You are on page 1of 11

Corte Suprema de la Florida

JEB BUSH, el gobernador de Florida, et al., Los apelantes, vs Michael Schiavo, Guardián de
Theresa Schiavo,
1. El tribunal de primera instancia, en un extenso orden por escrito, declaró que la ley era
inconstitucional como una violación de la separación de poderes, como una violación del
derecho de la privacidad y la legislación retroactiva como inconstitucional. El Juzgado Segundo
de Distrito de Apelación certificada este caso como uno de gran importancia pública y
requiriendo resolución inmediata por esta Corte. Tenemos jurisdicción por lo tanto, principio
constitucional fundamental de la separación de poderes y es inconstitucional, tanto en su cara
y en su aplicación a Theresa Schiavo. En consecuencia, afirmamos la orden del tribunal de
primera instancia que declara la ley inconstitucional.
Los jueces de este panel están llamados a hacer un colectivo, decisión objetiva sobre una
cuestión de derecho. Cada uno de nosotros, sin embargo, tiene nuestra propia familia,
nuestros seres queridos, a nuestros propios hijos. De nuestra revisión de las cintas de video de
la señora Schiavo, a pesar de la irrefutable evidencia de que su corteza cerebral ha sostenido el
más grave de lesiones irreparables, entendemos por qué un padre que había levantado y
nutre a un niño desde la concepción sería mantener la esperanza de que algún nivel de la
función cognitiva se mantuvo. Si la señora Schiavo fuera la nuestra hija, no podíamos sino
mantener a esa fe.
Pero al final, este caso no se trata de las aspiraciones que amorosos los padres tienen para sus
hijos. Es sobre el derecho de Theresa Schiavo a tomar su propia decisión, independiente de
sus padres e independiente de su marido. . . . Puede ser lamentable que cuando las familias no
pueden de acuerdo, el mejor foro que podemos ofrecer por esta decisión privada y personal es
una sala de audiencias públicas y el mejor tomador de decisiones que podemos ofrecer es una
juzgar sin conocimiento previo de la sala, pero la ley actual no proporciona ninguna solución
mejor que protege adecuadamente los intereses de promover el valor de la vida. Hemos
afirmado anteriormente el
La decisión del tribunal de tutela en este sentido, y ahora afirmamos la negación de una acción
de reparación de dicha sentencia.
ANÁLISIS
2. Debido a que nos encontramos con el problema de la separación de poderes para ser
determinante en este caso, no llegan a las otras cuestiones constitucionales abordadas por el
tribunal de circuito.
Sección 2. Esta ley entrará en vigor al convertirse en ley. una estancia para evitar la retención
de la nutrición y la hidratación de un paciente bajo las circunstancias previstas en los incisos (1)
(a) - (d). Bajo los quince días cláusula de extinción, la autoridad del Gobernador para emitir la
estancia noviembre expiró el 5, 2003. Véase id. La autoridad del gobernador para levantar la
suspensión continúa indefinidamente.
SEPARACIÓN DE PODERES
La piedra angular de la democracia estadounidense conocido como la separación de poderes
reconoce tres ramas separadas de gobierno-el ejecutivo, el legislativo, y el judicial-cada uno
con sus propios poderes y responsabilidades. En Florida, el doctrina constitucional ha sido
codificado expresamente en el artículo II, sección 3 de la Florida Constitución, que no sólo
divide el gobierno estatal en tres ramas sino que también prohíbe expresamente una rama de
ejercer los poderes de los otros dos ramas:
Poderes del Estado -. Los poderes del gobierno estatal deberá dividirse en ramas legislativa,
ejecutiva y judicial. no persona perteneciente a una rama ejercerá las facultades perteneciente
a cualquiera de las otras ramas, a menos que se disponga expresamente en el presente
documento.
En la Opinión Consultiva, el gobernador pidió a la Corte si tenía la "Autoridad constitucional
para revisar la precisión judicial y propiedad de [el juez] y para suspenderlo de su cargo si no
aparece. . . que el juez tiene discrecionalidad judicial adecuada y la sabiduría. "213 Así. 2d en
718. La Corte acordado que el gobernador tenía la autoridad para suspender a un juez por
motivos de incompetencia "si se establece y la incompetencia física o mental determinado
dentro del Poder Judicial por un tribunal de jurisdicción competente ". Id. en 720. Sin embargo,
la Corte sostuvo que el Gobernador no tenía el poder de "revisión la discreción judicial y la
sabiduría de un. . . Juzgue mientras él se dedica a la proceso judicial. "Id. La Corte explicó que
el artículo V de la Florida Constitución establece la revisión de apelación para el beneficio de
los litigantes agraviadas por las decisiones del tribunal de primera instancia, y que "[a] ppeal es
el recurso exclusivo." Id.
