Pedidos en Tepatitlán al 788-8310

Pedidos en Tepatitlán al 788-8310

La fiesta más importante del año
Por el padre Miguel Ángel padremiguelangel@yahoo.com.mx
¿Cómo era la fiesta de resurrección en antiguos tiempos? Para los antiguos cristianos no había fiesta más importante que la de la Resurrección de Jesús. Era el Día grande entre los grandes del año. “El día que hizo el Señor”. En este día los reyes daban libertad a millares de presos; los ricos llamaban a los pobres que les tenían deudas y se las perdonaban, o se las rebajaban. Los que estaban peleados se pedían perdón y se abrazaban delante de todos prometiéndose amistad perenne. En esta fecha las guerras tenían tregua. Las gentes procuraban estrenar vestido, comer mejor y estar muy contentos en este Domingo, porque era el Domingo más grande de todos los del año. Muchos daban especiales limosnas a los pobres o hacían visitas a enfermos o encarcelados. Cada uno deseaba hacer algo especial para celebrar esta Fiesta que es la Número Uno entre todas las festividades cristianes. ¿Cómo resucitó Jesús? Abre sus ojos, se incorpora, se levanta, y milagrosamente sale del sepulcro sin mover la piedra que cierra la entrada. Como el atleta que ha estado descansando un poco después de dura batalla y se presenta ahora rejuvenecido a recibir la corona de la victoria. Como Jonás saliendo del vientre de la ballena para dedicarse a esparcir el Reino de Dios. Su cuerpo está ahora dotado de cualidades nuevas: por ej., pasar a través de paredes y de puertas, sin abrirlas, hacerse invisible, incapacidad para sentir dolor, o envejecer o morir. Exteriormente Jesucristo aparecía más celestial, pero seguía siendo como antes: amabilísimo, familiar, y paternalmente afectuoso. Los soldados al sentir el temblor de tierra y al oír el estrépito producido al mover la gran piedra de la entrada, caen en tierra llenos de terror. Y luego al ver al ángel, salen huyendo a contar a los sacerdotes, fariseos y escribas, que aquel profeta debe haber resucitado, porque ellos han presenciado algo maravilloso. ¿A qué hora? El evangelio no dice la hora, ni cómo fue. Nadie presenció este milagro. Lo que dice el evangelio es que sucedió al tercer día de haber sido crucificado. Luego debió ser el domingo. Jesús estuvo tres días en el sepulcro: Viernes: dos horas. Sábado 24 horas. Domingo: 6 horas. ¿Para quién fue su primera visita? Su Primera Visita nos imaginamos que habrá sido para su Santísima Madre, María. Jesús, el hijo más agradecido y más cumplidor del 4to. Mandamiento, después de su resurrección conserva todas las cualidades que tenía antes de morir. Por eso para Ella habrá sido el primer saludo de Resucitado, después de haber saludado desde la tierra al Padre que está en los cielos, y haberle dado gracias por el milagro portentoso de Resucitar gloriosamente su cuerpo. ¿Quiénes son las 3 Marías? María Salomé: la madre de Santiago y Juan. María, la madre de Tadeo y del otro Santiago. María Magdalena, de quien Jesús había echado siete demonios. Son las últimas en retirarse del sepulcro el Viernes Santo, son las primeras en venir a visitarlo el domingo al amanecer. Ellas lo acompañaban en su vida de predicador, atendiendo al grupo de sus colaboradores: cocinándoles los alimentos, lavando la ropa, enseñando a los niños y a las mujeres, y colaborando con sus bienes y sus trabajos para que todo el equipo apostólico pudiera ejercer con más facilidad su labor de adoctrinamiento de las gentes. El Viernes no habían podido embalsamar el cadáver de Jesús, porque el Sábado, día de descanso, empezaba para ellos el viernes a las 6 de la tarde, y desde esa hora estaba prohibido trabajar. Ahora el primer día de la semana, muy de madrugada, se vienen buscando una tienda abierta para conseguir los aromas, y una vez comprados se van al sepulcro a embalsamar a Jesús. Pero tienen una preocupación: ellas no son capaces de mover solas la gran piedra de la entrada. No sabían que Pilatos había sellado la piedra, con pena de muerte a quien rompiera los sellos de las cintas que la atravesaban. Tampoco sabían que hubiera guardias. Finalmente, ¿Cuáles son algunas figuras de Cristo Resucitado? ISAAC: que vuelve salvo de la Montaña del Sacrificio, para llegar a ser padre de un gran pueblo. JOSÉ: que pasa de la cárcel en el subterráneo, al gobierno del reino. JONÁS: que sale vivo a predicar, después de estar tres días en el vientre de la ballena. UN GRAN ATLETA INANIMADO: que después de un áspero y largo combate, siente la voz del Jefe Supremo que lo llama para darle la gloria y los premios merecidos con tantos sufrimientos y humillaciones. EL VENCEDOR QUE REGRESA DE UNA GRAN BATALLA: con la bandera victoriosa en la mano, y las señales de sus heridas gloriosas por salvar a su pueblo.

