los grandes cambios tecnológicos que han
tenido lugar en este siglo, en materia de
comunicaciones, información, computación, han
influido decisivamente en la creación de formas de
producción nuevas y en la creación de normas
'urídicas novedosas y en un mayor intercambio entre
diversos sistemas contribuyendo a la uniformidad.
Por otra parte, cabe igualmente destacar en esta
!poca el proceso de generali$ación que ha
experimentado el Derecho Comercial, al tratar de
definir el ámbito de sus materias y su 'ustificación
16
actual como rama autónoma del Derecho.
17