En este caso, los hechos no controvertidos demuestran que el tribunal de tutela autorizó
Michael proceder con la suspensión de soporte vital de Teresa después de la emisión fue
litigado plenamente en un proceso en el que los Schindler se produjo el oportunidad de
presentar pruebas sobre todas las cuestiones. Esta orden, así como el orden que denegaba la
petición de los Schindler para el alivio de la sentencia se afirmó en directo apelar. Ver Schiavo
I, 780 Así. 2d en 177; Schiavo IV, 851 Así. 2d en 183. La Schindler solicitó la revisión de esta
Corte, que le fue denegada. A partir de entonces, el tubo fue retirado. Posteriormente, en
virtud de la orden ejecutiva del Gobernador, el la nutrición y la hidratación se vuelve a insertar
el tubo. Por lo tanto, la ley, tal como se aplica en este caso, dado lugar a una orden ejecutiva
que inviertan de forma efectiva una final debidamente prestados juicio y por lo tanto
constituye una intromisión inconstitucional del poder que se ha reservado para la
independencia del poder judicial. Cf. Bailey, 10 Florida en 249-50 (señalando que tenían el
estatuto bajo revisión "dirigió una nueva audiencia, la audiencia de la caso sería
necesariamente llevará consigo el derecho a la anulación de la sentencia del Corte, y no habría,
sin duda, un ejercicio de poder judicial "). El Gobernador y amici sostienen que la Ley no
invierte un tribunal de última orden porque una orden de suspender los procedimientos para
prolongar la vida puede ser cuestionado en cualquier momento anterior a la muerte de la sala.
En el avance de este argumento, el Gobernador y amici dependen de la conclusión del
Segundo Distrito que mientras la barrio está vivo, una orden de suspender los procedimientos
para prolongar la vida "está sujeta a recordar y es ejecutoria en la naturaleza ". Schiavo II, 792
Así. 2d en 559. Sin embargo, la Segundo Distrito no sostuvo que la orden del tribunal de tutela
no era una final sentencia, sino, más bien, que los Schindler, como partes interesadas, podría
presentar una moción para el alivio de la sentencia Florida Regla de Procedimiento Civil 1.540
(b) (5) si suficientemente alegó que ya no es equitativo que el juicio tiene prospectivo
aplicación. Ver id. a 561. Regla 1.540 (b) dispone expresamente que una moción presentada
de conformidad con sus términos "no afecta a la firmeza de la sentencia." Además, el hecho de
que una sentencia final puede ser objeto de revocación por debajo de una norma de
procedimiento, si cierta circunstancias pueden ser probadas, no invalida su carácter definitivo.
A menos que y hasta que el juicio es anulado por orden judicial, que es "la última palabra del
departamento judicial con respecto a un caso o controversia particular. "Plaut, 514 EE.UU. 227
a.
Además de llegar a la conclusión de que la ley es inconstitucional en su aplicación en este
caso, ya que usurpa el poder de la rama judicial, concluimos asimismo que la ley es
inconstitucional en su cara, porque delega el poder legislativo a el Gobernador. La Legislatura
se le permite transferir funciones de nivel inferior "a administración permiso de la política
legislativa por una agencia con la experiencia y los flexibilidad para hacer frente a condiciones
complejas y fluidas. "Microtel, Inc. v Fla. Pública Serv. Comm'n, 464 Así. 2d 1189, 1191 (Fla.
