You are on page 1of 353

Argumento

:
Cuando el amor surge en medio de una
crisis Matthew Kincaid siempre había
conseguido con dinero lo que había
querido. Sin embargo, lo que su hijo
necesitaba era algo que ni todos los
millones que había amasado podían
comprar. La nica esperan!a del
apuesto " rico #iudo era la madre de
alquiler que había traído a su hijo al
mundo, Susannah $arrish. Susannah
no se lo pens% dos #eces cuando
Matthew le pidi% a"uda: la #ida del
peque&o 'l"nn estaba en juego. Lo
que ninguno de los dos esperaba era la
ardiente pasi%n que surgi% entre ambos
cuando Susannah se (ue a #i#ir a casa
de Matthew. )Sería el amor #erdadero
que los dos habían so&ado*
D e s e o
+res ,nica
-AC.+L /A0L+1
HARLEQUI N'
+ditados por .A-L+2,03
0/4-0CA, S.A. 3&e! de /alboa,
56
7899: Madrid
; 79:7 .arlequin /oo<s S.A. =odos los derechos
reser#ados. +-+S >30CA, 3.? @9 A (ebrero 79:B
=ítulo original: Chat .appens in Charleston...
$ublicada originalmente por .arlequin +nterprises,
Ltd.
$ublicada en espa&ol en 79:B
=odos los derechos estDn reser#ados incluidos los
de reproducci%n, total o parcial. +sta edici%n ha
sido publicada con permiso de .arlequin
+nterprises 00 /E.
Capítulo uno
Matthew Kincaid obser#aba a su hijo a tra#Fs del cristal
de la puerta de la habitaci%n que les habían asignado en el
hospital. +l peque&o 'l"nn, de tres a&os, estaba sentado en
la cama con el cabello rubio oscuro despeinado. Gos de
sus tías, Lil" " Laurel, estaban con Fl, cada una sentada en
una silla a uno " otro lado de la cama, charlando " jugando
con Fl.
Gesde la muerte de su esposa un a&o atrDs, toda la
(amilia se había portado de mara#illa con ellos,
arropDndolos " dDndoles todo su cari&o " apo"o, pero
por desgracia ni su amor ni la (ortuna que los
Kincaid habían amasado durante tres generaciones
con el negocio (amiliar les ser#irían de mucho.
A pesar de la palide! de 'l"nn, " de las ojeras que
tenía, quien no supiera por quF estaba ingresado
di(ícilmente podría imaginar lo delicado que era su estado
de salud. Sus tías incluso habían tenido que pasar por un
proceso de descontaminaci%n antes de que les permitieran
entrar en la habitaci%n, para e#itar que su debilitado
sistema inmunol%gico pudiera ser atacado por algn
germen.
Mientras #eía a Lil" ense&Dndole a 'l"nn un juego de
manos, se le hi!o un nudo en la garganta. Acababa de
llegar de una reuni%n con los mFdicos que le habían
eHpuesto de la manera
mDs sencilla posible la preocupante situaci%n: el cuerpo de
'l"nn toda#ía estaba luchando por recuperarse de la
anemia aplDsica que había su(rido, " si los resultados de
los anDlisis de sangre no mejoraban con los tratamientos a
los que le estaban sometiendo, tendrían que recurrir a otras
opciones mDs drDsticas, como un trasplante de mFdula
%sea.
Matt sinti% una pun!ada en el pecho de solo pensarlo.
'l"nn era solo un ni&o... que tu#iera que pasar por una
operaci%n así siendo tan peque&o... 1 eso dando por
hecho que pudiesen encontrar a un donante compatible.
Lo ideal sería que el donante (uese un hermano, pero no
tenía mDs hijos. La segunda mejor opci%n era que el
donante (uese Fl, su padre, pero los mFdicos le habían
dicho que por su alergia a la penicilina solo recurrirían a
esa posibilidad como ltimo recurso. Los antibi%ticos
eran la nica esperan!a de 'l"nn si surgía una in(ecci%n,
" no querían arriesgarse a la posibilidad de que 'l"nn
tambiFn desarrollase esa alergia.
Matt lo comprendía, pero se sentía impotenteI querría
poder hacer algo por su hijoI lo que (uera. 3o soportaba la
idea de no poder a"udar a su hijo cuando mDs lo
necesitaba.
Sabía que su hermano " sus hermanas insistirían en
que les hicieran pruebas para #er si podían ser
donantes, " Fl se lo agradecería, pero los mFdicos se
habían mostrado pesimistas ante esa remota posibilidad.
1 eso solo le dejaba una opci%nI solo había otra
persona cu"a mFdula %sea era compatible con la de
'l"nn: su madre biol%gica.
Apret% el telF(ono en la mano, mir% una ltima
#e! al
peque&o, que seguía jugando con sus tías, " se alej%
por el pasillo para encontrar un sitio donde poder tener
un poco de intimidad para llamar.
Susannah mir% su reloj de pulsera " alarg% la mano
para tomar los (olios que había terminado de escupir la
impresora. Solo (altaban doce minutos para la reuni%n,
pero la sala de juntas estaba al (inal del pasillo, así que
llegaría a tiempo. Se había quedado haciendo horas eHtra
toda la semana, trabajando en el nue#o plan de relaciones
pblicas para reno#ar la imagen del banco, " estaba
bastante segura de que le encantaría a los directi#os. Ge
los pro"ectos que les habían encomendado hasta la (echa a
Susannah " su equipo, aquel era el mDs importante.
+n ese momento le son% el m%#il, " lo abri% para
contestar mientras se ponía la chaqueta.
JSusannah $arrish Jrespondi%, paseando la mirada
por la mesa para asegurarse de que no le (altaba
nada para la presentaci%n.
J/uenos días, Susannah Jdijo un hombre al otro lado
de la línea. $or el tono de su #o! parecía tensoJ. So"
Matthew Kincaid.
Al oír aquel nombre se qued% quieta " sinti% una
pun!ada en el pecho. Matthew Kincaid... +l marido de
Krace Kincaid, la mujer a la que le había entregado su
hijo reciFn nacido. Ge pronto la asaltaron los recuerdos de
aquel día, echando abajo el muro que había le#antado en
torno a su cora!%n para mantenerlo a ra"a.
Los recuerdos de esas pocas horas que había pasado con
su
bebF, como el calor de su cuerpecito " la sua#idad de su
piel. +sas horas habían sido solo tiempo robado al tiempo
antes de entregDrselo a aquel matrimonio para sal#ar a
su madre de la ruina.
Eol#i% al presente " respondi% en un murmullo,
con el cora!%n encogido:
J+l ni&o... )Le ha pasado algo al ni&o*
3o podían estar llamDndola por ningn otro moti#o.
Matthew Kincaid aspir% tembloroso.
J+stD en(ermo.
J)+n(ermo* Jrepiti% ella.
+l est%mago le dio un #uelco. +l peque&o apenas
habría
cumplido los tres a&os hacía un par de meses. Gej%
sobre la
mesa la carpeta que tenía en la mano " se
sent%.
J)2uF le pasa*
Aunque para sus adentros estaba rogando por que no
(uera
nada gra#e, la l%gica le decía que Matthew Kincaid
no la
llamaría por un simple
res(riado.
J=odo empe!% cuando le entr% un #irus JeHplic%
Matthew
con #o! roncaJ, " no se ha recuperado como cabría
esperar.
A Susannah se le hi!o casi insoportable la idea de que el
bebF
al que había lle#ado en su #ientre estu#iese
su(riendo.
J)1 ha" algo que "o pueda hacer para a"udar*
J+s posible que necesite un trasplante de mFdula. Lo ideal
en
estos casos es que el donante sea un hermano o uno de los
dos
padres, pero no es posible, así que... JMatthew hi!o una
pausa
" se aclar% la garganta antes de continuarJ. +n (in, esto"
seguro
de que mi hermano " mis hermanas querrDn a"udar,
pero las
posibilidades de que sean donantes compatibles son...
J)CuDndo necesitas que #a"a* Jlo interrumpi% Susannah.
3o
necesitaba pensarloI haría lo que (uera por el peque&o.
JEas a #enir... Jmurmur% Fl, " en su #o! Susannah o"%
un
pro(undo ali#io.
J$ues claro. )CuDndo quieres que #a"a* J
#ol#i% a
preguntarle ella.
J/ueno, toda#ía no es de(initi#o que #a"a a necesitar
ese
trasplante, pero los mFdicos quieren hacer las pruebas
de
compatibilidad para estar preparados Jle eHplic%
Matthew.
Eacil% un instante antes de a&adirJ: +n (in, el caso es
que si
pudieras #enir lo antes posible te estaría mu" agradecido.
Susannah se mordi% el labio. Le debían días libres "
su
a"udante estaba al corriente de todo " podría cubrirla.
=omarse
unos días sin haberlo noti(icado con la debida antelaci%n
podría
hacerle perder enteros ante su je(e, pero si aquel peque&o
la
necesitaba no iba a amilanarse por eso. .aría la
presentaci%n,
dejaría todo en manos de su a"udante " tomaría un #uelo
esa
misma tarde.
J)=oda#ía #i#es en Charleston* Jle pregunt% a
Matthew,
sacando un parte de #acaciones.
JSí. )= no*
J3o, ahora #i#o en Keorgia. .arF los preparati#os "
saldrF
para allD esta tarde.
JSi quieres podríamos a#eriguar si podrían hacerte la
prueba
ahí en Keorgia aunque pre(eriría que estu#ieras aquí por si
'l"nn
se pone mal " ha" que hacer el trasplante.
JLo comprendo Jrespondi% ella. AdemDs, sería incapa!
de
concentrarse en nada si se quedaba allí a esperar
los resultadosJ. )+n quF hospital estD*
JSaint Andrew, pero si me en#ías los datos de tu #uelo
irF a recogerte al aeropuerto.
JGe acuerdo Jcontest% ella mientras salía por la puerta.
Se pasaría por el despacho de su je(e para dejarle el parte
antes de ir a la sala de juntas.
J+stupendo. 1... Susannah, gracias Jdijo Matthew con la
#o! ronca por la emoci%n.
Earias horas despuFs Susannah cru!aba con su
maleta la puerta de desembarque del aeropuerto de
Charleston. Eio a Matthew Kincaid casi al instante. Con
su metro ochenta, " ese cuerpo de nadador en(undado en
un traje de ejecuti#o a!ul oscuro, destacaba entre la
muchedumbre. Lo recordaba con claridad del encuentro
que había tenido con su esposa Krace " con Fl para (irmar
el contrato por el que se comprometía a hacer de #ientre
de alquiler para que pudieran tener el hijo que tanto
ansiaban. +n ese momento, como entonces, se qued% sin
aliento al #erlo.
Cuando la #io acercarse Matthew la salud% con un
bre#e asentimiento " alarg% el bra!o para tomar su
maleta.
J=e agrade!co que ha"as #enido tan rDpido.
'ueron en silencio hasta el coche. +lla tenía
demasiadas
preguntas " no sabía por d%nde empe!ar, " Matthew
parecía
abstraído en sus pensamientos. Gurante el embara!o
había
tenido mucho mDs contacto con su esposa, Krace. 2ui!D
sería
mejor esperar " hacerle a ella esas preguntas.
Al!% la #ista hacia el cielo a!ul de Charleston. Lle#aba
tres
a&os #i#iendo en Keorgia, pero había nacido en
Charleston,
había crecido allí, " siempre sería su hogar.
Cuando se hubieron sentado en el coche, le pregunt%
a
Matthew:
J)+stD Krace ahora con 'l"nn*
Matthew se estremeci%, " se qued% mu" quieto. Su
pecho
subía " bajaba, " sus ojos, ocultos tras las ga(as de sol,
estaban
(ijos en el parabrisas. 3i siquiera se #ol#i% hacia ella
cuando
respondi%.
JMi madre estD con Fl. Gos de mis hermanas estu#ieron
allí
esta ma&ana, pero mi madre tom% el rele#o para que se
(ueran a
almor!ar Japret% la mandíbulaJ. Krace muri% hace un a&o.
Susannah se lle#% una mano a la boca para ahogar el
gemido
que escap% de su garganta.
J)C%mo...* Jcomen!% a preguntar, pero no acab% la (rase.
J+l a#i%n en el que #iajaba se estrell% Jcontest% Fl, an
sin
girarse ni poner en marcha el coche.
JCuDnto lo siento, Matthew...
Siempre había pensado que eran la pareja per(ecta,
un
matrimonio con el mundo a sus pies: los dos guapos,
dos
personas con FHito " enamorados. -esultaba cruel que la
muerte
los hubiese separado tan pronto.
J3o lo sientasI no tu#iste t la culpa de que muriera.
$or su respuesta, Susannah tu#o la impresi%n de que
culpaba
a alguien por la muerte de su esposa.
Se sent% en el asiento del copiloto " se centr% en el
asunto
que los ocupaba:
JCuFntame quF le ocurre a 'l"nn.
Matthew tamborile% en el #olante con los dedos.
J=u#o una in(ecci%n #írica. Al principio creía que
era
simplemente una peque&a gripe, nada (uera de lo normal.
J)$ero...* Jinquiri% ella cuando Matthew se qued%
callado.
Matthew se (rot% la sien con el pulgar.
J3o acababa de ponerse bien. Lo #eía cansado,
so&oliento
todo el tiempo... Cuando lo lle#F al mFdico le hicieron
unos
anDlisis " descubrieron que tenía bajo el nmero de
gl%bulos
blancos en sangre. 3o era algo eHagerado, pero
cuando
#ol#ieron a hacerle otro anDlisis había descendido an mDs.
Los
mFdicos dijeron que esperaban que (uera solo un
problema
transitorio, que su mFdula %sea #ol#ería a producirlos... J
apret%
los labiosJ. $ero no ha sido así.
J).an probado con otros tratamientos* Jinquiri% ella.
Matthew asinti%.
J.asta el momento ninguno ha dado mucho resultado.
Como
te decía antes, la ma"or probabilidad de compatibilidad
en
donantes de mFdula se da con un hermano " despuFs con
los
padres. A partir de ahí las probabilidades se reducen.
J1 ahí es donde entro "o.
J+Hacto JMatthew se quit% las ga(as " se #ol#i% hacia
ellaJ.
'l"nn no tiene hermanos " los mFdicos han pre(erido
dejarme a
mí como ltimo recurso por mi alergia a la penicilina.
JAsí que "o, como madre biol%gica, tal #e! podría
ser
compatible Jmurmur% ella, sintiFndose eHtra&a.
Matthew apret% la mandíbula " suspir%.
JGadas las circunstancias, supongo que (ue una suerte
que los %#ulos de Krace no (ueran #iables " tu#iFramos que
recurrir a ti.
Susannah trag% sali#a. Sabía que a Krace la había
destro!ado el enterarse de que no solo no podía concebir,
sino que ademDs no podrían utili!ar sus %#ulos. Le había
o(recido mDs dinero si permitía que la inseminasen con
esperma de Matthew, pero no había sido ese dinero eHtra
lo que había hecho que Susannah accediese. +lla misma
había perdido un bebF siendo mDs jo#en, " sabía lo
precioso que era el don de la #ida.
Matthew se aclar% la garganta.
J.a" una cosa mDs.
Algo en el tono de su #o! inquiet% a Susannah.
J)+s que ha" algn otro problema con 'l"nn*
J3o es eso. Mi (amilia, " tambiFn los padres de Krace,
creen
que aunque recurrimos a un #ientre de alquiler... Lo que
quiero
decir es que creen que Krace era... Japret% la
mandíbulaJ.
Krace quería que la gente pensara que era su bebF.
A Susannah, que sabía lo mucho que Krace ansiaba
ser
madre, no le sorprendi% que no hubiera querido que los
demDs
lo supieran.
J3o pasa nadaI lo entiendo.
Matthew (runci% ligeramente las oscuras cejas, " sus
ojos
#erdes buscaron los de ella.
J3o era nuestra intenci%n molestarte Jle dijo con
sinceridad.
J=ranquiloI no me molesta Jrespondi% ella con una
sonrisaJ.
3o so" parte de la #ida de ese ni&o, " Krace deseaba
tanto
tener un hijo...
JSí, es cierto Jmurmur% Fl, con un pesar que hi!o
que a
Susannah se le encogiese el cora!%n.
Se qued% mirando en silencio a aquel hombre que
estaba
criando solo al ni&o al que ella había traído al mundo.
Sus
anchos hombros estaban tan rígidos como si hubiesen
sido
esculpidos en mDrmol. .abría querido rodearlo con sus
bra!os
para recon(ortarlo, pero en #e! de eso entrela!% las manos
sobre
el rega!o.
JGe #erdad que no esto" molesta, Matthew. Ls entreguF
ese
bebF a Krace " a ti de cora!%n porque sabía que le daríais
todo
#uestro cari&o. 3o tienes que darme ninguna eHplicaci%n
sobre
las decisiones que tomasteis.
JMe ali#ia que lo #eas así, porque ha" algo que quería
pedirte
JMatthew inspir% pro(undamenteJ. Si te cru!as con
algn
miembro de mi (amilia te encontrarDs con que pueden
ser
bastante... curiosos. Si te preguntaran... quiero que guardes
el
secreto de Krace.
Susannah no quería mentirles ni ocultarles que era la
madre
biol%gica del peque&o, pero comprendía los
moti#os de
MatthewI lo ltimo que necesitaba 'l"nn en esos momentos
era
inestabilidad, o con(usi%n.
J$or supuesto Jrespondi% esbo!ando una sonrisa para
que
supiera que podía contar con ella.
Su respuesta pareci% ali#iar un poco la tensi%n de
Matthew, "
una sonrisa triste pero agradecida asom% a sus labios.
Eol#i% a
ponerse las ga(as " gir% la lla#e en el contacto para
poner el
coche en marcha.
Susannah se sentía mal por la angustia que había #isto en
sus
ojos, pero se oblig% a girar la cabe!a hacia la #entanilla.
+staba
allí para a"udar al chico, no a su padre. /astante complicada
era
"a la situaci%n como para complicarla an mDs.
1a estaba oscureciendo (uera cuando Susannah se dirigía
por el pasillo del hospital hacia la habitaci%n de 'l"nn.
Matthew le había dicho que lo encontraría allí cuando
acabase de hacerse las pruebas de compatibilidad como
posible donante.
Al llegar a la puerta se detu#o " se qued% mirando
unos instantes a padre e hijo a tra#Fs del cristal. Sentado
en una silla junto a la cama en la que "acía su hijo,
Matthew parecía un hombre distinto. Sus (acciones, mDs
relajadas, le otorgaban un aspecto mDs amable, " sus
sonrisas eran mDs sinceras. +l cora!%n le latía de
pronto mDs deprisa, " se encontr% con que no podía apartar
la #ista.
+l peque&o estaba girado hacia su padre, así que no
podía #erle la cara, solo el cabello re#uelto " los bracitos
eHtendidos hacia Matthew.
Cuando al!% la mirada " la #io, la tensi%n pareci%
#ol#er a apoderarse de su cuerpo hasta el punto de que la
sonrisa que había en sus labios se torn% rígida. Le dijo
algo al peque&o antes de le#antarse " se&alarle a ella la
pared opuesta. Susannah #io que había una puerta "
comprendi% que Matthew estaba indicDndole que se
reuniría con ella en la habitaci%n contigua. La habitaci%n
era una especie de antesala con un la#abo, había
estanterías con batines de hospital doblados junto a unas
cajas con mascarillas " otras cosas.
La puerta lateral se abri% " por ella sali% Matthew.
JComo tiene bajas las de(ensas ha" que la#arse las
manos "
los antebra!os " ponerse un batín antes de entrar en la
habitaci%n
Jle eHplic% antes de que ella pudiera siquiera preguntar.
La
preocupaci%n debi% traslucirse en su rostro porque
Matthew
encogi% un hombro " a&adi%J: $or lo menos no hace (alta
que
usemos mascarilla como con la ni&ita que estD en la
habitaci%n
de en(rente.
A tra#Fs del cristal de la puerta Susannah mir% a
'l"nn,
acurrucado en la cama hablando con un osito de peluche.
JSe le #e tan peque&o, tan #ulnerable... 3o es justo que
tenga
que pasar por algo así Jmurmur%.
Matthew no contest%, pero por el rabillo del ojo lo
#io
contraer el rostro. Gebía ser mu" (rustrante para Fl #er su(rir
a su
hijo " no poder hacer nada. Sus dedos ro!aron el
esparadrapo "
el algod%n que le habían puesto en el antebra!o despuFs
de
sacarle sangre, " rog% por que sir#iera de donante si
'l"nn
necesitase ese trasplante.
JLa mujer que me ha hecho las pruebas me ha dicho
que
intentarDn tener los resultados lo antes posible Jle
dijo a
Matthew.
4l asinti% " permaneci% a su lado un buen rato en
silencio,
mirando a su hijo de tres a&os, que estaba teniendo lo
que
parecía una solemne con#ersaci%n con su osito.
A Susannah se le hi!o un nudo en la garganta.
J)2uieres conocerlo* Jle pregunt% Matthew.
Susannah sinti% que un cosquilleo de eHcitaci%n en el
pecho.
Cuando le había entregado el bebF a Matthew " a Krace
no
había esperado #ol#er a #erlo, pero allí estaba.
JKraciasI me encantaría.
Capítulo dos
Susannah entr% #acilante en la habitaci%n
despuFs de Matthew. 'l"nn parecía tan peque&o sentado
en la cama con su pijama estampado con dibujos de osos
de peluche... =enía una #ía en la manita, " aunque en ese
momento no tenía conectado ningn tubo, se le encogi% el
cora!%n al #erlo.
+l peque&o al!% la pDlida carita " eHtendi% los bra!os
hacia
Matthew.
JM$apiiiiN
Matthew se inclin% para darle un (uerte abra!o " un beso
en la
mejilla.
J)Ees como no he tardado nada en #ol#er* Jle dijo
con
cari&o.
Los ojos de 'l"nn se posaron en Susannah, que contu#o
el
aliento. +ra como una #ersi%n en miniatura de Matthew,
con
rasgos mu" parecidos, pero tenía un ho"uelo en la barbilla
igual
que el que tenía ella. Ge pronto se sentía como si el
suelo
estu#iese temblando bajo sus pies.
La había hecho tan (eli! haber podido dar a Krace "
a
Matthew el hijo que ansiaban, " había estado tan
decidida a
racionali!ar sus sentimientos respecto a aquel ni&o, que
nunca se
había parado a pensar en que era sangre de su sangre.
Los solemnes ojos a!ules de 'l"nn la estudiaron en
silencio " le pregunt% a su padre en un susurro audible:
J)2uiFn es, papD*
A Susannah le rob% el cora!%n en ese instante " tu#o
que
pesta&ear para contener las lDgrimas.
J+s una amiga míaI se llama Susannah.
J.ola, 'l"nn Jlo salud% ella tras tragar sali#a.
J.ola, Suda... Jel peque&o (runci% el ce&o cuando se le
trab%
la lengua al intentar repetir su nombreJ. Suta...
JA lo mejor podríamos probar con un diminuti#o Jle
propuso
Matthew a Susannah enarcando una ceja.
+lla no habría sabido decir por quF, pero ese simple
gesto
hi!o que le pareciera an mDs guapo " se apresur% a
bajar la
#ista hacia 'l"nn, decidida a no dejarse lle#ar por esa
atracci%n.
+sbo!% una sonrisa " le dijo al chiquillo:
J/ueno, cuando era peque&a mi padre me llamaba Su!i.
JSudi Jdijo 'l"nn.
Susannah sonri% con dul!ura.
J$er(ecto.
Matthew la lle#% aparte " se inclin% hacia delante para
decirle
en #o! baja al oído.
JEo" a salir un momentoI tengo que llamar a la
o(icina.
Seguramente serD una con#ersaci%n tensa " no quiero
preocupar
a 'l"nn, que nota esa clase de cosas enseguida.
+l (resco olor del aftershave de Matthew la
en#ol#i%,
distra"Fndola momentDneamente de sus palabras. Ge
hecho,
aunque sus labios estaban a #arios centímetros de su
rostro,
notaba un cosquilleo en la mejilla, junto a la oreja, como
si
estu#ieran ro!Dndola. =rag% sali#a.
JClaro, no ha" problema.
JKracias JMatthew se acerc% a la cama " bes% en la
(rente a
su hijo antes de decirle en un tono despreocupadoJ: =engo
que
salir un segundo a llamar al tío -. O. pero Su!i se #a a
quedar
contigo. )Ge acuerdo, campe%n*
'l"nn la mir% con esos ojos enormes que tenía " asinti%.
Matthew se detu#o al llegar a la puerta " sonri%, aunque
era
palpable la tensi%n en esa sonrisa " en su mirada.
J3o tardarF.
Cuando se hubo marchado, Susannah mir% al peque&o.
Sinti%
un (uerte impulso de abra!arlo con (uer!a, pero se
contu#o ",
tras tomar asiento en la silla que había junto a la cama,
le
pregunt%:
J/ueno, 'l"nn )quF podríamos hacer para
entretenernos*
)=ienes algn libro di#ertido*
J=engo un cuento sobre un osito de peluche Jle contest%
Fl,
como si estu#iesen hablando de un tema mu" serio.
JMEa"a, quF bien, me encantan los ositos de pelucheN
)=e
apetece que te lo lea un rato*
+l chico asinti% " se baj% de la cama para ir a por un
gran
libro de tapa dura que había en una mesita baja con
algunos
juguetes " otras cosas. Cuando #ol#i% a subirse a la cama se
lo
puso a Susannah en el rega!o. La portada tenía un
bonito "
colorido dibujo de unos ositos de peluche.
J+s de mi tía Lil" Jle dijo 'l"nn.
Susannah al principio no comprendi%, pero luego #io
que
debajo del nombre de la autora ponía: P0lustrado por
Lil"
KincaidQ.
'l"nn había apo"ado la espalda en el cabecero de la
cama "
estaba esperando. Susannah comen!% a leerle la
historia,
lan!Dndole miradas (urti#as de #e! en cuando, " cuando
termin%
el peque&o le regal% una sonrisa radiante.
JKracias, Sudi.
+l cora!%n de Susannah pareci% detenerse un
momento,
como aturdido por la belle!a de esa sonrisa inocente, " esa
#e!
no pudo reprimir el impulso de abra!arlo " darle un beso
en la
(rente. +l cuerpecillo de 'l"nn se relaj% contra el su"o, " los
ojos
de Susannah se llenaron de lDgrimas, pero había cerrado los
ojos
con (uer!a " no dejaría que se escapara ninguna. 3o
necesitaba
pasar una eternidad con FlI pero iba a atesorar cada segundo
de
ese momento.
Como no quería que 'l"nn se sintiese inc%modo, inspir%
" lo
liber% de su abra!o. Sin embargo, el peque&o no se
había
re#uelto en sus bra!os, " se qued% mirDndola con una
eHpresi%n
curiosa. Susannah le sonri% " le pregunt%:
J)2uF te apetece que hagamos ahora* Jmir% los juguetes
que
había sobre la mesitaJ. )2uieres que te lea otro cuento*
L
tambiFn podríamos hacer un pu!!le.
'l"nn se mordi% el labio in(erior, como si estu#iera
pensando.
JEen, siFntate aquí a mi lado Jdijo dando un par de
palmadas
en el colch%n. Cuando ella se hubo sentado junto a Fl,
le
pregunt%J: )$odrías cantarme una canci%n*
Susannah no cantaba mu" bien, pero suponía que a un
ni&o de
tres a&os no le importaría demasiado c%mo cantase.
J$ues claro Jrespondi% ella sonrienteJ. )2uF tal
Brilla,
brilla, linda estrella*
Sin apartar sus ojos de los de ella, 'l"nn sacudi% la
cabe!a.
$or la eHpresi%n de su carita parecía que tenía algo en
mente, así
que Susannah esper% en silencio a que hablara de nue#o.
J)Conoces a +l#is*
,na sonrisa di#ertida pugnaba por a(lorar a los labios
de
Susannah, pero 'l"nn estaba tan serio que la reprimi%
como
pudo.
J/ueno, no en persona, pero cono!co sus
canciones.
)2uieres que te cante una*
'l"nn asinti%.
J)Alguna en particular*
JMe gustan todas.
Susannah parpade% sorprendida, preguntDndose
cuDntas
canciones de +l#is podía conocer un ni&o de tres a&os.
JGe acuerdo, estD bien.
-epas% mentalmente las canciones de +l#is " decidi%
probar
con Love Me Tender, porque era mu" conocida "
tambiFn
sencilla.
+n la carita de 'l"nn se dibuj% una sonrisa de oreja a
oreja
cuando empe!% a cantar.
Cuando termin% la primera estro(a, hi!o una pausa.
J)2uieres que siga, o te canto otra*
JSigue con esa Jrespondi% 'l"nnJ. = la cantas bien,
Sudi.
J)Conoces a alguien que no la canta bien*
'l"nn lan!% un #ista!o hacia la puerta, como preocupado
de
que alguien pudiera oírlos, " al #er que seguía cerrada, le
dijo en
un susurro:
JMi tía Lil". La canta mu" rDpidoI " baila cuando la
canta.
Susannah se tu#o que contener para no reírse. Su tía
Lil" parecía una persona di#ertida.
JL sea que no queremos una #ersi%n bailonga de la
canci%n. 'l"nn (runci% el ce&o, como si aquello (uera
e#idente.
JGe acuerdoI nada de #ersiones bailongas Jdijo
Susannah.
J=ampoco me gusta c%mo canta papD las canciones de
+l#is.
J)1 eso*
JCuando las canta papD suenan tristes.
$or alguna ra!%n a Susannah se le encogi% el cora!%n al
oír
eso. =al #e! alguna de las canciones de +l#is había
tenido un
signi(icado especial para Krace " para Fl.
J)$uedes seguir cantDndola* Jle pidi% 'l"nn,
interrumpiendo
sus pensamientos.
J$ues claro, cari&o.
Sigui% con la segunda estro(a, teniendo cuidado de no
cantar
mu" rDpido, " de que no sonara triste, " el cora!%n se
le
enterneci% cuando 'l"nn se acurruc% contra ella.
Cuando #ol#ía a la habitaci%n de su hijo, Matt
aminor% el paso " se detu#o ante la puerta, sorprendido
por lo que estaba #iendo a tra#Fs del cristal. Susannah
estaba sentada en la cama, junto a Fl, " 'l"nn estaba
acurrucado junto a ella, que parecía estar cantDndole una
canci%n.
3o podía oír lo que estaba cantando pero
conociendo a 'l"nn seguramente le habría pedido que le
cantase una de las canciones de +l#is que Krace solía
cantarle. Sinti% una pun!ada de nostalgia en el pecho al
recordar aquello.
Lo que lo había sorprendido de aquella escena no era
que Susannah estu#iera cantDndole. 'l"nn tenía una
habilidad especial para conseguir que la gente hiciera lo que
les pidiera. Lo que lo había sorprendido había sido #er a
su hijo acurrucado en el rega!o de Susannah relajado,
con(iado.
Gesde la muerte de Krace no lo había #isto
comportarse de un modo tan a(ectuoso con una
persona a la que apenas conocía. )2uF le habría
dicho Susannah para ganDrselo tan rDpido*
,na parte de Fl se alegraba de que 'l"nn hubiera
recobrado la capacidad de con(iar en los demDs, pero había
otra que quería apartar a Susannah de Fl " lle#Drsela lejos
antes de que su hijo se encari&ase demasiado con ella.
Lo ltimo que necesitaba el peque&o era sentirse
abandonado cuando Susannah saliese de sus #idas.
2ui!Ds había sido un error dejar que su hijo la conociera.
Se pas% una mano por el cabello " eHhal% un suspiro. 1a
pensaría luego en ese problema.
$as% a la antesala, se la#% los antebra!os, se puso un
batín nue#o ", cuando entr% en la habitaci%n, #io que
no se había equi#ocado. Susannah estaba cantDndole
Love Me Tender, " sus cristalinos ojos a!ules brillaban.
$or alguna ra!%n su dulce #o! le hi!o pensar en un #erde
prado ba&ado por el sol, " se imagin% "aciendo con
ella en la hierba " besando cada centímetro de su
blanca piel.
Apret% los pu&os " apart% esos inapropiados
pensamientos de su mente. 3o estaba bien que (antasease
con aquella mujerI desear a Susannah $arrish era
traicionar el recuerdo de su
esposa.
AdemDs, no iba a ser tan idiota como para complicar an
mDs
las cosas con lo complicadas que estaban "a: la
hospitali!aci%n
de 'l"nn, el haber descubierto que su padre, al que
habían
asesinado, había lle#ado una doble #ida " que tenía un
hijo
ilegítimo al que le había legado la ma"or parte de las
acciones
del negocio (amiliar... 3o, tenía que mantener la cabe!a (ría.
Susannah al!% la #ista en ese momento " lo #io, pero no
dej%
de cantar. 'l"nn había cerrado los ojos, " cuando se acerc%
sin
hacer ruido se dio cuenta, por su sua#e "
acompasada
respiraci%n, de que se había quedado dormido. Se lo indic%
con
gestos a Susannah, que dej% de cantar " tumb% al peque&o
en el
centro de la cama " lo arrop%.
Matthew la lle#% al otro eHtremo de la habitaci%n.
JAcabo de hablar con el mFdico Jle dijo metiFndose
las
manos en los bolsillosJ. +spera tener los resultados de
tus
pruebas ma&ana por la ma&ana.
+lla asinti%.
JGe acuerdoI me reunirF contigo aquí a primera hora.
$or
cierto que mi maleta estD en tu cocheI )podrías lle#arme al
hotel
que estF mDs cerca*
Matthew inspir% pro(undamente. La hospitalidad
que su
madre le había inculcado no le permitiría dejar que se
alojase en
un hotel. 3o cuando había #iajado hasta allí para a"udar a
su
hijo. $ero tampoco sabía si se sentiría c%moda alojDndose en
su
casa cuando para ella era un per(ecto desconocido. 3i
estaba
seguro de que (uera una buena idea teniendo en cuenta
la
atracci%n que sentía hacia ella.
Lo mDs l%gico sería que la lle#ase a casa de su madre.
Su madre dis(rutaba enormemente teniendo huFspedes, "
$amela, la mujer que lle#aba a&os ocupDndose de las tareas
del hogar " era como de la (amilia, tambiFn estaría
encantada.
Solo que había un problema. Su madre... toda su (amilia,
en realidad, creían que Krace era la madre biol%gica de
'l"nn. 3o podía decirles el moti#o por el que Susannah
estaba allí, ni por quF le estaban haciendo pruebas para
#er si podía ser una donante de mFdula compatible con el
peque&o.
=enía pensada una eHcusa por si se encontraban con ellos
en algn momento, lo cual sería mDs que probable si
(inalmente resultaba ser compatible como donante "
tenía que quedarse mDs tiempo. Claro que eso, " que
se alojase en casa de su madre, eran dos cosas
completamente distintas. )$odría con(iar en que Susannah
no se iría de la lengua o metería la pata en esas
circunstancias* 3o sabía mucho de ella, " no sabía si se le
daba bien mentir. Sería mejor no tentar a la suerte, se
dijo. 1 eso le dejaba una nica opci%n. Se aclar% la
garganta.
