You are on page 1of 10

UNIVERSIDAD SAN CARLOS DE GUATEMALA

CENTRO UNIVERSITARIO DE OCCIDENTE
DIVISIÓN DE HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES
CARRERA DE PSICOLOGÍA
SÉPTIMO SEMESTRE
SALUD Y ENFERMEDAD MENTAL II
LIC. ENRIQUE AGUILAR








“PARAFILIAS”








KEVIN ISAÍ MARTÍNEZ MARTÍNEZ
201130930




QUETZALTENANGO 3 DE MARZO DE 2014
INTRODUCCIÓN

Los trastornos sexuales y de identidad sexual, se clasifican en: disfunciones sexuales, parafilias y trastornos de
la identidad sexual, las cuales se caracterizan por una alteración del deseo sexual, por cambios psicofisiológicos
en el proceso de la respuesta sexual y por la provocación de malestar y problemas interpersonales.
Las parafilias se caracterizan principalmente por la aparición de impulsos recurrentes e intensos, fantasías o
conductas que implican, actividades, objetos o situaciones poco habituales en las relaciones sexuales.
Las parafilias pertenecen a las psicopatías, las cuales tienen su origen en la niñez, específicamente a partir de
los 0 a los 5 años. En esta condición una parafilia, como cualquier psicopatía, es el resultado de estímulos
negativos que alteran el desarrollo del niño en su parte afectiva, aunado esto a su sistema de valores y
principios sociales, sociales, religiosos y éticos. Esta alteración repercute considerablemente en la vida cotidiana
y en las relaciones interpersonales.
Las psicopatías radican su etiología preferentemente en el carácter funcional, ya que se altera la interpretación
de la realidad, en dónde el sujeto, percibe mal la relación o situación sexual. Dicha percepción fue aprendida,
como ya lo hemos mencionado, durante su niñez.
Habiendo mencionado lo anterior se expondrá a continuación, más detalladamente, el trastorno parafílico,
indicando los criterios diagnósticos que lo limitan, los síntomas que lo representan y así mismo los diferentes
tipos de parafilias existentes.
PARAFILIAS



DEFINICIÓN


Se caracterizan por impulsos sexuales y recurrentes, así como también fantasías o conductas que
implican objetos, actividades o situaciones poco habituales.
 Las parafilias incluyen: Exhibicionismo, fetichismo, frotteurismo, la pedofilia, el masoquismo
sexual, sadismo sexual, fetichismo transvestista, voyeurismo y la parafilia no especificada
 .





CRITERIOS
DIAGNÓSTICOS




A. La característica principal es la presencia de intensas y repetidas fantasías sexuales de carácter
excitatorio, de impulsos o de comportamientos sexuales que por lo general implican:

 Objetos no humanos
 Sufrimiento o la humillación de uno mismo o de la pareja,
 Niños u otras personas que no consienten, y que se presentan durante un período de al
menos 6 meses

B. El comportamiento parafílico provoca malestar clínico significativo o deterioro social, laboral y/o de
otras áreas importantes de la actividad del individuo.




SÍNTOMAS Y
TRASTORNOS
ASOCIADOS





 Las personas que padecen este trastorno, si no tienen una pareja la cual consienta en sus
fantasías y deseos parafílicos suelen contratar prostitutas o inclusive obligar a sus víctimas a
actuar en contra de su voluntad.
 Las personas que padecen este trastorno de preferencia escogen como profesión, hobby u
ofrecerse como voluntarios para trabajar en oficios que les permiten estar en contacto con el
estímulo deseado.
 Algunas personas indican que este trastorno, no les ocasiona ningún tipo de malestar y que el
único problema es el conflicto social.
 Muchas personas manifiestan sentimientos de culpa, vergüenza y depresión por el hecho de
efectuar actividades sexuales inusuales, que no son aceptadas socialmente o que ellos
mismos consideran inmorales.
 Pueden presentarse alteraciones de la personalidad y éstas pueden ser lo suficientemente
graves como para que se efectúe el diagnóstico de trastorno de la personalidad.
 Pueden aparecer síntomas de depresión, lo cual puede provocar un aumento de la frecuencia
e intensidad del comportamiento parafílico.
 La conducta parafílica, representa relaciones sexuales, y la práctica de ésta sin protección
puede ocasionar enfermedades venéreas.


