You are on page 1of 7

emergencias 2005;17:169-175

169
Original
Correspondencia: Mª Nieves Peláez Corres.
C/ Tamarindo, 8 – 2º A.
Getxo. Bizkaia.
E-mail: n.p@euskalnet.net
Fecha de recepción: 2-3-2004
Fecha de aceptación: 1-7-2005
RESUMEN
I
ntroducción: Hemos desarrollado el Método SHORT como triaje ini-
cial prehospitalario ante incidentes con múltiples víctimas (IMV) pa-
ra ser aplicado por personal no sanitario (bomberos, policía, etc.).
El objetivo inicial de este método ha sido simplificar y protocolizar la
labor inicial de rescate.
Objetivo: Validación del Método SHORT y estudio comparativo con las
escalas de gravedad más utilizadas en cuanto a discriminación de las
víctimas más graves.
Métodos: Se ha estudiado la eficacia de este método mediante la
puesta en práctica de simulacros de IMV y talleres prácticos sobre tria-
je, con un total de 214 casos clínicos. En el rescate ha participado
personal de extinción de incendios y salvamento y personal no sanita-
rio de la Red de Transporte Sanitario Urgente de la Comunidad Autó-
noma Vasca (CAV). Se ha analizado la adecuación como primer triaje
en IMV de las escalas de gravedad más utilizadas. Se han estudiado
los parámetros de éstas en el contexto de los cuadros clínicos de ma-
yor gravedad en IMV, y se han comparado, en cuanto a su capacidad
para estratificar la gravedad, con los parámetros del método SHORT.
Resultados: El método SHORT ha presentado una sensibilidad del
91,8% y una especificidad del 97%, en cuanto a la discriminación de
víctimas graves frente al resto de víctimas. El tiempo medio de triaje
por víctima ha sido de 18 segundos (rango: 19; desviación estándar:
0,25). En el estudio comparativo, el método SHORT resulta tan eficaz
como el resto de escalas analizadas.
Conclusiones: El método SHORT resulta eficaz y rápido para discriminar
a las víctimas más graves. Es posible reflejar la gravedad de la víctima
con los parámetros expresados en este método, hecho que se constata
con los índices de eficacia como sensibilidad y especificidad. Debido a
su sencillez de realización, resulta más adecuado que el resto de esca-
las estudiadas para practicarlo por personal de rescate no sanitario.
ABSTRACT
The SHORT method. Initial extrahospitalary triage
when faced with multiple victims
B
ackground: We have developed the SHORT Method as an initial
pre-hospitalary triage procedure for multiple-victim incidents
(MVI) to be applied by non-sanitary personnel (firemen, police,
etc.). The initial aim of this method has been to simplify and protocolise
the initial rescue operations.
Aims: Validation of the SHORT method and comparative study to the
most frequently used severity scales in the discriminaton of the seve-
rest victims.
Methods: The effectiveness of this method has been assessed through
the implementation of MVI simulations and practical triage workshops,
with a total of 214 clinical cases. Participants in the rescue operations we-
re Fire Department and Rescue personnel and non-sanitary personnel of
the Urgent Ambulance Service of the Basque Autonomous Community.
The adequacy of the most frequently used severity scales as initial triage
in MVI has been assessed. The parameters of such scales have been
examined in the context of the most severe cases in MVI and compared
to those of the SHORT method in terms of their ability to stratify severity.
Results: The SHORT method has evidenced 91,8% sensitivity and
97% specificity in the discrimination of severe and less severe victims.
The mean triage time per victim was 18 seconds (range 19; SD 0,25).
In the comparative study, the SHORT method was as effective as the
remainder of the scales examined.
Conclusions: The SHORT method has been shown to be effective and
quick in the discrimination of the more severe victims. The parameters
expressed in this method allow characterisation of the victim’s severity,
as demonstrated by the sensitivity and specificity indices. Due to its
simplicity, it is more adequate than the other scales examined for appli-
cation by non-sanitary personnel.
