You are on page 1of 10

CUESTIONARIO N° 15

1. Esquematice le origen de las células del sistema nervioso.

2. ¿cuál es el origen de las células neuroepiteleales?

En el SNC adulto, las células neuroepiteliales surgen en varias áreas diferentes del cerebro: la zona
subventricular, el bulbo olfativo y el giro dentado del hipocampo. Estas células no aparecen en
cualquiera de los sistemas nervioso periférico. A menudo categorizada como las células madre
neurales, células neuroepiteliales dan lugar a sólo unas pocas variedades de células neuronales, lo
que les multipotentes - una distinción definida a partir de las células madre pluripotentes que se
encuentran en el desarrollo embrionario. Células neuroepiteliales sufren mitosis generar más
células neuroepiteliales, células gliales radiales o células progenitoras, estas dos últimas
diferenciarse en cualquiera de las neuronas o células gliales. Las células neuroepiteliales se
someten a dos formas diferentes de la mitosis: división asimétrica diferenciación y división
simétrica prolífica. Los resultados de la división celular asimétrica en dos variedades diferentes de
células hijas, mientras que la versión simétrica rendimientos células hijas idénticas. Este efecto es
causado por la orientación del huso mitótico, que se encuentra ya sea en el área posterior o
anterior de la célula mitótica, en vez del centro en el que se encuentra durante dividion simétrica.
Las células progenitoras y las células gliales radiales responden a factores tróficos extracelulares -
como el factor neurotrófico ciliar, citoquinas o neuregulina 1 - que se puede determinar si las
células se diferencian en cualquiera de las neuronas o glia. En su conjunto, la neurogénesis está
regulada tanto por muchas vías de regulación variadas en el SNC, así como varios otros factores, de
los genes a los estímulos externos, tales como el comportamiento individual de una persona. La
gran red interconectada de respuestas reguladoras actúa para poner a punto las respuestas de las
neuronas recién formadas.

3. ¿cómo son los meninges y como se originan?
El mesénquima que rodea el tubo neural se condensa para formar una membrana denominada
meninge o meninges primitivas. La capa externa de esta membrana aumenta de grosor. La capa
interna o pia-aracnoides, formada por la piamadre y la aracnoides (leptomeninges), procede de
células de la cresta neural. Aparecen espacios llenos de líquido dentro de las meninges que pronto
se unen para formar el espacio subaracnoideo. El origen de la piamadre y aracnoides de una misma
capa queda reflejado en el adulto por las trabéculas aracnoideas (numerosos filamentos delicados
de tejido conjuntivo entre la piamadre y la aracnoides). Durante la quinta semana empieza a
formarse el líquido cefalorraquídeo (LCR).

4. ¿cómo y cuándo se forma el tubo neural?
El tubo neural se deriva de una región específica del ectodermo llamada placa neural, la que
aparece al inicio de la tercera semana de la concepción por medio de un proceso llamado
neurulación. Inmediatamente sobre la notocorda, el ectodermo se engruesa para formar la placa
neural. Los bordes de esta placa sobresalen, se pliegan y se unen por encima formando un largo
tubo: el tubo neural. Este tubo da lugar a la mayor parte del sistema nervioso, anteriormente se
ensancha y se diferencia en el encéfalo y los nervios craneales; posteriormente forma la médula
espinal y los nervios motores. La mayor parte del SNP deriva de las células de la cresta neural, que
emigran antes de que el tubo neural se cierre. En la cresta neural se originan los nervios craneales,
células de pigmento, cartílago y huesos de la mayor parte del cráneo, incluidas las mandíbulas,
ganglios del SNA, médula de las glándulas adrenales.