SÍNTOMAS
DEPENDIENTES
DE LA
CULTURA, LA
EDAD Y EL
SEXO



De manera general todas las parafilias prácticamente no se diagnostican nunca en las mujeres,
aunque se han descrito algunos casos. A excepción del masoquismo sexual, en el que la relación
según el sexo es de 20 varones por 1 mujer,




PREVALENCIA

 Las alteraciones que se observan más habitualmente en los centros especializados en el
diagnóstico de parafilias son la pedofilia, el voyeurismo, y el exhibicionismo. El masoquismo y
el sadismo sexual se observan con mucha menos frecuencia.
 Aproximadamente la mitad de los individuos que presentan parafilias están casados.



CURSO


 Las parafilias suelen iniciarse en la infancia o adolescencia, pero su desarrolle se define mejor
durante la adolescencia y principios de la edad adulta.

 Tanto las fantasías como los comportamientos de éstas, disminuyen a menudo con el paso de
los años. Sin embargo, los comportamientos pueden incrementarse en respuesta a estímulos
psicosociales estresantes, en relación con otros trastornos mentales o con la oportunidad
de poder practicar la parafilia.

TIPOS DE PARAFILIAS

 EXHIBICIONISMO

Consiste en la exposición de los propios genitales a una persona. En algunas ocasiones el sujeto se masturba durante
la exposición. Para diagnosticar esta conducta, el sujeto debe presentar al menos durante 6 meses, éstas fantasías
sexuales de forma recurrente. Así mismo como cualquier parafilia, presenta deterioro clínico o social, laboral o de otras
áreas importantes de la vida del sujeto.

 FETICHISMO

Consiste en el uso de objetos inanimados, para lograr la excitación. Por ejemplo: los sostenes, la ropa interior femenina,
las medias, los zapatos, las botas o cualquier otra prenda de vestir. El sujeto con fetichismo se masturba
frecuentemente mientras sostiene, acaricia o huele el objeto fetiche, o bien le puede pedir a su compañero sexual que se
lo ponga durante las relaciones. Por lo general, el fetiche es necesario e intensamente preferido para la excitación
sexual, y en su ausencia pueden producirse trastornos de la erección en el varón. Para diagnosticar esta conducta, debe
presentar durante 6 meses. Así también debe presentar deterioro clínico o social, laboral o de otras áreas importantes de
la vida del sujeto.

 FROTTEURISMO

Implica el contacto y el roce con una persona en contra de su voluntad. Generalmente esta conducta se produce en
lugares en donde hay mucha gente, ya que resulta más difícil escapar de la atención. Al realizar el contacto o roce, el
sujeto fantasea en que está viviendo una verdadera experiencia sexual con la víctima. Para diagnosticar esta conducta,
debe presentar durante 6 meses. Así también debe presentar deterioro clínico o social, laboral o de otras áreas
importantes de la vida del sujeto.





 MASOQUISMO SEXUAL

Se define como las fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que
implican el hecho, real, de ser humillado, pegado, atado o cualquier otra forma de sufrimiento. Los actos que se suelen
realizar con una pareja suponen restricción de movimientos (sumisión física), vendajes en los ojos (sumisión sensorial),
apaleamiento, paliza, latigazos, golpes, descargas eléctricas, cortes, pinchazos y perforaciones (infibulación), y
humillaciones (p. ej., ser orinado o defecado encima, ser forzado a arrastrarse y ladrar como un perro o ser sometido a
insultos verbales). Este trastorno debe presentarse durante 6 meses. Así también debe presentar deterioro clínico o
social, laboral o de otras áreas importantes de la vida del sujeto, para diagnosticarlo.

 PEDOFILIA

Consiste en la práctica de actividades sexuales con niños pre-adolescentes, por lo general de 13 años o menos. El
sujeto que padece este trastorno debe tener 16 años o más, y 5 años más grande que el niño. La gente que presenta
pedofilia declara sentirse atraída por los niños dentro de un margen de edad particular. Algunos individuos prefieren
niños; otros, niñas, y otros, los dos sexos. Las personas que se sienten atraídas por las niñas generalmente las prefieren
entre los 8 y los 10 años. Esta conducta, debe presentarse durante 6 meses. Así también debe presentar deterioro
clínico o social, laboral o de otras áreas importantes de la vida del sujeto, para diagnosticarlo.