Método SHORT. Primer triaje extrahospitalario ante
múltiples víctimas
M. N. Peláez Corres
1
, J. Alonso Giménez-Bretón
2
, F. J. Gil Martín
3
, A. Larrea Redín
1
, C. Buzón Gutiérrez
4
,
I. Castelo Tarrio
1
1
MÉDICO DE EMERGENCIAS OSAKIDETZA.
2
MÉDICO DE MEDICINA FAMILIAR Y COMUNITARIA.
2
MÉDICO DE URGENCIAS DEL HOSPITAL DE
CRUCES (BARACALDO).
3
MÉDICO RESIDENTE DE MEDICINA FAMILIAR Y COMUNITARIA.
4
RESPONSABLE DE ENFERMERÍA DE EMERGENCIAS
OSAKIDETZA.
Palabras clave: Triaje. Atención de emergencia prehospitalaria.
Desastre. Catástrofe. Trabajo de rescate.
Key Words: Triage. Pre-hospitalary emergency care. Disasters.
Catastrophes. Rescue operations.
emergencias 2005;17:169-175
170
INTRODUCCIÓN
Consideraciones generales sobre el triaje en IMV
El triaje consiste en la clasificación de víctimas de acuer-
do a su gravedad y pronóstico vital. Esta clasificación es la
que marcará el orden de asistencia y transporte de cada vícti-
ma. Ha de ser un proceso rápido, fácil de recordar, dinámico
y continuo, cuyo objetivo principal es el de salvar el mayor
número de vidas con los recursos disponibles
1,2
. El triaje debe
repetirse de una forma continuada en las víctimas que aún no
han sido evacuadas, ya que pueden evolucionar en su grave-
dad y, a su vez, debe repetirse en los diferentes puntos de la
cadena asistencial
2,3
. De una forma genérica se realizará en el
área de rescate, en el área de socorro y en el hospital.
Los criterios de un método de triaje nos orientan sobre los
pasos a seguir; no tienen que ser algo rígido
4
.
El personal encargado del triaje no debe abandonar a las
víctimas hasta que la última sea trasladada. Si ya se ha finali-
zado el traslado de todas las víctimas al puesto médico avan-
zado, el personal que ha realizado el primer triaje y el rescate
se pondrá a disposición de su inmediato superior para realizar
otros servicios (figura 1)
1,2,5,6
.
Identificación de la gravedad
La identificación de la gravedad puede hacerse con cintas
de colores, banderines, etc. En nuestro medio, la Comunidad
Autónoma Vasca (CAV), utilizamos cintas de colores para el
primer triaje. Cada color representa una prioridad en la asis-
tencia y evacuación de las víctimas
2,4-6
.
1. Rojo: primera prioridad para la asistencia y traslado.
Son muy graves, inestables hemodinámicamente y requieren
estabilización inmediata. Pueden sobrevivir si se tratan a
tiempo. Según el método SHORT son aquellas que respiran o
presentan signos de circulación, pero no hablan con normali-
dad o no obedecen órdenes sencillas. Permanecen entre las
víctimas que no pueden caminar.
2. Amarillo: segunda prioridad. Son víctimas de gravedad
moderada, estables hemodinámicamente y que pueden esperar
unas horas para ser atendidas. Según el método SHORT estas
personas hablan sin dificultad y obedecen órdenes sencillas,
pero no pueden caminar. Se contemplan en este apartado a
quienes no tienen afectación cerebral grave por traumatismo o
por hipoxia secundaria a hemorragia o intoxicación y a quie-
nes no tienen afectación respiratoria importante. En general se
trataría de traumatismos óseos de EEII o de columna y/o le-
siones medulares.
3. Verde: tercera prioridad. Son víctimas leves que pueden
caminar. Pueden esperar al menos seis horas aproximadamen-
te; su destino puede ser hospitalario o ambulatorio.
4. Negro: cuarta prioridad o sin prioridad. Estas víctimas
son fallecidas o con lesiones incompatibles con la vida. Según
el método SHORT son aquellos que no respiran y no mues-
tran signos de circulación.
¿Por qué un método más simplificado de triaje?
En la CAV, ante un Incidente con Múltiples Víctimas
(IMV), quien realiza el primer triaje es el personal no sanitario
responsable de la seguridad en la escena (bomberos, policía,
etc.). La dificultad que supone para el personal no sanitario la
priorización en la evacuación de las víctimas nos ha llevado a
simplificar el primer triaje con la creación del método SHORT.