J$uedes quedarte en mi casa.
JLh, no querría molestarI estarF bien en un hotel Jreplic%
ella
agitando la manoJ. Ge #erdad.
J=onterías. 3o puedo permitir que te alojes en un
hotel
cuando ha" sitio de sobra en mi casa.
Susannah (runci% ligeramente el ce&o.
J3o sF. 1o...
Matthew, que no estaba dispuesto a ceder en ese
aspecto,
irgui% los hombros.
J3o aceptarF un no por respuesta Jle dijoJ. Mi
hermana
Kara llegarD dentro de unos die! minutos para quedarse
con 'l"nn " nosotros nos marcharemos Ja&adi% mirando
el reloj de la pared.
Susannah lade% la cabe!a.
J).abFis hecho turnos para quedaros con Fl*
Matthew asinti%.
J'l"nn es el nico sobrino " nieto que ha" por ahora en
la
(amilia. =odos estDn preocupados por
Fl.
Matthew querría poder estar todo el día junto a su hijo,
pero
el negocio (amiliar estaba atra#esando serios problemas, "
por
suerte contaba con su madre, sus hermanas " su hermano,
que
adoraban a 'l"nn. 3o podía agradecerles lo bastante que
se
hubieran o(recido a turnarse para quedarse
con Fl.
$or el rabillo del ojo #io que su hermana "a estaba
en la
antesalaI puntual como
siempre.
JAhí estD Kara Jle dijo a Susannah.
Cuando su hermana entr% en la habitaci%n Matthew
(ue a
recibirla con un
abra!o.
JLe he comprado plastilinas a 'l"nn, " le he traído
unos
rotuladores para colorear Jle dijo Kara le#antando una
bolsa
que
traía.
Matthew sonri%.
J)=e he dicho alguna #e! que eres mi hermana (a#orita*
Kara se rio " mir% a Susannah:
J+so nos dice a todas Jle dijo poniendo los ojos en
blanco.
Susannah sonri%.
J)CuDntas hermanas sois*
J=res Jcontest% KaraJ. Matthew " nuestro otro
hermano
solo son dos, así que estDn en minoría.
Sin embargo, tan pronto como dijo esas palabras se
puso
tensa, " Matthew tambiFn. .asta hacía poco solo habían
sido
dos hermanos, hasta que a raí! de la muerte de su padre
habían
descubierto que tenían un hermanastro.
Apartando esos pensamientos de su mente,
Matthew
procedi% a hacer las presentaciones.
JKara, esta es Susannah, una #ieja amiga de Krace.
3o había tenido tiempo para hablar con Susannah
de la
historia que pensaba contarle a su (amilia, pero por suerte
ella
comprendi% la intenci%n de su mentira " ocult% su
sorpresa.
Se dieron la mano.
J,n placer Jdijo KaraJ. ).as #enido a #er a 'l"nn*
JSí Jrespondi% Susannah con naturalidad " sin un Dpice
de
ner#iosJ. +sto" de paso por la ciudad " cuando
llamF a
Matthew para #er c%mo les iba me dijo que 'l"nn estaba en
el
hospital.
J2uF amable por tu parte.
JMatthew me ha dicho que os estDis turnando para no
dejar
solo a 'l"nn. Si hiciera (alta, como tengo que estar aquí
unos
días no me importaría quedarme un rato con Fl.
Matthew sinti% como si una (uer!a in#isible le
oprimiera el
pecho. Cuanto mDs tiempo pasara Susannah con 'l"nn,
ma"or
riesgo corría su hijo de encari&arse con ella " de lle#arse
un
disgusto cuando se marchara.
JSería estupendo poder contar con alguien mDs Jdijo
KaraJ.
Con las noches " los (ines de semana no ha" problema,
pero si
pudieras cubrirnos en algn momento durante las horas
de
trabajo... Aparte de nuestra madre, Lil" es la nica que
tiene un horario (leHible porque es freelance, así que en
esas horas es cuando tenemos mDs problema para
organi!arnos.
Matthew se masaje% los tensos msculos de la nuca
con la mano. )C%mo podría recha!ar la a"uda de
Susannah sabiendo que eso le daría un descanso a
su (amilia, que estaba des#i#iFndose por 'l"nn " por
Fl* Gej% caer la mano " se la meti% en el bolsillo del
pantal%n. Solo serían unos días, " si #eía que su hijo se
estaba encari&ando demasiado hablaría con Fl.
J$ues si querFis podría #enir ma&ana mismo Jdijo
Susannah.
JKenial JKara sac% una agenda electr%nica de su bolso
"
empe!% a pulsar botonesJ. Solo necesito que me des un
nmero
para poder
contactarte.
Antes de que Susannah pudiera #ol#er a su idea de
alojarse
en un hotel, Matthew inter#ino en la
con#ersaci%n.
JLa he in#itado a quedarse conmigo mientras estF
aquíI
puedes llamarla a mi
casa.
Kara parpade%, como sorprendida, pero no hi!o
ningn
comentario al
respecto.
J$er(ecto, pues estaremos en contacto JdijoJ. Ah, pero si
se
estD despertando el bello durmiente... Ja&adi% acercDndose
a la
cama, donde 'l"nn se estaba despere!andoJ. )C%mo
estDs,
peque&ajo
*
Eeinte minutos despuFs Susannah " Matthew estaban
en el coche, camino de su casa.
J$erdona la mentira que le he dicho antes a Kara
Jse disculp% Fl.
+lla se encogi% de hombros.
JMatthew, es tu (amilia, tu #ida... " la de 'l"nn. 1o solo
esto"
aquí para a"udarI t ha! lo que consideres que tienes que
hacer.
Matthew no estaba acostumbrado a un apo"o
tan
incondicional. Krace a menudo le había lle#ado la
contraria, " a
su (amilia la adoraba, pero les encantaba dar su opini%n
sobre
todo. +l que Susannah estu#iese dispuesta a dejarle lle#ar
las
riendas era una no#edad para Fl, " algo de agradecer.
Le lan!% una mirada de reojo. Sus (acciones
relajadas le
con(irmaron que no había una intenci%n oculta tras sus
palabras.
=enía la sensaci%n de que era una persona bastante
transparente.
JKracias.
J3o ha" de quF. Aunque para la pr%Hima, sería mejor que
me
pusieses antes al corriente de lo que #as a decir.
J$erdona, tienes ra!%n Jasinti% Fl mientras giraba el
#olante
para tomar una cur#aJ. Gebería haber hablado de ello
contigo
antes de que apareciera Kara.
J3o importa Jle insisti% SusannahJ. +ntonces... )se
supone
que so" una #ieja amiga de Krace*
J/ueno, no es eHactamente una mentira.
Al detenerse en un semD(oro gir% la cabe!a hacia
Susannah, "
sus ojos se encontraron con los de ella, a!ules como un
cielo de
#erano. +ra en lo primero que se había (ijado cuando se
había
acercado a Fl en el aeropuerto. $odría mirarse en ellos
durante
horas. 'runci% el ce&o " #ol#i% la #ista al (rente.
JAl (in " al cabo Krace " t os #isteis bastante
cuando
estDbamos con los trDmites de la inseminaci%n arti(icial "
demDs.
1 Krace nunca le dijo tu nombre a mi (amilia, así que
no
sospecharDn nada. 2uería que se supiera lo mínimoI #eía
como un (racaso el no poder tener hijos.
$or mDs que lo había intentado no había logrado sacarla
de su error. .abía sido una madre eHcelente para 'l"nn.
Al #er ponerse en #erde el semD(oro, pis%
sua#emente el acelerador.
JAdemDs, si les dijFramos que eres la madre de
alquiler, sin decirles tambiFn que eres la madre
biol%gica de 'l"nn, se preguntarían quF estDs haciendo
aquí.
J$ero... )1 si los resultados de las pruebas son positi#os
" se diera el caso de que 'l"nn necesitara el trasplante de
mFdula*
)3o sería mu" di(ícil que siguieras ocultDndoselo a tu
(amilia* Matthew trag% sali#a " apret% el #olante.
JSi llega el momento "a nos preocuparemos de eso
JFl estaba re!ando con todas sus (uer!as por que
'l"nn no necesitase ese trasplanteJ. 3i mi (amilia ni nadie
debe saber que Krace no era la madre biol%gica de 'l"nn.
Le había prometido a Krace que nadie lo sabría
nunca, " estaba decidido a mantener esa promesa. Se lo
debíaI eso " mucho mDs. La culpa de que hubiera muerto
en aquel accidente había sido su"aI había sido Fl quien
había hecho que tomase ese a#i%n.
Mientras cru!aban Charleston camino de casa de
Matthew, una multitud de recuerdos del tiempo que
había #i#ido allí asaltaron a Susannah. ,na dulce
nostalgia inund% su alma al #er las elegantes casonas por
las que tanta (ama había adquirido la ciudad, " los
majestuosos Drboles que se al!aban junto a las aceras.
Minutos despuFs Matthew aparcaba (rente a una casa de
dos pisos con grandes #entanas. ,no de los muros
estaba casi cubierto de madresel#a.
Se bajaron del coche " subieron hasta la entrada.
Cuando hubo abierto la puerta, Matthew se hi!o a un lado
para dejarla pasar. +lla inspir% ner#iosa antes de entrar.
Solo iban a ser unos días, se dijo. 1 si estaba allí era por
'l"nn. +ntonces... )por quF se sentía como si estu#iese
adentrDndose en la guarida del lobo*
)$or quF* $orque era tan tonta que su
subconsciente (antaseaba con que aquel hombre tan
atracti#o la había in#itado a su casa porque estaba
interesado en ella, lo cual era ridículo.
MEa"a si era ridículoN, se dijo cuando nada mDs cru!ar el
umbral #io una gran (otogra(ía enmarcada de Krace en la
pared, con una sonrisa beatí(ica " 'l"nn de bebF en sus
bra!os.
1 cuando la condujo a tra#Fs de la casa #io mDs (otos de
ella en las paredes: con 'l"nn, con Matthew, (otos de
los tres juntos... Salía en (otos grandes " peque&as, en
instantDneas " retratos, sonriente o con eHpresi%n dulce "
so&adora.
Aquella no era la casa de un hombre que in#itaba a una
mujer a su casa porque quería acostarse con ellaI era la
casa de un #iudo que seguía pro(undamente enamorado de
su esposa.
Matthew se detu#o (rente a la primera puerta del pasillo
del segundo piso por el que acababan de entrar, la abri% "
encendi% la lu!. +ra un dormitorio decorado en tonos
rosas " mal#as.
J+ste es el cuarto de in#itados. +l cuarto de ba&o estD
justo ahí Jle dijo se&alDndole una puerta que había a
un ladoJ. Cuando ha"as descansado un poco baja " #erF
quF tengo en la ne#era para cenar.
Susannah había almor!ado en el a#i%n, pero desde
entonces no había tomado nada, " al oír la palabra cenar
le sonaron las tripas.
JSi quieres puedo preparar "o algo Jle dijo.
Matthew baj% la #ista a su est%mago " luego #ol#i% a
le#antar
la mirada con una sonrisa di#ertida en los labios.
J3o hace (alta. $amela, la empleada del hogar de mi
madre,
me llena cada semana la ne#era con comida casera que
ella
prepara.
J2uF amable.
J.a estado haciFndolo desde que Krace muri%. Creo que
le
preocupa que estF demasiado ocupado como para cocinar.
J)1 no lo estDs*
4l esbo!% una media sonrisa.
J$or desgracia sí, con demasiada (recuencia Jadmiti%JI
por
eso tengo siempre a $amela en mis oraciones.
JGe todos modos, si al (inal tu#iera que quedarme
mDs
tiempo me gustaría poner mi granito de arenaI podría
cocinar, si
te parece bien.
JSusannah, con lo que te has o(recido a hacer por 'l"nn
es
mDs que su(iciente Jle dijo Fl con una sonrisaJ. =e espero
en la
cocinaI estD bajando las escaleras " luego a la i!quierda.
+lla lo sigui% con la mirada mientras salía al pasillo, " no
pudo
e#itar (ijarse en lo tenso que parecía. Gebía ser agotador
tener
que criar Fl solo a 'l"nn, " mDs si an echaba de menos a
su
esposa. MSi ella pudiera...N
$uso (reno a ese pensamiento " (ue a cerrar la puerta
antes de
la#arse un poco la cara " cambiarse de ropa. 'l"nn "
Matthew
no eran parte de su #ida, se record%. Solo iba a estar allí
un tiempo. Se recogi% el largo cabello rubio con una pin!a
" baj% las escaleras.
Al entrar en la cocina se encontr% a Matthew sin corbata,
con el cuello de la camisa desabrochado " las mangas
dobladas. +staba remo#iendo algo en una cacerola que
tenía puesta en el (uego.
Los ojos de Susannah se posaron en sus (uertes
antebra!os, cubiertos por una ligera mata de #ello casta&o, "
le cost% apartar la #ista.
J+spero que te gusten las alubias con chile Jle dijo
Matthew al!ando la mirada hacia ellaJ. +s una de las
especialidades de $amela.
Susannah #ol#i% a poner los pies el suelo.
JMe encantan Jrespondi% acercDndoseJ. .uele bien.
)$uedo
hacer algo para
a"udar*
Matthew le pas% una manopla.
J$uedes sacar los panes de maí! del hornoI "a deben
estar
calientes
.
J$or cierto, lo de antes iba en serio Jdijo Susannah
mientras
colocaba la bandeja con los panes sobre la encimera
de
mDrmolJ. Si me quedo mDs de lo pre#isto no me sentirF
c%moda
durmiendo " comiendo bajo tu techo a menos que pueda
echar
una mano de alguna manera. AdemDs, he pedido una
semana "
aun con el tiempo que pase con 'l"nn en el hospital, si no
tengo
nada que hacer me #ol#erF
loca.
J/ueno, desde luego no quiero que pierdas la cordura por
mi
culpa Jcontest% Fl di#ertido, enarcando una cejaJ. +n (in,
si te
empe&as puedes cocinar, si quieres. =e dejarF las lla#es
del Cadillac de Krace " una tarjeta de crFdito para que
puedas comprar los ingredientes que necesites Jtom% un
cuenco, sir#i% en Fl una raci%n generosa de alubias " se
lo pas%J. AdemDs, necesitarDs el coche para ir " #enir del
hospital.
=om% otro cuenco " lo llen%. Luego tom% tambiFn la
cesta donde Susannah había colocado los panes de maí! "
le se&al% la mesa, donde había puesto dos manteles
indi#iduales, ser#illetas, cubiertos, dos pares de copas, una
jarra con agua " una botella de #ino.
J)=e importa que cenemos aquí, en la cocina, en #e! de
en el comedor*
J3o ha" problema Jrespondi% ella, "endo a sentarse con
su cuenco. $rob% las alubias " dej% escapar un
PummmQJ. +stas alubias estDn buenísimas.
JSí que lo estDn Jasinti% Fl tomando un bollo de panJ.
Mis hermanos " "o nos criamos con la comida casera de
$amela.
Mientras seguían comiendo en silencio, Susannah
record% algo.
J)$uedo hacerte una pregunta*
Matthew al!% la #ista, " mirDndola con cierto
recelo,
respondi%
:
JClaro.
J)$or quF le canta todo el mundo canciones de +l#is a
'l"nn*
Matthew (runci% el ce&o " #ol#i% a bajar la #ista a su
cuenco.
JA Krace le gustaba mucho su msica. +n #e! de
cantarle
canciones de cuna le cantaba canciones de
+l#is.
+ra eHtra&o que una simple palabra pudiese contener
tanto
dolor, pens% ella obser#Dndolo. SintiFndose algo culpable
por haber hecho a(lorar un recuerdo que lo entristecía,
esbo!% una sonrisa tra#iesa " dijo para distender el
ambiente.
JSegn me ha dicho 'l"nn no todo el mundo las canta
bien.
4l al!% el rostro con brusquedad, " #io contrariedad en
sus
ojos
#erdes.
J)A quF te re(ieres*
JGijo que su tía Lil" canta las canciones de +l#is
demasiado
rDpidas " que a #eces baila cuando las
canta.
Matthew no pudo e#itar que una sonrisilla asomara a
las
comisuras de sus
labios.
JSí, eso es mu" propio de Lil".
P1 cuando papD la canta suena tristeQ... +l recordar
esas
palabras hi!o que se le encogiera el cora!%n. +ra natural
que a
'l"nn las canciones de +l#is le sonaran tristes cuando
se las
cantaba su
padre.
JSusannah, "o... quería pedirte algo, pero...
Cuando se qued% callado, como #acilante, ella lo
inst% a
continuar
.
JLo que estF en mi mano lo harF Jle dijoJI no tienes mDs
que
decirme c%mo puedo
a"udar.
$ara eso había ido allí, para a"udar.
J3o se trata de eso JMatthew dej% la cuchara en el
cuenco "
entrela!% las manos bajo la barbillaJ. +sta tarde, cuando
#ol#í de
hacer esa llamada " encontrF a 'l"nn dormido en tu
rega!o... J
alcan!% su copa de #ino " tom% un sorbo, dDndose tiempo
para
escoger bien las palabrasJ. 3ormalmente 'l"nn no se
muestra
a(ectuoso con los desconocidos, pero contigo ha sido
di(erente,
" si pasas mDs tiempo con Fl...
J=emes que cuando me marche se sienta dolido
Jlo
interrumpi% Susannah. A ella tambiFn le atormentaba
ese
pensamiento.
Matthew asinti% " se puso a remo#er con la cuchara lo
que
quedaba en su cuenco, abstraído, antes de soltarla " al!ar
la
#ista de nue#o hacia ella.
J1a sF que no puedo tenerlo en una urna de cristal, pero
no
quiero que su(ra.
MJ0ntentarF que no se encari&e demasiado conmigo
Jle
prometi%J. 1o tampoco quiero #erlo su(rir.
JLo sFI lo #i en tus ojos cuando estDbamos con Fl. SF que
te
importa.
Susannah baj% la #ista a su rega!o " se alis% la (alda
con las
manos mientras buscaba las palabras adecuadas.
JCuando os entreguF a 'l"nn a Krace " a ti, hace tres
a&os J
dijo (inalmente, al!ando la #ista para mirarlo a los
ojosJ, me
alegrF de cora!%n de haber podido a"udaros a tener un
hijo.
Krace ansiaba tanto ser madre... " estaba segura de que
seríais
unos padres estupendos. $ero sí, por supuesto que 'l"nn
me
importa. 2uiero lo mejor para Fl. $or eso no tienes
que
preocuparteI lo ltimo que haría sería alentarlo para
que se
encari&e conmigo " causarle dolor cuando me marche.
La tensi%n en las (acciones de Matthew pareci% disiparse,
al
menos en parte. Asinti% " sigui% comiendo.
Capítulo tres
A la ma&ana siguiente Susannah estaba en la
cocina preparando unas tostadas cuando entr% Matthew
por la puerta. Lle#aba unos pantalones a!ul oscuro "
una camisa color caramelo pero no se había puesto
toda#ía ni la corbata ni la chaqueta. =ampoco se había
abrochado an los dos primeros botones de la camisa,
dejando entre#er la mata de #e lo oscuro de su pecho, "
Susannah se not% de pronto la boca seca. 3o podía
apartar la #ista.
J/uenos días Jla salud% MatthewJ. ).as dormido
bien* + la trag% sali#a " se apresur% a bajar la #ista a
la tostadora.
J/uenos días. Sí, he dormido como un bebF.
J)2uieres decir que te has estado despertando cada
dos
horas porque tenías hambre*
Cuando lo mir%, Susannah #io un bri lo tra#ieso en sus
ojos
#erdes, " esa chispa de humor inesperado la a"ud% a
relajarse
un poco.
J'l"nn no os dejaba dormir demasiado, )eh* Jle
pregunt%
con una sonrisa.
J.asta que los ocho meses no durmi% una noche entera
del
tir%n JMatthew se acerc% a la ca(eteraJ. Eo" a preparar
ca(FI
)te apetece una ta!a*
JSí, gracias.
Al bajar la #ista se (ij% en que Matthew estaba descal!o,
"
por alguna ra!%n absurda se le cort% el aliento.
-esultaba
eHtra&amente íntimo. +ran unos pies (uertes, con largos
dedos "
u&as bien recortadas, " sin saber por quF de repente se
los
imagin% (rotDndose en la cama contra los su"os.
J)C%mo te gusta*
Le#ant% la cabe!a aturdida al oír la pregunta de Matthew,
que
tenía le#antada la mano con una ta!a.
JSoloI con un terr%n de a!car Jcontest% con #o!
ronca.
Matthew se #ol#i% de nue#o hacia la ca(etera para ponerla
en
marcha, dDndole la oportunidad de recobrar la
compostura.
)$or quF tenía ese e(ecto en e la*
JMa&ana harF un desa"uno en condiciones Jle dijo, como
si
no pasara nadaJ, pero entretanto... )te apetece algo mDs
aparte
de tostadas*
J3o, con eso estD bien Jrespondi% Fl girDndose hacia e
laJ.
Cuando preparo el desa"uno para 'l"nn " para mí suelo
hacer
hue#os re#ueltos, pero "o con unas tostadas o un ca(F
me
apa&o.
Se apo"% en la encimera, cru!% los bra!os sobre el
musculoso
pecho, " un pie sobre el otro. + la se #ol#i% de nue#o
hacia la
tostadora para no seguir mirDndolo, meti% otras dos
rebanadas "
(ue hasta la ne#era para sacar la margarina " la
mermelada.
JKara lam% hace un rato Jle dijo MatthewJ. 2uería saber
si
podrías ir esta ma&ana a quedarte con 'l"nn. 0ba a ir e la,
pero
parece que han surgido no sF quF problemas con
los
preparati#os de la boda, " tiene que ocuparse personalmente
de
e los.
+ la se #ol#i% sonriente con la margarina en una mano
" un
bote de mermelada de (resa en la otra.
J)Ea a casarse*
Con la situaci%n por la que estaba atra#esando la
(amilia no
les iría mal algo que celebrar.
J3o, la que se casa es Laurel, otra de mis hermanas. Kara
se
dedica a organi!ar bodas " otros e#entos Jle eHplic%
MatthewJ.
Si te #a mal ir esta ma&ana puedo ir "o Ja&adi%J.
.abía
pensado ir por la tarde, pero...
J3o, no ha" problema Jreplic% e la, alegrDndose de
poder
ser de a"udaJ. Lo nico que tenía pensado hacer esta
ma&ana
era ir de compras, " puedo hacerlo mDs tarde.
La sonrisa de gratitud que le dirigi% Matthew hi!o que
se le
arrebolaran las meji las " que esa ola de calor descendiese
luego
por su cuerpo, eHtendiFndose hasta sus pies. $or esa
sonrisa
haría lo que (uera.
J)Gesa"unamos aquí* Jle pregunt% Matthew.
Susannah mir% las puertas acristaladas que daban a
un
peque&o patio ba&ado por la lu! del sol. .abía una
mesa
redonda " un par de si las metDlicas.
J)1 si salimos (uera*
J/ueno. 3o debería hacer mucho (río ahora que estD
dando
el sol Jdijo Matthew "endo a abrir las puertasJ. La #erdad
es
que hemos tenido unas temperaturas bastante cDlidas este
a&o.
Susannah tom% una bandeja de la encimera, la puso
sobre la
mesa de la cocina " coloc% en e la los platos con las
tostadas, la
margarina " la mermelada. Matthew se acerc% por el otro
lado
de la mesa para poner tambiFn en la bandeja las dos ta!as
de ca(F, " cuando se inclin% para le#antarla el olor (resco
de su piel " su ropa limpia en#ol#ieron a Susannah, que
cerr% los ojos un instante para saborearlo.
Cuando Matthew se incorpor% #ol#i% a abrir los
ojos ", ali#iada de que Fl no pareciera haberse dado
cuenta, sac% cubiertos de uno de los cajones " lo sigui%
(uera.
,na sua#e brisa jugaba con las hojas de los arbustos
que rodeaban el peque&o patio. +ra como un rinc%n
mDgico, aislado de la realidad. Con los cubiertos en la
mano Susannah se gir% hacia el sol, dando la espalda a la
mesa, " eHtendi% los bra!os. Le encantaba sentir el calor
del sol en su piel " la sua#e caricia de la brisa en su pelo.
$odría permanecer así durante horas. Sin embargo, no
estaba sola.
Gej% caer los bra!os ", al #ol#erse hacia Matthew,
lo encontr% mirDndola con una intensidad que la dej% sin
aliento, pero se dijo que no tenía por quF a#ergon!arse "
se encogi% de hombros.
JMe gusta el aire (resco Jdijo dejando los cubiertos
sobre la mesa.
4l esbo!% una sonrisi la di#ertida.
J1a lo #eo.
J+s lo que tiene trabajar todo el día encerrada en una
o(icina
" #i#ir en un bloque de apartamentos Jse eHplic% e laJ.
Siempre
que puedo intento sacar tiempo para que me den el aire " el
sol.
Me gusta sentirlos en la pielI es...
re#itali!ante.
JSuena bien Jdijo Matthew en un tono despreocupado
que
no se correspondía con la intensidad de su
mirada.
JCuando paso mucho tiempo entre cuatro paredes me
siento
como si estu#iera marchitDndome Jcontinu% e la,
consciente de
que su #o! sonaba de pronto algo ronca.
Se hi!o un pro(undo silencio entre ambos, " pronto la
tensi%n
que había en el aire se con#irti% en algo casi (ísico. Los ojos
de
Matthew se oscurecieron, " un escalo(río le recorri% la
espalda a
e la.
Matthew se aclar% la garganta.
J+res una mujer curiosa.
J)$or quF*, )a ti no te gusta estar al aire libre* Jinquiri%
e la
casi en un hilo de #o!. .asta sus cuerdas #ocales parecían
estar
haciFndole boicot.
JMe encanta Jrespondi% Matthew, "endo a retirarle la
si la
para que se sentaraJ, aunque nunca he pensado en e lo
como
algo que necesite. Lle#o a 'l"nn a jugar al parque, pero lo
hago
por Fl.
Susannah se sent% " lo obser#% mientras rodeaba la
mesa
para sentarse tambiFn. Le parecía que estaba empe!ando
a
comprender quF clase de persona era Matthew Kincaid.
=om%
su ta!a de ca(F " bebi% un sorbo.
J3o puedes #i#ir solo para tu trabajo " para 'l"nn Jle
dijoJI
t tambiFn tienes necesidades.
4l se qued% mirDndola, " de pronto Susannah lament%
el
modo en que lo había eHpresado. 3o era quiFn para
opinar
sobre su #ida.
+n ese momento le son% el m%#il a Matthew, que
apart% la
mirada para sacDrselo del bolsi lo del pantal%n. Cuando
#io el
nmero en la panta la se disculp% " entr% en la casa.
Aque la interrupci%n ali#i% a Susannah, aunque de
pronto el
patio parecía (río " #acío sin su presencia. +ra algo que
había notado desde que había legado a Charleston, pens%
(rotDndose los bra!os con las manos: cuando Matthew
entraba en una habitaci%n era como si la iluminase por
completo. 0ncluso a lí (uera, al marcharse, (ue como si el
aire cambiase " los colores de todo lo que la rodeaba
perdiesen (uer!a.
Al poco rato #ol#i% a salir Matthew.
JMe lamaban del hospital.
+l cora!%n le dio un #uelco a Susannah.
J)Le ha pasado algo a 'l"nn*
J3o, era del laboratorio.
Las manos de Susannah se a(erraron a la mesa.
J1a tienen los resultados de las pruebas, )no* J
inquiri%. 4l
asinti%J. )1 quF te han
dicho*
La sonrisa que se dibuj% en el rostro de Matthew
trans(orm%
por completo su
eHpresi%n.
J+res compatible. +s la primera buena noticia que me
han
dado desde que 'l"nn ingres% en el hospital J(ue a
sentarse
(rente a e la de nue#o " tom% su mano entre las su"as.
Aquel
simple contacto hi!o que un cosqui leo elFctrico
recorriese el
cuerpo de SusannahJ.
Kracias.
JMCuDnto me alegroN Jmurmur% e la ali#iada.
J=oda#ía no estDn seguros de que #a"a a necesitar
el
trasplante JMatthew inspir% pro(undamente, " Susannah
pens%
que probablemente estaría rogando a Gios en silencio por
que
no lo necesitaraJ, pero los mFdicos quieren que te quedes
en la
ciudad durante los pr%Himos días, por si
acaso.
+ la asinti%.
J.e pedido una semana en mi empresaI no #o" a
irme a ninguna parte.
Cuarenta minutos despuFs Susannah estaba en el
hospital, mDs ner#iosa de lo que lo había estado el
día anterior. La primera #e! que había estado a solas con
'l"nn solo habían sido unos minutos, mientras Matthew
hacía esa lamada. +sa #e! serían #arias horas, " se
esperaba de e la que durante ese tiempo (uese capa! de
mantener entretenido al peque&o. 1 no solo sería di(ícil,
teniendo en cuenta lo limitada que era su eHperiencia
cuidando ni&os, sino que ademDs se suponía que no debía
hacer que 'l"nn se encari&ase con e la.
,na mujer alta de pelo corto pelirrojo oscuro se le#ant%
de la si la junto a la pared " se le#% un dedo a los labios
para indicarle que 'l"nn estaba dormido. Susannah se
acerc% de punti las.
Los ojos de la mujer eran #erdes como los de Matthew,
pero era demasiado ma"or para ser una de sus hermanas.
JGebes de ser Susannah Jle dijoJ. 1o so" +li!abeth,
la abuela de 'l"nn. Kracias por o(recerte a quedarte unas
horas con Fl.
J3o ha" de quF.
Cuando mir% a 'l"nn se enterneci% al #erlo acurrucado
con su
osito de peluche, " (ue tan (uerte el impulso de sentarse a su
lado
" abra!arlo que la asust%. 2ui!D (uese e la la que debiera
tener
cuidado de no implicarse demasiado emocionalmente.
JSe ha dormido hace un rato Jle dijo +li!abethJ, así
que
probablemente siga durmiendo un buen rato. $or la anemia
estD
cansado todo el tiempo.
JComprendo Jrespondi% e la sin apartar la #ista
del
peque&oJ. GejarF que sea Fl quien marque el ritmo " si lo
#eo
cansado intentarF que se eche una siesta.
JKara me ha dicho que eras amiga de Krace.
Susannah no se sinti% o(endida por el tono de +li!abeth,
que,
aunque educado, era ligeramente inquisiti#o. +ra la abuela
del
peque&o, " estaba a punto de marcharse " dejar a su nico
nieto
en compa&ía de una eHtra&a.
JSí Jrespondi% midiendo sus palabras. 1a que tenía
que
mentir, lo mejor sería ce&irse lo mDs posible a la #erdad,
se
dijoJ. 3os conocimos hace algunos a&os. La ltima #e! que
la #i
'l"nn acababa de nacer.
J)1a conocías a 'l"nn* Jle pregunt% la otra mujer,
ladeando
la cabe!aJ. $erdona mi curiosidad, pero es que no
recuerdo
haberte #isto en la (iesta de la canasti la que organi!aron
Matt "
Krace.
JSolo lo #i una #e! Jrespondi% Susannah. +l día que lo
trajo
al mundoJ. Me perdí la (iesta porque por esas (echas me
mudF a
Keorgia " luego Krace " "o perdimos el contacto. Lo
sentí
mucho cuando supe que había (a lecido.
+li!abeth mir% con pesar a su nieto.
J=odos lo sentimosI era tan jo#en... 1 (ue tan duro
para
Matthew " 'l"nn... Jmurmur% enjugDndose una lDgrima
con
disimulo despuFs de colgarse el bolso.
A Susannah se le encogi% el cora!%n al #erlo.
J.a sido un placer conocerte Jle dijo +li!abeth
tendiFndole la
manoJ. +spero #ol#er a #erte otro día, antes de que
#uel#as a
Keorgia.
JLo mismo digo Jcontest% Susannah estrechDndole la
mano,
" la sigui% con la mirada mientras salía de la habitaci%n.
Cuando se qued% sola Susannah se permiti%
quedarse
mirando al peque&o unos minutos. +ra senci lamente
per(ecto.
Se sent% en la si la junto a la cama, sac% del bolso una
libreta "
un bolígra(o, " se puso a anotar una serie de cosas que
quería
decirle a su a"udante por correo electr%nico mDs tarde.
+n un momento dado dej% de escribir " se qued%
pensando,
dDndose golpecitos en la barbi la con el bolígra(o. .acía
una
semana su trabajo había sido lo mDs importante en su #ida,
pero
ahora... sus ojos se des#iaron hacia el peque&o, que
seguía
dormido, antes de que se obligara a bajar de nue#o la #ista a
la
libreta.
=enía que mantener la cabe!a (ría. $ronto
abandonaría
Charleston, " cuando lo hiciera tendría que #ol#er a
centrarse en
su carrera. Le encantaba su trabajo, " estaba orgu losa de
haber
alcan!ado el puesto que había alcan!ado cuando solo
tenía
#eintisFis a&os, se record%. 1 tenía a lí a su madre, "
tambiFn
tenía un estrecho grupo de amigas en Keorgia, a las cuales
no
había tenido ocasi%n de eHplicarles el moti#o de su
#iaje a
Charleston. Solo había podido mandarles un mensaje
rDpido al
m%#il diciFndoles que iba a estar (uera unos días " que
se lo
eHplicaría todo a su regreso.
Cuando acab% de escribir sus notas pens% en la cena de
esa
noche. 3o solía preparar comidas mu" elaboradas, "a que
#i#ía
sola, pero cuando tenía una eHcusa la #erdad era que
dis(rutaba
cocinando.
Claro que lo nico que sabía acerca de los
gustos de Matthew era que le gustaban las alubias con
chile. )Le gustaría mDs lo dulce o lo salado* )Los
sabores sua#es o especiados* =endría que arriesgarse "
#er si acertaba. +mpe!aron a ocurrírsele unas cuantas
ideas, " (ue apuntDndolas para ir luego al supermercado a
comprar lo que iba a necesitar.
$or el rabi lo del ojo #io mo#imiento, " al al!ar el rostro
#io a 'l"nn despere!Dndose antes de abrir sus grandes
ojos, an medio pegados por el sue&o.
J.ola, cari&o Jle dijo le#antDndose para sentarse al
borde de la camaJ. =u abuela ha tenido que irse " he
#enido a estar un rato contigo.
+staba segura de que su abuela se lo habría dicho, pero
como acababa de despertarse, seguramente estaría algo
desorientado.
+l peque&o asinti%.
J.ola, Sudi Jmurmur% antes de acurrucarse en su rega!o
"
boste!ar de nue#o.
Susannah lo rode% con sus bra!os " apo"% la meji la en
su
sedoso cabe lo. Sin pretenderlo, lo bes% en la (rente. 3o
quería
soltarloI su cuerpeci lo estaba tan calentito " se mostraba
tan
cari&oso " con(iado... 0nspir% pro(undamente, queriendo
grabar
el recuerdo de ese instante en su mente. Cuando
(inalmente lo
solt%, el peque&o se ech% hacia atrDs " parpade%, mirDndola
con
ojos curiosos.