5. ¿cuándo se forman las crestas neurales y a que dan origen?
Según se fusionan los pliegues neurales para formar el tubo neural, algunas de las células
neuroectodérmicas situadas a lo largo del borde interno de cada pliegue neural pierden su afinidad
epitelial y su inserción con las células vecinas. En cuanto el tubo neural se separa del ectodermo
superficial, las células de la cresta neural forman una masa irregular aplanada, la cresta neural,
entre el tubo neural y el ectodermo superficial suprayacente. La cresta neural se separa enseguida
en las porciones derecha e izquierda, que se desplazan hasta las caras dorsolaterales del tubo
neural; ahí dan origen a los ganglios sensitivos de los nervios raquídeos y craneales. Las células de la
cresta neural se desplazan después hacia dentro y sobre la superficie de los somitas. Aunque estas
células son difíciles de reconocer, se ha descubierto mediante técnicas especiales con trazadores
que las células de la cresta neural se diseminan ampliamente, pero casi siempre a lo largo de vías
predefinidas. Las células de la cresta neural originan los ganglios raquídeos y los ganglios del
sistema nervioso autónomo. Los ganglios de los nervios craneales V, VII, IX y X también derivan en
parte de las células de la cresta neural. Además de formar las células ganglionares, las células de la
cresta neural dan lugar a las vainas del neurolema de los nervios periféricos, y contribuyen a formar
las leptomeninges. Las células de la cresta neuraltambién ayudan a la formación de las células
pigmentarias, la médula suprarrenal y muchos elementos del tejido conjuntivo de la cabeza. Los
estudios de laboratorio indican que las interacciones celulares, tanto dentro del epitelio superficial
como entre él y el mesodermo subyacente, son imprescindibles para establecer los límites de la
placa neural y especifican los sitios donde ocurrirá la transformación epiteliomesenqnimatosa. Esta
está mediada por proteínas morfogenéticas óseas y los sistemas de señalización Wnt, Notch y FGF.
Además, ciertas moléculas como las efrinas son fundamentales para guiar las corrientes específicas
de las células migratorias de la cresta neural.

6. ¿Cómo y dónde se forma el líquido cefalorraquídeo?
La mayor parte del LCR (60%) es producido por los Plexos Coroideos, especialmente los que se
encuentran en el techo del tercer ventrículo. Estos plexos son una red de capilares en las paredes
de los ventrículos. Los capilares están cubiertos a su vez por células ependimarias que son, en
última instancia, las que generan el LCR a partir del plasma sanguíneo. Las células ependimarias
presentan uniones muy estrechas, por lo tanto, las sustancias que pasan del plasma sanguíneo al
LCR deben atravesarlas. Esta barrera formada por las células ependimarias previene el ingreso de
elementos nocivos al LCR y recibe el nombre de Barrera Hematocefalorraquídea

7. Esquematice la médula espinal de un adulto y señale sus partes.

8. ¿Cuáles son las anomalías más frecuentes del tubo neural?
Se pueden clasificar de acuerdo a su relación con el desarrollo de la médula espinal: seno dérmico
raquídeo, espina bífida oculta, espina bífida quística, meningocele, mielomeningocele, mielosquisis;
y con el desarrollo del encéfalo: cráneo bífido, exencefalia y meroanencefalia, microcefalia,
hidrocefalia, holoprosencefalia, hidranencefalia, malformación de Arnold-Chiari.

9. ¿cuáles son las malformaciones congénitas más frecuentes del sistema nervioso?
Ventriculomegalia:La ventriculomegalia leve o borderline constituye un aumento del diámetro de l
os ventrículos laterales entre 1015mm.
Holoprosencefalia:La holoprosencefalia es debida a una división anómala del prosencéfalo que es l
a más rostral de las vesículas primitivas del cerebro y da origen a los hemisferios cerebrales y las est
ructuras diencefálicas (neurohipófisis, tálamo y tercer ventrículo).
Porencefalia (quiste porencefálico):El término porencefalia incluye una serie de grandes lesiones c
orticales que comunican con el sistema ventricular. A diferencia de la esquizencefalia el envoltorio
de la cavidad suele contener sustancia blanca. Tiene una incidencia muy baja presentando las gesta
ciones multifetales una incidencia mayor.
Hidranencefalia: La hidranencefalia es la ausencia de los hemisferios cerebrales que son sustituidos
por una estructura similar a un saco que contiene líquido cefalorraquídeo. Se cree que es debida a
un proceso destructivo que produce la licuefacción de los hemis‐ferios cerebrales.
Microcefalia: La microcefalia no es una entidad específica sino el resultado de distintas patologías q
ue tienen en común una cabeza pequeña.

10. ¿Qué factores ambientales favorecen las malformaciones congénitas del sistema nervioso?