1985). Sin embargo, en virtud del artículo II, el artículo 3 de la Constitución de la Legislatura
"no puede delegar el poder de promulgar una la ley o el derecho a ejercer una discreción
ilimitada para la aplicación de la ley. "Sims v Estado, 754 Así. 2d 657, 668 (Fla. 2000). Esta
prohibición, conocido como el doctrina nondelegation, requiere que "la política fundamental y
primaria decisiones. . . ser realizadas por miembros de la legislatura que son elegidos para
llevar a cabo esas tareas, y [que la] administración de los programas legislativos debe ser de
conformidad a algunas de las normas y directrices que puedan descubrirse en función de la
mínima
promulgación se crea el programa. "Askew v Cruz Vías Navegables clave, 372 Así. 2d 913, 925
(Fla. 1978); véase también el Avatar Dev.. Corp. v Estado, 723 Así. 2d 199, 202 (Fla. 1998)
(citando Askew con aprobación). En otras palabras, los estatutos de la concesión de poder a la
Poder Ejecutivo "debe anunciar claramente las normas adecuadas para guiar. . . en el
ejecución de las competencias delegadas. La ley debe definir claramente lo que el poder
delegada que el [ejecutivo] está impedido de actuar a través de capricho, mostrando
favoritismo o el ejercicio de discrecionalidad ilimitada ". Lewis contra el Banco del condado de
Pasco, 346 Por lo tanto. 2d 53, 55-56 (Fla. 1976). El requisito de que la Legislatura proveer
directrices suficientes también se asegura la disponibilidad de revisión judicial significativa:
En el análisis final, son los tribunales, a la recusación al ejercicio o no ejercicio de la acción
administrativa, que debe determinar si el organismo administrativo ha actuado en
consonancia con el mandato de la legislatura. Cuando la legislación es tan carente de
directrices que ni la agencia ni los tribunales pueden determinar si la agencia está llevando a
cabo la intención del legislador en su conducta, entonces, de hecho, la agencia se convierte en
el legislador en lugar de la administrador de la ley. 239 Por lo tanto. 2d 577, 581 (Fla. 1970).
En este caso, el tribunal de distrito determinó que el capítulo no contiene 2003-418 directrices
o normas que "serviría para limitar el Gobernador de ejercer discreción completamente sin
restricciones en la aplicación de la ley a "los que son de su términos.The tribunal de circuito,
explicó:
Los términos de la Ley afirmativamente confirman la discrecional facultad conferida al
Gobernador. Se le da la "autoridad para dictar una suspensión de una sola vez para evitar la
retención de la nutrición y la hidratación de un paciente "bajo ciertas circunstancias, pero, no
es así lo requiere. Del mismo modo, la Ley dispone que el Gobernador "puede levantar la
suspensión autorizada por esta ley en cualquier momento. El Gobernador podrá revocar la
estancia a la conclusión de que un cambio en la condición de la paciente warrants revocación
". (El subrayado es nuestro). En ambos casos, no hay nada para proporcionar el Gobernador
con cualquier dirección o directrices para el ejercicio de esta autoridad delegada. La Ley hace
no sugieren lo que constituye "un cambio en la condición del paciente" que podría
"revocación orden judicial." Incluso cuando un "cambio" como indefinido ocurre, el
gobernador no está obligado a actuar. La Ley confiere a el Gobernador de la discrecionalidad
ilimitada para determinar cuáles son los términos de la Ley de la media y cuándo, o si, él puede
actuar en virtud del mismo.
Estamos de acuerdo con este análisis. Al promulgar capítulo 2003-418, la Legislatura no logró
para proporcionar cualquier estándar por el cual el gobernador debe determinar si, en
cualquier dado el caso, una estancia debe ser emitido y el tiempo de una estancia debe
permanecer en vigor.
Además, la Asamblea Legislativa no ha aportado ningún criterio para el levantamiento de la
estancia. Este absoluta discrecionalidad ilimitada para decidir si emitir y luego, cuando al
levantar una estancia hace que la decisión del gobernador prácticamente inapelable. El
gobernador afirma que mediante la aprobación de la Legislatura capítulo 2003-418 determinó
que se debe permitir actuar como proxy para un paciente incompetente en circunstancias muy
estrechas y, por lo tanto, que su discreción está limitada por la dispuesto en el capítulo 765.