 SADISMO SEXUAL

Implica actos, en los que el sufrimiento físico o psicológico, incluyendo la humillación, de la víctima que padece el
trastorno es sexualmente excitante. Algunas personas que padecen este trastorno experimentan solamente fantasías
sexuales las cuales evocan durante sus actos sexuales pero sin llevarlas a cabo. Otras personas satisfacen sus
fantasías sexuales con una persona que consiente, que particularmente son masoquistas sexuales. Este
comportamiento, debe presentarse durante 6 meses. Así también debe presentar deterioro clínico o social, laboral o de
otras áreas importantes de la vida del sujeto, para diagnosticarlo.




 FETICHISMO TRANSVESTISTA

La característica esencial del fetichismo transvestista consiste en vestirse con ropas del otro sexo. Por
lo general, el individuo guarda una colección de ropa femenina que utiliza intermitentemente para
transvestirse; cuando lo hace, habitualmente se masturba y se imagina que es al mismo tiempo el
sujeto masculino y el objeto femenino de su fantasía sexual. Este trastorno ha sido descrito sólo en
varones heterosexuales. Para diagnosticar este trastorno, debe presentar durante 6 meses. Así
también debe presentar deterioro clínico o social, laboral o de otras áreas importantes de la vida del
sujeto.

 VOUYERISMO

Implica el hecho de observar ocultamente a personas, por lo general desconocidas, cuando están
desnudas, desnudándose o en plena actividad sexual. El acto de mirar se efectúa con el propósito de
obtener una excitación sexual y por lo general no se busca ningún tipo de relación sexual con la
persona observada. Para diagnosticar este trastorno, debe presentar durante 6 meses. Así también
debe presentar deterioro clínico o social, laboral o de otras áreas importantes de la vida del sujeto.









ANÁLISIS

La sociedad actual se encuentra inmersa en una decadencia de valores morales, en la cual todas las personas
se encuentran intensamente alienadas a vivir un estado de completo desequilibrio, mayormente psicológico. El
post-modernismo y el hedonismo han calado profundamente en la moral social, ya que se fomenta la búsqueda
final como proyecto existencial del placer, éste como mecanismo para evitar la ansiedad. En la búsqueda de ese
placer se han rebasado los límites humanos en todo aspecto, y en este caso, en la búsqueda del placer sexual.

Las parafilias se caracterizan por la necesidad de tener que experimentar situaciones fuera de lo normal, para
poder llegar a la satisfacción sexual. Es importante mencionar, que así como en la mayoría de trastornos
mentales, las parafilias tienen su origen en la infancia. Es lamentable, que en la infancia se puedan
experimentar sucesos desagradables que sirvan como condicionantes para la aparición posteriormente de tales
conductas aberrantes.

Un aspecto importante a analizar, es respecto a que en la búsqueda del sujeto a satisfacer sus fantasías
sexuales, utilice a personas que no consienten, ya que muchas veces son personas que padecen de alguna
enfermedad médica o trastorno del desarrollo.

Las parafilias suelen ser trastornos de los cuales muchas veces no se hacen evidentes ante las demás
personas, y esta conducta suele pasar desapercibida durante mucho tiempo, y es más durante toda la vida, es
por ello que la prevalencia en centros médicos y/o de atención psicológica es poco común, ya que por lo regular
no se presentan sujetos con estas conductas; lo cual no significa que estos trastornos sean poco comunes, sino
que su manifestación no se hace evidente ante las demás personas. Pero cuando una persona padece de una
parafilia, y su conducta sobrepasa su intimidad, casi siempre el resultado es una complicación en el ámbito
legal, ya sea por una conducta exhibicionista que requiera una medida de castigo leve, hasta un caso de
sadismo sexual, que represente el dañar físicamente a una persona, y pueda provocarle serios daños o
inclusive hasta la muerte.

Otra característica que resulta interesante, es el hecho de que el trastorno parafílico se diagnostica casi por
uniformidad, solamente en hombres. Esto puede ser debido a que la cultura en la cual se ha formado la especie
humana, ha sido de carácter machista, y se acostumbra a que la mujer debe estar sumisa al hombre. O también
puede deberse a que el hombre por naturalidad, es más propenso a querer satisfacer sus necesidades sexuales
a cualquier forma. En este caso de una manera aberrante.






















BIBLIOGRAFÍA

 MASSON, S.A. (1995), DSM IV