Julio Carreras (h) El quid y El candil

Fotografía de Portada: Sebastián Hacher. Tomada durante el entierro de una de las víctimas del incendio de Cromagnon (Buenos Aires, 30 de diciembre de 2004)

Avisos Es posible describir una rosa puntillada por el rocío y hacer un texto bellísimo, interesante de leer, aplicando 100 líneas, como expresar lo más importante de un gran acontecimiento usando sólo diez. La brevedad posee una virtud insustituible: la de estimular acción interior. Siempre es más lo que el lector comprende o recrea cuando las palabras son pocas. He allí el meduloso valor de la poesía. El quid surgió desde la idea de que es posible decir lo esencial de cualquier tema en quince o dieciséis líneas. Y si no se lo logra, será un defecto del autor, no del esquema. El proemio al Evangelio de San Juan, con su prodigiosa definición -que a la vez deja un universo abierto al pensamiento imaginativo- es el mayor ejemplo. Otro requisito para iniciar El quid fue el de que lo dicho no tuviese una vigencia limitada a la mera fecha, sino pudiera contener algo trascendente, de modo que aunque pasara el tiempo, conservase utilidad para quien lo leyese. La mayor parte de los textos que ahora se presentan por primera vez en libro, fueron escritos para el diario El Liberal, entre junio de 1997 y octubre de 1998. Es preciso aclarar que no están todos los que se publicaron, ni se publicaron algunos de los que ahora entregamos. Se han agregado, además, otros textos breves, publicados en periódicos de papel o en Internet.

Autodestrucción Una hermosa parejita cruzaba la florida plazoleta del barrio. A lo lejos se oía el rugir de los motores, asordinado. Y en el horizonte pintaba de naranja las nubes el sol que huía.

Era una postal. Él, delgado, de zapatillas, la abrazaba. Ella se dejaba llevar, como un esquife en dulce ola. Él estiró la mano hacia un costado, como buscando algo. Y arrancó un gajo a un pequeño árbol, que trabajosamente crecía a un lado del sendero. La dulzura del amor adolescente se perdió. Las nubes rojizas parecieron ensombrecerse. ¿Cómo era posible que alguien en una situación tan feliz no pudiera darse cuenta de que el árbol es también una criatura que merece ser amada? Los culpables, seguramente, fueron sus padres. Que no tuvieron tiempo de enseñarle que las plantas son una de las riquezas más grandes con que puede contar una sociedad civilizada. Como no tienen tiempo, o ganas, de enseñárselo otros padres a miles de niños. Pues todos los días desgajan bárbaramente otros miles de árboles en brote de nuestra castigada Santiago.

Picadas -¿Cómo sucedió ésto?- Rodrigo se despertó rodeado de sus familiares, en una habitación blanca. Recordaba haberse puesto la mejor camisa, los borceguíes. Después, vagamente, un golpe muy fuerte y la oscuridad. Pero no. También el boliche, en las afueras de la ciudad. Las luces de colores, los brindis. -¿No te parece tonto haber arriesgado la vida así? -le preguntó si tío. Rodrigo se fastidió. -¿Tonto? ¿Acaso vos no te fuiste como voluntario a Las Malvinas? -contestó. La madre dijo entonces: -Tu tío ha arriesgado su vida por una causa grande, para defender a los demás. Vos, Rodrigo, la arriesgas solamente por apretar el acelerador. Estabas tomado. ¿Qué querías demostrar? Has roto el auto y por un milagro no estás muerto. Rodrigo se quedó callado. Era cierto... ¿qué extraño estupor lo había llevado a correr tanto al salir del boliche? Íntimamente, se prometió no hacerlo nunca más.

N.de la R.: Esta narración imaginaria tiene un origen real. La hemos creado sobre la base de los accidentes ocurridos en el mes de septiembre de 1997, donde 11 personas perdieron la vida, 36 quedaron heridas de gravedad y 5 lesionadas. Todas a la hora en que se sale de los boliches.

Tiempos crueles El desprecio por la condición humana, el rampante desdén por todo lo que no sea la satisfacción inmediata de la propia voluntad, la insensibilidad elevada a categoría del comportamiento social están, es innegable, en los mensajes de los medios masivos, pero también en el conjunto de las manifestaciones de nuestra época. Entender esto, reconocerlo, profundizarlo, rastrear los motores del individualismo atroz que se ha logrado instalar en todos los niveles de la sociedad, permitiendo el dominio de un sistema donde prevalece la brutalidad más cruel sin la menor oposición, es un trabajo que debemos hacer, día a día, para lograr que nuestros hijos tengan la chance que tuvimos nosotros alguna vez: esto es, soñar con una sociedad más justa, más humana. Debemos, sin embargo, caminar con prudencia. Enseñar a nuestras niñas y niños lo aprendido, como sobrevivientes de un proceso brutal que ensangrentó a la Argentina durante los últimos veinte años. Pues quienes aspiran a matar las almas, son, también, perfectamente capaces de asesinar el cuerpo. Y no debemos olvidarlo. Sobreabundacia de motores Ya casi nadie carece de auto en esta ciudad. Viejo, nuevo, desvencijado o reluciente, no importa. Y los que no tienen auto, tienen moto.

Tal cuestión no sería tan grave, si al menos estos innumerables, ruidosos, y humosos vehículos, se condujeran con prudencia por sus carriles. Pero no solamente invaden los ajenos -constantemente superan a los otros por la derecha, acción claramente prohibida por las normas de tránsito, sino se suben a las veredas -las motos-, se lanzan de contramano, con peligro de sus propias vidas y las de sus hijitos, que muchas veces llevan -los ciclomotores y bicicletas-. Por favor: si usted tiene un vehículo, pequeño o grande, y nos ha concedido la gracia de leer estas sencillas líneas: propóngase hoy respetar las normas elementales del tránsito. Nada más. Con ello, seguramente, hará esta ciudad un poco mejor.

Conciencia del vivir ¿Dónde está la sabiduría que hemos perdido en conocimiento?/¿Dónde está el conocimiento que hemos perdido en información?/ ¿Dónde está la vida que hemos perdido en existir?/ Estos versos de Eliot nos dejan con el aliento cortado por colocarnos de súbito ante una situación trascendente. Como en la boca de una caverna, donde se ocultara el secreto del Universo. “¿Dónde está la vida que hemos perdido en existir?” Pero, ¿cómo se existe, para no perder la vida? “El que quiera ganar su vida debe perderla” se nos ha dicho también. ¿Entonces, tenemos que cursar la vida “como perdiéndola”? Lo que parece cierto es que para vivir la vida sin “consumirla” hay que tener conciencia. Y para tener conciencia debemos mirar las cosas en su interior. Y mirar el interior de las cosas sólo parece posible desde nuestro interior. Conciencia de nosotros, que significa no estar distraídos. Y así disfrutar conciencia de los otros: nuestros familiares, nuestros amigos. Algo tan maravilloso que al descubrirlos se emociona uno cada vez. Parece que la verdadera conciencia se vive siempre con la ayuda del corazón.

Mosquitos Los antiguos decían que los mosquitos no eran animales. Sino emanaciones de los malos pensamientos de la gente. Si esto es así, los santiagueños estaríamos llenos de malos pensamientos. Y cada vez más. En todos los barrios de la ciudad, verdaderas legiones de mosquitos se han afincado en los cuartos de las casas. Cada año han ido creciendo en cantidad. En este pre-verano, asombran. Desde un video canadiense, una bióloga dice que los científicos no han podido dilucidar sentido en la existencia de los mosquitos. Toda otra especie parece tener una función ecológica. Semejantes a vampiros, se alimentan de nuestra sangre. Buscan los lugares oscuros y húmedos para reproducirse. Y transmiten pesares. Puertas adentro de las instituciones oficiales, nadie denota haberse percatado de la concurrencia de esta arcaica plaga que -¿aún sin faraón?-, asedia a niños, mujeres y hombres de esta ciudad.

Hacer Hay una fórmula secreta para lograr que nuestros semejantes nos quieran. Es hacer todo lo que veamos como necesario a nuestro alrededor. Empezando por nuestra casa. Si vemos un plato que no se ha lavado, pues hagámoslo nosotros. Si alguien dejó la basura sin recoger, tomemos la escoba, la palita, y juntémosla cuidadosamente para tirarla al tacho o la bolsa. Sin protestar, por cierto, pues de otro modo estaríamos anulando el efecto positivo de nuestra acción. Especialmente los hombres, debemos dejar de creer que con llevar algún dinero a la casa termina nuestra obligación. Me pareció maravilloso el otro día ver a uno de los intelectuales más talentosos de Santiago barriendo la vereda de su ancha casa. Más grande que cualquier filosofía, es la capacidad de actuar bien.

Una sencilla frase nos ayudará: "Si algún trabajo está sin hacer, ¿por qué no he de ser yo quien lo haga?"

Sirena nocturna -¡Un accidente!- se sobresalta la señora, sentándose en la cama. El esposo, malhumorado, le dice: -No, esa sirena suena casi todas las noches. "Esa sirena" es una mezcla de aullidos, pitazos entrecortados, chiflidos, ululeos, caramillos, en alucinante combinación. Es frecuente oírla a las madrugadas, por toda la ciudad. No se sabe si pertenece a ambulancias, vehículos policiales, motocicletas... La venta libre de estos engendros los ha hecho proliferar. La Ley de Tránsito prohíbe las bocinas. ¿Las prohíbe? Más hubiese valido que las recomendara. Muy poca gente se expresa sin bocinas hoy. Quieren saludar a un amigo que va por la vereda: pegan un bocinazo. No se bajan de los autos para tocar el timbre. Tocan bocina. Al despedirse: bocinean. ¿Cómo eludir semejante parafernalia de bocinas que nos agobia cada día? ¿No habrá esperanza ya de vivir con cierta paz? Si la hay. Estamos seguros de que, con el tiempo, se dejará de lado la bocina. Como dejamos de lado el garrote vil que usaban nuestros abuelos.

El egoísmo es un toro muy difícil de voltear En nuestra infancia conocimos a un hombre que solía voltear novillos tomándolos de las guampas. El pesado animal venía a la carrera, levantando un polvaredal que lo tapaba. El hombre, mirando fijamente con sus ojos verdes lo esperaba alerta. Cuando el animal estaba por llegar a él se lanzaba hacia su cabeza,

tomaba un cuerno en cada mano y con un movimiento ágil lo derribaba. Después venían los peones, rápidamente se tiraban encima y lo inmovilizaban. El mismo hombre que tan fácilmente efectuaba esas hazañas, solía irse de su hogar por tras de alguna mujer, dejando a su familia abandonada. Regresaba desencantado, agrio, sin entusiasmo ni dinero, varios meses después, reclamando encima que su esposa y sus hijos lo consolaran. Estas costumbres bárbaras se conservan aún hoy en algunos lugares de nuestra campaña. Cuán deseable sería que estos hombres, así como se animan a enfrentar fieras bestias con riego de su vida, se atreviesen también a enfrentar al egoísmo, esa bestia nefanda que todos llevamos dentro. Y que produce calamidades peores que las magulladuras de un toro. Pues lastiman para siempre el alma de quienes deberíamos haber amado y no lo hicimos.

Buenas relaciones “Yo tengo buena relación con todos”, dice un sacerdote católico. Esto -una afirmación frecuente en este lugar- sin duda es loable. Pero también podría implicar una fatídica negación. Particularmente en el caso de un sacerdote. En su caso es muy fácil tener buenas relaciones con los poderosos, y probablemente por eso es que se ve a tantos ministros del clero muy gordos. Por lo que sabemos Jesús –que supuestamente debería ser el modelo de todo cristiano-, nunca tuvo buena relación con todos. Todo lo contrario: casi constantemente estuvo peleando con uno u otro poder mientras duró su ministerio en esta tierra. “Tener buenas relaciones con todos”, en un medio donde impera la injusticia, puede significar, a veces, habernos hecho cómplices de quienes oprimen y estafan a los más débiles. Tal vez, sin habernos dado cuenta.

Gigantesca piedad Un día en que Abu Nonas visitaba a un amigo, el techo empezó a crujir. -¿Qué es eso? -preguntó. -No temas, es el techo que alaba al Señor. En cuanto oyó estas palabras, Abu Nonas salió de la casa. -¿Adónde vas? -le preguntó el amigo. -Temo que aumente su devoción -contestó Abu Nonas -y que se prosterne estando yo adentro. Esta jovial parábola Nozhat el Djallas nos ilustra acerca de un error frecuente de las personas religiosas: el creer que Dios se ocupa de cada pequeña cuestión de un modo particular. Si fuera así, jamás nos habría otorgado nuestra libertad.

Violencia larvada El niño avanzó por el pasillo de la escuela, rumbo a la cantina. -¡Feliz cumpleaños! -oyó que le decían. Eran sus amigos... ¡se habían acordado! Ese día cumplía 14 años. Avanzó hacia ellos, con los brazos extendidos, esperando los abrazos. La primera trompada le dolió más en el alma que en el rostro, donde la recibió. Pero trató de sonreír. La segunda trompada lo derribó. Sus tres "amigos" comenzaron a patearlo, en el suelo. Dos de sus compañeros, que sabían de un problema en la rodilla que había tenido, hace poco, trataron de sacarle de encima a los agresores. Lo consiguieron cuando ya le habían dado un puntapié justamente allí. Cuando recriminaron a los otros, les contestaron:

-¡Ehhh! ¡qué antipiernas! ¡Lo estamos felicitando! El niño, con el rostro cubierto de lágrimas, debió ser enviado a su casa. Esto no es un episodio extraído de "La naranja mecánica". Ocurrió en nuestra ciudad.

Amor curativo Un niño fue abandonado por su madre biológica en un hospital. Tenía razones para ello. Había nacido sin ojos, y con parálisis cerebral. Los médicos determinaron que sería mudo e idiota, en caso de sobrevivir. Una enfermera decidió luchar por él. Pese a tener otros hijos, lo adoptó. Durante muchos años resultó una pesadumbre. Apenas diferente de un vegetal, no mostraba más signos vitales que sus funciones básicas -efectuadas siempre con ayuda de la madre. Una tarde, ella escuchó tocar rústica y claramente una melodía en el piano. Era él... Ya convertido en joven, es muy popular en su pueblo, como concertista. La historia, reproducida por Julio C. Castiglione en uno de sus libros, genera dos preguntas: ¿qué hubiera sucedido si el niño quedaba solo?. Y: ¿qué produjo el milagro de su florecimiento en música?. A la primera podemos responder que seguramente hubiese muerto. A la segunda: la savia que alimentó su renacimiento fue el amor. Con lo cual podríamos intentar una proposición: amor es igual a vida. Desamor, es muerte.

El enemigo interior El poder genera querer. El querer no se sosiega fácilmente una vez desatado. De poseer una cosa desciende muy rápido al desencanto.

El desencanto genera ansiedad. Y la ansiedad impulsa a ambicionar mayor poder, para conseguir gratificaciones mayores que imagina la insatisfacción. ¿Cómo escapar de la tentación del egoísmo desenfrenado? Con educación. Con la repetición infinita de conceptos esenciales. Como el de que nuestros beneficios no pueden ser obtenidos quitándole el pan a otro. Y si alguna vez se lo ha hecho, luchar para devolvérselos. ¿Luchar? Sí. Contra el mal que existe en nosotros mismos. Odios, envidias, rencor, ansias de lucrar con nuestros prójimos. El peor enemigo del bien está siempre adentro, no afuera de nosotros mismos.

Leves lágrimas A pesar de los pesares uno mira por la ventanilla y encuentra al sol por las mañanas. Y cuando él pinta las hojas de los eucaliptos en Libertad y Colón, puede emocionarnos casi hasta las lágrimas. ¿Por qué la belleza a veces nos da como unas ganas de llorar? ¿Será el haber sufrido tanto, que el dulzor de una cierta melodía, o un árbol pintado por el sol, semeja en nuestro ánimo una caricia? Y como el hijo que ha viajado durante muchos años por el mundo, recibiendo en su piel toda clase de humillaciones y adversidades. Y regresa ya con los cabellos blancos a recibir la bendición de su madre. Y al oír los primeros acordes de su voz antes de abrir la puerta, llora. Así nuestra alma se conmueve humedeciendo los ojos ante el temblor de los álamos en la brisa o un gorjear de pájaros. Porque quien ha conocido el dolor más cruel sabe gustar con deleite las más sencillas alegrías. Y agradecerlas. Como las cigarras.

El martirio de los árboles

Los árboles de la ciudad están comenzando nuevamente a florecer. Cuando los dejan. Muchos de ellos tienen sus ramas rotas, por personas a quienes no puede llamarse ya “inadaptados”, pues son gente común, normal, que camina por las veredas y a quienes no se les ocurre mejor idea que cortar una ramita a cada árbol. Así, cuando pasan cien, doscientas personas, ese árbol ha perdido ochenta, noventa ramitas, al menos. También hay vecinos que cuando les molesta alguna fronda, no vacilan en depredarla en el acto. Otro caso aparte son los grupos de muchachos que juegan al fútbol en las plazas. Cuando se enfervorizan, no tienen en cuenta para nada a los pequeños árboles y plantas que pugnan por resurgir, saliendo de su letargo invernal. La dirección de Parques y Paseos de la municipalidad está plantando árboles otra vez en varios paseos de nuestra ciudad. Pero, ¡por favor!, cuidémoslos. Pronto vendrán los duros calores del verano... y estas plantas, creciendo aquí y allá, serán la mejor de nuestras defensas.

Del alma Para una inmensa cantidad de personas el alma es sólo una metáfora. Para los antiguos, era la mayor realidad. Sólo cuando el Alma habla las palabras viven -dice un texto anónimo y milenario. Y sigue: Sólo cuando el corazón es libre puede el amor ser expresado. Sólo cuando el oído escucha, el verbo actúa. Sólo si los ojos son puestos en la luz pueden los pasos ser dirigidos correctamente. Sólo si el pensamiento calla, el espíritu habla. Sólo en la ausencia de deseos puede la paz florecer. Sólo cuando los ídolos caen puede ser encendida la antorcha de la libertad. Sólo trascendiendo la pequeñez del ser se llega al santuario interior. Sólo en la ausencia de la personalidad Dios revela su plan. Sólo disolviendo la ilusión del tiempo y el espacio se comprende al espíritu...

El alma evoluciona como los animales, decía Santo Tomás: "El feto primero tiene un alma como de vegetal, luego de animal y por último (no recuerdo si al nacer o a los tres meses de gestación) el hombre tiene el alma divina" ¿Y qué nos viene hablar éste del alma con todos los problemas que hay? -se dirán, tal vez. Es que yo creo que si limpiamos al alma, todos los problemas de afuera se verán pronto solucionados.

Bobos El bobo empolla sólo dos huevos. (Es una especie de pelicano de las Galápagos.) Sabe que el alimento en esa región alcanzará para mantener uno. Pero alienta dos, por si acaso. Cuando nacen los pichoncitos, uno de ellos empuja fuera del nido al otro. Lleva en sí un instinto que le indica la precariedad del medio. La madre permanece indiferente. El más débil, pues, luego de algunos torpes forcejeos, muere, boqueando desamparado bajo el ardiente sol. Únicamente el pollito asesino sobrevive. Con mayor frecuencia de lo que seríamos capaces de aceptar también los humanos obramos así. Cuántas veces empujamos fuera del nido confortable de la prosperidad, de las mejores oportunidades, a los más débiles. Y llamamos a nuestra cruel acción "éxito". Pero tenemos un antídoto extraordinario contra este instinto ancestral. El arrepentimiento. Si somos capaces de sentir un poco aunque sea el dolor de los demás. De ponernos en su lugar, un momento cada vez. No lo haremos. No seremos lustrosos y cargados de oropeles por fuera, quizás. Pero nuestro corazón resplandecerá.

Neurosis depresivas

Ella dobló las rodillas sobre su pecho. Parecía muy oscuro ese día. Pese a que la ventana reflejaba el sol. Ayer le habían dicho que tenía "neurosis depresiva". Le habían recetado pastillas. Después de tomarlas, había dormido dos días. Decidió salir a caminar. Casi sin proponérselo llegó la casa de su amigo Demián. Cuando le contó su problema, él sonrió y le dijo: -Quien se salve de cierta neurosis en este mundo es un loco. -Pero la mía es depresiva. -Igual -dijo Demián-. No tomes pastillas. Las neurosis son una gran sensibilidad. Y la sensibilidad no hay que anestesiarla, sino canalizarla hacia buenos fines. Si la pobreza te deprime, si el dolor... trabaja para los demás. Hay instituciones que juntan lo que pueden para los niños pobres. Especialmente comida... Cuando veas a un niño, a quien nadie hizo nunca una caricia, sonriendo al recibir la tuya... te curarás. Ayudar da alegría... Ella salió de allí tocada. Al doblar la esquina, se dio cuenta por primera vez que a través de una gotas de rocío brillaba el sol.

Joven pianista “El silencio es necesario para la salud”. Esta sabia reflexión no proviene de un anciano científico sino de una joven de 26 años. Así como la hoja en blanco es necesaria para que en ella podamos pintar, el silencio es necesario para la música. No sólo para la que se produce con instrumentos, sino para otra, más honda, casi inaudible, mas esencial para que podamos apreciar a la música exterior. La música del alma.

Todo lo natural produce música. El girar de los planetas y estrellas del universo suscitan lo que Pitágoras llamó "la música de las esferas". Para escucharla hace falta el silencio. Como nos dijo Mariana Quainelle, una pianista que enorgullece a Santiago. Y que hace unos días interpretó como solista variaciones de César Franck para piano, con la Orquesta Sinfónica de Tucumán, dirigida por el maestro Eduardo Alonso-Crespo. Se comprende que una persona tan joven pueda poseer percepciones tan sabias, cuando se sabe que fue educada desde la infancia para saber escuchar la voz de la naturaleza.

La aceptación de sí mismo “Qué lindo sería yo si tuviera ojos azules”, dijo un muchacho de 15 años a sus compañeros de un colegio privado. Esto provocó la hilaridad de todos y algunas burlas. Y esas burlas un mayor resentimiento en quien impugnaba su raza y su color. Los sentimientos de una actitud como la mencionada llevan a una situación de subconsciente inferioridad respecto de otras razas distintas a la nuestra. ¿Y cuál es la nuestra? Creemos que podemos llamarla mestiza. Hispano-aborigen en principio, con abundante contribución árabe y un poco de italianos del sur. Una raza como cualquier otra, con extraordinarios talentos y errores abismales. Pero, todos, absolutamente todos los seres existentes en este mundo pueden ser hermosos. Para ello es necesaria una condición indeclinable: aceptarnos, íntegramente, tal como somos. Una inmensa sabiduría ha creado todas las combinaciones. Cada color de pelo, cada nariz, cada textura de la piel. No solamente seremos más felices si nos aceptamos y amamos -en el buen sentido. También seremos más lindos. Y seguramente todos se darán clara cuenta de ello.

Inmadurez Una periodista -posiblemente linda- le preguntó a Alain Delon sobre su humor cuando se levanta de dormir. Ciertamente una pregunta frívola. La respuesta no lo fue menos. -Si estuvieras conmigo una semana lo sabrías -contestó el canoso galán. Lo cual indicó de nuevo que en tal mundillo suelen madurar (a veces) los cabellos pero difícilmente los cerebros. Esta inmadurez suele llevar a todo tipo de recursos para intentar ocultar los signos de la edad. Como si la potencia sexual y la juventud fuesen valores imprescindibles para la condición humana, en cualquier etapa. Precisamente, el no comprender que los humanos -como todo lo natural- cumplimos etapas en nuestro paso por el mundo, lleva a estos dolorosos equívocos. Cada etapa tiene sus funciones y su valor. La etapa del anciano tiene una hermosura sin par, si se ha vivido con atención y anhelo de conocimientos la vida. Pero resulta una grotesca repetición de actos vacíos, si hemos tirado nuestro tiempo de juventud y adultez por cada una de las ventanas a las que nos tocó asomar.

Extraño demonio Es un desecho tóxico, causado por un microbio sobre los azúcares, descomponiendo las moléculas para producir una fermentación venenosa. Se lo llama alcohol. En árabe: "algo sutil". Sirve para propósitos útiles en los laboratorios. También sirve para extraviar a un hombre o una mujer -quien no lo sabe. ¿Lo saben? -“Deme una caja de veneno” -farfulla con voz estropajosa un vecino de cierta villa miseria. Con impúdica contrición, reconoce que ese líquido le hace mal. Pero utiliza el único peso -que ha logrado arrancar a su prójimo con mentiras-, en comprar eso que él llama, con extraordinaria intuición “veneno”. Por la calle sus siete hijos vagabundean mugrientos y tristemente agresivos, desde la madrugada hasta la alta noche, comiendo constantemente lo que les dan y sin educación alguna. En el rancho la mujercita, embarazada, intenta separar algo para vender de la basura que a veces juntan.

Sin embargo el hombre -un cuarentón alto, fuerte, hasta elegante en su mísera presentación- sigue tomando. Alcohol. Oscuro demonio ante el cual se postran humillados miles de santiagueños, cada semana. Materia sutil que domina el alma.

Delincuentes en vacaciones El delincuente alemán de 14 años que nos habían mandado al país para un programa de rehabilitación implementado por el municipio de Darmstadt, abandonó hace unos días la Argentina junto a su tutor, luego de permanecer algo más de dos meses y medio en diferentes puntos turísticos. Algunas de las “travesuras” que el adolescente Chris hizo aquí son las siguientes: asaltó la caja fuerte del hotel porteño donde estaba alojado; en Bariloche robó un automóvil durante tres días; en Chubut hizo desaparecer un manojo de llaves, se encontraron algunas sábanas destrozadas y un gato estrangulado. En los últimos dos años, Chris había acumulado 170 causas por delitos graves, pero por su edad, en Alemania era “inimputable”. Pese a que los prejuicios raciales se declaran superados en los países anglosajones y germánicos, al parecer no trepidan a la hora de mandar al “Tercer Mundo” cualquier desecho tóxico, como el gamexane de nuestra provincia o los residuos nucleares intentan enterrar en sitios "especiales" como El Bolsón. Esta nueva “moda” de mandarnos delincuentes para que se “rehabiliten” entre nosotros, debería ser meticulosamente estudiada por las autoridades argentinas de inmigración, antes de dar tan fácilmente su asentimiento.

Palabra de Rogel La casa de Canal Feijóo ha sido demolida. Quién sabe en qué momento sucedió, yo me enteré hace poco cuando, para visitar a un amigo, pasé de nuevo por allí.

Entonces me acordé de que, por una denuncia de miembros de la comisión directiva de la biblioteca Sarmiento, me había tocado investigar el despacho a la basura de la biblioteca personal de Canal Feijóo. Fuimos con un fotógrafo a la casa que fuese del gran escritor; se mantenía en buen estado, pese a los años. La señora de Asencio, del frente, nos dijo creer “que allí se iba a construir una clínica o algo así”. Recurrimos a la persona mencionada por ella –un traficante de oro-, y nos informó que el propósito de su comprador, el oculista Rogel, era echar abajo la antigua casa para instalar “una clínica muy moderna”. Rogel nos dijo que “de ninguna manera se iba a demoler esa casa, pues representaba parte del patrimonio cultural de Santiago del Estero”. Por el contrario, anunció que se la iba a refaccionar, para que jerarquizarla como un monumento histórico. Si no hubiese grabado esa conversación, si no la hubiese publicado en El Liberal, creería que todo había sido un sueño. Como me parecía un mal sueño ayer cuando, al pasar de nuevo, vi otra vez a ese lugar, que albergase los afanes de uno de los mayores pensadores argentinos, convertido en playa de estacionamiento. Pocos actos grafican como éste las causas profundas del atraso santiagueño.

Cuerpo y alma -¿A qué es semejante el alma? -A un soplo. A una brisa suave. -Pero se dijo la vez pasada que formaba parte del cuerpo. -Creo que sí. Sólo que constituye una materia tan sutil, que únicamente sentidos muy desarrollados pueden percibirla. Habíamos hecho una comparación entre el alma y la electricidad. Porque ninguna puede verse a simple vista. Y decíamos que mientras la electricidad se manifiesta a través de las bombitas de luz, el alma se manifiesta a través de las personas. -Era sólo una comparación, ¿no?.

-Así es. De hecho el alma se parece tanto a la electricidad como puede parecerse el petróleo al aire. Ella está compuesta de una materia mucho más sutil que la electricidad. -¿Y que consecuencia práctica tiene la existencia -o no- del alma? -Sin alma, los seres no tendríamos diferencias importantes con los objetos. Y como ellos, podríamos perfectamente comprarnos, vendernos. Destruirnos. La prostitución, en tal caso, podría ser considerada como uno de los Derechos Humanos.

No te enamores Y la muchacha me dijo / ...¡no te enamores de nadie! dice Rubén Blades, cantando sobre un contagioso ritmo centroamericano. -Tiene razón. En lo de enamorarse, decimos. Se cree que enamorarse es una gran ventaja (una profusa propaganda publicitaria ha ayudado a esto). Pero verdaderamente el enamorarse es perjudicial. ¿Por qué?... Pues se pierde casi completamente la objetividad y la facultad de razonar. Así, se cometen grandes equivocaciones. -Entonces, ¿cómo emprender una buena relación de pareja? -Amando. -¿No es esto contradictorio? -En absoluto. Para amar de verdad no hay que estar enamorado. Nadie que esté obnubilado por los deseos puede definir dónde empieza su voluntad de amor y termina una vulgar ansia egoísta de gratificación sexual. Mientras que si uno observa, serenamente, a una persona, y luego decide amarla, darle toda la felicidad que sea posible... y para siempre.... Está ejerciendo un criterio y un grado de libertad adecuados a la condición del ser humano.

Amor corporal Quién ha dicho que amar no es sentir sobre la piel las caricias de alguien que cuando está nos infunde paz y cuando no está igualmente pues quedó su contorno en el alma y esa luz nos alcanza para soportar el suave dolor de la transitoria separación. -¿Alguien dijo que no es amor? -Sí, alguien aquí. -Tal vez fue una equivocación. O un exceso de síntesis. Seguramente. Pues amar es también descubrir ese lazo interior que nos une con el otro ser y parece venir desde antes de haber nacido, haciéndonos decir “yo te conocía... no sé de dónde, pero te conocía...” Sentir que en algunos momentos el tiempo se suspende; uno queda como alejado de lo que sucede alrededor, los sonidos no entran en ese cerco sutil que nos envuelve; sólo la presencia imaginaria de quien amamos, la cual nos completa desinteresándonos de cualquier problema terrenal. Amor es esto, también, ¿no? -Sí. Sí. Amor es esto, también.

Los jóvenes no deberían casarse con personas ancianas Las revistas mostraron como una gran cosa el “noviazgo” del actor norteamericano Robert Duval, de 68 años, con una bella porteñita de 28. La moda de los ancianos emparejándose con jóvenes puede ser un derivado de la civilización industrial, que evalúa a los humanos en relación con la productividad física. Lo cual genera también el injustificado terror a “ser viejo”. Mas la vida tiene etapas evolucionantes conectadas entre sí. A cada una de ellas corresponden deberes y derechos, satisfacciones y padecimientos. La edad ideal para casarse, está entre los veinte y treinta años. El

hombre podría ser un poco mayor que la mujer -pues la mujer madura antes-; pero cuando se da una diferencia de 30 o 40 años... es antinatural. El objetivo más importante del matrimonio es gestar los hijos. Dar continuidad a la especie sobre la tierra. Esta función es las que más nos acerca a la semejanza con Dios. Y en el mundo los elementos se agrupan por afinidades objetivas. Por eso es tan bello ver a las parejas que han logrado llegar en armonía a una avanzada edad. Y un poco obsceno el cuadro de una anciana acariciando con afán erótico a un joven.

Es frecuente sentirnos atraídos por quien no nos necesita -Muchas veces amamos a quien no lo merece - murmuró un padre preocupado, repitiendo un aforismo popular. En efecto. Suele ser frecuente en los adolescentes (1) amar a personas que los someten a desprecios o situaciones difíciles. ¿Por qué sucede esto? Si la relación amorosa debería ser un concierto de afinidades, armonías naturales o creadas por los amigos, esposos o novios de la misma manera que un delicado artesano construye casitas con hojas o palillos de fósforos. Sin embargo la sociedad nos enseña a creer que es amor esa atracción visceral que surge del deseo físico, u otros condicionamientos como la belleza exterior, la posición económica o el prestigio social de quien elegimos para “amar”. Sucede entonces que se actúa como en relación a un objeto de vidriera, que cuanto más complejo y propagandizado como “bueno” es, más codiciado. Mas el amor verdadero parece que fuera esa decisión tranquila y simple que nace de brindarnos a otro principalmente en actitud de servicio -que no es servidumbre, sino lo contrario. Y en lo que se refiere a un novio, novia o marido, se manifiesta no en dependencia de sus caprichos sino en libertad ejercida para

hacerle bien. Mientras respecto de padres, hermanos, amigos, debería fluir constantemente, impulsado por el sincero desapego a todo egoísmo de nuestro corazón. (1) Nota necesaria: no solamente los jóvenes son adolescentes, sino a veces mucha gente mayor.

No toque bocina Si usted encierra a un monito adentro de un auto, seguramente enseguida encontrará la bocina. También casi seguramente su sonido le gustará, y empezará a tocarla una y otra vez. Hasta que el estrépito nos hastíe y decidamos quitarlo a allí para detener su atronadora diversión. Es propio de los sistemas cerebrales prehumanos el afecto por los sones estruendosos. Por ello no se explica esta increíble adhesión al uso de la bocina que manifiestan la mayor parte de los automovilistas santiagueños (y también los motociclistas, bueno es decirlo, aunque sus bocinas suelen ser menos potentes). No se bajan del auto para llamar a alguien: tocan bocina. Si alguien se demora dos segundos en darles paso, tocan bocina. Si quieren saludar a alguien: tocan bocina. Agobian a los transeúntes con horrendos estallidos conjuntos de bocinazos cuando se genera un embotellamiento. ¡Y la bocina está prohibida por el Reglamento de Tránsito!...

Servidores de la comunidad

Un policía sube al colectivo, saluda apenas al chofer y pasa al fondo. Algunas cuadras más adelante, tres policías suben, uno de ellos manotea al aire, pasan. Como el colectivo está medio vacío, dos de ellos oficiales- se sientan. Más adelante, suben dos empleados municipales. Saludan, pasan. Una maestra que iba a su trabajo, comenta a su vecina de asiento: -¿Por qué los policías y los empleados municipales no pagan boleto? ¿Será un acuerdo entre la empresa y las instituciones del Estado? La otra señora le contesta que no sabe. Entonces la maestra dice: -Está muy bien que no paguen, si se los considera servidores de la comunidad. Pero los maestros, ¿no somos acaso los primeros servidores de la comunidad? ¿Quién educa a los niños casi desde que nacen, capacitándolos para desenvolverse en la vida?. Y si los agentes policiales y municipales, que ganan mucho más que nosotros, no pagan boleto en los colectivos, ¿por qué tenemos que pagar nosotros?

Residuos brutales de "la noche del sábado" Durante una somera recorrida por el barrio Autonomía, ayer domingo 10 de mayo, a las 7:45, pudimos observar lo siguiente: 1) En la esquina de 25 de Julio y 27 de Abril (el centro del barrio) algún grupo de primates alcoholizados había destruido la verja del bloque de departamentos ubicado allí. La jarana había sido reciente, pues además del sencillo pero agradable poste y sus pilares brutalmente derribados, se veían esparcidos en derredor botellas vacías, colillas y restos de comida. 2) En la esquina de Pedro Gallo y Máximo Ruiz (al frente de donde va a ser la Terminal) tres adolescentes desarrapados estaban escalando la tapia de una casa al parecer deshabitada. 3) En varios lugares del barrio merodeaban individuos borrachos (vimos también un par de mujeres), en motocicleta, a pie, profiriendo inarmónicos berridos o gritando a favor de uno u otro club.

Nos preguntamos: ¿No hay policía aquí? Respuesta: Sí la hay. -¿Y dónde están? Respuesta: Bueno, nos dijeron que no tienen nafta para el “móvil”. -Pero, ¿no podrían recorrer el barrio a pie, en bicicleta?... ¿No le da armas el Estado para que protejan la seguridad de los ciudadanos? Quisiéramos saber si tan sólo se han enterado de esto que hemos visto, en sólo cinco minutos y una recorrida al azar.

Jumanji Nuestro querido buzón familiar, otrora cofre apreciado de donde rescatábamos a cada tanto pequeñas alegrías –cartas de algún amigo, noticias de la familia distante, revistas, discos, libros-, se ha convertido ahora en un cofre al estilo Jumanji. Ello por obra de las “compañías de servicios”, que han adoptado la desagradable táctica del la “intimidación” (como publicó en un sonado acto fallido Aguas de Santiago en uno de sus avisos de El Liberal). Edese no deja pasar más de uno o dos días del vencimiento para comenzar con sus “intimidaciones” que amenazan cortar la electricidad. Gasnor otro tanto; las “intimidaciones” de Aguas de Santiago son verdaderas afrentas. Lo hacen con alevosía, aplicando tácticas como tirarte esas agresiones impresas los domingos al mediodía, cuando estás almorzando tranquilamente con tu familia. Sus inmensas ganancias a costillas de la población les impiden comprender que si seis o siete personas que componen una familia normal santiagueña, subsisten con salarios de no más de 400 pesos –de los cuales muchos no cobran nada, por causa de los códigos de descuento-, les resulta imposible pagar en término las sobrevaluadas tarifas que han logrado imponer a nuestra ya agobiada comunidad.

Miserias de la realidad

Entre los numerosímos edictos de remate que se publicacan cada día –sin duda un pingüe negocio para los diarios- nos sorprendió ver hace poco el de los bienes de un prestigioso colegio privado bilingüe. Remataban computadoras, pupitres... se nos sobrecogió el corazón, pensando que en esas aulas, sobre las que ahora se abatirá el martillo implacable del rematador, se crearon durante tantos años momentos de confraternidad y alegría. Y nos vino a la memoria el ignominioso proceso que sufrió la Sociedad Española. Un lugar que fue sagrado para el corazón de los santiagueños. Hoy convertido, por la destructiva acción de un abogado, el cual obtuvo su remate judicial, en un edificio muerto. Un edificio mancillado por la tierra y los papeles abollados que el viento arrastra, orinado por los borrachos que regresan al amanecer de sus noches de juerga... oscura afrenta para los mansos habitantes de esta ciudad.