Las letras del acrónimo SHORT son las iniciales de los
pasos a seguir: S (Sale caminando), H (Habla sin dificultad),
O (Obedece órdenes sencillas), R (Respira), T (Taponar he-
morragias) (figura 2).
Método SHORT
Este método consta de cuatro pasos, de los cuales uno, ta-
ponar hemorragias, ha de aplicarse simultáneamente con los
Figura 1. Cadena asistencial ante incidentes con múltiples víctimas.
Rojos
1ª priori-
Amarillos
2ª priori-
Verdes
3ª priori-
Negros
4ª priori-
Área del
incidente o zona
Primer triaje
Rojos
Amarillos
Verdes Negros
Puesto médico
avanzado
Segundo triaje Tercer triaje
Noria
de
rescate
Noria
de
evacuación
Hospitales
M. N. Peláez Corres, et al. MÉTODO SHORT. PRIMER TRIAJE EXTRAHOSPITALARIO ANTE MÚLTIPLES VÍCTIMAS
171
demás (figura 3). El primer paso supone el desalojo de la zo-
na por parte de todos los que pueden caminar.
La secuencia de actuación es como sigue:
1º. ¿La víctima puede caminar?
• Cuando el rescatador accede al lugar donde se encuen-
tran las víctimas debe ordenar en voz alta “que salgan cami-
nando todas las personas que puedan hacerlo”, enviándoles ha-
cia un lugar preacordado con la persona que ostente el mando
sanitario. A estas víctimas se les mantendrá en observación.
• A quien sale caminando se le clasificará con el color verde.
• A quien no camina no se le debe insistir en que lo haga,
y se valorará el paso siguiente.
2º. ¿Habla sin dificultad y obedece órdenes
sencillas?
• Si su habla es normal en cuanto a tono, fluidez, cohe-
rencia e inteligibilidad y también obedece órdenes sencillas,
se clasificará como “amarillo”.
• Si una de las dos premisas anteriores no es normal, si el
habla no es normal o no obedece órdenes sencillas, se pasará
a valorar si respira o si tiene signos de circulación.
Habla sin dificultad
• Se considera que el habla no es normal cuando es:
– Entrecortada (dificultad respiratoria)
– Débil o que precisa “despertar” a la víctima para con-
versar (pérdida inminente de consciencia)
– Ininteligible / Incoherente (afectación cerebral)
• Si la víctima no habla espontáneamente se le pedirá que
nos diga de forma seguida nombre, dos apellidos y fecha de
nacimiento, datos que nos aportan unas 10 a 12 palabras y
que sólo utilizaremos para valorar el habla (la anotación de
sus datos personales se realizará después, en el puesto médico
avanzado). Ante un shock emocional resulta más fácil decir
los datos personales que iniciar una conversación con frases
suficientemente prolongadas. Si dudamos sobre un habla débil
o entrecortada debemos pedirle a la víctima que hable con
fuerza para destacar su posible alteración en el habla.
• Si se realizan otras preguntas como “qué le pasa” y nos
emite respuestas de forma fluida no será necesario preguntar
sus datos personales.
• En este paso no se le realizarán preguntas cuya respues-
ta sea sólo un monosílabo (“sí” o “no”), ya que no nos apor-
tan información sobre el habla.
Obedece órdenes sencillas (nivel de consciencia)
• Se le formularán órdenes concretas, sencillas y claras,
como “mueve la pierna derecha, mueve el brazo izquierdo y/o
abre y cierra los ojos”.
• No se le preguntará, por ejemplo, si puede mover un brazo,
ya que nos puede responder con un “sí” a pesar de no ser capaz
de hacerlo. Debemos comprobar que obedece esas órdenes.
3º. ¿Respira? (¿Signos de circulación?)
7,8
:
• Realizaremos apertura de vía aérea y aplicaremos el mé-
todo tradicional de “Ver, oír, sentir” si es preciso.
• Si no se puede o no se sabe valorar si respira, compro-
baremos signos de circulación (movimientos de deglución o
cualquier movimiento).