Sin embargo, la Ley no se refiere a las disposiciones del capítulo 765. Específicamente, la Ley
no modifica la sección 765.401 (1), Florida Estatutos (2003), que establece un orden de
prioridad para determinar quién debe actuar como proxy para un paciente incapacitado que
no tiene instrucciones por anticipado. Tampoco la ley exige que la decisión del gobernador se
hará de conformidad con la requisito de la sección 765.401 que la decisión de que el proxy se
basará en "la decisión el proxy crea razonablemente que el paciente habría hecho bajo la
circunstancias "o, si no hay ninguna indicación de lo que el paciente habría elegido, en el
mejor interés del paciente. § 765.401 (2) - (3), Fla. Stat. (2003). Por último, la Ley de no prevé
la revisión de la decisión del gobernador como proxy como requerido por sección 765.105 de
los Estatutos de la Florida (2003). En resumen, no hay ninguna indicación en el lenguaje del
capítulo 2003-418 que el legislador quiso del Gobernador discreción para ser limitada de
ninguna manera. Incluso si tuviéramos que leer el capítulo 2003-418 en pari materia con el
capítulo 765, como sugiere el gobernador, no hay nada en el capítulo 765 para guiar a
discreción del Gobernador en la emisión de una estancia, porque el capítulo 765 hace no
contempla que un proxy tendrá el tipo de alimentación abierta delegada a el Gobernador bajo
la ley.
También rechazamos el argumento del gobernador que esta legislación proporciona una capa
adicional de protección del debido proceso a los que son incapaces de comunicarse sus deseos
con respecto a las decisiones de fin de vida. La decisión del tribunal de primera instancia en
relación con Theresa Schiavo se hizo en conformidad con los procedimientos y protecciones
establecidas por el Poder Judicial y de acuerdo con los estatutos aprobados por la Legislatura
en vigor en ese momento. Esta decisión es definitiva y el intento de la Legislatura para
modificar esa adjudicación final es inconstitucional en su aplicación a Theresa Schiavo.
Además, incluso si no había habido sentencia definitiva en este caso, la Legislatura
proporcionó el gobernador constitucional normas inadecuadas para la aplicación de la
autoridad legislativa delegada en capítulo 2003-418. Debido capítulo 2003-418 entra en
conflicto con el artículo II, sección 3 de la Constitución de la Florida en ambos aspectos,
afirmamos final del tribunal de circuito juicio sumario.
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LOS ESTADOS UNIDOS
No. 04-623
ALBERTO R. GONZALES, PROCURADOR GENERAL, ET AL., PETICIONARIOS v OREGON ET AL.
EN recurso de certiorari A LA CORTE DE APELACIONES DE ESTADOS UNIDOS PARA EL NOVENO
CIRCUITO
[17 de enero 2006]
Juez Kennedy ha emitido el dictamen de la Corte.
La cuestión que se nos plantea es si las Ley de Sustancias Controladas permite al Fiscal General
de Estados Unidos para prohibir a los médicos prescribir medicamentos regulados para su uso
en el suicidio asistido por un médico, a pesar de una ley estatal que permite el procedimiento.
Como ha señalado la Corte, "los estadounidenses están comprometidos en un debate serio y
profundo sobre la moralidad, legalidad y viabilidad de la física-cian-suicidio asistido".
Washington v Glucksberg, 521 EE.UU. 702, 735 (1997). La diferencia que se nos es en parte un
producto de este debate político y moral, pero su resolución requiere una investigación
familiar a los tribunales: la interpretación de una ley federal para determinar si la acción
Ejecutivo está autorizado por, o de otra manera compatible con la promulgación.
En 1994, Oregon se convirtió en el primer estado en legalizar el suicidio asistido, cuando los
votantes aprobaron una boleta measureenacting la Oregon Ley de Muerte Digna (ODWDA).
Ore Rev. Stat. § 127.800 y siguientes. (2003). ODWDA, que sobrevivió a una medida electoral
1997 en busca de su derogación, exime de responsabilidad civil o criminal physi2 licencia del
estado
Opinión de la Corte
U. S. C. § 812. Congreso clasifica una serie de sustancias cuando se promulgó la CSA, pero el
estatuto permite al Fiscal General para agregar, quitar o cambiar las sustancias. Él puede
hacerlo, sin embargo, sólo después de hacer hallazgos particulares, y sobre asuntos científicos
y médicos que está obligado a aceptar las conclusiones de la Secretaría de Salud y Servicios
Humanos (Secretario). Estos procedimientos deben estar en el registro después de una
oportunidad para hacer comentarios. Ver 21 USCA § 811 (ed. principal. Y Supp. 2005).