J)+res mi nue#a mamD*
Su pregunta la dej% tan anonadada que durante un buen
rato
no logr% articular palabra. 'l"nn sigui% mirDndola con esos
ojos
que enternecerían a cualquiera.
J)2uF te hace pensar eso, cari&o*
J$orque besas como una mamD Jle dijo el ni&o.
+ la inspir% temblorosa.
J/ueno, "o siempre beso a todos los ni&os así.
A Matthew no le con#enci% esa respuesta.
J1 a"er me cantaste como una mamD.
Susannah no sabía quF decir.
J/ueno, puede que eso simplemente signi(ique que algn
día
tendrF un hijo " serF una mamD Jdijo esbo!ando una
sonrisaJ. 1
con un poco de suerte a lo mejor serD un chico estupendo,
como
t JFl seguía mirDndola como si no le con#enciera
su
ra!onamientoJ. EerDs, 'l"nn, la cosa es que a #eces un
ni&o sí
que puede tener una nue#a mamD, pero es su papD quien la
elige.
4l se qued% pensati#o " sacudi% la cabe!a.
J$ues "o creo que deberían ser los ni&os los que
eligieran.
J3o te (alta ra!%n Jadmiti% e la, intentando contener
una
sonrisaJ. )Sabes*, la #erdad es que no sF mu" bien
c%mo
(uncionan esas cosas, pero sF de alguien que sí lo sabe.
J)2uiFn* Jle pregunt% Fl, abriendo mucho los ojos.
J=u papD. +s un hombre mu" listo. Creo que
deberías
preguntarle a Fl.
'l"nn se qued% mirDndola un momento, " Susannah se
sinti%
como si tu#iera un mont%n de mariposas re#oloteDndole
en el
est%mago mientras esperaba para #er si había picado el
an!uelo
o no.
'inalmente pareci% que sí, porque 'l"nn dej% el tema, "
se
puso de rodi las para alcan!ar el cuento del osito de
peluche de
la mesi la que le había leído el día anterior. Se lo tendi% con
ojos
esperan!ados.
JMAh, quF bienN JeHclam% e la, respirando ali#iadaJ.
Ousto
ahora estaba pensando que me apetecía leer otra #e!
este
cuento.
'l"nn sonri% " se acurruc% a su lado.
A la hora del almuer!o, cuando Matthew entr% en la
antesala para la#arse, Susannah justo salía de la
habitaci%n de 'l"nn. Aunque estaba sonriendo,
pudo #er de inmediato la preocupaci%n en sus ojos.
4l le de#ol#i% la sonrisa mientras Susannah cerraba tras
de sí, por si acaso 'l"nn los estu#iera obser#ando desde
la cama a tra#Fs del cristal.
J).a ocurrido algo* Jle pregunt%.
JLcurrir, lo que se dice ocurrir no ha ocurrido nada
J
contest% e la. Se qued% ca lada un momento " se
mordi% el
labio, como #acilante.
Matthew no pudo e#itar bajar la #ista a su boca. =enía
unos
labios tan carnosos, " parecían tan sua#es... )+n quF
estaba
pensando*, se reprendi% apartando la mirada.
JLo que pasa es que quería ponerte sobre a#iso respecto
a
una pregunta que probablemente te harD.
Matthew respir% ali#iado, " se inclin% sobre el la#abo
para
la#arse los antebra!os " las manos.
J/ueno, esto" acostumbradoI hace unas
preguntas
(rancamente di(íciles.
JAntes me ha preguntado si era su nue#a mamD.
Matthew cerr% el gri(o " al!% el rostro hacia e la.
J)$or quF te ha preguntado eso*
J=e juro Matthew que "o no le he dado moti#o alguno
para
que pensara eso Jle asegur% Susannah, rodeDndose la
cintura
con los bra!os.
Matthew sabía que era #erdadI no la conocía bien,
pero
estaba seguro de que Susannah, tal " como e la misma le
había
dicho, no quería hacerle da&o al peque&o.
Alcan!% una toa lita de papel para secarse.
J=e creo Jdijo arrojDndola a la papelera.
0nspir%
pro(undamenteJ. )$ero se te ocurre de d%nde ha podido
sacar
esa idea*
Susannah lan!% una mirada (urti#a a 'l"nn a tra#Fs del
cristal
de la puerta.
JCuando lo besF en la (rente me dijo que besaba como
una
mamD, " que a"er cuando le cantF, tambiFn lo hice como lo
haría
una mamD.
Matthew contrajo el rostro. Sin duda eran pruebas de
peso
para un ni&o de tres a&os.
J)1 t que le has dicho*
J2ue es el papD el que escoge a la nue#a mamD "
que
debería preguntarte a ti Jaunque la preocupaci%n permanecía
en
sus ojos, una sonrisa di#ertida asom% a las comisuras de
sus
labiosJ. Cree que deberían ser los ni&os los que
escogieran.
Matthew no pudo e#itar reírse.
J+so es típico de Fl. Kracias por decirle que lo
hable
conmigo. 1o me ocuparF Jrespondi%.
Aunque no tenía ni idea de quF le iba a decir. 'l"nn era
un
ni&o mu" listo, " aunque había intentado que no le
a(ectase
demasiado la muerte de Krace, aque lo había cambiado
a su hijo, que ahora pensaba demasiado " entendía
demasiado.
Se merecía algo mejor que un padre que estaba
aprendiendo sobre la marcha. Krace era la que sabía c%mo
tratar a los ni&os. 0ncluso cuando habían hablado de
di#orciarse, había tenido la esperan!a de que
compartieran la custodia, porque no había estado seguro
de poder criarlo Fl solo. 1 ahora estaba en esa situaci%n "
era lo nico que tenía 'l"nn. Mir% a tra#Fs del cristal a su
hijo, que estaba mirando las ilustraciones de su libro
(a#orito. =enía que es(or!arse mDs, se dijoI tenía que
hacerlo por Fl.
Capítulo cuatro
Mientras obser#aba a Matthew terminar la porci%n de
tarta de queso con ca(F " a#e lanas que había ser#ido de
postre, se sinti% contenta cuando dej% el tenedor en el
plato con un
PummmQ. Cocinar le resultaba mu" relajante, " si ademDs
había alguien que apreciaba su comida, hacía que
el es(uer!o mereciera la pena.
J+staba delicioso Jdijo Matthew, echDndose hacia atrDs
en la si laJ. 1 no solo el postreI esta cena se merece un
die!.
J+s una de las muchas recetas de mi madre.
JL sea que tu padre " t estaríais encantados con las
comidas
de tu
madre.
J/ueno, mi padre muri% cuando "o era mu" ni&a, así
que
estDbamos solas mi madre "
"o.
Como siempre que recordaba a su padre, Susannah sinti%
una
pun!ada en el pecho. .abían pasado muchos a&os, pero
seguía
echDndolo muchísimo de menos. +chaba de menos sus
abra!os
" el amor con el que las había colmado a su madre "
a e la.
JEa"a. Lo siento mucho Jle dijo Fl con sinceridadJ. 1o
perdí
al mío no hace
mucho.
Susannah "a lo sabía. +n el supermercado, al legar a la
caja,
había #isto los titulares del peri%dico local, que
anunciaban las
ltimas no#edades en el caso del asesinato de -eginald
Kincaid. 3o había podido dejar de pensar en e lo, en lo mal
que debía estar pasDndolo Matthew. $rimero la muerte de
su esposa, que había hecho que tu#iera que a(rontar el
criar a 'l"nn Fl solo, luego la en(ermedad del peque&o, "
por si eso era poco, perder
tambiFn a su padre " descubrir que había sido asesinado.
Sinti% un impulso casi irresistible de alargar la mano "
apretar
la de Fl. ).abría tenido a alguien a su lado para
recon(ortarlo*
Al (in " al cabo su esposa "a no estaba, " los demDs
miembros
de la (amilia tenían sus propios problemas. Mir% a
Matthew,
(ijDndose en sus anchos hombros, " se pregunt% c%mo
sería
abra!arlo. Ge solo imaginarlo sinti% que una ola de
calor la
in#adía, " apart% esos pensamientos de su mente.
J)+stabais mu" unidos tu padre " t* Jle pregunt%.
4l asinti%, " sus labios se cur#aron en una sonrisa
amarga.
J.asta ahora creía que toda la (amilia estaba mu" unida.
+ la (runci% el ce&o.
J)1 quF ha hecho que te lo cuestiones*
Cuando Matthew, que había bajado la #ista a la mesa,
#ol#i%
a hablar, Susannah tu#o la impresi%n de que sus ojos no
estaban
#iendo el plato #acío que tenía delante, que su mente estaba
en
otra parte.
J=ras la muerte de mi padre, descubrimos que tenía
otra
(amilia JMatthew apret% la mandíbulaJ. Se trata de una
mujer
con dos hijos, uno de los cuales es hijo ilegítimo de mi
padre.
$arece que hace #arias dFcadas se reencontr% con esa mujer,
su
primer amor, " descubri% que había tenido un hijo su"o, que
se
había casado, " que había tenido otro hijo de ese
matrimonio.
Como su marido había (a lecido mi padre se ocup% de que
a sus hijos " a e la no les (altara de nada, " cada cierto
tiempo se ausentaba durante #arias semanas para estar
con e los con la eHcusa de que tenía que #iajar por
moti#os de negocios.
Susannah se ech% hacia atrDs en su asiento, sorprendida
por aque la re#elaci%n. 3o le resultaba di(ícil imaginar lo
traicionados " (uriosos que debían haberse sentido
Matthew, su madre " sus hermanos con su padre.
J)1 no sabíais nada* Jinquiri% en un murmu loJ. )3i
siquiera lo sospechabais*
Matthew sacudi% la cabe!a.
JGebi% ser terrible para #osotros Jmusit% e laJI enteraros
de
esa
manera...
J3o (ue un plato de buen gusto Jasinti% Matthew,
tomando
su copa de #ino para tomar un largo
trago.
J1, pasado el shoc< inicial, )c%mo te sientes con
respecto a
lo de tener un
hermanastro*
Matthew se pas% una mano por el rostro.
J3o lo sF, " no creo que Fl estF ansioso por jugar a la
gran
(amilia (eli!. 1 luego estD el modo en que mi padre dispuso
en su
testamento que se repartieran las acciones de la empresa
(amiliar
entre nosotros " su hijo ilegítimo. .a dejado a la empresa
en una
situaci%n mu"
precaria.
JLo siento. A #eces la #ida no es justa.
4l esbo!% una sonrisa ambigua " se le#ant% para
empe!ar a
recoger los
platos.
J.Dblame de tu madre Jle pidi%.
Susannah comprendi% que había cambiado de tema
a
prop%sito, probablemente porque tenía la sensaci%n de
que le había contado demasiado para ser una eHtra&a.
J$ues es... di#ertida Jdijo, siguiFndole para le#ar las
copas hasta el (regaderoJ, #i#aracha... siempre
encuentra algo ingenioso que decir. Supongo que no le
debi% resultar (Dcil seguir adelante sola cuando mi padre
muri%, pero nunca me lo dej% entre#er.
Matthew, que estaba metiendo los platos en el la#a#aji
las, la mir% con curiosidad cuando se incorpor% " le
pregunt%:
J)CuDntos a&os tenías cuando muri% tu padre*
JLcho Jrespondi% e laJ. Mis padres estaban
mu"
enamorados, pero mi madre se es(or!% por sobreponerse a
su
muerte para que "o no notara su (alta, igual que t
estDs
haciendo con 'l"nn.
,na eHpresi%n eHtra&a cru!% por el rostro de Matthew
antes
de que se #ol#iera para alcan!ar una cacerola que enjuag%
en el
(regadero " meti% en el la#a#aji las.
J)=eníais mDs (amilia*
JMis abuelos maternos nos a"udaban siempre que
podíanI
mis abuelos paternos eran harina de otro costal.
Sinti% c%mo le quemaba el est%mago el resentimiento que
an
albergaba hacia e los, pero lo re(ren%. 3o iba a dejar que
los
malos recuerdos la pusiesen de mal humor despuFs de
tantos
a&os.
Matthew se irgui% ", entornando los ojos, le pregunt%:
J)2uF quieres decir con que eran Pharina de otro
costalQ*
$or un instante Susannah consider% cambiar de tema o
darle
una repuesta e#asi#a, pero despuFs de que se hubiera
abierto a
e la como lo había hecho, lo menos que debía hacer era
ser
sincera tambiFn con Fl.
J2uisieron arrebatarle la custodia a mi madre cuando
mi
padre muri%.
4l dej% los cubiertos en el (regadero " se sec% las manos
con
un pa&o.
J)1 tenían algn moti#o*
JSolo en su imaginaci%n. 3unca habían sentido el
menor
aprecio por mi madre, ni aprobaron jamDs que se casara con
mi
padre. $ertenecían a clases sociales distintas.
La (amilia de su padre tenía dinero e in(luencias,
una
combinaci%n letal. Siendo mu" ni&a todo lo que había
ocurrido le
había ense&ado que las (amilias ricas que estaban
acostumbradas
a conseguir lo que querían eran peligrosas.
Su madre había estado cegada por el amor que había
sentido
por su padre, pero Susannah había aprendido de su
error.
'amilias como la de su padre, como los Kincaid, tenían
muchos
secretos " tejemanejes.
JM2uF miserablesN JeHclam% Matthew (runciendo el
ce&oJ.
$onFroslo an mDs di(ícil con lo mal que debíais estar
pasDndolo
por la muerte de tu padre...
+ la asinti%.
J1 no solo cuando estDbamos de duelo. Cuando
perdieron la
demanda por la custodia le hicieron el #acío a mi madre.
.acían
como si no eHistiera. Mi madre me le#aba de #isita una
#e! al
mes, " entonces me colmaban de regalos " trataban
de
con#encerme para que me quedara a #i#ir con e los.
J)Se lo dijiste a tu madre alguna #e!*
J3o. 1o... me limitaba a seguirles la corriente. .asta
que
(ueron demasiado lejos.
J1 les hiciste (rente Jadi#in% FlJ. )2uF (ue lo que
agot% tu
paciencia*
+ra algo en lo que Susannah no había querido recordar
en
todo ese tiempo, " que no le había contado a nadie, pero
por
algn moti#o le pareci% algo natural compartirlo con
Matthew,
aunque prDcticamente eran dos eHtra&os el uno para el otro.
J.ace cuatro a&os... JSusannah hi!o una pausa
para
humedecerse los labiosJ. .ace cuatro a&os mi madre lo
perdi%
todo porque (ue #íctima de una esta(a despreciable. Se
había
(iado de alguien con quien trabajaba, " esa persona
desapareci%
cuando se destap% la esta(a.
+nga&aron a un mont%n de gente " mi madre nunca
leg% a
recuperar lo que había in#ertido. +staba a punto de perder
la
casa en la que #i#íamos. Su (amilia no tenía mucho
dinero, así
que aunque lo l%gico hubiera sido pedirles a"uda, me
hi!o
prometer que no les diría nada. 1 mantu#e mi promesa.
Sin
embargo, la (amilia de mi padre era rica, " Framos
parientes
independientemente de que les gustara mi madre o no.
J1 les pediste a"uda Jadi#in% Matthew.
JSí.
J)1 tu madre se enter% de que lo habías hecho*
Susannah sacudi% la cabe!a.
J)1 quF te dijo la (amilia de tu padre cuando acudiste a e
los*
JMe dijeron mu" educadamente que sentían
muchísimo no
poder a"udarme, pero que... Jse estremeci% al recordar su
(alsa
compasi%nJ. +l (ondo de la cuesti%n era que no
estaban
dispuestos a prestarle ni un cFntimo a una mujer que no
les
importaba " a la que nunca habían querido en su (amilia.
Matthew dio un paso hacia e la " le desli!% las "emas de
los
dedos por el bra!o en un gesto que solo pretendía
recon(ortarla,
pero que consigui% que se le acelerara el pulso.
JLo siento Jmurmur%.
J/ueno, al menos sali% algo bueno de aque lo Jrespondi%
e la
intentando ignorar sus dedosJ. Eol#í a casa, (ui al
registro a
cambiar mi ape lido por el ape lido de soltera de mi madre,
" no
he #uelto a #er a mi (amilia paterna desde entonces.
Le había sabido mal renunciar al ape lido de su padre,
pero
sabía que había detestado el modo en que su (amilia
había
tratado a su madre, " estaba segura de que entendería por
quF
lo había hecho. AdemDs, siempre le#aría a su padre
en el
cora!%n, " eso era mucho mDs importante que le#ar un ape
lido.
J/ien por ti Jdijo Matthew, arqueando las comisuras de
los
labiosJ. )1 quF pas% con tu madre*
J.abía tenido que hipotecar la casa para pedir un
prFstamo al
banco, pero como no podía hacer (rente a los pagos,
decidí
o(recerme como #ientre de alquiler para a"udarla. 'ue
entonces
cuando conocí a Krace. Kracias al dinero que me pagasteis
mi
madre pudo salir adelante. $uso en alquiler la casa para
pagar el
resto de los pagos del prFstamo " nos mudamos a Keorgia
para
que #i#iera con su (amilia hasta que se liquiden los pagos.
Las "emas de los dedos de Matthew comen!aron a
acariciar
su piel de nue#o, haciendo que #ol#iera a acelerDrsele el
pulso.
J)=an importante es esa casa para que legaras a
o(recerte
como #ientre de alquiler*
JMi madre ha trabajado toda su #ida Jdijo e la con un
nudo
de emoci%n en la garganta, " cuando muri% mi padre se
busc% un segundo empleo para que "o pudiera ir a la
uni#ersidad. 3o podía dejar que perdiera la casa, donde
siempre había querido en#ejecer, la casa que había
compartido con el hombre al que amaba.
Matthew la atrajo hacia sí. Al principio e la se resisti%
porque no quería la lDstima de nadie " porque apenas se
conocían, pero cuando sus bra!os la rodearon " la
estrech% sua#emente contra sí no pudo e#itar derretirse
por dentro " relajarse en su abra!o. Solo quería mostrarle
su apo"o, se dijo.
1 sin embargo... sin embargo había algo mDs que eso,
algo que palpitaba entre e los, un ansia peligrosa que
siempre parecía aguardar en silencio bajo la super(icie
cuando estaban juntos. Sabía que para alejar esa ansia
debería apartarse de Fl, pero no lo hi!o.
Gesde la muerte de Krace Matthew no había
abra!ado a ninguna mujer aparte de su a madre " a
sus hermanas. 1 Susannah $arrish no era ni lo uno ni lo
otro. Sin embargo, la me!cla de (ortale!a " de dolor que
había #isto en sus ojos había sido su perdici%n. Se había
rendido al impulso de abra!arla, " aunque cuando
abra!aba a su madre o a sus hermanas para
recon(ortarlas tambiFn les (rotaba la espalda con la
mano, no podía enga&arse diciFndose que aque lo era solo
algo plat%nico. 3o cuando se sentía como si estu#iera
ardiendo por dentro.
3unca había sabido el moti#o por el que se había
o(recido a hacer de #ientre de alquiler, para quF había
usado el dinero. 3o
podía sino sentir admiraci%n por e la. ).abría sido Fl
capa! de hacer lo mismo en esas circunstancias*
JSi lo hubiFramos sabido te habríamos pagado mDs.
J'ue su(iciente para a"udar a mi madre, pero gracias J
dijo
e la apartDndose de Fl.
J3oble ademDs de generosa " de bonita Jmurmur%
Matthew
poniFndole una mano en la meji la.
Las pupilas de Susannah se dilataron " su respiraci%n se
torn%
mDs rDpida. Se moría por besarla. Se inclin% hacia
delante,
ansioso por...
JMatthew Jdijo Susannah cuando su rostro estaba
solo a
unos centímetros del de e laJ. +sto no es una buena idea.
J$ues a mí me lo parece Jreplic% Fl sin apartarse ni
un
milímetro.
+n ese momento no podía pensar en otra cosa que no
(uese
c%mo sería besar la dulce boca de Susannah.
JLas cosas... Jcomen!% a decir e la. .i!o una pausa
para
tragar sali#aJ. Las cosas "a estDn bastante complicadas.
J+s solo un beso Jle dijo Matthew. L qui!D se lo
estaba
diciendo a sí mismoJ. 3o tiene por quF signi(icar nada J
ro!%
ligeramente sus labios contra los de e laJ. Solo... Jbes% una
de
las comisuras de sus labiosJ... un... Jbes% la otraJ... beso.
Los labios de Susannah se entreabrieron con un
suspiro, "
Matthew se estremeci% igual que una hoja a merced del
#iento.
.abía estado intentando negar que la había deseado desde
el
momento en que la había #isto aparecer por la puerta
de
legadas del aeropuerto.
A lo largo del a&o anterior el mDs mínimo atisbo de
deseo
hacia una mujer lo había hecho sentirse desleal hacia el
recuerdo de Krace, " tambiFn culpable.
A pesar de que habían hablado de di#orciarse,
toda#ía estaban casados cuando e la muri%. 1 lo peor era
que si Fl no hubiera sugerido que deberían di#orciarse an
seguiría con #ida. Se sentía tan culpable " tan con(undido
que durante todo un a&o se había negado siquiera a
considerar la posibilidad de dejar que otra mujer entrara en
su #ida.
Sin embargo, el deseo que sentía por Susannah
era demasiado (uerte como para intentar negarlo.
MSu boca sabía tan dulce...N, pens% enredando los dedos
en sus cabe los de seda. Las hmedas caricias de su
lengua eran increíblemente er%ticas.
Sus manos encontraron las caderas de Susannah " la
atrajo mDs hacia sí. La ropa era la nica barrera que los
separaba. Las manos de e la subieron a sus hombros "
descendieron luego por su espalda. Matthew ansiaba poder
sentir esas manos en su piel desnuda, acariciar con las
su"as la piel desnuda de e la. La deseaba de tal
manera que sentía que estaba a punto de
enloquecer.
0ba a desabrocharle la blusa, pero e la se ech% hacia atrDs.
JMatthew, no... Jjade% apo"ando las manos en su
pechoJ.
$or (a#or.
J)$or (a#or quF* Jinquiri% Fl con una sonrisa.
JSi #uel#es a besarme así de nue#o... JSusannah hi!o
una
pausa, como si necesitara tomar aliento antes de continuarJ
no
podrF resistirme.
A Matthew se le aceler% el pulso.
J/ien Jdijo, " comen!% a inclinar la cabe!a para
#ol#er a besarla.
J$ero es que 'l"nn...
J)2uF pasa con Fl*
Matthew dej% caer un bra!o para tomar su mano.
Susannah
baj% la #ista a sus dedos entrela!ados, " se qued%
mirDndolos
tanto rato que Fl empe!% a pensar que no iba a decir nada.
Sin
embargo, (inalmente al!% la #ista " se mordi% el labio,
como
#acilante.
JCuando era ni&a Jdijo apo"Dndose en la encimeraJ "
mis
abuelos paternos me pedían que #i#iera con e los, me decían
que
era lo que mi padre habría querido. 1o lo echaba muchísimo
de
menos, " e los utili!aban eso para intentar conseguir lo
que
querían. SF que esta situaci%n es completamente distinta,
pero
no he ol#idado lo con(undida que me sentía, ni esa
impresi%n de
que estaba debatiFndome entre dos cosas entre las que no
podía
elegir.
Matthew parpade% sin comprender mu" bien por quF
habían
pasado de estar besDndose a que e la se pusiera a hablar de
su
in(ancia. Lade% la cabe!a.
J+sto" seguro de que t jamDs te comportarías de un
modo
tan despreciable con 'l"nn.
JOamDs Jasinti% e la con una eHpresi%n (iera,
soltando su
manoJ, pero sí creo que deberíamos mantener una postura
clara
para no con(undir a 'l"nn " que crea que #o" a
con#ertirme en
su nue#a mamD. Aunque sea peque&o es mu" listo.
Matthew se pas% las manos por el cabe lo. Susannah
tenía
ra!%n. 'l"nn era mu" percepti#o para su edad. .abía #eces
que
lo dejaba at%nito con las cosas que decía. 1 con todo por lo
que estaba pasando, como la muerte de su abuelo " la
aparici%n de dos nue#os PtíosQ a los que an no había
conocido, lo ltimo que necesitaba 'l"nn era mDs
inestabilidad.
Suspir% con pesade! " le dijo a Susannah:
J+stD bien, ha" química entre nosotros, " eso es algo que
no
se puede negar. 1 supongo que tienes ra!%n en
que no
deberíamos dejarnos
le#ar.
J+Hacto Jmurmur% e la.
J$ero si #amos a intentar ignorar la atracci%n que
sentimos el
uno por el otro a"udaría bastante que no me miraras así J
apunt%
Matthew enarcando una cejaJ. 3o so" de hielo,
)sabes*
Susannah, al darse cuenta de que sus ojos estaban (ijos en
los
sensuales labios de Matthew, baj% la #ista al suelo,
a!orada.
J$erdona.
Matthew le le#ant% la barbi la para que lo mirara a los
ojos.
J3o ha" nada que perdonar Jdijo acariciDndole el cabe
loJ.
3o le#aremos esto mDs a lD, pero promFteme que
nunca te
arrepentirDs de
desearme.
J=e lo prometo Jmurmur% Susannah.
J1 "o te prometo que jamDs me arrepentirF de
desearte J
a&adi% Fl, " abandon% la cocina antes de que ol#idara
su
promesa " #ol#iera a
besarla.
RRR
+n la antesala junto a la habitaci%n de su hijo en el
hospital,
Matthew obser#aba a Susannah a tra#Fs del cristal
mientras se
la#aba las manos " los antebra!os. Se le cort% el
aliento. La
noche anterior habría querido que legasen hasta el (inal,
pero sin duda Susannah había hecho lo correcto al poner
(in al beso. .abía sido una estupide! por su parte
besarla. MComo si las cosas no (uesen "a lo bastante
complicadasN
$rimero estaba el hecho de que no quería que su
(amilia supiese que era la madre biol%gica de 'l"nn.
Luego, como Susannah había dicho, no debían con(undir a
su hijo ni poner en riesgo la estabilidad emocional que
necesitaba. 1 tambiFn estaba la cuesti%n de lo celosa que
se había sentido Krace de Susannah durante el embara!o
porque no solo había hecho de #ientre de alquiler, sino
que ademDs no habían podido utili!ar %#ulos su"os.
)C%mo se habría sentido Krace si hubiese descubierto
que se sentía atraído por Susannah*
$ero entonces... )por quF su cuerpo se obstinaba
en rebelarse contra su mente* 0rritado consigo mismo,
alarg% la mano para tomar una toa lita de papel, " al
incorporarse #io que acababa de entrar un hombre en la
antesalaI un hombre que lo hi!o apretar los dientes " los
pu&os: Oac< Sinclair.
+l primogFnito de su padreI el hombre al que su
padre le había legado el cuarenta " cinco por ciento de las
acciones del Krupo KincaidI el hombre que había
e#idenciado sin tapujos que no sentía la menor simpatía
hacia su (amilia " hacia Fl.
.asta ese momento había estado jugando con cuidado
para que no pudieran #er sus cartas, pero todos estaban
seguros de cuDles eran sus intenciones: hacerse con el
Krupo Kincaid " (usionarlo con su propia compa&ía:
Carolina Shipping.
J)2uF diablos te ha hecho pensar que tenías derecho a
#enir aquí* Jle espet% poniendo los bra!os en jarras "
(runciendo el
ce&o.
Oac< lo mir% a los ojos " se irgui%.
JGejando a un lado la antipatía que nos tengamos, ese
chico
es mi sobrino. Cuando era ni&o "o tambiFn pasF un
par de
meses en el hospital, " por eso he querido #enir a hacerle
una
#isita.
),na muestra de humanidad por parte del enemigo, o tal
#e!
una artima&a*, se pregunt% Matthew.
J$odías haber lamado antes de #enir.
J)Acaso me habrías in#itado a #enir si lo hubiese hecho*
Antes de que Matthew pudiera contestar #ol#i% a
abrirse la
puerta, " un tercer hombre entr% en la antesala: su hermano
-. O,
que se par% en seco " los mir% a uno " a otro antes
de
preguntarle (urioso a Matthew:
J)2uF diablos estD haciendo aquí*
J1o le estaba preguntando lo mismo.
Los dos se giraron hacia el intruso. Oac< se encogi%
de
hombros " le#ant% una bolsa de papel que le#aba en la
mano.
JLe he traído un juguete. So" pariente su"o "
quiero
conocerlo.
+n ese momento se abri% la puerta de la habitaci%n "
sali%
Susannah. La tensi%n de Matthew prDcticamente se e#apor%
al
#erla, pero (ue reempla!ada por una (uerte rD(aga de
deseo.
0ncapa! de controlarse, (ue junto a e la " le puso una mano
en el
hueco de la espalda, sintiFndose como un macho cu"o
territorio
hubiera sido in#adido.
JSusannah, te presento a mi hermano -. O. Jle
dijoJ.
Susannah es una #ieja amiga de Krace que estD pasando
unos
días en la ciudad " se ha o(recido a a"udarnos con los
turnos Jle eHplic% a su hermano.
-. O. apart% la mirada de Oac< " le estrech% la mano.
J,n placer Jle dijo con una sonrisa.
JLo mismo digo Jrespondi% e la.
Matthew mir% a Oac< con los ojos entornados.
J1 este es Oac< Sinclair, el otro hijo de nuestro padre.
Susannah estrech% la mano que Oac< le tendi%.
J+ncantada de conocerte Jbalbuci% e la #acilanteJ. SF
que
acabamos de conocernos " que esto puede parecer un
poco
entrometido por mi parte, pero ha" tanta tensi%n en esta sala
que
es so(ocante, " esto" segura de que 'l"nn tambiFn lo notarD.
3o
podFis entrar los tres juntos en la habitaci%n.
+staba mirDndolos como una leona dispuesta a de(ender
a su
cría, " Matthew dio por seguro que si su hermano "
su
hermanastro hubieran intentado entrar, se habrían
interpuesto en
su camino.
Oac< #ol#i% a le#antar la bolsa que le#aba.
J1o solo quiero darle esto " hablar con Fl unos minutos
para
darle Dnimos.
Susannah mir% a Matthew con una ceja enarcada, " supo
que
estaba pidiFndole permiso para permitir entrar a Oac< con e
la en
la habitaci%n. Matthew mir% a su hijo a tra#Fs del cristal.
Se
había despertado " estaba obser#Dndolos. Si intentaba
echar a
Oac< de a lí discutirían, " no quería que 'l"nn lo #iese
" se
alterara.
AdemDs, por poco que le gustase aquel hombre, era
cierto
que era pariente de 'l"nn.
JSolo por esta #e!, Sinclair Jle ad#irti% a Oac<,
mirDndolo (uribundoJ. +ntras, le saludas, le das el regalo,
te largas, " no #uel#es a poner un pie por aquí.
Oac< le sostu#o la mirada " apret% la mandíbula.
J+ntendido.
Matthew mir% a Susannah " asinti% con la cabe!a.
Mientras la
dejaba eHplicDndole a Oac< c%mo tenía que la#arse " que
tenía
que ponerse una bata de hospital, Fl le#% a -. O. al pasi lo
" se
plant% delante del cristal de la habitaci%n de su hijo.
.abía
accedido a que Oac< entrase, pero si en algn momento #eía
que
hacía que su hijo se disgustara o que se sintiese
inc%modo,
entraría Fl " lo sacaría de a lí.
J)C%mo #a el peque&ajo* Jle pregunt% su hermano.
J+l nmero de gl%bulos blancos ha subido un poco
Jle
contest% Matthew, que había estado hablando con el
mFdico.
'l"nn no estaba (uera de peligro ni mucho menos,
pero
cualquier mejoría, por peque&a que (uese, era una buena
noticia.
Con un poco de suerte no necesitaría ese trasplante de
mFdula.
JMe alegra oír eso Jdijo -. O. dDndole una palmada
en la
espaldaJ. +spero que siga mejorando.
Matthew se permiti% esbo!ar una media sonrisa. 3o
quería
ser demasiado optimista. 1a había pasado antes que el
nmero
de gl%bulos blancos había aumentado para luego descender
de
nue#o.
Lbser#aron a Oac< entrar en la habitaci%n del peque&o
" a
Susannah haciendo las presentaciones. $or el rabi lo del ojo
#io
a -. O. tensarse " (runcir el ce&o, igual que Fl.
J)Se sabe "a quiFn es el propietario del otro die! por
ciento
de las acciones* Jle pregunt% Matthew.
Su padre les había dejado a e los, sus hijos
legítimos, el
cuarenta " cinco por ciento de las acciones, " otro
cuarenta "
cinco por ciento a Oac< Sinclair, pero el abogado no les
había
re#elado quiFn tenía el otro die! por ciento de las
acciones "
necesitaban a#eriguarlo cuanto antes para intentar poner a
ese
accionista de su parte.
Matthew #ol#i% a sentir una #e! mDs ira hacia su padre,
tanto
por haberles ocultado que tenía otra (amilia, como por
haberle
dado a Oac< acciones de la compa&ía. +l abogado les
había
entregado a cada uno una carta de su padre. La ma"oría de e
los
"a la habían abierto, esperando encontrar una eHplicaci%n a
sus
actos, pero hasta donde Fl sabía ninguno de e los la
había
ha lado.
4l no había querido ni tocarla, ni tampoco la había
abierto. Si
su padre apareciera delante de Fl en ese momento le
daría la
espalda " se alejaría. =oda#ía estaba demasiado en(adado
con
Fl. Lo ltimo que quería era escuchar de nue#o la #o!,
aunque
solo (uera a tra#Fs de las líneas de una carta, de un hombre
que
los había tenido enga&ados a su madre " a e los
durante
dFcadas.
.abía resistido a duras penas la tentaci%n de estrujar la
carta
" tirarla sin abrirla a la papelera, pero al (inal la había
guardado
en un caj%n de su escritorio, por si un día cambiaba de
opini%n "
decidía leerla. =endría que haberla quemado, se dijo.
+n cualquier caso, tenían que dejar a un lado sus
emociones "
crear una estrategia si no querían perder la compa&ía. -. O.
era el
director en (unciones, " Laurel, Kara, Lil" " Fl iban a #otar
para
que siguiera siFndolo, pero necesitaban hacerse con el #oto
del accionista que tenía el otro die! por ciento de las
acciones para imponerse a Oac< en la #otaci%n.
-. O. resopl%.
J3o, por desgracia no, pero he puesto a 3i<<i =homas
a
trabajar en e lo. Me ha asegurado que encontrarD a
nuestro
misterioso accionista antes de que se produ!ca esa
junta.
Matthew asinti%.
JSi alguien puede encontrarlo es 3i<<i.
Su padre había contratado a aque la detecti#e
corporati#a
poco antes de ser asesinado, " los había impresionado con
los
resultados que habían obtenido con
e la.
J)1 quF me dices de Oac<* Jle pregunt% MatthewJ. 3o
me
eHtra&aría que "a lo hubiera locali!ado " que le ha"a
comprado
las
acciones.
-. O. resopl% de nue#o.
JSi (uera así no #a a dejar que lo sepamos hasta el
ltimo
momento
.