Cumbia y tintillo Alegría grave y concentrada, la de nuestra cumbia, dice Enrique Butti, escritor santafesino: ...Arrastra a un baile sin gritos, la cara impasible como una máscara, un terremoto de la cintura para abajo dejando el torso firme, con un floreo vertiginoso de brazos para que ella dé vueltas y se entrelace, pero con pasos medidos, integrando a las parejas en una coreografía conjunta en el círculo general de la pista, en un ordenado espiral acompasado. Una pareja que se dejara llevar por la libertad de movimientos crearía en esa vía láctea un descalabro cósmico. Pero ¡ay! luego de muchas copas, el descalabro temido por Enrique se produce. Un bailarín choca con la compañera de su vecino. Dos o tres veces. El otro sospecha que lo está haciendo a propósito. Por menos de eso estallan cada sábado, en los bailes populares de Santiago, tremendas rencillas. Que dejan un sabor amargo en todos. Y nada después será igual.

Preguntémonos: ¿por qué mejor no aprovechar la fiesta, y evitar los excesos de alcohol, que arruinan la alegría?

Vidas de perros Un perro mordió a un niño, y su padre, enojado, decía: “Habría que matar a ese animal”. Su amigo le contestó: “No es el animal quien tiene la culpa, sino su dueño. Los perros tienen el carácter de sus amos. Si el amo es bueno, afectuoso, gentil, el perro será así. Si el amo agrede a la gente... el animal también.” Terció otro: “Yo tenía un perro que era tan bueno, tan noble... lo habíamos criado desde que nació como a un hijo más. Me lo robaron. Mi hija mayor se enfermó cuando sucedió. Ofrecimos una recompensa y finalmente apareció. Pero la persona que lo tenía nunca me supo explicar por qué estaba en su casa”. -Bueno, tu perro tiene mucha suerte. Porque fijate cuántos perros andan en la calle, hocicando en la basura para poder comer. Flacos, tristes, como espectros errantes... -También se parecen un poco a sus amos. -Y ¿qué habría que hacer en este caso? -Bueno, creo que en este caso habría que ayudar a ambos. A los perros y a sus amos.

La casa de Argañarás Alcorta

Santiago del Estero, hasta principios de la década de los 60, era una ciudad colonial. Edificios de majestuosa construcción, aún considerando algunas proporciones modestas, se alzaban a uno y otro lado de las callecitas angostas, empedradas, por donde muy de cuando en cuando pasaba algún auto, y muy pocas motos. Este aspecto de la ciudad, unido al florecer de los lapachos, la elegancia de los transeúntes, el recato de las damas que transcurrían como una visión suave en los atardeceres primaverales -sólo para esfumarse tras alguna puerta labrada o los burilados vidrios de una puerta cancel-, dotaban a nuestra ciudad de un romántico fulgor al cual dificílmente un alma sensible se podía resistir. Hoy quedan pocos de estos antiguos edificios. Una concepción cuestionable del progreso ha sembrado de locales cuadrados y compuestos casi completamente de marcos metálicos y vidrios los lugares donde antes estaban aquellas moradas. Por ello es tan elogiable la decisión comunal, de recuperar la antigua casa de los Argañarás Alcorta, para convertirla en museo. Nuestra sociedad y la historia se lo agradecerá.

Cristo Cuando fue crucificado en el Gólgota, Su gran Sacrificio por la humanidad recién había comenzado. Cada año, desde su crucifixión, para el 21 de septiembre, cuando el Sol pasa por el signo zodiacal de Virgo al de Libra, el Espíritu de Cristo, al retornar a la Tierra toca nuestra atmósfera. Entonces las plantas florecen y elevan un cántico de alegría en su honor. Ha llegado la primavera de su amor. El había iniciado este camino descendente alrededor del 21 de junio, en el solsticio de invierno, cuando el Sol entra en Cáncer. El Salvador llega al centro de la Tierra el 24 de diciembre, y allí permanece por tres días. Luego comienza a salir. Este camino se prolonga hasta el solsticio de otoño (en Pascua) cuando será liberado de su prisión con hondo sufrimiento y empezará a elevarse hacia el trono del Padre, adonde se acogerá glorioso a mediados de junio.

Clavos Tres conceptos básicos sustentan al capitalismo. Ellos son: egoísmo, mezquindad y violencia. El primero egoísmo- sustenta la apropiación individual de los bienes comunitarios. El segundo -mezquindad- sustenta la acumulación necesaria para agigantar estos recursos por medio de astutas acciones especulativas. El tercero violencia- constituye el núcleo de un mecanismo que garantiza el predominio de la injusticia sobre la humanidad desde sus orígenes. Ellos son como los tres clavos, que atenazaron el Cuerpo de Cristo sobre la cruz. Solamente cuando la humanidad extraiga estos tres conceptos de su cultura, podrá comenzar el camino que lleva a la verdadera felicidad.

Faltas de ética y solidaridad Una mujer joven fue atropellada por un hombre en motocicleta anteayer por la mañana, muy temprano. El motociclista la dejó abandonada y huyó. Comentando el caso con alguien, nos dicen “esto es muy común, especialmente en la ruta”. Y nos cuentan el caso de un joven que, volviendo a la madrugada de un boliche, atropelló a un anciano en la ruta y lo mató. Se bajó, lo miró, y lo dejó allí tirado. Su padre lo justificaba después: “¿Para qué va a quedarse”, decía, “por un viejo tonto que se cruzó en la oscuridad, casi seguro que lo meten preso si se presenta”. Así habla el egoísmo y la cobardía en cada uno de nosotros. Unidos a la irresponsabilidad, la autosuficiencia injustificada, estos sentimientos gestan las iniquidades que suceden a cada tanto en las rutas y también en las calles de nuestra ciudad. Las de los conductores de vehículos que atropellan a humildes trabajadores, a ancianos o niños, y luego huyen, escondiéndose de un modo pusilánime. Pero una muerte no es algo que su autor pueda sacarse fácilmente de la conciencia.

Éramos un solo, inmenso continente El Instituto Geológico Australiano presentó ayer un mapa del mayor glaciar del mundo. La formación geológica está en la Antártida y contiene datos acerca de un continente que existía hace quinientos millones de años. El mapa es producto de más de treinta años de investigaciones geofísicas de expertos australianos y rusos, en la región antártica de la Bahía de Prydz, bajo jurisdicción australiana. El glaciar está rodeado por formaciones rocosas que podrían contener las claves de una historia de la tierra de hace 3.200 millones de años. Este continente agrupaba, en una sola masa continental, la Antártida, Australia y Nueva Zelanda, el subcontinente indio, la península Arábiga, África y Sudamérica. Un nuevo mapa del glaciar ayudará a profundizar el estudio del cambio climático en la Tierra. Cada vez más evidencias van surgiendo de la unidad absoluta desde la que surgieron todas las especies que habitan este planeta y hasta las otras formas de vida que lo constituyen. Sólo la mente de los hombres se empeña en acentuar las separaciones. Seguramente para justificar sus tendencias de agresividad hacia quienes, de otra manera, debería amar como a sí mismo.

La constante crucifixión de Cristo Una organización que secuestra niños para usarlos haciendo películas pornográficas (en Holanda y Bélgica). Un ejército de asesinos que recorre los poblados violando monjas y adueñándose de lo que encuentra (en Yugoeslavia). Estas son las verdaderas llagas de Cristo, que trata de infundir vida a nuestra doliente humanidad. Un consorcio internacional que aniquila un bosque en el Amazonas, expulsando a los animales y a los aborígenes de allí, para confinarlos en casitas de chapas o zoológicos, más o menos emparejados humanos y

bestias. Estos son los escupitajos, las bofetadas sobre el rostro de Cristo, que vive en el mundo, en la naturaleza, en los humildes, en los niños, en los más débiles. Ayer, fue cargado otra vez con la inmensa cruz de estos pecados concretos de los humanos. Fue asesinado, realmente, por los miles de crímenes que se cometieron. Deberíamos pensar en ello. Pues cada uno que se proponga vivir sin robar, sin engañar, sin destruir ni a la naturaleza ni a sus semejantes. Y haciendo a los demás el bien que desearía para él... estaría curando las heridas de Cristo, cada día, en lugar de echar sal sobre ellas.

Gente que va a ver a otra gente que se desnuda Es asombroso que haya personas que vayan a ver cómo se quitan la ropa otras personas y paguen para eso. Y que esas personas -las que concurren al desnudamiento- sean chicos y chicas de menos de veinte años. Esto indica tristísimas carencias afectivas de quienes ocupan su tiempo con estas banalidades. Hasta no hace mucho, los cabarets y “bulines” eran concurridos por individuos más que adultos, fracasados en su vida sentimental, que iban allí a buscar lenitivos para la desolación de sus espíritus. Hoy van muchos jóvenes -según dicen las crónicas publicadas. Asombra, no por el desnudo en sí mismo -el cuerpo no tiene nada de malo, es más, si nuestras mentes fuesen honestas y puras en Santiago todos deberíamos andar desnudos para el verano-, sino por la prostitución que implica el uso que se hace de esos cuerpos, exhibidos de un modo avieso. Al parecer se considera a ésta una conducta evolucionada. Sin embargo, hace más de 2000 años se vendían espectáculos semejantes en ciudades como Chipre u otras del Oriente Medio o el Sumer. Lo cual en realidad indicaría de quienes emprenden tales adiciones, un considerable atraso.

La escuela del dolor

Si caes, trata de no tomarte de nadie para salvarte. Si subes, trata de llevar contigo a todos los que puedas. Si cada uno de nosotros intentara poner en práctica este sencillo pensamiento, el mundo podría cambiar radicalmente. Dijimos sencillo porque se expresa con facilidad. Pero evidentemente es muy difícil, pues casi todos los humanos practicamos exactamente lo contrario. Cuando caemos -sea la caída pequeña o grandeuna de las primeras cosas que hacemos es mirar a nuestro alrededor para ver si podemos apoyarnos en alguien, aunque nuestro manotazo pueda hundir al otro aún más que a nosotros. Y si subimos, tratamos de cortar los lazos que hasta ayer nos habían unido incluso con familiares, por temor a que nos pidan algo. Pero quien ha caído muchas veces y ha aprendido a levantarse por su propio esfuerzo, si no es un necio irremediable, aprende la sencilla verdad enunciada al principio. Lo cual de paso demuestra que el dolor no es una cruel equivocación de Dios. Pues si el dolor no existiera, los humanos difícilmente podríamos aprender algo importante.

La inteligencia al servicio de la Patria Un 23 de junio de 1837 el poeta Esteban Echeverría fundó la “Asociación de Mayo”. En las actas fundacionales de la asociación que iniciaba con otros jóvenes como él, para analizar los problemas del país, escribió: "Tenemos patria y queremos servirla, sino con la espada, al menos con la inteligencia". Esto era coherente con la extendida ideología revolucionaria de aquel tiempo, que consideraba al pensamiento planificador como requisito imprescindible para la creación de todo sistema político, económico y social digno de respeto. Los Estados Unidos, luego de haber recibido un poco antes el impulso de otros movimientos semejantes, se presentaban entonces como un ejemplo de pujanza y concreción de aquellos principios que dieron sustento a la independencia. Ellos han continuado con su crecimiento ininterrumpido, hasta convertirse en la primera potencia del mundo. Cabe preguntarnos qué hemos hecho

nosotros. No para lamentarnos, sino para determinar con precisión errores. Y enriquecidos con la experiencia de los otros, continuar de un mejor modo la persecución de aquellas utopías formuladas por los fundadores de nuestra Patria Argentina.

No te enfermes En este, como en cada otoño santiagueño, han emergido innumerables personas resfriadas, engripadas, atacadas por sinusitis, toses, catarros. El santiagueño es particularmente sensible a este tipo de enfermedades. Casi con cada cambio de estación muchísima gente se resfría. Son tantos y el mal tan común que llegamos a ser versadísimos en el tema. Algo que casi todos saben es que el resfrío no se cura con pastillas ni inyecciones, sino con reposo. Mas al parecer ninguna enfermedad se cura realmente con pastillas o tratamientos. Sino por una reacción interna del organismo, que crea internamente las sustancias para combatir y derrotar la enfermedad. En el resfrío -donde parece tener una gran incidencia para que se lo contraiga el estrés-, esta verdad suele presentarse de un modo nítido. Conocemos personas que se han curado sólo con relajamiento, reposo, y la voluntad de curarse. Otras con un pasado de resfríos crónicos, que de pronto han cesado de contraerlos. Sólo con una vida sana, y su voluntad ordenando constantemente al cuerpo: "No te enfermes... No te enfermes."

La esclavitud aún es posible Las fuerzas armadas del Frente Islámico Nacionalista de Sudán lanzaron en abril una ofensiva contra la región de Bahr El Ghazal, que llevó la muerte, la destrucción y el hambre a la región. Entre las prácticas del FIN se cuenta la captura de personas, especialmente mujeres y niños, para convertirlas en esclavos. Desde el

comienzo de la ofensiva, más de 300.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares y otras 1.000 han muerto o se han convertido en esclavos. Solidaridad Cristiana Internacional denunció ante las Naciones Unidas la llamada "guerra santa" emprendida por el FIN. Esta guerra intenta transformar por la fuerza a Sudán -un país multiétnico y pluriconfesional- en un régimen islámico radical. Es verdaderamente espantoso que aún subsistan en el mundo sociedades donde se pueda esclavizar a los demás. Pero mientras exista en cada uno de nosotros la creencia de que nuestros semejantes no merecen respeto por sus ideas y particularidades humanas, culturales o religiosas, estas conductas seguirán siendo posibles.

La muerte no da ganancias El atentado contra un concejal en Pamplona pone otra vez ante el mundo la discusión sobre las opciones políticas y si la violencia puede ser una de ellas. "La guerra es la continuación de la política por otros medios", escribió Clausewitz dotando de un fatal argumento -hubo quienes llamaron sinceramiento- a quienes acostumbran transformar sus obsesiones en razón de Estado o de sector. Pero este sofisma -como otro que quiere subsanar la perversión y el crimen con un nuevo crimen, cual lo es la llamada Pena de Muerte- no puede ocultar la verdad inscripta en los genes de cada ser: que la Vida es sagrada. Por lo tanto, ningún humano tiene derecho a eliminarla. Quienes llevados por un entusiasmo adolescente alguna vez creímos justificada la guerra, y fuimos llevados por el fuego a ver caído a lado nuestro el cuerpo ensangrentado de alguien que, la mañana anterior, había tocado la guitarra entonando un dulce son con su voz juvenil, tenemos más que ningún otro el deber de evitar a las generaciones actuales el error de creer que las diferencias pueden solucionarse usando de la muerte. Por ello debemos elevar con toda nuestra alma una condena, terminante, a esta nueva acción de la ETA. No es otra cosa sino un vil asesinato, cubriendo de luctuosa sangre en primer lugar a quienes lo cometieron.

Anticristo ¿Qué es lo bueno? Todo lo que eleva en el hombre el sentimiento de poder, la voluntad de poder, el poder mismo. ¿Qué es lo malo? Todo lo que proviene de la debilidad. ¿Qué es la felicidad? El sentimiento de lo que acrece el poder; el sentimiento de haber superado una resistencia. No contentamiento, sino mayor poderío; no paz en general, sino guerra: no virtud, sino habilidad (virtud en el estilo del Renacimiento, virtud libre de moralina). Los débiles y los fracasados deben perecer; ésta es la primera proposición de nuestro amor a los hombres. Y hay que ayudarlos a perecer. ¿Qué es lo más perjudicial que cualquier vicio? La acción compasiva hacia todos los fracasados y los débiles: el cristianismo. (Friedrich Nietzche. El Anticristo) El párrafo anterior define como pocos el espíritu de los tiempos que vivimos. Muchos cristianos –la mayoría, incluyendo sacerdotes- alientan la convicción de que los textos apocalípticos del Nuevo Testamento tienen un sentido sólo simbólico, que no se aplican a la realidad. O en todo caso, se refieren elípticamente a sucesos antiguos, como el reinado de Nerón. Observemos sin embargo esta sociedad que vivimos hoy, donde la guerra, la crueldad y el dinero dominan todos los actos de la humanidad. ¿Qué otra cosa puede indicar sino el comienzo del abierto reinado del Anticristo?...

Almorzar en familia Almorzar en familia un domingo, tranquilos y juntos, no es poca cosa. Particularmente si el día está apacible y nublado. Y si a través de la puerta abierta se ven cuatro rosas en el jardín, las hojas suavemente amarillas de los álamos, un cactus que tomamos prestado al monte, y si de vez en cuando pasa algún niño y

nos saluda sonriente desde la vereda. Qué Disneyworld podría darnos la serena alegría, la paz interior de esta reunión con nuestros hijos (escuchar sus diálogos amenos, incesantes, de personas libres para decir cada una lo que siente pues sus padres no los han reprimido en la infancia sino han tratado de darles amor y estimular el desarrollo de sus potencialidades particulares en cada caso). Qué crucero por qué mar podría sustituir la sonrisa de una hija, esa transmisión de sentimientos por encima del pan compartido -pan que lleva en sí el Cuerpo de Cristo-, qué fiesta en qué boliche de qué Jet Set proveería sólo una pálida refracción del placer que da un almuerzo compartido con la familia. Es bueno pensar en eso y decirlo cuando la tenemos. Y si aún somos solteros y nos proponemos crear una familia... debemos tener en cuenta que no suele ser obra fácil. Pero vale la pena enfrentar todas las situaciones difíciles, sin claudicar, hasta lograrla.

Fidelidad Pedro, quien fuera el discípulo más fiel a Jesucristo, lo negó por miedo. Y fue elegido luego para conducir la iglesia no por su brillo intelectual, sino por haber sido capaz de llorar horrorizado ante la propia falta. Y arrepentirse sinceramente. Lo cual nos indica que la fidelidad es una de las virtudes más difíciles. Pero también la más apreciada. Fidelidad a la esposa, a los hijos, al amigo. Virtud maravillosa cuando se la logra de entrada, por aptitud natural, o circunstancias favorables. Pero también relumbra con destello inmortal si el pecador es tan extraordinariamente fuerte como para abandonar esa dulcísima tentación que lo arrastró al pecado, y consolidar su carácter hasta el punto de no reincidir en la caída. Los más grandes santos fueron quienes antes de la conversión habían optado por el pecado con entusiasmo ardiente. Pues aquél mismo fervor transformado, es el que luego les dará mayor temple para construir -con su propia vida- un edificio luminoso de diáfana virtud.

Cultura robótica A muy poca gente le gustó la ceremonia de apertura del Campeonato Mundial de Fútbol. Hablo de Santiago, por cierto. Les pareció aburrida: la música monótona y demasiado tecnificada, las caracterizaciones extravagantes, las coreografías sin gracia, los "mensajes" poco ingeniosos, la performance general de quienes actuaban, rutinaria. Encima con varios errores o accidentes; uno de los bailarines que se cayó, un cartel que estalló (debido a un cortocircuito provocado por la llovizna, según nos dijeron). Es que la estética europea apunta desde mediados de siglo hacia una vertiginosa deshumanización de sus representaciones y sus símbolos. A partir de Picasso en adelante, además, la fragmentación de sus iconos, delata la extraordinaria separatidad, el individualismo doloroso, del ciudadano común en las grandes ciudades. Ello, unido a la inmensa tecnologización de los lenguajes, introducido en las comunicaciones por las grandes industrias contemporáneas, genera un tipo de expresión híbrida, impersonal, distante, como sin alma. Propia de los robotes, que hoy parecen manejar cada vez más los sistemas.

El deporte en la sangre -¿Qué opina de los deportes? (No me diga "in corpore sano..." me refiero a que uno de ellos parece haberse convertido en una pasión nacional.) -Personalmente me agrada el básquet... Me atrae el fenómeno del fútbol. Es interesante. Creo que tiene que ver con un atavismo ancestral. -¿Qué quiere decir eso? -Algo que una raza o población trae, como se dice vulgarmente, "en la sangre". -¿Tanto? -Los mayas jugaban al fútbol, 600 años antes de nuestra era. Ellos no le llamaban así (de hecho no sabemos cómo le llamaban). Pero los campeonatos eran por la propia vida. El equipo perdedor era asesinado

inmediatamente. Ofrendado a los dioses. Su sangre se quemaba, elevándose en oscuras humaredas hacia los destinatarios de la ofrenda. Por ello creo que los latinoamericanos somos tan afectos al fútbol. Además: es lo mejor que hacemos, ¿no?

Hijos de la televisión -Mi hija de dieciséis años, no me escucha cuando la aconsejo. -En gran parte, dejó de ser tu hija. Ha pasado más tiempo con la televisión que contigo. -No exageres. -¿A qué hora salen, tu esposa y vos, cada día? -A las seis y media. -A qué hora vuelven. -A las dos. -Para comer, dormir la siesta y volver a salir, ¿no?, pues los dos trabajan también por la tarde. -Sí. -Y a veces tomas trabajo para los sábados y domingos. -Si no fuera porque el año pasado trabajé sábados y domingos, ella no habría viajado a Disneyworld. -Tal vez ella preferiría no haber viajado a Disneyworld. Pero que su padre le hubiera leído un cuento cada noche, sentado a su lado en la cama. Y la hubiese llevado a la placita, los fines de semana, para jugar al elástico o al escondido.

La exageración como estilo de muerte

Un cuchillo normalmente es bueno. Sirve para cortar el pan, untarlo de miel y servirlo con el desayuno a nuestros hijos. Pero también puede ser usado para asesinar. De la misma manera, con cualquier género musical se puede hacer el bien. Como George Harrison, que recaudó millones a través de un recital de rock y un disco. Y lo donó a los pobres de Bengala. Aquella hermosa obra se llamó "Mi dulce Señor". O se puede difundir y alentar el mal. Como Marylin Manson, quien al preguntarle cuál era su estado de ánimo habitual, replicó: "el odio". El 22 de noviembre pasado Michael Hutchence, cantante de INX, fue hallado muerto en un hotel. Se había colgado con un cinto. Era famoso y deseado. Dejó a su novia con una hija suya. Ella tenía otros tres del bajista Bob Geldof. INX significaba "en exceso". Era el apodo con que llamaban al rockero sus amigos, desde la adolescencia. Exceso. En los gustos, en el carácter, en la existencia. Una vez más esta palabra, hecha realidad cotidiana, resultó sinónimo de muerte.

La información necesaria Empezar la semana con buen humor y ánimo es vital para nuestra supervivencia. Esto es esencial en los tiempos que se viven, pues los intereses entrecruzados nos rodean, como una selva invisible -no por ello menos amenazante- donde la capacidad de respuesta de cada uno debe mantenerse veloz, efectiva: de otra manera acumularemos sólo frustraciones y fracasos. Se cree que estar "bien informado" es un requisito básico para un desempeño superior y esto es correcto. Mas "bien informado" no es lo mismo que "saturado por la información". Hoy padecemos una excesiva

irradiación de informaciones dirigidas a nuestro cerebro y que terminan enervándolo, a causa de este malentendido. Por el contrario, informarse bien significa determinar previamente cuáles son los asuntos que verdaderamente benefician a nuestras necesidades -inmediatas o mediatas. Y sobre la base de ello, elegir luego uno o dos medios que traten precisamente los temas que nos interesan. Poco y bueno. Que sirva para la práctica cotidiana. Estos son preceptos que debe cumplir la información, hoy para sernos útil. De otra manera, puede convertirse sólo en una fastidiosa carga.

Día de la Independencia El sentimiento patrio se vio patentizado en múltiples banderas que dieron un toque deliciosamente albiceleste a nuestras casas, nuestras calles, nuestras pantallas de televisión, las primeras planas de los diarios nacionales y algunos internacionales... durante el mundial de fútbol, mientras duró la participación argentina. Ya lo dijo Pablo Cáneva en una reciente Carta al Director de El Liberal. Del mismo modo antes de cada partido donde se confrontaba el equipo futbolístico de la Selección Nacional con algún otro extranjero, nos conmovía escuchar las bellas notas y las estrofas de nuestro Himno Nacional Argentino. Ayer durante la celebración de la Independencia Patria, las personas congregadas allí esperaban, también, escuchar estas dulces notas. Pero esperaron en vano. Porque no sonaron. Se olvidaron de poner el Himno. O no lo tenían. No se sabe. Lo cierto es que no se lo entonó. Si el inconsciente colectivo produjera "actos fallidos", se podría sostener quizá que éste lo es. Quienes así reflexionan dicen también que pocas veces nuestra Patria tuvo tan poca independencia como hoy.

Inmolación voluntaria La siguiente noticia fue publicada por los diarios de España. Solamente sintetizada, la reproducimos a continuación. Su elocuencia exime de comentarios: Once muchachos de un pueblo del sur de Zimbabwe, cuyos padres son miembros de una secta fanática que se opone a los tratamientos médicos, fueron llevados a un hospital después de haber muerto otros seis en idénticas circunstancias. Las fuerzas policiales tuvieron que "secuestrar" a los jóvenes, que estaban recluidos en una vivienda perteneciente al grupo religioso. En lo que va de año, se elevan ya a tres decenas las personas muertas como consecuencia de estas creencias sectarias. La denominada Fe Apostólica Johane Marange prohíbe el tratamiento hospitalario, asegurando que la única medicina capaz de curar cualquier enfermedad es la devoción a Dios. Según la versión de algunos miembros de la secta, los muertos "se han ofrecido alegre y voluntariamente al Señor".

La buena negación En el siglo XVII surgió entre los judíos en la diáspora un movimiento profundamente espiritual. Sus rabinos eran verdaderos sabios. Enseñaban por parábolas. Como grandes sabios valoraban la palabra; por ello no diremos más, limitándonos a transcribir una de las más hermosas: -Los humanos no poseen nada que haya sido creado en vano... -Pero, entonces, ¿por qué ha sido creada la negación de Dios? -Porque también ella puede convertirse en acto bueno y servir para la salvación. Pues si alguien acude a ti en busca de ayuda y asistencia, tú no le dirás en tono piadoso: "Ten confianza y dirígete a Dios en la adversidad" No, tú actuarás como si Dios no existiera, como si en la tierra sólo estuvieras tú para ayudar a esa persona.

Los kelpers viven contentos Se nos dice que los kelpers (habitantes de origen inglés de Las Malvinas) no quieren saber nada de ser argentinos. Se nos muestra por televisión lo ordenados que son. Lo limpias que son sus escuelas. Y que cada chico tiene una computadora en su banco. Entonces nosotros decimos, para nuestros adentros: “Claro. Qué van a querer ser argentinos. Si ellos viven bien... eso es por su cultura europea...” Pero un informe económico sobre la isla nos dice que allí ingresan, casi solamente por conceptos de venta de licencias de pesca a las potencias, alrededor de 75.000.000 de dólares anuales. Y ellos son 2100 habitantes. Veamos: esto significa que los isleños tienen un ingreso per cápita de U$S 35.714,29 anuales (lo cual dividido arroja U$S 2.977 mensuales). Con estos números, se infiere entonces que una familia tipo (matrimonio con dos hijos) recibiría un ingreso mensual de alrededor de... U$S 11.908. Con razón los isleños no quieren saber nada de un control argentino. Pero, tal vez quepa preguntarnos ¿de quién son las aguas que ellos alquilan? Y ¿cómo quedará la fauna ictícola luego de algunos años más de semejante explotación?

Podemos hacer algo por la paz El representante del Frente de Liberación del Kurdistán (FLK), Shivan Colak, denunció en España que Turquía comete un “auténtico genocidio” contra el pueblo kurdo ante la indiferencia de la comunidad internacional. En rueda de prensa, Colak dijo que los países occidentales aplican “una cierta censura” al tratamiento que dan a la guerra de Turquía contra los kurdos. Colak recordó que los kurdos son unos 40 millones; dijo que el conflicto tuvo su origen al finalizar la Iª Guerra Mundial, cuando su territorio fue repartido entre Irán, Irak, Siria y Turquía. Según el representante

del FLK, la ONU es indiferente al conflicto, no promulga sanciones contra Turquía y no concede a los kurdos el estatuto de minoría, lo que les priva de muchos derechos, como la enseñanza de su lengua. La guerra de por sí es ya una calamidad. El aislamiento internacional la agudiza. Todos los humanos de buena voluntad deberíamos interesarnos por aportar algo a la solución de estos problemas. Una simple carta a los poderes internacionales puede ayudar a conseguir la paz.

Acerca de las lomadas Alguien educado, sensible y respetuoso del orden, se siente agredido al manejar un automóvil y encontrarse de pronto con las tan antipáticas lomadas. Pero si se observan las actitudes usuales de los conductores de vehículos en Santiago del Estero, también podríamos preguntarnos con razón cuántas de esas personas actúan con educación, sensibilidad y respeto por las normas establecidas. La respuesta sería desalentadora. Ubicándonos en la visión de una madre que va a buscar a sus hijos a la salida de la Escuela 407 (Rivadavia al 1500), podríamos sentir algo semejante al pánico al tener que cruzar esa ancha calle. Pues los rostros poco amigables de los automovilistas, mirando a todo lo se les cruza por delante como a un estorbo, la velocidad con que se desplazan a esa altura, la absoluta falta de cortesía que habitualmente ostentan, hace de la sencilla acción de intentar alcanzar la otra vereda una pequeña odisea. Por eso la derogación de las lomadas no es cuestión tan fácil de resolver. No mientras gran parte de quienes manejan sigan constituyendo, como hasta hoy, un verdadero peligro para sus semejantes.

El amor es el mejor alimento Luther Burbank, horticultor de Santa Rosa, California, pasó muchos años desarrollando una variedad de cactus sin espinas. Según su testimonio, la clave para conseguirlo consistía en hablar a las plantitas desde su

más tierna aparición. “No teman -les decía, constantemente-: yo las amo. Sólo quiero darles vida y protegerlas. Y si hay algo que las amenace... yo las protegeré... no necesitan de vuestras espinas para defenderse...” El profesor Francis F. Broman supervisó un experimento en la universidad de Denver, durante el año 1968. Por él quedó demostrado -incluyendo imágenes fotográficas- que la música estridente y áspera suscitaba el que las plantas se fueran alejando de los altavoces, se amustiaran y terminasen muriendo prematuramente. Mientras que con temas de Haydn, Bach o música india ejecutada con sitar, ellas se inclinaban hacia los parlantes, parecían alentadas y crecían con vigor. Si esto sucede con las plantas cuando reciben caricias y amor ¿cómo no habría de suceder con nuestros hijos, quienes además de la sensibilidad fisiológica poseen conciencia intelectual?

Presidente sordo The problem is that not that the students do not hear. The problem is that the hearing world does not listen. (El problema no es que los estudiantes no oigan. El problema es que el mundo oyente no escucha). Esta frase la escribió el conocido líder de la comunidad negra, reverendo Jesse Jackson, en una carta dirigida a los estudiantes sordos de la Gallaudet University (EEUU) hace 10 años. En 1988, esta universidad ocasionó el boom de la representatividad sorda, que repercutió en todo el mundo. Los estudiantes, después de una semana agitada por manifestaciones, actos de protesta, encadenamientos, acampadas y una inmensa marcha a pie hacia el Capitolio de Washington, consiguieron que el presidente de la universidad sea sordo por vez primera en la historia. Actualmente, la universidad Gallaudet está celebrando el 10º aniversario del movimiento “President Deaf Now” (“Presidente sordo, ahora”).

Esta información nos la envía nuestro amigo Antonio Martínez, editor de InfoSord, por Internet. Infosord es la red internacional de sordos, que edita revistas y brinda asesoramiento a las personas con esa dificultad en todo el mundo. Su dirección de E-mail es: infosord@mx3.redestb.es

Maestros -Después de los padres el maestro es el profesional más importante de la sociedad. -¡Tanto! -Sí. Los padres le enseñan al niño a caminar, a hablar, a discernir lo básico. Y desde entonces el niño va a la escuela. -Y él (generalmente ella), le enseña a conocer al mundo y a manejarse con él. -Sí. Generalmente ella, la maestra. En la etapa más importante de la vida de un niño, en la cual vale más lo que hacen los mayores a su alrededor, pues él niño aprende sólo su ejemplo, ellas lo guían. -Y si lo guían bien aprenderá también a conocerse a sí mismo. -Y si se conoce a sí mismo, difícilmente se enfermará. Y si adquiere una buena educación difícilmente necesitará de alguien para solucionar los problemas, pues sabrá hacerlo por sí mismo. -Sin embargo, la de maestro es una de las profesiones menos valoradas en esta sociedad. -Y así estamos.

Malos pensamientos Con frecuencia nos dicen, luego que alguien pasa saludándonos: -Ese tipo es un falso.

A pesar de que el individuo parecía muy amable, con su sonrisa ancha, si uno investiga un poco resulta ser razonable la observación. Pues los humanos tenemos ciertas facultades subconscientes -instinto, intuición- que nos permiten saber los pensamientos de los demás. No porque seamos adivinos, sino porque los pensamientos modelan indicios (en todo el cuerpo, pero particularmente en los rostros) que sugieren nítidamente cuáles son los sentimientos o intenciones de quien tenemos ante nosotros. Por ello es vano que finjamos simpatía o admiración hacia alguien a quien realmente detestamos. Esa persona lo sabrá. Sí es válido que intentemos sinceramente, de todo corazón, no detestarlo, decirnos que no hay razones realmente para alentar esos malos sentimientos hacia nadie.

Respeto a los mayores Este año la semana en honor a los ancianos se celebra -en Buenos Aires- entre el 5 y el 11 de octubre y ese último día se festejará el Día del Respeto a los Mayores. La semana de homenaje fue establecida por la ordenanza 46.892 de la ex-municipalidad de la ciudad de Buenos Aires, promulgada el 2 de noviembre de 1993. La idea fue impulsada en 1983 por el conductor de televisión Raúl Portal, quien presentó la iniciativa con el aval de diez mil firmas y diez años después el proyecto fue rescatado por el ex-Concejo Deliberante y sancionado por unanimidad. La fecha del 11 de octubre fue elegida como Día del Respeto a los Mayores por coincidir con el natalicio de Alicia Moreau de Justo y de Tita Merello. Por otra parte, en 1992 la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió proclamar al período que va de octubre de 1998 a octubre de 1999, como el Año Internacional de las Personas de Edad. No sabemos si aquí hay disposiciones semejantes; pero igualmente es una buena oportunidad para homenajear a nuestros ancianos con los mejores regalos: nuestro tiempo y nuestro amor. Aunque en verdad estos deberíamos brindárselos todo el año, todos los años.

La abeja y el playboy En febrero empieza a escasear la miel en las colmenas: las cosechan los apicultores. Por eso las abejas se acercan a los frascos familiares. Tomábamos mate una mañana cuando una de ellas se entusiasmó en exceso metiéndose plenamente. Embadurnada, no podía salir después. Con todo cuidado la sacamos, ayudándonos con una cucharita. Pero el animalito estaba estropeado. En el esfuerzo por escapar se había quebrado una ala. Nos acordamos entonces de F., quien era un elegante vendedor de libros y play-boy. Aunque estaba casado (en Tucumán), no dejaba de ir cada noche al casino y relacionarse con cuanta mujer bonita se cruzara en su ruta. Con unción machista, se lo admiraba. Volvía de sus farras al amanecer, se bañaba, cambiaba de traje e iba a trabajar. Dejamos de verlo por diez años. Al reencontrarlo, su aspecto nos estremeció. Completamente canoso a los treintaiocho, llevaba en el rostro los estragos de una existencia libertina. Como la abeja descontrolada, se había lanzado con tal entusiasmo a la miel de los placeres que terminó arruinándose. Si como la mayoría de las abejas, se hubiera permitido cautamente sólo esas deliciosas partículas que suelen quedar en la boca del frasco, no habría quemado las etapas de su existencia tan rápido.

Dulce y agreste miel Ser apicultor es un oficio difícil. Como muchos otros. Con la diferencia de que mientras los oficios suelen convertirse en rutinarios y grises, la del apicultor es una tarea siempre estimulante, llena de matices y

situaciones inesperadas. Aparte de esos aspectos formales, seguramente es una de las más nobles y productivas, cuando se la ejerce con responsabilidad. En nuestro país se producen las mejores mieles del mundo. En cuanto a contenidos vitales. Esto es debido en gran parte a la baja contaminación ecológica que todavía conservamos. Sin embargo, el nivel de calidad de nuestra miel no siempre es el óptimo. La razón proviene de la falta de preparación teórica adecuada de los apicultores. No se necesita una tecnología elevada para ejercer un preciso control sobre la pureza de la miel. Esto lo remarca constantemente nuestro preclaro profesor Bianchi, durante sus excelentes clases para apicultores. Nuevamente se desarrolló en nuestra ciudad el Curso Latinoamericano de Control de Calidad de la Miel. Esto es muy importante, pues la miel debería ser un alimento imprescindible en la dieta de toda la población.

Mujeres golpeadas Sesenta y cuatro mujeres, víctimas de la violencia familiar fueron alojadas en un predio secreto ubicado al sur de Buenos Aires. La vivienda, dependiente de un organismo gubernamental, es el lugar donde mujeres maltratadas, junto a sus hijos, permanecen ocultas mientras consiguen dónde vivir lejos de sus agresores. El misterioso sitio, ubicado detrás de un gran paredón de cemento, está custodiado por agentes armados -sólo mujeres-, que impiden cualquier intromisión. Debido a que la mayoría de los esposos golpeadores quedan en libertad pese a las denuncias radicadas en su contra, las víctimas de la violencia familiar deben ser recluidas. La estada media en el refugio para la mujer golpeada suele ser de alrededor de los dos meses. Las víctimas reciben asistencia médica y psicológica intensiva, individual y grupal, para recuperar su integridad física y su autoestima. En la mayoría de los casos las mujeres se sienten culpables por abandonar a sus esposos, aunque estos las sometan a castigos físicos.

Pero, quienes debemos sentirnos culpables somos los hombres, como género, por la sola existencia de tan vergonzosa realidad.