La presente controversia involucra sustancias controladas que figuran en el Anexo II,
sustancias generalmente disponibles onlypursuant a un escrito, la prescripción no se puede
rellenar por un médico. 21 U. S. C. § 829 (a). Un reglamento 1971 promulgado por el Ministerio
Público requiere que cada receta para una sustancia controlada "se expedirá por un propósito
médico legítimo por un practicante individuo actingin el curso normal de su ejercicio
profesional." 21 CFR § 1306.04 (a) (2005).
votantes de Oregon aprobaron ODWDA en 1994. Para los residentes de Oregon para ser
elegibles para solicitar una prescripción bajo ODWDA, deben recibir un diagnóstico de su
médico de cabecera de que tienen una enfermedad incurable e irreversible que, dentro de un
criterio médico razonable, causará la muerte dentro de los seis meses. Ore Rev. Stat. § §
127.815, 127.800 (12) (2003). Los médicos tratantes también deben determinar si un paciente
ha hecho una petición voluntaria, garantizar la elección de un paciente es informado, y remitir
a los pacientes a terapia si podría estar sufriendo de un trastorno psicológico o depresión que
causa alteraciones en el juicio. § § 127.815, 127.825. Un segundo médico "consultoría" debe
examinar al paciente y la historia clínica y confirmar las conclusiones del médico tratante. §
127.800 (8). Los médicos de Oregon pueden dispensar o emitir una receta para la
Citar como: 546 U. S. ____ (2006) 5
Opinión de la Corte
C En 1997, miembros del Congreso preocupados por ODWDA invitó a la DEA de procesar o
revocar el registro CSA de los médicos de Oregon que ayudan suicidio. Sostuvieron que
acelerar la muerte de un paciente no es una práctica médica legítima, por lo que la
prescripción de sustancias controladas para ese propósito viola el CSA. Carta del senador Orrin
Hatch y el representante Henry Hyde a Thomas A. Constantino (25 de julio, 1997), reimpreso
en Audiencias sobre S. 2151 ante el Comité del Senado sobre el Poder Judicial, Cong 105a., 2da
Sesión., 2-3 (1999) (en lo sucesivo, Audiencias). En la carta se recibió una primera respuesta,
favorable del Director de la DEA, véase Carta de Thomas A. Constantine a Senador Orrin Hatch
(05 de noviembre 1997), Audiencias 4-5, pero el Fiscal General Reno consideró el asunto y
concluyó que la DEA no podía tomar la acción propuesta ya que el CSA no autorizaba a
"desplazar a los estados como los principales reguladores de la profesión médica, o de anular
la determinación de un estado en cuanto a lo que constituye una práctica médica legítima,"
Carta del Fiscal General Janet Reno a el senador Orrin Hatch, sobre la muerte de Oregón
6 GONZALES v OREGON
Opinión de la Corte
"Suicidio asistido no es un" objetivo legítimo médica »en el sentido de la norma 21 CFR
1306.04 (2001), y que la prescripción, dispensación o administración de sustancias controladas
por el gobierno federal para ayudar suicidio viola el
Citar como: 546 U. S. ____ (2006) 7
A El Gobierno alega en primer lugar que la Regla de Interpretación es una elaboración de uno
de los propios reglamentos de la Procuraduría General, 21 CFR § 1306.04 (2005), que exige que
todas las recetas se emitirán "para un propósito médico legítimo por un practicante de la
actuación individual en el curso normal de su práctica profesional. "Por lo tanto, el Gobierno
dice, la Regla de Interpretación tiene derecho a deferencia considerable de conformidad con
Auer. En nuestra opinión Auer y el nivel de deferencia que otorgue a una agencia no son
aplicables aquí. Auer implicaba una interpretación en disputa de la Ley de Normas Razonables
de Trabajo de 1938 que se aplica a una clase de agentes del orden. Bajo los reglamentos
promulgados por el Secretario del Trabajo, una exención del pago de horas extras dependía,
en parte, de si los empleados cumplen el criterio de "base de salario". 519
Opinión de la Corte
"Reconocer [d] en su escrito que él no observó las prácticas médicas generalmente aceptadas."
423 EE.UU., en 126. Y en Estados Unidos contra Oakland Cannabis Buyers 'Cooperative, 532
EE.UU. 483 (2001), el Congreso' determinación expresa de que la marihuana había ningún uso
médico aceptado excluido cualquier argumento acerca de la cobertura legal de medicamentos
de venta bajo receta de un médico.