J)Crees que pueda tratarse de su hermanastro Alan* J
sugiri%
Matthew. +n cierto modo parecía que su padre había
tomado
bajo su protecci%n al otro hijo de su
amante.
JLo dudo. Si nuestro padre le hubiese dejado esas
acciones
no #eo por quF el abogado nos lo iba a ocultar.
Aunque "o
tambiFn lo había
pensado.
JAlan parece el mejor de los dos Jdijo Matthew
obser#ando
a tra#Fs del cristal a Oac< charlando con su
hijo.
JMe he estado preguntando si tal #e! Alan querría un
empleo.
+n la pr%Hima junta Oac< podría utili!ar sus acciones para
eHigir
que le demos un puesto a su hermanastro.
J/ueno, segn dijo el propio Alan, había dejado el
trabajo
que tenía, así que es posible que sí Jdijo Matthew.
JOac< en cambio no se con(ormaría solo con un puesto
en la
compa&íaI Fl lo quiere todo.
A tra#Fs del cristal #ieron a Oac< tendiFndole la bolsa
de
papel con el regalo a 'l"nn, que la tom% #acilante.
J$ero una cosa sí que te prometo Jdijo -. O.J. 3o
#o" a
dejar que ese hombre eche a perder la compa&ía.
La inusual (iere!a en su #o! hi!o que Matthew girara la
cabe!a
hacia Fl. -. O. siempre había sido tenido un carDcter a(able,
aun
en su (aceta de ejecuti#o agresi#o. +staba a punto de
preguntarle
si todo iba bien cuando Oac< regres% a la antesala. .ablaría
con
-. O. de eso en otra ocasi%n, pens%. 3ecesitaba hablar con
su
hijo " asegurarse de que estaba bien despuFs de la #isita de
su
nue#o PtíoQ. 1 tenía que #er a Susannah, darle las gracias
por
haber intercedido. Lo del cambio de actitud de -. O.
podía
esperar.
Capítulo cinco
Cinco días despuFs, 'l"nn mostraba signos claros de
mejoría, pero an no estaba (uera de peligro, " ante la
posibilidad de que pudiera necesitar el trasplante,
Susannah, que en ese momento estaba en casa de
Matthew, paseDndose por la bodega, había decidido
eHtender su estancia una semana mDs.
Le había tomado gusto a bajar all í de cuando en cuando
para darse un respiro: era la nica parte de la casa que
no estaba dominada por la presencia de (otos de Krace.
Aunque eso era lo normal: aquell a, al (in " al cabo, había
sido la casa de Krace. Se odiaba un poco a sí misma por
sentir celos.
All í abajo hacía (resco " había un ambiente
marcadamente masculino. Las estanterías eran de madera
oscura, sin adorno alguno. Con una ta!a de tF entre las
manos, se paseaba entre ell as le"endo las etiquetas:
MSet, Gom $Frignon, Krug, Eeu#e Clicquot...
J)+stDs pensando en hacer tu propia colecci%n de
#inos* J
reson% di#ertida la #o! de Matthew.
Susannah dio un respingo " se #ol#i% para
encontrarlo
apo"ado en el marco de la puerta con las manos en los
bolsill os
del pantal%n.
+l cora!%n le palpit% con (uer!a. +ra eHtra&o: había salido
con
#arios hombres, " en una ocasi%n incluso se había
planteado casarse con un no#io con el que había tenido una
relaci%n larga, pero ninguno de esos hombres había tenido
sobre ell a el e(ecto que tenía Matthew Kincaid.
Aun sin tocarla, a #arios metros como estaba en ese
momento de ell a, su mirada la hacía sentirse acalorada,
" ansiaba sus besos casi con desesperaci%n. =rag% sali#a.
J)CuDnto tiempo ll e#as ahí*
J+l su(iciente para #er lo relajada que estDs, curioseando
en
mi colecci%n Jse apart% de la puerta " (ue hacia ell aJ. 3o
es la
primera #e! que bajas aquí,
)no*
,n cosquill eo elFctrico le subi% por la espalda a
Susannah.
JLa #erdad es que no te he pedido permiso " a lo mejor
no
querías que
bajara.
4l sacudi% la cabe!a " se detu#o a unos pasos de ell a.
La
penumbra ocultaba su rostro, pero su respiraci%n
sonaba
ligeramente
agitada.
J3o me molesta en absolutoI aunque me parece curioso
que
te atraiga tanto la bodega " no, por ejemplo, el
in#ernadero.
Su proHimidad hi!o que un nue#o cosquill eo la
recorriera de
arriba abajo. Se (rot% los antebra!os para tratar de disipar
esa
sensaci%n, pero no sir#i% de
nada.
J$ues... no sF, me gusta este espacio: no es nada
recargado,
ha" mucha pa!... Aquí abajo todo parece mDs... simple J
dijo
intentando
eHplicarse.
Matthew se #ol#i% hacia ell a, " la tenue lu! de la lDmpara
que
tenían encima ilumin% su rostro en un claroscuro que
resaltaba
sus apuestas (acciones " le daba un aire peligroso,
de
depredador.
J)$re(ieres las cosas simples* Jle pregunt% en un
susurro.
J)= no*
JSupongo que sí Jmurmur% Fl, obser#ando sus
labios
mientras hablaba.
J$or eso hemos acordado lo que hemos acordado
Jle
record% SusannahJ. $orque las cosas entre nosotros
nunca
podrían ser simples.
J=al #e! no, pero "o creo que sería increíble.
Susannah no podía negar lo que estaba diciendoI ell a
tambiFn
estaba segura de que hacer el amor con Fl sería una
eHperiencia
mara#ill osa, igual que lo había sido besarse con Fl. Lo
decía su
ardiente miradaI lo decía el modo en que estaba acortando
la
escasa distancia que los separaba, con unos andares casi
(elinos.
JAcordamos que no nos dejaríamos ll e#ar por la
atracci%n
que sentimos el uno hacia el otro Jle record% con
#o!
temblorosa.
Matthew se detu#o a solo unos centímetros de ell a "
trag%
sali#a.
J$ues cometimos un error.
J3oI lo acordamos pensando en 'l"nn Jreplic%
ell a,
intentando parecer segura de sus palabrasJ. 3o
queremos
con(undirlo.
Matthew desli!% un dedo por su mejill a.
J$ero 'l"nn no estD aquíI estD con Lil".
La tentaci%n era demasiado (uerte, pens% Susannah.
Sus
labios parecían ll amarla, " en esos cinco días no había
podido
dejar de rememorar el beso que habían compartido. La
deliciosa
presi%n de sus labios contra los su"os, el sua#e erotismo
de su lengua entrela!Dndose con la su"a. Con solo
inclinarse un poco podría eHperimentar de nue#o ese
placer.
Sin embargo, tampoco había podido dejar de recordar
el momento en que 'l"nn, con ojos solemnes "
esperan!ados, le había preguntado si era su nue#a mamD.
1 cada #e! que lo recordaba se le partía el cora!%n.
JSi nos acostamos, nuestro modo de interactuar el uno
con el otro cambiarD. Aunque 'l"nn no estF aquí ahora,
lo notarD cuando #ol#amos al hospitalI se darD cuenta
de que algo ha cambiado.
Matthew cerr% los ojos con (uer!a, como si hubiese
recibido un golpe, antes de abrirlos de nue#o.
J1 "a estD demasiado pendiente de ti J
murmur%. +ll a asinti%.
JSo" la ltima mujer con la que te con#endría
tener un romance.
Matthew se qued% call ado un momento " dio un paso
atrDs.
J+s una lDstima que siempre #a"as #arios pasos por
delante "
pienses en
todo.
J+s lo que tiene ser relaciones pblicasI
de(ormaci%n
pro(esiona
l.
J/ueno, pues si #amos a portarnos bien " "a que
estamos
aquí... )quieres a"udarme a escoger una botell a de #ino
para la
cena*
Susannah mir% a su alrededor.
JMe temo que no sF nada de #inos.
J1o te ense&arF lo que ha" que saber Jrespondi% Fl con
una
#o! demasiado pro(unda " aterciopelada para una
con#ersaci%n
sobre #inos. Le puso una mano en la cintura " la condujo a
otro
pasill oJ. +stabas en la secci%n del champDn. +sta es la
secci%n
de los tintos Jtom% una botell a " se la tendi%J. +ste es
un
borgo&a de :@7@.
Susannah, al oír el a&o pens% que debía costar una
(ortuna, "
le de#ol#i% la botell a.
J)=odos los #inos que tienes son tan #iejos*
J$re(iero bebFrmelos a guardarlos, pero tengo algunos,
como
este, que merece la pena reser#arlos Jdej% la botell a en su
sitio "
sac% otra que estaba un poco mDs all DJ. +ste es un pinot
noir del
a&o 799T. +s uno de mis (a#oritos, así que cuando lo
encuentro
siempre compro #arias botell as Jdijo encogiendo un
hombro,
como si estu#ieran hablando de coleccionar objetos que
no
costasen mDs que la ta!a que ell a tenían en las manosJ.
)2uF
sueles beber t*
JSi esto" en un restaurante le pido al camarero que
me
aconseje sobre quF #ino #a mejor con lo que #o" a comer.
J$odríamos hacer eso. Gime, )quF eso que huele tan bien
en
la cocina*
J+s el postre que esto" preparando para esta noche:
crème
brûlée.
+ra su postre (a#orito, tan cremoso, tan pecaminoso...
J$ues en ese caso "o sugeriría... Jdijo
Matthew,
conduciFndola a otro pasill o con la mano en el hueco de
su
espaldaJ que abramos un #ino de postre cuando
ha"amos
acabado con el plato principal Jsac% una botell a cubierta
de
pol#o " se la tendi%J. 2ui!D este.
Susannah tom% la botell a para leer la etiqueta,
pero le
resultaba di(ícil concentrarse con el olor de
Matthew en#ol#iFndola. Se humedeci% los labios con
la lengua " le de#ol#i% la botell a.
J)Sueles tomar #ino con el postre*
J3ormalmente no tom% postre Jmurmur% Fl junto a su
oídoJ,
pero desde que te tengo como in#itada el momento del
postre
despuFs de la cena se estD con#irtiendo en mi momento
(a#orito
del
día.
'ue hasta un estante en la pared " tom% un
sacacorchos.
Susannah lo obser#% mientras descorchaba la botell a con
una
habilidad en#idiable. Sus manos eran una obra de arte,
" no
pudo e#itar preguntarse una #e! mDs c%mo sería
sentirlas
desli!Dndose por su piel desnuda. Ge pronto le costaba
respirar.
Matthew dej% el sacacorchos en la estantería, tom% una
copa
de cata " Susannah lo obser#% (ascinada mientras ser#ía
una
peque&a cantidad en ell a " le daba #ueltas girDndola
sua#emente
antes de
tendFrsela.
J$ruFbalo.
Susannah tom% la copa " se la ll e#% a los labios.
J+s dulce.
JMu" dulce Jasinti% Fl, bajando la #ista a sus labios.
Susannah prob% otro sorbo " lo palade%. Sí, tenía un
sabor
dulce e intenso, pens%, " de su garganta escap% un ruido
que
casi son% como un ronroneo de
placer.
J1 ahora imagínate que te tomas una cucharada de
crème
brûlée primero " luego un sorbo de este
#ino.
Susannah cerr% los ojos " se concentr% en los
sabores,
imaginDndolos combinados. +l resultado, al menos
en su
imaginaci%n, era decididamente pecaminoso. Luego
otras imDgenes mDs pecaminosas acudieron a su mente:
Matthew " ell a en la cama, desnudos, (rotDndose el uno
contra el otro, " tambiFn el gemido de placer que Fl
pro(eriría cuando ll egase al orgasmo...
Al abrir los ojos encontr% los su"os mirDndola
(ijamente, sin parpadear " con las pupilas dilatadas.
JCreAcreo... Jhi!o una pausa para controlar aquel
repentino tartamudeoJ. Creo que debería ir a #er el hornoI
sería una pena que el postre se echase a perder ahora que
hemos encontrado un #ino que le #a bien.
JSerD lo mejor Jrespondi% Fl con #o! ronca.
Susannah se dio la #uelta " subi% las escaleras para
ir a
re(ugiarse en la cocina, rogando por que Matthew no la
siguiera
antes de que hubiera tenido el tiempo su(iciente a solas
para
recobrar la
compostura.
RRR
JSe me ha ocurrido que puedo ser#ir la crème brûlée con
un
poco de nata montada Jmurmur% ell a #acilante, como
para
romper el inc%modo
silencio.
JLh. Me parece bien.
Eol#i% a la mesa, sir#i% el #ino, " se sent% mientras
Susannah
sacaba el bote de la nata montada de la ne#era " ponía un
poco
en cada plato. Cuando regres% a la mesa con Fl " le
tendi% su
plato, Matthew se (ij% en que le temblaba la mano, "
cuando sus
ojos se encontraron el rubor que a(lor% a su rostro se
eHtendi%
por su cuell o " desapareci% bajo los botones de su blusa.
Matthew se mordi% la lengua para no soltar una
palabrota.
Aquell o sería mucho mDs (Dcil de ignorar si ell a no lo
deseara como la deseaba Fl a ell a.
Susannah se sent% " le dirigi% una sonrisa tímida, a la
que Fl respondi% con otra antes de probar su crème brûlée.
+staba tan increíblemente delicioso que casi gimi% de
placer. +ra como resumir la esencia del erotismo en
una cucharada. Mir% a Susannah, preguntDndose si
aquel postre pecaminoso estaría teniendo el mismo
e(ecto en ell a, pero sus ojos estaban (ijos en el plato
mientras comía.
,na #ena per#ersa se apoder% de Fl. 2uería
a#eriguar si estaba consumiFndose en el mismo in(ierno
que Fl. Le#ant% su copa " le dijo:
J$rueba un sorbo del #inoI "a #erDs c%mo acenta an
mDs el sabor de tu postre.
+ll a le#ant% la mirada, " cuando se lami% los labios
para limpiar una pi!ca de crema, Matthew se sinti%
como si se le hubiera (undido una neurona. Le#ant% su
copa ell a tambiFn " bebi% un sorbo. Luego tom% otra
cucharada del postre, " (ue como si una nube de
placer la en#ol#iera. Sus pupilas se dilataron " su
rostro pareci% brill ar de pronto de un modo especial.
+so era lo que Fl quería. 2uería besarla, acariciarla,
hacerla su"a hasta hacer que alcan!ara el FHtasis.
Eol#i% a morderse la lengua, ll eno de (rustraci%n, "
apart% su plato.
J=ienes un don especial para la cocina.
Con una nota de escepticismo e#idente en su
mirada,
Susannah mir% su plato.
J$ero si no te has acabado el postre.
JMe lo terminarF despuFs. 3ecesito ir a correr un poco
J
murmur% Fl le#antDndose.
=al #e! si salía a hacer ejercicio el cansancio (ísico
disiparía el
deseo que estaba consumiFndolo, se dijo.
J)Acabamos de cenar " #as a salir a correr*
Matthew no se #ol#i%.
JSí, porque si no hago algo drDstico, " pronto,
acabarF
ll e#Dndote a mi cama.
,n gemido ahogado escap% de la garganta de
Susannah, "
Matthew se gir%, incapa! "a de seguir tratando de ocultar
el
deseo que lo sacudía por dentro.
J-ecuFrdame por quF no es una buena idea Jle dijoJ.
Gime
por quF estamos luchando contra ell o cuando es lo que los
dos
queremos. $orque en siete segundos, te ll e#arF arriba " te
harF
el amor.
Susannah se estremeci%. .ablaba en serio. 1 lo peor era
que
ell a no quería detenerlo. 2uería que se desatara toda esa
pasi%n
que parecía eHudar a tra#Fs de cada poro de su cuerpo.
J$ues porque... JSusannah hi!o una pausa para aclararse
la
gargantaJ. $orque solo #o" a estar aquí unos días. 1 porque
las
cosas "a son bastantes complicadas, " porque no
queremos
con(undir a 'l"nn JMatthew a#an!% " ell a retrocedi% hasta
que
se choc% con la encimeraJ. 1 porque me marcharF
pronto... J
repiti% #acilante.
JCambio de planes JMatthew apo"% los pu&os en
la
encimera a ambos lados de Susannah, acorralDndolaJ.
3os
#amos a la cama Jell a abri% la boca para protestar, pero
le impuso silencio colocando un dedo sobre sus labiosJ. 3o
#amos a hacernos (alsas ilusiones, " nadie tiene por quF
salir malparado. 'l"nn no sabrD nada. = te irDs dentro de
unos días, " esto serD solo algo temporal. Somos
adultos " podemos manejar la situaci%n. Lo que no
podemos hacer es seguir luchando contra la atracci%n que
ha" entre nosotros Jle dijo con (iere!aJ. +s
demasiado (uerteI al menos para mí.
J$ara mí tambiFn Jdijo ell a con la garganta seca.
Sin embargo, nunca se había acostado con un
hombre
sabiendo que no habría nada mDs, solo por el seHo. /ueno,
entre
no ll egar a saber nunca c%mo era hacer el amor con
Matthew, "
traicionar sus principios por una #e! en su #ida, tenía
bastante
claro quF decisi%n debía
tomar.
JGe acuerdo Jlo mir% a los ojosJ. Le daremos
una
oportunidad a tu
plan.
Matthew se estremeci% de eHcitaci%n.
JGurante días apenas he podido mirarte sin
imaginarme
acariciando tu piel, besDndote... Jsus labios imprimieron un
beso
en la base de su cuell oJ. 3o podía dormir por las
noches
pensando en ell o Jmurmur% besDndola de
nue#o.
+l calor de los labios de Matthew en su sensible piel
era
adicti#o. Cada beso la hacía caer mDs " mDs bajo su
hechi!o. Se
a(err% a sus hombros, temerosa de que le (laqueasen las
rodill as
" no pudiese seguir manteniFndose en
pie.
JA mí me pasaba lo mismo Jjade%J. Me moría por
hacer
esto...
Le desabroch% los primeros botones de la camisa "
acarici%
la cDlida piel que había dejado al
descubierto. 4l aspir% entre dientes.
J)Solo eso*
J+mpe!ando por eso.
Matthew se sac% la camisa por la cabe!a, la arroj% a un
lado
" le rode% la cintura con los bra!os. Susannah se inclin%
hacia
delante " deposit% un beso justo encima de uno de sus
pe!ones
oscuros.
JMSusannah...N Jjade% Fl, " le le#ant% la cara para de#orar
sus
labios.
3o termin% ahí aquel sensual asaltoI tras despegar su
boca de
la de ell a, descendi% beso a beso hasta la barbill a "
continu%
hacia su cuell o.
Las manos de ell a habían bajado a su espalda, "
mientras la
acariciaba se deleitaba en el modo en que los msculos
se
contraían " distendían bajo la piel. Cuando los dientes
de
Matthew ro!aron su cla#ícula le cla#% las u&as eHcitada,
" Fl
baj% un poco mDs la cabe!a para morder sua#emente la
cur#a
de un seno antes de proceder impaciente a desabrocharle
la
blusa.
La abri%, " tras de#orar sus pechos con su ardiente
mirada,
dibuj% arabescos con los dedos sobre el encaje blanco
del
sujetador, haciFndola gemir eHtasiada.
Matthew la le#ant% " la sent% en el borde de la mesa
de la
cocina, subiFndole la (alda hasta las caderas. Susannah le
rode%
la cintura con las piernas, " Matthew mascull % algo
incoherente
cuando se apret% contra el bulto en sus pantalones.
Ansiosa por tocarlo, se los desabroch%, le baj% la cremall
era,
" tir% para que los pantalones ca"eran al suelo.
Matthew enganch% los pulgares en la cinturill a de sus
boHers " se los baj% tambiFn.
Susannah tom% en sus manos su sedoso " caliente
miembro, " Matthew gimi% mientras sus dedos los
eHploraban jugando con Fl, torturDndolo.
Le apret% la cintura con una mano.
J+sto" a punto de perder el control Jle ad#irti%J. Si
continas
con eso no podrF seguir
conteniFndome.
Susannah parpade% sorprendida, " se (ij% entonces en que
la
respiraci%n de Matthew se había tornado agitada " que
tenía las
pupilas dilatadas. .abía sabido que la deseaba, sí,
pero el
comprobar en ese momento hasta quF punto la hi!o
sentirse
poderosa.
Matthew le desabroch% el sujetador, " Susannah se lo
quit% "
lo arroj% sobre una sill a. 4l se ll en% las manos con sus
senos,
para inclinarse despuFs hacia delante " tomar un pe!%n
en su
boca, haciendo que ell a jadeara su
nombre.
Al tiempo que dedicaba sus atenciones tambiFn al otro
seno,
Matthew le baj% las braguitas " las arroj% a un lado
antes de
pasar a deshacerse de la (alda, pero ell a no quiso esperar a
que
encontrara la cremall era " se la baj% ell a " le#ant% las
caderas
para que pudiera
sacDrsela.
Matthew desli!% una mano por el delta entre sus muslos, "
ell a
dio un respingo " empuj% las caderas hacia delante.
Luego,
cuando desli!% los dedos entre sus pliegues, la intensidad
del
placer que eHperiment% la hi!o derretirse por
dentro.
$oco despuFs estaba besDndola de nue#o mientras sus
bra!os
la apretaban (irmemente contra su cuerpo, " esa #e!, cuando
ell a
le rode% de nue#o la cintura con las piernas "a no había
barrera
alguna entre ell os.
J3o te mue#as Jle orden% Fl con #o! ronca.
Sali% de la cocina, " cuando reapareci% segundos
despuFs
con un preser#ati#o "a puesto, Susannah se sinti% algo
mareada
por el abrumador deseo que apenas había podido
contener
mientras esperaba.
AgarrDndolo por los bra!os en cuanto lo tu#o cerca, lo
atrajo
hacia sí, " Fl la bes% con (ruici%n mientras desli!aba las
manos
por debajo de sus nalgas para le#antarle las caderas.
J3o puedo esperar mDs Jjade% Fl interrumpiendo el
beso.
J$ues por mí no lo hagas Jle contest% ell a.
Matthew la penetr% entonces, dejDndola sin aliento.
+mpe!% a
mo#er las caderas, " Susannah respondi% a cada una de
sus
embestidas, acomodDndose al ritmo que marcaba,
subiendo
cada #e! mDs " mDs alto.
,na de las manos de Fl abandon% sus caderas " subi% a
su
espalda para atraerla hacia sí " poder besarla.
$ronto,
demasiado pronto, Susannah sinti% que estaba ll egando al
límite.
,na parte de sí quería que (ueran mDs despacio, saborear
cada
segundo, pero otra quería que Matthew no parara. 1
Matthew
no se detu#o, sino que sigui% sacudiendo sus caderas contra
las
de ell a hasta que algo estall % dentro de ell a, catapultDndola
hacia
lo mDs alto. 4l la sigui% poco despuFs, con un pro(undo
gemido
de placer.
Gurante un buen rato Susannah permaneci% agarrada
a
Matthew, at%nita por lo intenso que había sido el
coito, "
preguntDndose si para Fl habría sido igual.
J$erd%name, Susannah Jle dijo Fl, an jadeante,
tumbDndola en la mesa.
+ll a parpade%, con(undida por sus palabras " por el tono
de autorreproche en su #o!.
J)$or quF*
Matthew se apart% de ell a " apo"% una cadera en la mesa,
a
su lado.
J$orque quería que (uera per(ecto para darte mDs
placer,
pero no he sido capa! de ir mDs despacio.
Susannah se ech% a reír ante lo ridículo que resultaba que
se
disculpara por algo que a ell a le había parecido glorioso.
J)Acaso te ha dado la impresi%n de que no
estaba
dis(rutando*
J/ueno, la #erdad es que hacia el (inal estaba tan
eHcitado
que no me daba cuenta de nada Jadmiti% Fl
a#ergon!ado,
contra"endo el rostroJ. 3o recuerdo haber perdido jamDs
el
control de esa manera.
Susannah tom% su rostro entre ambas manos.
J=e aseguro, Matthew, que no tengo la menor queja. .a
sido
(antDstico. 3o Jse corrigi% con una sonrisa de oreja a
orejaJ.
.a sido alucinante.
Los hombros de Matthew se relajaron, " una sonrisa
se
eHtendi% por su rostro.
JAun así, me gustaría compensarte.
Ouguetona, Susannah enarc% una ceja.
J)Eas a regalarme (lores*
Matthew se irgui% " la le#ant% de la mesa, al!Dndola
en
#olandas sin pre#io a#iso.
J3o.
J)/ombones, entonces*
Mientras la ll e#aba hacia las escaleras, Matthew le rob%
un
beso.
J'río, (río.
J+ntonces dime, Matthew Jmurmur% ell a desli!Dndole
un
dedo por el pechoJ: )c%mo piensas compensarme*
JEo" a hacerte otra #e! el amor Jrespondi% Fl antes
de
besarla en la mejill aJ. MDs despacio Jla bes% en los
labiosJ. 1
serD an mejor.
+ll a se estremeci% de deseo.
J3o sF si podrF resistir tanto placer sin perder
el
conocimiento.
4l enarc% una ceja.
J+stamos a punto de a#eriguarlo.
Capítulo seis
Susannah se estir% (eli! en la cama de Matthew, "
sinti% el agradable roce de su piel desnuda contra la su"a.
+n los ltimos cuatro días habían adoptado la costumbre
de tomarse el postre en su habitaci%n despuFs de cenar.
+sa noche había sido un mousse con tres tipos de
chocolate, " entre eso " la sesi%n de seHo que habían
tenido, estaba completamente saciada.
J.a" algo que tengo que preguntarte Jdijo Matthew, en
cu"o pecho tenía apo"ada ell a la cabe!a.
Susannah sonri%, sintiFndose como un gato tumbado al
sol.
JGispara.
J+sta ma&ana hablF con el mFdico. Me dijo que los
ni#eles de
gl%bulos blancos en la sangre de 'l"nn han
continuado
mejorando " que puede #enir a casa ma&ana.
Susannah se ech% hacia atrDs para poder #erle la cara.
J)1 has esperado hasta ahora para decírmelo* M+s
una
noticia estupendaN
Los labios de Matthew se cur#aron en una sonrisa.
JSí que lo es. Me ha dicho el mFdico que mientras lo ll
e#e
regularmente a hacerle chequeos creen que se recuperarD al
cien
por cien.
Mientras lo escuchaba, Susannah se dio cuenta de
quF
implicaba para ell a la mejoría de 'l"nn, " el est%mago le
dio un #uelco. 1a no la necesitarían all í porque no iba a ser
necesario el trasplante. Gesde un principio había sabido
que aquell o era solo algo temporal, " el propio
Matthew había recalcado que nicamente habría seHo,
que no se harían (alsas ilusiones, pero en ese momento
sinti% pDnico.
A pesar de que se sentía incapa! de mirarlo a los ojos,
estaba decidida a manejar la situaci%n con dignidad.
Con di(icultad, esbo!% una sonrisa.
JMe marcharF ma&ana por la ma&ana, antes de que lo
traigas a casa.
JMi pregunta era sobre eso JMatthew le le#ant% la
barbill a para que lo mirara a los ojosJ. 2uiero que alguien
se quede con nosotros una semana, alguien que me a"ude,
estando pendiente de Fl mientras se recupera. Le dije
que esa persona sería mi madre, pero me ha preguntado si
no podrías ser t.
)2uedarse una semana mDs* Susannah, que no se
había esperado aquell o, parpade% sorprendida. )$asar
mDs tiempo con Matthew " con 'l"nn*
+l lado maternal que había estado intentando acall ar,
ansiaba desesperadamente poder quedarse un poco
mDs " conocer mejor a 'l"nn. 1 eso tambiFn
signi(icaría poder pasar unas noches mDs en la cama de
Matthew.
J)Crees que es buena idea* Jpregunt%
#acilante. Matthew se pas% una mano por el
pelo.
J,na de las en(ermeras me dijo que 'l"nn podría
sentirse un poco raro al #ol#er a casa. Como ha estado
recibiendo tantas #isitas " ha tenido al personal del
hospital pendiente de Fl...
3uestra casa en comparaci%n le resultarD mu"
silenciosa " aburrida. $or eso pienso que tener aquí
durante unos días a alguien como t, con quien se
encuentra a gusto, podría a"udarle a sobrell e#ar mejor esa
transici%n. +l mFdico me ha dicho que para que
contine la mejoría es mu" importante que estF
animado.
A Susannah no le pas% desapercibida la mirada
esperan!ada en los ojos de Matthew.
J)Crees que podrían darte otra semana libre, o supondría
un problema*
La #erdad era que su je(e se había mostrado
mu" comprensi#o cuando le había pedido una segunda
semana libre, " en los tres a&os que ll e#aba trabajando en
el banco apenas se había tomado una baja.
-especto a la (amilia de Matthew, la eHcusa que se
habían in#entado para justi(icar que se alojase en su
casa podría ser#irles para una semana mDs. Les habían
dicho que ell a quería #ol#er a #i#ir en Charleston, " que
Fl le había o(recido su casa mientras buscaba un empleo
como agradecimiento de que les hubiese a"udado con los
turnos para hacer compa&ía a 'l"nn en el hospital. Su
(amilia parecía haber aceptado la eHcusa sin
problemas.
Susannah #ol#i% a apo"ar la cabe!a en el pecho de
Matthew.
J)1 si 'l"nn se encari&a demasiado conmigo*
JGi que sí.
JSí Jla palabra escap% de sus labios, " apenas la
hubo
pronunciado sinti% que el cora!%n le daba un brinco de
alegría.
JKracias Jdijo Matthew. Sus ojos se oscurecieron
cuando
a&adi%J: 1 eso son siete noches mDs que pasarDs en mi
cama. Claro que tendremos que (ingir que estDs durmiendo
en el cuarto de in#itados Jesbo!% una sonrisa
tra#iesaJ. L podríamos hacerlo al re#Fs. Me encantaría
colarme en tu habitaci%n a altas horas de la noche.
Aquell a tentadora posibilidad la hi!o estremecer de
eHcitaci%n " sac% su lado mDs atre#ido.
J)1 quF ll e#arías puesto*
J,na bata... en caso de que mi hijo me pill e por el pasill
o J
contest% Fl enarcando una
ceja.
J)1 debajo*
J=an desnudo como esto" ahora JMatthew introdujo
una
mano bajo las sDbanas " le acarici% el
abdomen.
A Susannah se le aceler% el pulso.
JMe gusta la idea de que debajo no ll e#es nada.
JMe alegra oír eso Jlos dedos de Matthew
subieron
lentamente hacia su pechoJ, porque ha" algo que querrF
hacer
cuando ll egue a tu habitaci%n, " lo harF mucho mejor sin
ropa.
J)1 "o*, )ll e#aría ropa* Jle pregunt% ell a, apartando
las
sDbanas.
J3o. = tampoco ll e#arías... JMatthew deposit% un beso
en
el #all e entre sus senosJ nada de
ropa.
Susannah alarg% la mano " lo encontr% dispuesto.
J/ueno, pues ahora mismo los dos estamos desnudos J
dijo
cerrando los dedos en torno a su
miembro.
Matthew aspir% por la boca " los msculos de su cuell o
se
tensaron
.
J+so parece, sí.
JA lo mejor podrías darme una idea de quF es eso
que
haremosJle sugiri% ell a, enredando sus piernas con las de
Fl "
rodeDndole el cuell o con los bra!os.
Matthew la hi!o rodar con Fl para quedar encima. Se
coloc%
entre sus muslos, " luego, apo"ando los antebra!os a
ambos
lados de ell a, se inclin% para susurrarle al oído:
J)Ahora*
JSí, ahora Jrespondi% ell a rodeDndole la cintura con
las
piernas.
J/ueno, sería mDs o menos así...
Al abrir la puerta del coche a Susannah en el
aparcamiento del hospital, Matthew no logr% despegar los
ojos de la larga " torneada pierna que emergi%. Ge
pronto sentía (uego en el cuerpo. Cuando tu#o a
Susannah de pie (rente a sí le rode% la cintura con una
mano, le puso la otra en la nuca, " la empuj%
sua#emente contra el coche.
J3o sabía que los aparcamientos tenían este e(ecto en ti
Jlo pic% ell a con una sonrisa di#ertida.
J+res t quien tienes este e(ecto en mí Jrespondi% Fl
antes de inclinar la cabe!a para besarla.
Susannah abri% la boca sin #acilar, " Matthew eHplor%
cada rinc%n con la lengua mientras los bra!os de ell a se
enroscaban en torno a su cuell o, atra"Fndolo hacia sí.
J)1 cuDl es la ra!%n* Jle pregunt% sin aliento
cuando Matthew despeg% sus labios de los de ell aJ. 1
ojo, que no es que tenga queja alguna.
Matthew le apart% un mech%n del rostro " la mir%
con
adoraci%n, intentando grabar en su mente cada detall e de
ese momento: sus ojos oscurecidos por el deseo, los
parpados pesados, los labios hinchados "
hmedos, las mejill as sonrosadas... An iba a dis(rutar
de ell a en su cama durante una semana mDs, " estaba
decidido a apro#echarlo al mDHimo. $ero durante el día,
sin embargo, se record%, deberían ser mDs discretos.
JCuando ha"amos entrado en el hospital Jle dijo
con un ltimo beso casto en los labiosJ, nos
portaremos bien. 3o queremos que 'l"nn sospeche
nada.
JCierto Jasinti% ell a.
Matthew se apart% de ell a, recobraron la compostura,
se
pusieron bien la ropa, " se dirigieron hacia la
entrada. A
Matthew le habría gustado tomarla de la mano "
entrela!ar sus
dedos con los de ell a pero se
contu#o.
Cuando ll egaron al puesto de control de en(ermería la
mujer
que estaba all í atendiendo los salud% con una
sonrisa.
J/uenos días, se&or Kincaid. /uenos días, se&ora
Kincaid.
Susannah se puso tensa " Fl dio un ligero respingo. +l
error de
la mujer era comprensible. $robablemente parecían una
(amilia,
sobre todo teniendo en cuenta que 'l"nn tenía parecido
(ísico no
solo con Fl sino tambiFn con Susannah, que al (in " al cabo
era
su
madre.
Aunque parecieran una (amilia, no lo eran. Krace, aunque
solo
hubiera sido la madre de 'l"nn sobre el papel, era quien
debería
estar al lado del peque&o. .abía muerto por su culpa "
Fl no
tenía derecho a introducir a otra mujer en la ecuaci%n.
+ra
injusto para Susannah, " una traici%n al recuerdo de
Krace.
J1o so" el se&or Kincaid, pero ell a es la se&orita
$arrishI no es mi esposa Jcorrigi% a la en(ermera con una
sonrisa.
JLh, cuDnto lo siento... Gisculpen. Solo quería decirle
c%mo nos alegramos todos de que 'l"nn #a"a a #ol#er
a casaI le hemos tomado mucho cari&o.
JKracias. +staba deseando poder ll e#arlo de #uelta a casa.
Ge hecho, ahora que estaba all í estaba mDs impaciente
que
nunca por ir junto a su hijo, pens% tamborileando con los
dedos
en el mostrador.