Obreros trabajando -Es hermoso ver a los obreros municipales trabajando. Van entusiasmados, alentándose mutuamente y afanados desde temprano con sus palas, asadas, picos. Tienen apoyo además de varias máquinas: hormigoneras, palas mecánicas, topadora. Usadas para un fin constructivo, como debe ser. Lo decimos porque nos vienen a la memoria topadoras utilizadas para derribar hermosos edificios coloniales. O, peor aún, viviendas de personas muy pobres. También escenas de muchos obreros sentados, fumando, sin saber con qué ahuyentar el aburrimiento, sus palas a un costado y el césped mortecino cubierto de maleza en derredor. Ahora no. Trabajan contentos, y con entusiasmo. Están haciendo un bicisenda, y se los ve afanarse en el boulevard Libertad, desde la torre de Radio Nacional hasta la avenida Aguirre. Lo cual demuestra dos cosas. Que el buen trabajo da alegría a quien lo practica. Y que cuando hay objetivos claros nadie se niega a colaborar.

Músicos Raly Barrionuevo, Pablo Aznárez, Marcelo Perea, Mariana Quainelle, Carolina Haick, Andrés Acuña, son algunos de los artistas que deben enorgullecernos. Ellos elevan la consideración hacia todos nosotros en los lugares donde se presentan y su prestigio crece cada vez más.

Demuestran que nuestra cultura es densa y profunda; no sólo se basa en chillidos y saltos, empanadas, locro, o vino. Por el contrario, la zamba, la chacarera, la vidala santiagueña son la base de un tipo de música que junto a otras cuatro o cinco en el mundo poseen las mayores posibilidades de universalizarse, convirtiéndose en trascendentes. Lo que verdaderamente crea la entidad de un pueblo es su música. Pueblo sin música es pueblo muerto. Nuestro pueblo le debe un reconocimiento mayor a estos y otros músicos, que hoy luchan esforzadamente... por Santiago. N. de la R.: En 1997 –año en que se publicó este artículo- ninguno de los mencionados era muy conocido.

El infortunio de nuestros árboles Muchos vecinos del barrio San Fernando han podado sus árboles. Los ejemplares presentan las ramas tronchadas, como si hubiese pasado Godzilla y con sus mandíbulas gigantescas hubiera ido quitando pedazos de cada copa vegetal, dejándolas con los patéticos signos de la agresión. Al parecer no se comprende que los árboles son seres vivos, y como tales, tienen sensibilidad. Se los hacha, se los serrucha, se los corta por cualquier parte de un modo arbitrario, para someterlos al gusto de cada quien. ¿Acaso nos gustaría si alguien superior nos corta un dedo, o siquiera el pelo de ese modo intempestivo? En casi todos los barrios de la ciudad pueden verse además veredas de donde se han quitado, directamente, los árboles. Algunos cuyo crecimiento había llevado veinte, treinta, cincuenta años... Con una impunidad escalofriante, se los derriba, para dejar paso a un garaje, o ensanchar una vereda... Nos quedan esperanzas de que las generaciones más jóvenes aprendan a valorar los maravillosos servicios que brindan al mundo los árboles. Si lo hacen, seguramente transitarán por calles más alegres, coloridas y frescas.

Los niños de nuestro tiempo -Los chicos de hoy son cada vez más despiertos. -Los chicos de hoy son cada vez más autistas, desordenados y mentalmente previsibles. -¡Eh! ¿Por qué dice eso? -Es lo que veo. Los más pobres, rompen los árboles, los vidrios de las casas, llenan la calle de basura. Los de clase media, también rompen los árboles, también tiran basura en las calles (en eso casi todos coinciden), pero pasan más tiempo frente al televisor. Los que tienen plata gastan dinerales en los video games y se divierten tirando botellas de plástico debajo de los autos. -¿Algo más? -Sí. Ahora se les da por tirar bombitas a los colectivos, desde las terrazas. A veces las llenan de tempera, o con arena y agua, para que hagan daño o manchen la ropa. -Entonces la policía debería controlar más la ciudad. -No. Los padres deberían tomar en serio la educación de sus hijos, en vez de desentenderse de ellos, como al parecer lo están haciendo, masivamente, hoy.

Títulos de nobleza El 26 de octubre de 1813, la Asamblea General Constituyente declara abolidos los títulos de nobleza en nuestras provincias, y ordena que se retiren de los frentes de las casas los escudos de armas y distintivos que los ornaban e indicaban la alcurnia. Ese mismo día -pero de 1965- The Beatles fueron condecorados con la Orden del Imperio Británico (lo cual los convertía en Caballeros de la Reina). Cuatro años más tarde, John

Lennon devolvería su orden en protesta por “la intervención inglesa en el asunto Nigeria-Biafra, la guerra de Vietnam... y la escasa venta de mi último simple”. Al parecer Lennon no hizo más que asumir un poco jocosamente un criterio asentado en la historia por el sentido común. El de que todas las personas son igualmente valiosas, y que los títulos de nobleza fueron inventados, por individuos cuyos privilegios habían sido obtenidos únicamente por su gran capacidad de violencia y la crueldad suficiente para aplicarla a su propio pueblo.

Nota del autor: este quid, al ser publicado motivó una airada crítica por parte de María Luisa Castiglione, quien por entonces aspiraba a ocupar la dirección editorial del diario. A partir de ello se dispuso que todos mis textos fueran “supervisados” por ella.

Orden y veracidad en los actos Puede parecer de perogrullo decir: “todas las actividades humanas deberían tener un orden”; pero no lo es en Santiago. Empezando por los horarios. Nadie cumple con ellos. Ni para entrar, ni para salir. Eso suscita que si una actividad pública está programada para las seis -por ejemplo-, empiece, con suerte, a las seis y media. Hasta el punto de que los organizadores suelen decir, con resignación: “organicemos el acto para las ocho, así vienen a las ocho y media”. Igualmente sucede entre quienes deben concurrir. Nadie quiere llegar primero, por inseguridad o falso orgullo. El resultado es que todos llegan tarde. Ahora bien ¿cómo puede construirse un sistema social productivo si nunca se sabe con claridad con cuántas personas se va a contar, realmente? Si pudiéramos examinar cada casa, además, encontraríamos que son muy pocas las familias santiagueñas que tienen cada cosa en su lugar y la encuentran rápidamente cuando la buscan. Son pequeñas cosas, se dirá. Su pequeñez es aparente. La historia de la humanidad demuestra que si no se

sustenta un orden preciso, el respeto por los horarios y una función clara para cada persona, ningún logro importante es posible para una sociedad.

Ataques de pánico El famoso cantante León Gieco sufrió un ataque de pánico hace algún tiempo. “Tuve la sensación de estar media hora en la última bajada de la montaña rusa”, dijo luego. Pero el suyo no es un caso aislado. Según un estudio reciente, alrededor de 3.500.000 argentinos padecen distintos tipos de fobias, ataques de pánico o ideas obsesivas, que los llevan a vivir encerrados en sus casas y atrapados en sus miedos. “En la actualidad calculamos que por lo menos el 10 por ciento de la población -aunque algunos autores hablan de hasta un 30 por ciento- padece algún tipo de los denominados trastornos de ansiedad y la tendencia es creciente”, aseguró el psiquiatra Edgardo Engelmann, en Buenos Aires. Durante un “ataque de pánico” la persona “siente sorpresivamente miedo a morirse, o a perder el control de sí misma; también taquicardia, que le falta el aire, mareos, dolores o malestares abdominales...” Muchos de estos problemas son creados por los apremios de la civilización actual. La prueba de convivir en ella no es fácil. Seguramente avanzaríamos un poco en la solución de estos problemas si nos esforzáramos por hacer cada día algún bien a los demás.

El piano de Marcelo Perea Escuchando a Marcelo Perea, en familia, llegábamos a la conclusión de que (desde el punto de vista musical) sin Santiago la Argentina no existe. Pues solamente Santiago y Buenos Aires aportaron invenciones musicales trascendentes a la música universal. Los porteños, con el Tango. Los santiagueños, con la Chacarera y la Zamba. Si bien las tocan en otras provincias -especialmente del Norte- la chacarera y la

zamba tienen el sustento esencial de su existencia en Santiago. Escuchando la producción de las nuevas generaciones de folkloristas, uno llega a la conclusión de que resiste comparaciones con aquellas músicas europeas que llegaron a ser clásicas, está entre las mejores del mundo, y pronto será mucho más conocida que ahora.

Píldoras anticonceptivas Ayer se celebró en los Estados Unidos que este fuera el primer país -en 1960- en legalizar la píldora anticonceptiva. Mientras tanto aquí, en Córdoba, hace poco hubo un incidente de proporciones protagonizado por el ministro de Salud de Córdoba, durante una campaña anticonceptiva iniciada por la municipalidad. El funcionario se indignó contra el obispo, porque había censurado el que señoritas bonitas y jóvenes empleados de la municipalidad repartieran gratuitamente preservativos en la plaza principal y los barrios de la ciudad. El ministro tuvo palabras muy duras contra el obispo, e ironizó preguntándose si “con agua bendita” podrían evitarse los embarazos no deseados, los abortos y la pobreza que impide criar los niños. Debería ponerse mayor empeño en favorecer la vida en vez de impedirla. Mas para ello tendrían que emprenderse verdaderos planes de desarrollo, sin corrupción política ni negociados -como el de la IBM, para poner sólo un ejemplo de entre centenares. Siempre es más fácil, sin embargo, enrolarse en el bando de la muerte.

La pobreza es una enfermedad que se cura con trabajo

En Santiago hay mucha pobreza (una frase común). Y ¿no habrá pobreza también porque no queremos esforzarnos para cambiar esto? Cotidianamente están saliendo en el diario, por radio, por televisión, llamados de solidaridad, pedidos de ayuda para uno un otro caso de pobreza extrema. Situaciones afligentes, debido al derrumbre de una humilde vivienda, o la falta de trabajo. Muchas de esos damnificados viven en lugares con mucha tierra alrededor. Preguntamos: ¿a cuántos se les ocurrió cultivar su propia huerta y obtener al menos vegetales, muy ricos en vitaminas, para la propia subsistencia y la de sus hijos? Conocemos familias humildes que lo han emprendido y les sobran tomates, rabanitos, lechuga, achicoria para vender luego. Y un sobrecito de semillas cuesta 50 centavos... Además el Inta, no solamente provee gratuitamente esas semillas a quienes las solicitan, sino también presta asistencia técnica. Debemos ayudar a quienes lo necesitan. Es cierto. Pero ¿no es hora de que la gente que padece tantas carencias emprenda, de una vez por todas, la digna tarea de ayudarse a sí mismos?

Un happening de preservativos Hace poco el ministro de Córdoba atacó duramente al obispado porque censuraba cierta campaña “sanitaria” que se había iniciado. Esa campaña consistía en el reparto de preservativos en plazas y calles. ¿Quién tiene razón en este caso? Tratemos de verlo. La mejor forma de evitar nacimientos “no deseados” , pareciera ser resistiendo al deseo de la relación sexual. Sí, es difícil. También es difícil resistirse a comer tortas. O masitas. O chocolates. O lechón. Pero si nos pasáramos todo el tiempo comiendo, las consecuencias serían fatales. Sin duda. Alguien comparó al acto sexual usando preservativo con el comer tragando una bolsita de plástico antes. Esa bolsita pendería de un hilo y al llenarse de comida, podríamos sacarla del estómago. De esa forma

estaríamos habilitados para comer una y otra vez, sin consecuencias para el cuerpo. Mas ¿qué objetivo tendría ésto? La sexualidad tiene sentido fundamentalmente como vehículo para el amor y la divina creación de los hijos. Y manifestación de amor constante y responsable. Cumplir con ello, evitaría envolver en ortopedias innecesarias a la sabia naturaleza.

Lucrando con la muerte La empresa Diesel, fabricante de vaqueros, publicó en varios lugares del mundo, en color y a toda página una macabra publicidad. Esa misma publicidad fue editada aquí por la revista Gente. En ella se ven dos jóvenes en primer plano y, difuminándose hacia atrás, otros cuatro. Están en el fondo del mar... muertos, pues llevan un bloque de cemento encadenado a los tobillos, y las manos esposadas contra las espaldas. Abajo, se lee una frase que dice: “No son tus primeros jeans, pero podrían ser los últimos. Al menos, deja un hermoso cadáver”. El encargado de publicidad de la empresa en Argentina, Marco Mattini, ante las protestas de organismos de derechos humanos, dijo que la intención de esa propaganda era “resaltar la calidad que se mantiene pese a los numerosos lavados”. Al parecer nadie había protestado en otros lugares del mundo. Otra de las imágenes de esta campaña, que también suscitó críticas, presentaba a una anciana tocando sugestivamente a un hombre en su zona genital. Por suerte muchos argentinos conservan reflejos veloces y una ética sólida. Las Madres de Plaza de Mayo y otras instituciones defensoras de los Derechos Humanos, presentaron recursos ante la justicia para impedir esta publicidad. Y lo lograron. Aún así es preocupante la impiedad de ciertos operadores de mercados a la hora de elegir sus recursos para vender más.

Rock y rap al servicio de Dios Siete monjas salesianas de un convento de Palermo (Sicilia, sur de Italia) viajarán a Roma para recibir clases de música “rap”. A semejanza del guión de la película “Sister Act”, las “hijas de María Auxiliadora” aprenderán el ritmo y también los pasos de baile guiadas por los más famosos “raperos” italianos, en un curso dictado en la capital italiana, que empezó ayer y terminará mañana. El curso reúne a especialistas sobre las nuevas tendencias de la música moderna italiana, con clases de pop, rock y rap. De acuerdo a lo declarado por las hijas de María Auxiliadora a la prensa italiana, de esta forma podrán “compartir los gustos de los jóvenes”, para evangelizarlos mejor. Las religiosas, que ya el año pasado siguieron un curso de formación en técnicas teatrales, han elegido en esta ocasión indagar en las posibilidades de la guitarra eléctrica, la batería y el piano para la difusión del mensaje catequístico. Aunque en rigor de verdad, debemos indicar que algunos sacerdotes latinoamericanos ya las habían precedido en el uso de estos instrumentos, particularmente para misas al aire libre.

Oportunismo -Muchos remiseros perdieron una oportunidad de oro durante el paro de colectivos-dijo el remisero. -¿Por? -preguntó el pasajero. -En vez de consolidar la preferencia que muchas personas les habían dado, la defraudaron. Durante los días de paro, la gente se arrimaba a las paradas igual, para ver si podía viajar hacia su trabajo, o volver a su

casa. Entonces, en vez de traerlos por el precio del boleto, como se venía haciendo, retomaron las tarifas normales. -¿Aunque subieran tres o cuatro? -Aún así, cobraron 2 o tres pesos por persona, de acuerdo a lo que correspondiera. -La verdad que no es muy ético. -Exactamente -terminó el remisero-. Yo creo que debemos aplicar una conducta ética a cada una de nuestras acciones. Usted se fijó que dije “muchos remiseros”. Porque otros nos mantuvimos en la actitud habitual.

Nuestros hijos necesitan respeto -¡Pero por qué has sacado la tapa del perfume de esa forma!... ¡Sos tonto! Ahora lo has roto ¿Te das cuenta de que sos tonto vos?... Este es un modo de recriminación de entre los más suaves que algunos padres suelen hacer a los niños cuando se equivocan. Si alguien les advierte que están usando expresiones que disminuyen al niño, seguramente se defenderán contestando que lo hacen sólo para reprenderlo, que no piensan verdaderamente eso de su hijo. Pero para el niño toda palabra que dicen sus padres es muy importante, especialmente en los primeros años de su vida. Cada afirmación que escucha de sus padres, para él es verdad. Entonces si queremos que nuestros niños sean buenos, inteligentes, trabajadores, aplicados, no deberíamos decirles que son tontos, molestos, inútiles, vagos. Ellos cometen errores porque están haciendo por primera vez, en muchos casos, lo que nosotros ya hemos ejercitado miles de veces. Pero cada niño lleva en sí un yacimiento magnífico. ¡Podemos lograr resultados maravillosos si nos aplicamos a cultivar, con amor y delicadeza su desarrollo, cada día!

Monseñor Oscar Romero Dieciocho años atrás Oscar Romero, arzobispo de El Salvador, fue asesinado mientras oficiaba misa en la capilla del Hospital de la Divina Providencia. Acababa de elevar el cáliz diciendo “Esta es mi sangre de la nueva alianza, derramada por ustedes para el perdón de los pecados” cuando un disparo sonó en la capilla y una bala en el corazón puso final a su vida. [...] el día antes de ser asesinado, exhortó las Fuerzas armadas desde el púlpito: “Les ruego, les ordeno. ¡En el nombre de Cristo, paren esta opresión!” [...] Su nombre está grabado en la Catedral de Canterbury, Inglaterra, en un lugar especial para profetas y mártires... La recordación publicada por The Christophers (1), estremece el alma. Nos aparta de la veloz rutina cotidiana, para colocarnos ante esta reflexión: cuántos hombres y mujeres fueron inmolados después de Cristo para ayudar al avance de toda la humanidad... Esteban, Cristobal... los exterminados en campos de concentración nazis y otros de los nuevos nazis que brotaron aquí y allá, incluyéndonos. Mas mientras haya un asesino, habrá un Salvador: esta es una ley de la Vida, que triunfará, pues su condición esencial es la inmortalidad. (1) 12 East 48th Street. New York, NY 10017 (212) 759-4050.

Ciudad sin basureros La niña sacó de su cartera un caramelo. Mientras caminaba por la veredita de Buenos Aires -y Urquiza-, le quitó el papel. Cuando iba a dejarla caer, recordó la enseñanza de sus padres: “no tires los papelitos al suelo”. Decidió guardarlo en su cartera hasta hallar un tacho público. Encontró varios papelitos -de otras situaciones semejantes. Caminó, con la idea de tirar esos papelitos, dos, tres, cuatro cuadras. Llegó a la calle Jujuy. Aún no había encontrado ni un sólo tachito. Ni municipal, ni provincial, ni nacional.

Llegó a la Rivadavia, dobló hacia la Irigoyen. Nada de tachitos. Con decepción la niña de 12 años se preguntó: ¿Cómo seguir las enseñanzas de mis padres, en esta ciudad? Se tragó el amargor, y al llegar a su casa, descargó la cartera en su tachito. En el horario de recolección, su padre sacó las bolsitas. Mirando por la ventana, al día siguiente, la niña se llevaría una (¿nueva?) decepción. Los basureros, ¿no habían pasado? ¡Una vez más! Los papelitos -papeles, y papelones- giraban al viento, escapando de las bolsas, despedazadas por los perros. N. del A.: Como prueba de la contundencia de ciertos textos breves, poco después de la publicación del anterior Quid aparecieron recipientes para basura empotrados en los postes. Tiempo después nos llamó por teléfono una ingeniera, directora de un órgano de contralor municipal. Cuando nos preguntó por qué no comentamos favorablemente esta iniciativa -evidentemente de ella- le dijimos que habíamos pensado en elogiar esto. Pero ¡ay! los carteles que llevaban adheridos nos impidieron hacerlo: propagandizaban a una cadena de tugurios donde se practica, masivamente, la timba.

Emile Schindler El gobierno otorgó un subsidio a Emile Schindler, la esposa del alemán que evitó la muerte de miles de judíos durante la guerra. La señora, de 90 años, pasaba por una situación económica difícil. La película de Spielberg hizo famoso al carismático aventurero, que tuvo la insidiosa idea de ofrecer a los judíos el manejo de su dinero antes de que los apresaran. Y con su propia plata montó fábricas en las cuales los genuinos capitalistas fueron a trabajar como obreros-esclavos, para salvar sus vidas. Parece que Schindler real era un personaje bastante irresponsable y un casanova impenitente. Su esposa padeció durante años sus altibajos -pues aparte del ingenio tenía poco talento para los negocios, así que una y otra vez se encontraban sin nada.

Cuando vinieron a la Argentina, el alemán se permitió traer consigo a una hermosa secretaria y convivir con ella en la misma casa que compartía con su esposa. Después, directamente la abandonó, yéndose a Alemania con esta chica. Doble valor tiene pues esta decisión del gobierno nacional. Por haber trabajado Emile con su marido para salvar a los judíos, y por haberlo soportado tanto tiempo.

Mi vecino Totoro Dos niñitas llegan con su padre a una casa en el campo que han comprado. Es un poco vieja, y deben acondicionarla. Las niñitas están fascinadas por sus descubrimientos: la fronda, los insectos, los pequeños animalitos que habitan la multicolor vegetación. También los campesinos, el modo como cultivan la tierra y sus maneras tranquilas. La mamá de las niñitas está internada en un hospital, adonde van los fines de semana a visitarla, con su padre, en bicicleta. La más pequeñita descubre en su primera incursión, a Totoro. Es una especie de conejo gigante, tierno e ingenuo, que conoce el secreto para que crezcan las plantas. Es una película tan deliciosa, sus dibujos animados han sido hechos con tanto esmero y talento, su música es tan sensible y refinada, que en nuestro humilde fuero íntimo la calificamos "la película del año", durante 1996. Pero hay niños que la han visto cinco veces también este año, encontrando cada vez elevación y gozo en ella. Y adultos que cuando la vuelven a poner en la video casetera, los acompañamos, pues esta película nos gusta tanto como a ellos.

A Dios, monseñor Sueldo

¿Adónde van los hombres cuando mueren? Esta es una pregunta que solemos hacernos casi únicamente cuando alguien querido se nos va. O cuando conmovidos por alguna muerte cercana, sentimos en la mejilla el aliento gélido de aquello desconocido que intuimos más allá y a lo cual casi siempre tememos. Los humanos -según todos los criterios- estamos compuestos por un cuerpo y algo inasible hasta ahora por los instrumentos de medición, que algunos científicos llaman "consciencia", otros "energía biológica". Los científicos no se ponen de acuerdo acerca de si esta energía es la que dirige a nuestro organismo o es generada por él. Los cristianos le llamamos alma espiritual. O "luz", en el evangelio de San Juan. También creemos que cuanto más noble, honesto y fiel es un humano, tanto más leve se torna su espíritu, diferenciándose nítidamente de los pesos propios de la materia. Se sugirió que cuando más pesada sea la materia, es semejante a "tiniebla". Y que "Dios es luz". De la misma manera, “luz” se hizo sinónimo de “amor”. Y el mayor amor es brindar luz a los más pobres, a los oprimidos, “a los perseguidos por causa de la justicia”. Por ello estamos seguros que Monseñor Sueldo ha regresado a su origen. Pues él era –qué duda cabe- un hombre del que emanaba la luz. Nota: Este texto fue censurado por una directiva de El Liberal, y su texto modificado en mi ausencia. Debido a ello, la parte quitada se recuperó de memoria y no coincidirá con lo que se publicó. La cuestión fue así. Por mi hábito de estar en el diario desde muy temprano, fui el único periodista presente cuando ocurrió la muerte de Monseñor Sueldo. Luego de recibir el mensaje policial, me comuniqué inmediatamente con los directores. Enseguida –como a las nueve de la mañana- la Redacción se había convertido en un revuelo. Antes de ello, y conmovido por el acontecimiento luctuoso, fue que había escrito El quid anterior. Más tarde me pedirían que escribiese el Editorial –sobrio, pues precisamente en esos tiempos los directivos mantenían un sordo enfrentamiento con el obispo, quien a través de una nota los había acusado de manipular la información. Pronto se decidiría la edición de un número especial, que fue confeccionado a la siesta y estuvo en la calle esa misma noche, en conmemoración y despedida a Monseñor Sueldo. La edición se agotó y tuvieron que reimprimirla.

Antes de eso, al mediodía, me había retirado dejando como acostumbraba mi quid al diagramador, para que armase la página con tiempo, ya que debíamos salir con dos ediciones prácticamente simultáneas. Antes que me pusiera a revisar la página, esa tarde, Gerez “comentó” con tono falsamente casual que “por orden de Julio César” se habían introducido “leves modificaciones” a mi texto. Como todo escritor, me repugna que modifiquen mis escritos –jamás lo he permitido en obras literarias. Mas ya era tarde: Silvia Piccoli – quien entonces construía la insidiosa escala para obtener su prohijamiento como espolique- había taraceado de un modo infame al original. Interrogada, contestó como Pilatos. Se había “limitado a seguir la indicaciones de Julio César”, dijo, mostrando la copia con tachones a lápiz y sustituciones de palabras. Me sentí como cuando nos baja la presión. Ni siquiera tenía ánimo ahora para intentar la reconstrucción de mi pequeña obra: había sido escrita en un momento espiritual irrepetible. Conocía esto, pues pasé la vida entera sin sentirme capaz de escribir nuevamente uno de mis mejores cuentos –“El hombre que se convirtió en gato”- destruido en 1977 por una requisa en la cárcel de Sierra Chica. Fui a la dirección. Pregunté a “Julio César” (Castiglione) qué tenía de cuestionable el quid como para modificarlo. Con indiferencia (estaba abstraído en la lectura del Clarín, creo) me contestó que en realidad había sido un pedido “de María Luisa”; debía preguntarle a ella. La busqué. Cuando logré hallarla –no recuerdo si enseguida o más tarde- me dijo que “luego de una reunión de directores, con sus asesores, habían llegado a la conclusión de que mi texto no estaba completamente en consonancia con la más pura doctrina católica”. ¡Así me dijo!... Me tragué aquella violencia, aquella humillación brutal, como lo hubiese hecho un judío encerrado en Auschwitz viendo a un oficial nazi escupir sobre la Torá. “Por mi familia”, me dije, “por mis hijas”, insistí una y otra vez interiormente, para convecerme; “porque debo pagar deudas, contraídas con otros buitres asesinos”, argumenté para obligarme a aceptar el sometimiento. Abrumado, pasé la tarde tratando de revisar otros artículos; pero fue en vano. Volvía la amargura, ascendía otra vez desde mi estómago el único sentimiento capaz de redimir esa náusea: la indignación. Eso que una y otra vez, durante toda mi vida, me había obligado a irme de inmediato cada vez que se suscitaba alguna situación semejante con circunstanciales patrones. Pero volvía el consejero cuerdo: “no debo reaccionar intempestivamente”, me

decía “ya estuve preso siete años, una de mis hijas ya debió sufrir mi ausencia de junto a su cunita”. Hemos zozobrado una y otra vez cuando nos persiguieron los acreedores, por deudas contraídas únicamente para alimentar o proveer a las necesidades básicas a nuestra familia. Nada de esto me levantaba el ánimo: sólo servía para aumentar un dolor moral, que fue más grande aún al día siguiente, cuando vi a El quid macarro, publicado con mi firma... y escuchar exultantes comentarios sobre el extraordinario éxito comercial de la edición especial del día anterior.

Tristezas que matan Se puede morir de tristeza. Tal es el resultado de una investigación de la Universidad John Hopkins, de Baltimore, en Estados Unidos. Según el estudio -publicado por La Voz del Interior-, las personas deprimidas tienen más probabilidad de enfermar del corazón que quienes conservan un cierto optimismo. Los investigadores estudiaron las historias clínicas de numerosas personas en un periodo ubicado entre 1948 y 1962. Resultó que quienes estaban sujetos a depresión eran 2,12 veces más vulnerables que otros examinados. Surgió también que para sujetos deprimidos los males cardíacos son a menudo mortales. En promedio, los disturbios en las arterias se manifestaron unos 15 años después de los primeros síntomas depresivos. Y ¿cómo defendernos de esta amenaza? Parece una respuesta tonta, pero es la mejor: con alegría. Basta proponernos estar alegres, sonreír, aún en las peores circunstancias. Ello no significa resignación: al contrario, significa prepararnos mejor para la lucha. Y que la depresión no nos venza.

Tres vidas destruidas por la violencia

Así titula La Gaceta -Tucumán- del domingo su informe sobre un grave incidente sucedido allá en 1996. Sus hitos son los siguientes: En la madrugada del 27 de julio del mencionado año, Álvaro Pérez Acosta, de 23 años, salía con su novia de un boliche. Allí fue golpeado por dos jóvenes hermanos, aproximadamente de su misma edad, de un modo tan salvaje que debió ser hospitalizado. Los culpables fueron detenidos, juzgados y condenados a 8 años prisión -que purgan en la cárcel de Tucumán-. Pero Álvaro quedó -según las pericias médicas- con una incapacidad del 100 %. Su madre intentó suicidarse dos veces, ante la terrible situación del hijo. Pero su padre consiguió una esperanza de rehabilitación en Cuba, adonde se lo llevó. El 23 de septiembre, Manuel Pérez Acosta, al regresar de su visita al hijo que permanece en tratamiento en Cuba, dijo que tuvo grandes mejoras. En la foto de La Gaceta se ve a Álvaro sonriente, levantando el pulgar derecho. La familia de los agresores, por otra parte, se declaró en quiebra pues aún no puede pagar los $ 1.200.000 dictaminados por el juez como indemnización para los Pérez Acosta. Todas estas terribles consecuencias, para ambas familias, trajo una riña de fin de semana. Para reflexionar, ¿no?

Budismo, una religión de paz El budismo es una de las religiones que más adeptos tiene en el mundo. Su fundador, el Buda, luego de una actitud de total desdén por las funciones corporales, renunció a esa actitud. Y asumió una conducta básicamente consistente en la absoluta negación de los deseos, pero dejando abierta la posibilidad de usar al cuerpo como instrumento de bondad, desarrollo social, intelectual, productivo, y amor. Posee además el maravilloso privilegio de ser la religión más tolerante que existe, pues mientras los cristianos hemos perseguido encarnizadamente en muchas ocasiones a quienes considerábamos enemigos, los budistas toleraron hasta lo casi increíble las opiniones distintas o adversas. Verdaderamente me equivoqué en un texto publicado en El Quid del día 16 de febrero. Es cierto lo que dice en su E-mail del 28/2/98 el Sr. Christopher Posthuma, estadounidense, acerca de que no se puede hablar del cristianismo como de un solo grupo. Tampoco de las religiones orientales. Y es cierto que en ambas

vertientes -tanto como en los "sin religión"- puede haber fanáticos. Ruego al señor Posthuma que me perdone por mi anterior simplificación. N.del A.: Lamento haber perdido El Quid que originó una larga nota enviada a la redacción por el Sr. Pósthuma. En mi escrito se sostenía que el cristianismo era la religión más evolucionada del mundo, por lo cual, en una apresurada simplificación, se lo reputaba superior al budismo o el islam.

Los mercaderes no han muerto La iglesia católica europea inició acciones legales contra la fábrica alemana Volkswagen, por "mal uso de los símbolos cristianos". El juicio, que puede costarle unos 6.000.0000 de dólares a la empresa, se origina en un afiche de gran tamaño, destinado a promocionar el nuevo automóvil "Golf". En él se reproduce completamente el famoso cuadro de Leonardo Da Vinci, "La última cena". Con cierta diferencia respecto del original; una leyenda, abajo, dice: "Amigos míos, regocijémonos, pues ha nacido un nuevo Golf". Esta utilización mercenaria de los símbolos religiosos no es nueva en las campañas de las grandes empresas internacionales. No había sido hecha, pese a ello, con tanta audacia como en esta campaña de Volkswagen -por la cual pagó 2 millones de dólares-. ¿Existe en el subconsciente de estos empeños la voluntad de desacralizar totalmente la cultura de la humanidad? Ello induciría una sustitución, para colocar en lugares olímpicos a los grandes poderes de la tierra, y como dioses a sus líderes y propietarios. Una pasión no tan novedosa, si se tiene en cuenta la deificación de sí mismos que ensayaron los emperadores romanos.

El crimen sólo puede generar tragedias

El suicidio de Alfredo Yabrán confirma una antigua creencia. La de que provocar una tragedia termina generando más tragedias, una y otra vez, como en un dominó. La estremecedora historia de Macbeth, genialmente narrada por Shakespeare hace más de trescientos años, capta un misterioso mecanismo interior que parece existir en la naturaleza. El sugiere que cuando se pone en marcha el ominoso recurso del crimen, suelen desencadenarse fuerzas poderosísimas, hasta ese momento sujetadas por el sutil equilibrio de la vida. Paranoias, fantasmas, "accidentes", concurren en sucesión, convocados por el conjuro que les abrió las puertas de sus mazmorras. El asesinato de José Luis Cabezas fue una agresión horrenda contra toda una sociedad, de la cual el periodista era emergente arquetípico. A partir de allí los espectros rojizos del horror acosaron incansablemente la vida del empresario Yabrán. Al parecer ésta no fue su primera relación con la muerte. Algunas biografías indican secretas conexiones del magnate con los grupos parapoliciales que asesinaron y secuestraron vilmente en tiempos de la dictadura militar. Pero la de Cabezas colmó algún oculto cuñete, precipitando una avalancha de oscuridad sobre la existencia de este hombre. Y fue demasiado para él.

Violencia en la sociedad Un adolescente de 16 años mató a su padrastro. Esto sucedió anteanoche en Ciudad Evita, Buenos Aires. A las 22 del martes 15 los policías, alertados por un llamado telefónico, llegaron a una casita de la calle 202, número 28 del barrio Güemes. Al entrar se encontraron con una mujer abrazada a su hijo adolescente. La mujer habría relatado que su hijo tuvo una discusión con su padrastro, de 40 años, y en un arranque de furor lo apuñaló. Estos crueles incidentes, repetidos con alarmante frecuencia, nos alertan sobre una impalpable amenaza de violencia permanente cerniéndose sobre nosotros cada día. Se dice que la aceleración de estos tiempos, la presión económica, el individualismo acendrado que se va gestando en las sociedades globalizadas, incentivan las tendencias violentas en la sociedad. Anthony Burgess lo pintó ya hace cincuenta años en una

anticipatoria novela -La Naranja Mecánica-; por lo general no suele reflexionarse lo suficiente sobre las advertencias de los intelectuales lúcidos. Sin embargo, seguramente si cada uno de nosotros se esforzara, cada día, por intentar hacer al otro únicamente lo que quisiéramos que el otro hiciera por nosotros, el mundo mejoraría. Y tal vez, en algún día feliz, la humanidad se despertaría sin recibir ninguna información sobre crímenes, robos, atentados o guerras.

Otros textos Comentario Un fulgor que no se apaga Justo equilibrio entre el enciclopedismo y la cultura holística del aborigen, Domingo A. Bravo fue la exacta voz de Santiago.

Debemos invocar al silencio. Don Domingo Bravo ha muerto. Silencio porque su alma, va destejiendo recuerdos. De mieses y de soles, de campos verdes, y desiertos.

Recuerdos. De un niño llorando, porque soñaba que su madre se moría. Su madre Clodomira, vecina de Higuera Chacra. Que lo crió como pudo, y nunca le levantó la mano. De otros niños que formaban, con sus patitas descalzas, para saludar la bandera. Mientras un maestro de 18 años, los saludaba en su quichua. Voz de la tierra El quichua era un idioma combatido y despreciado cuando Domingo Bravo era joven. ¿Qué fue lo que impulsó a este maestro de formación liberal a estudiarlo? Se lo llevó con él. Sabemos que se lanzó a esta actividad con sistemática organicidad científica. Y dejó para nuestra sociedad el aporte lingüístico más grande que se realizó en este país. Fértil oquedad El silencio era su ámbito. Rodeado de libros antiguos, parecía formar parte de la reverberante penumbra en su despacho del Museo Histórico. Pertenecía a la universal raza de los investigadores innatos. De aquellos que pueden pasar años buscando los pro y los contras, antes de publicar un concepto. Pero que cuando lo han hecho, son capaces de defenderlo con la misma tenacidad. El cielo de Santiago Respetado y querido por Ricardo Rojas, Jorge Washington Abalos y los mejores intelectuales santiagueños, don Domingo supo conseguir con su obra prestigio internacional.

Su pueblo, su silencio, también lo reconoció. Supo homenajearlo en vida, y en su persona, homenajearse a sí mismo. Don Domingo Bravo ha muerto. Don Domingo Bravo, ha nacido. Desde su cuna de nubes, sigue marcando caminos. Editorial Licitación para el transporte público de pasajeros Luego de muchas dificultades, se llegó por fin a la convocatoria para renovar las concesiones del transporte público. Esta es una buena oportunidad para optimizar el servicio. Está en desarrollo el proceso de licitación para el servicio de transporte público urbano, convocado por la municipalidad de la Capital. Mediante ordenanza Nº 3131/98, se invita a las empresas a concurrir libremente a la competencia para resolver cuál ha de prestar servicio a la comunidad de Santiago del Estero en los próximos años. Junto a esta primera -ordenada en tres grupos, para los meses de febrero, abril y mayo- se pone en marcha igualmente el llamado público a licitación (en febrero) para la construcción de refugios en las paradas de los colectivos. Es este un paso trascendente y aunque debería ser un trámite casi rutinario en el devenir de una comunidad organizada, es una circunstancia destacable la de que se haya llegado a una convocatoria. Numerosas presiones, de sectores interesados en controlar de una manera irrestricta el negocio del transporte público, pusieron dificultades en el camino que habían fijado los concejales de la ciudad Capital, al aprobar hace algunos meses el llamado a licitación. En estos últimos años los numerosísimos ciudadanos que usan el transporte público para cumplir con sus obligaciones laborales y otras necesidades -sin duda la mayoría de la población -, se han visto atacados

directa o indirectamente por los conflictos surgidos en el área. Paros sorpresivos, situaciones de violencia pública, complicados trastornos en el tránsito, todos provocados por uno de los sectores en conflicto, sometieron al usuario a riesgos objetivos en su integridad física, así como al surgimiento de un nuevo factor de estrés en nuestra ya ajetreada vida cotidiana. Algunos empresarios se negaron a comprender que el mejor recurso para captar el favor de los clientes en una sociedad civilizada es la excelencia del servicio. El dotar de colectivos nuevos y confortables a la flota, capacitar e incentivar al personal para ofrecer respeto y amabilidad a los pasajeros, controlar estrictamente el cumplimiento de los horarios, hubiese sido -es- la fórmula segura para desbaratar, en gran parte al menos, la competencia feroz de los remises, que se intenta combatir por otros medios, en general antipáticos para la comunidad. Esta licitación, pues, adquiere vital importancia para nuestra ciudad, por los antecedentes mencionados. Sin duda es una excelente oportunidad para modernizar y optimizar un servicio esencial para la población, con lo cual se dotará, si se acierta, de un factor de armonía social y orden estructural que puede modificar favorablemente por mucho tiempo la calidad de vida de nuestra capital. Comentario ¿Viveza criolla? Está vigente en Frías la ordenanza 1.051. Ella crea una cuenta especial de $ 38.500. La cuenta permitirá, a cada concejal, manejar 267 pesos por mes. Los usarán -según dicen- para ayudar a la gente y solventar su "gestión institucional y política". Llamativamente, la suma es casi igual a la que había quitado de sus dietas la nueva Constitución de esa ciudad. Con esta imaginativa legislación los concejales recuperarían el nivel anterior de su salario -sólo que ahora con cierto compromiso de "repartirlo equitativamente".

