You are on page 1of 3

Elementos del Derecho de Policía

Elementos Esenciales

Libertades individuales y derechos humanos
Artículos principales: Libertades individuales y Derechos humanos.
Perro policía y su amo en labor preventiva contra el narcotráfico.

Función preventiva

Artículos principales: Función preventiva y Policía preventiva.
La función policial de carácter preventivo consiste en actuar de forma vigilante
para evitar la posible acción delictiva. La prevención policial busca evitar: primero
que las personas se conviertan en víctimas, segundo el surgimiento del
delincuente, y tercero el surgimiento del delito y su reincidencia o reiteración.
Algunas veces la labor preventiva conlleva acciones como la identificación de
personas o el control de vehículos que pueden considerarse limitadores de los
derechos y libertades.

El ordenamiento jurídico

El ordenamiento jurídico es el conjunto de normas jurídicas que rigen en un lugar
determinado en una época concreta. En el caso de los estados democráticos, el
ordenamiento jurídico está formado por la Constitución del estado, que se rige
como la norma suprema, por las leyes y del poder ejecutivo, tales como los
reglamentos, y otras regulaciones tales como los tratados, convenciones,
contratos y disposiciones particulares.

No se debe confundir el ordenamiento jurídico con el orden jurídico, que se
traduce en el conjunto de normas que rigen una determinada área del
ordenamiento jurídico. La relación en conceptos es de género a especie.

ELEMENTOS TIPIFICADORES

El Poder de policía

El poder de policía es la potestad normativa que posee el Estado de regular los
Derechos individuales en aras del interés general, que no debe confundirse con
policía, que es la función administrativa de poner en ejecución las normas que
dicta el Poder Legislativo.

EL ORDEN PÚBLICO

El Orden público es el estado de legalidad normal en que las autoridades ejercen
sus atribuciones propias y los ciudadanos las respetan y obedecen sin protesta.1
Está estrechamente relacionado con el concepto de legitimidad en el ejercicio del
poder político y el de consenso social. Como expresión, muy a menudo se
restringe en su uso a su sentido negativo: la "alteración del orden público",
asimilada a distintas formas de delincuencia, marginalidad, protesta pública,
revuelta y, en los casos más graves, revolución o subversión; especialmente
desde una concepción autoritaria del "orden", que lo equipara al mantenimiento de
la jerarquía social, las instituciones y el sistema político, considerando "desorden"
cualquier alteración en "lo establecido" (the establishment).
Se puede definir al orden público como «un conjunto de principios e instituciones
que se consideran fundamentales en la organización social de un país y que
inspiran su ordenamiento jurídico».[cita requerida] Sin embargo, en esta amplia
definición caben toda clase de fenómenos jurídicos (los principios generales del
derecho, la constitución política de cada Estado, la costumbre jurídica, el ius
cogens (normas imperativas), etc.).

Desde el punto de vista del Derecho Civil, el orden público es el "conjunto de
principios jurídicos, políticos, morales y económicos obligatorios para conservar el
orden social del pueblo en una época determinada".

ELEMENTOS DINÁMICOS
MEDIOS DE POLICÍA
Policía en la Guerra contra el crimen en Río de Janeiro (Brasil) en 2010.
Los Medios de Policía Jurídicos están reservados al legislador o al Organismo
Ejecutivo del poder público. Por su parte, los Medios de Policía materiales son
otorgados a la policía y suponen la intervención de las armas y la fuerza física. Las
principales disposiciones en este marco son el “Código de conducta para
funcionarios encargados de hacer cumplir la ley” (aprobado por la Asamblea
General de las Naciones Unidas en 1979) y el “Código europeo de ética de la
policía” (adoptado por el Consejo de Europa en 2001).14 Según estas normas, el
uso de la fuerza por la policía queda limitado por los principios rectores
fundamentales de la necesidad y la proporcionalidad.15 16
La necesidad refiere al carácter excepcional de la medida y del recurso a ella
exclusivamente cuando sea requerida por objetivos legítimos, como mantener el
orden o arrestar a un individuo que ofrece resistencia. Cualquier actuación
desproporcionada con respecto a estos objetivos (no recurrir en forma graduada a
la fuerza física o a herramientas no letales antes de utilizar armas mortales) es
rechazada por el principio de la proporcionalidad.17
Para que los miembros de la policía realicen su trabajo, el Estado les otorga
ciertas atribuciones, entre ellas poder arrestar, buscar, atrapar e interrogar, uso de
fuerza física; y si fuera necesario a veces, matar en caso de legítima defensa o si
la persona atacante o criminal suponía una amenaza o peligro inmediato al policía
y otras personas. En países con sistemas democráticos y Estado de Derecho, las
leyes regulan el procedimiento que deben adoptar los oficiales; no respetarlos
podría considerarse una medida arbitraria e injusta que podría originar una
investigación administrativa o criminal contra los oficiales de ley y orden que
malinterpreten o desobedezcan sus funciones policíacas.