La en(ermera mir% una tabla que tenía (rente a ell a.
J)1a ha hablado con el mFdico*
J.ablamos anoche, por telF(ono.
J+stupendo Jdijo la en(ermeraJ. 1a he empe!ado a
preparar
los papeles del alta.
Matthew le dio las gracias " siguieron por el pasill o
hasta la
habitaci%n de 'l"nn, que se incorpor% " eHtendi% los
bra!os
hacia Fl en cuanto entraron.
JM$apii ii N JeHclam%.
Sus mo(letes mostraban un sano color sonrosado.
Matt lo le#ant% en #olandas " lo apret% contra sí.
J.ola, campe%n.
'l"nn lo abra!% tambiFn antes de echarse hacia atrDs
para
anunciarle:
J$apD, me han dicho que ho" me puedo ir a casa.
J+so me han dicho a mí tambiFn Jrespondi%
Matthew
sonriendo.
'l"nn le tendi% los bra!os a Susannah.
JMSudi, me #o" a casaN
+ll a eHtendi% los bra!os tambiFn " Matthew le
pas% al peque&o " los obser#% mientras charlaban. +l
a(ecto que ell a sentía por 'l"nn era mDs que e#idente
" sinti% una nue#a pun!ada de culpabilidad. Aquel era,
o debería haber sido el papel de Krace. .
Krace había querido al peque&o con toda su alma, "
'l"nn la había querido del mismo modo. +ra culpa su"a
que la muerte los hubiera separado. Si no la hubiera
presionado para que tomase aquel #uelo... Se maldijo
para sus adentros.
+n ese momento ll amaron a la puerta abierta, " al
girarse
Matthew se encontr% con Alan Sinclair, el hermanastro de
Oac<.
J)$uedo pasar* Jpregunt% con una sonrisa a(able.
Matthew #acil% antes de recordar que lo había ll amado
hacía
unos días para pedirle permiso para #isitar a 'l"nn " que Fl
se lo
había concedido. Gesde luego era mucho mDs cortFs
que su
hermanastro.
'ue hacia Fl " le tendi% la mano.
J3os pill as de milagroI "a nos íbamos. Le han dado el
alta "
nos #amos a casa.
JAh. $ues menos mal que decidí #enir ahora " no esta
tarde J
mir% a 'l"nn, que estaba obser#Dndolos en bra!os
de
SusannahJ. )A quiFn le habría dado esto si "a os hubieseis
ido*
Jdijo le#antando un osito de peluche de color chocolate
con
grandes ojos a!ules.
Susannah (ue junto a ell os con el peque&o " Matthew lo
tom%
en bra!os.
JMira, 'l"nn, quiero que cono!cas a tu... Jcomen!% a
decir.
PAl hijo de la amante de tu abueloQ, a&adi% mentalmente,
pero
se contu#o " dijoJ: a tu tío Alan.
J.ola, 'l"nn Jlo salud% Alan a(ectuoso,
tendiFndole el
mu&ecoJ. )=e gustan los ositos*
JSí.
1 a ju!gar por c%mo lo estaban estudiando sus grandes
ojos,
" por la enorme sonrisa que apareci% en su rostro, aquel
le
encantaba.
J1 ell a es Susannah Jle dijo Matthew a AlanJ, una
amiga de
la (amilia. Susannah, este es Alan SinclairI conociste a
su
hermano Oac< hace unos días, )recuerdas*
JSí, sí, lo recuerdo Jcontest% ell a, tendiFndole la mano.
Alan se la estrech%.
J+ncantado.
Matthew se pregunt% si Alan se habría dado cuenta
del
parecido entre 'l"nn " ell a, como sin duda había
hecho la
en(ermera, " había sumado dos " dos. )Sospecharían
sus
(amiliares* =al #e! estaba reaccionando como un paranoico
"
nadie se había dado cuenta de nada.
La en(ermera se asom% en ese momento a la puerta
para
decirle que "a tenía listos los papeles del alta. Matthew se
#ol#i%
hacia Alan.
J$erdona que sea tan poco cortFs, pero es que tenemos
que
marcharnos.
J3o pasa nada Jle asegur% Alan con una sonrisaJ.
Solo
quería darle ese osito al peque&ajo. .asta luego, 'l"nn,
me
alegro de conocerte Jdijo re#ol#iendo el pelo del ni&oJ.
,n
placer Jle dijo a Susannah con un asentimiento de cabe!a.
Cuando se hubo marchado recogieron las cosas de 'l"nn,
lo
cambiaron, " salieron de la habitaci%n.
Al #er de nue#o a la en(ermera cuando se detu#o a (irmar
los
papeles le record% a Matthew el error que había cometido
la
mujer al pensar que estaban casados. Sin embargo,
mientras
#eía charlar a Susannah " a 'l"nn durante el corto tra"ecto
hasta
el aparcamiento no pudo e#itar pensar en lo (elices que
parecían
juntos, " en lo a gusto que Fl mismo se sentía con Susannah.
)1
si todas las pie!as encajaban porque aquell o era cosa
del
destino* )$odía ser así de simple, o estaría enga&Dndose
a sí
mismo*
Cuando ll egaron al coche, despuFs de meter las cosas
en el
maletero Matthew sent% al peque&o en su sill ita, cerr% la
puerta,
" se #ol#i% a la mujer que lo tenía tan con(undido.
J3unca podrF agradecerte bastante todo esto Jle
dijo, "
mientras rodeaban el coche apro#ech% para apretarle la
mano
dos segundos.
JMe siento (eli! de poder a"udar Jrespondi% Susannah,
pero
Matthew #io las mismas dudas " la misma con(usi%n en sus
ojos.
Le abri% la puerta ", cuando hubo entrado en el coche, Fl
(ue
a sentarse al #olante.
J)Listos* Jles pregunt% a 'l"nn " a ell a tras girar la ll a#e
en el
contacto.
JListos Jrespondi% 'l"nn con una enorme sonrisa.
Los ojos de Matthew se encontraron con los de Susannah,
"
del mismo modo que había #isto re(lejadas sus dudas en
sus
ojos, #io tambiFn re(lejada en ese momento la (elicidad de
que
iban a ll e#ar a 'l"nn de #uelta a casa, sano " (eli!. +ra
una
complicidad que había compartido con Krace antes de
que
empe!aran a tener problemasI era algo que había
echado muchísimo de menos.
Sin embargo, tal #e! estaban dejDndose ll e#ar
demasiado.
)+staban jugando con (uego*
Capítulo siete
Gos horas mDs tarde Susannah estaba sentada con
Matthew " 'l"nn en el jardín tomando muf fins de plDtano
con pepitas de chocolate. Los había horneado esa ma&ana
con la esperan!a de abrir el apetito del peque&o. 1 a
ju!gar por el entusiasmo con que estaba de#orando el que
tenía en la mano, parecía que había tenido FHito. A
Matthew tambiFn parecían gustarle, " el #er a padre e hijo
comiendo con (ruici%n la hi!o sentirse mDs (eli! de lo que
debería.
+n ese momento son% el telF(ono, " Matthew alarg% la
mano para tomar el aparato.
JGebe ser la abuela Jdijo tendiFndoselo a
'l"nn. La carita del ni&o se ilumin% " tom%
el aparato.
J)Abuelita* Jcontest%.
1 en e(ecto debía ser su abuela, porque empe!% a hablar
por
los codos, contDndole con su media lengua in(antil las
ltimas
noticias de su estancia en el hospital.
Matthew se inclin% hacia Susannah para eHplicarle:
JLos padres de Krace. Le laman cada domingo a las
die!.
Susannah sinti% una pun!ada en el pecho.
JAh. +s estupendo que se interesen tanto por Fl.
JLo adoran Jdijo Matthew mirando a su hijoJ. Krace era
hija
nica, así que 'l"nn es el nico nieto que tendrDn.
Eienen a #isitarnos a menudo " se quedan unos días, "
no se les ol#ida lamar ni un domingo.
3o tenía que decir mDs. Lo que se deri#aba de aque
las palabras era mDs que e#idente: los padres de Krace
eran otro de los moti#os por los que Matthew no
podía des#elar que Susannah era la madre biol%gica de
'l"nn. Si era el nico nieto que podrían tener porque Krace
había sido su nica hija, )c%mo iba a decirles que no
tenían ningn #ínculo de sangre con el peque&o* Sería
como robarles el nico #ínculo que les quedaba con la
hija a la que tan trDgicamente habían perdido. Sería cruel.
J$api Jdijo 'l"nn tendiFndole el telF(ono a MatthewJ.
La abuela quere hablar contigo Jluego se #ol#i% hacia
Susannah " le pidi%J. ¿Pedo tomar oto muffin
J$ues claro que sí, cari&o Jrespondi% e la con una
sonrisa.
Le dio otro ", mientras el peque&o se lo comía,
obser#% a
Matthew hablando con su suegra con el cora!%n encogido.
$or
el tono in(ormal de la con#ersaci%n " las risas de
Matthew
saltaba a la #ista que tenían una buena
relaci%n.
)2uF estaba haciendo a lí*, se pregunt% bajando la
#ista.
Aque la era la (amilia de Krace. La que estaba al telF(ono
era la
madre de Krace. Aque la era la casa de Krace. 1
estaba
acostDndose con su
marido.
Se le nubl% la #ista " apret% las manos, cla#Dndose las
u&as.
Aque la no era su #ida. Simplemente estaba ocupando el
hueco
que Krace había dejado en la #ida de Matthew " de
'l"nn.
+n cualquier caso dentro de una semana estaría de regreso
en
Keorgia, " Matthew " 'l"nn seguirían haciendo su #ida sin
e la,
se dijo, pero aquel pensamiento no la recon(ort%
como esperaba.
A la ma&ana siguiente, mientras desa"unaban en la
cocina, Matthew se sentía el hombre mDs (eli! del mundo.
Su hijo estaba en casa " estaba recuperDndose, " se había
pasado la mitad de la noche haciFndole el amor a
Susannah.
J)Alguien quiere mDs tortitas* Jpregunt% Susannah,
girDndose hacia la mesa, donde estaban sentados 'l"nn "
Fl.
JM1oN Jcontest% 'l"nn alegremente.
Matthew le le#% su plato " el del peque&o a Susannah,
que
estaba preparando otra tanda de tortitas de a#ena con salsa
de
arDndanos. Mientras la obser#aba cocinando record% su
primera
#e! juntos, la #e! que lo habían hecho a lí mismo, en la
cocina, "
una ola de calor lo in#adi%, a pesar de la noche de pasi%n
que
habían compartido.
3o podía tomarla entre sus bra!os " besarla con
'l"nn
delante, pero se aseguraría de hacerlo mDs tarde, en
cuanto
tu#ieran un momento a solas.
JAhí tienes Jdijo Susannah sir#iendo dos tortitas en
cada
plato.
Al #er sus meji las sonrosadas por el calor del (uego no
pudo
e#itar pensar en que tambiFn se le te&ían de ese mismo
sua#e
rubor cuando hacían el amor.
Se aclar% la garganta " trat% de apartar por un momento
esos
pensamientos de su mente.
J)=e he dicho que nunca había probado unas tortitas
tan
buenas como estas* Jle dijo mientras #ol#ían a la mesa.
J$ues a lo mejor sí Jcontest% SusannahJ, pero no me
importa nada oírlo de nue#o Ja&adi% gui&Dndole un ojo a
'l"nn.
Ge pronto son% el timbre de la puerta. Cuando (ue a
abrir, Matthew se encontr% con que aque la #isita
inesperada era su madre " la salud% con un (uerte
abra!o. 3unca podría agradecerle lo bastante lo bien
que se había portado con e los durante el tiempo que
'l"nn había estado ingresado. 3o, desde la muerte de
Krace, se corrigi%.
J)C%mo estD 'l"nn* Jle pregunt% cuando se hi!o a un
lado para dejarla pasar.
JMejor Jcontest% Fl cerrando la puertaJ. Ahora mismo
estD desa"unando como un campe%n.
J).ue#os re#ueltos* Jlo pic% su madre enarcando una
ceja. Su (amilia siempre estaba haciFndolo de rabiar
con el hecho
de que no sabía hacer mDs que hue#os re#ueltos.
JMLe gustan mis hue#os re#ueltosN Jrespondi%
(ingiFndose
o(endidoJ. $ero no, lo que estD comiendo son tortitas que
ha
preparado Susannah.
Su madre parpade%.
J)La amiga de Krace*
JLa misma Jcontest% Fl, " antes de que pudiera hacer
mDs
preguntas la empuj% hacia la cocina.
JMAbuelitaN JeHclam% 'l"nn nada mDs #erlaJ. MMira, Sudi
nos
ha hecho tortitasN
J)Ah, sí* MEa"a suerteN
Su madre mir% con una eHpresi%n eHtra&a a Susannah
" a
'l"nn, " luego tambiFn a Fl antes de acercarse a darle un
beso a
su nieto.
JSusannah " t "a os conocFis, )no* Jle pregunt%
Matthew, preocupado por quF estaría pensando su madre.
2ui!D había sido demasiado esperar que su (amilia
no se cuestionara la historia que les había contado para
justi(icar la presencia de Susannah.
JSí Jrespondi% su madreJ, nos conocimos en el
hospital.
JMe alegra #ol#er a #erla, se&ora Kincaid Jla
salud%
Susannah con una sonrisaJ. ).a desa"unado "a, o
puedo
o(recerle unas tortitas*
J1o estaba a punto de hacer ca(F Jdijo Matthew.
Su madre estaba mirDndolo con la misma eHpresi%n
eHtra&a
de antes, " en ese momento dio un respingo, como si
acabase de
darse cuenta de que se había quedado mirDndolo.
J3o, os lo agrade!co, pero solo #o" a quedarme
un
momento Jles dijo con una sonrisaJ. Ge hecho,
Matthew, si
tienes un momento, me gustaría hablar de algo contigo.
JClaro Jrespondi% Fl, antes de conducirla al sal%n.
Su madre era un perro #iejo " por tanto no se le
escapaba
nada. Sin duda algo andaba rondando por su mente.
JSusannah " t... Jcomen!% a decir su madre cuando
se
hubieron sentado.
Matthew se irgui% en el asiento, dispuesto a cortar de raí!
lo
que estu#iera pensando.
JSolo somos amigos.
Su madre enarc% una ceja.
JMe imaginaba que dirías algo así. $ero... )por quF serD
que
no te creo*
JSusannah era...
JAmiga de Krace. Sí, eso "a lo he oído Jdijo
agitando la manoJ. $ero a mí me parece que ha" algo mDs
entre #osotros.
Matthew abri% la boca para negarlo, pero luego
decidi% cambiar de tDctica " sonsacarle, así que se ech%
hacia atrDs " apo"% el bra!o en el respaldo del so(D de un
modo casual.
J)$or quF dices eso*
J$ues porque una madre sabe ciertas cosas Jcontest% e la.
Matthew se qued% mirDndola con los ojos entornados.
JGigamos que cuando os mirDis el uno al otro con las
chispas
que saltan serían capaces de incendiar Charleston entero
Jle
dijo. Sin embargo, luego se puso seria " lo reprendi%
diciendoJ:
$ero no #o" a mentirte " a decirte que esto" (eli! de
que la
tengas aquí #i#iendo contigo. $odría alojarse en mi casa
durante
el tiempo que...
J+so no #a a pasar Jla cort% Matthew antes de que
pudiera
terminar la (rase. Susannah iba a quedarse a lí con FlJ.
)Crees
que alguien mDs se ha dado cuenta*
JLo dudo. Lo que pasa es que, como te he dicho, cuando
se
trata de sus hijos una madre #e cosas que los demDs no
#en J
dijo su madre en un tono conciliador.
Matthew no quería ni pensar que el resto de su
(amilia se
enterase, que lo picasen a cada oportunidad, " que de
algn
modo 'l"nn acabase dDndose cuenta de que pasaba algo
entre
Susannah " Fl. =enía que poner coto a aque lo "a mismo.
JSe marcharD pronto, así que pre(eriríamos que no
se
con#irtiese en la comidi la de la ciudad.
J3o la dejes marchar.
Matthew parpade% sin dar crFdito a lo que acababa de oír.
J)$erd%n*
J.e notado un cambio en ti ltimamente. =e #eo mDs
(eli!. +s
como si estu#ieras despertando de un pro(undo
sue&o "
#ol#iendo a #i#ir plenamente.
Matthew gimi% disgustado. =ípico de su madre:
in#entarse una
Fpica historia de amor entre Susannah " Fl.
J3o te hagas ilusiones Jdijo (rotDndose la (rente con
los
dedos.
Ge pronto su madre se puso mu" seria.
JCari&o, los dos sabemos lo doloroso que es perder a
tu
pareja, pero quiero que me prometas una cosa: si
estDs
enamorado de e la, no lo escondas Jle pidi% con #o!
trFmula,
pero de inmediato se seren% ", al!ando la barbi la, le
repiti%J:
$romFteme que no lo esconderDs.
Matthew sabía que había algo mDs en lo que estaba
queriendo
decirle su madre. 'runci% el ce&o, tratando de discernir ese
algo
en la eHpresi%n de su rostro. )+staría pensando tal #e!
en su
padre, que les había ocultado durante dFcadas que
estaba
enamorado de otra mujer*
J3o esto" enamorado de e la, mamD, " eso no #a a
cambiar.
,na #e! lo había estado, " había quedado hecho
a&icos
cuando las cosas entre Krace " Fl empe!aron a ir mal.
3unca
#ol#ería a entregarle su cora!%n a nadie. 'uera lo que
(uera lo
que había entre Susannah " Fl, " era solo algo temporal, no
iba a
implicarse emocionalmente.
JSi t lo dices Jrespondi% su madre.
Lo dijo en un tono de a(ectuosa resignaci%n, como
cuando le
había contado alguna mentira de adolescente " e la no le
había
creído.
J)+ra de esto de lo que querías que hablDramos*
Jle
pregunt%.
Su madre sacudi% la cabe!a " sac% de su bolso un par
de
entradas.
J=engo entendido que has estado intentando a&adir a
Arnold
Larrimore de 0ndustrias Larrimore a la cartera de clientes
del
Krupo Kincaid, )no es así*
JSí, así es.
=ener a Larrimore como cliente contribuiría
enormemente a
tapar el agujero que se había generado a raí! de que la
gente
empe!ara a saltar del barco cuando los peri%dicos
publicaron el
escDndalo sobre su padre.
J$ues sF de buena tinta que estarD en la (iesta benF(ica de
los
/arcla" el domingo Jdijo su madre agitando las entradas
con
aire triun(alJ. 1 he conseguido que nos in#iten.
Los contactos que tenía su madre a tra#Fs de las labores
de
#oluntariado que reali!aba habían sido mu" tiles al
Krupo
Kincaid en mDs de una ocasi%n porque les permitía
introducirse
en círculos sociales de los que estaban eHcluidos por el
clasismo
imperante en Charleston.
J+res la mejor, mamD.
JSolo ha" un problema Jdijo e la tendiFndole las
entradas.
Matthew las tom%. Se temía que sabía a d%nde iba
todo
aque lo.
J)CuDl*
J$ues que me temo que no #o" a poder ir Jrespondi%
e la
con (ingida decepci%nJ. Me he torcido el tobi lo " no
podría
pasarme toda la noche con !apatos de tac%n.
Matthew baj% la #ista a su tobi lo, al que no parecía
que le
pasara nada.
J$ues cuando caminas no se nota que te lo ha"as torcido.
J+s una cosa rarísima Jdijo su madre
poniFndose
melodramDticaJ. +l dolor #a " #iene. Ge hecho, ahora
mismo
estD empe!ando a dolerme.
Matthew la mir% con los ojos entornados.
JCreo que lo mejor serD que me #a"a a casa. $amela
sabrD
quF es lo que ha" que hacer. $ero t deberías ir a esa
(iesta
benF(ica Jle insisti% su madre, e hi!o como si
estu#iera
pensandoJ. M1a sF, puedes le#ar a Susannah contigoN 1o
me
quedarF aquí cuidando de 'l"nn.
JMadre, )estDs intentando emparejarme* Jle
pregunt%
Matthew irritado.
+ la se puso de pie con el bolso en la mano.
J3o tengo ni idea de quF hablas. /ueno, tengo
que
marcharme Jse inclin% para besarlo en la meji la, " dio tres
pasos
antes de recordarse que tenía que cojear.
Matthew sacudi% la cabe!a " la acompa&% a la puerta.
+sa noche, cuando Susannah abri% la puerta de su
dormitorio al oír un le#e golpeteo, se encontr% a Matthew
en el pasi lo con una sonrisa mu" seH" en los labios " un
bra!o tras la espalda.
$arecía que acababa de ducharse, " estaba guapísimo con
el polo " los pantalones holgados que le#aba puestos. Su
cuerpo se estremeci% de eHcitaci%n. )C%mo podría
separarse de aquel
hombre cuando legase el día de su partida*
J/uenas noches Jla salud% cerrando la puerta tras de sí.
Luego la atrajo hacia sí con un bra!o, " tom% sus labios
como
un depredador que ca!a a su presa a la primera. Susannah
se
abandon% al beso, saboreando cada segundo, sintiendo que
se
derretía lentamente. Sus labios eran tan cDlidos, " besaban
tan
bien..., pens% a(errDndose al (rontal de su polo cuando not%
que
las rodi las le (laqueaban. La realidad dej% de eHistir.
+staba en
un lugar (uera del tiempo " el espacio en el que solo
estaban
e los dos.
=ras lo que pareci% una eternidad, Matthew se ech%
hacia
atrDs, con el pecho subiendo " bajando por respiraci%n
agitada,
" las pupilas de sus ojos #erdes dilatadas. Le#ant% el bra!o
que
había mantenido escondido. Lle#aba una bote la de #ino "
un par
de copas.
J)=e apetece*
+ la, que toda#ía estaba a(errada a su polo, trat% de
recobrar
la compostura " tom% aliento.
J/ueno, empecemos por eso.
Matthew les sir#i% una copa a cada uno " se recostaron en
la
cama, incorporado cada uno sobre el codo. Susannah obser#%
a
Matthew, de#orDndolo con los ojos mientras tomaba un
sorbo
de #ino, " se es(or!% por grabar su imagen en su mente para
que
su recuerdo la a"udase a sobre le#ar las solitarias "
largas
noches que la esperaban cuando abandonase Charleston.
JMi madre cree que ha" algo entre nosotros Jle dijo Fl
de
pronto con una media sonrisa. Al #er la preocupaci%n escrita
en
el rostro de Susannah, se apresur% a a&adirJ: 3o se lo
dirD a
nadie. 1 sigue cre"endo que eres una #ieja amiga de Krace.
Krace... A Susannah el est%mago le dio un #uelco. Al
(inal
todo giraba en torno a KraceI siempre acababan de un modo
u
otro #ol#iendo a Krace. $ero así era como tenía que ser, se
dijo.
Aquel no era su lugar.
JMe ha dado dos entradas para una (iesta benF(ica
el
domingo Jle dijo Matthew. Gej% su copa en la mesi la de
noche,
se le#% un pie de Susannah a su rega!o " se puso a
masajearloJ.
=engo que ir por trabajoI )querrías #enir conmigo*
La magia que Matthew estaba conjurando en las suelas de
sus
pies la distrajo momentDneamente, lo cual era peligroso,
porque
si no se mantenía en guardia podía acabar aceptando
su
in#itaci%n.
J)G%nde es* Jpregunt% para ganar tiempo " encontrar
la
manera de rehusar.
Matthew tom% su otro pie " se puso a masajearlo
tambiFn.
J+n la mansi%n de los /arcla", en una de las islas
Luter
/an<s.
Susannah tom% otro sorbo de su copa. Siendo
una
adolescente sus abuelos paternos la habían le#ado #arias
#eces
a (iestas de alto copete como esa, " siempre las había
detestado.
Sentía que estaba (uera de lugar, que era una impostora con
un
#estido bonito que (ingía ser tan culta " so(isticada como el
resto
de los in#itados. 3o quería #ol#er a ese mundo. +ncogi%
un
hombro a modo de disculpa " sacudi% la cabe!a.
JLo siento, pero no he traído nada que ponerme para
esa
clase de e#entos.
J+so no es problema Jreplic% Fl al instanteJI te
comprarF
algo.
Susannah contrajo el rostro " se incorpor%.
J3o puedes comprarme un #estido, Matthew.
Sería demasiado...surrealistaI inapropiado.
+staban
acostDndoseI si encima le compraba empe!aría a sentirse
como
una mantenida.
J3ecesito a alguien que #enga conmigo Jle insisti%
FlJ. A
estas cosas siempre ha" que ir con acompa&ante. +s un
asunto
de negociosI por eso si #ienes cargarF "o con los gastos
que
tengas que hacer.
Gicho así sonaba ra!onable, pero algo en su interior
se
resistía. 3o quería #erse en#uelta en ese mundo de poder
"
pri#ilegiosI le asustaba.
J1a esto" #i#iendo en tu casa, comiendo...
JSusannah Jlo cort% FlJ, #iniste aquí para a"udar a
'l"nn. 1
te has quedado porque te lo pedí como (a#or. Ahora solo
esto"
pidiFndote que me eches un cable acudiendo a un e#ento
como
mi in#itada. .as sido tan generosa con 'l"nn... deja al
menos
que te compre un #estido que puedas ponerte.
J+sto no estD bien.
J$ero #endrDs, )#erdad*
La de#astadora sonrisa que se dibuj% en el rostro de
Matthew
la desarm% por completo.
J+stD bienI irF Jrespondi%, " rog% por que no tu#iera
que
arrepentirse.
Capítulo ocho
Al día siguiente Matthew dej% a 'l"nn con su madre "
$amela para poder trabajar, " a la hora del almuer!o
se reuni% con Susannah para ll e#arla a comprarse un
#estido para la (iesta benF(ica.
2uería que comprara el #estido per(ecto, un #estido
que le gustara de #erdad, " había decidido acompa&arla.
J)$uedo a"udarles en algo* Jles pregunt% sonriente
una dependienta cuando entraron.
Matthew le dio un empujoncito a Susannah para que
diera un paso adelante.
J2ueremos comprar un #estido de c%ctel. +s para una
(iesta de postín.
Eio a Susannah hacer una mueca inc%moda.
J$or supuesto se&or Jdijo la dependientaJ. Si la se&ora
es
tan amable de seguirme le escogerF algunos #estidos para
que se
los pruebe.
Cuando la mujer ech% a andar, Susannah le sise% a
Matthew:
J+sto es ridículo. $uedo comprarme "o sola un #estido.
J1a lo hemos discutido. .a!lo por mí.
Susannah le lan!% una mirada de resignaci%n antes de
seguir a
la dependienta.
+sta reapareci% al cabo de unos minutos " condujo
a Matthew hasta una sill a tapi!ada con bra!os (rente a una
cortina tras la cual estaba el probador en el que
había entrado Susannah.
,n rato despuFs Susannah sali% #acilante de detrDs
de la cortina ata#iada con un #estido entall ado a!ul
marino con #uelo a la altura de las rodill as.
Se qued% hechi!ado al #erlaI no podía apartar la #ista de
ell a. +l color hacía que sus ojos parecieran mDs a!ules,
contrastaba con su piel de porcelana, " el modo en que el
dise&o entall ado real!aba sus cur#as le hi!o desear que
estu#ieran en casa " pudiera eHplorarlas a placer.
Matthew tu#o que aclararse la garganta antes de hablar.
J+s espectacular.
+ll a esbo!% una sonrisa antes de #ol#er tras la
cortina.
Mientras Susannah se cambiaba, Matthew apro#ech% para
tratar
de recobrar el aliento. )2uiFn iba a decirle que comprar
ropa
(emenina podría ser peligroso para la salud*
$oco despuFs Susannah #ol#i% a aparecer, esta
#e!
en(undada en un #estido rojo de corte oriental con una
abertura
en el pecho con (orma de lDgrima que dejaba al descubierto
la
parte superior de sus senos. Matthew contu#o un gemido.
J+se ni hablar Jdijo con #o! ronca.
3o quería que otros hombres la #iesen con ese
#estido
porque al mirarla estarían imaginDndosela sin Fl, como
estaba
ocurriFndole a Fl en ese momento.
JSí, creo que el rojo no me #a bien Jdijo ell a, mirDndose
en
un espejo.
JCari&o, si te (uera mejor tendrían que recogerme del
suelo con una pala. A lo que me re(ería es a que me
parece que sería demasiado seH" para una (iesta benF(ica.
Susannah baj% la #ista a la abertura " sonri%.
J$robablemente tengas ra!%n.
Se (ue de nue#o tras la cortina, " #ol#i% con un #estido
blanco
con #uelo con una capa superpuesta de gasa rosa. +l cuerpo
era
ce&ido, " la (alda caía (ormando un sua#e drapeado por
debajo
de las rodill as. Le sentaba tan bien que era como si la
resumiera
en esencia: (emenino, moderno, libre... " tambiFn dulce,
aunque
a la #e! endiabladamente seH".
Kir% delante del espejo para mirarse desde todos los
Dngulos
", mientras la obser#aba, a Matthew le pareci% que el
cora!%n,
que le estaba latiendo como un loco, iba a estall arle en el
pecho.
Los ojos de Susannah se encontraron con los su"os en
el
espejo, " pudo #er que estaba sorprendida con el #estido,
que le
gustaba.
JCompraremos ese Jdijo Matthew.
Susannah enarc% una ceja.
J)1 "o no tengo ni #o! ni #oto*
J$or supuesto Jrespondi% FlJ. )=e gusta*
J$ues sí, la #erdad es que sí Jcontest% ell a con una
sonrisa
demasiado inocenteJ. Kracias por preguntar.
Se gir% para buscar la etiqueta con el precio, pero
Matthew
se apresur% a le#antarse " agarr% su mano antes de que
pudiera
alcan!arla.
J3o la miresI deja que lo pague "o.
Sus miradas se encontraron " Matthew #io en los ojos
de
Susannah que estaba librando una batall a en su interior,
hasta que (inalmente claudic% con una le#e inclinaci%n
de cabe!a. Matthew sonri%, satis(echo, " poco despuFs
habían pagado el #estido " salían de la tienda con Fl.
J)3ecesitas alguna cosa mDs*
Sabía que los accesorios eran importantes.
J,n helado Jcontest% ell a sin #acilar.
Matthew dio un respingo. Aquell a mujer no
dejaba de
sorprenderlo. 0ntent%, sin FHito, de reprimir una
sonrisa.
J.a" una heladería a unos pasos de aquí que #ende
los
mejores helados de toda Carolina del Sur Jle eHplic%
ell aJ.
Eenga, "o te in#ito Jle dijo, " su rostro se ilumin% de
entusiasmo.
Matthew no recordaba cuDndo había sido la ltima #e!
que
había ido a comprar un helado de cucurucho a una
heladería.
JGe acuerdo, #enga ese helado Jdijo tomando su mano
"
entrela!ando sus dedos con los de
ell a.
Susannah sonri% de oreja a oreja " echaron a andar.
Mientras
caminaban de la mano call e abajo, Matthew tu#o una
sensaci%n
rara al pensar que la gente que los #eía pasar pensarían que
eran
pareja. 1 lo mDs raro era que no le desagradaba esa
sensaci%n.
Sin embargo, tenía la impresi%n de que si iniciara una
relaci%n
con Susannah ell a lo querría todo: amor " matrimonio,
" no
#ol#ería a o(recerle ninguna de esas dos cosas a una
mujer.
+n ese momento acudi% a su mente el comentario
que
Susannah le había hecho días atrDs: P3o puedes #i#ir s%lo
para
el trabajo " para 'l"nnI t tambiFn tienes
necesidadesQ.
2ui!D cuando las cosas en el Krupo Kincaid se
hubiesen
estabili!ado " 'l"nn estu#iese completamente
repuesto se
plantearía una relaci%n mDs o menos estable, pero
sin
complicaciones, sin ataduras.
=al " como había dicho Susannah, la heladería estaba
solo a
unos pasos de all í.
J)2uF les pongo* Jles pregunt% el chico que había tras
el
mostrador.
JMe gusta el de pomelo. $onme un par de bolas en
una
tarrina Jle dijo al chico.
Cuando Susannah hubo pagado, Matthew le pregunt%:
Cuando se hubieron sentado en una de las mesitas de
la
acera, Susannah tom% una cucharadita de su helado, "
Matthew
obser#% hipnoti!ado c%mo desaparecía la cucharill a dentro
de su
boca para reaparecer #acía, " el mo#imiento de su garganta
al
tragar.
J3o ha" nada como el sol " la brisa, Matthew Jdijo con
una
sonrisa so&adora.
J)Sabes* Jdijo Fl sin pensarJ, esa es una buena manera
de
describirte.
La mano de Susannah, que estaba ll e#ando de
nue#o la
cucharill a a sus labios, se detu#o a medio camino.
J)2uF quieres decir* Jle pregunt% (runciendo el ce&o de
un
modo adorable.
J$ues a que entraste en mi #ida como una brisa de
aire
(resco, " que cuando esto" contigo me siento como si brill
ara el
sol en mi cora!%n.
=an pronto como aquell as palabras hubieron cru!ado
sus
labios se sinti% estpido " dese% no haberlas pronunciado.
JKracias. 3o te dicen todos los días cosas tan bonitas J
dijo
antes de tomar otra cucharadita de helado.
Matthew se puso a tomarse el su"o tambiFn " durante
un buen rato permanecieron en silencio.
J)Me responderDs si te pregunto algo un poco personal*
JGepende Jcontest% ell a con una sonrisaJ. $rueba a #er.
J)Ge #erdad no te result% di(ícil renunciar a 'l"nn
cuando
naci%* 1o no creo que (uera capa! de hacer algo así.
Susannah baj% la #ista " remo#i% con la cucharill a el
helado en
su tarrina.
JMe mentalicF desde el principio a que iba a hacerlo Jdijo
en
un tono quedo, al!ando de nue#o el rostro hacia FlJ.
Siempre
pensF en Fl como #uestro bebF: tu"o " de Krace.
Matthew se ech% hacia atrDs " la obser#%.
J)1 nunca se te pas% por la cabe!a cambiar de opini%n*
J/ueno, si Krace " t hubierais cambiado de idea... Jhi!o
una
pausa, como si quisiera escoger con cuidado las
palabrasJ, si
me hubierais dicho que podía quedDrmelo, me habría
puesto
loca de contenta, pero desde un principio pensF en Fl
como
#uestro bebF, así que nunca me imaginF (ormando parte de
su
#ida.
J+res increíble Jle dijo Fl con sentimiento. +ra la mujer
mDs
generosa que había conocido.
Susannah baj% la #ista a su tarrina de helado " se
qued%
call ada un buen rato. Cuando #ol#i% a al!ar la #ista
hacia Fl,
había lDgrimas en sus ojos.
JA los diecisFis a&os perdí un bebF.
Matthew sinti% como si el dolor que leía en su mirada
lo
golpease en el pecho. Alarg% el bra!o " tom% su mano.
JLo siento.
+ll a le apret% la mano.
J'ue un embara!o accidental, pero tan pronto como supe
que
estaba embara!ada quise con toda mi alma a ese bebF.
