You are on page 1of 4

LA EDUCACION EN LATINOAMERICA Y EL

CARIBE

El contenido de este recurso fue extraído de la siguiente fuente:
Moquete De la Rosa, Jacobo. (2010). Introducción a la Educación, duodécima
edición. Santo Domingo, D. N., Rep. Dom.: Amigo del Hogar

El movimiento independentista latinoamericano en los inicios del siglo xx, al
perfilar las culturas nacionales, definía sus características pedagógicas y
educativas. Simón Rodríguez, José Núñez De Cáceres, Andrés Bello, Juan Pablo
Duarte, Eugenio María de Hostos, Domingo Faustino Sarmiento, José Martí, con
sus respectivas diferencias ideológicas, son ejemplos de unidad de las luchas
nacionalistas y liberadoras con la educativa.
Hasta el siglo XIX los países europeos, en especial España, Portugal, Inglaterra,
Francia y Holanda, ejercieron un dominio, y aún ejercen hegemonía política en
diversos niveles, compartiéndolos con los EEUU de América hoy día, el país
determinante por sobre todo los demás.
En todo este proceso cuba es la excepción en Latino -América.
Siendo la política educativa una expresión concreta y práctica de la Filosofía
Educativa, el momento educativo de esta zona de América se caracteriza en gran
medida por los constante y múltiples proyectos de reformas educativas con
diversas magnitudes y resultados en respuestas a la constante demandas de
servicios educativos de buena calidad, asequible a todos. Sin embargo la
respuesta cae dentro de la gran crisis en que vive el sistema social en que los
países están inmersos. De ahí que cada cambio de gobierno determina cambios
en la Política Educativa que con frecuencia dejan sin efecto las reformas
emprendidas por los anteriores. Sin embargo el empresariado requiere de una
educación de calidad en el plano social propio, como también adecuada formación
escolar para sus trabajadores en función del rendimiento de éstos en la empresa,
incluido el manejo de los recursos tecnológicos; por otro lado el trabajador
necesita su formación y la de sus hijos en las búsqueda de cambios socio
económicos que le permita vivir mejor.
En resumen el interés por una mejor educación envuelve a empresarios,
maestros, alumnos y familias llegando a perfilarse como objetivo común la reforma
educativa en diversos países, algunos de los cuales han concertado y elaborado
planes decenales sugeridos por organismos internacionales que favorecen el
desarrollo educativo, con metas a corto, mediano y largo plazo; entre ellas el
analfabetismo, cubrir la educación básica a todos. A todo éstos hay que agregar
que el sistema educativo se corresponde siempre con el sistema social general.
En el ámbito educativo de los países Latinoamericanos y Caribeños, a excepción
de Cuba, se observan situaciones análogas en la mayoría de los renglones:
tendencia de los sectores de poder a la privatización de las escuelas públicas para
convertirla en empresa vendedora de servicio educativo; sometimiento de los
educadores al pluriempleo, obligándoseles mediante la insuficiencia del salario
básico a realizar en un día las más disímiles tareas para completar , mediante la
duplicación o la triplicación del horario de trabajo, un monto salarial que aun así
resulta limitado en muchos casos, cayendo el maestro en paradójica relación entre
el sobre empleo y el subsuelo, con la agravante de que no dispone de tiempo ni de
medios suficientes para la mejor preparación de sus trabajos.
La confusión política mundial, después del resquebrajamiento del campo
socialista, ocasiona una situación problemática cuando pone en entredicho la
filosofía del materialismo histórico y dialéctico y en consecuencia tiende a
desconocer sus bases teóricas y las obras resultantes de éstas, que deben
apreciarse en el orden cuantitativo en miles de toneladas de papel y de tinta, años
enteros de esfuerzo intelectual, que sumados resultarían siglos, y más importante
para la humanidad, ya en el orden cualitativo: claras convicciones ideológicas y
múltiples conocimientos de la realidad que sostienen la necesidad y la posibilidad
de que el hombre se libere de la injusticia en todas partes del mundo y emprenda
una vida más adecuada a la condición de humano.
El euro centrismo y el USA-centrismo que afectan a gran parte de la pedagogía