Para decidir si la CSA se puede leer como una prohibición del suicidio asistido por un médico,
esperamos que el texto y el diseño de la ley. El estatuto y nuestra jurisprudencia ampliamente
apoyan la conclusión de que el Congreso regula la práctica médica en la medida que prohíbe a
los médicos el uso de sus poderes de prescripción de la escritura como una forma de participar
en el tráfico de drogas y el tráfico ilícitos como se entiende convencionalmente. Más allá de
esto, sin embargo, la ley se manifiesta ninguna intención de regular la práctica de la medicina
general.
a una curación o un arte curativo, que por estos términos no puede abrazar la aceleración
intencional de la muerte de un paciente. También apunta a las enseñanzas de Hipócrates, las
posiciones de las organizaciones prominentes médicos, el Gobierno Federal, y el juicio de los
49 estados que no han legalizado el suicidio asistido por un médico como un mayor apoyo a la
proposición de que la práctica de la medicina no es legítimo
IN RE QUINLAN
EN EL CASO DE KAREN QUINLAN, presunto incompetente.
La figura central en este caso trágico es Karen Ann Quinlan, una de Nueva Jersey residente. A
la edad de 22, ella se encuentra en un estado debilitado y supuestamente moribunda en Santa
Clara de Hospital de Denville, Nueva Jersey. El litigio tiene que ver, en definitiva, con su vida, -
su continuación o cesación, - y las responsabilidades, derechos y deberes, con respecto a
cualquier fatídica acto que le afecta, de su familia, su tutor, sus médicos, el hospital, el Estado
a través de su legislación autoridades de aplicación, y, finalmente, los tribunales de justicia.
Los problemas son ante esta Corte tras su certificación directa de la acción en virtud de la
regla, R. 2:12-1, antes de la audiencia en la Corte Superior, División de Apelaciones, a la que el
recurrente (en lo sucesivo "demandante") Joseph Quinlan, el padre de Karen, había apelado el
fallo adverso de la CancilleríaDivisión.
Debido a los daños físicos extensa completamente descrito en la opinión poder del juez de
primera instancia, el juez Muir, el apoyo a la misma sentencia, Karen supuestamente era
incompetente. Joseph Quinlan buscó la adjudicación de esa incompetencia. Él deseaba ser
nombrado tutor de la persona y los bienes de su hija. Se propuso por lo que este tipo de cartas
de tutela, si se concede, deben contener un expresar el poder a él como tutor para autorizar la
suspensión de todos los médicos extraordinaria procedimientos ahora supuestamente
sostener los procesos vitales de Karen y de ahí su vida, ya que estos medidas, afirmó, no
presentan ninguna esperanza de su eventual recuperación. Un tutor ad litem es nombrado por
el juez Muir para representar los intereses de la supuesta incompetencia.
Mediante denuncia suplementaria, en vista de la extraordinaria naturaleza de las pretensiones
formuladas por el demandante y la participación en ellos de sus diversos derechos y
responsabilidades, se añadieron otras partes.
Estos incluyen los médicos tratantes y el hospital, la reparación que se solicita es que ellos
sean restringido de interferir con la realización de cualquiera de tales extraordinarias
autorización en el caso de que se concediera por la corte. Registrado, además, fue el Fiscal de
Condado de Morris (que se carga con la responsabilidad de la aplicación de la ley penal), para
prohibir él interfiera con, o la proyección de una persecución penal que de otro modo podrían
producirse en el caso de que, el cese de la vida en Karen resultante del ejercicio de tal
autorización extraordinaria se le concede el trato al tutor.
El asunto es de importancia trascendental, que implica cuestiones relacionadas con la
definición y existencia de la muerte; la prolongación de la vida por medios artificiales
desarrolladas por la tecnología médica inimaginables en las generaciones anteriores de la
práctica de las artes curativas; 2 el impacto de tales durationally indeterminada y artificial
prolongación de la vida sobre los derechos de los incompetentes, su familia y la sociedad en
general; el cojinete de derecho constitucional y el alcance de la responsabilidad judicial, en
cuanto a la respuesta apropiada de un tribunal la equidad de la justicia a la oración
extraordinaria para el alivio de la demandante.
I. Legal y Muerte Médico
(a) En virtud de las definiciones legales y médicas existentes de muerte reconocida por el
Estado de Nueva Jersey, Karen Ann Quinlan está muerto.