Susannah dej% la tarrina a un lado. 3o había hablado
de aquell o nunca con nadie. 3o le gustaba hablar de ell o
porque se sentía triste, pero con Matthew le resultaba
tan (Dcil hablar... AdemDs, necesitaba contDrseloI
necesitaba que la comprendiera.
JMe quedF embara!ada porque estaba en(adada
con la actitud de mis abuelos paternos.
Matthew lade% la cabe!a.
J)$or el tira " a(loja que se traían con tu madre*
JSí, pero era mDs que eso. 1o era una ni&a obediente,
pero
para ell os eso no era su(iciente. Constantemente
me
sermoneaban con que tenía que comportarme como
una
per(ecta se&orita. Me as(iHiaban con sus reglas de
buena
conducta " sus normas. +n un acto de rebeldía me reuní
una
noche en los jardines con un chico al que había conocido en
una
de sus (iestas "... bueno, me quedF embara!ada.
4l la mir% con comprensi%n " sacudi% la cabe!a.
J+ras una chiquill a " cometiste un errorI eso es todo.
JCuando se lo dijimos a nuestras (amilias los padres de Fl
no
pudieron comportarse de un modo mDs manipulador.
Me
eHigieron que (irmara un contrato para dar al ni&o en
adopci%n
en cuanto naciera, para que aquel molesto impre#isto
no
inter(iriera con el glorioso (uturo que tenían planeado
para su
hijo.
-ecordaba mu" bien lo abrumada que se había sentido
ante el acoso " derribo que había su(rido por parte de
aquell a gente rica. Matthew " su (amilia parecían buenas
personas, pero su eHperiencia con la gente con
dinero la había dejado tan escaldada, que la #erdad era
que al principio había sido reacia a hacer de #ientre de
alquiler para Krace " Matthew.
'inalmente había sido la desesperada situaci%n
(inanciera de su madre " el darse cuenta de lo mucho que
Krace ansiaba un hijo lo que la había hecho decidirse a
hacerlo. $ero antes de (irmarlo había ll e#ado a un
abogado el contrato que Krace le había dado, para
asegurarse de que estaría protegida en caso de que las
cosas no salieran bien. La gente rica con (recuencia se
creía con derecho a pisotear a los que estaban por debajo
de ell os, como había hecho la (amilia de su padre con su
madre.
Al mirar a Matthew #io en sus ojos indignaci%n por
c%mo la habían tratado. +ra un buen hombre, pero en todo
lo que hacía se e#idenciaba la mentalidad de rico, como lo
acostumbrado que estaba a conseguir lo que quería, "a
(uese con dinero, o a tra#Fs de in(luencias.
JLo que te hi!o esa gente es imperdonable Jdijo.
A Susannah #ol#ieron a ll enDrsele los ojos de lDgrimas,
tanto
por el dolor de aquell os recuerdos, como por el apo"o que
le
estaba mostrando Matthew en ese momento.
JMi madre tambiFn lo sinti% así. 3o le hacía (eli!
que me
hubiese quedado embara!ada tan jo#en, pero
estaba
entusiasmada con la idea de tener un nieto. Me neguF a
(irmar
ese contratoI estaba decidida a tener a ese bebF.
J)1 quF pas%* Jinquiri% Fl.
J3aci% prematuro. Los mFdicos me dijeron que pasa a
#eces cuando la madre es tan jo#en. .icieron todo lo
posible por que saliera adelante, pero solo ll eg% a #i#ir
tres semanas. 3i siquiera pudimos ll e#arlo a casa.
JCuDnto lo siento, Susannah JMatthew se le#ant% " la
le#ant% a ell a tambiFn de su sill a para estrecharla entre
sus bra!osJ.
)C%mo se ll amaba*
JCill iam Jmurmur% ell a contra su pechoJ. Como mi
padre.
Matthew le acarici% el cabell o.
Aunque habría querido permanecer en sus bra!os "
sola!arse
en el apo"o que le estaba o(reciendo, se apart% de Fl " lo
tom%
de la mano para que tomara asiento en la sill a junto a la
su"a.
3ecesitaba que escuchara lo que tenía que decirle.
JMatthew, te he contado esto para que me entiendas:
me
quedF destro!ada cuando perdí a Cill iam. 1 a #eces
me
pregunt% c%mo sería mi #ida si an #i#iera. $ero 'l"nn
siempre
estu#o destinado a ser #uestro. 3o negarF que me dolía
el
cora!%n al separarme de Fl, pero no (ue tan horrible
como
perder a Cill iam.
Matthew asinti% " le puso la mano en la mejill a.
J$orque te habías permitido quererle.
JSí Jmusit% ell aJ. Cuando estaba embara!ada de 'l"nn,
en
cambio, me recordaba todo el tiempo que era para
#osotros.
Matthew sinti% que se le hacía un nudo de emoci%n
en la
garganta.
JSF que en el hospital te dijimos lo agradecidos
que
estDbamos, pero hasta ahora no había tenido la oportunidad
de
mirarte a los ojos " decírtelo personalmente, con el cora!%n
Jla
tom% de ambas manos " se las apret%J. Kracias,
Susannah. =u#iste un gesto mu" hermoso " generoso con
nosotros.
La sinceridad de sus ojos #erdes la conmo#i%.
JSi algo aprendí cuando perdí a Cill iam es que no
se le
puede poner precio al don de la #ida. 3o ha" nada que
tenga
mDs #alor, " me sentí mu" (eli! de poder daros ese
regalo a
Krace " a ti.
J+sto" seguro de que sí JMatthew se inclin% hacia delante
"
la bes% en la (renteJ. )1 quF me dices del (uturo* )=e
gustaría
(ormar una (amilia*
JMe encantaría. 1 tener dos o tres hijos.
Ge pronto se imagin% a una ni&ita parecida a 'l"nn, con
las
mejill as sonrosadas " ese gracioso ho"uelo en la barbill a
que se
reía " eHtendía sus bracitos. La imagen era tan clara que
sinti%
una pun!ada en el pecho de lo mucho que deseaba
abra!arla.
La #o! de Matthew la arranc% de sus enso&aciones.
JSerDs una madre estupenda.
+spantada por el rumbo que habían tomado
sus
pensamientos, apart% la #ista. )+n quF estaba pensando*
Gentro
de unos días #ol#ería a Keorgia, " si se dejaba ll e#ar por
sus
(antasías acabaría con el cora!%n roto.
Capítulo nueve
Al entrar en la mansi%n de los /arcla" del bra!o de
Matthew, que iba de esmoquin, Susannah sinti% como si
#ol#iera die! a&os atrDs en el tiempo. =odo era lujo "
ostentaci%n, desde los #estidos de las in#itadas hasta el
suelo de reluciente mDrmol " las lDmparas de ara&a.
.abía asistido a muchas (iestas como aque la
en su adolescencia durante las temporadas que había
pasado con sus abuelos. Cada una de aque las (iestas
siempre había ido precedida de una retahíla de
instrucciones precisas: P3o te rasques la nari!Q. P3o te
toques el pelo o te estropearDs el peinadoQ. PSonríeQ,
pero solo del modo distante " so(isticado que le habían
ense&ado " le habían hecho practicar. PMuestra interFs
por lo que te diga la gente, pero nunca te rías de un modo
ruidosoQ.
+l #ol#er a casa con su madre siempre había sido un
ali#io. A #eces se había preguntado si sus abuelos la
querían o solo #eían en e la a una especie de mu&eca a
la que, adecuadamente #estida, peinada " amaestrada,
eHhibir en esas (iestas.
Se estremeci% ante la posibilidad de encontrDrselos a lí
esa noche, pero se dijo que probablemente estarían en su
casa de #acaciones en 'lorida, donde solían pasar los
meses de enero "
(ebrero. 1 tampoco tenía que preocuparse por sus amigos.
3o la habían #uelto a #er desde su adolescencia, así que
dudaba que ninguno la pudiese reconocer.
J)+stDs bien* Jle pregunt% Matthew al oídoJ. $areces
algo tensa.
Susannah le sonri%.
J+sto" bien.
+sa noche era importante para Fl, " podría a"udarle
poniendo
en prDctica las habilidades que sus abuelos le habían
ense&ado "
que había a(inado a lo largo de los a&os con su trabajo
como
relaciones
pblicas.
J)CuDl es tu plan* Jle pregunt%.
Matthew, que parecía que tenía tan pocas ganas de estar a

como e la, mir% a su
alrededor.
J+ncontrar a mi objeti#o, con#encerle para que se
con#ierta
en nuestro cliente " salir
pitando.
Susannah se rio.
J)1 quF tal un en(oque mDs sutil*
J)C%mo quF* Jinquiri% Fl tomando dos copas de
champDn
de la bandeja de un camarero que
pasaba.
JGamos una #uelta por el sal%n, charlamos con algunos de
los
in#itados, lo que tal #e! incluso podría abrirte camino para
otros
posibles clientes, " cuando surja la ocasi%n de abordar
con
naturalidad al cliente que quieres captar, charla con Fl
de un
modo amistoso antes de lan!arte a
matar.
JAsí que... bDsicamente crees que debería ser un poco
menos
agresi#o, )no es
así*
JSeguro que con la ma"oría de los que se dedican a
los
negocios tu en(oque resulta per(ecto, pero esta gente
responde mejor a la sutile!a " la correcci%n en el trato.
J/uena obser#aci%n Jrespondi% MatthewJ. +stD bienI
#amos
Jdijo rodeDndole la cintura con el bra!o.
,na mujer ma"or con un pesado co lar de diamantes "
!a(iros
" que acababa de terminar de saludar a la pareja que
había
entrado delante de e los se les acerc%.
J/uenas noches. So" L"dia /arcla", su an(itriona.
J+s un placer conocerla, se&ora Jla salud% MatthewJ.
1o
so" Matthew Kincaid, " esta es mi acompa&ante:
Susannah
$arrish.
J)Kincaid* Jla mujer entorn% los ojos " lo mir% de
arriba
abajoJ. Gebe ser hijo de +li!abeth. Las dos colaboramos
como
miembros del comitF de la (undaci%n Arts =rust, que a"uda
a los
artistas sin recursos.
JLo sFI mi madre solo dice cosas buenas de usted
Jla
lisonje% Matthew con su de#astadora sonrisa.
La se&ora /arcla" pesta&e% halagada.
JGejen que les presente a dos buenos amigos: el se&or
" la
se&ora -aleigh.
Eeinte minutos despuFs seguían circulando por el
sal%n " charlando con unos in#itados " otros. Mientras
estrechaba la mano de un anciano caba lero, Matthew no
pudo sino admirarse de la (acilidad con que se
desen#ol#ía Susannah en ese ambiente. $arecía que
tenía un talento natural para e lo: con#ersaba con
todo el mundo mostrDndose encantadora, atenta...
$arecía Fl quien iba de acompa&ante " no al re#Fs. +l
banco para el que trabajaba como relaciones pblicas
debía estar mu" satis(echo con e la. 2ui!D debería
hablarle a su hermana Laurel de e la, por si en algn
momento necesitaba contratar a alguien para el equipo
de relaciones pblicas del Krupo Kincaid.
AdemDs, si aceptara un empleo en Charleston no tendría
que abandonar su cama, pens% sonriendo para sus
adentros, enormemente complacido con aque la idea.
Cuando la pareja con la que habían estado con#ersando
se alej%, se inclin% para susurrarle al oído, ro!Dndole el
l%bulo con los labios:
JKracias por #enir conmigo.
+ la se estremeci% " al!% el rostro para mirarlo con
esos
cauti#adores ojos
a!ules.
J3o ha" de quF.
JAunque no esto" seguro de si debería darte las gracias o
no
por le#ar ese #estido Ja&adi% FlJ. Me estD #ol#iendo
loco.
=enía planes para mDs tarde con respecto a ese #estido:
se lo
quitaría " se pasaría horas acariciando " besando
cada
centímetro de su
piel.
J'uiste t quien lo escogi% Jle record% e la melosa.
'ue entonces cuando Matthew #io a Larrimore.
+staba
hablando con otro hombre, " aunque parecía que no lo
había
#isto, a#an!aba en su direcci%n. Mo#iFndose sutilmente
hacia la
derecha, se coloc% en su camino, dispuesto a hacer las
cosas a
la manera de Susannah, puesto que hasta entonces con
sus
mFtodos no había conseguido nada con
Fl.
Ousto cuando pasaban junto a e los Matthew al!% la
#ista,
como de un modo casual, " busc% la mirada de su presa. +l
otro hombre continu% caminando, pero Larrimore se
detu#o " lo salud% con un asentimiento de cabe!a.
JSe&or Larrimore, me alegra #ol#er a #erlo Jdijo
Matthew tendiFndole la manoJ. $ermita que le
presente a mi acompa&ante, Susannah $arrish.
Cuando pronunci% esas palabras Susannah se puso rígida
" se ech% hacia atrDs, como si su instinto estu#iese
diciFndole que hu"era. Larrimore ignor% la mano
tendida de Matthew " se qued% mirando a Susannah
como si (uera una aparici%n antes de contraer el rostro con
un gesto iracundo.
Matthew dej% caer su mano, " mir% a uno " a otro
intentando comprender quF estaba pasando.
J)$arrish* Jrepiti% Larrimore entre
dientes. Susannah al!% la barbi la
desa(iante.
J.ola, abuelo.
Matthew no podía creer lo que estaba o"endo.
)Arnold
Larrimore era el abuelo de
Susannah*
Larrimore lo agarr% por el bra!o " lo le#% aparte.
JCambio de planes, Kincaid Jle dijo.
JLo escucho Jcontest% Fl receloso. $or encima del
hombro
de Larrimore mir% a Susannah, que los había seguido
pero se
había quedado a un par de pasos con el rostro blanco como
una
sDbana.
J+sa chica le rompi% el cora!%n a su abuela J
mascu l%
Larrimore irritado. Sus ojos, (ijos en Fl, le
recordaban a
Matthew a los de un boHeador en el ringJ. Consiga
que se
reconcilie con mi esposa " habrD trato entre el Krupo
Kincaid e
0ndustrias Larrimore.
Susannah, que estaba lo bastante cerca como para oír lo
que
su abuelo había dicho, estaba mirDndolo espantada con los
ojos
mu" abiertos " el rostro desencajado. Matthew
record%
entonces lo que le había contado acerca del modo en que
sus
abuelos habían tratado a su madre, de c%mo habían
intentado
con#encerla con artima&as para que se quedase a #i#ir con e
los,
" lo crueles que habían sido, negDndose a a"udar a su
madre
cuando había necesitado dinero.
Susannah se le#% una mano temblorosa a la garganta, " en
su
rostro pudo leer con total claridad sus temores:
estaba
preguntDndose si iba a #enderse al enemigo solo para
conseguir
cerrar un trato.
Mir% a Larrimore, apret% la mandíbula, " le dijo:
J3o ha" trato, Larrimore. Si su esposa, o usted,
quieren
arreglar las cosas con Susannah, tendrDn que hacerlo
ustedes
mismos. 1 le darF un consejo: probablemente se mostrarD
mDs
recepti#a si hablan con e la en #e! de intentar
manipularla a
tra#Fs de otra persona.
1 sin esperar a que le respondiera, se #ol#i%,
tom% a
Susannah de la mano, " se dirigi% a la salida.
Susannah estaba at%nita. 3o había esperado que
Matthew (uera a o(recerla en bandeja a su abuelo, pero
sabía lo mucho que necesitaba conseguir nue#os
clientes para el Krupo Kincaid... " a lí estaban,
saliendo de la mansi%n /arcla" para luego subirse a una
limusina que los le#aría al aeropuerto, donde
estaba esperDndolos un jet pri#ado del Krupo Kincaid.
=ras acomodarse en el interior del #ehículo, cuando se
alejaban de la mansi%n, le puso una mano a Matthew en la
tensa mandíbula.
JKracias.
J3o tienes que darme las gracias Jreplic% Fl
atra"Fndola
hacia sí " pasDndole un bra!o por los hombrosJ. Le he
dicho
poco para lo que debería haberle
dicho.
J.as estado mara#i loso.
Senci lamente mara#i loso. Se había en(rentado a su
abuelo
por e laI no recordaba que nadie la hubiese de(endido así
antes,
pens%
halagada.
J3o eHagerabas en lo que me contaste de tu abuelo J
dijo
MatthewJ. .ablar de ti como si no estu#ieras a lí...
2ue
intentara comerciar contigo como si (ueses mercancía... J
sacudi%
la
cabe!a.
Sabía que debería sentirse tan agra#iada como Matthew
por
el comportamiento de su abuelo, pero tampoco había
esperado
otra cosa de
Fl.
$ero el modo en que Matthew había reaccionado había
sido
increíble. Si a Fl no le había importado perder a un
cliente
cuando lo necesitaba, )sería capa! de ir a #isitar a sus
abuelos
un par de #eces para a"udarle* Su cuerpo se tens%, como
para
mostrar su recha!o a aque la idea, pero sabía que debía
hacerloI
por
Matthew.
J2uiero que lo lames " que le digas que aceptas el trato.
Los ojos de Matthew echaban chispas.
J3i hablarI no pienso hacer eso.
J$ero lo necesitas como cliente... Japunt% e la.
JSusannah, despuFs de que os ignorara a tu madre "
a ti cuando necesitabais su a"uda, no quiero ni un centa#o
del dinero de ese hombre. 3i quiero #ol#er a hablar con
Fl. =enemos la noche para nosotros: 'l"nn estD con mi
madre " tenemos a nuestra disposici%n el jet de la
compa&ía.
Cuando se detu#ieron, Matthew se baj% del coche "
le o(reci% la mano para a"udarla a bajar.
J)G%nde #amos* Jle pregunt% Susannah al
salir. La brisa de la noche le alborotaba el
cabe lo.
J+s una sorpresa.
Susannah sonri%. A su lado cualquier plan le parecería
bien.
JGe acuerdoI sorprFndeme.
Cuando el jet aterri!% Susannah había perdido la noci%n
del tiempo. .abía estado demasiado absorta
escuchando las historias que Matthew le había
estado contando sobre su in(ancia.
Mir% por la #entani la. Con la oscuridad de la noche era
di(ícil #er nada, pero era e#idente que estaban (uera de los
límites de la ciudad.
J)G%nde estamos*
J+n la #i la Ci lis .a lI no mu" lejos de .arts#i le.
+s la
propiedad que mi padre me leg% en su testamento.
Susannah lo mir% sorprendida.
J),na #i la con pista de aterri!aje*
J+s una pista de aterri!aje peque&aI un jet no necesita
tanto
espacio para aterri!ar o despegar como un a#i%n
comercial J
respondi% Fl, desabrochDndose el cintur%n de seguridad
para
luego tomar su chaqueta.
+l piloto sali% de la cabina.
J1a pueden desembarcar, se&or Kincaid. 0rF abriendo
la
puerta.
JKracias, Lachlan.
Matthew baj% primero la peque&a escaleri la del jet, "
luego
se #ol#i% " le tendi% su mano para a"udarla a bajar, lo
cual
agradeci% porque con tacones no era tarea (Dcil.
Se quedaron un momento mirando la elegante mansi%n
de dos
pisos, cu"as altas #entanas bri laban con el resplandor de la
luna
lena.
J).abías estado aquí alguna #e!*
J+ra la #i la donde #eraneaba mi abuelo. Mi madre
solía
traernos a mis hermanos " a mí aquí cuando teníamos
#acaciones
para pasar algn tiempo con sus parientes. Mi
padre
normalmente estaba... trabajando.
$or el desdFn con que había pronunciado esa ltima
palabra
era e#idente que en esas ocasiones su padre había estado
con su
otra (amilia.
+l chal rosa que le#aba Susannah no la protegía del (río
aire
de la noche, " cuando Matthew la #io estremecerse se
quit% la
chaqueta " se la ech% sobre los hombros.
JGebe hacer por lo menos quince a&os de la ltima #e!
que
#ine aquí Jobser#% MatthewJ. .e pensado que, como la
#elada
ha terminado antes lo pre#isto " 'l"nn estD con mi madre,
este
sería un buen momento para #enir " #er en quF estado estD
la
propiedad. EamosI el piloto pasarD la noche en la caba&a
de
in#itados. 1a le he dado la la#e.
Si hacía quince a&os que no había estado a lí,
pens% Susannah, eso signi(icaba que nunca había le#ado
a lí a Krace. Aunque sabía que era egoísta por su parte, se
sinti% (eli! de que aque lo (uera algo que Matthew iba a
compartir solo con e la.
J)C%mo es que no #iniste aquí al saber que habías
heredado la propiedad* Jinquiri% mientras subían hacia la
casa.
Matthew se encogi% de hombros.
JLa lectura del testamento (ue hace menos de dos
meses, "
'l"nn "a estaba en(ermo. Le pedí a mi secretaria que
lamara a
los guardeses " que les dijera que no tenía intenci%n
de
prescindir de sus ser#icios " que les diera instrucciones para
que
continuasen con su trabajo como hasta ahora.
.abía algo de surrealista en ir a un sitio tan aislado a
esas
horas de la noche, " a pesar de lo que Matthew le había
dicho,
Susannah se pregunt% por quF la había le#ado a lí
realmente.
J).as pensado quF #as a hacer con la propiedad*
Jle
pregunt% Susannah, admirando mara#i lada el magní(ico
porche
de la casa en la distancia, con sus columnas de estilo
griego.
JLa #erdad es que no. +staba mu" unido a mis
abuelos
maternos, " cuando mi madre nos traía aquí de #acaciones
para
mí esto era el paraíso. 3os pasDbamos todo el día
correteando "
jugando. =al #e! la utilice como casa de #eraneoI creo que
a
'l"nn le gustaría tanto como me gust% a mí Jse qued% ca
lado un
momento mientras subían las escaleras de la entradaJ. L
a lo
mejor la #endo.
La primera estancia que había tras pasar el #estíbulo
era un
amplio sal%n con retratos de la (amilia en las paredes, "
tro(eos "
otros recuerdos sobre la repisa de la chimenea.
J)1 no crees que es importante que la casa siga pasando
de una generaci%n a otra de tu (amilia* Jle pregunt%
Susannah, mirando a su alrededor.
Matthew se encogi% de hombros.
JGesde que descubrí que mi padre tenía una idea de la
(amilia
mu" distinta de la mía no me siento en la obligaci%n de
perpetuar
las tradiciones (amiliares.
+ra e#idente que el dolor por la traici%n de su padre era
an
demasiado reciente, " le gustaría poder ali#iar ese dolor
de
alguna manera, aun cuando sabía que aque lo era algo
que
tendría que superar por sí mismo.
Mientras Matthew le ense&aba la casa había una pregunta
que
no abandonaba su mente, " en un momento dado, incapa! "a
de
seguir conteniFndola, puso una mano en el bra!o de
Matthew
para que se parara " le pregunt%:
JMatthew: )por quF me has traído aquí esta noche*
4l se qued% ca lado un momento " la tom% de la mano.
J3o lo sF mu" bien, la #erdad. Supongo que quería
#ol#er a
#er la casa... " compartir este momento contigo.
Susannah reprimi% una sonrisa de (elicidad. 3o se
había
equi#ocado: Matthew había querido compartir esa parte de
sí "
de su historia con e la. Sin embargo, en sus ojos se
re(lejaba su
con(licto interior. $or un lado estaba mu" ligado a aquel
lugar "
quería que 'l"nn tambiFn lo dis(rutara, pero por otro se
resistía a
quedarse con la propiedad porque había sido su padre quien
se
la había dejado en herencia " toda#ía estaba en(adado con
Fl.
Matthew se le#% la mano a los labios " deposit% un beso
en
la palma. La sua#e presi%n de su boca hi!o que una ola de
calor
in#adiera a Susannah, " al mirarlo a los ojos supo
que a Matthew no le había pasado inad#ertido el e(ecto
que ese beso había tenido en e la.
J.a" una sala de estar aquí al lado con una chimenea J
dijoJ. +spero que los guardeses la mantengan lista para ser
utili!ada.
Cuando entraron la encontraron per(ectamente
dispuesta. +n el hueco debajo de la chimenea había un
mont%n de le&a apilada. Matthew se acucli l% " despuFs de
encontrar una caja de ceri las se puso a preparar un (uego
con los le&os " papel de peri%dico.
Acucli lado como estaba, se le marcaban los msculos
de los muslos a tra#Fs de la tela estirada del pantal%n.
Cuando el (uego prendi%, el resplandor de las lamas le
acentu% los p%mulos " recort% su per(il, dDndole un aire
misterioso.
Susannah (ue junto a Fl " acerc% las manos a la
chimenea.
JComo la casa solo solía usarse en #erano no
ha"
cale(acci%nI solo las chimeneas Jle dijo Matthew
eHtendiendo
sus manos tambiFn hacia el
(uego.
J3o pasa nada. Aunque espero que entiendas que
ahora
mismo no tengo muchas ganas de #er el resto de la
casa J
respondi% Susannah #ol#iFndose para calentarse la
espaldaJI no
pienso alejarme de esta
chimenea.
La mirada que le dirigi% Matthew le abras% la piel.
J$ues "o no tengo nada que objetar.
Se alej% unos pasos " tom% una manta del respaldo de
un
di#Dn
.
J0magino que sabrDs cuDl es la mejor manera de entrar
en
calor Jmurmur% girDndose hacia
Susannah.
J)La cale(acci%n central*
4l sonri% di#ertido.
JCuando no ha" cale(acci%n central.
JMe temo que tendrDs que eHplicarte Jmurmur% e la,
mientras
Matthew dejaba caer la manta sobre la al(ombra para
acercarse
a e la.
J+l calor corporal JMatthew le tom% la mano " bes% la
"ema
de cada dedo antes de besar la palmaJ. Se necesitan
dos
personas. Se quitan la ropa " se quedan piel contra
piel
en#ueltos en una manta.
J)+stD (lirteando conmigo, se&or Kincaid* Jle pregunt%
e la
sin aliento.
J$or supuesto que no, se&orita JMatthew tra!% con
sus
labios un sendero ardiente por la cara interna de su
mu&ecaJ.
>nicamente me preocupan su salud " su comodidad.
Sussanah tom% su rostro entre ambas manos " lo bes%
con
pasi%n, urgiFndolo con los labios " con la lengua a que
tomase lo
que quisiera de e la. Matthew pareci% captar el mensaje
de
inmediato, porque la mano que había asido su cintura subi%
hasta
uno de sus senos " lo masaje% sua#emente antes de
estimular el
pe!%n con el pulgar.
Susannah dej% caer al suelo la chaqueta que Matthew le
había
echado sobre los hombros, " Fl alarg% las manos por detrDs
de
e la para bajarle la crema lera.
J+stDs preciosa con este #estido Jmurmur% tras
besar el
hombro que acababa de dejar al descubiertoJ, pero
esto"
impaciente por #erte (uera de Fl.
Cuando el #estido ca"% " los ojos de Matthew recorrieron
su
cuerpo, Susannah se estremeci%.
+ la tampoco iba a permanecer ociosa. Le sac% los
(aldones de la camisa de la cinturi la del pantal%n "
desabroch% bot%n tras bot%n para (inalmente empujarla
por sus anchos hombros " hacerla caer tambiFn al
suelo. +l (ulgor de las lamas que dan!aban en la
chimenea acentuaba sus msculos " hacía que su piel bri
lara como el oro.
Susannah desli!% las "emas de los dedos por su cue
lo, descendiendo hacia el estern%n.
J3o te mue#as Jle dijoJ. Game solo unos minutos.
Cuando hacían el amor Matthew estaba siempre tan
#olcado
en darle placer, " e la tan absorta en sus besos " caricias,
que
nunca le quedaba tiempo para hacerlo su(rir como Fl la
hacía
su(rir a e la.
JLo que t quieras Jmurmur% Fl.
Susannah le desabroch% los pantalones, le baj% la crema
lera
mu", mu" despacio, obser#ando su rostro. Matthew cerr%
los
ojos " los msculos del abdomen se le tensaron.
Susannah enganch% los pulgares en la cinturi la de
sus
pantalones " de los boHers que le#aba debajo, " tir% de e
los
hacia abajo sin prisas, hincando una rodi la en el suelo hasta
que
quedaron alrededor de los tobi los de Matthew. 4l le#ant%
un pie
" luego el otro para que pudiera quitarle los !apatos "
los
calcetines antes de deshacerse (inalmente de los pantalones
" los
boHers, pero aparte de eso (ue obediente " sigui% sin
mo#erse.
Las manos de Susannah subieron por sus piernas igual
de
despacio que habían bajado, desli!Dndose por los
(uertes
msculos. Cuando leg% a la parte superior de sus muslos
cerr%
una mano en torno a su miembro " lo bes%.
Matthew gimi% " se tambale% ligeramente.
JMaldita sea, Susannah Jmascu l% con los
dientes
apretadosJ. Me estDs matando.
+ la al!% el rostro para sonreírle " busc% en la bi letera
que
le#aba en el bolsi lo del pantal%n hasta que encontr%
un
preser#ati#o.
-asg% el en#oltorio, se lo coloc% " lo desenro l%
lentamente
antes de besar de nue#o la punta de su miembro.
GespuFs
continu% subiendo, besDndolo en el abdomen " moldeando
la
cur#a de sus nalgas mientras se incorporaba.
JSo" toda tu"a Jle dijo cuando estu#o de pie,
inclinDndose
hacia Fl.
Matthew puso las manos en las meji las " la bes% de un
modo
casi sal#aje. +l cora!%n de Susannah latía deprisa " con
(uer!a
mientras que su cuerpo parecía estar bajo los e(ectos de
una
p%cima que anulara su #oluntad. +staba completamente
a su
merced.
Cuando Matthew despeg% sus labios de los de e la
su
respiraci%n se había tornado trabajosa " tu#o que apo"ar
su
(rente en la de e la para recobrar el aliento.
JKracias a Gios que has terminado, porque estaba a punto
de
perder el control.
La rode% entre sus bra!os " la bes% de nue#o. La pasi%n
de
ambos iba en aumento. Susannah, que necesitaba sentir
las
manos de Matthew en su piel, se baj% los tirantes del
sujetador.
4l, que not% su impaciencia, la a"ud% a quitDrselo " le baj%
las
braguitas.
Se tumbaron en la al(ombra, Fl sobre e la, " mientras
los
tapaba a ambos con la manta cada mo#imiento hacía que
sus cuerpos se (rotaran, le#Dndolos al borde de la locura.
Susannah le rode% la cintura con las piernas " se arque%
hacia Fl. La manta se resbal% por la espalda de Fl,
ca"endo a un lado, pero la #erdad era que no la
necesitaban, porque el calor que generaba la (ricci%n de
sus cuerpos podría ri#ali!ar con el de un incendio.
Ge una sola embestida Matthew la penetr%, lenDndola
por completo, " un pro(undo gemido escap% de su
garganta. Susannah se a(err% a sus hombros cuando
empe!% a mo#er las caderas, " respondi% a cada uno de sus
en#ites, abandonDndose al placer que estaba
eHperimentando.
Se sentía como si estu#iera le#itando, como si
estu#iera #olando, ascendiendo hacia lo mDs alto. 1
entonces, cuando Matthew introdujo una mano entre e los
" la toc%, una eHplosi%n, como de (uegos arti(iciales, se
produjo en su interior mientras gritaba el nombre de Fl.
$oco despuFs Matthew la seguía hacia el FHtasis,
jadeando su nombre tambiFn, " las sacudidas de sus
caderas se (ueron ralenti!ando hasta que se desmoron%
sobre e la, eHhausto. -od% sobre el costado, le#Dndola con
Fl. Susannah apo"% la cabe!a en su pecho, que subía "
bajaba, " se abra!% a Fl como un nDu(rago a una tabla
mientras #ol#ía a la realidad.
Matthew los tap% a ambos con la manta. +l momento era
tan per(ecto... 1 entonces, de repente, Matthew se
estir%, " desli!ando los dedos por su bra!o, murmur%
contra su pelo:
J2uFdate.
Capítulo diez
Susannah se qued% inm%#il, segura de que había oído
mal, de que había entendido mal.
J)C%mo*
J2uFdate conmigo Jmurmur% Matthew, atra"Fndola
hacia
síJ. Conmigo " con 'l"nn.
Susannah se notaba aturdida de repente. Si Matthew
quería
que permaneciera a su lado, )sería capa! de alejarse de Fl,
del
hombre que hacía que su cora!%n diese brincos de alegría,
que
desataba en e la una pasi%n abrasadora* )Sería capa!
de
alejarse del peque&o al que quería mDs que a su #ida,
a su
propio hijo*
JGijiste que esto sería solo algo temporal J
respondi%
#acilanteJ. 2ue no debíamos hacernos (alsas ilusiones "
que
ninguno de los dos acabaría con el cora!%n roto.
J$ero es que esto (unciona. +ncajas per(ectamente
en
nuestras #idas Jreplic% FlJ. AdemDs Ja&adi% en un tono
mDs
íntimoJ, me gusta tenerte a mi lado.
+l cora!%n de Susannah palpit% con (uer!a.
)Matthew
pensaba que encajaba en sus #idas* /ueno, )c%mo no
iba a
encajar* +staba ocupando el lugar de Krace.
JMatthew, a la larga no creo que esto (uncionase
igual de
bien.
J)$or quF no* 3o podrías ser mejor para 'l"nn: le quieres,
lo
#eo en tus ojos Jdijo Fl le#antDndole la barbi la con los
nudi losJ.
+res su madre. 1 las cosas entre nosotros tampoco podrían
ir
mejor.
Susannah se incorpor% lentamente, tirando de la manta
para
protegerse del (río.
J3o puedo quedarme con un hombre que an
estD
enamorado de otra mujer Jdijo, a pesar de que
pronunciar
aque las palabras hi!o que le doliera el cora!%n.
Matthew (runci% el ce&o " de pronto abri% muchos los
ojos,
como si acabara de comprender lo que quería decir.
J)Crees que sigo enamorado de Krace* Jle
pregunt%
incorporDndose.
Susannah se mordi% el labio.
JSalta a la #ista.
J)+n quF sentido* Jinquiri% Fl con incredulidad.
J=u casa es prDcticamente un santuario dedicado a e la:
las
(otos en las paredes, su habitaci%n, que permanece igual
desde
que muri%... 1 luego estD el modo en que se
ensombrece tu
rostro cuando alguien la menciona.
Matthew apret% la mandíbula " gir% la cabe!a hacia el
(uego.
J3o es por amorI es porque me siento culpable.
J)Culpable* )$or quF tendrías que sentirte culpable* )1
de
quF*
Matthew se pas% las dos manos por el cabe lo " mir% al
techo
antes de #ol#erse hacia e la.
JCuando Krace muri% estDbamos pensando
di#orciarnos.
Susannah aspir% bruscamente por la boca. )Krace "
Matthew habían estado hablando de di#orciarse* Si lo
hubiera oído por boca de otra persona no lo habría creído.
J$ero si parecíais la pareja per(ecta...
J3os enamoramos en la uni#ersidad. +ntonces
pensDbamos
que lo nuestro duraría siempre Jse (rot% la cara con una
mano.
Ge repente parecía cansadoJ, pero en la #ida las cosas no
salen
siempre como uno espera.
Susannah tom% su mano.