De algún modo esto viene a reglamentar la inquietud de un ex-presidente de la Cámara de Diputados, cuando al preguntarle un periodista por qué cobraban sueldos tan altos, contestó indignado: "Usted no sabe cuánta gente viene a pedirnos plata para remedios, para viajar, o simplemente para subsistir... ¿Y en las campañas políticas?... los colectivos para transportar gente, la carne para el asado, las bebidas, el gasto de cada acto... ¡todo eso lo pagamos con nuestros sueldos de diputados!.." El señor Eduardo Aye justifica la "ayudita" recibida en Frías al decir que los concejales deben ganar sueldos dignos. Deberíamos preguntarnos cuántos empleados municipales de la ciudad de Frías reciben "sueldos dignos" -que para Aye rondan los $ 1.200-. Hace poco, un alto funcionario de esa intendencia nos decía que estaban con un recorte de gastos tan feroz que apenas les alcanzaba para pagar los salarios. Esta nueva acción de los concejales frienses no parece ayudar al equilibrio económico. Tiene el aspecto , más bien, de estar impulsada por aquella famosa frase de Jorge Luis Borges: "(al argentino) pasar por un inmoral, le importa menos que pasar por zonzo". Comentario Bombitas Aún faltan varios días para carnaval (15 y 16 de febrero) y ninguna chica puede caminar por las calles de un barrio sin que la acosen a bombazos. Esta furia comenzó en realidad a mediados de enero, aunque no faltaban "pioneros" que "matizaron" las fiestas de fin de año con el lanzamiento de bombitas a las mujeres. Ya de por sí la bombita es un elemento altamente peligroso. Innumerables accidentes, incluso algunos fatales, pueden registrarse consultando la memoria de cualquier vecino, siempre con este ingrediente de por medio. Pero aún suponiendo que se tolere esa forma brutal de festejar, ¿acaso es prudente prolongar la vigencia de su uso a un mes antes y un mes después de lo tradicional? "Carnaval tiene la culpa" era la justificación titubeante de quien recibía reclamos por alguna bestialidad cometida, especialmente hacia alguna mujer, en otros tiempos. Pero ahora, ¿quién tiene la culpa de los moretones o caídas de bicicleta producidas por ataques de pequeños salvajes con bombitas?

Es evidente que palpita mucha violencia en nuestra sociedad. La estrechez económica -destructora de las neuronas de los mayores-, el estrés familiar, el desaliento moral, se transmiten como por un cable blindado al subconsciente de los niños. Que buscan dar salida a esa energía a través de juegos sumamente agresivos. Pero ¿por qué esos padres no tratan de entender que también se pueden canalizar energías en tareas constructivas? (Que incluso pueden ser muy divertidas). Como plantar un árbol, por ejemplo. O construir una canchita de fútbol. Párrafo aparte merecen los comerciantes que, aún conscientes de que falta mucho para carnaval, azuzan con vidrieras restallantes y ofertas imperiosas la debilidad de los niños. Deberían comprender, que en este caso de las bombitas, su beneficio representa el malestar y hasta una amenaza, para gran parte de nuestra sociedad.

Cristo Cuando fue crucificado en el Gólgota, Su gran Sacrificio por la humanidad recién había comenzado. Cada año, desde su crucifixión, para el 21 de septiembre, cuando el Sol pasa por el signo zodiacal de Virgo al de Libra, el Espíritu de Cristo, al retornar a la Tierra toca nuestra atmósfera. Entonces las plantas florecen y elevan un cántico de alegría en su honor. Ha llegado la primavera de su amor. El había iniciado este camino descendente alrededor del 21 de junio, en el solsticio de invierno, cuando el Sol entra en Cáncer. El Salvador llega al centro de la Tierra el 24 de diciembre, y allí permanece por tres días. Luego comienza a salir. Este camino se prolonga hasta el solsticio de otoño (en Pascua) cuando será liberado de su prisión con hondo sufrimiento y empezará a elevarse hacia el trono del Padre, adonde se acogerá glorioso a mediados de junio. Este sacrificio voluntario se realiza cada año para purificar la atmósfera de la Tierra. De otro modo no sería posible salvarnos de la degradación espantosa provocada por los humanos. La cual terminaría por

precipitarnos, al fin, hacia los infiernos pétreos de la subconsciencia, que los antiguos denominaron “Gehena” o “Seol”.

¿Y vale pagar por un libro? Poe fue hallado desvariando, en un pésimo bar, por el tipógrafo de un diario de Baltimore. Lo había reconocido pronto. Avisó con urgencia a un médico, pero casi nada se pudo hacer a su favor. Cuando llegó, yacía tirado junto a la banquina del callejón. Poco después murió. El ya famoso y admirado escritor había sido inducido por pandillas electorales a beber, para llevarlo a votar una y otra vez por cierto partido. Hasta que perdió el control de sus actos y ya no les fue útil. Esta figura del "escritor pobre y desdichado" se repite una y otra vez en la historia de la humanidad. Particularmente a partir del siglo pasado y el romanticismo, que hace de ella uno de sus arquetipos simbólicos. Paralelamente, va gestándose en la sociedad cierta idea de que alguien cuya economía va tan mal en la vida, debe hacer algo sin mucho valor. Con frecuencia no alcanza siquiera a solventar sus propios gastos. Literatura y albañilería Durante un debate organizado por un diario, le contesté a un colega con palabras que suscitaron una contrarréplica casi violenta. Mi argumentación había afirmado casi únicamente la convicción de que la literatura era un trabajo. Ni más ni menos que la del albañil. Pues del mismo modo que el albañil pone, uno sobre otro, los ladrillos de lo que se convertirá en una hermosa casa, el escritor edifica su poema, sus cuentos o una novela con ladrillos-palabras. ¿Por qué se habría molestado este intelectual? Aún no lo entiendo del todo. Al parecer su tesis de que la literatura era sólo un "placer lúdico", "una pasión inútil", "un sinsentido agradable" y todos los ya lugares

comunes inventados por célebres snobs, producía en él una cálida sensación de ser un aristócrata, elegido por las musas para una condición dulcemente fluctuante sobre el resto de los mortales. La patética vida de Dostoievsky, arrastrando a su numerosa familia por sórdidas pensiones, mientras pugnaba por vender algún artículo periodístico para comer, muestra de un modo claro que los artistas tenemos cuerpos con iguales necesidades que las de un albañil o un dentista. Literatura y vida Pero veamos qué servicio puede ofrecer un escritor a la sociedad, para permitirse cobrar por ello. En el principio ya existía la Palabra, dice San Juan. Y la palabra era Vida. Esa Vida era Luz, que iluminaba las tinieblas. La física moderna indica a la luz como una forma de energía que perfectamente puede transmitir (y convertirse en) Vida. Por lo cual aquellos textos arcaicos no sólo tienen un sentido metafórico. El escritor trabaja entonces con una materia importante: la vida. De parecida manera a como el arquitecto gesta en su imaginación lo que luego llevará al plano y finalmente será una hermosa casa (otra vez como el albañil...) El escritor genera en su mente ciertas acciones fantasmales, cálculos y pasiones de seres coloridos, particulares, que luego se convierten en palabras. Esas palabras con mucha frecuencia, luego serán vida. O si no: ¿Cuántas veces hemos reconocido la suerte de nuestro pueblo en el Martín Fierro? Entonces (parodiando a Jonás) ¿vale pagar algo por un libro? Dejo esa pregunta para los amigos a quienes gusta leernos. Nosotros, los escritores, jamás deberíamos dudar de ello. Por qué es necesario un escritor en la Redacción de un diario

Un escritor es alguien que se ha entrenado para hacer vivir a sus lectores las sensaciones que él mismo vive. Si está observando la erupción de un volcán, sus lectores verán borbotones de fuego escupidos por la montaña elevarse, incendiando las nubes; sentirán las cenizas calientes pegotearse contra su piel sudorosa al caer, como leves mariposas muertas, ondulando en el aire pesado de la tarde; contemplarán el cielo obscurecerse como en el juicio final. Si el escritor no está presenciando objetivamente la escena que describe, tiene la capacidad de recrearla en su imaginación. Y el lector la verá luego, aunque su autor no haya estado físicamente en el lugar. Para un medio escrito, tratar de que sus lectores vivan cada párrafo de lo publicado es hoy esencial. Pues aunque las imágenes puedan darnos aproximaciones extraordinarias a los sucesos, necesitamos recrear interiormente las vibraciones íntimas de esas emociones, con la intensidad que solamente pueden brindarnos las palabras.

De los 60 El Petizo Fantasma Acompañaba a las chicas de la escuela nocturna, esperándolas a la salida. Era solemne, pero toleraba las pullas siempre que viniesen de mujeres. Con los hombres era duro; si alguno se atrevía a enfrentarlo, le pegaba una paliza. Le decían “El Petizo Fantasma”. A comienzos de los años 60 el Petizo causó verdadera sensación en nuestra Santiago sin tanto apuro ni ruidos. Era la época en que las noticias más importantes tampoco se publicaban en el diario: eran transmitidas, boca a boca, por la gente. Pero como no había televisores, y sí mucho más tiempo, la información se valorizaba.

Cada día se conocían historias nuevas sobre él; se las esperaba con ansias. Que el Petizo había aparecido anoche en la esquina de La Centenario. Que una chica de la Sarmiento había sido seducida cuando le faltaban dos cuadras para llegar a su vivienda -en Tala Pozo. Los Hermanos Simón le hicieron una chacarera, y fue mucho más famosa que Aserejé. Todo el mundo la tarareaba. Como había surgido desapareció. De un día para otro, nadie habló de él ya. Fue por el tiempo en que se estaba poniendo de moda la cancioncilla "Celia", de Leo Dan.

La novia de Leo Dan La conoció un domingo. Aprovechando un cura aburrido, le habló de "pasión" (no con un sentido místico, por cierto). Así sedujo Leo a la bonita chica que prometió esperarlo, cuando él se fue a triunfar. Le juró volver, adinerado y famoso, para formar un hogar en su patria. Ella vivía en la Independencia, pasando un poquito la Tres de Febrero. Una casa linda, de estilo árabe, como la de Tauil, pero menos ampulosa. Apenas lo necesario como para que por sus ventanales asomara su sonrisa lánguida entre gasas y a los adolescentes nos hiciera soñar. Leo Dan triunfaba, en Buenos Aires. Penélope santiagueña, ella cumplió su promesa: cada tarde, si alguno le preguntaba, daba noticias de nuestro orgullo provincial. Hasta que lentamente, como un arroyo agotándose, ella dejó de saber cosas de él. Pronto, no salió más a la vereda. "Todo negro que llega arriba quiere conseguirse una gringa", acertaba al mediar el siglo don Sofanor Cáceres. Aquella defección de Leo, casándose con la Reina de Mar del Plata, fue un arañazo ardiente para el espíritu ansioso de los santiagueños. Como si se nos hubiese ido un hermano, dejando el rancho paterno, para instalarse con una familia platuda. Pero eso también cicatrizó. Como tantas otras heridas.

Los Demonios del Ritmo Hugo Juárez tocaba la primera guitarra. Yayo Cartier el piano. "Dumbo" Bustamante la batería. Julio Cárdenas la segunda guitarra. Hugo Catán el bajo. Leo Dan era el cantor. Se llamaban los Demonios del Ritmo. Ejercían una extraordinaria fascinación sobre el público. Cuando actuaban en el Salón Auditorium de la radio, había que procurar entradas con quince días de anticipación. Hugo Juárez era el líder indiscutido. De caracter áspero, caprichoso, era flaco, tenía la tez oscura, peinaba su pelo lacio con jopo, como Elvis Presley. Podía improvisar durante varios minutos y cuando los de Led Zeppelin aún quedaban en la guardería, podía arrancar aullidos de su guitarra. Nadie lo superaba en Santiago. Posiblemente ni en otros lados: eso se decía, pues cuando vino Al Caiola, considerado "la mejor guitarra del planeta" los santiagueños lo miraron con escepticismo, bajo el escenario de Central Córdoba. Y dictaminaron: -Nada que no pueda hacer el Hugo Juárez. Los Demonios del Ritmo eran todos agraciados y carismáticos. Las chicas se volvían locas. Por eso cuando Leo Dan se fue a Buenos Aires llevándolo a Dumbo, para triunfar, y Hugo Juárez partió hacia el Sur, Pedro Pablo Gorosito dijo, con su voz mercuriana: -Ha finalizado una etapa.

Los Rockland´s Johnny De Lara cantaba. Era el rival de Leo Dan. La gente discutía si Leo cantaba mejor o Johnny, y casi todos se inclinaban por este último, diciendo que tenía mejor voz. Pero ¡ay! no era buen mozo. Por eso la gacetilla lo mencionaba como "El feo que canta lindo". Vivía en Chumillo.

Rafa Ledesma era el líder y Leónidas, su hermano, tocaba el bajo. Hugo Romero el pianista. Era buen mozo, pero no captaba el entusiasmo femenino. Es que ante Yayo Cartier -un ángel rubio, de ojos claros-, solía quedar desdibujado. Se discutía también quiénes eran mejores músicos: Los Rockland´s, o Los Demonios del Ritmo. Unos reivindicaban el fuego (¡no es una metáfora!) de Los Demonios del Ritmo sobre el escenario. Los otros la impecable armonización del ensamble, la seguridad, la maravillosa ductilidad del cantor, en Los Rockland´s. Eran como River y Boca. Llegaron a inventar calumnias para desacreditarse. Como que uno de los cantantes era trolo, mientras de cierto guitarrista dijeron que le pegaba a la madre. Finalmente Los Demonios del Ritmo se disolvieron. Pero los Rockland´s, luego de esto, tampoco quedarían igual.

La Normal La señorita Rigourd imperó en la Normal de los años 60. Lo hacía con mano de hierro. Al pasar ella los alumnos sentían algo parecido a cuando arranca hacia abajo repentinamente un ascensor. El Loco Rosenberg fue a espiar al baño de las mujeres; cierta niña chilló y al audaz lo echaron cuando recién había empezado el primer año. Lo surrealista fue que después se pusieron de novios, con la que había chillado. Pero esto sucedió al año siguiente, cuando el Loco ya había conseguido reubicarse, creo, en el Colegio Nacional. Santiago Carrillo era presidente del Centro de Estudiantes y después lo fue el Gordo Ramón Reyes. Eran tipos carismáticos, movilizaban a las estudiantes por grandes causas. Carrillo era el niño mimado de las profesoras. Señorial, parecía disponer de más autoridad que ellas, ante los ojos estudiantiles se presentaba como un personaje olímpico. Ramón Reyes era muy popular, difícilmente alguien podía dejar de quererlo como a un hermano mayor, cálido y leal.

Casi no había varones y esto los hacía privilegiados: las mejores chicas de aquí revistaban en La Normal. Era como estar viviendo cotidianamente el segundo acto de Pársifal, cuando, en el bosque florido, se encuentra con las Blumenmädchen a su rededor. Pero... ¡ay!... todas ellas suspiraban por algún chico del Colegio Nacional.

Rudy Quiroga Fue la gran esperanza de Santiago. Nadie dudaba de su talento. Cuando fue a grabar, empezó directamente con un Long Play. Esperábamos con ansias que llegara a Moglia, Radar o Tati, grandes disquerías de por entonces (a las cuales tampoco se llamaba "disquerías" sino "casas de música). Olivares también vendía discos por entonces. El long play de Rudy nos encantó. A cada rato pasaban sus temas por la radio. En el Parque de Grandes Espectáculos las parejas salían como palomas y gorriones cuando tiran alpiste, cuando comenzaban a sonar esos temas. Pero en poco tiempo, de parecida manera a una lamparita que se va quedando sin batería, los vigencia de Rudy se fue atenuando. Hasta desaparecer, al fin, por completo. Pocos meses después de su fugaz apogeo, muy raramente se escuchaban su canciones. Dijeron que su marginación vino porque no era lindo. También porque tenía cara de indio. Tampoco tenía cuñas. Encima era santiagueño. Bueno, cualesquiera hayan sido las causas del eclipse de Rudy, lo cierto es que su brillo fue muy intenso, y nos hizo felices a todos los santiagueños, mientras duró. Rudy era un tipo muy querido aquí. Por su valor humano. Jimmy Kempf

Jimmy fue otra frustración para los santiagueños. Tenía todas las condiciones para triunfar. Buenmocito, rubialo, educado en las clases medias, nadie podía acusarlo de "cabecita negra" en Buenos Aires. Tampoco tenía mala voz (al menos era mejor que Palito Ortega). Por eso Leo Dan apostó fuerte con él cuando lo hizo grabar un simple. Silvia Susana, se llamó su tema, que resultó un moderado éxito. También desencadenó un aluvión de rumores, pues parece que estaba inspirado en su primera novia, una chica rubita, de ojos celestes, muy bonita pero con una serie de contradicciones -según se chismeaba. Ella lo había dejado por esas contradicciones -sostenía la versión popular. Él se vengaba dulcemente haciendo conocer su historia al país entero. Pero no triunfó. Más rápidamente que Rudy, su fama se apagó. Después andaba cantando con los Rocklands, donde también tocaba el órgano. Jimmy era un tipo reservado, taciturno. Tal vez allí dederíamos buscar las razones de su inhabilidad para el gran marketingo discográfico. Eran los tiempos del Club del Clan.

Textos censurados Durante el período en que me tocó escribir El quid para El Liberal, hice algunos trabajos que finalmente no pude publicar. A poco de comenzar a publicarse estos textos que, tal vez por ser muy cortos, adquirieron inusual popularidad, alguien en la dirección pareció advertir ciertos peligros en ello. El control comenzó como una discreta indagatoria cotidiana del encargado de la Redacción, Oscar Gerez. Más tarde se me dijo que la nueva supervisora sería María Luisa Castiglione, una abogada a quien se adiestraba para ocupar el sitio de Directora Editorial del diario. Debido a la precariedad de nuestros empleos, se incuba en los periodistas otra forma de censura insidiosa, que consiste en no presentar textos contrarios a las ideas imperantes en la dirección. A veces uno

se da cuenta de esto antes de escribirlos. Otras, llevado por el entusiasmo o la necesidad de hacer algo rápido, “nos salen” artículos que expresan verdaderamente lo que sentimos... pero de los que, ¡ay! luego de escritos, comprendemos su esterilidad, pues nacieron destinados a chocar contra el muro estrecho que custodia al pensamiento oficial. Entonces son rechazados, o directamente uno opta por no someterlos a la inquisición directorial. He aquí algunos de estos trabajos, pues oportunamente tomé la precación de grabarlos en un diskette y llevármelos a mi casa.

No seguir las estúpidas recetas del FMI Hace algunos días el eminente intelectual Alvin Toffler estuvo en Buenos Aires. Durante su conferencia en la Expo Management 1998, desgranó los siguientes conceptos: 1) La economía del futuro se basa en la inteligencia, 2) Las industrias deben dar preferencia a la inversión en alta tecnología, como los navegadores inteligentes para automóviles, “más importantes hoy que el montaje en sí mismo”; 3) La construcción de 6.200 millas de autopista (en la Argentina), que demandará una inversión cercana a los 16.000.000: “si no se destina esos recursos a la construcción de autopistas inteligentes, estamos haciendo una inversión antigua que deberá ser reemplazada rápidamente”. Dijo además: “no abracen la integración y el libre mercado como si fuesen una religión”; “el FMI cometió en Indonesia un trágico error que se pagó con sangre” (al impulsar programas contra la comunidad étnica china); por ello recomendó: “no sigan a ciegas las recetas estúpidas del FMI” porque “es una organización que, esencialmente, intenta usar la misma medicina para todas las enfermedades”. Toffler es uno de los grandes ideólogos del capitalismo contemporáneo y declaró “creo muy firmemente en el libre mercado, pero como instrumento, no como teología”. Si él dice esto... ¿qué podemos agregar nosotros?

Nota del autor: Lamento verme obligado en este caso a hacer una aclaración aún más larga que el texto conflictivo. La misma mañana en que salió publicado me avisaron que María Luisa Castiglione me convocaba a la dirección. Fumaba, como era habitual en ella, aún antes del mediodía. Estaba con el borrador de El quid sobre el escritorio, con expresión entre autoritaria, asombrada e incrédula (ante lo que consideraba la irracional audacia de un pinche como yo). Ya conocía esa expresión, que se repetiría cada vez con mayor frecuencia -no porque yo intentara desafiarla (al contrario, hacía esfuerzos dolorosos para adecuarme todo lo que mi dignidad permitía, por miedo a perder el trabajo), sino porque evidentemente alentaba un ladino prejuicio. Muestra de ello es que no hubo forma de convencerla de que lo escrito estaba dentro de los márgenes universalmente permitidos por el sistema mismo. Con la mayor sutileza que me fue posible argumenté mi anhelo de que El Liberal no mereciese las calificaciones de “medieval”, “cavernario”, “retrógrado”, con que lo habían ornado ya otros medios –como Página /12- al ocuparse incidentalmente de Santiago. El incidente se prolongó de un modo absurdo. Fui convocado en tres o cuatro oportunidades más. La mujer había ordenado a la empleada del archivo conseguir todas las crónicas publicadas sobre la visita de Alvin Toffler, para constatar que hubiese dicho lo que en El quid se afirmaba. Me recriminó por haber leído varias transcripciones de las conferencias –algunas muy extensas- y no hallar las frases que yo citaba. Le señalé que habían sido publicadas por La Nación, diario que no se veía entre los provistos por la secretaria. En el acto la hizo llamar; la secretaria le dijo que ese diario había sido llevado a la casa por alguno de los miembros de su familia. Con el compromiso por parte de la empleada de rastrear el diario, postergamos la reunión para cuando fuesen obtenidas las evidencias. Si sucedía esto, podría autorizarse la publicación de mi texto. Por obstinación quizás, la semana siguiente insistí en preguntar si finalmente este Quid sería autorizado o no. María Luisa Castiglione me contestó que aún no habían conseguido el ejemplar de La Nación que se precisaba. El método policial con que empezó a manejarse esta mujer no sólo ya respecto a El quid, sino a todos los textos de la página de Opinión –por entonces a mi cargo- precipitaría la incomodidad, desconfianza mutua e inocultable animadversión en que comenzaron a desenvolverse nuestras relaciones, lo cual perjudicaría

indudablemente el trabajo. Finalmente ese texto nunca fue publicado. Aunque se me decía cuando averiguaba sobre su destino que “seguía en estudio”, comprendí pronto la intención de esta mujer –de modestos recursos intelectuales pero dotada con pertinaz astucia, como corresponde a la fauna santiagueña-, es decir, la anulación lisa y llana del pequeño artículo. Editorial La Justicia debería ser justa Una norma dictada por el Consejo de la Magistratura de la Nación permite reflexionar acerca de la necesidad de la transparencia en los actos de este sector del poder. Los miembros del Consejo de la Magistratura de la Nación han dictado un Reglamento provisorio que tendrá vigencia hasta el 28 de febrero. Desde esa fecha en adelante se supone regirá un texto definitivo. Es esta una norma que determinará el futuro de la justicia, por lo cual, será una herramienta fundamental para garantizar -o no- la transparencia en la administración de justicia y la democratización del Poder Judicial. La fundación Poder Ciudadano ha elaborado un documento, que fue entregado a los funcionarios, con el propósito de contribuir al mejoramiento de ese texto. El documento, firmado por varios juristas de primer nivel, recomienda principios generales que aseguren la publicidad de los actos, acceso a la información, no discrecionalidad en el manejo de los fondos, participación ciudadana, idoneidad en los nombramientos y consenso en las decisiones. Según esta prestigiosa fundación, hay en el reglamento provisorio omisiones que convendrían subsanar. No se garantiza el acceso de los ciudadanos a los asuntos tratados ni a los dictámenes. No hay indicaciones respecto a la necesidad de dar a difusión el manejo de los fondos anuales para el Poder Judicial. No se indica que las reuniones de las comisiones puedan ser públicas.

No se prohíbe crear fondos reservados o partidas secretas. Tampoco se obliga a designar el personal de planta del Consejo de la Magistratura por concurso, y no se limita la designación de asesores. Estas y otras recomendaciones que hace públicas Poder Ciudadano, apuntan a que "el Poder Judicial recupere el prestigio perdido, y el modo más directo es que el Consejo de la Magistratura comience haciendo justicia con la Justicia", según afirman. En nuestro medio provincial también los pasos efectuados en este sentido, pese a haber sido promisorios en algunos aspectos, requieren su observación y mejoramiento en otros. La designación de jueces que decidan sobre la suerte y los bienes de los ciudadanos es un asunto de extrema importancia, por lo cual deben ajustarse al máximo los mecanismos que reglamenten su gestión. Particularmente en lo que se refiere a garantizar su absoluta independencia del poder político de turno. Esta es una condición imprescindible para que nuestra Justicia alcance a todos por igual, y avente cualquier sospecha que pueda formulársele, en el sentido de haberse convertido en la "justicia de unos pocos".

Editorial ¿Una conexión mortal? La Justicia local investiga el supuesto tráfico de drogas en la cárcel de Santiago del Estero. La sorpresiva muerte de un recluso motivó a la Justicia para profundizar investigaciones que se venían efectuando a raíz de cierta denuncia radicada el año anterior. Una razón de la sorpresa consiste en que el fallecido estaba a pocos días de recuperar la libertad. Otra, que fuese el mismo interno que apareció muerto en su celda -Ernesto Rodolfo Ruiz- quien efectuara la mencionada denuncia.

Ella se refiere al tráfico de drogas, entre los presos alojados en el edificio del Penal de Varones -Alsina 850-, con el control, según lo denunciado, de altas autoridades de esa institución. Esta gravísima imputación se apuntala aún más si se tiene en cuenta la denuncia en el mismo sentido realizada por otro interno, Juan Carlos Roldán, en noviembre de 1994. El denunciante afirmó además haber sufrido apremios ilegales por parte de las autoridades del penal. La razón habría sido que escamoteó parte de las drogas que esas mismas autoridades la habrían entregado para comercializar por su intermedio entre los demás internos. También el empresario Sergio Grecco -acusado del robo de $ 5.000.000 al Banco de la Provincia- se presentó a la Justicia para alertar sobre el tráfico de estupefacientes en la cárcel y -al igual que Roldándeclaró temer por su vida. La muerte de Rodolfo Ruiz, uno de los denunciantes, arroja una pesada sombra de preocupación sobre toda la comunidad carcelaria. Como se dijo, este interno estaba a punto de recuperar su libertad, y esta situación hace al menos cuestionable la hipótesis de suicidio que sugiere la forma como apareció en su celda. Los rumores de tráfico de drogas en establecimientos penales no son nuevos. Aún más, se sustentaron ciertos criterios, entre los familiares y personas relacionadas con el tema, según los cuales esta lacra consistiría un mal inevitable. Pero en el caso que nos ocupa, se asciende varios peldaños de gravedad en el problema, debido a que los imputados son las propias autoridades, que deberían combatir estas desviaciones altamente perjudiciales para los presos. Esta intolerable situación tiene que ser prestamente esclarecida por la justicia. En un ámbito tan lleno de potencialidades amenazantes, la existencia de un factor delictivo de alta peligrosidad, alentado por las mismísimas autoridades, es prácticamente una bomba de tiempo. Debe darse pues, inmediatamente una resolución ejemplar al problema, y sus resultados ser ampliamente publicitados, para servir de testimonio ejemplar respecto en este delicado tema.

Subversivos Fui -soy- subversivo. Con el tiempo se aprende a disimularlo mejor, si se sobrevive. A veces se lo disimula tanto que de hecho ya no se lo es. Espero que no llegue a sucederme. Creo que todos los artistas somos básicamente subversivos. Pues no ser subversivo significa aceptar que los poderosos te midan el mundo y te digan por donde puedes caminar, y por donde no –los poderosos, aquellos que han sido capaces de ser despiadadamente crueles con sus semejantes para quitarles su parte y engrosar la suya, e infundirles el suficiente miedo para que no reclamen justicia jamás. Un país sin subversivos es un país muerto. Fueron los subversivos quienes hicieron la Revolución Industrial en Inglaterra. Los subversivos quienes derribaron a la nobleza parasitaria en 1789 -la Revolución Francesa-; sin esas subversiones el mundo occidental aún estaría habitado únicamente por amos y esclavos. 8 de Noviembre de 1997

Deuda falsa Un ardid perverso desde los orígenes de la moneda es el prestar con intereses. Y cuanto más altos son esos intereses, tanto más perverso. Debido a ello en la Europa caballeresca de la Edad Media se despreciaba al prestamista, dejando esa actividad reservada a personas de otras razas, inmigrantes sin ocupación ni un lugar cierto en la sociedad. Con el tiempo esa mentalidad fue ganando terreno hasta adueñarse del poder en el mundo durante los años 80. La tan meneada “Deuda externa” que está liquidando a nuestro país no es otra cosa que un tramposo saqueo. Primero, porque los beneficios de los préstamos otorgados en su momento, solamente

alcanzaron a un grupo pequeño, beneficiados con su protección por la sangrienta dictadura militar. Y más tarde por los gobiernos “democráticos” que siguieron. Luego, porque ya se ha obligado a nuestro pueblo a pagar toda esa “deuda”, a través de intereses usurarios. Por ello, el único camino sensato hoy para evitar la destrucción de nuestro país, es que los bancos extranjeros y los propietarios de bonos de esa falsa deuda dejen de quitarnos dinero ya.

El Candil

Diez Líneas Lo bueno, si breve, dos veces breve. Este fue el desafío bajo el cual compusimos esta nueva columna, que se publicaría todos los días, entre mediados de1999 y principios del año 2000 en Nuevo Diario. Es decir, entregar cada día al lector lo más bueno que pudiéramos componer, apelando a nuestros mejores oficios y experiencia. Entendiendo como bueno lo útil, enriquecedor, edificante. Para que de esa forma resulte breve. O sea, para que en vez de dar vuelta la hoja, como se hace con tantos artículos largos, desmañados, insustanciales, que se difunden en los diarios hoy, o en vez de abandonar la lectura, hastiado, y ponerse a mirar las fotos, el lector piense: “¡Qué bueno ésto!”, sólo para completarlo luego con su pensamiento.

La única ley Rabí Hillel era un sacerdote sabio que vivió unos cien años antes de Cristo. Para probar su talento, un fariseo le pidió: -Rabí, explícanos toda la Ley y los Profetas, en el tiempo que aguanta un hombre parado en un solo pie. El Rabí dijo: -Lo mismo que quieres que te hagan a tí, sea lo que hagas a tus hermanos, siempre. Esto expresa toda la Ley, y la enseñanza de los profetas. Lo demás es comentario. Han pasado más de dos mil años, vino el mismo Hijo de Dios para repetirlo. Pero aún hoy seguimos inventando argucias y comentarios, para no cumplir el mandamiento elemental. Pues si lo hiciéramos, no necesitaríamos más leyes que las de nuestro corazón.

Proezas Tendemos a valorar únicamente las proezas. "¡San Martín cruzó los Andes!", repetimos año a año. Normalmente no vemos que hay otras proezas, forjándose cotidianamente a nuestro alrededor. La proeza de un padre, que renunciando a sus caprichos personales se esfuerza por trabajar cada día, en lo que sea, para bien de su familia, sin reclamar nada por ello. Y llega a la ancianidad venerado por hijos y nietos, con la satisfacción del amor cumplido. La proeza de una madre, que dejando todo lo que quisiera tener, vela minuto a minuto por las necesidades de su familia, creando mil recursos para solucionar las muchas carencias que acechan hoy.

Estas son las verdaderas proezas, las que hacen la historia. En un mundo donde prevalece el egoísmo... dar la vida por nuestra familia, no renunciar a ello jamás... es algo muy elogiable.

Perdón "Cualquier tonto puede criticar, censurar y quejarse, y casi todos los tontos lo hacen. Pero se necesita carácter y dominio de sí mismo para ser comprensivo y capaz de perdonar". Lo escribió Dale Carnegie hacia 1930. No estaba sino repitiendo lo que la Sabiduría dijo desde el origen mismo de la cultura humana: no mejorarás a nadie con la acerba crítica, pero sí con el perdón. La persona que es perdonada por alguien a quien hizo daño, aunque no lo diga, se siente secretamente deudora de quien ejerció con ella tanta bondad. Todo el rencor que pudo tenerle se diluye en el vacío, al no encontrar la resistencia del otro a quien va dirigida. Por eso, la enseñanza divina "ama a tus enemigos", no es sólo una declaración ética, sino una fórmula científica... para no tenerlos más.

Monumentos Asurbanipal II reconstruyó la ciudad de Nimrud. Empleó a decenas de miles de trabajadores esclavos para hacerlo. Como se sabe los asirios no andaban con vueltas. Acostumbraban desollar vivos a sus obreros o empalarlos a un costado de los caminos. Los Europeos construyeron hermosos castillos, que aún hoy admiramos. Los Incas erigieron inmensos monumentos... Todo a costa de grandes sacrificios de sus pueblos, a quienes oprimían con mano de hierro. ¿Qué construimos los santiagueños? Nada. Por ninguna parte de nuestro ancho territorio se encontrarán castillos, templos monumentales ni estructuras arquitectónicas majestuosas o extrañas.

¿No hablará bien eso de nuestros gobernantes y su pueblo? Podría significar que, a pesar de su humildad los santiagueños, durante su historia ya milenaria, no debieron soportar jamás salvajes como Asurbanipal, Alejandro Magno o Atahualpa, que trituraban miles de humanos para levantar inmensas estructuras donde regodear su soberbia.

Parque Nacional de Copo Entre las buenas noticias de este año se inscribe la de la creación del Parque Nacional de Copo (Nuevo Diario, 17/8/99). Este consiste en una zona protegida, donde personas especializadas trabajarán en la preservación de especies vegetales, zoológicas, y el mantenimiento de las condiciones ecológicas naturales en un nivel óptimo. El aporte de instituciones nacionales e internacionales ha de garantizar que no escaseen los fondos para esta meritoria labor. Y ¿de qué manera los santiagueños podríamos colaborar en ésto? En primer lugar valorando lo que tenemos y no destruyéndolo. Nuestra ciudad -que si se aplicara un criterio sensato debería estar poblada de árboles-, por partes semeja un desierto. Imitemos el ejemplo de quienes bregaron por la institución del Parque de Copo: plantemos árboles regionales.... ¡y cuidémoslos!

Trabajar Por los que no trabajan, trabajo y lucho... si el mundo no lo sabe, ¡Dios lo comprende!... Los versos inmortales de Blanco Belmonte encierran el secreto de la felicidad. ¡Trabajar! dicen. ¿Que nadie nos da

empleo? ¡No importa! ¡Hay tantas cosas para hacer! ¡Hacer, hacer, sin esperar que nos lo digan! El que hace no tiene tiempo de preocuparse, ni de enfermarse. Por lo general eludimos hacer algo pues lo consideramos obligación de otro. Deberíamos invertir nuestro modo de pensar. Si hay algo que hacer, en vez de decirnos “¿Por qué tengo que hacerlo yo?”, pensar: “¿Pero por qué no lo voy a hacer yo?”. Poniendo en práctica este principio, veremos que paulatinamente todo se va iluminando a nuestro alrededor. Y cosecharemos sonrisas, y amor -que es la mayor riqueza. Pero también dinero, pues seguramente, tarde o temprano, alguien se dará cuenta de nuestro valor.

Perros Un perro grande merodea a un perro chico, le gruñe, juega un poco con él, no sabe muy bien en apariencia qué tratamiento le dará al final. El perro chico acepta discretamente los juegos, desconfía, y con razón como se verá. Pues enseguida el perro grandote se cansa, algo le molesta en el perro chiquito, y le da un tarascón, lo revuelca un poco; el perro chico primero retrocede, aterrorizado. Soporta el ataque como puede y luego escapa, aullando. Muchas conductas humanas -demasiadas, ¡ay!- se parecen a las de estos animalitos domésticos. Particularmente en algunos aspectos que no quisiéramos mencionar. Si observáramos atentamente a los perros e intentáramos, cada día, parecernos lo menos posible a ellos... seguramente nuestra evolución daría un salto cualitativo.

Holandeses

Los alemanes, los belgas y los holandeses son los mayores consumidores de Europa -según la revista Holland horizon. De ellos, los holandeses ostentan los mayores ingresos. En los últimos años, los ingresos per cápita de la población holandesa no ha dejado de crecer y por ende los nórdicos gastan proporcionalmente más. Pese a ello son bastante conservadores -nos dice la revista- y ahorrativos. Pero ¿para quién ahorran los holandeses? El periódico Le Monde nos indica que junto a los suecos son el pueblo con menor natalidad en el mundo entero. Al parecer, pese a sus grandes recursos ellos tampoco leyeron -o entendieron mal-, a Quien dijo: "no deben acumular riquezas en la tierra, donde la polilla y el orín los corroen..."

Quedar en Santiago Se dice de alguno que se fue: “qué grande, fulano... está triunfando en España”. O “¿Sabías que mengano se está llenando de plata en Estados Unidos?”. Para nuestro criterio sería como decir: -Qué buena idea tuvo perenganito... abandonó a su familia -unos tristes pobretes-, consiguió una novia rica, y ahora hasta se va cambiar de apellido. Quedar en Santiago es el verdadero desafío. Amar la tierra de uno, luchar por ella, sufrir por sus dolores hasta el llanto, este es el camino que aguarda a los espíritus superiores. Sólo por él se logrará alguna vez el triunfo, el verdadero triunfo. Que no consiste en que nos aplaudan los extranjeros, sino que podamos decir nosotros mismos: he vivido, he cumplido con quien me dio la esencia... me siento en paz, conmigo mismo.

Stabat Mater Una epidemia repentina arrancó la vida a la pequeña hijita de Antonin Dvorák. Traspasado por el dolor, Dvorák, que ya era un compositor famoso en aquel tiempo, no se suicidó: se encerró a crear música. Tomó aquel poema de Jacopone Da Todi, un Franciscano del siglo XIII, que ya había suscitado hermosas musicalizaciones de... ¡Palestrina, Haydn, Verdi, Rossini!... La composición de Antonin Dvorák estremece el espíritu; difícilmente alguien sensible pueda oírla sin derramar lágrimas. El poema refleja el inenarrable dolor de la Virgen María, colgada de los pies de su Hijo asesinado en la cruz. Solamente podía haber sido comprendido por alguien que sufría lo indecible. Pues este músico, un año atrás... ¡había perdido a sus otros dos hijitos! Al parecer es un signo de los elegidos padecer, como Dvorák, ese dolor tan grande que termina abriendo las puertas que nos separan de Dios.

