You are on page 1of 4

«LA DIGNIDAD»

Las personas dignas son.....respetuosas consigo mismas y con los demás, son tolerantes,
crecen en sus fortalezas y superan sus debilidades. Son francas y honestas con sus
sentimientos. No temen expresar sus sentimientos ni marcar sus límites.
La dignidad más que un valor es una condición; una actitud hacia uno mismo y hacía los
demás.
Sí, valores como el respeto, la tolerancia, la justicia, la libertad, la solidaridad, se aplican a
la vida de una personas en todas sus acciones, el resultado será un individuo digno.
Quien tiene dignidad, se conoce a sí mismo, sus necesidades, sus capacidades, sus
defectos y sentimientos.
Así, es capaz de identificar lo que no puede cambiar y trabajar duro en lo que sí puede
hacer el cambio.
La persona digna se valora a sí misma, y se siente bien con su manera de ser y de
pensar.
La dignidad y la autoestima siempre van de la mano.
DIGNIDAD LABORAL
Dignidad laboral equivale a tener un buen trabajo, que esté bien remunerado, con los
correspondientes aportes al sindicato y con cobertura de obra social. Que cumplan con el
horario que establece la Ley de Contrato de Trabajo, y si te hacen trabajar más horas que
te las abonen como extras, que tengas tu descanso hebdomadario o equivalente (no
trabajar sábados por la tarde y domingo). Que si es insalubre trabajes menos horas, y así
te podría seguir enumerando cosas, pero para redondear dignidad laboral es que nadie te
regale nada. Que lo que logres es porque te lo has ganado.
PRINCIPIOS DEL DERECHO DEL TRABAJO.
Los principios del Derecho del Trabajo son aquellas ideas fundamentales o líneas
directrices, propias o exclusivas de esta rama del derecho, que informan e inspiran directa
o indirectamente las normas laborales.
1.- Principios propios o particulares del Derecho del Trabajo.
-Principio protector: Este principio es el criterio fundamental que orienta el Derecho del
Trabajo, ya que esta rama del derecho en lugar de inspirarse en un propósito de igualdad,
responde al objetivo de establecer un amparo preferente a una de las partes: el
trabajador.
-Principio de continuidad de la relación: Este principio, reconocido a favor del trabajador
persigue que las relaciones laborales sean estables. Esto porque se ha concebido al
contrato de trabajo como una relación jurídica indefinida, estable y de jornada completa,
de tal manera que asegure la continuidad de la permanencia del trabajador en la
empresa, protegiéndola de rupturas e interrupciones y limitando las facultades del
empleador de ponerle término.
-Principio de primacía de la realidad: Este principio significa que en caso de discordancia
entre lo que ocurre en la práctica y lo que surge de los documentos o acuerdos, debe
darse preferencia a lo primero, es decir, a lo que sucede en el terreno de los hechos.
Como consecuencia de lo anterior, "la mayoría de las normas que constituyen el Derecho
del Trabajo se refieren más que al contrato, considerado como negocio jurídico y a su
estipulación, a la ejecución que se da al mismo por medio de la prestación del trabajo."
-Principio de Razonabilidad: Es un principio bastante general (para algunos no es propio
del Derecho del Trabajo, Ej. Gamonal) que establece la idea de lo razonable como criterio
interpretativo de aquellas situaciones en que producto de errores, confusiones, de
simulación o de fraude es necesario establecer el verdadero alcance de las cláusulas o de
las situaciones jurídicas, para no generar arbitrariedades o injusticias que no resulten
razonables. Es decir, a través de este principio es posible medir la verosimilitud de una
determinada explicación o solución.
-Principio de irrenunciabilidad de los derechos laborales: Este importante principio supone
la imposibilidad jurídica de privarse voluntariamente de una o más ventajas concedidas
por el Derecho del Trabajo en beneficio propio. El ordenamiento jurídico laboral se aleja
nuevamente de los criterios civilistas, que recogen los principios contrarios, de la
renunciabilidad de los derechos y de la autonomía de la voluntad.
-Principio de Libertad Sindical: Este es un principio referido a la génesis, aplicación e
interpretación del Derecho Colectivo del Trabajo. El profesor uruguayo Américo Plá define
este principio indicando que es el conjunto de derechos que tienen los trabajadores y sus
organizaciones para organizarse sindicalmente y para desarrollar actividades sindicales,
entre ellas, la negociación colectiva y la huelga.
2.- Principios generales con gran relevancia en materia laboral.
-Principio de igualdad de trato: El principio de igualdad ante la ley puede formularse como
"el sometimiento de todas las personas a un mismo estatuto jurídico fundamental para el
ejercicio de su derechos y para el cumplimiento de sus deberes."
-Principio de no discriminación: El principio de no discriminación está estrechamente
vinculado al principio de igualdad, toda vez que él asegura la plena vigencia del principio
de la igualdad al excluir o prohibir toda diferenciación, preferencia o exclusión que se
fundamente en criterios objetivos y razonables.
-Principio de la buena fe: En su concepción objetiva, el principio de la buena fe "conlleva
un modelo de conducta social que la ley exige a las personas conforme a un imperativo
ético dado, dentro del marco de la relación contractual." Dicho de otra forma, a través de
este principio general se "impone un modelo o arquetipo de conducta social basado en la
rectitud y honradez.