Es indudable que los factores nutricionales y ambientales influyen en la aparición de DTN. Estudios
epidemiológicos han demostrado que el aporte complementario de ácido fólico antes del embarazo
mantenido durante 3 meses como mínimo durante el embarazo puede reducir la incidencia de
DTN. Por esta razón, el U.S. Public Health Service recomendó en 1992 que «todas las mujeres en
edad fértil con posibilidad de embarazo tomen 0,4 mg (400 Mg) de ácido fólico al día». Algunos
fármacos aumentan el riesgo de mielomeningocele. Este fármaco antiepiléptico provoca DTN en el
l%-2% de los embarazos si se administra al principio del embarazo (4 semanas del desarrollo),
cuando están fusionándose los pliegues neurales. Los animales preñados expuestos a hipertermia o
a una concentración elevada de vitamina A tienen crías con DTN.

11. Explicar el desarrollo del sentido de la vista.

El desarrollo del ojo empieza a ponerse de manifiesto al principio de la cuarta semana. Los surcos
ópticos aparecen en los pliegues neurales del extremo craneal del embrión. Cuando los pliegues
neurales se fusionan y forman el prosencéfalo, los surcos ópticos se evaginan y crean unos
divertículos huecos (las vesículas ópticas) que se proyectan desde la pared del prosencéfalo hacia el
mesénquima. Las vesículas ópticas se continúan con la cavidad del prosencéfalo. La formación de
las vesículas ópticas es inducida por el mesénquima adyacente al encéfalo en desarrollo,
probablemente a través de un mediador químico.
Cuando estas vesículas crecen, sus extremos distales se expanden y sus conexiones con el
prosencéfalo se estrechan para formar los tallos ópticos huecos.
Las vesículas ópticas pronto entran en contacto con el ectodermo superficial. Simultáneamente, el
ectodermo superficial adyacente a las vesículas se engruesa para formar las placodas cristalinianas,
precursoras del cristalino. La formación de las placodas cristalinianas es inducida por las vesículas
ópticas después de que el ectodermo superficial haya sido condicionado por el mesénquima
subyacente. Las vesículas ópticas mandan una señal inductora que estimula a las células
ectodérmicas superficiales para formar el rudimento del cristalino. Las placodas cristalinianas se
invaginan y se hunden en el ectodermo superficial, originando las fosetas cristalinianas. Los bordes
de las fosetas se aproximan y fusionan para formar las vesículas cristalinianas esféricas, que pronto
dejan de estar conectadas con el ectodermo superficial. El desarrollo de los cristalinos a partir de
estas vesículas se comenta más adelante.
Mientras se desarrollan las vesículas cristalinianas, las vesículas ópticas se invaginan para formar los
cálices ópticos de pared doble. Al principio la abertura de cada cáliz es grande, pero su reborde se
pliega alrededor del cristalino. En esta fase, las vesículas cristalinianas han perdido su conexión con
el ectodermo superficial y han penetrado en la cavidad de los cálices ópticos. Se forman unos
surcos lineales o hendiduras retinianas (hendiduras ópticas) en la superficie ventral de los cálices
ópticos y a lo largo de los tallos ópticos. Las hendiduras contienen mesénquima vascular a partir del
cual se desarrollan los vasos sanguíneos hialoideos. La arteria hialoidea, rama de la arteria
oftálmica, irriga la capa interna del cáliz óptico, la vesícula cristaliniana y el mesénquima de la
cavidad del cáliz óptico. La vena hialoidea drena sangre de estas estructuras. Cuando se fusionan
los bordes de la hendidura retiniana, los vasos hialoideos quedan incluidos dentro del nervio óptico
primitivo. Las partes distales de los vasos hialoideos terminan por degenerar, pero las partes
proximales persisten como la arteria y la vena central de la retina.

12. ¿Cuáles son las anomalías más frecuentes?
Coloboma retiniano: Este defecto se caracteriza por una abertura localizada en la retina,
normalmente por debajo de la papila óptica.
Coloboma iridiano: El coloboma es un defecto en el sector inferior del iris o una muesca en el
borde pupilar que le dan a la pupila un aspecto de ojo de cerradura.
Ciclopía: los ojos están parcial o completamente fusionados, formando un único ojo medio en el
interior de una única órbita
Desprendimiento de retina congénito: El desprendimiento congénito de retina se produce cuando
no se fusionan las capas interna y externa del cáliz óptico durante el período fetal para formar la
retina y obliterar el espacio intrarretiniano
Microftalmía: El ojo puede ser muy pequeño con otros defectos oculares o puede ser un globo
rudimentario de aspecto normal.
Anoftalmía: Ausencia congénita del ojo.
CUESTIONARIO 14

