You are on page 1of 7

Peque!

o cuento
para una peque!a


Y esta es una peque!a historia de una peque!a ni!a
que viv"a en una peque!a ciudad,
cuyas peque!as casas iban y ven"an,
peque!as,
asemej #ndose a peque!as carpas de muchos col ores peque!os
de gran cal idad.





Peque!as paredes, ventanas peque!as,
peque!os tensores
y una peque!a fil a de peque!"simos zapatos
a veces un perro, a veces dos gatos,
y todos el l os peque!os. . .



Con vecinos peque!os de peque!os pa!uel os,
peque!"simamente enrol l ados
en sus peque!os cuel l os.

Con peque!os temores, de peque!as sonrisas,
con peque!os probl emas y un gran coraz$n. . .

Ll enos de anhel os, con mucha il usi$n.

Peque!os.
% Perfectamente peque!os!




Y l a peque!a ni!a, durante sus peque!os tiempos,
peque!eaba y peque!eaba por aqu" y por ac#.
Peque!eaba con su peque!o pito
peque-reperepe-pepe, peque-repere-pep#.

- Ven, mi peque!o, -peque!amente dec"a-.
Y al poco rato ven"a un peque!o y otros m#s.

Peque!os.
% Perfectamente peque!os!



En peque!as cocinas, con peque!os utensil ios,
cucharil l as y cuchil l os,
preparaban sus peque!os al imentos.

Juegos peque!os, peque!as danzas
al g&n romance, otras andanzas,
al argaban peque!as razones para estar contentos.

Peque!os.
% Perfectamente peque!os!


Y en l as peque!as noches, cuando l a peque!a l una,
como toda una pl ata, peque!amente se el eva
y l a sel va il umina y tambi'n l a pradera. . .

La peque!a ni!a duerme peque!os sue!os de seda,
pedacitos de risa, peque!inas l etras de tel a.

Duerme, duerme peque!a,
% perfectamente peque!a! . . .
. . . que pronto,
peque!amente pronto,
% ser# l o que Dios quiera!