Figura 2. Mnemotecnia del Método S.H.O.R.T.
S
H
O
R
T
Sale caminando
Habla sin dificultad
Obedece órdenes sencillas
Respira
Taponar hemorragias
Figura 3. Algoritmo del método SHORT.
S.H.O.R.T.
Triaje inicial para personal no sanitario ante Incidentes
con Múltiples Víctimas
¿Puede caminar?



No
las dos
verde
amarillo
rojo
negro
¿Habla sin dificultad
y Obedece órdenes
sencillas?
¿Respira?
(¿Signos de
circulación?)
Taponar hemorragias
• Si respira o presenta algún movimiento, la clasificaremos
con el color rojo. Si está inconsciente le pondremos en posi-
ción lateral de seguridad para que no aspire un posible vómito
o sangre y nos aseguraremos de la apertura de la vía aérea.
• Si no respira tras la apertura de la vía aérea, ni tampoco
presenta ningún movimiento, la clasificaremos con el color
negro; víctima fallecida o con mínima prioridad por lesiones
incompatibles con la vida.
4º. Taponar hemorragias:
• Se taponarán todas las hemorragias que parezcan impor-
tantes, pudiendo encontrarse éstas en víctimas clasificadas co-
mo verdes, amarillas o rojas.
• Reevaluaremos periódicamente la eficacia del tapona-
miento.
MÉTODO
La eficacia del método SHORT se ha validado mediante si-
mulacros de IMV (incendio y derrumbamiento de edificio y ac-
cidentes de tráfico) y prácticas de triaje en programas de docen-
cia, desde diciembre de 2000 hasta junio de 2003. El total de
casos clínicos expuestos ha sido de 214. Las víctimas han estado
representadas por personas figurantes, entrenadas según los pa-
rámetros del método SHORT. El triaje inicial y el rescate lo ha
realizado personal de extinción de incendios y salvamento y per-
sonal no sanitario de la Red de Transporte Sanitario Urgente de
la CAV, a quienes previamente se les ha impartido un tiempo de
formación teórica de una duración máxima de una hora. La
identificación de la gravedad se realizaba con cintas de colores.
Con este estudio, de diseño transversal, hemos valorado la
capacidad del método SHORT para discriminar a las víctimas
más graves y el tiempo invertido. Los índices analizados son
sensibilidad, especificidad, valor predictivo positivo y valor pre-
dictivo negativo. Los parámetros utilizados han sido tiempo de
triaje y número de víctimas clasificadas con cada color. Los re-
sultados en cuanto al color asignado a cada víctima se han con-
trastado con el color estimado, constituyendo éste el punto de
referencia.
La proporción de aciertos en la clasificación la hemos estu-
diado a través del Valor Global del método.
RESULTADOS
En la discriminación de “rojas” frente al resto de víctimas
clasificadas, la sensibilidad ha sido de 91,8%, la especificidad
de 97%, el valor predictivo positivo de 93%, el valor predicti-
vo negativo de 96,7% y el valor global de 95,7%.
En la discriminación de “rojas” frente a “amarillas”, la
sensibilidad ha sido de 91,8%, la especificidad de 91,3%, el
valor predictivo positivo de 93,3%, el valor predictivo negati-
vo de 89,3% y el valor global de 91,5%.
La proporción de aciertos (Valor Global) ha oscilado entre
91,5% y 98,5% (tabla I).
El tiempo medio de triaje por víctima ha sido de 18 se-
gundos (rango: 19; desviación estándar: 0,25).