1. Describir las características del desarrollo de los diferentes órganos en el feto.
Desarrollo de la laringe

El revestimiento epitelial de la laringe procede del
endodermo que está situado en el extremo
craneal del tubo laringotraqueal. Los cartílagos
laríngeos surgen a partir de los cartílagos
correspondientes que pertenecen al cuarto y al
sexto par de los arcos faríngeos. Nacen del
mesénquima derivado de las células de la cresta
neural. El mesénquima del extremo craneal del
tubo laringotraqueal prolifera con rapidez, y
genera el par de prominencias aritenoideas. Estos
engrosamientos crecen hacia la lengua, y
convierten la abertura similar a una hendidura -la
glotis primitiva- en una entrada a la laringe con
forma de «T», a la vez que reducen la luz de la laringe en desarrollo hasta no dejar más que una grieta
estrecha. El epitelio de la laringe se multiplica a gran velocidad, lo que determina una oclusión de la luz
laríngea con carácter transitorio. En condiciones normales, la recanalización de la laringe tiene lugar en
torno a la décima semana. Durante este proceso aparecen los ventrículos de la laringe. Estas fosas quedan
limitadas por unos rebordes mucosos que dan origen a los pliegues y los pliegues vestibulares.

La epiglotis se origina en la porción caudal de la eiminencia bipofaringea. Un relieve engendrado por la
proliferación de mesénquima en los extremos ventrales del tercer y del cuarto arcos faríngeos. La parte
rostral de esta eminencia configura el tercio posterior de la lengua, o porción faríngea. Como los músculos
de la laringe derivan de los mioblastos pertenecientes al cuarto y al sexto par de los arcos faríngeos, están
inervados por las ramas laríngeas del nervio vago, que se encarga de estos arcos. El crecimiento de la laringe
y de la epiglotis es rápido durante los 3 primeros años después del parto. A estas alturas, la epiglotis ya ha
alcanzado su forma adulta.

Desarrollo de los bronquiosy de los pulmones

La yema respiratoria durante la 4ta
semana se divide pronto en dos
evaginaciones: las yemas
bronquiales primarias. Estas yemas
crecen en sentido lateral hacia los
conductos pericardioperitoneales,
que representan los primordios de
las cavidades pleurales. Las yemas
bronquiales secundarias y terciarías
aparecen poco después.
En conjunción con el mesénquima
visceral que las rodea, las yemas
bronquiales se diferencian en los
bronquios y sus ramificaciones
pulmonares. Al comienzo de la quinta semana, aumenta de longitud la conexión de cada yema bronquial
con la tráquea, para constituir los primordios de los bronquios principales.
El bronquio principal derecho embrionario es un poco mayor que el izquierdo y adopta una orientación más
vertical. Esta relación embrionaria persiste en el adulto; por consiguiente, los cuerpos extraños entran con
mayor facilidad en el bronquio principal derecho que en el izquierdo. Los bronquios principales se
subdividen en bronquios secúndanos que originan ramas lobulares, segmentarias e intrasegmentarias. En el
lado derecho, el bronquio lobular superior se encargará del lóbulo superior del pulmón, mientras que el
inferior se subdivide en otros dos bronquios, uno para el lóbulo medio de este pulmón derecho y el otro
para el inferior. En el lado izquierdo, cada uno de los dos bronquios secundarios corresponde a un lóbulo
pulmonar, el superior y el inferior. Todos los bronquios lobulares experimentan una ramificación progresiva.
Los bronquios segmentarios, 10 en el pulmón derecho y 8 o 9 en el izquierdo, empiezan a formarse durante
la séptima semana. Cuando esto sucede, también se divide el mesénquima que los rodea. Cada bronquio
segmentario más la masa de mesénquima a su alrededor representa el primordio de un segmento
broncopulmoiiar. A las 24 semanas, se han constituido unos 17 órdenes de ramas y han aparecido los
bronquiolos respiratorios. Después del parto surgen otros siete órdenes más en las vías respiratorias.
A medida que se desarrollan los bronquios, el mesénquima visceral que los rodea produce unas láminas
cartilaginosas. El músculo liso y el tejido conjuntivo bronquiales también derivan de este mesénquima,
además del tejido conjuntivo y los capilares del pulmón. Durante su desarrollo, los pulmones adquieren una
capa de pleura visceral a partir del mesénquima. Al seguir su expansión, los pulmones y las cavidades
pleurales crecen en sentido caudal hacia el mesénquima de la pared del tronco y pronto se sitúan cerca del
corazón. La pared del tórax queda tapizada por una capa de pleura parietal, procedente del mesodermo
somático.