Aristocracia Filoteo de Patmos dijo: "no existe más aristocracia que la del espíritu". Más tarde los seguidores de Voltaire, con un presupuesto semejante echaron abajo a la nobleza inútil y degenerada de Francia. Alvin Toffler, reverenciado hoy por muchos globalizadores, sostiene: "el conocimiento es poder". Quienes fabrican sistemas están tomando ese criterio para dominar el mundo a través del manejo total de la información. La humanidad confunde el camino. El griego no hablaba de poder físico, de control sobre los demás y apropiación de las cosas. Sino del poder que nos da el dominio de nosotros mismos, para convertirnos en una potente usina de amor y beneficios hacia los demás. Sin hacer daño jamás, ni quitarle los bienes a otros. Y el espíritu, cuando más elevación alcanza, menos se dirige a la obtención de cosas materiales.

Plataformas Un holandés de paso por Santiago, hace poco escribió una barbaridad, que se publicó... y el cholulismo aplaudió (no por inteligente reflexión, sino por haberlo sostenido un holandés). Dijo: "deberían quitar esas horribles plataformas en las esquinas de la plaza Libertad". Hasta sugirió el método: "con una topadora, en una noche, se detroza el engendro y listo". ¿Por qué debíamos quitarlas? Obstaculizan el tránsito, afirmó el europeo. Desde el punto de vista del caminante, esas plataformas son un oasis y siempre que uno pasa por allí agradece a la municipalidad por haberlas colocado. Porque en Santiago quien camina cada vez más va quedando como un proscripto, librado a la extrema brutalidad con que se lanzan a las calles la mayoría de los conductores. Creemos que no sólo deberían conservarse esas plataformas, sino construirse otras en esquinas anchas, y establecer sistemas de control que protejan la integridad de los peatones, hoy en día en extremo amenazada.

Mil años "Para Dios mil años son un minuto" dicen de diferentes maneras todas las religiones. Para dios un minuto puede ser mil años. Este dios, con minúscula sólo para diferenciarlo del Dios que llena todo lo existente, podemos ser nosotros. En un minuto, un hombre-dios, una mujer-dios, puede vivir de una manera tan intensa, que su vida tendrá el valor de mil vidas comunes.

Luz y oscuridad Juan, el apóstol que más conoció a Jesucristo dijo: “Dios es Luz”. Más tarde el mismo Dios encarnado nos confió: "Yo soy la Luz del mundo". Por fin, levantando el pan y la bebida durante la última cena, afirmó: -Estos son mi Cuerpo y mi Sangre. Si Cristo es la Luz, y la comunión su Cuerpo y su Sangre, cada vez que tomamos la comunión estamos ingiriendo Luz. Es verdad que la luz del sol nos llena de plenitud -en lo cual Santiago es privilegiado. Y que a medida que se construyen telescopios mayores nos asombra la infinitud de la Luz. Pero el buscar la luz -camino recomendado por Cristo- debería ser también hacia dentro, según vimos. Ello será posible solamente si mantenemos nuestro cuerpo sano, afinado y limpio... sin rencores, envidias ni odios, que son los productos más conspicuos de la oscuridad.

Malos recuerdos Cuando escasea el dinero afloran los malos recuerdos. Ella revive la ocasión en que su esposo demoró porque tenía mucho trabajo y lo vieron con una chica. Él recrimina que durante años le ha sido fiel pero no por eso lo dejó de celar, hasta el punto de crear situaciones ridículas. Que jamás le tuvo confianza. Los chicos asisten conturbados a esas discusiones de los padres; los desconciertan y los llenan de pena. Luego se acostumbran a hacer oídos sordos, y paulatinamente se van desentendiendo de personas tan conflictivas.

Deberíamos meditar muy bien antes de lanzar nuestra ira contra quienes tenemos al lado. Hasta nuestra salud se perjudica. Un ramalazo de ira agota más que una jornada entera de duro trabajo. ¿No han sentido el cansancio que los embarga después de una pelea? Ahorremos esa energía. Transformémosla en sonrisa. Y en vez de decir: "estoy harto", digamos "todavía puedo".

Desafío Ya casi no van quedando ignorantes sin título -dijo Macedonio Fernández, alrededor de 1930. ¿Qué decir ahora? La búsqueda de comodidad ha hecho que en todas las grandes ciudades, y en la nuestra también, millares de jóvenes se amontonen buscando asientos en las facultades. Quieren tener títulos, para poder ocupar los puestos más elevados del sistema. La mayoría de ellos quieren ser abogados, médicos o contadores. Han estudiado desde niños, a instancias de sus padres. Algunos corriendo de la escuela a otras academias, y también a idiomas. Poco tiempo les ha quedado para vivir. Mientras tanto, inmensas tierras sin cultivar yacen inútiles, por falta de brazos que las trabajen. Maravillosos valles continúan deshabitados, porque allí no hay bancos ni oficinas. ¿Cómo lograr que nos sirva tanta riqueza desconocida? Este es el gran desafío para las generaciones de hoy.

Atención a los niños

Algunas madres se espantaron ante la perspectiva de padecer durante quince días a los niños en su casa, durante las vacaciones de invierno. (Esto si hacemos caso a ciertas publicaciones.) Entonces se pusieron a idear rápidamente argucias para tenerlos la mayor parte del tiempo entretenidos -es decir, lejos de ellas. Ninguna educación les ha permitido, al parecer, comprender lo que probablemente sabe una humilde y analfabeta madre campesina. Lo único que el niño necesita para estar bien es amor. No nintendos, no cubos didácticos. Amor. ¿Y cómo se manifiesta el amor? En el tiempo. A través de diálogos, juegos personales, enseñanzas, es decir, que el niño sepa que es importante para nosotros, que renunciamos a hacer algo que nos interesa para estar únicamente con él. Si dejamos que nuestros niños se críen solos, no tendremos derecho a quejarnos cuando nos devuelvan el "favor" al llegar nuestra vejez.

Comidas Cuando Jesucristo comió con sus discípulos, dijo: "hagan esto en conmemoración mía". El estaba en una casa de familia, no en un edificio especialmente construido para rituales. Quiere decir que si nosotros estamos cenando con nuestra familia, podemos -o debemos, si intentamos ser cristianos- hacerlo en conmemoración de nuestro Dios. Un Dios que su discípulo preferido definió con la palabra "Amor". Entonces cada cena -o mejor: cada comida- podría -debería- ser una conmemoración del Amor en nuestra mesa de familia. Y ¿cómo podemos conmemorar al Amor si estamos peleados, acechándonos los unos a los otros o discutiendo? O ¿cómo podremos conmemorar a Dios mirando televisión? Retomemos aquella vieja práctica santiagueña, de almorzar y cenar tranquilos y en familia. Antes de hacerlo dejemos afuera toda inquietud. Y comprendamos el milagro que contiene cada bocado de nuestra humilde comida.

Desocupados

Cáritas y el Inta ofrecen desde hace varios años una excelente alternativa para los desocupados. El Inta provee semillas, pollitos y asesoramiento técnico a las familias para que construyan su gallinero y cultiven una bien provista huerta familiar. Basta con tener acceso a un rectángulo de 3 metros por cinco de tierra -si es más mejor-, un poco de agua (aunque no sea potable) y en pocos meses el grupo tendrá alimento como para mantenerse perfectamente, pues se sabe que comiendo huevos y verduras se adquiere toda la energía necesaria para vivir bien. De vez en cuando un pollito a la parrilla con papas al horno puede constituir el menú especial. Y de acuerdo a los resultados vistos en Villa del Carmen, hasta se pueden vender los excedentes con fortuna. Aún a los que no son tan pobres los beneficiaría tomar en cuenta esto.

Derechos del consumidor Existe una Ley que defiende los Derechos del Consumidor. Lleva el Nº 24.240 y rige en todo el país a partir del 15 de octubre de 1993. Esta ley busca impedir que se perpetren los abusos que en innumerables ocasiones se cometían contra los consumidores y usuarios, especialmente en facturas de servicios, muchas veces de difícil comprensión. Estos nuevos derechos humanos se plasmaron en la Constitución Nacional renovada, a través del artículo 42. Mensualmente la Secretaría de Industria y Comercio sanciona a cientos de empresas por violaciones especialmente en el peso o calidad de los alimentos envasados. Algunas de esas multas pueden llegar a los $ 500.000. En Santiago su autoridad de aplicación es la Dirección de Industria y Comercio -Roca (s)768. Teléfono: 422 4650.

Rengos

"Pecado" viene de un antiguo vocablo -pecus- que significaba también "rengo" (según la antigua tradición ibérica). Esto se aplicaba a los fieles que por alguna razón no podían emprender el camino de las largas peregrinaciones hasta Santiago de Compostela. Los Padres Cristianos consideraban la vida como un largo camino hacia la perfección -asemejarnos a Dios-, y el pecado era un defecto que nos impedía cumplir este camino. El mejor remedio era, entonces y pese a la dificultad, animarnos a emprenderlo. El milagro de nuestra voluntad y fe, consistiría en la curación del defecto, permitiéndonos a partir de allí alcanzar a los mejores, aquellos que con pie presuroso se encaminaron antes hacia las dichas prometidas. Esta parábola sencilla, repetida durante siglos, quiere decirnos tal vez que... no hay peor rengo que el que no quiere caminar.

Palabras "Has hablado mucho... por eso crees que tienes razón", dijo una humilde y casi analfabeta anciana a un hombre que se preciaba de su elocuencia. El manejo fluido de la palabra ha sido en muchas oportunidades un instrumento para ocultar la verdad. En cambio la sensibilidad intuitiva de quienes, por causa de su humildad, no han recibido mucha información, suele darnos constantemente la guía que necesitamos, para concretar el bien necesario. La palabra rigurosa y racional, cuando se la usa sin prestar oído al corazón puede resultar en la absolución de un inmoral, porque tiene poder. O en la determinación de una guerra, "por motivos humanitarios", aunque para ello haya que asesinar a miles de personas de todo sexo y edad. Hablar mucho. Deberíamos cuidarnos de este exceso, sustituirlo por "amar mucho". Tomando el amar como "dar... dar, sin pedir nada a cambio".

Diez mandamientos Los padres católicos dehonianos, publicaron en Uruguay este decálogo que, por su hermosura, reproducimos para nuestros lectores: 1. Creerás en el Dios de la Vida, que desea la vida en abundancia para todos y no la muerte. 2. No utilizarás el nombre de Dios para atentar contra la vida de nadie. 3. Agradecerás a Dios la Vida, como un don y una tarea. 4. Defenderás la vida amenazada y honrarás a los que te han dado la vida. 5. No matarás de ningún modo. 6. Amarás y gozarás la vida sin egoísmo. 7. No te apropiarás de los bienes que han sido creados para que todos vivan. 8. Compartirás la vida con tu pueblo con toda verdad. 9. Trabajarás para que todos tengan lo suficiente para vivir. 10. Pondrás tu vida al servicio de los demás, hasta arriesgar tu vida por la vida de los otros. Estos diez mandamientos se resumen en dos: amarás tu vida y la vida de tu pueblo como Vida de Dios.

Sangre en las hostias Hace algunos días el diario La Voz del Interior, de Córdoba, publicó un extenso informe. En él se daba a conocer el aumento extraordinario de habitantes de la ciudad con desequilibrios psíquicos, u otras enfermedades atribuidas por los médicos y psicólogos al cansancio mental. El estudio concluía, luego de una consulta masiva, que las causas de este crecimiento de la depresión, las gripes crónicas, los estados de laxitud constante, provenían de cuestiones económicas. La desocupación y la arbitrariedad vigente en las relaciones sociales ejerce una presión terrible sobre los ánimos. Pocos días después un sacerdote encontró dos hostias, que había dejado en remojo, convertidas en coágulos que manaban sangre. Algunos dirán ¿qué relación tiene una cosa con otra?

Nosotros podríamos contestar: ¿Qué relación tiene el derramamiento de la sangre de Cristo en la cruz, con la injusticia en el mundo?...

Justicia "El malo es un continuo codiciar; el justo, en cambio, da sin reserva". Este proverbio de La Biblia (21:26) define las condiciones de la verdadera justicia. El malo codicia constantemente, acecha a su prójimo tramando todo el tiempo qué le puede sacar. Se hace de la fuerza -con astucia o engaño- y la utiliza luego para obtener lo que le interesa o desea. Y a eso llama "justicia". El justo da sin reserva. Mientras los malos dan solamente si les sobra y están de buen humor (práctica condenada por Jesús), los buenos dan de lo que jamás le sobra (recordar el ejemplo de la viuda que dio sus últimas monedas y fue alabada por Jesús). Durante siglos quienes acceden a la fuerza avasallaron a los justos que solamente quieren vivir de su trabajo y compartir su pan con los amigos. Pero jamás prevalecieron. Pues la maldad, cualquiera sea el disfraz con que actúe, tarde o temprano cae, carcomida por su propio veneno interior.

Pobres Cuando un padre pobre puede comprar un par de zapatillas nuevas para alguno de sus hijitos se le llenan los ojos de lágrimas. Y se siente inmensamente feliz. Vuelve a su casa, tal vez en bicicleta, con el corazón radiante de emociones gratas. Con parsimonia, abre el paquete en medio de toda la familia, que lo mira con ansia.

El niño que recibe las zapatillas las mira con ojos asombrados, se le ilumina el alma. Y también es feliz. Y la madre, y los otros hermanos, son felices también porque saben los esfuerzos que cuesta comprar un par de zapatillas en esa casa. Los niños pobres que, ya en la escuela secundaria, pueden emprender un viaje con sus compañeros, alcanzan las nubes por esa sola experiencia. La vida es rica para los pobres. Cada pequeño logro es una conquista y cada día se abre con alguna esperanza. Quien ha sido o es pobre puede comprender entonces el sentido de la felicidad... "porque de ellos es el Reino de los cielos".

Ayuda fatal El presidente colombiano Andrés Pastrana anunció una "estrategia integral" para "salvar a Colombia de la violencia". Ese plan cuenta con el aval del presidente Clinton, y el apoyo económico... y militar de Estados Unidos. No quisiéramos ser pesimistas, pero si la "ayuda" que Estados Unidos prestará al gobierno colombiano será como la que dio en su momento a Santo Domingo o Panamá (la invasión con Marines) o a México (a quien arrebató una fracción importantísima de su territorio nacional), puede ser demoledora. O peor aún, si la ayuda va a ser como la que le dio a Yugoeslavia, donde sus bombardeos "humanitarios" produjeron miríadas de muertos civiles... más valdría que se queden tranquilos en su casa. Porque casi nadie medianamente informado ignora que la nueva "estrategia antidroga", que ofrecen los gigantescos árbitros del mundo para América Latina, no es otra cosa que un proyecto de control militar encubierto. Y el control por la fuerza no trae paz... sino más efusión de sangre y muerte.

Jubileo 2.000 La campaña "Jubileo 2.000" fue lanzada en 1996 por las tres mayores agencias cristianas de Inglaterra y por el Movimiento de Desarrollo Mundial. Solicita el perdón de la deuda externa a los países más pobres. En octubre de 1997 se creó la coalición "Jubileo 2.000", inspirada en el Levítico de La Biblia, que describe el Jubileo o "Año de Gracia" que se otorgaba antiguamente cada 50 años. Se consideraba que en ese período las desigualdades sociales se acentuaban. En esos jubileos los esclavos eran puestos en libertad, las tierras devueltas a sus dueños y las deudas perdonadas. Jubileo 2.000 agrupa actualmente a más de 70 organizaciones. La solicitud del perdón de la deuda externa tiene sentido si se considera que actualmente hay países que ya han pagado cuatro veces los montos originales, debido a las sucesivas refinanciaciones y los intereses aplicados, muchísimo más altos que los autorizados para el "primer mundo".

Tránsito feroz La reciente muerte de un anciano hace necesario volver sobre un tema remanido de los últimos tiempos. La responsabilidad de los conductores de vehículos con motor que se desplazan por las calles de Santiago.

Como si un espíritu demoníaco poseyera a los automovilistas, motociclistas, camioneros, colectiveros, cuando se ponen detrás del volante, cada vez se manejan con mayor imprudencia y agresividad. No es un desafío el salir a la calle manejando un vehículo, ni el mayor tamaño del nuestro nos da privilegios sobre los pequeños. No debemos meternos por cada hueco que se abre ante nuestra vista sin pensar primero si eso está permitido. Los semáforos deben ser cruzados únicamente cuando se enciende la luz verde. Debemos pasar a otro vehículo solamente por su izquierda. Estas sencillas normas pueden ser comprendidas hasta por un idiota. Sin embargo, personas inteligentes y educadas caen en desgracia por no cumplirlas, hoy.

Chávez El presidente Chávez preocupa a los Estados Unidos porque tiene la suma del poder, defiende la autonomía de su país -Venezuela- y va en camino de desarticular toda la corrupta trama institucional, política y empresaria que proveía tranquilidad a "los intereses vitales" del país del Norte. Como si esto fuera poco, el presidente Chávez es amigo de Fidel Castro, apoya las negociaciones de paz en Colombia desde una posición neutral, y ha prohibido los vuelos de los aviones espías norteamericanos ("antinarcotráfico") por sobre el territorio venezolano. Ahora bien, si el credo democrático que los Estados Unidos dicen defender -incluso con bombardeos criminales, como en Yugoeslavia- indica que los países deben ser soberanos e independientes... ¿Cómo no terminan de aceptar a Chávez, que se impuso en las elecciones por un abrumador porcentaje, e igualmente en el plebiscito posterior? Algo no funciona bien en el criterio con que miden los EE.UU. a los otros países del mundo.

Tres centavos

La tarifa para una llamada local es de 22 centavos. Pero ninguno de los telecentros de Santiago da los tres centavos de vuelto. Cobran directamente veinticinco. Sin embargo Martín, el dueño de uno de ellos, nos dijo una vez que él era capaz de conseguir todos los días moneditas de un centavo en el Banco de Galicia. Cuando pedimos el vuelto, nos miran como si fuésemos unos miserables. Pero saquemos cuentas. Un telecentro normal tiene al menos cien llamadas locales por día. A razón de 3 centavos por llamada, saca ilegalmente a sus clientes 3 pesos. Multiplicado, esto da una suma mensual de $90.¡Con la plata de los clientes financian sus gastos de electricidad!. Una asociación porteña inició causa judicial a Telefónica, pues según sus cálculos, con esa jugadita de los tres centavos... ¡están sacando 5 millones de pesos anuales por encima de lo que permite la Ley! N.de la R.: La mañana en que salió publicado este texto, el jefe de Redacción de Nuevo Diario, Juan Manuel Suffloni, se acercó y me dijo: “Muy bueno El candil sobre lo de Telefónica. Pero si hubieses escrito sobre Telecom, no salía”. Para completar el concepto abundó: “Y claro... Telecom nos está dando un aviso día de por medio... a veces hasta de media página... y únicamente un perro tonto muerde la mano de quien le da de comer”... He aquí un claro ejemplo de la ética sustentada por el empresariado periodístico santiagueño.

Amor y enamoramiento Una chica de dieciséis años fue a Vaisai y encontró a su novio besándose con otra chica. No sólo ello, sino que él luego la despreció, y le dijo que si no le gustaba se fuera al diablo. "¿Por qué no lo dejas?", preguntaron sus amigas. "Porque lo amo", contestó ella.

Eso que llamamos amor muchas veces sólo es fruto de nuestra soledad, nuestros dolores, nuestra frustración. Se cree necesitar de alguien, pues nuestra infancia ha sido triste y tenemos miedo. Pero eso no es amor. Es apenas una pasión peligrosa. El amor viene siempre acompañado por la absoluta libertad. No libertad para hacer cualquier cosa, sino para ofrendarla en beneficio del otro, del ser amado. A quien amamos porque hemos decidido hacerlo, no porque lo necesitamos. Hay algo enfermizo en quien hace daño. La mejor manera de amarlo es tomar distancia y dejar que madure. Será hacerle un bien.

Concejal culterano Un concejal de La Banda dijo que hay que difundir las vidas de los grandes artistas de Santiago. Pero, ¿quién las escribirá? ¿Le pagarán por ello? Y si se las escribe, ¿se llegarán a publicar? Mientras los funcionarios que hacen de vez en cuando este tipo de declaraciones se aumentan sus ya abultados sueldos cada vez que pueden, se les pide a los poetas y escritores "que colaboren". Los banqueros que hacen pingües negocios cada día les ofrecen a los pintores las paredes para que exhiban sus cuadros, como si les hicieran un favor... y decoran gratis sus templos profanos. En Santiago hay escritores que han sido reconocidos en otros países del mundo -pocos, pero los hay- y ningún empresario se "arriesga" a distraer dos mil pesos para editar alguno de sus libros pues no sabe si "será negocio". ¿De qué cultura nos hablan? ¿De la del vino y la empanada? Porque esa sí, anda muy bien en Santiago. Pero la del alma... ¡Ah, esa vuela por las callecitas de tierra, siempre humillada!

Byrd El pájaro fue desde que se originó la humanidad símbolo de amor y bien, fuego eterno, elevación espiritual. Pájaro fue el milagro de música y fulgor que sobrevoló la divina frente de Jesús cuando recibió el bautismo del Espíritu Santo. Pájaro (Byrd) era el apellido del hombre de color que fue asesinado por tres bárbaros norteamericanos sin ninguna razón más que ese color en su piel. Color de un hermoso tono marrón, que por una deliberada equivocación hemos transformado en “negro”. Marrón caoba, marrón cedro, marrón tierra, tierra sagrada, árbol sagrado, sagrada fruta del almendro, todo ello tiene color marrón. Ese hombre que fue atado con una cadena al paragolpes trasero de una camioneta y arrastrado hasta que por un golpe feroz contra el pavimento quedó decapitado, quizá era un santo. Quizá un ángel. Quizá era el mismo Jesús que había vuelto para ver cómo lo trataban esta vez los humanos. Dios nos perdone.

Ricos y pobres “Cría a tus hijos como pobres, y los harás ricos. Críalos como ricos, y los harás pobres”. Este sabio aforismo de la tradición santiagueña nos fue indicado por don Delfor Corbalán, agricultor, residente en el barrio Autonomía. De lo que se trata -siempre según don Delfor- es de que los niños tengan consciencia de lo que cuesta conseguir cada cosa, hoy en día y aprendan a hacerlo con sus propios esfuerzos. No de privarlos de lo indispensable, pero sí de evitar que caigan en pedir cualquier cosa, solamente porque está de moda. Quienes por una prosperidad prolongada o pasajera, en cambio, acostumbran a sus párvulos a recibir todo como si lloviera del cielo, los hacen pobres. Primero, porque educan sus pensamientos haciéndolos girar únicamente alrededor de objetos materiales. Segundo, porque no les permiten ejercer su aptitud para

conseguirlos por sí mismos. Y si alguna vez la indigencia ataca a esos niños, ya mayores... podrán sufrir de verdad.

Peaje "Tomé la resolución de dar un paseo por esta olvidada ciudad y sus alrededores...", escribe un investigador y comerciante, sobre Santiago del Estero. "Apenas conserva rastros de su antigua riqueza... la catedral, aunque bello edificio, encuéntrase en lamentable estado... Todo habla de un rico estado y floreciente que fue" Y sigue: "Parece que las principales rentas del gobierno se obtienen de los derechos de tránsito sobre las mercancías que pasan para las provincias del Alto Perú... Existe también un fuerte peaje pagado para atravesar un rústico puente sobre el río; por nuestro carruaje y dos o tres mulas cargadas tuvimos que pagar doce pesos, suma que escasamente valía el puente" A esta altura el lector se habrá dado cuenta de que se trata de un texto antiguo. Se lo diremos: lo escribió el inglés Joseph Andrews, en 1825. Parece que a los santiagueños no se nos ocurren muchas ideas nuevas, ¿no?

LV 11 Cuando me lo contaron... sentí el frío de una hoja de acero en las entrañas... Me apoyé contra un muro y un instante, la noción perdí de dónde estaba... Aquella sensación tan bien descripta por Bécquer en estos versos citados de memoria, fue la que miles de santiagueños sintieron al enterarse del desmesurado

operativo orquestado contra LV11... para quitarle los equipos, con la sola acusación de haber presentado tarde un papel... Generaciones de santiagueños que por primera vez escucharon poesías como la citada, por ésta radio, que lloraron junto a su aparato receptor, por una noticia infausta, por una audición conmovedora, por una melodía que elevaba el espíritu, por haberse encontrado con familiares que creían perdidos... hoy quedan reconfortados. La afrenta lanzada contra todo un pueblo ha sido enjugada. Hoy podemos trabajar en paz. Y expresar, siguiendo al poeta: "como decíamos ayer..."

Falta de aprecio Un día los hombres de una casa -padre y dos hijos-, se acomodaron ante la mesa como siempre, para almorzar. La esposa, sin decir palabra, salió de la cocina con una bolsa de chauchas sin cocinar y fue sirviendo, en cada plato, un puñado de ellas. Cuando salió de la sorpresa, el marido reclamó: -¿Estas loca? ¿Por qué nos sirves chauchas sin cocinar? -¿Y cómo voy a saber que no les gusta ésto? -respondió tranquilamente la mujer-. Jamás, en veinte años que llevo cocinando para ustedes me han dicho una sola palabra sobre la comida... así que supuse que no les importaba comer cualquier cosa. Solamente cuando nos faltan, las buenas cosas adquieren su real dimensión. Acostumbrados a que nuestras mujeres nos den sin pedir nada lo mejor de sí, ni nos damos cuenta de su valor. Cambiemos esto, y la vida de nuestra familia será un poquito mejor.

La mala suerte no existe “La realidad que experimentamos es el reflejo de nuestras expectativas”, dice un sabio indio, Deepak Chopra. Si todos los días nos levantamos con la idea de introducirnos en un mundo repleto de enemigos, veremos fauces que se abren para devorarnos a cada paso, miradas de odio en muchos ojos, y peligros latentes detrás de cada conversación. Mas si, por el contrario, nos permitimos unos segundos para valorar el canto de los pájaros, la belleza del sol pintando las hojas de los álamos, o la sonrisa de nuestros niños ante una sencilla caricia nuestra, la vida tomará otro color. Tenemos la suerte que nos merecemos. Siempre. Nada de lo que sucede es culpa de otros, sino de nosotros mismos. La trama de los acontecimientos sociales se basa sencillamente en esto: optimismo o miedo. Una sociedad optimista siempre tendrá oportunidad de mejorar su suerte. En cambio quienes viven con miedo, morirán sin ver la libertad.

Cada vez que decimos adiós Decirse adiós es negar la separación, es decir: Hoy jugamos a separarnos pero nos veremos mañana (Borges). Pero también hay un lugar común que dice: “partir es morir un poco”. Y ¿qué lugar común no lleva alguna verdad? Pues, ¿no decimos también “¡eh! ¡creía que te habías muerto!”, cuando hace mucho no veíamos a alguien? La extraña sensación que puede embargarnos al seguir estrictamente la indicación de los sentidos es que toda persona que desaparece de nuestra vista muere. A los efectos prácticos, de algún modo es así. Comprobamos que esa persona no ha muerto, cuando la volvemos a ver. Sin embargo, ¿quién nos garantiza que no va a morir, luego de separarse de nosotros? No pensamos en eso a cada tanto, pese a ello.

Por lo cual toda nuestra existencia consiste en un acto de fe que se renueva a cada instante, aunque no nos demos cuenta de ello. Entonces, ¿qué es la muerte, en realidad?

Humo en el corazón Los pensamientos a veces se convierten en humo/ y nos envuelven como una insólita nube, -dice Roberto Juarroz en el Nº 23 de su undécima Poesía Vertical (II)... En ocasiones, atacados por la depresión, sentimos que los pensamientos se convierten en un humo negro que hasta nos impide razonar. Estamos en el mundo para resolver problemas, sin embargo, y no debemos esperar que la vida sea fácil. No lo es para nadie. Aún quienes parecen privilegiados tienen conflictos agudos, frustraciones terribles, heridas que no pueden cicatrizar. Los pensamientos claros, son lo principal. Entonces, de la misma manera que abrimos las ventanas para que en nuestra casa no quede el humo de algo que se quemó, tratemos, pues, de abrir nuestro corazón a la alegría, a la tolerancia, a la caridad. Para que el humo de nuestro alrededor, al igual que la bombita de un "sol de noche", se transforme en luz.

Tolerancia "No hay más Dios que Alá", sostienen los musulmanes. "YHWH es el único Dios", dicen los textos hebreos. Por su parte los miembros del Bharatiya Janata, partido gobernante en la India, afirman que en la antiquísima letra de los Vedas está toda la Verdad. Por ello prohíben la lectura de otros textos sagrados y restringen casi hasta el ahogo a los misioneros de otras religiones. Podríamos seguir con ejemplos parecidos hasta abrumar al lector. Muy pocos partidos políticos o religiosos de la historia han dicho: "esas son las creencias de nuestros hermanos: ¡respetémoslas!".

Lo mismo que los asirios quemaban las estatuas de los dioses de cada aldea que arrasaban, para poner los suyos, la humanidad "moderna" suele intentar destruir las creencias ajenas para imponer las que le apetecen. Ya es tiempo, luego de tanto dolor, que consideremos las bondades de la tolerancia.

Libertad Comprender el sentido de la propia existencia es la tarea que nos permite ejercer la libertad. Una vez obtenido el vislumbre de él, ocupar el lugar que nos corresponde es el camino para una mayor evolución. Casi todos los problemas de los humanos suceden por no querer ocupar el sitio adecuado o tratar de impedir que otro ocupe el puesto que le corresponde. Sea porque nos parece humilde el nuestro, sea porque no somos capaces de valorar el talento de los demás, luchamos constantemente para desorganizar un plan que de otra manera hubiese podido llevar a una extensa armonía social. Este afán contestatario de los hombres nos lleva a una constante angustia y conflictividad. Bueno sería si luego de 50 millones de años evolucionando sobre la tierra, nuestras almas fuesen capaz de aceptar el orden universal.

Negocios inmorales Ciertos inmorales inducen a desfilar desnudas a niñas de 12 o 13 años. Lo inmoral no es el cuerpo desnudo -creación de Dios- sino el lucro que se obtiene por la excitación suscitada en los cerebros de adultos que pagan por esas sensaciones, igual que por una droga.

Esos inmorales no sólo se enriquecen con la prostitución encubierta que regentean, sino hasta son consultados por revistas de difusión masiva, acerca de temas que abarcan desde la política hasta el sentido de la existencia. Es decir, son colocados como ejemplos. Inmorales como estos reaccionan cuando el Estado intenta impedir que su negocio alcance áreas de la sociedad donde se vuelve aún más perjudicial. La legislatura nacional estudia un proyecto de ley que impida la utilización de menores para erotizar al público exhibiéndolas por dinero. Esperamos que la consciencia de los legisladores agilice la aprobación de esta ley.

Intip huachin Las plantas interceptan y almacenan la energía solar. La utilizan luego para crecer y organizarse. Los animales herbívoros se comen a las plantas, y los carnívoros se nutren de los animales que han devorado los vegetales. Esto, que en la escuela enseñan a nuestros niños como “La cadena alimentaria”, significa, ni más ni menos, que todos nos alimentamos de sol. Es decir, que básicamente toda la energía que se necesita para la existencia de vida sobre la tierra viene del sol. Por esta causa, los pueblos que por nuestra ubicación recibimos con mayor plenitud los rayos solares, debemos considerarnos privilegiados. Sin embargo, todavía no se han logrado poner en funcionamiento sistemas que aprovechen esa energía para usos humanos, como electrificación, o motorización de maquinarias. Este es un desafío que espera a los políticos y empresarios de hoy. Contribuir a su logro, acercará un aporte revolucionario, para el bien de toda la humanidad.

Buen gobierno Las personas deberían practicar el bien en sí mismas, antes de constituir una familia. Luego deberían practicar el buen gobierno de su familia, antes de postularse para gobernar el Estado a través de cargos públicos. Esta sencilla progresión está asentada en el Libro del Tao, atribuido a Lao Zi, sabio chino que habría existido unos 700 años antes de Cristo. Sencilla, pero no fácil. La prueba es cuántas desavenencias familiares existen en las sociedades de hoy, en cantidad indetenible al parecer. Desde nuestra perspectiva, hay una sola causa en todas estas desavenencias: el egoísmo. Todos queremos satisfacción para nuestros deseos, no satisfacer las necesidades de los demás. De esa forma, en vez de formar una familia para darle lo mejor de nosotros, pretendemos ser "el rey de la casa". No extrañe entonces que con esas aptitudes se considere al Estado como a un botín, si se llega a tener algún sitio entre sus jerarquías.

Animales “La entidad viviente... lleva en el cuerpo sus concepciones de la vida, tal como el aire transporta las aromas”, dice el Bhagavad Gita, libro sagrado de los hindúes. Un comentarista, Swami Prabhupâda, indica: “Si ella ha vuelto su conciencia como la de un perro o un gato, es seguro que se trasladará a un perro o un gato”.

Una interpretación del texto védico podría ser que vivimos de acuerdo a nuestros pensamientos. Con frecuencia observamos en los caracteres humanos características animales. ¿No decimos “se pelean como perro y gato”, “es un lince”, o: “qué zorra”? Si acechamos a nuestro prójimo como un buitre, nuestros ojos se asemejarán fatalmente al del pajarraco. Si comemos como chanchos... bueno. Tal vez un sentido posible para la existencia de los humanos podría ser ir alejándonos cada vez más de la conducta animal, para acercarnos a otras donde una razón noble sustituya al mero imperio de los instintos.

Sabiduría budista “Recuerda, tú que luchas por la liberación humana, que cada error es un triunfo, y que cada tentativa sincera a su tiempo recibe su premio”. Esta sentencia pertenece a Los Preceptos de Oro de los budistas. Fue transmitida a madame Blavatsky por monjes tibetanos y ella los tradujo de memoria, editándolos luego en un libro llamado La voz del silencio. Solemos tener tendencia a cambiar totalmente de planes cada vez que fracasamos en algún empeño. Esto puede ser beneficioso, pero también una trampa. Cuando buscamos un objetivo elevado, abandonar la lucha por un fracaso momentáneo puede ser un grave error. Quizá el resto de la vida no nos alcance para arrepentirnos de habernos arrepentido. Debemos persistir en nuestros objetivos, pues como también dicen también Los Preceptos de Oro: “los santos gérmenes que brotan en el alma se doblan como juncos, pero no se quiebran ni pueden perderse: y cuando suena la hora... florecen”.

Amor a uno mismo

Dios es indivisible y nosotros formamos parte de Él. Por ello no debemos intentar la autodestrucción, pues sería también la destrucción de Él. Precisamente una de las mayores tentaciones a que somos sometidos es al desprecio de nosotros mismos, que nos lleva al deseo de autodestrucción o disolución. Por ese camino se puede llegar a producir un daño concreto en los planes divinos, ya que al negarnos a la evolución, encarcelamos la Luz de Dios en una etapa inferior. Debemos amarnos a nosotros mismos, en el buen sentido: cuidándonos y cultivando los mejores sentimientos hacia los demás. Una persona que se emborracha, se atraca de comidas grasosas o se atiborra de drogas, no se ama. Con el tiempo se vuelve dependiente y en muchos casos constituye una molestia para sus semejantes. Y en lo que se refiere al alma: hay un solo alimento para el crecimiento y la evolución humana hacia un plano superior: hacer el bien a los demás.

Recuerdos difíciles de borrar Víctor Jara fue un joven, agraciado y sensible cantor chileno. Por su inclinación social, le llamaban El juglar de los desposeídos. En septiembre de 1973 fue colocado en el centro de un estadio, de rodillas, con las manos atadas a un caballete. El estadio había sido colmado con 20.000 personas -en su mayoría jóvenes- apresadas en las calles de Chile. El ejército controlaba a esos prisioneros esposados o maniatados. Un suboficial, bajo la guía "profesional" de un teniente, fue destrozando a culatazos de su fusil cada uno de los dedos de Víctor Jara. No se detuvo hasta que las manos del cantor eran muñones sanguinolentos,

colgando cual informes guiñapos de carne y tendones picados. Luego lo golpearon en todo el resto del cuerpo, hasta que murió. El comandante de ese ejército se llamaba -se llama- César Augusto Pinochet Ugarte.

Oda a los mosquitos Volverán los oscuros mosquitos/ En tu habitación sus nidos a instalar/ Y otra vez con el zumbido a tus oídos/ Tu soñar perturbarán; Pero aquellos gigantescos del 97/ Que atacaban alineados en escuadra/ Mientras pedíamos fumigación al cuete../ Esos... ¡no volverán! Volverán las feroces picaduras / De tu jardín las noches a arruinar / Y otra vez a la tarde bajo llave/ el calor tendrás que soportar; Pero aquellas larvas del 90 / Que enviaron a Minessota a analizar / Para saber con qué tipo de veneno / A vuestra ululante comunidad rociar... / Esas... ¡esas no volverán! Volverán los análisis de factibilidad / Los meandros oficinescos a escalar... / Pero, aunque mudos, absortos, de rodillas / Como se impetra a un dios en el altar /Los vecinos requieran soluciones... /¡Jamás, pero jamás fumigarán!

Piedras "El que esté libre de pecado que tire la primera piedra", dijo San Esteban. No había terminado de decirlo cuando una le partió la frente. San Pablo estaba entre los lapidadores.

Pronto los cristianos aprendieron a tirar piedras. Y las descargaron por miles, para sepultar a todos los que no pensaban como los dirigentes. A sus víctimas llamaron "herejes". Los ingleses asesinaron a miles de malayos, chinos, africanos. Los alemanes fabricaron jabón con judíos, moros, gitanos. Los norteamericanos achicharraron a negros, japoneses y vietnamitas. La últimas grandes pedreas se armaron sobre Kosovo y Timor. Casi no dejaron edificio en pie. Vivimos, según se ve, en un mundo devotísimo y casto. Ninguno de quienes lo habitan se imputa, al parecer, ningún pecado.