DISCUSIÓN
El método SHORT no precisa de recuentos numéricos pa-
ra su cálculo, ni de control de constantes vitales; esto agiliza
el triaje y permite ahorrar tiempo para las víctimas que espe-
ran. Después, en el puesto médico avanzado se realizará un
segundo triaje más preciso y propio de personal sanitario, uti-
lizando tarjetas de triaje y adaptando la patología de cada víc-
emergencias 2005;17:169-175
172
TABLA 1. Eficacia del método SHORT en la
discriminación de víctimas
Casos estudiados (simulacros y prácticas de triaje)
Total víctimas: 214 (61 rojas, 44 amarillas, 100 verdes, 9 negras)
Discriminación de rojos frente al resto de clasificados
(Considerando todas las víctimas)
Rojos / Resto de víctimas
Sensibilidad 91,8%
Especificidad 97%
VPP 93%
VPN 96,7%
Valor global 95,7%
Discriminación de rojos frente a amarillos
(considerando sólo víctimas rojas y amarillas)
Rojos / Amarillos
Sensibilidad 91,8%
Especificidad 91,3%
VPP 93,3%
VPN 89,3%
Valor global 91,5%
Discriminación de rojos y amarillos frente al resto de
clasificados (Considerando todas las víctimas)
Rojos y amarillos /
Resto de víctimas
Sensibilidad 100%
Especificidad 97%
VPP 97%
VPN 100%
Valor global 98,5%
tima al hospital de destino, disminuyendo así el riesgo de in-
fratriaje o de supratriaje
1,2,4,9
.
Para un primer triaje, más importante que las cifras de sus
constantes vitales es la comprobación de que esa víctima no
tolera la situación clínica que padece. Las mismas constantes
pueden producir diferente tolerancia en dos víctimas; este he-
cho ya nos obliga a realizar una priorización en la asistencia
10
.
Lo importante es, entonces, comprobar la capacidad de esa
víctima para tolerar determinada situación clínica y su posibi-
lidad de esperar a que otras víctimas más graves puedan ser
atendidas antes. Sin arriesgar la vida de nadie, debemos saber
ahorrar tiempo y recursos
1,2
.
La discriminación rápida de las víctimas críticas es un ob-
jetivo difícil y de gran responsabilidad; no debe estar interfe-
rida por un exceso de datos o por una sistemática engorro-
sa
1,4,11
. Es poco realista y demasiado exigente pedir a las
personas responsables de la seguridad en la escena un adecua-
do triaje basado en signos clínicos como constantes vitales,
etc.; sin embargo, la escena puede permanecer insegura du-
rante demasiado tiempo y es deseable iniciar la evacuación de
las víctimas más graves. Consideramos necesario establecer
una protocolización acorde al nivel de formación sanitaria de
las personas que realizan el rescate
12
.
En el estudio comparativo del método SHORT con otras
escalas
13-15
no pretendemos medir la calidad de información
clínica que ofrece este método, sino la eficacia para discrimi-
nar, de una forma más genérica, a las víctimas en estado críti-
co y su utilidad como herramienta de triaje para el personal
no adiestrado en la exploración clínica.
Partiendo de las principales causas de muerte en los
IMV
16-20
y su expresión a través de los parámetros de las esca-
las de gravedad más sencillas y utilizadas en el ámbito sanita-
rio, el estudio comparativo con el método SHORT arroja unos
resultados, en cuanto a estratificación de gravedad en IMV,
muy similares (tabla 3). Ante un cuadro clínico determinado
la víctima que resultaría grave o “roja” con otras escalas tam-
bién resulta “roja” con el método SHORT.
Con otras escalas, como el método START
1,6
(tabla 2), de-
bemos recordar varios parámetros en situaciones especialmen-
te estresantes, lo cual hace más probable su olvido en el mo-
mento crucial. El método SHORT, con sus propias letras, va
indicando los pasos a seguir; es fácil de memorizar.
Con el método SHORT hemos pretendido una aplicación
intuitiva; ante una víctima que parece grave lo primero que
haremos será acercarnos y hablarle, si no responde o no habla
con normalidad pero respira, le asignamos directamente el co-
lor rojo. También hemos buscado la rapidez y una máxima
simplicidad, para lo cual evitamos repetir asignación de color
en los diferentes pasos.
En los cursos de formación en los que se imparte el méto-
do SHORT debemos ser explícitos al exponer al personal de
rescate las alteraciones en el habla, ya que este apartado pue-
de ser más difícil de valorar. Por otro lado, es conveniente re-
cordar que hay que buscar las hemorragias en las víctimas, in-
sistir en la posibilidad de que una hemorragia en una víctima
clasificada como verde puede pasar más desapercibida, hecho
que se ha constatado en los simulacros. Para realizar el tapo-
namiento de hemorragias es aconsejable ir provisto al menos
de vendas.