Desarrollo de la tráquea

A partir de la zona distal a la laringe, el
revestimiento endodérmico del tubo
laringotraqueal se diferencia en el epitelio y las
glándulas de la tráquea, y en el epitelio
pulmonar. El cartílago, el tejido conjuntivo y los
músculos de la tráquea derivan del
mesénquima visceral que rodea a este tubo
laringotraqueal


Desarrollo del esófago
El esófago se
desarrolla a
partir del
intestino
anterior
inmediatamente
caudal a la
faringe.
Al principio el
esófago es corto,
pero se alarga
rápidamente,
sobre todo
debido al
crecimiento y al cambio de posición del corazón y los pulmones. El esófago alcanza su longitud relativa final
en la séptima semana. Su epitelio y sus glándulas derivan del endodermo. El epitelio prolifera y oblitera la
luz parcial o totalmente, pero normalmente el esófago se recanaliza al final de la octava semana. El músculo
estriado que forma la capa muscular externa del tercio superior del esófago deriva del mesénquima de los
arcos faríngeos caudales. El músculo liso, principalmente en el tercio inferior del esófago, se desarrolla a
partir del mesénquima esplácnico circundante.
Los últimos estudios realizados indican que las células musculares lisas de la parte superior del esófago
sufren una transdiferenciación que depende de factores de regulación miogénicos, y se convierten en
células estriadas. Ambos tipos de músculo están inervados por ramas del nervio vago, que inerva los arcos
faríngeos caudales.

Desarrollo del estómago

Al principio, la parte distal del intestino
anterior es una estructura tubular simple.
Hacia la mitad de la cuarta semana, una
pequeña dilatación indica la situación del
primordio del estómago. Primero aparece
como una dilatación fusiforme de la parte
caudal o distal del intestino anterior que
inicialmente está orientada en el plano
medio. Poco después, el estómago
primordial se dilata y se ensancha
ventrodorsalmente. Durante las siguientes
2 semanas, el borde dorsal del estómago
crece más deprisa que su borde ventral, lo
que da lugar a la curvatura mayor del
estómago.

Desarrollo del hígado y de las vías biliares
El hígado, la vesícula biliar y las vías
biliares se originan como una excrecencia
ventral a partir de la parte caudal o distal
del intestino anterior al principio de la
cuarta semana. Basándose en los últimos
descubrimientos, se ha sugerido que tanto
el divertículo hepático como el brote
ventral del páncreas se desarrollan a
partir de dos poblaciones celulares del
endodermo embrionario. Cuando alcanzan una concentración suficiente, los FGF, secretados por el corazón
en desarrollo, interactúan con las células bipotenciales e inducen la formación del divertículo hepático. El
divertículo se extiende hacia el tabique transverso, una masa de mesodermo esplácnico que se El tabique
transverso forma el mesenterio ventral en esta región. El divertículo hepático se extiende rápidamente y se
divide en dos partes cuando crece entre las capas del mesogastrio ventral. La parte craneal más larga del
divertículo hepático es el primordio del hígado. La proliferación de células endodérmicas da lugar a cordones
entrecruzados de hepatocitos y al epitelio que reviste la parte intrahepática del sistema biliar. Los cordones
hepáticos se anastomosan alrededor de los espacios revestidos por endotelio, el primordio de las sinusoides
hepáticos. Los tejidos fibroso y hematopoyético,y las células de Kupffer del hígado derivan del mesénquima
del tabique transverso adelante se canaliza cuando la degeneración de estas células da lugar a la
vacuolización. El tallo que conecta los conductos hepáticos y císticos con el duodeno se convierte en el
conducto colédoco. Al principio, este conducto está unido a la cara ventral del asa duodenal; sin embargo,
cuando el duodeno crece y gira, la entrada del conducto colédoco se desplaza hasta la cara dorsal del
duodeno. La bilis entra en el duodeno a través del conducto colédoco después de la semana 13, lo que hace
que el meconio tenga un color verde oscuro.