ARTICULOS DE LA CONSTITUCION
Artículo 22°. El trabajo es un deber y un derecho. Es base del bienestar social y un
medio de realización de la persona.
Artículo 23°. El trabajo, en sus diversas modalidades, es objeto de atención prioritaria
del Estado, el cual protege especialmente a la madre, al menor de edad y al impedido que
trabajan.
El Estado promueve condiciones para el progreso social y económico, en especial
mediante políticas de fomento del empleo productivo y de educación para el trabajo.
Ninguna relación laboral puede limitar el ejercicio de los derechos constitucionales, ni
desconocer o rebajar la dignidad del trabajador.
Nadie está obligado a prestar trabajo sin retribución o sin su libre consentimiento.

Artículo 24°. El trabajador tiene derecho a una remuneración equitativa y suficiente, que
procure, para él y su familia, el bienestar material y espiritual.
El pago de la remuneración y de los beneficios sociales del trabajador tiene prioridad
sobre cualquiera otra obligación del empleador.
Las remuneraciones mínimas se regulan por el Estado con participación de las
organizaciones representativas de los trabajadores y de los empleadores.

Artículo 25°. La jornada ordinaria de trabajo es de ocho horas diarias o cuarenta y ocho
horas semanales, como máximo. En caso de jornadas acumulativas o atípicas, el
promedio de horas trabajadas en el período correspondiente no puede superar dicho
máximo.
Los trabajadores tienen derecho a descanso semanal y anual remunerados. Su disfrute y
su compensación se regulan por ley o por convenio.

Artículo 26°. En la relación laboral se respetan los siguientes principios:
1. Igualdad de oportunidades sin discriminación.
2. Carácter irrenunciable de los derechos reconocidos por la Constitución y la ley.
3. Interpretación favorable al trabajador en caso de duda insalvable sobre el sentido
de una norma.

Artículo 27°. La ley otorga al trabajador adecuada protección contra el despido arbitrario.

Artículo 28°. El Estado reconoce los derechos de sindicación, negociación colectiva y
huelga. Cautela su ejercicio democrático:
1. Garantiza la libertad sindical.
2. Fomenta la negociación colectiva y promueve formas de solución pacífica de los
conflictos laborales.
La convención colectiva tiene fuerza vinculante en el ámbito de lo concertado.
3. Regula el derecho de huelga para que se ejerza en armonía con el interés
social. Señala sus excepciones y limitaciones.
Artículo 29°. El Estado reconoce el derecho de los trabajadores a participar en las
utilidades de la empresa y promueve otras formas de participación.