Como limitaciones en el estudio hemos encontrado siete
casos de error en la interpretación del papel de los figurantes
en los simulacros, que salían caminando cuando se les instru-
M. N. Peláez Corres, et al. MÉTODO SHORT. PRIMER TRIAJE EXTRAHOSPITALARIO ANTE MÚLTIPLES VÍCTIMAS
173
TABLA 2. Parámetros de sistemas de triaje más usados
Escala de gravedad Parámetros
Baxt Trauma Triage Rule (B-TTR) Presión arterial sistólica < 85 mm Hg, GCS motor < 5 y trauma penetrante en cabeza, cuello y tronco (aplica-
ble ≥ 15 años de edad).
Resultado los 3 presentes: trauma grave.
CRAMS scale Circulación, respiración, lesiones abdominales, motor, habla.
Resultado ≤ 8 : trauma grave.
Glasgow Coma Scale (GCS) Apertura de ojos. Respuesta verbal. Respuesta motora.
Según el Traumatic Coma Data Bank, los TCE se clasifican en:
Leves: GCS = 14-15; Moderados: 9-13; Graves ≤ 8.
Prehospital Index (PHI) PAS, pulso, respiración, heridas penetrantes tórax y/o abdomen, nivel de consciencia. Resultado > 3: trauma
grave.
Revised Trauma Score (RTS) GCS, presión arterial sistólica y frecuencia respiratoria.
Resultado ≤ 11: requiere SVA.
START (relleno capilar) y Deambulación, respiración, frecuencia respiratoria, pulso radial, obedece órdenes (usado primariamente en Norte América).
START modificado (pulso radial) Rojo: 1ª prioridad; Amarillo: 2ª prioridad; Verde: 3ª prioridad; Negro: 4ª prioridad.
emergencias 2005;17:169-175
174
TABLA 3. Patologías graves, escalas de gravedad y comparación en cuanto a estratificación de gravedad
con el método SHORT
Patología Escala Parámetro alterado Estratificación Método SHORT
de gravedad Parámetro Estratificación
alterado gravedad
Asfixia GLASGOW V± M y O. Variable Habla (entrecortada) Rojo
± NC.
START FR >30 x´. ± NC. Rojo
RTS FR >29 ó <10 ≤ 11 (SVA)
CRAMS Respirac; ± NC. ≤ 7 (Grave)
PHI Resp., ± herida penetrante > 3: Trauma grave
tórax ± NC.
Trauma Index Lesión tórax: 4; Resp.: ≥ 1. Global ≥ 8
Hemorragia grave GLASGOW M,V,O. Variable Habla (débil, ± incom- Rojo
START FC >120; Pulso radial ±; Rojo prensible o incoherente.
RC >2´´; FR >30; NC. Hay que despertarle
RTS PAS <89; FR >29 Global ≤ 10 (SVA) para conversar) ± NC
CRAMS RC>2; PAS ≤ 99; Resp.; ± NC. ≤ 8 (Grave)
PHI PAS, Pulso, Resp., ± herida p. > 3: Trauma grave
tórax y/o abdomen y NC.
Trauma Index PAS <100; FC >100; ± NC. Global ≥ 7
Shock GLASGOW V; ± M y O. Variable. Habla (débil, ± incom- Rojo
START FC >120 o bradic; ± Pulso radial; Rojo prensible o incoherente.
RC > 2´´; ± NC. Hay que despertarle
RTS PAS ≤ 89; ± FR>29; ± NC. Global ≤ 10 (SVA) para conversar) ± NC
CRAMS RC >2´´; PAS<99; ± Resp. ≤ 8 (Grave)
PHI PAS, Pulso, Resp., ± herida > 3: Trauma grave
p. tórax y/o abdomen y NC.
Trauma Index PAS <100; FC>100; NC. Global ≥ 9
Neumotórax a tensión GLASGOW M,V,O. Variable Habla (entrecortada, Rojo
START FR >30; ± FC >120; ± RC >2´´; Rojo débil) ± NC.