Esta afirmación, hecha en el contexto de la profunda y, al parecer irreversible coma de Karen y
debilidad física, se descartó durante el juicio por la siguiente enmienda a la estipulada antes
del juicio
Orden:
Se estipuló aún más durante el juicio que Karen era de hecho incompetentes y la tutela era
necesario, aunque existe una controversia en cuanto a la determinación más tarde que llegó el
tribunal que tal tutela debe bifurcarse, y que el Sr. Quinlan sea nombrado tutor del propiedad
trivial, pero no a la persona de su hija.
Después de la certificación del Procurador General presentó por derecho propio (R. 2:3-4) una
cruzada appeal3.1 desafiando la acción del tribunal de primera instancia al admitir la
evidencia de declaraciones anteriores de Karen mientras competente en cuanto a su disgusto
por la continuación de la vida por medio de procedimientos médicos extraordinarios, en
circunstancias no muy diferente a las del presente caso. Estas declaraciones citadas se hicieron
en el contexto de varios conversaciones con respecto a otras enfermedades terminales y de
ser sometidos a gustar medidas heroicas. la declaraciones fueron avanzadas como pruebas de
lo que quieres que te hagan en una contingencia como ahora existe. Ella se dijo que había
evidenciado con firmeza su deseo, en circunstancias similares, no tener su vida prolongada por
el uso de otra manera inútil de medios extraordinarios. Debido a que de acuerdo con la
concepción de la corte de primera instancia de que tales declaraciones, ya que estaban a
distancia y impersonal, carecía de valor probatorio significativo, no es de importancia para
nuestra opinión de que decidir si eran o no de oídas admisible. Una vez más, después de la
certificación, el guardián de la persona del incompetente (que había sido designado como
parte de la sentencia recurrida) dimitió y fue sustituido por otro, pero eso también parece
irrelevante para la decisión. Es, sin embargo, de interesante observar la delineación del
tribunal de primera instancia (en su dictamen complementario de 12 de noviembre, 1975) de
la extensión de la autoridad del tutor personal con respecto a la atención médica de su barrio:
Lawrence B. Casey, que se reproduce en el escrito de amicus curiae, proyecta estos puntos de
vista:
(a) La verificación del hecho de la muerte en un caso particular no se puede deducir de
cualquier religiosa o principio moral y, bajo este aspecto, no entra dentro de la competencia
de la iglesia; - que la dependencia debe ser tenido en los estándares tradicionales y médicos, y
por estas normas Karen Ann Quinlan se supone estar vivo.
(b) La solicitud de la demandante por la autoridad para poner fin a un procedimiento médico
caracteriza como "un medios extraordinarios de tratamiento "no implicarían la eutanasia. Este
sobre el razonamiento expresado por el Papa Pío XII en su "allocutio" (dirección) de los
anestesiólogos el 24 de noviembre de 1957, cuando ocupado de la cuestión:
En los casos ordinarios que el médico tiene el derecho de actuar de esta manera, pero no está
obligado a hacerlo a menos que sea
la única manera de cumplir con otra cierta obligación moral.
2. El médico, sin embargo, no tiene ninguna independiente derecho de la paciente. Él puede
actuar sólo si el paciente explícita o implícitamente, directa o indirectamente, le da el permiso.
3. El tratamiento como se describe en la pregunta constituye medios extraordinarios de
conservación de la vida y así no existe la obligación de usarlos ni para dar el permiso médico
para utilizarlos.
4. Los derechos y los deberes de la familia dependen de la presunta voluntad del paciente
inconsciente si él o ella es mayor de edad, y la familia, también, se ve obligada a utilizar
únicamente medios ordinarios.
. 5 Este caso es no debe considerarse en modo alguno la eutanasia; que nunca sería lícito. La
interrupción de los intentos de reanimación, incluso cuando provoca la detención de la
circulación, no es más que una causa indirecta de la cesación de la vida, y tenemos que aplicar
en este caso el principio de doble efecto. Así fue que la declaración Obispo Casey validó la
decisión de Joseph Quinlan:
Testimonio médico competente ha establecido que Karen Ann Quinlan no tiene ninguna
esperanza razonable de la recuperación de su estado comatoso por el uso de cualquier
procedimiento médico disponibles. la continuación de (cardiorrespiratorias) medidas de apoyo
mecánico para sostener la continuación de su funciones del cuerpo y su vida constituyen
medios extraordinarios de tratamiento. Por lo tanto, la decisión de
Joseph Quinlan *** para solicitar la suspensión de este tratamiento es, de acuerdo con las
enseñanzas de la Iglesia Católica, una decisión moralmente correcta.