J)2uF pas%*
J3ada que supusiera un cambio drDstico en nuestra
relaci%n J
Matthew baj% la #ista a sus dedos entrela!adosJ. 3os
casamos
nada mDs acabar la uni#ersidad. Krace no busc% un
empleo
porque queríamos tener hijos " e la había decidido
quedarse en
casa para cuidarlos. $ero cuando #io que pasaban los
meses "
que no se quedaba embara!ada, su deseo de tener un bebF
se
con#irti% en desesperaci%n. 2ui!D el no tener un empleo
tambiFn
hacía que tu#iera demasiado tiempo para pensar en e lo, o
qui!D
"o no le di todo el apo"o que debía haberle dado, pero es
que
no pensaba en otra cosa.
JSabía que ansiaba tener un hijo, pero no tenía ni idea de
que
la situaci%n hubiera legado a eso Jmurmur% Susannah.
J1o intentaba ser comprensi#o... al (in " al cabo "o
tambiFn
quería tener hijos, pero su obsesi%n acab% por a(ectar a
nuestra
relaci%n. 1a no hablDbamos de c%mo nos había ido el día, ni
de
nuestros sue&os aparte del de (ormar una (amilia J
continu%
MatthewJ. $ara cuando leg% 'l"nn el da&o "a estaba
hecho. Lo
nico que nos unía era Fl. Gurante el primer a&o (ue
su(iciente,
porque todo giraba en torno a Fl, pero en algn punto nos
dimos cuenta de que nos habíamos con#ertido en dos
eHtra&os que compartían una casa " un hijo.
+mpe!amos a hablar de di#orciarnos, e incluso de
compartir la custodia de 'l"nn, " "o... la presionF
demasiado Jconclu"% con #o! ronca.
Susannah se sent% mDs cerca de Fl, queriendo darle el
mismo apo"o que Fl le había dado en las ltimas
semanas.
JCreí que necesitaba pasar algn tiempo (uera
para asegurarse de que el di#orcio era lo que quería de
#erdad. 1o salía de casa cada día para irme a trabajar, pero
e la estaba todo el día en casa " solo hablaba con sus
padres por telF(ono " conmigo. Gi#orciarnos era una
decisi%n demasiado importante, algo que cambiaría
nuestras #idas, " quería que estu#iera segura de que era lo
que los dos queríamos.
J)1 Krace no quería irse* Jinquiri% e la, con un
mal presentimiento.
Matthew trag% sali#a antes de continuar.
J+staba preocupada porque no se había separado de 'l"nn
ni
una noche. 1o creía que aque lo era una ra!%n mDs para
que se
tomara un descanso, para que pensara en e la " en
nuestro
matrimonio. AdemDs "o siempre la había a"udado con
'l"nn "
podía ocuparme de Fl "o solo durante un (in de
semana Jle
eHplic%J. Mi hermano tenía que utili!ar el jet de la
compa&ía, así
que alquilF un a#i%n pri#ado para que (uera a pasar el
(in de
semana con sus padres Jcerr% los
ojos.
J)2uF le pas% al a#i%n en el que #olaba*
J.ubo un (a lo en los motores " ca"% al agua J
contest%
Matthew contra"endo el rostroJ. =ardaron días en
recuperar su
cuerpo.
J$obre Krace Jmurmur% Susannah horrori!ada.
JSi "o no le hubiera insistido e la no habría subido a ese
a#i%n
Jdijo Matthew en un hilo de #o!. Kir% la cabe!a hacia el
(uego, "
cuando #ol#i% a mirarla Susannah #io una terrible angustia en
sus
ojosJ. 'ue idea mía. 1o alquilF el a#i%nI "o la presionF para
que
se (uera. +s culpa mía que 'l"nn se quedara huFr(ano de
madre,
que sus padres perdieran a su nica hija, que e la
perdiera la
#ida...
+l #er el dolor descarnado en su rostro hi!o que los ojos
se le
lenaran de lDgrimas a Susannah, que le apret% la mano.
JMatthew, (ue un accidente. 3adie tiene la culpa.
4l sacudi% la cabe!a.
JLo nico que podía hacer por e la tras su muerte
era
mantener en secreto que no era la madre biol%gica de
'l"nn, "
honrar su recuerdo.
J$or eso la casa parece un santuario Jmurmur%
Susannah.
Matthew encogi% un hombro.
J+n parte tambiFn lo hice por 'l"nn, para que
pudiera
recordarla.
J+ntonces, no sigues enamorado de e la Jdijo
Susannah,
comprendiendo por (in.
4l sacudi% la cabe!a lentamente.
JCuando muri% "a no sentía por e la lo mismo que
sentía al
principio, " esto" seguro de que e la tampoco.
Susannah se acurruc% junto a Fl " Matthew la rode% con
sus
bra!os. Gurante un buen rato ninguno de los dos se mo#i%,
sal#o
para acariciar sua#emente al otro, ni dijeron nada.
J2uFdate conmigo Jle susurr% Matthew.
Susannah no sabía quF hacer. A pesar de lo que Matthew
le había dicho, tenía dudas. La muerte de su
esposa seguía haciFndolo sentir culpable, " era posible
que solo la #iera como una sustituta. AdemDs, hasta ese
momento no había hecho mDs que lo que Matthew había
necesitado de e la: turnarse con sus (amiliares para no
dejar solo a 'l"nn en el hospital, quedarse una semana mDs
para que 'l"nn se adaptase cuando le dieron el alta,
acompa&arle a la (iesta en la mansi%n de los /arcla"...
$or eso había encajado, porque la necesitaba. $ero esa
no era una buena base para una relaci%n, por mucho que
sintiera por Fl mDs de lo que nunca hubiera esperado legar
a sentir.
AdemDs, detestaba las (iestas, el mundo en el que se
mo#ían sus abuelos " los Kincaid, un mundo en el que se
daba prioridad al poder " al dinero. Se as(iHiaría en
ese mundo. 1 sin embargo... sin embargo no podía
alejarse de Matthew, ni de 'l"nn.
JSi lo que necesitas es #er un ani lo en tu dedo,
puedo ocuparme de eso Jle dijo Matthew.
A Susannah le pareci% que se tensaba al decir esas
palabras, como si se resistiera a la idea. 3o podía creer
que las hubiera pronunciado.
J)Me estDs proponiendo matrimonio*
JSi con eso consigo que te quedes Jdijo FlJ. Ge
todos
modos puede que sea tambiFn lo mejor para 'l"nn.
Algo en el interior de Susannah se marchit%. )Ge
#erdad
pensaba Matthew que e la o cualquier otra mujer podía
sentirse
(eli! de que le propusieran matrimonio si era lo
que
PnecesitabaQ*
J)3o te parece que el matrimonio debería basarse en el
amor " el compromiso* Jle pregunt%.
JSusannah, tengo que ser sincero contigo: no esto"
preparado para #ol#er a amar. 1 no creo que #uel#a a
estarlo nunca, pero eso no cambia el hecho de que quiero
que te quedes.
+ la se mir% en sus pro(undos ojos #erdes " de
pronto las pie!as encajaron.
JCrees que no te mereces #ol#er a amar, )no es #erdad*
J)$or quF no podemos hacer todo esto mDs simple*
=e
quedas con 'l"nn " conmigo " todos seremos (elices.
RRR
J3o puedo quedarme, Matthew.
Antes de que Fl pudiera contestar o"% sonar el m%#il.
Alarg%
el bra!o para alcan!ar su pantal%n, que estaba en el suelo
no
mu" lejos de Fl, " sac% el m%#il del bolsi lo. +l timbre que
había
sonado era el que tenía asignado a los nmeros de m%#il de
su
(amilia. Si su madre o uno de sus hermanos estaba
lamDndolo a
esas horas debía ser importante.
JSeguiremos esta con#ersaci%n Jle ad#irti% a Susannah
antes
de pulsar el bot%n para contestarJ. )Sí* Jdijo con los ojos
an
(ijos en e la.
JMatt, so" Laurel.
La #o! tensa de su hermana lo hi!o incorporarse
con el
cora!%n en la boca.
J)Le ha pasado algo a 'l"nn* Jinquiri% preocupado.
J'l"nn estD bien Jse apresur% a responder LaurelJ. 1o
esto"
con Fl.
J)1 mamD* Se supone que debería estar ahí con Fl.
JSe la ha le#ado la policía para interrogarla.
)J)A interrogarla sobre quF*
JSobre el asesinato de papD Jrespondi% Laurel con
#o!
temblorosa.
Su madre era la ltima persona sobre la (a! de la =ierra
capa!
de matar a nadie, " menos a su marido.
JSalgo para "a ahora mismo.
Colg% " comen!% a #estirse a toda prisa.
J=enemos que #ol#er Jle dijo a SusannahJI #ístete.
Susannah se le#ant% " empe!% a #estirse tambiFn.
Matthew se
acerc% a por la manta ant incendios que había en una cesta
cerca
de la chimenea " apag% el (uego.
JSolo he hablado con tu madre un par de #eces, pero esto
es
una locura Jcoment% Susannah mientras se subía la crema
lera
del #estidoJ. 3o la #eo capa! de matar a nadie.
J$or supuesto que no Jasinti% MatthewJ. Son
unos
incompetentesI Mperder el tiempo con estupideces como
esta
cuando el asesino anda suelto por ahíN
=om% el m%#il para lamar al piloto " decirle que tenían
que
salir enseguida.
Cuando legaron a casa de Matthew les abri% la puerta
una hermosa jo#en de largo cabe lo roji!o " ojos #erdes.
+ra la #i#a imagen de +li!abeth Kincaid.
JSusannah, esta es mi hermana Laurel Jdijo
MatthewJ.
Laurel, te presento a Susannah
$arrish. Laurel le tendi% la
mano.
J$re(eriría que nos hubiFramos conocido en
otras circunstancias, pero me alegro de conocerte Jle dijo
en un tono amable " educado, aunque estaba tensa.
JLo mismo digo Jrespondi%
Susannah. Laurel cerr% la puerta.
J)1 'l"nn*, )estD dormido* Jpregunt% Matthew
masajeDndose la nuca con la mano.
JSí. MamD me lam% para contarme lo que había
pasado " para que #iniera a quedarme con Fl. +l detecti#e
McGonough " su a"udante esperaron a que legara para
le#Drsela. 'l"nn por suerte no se había despertado " sigue
dormido.
JKracias a Gios que no se ha enterado de nada J
murmur% MatthewJ. 3o sF por quF no podían esperar a
ma&ana por la ma&ana para interrogarla.
J+l detecti#e McGonough dice que han salido a la lu!
nue#as pruebas ho" mismo " que estDn siguiendo una
pista.
J)3ue#as pruebas que apuntan a e la* Jdijo
Matthew (runciendo el ce&oJ. =odo esto es absurdo. 2ue
piensen que mamD sería capa! de... Jmurmur% sacudiendo
la cabe!aJ. ).as tenido noticias de e la desde que se la
le#aron*
JKara " los demDs han ido a la comisaría. Me lam%
hace un rato para decir que toda#ía estDn interrogDndola.
Matthew se #ol#i% hacia Susannah " la tom% de la
mano, entrela!ando sus dedos con los de e la.
J)$odrías quedarte aquí con 'l"nn mientras
#amos a comisaría nosotros tambiFn*
J$or supuesto Jasinti% e la, que estaba a punto de
o(recerseJ. 1 si puedo hacer algo mDs para a"udar no
tenFis mDs que decírmelo.
Matthew la atrajo hacia sí " le puso una mano en la meji
la, sin importarle que Laurel estu#iera delante.
J+spero que el interrogatorio no se alargue demasiado,
pero de todos modos con(ío en que estaremos de #uelta
antes de que 'l"nn se despierte.
J3o te preocupes por esoI ahora lo importante es que
estFis junto a #uestra madre Jle dijo SusannahJ. +spero que
estF bien. Matthew se qued% mirDndola a los ojos largo
rato, " de pronto, sin pre#io a#iso, inclin% la cabe!a " la
bes%, poniFndole una mano en la espalda para atraerla
hacia sí, " enredando los dedos en sus cabe los. Cuando
despeg% sus labios de los de e la
#ol#i% a mirarla a los ojos.
JKracias por quedarte con Fl Jdijo. Luego se #ol#i%
hacia
Laurel ", se&alando su esmoquin a&adi%J. Subo a
cambiarme un
momento " nos #amos.
Subi% las escaleras de dos en dos, dejDndolas a
solas.
Susannah mir% a Laurel con timide!. Con aquel beso
Matthew
prDcticamente había proclamado que se estaban acostando.
J1o tambiFn quería darte las gracias Jle dijo Laurel con
una
sonrisa.
J3o es ninguna molestia quedarme con 'l"nn, de #erdad.
J3o me re(ería a eso JLaurel se acerc% un poco mDs
"
bajando la #o! a&adi%J: Matt es mi hermano peque&o " lo
ha
pasado mu" mal estos ltimos a&os. Cualquier persona que
lo
haga (eli! cuenta con mi aprobaci%n.
Susannah sinti% que se le subían los colores a la cara.
Susannah se despert% sobresaltada. GespuFs de darse
una ducha rDpida " cambiarse se había sentado en el sal%n
a esperar a que Matthew #ol#iera " se había quedado
dormida. Al abrir los ojos se encontr% con 'l"nn de pie
delante de e la con su osito de peluche apretado contra sí.
+staba medio loroso.
$reocupada, se incorpor% como un resorte, pero se
es(or!% por que su #o! sonara calmada.
J)2uF ocurre, cari&o*
J.e tenido una pesadi la Jdijo el peque&o con el labio
in(erior
temblDndole.
Susannah le tendi% los bra!os " lo sent% en su rega!o
antes de
taparlos a ambos con una manta que había colgada
en el
respaldo del so(D.
J)1 quF pasaba en esa pesadi la* Jle pregunt%.
J3o me acuerdo.
J)2uieres que te cante una canci%n de +l#is* Jle
propuso
e la, recordando aquel día en el hospital.
+l ni&o asinti%, " Susannah lo abra!% contra su pecho
mientras
empe!aba a cantarle Tedd! Bear.
JSudi... Jla interrumpi% Fl de repente, echando la
cabe!a
hacia atrDs para mirarla a la caraJ. )$uedo lamarte mamD*
A Susannah se le encogi% el cora!%n.
JCari&o, "a hemos hablado de esto " sabes que no so"
tu
mamD.
J$ero a lo mejor sí que lo eres Jle dijo Fl mu" serio.
Susannah enarc% una ceja.
J)2uF te hace pensar eso*
JEi#es en nuestra casa Jle dijo 'l"nn mu" solemne, casi
sin
parpadear.
J/ueno, en realidad noI solo he #enido de #isita
una
temporada.
+l chiqui lo no se dio por #encido.
J1 cocinas para nosotros como una mamD.
J$ero solo porque tu papD no sabe cocinar.
'l"nn asinti% a rega&adientes, pero de pronto su carita
se
ilumin% con una sonrisa, como si se le hubiera ocurrido
otra
ra!%n que no le podría negar.
J$ero papD te besa como a una mamD.
Creían que habían tenido cuidado de besarse solo
cuando
'l"nn no estu#iera delante, pero era e#idente que sus
intentos de
ser discretos habían (a lado.
Claro que tambiFn era probable que el peque&o
hubiese
estado mDs pendiente de e los de lo que habían
pensado,
recopilando PpruebasQ, " en esos momentos la lista era
para Fl
lo bastante con#incente: le besaba como una mamD, le
cantaba
como una mamD, cocinaba como una mamD, #i#ía en su
casa, "
ademDs había besado a su padre.
1 lo peor de todo era que su ra!onamiento era l%gico.
J)Sabes quF*, es mu" tarde " deberías estar en la cama
Jle
dijoJ. Ma&ana puedes hablar de esto con tu papD.
La sonrisa se es(um% de la carita de Matthew, "
Susannah
sinti% que se le rompía el cora!%n. .abría querido decirle
que en
realidad era su mamD.
,n día Matthew superaría el sentimiento de culpa
por la
muerte de Krace " encontraría a la madre adecuada para
'l"nn.
Capítulo once
Cuando Matthew ll eg% a casa el sol "a empe!aba a
asomar por encima de la línea del hori!onte. =enía ojeras,
" cada uno de sus mo#imientos delataba lo eHhausto que
estaba. Susannah, que lo había oído abrir la puerta, ll
eg% junto a Fl cuando estaba cerrando tras de sí.
+ll a, que "a estaba hecha un manojo de ner#ios, se sinti%
mal al pensar que lo que tenía que decirle no haría sino
a&adir an mDs estrFs al que "a tenía encima.
Cuando Matthew se irgui% " se apart% de ell a
ahogando un boste!o, Susannah se rode% la cintura
con los bra!os " le pregunt%:
J)C%mo estD tu madre*
JCansadaI en(adada JMatthew se pas% una mano por
el
corto cabell oJ. Laurel la ha ll e#ado a casa.
J)1 "a la han eliminado como sospechosa*
J3o lo sF. 3uestros abogados nos han dicho que no
nos
preocupemos, pero no es algo que resulte (Dcil de
hacer. +l
detecti#e McGonough le ha dicho a mi madre que no
abandone
la ciudad, lo cual podría signi(icar que an sospechan de ell
a.
Susannah trag% sali#a.
JMatthew... sF que este no es un buen momento, pero
ha"
algo importante que debo decirte.
4l mir% su reloj " luego ech% un #ista!o a la #entana,
por la
que "a se (iltraban los primeros ra"os del sol. Abri% la
boca
como para decirle que lo que quisiera decirle podía
esperar,
pero parte de la angustia que la atena!aba debi% traslucirse
en su
rostro, porque se (rot% los ojos " contest%:
JGe acuerdoI dispara, pero deja que me tome un
ca(F
primero. Si es tan importante quiero estar despejado para
poder
prestarte atenci%n. )=e apetece una ta!a a ti tambiFn*
Jle
pregunt% girando la cabe!a mientras se dirigía a la cocina.
Susannah "a estaba bastante ner#iosa como para
encima
tomar ca(eína.
J3o, gracias Jrespondi% "endo tras Fl.
Cuando el ca(F estu#o listo Matthew se sir#i% una ta!a,
apo"%
la espalda en la encimera " la mir%.
J'l"nn se despert% a medianoche " tu#imos una
peque&a
charla en el sal%n.
Matthew dio un respingo " le le#ant% la barbill a con el
pulgar
para mirarla.
J),na charla sobre quF*
JMe pregunt% si podía ll amarme mamD, " cuando le dije
que
"a habíamos hablado de eso " que no era su mamD,
me
respondi% que tal #e! sí. .a estado... reuniendo pruebas.
Matthew (runci% el ce&o.
JSe ha (ijado en que #i#o aquí, " cocino, "... J
Susannah
inspir% temblorosaJ " en que nos besamos como harían
un
padre " una madre.
Matthew cerr% los ojos " maldijo entre dientes.
J3o tenía ni idea de que nos hubiera #isto.
JMatthew, esto ha ido demasiado lejos. 'l"nn se ll e#arD
una
decepci%n tremenda si espero mDs para irme. =engo
que
marcharme ho"I antes de que pregunte de nue#o.
Matthew sacudi% la cabe!a.
J'l"nn quiere que te quedes, igual que "o Jla bes%
en la
mejill a, en la punta de la nari!J. +ncajas aquí, con
nosotros.
2uFdate.
M2uF (Dcil sería decir que sí, quedarse all í para
siempre,
perderse en sus #idasN, se dijo Susannah con el cora!%n en
un
pu&o. 3o podía pensar con claridad entre sus bra!os. $or
eso,
hi!o acopio de #alor " se apart% de Fl.
J+l problema es que encajo demasiado bien.
J3o te entiendo Jmurmur% Fl entornando los ojos.
Susannah trag% sali#a de nue#oI se notaba la garganta
seca.
J+s como si 'l"nn " t hubierais estado esperando a
alguien
que ocupara el hueco que había dejado Krace. 1 "o
cumplo
todos los requisitos: nos sentimos atraídos el uno por el
otro,
cocino, so" la madre biol%gica de 'l"n... Cuando tenga
una
(amilia quiero que se me #alore por ser quien so" Jse
es(or!%
por contener las lDgrimasJ. Mi nico #alor aquí es el de
una
pie!a de repuesto.
Matthew la mir% con los ojos mu" abiertos.
J+so es ridículo.
J1a sF que no pretendía que (uera eso lo que pasara,
" en
parte la culpa es mía, pero ninguno de los dos me conocFis
de
#erdad Jle espet% Susannah. Cuando dos personas inician
una
relaci%n o (orman una (amilia, es como si lo que los une
(uera una
banda elDstica que #a ajustDndose " dando cabida a lo que
esas dos personas aportan a la relaci%n. $ero aquí no ha
cambiado nada. 1o ll enF los espacios que habían quedado
#acíosI no ha" nada de mí aquí.
Matthew se pas% una mano por el cabell o, ll eno
de (rustraci%n.
J3o sF de quF estDs hablandoI sF mu" bien que no
eres
Krace.
A Susannah le temblaba el labio in(erior, pero no
iba a
desmoronarseI al menos no hasta que estu#iese a
solas.
JA mí me parece que aquí "a nadie puede estar seguro
de lo
que sabe Jcontest%J. +s todo humo " espejos. = #i#es
en el
pasado porque no puedes superar el sentimiento de culpa
que
tienes. =u padre tenía secretos " t tambiFn los tienes. 1
esto"
segura de que tu (amilia guarda otros secretos que toda#ía
estDn
por salir.
La mirada de Matthew se endureci%.
JSabes por quF no puedo decirle a la gente la #erdad
sobre
'l"nn. Le jurF a Krace que no se lo diría a nadie. AdemDs,
si sus
padres descubrieran la #erdad se quedarían
destro!ados.
JLo comprendo, Matthew Jmurmur% Susannah,
secDndose
las lDgrimas que rodaban "a por sus mejill asJ. $ero t
tienes que
comprender por quF debo marcharme ho": lo hago por mi
bien,
pero sobre todo por el de 'l"nnI tengo que irme antes de
que se
encari&e mDs
conmigo.
J)Así que te marchas para alejarte de 'l"nn*
J=engo que hacerlo, Matthew Jrepiti% ell aJ. $or
(a#or, no
hagas esto mDs
di(ícil.
Matthew enarc% las cejas.
JSi tan di(ícil es, tal #e! es que sea un error.
Susannah cerr% los ojos, apretDndolos con (uer!a. 3o
podía
seguir discutiendo con FlI aquell o era demasiado doloroso.
JMe despedirF de 'l"nn antes de marcharme Jdijo
girando el
rostro hacia la #entanaJ. 1 le mandarF un par de cartas
"
regalos desde Keorgia para que la separaci%n no le
resulte
demasiado brusca.
J)1 quF pasa con nosotros* Jinquiri% Matthew
con
amargura.
JLo superaremos con el tiempo Jmurmur% ell aJ.
Eo" a
echarte de menos, Matthew.
3o podía negarlo, aunque hubiese querido.
La eHpresi%n de Matthew se sua#i!% " la atrajo hacia sí
para
darle un abra!o.
J1o tambiFn a ti.
Sussanah se abra!% tambiFn a Fl, tratando de grabar en
su
mente cada detall e de aquel instante: el olor de su
colonia, el
calor de su cuerpo... Matthew se inclin% " le dio un largo
beso
que sabía a ca(F " a triste!a. =enía que apartarse de Fl, pero
no
podía. 'ue entonces cuando se dio cuenta de por quF: porque
se
había enamorado de Fl.
+l est%mago le dio un #uelco. Matthew tenía ra!%n:
si le
resultaba tan dura la idea de alejarse de Fl probablemente
(uera
porque era un error. 3o podía ser (Dcil alejarse del hombre
al
que una amaba. $ero era un amor no correspondido.
Matthew
le había dejado mu" claro que no quería #ol#er a
entregarle su
cora!%n a nadie. Si estu#iese enamorado de ell a, su
postura a
ese respecto habría cambiado. AdemDs, Matthew la quería a
su
lado porque encajaba en el hueco que había dejado Krace.
Si se quedaba #i#iría la #ida de Krace, no la su"a. 1 una
#ida ademDs como una Kincaid, en un mundo de poder
" dinero del que había huido siendo una adolescente.
0nspir% temblorosa " se apart% de Fl antes de subir a su
cuarto para hacer el equipaje. Las lDgrimas rodaban por
sus mejill as en torrente. Si no se iba ese mismo
día podría acabar con(ormDndose con una #ida a
medias.
,nas horas despuFs Susannah se subía a un taHi
ante la mirada de Matthew, que se sentía como si
le estu#iesen cla#ando un pu&al en el pecho. =odo había
(uncionado a las mil mara#ill as durante el tiempo
que había estado all í: se compenetraban bien, se
complementaban el uno al otro, 'l"nn la adoraba, " no
creía que su deseo por ell a hubiera podido apagarse
nunca.
Sin embargo, nada de eso era su(iciente para ell a.
Susannah lo quería todo, quería mDs de lo que Fl podía
dar. Las sienes le palpitaban. ,na #e! había entregado
su cora!%n, " había acabado con Fl hecho a&icos
cuando su relaci%n con Krace se había ido al traste.
GespuFs de aquell o había decidido que nunca mDs #ol#ería
a implicarse emocionalmente de esa manera, pero
Susannah quería amor " compromiso " no se con(ormaría
con menos. 1 sin embargo, a pesar de que estaba
desesperado por que se quedase, una parte de Fl la
admiraba por no renunciar a lo que quería.
'l"nn estaba dentro, con su abuela. .abía ll orado cuando
le
habían dicho que Susannah se marchaba, pero la
promesa de cartas " regalos desde Keorgia lo había
apaciguado un poco.
+l taHi baj% marcha atrDs la cuesta que subía a su casa,
" se detu#o un momento despuFs de girar para en(ilar
la call e. Susannah mir% por la #entanill a " sus ojos se
encontraron. =enía los labios apretados, como si
estu#iera conteniFndose para no ll orar. )$or quF estaba
haciendo aquell o*
)Ge #erdad creía que para Fl era solo alguien que
encajaba en el hueco que había dejado Krace* .abía
in#adido sus sue&os por las noches " sus pensamientos
durante el día.
+l taHi se alej% call e abajo " Matthew baj% la #ista "
apret% los pu&os " la mandíbula. 3o podía derrumbarseI
tenía un hijo peque&o que dependía de Fl.
Se subi% a su coche " puso rumbo al edi(icio del
Krupo Kincaid. =enía que eHplicarle a -. O. por quF
había dejado escapar la posibilidad de a&adir a
Larrimore a su cartera de clientes. Compr% un par de
ca(Fs en un Starbuc<s de camino all í, lamentDndose por
que (uera demasiado temprano para tomarse un #aso de
whis<".
J/uenos días, /roo<e Jsalud% a la secretaria de -. O.J.
)+stD mi hermano en su despacho*
/roo<e al!% la #ista de la pantall a del ordenador " le
sonri%.
J/uenos días, Matthew. Sí. Acabo de ll e#arle una
pila
enorme de papeles para (irmar, así que seguro que
agradecerD
que lo interrumpas.
-. O., que estaba sentado en su escritorio cuando
Matthew
ll am% a la puerta abierta, se irgui% al #erlo.
JMAh, traes ca(FNI estupendo Jdijo, " ahog% un boste!o.
Matthew se acerc% " le tendi% el ca(F.
J$ensF que no nos #endría mal una dosis eHtra de
ca(eína
despuFs de no haber dormido nada.
J).as hablado con mamD* Jle pregunt% su hermano
despuFs
de tomar un sorbo de su ca(F.
J+stD en mi casa. +stD algo agitada, pero por lo demDs
bien J
tom% Fl tambiFn un trago de ca(FJ. Me insisti% en que
quedarse
cuidando de 'l"nn le #endría bien para no pensar.
-. O. dej% el ca(F sobre su mesa " (runci% el ce&o.
J=ambiFn estaba en tu casa cuidando de Fl anoche
cuando
(ue la policía a ll e#Drsela para interrogarla, )no*
Matthew #ol#i% a asentir " tom% otro trago de ca(F. .ora
de
con(esarse con Fl.
J'ui a una (iesta benF(ica en casa de los /arcla".
1
precisamente por eso he #enido a #erteI porque quería
hablarte
de eso.
JGFjame adi#inar: Larrimore iba a esa (iesta " querías
intentar
cerrar el trato con Fl.
Mathew apur% su ca(F, estrujo el #aso de cart%n " lo
arroj% a
la papelera.
J3o sali% bien.
-. O. solt% un improperio.
J)1 te dio algn moti#o*
J+n realidad (ui "o el que le di a entender que no
queríamos
nada con Fl Jrespondi% Matthew.
-. O. se qued% mirDndolo boquiabierto.
J)2uF* )$or quF diablos hiciste eso*
J-esulta que Larrimore es el abuelo de Susannah. +s
largo de
contar pero, por el comportamiento miserable de su esposa
" Fl, Susannah cort% la!os con ell os. Me acompa&%
anoche a la (iesta, " cuando nos lo encontramos "
Larrimore la #io tu#o la des(achate! de garanti!arme un
trato con nuestra compa&ía si conseguía que Susannah
hiciese borr%n " cuenta nue#a. +l mu" canall a hi!o
como si Susannah ni siquiera estu#iera all í,
dirigiFndose a mí todo el tiempo.
JEamos, que te pusiste de parte de ell a Jdedujo -.
O., enarcando las cejas.
JAparte de que jamDs manipularía a nadie solo para
cerrar un trato, Susannah tenía ra!ones de peso para
cortar la!os con ell os.
J=e ha dado (uerte con esa Susannah. )+n quF punto
estDis* Matthew baj% la #ista.
J+n ningunoI ha #uelto a Keorgia.
J$ues eso me sorprende Jdijo -. O. recostDndose hacia
atrDs
en el asiento " entrela!ando las manos detrDs de su
cabe!aJ.
Aquel día en el hospital me pareci% clarísimo que había
algo
entre
#osotros.
J$odría haber habido algo, pero se ha acabado.
J)+sto es por Krace* )$orque sigues enamorado de ell a*
Matthew dio un respingo " al!% la #ista. $arecía que
Susannah
no era la nica que lo había pensado. +Hhal% un suspiro.
=enía
que contarle a su hermano la
#erdad.
JKrace " "o estDbamos planteDndonos el di#orcio
cuando
muri%
.
-. O. baj% los bra!os " se irgui% en el asiento.
JGios... 3o tenía ni idea.
J0ba a pasar (uera el (in de semana para pensar Jla
sensaci%n de culpa an le quemaba las entra&as, pero le
resultaba un poco mDs (Dcil contar aquell o despuFs de
habFrselo contado a SusannahJ. =eníamos que
asegurarnos de que era lo que de #erdad queríamos.
-. O. lade% la cabe!a " lo mir% con incredulidad.
JM1 "o que pensaba que habías dejado tu #ida
aparcada
porque seguías enamorado de ell aN
Matthew (runci% el ce&o.
J)2uF quieres decir con que había dejado mi #ida
aparcada*
J$ues a que andabas por ahí como... !ombi. Las nicas
#eces
en que se te #eía una chispa de #ida era cuando estabas
con
'l"nn. Kara me dijo una #e! que solo con mirarte a los ojos
se
#eía que te habías cerrado al mundo.
P+s como si 'l"nn " t hubierais estado esperando a
alguien
que ocupara el hueco que había dejado KraceQ...
+sperando...
Ge repente Matthew sentía que no podía respirar. Se ll e#%
una
mano al cuell o de la camisa " tir% de Fl. ).abía dejado su
#ida
aparcada como había dicho -. O.* )+sperando, como
había
dicho Susannah*
Se puso de pie " (ue a ser#irse un #aso de agua
del
dispensador que había en el rinc%n. Susannah había dicho
que
tenía la sensaci%n de que estaba con#encido de que no
se
merecía #ol#er a amar, " tenía que admitir que en cierto
modo
era así. $ero no estaba solo la cuesti%n del sentimiento de
culpa.
Krace había muerto cuando estaban planteDndose el
di#orcio, "
no había podido dar por cerrado ese asunto. .abía estado en
el
limbo respecto al (inal de su relaci%n.
3o había podido ll orar a su esposa como habría hecho
un hombre enamorado, " no habían (irmado un
di#orcio que certi(icase el (in de su relaci%n. Se había
quedado todo en el aire, estancado.
Cuando se #ol#i% se encontr% con que su hermano
estaba mirDndolo, como si estu#iera pensando que
qui!D lo había molestado con sus palabras.
JSupongo que tienes ra!%n Jle dijo MatthewJ. =odo
este tiempo he dejado mi #ida aparcada, )no*
-. O. asinti%, #isiblemente ali#iado " cambi% de tema.
JL"e, )has abierto la carta de papD*
Gurante la lectura del testamento de su padre todos
habían
recibido en un sobre cerrado una carta que su padre les
había
dejado: una para su madre, una para cada uno de sus
hermanos
" para Fl, otra para su amante, " dos para los dos hijos de
esta.
Matthew había #isto a -. O. abrir la su"a all í mismo, pero
Fl no
había sido capa! de hacerlo. .abía estado demasiado
en(adado.
Si su padre no hubiese sido asesinado " lo hubiese tenido en
ese
momento delante de Fl, se habría alejado, dejDndolo
con la
palabra en la boca. 3o quería oír nada de lo que tu#iera
que
decirle, ni aunque (uera a tra#Fs de una carta.
Se (rot% la (rente con los dedos. 2ui!D había ll
egado el
momento de PescucharleQ, se dijo.
JLuego te #eo Jle dijo a su hermano mientras salía.
1a en su despacho Matthew abri% el segundo caj%n de
su
escritorio " le#ant% unos papeles para sacar aquel sobre que
no
había querido #ol#er a #er desde el día de la lectura
del
testamento.
A pesar de que an seguía en(adado con su padre, sentía
que "a era hora de que le"era las ltimas palabras
que le había escrito. Abri% la carta " comen!% a leer.
"uerido Matthe#$
%acilo al escribirte esta carta &orque sé que de todos
mis hi'os t( ser)s sin duda al que m)s habré
dece&cionado. * qui+)s ten,as el derecho a 'u+,arme
con dure+a, &orque t( sabes lo dif-cil que es ser &adre
ahora que lo eres. Sabes que solo queremos lo me'or
&ara nuestros hi'os, que si &udiéramos les dar-amos
el mundo. La diferencia entre nosotros, sin embar,o,
es que t( est)s siendo un &adre mucho me'or &ara
.l!nn de lo que !o lo fui con nin,uno de mis hi'os. /n el
&oco tiem&o que llevas e'erciendo de &adre te has
dedicado a él &or entero, ! desde la muerte de 0race lo
eres todo &ara .l!nn.
/sto! or,ulloso de ti. Mu! or,ulloso, aunque nunca te
lo di'era. Te has convertido en un buen hombre, un
buen &adre. Me habr-a ,ustado haber sido tan buen
&adre como t(. 1e todos a quien m)s le fallé fue a
2ac3, &ero os he ocultado mi secreto durante todos estos
a4os ! no he tenido el valor de deciros la verdad. 5abéis
tenido que descubrirlo cuando !a no esto!.