Desarrollo del páncreas

El páncreas se desarrolla entre las capas del mesenterio a partir de los brotes pancreáticos dorsal y ventral
de células endodérmicas, que se originan en la parte caudal o dorsal del intestino anterior. La mayor parte
del páncreas deriva del brote pancreático dorsal, que es más grande, aparece primero, se desarrolla a una
distancia ligeramente craneal al brote ventral y crece rápidamente entre las capas del mesenterio dorsal. El
brote pancreático ventral se desarrolla cerca de la entrada del conducto colédoco dentro del duodeno y
crece entre las capas del mesenterio ventral. Cuando el duodeno gira hacia la derecha y adopta forma de C,
el brote pancreático ventral se desplaza dorsalmente con el conducto colédoco. Después se sitúa
posteriormente al brote pancreático dorsal y más adelante se fusiona con él.
El brote pancreático ventral forma el proceso uncinado y parte de la cabeza del páncreas. Cuando el
estómago, el duodeno y el mesenterio ventral rotan, el páncreas se sitúa a lo largo de la pared abdominal
dorsal. Cuando los brotes pancreáticos se fusionan, sus conductos se anastomosan. El conducto pancreático
se forma a partir del conducto del brote ventral y de la parte distal del conducto del brote dorsal. La parte
proximal del conducto del brote dorsal suele persistir como un conducto pancreático accesorio, que se abre
en la papila duodenal menor, que se localiza aproxima damente 2 cm cranealmente al conducto principal.
Los dos conductos suelen comunicarse entre sí. En aproximadamente el 90% de las personas, los conductos
pancreáticos no se fusionan, por lo que tienen dos conductos.
En el feto el bazo está lobulado, pero los lóbulos desaparecen antes del nacimiento. Las escotaduras del
borde superior del bazo de los adultos son restos de los surcos que separaban los lóbulos fetales. Cuando el
estómago gira, la superficie izquierda del mesogastrio se fusiona con el peritoneo sobre el riñon izquierdo.
Esta fusión explica la unión dorsal del ligamento esplenorrenal y por qué la arteria esplénica en los adultos,
la rama más grande del tronco celíaco, sigue un curso tortuoso posterior a la bolsa epiploica y anterior al
riñon izquierdo.

Desarrollo del sistema urinario

Riñones y uréteres
Los riñones se originan a partir del
mesodermo intermedio o
gononefrotomos. Este evoluciona
formando dos columnas celulares
dispuestas paralelas al eje
longitudinal del embrión, y se
subdivide en dos crestas:
· La cresta genital, más cercana a la
línea media del cuerpo del embrión
· La cresta urinaria, dispuesta más
lateralmente que la anterior
De esta última se formarán las
estructuras urinarias temporarias y
la definitiva. Esta cresta urinaria se
metameriza en tres porciones, que
de cefálico a caudal se denominan:
· pronefros
· mesonefros
· metanefros

El pronefros está formado por
túbulos cortos y delgados que involucionan rápidamente por no tener funcionalidad alguna.
El mesonefros también está formado por túbulos que son algo más alargados y que contactan en su
extremo proximal con un ovillo vascular (lo que les confiere una funcionalidad parcial, al filtrar sangre y
producir una “seudo-orina”) y desembocan en su extremo distal en un conducto formado en el mismo
mesonefros y que se dispone en sentido longitudinal y desemboca en la cloaca: el conducto mesonéfrico o
de Wolff. Poco antes de desembocar en la cloaca, de cada conducto de Wolff nace una evaginación, el brote
ureteral, del que nos ocuparemos un poco más adelante. En los embriones femeninos, el mesonefros
involuciona mpor completo, al igual que el conducto de Wolff, mientras que en los embriones masculinos,
los túbulos mesonéfricos cefálicos y caudales involucionan y los túbulos mesonéfricos intermedios se
transforman en los conductillos eferentes de los testículos; por su parte, el conducto de Wolff dará origen a
conductos que formarán parte del sistema genital masculino.
El metanefros dará origen al riñón definitivo, junto con el brote ureteral, mediante el siguiente proceso:
cada brote ureteral crece desde el conducto de Wolff hacia el metanefros y al llegar a él, continúa
creciendo, pero empieza a dividirse por dicotomía (de a dos); los extremos ciegos de cada una de estas
divisiones van induciendo en el metanefros la formación y el desarrollo de los nefrones. Después de 14
divisiones de estos conductos, se detiene el crecimiento y consecuentemente las divisiones.
De la primera porción de este brote, que simplemente había crecido en longitud para alcanzar el
metanefros, derivan los uréteres. Al llegar al metanefros, este brote se dilata para dar origen a la pelvis
renal, las primeras divisiones se transforman en los cálices mayores, las siguientes en los cálices menores y
las últimas en los tubos colectores.
Del metanefros derivan los nefrones: o sea, cápsula de Bowman, túbulo contorneado proximal, asa de
Henle y túbulo contorneado distal.
Como vemos el riñón tiene un doble origen embriológico, y al comienzo del desarrollo los derivados de
ambos orígenes no tienen contacto entre sí, ya que los extremos de las ramificaciones del brote ureteral,
como dijimos más arriba, son ciegos; esto
implica que cada contorneado distal de
cada nefrón, no puede desembocar en su
respectivo colector. Esto se soluciona
cuando, mediante apoptosis, mueren las
células de esos extremos y los
contorneados distales se comunican con los
colectores.