Tepatitlán en el tiempo

El futbol
Por Don Juan Flores García
Para conmemorar la fecha en que Tepa apareció el primer equipo de futbol, amable lector, recordemos cada uno de nosotros a nuestro equipo favorito, al que perteneciste como jugador, al que por tu afición y cariño, sudaste la camiseta, a tu equipo, en el que según el puesto que ocupaste contribuiste al triunfo o a la derrota. El Futbol, deporte que desde tierna infancia ya practicábamos, con la ilusión de llegar a ser jugadores de renombre. No teníamos balón y la carencia de este, la suplíamos con aquella vejiga de res que comprábamos o nos regalaban. Esta la inflábamos con la boca y nos servía de balón, aunque más bien parecía de futbol americano, porque redonda no podía ser, dando el efecto contrario al que deseábamos, pero con todo eso, la cancha de la “plazuela” nos servía para organizar aquellos partidos. Cuantas veces para cuidar los zapatos o los huaraches, nos la rifábamos a “dedo pelón”, pero ¡qué partidazos dábamos!. Cuando teníamos la suerte de tener un “gallito” de balón, de aquellos de cuero, cocidos sus gajos y con blader, qué felices nos sentíamos pateándolo. También este deporte lo practicábamos en el campito de don Vicente Navarro o en los lugares desocupados de nuestros barrios, cuando este deporte fue eso, deporte, cuando se jugaba por amor a la camiseta. Cuando ya había en nuestro Tepa aquellos equipos que han dado gloria a nuestra tierra, con elementos que todos conocemos que jugaron en equipos de primera división. Del famoso equipo Morelos, quien perteneció o pertenece actualmente al mismo, recordará sus estrellas. Lo mismo al Reforma que al Allende, el Alteño con sus integrantes orgullosos de portar sus colores. El Rastro, otro que hizo historia. Camiones de Los Altos, formado por trabajadores de esta empresa. El Obrero, del cual nació el Industria, y por supuesto, el Tepa y el Industrial, cuyas trayectorias es conocida por todos así como el del resto de los equipos. Como jugadores, la pasión por su equipo da al aficionado el espectáculo. Menciono a todos estos equipos por ser los más antiguos de Tepa. Hace 50 años presencié un partido de futbol, Tepatitlán contra Río Grande, este se llevó a cabo en el campo Hidalgo. Tuvo lugar un domingo 14 del mes de septiembre a las doce horas. Ambos equipos acudieron a dar todo lo que tenían para lograr un buen lugar en la tabla de posiciones. En este partido que se jugó magníficamente, dejando satisfecho al público que asistió en gran número. El resultado de este encuentro fue un empate a uno, con gran dominio, los jugadores de ambos equipos nos proporcionaron un gran espectáculo. La remembranza de ese partido, estará presente en la mente de aquel numeroso público que presenció dicho encuentro. El Tepatitlán alineó a: Sabino Franco, Sergio Pacheco, Guadalupe Gómez, Secundino Becerra, Antonio Muñoz, Pancho Ascencio, Arnulfo de la Torre, Humberto Nario, Rodolfo Estrada, Salvador López y Eleuterio Medina. El árbitro fue el señor Antonio Quiñones, quien cumplió aceptablemente. Era la época de oro del gran cronista del futbol que por radio narraba aquellos inolvidables partidos, y quien fuera arteramente asesinado, el señor don Susano Santos Flores. Este señor que nos transmitió con su privilegiada voz, cada una de las jugadas y pases de los equipos participantes. ¡La época de oro del futbol!. La época de la honradez y la decencia, cuando no existía la corrupción en el deporte. Así mis amables lectores, recordemos llenos de nostalgia a aquellos grandes deportistas. A esos entonces jóvenes que en este partido que relaté y en tantos más, dieron gloria al deporte del futbol, y por eso decimos que así fue Tepa en el Tiempo.

12

7 días Sábado 22 de marzo de 2008