El derecho a una muerte natural es un área destacada en el que las disciplinas de la teología, la
medicina
y la superposición ley; o, para decirlo de otra manera, es un área en la que estas tres
disciplinas se reúnen.
Medicina, con su combinación de tecnología avanzada y la ética profesional es capaz y
inclinado a prolongar la vida biológica. Derecho con su obligación sentido de proteger la vida y
la libertad de individuo busca para asegurar el derecho de cada persona a vivir su vida humana
hasta su natural e inevitable conclusión.
En la presente discusión pública del caso de Karen Ann Quinlan se ha puesto de manifiesto que
los responsables implicados en la atención médica, los pacientes y las familias han hecho uso
de la libertad de dar por terminada o suspender ciertos tratamientos como medios
extraordinarios en los casos que se consideran terminal, es decir, casos que tienen ninguna
esperanza realista para una cierta recuperación, de acuerdo con lo expresado o implicado
intenciones de los propios pacientes.

Por otra parte, al igual que el tribunal de primera instancia, que no reconocemos el derecho de
los padres independiente de la libertad religiosa para apoyar la reparación solicitada. 137 N. J.
Súper. en 267-68.
II.Cruel y castigo inusual
Del mismo modo inaplicable al caso que nos ocupa es la Octava Enmienda de la Constitución
de la protección contra el castigo cruel e inusual que, como sostuvo el tribunal de primera
instancia, no es aplicable a las situaciones aparte de la imposición de sanciones penales.un
principio general de la mayor importancia a la buena administración de justicia que un
funcionario judicial, en uso de las atribuciones que le confiere, tendrá la libertad de actuar
según sus propias convicciones, sin temor a las consecuencias personales a sí mismo.
Lord Coke dijo que los jueces que "son sólo para hacer una cuenta a Dios y al rey [el Estado].
"12 Coke Rep. 23, 25, 77 Eng. Rep. 1305, 1307 (SC 1608).
[70 N. J. 49]
Sin embargo, tiene que haber una manera de médicos libres, en la búsqueda de su vocación de
curación, de la posible contaminación por interés propio o de autoprotección preocupaciones
que inhibirían su juicios médicos independientes para el bienestar de sus pacientes
moribundos. Esperamos que esta opinión puede ser útil en alguna medida en la mejora de los
problemas profesionales bajo
Habiendo concluido que existe un derecho a la privacidad que podrían permitir la interrupción
del tratamiento en el circunstancias de este caso, pasamos a examinar la relación entre el
ejercicio de ese derecho a la law. We criminales son conscientes de que dicha finalización del
tratamiento aceleraría la muerte de Karen. la
Llegamos a la conclusión de que no habría ningún homicidio criminal en el circunstancias de
este caso. Creemos que, en primer lugar, que la muerte resultante no sería homicidio, sino en
vez de vencimiento por causas naturales existentes. En segundo lugar, incluso si fuera a ser
considerado como homicidio, no sería ilegal.
Estas conclusiones se apoyan en bases de definición y constitucionales. La terminación del
tratamiento de conformidad con el derecho de privacidad, es decir, dentro de las limitaciones
de este caso, ipso facto legal. Por lo tanto, una muerte como resultado de un acto no estaría
dentro del alcance del homicidio estatutos que proscriben solamente el homicidio ilegítimo de
otro. Hay una real y en este caso determinante distinción entre el acto de apropiación ilícita de
la vida de otro y el fin de soporte de vida artificial sistemas como una cuestión de auto-
determinación.
Por otra parte, el ejercicio de un derecho constitucional como la que aquí hemos encontrado
está protegida enjuiciamiento penal. Ver Stanley v Georgia, supra, 394 EE.UU. en 559, 89 S. Ct
en 1245, 22 L.Ed.2d a 546. No ponemos en duda el poder indiscutible del Estado para castigar
la privación de la vida humana, sino que el poder no comprende individuos que termina el
tratamiento médico en virtud de su derecho de
PRIVACIDAD. Ver id.at 568, 89 S.Ct.at 1250, 22 L.Ed.2d a 551. La protección constitucional se
extiende a terceros cuya acción es necesaria para efectuar el ejercicio de este derecho, donde
los individuos sí no sería objeto de enjuiciamiento o de terceros pagan como accesorios a un
acto que no puede ser un delito. nn