Matrimonio “Yo te acepto en matrimonio... para amarte, cuidarte y respetarte...mientras ambos vivamos en la Tierra”, dice el ritual de los Testigos de Jehová los que se casan. Casi todas las religiones importantes indican la eternidad del matrimonio y censuran el divorcio. La razón no tiene sólo fundamentos teológicos. Los niños que nacen de ese matrimonio necesitan criarse con un padre y una madre. No con cualquiera, que por razones sexuales o de otro tipo le guste a la madre o al padre, sino aquellos que le dieron la vida. El niño vive como una traición y una afrenta el que sus progenitores renuncien a estar con él para alimentarlo, protegerlo, educarlo, brindarle afecto. Debemos pensar antes de casarnos, que luego de esto la vida personal ya no nos pertenece. Una vez elegido el camino, defeccionar, antes que una traición a Dios, lo es a uno mismo.

El Anticristo

“Hay mucha confusión en las mentes acerca de este Hombre de Pecado”, dice Arthur W. Pink, sacerdote inglés, antes de explicar en un enjundioso libro sus ideas sobre el Anticristo. Este personaje, al cual La Biblia llama “El Rey del Norte”, queda bastante caracterizado en el estudio, con numerosísimas referencias bíblicas. De acuerdo a el “identikit”, Anticristo estaría muy relacionado con el Oriente Medio y Europa. Sería un hombre de raza blanca, muy agraciado, carismático. Tendría en sus manos el poder de intervenir militarmente en cualquier lugar del mundo. Y estaría en el centro de un sistema de tecnología perfecta para el manejo del dinero y la información global. Muchos confiarían en él, creyendo que su amistad les permitiría gozar de un reino de paz, prosperidad, y beneficios económicos incalculables.

Amigos: el mejor tesoro “Es una bendición para cualquier hombre o mujer tener un amigo; un alma humana en quien confiar totalmente, que conozca lo mejor y lo peor de nosotros, pero que nos ame a pesar de nuestras faltas; que nos diga la verdad, mientras el mundo nos adula en nuestra presencia y se ríe a nuestras espaldas, que pueda aconsejarnos y reprobarnos el día de la prosperidad y de la vanagloria; pero que también nos aliente y consuele en el día de la dificultad y el dolor, cuando el mundo nos abandona para que luchemos como podamos. Amigo que se gana, jamás se pierde, sólo necesitamos ser confiados y dignos de confianza.” Este sustancioso texto lo obtuvimos en un sitio de Internet, creado por una Iglesia Evangélica Cristiana para la difusión de su fe. Quisimos compartirlos con nuestros lectores; seguramente les será útil para sus meditaciones.

Grupos violentos La acción de grupos violentos que atacan organizadamente a un candidato -el Lic. José O. Figueroaconstituye una situación gravísima que debe ser inmediatamente investigada -y detenida- por los organismos del Estado: jueces, diputados, ejecutivo provincial. De otra forma, se estaría convalidando el uso de la violencia por parte de bandas de personas armadas para defender sus convicciones políticas por la fuerza. Lo cual sería como abrir las puertas al caos social, pues pronto quienes no profesan una fe religiosa se sentirían con derecho a irrumpir en celebraciones a golpes de puño o pedradas, las empresas podrían contratar matones para desarmar las campañas promocionales de sus competidores... etcétera. Por su parte, los partidos políticos no deberían quedar indiferentes: estos métodos, de ser tolerados, podrían tocarles pronto también a ellos.

El “no decir” santiagueño “Lo que me gusta de Fulano es su melena", dice uno y provoca la hilaridad, pues se sabe que ese tal usa peluca. "Dice que a Eduardo no le gusta tomar", suelta otro para referirse a un borrachín consuetudinario.

Este "decir no diciendo" del santiagueño, es propio de una cultura donde los vínculos personales hacen necesaria una diplomacia extrema en las relaciones, para no suscitar roces. También de la actitud timorata respecto de los poderes instituidos, lo cual induce constante autocensura en las conversaciones. El miedo al poder -no sólo político, sino también económico- es tal en Santiago, que aún en su propia casa muchos bajan la voz para criticarlos. Menos comprometedora, en cambio, es la alusión festiva, o ese "no decir" que esboza -generalmente con gran agudeza- el talón de Aquiles de quienes, suavemente, satiriza. Por eso, si alguna consultora está por estudiar las tendencias de los santiagueños... deberá hacerlo a partir de su "no decir". Nota del autor: este Candil no fue publicado. La explicación de Sufloni –quien determinó eso- fue que podría haber sido tomado como alusión por el diputado Eduardo Ávila, quien por entonces encrespaba su campaña electoral (y pagaba muchos avisos en el Nuevo Diario).

Sexualidad responsable La sexualidad entre esposo y esposa es legítima y necesaria. Renueva la alianza, energiza a ambos miembros de la pareja, gratifica y da confianza, cuando es amorosamente ofrendada, con el pensamiento puesto, en todo momento, en la felicidad del otro. Ese otro tipo de sexualidad efímera, tan frecuente en las películas de televisión, no sólo es ilegítima sino fuente de infelicidad. Practicada con frecuencia entre quienes no han recibido una buena educación que les permita madurar, suele ser sustituto de carencias psicológicas. Cuanto más preocupada en el goce individual sea la sexualidad, menor trascendencia y valor tendrá. La coronación natural de una buena relación amorosa son los hijos.

Por ello, la sexualidad frívola, trae fastidio y dolor cuando aparece un embarazo. En cambio la sexualidad responsable, hace que toquemos el cielo al lograr el milagro de divino de poder crear una nueva vida.

El poder de Dios La Gloria de Dios se manifiesta en nuestras vidas, a cada instante, si nosotros lo permitimos. Para ello es necesario un acto de voluntad, constantemente renovado, por el cual nuestra consciencia acepte, descubra e impulse, por medio de nuestro entero ser, la ejecución del plan de Dios en el Universo. Esto porque al ser cada uno de nosotros una creación divina, formamos parte de Dios. Al ser parte de Dios, podemos hallar la inmensa sabiduría y el poder infinito con solo mirar adentro de nosotros, detener un poco el ruido desordenado del mundo exterior -creado por nuestros sentidos- y escuchar esa música de la que ninguno carece. No importa lo que tengamos o dejemos de tener. Todos podemos compartir el Poder infinito de Dios, el verdadero poder. Basta con que olvidemos los prejuicios y, cerrando los ojos, procuremos confiar ciegamente en ese Poder, que impregna todo lo creado. Con una pizca de fe, podremos mover montañas. Cualquier persona puede comprobar esta Verdad, si se lo propone.

La responsabilidad de votar Hoy tenemos la hermosa posibilidad de ejercer nuevamente nuestro poder ciudadano mediante el voto. Es cierto que hay muchas dificultades en el devenir cotidiano y se han desecho demasiadas ilusiones para las últimas cuatro o cinco generaciones.

De soñar con un pueblo justo, libre y soberano, pasamos a la ignominia de las proscripciones y el reparto de los bienes de la nación entre dos o tres privilegiados con socios extranjeros. De creer en la Argentina Potencia, terminamos cayendo en la Argentina del miedo, del “no te metás”, del “dejalo que se juegue solo, vos hacé la tuya”. Fracaso tras fracaso, nos fuimos haciendo escépticos, y ahora nos cuesta creer. Pero ningún país del mundo mejoró su destino con sus habitantes encerrados cada uno en su casa. Por eso, debemos tomar la de hoy como otra oportunidad, para intentar un paso más en este proceso evolutivo que se inició con la recuperación de la democracia. Nuestro voto, entonces, tiene verdadero valor.

Fumigación dixit Dicen que van a fumigar en noviembre. No dijeron qué noviembre, pero se infiere que de 1999. Si les prestan el avión. Antes decían que en avión no se podía, porque afectaba a los apicultores. Bien. Esperamos que esta discusión no se prolongue hasta algún verano del tercer o cuarto milenio. Otra cosa que se dice es que el crecimiento de los mosquitos acompaña -como un fenómeno natural- al del reflorecimiento de la vegetación. Sin embargo, hay lugares en donde la vegetación decreció y la colonia de infames no solo se multiplicó, sino que se constituye ahora de diferentes razas. Sospechábamos esto en 1992 y 93, cuando por mera observación -sin complejos "estudios- percibíamos crecer las colonias de mosquitos año a año. Lo advertimos públicamente. Ahora esto es algo muy grave. El dinero que la gente -cuando puede- gasta en espirales, tabletas, maquinitas, repelentes, ronda los $ 30 mensuales. ¿Se nos descontará eso de los impuestos? Otras preguntas: ¿no podría prestar un avión el gobierno de la provincia de Santiago? ¿Por qué pedirlo a Córdoba?

Trabajar en equipo

Un líder, un jefe, un dirigente, en cualquier empresa o partido político, suele llegar a serlo por varias razones. Principalmente por su astucia. Luego de llegar a la cima, sin embargo, la astucia no basta. Hacen falta conocimientos técnicos, talento, imaginación. Uno de los mayores empresarios del mundo dijo, después de haber construido un inmenso imperio económico: "mi mayor mérito fue que en toda mi vida supe rodearme con gente de talento". Con demasiada frecuencia los líderes se rodean, por el contrario, sólo con aquellos que les dan la razón en todo. Y los halagan aunque estén cometiendo graves errores. Por eso es que luego de obtenido el poder, una de las más difíciles tareas para los dirigentes suele ser conservarlo. Se cometen errores, y en vez de rectificar el rumbo, suele tenderse a ocultarlos, o justificarlos. Los grandes países han demostrado que se acabó el tiempo de los iluminados. Los gobiernos y las conducciones empresarias exitosas son, en la actualidad, fruto de equipos bien conformados.

El arte de la política "La política es el arte de lo imposible" podría haberse escrito, en lugar del conocido aforismo. Pues si bien las tendencias normales suelen dar a los acontecimientos el aspecto de un ordenado devenir, los hechos más importantes de la historia fueron aquellos que parecían utópicos. En efecto, la toma de La Bastilla, el ascenso de Adolf Hitler al poder, la caída del Muro de Berlín, si bien pudieron ser enunciados por unos pocos algún tiempo antes, también fueron tachados enseguida de imposibles. Sin embargo sería deseable que ninguno de esos imposibles llegasen del modo muchas veces cruento como se presentan.

Por ello la política debería ser “el arte de lo imposible”. Los políticos deberían ser capaces de comprender lo que sucede a nivel de las masas populares, y no encerrarse en laboratorios de especulación partidaria. Este conocimiento les permitiría percibir tendencias que, de ser enfrentadas a tiempo, evitarían conmociones traúmaticas desde la sociedad luego.

Ley de refracción Una vieja leyenda dice que Pilatos terminó condenado a una muerte horrible, en Roma, y su espíritu no tuvo calma. Verdadera o falsa, esta historia tiene menos valor como tal que como simbolismo de cierta manera de actuar de la naturaleza. Jamás hemos visto un perverso que no termine agobiado por algún mal. La potencia de su pasión se vuelve siempre, inexorablemente, en contra de él. También suele verse a mucha gente honesta, solidaria, empeñosa, fracasar aparentemente una y otra vez. Y padecer constantemente los embates de los poderosos, que jamás practicaron el bien. Esto es, sin embargo, sólo una apariencia. Quienes somos atacados no debemos replicar de igual forma. Sólo debemos esperar, pacientemente. Y la ley de refracción proveerá su merecido a cada cual, en el justo tiempo. Por supuesto, si vemos a nuestros atacante en la desgracia no debemos negarles jamás nuestra conmiseración y ayuda, si la necesitan.

El toro burlado

No te dejes arrastrar por el capricho de tu pasión/ para no ser despedazado como un toro,/ devorarías tus ramas, perderías tus frutos/ y te convertirías en tronco seco./ Una pasión violenta pierde al que la tiene/ y hace que sus enemigos se rían de él. Esto dice el Eclesiástico (6:1) y pese a que fuera escrito hace unos dos mil quinientos años podría aplicarse a tantos sucesos de hoy. Quien tiene la fuerza frecuentemente cae en la tentación de usarla para defender sus caprichos, se obstina en conseguir que todo sea a su antojo. Cuando no lo consigue, arremete como un toro enfurecido, recordando que alguna vez tuvo éxito al actuar así. Pero a veces hay muchos banderilleros, diestros preparados para burlarse de sus ímpetus irracionales, pues han estudiado y ya conocen el terreno. El triste espectáculo del toro ensangrentado, embobado ante el estoque listo para dar el puntazo final, debería disuadirnos de acometer ciertas acciones sin reflexionar.

Libro bueno Diariamente se imprimen miles de libros en este mundo. Pero de vez en cuando se imprime un libro bueno. Un libro bueno es aquel donde quien tiene la suerte de abrirlo encuentra felicidad. Historias interesantes e ingeniosas, hallazgos de percepción, enseñanzas. Esto es un libro bueno. Entre tantos humanos que pasan sobre la asolada tierra de Brasil, uno solo es Caetano Veloso, por ejemplo. De parecido modo, entre los miles que trajinan el territorio bendito de Santiago uno solo llega a escribir un libro bueno, como lo ha hecho Juan Manuel Aragón (hijo). Al llegar aquí debemos aclarar que su padre también escribió un libro bueno pero no está publicado. Pero volviendo al hijo, debemos decir que Platita -tal es el nombre de este libro de cuentos recientemente editado- está entre lo mejor que se publicó en Santiago no sólo en los últimos años sino en toda su historia.

Los estudiantes, cuyas percepciones suelen ser más certeras que las de muchos adultos, seguramente lo leerán con fruición.

El cuerpo de Cristo No hay nada de vulgar o sucio en nuestro cuerpo, a menos que nuestro pensamiento lo vuelva así. Conocer y producir el nacimiento de Cristo en nosotros, es conocer cuán santo y sagrado es el Templo del cuerpo. Angelus Silesius, un monje medieval, dijo: “aunque Cristo nazca en Belén mil veces, de nada sirve, si dentro de tí mismo no lo hace”. Es decir, no sirve para nuestro bien real que vayamos en cada Navidad a adorar en el pesebre a un mejor o peor representado Dios, si en nuestro corazón no le dejamos cabida. Y ¿cómo lograr el nacimiento de Jesús en nuestro corazón? Como lo hace una madre en gestación: alimentándolo. Cada vez que demos un plato de comida a un pobre, cada vez que ayudamos a un anciano, visitamos a un preso, confortamos a quien sufre dolores exteriores o interiores, alimentamos a Jesús en nuestro templo interior. Y de tal forma, vivimos en perpetua renovación.

Generosidad práctica Mientras Thomas Merton meditaba su decisión de convertirse en franciscano y pensaba repartir sus posesiones -bien pocas- entre los pobres, golpearon su puerta. Un hombrecito desaliñado entró y comenzó a hablarle de un artículo suyo publicado en un suplemento cultural, que ni siquiera había leído. Sólo quería

una referencia para empezar el diálogo. Su conversación se orientó a que había recorrido ya varios pueblos sin conseguir trabajo, y recordando aquel artículo decidió visitar al joven periodista. Thomas se puso en guardia pues sospechó que pronto vendría "el mangazo", como decimos nosotros. En el acto comprendió que unos instantes atrás meditaba su decisión de entregar sus cosas a los pobres y sin embargo ahora temblaba ante la posibilidad de que uno de ellos le pidiera plata. De la misma manera nos sucede a nosotros: sentimos gran generosidad mientras oramos pero nos excusamos cuando alguien de carne y hueso nos pide algo. Llevar la generosidad a la práctica. Este es, entonces, un precepto capital.

Cosas que estorban "Las cosas tienen una constante: estorbar, y una momentánea: servir", dijo Macedonio Fernández. Un problema grave de los santiagueños es que no saben qué hacer con las cosas cuando estorban. Es grave porque las suele tirar a la calle. Constantemente se ven a chicos y grandes tirando envases u otros residuos en cualquier parte. Los de clase media o rica son peores, pues lo hacen desenfadadamente, mientras que los más humildes a veces disimulan. Hemos visto a una mujer impecablemente vestida junto a su hijo, a quien traía de un colegio privado "líder", tomar los tachitos vacíos de gaseosa de ambos y tirarlos con el mayor desparpajo por la ventanilla del colectivo. Esta inmundicia de la ciudad, producto de la falta de solidaridad de su población, es una de las mayores lacras que hoy cargamos.

La oración Dijo Evagrio Pontico, monje cristiano del siglo IV: "La oración es la actividad donde se asienta la dignidad de la inteligencia; ella es su uso más inteligente y completo". Si la oración es ejercicio de la inteligencia, no debe ser entonces un mero pedir cosas. Sino un requirimiento de ayuda racional, que nos sugieran cuáles caminos seguir. Algo semejante a cuando solicitamos esclarecimiento sobre un tema en Internet: estamos preparándonos para resolver las dudas que tenemos y actuar con eficiencia. Para el religioso existe una fuente de sabiduría absoluta, que es Dios. Entonces, al orar, actuamos de un modo semejante a una computadora que pide datos y orientaciones a un centro de información, para actuar. Es decir, no un pedir a Dios que nos solucione los problemas, sino que nos dé elementos para solucionarlos nosotros mismos.

Amor de novios Me miran con tus ojos las estrellas más grandes./ Y como yo te amo, los pinos en el viento, /quieren cantar tu nombre con sus hojas de alambre.* Amor. Sensación sublime que nos hace generosos y fuertes, nos lleva por encima de los minúsculos rencores cotidianos a mirar con benevolencia a la naturaleza y los humanos. ¿Cómo es posible que haya quienes lo confundan con esa pasión grosera que lleva solamente a la violencia? El amor entre un muchacho y una chica, es algo tan noble, es algo tan limpio, que no debería encaminarse nunca a suscitar una pelea. Por ello, si surgen situaciones violentas, es que algo falla.

Cuando nos enamoramos, debemos pensar que nuestro "yo" espiritual se ha introducido en quien amamos. Y ¿quién desea pelearse consigo mismo? Solamente un loco. * Versos de Pablo Neruda.

Amor imposible Toda la vida de Petrarca lleva el signo de la muerte de su amada. Laura de Noves fue arrancada del mundo en plena juventud por la peste negra. A partir de entonces una obra literaria muy extensa y ejemplar fue escrita, verso por verso, bajo la inspiración de su rubia y dulce memoria. Cuando el amor es imposible excita nuestra imaginación para siempre. Nos preguntamos si Petrarca hubiese manifestado esa misma devoción de haberse casado con Laura. Luego de algunos años criando niños que lloran por las noches, viendo a la esposa estropear sus manos al lavar pañales con caca, observando que las arrugas van bordeando sus ojos y sus blondos cabellos se tornan canos, ¿hubiera seguido escribiéndole versos? De haberlo hecho, habría descubierto el verdadero amor. Es muy fácil amar sin sacrificio, gozando de un buen noviazgo. Pero amar en cualquier circunstancia, como indica el rito matrimonial cristiano... este es el verdadero objetivo de la pareja, que todos deberíamos bregar para alcanzar.

La búsqueda de sentido

La existencia humana, ¿tiene un sentido? Esta pregunta desveló a los filósofos y lo sigue haciendo hoy. Humildemente opinamos que la búsqueda más elevada de los humanos es la re-unión con Dios (para otros, el Cosmos, el infinito, el Zen). Mas para ello debemos encontrar primero a nuestro yo. Esa búsqueda debería dirigirse, después, a encontrar la Luz (se dice que Dios, es Luz). Y para encontrar la Luz debe lograrse en nuestro desempeño sobre el mundo la Armonía. Esto es, no sustentar ni causar rencores, desavenencias, envidias. Según todos los sabios que existieron la Armonía exterior e interior es el mejor camino para alcanzar la luz. Si existe un camino, entonces, existe un sentido. Y si existe un sentido, aún hay esperanzas para ser optimistas en este mundo.

Cristianismo práctico Luego de derrotar al ejército republicano en España, el generalísimo Franco dijo: "el perdón sería el peor error". Y mandó a fusilar inmediatamente a miles de prisioneros. Pero el generalísimo Franco se manifestaba públicamente como un buen cristiano. Y al parecer muchos se lo creían, pues no se sabe de alguna autoridad eclesiástica que le impidiera participar de las celebraciones ni mucho menos tomar la comunión. Por el contrario, esas jerarquías parecían sentirse muy halagadas con su presencia, y por cierto reservaban asientos especialmente mullidos para el pequeño monstruo. ¿Es esta la misma religión de quien dijo: "los animales tienen cuevas, pero el Hijo de Dios no tiene siquiera dónde apoyar la cabeza"? Antes que espectaculares autocríticas televisadas, creemos que hace falta la búsqueda de verdadera imitación de Cristo, para que esta religión, la más perfecta, se despliegue de una buena vez realmente sobre la tierra.

Programas y horarios Difícilmente se cumplen los horarios en Santiago. Especialmente en las reuniones culturales o educativas. Si en el programa figura cierta conferencia, uno debe ir dispuesto a que arbitrariamente se cambie el orden y en vez de escuchar un tema tragarse otro muy distinto al que nos concitaba. Esto es así. Parece tan normal que ya no asombra a nadie. ¿Pero es correcto aceptarlo? ¿Es posible que las instituciones sean las primeras en violar normas elementales de organización?. Ninguna maquinaria funciona si no tiene un orden con los tiempos y funciones perfectamente coordinados entre sus componentes. ¿Nos pusimos a pensar qué sucedería con un lavarropas si cuando apretamos el botón de arranque al motor se le ocurre no responder sino media hora después? Una sociedad que no respeta horarios y programas establecidos, padece de esquizofrenia. Jamás podrá emprender ningún esfuerzo exitoso, si no rectifica previamente estas desviaciones.

Capitalistas y comunistas Para los grandes capitalistas no hay nadie mejor que los comunistas. Esto parece haberse convertido en un axioma de los últimos tiempos. Los extraordinarios negocios que van haciendo los grandes corsarios del capital internacional en Rusia y en China, están borrando aquellos prejuicios que tiñeron de hostilidad -y sangre- los años de la Guerra Fría. Hoy se comprende en Occidente que un sistema dictatorial, en donde no existen los sindicatos libres ni partidos opositores, es ideal para el capitalismo salvaje que se desea imponer por doquier. Mientras que en países democráticos, como en Venezuela, se suscitan muchas dificultades. Porque a veces a la gente se les presenta una opción real, como Chávez y... ¡ “lamentablemente”, eligen!...

Raza superior Tal vez debamos dar la razón a los germanos y anglosajones. Ellos sostienen empecinadamente desde hace siglos que existe una raza superior. Pues bien, si existe una raza superior, esta parece que fuera la de los llamados "negros". Este pueblo perseguido salvajemente, tratado peor que animales -pues se llegó a negar que tuvieran alma-, ha sabido sin embargo sobrevivir a toda prueba. No sólo ello, sino que ha dotado de los mejores hombres y mujeres a la humanidad. Si se duda de esta afirmación mírese solamente a Martin Luther King, y como belleza a Naomi Campbell. Además son los mejores deportistas que existen. Por si todo esto fuera poco, han creado la única música original del siglo XX, el jazz, madre o madrina de todas las otras expresiones actuales y destinada a ser la música clásica del porvenir.

Irascibilidad "Un hombre impulsivo puede ser excitado hasta el furor y conducido a la muerte", dice el mariscal chino Sun Tzu, en su libro El Arte de la Guerra. Este tratado fue escrito por los amanuenses bajo dictado del militar unos 600 años antes de Cristo. La sabiduría humana -que siempre es privilegio de unos pocos- ya era capaz de comprender esta verdad esencial, que nuestro refranero popular consigna igualmente ("el que se enoja, pierde").

Cuán difícil es sin embargo llevar a la práctica los buenos consejos. Hoy en día vemos, pese a nuestros aproximadamente 50.000 años de evolución sobre la tierra, que si alguien se cruza al frente de un motociclista, este lanza un insulto y si se le contesta ya desafía a pelear. Por otra parte, seguimos acumulando adelantos técnicos. Pero hoy nos hace falta, más que nunca, pulir nuestra personalidad.

El horror económico Para las empresas financieras que gobiernan el planeta "la prioridad de sus balances pasa por ley universal, dogma, postulado sagrado", dice Viviane Forrestier en su libro El Horror Económico. Muy leído desde que fue editado en francés, en 1996, este tratado de economía social sostiene en otra parte: "...los pueblos son abstracciones y nadie se preocupa por las disparidades, salvo para reducir al mínimo las escasas conquistas de los habitantes más débiles, inmediatamente excluidos o, para decirlo de otra manera, incluidos aún más en el despojo". Estas críticas al capitalismo salvaje que impera hoy, surgidas desde el "primer mundo", son muy dignas de ser tomadas en cuenta, particularmente por ello. Especialmente por quienes aún mantienen la "teoría del derrame", según la cual los países pobres deberían seguir engordando a los más ricos, pues... en algún momento esa riqueza "se derramaría" hacia nosotros...

América injusta

El coeficiente de desigualdad (Gini) en América Latina es el peor del mundo. Mientras el de los países más equitativos como Noruega está en un 0,25, el de América Latina asciende al 0,57. De estos el peor es el de Brasil, pese a que es uno de los países más "ricos" del cono sur (datos de Le Monde Diplomatique). Esto permite afirmar que en América Latina estamos peor que en África. Pues mientras en aquel continente la pobreza existe, pero está soportada en partes más o menos semejantes por casi todos, aquí el 50 % de la población es muy pobre, y el 10 % ha succionado en estos últimos 20 años el crecimiento de la riqueza y no ha permitido que el resto de la sociedad lo goce. Así, hoy tenemos en nuestros países hispánicos el dudoso privilegio de ser, pese a nuestra supuesta "tradición cristiana", la civilización más injusta del planeta.

Control a distancia "El cerebro no es más que un instrumento para obtener conocimiento indirecto y será sobrepasado por el contacto directo con la Sabiduría de la Naturaleza", escribió Max Heindel. Esto quiere decir que si los humanos ejercitáramos convenientemente nuestras percepciones, no necesitaríamos estudiar con palabras el funcionamiento de los sistemas de fecundación vegetal (por ejemplo) o los movimientos atómicos de la materia. Bastaría con ajustar esta percepción para que funcione de una manera semejante al microscopio nuclear o a sensores eléctricos. La reflexión sobre temas semejantes ha llevado al descubrimiento de la computación, primero, y a la creación de internet luego. Ya hay fábricas manejadas a distancia, por medio de computadoras. ¿Llegará el día en que, despojándose de intermediarios, los humanos manejaremos todo con el cerebro?

Felicidad La creencia en que la felicidad puede ser un estado permanente es lo que precisamente nos impide ser felices. No hace falta que nos vaya bien en todo para ser felices. Incluso nos puede ir muy mal en cuestiones económicas, familiares, sociales. Y la felicidad puede ser justamente lograr un triunfo pequeño, como por ejemplo, si andamos mal con nuestra familia, reconciliarnos. Así como no sería posible ver los objetos iluminados en una pintura si no hubiese un fondo de colores sombríos, en la vida difícilmente se puede gustar de la alegría si no se ha sufrido. Procuremos ver los pequeños milagros que suceden cada día. Esto no sólo nos hará felices a nosotros, sino que permitirá que también podamos hacer felices a otros.

Felicidad (II) Ser feliz o no depende en un 80 % de nosotros mismos. No se trata de que las condiciones exteriores -que constituyen ese otro 20 %- sean favorables o no. Se trata de estar dispuestos y capacitados para buscar la verdadera felicidad. Con frecuencia escuchamos decir que tiempo atrás las cosas eran mejores y se podía ser feliz. Esto es sólo una justificación.

Todo tiempo fue difícil, debido al egoísmo de los humanos. Si comparamos retrospectivamente, veremos que solamente hace un siglo atrás se cometían impiedades desterradas hoy por las leyes. Quiere decir que hemos avanzado. La felicidad no es algo que se relacione con nuestra astucia, o nuestra codicia. Por el contrario. Empieza por nuestra capacidad para ser ingenuos, amables con nuestros prójimos, limpios de corazón.

Los Miserables Recomiendo una película, a quienes tienen videocasetera (que deben ser muchos). Se llama Los Miserables, y está basada en la monumental novela de Víctor Hugo. Sus actores principales son Liam Nielsen (el mismo de La lista de Schindler) y Uma Thurman. Esta es la versión fiel de la novela (hay una versión distorsinada, con Jean Paul Belmondo, si bien divertida, muy distinta del original del gran escritor francés). Los caracteres más patéticos de los humanos están representados en esta magnífica superproducción (sus escenarios, participación de actores, decoración, fotografía, impresionan por su calidad y gusto). Luego de ver este argumento creado por un hombre sabio, uno comprende que la fórmula para vivir bien, cualquiera sea la circunstancia que atravesemos, sigue siendo la misma: "amar al prójimo..."

Venezuela libre

123 jueces procesados y suspendidos, 230 esperando su turno y 3.300 de todo el país denunciados por distintos delitos; la Suprema Corte de Justicia desarticulada, el parlamento en capilla, pues pronto serán renovados todos los senadores y diputados... Estas son algunas de las primeras consecuencias del triunfo de un dirigente genuinamente popular en Venezuela. Quienes lo acusan de antidemocrático, eluden decir que ganó por el 56,3 % de los votos, mientras los otros partidos juntaron el 36 % entre todos. Eluden decir también que en un país que recibió durante los últimos 30 años mareas de divisas por su petróleo, hay 80 % de pobreza. Mientras, inmensas fortunas fueron a parar a cuentas extranjeras. La Socialdemocracia y la Democracia Cristiana, partidos que gobernaron alternadamente, están empezando a pagar por el saqueo a que sometieron a su propio pueblo.

Piel a rayas Durante una reunión de catequesis, el instructor inquirió a los niños: "Si todas las buenas personas fueran blancas y todas las malas personas fueran negras; ¿de qué color serían ustedes?..." "Yo -contestó una de las niñas- tendría la piel a rayas". Escuchando a los niños se reciben con frecuencia lecciones. Es común que se divida a las personas que conocemos en buenas y malas. Casi siempre nos colocamos a nosotros mismos en el primer bando. Pocas veces nos detenemos a pensar que difícilmente haya alguien lo suficientemente bueno como para merecer este calificativo, o tan malo como para condenarlo sin alternativas. Todos tenemos la piel a rayas. Razón suficiente para no condenar a nadie, sino preguntarse: ¿por qué estará haciendo lo que hace?...

Ideología "El hombre no es cruel por naturaleza -dijo Anthony De Mello, S.J.- se hace cruel cuando es infeliz... o se entrega a una ideología". Vamos a citar un párrafo completo de este autor, pues no tiene desperdicio: "Los hombres que crucificaron a Jesús probablemente fueran tiernos maridos y padres cariñosos, que llegaron a cometer grandes crueldades para mantener un sistema, una ideología o una religión. "Si los religiosos hubiesen seguido el instinto de su corazón, en lugar de la lógica de sus ideas, se nos habría ahorrado asistir a espectáculos como el de la quema de herejes o el de millones de personas incocentes asesinadas en guerras libradas en nombre de la religión y el mismo Dios". ¡Cuánta vigencia tienen estos pensamientos, cuando sabemos que los fundamentalistas serbios llamaron "hijo de Jesucristo" a Slobodan Milosevic!...

Guerras sucias "Los israelitas reunían a todos los hombres del pueblo que tenían entre quince y sesenta años. Los amontonaban por grupos de cincuenta en unos pocos metros cuadrados y los hacían sufrir las peores humillaciones. Cometieron varias masacres en Sohmur, Zarayé, en Saida..." (Testimonio de un sobreviviente de la invasión del ejército judío al sur del Líbano, en 1978). La organización Amnesty Internacional ha denunciado que muchos campesinos libaneses y personas comunes que "se negaron a colaborar" (con los invasores de su patria) permanecen presos desde hace 14 años y a algunos de ellos recién luego de muchas presiones internacionales, les conceden media hora de visita... cada dos o tres meses.

Mientras subsistan abominables prácticas de ese tipo, será muy difícil hablar de verdadera paz en el mundo.

El padre Ser padre es una de las experiencias más ricas y elevadas que podemos vivir los humanos. Situación a partir de la cual dejamos de ser únicamente yo para trascender hacia otro u otra. Y cuanto mayor sea nuestra educación, más capacidad de desapego hacia los deseos personales tendremos, para sustituirlos por la imperiosa voluntad de satisfacer las necesidades de nuestros hijos. Ser padre significa responsabilizarse definitivamente por aquel ser que hemos creado, no abandonarlo nunca (incluso si ya es adulto). Pero particularmente en la infancia, cuando nuestro niño o niña nos llame por cualquier razón... estar ahí. A mano. Aunque nos pese, aunque las dificultades económicas nos agobien, aunque tengamos diferencias matrimoniales... no abandonarlos. La niñez -la etapa más importantes de nuestras vidas- no es feliz o triste por carencia o posesión de cosas... sino de amor.

¿Liberalismo? El Liberalismo económico establece que "no deben existir limitaciones para la circulación de las mercancías, ni los factores de producción, esto es, capital y trabajo" (David Ricardo).

Ahora bien, en un mundo que preconiza El Liberalismo como la panacea, falta al menos uno de esos factores. Libertad de circulación de capitales, esto existe, y son los que a cada tanto desestabilizan naciones enteras con sus fugas. Pero, libertad de circulación del trabajo... ¿para cuando? No es posible para los miles de trabajadores de una fábrica que cierra en Córdoba irse a trabajar a los Estados Unidos, por ejemplo. Por el contrario, todos los países poderosos están poniendo cada vez más restricciones a la inmigración desde los países subdesarrollados. Entonces, debería inventarse otro nombre para la manipulación política del mundo que reina ahora.

Tradición judía Rabí Búnam enseñó: "En el principio de la creación Dios creó el Cielo y la Tierra. Aún ahora, el mundo continúa en estado de creación. Cuando un artesano termina de fabricar una herramienta, ésta ya no necesita más de él. Pero no es así en lo que se refiere al mundo. Día tras día, momento tras momento, el universo requiere la renovación de los poderes de la palabra primordial a través de la cual fuera creado. Y si la fuerza de estos poderes cesara por un solo instante, se precipitaría en el caos". (Martín Buber) Esta hermosa tradición judía nos recuerda la presencia constante de Dios en cada segundo de nuestro devenir cotidiano. Podemos colaborar con Dios, entonces, en el perpetuo mejoramiento del Universo, haciendo el bien. O podemos constituirnos en obstáculos, ejercitando solamente nuestro egoísmo. Nosotros elegimos.

Cumbre del dinero

El 30 de noviembre se reunirá en Seattle (Estados Unidos) una nueva cumbre de la OMC (Organización Mundial del Comercio). La institución, creada por los grandes capitalistas, tiene por objeto imponer las reglas de intercambio a todos los países del mundo. Reglas que favorecen, por cierto, cada vez mayores beneficios para ellos (los más ricos). En esta ronda tratarán de que todos los gobiernos les den carta libre para abalanzarse sobre dos áreas todavía no del todo privatizadas: la educación y la salud. Por otra parte, organizaciones ecologistas, sindicales, culturales y de defensa de los Derechos Humanos de todo el mundo, efectuarán en las calles de Seattle -altamente vigiladas- una "anticumbre". Esta constistirá en manifestaciones de rechazo a estas políticas sumamente perjudiciales para los más pobres. Del crecimiento de este tipo de protestas depende la posibilidad de un mundo mejor. Pero también –y principalmente- del surgimiento de propuestas superadoras desde el seno mismo de los eternamente perjudicados. Aquellos a quienes prefirió Jesús.

Música o mugidos Cierto viejo cuento chino dice: "Un día, el célebre músico Gong Mingyi tocó música clásica ante una vaca; ésta continuó pastando como si nada. -No es que ella no la oiga, es que mi música no le interesa -se dijo el músico. Se puso entonces a imitar en su qin el zumbido de las moscas y el mugido de los terneritos. Al instante la vaca paró la oreja, y balanceando su cola se acercó al músico para escuchar hasta el final la música, que esta vez sí tenía un significado para ella". De la misma manera los humanos reaccionan ante los diferentes tipos de música en proporción directa al tipo de personalidad y gusto con que hayan sido dotados.

Si tienen sensibilidad y gusto educados, amarán la música elevada; si tienen personalidad y gusto de vaca, se pasarán todo el tiempo tratando de escuchar mugidos.

"De buena fe" Publicamos resumido este "cuento" de Silvia Horowitz, pues creemos que refleja algunas situaciones de la realidad: "Cuando me dijo por primera vez que me amaba, le creí; no había por qué no creerle. Nunca había conocido una mujer como yo, dijo, y era verosímil: mujeres como yo no se encuentran todos los días. Cuando me dijo que no se separaba por sus nenas, le creí: no era uno de esos desaprensivos capaces de abandonar a sus propios hijos. Cuando dijo que, aunque estaba enamorado de mí volvía con su esposa porque se sentía culpable, le creí: había que ponerse en el lugar de él... Cuando a los quince días me llamó para decirme que se separaba, le volví a creer: no tenía por qué mentirme. Cuando veinte días más tarde me dijo que no se separaba, que se arreglaba con la mujer y no nos veríamos más... bueno, yo no sabía si creerle o no. Al final, le creí. Hice bien, porque era verdad."

Intercambio argentino-francés A fines del siglo pasado el coronel Rauch escribió: "los ranqueles no tienen salvación porque no tienen sentido de la propiedad". También puso, en un informe a su jefe, el general Roca: "se degollaron 37 indios y todo fue pasado a cuchillo sin disparar un tiro". Semejante especimen había sido importado por nuestros intelectuales desde europa, donde trabajara como oficial de Napoleón.

Un argentino -de quienes llamaban "indios"- lo encontró solo en el campo; Rauch quizo huir y el otro boleó su caballo. El europeo perdió luego la lucha cuerpo a cuerpo y enseguida también su cabeza. El argentino que lo derrotó en combate limpio se llamaba Arbolito. Hay un pueblo importante en la provincia de Buenos Aires que lleva el nombre del francés Rauch. No se sabe si algún monumento recordatorio o localidad lleva el nombre del argentino Arbolito.

Nuestro atraso Vuelvo caminando de la escuela del barrio luego de acompañar a mi hija. Recién han pasado los barrenderos y todo está limpio; sopla un aire primaveral entre los frondosos árboles. Me siento feliz. En una de las calles encuentro a un vecino, abogado, que sale en su auto. Saca la mano por la ventanilla y yo sonrío, pues creo que me va a saludar. No. Lo que va a hacer es tirar un diario viejo, arrugado, con el que parecen haber envuelto o limpiado algo. El sucio bollo de papel queda, como un feo animal, moviéndose un poco en medio de la calle recién limpiada. Enseguida pasa un Fiat 600, prolijito y con llantas metalizadas. Unas manos emergen de su interior y dejan caer más papeles y bolsitas de plástico en la misma calle. Temprano me pongo triste. Y me digo que la espantosa ignorancia y egoísmo de este pueblo es lo que nos tiene postrados.