Lo (nico que &uedo hacer es &ediros &erd6n. 7o
ten,o e8cusas. Lo (nico que &uedo ofreceros son mis
discul&as ! deciros que, si no &odéis &erdonarme, lo
com&renderé. /so, ! que os quiero ! esto! or,ulloso de
vosotros.
9on
cari4o,
Pa&)
A Matthew se le hi!o un nudo de emoci%n en la
garganta. Aquell o no era lo que había esperado. .abía
pensado que iba a encontrar un mont%n de eHcusas " que
su padre le iba a pedir que (uese amable con Oac< "
Alan.
+n #e! de eso se había encontrado con una carta ll
ena de amor... " de admiraci%n. Los ojos se le ll enaron de
lDgrimas. Sin embargo, su padre se equi#ocaba en una
cosa: Fl tampoco era el padre per(ecto. $ara empe!ar,
acababa de (astidiarlo todo al haber dejado que 'l"nn se
encari&ase con Susannah, " luego Susannah había salido
hu"endo de Fl.
Se había en(adado con su padre por ocultarles que
había tenido un hijo antes de casarse con su madre, " all
í estaba Fl, ocultDndole a toda su (amilia " a sus
suegros que la madre biol%gica de 'l"nn no era Krace,
sino Susannah.
'ue hasta la #entana " mir% hacia el cielo salpicado de
nubes blancas.
J$erd%name, Krace Jmurmur%J, pero no puedo
seguir ocultDndoloI no puedo dejar que 'l"nn cre!ca
tambiFn a la sombra de un secreto.
=enía que decirle a su (amilia la #erdad, " quería que
ell a estu#iese delante para oírlo, para que la aceptasen
como madre de su hijo.
Eol#i% al escritorio " tom% el telF(ono m%#il. Marc% el
nmero de Susannah " esper%. 1a debería estar en
Keorgia, a la hora
que era.
Mientras esperaba a que contestase intent% pensar quF le
iba
a decir, pero cuando o"% su dulce #o! su mente se
qued%
parali!ada. Lo nico en lo que podía pensar era en sus
ojos
a!ules, en c%mo le caía el rubio cabell o sobre los hombros,
" en
sus labios entreabriFndose para pronunciar su nombre.
Susannah estaba con las ll a#es en una mano, la maleta
en la otra, " el telF(ono m%#il apo"ado entre el hombro
" la oreja, intentando abrir la puerta de su apartamento.
J).ola* Jrepiti%.
Gebería haber mirado el nmero en la pantall a
antes de
contestar, pero tenía las manos ocupadas " prisa por entrar,
así
que se había limitado a apretar el bot%n para descolgar.
.abía tenido un #uelo horrible. .abía pasado todo el
#uelo
pensando en Matthew " rogando por que hubiese tomado
la
decisi%n correcta. Le dio la ltima #uelta a la ll a#e "
empuj% la
puerta para abrirla, pero la persona al otro lado de la
línea
seguía sin decir nada.
J).ola* Jrepiti%, dejando a un lado la maleta para
cerrar la
puerta tras de sí.
+staba a punto de colgar cuando una #o! (amiliar dijo
su
nombre. 4l cora!%n se le encogi%.
J)Matthew* Jde pronto el temor la in#adi%J. )Le ha
pasado
algo a 'l"nn*
J3o, estD bienI estD en casa con mi madre.
JKracias a Gios Jrespondi% ell a, inmensamente ali#iada.
J$ero quería pedirte que #uel#as a Charleston.
Susannah cerr% los ojos, apretDndolos con (uer!a.
JMatthew, "a hemos...
J3o puedo dejar que 'l"nn cre!ca con secretos J
la
interrumpi% FlJ. Eo" a decirle a mi (amilia que Krace no
era su
madre biol%gica, que eres t. 1 querría que estFs
presente
cuando lo haga.
Susannah se qued% tan aturdida que tu#o que ir a sentarse
en
el so(D.
J)$or quF*
JCreo que es justo que estFs presente.
J3o, me re(iero a por quF #as a decírselo. .abías dicho
que
no podrías romper jamDs esa promesa que le hiciste a
Krace.
JSí, pero Krace "a no estD, " mis obligaciones para con
'l"nn
pesan mDs en la balan!a que esa promesa. 2uiero hacer
lo
correcto. +n cuanto tenga la edad su(iciente para
comprenderlo
se lo dirF a Fl tambiFn.
0ba a decirle la #erdad a su (amilia... 1 a 'l"nn cuando
(uera
un poco mDs ma"or... 'l"nn sabría que era su madre...
,na
ll amita de amor, de esperan!a se encendi% en su pecho, pero
se
apresur% a apagarla antes de hacerse ilusiones. +l re#elar
aquel
secreto haría las cosas mDs di(íciles. )C%mo se sentiría
'l"nn*
)3o sería mDs duro para Fl tener una madre que no #i#ía con
su
padre " con Fl* )1 Matthew*, )dejaría que mantu#iese
el
contacto con 'l"nn* )1 si mantu#iera el contacto con 'l"nn,
no
sería eso como #ol#er a ligarse de algn modo a Matthew*
JGebe haber sido una decisi%n dura para ti.
J3o tanto una #e! que me dijeron un par de cosas que
me
hicieron re(leHionar.
J)2uienes*
J=, -. O., mi padre Jrespondi% Matthew. 1 antes de que
ell a
pudiese cuestionar c%mo podía haber recibido consejo de
su
padre muerto, le pregunt%J: )EendrDs*
Susannah #acil%. )Gebía hacerlo* Eol#er al mundo de
los
Kincaid por un día... +star junto al hombre al que amaba
pero
que no podía tener... Ser reconocida como la madre de su
hijo,
un chiquill o al que adoraba pero para el que nunca podría
ser
una #erdadera madre...
Claro que cuando Matt re#elara su secreto tendrían
que
hablar de las implicaciones que aquell o tendría, " del
(uturo de
'l"nn, así que de todos modos tendrían que #erse de
nue#o
antes o despuFs, se dijo.
Cansada " abrumada se (rot% los ojos con una
mano
temblorosa.
J)1 cuDndo #as a decírselo*
J+ste domingo. Mi (amilia siempre almuer!a
junta los
domingos, así que estaremos todos. Ge hecho, serD la
primera
comida (amiliar desde que 'l"nn ingres% en el hospital.
A Susannah la in#adi% el pDnico al imaginarse (rente a
los
Kincaid cuando se enterasen de que era la madre biol%gica
del
peque&o.
Ge pronto la asaltaron los recuerdos: de sus abuelos,
que
nunca se mostraban satis(echos con ell a, la angustia de tener
que
en(rentarse a la (amilia del chico del que se había
quedado
embara!ada siendo una adolescente, lo minscula e
inde(ensa
que se había sentido...
Al!% la barbill a. 1a no era una chiquill aI iba a estar all í,
junto a
Matthew, iba a ser (uerte por 'l"nn. =rag% sali#a.
JAll í estarF.
Apret% el bot%n de colgar " rog% una #e! mDs por
que
estu#iera haciendo lo correcto. $or el bien de todos.
Capítulo doce
Mientras esperaba a Susannah (rente a la puerta de ll
egadas en el aeropuerto Matthew se encontr%
tamborileando ner#ioso con los dedos en los muslos. Se
habían despedido hacía solo unos días, pero le parecía
que hiciese una eternidad. Se moría por abra!arla, por
retenerla a su lado.
A las tres de la ma&ana toda#ía estaba despierto,
echDndola de menos, " un resquicio de esperan!a lo
había hecho preguntarse si ell a tambiFn lo echaría en (alta
tambiFn a Fl. Si su tormento era siquiera la mitad de
duro que el su"o tal #e! reconsideraría su decisi%n " se
quedaría con Fl.
Cuando la #io aparecer, sin embargo, con una bolsa de
tela no mu" grande en #e! de una maleta, comprendi%
que su intenci%n era regresar a Keorgia esa misma noche "
se le ca"% el alma a los pies.
Al acercarse el uno al otro Susannah lo mir% a los
ojos, " Matthew se qued% mirando los de ell a, intentando
encontrar en ell os una pista de quF pensamientos
estarían cru!ando por su mente. $ero, aparte de los
ner#ios que e#idenci% por el modo en que se toc% el cabell
o, no dej% entre#er nada.
Matthew se inclin% " la bes% en la mejill a. .abría
querido besarla en los labios, pero Susannah había girado
la cabe!a para
presentarle la mejill a justo antes de que pudiera hacerlo.
J)2uF tal el #uelo* Jle pregunt% Matthew, irritado de que
su
#o! sonara algo ronca.
J/ien, gracias.
Ge pronto todo era (ormal entre ell os... -esultaba
ir%nico
despuFs de la pasi%n que habían compartido en la cama.
+l
contraste entre c%mo habían sido las cosas entre ell os "
c%mo
eran en ese momento le partía el cora!%n. Le puso una mano
en
la espalda " la condujo a la salida mDs pr%Hima a donde
había
dejado aparcado el coche.
Apenas habían salido (uera cuando Susannah se detu#o "
al!%
la #ista hacia Fl con el ce&o ligeramente (runcido.
JMatthew... no he hecho mDs que pensar en los padres
de
Krace desde que me ll amaste. Si le decimos a tu (amilia
la
#erdad, )c%mo...*
J1a se lo he dicho Jla interrumpi% Matthew. .abía
pensado
que era mejor que lo supieran antes de contDrselo a su
(amiliaJ.
A"er (ui a #erles " se lo eHpliquF todo. Les dije lo desolada
que
se había sentido Krace al saber que no podría tener un hijo
de su
propia sangre, " por quF quería que mantu#iFramos en
secreto
que ell a no era la madre biol%gica. =ambiFn les dije lo
buena
madre que había sido para 'l"nn " lo orgull osos que
podían
estar de ell a, " lo mucho que 'l"nn les quiere.
J)1 c%mo se lo tomaron*
J.ubo lDgrimas Jadmiti% Fl mientras echaban a andar
de
nue#oJ. $ero creo que una #e! ha"a pasado el shoc<
estarDn
bien. Les dije que para mí siempre serían los abuelos de
'l"nn, "
que quería que siguieran (ormando parte de su #ida porque
son
mu" importantes para Fl.
J+res un buen hombre, Matthew Jle dijo ell a en un
tono
quedo.
Matthew se mordi% el labio. ,n buen hombre... pero
no lo
bastante bueno como para que se quedara con Fl. Sin
duda
toda#ía estaba con#encida de esa ridícula idea de que
solo la
#eía como alguien que reempla!aba a Krace, " nada de lo
que le
había dicho parecía poder sacarla de ese error.
Cuando estu#ieron sentados en el coche Susannah
gir% la
cabe!a a Fl despuFs de abrocharse el cintur%n.
J2ui!D te interese saber que a"er recibí una ll amada de
mi
abuela.
Matthew, que iba a girar la ll a#e en el contacto, se
detu#o "
se gir% hacia ell a.
J)1 contestaste*
JLa #erdad es que mi instinto me decía que no lo
hiciera J
respondi% ell a con una le#e sonrisa que disip% en parte la
tensi%n
que había entre ell os.
J)1 entonces por quF lo hiciste*
Susannah se qued% call ada un instante " se ech% el pelo
hacia
atrDs.
J)-ecuerdas lo que mi abuelo te dijo en la (iesta*
J2ue le habías roto el cora!%n a tu abuela Jhabía sido
un
golpe bajo " Matthew toda#ía se en(urecía al recordarlo.
=om%
la mano de Susannah entre las su"asJ. Si quieres saber
mi
opini%n, recogieron lo que sembraron.
J=al #e! Jrespondi% ell a bajando la #istaJ. $ero mi
padre
aguantaba sus desaires porque creía que ha" que perdonar
los
de(ectos de los demDs, " porque tambiFn debía
quererlos a pesar de todo.
JSi les hubiera plantado cara tal #e! no habríais tenido
que soportar ese a(Dn que tenían de manipularte.
J$or lo que me dijo... " por lo que no me dijo mi abuela
a"er, creo que "o (ui la primera persona en plantarles cara.
Son gente rica, con una buena posici%n social, " mi
abuelo intimida a la gente que estD por debajo de ell
os. Mi abuela " Fl estDn acostumbrados a salirse con la
su"a.
J$ero contigo no pudieron Jdijo Fl, sintiFndose orgull
oso de ell a.
Susannah, que debi% notar la emoci%n en su #o!, le
dirigi% una hermosa sonrisa.
J+s posible que a partir de ahora empecemos a
entendernos
Jse puso seriaJ. 1 ha" una cosa mDs: me dijo que no le
gust%
c%mo te trat% mi abuelo en la (iesta, " que para
compensarte le
ha dicho que cierre ese acuerdo con #osotros. =e ll
amarD
ma&ana.
Matthew esbo!% una sonrisa per#ersa.
JMe habría gustado haber podido #erlos por un agujerito
en
la pared cuando le dijo eso. 1 dis(rutarF escuchando
sus
disculpas cuando me ll ame Jqueriendo apro#echar
que el
ambiente se había #uelto mDs distendido, le dijo a
Susannah
cambiando de temaJ: =oda#ía (alta bastante para reunirnos
con
mi (amilia en casa de mi madre, " 'l"nn estD con ell a, así
que...
)te apetece que hagamos algo*
J)CuDnto tiempo tenemos*
Matthew mir% su reloj.
J,na hora mDs o menos.
,na sonrisill a misteriosa asom% a los labios de ell a.
J)Sabes c%mo ll egar al mirador de OohnUs $oint*
.acía a&os de la ltima #e! que había subido all í.
Matthew
había tenido la esperan!a de que se le ocurriera un plan en
algn
lugar mDs íntimo, pero en (in...
JClaro Jcontest% poniendo el coche en marcha.
Cuando ll egaron al peque&o mirador en lo alto de
un
promontorio rocoso los ojos de Susannah se iluminaron.
Se
desabroch% el cintur%n de seguridad " se baj% del
coche.
Matthew se baj% tambiFn " la sigui%.
J)2uF tiene este lugar que te gusta tanto* Jle pregunt%.
+l #iento le despeinaba el cabell o a Susannah.
JCuando era ni&a mi padre solía traerme aquí Jle contest%
sin
#ol#erse.
JAsí que te gusta porque te recuerda a Fl.
Susannah gir% la cabe!a hacia Fl " esbo!% una sonrisa
pícara.
JSí... " no.
Matthew se rio. .abían ll egado a lo alto del
promontorio,
donde había un peque&o mirador que se asomaba a la ciudad
de
Charleston " el mar.
J)$orque te gusta la #ista*
J/ueno... La #ista es increíble, de eso no ha" duda J
admiti%
ell a, regalDndole otra sonrisa tra#iesa.
Matthew sonri% tambiFn. $odría pasarse toda la
#ida
intentando desentra&ar lo que le pasaba a Susannah por
la
cabe!a " no cansarse jamDs.
J$ero no es por eso por lo que querías #enir.
J3o Jasinti% ell a.
Se acerc% a la barandill a de metal " estir% los
bra!os, poniFndolos en cru!. +l #iento le echaba el cabell o
hacia atrDs " pegaba el #estido a las cur#as de su cuerpo.
Cerr% los ojos " sus labios se cur#aron en una sonrisa de
placer.
JCuando #i#ía aquí solía #enir a menudo Jdijo con los
ojos toda#ía cerradosJ. Cada semana, si podía.
JEenías por el #iento JMatthew comprendi% al
(in, recordando esa misma eHpresi%n de (elicidad en su
rostro la ma&ana que habían salido a desa"unar al
patioJ. =e gusta el #iento, )no*
JSí Jrespondi% ell a sin a!oramiento algunoJ. Me
re#itali!a. .a" quien practica deportes de riesgo, ha" a
quien le gusta el agua... A mí me gusta sentir la brisa en la
piel, re#ol#iFndome el cabell o...
JGebo admitir que a mí tambiFn me gusta #er lo que
hace la brisa con tu pelo Jle con(es% Matthew. +staba
preciosaI parecía una diosa.
Susannah abri% los ojos " gir% la cabe!a hacia Fl.
JAnda, prueba t tambiFn Jle dijo con una sonrisa.
Le tendi% una mano " Matthew la tom% sin pensar " se
acerc%
a la barandill a. Susannah se coloc% detrDs de Fl para
le#antarle
los bra!os antes de #ol#er a ocupar su sitio junto a Fl.
J1 ahora cierra los ojos Jle dijo sin mirarleJ. 0magínate
que
estDs a solas con la brisa.
Aunque se sentía un poco tonto haciendo aquell o,
Matthew
obedeci%, " le sorprendi% c%mo todo lo que los rodeaba
parecía
haber desaparecido " su mente se centraba nicamente
en el
#iento que chocaba contra Fl. Alarg% el bra!o, buscando
la
mano de Susannah, " la tom%. Al principio Susannah
no respondi%, pero luego entrela!% sus dedos con los de Fl.
Matthew abri% los ojos, " al girar la cabe!a #io que
ell a tambiFn los había abierto " estaba mirDndolo. 1
entonces, de repente, cuando sus ojos encontraron
comprendi% lo que su cora!%n había sabido desde el
principio: que Susannah era nica. =enía ra!%n en que en
cierto modo la había #isto como alguien que podía ocupar
el hueco que había dejado Krace en sus #idas, sí, " no
quería enamorarse de ell a porque temía que las cosas no
salieran bien, como le había pasado con Krace, pero
Susannah
no era Krace.
JSusannah...
J3o, Matthew, no #uel#as a insistir, por (a#or Jlos ojos
de
Susannah se ll enaron de lDgrimasJ. 3o puedo quedarme.
Matthew quería re#erlarse, negarse a aceptarlo, pero sabía
que por mucho que le preguntara siempre le daría la
misma
respuesta. Gej% caer los bra!os, apesadumbrado, " mir%
su
reloj.
JGeberíamos irnos "a.
Gurante el tra"ecto hasta la mansi%n Kincaid no cru!aron
una palabra. )$or quF habría hecho algo tan tonto como
pedirle a Matthew que (ueran a OohnUs $oint*, se reproch%
Susannah.
+n el aeropuerto se habían comportado el uno con el otro
de un modo demasiado (ormal, casi tirante, pero luego se
habían distendido un poco " habían sido capaces de
iniciar una con#ersaci%n.
.abía sido ell a la que lo había estropeado, " se sentía
como una idiota por haber complicado de nue#o las
cosas cuando Matthew debía estar ner#ioso por tener que
dar la cara ante su (amilia " contarles la #erdad.
Cuando aparc% delante de la impresionante
mansi%n Susannah se qued% boquiabierta admirando la
(achada, hasta que Matthew se baj% " (ue a abrirle la
puerta para que bajara tambiFn.
Ge pronto los ner#ios le atena!aron el est%mago.
)2uF pensaría la (amilia de Matthew de ell a* )La
considerarían lo bastante buena como para ser la madre
de su nieto " sobrino* 3o parecía haberles caído mal
cuando Matthew la había presentado como una amiga,
pero cuando supieran la #erdad las cosas serían distintas.
2uería gustarles, causarles una buena impresi%n. $or
'l"nn.
Matthew estaba a su lado, pero cuando entraron de
repente se sinti% mu" sola. 1 minscula tambiFn. Como
cuando iba a #isitar a sus abuelos de ni&a o los
acompa&aba a casa de unos amigos.
+sas casas enormes donde #i#ía la (lor " nata de la
sociedadI
gente que la ju!garía " le encontraría un sin(ín de
de(ectos...
+n una habitaci%n a lo lejos se oían #oces, risas... $ens%
en
c%mo debía haber sentido su madre la primera #e! que había
ido
a casa de los Larrimore. Aquel día había sido el comien!o
de la
campa&a de acoso " derribo de sus abuelos, que la
habían
hecho sentirse ignorada, despreciada...
Matthew se inclin% hacia ell a " su cDlido aliento le
acarici% la
mejill a cuando le pregunt% al oído:
J)=odo bien*
Susannah se mir% en sus ojos #erdes " se calm% un
poco,
#ol#iendo a sentirse ell a misma.
J=odo bien Jrespondi%.
=odo bien... solo que nunca podría tener al hombre al
que
amaba. Su padre se había enamorado perdidamente de
su
madre " le habría pedido que se casara con Fl, sin importarle
lo
que pensara su (amilia. Matthew, en cambio, le había
o(recido un
anill o, si a cambio de eso accedía a quedarse. La pun!ada
de
dolor que sinti% en el pecho era insoportable, pero se dijo
que
tenía que ser (uerte " ol#idarlo. Ahondar en ell o no
cambiaría
nada.
-ecorrieron un largo pasill o " entraron en un
sal%n
eHquisitamente decorado. +li!abeth, la madre de Matthew
" su
hermano -. O. les sonrieron " se acercaron a darle la
bien#enida.
Matthew la present% a Lil" " su prometido, Ganiel.
Kara "
Laurel, que estaban charlando con sendos #asos de tF con
hielo
en la mano se acercaron tambiFn a saludarla con un beso
en la
mejill a " sonrisas tra#iesas. Sin duda Laurel debía
haberle
contado a Kara lo del beso que había presenciado
entre
Matthew " ell a la noche que se habían ll e#ado a su madre
para
interrogarla.
+li!abeth entrela!% su bra!o con el de Matthew.
J/ueno, creo que querías decirnos algo, )no* Jle
pregunt%
con ojos esperan!ados.
Susannah tu#o un mal presentimiento. Su (amilia debía
pensar
que se trataba del anuncio de un acontecimiento (eli!, como
un
compromiso.
J$ues sí. )G%nde estD 'l"nn*
J+n la cocina, con $amela Jrespondi% su madreJ.
Lo
mantendrD entretenido hasta que #a"amos a almor!ar.
JKracias Jdijo Matthew. Cru!% una mirada tensa
con
Susannah, pero adopt% una eHpresi%n serena al #ol#erse
hacia su
(amiliaJ. )2uF tal si nos sentamos*
J)=raigo el champDn o quF* Jpregunt% Laurel con guasa.
Matthew contrajo el rostro, comprendiendo como
Susannah
lo que su (amilia pensaba que iban a decirles.
J3o es esa clase de noticia.
.ubo un poco de re#uelo entre sus (amiliares.
J)1 si no es eso, quF diablos es sino* Jpregunt% -.
O.,
hablando por todos.
JSentaos, por (a#or.
=odos obedecieron " se quedaron mirDndole
eHpectantes.
J.a" algo que debería haberos dicho antes J
comen!%
Matthew.
Susannah, que se había quedado de pie, a un par de pasos
de
Fl, supo por lo tensos que estaban sus hombros lo di(ícil
que
estaba siendo aquell o para Fl. Se sentía como si
estu#iera
traicionando a Krace, pero estaba decidido a hacerlo de
todos
modos porque pensaba que era lo correcto, " eso hi!o que
lo
amara an mDs. .abría querido tomarle la mano "
entrela!ar sus
dedos con los de Fl para o(recerle su apo"o, pero no quería
que
su (amilia se ll e#ase una impresi%n equi#ocada, " mDs
cuando
sospechaban que había entre ell os algo mDs que una
amistad.
+n #e! de eso dio un peque&o paso hacia Fl " le sonri%
para
darle Dnimos. Las (acciones de Matthew se distendieron un
poco
antes de que mirara de nue#o a su (amilia.
J=odos sabFis que Krace no podía tener hijos Jcontinu%J.
Lo
que no sabFis es que Susannah (ue la madre de alquiler que
trajo
al mundo a 'l"nn.
.ubo un par de gemidos ahogados de sorpresa "
algunos
comentarios reprochDndole que no se lo hubiese dicho
antes,
pero Matthew prosigui%:
J.a" mDs. Los mFdicos nos dijeron... Jhi!o una pausa
para
inspirar " apret% la mandíbula.
+ra el momento de la #erdadI iba a romper la promesa
que le
había hecho a su di(unta esposa.
Matthew no era de las personas dadas a hacer promesas a
la
ligera, " Susannah estaba segura de que cuando hacía
una
promesa tampoco la rompía con (acilidad. Se puso a su lado
" le
apret% el bra!o, dDndole Dnimos una #e! mDs. Matthew la
tom%
de la mano " se la apret% tambiFn. Cuando continu%, su
#o!
son% tan (irme " clara que nadie que no supiera la (uer!a
con que
estaba apretDndole la mano, podría imaginar lo di(ícil que
aquell o
era para Fl.
JLos mFdicos nos dijeron que los %#ulos de Krace
eran
in#iables, " le pedimos a Susannah si podría donar %#ulos
su"os
ademDs de hacer de #ientre de alquiler. +ll a es la
madre
biol%gica de 'l"nn.
Se hi!o silencio en la habitaci%n. 3i un comentario,
ni un
mo#imiento, ni un ruido. Matthew no le solt% la mano.
JLa ra!%n por la que Susannah estu#o aquí las
ltimas
semanas es que los mFdicos pensaban que tal #e! tu#ieran
que
hacerle un trasplante de mFdula a 'l"nn. 1o no era el
donante
id%neo por mi alergia a la penicilina, así que ll amF a
Susannah para pedirle a"uda " accedi% generosamente a
#enir " a"udar si era necesario en todo lo que pudiera.
Su madre (ue la primera en reaccionar. Se le#ant%
de su asiento " (ue a darle un (uerte abra!o a Susannah.
J).iciste eso por mi nieto*
J/uAbueno Jtartamude% Susannah sorprendidaJ al (inal
no
(ue
necesario.
J$ero #iniste Jreplic% +li!abeth con lDgrimas en los
ojosJ. 1
estabas dispuesta a hacerlo.
Kracias.
-. O. (ue el siguiente en abra!arla.
J=odos queremos a ese ni&o. Kracias por haber estado
ahí
para
Fl.
Cada uno de los Kincaid se acerc% a abra!arle " darle
las
gracias. Susannah se sentía abrumada. Aquell a (amilia
no se
parecía en nada a otras (amilias ricas que había conocido,
pens%.
.abía estado tan ner#iosa que se había dejado ll e#ar
por los
prejuicios " había sido injusta. +ran gente buena "
cari&osa.
J)$ero por quF tanto secretismo* Jinquiri% +li!abeth
cuando
#ol#ieron a sentarseJ. )$or quF tenías que ocultarnos
quiFn era
Susannah en realidad,
hijo*
Susannah respondi% antes de que Matthew pudiera
hablar.
J$orque le había prometido a Krace que no se lo
diría a
nadie. Lo que acaba de hacer no le ha resultado nada
(Dcil.
Matthew la mir%, " había tal emoci%n en sus ojos
que el
cora!%n de Susannah palpit% con
(uer!a.
J3o sF #osotros Jdijo +li!abeth, mirando a sus otros hijos
" a
su cu&adoJ, pero "o me muero de hambre. )$asamos
al
comedor*
=odos se le#antaron " empe!aron a salir, hablando entre
ell os,
pero Susannah solo oía un runrn de #oces de (ondo
mientras
seguía mirando a Matthew a los ojos. Cuando se
hubieron
quedado a solas, Matthew le pregunt%:
J)2uieres salir conmigo un momento al jardín*
Susannah sabía que iba a pedirle otra #e! que se
quedara,
pero nada había cambiado. Matthew no la amaba.
J=e prometo que no #ol#erF a insistirte con lo de
que te
quedes.
Susannah parpade%, con(undida, pero asinti% " lo sigui%
(uera.
Caminaron en silencio, alejDndose de la casa, " al ll egar
junto a
un gran roble Matthew se #ol#i% hacia ell a.
J3ecesito decirte algo, " sF que no lo creerDs, pero
por
(a#or, escchame al menos.
JGe acuerdo Jdijo ell a #acilanteJ, te escucho.
Matthew trag% sali#a.
J= crees que solo te #eo como alguien que podría ocupar
el
hueco que dej% Krace, " probablemente al principio (ue así.
J+n parte la culpa (ue mía. 2uería que 'l"nn se
sintiera
c%modo, quería ali#iar tus preocupaciones... Sin pretenderlo
me
comportF como una esposa " una madre: cocinando,
cantDndole
a 'l"nn...
J1 (ue una bendici%n Jla interrumpi% FlJ. +stDbamos
pasando
por un momento mu" duro " t trajiste pa! " orden a
nuestras
#idas.
J$ero eso no te dej% #erme como so".
J3o es #erdad Jreplic% Fl sua#ementeJ. =e miro " #eo a
una
mujer que descubri% por intuici%n cuDl era mi lugar (a#orito
de la
casa cuando quería estar a solas.
Susannah (runci% el ce&o, " entonces comprendi%.
JLa bodega...
JLa bodega es el nico lugar de la casa donde puedo ser
"o
mismo: ni un marido, ni un padre... ni mDs
recientemente un
#iudo. Simplemente "o. 1 t bajabas all í por la misma
ra!%n, )no
es así*
JSí Jmurmur% era.
J1 a mí no me importaba estar all í contigo, compartir mi
lugar
sagrado contigo, porque me sentía a gusto.
Susannah iba a decir algo, pero Matthew le impuso
silencio
colocando un dedo en sus labios.
J+res la mujer que eHtiende los bra!os para sentir la brisa
en
la cara. La mujer que me descubri% el helado de pomelo "
que
prepara unos postres pecaminosos. La mujer que tiene
una
eHtra&a (ascinaci%n con mis mu&ecas " mis manos.
Susannah esbo!% una sonrisa temblorosa.
J3o sabía que se me notara tanto.
J3o lo disimulas mu" bien Jrespondi% Fl
di#ertido,
acariciDndole con ternura el cabell o.
A Susannah le dolía el cora!%n. $arpade% con(undida,
sin
saber quF decir.
J)$or quF haces esto an mDs di(ícil*
J+res la mujer que se en(rent% a sus abuelos " los
oblig% a
tratarla con la dignidad que se merecía Jcontinu%
Matthew,
como si no la hubiera oídoJ. 2ui!D seas la nica persona que
los
ha puesto en su sitio, " esto" seguro de que a partir de
ahora
serDs t quien ponga las reglas.
A Susannah le escocían los ojos por las lDgrimas.
JMatthew, por (a#or, no...
JCuando te miro es a ti a quien #eo, Susannah Jla
interrumpi%
FlJ. 2ui!D al principio (ui tan tonto como para dejar
que
ocuparas el lugar de Krace, pero no eres una pie!a de
repuesto.
+res nica, especial Jmurmur%. ,na lDgrima rod% por la
mejill a
de SusannahJ. 1 lo mDs importante de todo: eres la mujer
a la
que quiero.
+l cora!%n de Susannah palpit% con (uer!a. 3o se
atre#ía a
creer lo que estaba o"endo.
J$ero dijiste...
JLo sF, sF que te dije que no podría #ol#er a amar a nadie
Jla
cort% Fl, " contrajo el rostroJ. 'ue una estupide! por mi
parte
decir eso, e incluso pensarlo. Solo estaba intentando
protegerme
del dolor de pasar otra #e! por lo que pasF con Krace. $ero
el
haber estado sin ti estos días... ha sido mucho peor que
ese
dolor que estaba tratando de e#itar.
J$ara mí tambiFn Jmurmur% ell a temblorosa, sintiendo
que
una ola de (elicidad la in#adía.
JGime una cosa: )me quieres toda#ía* $orque si no es
así, te
prometo que no #ol#erF a molestarte "...
Susannah le puso una mano en la mejill a.
J=e quiero, Matthew, con toda mi alma.
JSusannah... Jmurmur% Fl emocionado antes de
estrecharla
entre sus bra!osJ. Cuando he dicho antes que no iba a
pedirte
otra #e! que te quedabas lo dije en serio Jdio un paso atrDs
"
tom% sus manosJ, porque no solo quiero que te quedesI
quiero
que te cases conmigo.
,n escalo(río de eHcitaci%n le recorri% la espalda a
Susannah. Matthew estaba enamorado de ell a... Aquell o
era demasiada (elicidad.
JCDsate conmigo, Susannah, " sF mi esposa " la
madre de 'l"nn Jlos ojos #erdes de Matthew
rebosaban amorJ. +mpecemos juntos una #ida nue#a.
JSí Jmurmur% ell aJ, sí, Matthew, me casarF contigo.
3ada me haría mDs (eli!.
Matthew la le#ant% por la cintura " la hi!o girar con Fl
antes de dejarla en el suelo de nue#o " besarla. Susannah
no cabía en sí de go!o: el aire (resco en su piel, el sol brill
aba sobre ell os, " Matthew, su Matthew, la amaba "
quería construir una #ida junto a ell a.
J=e prometo que no dejarF que 'l"nn ol#ide a Krace
Jle dijoJ. +ll a le quería " quiero que cre!ca sabiFndolo.
$ero ha" una cosa que quería preguntarte.
JLo que quieras.
JComo parece que sabes tantas cosas sobre mí " que
has
estado obser#Dndome atentamente... Jdijo ell a con una
sonrisa
tra#iesaJ, )te has dado cuenta de que esto" embara!ada*
Matthew puso unos ojos como platos " la mir%
boquiabierto
antes de que una sonrisa iluminara su rostro " la le#antara
del
suelo de nue#o, haciFndola girar " reír.
J0ba a decírtelo ho" Jdijo Susannah cuando la dej% en
el
sueloJ, pero sabía que solo te pondrías mDs ner#ioso antes
de
decirle lo que querías decirle a tu (amilia, así que pre(erí
esperar.
Matthew la bes% con ternura.
J'l"nn se pondrD loco de contento cuando se entere.
Susannah sonri%, pero luego se puso seria " le dijo:
JMatthew, como solo esto" de un par de semanas creo
que
sería mejor no decirle an nada a nadie.
J+sto" de acuerdo, " ese es un secreto que guardarF
gustoso
Jrespondi% Fl.
1 se inclin% " la bes% con toda la pasi%n que una
mujer
enamorada podría esperar del hombre que la amaba.
+n el Geseo titulado
:n amor dif-cil,
de Oenni(er Lewis,
podrDs continuar la serie
LLS K03CA0G
Este libro fue distribuido por cortesía de:
Para obtener tu propio acceso a lecturas y libros electrónicos ilimitados GRATIS
hoy mismo, visita:
http://espanol.Free-eBooks.net
Comparte este libro con todos y cada uno de tus amigos de forma automática,
mediante la selección de cualquiera de las opciones de abajo:
Para mostrar tu agradecimiento al autor y ayudar a otros para tener
agradables experiencias de lectura y encontrar información valiosa,
estaremos muy agradecidos si
"publicas un comentario para este libro aquí".
INFORMACIÓN DE LOS DERECHOS DEL AUTOR
Free-eBooks.net respeta la propiedad intelectual de otros. Cuando los propietarios de los derechos de un libro envían su trabajo a Free-eBooks.net, nos están dando permiso para distribuir dicho
material. A menos que se indique lo contrario en este libro, este permiso no se transmite a los demás. Por lo tanto, la redistribución de este libro sín el permiso del propietario de los derechos, puede
constituir una infracción a las leyes de propiedad intelectual. Si usted cree que su trabajo se ha utilizado de una manera que constituya una violación a los derechos de autor, por favor, siga nuestras
Recomendaciones y Procedimiento de Reclamos de Violación a Derechos de Autor como se ve en nuestras Condiciones de Servicio aquí:
http://espanol.free-ebooks.net/tos.html

Related Interests