± PR ausente; ± NC
RTS FR > 29; PAS ≤ 89; ± NC Global ≤ 10 (SVA)
CRAMS RC > 2´´; PAS < 99; Respirac.; ≤ 7 (Grave)
± NC.
PHI PAS, Pulso, Resp., ± herida > 3: Trauma grave
penetrante tórax y NC.
Trauma Index PAS<100; FC>100; Lesión Global ≥ 12
tórax: 4; Resp.: 3; ± NC. (Mod. o grave)
Fracturas óseas GLASGOW 15 No camina. Amarillo
EEII aisladas START No camina. Amarillo
RTS 12 (LEVE)
CRAMS 8-10: No grave.
PHI 0: leve
Trauma Index Región corporal 0-7: leve.
TCE moderado o grave GLASGOW M,V,O. ≤ 13 (mod. -grave) NC ± habla. Rojo
START No obedece órdenes. ROJO
RTS Glasgow ≤ 13 Global ≤ 11.(SVA)
CRAMS Movimientos. Sonidos. ≤ 8 (Grave)
PHI NC, ± Resp. ≥ 3 Variable
Trauma Index Lesión cabeza; SNC Global ≥ 10
yó para que no lo hicieran o a la inversa. Este tipo de error
impide contrastar la clasificación asignada con la estimada,
por lo que hemos eliminado del estudio estos casos.
La posibilidad de falsos negativos en una proporción ra-
zonable hace a un método ser más selectivo con las personas
en estado crítico, dosificando mejor el flujo de víctimas que
realmente requieren estabilización inmediata, no mezclando
“amarillos” innecesariamente. Si la persona es capaz de ha-
blar con normalidad y obedece órdenes sencillas, a pesar de
que tal vez su situación pueda ser grave, mantiene una situa-
ción hemodinámica y mental suficiente para esperar, priori-
zando así a otras víctimas más críticas
1,14,11
.
El número de falsos positivos con el método SHORT es
muy bajo; entre estos pueden encontrarse personas mudas,
con afasias previas, con un importante estado de shock emo-
cional, etc. Lógicamente, mientras no se demuestre lo contra-
rio, a estas víctimas debe asignárseles el color rojo.
Por otro lado, este método no es aplicable a edades pediá-
tricas precoces; no obstante está en nuestro objetivo adecuarlo
a este sector de la población, ya que cada vez es más habitual
llevar a los niños y niñas desde muy corta edad a guarderías o
el traslado en vehículos escolares colectivos.
AGRADECIMIENTOS
Nuestro agradecimiento a Imanol Garmendia y a Jesús
Camino por el apoyo desinteresado, a todos los compañeros y
compañeras de Emergencias de Osakidetza y a los bomberos
de la C.A.V. que han colaborado en este proyecto, especial-
mente a aquellos que nos ayudaron a comenzar.
ABREVIATURAS
CAV: Comunidad autónoma vasca. FC: Frecuencia cardia-
ca. FR: Frecuencia respiratoria. Herida p.: Herida penetrante.
IMV: Incidentes de múltiples víctimas. M, V, O: Respuesta
motora, verbal, ocular. NC: Nivel de consciencia. PAS: Pre-
sión arterial sistólica. PHI: Prehospital Index. ppm: Pulsacio-
nes por minuto. PR: Pulso radial. RC: Relleno capilar. Resp.:
Respiración. rpm: Respiraciones por minuto. RTS: Revised
Trauma Score. SNC: Sistema nervioso central. SVA: Soporte
vital avanzado. TCE: Traumatismo craneoencefálico.
Notas de los autores
Orientados por la Real Academia de la Lengua española, escribimos “triaje”
con “j” debido a que la terminación en lengua española del galicismo triage es
“–aje”.
Comprometidos con las recomendaciones del Departamento de Sanidad del
Gobierno vasco, en cuanto al impulso de Planes de Acción Positiva para las Muje-
res, Emergentziak Osakidetza trata de evitar cualquier enfoque sexista en la utiliza-
ción del lenguaje en sus documentos.
M. N. Peláez Corres, et al. MÉTODO SHORT. PRIMER TRIAJE EXTRAHOSPITALARIO ANTE MÚLTIPLES VÍCTIMAS
175
BIBLIOGRAFÍA
1- Garner A, Lee A, Harrison K, Schultz C H. Comparative analysis of mul-
tiple casualty incident triage algorithms. Ann Emerg Med 2001;38:541-8.