Encender una vela

"Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad", tiene como lema el movimiento cristóforo. Esta red internacional, dirigida por el sacerdote católico norteamericano Thomas Mac Sweeney, distribuye gratuitamente anécdotas edificantes y cartas sobre temas de actualidad por todo el mundo. Particularmente se dirigen a quienes tienen problemas. La idea surgió en el padre Tom debido a que su madre, cuando lo veía deprimido, siempre le contaba alguna breve historia que debía dejarle enseñanzas. Así lo impulsaba a seguir adelante con voluntad y optimismo. Este hombre se ordenó sacerdote en 1971 y luego se especializó en comunicaciones. The Christophers -su movimiento- además de sus cartas y folletos, sostiene programas de radio y televisión. Para recibir estos mensajes, se debe solicitarlos a: Ecos Cristoforos - 12 East 48th Street, New York, NY 10017.

Preceptos "Difícilmente un rico entrará al Reino de los Cielos", dijo Jesucristo (San Mateo 19:16-23; San Marcos 10: 17-31 y Lucas 18:18-30). También dijo: "Dichosos los que eligen ser pobres, porque ésos tienen a Dios por Rey" (Mt 5:3, Mc: 9, Lc: 6). Es el primer precepto de su Sermón de la Montaña. Sin embargo, no parece haber mucha gente hoy que elija ser pobre. Por el contrario, todos parecen estar empeñados en una carrera desenfrenada por ser ricos. Pocos parecen también inquietarse por la dificultad que podrían tener para ingresar al Reino de los Cielos. Parece haber más interés en ingresar a la Cámara de Diputados que por cruzar el umbral del paraíso. ¿Debemos inferir de ésto que hay pocos cristianos? ¿O que quienes dicen serlo no lo son? Y ¿por qué alguien debería fingir pertenecer a una fe en la que realmente no cree?

Primer Mundo Al llegar con mi esposa a Roma, tomamos un tren desde el aeropuerto para llegar a cierta estación cercana. Desde allí debíamos abordar el colectivo que nos llevaría hacia una ciudad del Adriático. Luego de sacar los boletos, debimos esperar tres horas, pues eran las seis de la tarde y el colectivo saldría a las nueve. Fuimos entonces a dar una vuelta y buscar un bar tranquilo para comer algo, por aquella antigua barriada, con edificios ampulosos al estilo mussoliniano. Al salir de repente hacia un alto nivel, nos encontramos con una familia entera -jóvenes marido y mujer, cuatro niños- tirados sobre cartones y con todas sus cosas allí. La única diferencia con nuestros menesterosos es que estos eran rubios y de ojos azules. -Ahora entiendo a los que dicen que vamos hacia el Primer Mundo -dije-. Esta debe ser la parte que nos tocará a nosotros.

Idiotas Un punk concejal de Frías escribió una vez que algunos periodistas seríamos "idiotas útiles". Analicemos este anatema, lanzado una y otra vez por los golpistas. "Idiota", del latín idiota y el griego idiootces, significa "que vive para sus cosas" -según la Enciclopedia del Idioma, dirigida por Martín Alonso, de la Real Academia Española de la Lengua. "Que vive para sus cosas". Es decir, como hace la mayoría de los humanos que habitan sobre la tierra. "Idiotas útiles", seríamos entonces -según la calificación de este “ingenioso” político- quienes al menos servimos para algo, prestamos algún beneficio. Tal vez el gran problema de este país no sean los idiotas

útiles, sino los idiotas inútiles, que solamente se preocupan por acercar más y más beneficio “para sus propias cosas”, fingiendo a veces ocuparse de las cosas de los demás, para obtener votos u otros beneficios personales con ello.

OMC La reunión de la Organización Mundial del Comercio, en Estados Unidos, tomó importantes resoluciones. Sesionó protegida por hombres armados de tal manera que sólo verlos suscita miedo... contra manifestantes que sólo llevaban las manos limpias, corazones entusiastas y la esperanza de un mundo mejor. Debemos recordar muy bien esta reunión, de los principales capitalistas del mundo, con los representantes de todos los gobiernos. A partir de ahora, a los más pobres, a los pequeños empresarios, a los agricultores, obreros, comerciantes de los países subdesarrollados, les quedan sólo dos caminos: O se oponen sistemáticamente a las medidas impulsadas por la OMC, o veremos un mundo en donde, al igual que en los tiempos de Babilonia, únicamente tendrán voz y voto los más despiadados y poderosos.

"Cuetes" Una nueva plaga se abate sobre Santiago. Además de los mosquitos -por los cuales comerciantes de barrio elevarían nota de agradecimiento a las autoridades, ya que nunca se vendieron tantos espirales, repelentes, tabletas-, ahora sobrevienen los "cuetes".

Desde hace varios años los niños son inducidos por la promoción comercial a empezar a molestar con piroctenia desde meses antes de las fiestas de Fin de Año. Esto no sólo es abrumador -se deben escuchar estallidos a toda hora del día y la noche-, sino peligroso. Muchas energías negativas se están canalizando a través de los "cuetes". Hace dos días una niña fue internada con quemaduras graves por haber sido víctima de una "broma" violenta. Creemos que se debería controlar la circulación de estos elementos, por el bien de la comunidad.

Conocimiento de Dios "Yo soy el camino, la Verdad y la Vida", dijo Jesucristo: "nadie llega a Dios sino por mí". Pero, ¿donde encontrarlo a Él? "En tu propio corazón", contestaron algunos de los primeros cristianos. Según esta corriente original de la iglesia -los gnósticos- hay dentro de cada humano "un átomo chispa de luz", al que llamaron Cristo. El cual "nos conduce a una comprensión espiritual que, en el camino de la gnosis" provee conocimiento de Dios. Y ¿de qué manera utilizar esos conocimientos tan elevados? Por medio de la Fraternidad, la comunidad de Hermanos en la Fe. "La Fraternidad consiste en tejer un leve vestido de bodas con nuestro cuerpo espiritual (el Soma Psychikon que mencionó San Pablo), gracias al cual el humano puede entrar en una naturaleza superior, después de haber vencido a la vida inferior y a la muerte".

El reino de la mentira

El Dr. Arturo Frondizi fue un pionero en el arte de prometer una cosa y hacer otra luego. Tras ofrecer un programa de gobierno que le permitió ganar las elecciones, concretó absolutamente lo contrario. Como en todas las acciones malas, surgieron rápidamente miles de alumnos en este arte. Desde entonces nuestro país se fue precipitando en un abismo de artificios gubernamentales que permitieron a los funcionarios fundar dos Argentinas. Una -la de ellos-, prospera constantemente, a veces con pasos agigantados. Otra -la de unos treinta millones de pobladores- va sumiéndose cada vez más en la incertidumbre, los padecimientos y el descontento. Esta reiteración de éxitos sectoriales ha dado a quienes viven de la falsedad la sensación de ser impunes. Pero la historia no conoce males que, tarde o temprano, no hayan sido superados. N.del A.: Este texto fue censurado en el Nuevo Diario. No se lo publicó, y la explicación fue que “los dueños son amigos de los dirigentes de la UCRI” (Suffloni dixit).

Mormones Un joven con secuelas de una grave enfermedad, pobre y sin ninguna ayuda estatal ni empresaria se sintió llamado a fundar una iglesia nueva. No sólo hizo ésto, sino creó alrededor de su fe, en pocos años, pueblos pujantes que más tarde se convirtieron en una de las provincias más ricas y ordenadas de los Estados Unidos. Joseph Smith, el fundador de los Mormones, demostró que con fe, honestidad, voluntad y amor al prójimo es posible desarrollar sociedades donde nadie tenga que pedir limosna para sobrevivir. Sólo con sus propias manos, los primeros mormones construyeron pronto comunidades felices. Coincidamos o no con sus preceptos religiosos, no podemos dejar de lado el mirar a este profeta y sus seguidores como verdaderos ejemplos de vida, que a todos nos vendría muy bien seguir.

Afán restaurador Anthony Burgess era un técnico que trabajaba para una compañía internacional en Indochina. Cerca de sus cuarenta años, le diagnosticaron un cáncer. Le daban tres años de vida. Decidió usarlos para cumplir su vocación, hasta entonces postergada: escribir. Renunció a su trabajo y regresó a Occidente, dispuesto a ocupar esos tres años en escribir una novela. Le salió La naranja mecánica. Hoy este libro es uno de los clásicos de la literatura película. En base a él se hizo una película memorable. Y el nuevo escritor siguió creando: Miel para los osos (1963); Jesús de Nazareth (1979); Poderes terrenales (1980), Fin de las noticias del mundo (1982)... cerca de los setenta años, recién murió. Ningún médico supo explicar qué milagro detuvo el cáncer de Anthony Burguess. Posiblemente fue su afán por dejar una gran obra al mundo antes de partir.

Pensar bien Somos lo que nos indica el pensamiento. Si nos creemos feos, groseros, despreciables, eso seremos, aunque la naturaleza nos haya dotado de rasgos armónicos. Estos se irán ajando y con el tiempo asumirán la forma que le dictan nuestros pensamientos. Si nos amamos con serenidad y aceptamos nuestra raza, sentimos orgullo por nuestros antepasados, encontramos lo mejor de la idiosincracia que nos ha tocado en suerte, seguramente convertiremos estos

factores en algo bello. Aunque hayamos nacido con un aspecto que los prejuicios vulgares consideran "mersa" o "feo". Este es uno de los misterios del desarrollo de los grandes pueblos. Que saben pensarse a sí mismos como poderosos y fuertes. Saben encontrar las virtudes, antes que los defectos de su carácter. Y se levantan cada día pensando que hoy, van a ser mejores aún.

Contaminación ambiental Los vecinos del barrio Autonomía han concretado una victoria importante al conseguir que la municipalidad emplace a una empresa moledora de piedra para que deje de contaminar el ambiente. Desde hace muchos años quienes habitan las calles que enfrentan a esta fábica, contemplan abrumados las vaharadas de humo negro que se elevan constantemente desde sus chimeneas, a veces llegando a cubrir el horizonte. Luego una lluvia de polvillo fino, casi impalpable -y por eso precisamente más peligroso, pues se lo respira sin tener conciencia de ello- se dispersa por toda el área circundante. Toda la vecindad de este inmenso barrio ha sido afectada por esta contaminación, aunque muchos ni siquiera lo saben. Por ello es más meritoria aún la labor de este grupo de vecinos que, por iniciativa propia, ha gestionado una acción protectora.

Verdadero amor “Mi amor... no es amor de mercado... es un amor sagrado...” dice Silvio Rodríguez en una linda canción, determinando uno de los requisitos imprescindibles para identificar al verdadero amor. Esto es que no responde a especulaciones ni intereses, sino se brinda solamente, sin esperar retribución. Parece poco

original reiterar algo que supuestamente todos saben, pero como aquí no se intenta ser original sino destacar conceptos útiles y trascendentes, copiaremos también otra estrofa: “mi amor... abre pecho a la muerte”, dice más adelante. El verdadero amor no vacila en dar la vida por quienes se ama. A diferencia de aquellos que antes de concertar un noviazgo se fijan si la persona tiene auto o recursos económicos suficientes como para darle un "buen pasar", el amor de verdad se fija primero en estar preparado como para jugarse por quien va a amar.

Libro sobre el Kakuy Los santiagueños estamos atados por miedos y falta de aprecio. Reconstruir nuestras más antiguas tradiciones teniendo muy en cuenta los mitos, es lo que propone Dardo del Valle Gómez (h) en su excelente libro "El Kakuy". Este -el del conocimiento de la propia identidad- es un requisito previo para emprender cualquier camino de desarrollo. Nadie puede hacer un plan de vida sin saber primero quién es y que vocaciones tiene. La aparición de este estudio filosófico sobre el Kakuy es alentador. Desde hace muchos años sostuvimos que es necesario que los pensadores se ocupen de nuestros mitos, en vez de seguir buscando aristas desconocidas a las historias de Edipo o Clitemnestra. Los santiagueños somos una raza fuerte y profunda. Hemos logrado sobrevivir pese a los ataques perversos que padecimos durante quinientos años. Este libro lo testimonia.

La clave

"Cuando acude a ti el neurótico en busca de ayuda, rara vez pretende ser curado, porque toda curación es dolorosa. Lo que realmente desea es encontrarse a gusto con su neurosis. O, mejor aún, anhela un milagro que lo cure sin dolor". Anthony de Melo, el psicólogo autor del párrafo citado, era también sacerdote católico. Sabía muy bien que toda curación verdadera proviene del alma. Es decir, de uno mismo. Pueden ser muy buenos los especialistas que consultemos, pero si no tenemos con nosotros la clave de nuestro restablecimiento sólo conseguiremos paliativos. Como el neurótico que descarga sus traumas un momento, y luego vuelve al marasmo, cuando su psicólogo se va. Esa clave que deberíamos buscar en nosotros mismos, en nuestros recuerdos, es la que finalmente nos sanará.

El mundo espiritual Si los humanos consideramos como absoluto al mundo terrestre y sus leyes, intentamos convertir lo pasajero en duradero. El caos y la lucha son la consecuencia. Con ello cerramos la puerta del mundo espiritual y deterioramos el mundo material hasta tal punto que ya no puede ser utilizado ni siquiera como símil para el mundo espiritual. Sin embargo, si alguien admite en sí mismo el mundo espiritual y lo reconoce como absoluto, lo que es natural vuelve a su lugar, se reordena y se convierte en expresión de lo espiritual. Cuando lo espiritual -el Cristo- despierta en los humanos, las cosas naturales pasan a segundo plano, convirtiéndose nada más que en expresiones, referencias de lo espiritual. Entonces todos los objetos que antes nos parecían "la realidad", pasan a convertirse en símbolos.

Pantalón remendado

"Adán en el paraíso estaba desnudo. La pobreza, pues, es el estado paradisíaco. Adán era pobre como los animales, como San Francisco de Asís, y como Cristo", escribió el sacerdote Ernesto Cardenal, en su libro Vida en el Amor. Más adelante sostiene que luego de la caída los humanos ya no pudimos estar desnudos, mas sin embargo los monjes lograron algo muy parecido a la desnudez. Al optar por un hábito rústico, eligieron la pobreza de Adán y Eva, María y Jesús. "La riqueza es una falsificación de las cosas", dice más adelante. Un revestimiento de la verdad palpitante en la naturaleza, a la cual los humanos tenemos miedo pues al caer hemos sido despojados de la confianza absoluta en Dios y el amor. "El hombre que puede salir con un pantalón remendado y sentirse bien es un hombre equilibrado", sostenía Henry D. Thoreau.

Dolor y sabiduría Rabí Moshé de Kosnitz, santo sacerdote judío de principios del siglo XIX dijo: "Aceite puro de olivos para las luminarias... Nosotros hemos de ser golpeados y molidos para resplandecer como la luz" En efecto por esos tiempos y desde varios siglos atrás los judíos eran brutalmente maltratados en Europa. En Rusia, Polonia, Checoeslovaquia, Alemania, perversos gobernantes con el apoyo de sus primitivas poblaciones atacaban constantemente a este pueblo pacífico y culto. De ellos surgieron muchas luces, tal como lo definiera el Rabí Moshé: pues el dolor es un requisito previo que debe atravesar en este mundo injusto cualquier humano que aspire a conocer la verdad. Desde Baruch Spinoza, pasando por Martin Buber y hasta el día de hoy, esta raza no ha dejado de dar grandes hombres a la humanidad.

Asesor del Pentágono "Durante cuatrocientos años, las relaciones entre las civilizaciones consistieron en la subordinación de las demás sociedades a la civilización occidental", escribe Samuel P. Huntington, en su libro Choque de Civilizaciones. Debe decirse que en su caracterización el autor no considera a los latinoamericanos parte de la Civilización Occidental, sino solamente a los norteamericanos anglosajones y a una parte de los europeos. Este intelectual -asesor del Pentágono y miembro del Consejo de Seguridad de los Estados Unidospronostica grandes revueltas contra el poder de Occidente para los próximos años. A diferencia de Fukuyama -quien cree que el mundo ha llegado a un equilibrio duradero bajo el dominio de los EE.UU.Huntington dice que por el contrario, aquí y allá nacen poderosas semillas de rebelión. Si es asesor del Pentágono, habrá que tenerlo en cuenta.

Apuestas Cada vez más personas apuestan al azar para salir de situaciones económicas difíciles. No es para menos, si algunas de las más grandes fortunas del mundo se hicieron comprando y vendiendo acciones en la bolsa práctica muy semejante a la lotería. Esto fue difundiendo una sensación desalentadora en todos los sectores de la sociedad. Muchos que trabajaron duramente toda la vida, deben apelar a huelgas de hambre a veces para que les paguen sus magras jubilaciones. Y otros que no trabajaron nunca, viven de rentas y gozando de grandes posesiones. No debemos dejarnos llevar por esta corriente, sin embargo. Trabajar dignamente, producir con nuestras manos cada centavo que traemos al hogar sigue siendo el camino mejor. Y las personas de tal dignidad, aunque sean pobres, gozarán esa riqueza que consiste en el amor de su familia y toda la sociedad.

El Libro de Urantia El médico norteamericano William S. Sadler Jr, impulsó un grupo de estudios sobre temas rereridos a distintas patologías y sus consecuencias. Invitaron a ingenieros, profesores, obreros, agricultores. Se reunían los domingos. Después de algún tiempo -según su testimonio- se relacionaron con ellos ciertos seres superiores, que a su pedido comenzaron a revelarles aspectos desconocidos de la organización y el sentido del universo. El resultado de esas comunicaciones -durante veinte años- es lo que constituyó el Libro de Urantia, que se publicó, con expresa autorización de estos seres, en 1955. Presenta 2097 páginas y fue traducido a varios idiomas. Contiene una historia diferente de nuestro planeta, el Universo y la extraordinaria variedad de seres que lo habitan en sus innumerables galaxias.

Buenos sueldos El asesor legal Angel Perversi, contratado por los ministros Caro Figueroa y Carlos Torres, cobró un sueldo mensual de U$S 18.000. Durante este mismo período –“rediseño” del área de jubilaciones para transferir éstas al sector privado- se contrataron “consultores” norteamericanos. Uno, llamado Lou Enoff, cobró sus “servicios” al Estado Argentino a razón de 1500 dólares por día (Página 12, 9/1/97). Esto sin tener en cuenta viáticos y gastos de hotel, teléfono, internet, etcétera. El equipo conformado en aquel entonces gastó 40 millones de dólares para hacer un Censo de Jubilados. Logró descubrir -según lo anunciaron alborozados sus contratantes- que había unos cien mil jubilados truchos en nuestro país.

Sin embargo, jamás se dio a conocer la lista de esas personas que supuestamente habían descubierto los super asesores y su legión de ayudantes.

Jubilaciones Hasta agosto de 1999, las cuatro AFJP más poderosas del país embolsaban el 68 % de la recaudación previsional. En la misma fecha, el total de los fondos declarados (aportes menos comisiones más capitalizaciones) sumaban 14.500 millones de dólares. La cifra bruta depositada efectivamente por los trabajadores era, sin embargo, de 17 millones de dólares. Lo cual significa que “¡los ahorristas forzados del sistema privado perdieron unos 2.500 millones de dólares!”, según constatan asombrados los economistas Jorge Beistein y Mario Lorenzo (Le Monde Diplomatique, Diciembre de 1999). Los datos difundidos, originados en la Secretaría de Seguridad Social, la ANSeS y la Superintendencia de AFJP, arrojan una valoración sombría (si es posible aún) sobre el panorama de los trabajadores que aspiran a lograr una jubilación digna en este país.

La paz Un hombre recriminó a su hijo: "¡Te he dicho mil veces que no te agarres a golpes con tus compañeros! ¡La próxima vez que la maestra me cuente que te has andado peleando, te voy a dar una paliza que no vas a olvidar nunca!" Difícilmente un niño aprenderá a no ser violento con esos métodos de "enseñanza". Aunque parezcan ridículos, son más frecuentes de lo que estamos dispuestos a aceptar, sólo que no siempre tenemos conciencia de ello.

Igualmente en las sociedades, difícilmente haya paz mientras vivamos suscitando rencores, envidias, proyectos destructivos en nuestros pensamientos. La paz, la felicidad, el sosiego, son, primero, estados interiores en los humanos. Si no cultivamos en nosotros mismos las semillas de la paz, difícilmente podamos inculcárselas a nuestros hijos.

Ojalá “Nunca se miente tanto como antes de unas elecciones, durante una guerra y después de una cacería.” (Otto von Bismark) Ojalá que estas palabras del rudo canciller alemán del siglo XIX estuviesen equivocadas. Ojalá que en el nuevo milenio no se iniciaran más guerras -con mentiras o sin ellas- y se llegaran a acuerdos para terminar definitivamente con las que hoy se mantienen en Colombia, Timor, la zona de Pakistán, Oriente Medio, Irak, Yugoslavia, Chechenia. Ojalá que todos nuestros candidatos digan claramente lo que van a hacer en caso de ganar las elecciones y después lo cumplan escrupulosamente. O, si no están en condiciones de cumplir, pidan disculpas y renuncien. Ojalá que se inicie una nueva era de confianza en los demás, respeto mutuo, solidaridad, comprensión hacia las convicciones de los otros. Ojalá.

Sol interior Las religiones antiguas celebraban en esta fecha la festividad del sol. Luego la iglesia católica lo instituyó como el día del nacimiento de Cristo.

Ello no anula, según creemos, la antigua devoción, sino por el contrario, la consolida. Pues Cristo llegó para los humanos como un sol viviente, verdadera fuente de vida, que salva de las tinieblas con su resplandor. A diferencia del sol físico, este no es un resplandor que deba actuar de afuera. Incorporado en nuestro organismo por la sagrada comunión, el sol de Cristo brilla desde los corazones en la medida exacta de nuestra fe. Las tinieblas del miedo, las enfermedades, los resentimientos, serán eliminados de nosotros, pues, si tenemos fe en que con nuestro amor podemos lograr que Jesús Cristo nazca hoy en nuestro corazón.

Conocer al mundo Sin salir de mi morada, conozco el Universo / desde la ventana de mi habitación, estudio el mundo. Este bello aforismo es parte de una de las sentencias versificadas del Libro del Tao, antigua recopilación de sabiduría china. Los occidentales se afanaron durante siglos por efectuar viajes muy extensos, en busca de conocimiento, riqueza y sabiduría. El sabio recopilador Lao Tzi, nos sugiere con este aforismo, que es posible llegar a un conocimiento muy elevado a través de mirar adentro de uno mismo, de observar la naturaleza que nos rodea. Si contemplamos un árbol desde lejos, es apenas una masa marrón y verde. Cuanto más nos acerquemos, tanto más podremos valorar su complejidad, hasta maravillarnos de la cantidad de hojas, nervaduras, tallos, además de tanta vida que alberga.

Cultura ancestral

Pacha mama kusilla, kusilla,/ wikkuñata k´oay,/ ama michchawaychu;/ fortunata k´oay (Madre Tierra, siempre grata, siempre grata/ dame vicuña,/ no me mezquines; / dame fortuna). Estos versos pertenecen a una copla quechua del antiguo imperio incaico. Fueron recopiladas y traducidas por algunos investigadores; Ricardo Rojas organizó varias de estas reliquias en un libro que denominó Himnos Quichuas. Publicado en 1937 por la Universidad de Buenos Aires, nos muestra el fulgor de una compleja y rica cultura que se desarrollaba en nuestras tierras, antes de la conquista española. Aún hoy encuentran muchas dificultades los sacrificados estudiosos para difundir sus hallazgos sobre esta etapa de nuestra historia, tan importante para saber quiénes somos. Seguramente con su conocimiento podríamos tener más indicios acerca de nuestro destino.

Custodios Los perros tratan de adivinar la voluntad del amo. Por ello es que avanzan primero adonde suponen que éste se va a dirigir, para abrirle camino. O simplemente para congraciarse. Si usted observa la filmación de actos públicos, verá esa misma actitud en los llamados "custodios" (algunas veces oficiosos). Gobernantes, individuos adinerados, dirigentes políticos, prelados, son precedidos a donde van por numerosas personas que tratan de adelantarse a los deseos de su mandante, procurando especialmente que este los vea. Esto fue particularmente notorio con el finado Yabrán. Quienes necesitan de estas dramatizaciones son personas con miedo. De la misma manera que temerosos vecinos prefieren hacerse acompañar por perros, pues temen caminar sólos por su propio barrio, quienes tienen o buscan poder se rodean de esbirros pues tienen mucho temor. Las personas como San Francisco de Asís o tantos otros con alma limpia que pisaron el mundo, jamás necesitaron custodios.

Jubileo II -Mejor que decir “te perdono los pecados”, es decir “levántate y anda” -enseñó Jesús hace dos mil años. La ocasión sirvió para que curase a un paralítico, poniendo en práctica sus palabras. Hoy muchos hablan de Jubileo, pero pocos son los que mandan una carta documento a sus deudores diciéndoles “Hermano, te he perdonado: no me debes nada”. Como en casi todas las buenas acciones pregonadas por las mayores religiones desde hace cinco mil años, nadie cree que esos preceptos deban aplicarse a sí mismos. Casi todos los “cristianos” hablan de lo bueno que sería si otros hicieran actos de benevolencia o caridad. Algunos de ellos son grandes banqueros, otros gobiernan naciones, más allá también poderosos empresarios o militares. Pero lo que se percibe es proyectos de nuevos ajustes -menos beneficios sociales, aumento de la desocupación, precarización de las fuentes de trabajo- y no una acción concreta en el sentido que, desde hace varios meses, viene sugiriendo el Papa.

A Hard Day´s Night En 1964 quienes gustábamos de la música nos adherimos rápidamente a un nuevo grupo. El simple lanzado por estos extraordinarios músicos se llamó “A Hard Day´s Night” (se tradujo como “Anochecer de un día agitado”). Como todos los grandes artistas ellos captaron el espíritu de estos tiempos. Espíritu agitado por las pasiones, descubrimientos, ambiciones, potenciadas hasta intensidades extraordinarias por la tecnología. Si hacemos un paralelo con la sentencia bíblica "para Dios mil años son como un día", podríamos sentir que el de hoy es como el crepúsculo de un día de Dios. Un día que comenzó con la humanidad maravillada

por sus avances técnicos y termina con esa misma especie abrumada por lo destruido a través de esos inventos. El comienzo del nuevo milenio encontrará a los hombres y mujeres de buena voluntad como siempre: luchando por la justicia y la verdadera paz.

Disneyworld Una niña quería un viaje a Disneyworld pero sus padres no podían brindárselo. Pese a que se lo explicaron de mil maneras, la niña se contrarió tanto por el asunto que enfermó. La anécdota -frecuente hoy- ilustra aquél aforismo tan caro a quienes buscan la verdadera evolución: “los ignorantes quieren lo que desean, los sabios desean lo que quieren”. Y ¿qué puede desear un sabio? (o “una sabia”, pues generalmente las mujeres están mejor dotadas para ello). Una persona que recibió verdadera educación desea aquello que la hace libre y feliz. Es decir, paz interior, verdadero amor, armonía con sus semejantes y la naturaleza. Cada amanecer en cualquier lugar del mundo nos depara maravillas; sólo hay que estar preparados para descubrirlas. Si tenemos una rica vida interior... no nos hará falta ir a conocer los artificios mecánicos de Disneyworld.

La muerte y otras sorpresas “La muerte es el solo, único acontecimiento real que nos sucede indefectiblemente”, escribió Boris Mouravieff, místico ruso. Esto apuntaba a llamarnos la atención acerca de que el Mundo de Dios, es el verdadero mundo. Es decir, aquel mundo en el cual aspiramos habitar quienes sustentamos alguna religión.

Lo que llamamos “vida” no sería entonces sino una larga preparación para ingresar al mundo en el cual verdaderamente se deciden las cuestiones importantes. Esto es, nuestra felicidad o desdicha, no serían los dolores o alegrías que pasamos en este reino que nos indican nuestros sentidos. Del mismo modo como los aviadores -y ahora también los militares- ejercitan largamente sus aptitudes en simuladores de vuelo o de batallas, los humanos estaríamos aquí sólo para aprender a vivir. Depende de eso que después podamos vivir de verdad... o no.

Entusiasmo Los primeros conversos griegos al cristianismo denominaban con esta palabra (enthousiasmos) a los carimas recibidos del Espíritu Santo. Con ello daban testimonio además de una nueva vida plena de fervor. Hoy en día parece que las grandes mayorías sólo pudieran entusiasmarse ante las góndolas de un supermercado. Hace unos años conocimos cierto alemán en Atamisqui; él sostenía “En Santiago he recuperado mi entusiasmo”. Decía que no deseaba por nada del mundo regresar a Europa. Seguramente contribuían a su euforia la abundante morena que mantenía prieta con el brazo izquierdo, mientras subrayaba su defectuosa pronunciación levantando el vaso de tinto que sostenía su derecha. “La chacarera es la mejor música del mundo”, proclamaba por fin. Averiguar donde reside el entusiasmo, podría ser un propósito interesante para emprender, en este nuevo milenio ya iniciado.

Obscenidad

El ex intendente de Lomas de Zamora, Bruno Tavano, se adelantó a sí mismo el aguinaldo para salir tranquilo de vacaciones (Clarín, 2/1/00). Tavano, que debía un mes de sueldo a los 5.184 empleados de su municipio, firmó un decreto “de necesidad y urgencia” para auto-beneficiarse, ante la negativa de la contadora de ese municipio a otorgarle el adelanto que solicitaba. Además de el atraso de los sueldos, la publicación mencionada indica que este municipio de la provincia de Buenos Aires tiene una deuda “que araña los 50 millones de pesos”. Están todavía sin pagar los servicios de recolección de residuos y el servicio de ambulancias de esa comuna. La impunidad con que se sienten revestidos gran parte de los funcionarios hoy en día roza lo perverso y obsceno, ya no la inmoralidad, palabra demasiado leve para denominar los abusos que se cometen desde la función pública hoy.

Travestismo Un chino teñido de rubio hacía la parodia de cantar el tema de Ricky Martin “Vivir la vida loca” (en inglés). Este esperpento -ya ironizado por Juan Manuel Aragón (h), en Nuevo Diario del domingo- no hubiese sido patético si no se tratara de un programa internacional de televisión, donde se suponía que cada pueblo debía mostrar lo mejor de sí. Los argentinos, por ejemplo, tuvimos a Eleonora Cassano y Julio Bocca bailando un tango. Muy bien. A Mercedes Sosa. Excelente. Qué triste es cuando un pueblo ha perdido todo lo mejor que tiene, aquello que lo hace distinto y hermoso, sus valores de cultura, civilización y raza. El travestismo, aunque se nos presente como vistoso, encubre solamente miedo, soledad y muerte. Como lo manifiesta uno de los ejemplos más lamentables que existe, aquel llamado “Michael Jackson”.

Nota del autor: este candil no fue publicado. Se consideraron agresivas las alusiones que en el texto se hacen.

Alegría Los expertos en márketing pretenden (según proclaman ante sus clientes) que por todas partes "reine la alegría" (y entre sus mejores clientes tienen a la mayor parte de los políticos). Para ellos la alegría es bullicio, zarabanda, colorinches, fuegos de artificios, bombos y platillos. Se intala un caño en un barrio de emergencia: ¡Pum! ¡Bam!, delegaciones escolares, chicas con falditas al aire practicando malabarismos, baffles a todo lo que da. Tanta falsedad en la manifestación de alegría seguramente encubre algo. Por cierto es muy fácil andar ocupándose de todo ese ruido, cuando se tienen asegurados al menos cinco mil pesos por mes, se cuenta con fondos depositados en un banco que alcanzarán para varios años o se efectúan “buenos negocios” sin cesar. Pero a los pobres y desocupados... ¿qué?

Pasar el invierno El nunca bien ponderado Álvaro Alzogaray nos dijo “hay que pasar el invierno”. Se refería con aquella pedestre metáfora a que los argentinos debíamos prepararnos para un período de carencias y reducción de nuestros ingresos. Yo tenía siete años cuando esto sucedió. Al parecer aquel invierno sigue asolándonos, y cada vez se presente más cruento. Una encuesta publicada en Buenos Aires indica que las clases medias ya se preparan

para reducir sus salidas al cine, dejar de fumar, renunciar a las vacaciones. Esto, quienes aún tienen la “suerte” (que la Constitución Nacional llama “derecho”) de trabajar. Más parece que el invierno no es para todos, pues María Julia Alzogaray dice que los ministros cobran, aparte de los sueldos, “salarios fuera de planilla” de hasta diez mil pesos por mes. Y entre esos “bien abrigados”, por cierto, estaba ella.

Afortunados Si continúa creciendo al ritmo actual, la fortuna de Bill Gates será en el 2010 superior al PBI de los Estados Unidos (Fuente: Clarín). ¿Cuál es el PBI de los Estados Unidos? Zbgniew Brzezinski (uno de los cerebros de la globalización) nos dice que “(en el siglo XX) ...Estados Unidos usufructuó normalmente del 30 % del PBI mundial”. Pues, si Estados Unidos goza del 30 % del PBI y Bill Gates el otro 30, quedará para el resto del mundo sólo el 40 %. Datos obtenidos del diario Le Monde indican que unas 395 familias de millonarios se llevan apróximadamente otro 30 %. ¿Y cuántos humanos habitan el mundo hoy? Según cálculos de la UNESCO, unos 6.500 millones. En este reparto, pues, unas 6 millones de personas deberán disputarse palmo a palmo las migajas que sobren del banquete centralizador.

Psicologismos Una señora, psicóloga, dio por TV su explicación acerca de la agresividad de los niños. Según ella, los varones son más agresivos que las niñas “porque tienen sus órganos genitales hacia fuera”.

No parece satisfactoria esta explicación. ¿Por qué los órganos genitales van a determinar el carácter? También podríamos elegir la nariz. “Quienes tienen la nariz alargada, adquieren tendencia a ser más activos que los demás”, por ejemplo. O los senos. “Las damas de senos prominentes se sienten naturalmente inclinadas a ir al frente”: otra definición posible. Creemos que esta tendencia a tomar la sexualidad como eje de toda la actividad humana, ha deteriorado las posibilidades imaginativas de los investigadores durante el siglo que por suerte ya pasó. Las tendencias más avanzadas, hoy, tienden a tomar al ser humano como un conjunto de factores que confluyen para hacer de él alguien único en cada caso. Y muchos científicos han vuelto a tomar en cuenta, para sus estudios... al alma.

Pablo en Santiago Puedo escribir los versos más tristes esta noche.../ escribir, por ejemplo: la luz está cortada/ en el vano freezer se deshace nuestra cena/ el estallido de los cohetes brama en el cielo; las cañitas cantan. Los ruidos de las motos, camiones y los autos/ machacan el cerebro;/ los vecinos del departamento de arriba/ cual resignados bovinos en sus jaulas/ pasean por el techo, se asoman al balcón,/ se echan aire con cartones o revistas... sin conseguir alivio. La luz está cortada./ Y en nuestra canasta de obligaciones pendientes/ aún espera su boleta, junto a las del teléfono, televisión por cable,/ gas, impuestos municipales y provinciales, agua.../ ¡ay! todas sin pagar. Y mi recibo de sueldo vino en cero. Alguna vez soñé habitar una ciudad tranquila /limpia y ordenada. Pero tan alocado sueño... ¡ay! ya no está conmigo.

Arte Los antiguos pintores orientales consideraban una brutal agresión al contemplador pintar las sombras de las figuras. Debe buscarse allí la explicación a aquellas dulces acuarelas japonesas sobre papiro, donde los paisajes delicadísimos aparecen como difuminados entre suavísimos velos que sugieren, a través de casi imperceptibles matices, el volumen o la distancia. Por el contrario, las composiciones que hoy trascienden a través de carteles u otros recursos, traen entre sus componentes esenciales el grito. Golpear como un puñetazo al transeúnte -ya no contemplador serenoque pasa apurado, agarrarlo del cogote y obligarlo a detenerse, medio atontado por el impacto: tal parece ser la consigna de las expresiones “artísticas” occidentales hoy. Esta polución indetenible ha ido deteriorando, por cierto, los sentidos de los habitantes. Y cada vez tenemos más personas incapaces de encontrar sabor al verdadero arte.

Separaciones temporales “Cuando se quiere de veras/ como te quiero yo a ti/ es imposible mi vida/ tan separados vivir”, dice una canción, muy popular en los años 50 y creo que hace poco regrabada. Sin embargo, algunos matrimonios exitosos sostienen que una separación temporal suele fortalecer la pareja. Siempre que sea de común acuerdo, por cierto, y sin animosidad. Según estas personas -en muchos casos con 20 o 30 años de continuidad sin fisuras- que uno de los dos se aleje por un tiempo, sea por un viaje, sea por vacaciones individuales, etcétera, permite al otro varias cosas. Una de ellas, reencontrarse, y verificar qué grado de crecimiento ha tenido la relación con su esposo o esposa, o con los hijos. También valorar al otro en su verdadera magnitud. Dentro de un plano de respeto, dicen quienes lo practican, podría ser una táctica para evitar tantos divorcios.

Rol de los padres “Siempre que traen un niño para tratamiento psiquiátrico -dice el Dr. M. S. Peck- descubrimos que el chico no está tan enfermo como sus padres. Y que la fuente de los problemas surge de ellos, su familia, la escuela o la sociedad”. Es necesario tener este veredicto profesional muy en cuenta. El desorden de las conductas de muchos jóvenes o adolescentes, con frecuencia se analiza sin considerar los tremendos conflictos a que están sometidos sus padres por la sociedad. Conflictos que generalmente se contienen hacia fuera, pero estallan hacia dentro con violencia multiplicada. No podemos esperar entonces que de un ámbito familiar caótico surjan conductas ordenadas. La responsabilidad de los adultos es muy grave hoy en día. Debemos encontrar las formas de organizar armónicamente nuestras vidas, pues como se sabe, nada mejor para educar a los niños que nuestro ejemplo.

¿Realidad o símbolo? Cuando Jesús quitó las escamas de los ojos al ciego que curó en Siloé, ¿lo hizo de verdad o esto es una alusión simbólica? ¿Efectivamente curó al ciego de nacimiento, o sólo significa que ese hombre estaba ciego para las realidades más elevadas y vivía engañándose, al ver sólo las cosas intrascendentes que nos ofrece el mundo? Constantemente se ha discutido, a lo largo del desarrollo de esta hermosa religión, acerca de si los hechos de Jesús son reales o simbólicos. Humildemente opinamos que deben ser tomados en los dos sentidos. Por una parte, hay una historia, real, que es narrada sistemáticamente por los evangelistas con extraordinaria precisión.