en nuestro continente tienen, como se sabe, sus bases históricas bien definidas;
pues aún después de las independencias, con su prolongada hegemonía político-
económica, han mantenido el dominio cultural en diversos niveles y formas en
nuestros países.
De lo contrario se podría encontrar que un maestro con una concepción
pedagógica adecuada a la pedagogía que se requiere, choque en un ejercicio
profesional con la realidad de contenidos o materiales históricamente atrasadas
que tiendan por presiones del medio, a inutilizar la acción pedagógica forzándolo a
ejercerla en defensa de un contenido curricular que le sea hostil.
El contexto histórico- geográfico ha de ser analizado en interés de establecer la
relación de la pedagogía latinoamericana y caribeña con la general y dentro de
ésta la “occidental” y la de América como todo un Continente.
Un tratado o teoría educativa o de pedagogía general latinoamericana y caribeña,
deberá tener como aspecto central precisamente la realidad pedagógica y
educativa de esta área geográfica. Más la comprensión de muchos aspectos de
esa realidad, sólo será posible en la medida en que se explique los antecedentes y
las circunstancias que proviene de otros lugares y épocas. Por tanto, esa
pedagogía deberá consignar en su temática aquellos hechos e influencias que
habiendo partido de la antigüedad en países como China, la India, Grecia, el
Imperio Romano y otros más, constituyen hoy día junto a las influencias
posteriores de las edades Media, Moderna y Contemporánea en las diversas
sociedades, las bases de importantes aspectos de la pedagogía actual, cuya
comprensión se facilita con la historia.
Guarda gran interés en estos asuntos la historia de la educación y de la pedagogía
en nuestro continente, especialmente Latinoamérica y el Caribe, debiéndose tener
muy en cuenta la subestimada historia de la educación de la zona desde el
período precolombino hasta hoy, fundamental para explicar lo que somos y
nuestras potencialidades.
Los factores filosóficos, psicológicos, antropológicos, sociológicos que junto a los
científico-naturales y tecnología general en su formación y desarrollo a lo largo de
la historia de la humanidad, deben ser tenidos en cuenta para que consten, en la
medida de lo necesario y posible, en la pedagogía latinoamericana y caribeña.
Los momentos de la pedagogía que esta zona de América necesita y demanda
para su desarrollo, comprenderán un proceso similar de las demás ciencias, con
cambios que impone cada etapa del período histórico en que se desarrollen y
apliquen.
Las posibilidades y los niveles de conservación-radicalismo y la aplicación de una
pedagogía transformadora estarán condicionados por las situaciones
sociopolíticas generales de las que forma parte. Ella misma puede contribuir a los
cambios, al tiempo que éstos, en una relación de reciprocidad, facilitarán o no el
avance pedagógico.
Por sí sola, la educación es impotente para la promoción considerable de los
cambios sociales de la amplitud que requiere la sociedad hoy día en la
generalidad de nuestros países, para superar la situación de explotación,
dependencia, crímenes y corrupción; aunque sí puede y debe el sector educativo
consciente de tal necesidad, aportar mucho para que las conciencias despierten y
generen actitudes y aptitudes para el cambio social.
La pedagogía transformadora tendrá, pues, dos grandes momentos. En el
primero, el de punto de partida, ha de ser concebida y manejada por sectores
audaces, capaces de sustentar y practicar una teoría educativa dominada, en
lucha contra la dominante; una pedagogía de los oprimidos, como diría Paulo
Freire, contraria a los opresores.
El otro gran momento es el del dominio, cuando las clases sociales que hoy
requieren igualdad de oportunidades educativas tengan el poder político. Este
será el momento de libre y amplia teorización y aplicaciones pedagógicas
favorables al pueblo.
Por tanto existe la necesidad de que, como partes importantes de los sectores
mayoritarios, conquisten el poder socioeconómico para que dentro de esta
situación mejoren todos los servicios, dándoles sentido popular. Así, la educación
estará al servicio de todos por igual, según las capacidades, en el interés de
satisfacer todas las necesidades educativas del individuo y de la colectividad.