Vejiga y uretra
El crecimiento del tabique urorrectal, a
partir de la 5ª semana del desarrollo
produce la mdivisión longitudinal de la
cloaca en dos porciones, una anterior, el
seno urogenital y una posterior, el seno
anorrectal.
El seno urogenital se subdivide en tres
porciones que, ordenadas de cefálico a
caudal, se denominan:
· vesicouretral
· Pélvica
· Fálica
De cada una de estas porciones surgen
derivados diferentes, según se trate de un
embrión femenino o masculino, derivados
que pertenecen algunos al sistema urinario
y otros al genital.


Desarrollo del corazón

El desarrollo del corazón inicia en la 3ª semana durante la gastrulación, cuando las células progenitoras del
corazón migran desde el epiblasto a través de la línea primitiva y se ubican en el mesodermo en dos
regiones ovaladas a los lados del nodo primitivo: Las áreas cardiogénicas. Las células de las áreas
cardiogénicas son inducidas por el endodermo subyacente por medio de BMP2, BMP4 y FGF, las cuales
activan los factores de transcripción responsables del inicio de la diferenciación de dichas células a
miocardiocitos. Desde esa posición, cuando se inicia la tubulación (18 ± 1 día), las células progenitoras del
corazón migran en dirección cefálica, colocándose rostralmente a la membrana bucofaríngea y a los pliegues
neurales, quedando sólo una pequeña banda de mesodermo entre el primordio cardiaco y el borde rostral
del embrión: el septum transversum. Finalmente, se forma una zona en forma de herradura: la herradura o
mesodermo cardiogénico, caudal al septum transversum y rostral a la membrana bucofaríngea.

Conforme ocurre la tubulación, el
mesodermo lateral se delamina
formando dos capas: La
somatopleura y la
esplacnopleura y entre ambas el
celoma intraembrionario. En la
esplacnopleura, se forman
pequeños islotes sanguíneos que
coalecen y forman pequeños
acúmulos angiogénicos, precursores
de los primordios endocárdicos.
Dorsal a los primordios
endocárdicos, las células de la
esplacnopleura forman el primordio
miocárdico e inician su
diferenciación a miocardiocitos.
Conforme progresa la tubulación los
primordios mioendocárdicos son
desplazados en dirección ventro-
medial y se van aproximando entre
sí. Finalmente, los primordios
mioendocárdicos se encuentran en
la línea media ventral, se fusionan y
forman un único tubo
mioendocárdico: el tubo cardiaco
primitivo situado por delante del
intestino primitivo y rodeado por el celoma intraembrionario: futura cavidad pericárdica. Entre el primordio
endocárdico y el miocárdico queda una gruesa capa de material amorfo extracelular: la gelatina cardiaca o
de Davis.

El miocardio del tubo cardiaco primitivo está formado por 2 ó 3 capas de células, que han comenzado su
diferenciación en miocitos, con miofibrillas en su citoplasma, que le dan ya una actividad contráctil aunque
aún no se haya iniciado la circulación. Este tubo cardiaco primitivo queda unido al intestino primitivo,
durante un corto tiempo, por una banda de mesodermo: el mesocardio dorsal, el cual finalmente terminará
por desaparecer.

El resultado final de la formación del asa en un corazón en forma de “S”, da como resultado que la porción
más caudal va a estar constituida por los atrios primitivos que conforme se desarrolla el asa van a ir
quedando en posición dorsal al asa y a la porción de salida del corazón. Craneal respecto a los atrios
primitivos va a quedar el asa bulboventricular, cuya rama o porción caudal recibe el nombre de ventrículo
primitivo. La rama o porción cefálica del asa se denomina bulbus cordis. Este bulbus cordis se continúa
rostralmente con un nuevo segmento que aparece en esta etapa: el conus cordis o cono