You are on page 1of 1

EL PAÍS, jueves 29 de diciembre de 2011 vida & artes 41

| talentos | diseño | moda | estilos | gastronomía | tendencias
Los arquitectos y los diseñadores
suelendistinguir entre arquitectu-
ra y construcción —los prime-
ros— y entre objetos y piezas “de
diseño” —los segundos—. Lo ha-
cen asegurando que diseño, y ar-
quitectura, es solo el 5% de lo que
se produce o construye. Como si
los montones de edificios que em-
peoran nuestras ciudades no lle-
vasen la firma de un arquitecto o
todos los objetos de una fábrica
no hubieran sido diseñados.
Afrontar la necesidadde hacer de-
saparecer esa frontera entre el ex-
clusivo buenhacer y la desastrosa
mayoría es el reto. No es trabajo
para unsolo año, pero lo mejor de
2011 está en esa línea. Una parte
importante de los arquitectos
siente que ha llegado el momento
de preocuparse por ese 95% de lo
construido que quedaba, supues-
tamente, fuera de la arquitectura.
La labor excede a la propia dis-
ciplina y exige una pérdida de pri-
vilegios en la ya vapuleada profe-
sión. Pero es, además de una obli-
gación, una oportunidad. Yenesa
línea se mueven muchos estudios
prometedores. El arte puede ser
la máxima ambición, pero es es-
curridizo y escaso. Son los he-
chos, y no la actitud, los que ha-
cen al artista. Y este año Europa,
y sobre todo España, han vivido
un parón constructivo sin prece-
dentes. El 34,4 % de los arqui-
tectos está en paro. El número se
multiplica exponencialmente al
llegar a los albañiles. Y obliga a
reflexionar.
En medio de esta redefinición
profesional cada vez hay más pro-
yectistas que, lejos de aspirar a
convertirse en artistas del mun-
do, intentan hablarle al mundo
desde las obras que firman en su
región. Tiempo para pensarlas,
tiempo para visitarlas y distan-
cias cabales para hacerlo, son las
nuevas medidas que barajan los
arquitectos. Si la arquitectura de
altos vuelos regresa para cuidar
nuestras casas mejorarán los ba-
rrios. Y habrá mejores ciudades.
El Premio Pritzker a Eduardo
Souto de Moura refrenda esa
idea. El portugués es, tras el suizo
Peter Zumthor, el segundo
Pritzker con los pies en el suelo
tras una hornada de galardona-
dos que coronó el deconstructivis-
mo de ThomMayne como uno de
los caminos a seguir.
Asistimos a un momento de
cambio en el que hasta la arqui-
tectura monumental se redefine.
Aunque continúa la carrera por
los récords Guinness y China den-
sifica con rascacielos sus nuevas
ciudades, enEuropa se ha instala-
do la reparación. En esa línea, la
reconstrucción del Neues Mu-
seum de Berlín, firmada por Da-
vid Chipperfield, se hizo este año
con el Premio Mies van der Rohe
de la UE. Y demostró que la res-
tauración del pasado puede ha-
cerse sin pastiches, que los edifi-
cios deben hablar de su origen
pero también construir su futuro.
En España, Nieto y Sobejano
han trasladado el Museo de San
Telmo al siglo XXI sin callar su
pasado ni negar su topografía. Y
Tuñón y Mansilla le han inventa-
do al hotel Atrio de Cáceres una
piel de mampostería que lo asimi-
la a la plaza de San Mateo. Con
todo, 2011 ha sido el año del icono
popular. El auditorio
El B de Cartagena, fir-
mado por Selgascano,
podría ser el emblema
de una nueva arquitec-
tura que busca acercar-
se a la gente sin conce-
siones a lo fácil. Reco-
rrer el interior de ese
auditorio es adentrarse
en un nuevo mundo
que invita al conoci-
miento. También las re-
ciclables e indestructi-
bles sillas Tip Ton (Vi-
tra) de Barber & Osger-
by invitan a sentarse.
En su empeño por lo-
grar el asiento comodín
(útil eninteriores y exte-
riores, y utilizable en
restaurantes, viviendas
u oficinas) Rolf Fehl-
baum, el dueño de la
empresa Vitra, ha lanza-
do un asiento extraordinario por
poco más de 100 euros. Este año
2011 ha mostrado que con los
ojos abiertos a las necesidades de
la gente y más cerrados a la renta-
bilidad de las decisiones el diseño
y la arquitectura pueden crecer
desde sus propias dificultades.
Arquitectura y diseño hacen pie
Un repaso a lo mejor de 2011, el año en que la crisis nos devolvió a la realidad
A la izquierda, casa en
Gualba (Barcelona) de H
Arquitectures. Arriba, vista
aérea del auditorio El Batel
de Cartagena, de Selgascano.
Abajo, sillas Tip-Ton, de
Barber y Osgerby. / a. goula
Centro Social en Teo (A Coruña) de Jacobo Malde, Santiago Rey, Ismael Ameneiros, Blanca Carballal y Daniel Dapena. / díaz santos (bisimages)
ANATXU ZABALBEASCOA
Madrid