2- Hayward M. Pre-hospital response to major incidents. Nurs Stand
2003;17:37-40.
3- Delaney J, Drummond R. Mass casualties and triage at a sporting event.
Br J Sports Med 2002;36:85-8.
4- Kennedy K, Aghababian RV, Gans L, Lewis C P. Triage: techniques and
applications in decisionmaking. Ann Emerg Med 1996;28:136-44.
5- FitzGerald DJ, Sztajnkrycer, MD, Crocco TJ. Chemical weapon functio-
nal exercise-Cincinnati: observations and lessons learned from a "typical me-
dium-sized" city's response to simulated terrorism utilizing weapons of mass
destruction. Public Health Rep 2003;118:205-14.
6- Nocera A, Garner A. An Australian mass casualty incident triage system
for the future based upon triage mistakes of the past: the Homebush Triage
Standard. Aust N Z J Surg 1999;69:603-8.
7- American Heart Association. Adult basic life support. Circulation
2000;102 (suppl I): 22-59.
8- Ruppert M, Reith MW, Widmann JH, Lackner CK, Kerkmann R, Schwei-
berer L, et al. Checking for breathing: evaluation of the diagnostic capability
of emergency medical services personnel, physicians, medical students, and
medical laypersons. Ann Emerg Med 1999;34:780-4.
9- Scheetz L J. Effectiveness of prehospital trauma triage guidelines for the
identification of major trauma in elderly motor vehicle crash victims. J
Emerg Nurs 2003;29:109-15.
10- McGee S, Abernathy WB, Simel DL. Is this patient hypovolemic?. The
rational clinical examination. JAMA 1999;281:1022-9.
11- Meredith W, Rutledge R, Hansen AR, et al. Field triage of trauma pa-
tients based upon the ability to follow commands: a study in 29,573 injured
patients. J Trauma 1995;38:129-35.
12- Ross SE, Leipold C, Terregino C, O'Malley KF. Efficacy of the motor
component of the Glasgow Coma Scale in trauma triage. J Trauma
1998;45:42-4.
13- Bouillon B, Lefering R, Vorweg M, Tiling T, Neugebauer E, Troidl H.
Trauma score systems: Cologne validation study. J Trauma 1997; 42: 652-
8
14- Bond RJ, Kortbeek JB, Preshaw RM. Field trauma triage: combining
mechanism of injury with the prehospital index for an improved trauma tria-
ge tool. J Trauma 1997;43:283-7.
15- Tamim H, Joseph L, Mulder D, Battista RN, Lavoie A, Sampalis JS.
Field Triage of Trauma Patients: Improving on the Prehospital Index. Am J
Emerg Med 2002;20:170-6.
16- Asensio JA, McDuffie L, Petrone P, Roldán G, Forno W, Gambaro E, et
al. Reliable variables in the exsanguinated patient which indicate damage
control and predict outcome. Am J Surg 2001;182:743-51.
17- Regel G, Lobenhoffer P, Grotz M, Pape HC, Lehmann U, Tscherne H.
Treatment results of patients with multiple trauma: an analysis of 3406 cases
treated between 1972 and 1991 at a german level I trauma center. J trauma
1995;38:70-8.
18- Nozaki H, Aikawa N, Shinozawa Y, Hori S, Fujishima S, Takuma K, et
al. Sarin poisoning in Tokyo subway. Lancet 1995;345:980-1.
19- Tinkoff GH, O’Connor RE. Validation of new trauma triage rules for trau-
ma attending response to the emergency department. J Trauma 2002;52:1153-9.
20- West TA, Rivara FP, Cummings P, Jurkovich GJ, Maier RV. Harborview
assessment for risk of mortality: an improved measure of injury severity on
the basis of ICD-9-CM. J Trauma 2000;49:530-41.
21- Schultz CH, Koenig KL, Noji EK. Current concepts: a medical disaster
response to reduce immediate mortality after an earthquake. N Engl J Med
1996;334:438-44.