Por la otra, está el sentido simbólico de la vida de Jesús, destinada a enseñar para siempre a toda la humanidad cómo debemos vivir para alcanzar la verdadera dicha.

Cactus Innumerables ondas electromagnéticas circulan constantemente por el aire en la actualidad. Cables que conducen energía, satélites, teléfonos, televisión, etcétera. Un interesante artículo sobre este tema escrito hace tiempo por el Sr. Alberto Mulki daba cuenta de que en los años 60, un ingenioso técnico logró dotar de luz eléctrica a todo un barrio con un aparatito que captaba las pérdidas de energía magnética presentes en la atmósfera. ¿Qué hacer para que este exceso de magnetismo no recaiga sobre nosotros? Algunos empresarios japoneses permiten que los empleados pongan un cactus al lado de su computadora. Al parecer, esta planta y las de su familia, atraen las radiaciones y las absorben. Siguiendo este criterio, pues, algunos santiagueños hemos llenado de cactus nuestros patios y jardines.

Poder “No existe ningún poder mayor que el de Dios”, repitieron a lo largo de nuestra breve historia muchos santos. Sin embargo, los gobernantes suelen confiar más en el poder de los misiles, según lo demuestra la creciente acumulación de estos artefactos por parte de muchos países. Se tiende a suponer que lo indicado por los místicos es sólo una alusión metafísica, despojada de aplicación objetiva.

Muchos actos de quienes aprenden a canalizar “el poder de Dios”, muestran entre otras cosas curaciones, modificación de objetos, bilocaciones. Es decir, modificaciones concretas en la estructura molecular de la materia. Si los santos hablaban de esto, significa entonces que es un poder real. Su diferencia con el poder terreno sería que bajo ninguna circunstancia este poder debe ser aplicado para la destrucción.

Respirar bien La respiración es la base de toda actividad humana. Si uno respira bien, todas nuestras acciones andarán como sobre rieles. Si no, al revés. La sabiduría de los yogas indica que una buena respiración tiene tres etapas: primero, aspirar lenta y profundamente. Segundo, llevar el aire, por medio de un esfuerzo consciente, hasta el estómago (concretamente, el diafragma) e imaginar que recorre todo nuestros órganos más importantes a su regreso. Tercero, la espiración, igualmente serena y paulatina. Los yogas recomiendan imaginar con este último movimiento -la espiración- que todas las toxinas y factores desequilibrantes se purgan junto con el aire ya viciado que expulsamos. Efectuar 10 o 20 de estos sencillos ejercicios por la mañana temprano, antes de iniciar nuestras actividades, puede ser de alto beneficio para nuestra salud.

El albañil

Una humilde parejita se instaló hace ya varios años en Don Bosco III. Ella estaba embarazada. Levantaron una especie de carpa con troncos y retazos de plástico, y allí vivían. Poco después, se vio al muchacho levantando una piecita, al lado de la carpa. Con el tiempo esa piecita fue creciendo; se vio, un domingo, al bullicioso grupo de amigos fabricando la loza, entre el humo de asado. Por fin, la fea carpa desapareció y el matrimonio, ya con un pequeño hijo, se mudó a la bonita construcción. Ahora -seis o siete años después- allí hay una muy linda casita, con todo lo necesario. La del albañil es una de las profesiones más nobles del mundo. ¿Dónde viviríamos si no estuviesen ellos? Sin embargo, una incomprensible distorsión ha ocasionado que hoy se los valore poco. Pese a esto, aún estamos a tiempo de homenajearlos como se merecen.

Debilidad interior “En la guerra, el enemigo está claro. En la paz, los pueblos se enfrentan con un adversario más insidioso, la debilidad interior, la cual, por sí sola, ocasiona la ruina de las naciones”. Esto escribió el Mariscal Montgomery, vencedor de la Campaña del Desierto durante la Segunda Guerra Mundial. La debilidad interior. ¿De qué manera se va instalando esta debilidad en las almas? De un modo “insidioso”, afirma Montgomery. Al parecer esto sucede cuando los pueblos esperan que les den las cosas, en vez de obtenerlas por su propio esfuerzo. Prefieren los trabajos blandos, a los difíciles. Y prefieren una vida de penuria, pero sin riesgos, a la lucha palmo a palmo por los grandes ideales que toda nación desarrollada necesita sustentar. En suma, la debilidad interior podría ser asociada a dos palabras muy en boga hoy: “comodidad”... “confort”...

Sufrimiento interior

“...han sufrido demasiado: por eso quieren hacer sufrir a los demás”, dijo Nietzche. He aquí una razón por la cual, en toda persona maligna existe un hondo sufrimiento, a veces en algún lugar oculto de su corazón. Personas despiadadas, egoístas y brutales, en quienes la educación superior no parece haber hecho mella, son personas que en el fondo sufren. El carácter cruel es en realidad una enfermedad. Tal vez la peor, porque no es fácil su localización. Puede provenir de malos tratos por parte de los progenitores, abandonos, abusos sufridos durante la infancia, y tantas cosas que no alcanzarían varias páginas de este diario para enumerarlas. Hay una esperanza de solución para esa enfermedad que nos impulsa a dañar a los otros: se llama psicoterapia. A través de ella se puede lograr la valentía para enfrentarnos a nosotros mismos y ganar.

Fuerzas de la naturaleza “Si atacamos a la naturaleza, ella nos castiga”, decía hace poco en este mismo diario el director de Médicos sin Frontera. Lo mismo habían dicho los mayas hace unos mil seiscientos años, en su libro sagrado, el Popol Vuh. Los españoles consideraban, a esas razas, inferiores. Por ello aniquilaron a los más talentosos y esclavizaron a los sumisos. También quemaron sus libros. Incluido el Popol Vuh. Los emergentes de la exitosa civilización occidental siguen aniquilando aborígenes en varias regiones del Brasil y del mundo. Luego queman sus bosques milenarios, para instalar allí explotaciones “rentables”. Pero la naturaleza reacciona. Tornados, terremotos, erupciones, calor, maremotos, huracanes, son todas expresiones de hartazgo. Si se hubiera leído con respeto el Popol Vuh, quizás podrían haberse evitado.

Demonios

Si El Demonio existe o no es una discusión que aún no se resolvió entre los religiosos. Pero los sacerdotes católicos reciben preparación, en los seminarios, para expulsar demonios. El padre Pedro Fils Pierre, por ejemplo, expulsaba demonios. Con uno particularmente fuerte, tuvo una lucha que duró varias sesiones. Fue ampliamente publicitada, e incluso compartida -con oraciones o no- por toda la población. Algunos dicen que son fuerzas del inconsciente, resolviéndose en conductas extrañas y acciones perturbadoras. Otros contestan que siguiendo tal razonamiento, podría decirse que todo lo existente es sólo una ilusión pues únicamente lo puede percibir desde adentro cada uno de los humanos. Interesante discusión, si se la lleva adelante con respeto y seriedad.

Los siete caminos Antiguos sabios egipcios y caldeos decían que había siete caminos para llegar al Bien. Según esta tradición, la humanidad está dividida en grupos, a quienes corresponde emprender las distintas experiencias, según su destino. Los orientales agregaron a este criterio la idea de reencarnación. Según ellos, los humanos debemos emprender los siete caminos, pues se necesita aprender todos los conocimientos de la tierra para alcanzar el nivel de Dios. Entonces, en cada reencarnación, emprenderíamos uno de aquellos caminos. Esta “escuelas” de vida, estarían relacionadas con los siete colores del Arco Iris. A cada “carrera”, pues, correspondería un color. Los siete rayos tendrían a su vez siete “regentes”, que se encargan de evitar que los humanos de cada etapa se pierdan -salvo en casos excepcionales.

Hacer bien estos caminos, pues, sería nuestra misión.

Los árabes “La puerta -dice el Arq. Ch. Goitía * -tiene un carácter decisivo en la arquitectura de la ciudad árabe”. Esta observación acompaña otras donde nos describe la psicología de dicha raza como muy celosa de su intimidad. El árabe levantaba altísimas murallas entre sus posesiones y la calle. Nadie podía saber verdaderamente, desde fuera, cómo vivían los habitantes de cada morada. Tanto la exhibición de riquezas, como de carencias, eran consideradas pecaminosas por este pueblo. Ello explica algunas construcciones de nuestra provincia, y también factores de nuestro carácter. No debemos olvidar que los árabes dominaron durante casi 800 años España. Sus costumbres quedaron impresas en nuestros conquistadores. Esa influencia se consolidó luego con una profusa inmigración de familias árabes a Santiago del Estero. * Breve historia del urbanismo. Alianza Editorial, España, 1985.

King Kong -Papi, ¿cómo será esta mesa para King Kong? -Y... como para nosotros un pedazo de pan, hija.

Estos diálogos eran frecuentes entre ciertas niñas de tres, cinco y seis años, con su padre. Ellas estaban muy interesadas en calcular las proporciones entre las cosas que eran grandes para nosotros y la percepción de King Kong. Esta comprensión de la relatividad de las proporciones, les daba también una idea de que para las hormigas, por ejemplo, o las abejas, nosotros podíamos ser mucho más grandes que King Kong. El pobre gorila transportado a Nueva York por la ambición lucrativa de ciertos pigmeos insaciables a quienes llamamos “estadounidenses”, para morir luego acribillado a balazos “por inadaptado”, también impresionaba mucho a las niñas. Por inducción se decía, en esa casa: -Con muchas de las criaturas de la naturaleza actuamos los humanos como aquellos norteamericanos con King Kong.

Internet El lanzamiento por parte de una empresa argentino-uruguaya del Internet gratuito está prendiendo al parecer rápidamente. Ahora bastará con tener una computadora y un teléfono para poder acceder a las numerosísimas posibilidades que brinda la red informática mundial. Algunas de ellas son el contar con información de cada rincón del mundo a primera hora, incluso las ediciones de los diarios más grandes, como El País de España o Le Monde francés. Pero donde quizá tenga su mayor utilidad esta explosión comunicativa, es en la facilidad de los vínculos persona a persona. Uno puede, por ejemplo, enviar una extensa carta -incluso un libro- por correo electrónico, a cualquier rincón del mundo. De esta manera, si tenemos amigos o parientes de quienes deseamos saber algo, ahora basta sentarse ante la computadora y teclear.

Nueve lunas Mujer: en un silencio que me sabrá a ternura,/ durante nueve lunas crecerá tu cintura... ...Y un día, un dulce día, quizá un día de fiesta/ para el hombre de pala y la mujer de cesta;/...Un día, un dulce día, con manso sufrimiento,/ te romperás cargada como una rama al viento. Y será el regocijo/ de besarte las manos, y de hallar en el hijo/ tu misma frente simple, tu boca, tu mirada,/ y un poco de mis ojos, un poco, casi nada... Este poema inolvidable del santafesino José Pedroni sintetiza un milagro repetido de la creación: el nacimiento de un hijo. Esa maravilla que para los padres se prolonga durante nueve lunas, y que en el trajín alucinado donde ciertos impulsos actuales nos empujan a veces descuidamos. ¿Qué existe de mayor envergadura en el universo?... La creación de una vida con nuestro sólo amor, nos asemeja a Dios.

Horas felices En otros tiempos, un hombre se encontraba con una mujer que era muy difícil de ver. Mientras intercambiaban palabras de amor, cantó el gallo. El hombre compuso estos versos: ¿Por qué Se ha puesto el gallo a cantar Cuando, reunido con vos en secreto, Mi corazón está lleno de amor Y la noche es aún profunda? Ariwara No Nárihira, escritor japonés del siglo X, patentiza en el breve cuento transcripto qué cortas nos resultan las horas cuando hacemos algo que nos da felicidad.

Muchas personas no viven estos momentos, sin embargo, sumidos en preocupaciones o escrúpulos por un porvenir... que no existe. Del mismo modo como al dolor, debemos aprender también a aceptar la felicidad cuando se presenta.

4 metas “Cobra la mayor importancia perseguir en el ámbito global cuatro metas: 1) el desarrollo sostenible y ecológico; 2) la capacidad de competencia económica; 3) la justicia social; 4) la democracia amparada por el Estado de derecho”. Esto escribe Ricardo Diez Hoschleiter, presidente del Club de Roma, para la revista Deutschland (enero de 2000). Pone el acento en que, aunque contradictorios entre sí, estos objetivos son “interdependientes”. Y que la renuncia parcial o total a uno de ellos pondría en peligro la consecución de todos los otros. El Club de Roma es uno de los poderes que gobierna al mundo desde bambalinas. Fue formado en los años '60 por un puñado de poderosos empresarios -entre ellos Rockefeller- y se le fueron agregando los más grandes capitalistas del mundo occidental. Seguramente sus reflexiones son para tener en cuenta.

Pedazos de carne Macedonio Fernández comparte la mesa con el escritor Dabove. Hay un perro debajo la mesa. Macedonio observa: -Este perro es un fuerte intelectual, che... no confunde mi mano con un pedazo de carne...

Quizá Macedonio lo decía porque muchos humanos parecen no ejercer hacia sus semejantes el mismo discernimiento. ¡Cuántas veces los humanos nos lanzamos contra nuestros hermanos, dispuestos a “comérnosolos vivos”, como se dice vulgarmente, a extraerles todas sus posesiones y energías hasta dejarlos exhaustos! Con qué frecuencia los hermanos acechan a sus hermanos, los hijos a sus padres -o viceversa-, los amigos dejan de lado toda contemplación para atacar a quien antes lisonjeaban. A muchos financistas de hoy habría que decirles: “hermano (?), no confundas a tu pueblo con un depósito de carne para tu consumo”.

Cariño filial “Jesús era cariñoso al hacer las cosas”, dice el Libro de Urantia [1461:2]. Y el comentarista, Jeffrey Wattles, inquiere: -¿Cómo podemos, sólo por la manera en que hacemos algo, impartir un pensamiento que ennoblezca espiritualmente?... Contesta con otra cita: “Cuando Ganid, habiendo notado que la mayoría de las personas con quienes se encontraban por casualidad se sentían atraídas por Jesús, preguntó qué podía hacer uno para ganar amigos, su maestro le dijo: -interésate por tus semejantes; aprende a amarlos y aguarda la oportunidad de hacer algo por ellos, algo que estás seguro de que ellos quieran” [LU, 1438:5]. Hacer constantemente pequeñas cosas -o grandes, según nuestra disposición y posibilidad- que sabemos necesitan los demás. Esta es la receta que Jesús da, en esta narración, para ser amados por todos. No pensar que todos deben satisfacernos, sino tratar de averiguar qué necesitan. Y, si podemos, dárselo.

La fórmula de la felicidad

“Deberíamos estar viviendo en la eterna juventud y belleza, la eterna felicidad, sin problemas ni males de ningún tipo, mas permanecemos estacionados, porque no vemos otra cosa que los objetos del plano físico”, enseñó el conde de Saint Germain. Y ¿cuál era el camino que recomendaba para salir de esta maraña de sufrimientos? Abrir nuestros corazones a Dios. “Las huestes angélicas están preparadas para derramar toda la Luz que nos sea necesaria para ascender a nuestro planeta, si nosotros abrimos la puerta”. Sí, pero ¿cuál es la llave?. “Amor al prójimo”, contesta Saint Germain. “Ama verdaderamente, como condición esencial para comenzar tu camino hacia Dios”. No nos cansaremos de repetir la fórmula del amor perfecto: “Haz a quienes te rodean únicamente el bien que quisieras te hicieran a ti. Ahórrales lo que a ti mismo te fastidia o duele”.

Textos de Internet Con la modalidad de El quid y El candil, algunos textos breves se difundieron en el diario de Internet Pantalla de Noticias. Este se editó con auspicio de la empresa Tecnosoft-Tecnored entre el 1º de mayo de 2000 y el 30 de julio de 2001. Luego continuó publicándose como periódico cooperativo hasta fines de marzo de 2002. Debemos destacar que los propietarios de Tecnosoft –Rodolfo Michaut y Amanda Tonelli de Michautrespetaron escrupulosamente la libertad de expresión del autor y jamás intentaron siquiera influir en la

línea editorial impulsada por éste. Tampoco opusieron objeción alguna a la estrecha colaboración que nos brindó la agencia internacional informativa Prensa Latina, de la República de Cuba. En los tiempos que corren, consideramos por ello a estos empresarios como un ejemplo de sólida convicción democrática. Con mayor holgura para expresarnos, hemos seleccionado de entre muchos los relacionados con temas políticos o sociales, de difícil –o imposible- abordaje cuando se los escribía para diarios cuya ideología es fiel a modelos retrógrados de pensamiento.

Recrudece el racismo en los países del norte El asesinato de cinco personas por el abogado blanco Richard Baumhammers, en Pensilvania, reflota el antiguo tema del racismo. Un abogado estadounidense de 34 años asesinó a varios de sus conciudadanos la semana pasada. La cacería, preparada con perfecta premeditación, tenía como denominador común un factor: todos los seres eliminados fríamente a tiros pertenecían a otra raza. Un negro, un oriental, una judía... -en este caso, el racista no sólo la mató, sino se tomó el tiempo para pintar, inmediatamente, "judíos", en la pared de una sinagoga. Al mismo tiempo, en el estado de Nebraska, se denunció la distribución masiva de volantes invitando a cazar inmigrantes. La noticia, distribuida este fin de semana por la NBC, da pormenores de la invitación. Se convoca a los anglosajones norteamericanos a organizar "cacerías de inmigrantes", coordinando con otros "ciudadanos" grupos armados que viajen hacia la frontera, "en apoyo de la tarea policial" y se dediquen a la cacería con una estimulante "diversión".

Mientras tanto, Tony Blair, el primer ministro inglés, fue acusado por varias organizaciones de Derechos Humanos de fomentar el racismo, al impulsar medidas que endurecen particularmente las condiciones para la circulación de inmigrantes por la antigua Thule. Podríamos continuar esta descripción hablando del asesinato de turcos en Alemania, del desprecio y segregación a los "moros" en Madrid... Lo diferente ¿Qué induce a estos individuos a creerse miembros de razas superiores? Observando la fotografía del abogado norteamericano -un hombre macizo, de rasgos extremadamente rústicos, con una piel semejante a la de una rana y pelo pajizo-, parece poco consistente desde una percepción objetiva esgrimir el argumento estético. Todos los pueblos dominantes a lo largo de la historia creyeron ser razas superiores. Egipcios, griegos, romanos, aplicaron todo tipo de discriminaciones a quienes no pertenecían a su cultura o color. Sin embargo, parece haber en esto un componente esencial: el miedo. La consciencia subyacente de una primacía obtenida por métodos crueles y contrarios de toda dignidad elevada, induce la necesidad de eliminar a la víctima como un modo de conjurar la propia miseria. En una civilización global que entroniza el egoísmo por sobre cualquier otra cualidad, que premia la inescrupulosidad, que convierte en objetos comerciales a sus componentes humanos, parece inevitable que el único camino por el que deban resolverse estas cuestiones sea la violencia. Patética condición la especie humana: repetir hasta las náuseas los mismos errores que se vienen cometiendo desde hace milenios. 6 de mayo de 2000

¿Qué clase de personas gobiernan el mundo? Una familia normal suele calcular sus gastos en relación con sus ingresos. Si en un hogar entran U$S 500 por mes, y son cinco, en ese hogar deberán prescindir de la televisión por cable o de salir a cenar los sábados en un restaurante. Esta situación es hoy una realidad efectiva en Argentina. La mayoría de las familias de entre cuatro y seis miembros no superan el ingreso mencionado. Ello es un indicador relativo, por cierto: se sabe que el valor del dinero es convencional. Está ligado a una serie de factores virtuales determinados por los Estados y las especulaciones sectoriales. Por esto resulta que, mientras los habitantes de la Argentina son considerados privilegiados en otros países de América Latina, su solvencia dista de ser suficiente hoy. Prueba de ello es que numerosos habitantes de las fronteras -y muchos otros- viajen con frecuencia a Bolivia o Brasil para hacer sus compras. Allá se consiguen objetos que nos cuestan, por ejemplo, $ 100 aquí... a 20 o 30 al cambio. Un santiagueño entusiasmado contaba que en Brasil, almorzar con su señora un pollo al reflejo acompañado por guarniciones y buen vino, más postre... le costó solamente U$S 2.00 (para nosotros, dos pesos). El precio de este almuerzo en Argentina no baja, en el peor restaurante, de $ 20 (diez veces más). Comoquiera que sea, con mayores o menores posibilidades, lo cierto es que hoy se vive una situación de indigencia generalizada en América Latina. La prosperidad de Europa, Japón o Estados Unidos, se ensombrece al conocer que en España hay un millón y medio de desocupados, en Francia otro tanto o más, en Italia e Inglaterra por lo consiguiente... (las cifras exactas son difíciles de establecer con claridad, pues normalmente los gobiernos ocultan esta preocupante realidad). Es decir que la precariedad en la situación económica de las grandes mayorías no es un problema únicamente de los países técnicamente subdesarrollados, sino del mundo entero.

Pese a ello, durante la Guerra del Golfo, en una conferencia de prensa donde se daban a conocer los gastos de la guerra, cierto general estadounidense mencionó rutinariamente, como si se tratase de un mero dato burocrático, que cada misil Patriot lanzado sobre Irak tenía un costo de... ¡1.000.000 de dólares! La consideración del caso, que ahora dejamos al lector es... ¿qué clase de personas gobiernan el mundo hoy? Mientras millones y millones de seres, incluyendo niños y ancianos, emprenden cada jornada con inquietud pues no saben si sus recursos serán suficientes, de uno y otro continente no se vacila en emprender aventuras que cuestan cantidades inmensas de dinero. Es necesario pensar muy seriamente que a nuestra civilización quizá le hace falta comenzar de nuevo. 12 de mayo de 2000 Lo malo no siempre es feo Las tetas siliconadas de Silvia Suller actuaron como espoleta. Estalló la granada en el seno mismo de la Rama Femenina. Figurensé: ¿alguien no se indignaría si presentasen a Yuyito González en el Teatro Colón? Pues bien. El Teatro 25 de Mayo es el Colón de los santiagueños. A partir de ahí se desencadenó una comedia de equívocos dignos de Cervantes. En una sociedad que en muchos aspectos se parece a la que habitó Cervantes. La directora de Cultura fue ida, y el nuevo director, cuando le dijeron que un tipo y una mina se encamaban en público desnudos, casi tocó el techo con la uma del salto. "Estos no me van a dejar cobrar ni el primer sueldo", pensó. Y dijo no. Que vayan a desnudarse al Viejo Bar. Darío Grandinetti and company, que al parecer andaban medio escasos de espectadores, se convirtieron al culto de la difunta Correa a partir de aquel día. Ni el hijo de De la Rúa -ese que anda con Shakira- le hubiese ideado una campaña mejor que la andanada de publicaciones sobrevenida después.

Gracias al éxito obtenido por Grandinetti, varios jefes de redacción porteños advirtieron el filón que había aparecido en Santiago. Primero el diario La Nación, luego Clarín, enseguida La Voz del Interior, por fin Noticias, enviaron sus pollos tiernos al abordaje. La realidad suele ser demasiado compleja y profunda para ser comprendida por un periodista. Digo, un periodista capaz de trabajar para un empresario que no hesitó en dejar en la calle a trescientos de sus colegas si "los números no le cierran", como hizo Fontevecchia (¿se escribe así?), con los del diario Perfil. Pese a ello, el de la revista noticias logró ver cuestiones como la desidia de los santiagueños, o su falta de voluntad constructiva. Que son dolorosamente ciertas. O el desastre que hicieron los últimos intendentes con el centro de la ciudad: quisieron hacerlo parecido a las europas, entonces demolieron edificios con 200 años de antigüedad, para dar sitio a "modernas" cajas de ladrillo hueco y vidrio repletas de ciclomotores en venta. Los periodistas de afuera vieron muchas cosas que eran necesario nombrar. Y que aquí pocos se atrevían a hacerlo. Corrupción, injusticias, pobreza, puja de sectores para administrar los cadáveres. Cosas comunes, después de todo, con San Luis, Catamarca, La Rioja, Santa Fe, Córdoba, Salta. Autoritarismo de los gobernantes, manipulación de conciencias, utilización sin asco de los mismos secuestradores y asesinos escalafonados por la dictadura militar. Quiero decir, lo mismo que ocurre desde Buenos Aires a La Quiaca. ¿Se acuerdan de la foto que mostró Rico por televisión? Bah, ¿se acuerdan de Rico? De la misma manera que un empleado bancario obligado a soportar durante años a un gerente bestial le pega al hijo cuando se cruza en su camino, el subconsciente de los muchachos que vinieron a describir Santiago encontró un canal apto para descargar su angustia, frustración, ansiedad sin cuento. Santiago se parece más al Perú que a Buenos Aires, es cierto. A mí, al menos, eso me hace sentir muy bien. 18 de mayo de 2000.

* Porteños: habitantes de la ciudad de Buenos Aires, la ciudad más poblada de Argentina; también su capital y especialmente su puerto.

ZARDOZ Cuanto más avanza la campaña lanzada por los norteamericanos contra el mundo, más certeza existe de que esta vez podría ser a vida o muerte. El proyecto de los anglosajones y sus seguidores "blancos y limpios" es crear un Mundo Feliz, donde sus niños puedan jugar en los parques sin riesgos de contaminación. Para ello deben eliminar a una gran parte de los humanos: personas de color oscuro o ideas demasiado diferentes a las suyas. Tal vez lo consigan. O tal vez sean eliminados ellos en el intento. 15 de Junio de 2000 Circular de API “En la calle Estados Unidos de esta capital (Buenos Aires) funciona una de las principales bases de la contrainteligencia vernácula. En ella esta trabajando un grupo de Hackers; los que disponiendo de 8 terminales de la empresa Velocom, se dedican a ingresar en los equipos y sistemas de computación de particulares, empresas, periodistas, etcétera. Los espías cibernéticos disponen de tecnología apropiada para acceder al IP de los afectados.” (Daniel Romero, diario Vox Populi, Misiones) Esta grave situación fue publicada hoy, 30 de septiembre de 2000. La Asociación de Periodistas de Internet iniciará consultas jurídicas, para averiguar si corresponden sanciones al gobierno argentino por establecer este tipo de espionajes, más propios de una dictadura nazi que de un gobierno democrático.

Solicitamos a los miembros API y otros visitantes de este Foro, que si conocen jurisprudencias respecto de temas semejantes, nos hagan llegar esta documentación. Muchas gracias. Julio Carreras (h) Coordinador general de API

CABRERA Y NAPOLEÓN Nancy Pasos, tenue estrellita prefabricada del diario Clarín, en el programa televisivo del periodista amarillo Mauro Viale comparó al ex presidente argentino Carlos Menem con Juan Manuel de Rosas y Perón. Una prueba más del grado de frivolidad e ignorancia que campea en los medios de difusión masiva, de este país humillado y ofendido que ha llegado a ser la Argentina. Deberemos buscar tiempos mejores. De otro modo, nuestros hijos -y los suyos- nos lo reclamarán. 12 de febrero de 2001 CÚPULAS SINIESTRAS Los argentinos son un pueblo de mediocres y cobardes. Ello parece sugerir la obscena ostentación de poder de que hacen gala las cúpulas corruptas, echando hacia los límites de la miseria a millones de personas con la aplicación de un plan económico genocida, mientras al parecer nadie que no pertenezca a esas cúpulas es capaz de atinar a una respuesta digna. Las provenientes de allí -como el paro del jueves- son artimañas de esas mismas cúpulas para negociar. Mientras el pueblo argentino no se decida a salir masivamente a las calles, en paz pero con perseverante firmeza, seguirá convertido en un triste mendigo sentado sobre un tesoro: nuestra inmensa, fértil y rica tierra.

17 de octubre de 2001

CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD Como cristiano devoto desde la infancia, me veo obligado a declarar que los pavorosos ataques que están llevando sobre Afganistán el gobierno y el ejército de los Estados Unidos, con el apoyo explícito de gran parte de sus ciudadanos, son CRÍMENES VESÁNICOS CONTRA LA HUMANIDAD. Me solidarizo profundamente con nuestros hermanos musulmanes, de quienes me siento infinitamente más cerca de los que, proclamándose cristianos, se lanzan al alevoso asesinato de sus semejantes con entusiasmo perverso. Pues siento como bellamente expresó Max Heindel: "El amor de Cristo abarca tanto a ellos como a mí, su amor envuelve y abraza a toda la humanidad... ¿Por qué sostener entonces credos que nos separan?..." Aún más. Dios encarnado nos explicó que debemos buscarlo en los que sufren o padecen humillaciones de todo tipo, en los humildes, en los que defienden la justicia, y no en quienes manejan un demoníaco poder temporal, por inmenso que este sea. Vemos entonces a Jesús en cada uno de los niños afganos, en cada uno de sus habitantes, hoy sometidos a una horrenda afrenta contra la humanidad, con la explícita complicidad de los adinerados del mundo entero, de quienes como se sabe "es tan difícil que puedan entrar en el Reino de Dios como que un camello atraviese el ojo de una aguja de coser". Como cristiano devoto declaro que quienes gobiernan los Estados Unidos y quienes apoyan su campaña diabólica NO SON CRISTIANOS. Y como se proclaman cristianos, y han sido educados dentro del conocimiento de la doctrina cristiana, son CULPABLES de GRAVÍSIMOS CRÍMENES contra sus propias leyes, convertidos en irredimibles por su plena conciencia del mal que están perpetrando. Por lo cual serán INEXORABLEMENTE Y ETERNAMENTE CONDENADOS.

Julio Carreras (h) Escritor - Periodista Director de Pantalla de Noticias Autonomía, Argentina, 1 de Noviembre de 2001. Día de Todos los Santos.

¡VAMOS, ARGENTINA! Argentina es el país más rico de Sudamérica y uno de los más ricos del mundo. Tiene praderas interminables, desde donde se podría alimentar a la humanidad durante siglos. Tiene minerales, bosques, montañas, petróleo, recursos ecológicos extraordinarios. Pero sobre su bendita tierra habitan hoy 15 millones de pobres, cerca de la mitad de su población. El estallido social que hoy recorre a toda la gran nación, puede ser el clarinetazo de lanzamiento para un nuevo renacer de este pueblo, pues cansado de las humillaciones a que lo someten sus gobiernos, tal vez se atreva otra vez a poner en manos populares a su propio destino. 22 de diciembre de 2001 El mundo está loco

Pocas veces como hoy está claro que casi ninguno de los gobiernos del mundo representa los intereses de su pueblo. Se ha formado una casta de opresores, donde confluyen políticos, militares y especuladores millonarios, absolutamente aislados de las vivencias y sentimientos de las personas comunes que subsisten más o menos trabajosamente sobre la Tierra. Según Stan Goff, militar norteamericano, esta casta internacional es la que ha lanzado sobre la Tierra una campaña de brutal dominación, sin precedentes, con la excusa de los atentados del 11 de septiembre. A estar por sus afirmaciones, existiría una alta probabilidad de que incluso los atentados mismos pudieran tratarse de una operación armada por los servicios de espionaje occidentales, bajo el control de estos nuevos Gengis Kanes anglosajones y germánicos. Goff no está solo en estos pensamientos. El escritor norteamericano De Venice -asesor de políticos demócratas- tiene la absoluta convicción de que esto es así, e introduce el dato de que agentes iraquíes ahora trabajando para la CIA, con el apoyo de policías alemanes, habrían dinamitado las torres gemelas, para otorgar un fin contundente a la operación concertada. Skolnik, otro investigador norteamericano, expone datos muy importantes para apuntalar esta tesis. Así las cosas, a los hombres y mujeres de buena voluntad hoy nos queda un solo camino: luchar por la paz y hacer todo lo que a nuestro alcance esté para evitar la consolidación de esta nueva y perversa locura global. 26 de diciembre de 2001 DISPARAN CONTRA CHÁVEZ Si no estuviéramos acostumbrados nos asombraría la eficaz coordinación entre ciertas actitudes de la embajadora de los Estados Unidos en Venezuela y el Paro Empresarial declarado, con extraordinaria celeridad, por los mismos sectores que llevaron al país al borde de la bancarrota durante su larga ocupación del poder.

Un país que durante la crisis petrolera mundial de los años setenta acumuló tales riquezas, que podría hoy ser tan poderoso como Francia o Alemania, si se hubiese hecho buen uso del dinero. Ahora, quienes usurparon esas riquezas sembrando de pobres a la nación, vuelven, pues como los chacales, son cruelmente insaciables.

EL MEJOR CAMINO Mientras la mayor parte de los países del mundo permanecen arrodillados ante el salvaje capitalismo norteño, Hugo Chávez y Fidel levantan bien alto la bandera de nuestra dignidad latinoamericana. Con serenidad y firmeza, fruto de una sabiduría milenaria, indican el rumbo correcto: Nacionalismo sin agresividad, socialismo sin claudicaciones. Esta es la única vía por la que nuestros pueblos, verdaderos dueños de todo lo que aquí existe, se librarán de la pesadilla lanzada sobre el mundo por los fabricantes de las armas y el dolor.

Capitalismo Tres conceptos básicos sustentan al capitalismo. Ellos son: egoísmo, mezquindad y violencia. El primero egoísmo- sustenta la apropiación individual de los bienes comunitarios. El segundo -mezquindad- sustenta la acumulación necesaria para agigantar estos recursos por medio de astutas acciones especulativas. El tercero violencia- constituye el núcleo de un mecanismo que garantiza el predominio de la injusticia sobre la humanidad desde sus orígenes. La violencia ha sido el garante original de la acumulación que dio origen a los ricos. Luego algunos inteligentes serviles crearon leyes para justificar la desigualdad social. Enseguida –o simultáneamente-

aparecieron otros vivos que adjudicaron a la riqueza el atributo de ser bendita por Dios. De tal manera, pues, los humanos crearon el imperio de la injusticia sobre la tierra. El capitalismo salvaje que asola en este principio del tercer milenio al mundo entero, no es otra cosa sino la excrecencia enferma de las tendencias más brutales de la humanidad. Como enfermedad, debe ser extirpado cuanto antes. De otra manera, la humanidad perecerá.

Interpretación del Padre Nuestro Padre nuestro, que estás en Los Cielos Los Cielos interpenetran todo lo que existe, sea esto perceptible con los sentidos o no. Quiere decir que Dios, al estar en Los Cielos, está en todas partes. No hay el más mínimo espacio, no existe ninguna criatura, que no está interpenetrada por Dios. Santificado sea tu nombre El nombre de Dios es Naturaleza. Es vida. Es prójimo. Y no sólo el prójimo humano, sino también los animales y las plantas, la tierra, los ríos, el aire que nos rodea y se introduce en nuestro cuerpo al respirar. Quiere decir que Dios está en todo, razón por la cual, debemos caminar conscientes de que el mundo es un lugar sagrado, donde todo es santo. Al vivir con devoción y respeto, amando a todo lo que existe, santificamos a cada paso, con cada acción el nombre de Dios. El propósito de este versículo es indicar que la humanidad entera debe santificar a Dios, viviendo en paz, con amor y con respeto a todo lo que existe.

Venga a nosotros Tu reino Fervientemente llamamos al Reino de Dios sobre la tierra, aquel donde no hay fisuras ni desarmonías, donde todo es perfecto y la vida fluye con serenidad. Este reino podrá venir cuando nosotros practiquemos el mandamiento esencial: Ama a los otros como a tí mismo. Hágase Tu Voluntad, así en la Tierra como en el Cielo Esta es una trascendente profesión de fe; momento crucial en la vida de los humanos, cuando decimos: “humildemente, renunciamos a nuestra voluntad, que nos lleva a buscar lo que creemos conveniente, para aceptar la Voluntad de Quien todo lo ve, Quien tiene una perspectiva del Universo a la cual no escapa nada, y por lo cual conoce e influye en su sentido” Este importante acto de rendición interior a Dios, es un paso imprescindible para dar un salto cualitativo en nuestra maduración como seres en evolución hacia un estamento superior. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy Como el padre amante no dejará a sus descendientes sin alimentación -pues él los ha traído al mundoDios no nos abandonará en la indigencia, ni física ni espiritual, si no obstruimos el vínculo que, cual cordón umbilical se eleva desde nuestro ser hacia el poder benéfico y nutriente de la Divinidad Creadora de todo lo existente. Y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores

Seremos perdonados en todos nuestros pecados, luego de haber intentado por todos los medios compensar a aquellos que nos ayudaron o a quienes hicimos algún daño. Y si no fuere posible, luego de haber sufrido el dolor y arrepentimiento que conviene a la consciencia de nuestros pecados. Pero si nosotros pedimos amnistía para nuestras deudas y no somos capaces de olvidar las de quienes oportunamente nos pidieron dinero u otros favores, quienes nos compraron algo y no nos pagaron, o quienes nos robaron; si no olvidamos los daños recibidos, si mantenemos en nuestro interior rencores o maledicencias hacia los demás, tampoco obtendremos el perdón tan deseado. Y no nos dejes caer en la tentación Iba caminando por el monte mientras hacía esta meditación. En el momento de pensar este versículo llegué de improviso a un pequeño descampado, en cuyo centro se levantaba apenas el muñón estropeado de lo que otrora fuese con seguridad un elevado árbol. Al ver el doliente despojo pensé: “esta es la tentación... creer que el árbol ha sido puesto para nuestra utilidad, que podemos cortarlo para hacer leña, o venderlo, o fabricar alguna herramienta personal cuando se nos antoje...” Eso es la tentación. Creer que la naturaleza y el mundo han sido hechos para nuestro beneficio. No poca cosa: es la idea base de la civilización actual. Y lo que la está destruyendo. Mas líbranos del mal La segunda profesión de fe más importante: creer absolutamente que Dios nos librará de todo mal, cubrirá efectivamente a nuestro cuerpo de un campo magnético impenetrable para cualquier tipo de energía o elemento que pueda ser efectivamente pernicioso para nosotros. Por ello es que los santos son invencibles. Están rodeados e impregnados en el poder de Dios. Amén.

Que se cumplan cada vez mejor estas intenciones, pues son las correctas, de acuerdo al sentido que ha dado Dios a todo el Universo. Montecito del Autonomía. Septiembre de 2001.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful