You are on page 1of 7

Clasificación de los costos de calidad

Se denomina costos de calidad a los costos asociados con la obtención, identificación, reparación y
prevención de fallas o defectos, estos pueden clasificarse en cuatro categorías: costos de prevención, costos
de evaluación, costos de fallas internas y costos de fallas externas.
Según María Cristina Ruiz Villar (2003), e intentando una clasificación que uniforme los costos de calidad, se
refiere que algunos autores han distinguido dos tipos de costos de calidad:
 Los propiamente dichos que vienen a ser los esfuerzos para fabricar un producto de calidad.
 Los generados por no hacer las cosas correctamente llamados "precio del incumplimiento" o costos de no
calidad.
Analizando las diversas partidas que componen los costos de calidad y de acuerdo con
las funciones específicas y el propósito a que responden cada una de ellas, según Oriol Amat (1992), los
costos de calidad se separan en cuatro grupos básicos que incluyen los señalados anteriormente: Figura 1

Figura 1.Clasificación de los costos de calidad. Fuente: Amat, Oriol, 1992
Veamos en qué consiste cada uno de estos costos:
Costos de Prevención: Son aquellos en los que se incurre buscando que la fabricación de productos esté
apegada a las especificaciones, representa el costo de todas las actividades llevadas a cabo para evitar
defectos en el diseño y desarrollo en: las labores y actividades de adquisición de insumos y materiales, en la
mano de obra, en la creación de instalaciones y en todos aquellos aspectos que tienen que ver desde el inicio
y diseño de un producto o servicio hasta su comercialización, algunos ejemplos son:
 Revisión del diseño, de los planes y de las especificaciones.
 Calificación del producto.
 Orientación de la ingeniería en función de la calidad.
 Programas y planes de aseguramiento de la calidad.
 Evaluación y capacitación a proveedores sobre calidad.
 Entrenamiento y capacitación para la operación con calidad.
Costos de evaluación: son los desembolsos incurridos en la búsqueda y detección de imperfecciones en los
productos que por una u otra razón no se apegaron a las especificaciones, estos proceden de la actividad de
inspección, pruebas, evaluaciones que se han planeado para determinar el cumplimiento de los requisitos
establecidos como por ejemplo:
 Inspección y pruebas de prototipos.
 Análisis del cumplimiento de las especificaciones.
 Inspección y pruebas de aceptación y recepción de productos.
 Control del proceso e inspección de embarque.
Los costos de prevención y evaluación son considerados como costos de obtención de calidad,
denominándose costos de conformidad y se consideran controlables debido a que la empresa puede decidir
su magnitud según los objetivos que ésta se trace.
Costos de fallas internas: Después de ser detectadas las fallas y antes de ser enviados a los clientes es
necesario realizar actividades tendientes a eliminar aquellas imperfecciones encontradas en los productos,
esto incluye tanto materiales, mano de obra y gastos de fabricación, así como herramientas o adecuación
de máquinas, algunos ejemplos son:
 Componentes individuales de costos de producción defectuosa.
 Utilización de herramientas y tiempos de paradas de producción.
 Supervisión y control de operaciones de restauración.
 Costos adicionales de manejo de documentos e inventarios.
Costos de fallas externas: Son los incurridos cuando después de haber sido embarcados a los clientes los
productos, se detectan que algunos de ellos no cumplen con las especificaciones, como son:
 Componentes individuales de costos de productos devueltos.
 Cumplimiento de garantías ofrecidas.
 Reembarque y costos de reparaciones en su caso.
 Aspectos relacionados con la posibilidad de pérdidas futuras.
Estos costos se conocen como los costos de no calidad e incluyen el consumo de factores adicionales y los
costos de oportunidad de los mismos (AECA, 1995).
Después de realizar un análisis de estos costos se podrá determinar que si aumenta la obtención de la
calidad, se disminuirá el costo por concepto de fallos tanto internos como externos.
Sáez Torrecilla, Fernández y Gutiérrez (1994) en este sentido señalan que la actuación de las empresas
sobre los costos totales de calidad debe ser eficaz y tendente a reducirlos tomándose en consideración los
siguientes aspectos:
 Invertir en actividades de prevención y evaluación para conseguir reducir los fallos.
 Atacar directamente los fallos visibles.
 Reducir los costos de evaluación conforme la mejora se vaya haciendo patente.
 Buscar una nueva orientación a las actividades de prevención para alcanzar la mejora continuada.
Al respecto Juran y Gryna (1995) plantean que para lograr una reducción significativa de los costos, deben
atacarse primero los costos por fallas, lo que tendrá mayor impacto que reducir los costos de evaluación.
Un incremento de los costos de prevención significa un ingreso en términos de costos menores por fallas;
estos autores concluyen como resultado de estudios realizados, que los costos totales de calidad son más
altos en industrias complejas, los de fallas son el porcentaje más alto del total, mientras que los de prevención
constituyen el porcentaje más pequeño.
En cuanto a los costos que conforman el costo de calidad y los de no calidad, hay que destacar que entre
ellos existe una estrecha relación, que propicia que cuando unos aumentan (costos de prevención y
evaluación), los otros (costos de fallos) tiendan a disminuirse, siendo esto lo que determina el efecto
económico del control de la calidad.
Otras definiciones de los costos de no calidad son: Precio del incumplimiento: lo que cuesta hacer las cosas
mal, bajo este enfoque los gastos del incumplimiento son: reproceso, servicios no planificados, exceso de
inventarios, administración (o manejo) de quejas, tiempo improductivo, retrabajos, devoluciones. En resumen
el precio del incumplimiento es el costo del desperdicio de tiempo, dinero y esfuerzo. Es un precio que no es
necesario pagar.
Colunga y Saldiernan (1994) proponen una clasificación de los costos de calidad de acuerdo a la posibilidad
de ser cuantificados, dentro de un sistema de costos de calidad en:
Costos cuantificables: son aquellas erogaciones de las cuales se tienen datos en los sistemas de información
disponibles y que se pueden expresar en términos numéricos sin necesidad de exhaustivos cálculos de
costeo.
Costos no cuantificables: son los egresos cuyo monto exacto se desconoce porque son difícilmente
cuantificables o porque su poca relevancia no justifica los exhaustivos cálculos de costeo necesarios para
conocerlos; generalmente por su poco monto son controlables con las siguientes acciones:
 Emitir indicaciones específicas de reducción de costos.
 Implementar medidas que controlen el seguimiento de dichas órdenes.
 Implantar un seguimiento del comportamiento de los costos.
 Dar a conocer a los interesados las medidas tomadas.
La pérdida de credibilidad o la insatisfacción de los clientes, son algunos de los costos no cuantificables, por la
dificultad que implica medirlos, por lo que es conveniente intentar hacerlo aún cuando los márgenes de
variabilidad de la medición sean significativos, a fin de conocer una aproximación económica del mismo y de
jerarquizar, decidir y aplicar acciones sistematizadas de corrección o de mejora, ya que el incremento de la
competencia en el mercado hace necesario la evaluación y la disminución de este costo.


Leer más: http://www.monografias.com/trabajos90/costos-calidad/costos-calidad.shtml#ixzz39OGfkbNX

Categorías de los costos de calidad
Casi todos los autores consultados establecen una misma clasificación de los costos de calidad,
con algunas variaciones en la terminología.
Harrington (1990) engloba los costos de prevención y evaluación bajo el nombre de costos
controlables de la mala calidad (por entender que la dirección tiene control directo sobre su
cuantía), denominando a los costos de fallos ¨costo resultante¨ de la mala calidad. Edmons et al
(1989) llaman a los costos de prevención y evaluación ¨costos voluntarios¨, y a los de fallos los
denomina ¨involuntarios¨.
Crosby (1979) sustituye el término costo por el de precio(al considerar que se trata de elementos
que no son inevitables y alude al ¨precio de la conformidad¨ y ¨precio de la no conformidad¨
Amat (1992) incluye los costos de prevención y evaluación dentro de ¨costos de calidad¨ o ¨costos
controlables¨, utilizando para los costos de fallos internos y externos el termino ¨costos de la no
calidad¨.
Ponemon (1990) hace una clasificación detallada de las clases de costos de calidad, además de
prevención evaluación y fallos, en variables, fijos y semifijos.
Si queremos conocer si un costo pertenece a algunas de las categorías, Gryna y Juran (1993)
proponen preguntarse si suponiendo que todos los defectos desaparecieran, también
desaparecería el costo en cuestión. Si la respuesta es afirmativa entonces lo incluimos dentro del
costo de calidad .Esta clasificación esta muy preocupada por los costos internos relacionados con
la calidad y da una escasa atención especifica a los costos de la calidad generados por los
proveedores o subcontratistas, así como a los costos relacionados con los clientes ,por esto es
criticada.
Costos de calidad o conformidad: se definen como el tiempo, dinero y otros recursos dedicados por
la empresa a asegurar la calidad (Bohan y Horney, 1991), es decir el consumo de una serie de
factores originado como consecuencia de las actividades de prevención y evaluación que la
empresa debe acometer para la obtención de la calidad. Estos también pueden definirse como
controlables ya que la empresa puede decidir el importe que esta dispuesta a gastar. (Sullivan,
1983)
Costos de prevención: son los costos de todas las actividades diseñadas específicamente para
reducir o evitar los defectos de los productos o servicios, sin complejos ya que cualquier acción que
promueva la mejora puede ser clasificada como prevención (Fuentes, 1998). Harrington (1987)
aporta un punto de vista diferente al considerarlos mas cercano a una inversión que a un gasto.
Costos de evaluación: son los costos correspondientes a determinar si los productos o servicios
cumplen con las especificaciones.
Costos de no conformidad: son los costos que soporta la empresa derivados de productos o
servicios no conformes con los requisitos de calidad. Estos se dividen en fallos internos y externos
.Los fallos internos tienen lugar antes de que el producto llegue al cliente, mientras que los
externos tienen lugar una vez el producto ha sido entregado al cliente. A su vez, los costos de los
fallos pueden ser tangibles e intangibles .Los tangibles se pueden calcular con criterios
convencionales de contabilidad generalmente aceptados y normalmente van acompañados de un
desembolso efectivo.
Los costos intangibles están habitualmente ocultos necesitan de criterios esencialmente subjetivos
apoyados en hipótesis y datos que no suelen estar registrados en los sistemas convencionales de
costos. AECA (1995) considera que los costos de los fallos incluyen, además del consumo de
factores adicionales (costos tangibles), los costos de oportunidad de los mismos (costos
intangibles).
Los costos intangibles son consecuencia de la perdida de imagen que supone un producto o
servicio defectuoso detectado por el cliente. Esta perdida de imagen al repercutir en la empresa es
difícil de calcular, pero el efecto en muchos casos es de inmediato, la perdida del cliente. Se
dividen en dos subgrupos o categorías de costo:
 Costos de la insatisfacción del cliente: es cuando un producto no satisface las expectativas del
cliente o no es adecuado para el uso, el cliente, puede quedar insatisfecho y reclamar o no volver a
comprar, y habitualmente comunica su insatisfacción a otras personas .Esto conlleva a una
disminución de las ventas e ingresos perdidos.
 Costos de la pérdida de imagen: surgen cuando el cliente ha detectado un fallo o no se han
cubierto sus expectativas, pero sus consecuencias se reflejan en una actitud negativa del cliente
hacia todos los productos de una empresa o una marca. Los clientes dejan de comprar esa marca,
provocando una disminución de las ventas y la posible perdida de la cuota de mercado frente a sus
competidores.
Los costos de calidad también suelen dividirse en:
COSTOS OPERATIVOS DE CALIDAD COSTOS DEL ASEGURAMIENTO EXTERNO
Algunas de las tareas asociadas a los costos por fallos, las relacionamos a continuación:
FALLOS INTERNOS FALLOS EXTERNOS
Podemos citar ejemplos de la clasificación de los costos de la calidad expuestas
En los Costos de Prevención tenemos:
 Ingeniería de la calidad
 Establecimiento de la calidad
 Planeaciòn de la calidad
 Información sobre la calidad
 Evaluación de los proveedores
 Auditorias de la calidad
 Contactos con los clientes para conocer sus expectativas
 Análisis de la capacidad del equipo y del proceso.
En los Costos de Evaluación:
 Inspección de materias primas
 Inspección de empaque
 Supervisión de las actividades de evaluación
 Aceptación del producto
 Aceptación del proceso
 Pruebas de campo
 Administración del departamento de calidad.
En los Costos de Fallas Internas:
 Desperdicio
 Reproceso
 Paralizaciones (relacionadas con los defectos)
 Reinspección
 Reprueba
 Cambios en el diseño
 Cambios en el diseño
 Actividades de clasificación
 Horas extras
En los Costos de Fallas Externas:
 Ventajas perdidas
 Devoluciones/ Descuentos
 Garantías
 Reparaciones
 Fiabilidad del producto
 Ajustes por quejas
 Tratamiento de las reclamaciones.
Los elementos de los costos totales de calidad, según (Campanella, 1992) son las funciones
detalladas, actividades o costos que, cuando se reúnen adecuadamente forman las categorías de
los costos. Este proceso requiere de un amplio debate en el seno de cada empresa, ya que las
definiciones de los elementos dadas por los distintos autores solo deben servir como orientación.
Una de las mayores dificultades para implantar el sistema de costos de calidad
es la definición de los elementos, confeccionar este listado de partidas ya que muchas empresas
se limitan a cambiar los términos de las listas estándar, lo que crea confusión ya que las mismas
están escritas en un lenguaje distinto al de la organización , fueron preparadas para un tipo
concreto de empresa y no se ajustan a sus necesidades Winchell,1991;593)
En este sentido hay, que ser prudentes al adaptar las referencias publicadas, es imposible tener un
listado exhaustivo de elementos que puedan ser utilizados para cualquier tipo de empresa, cada
organización debe confeccionar sus propias partidas en función de sus características particulares.
http://www.eumed.net/libros-
gratis/2010f/874/Categorias%20de%20los%20costos%20de%20calidad.htm


Categorías de costo de calidad.

Los Costos de Calidad se han clasificado en varias categorías, como la prevención,
Evaluación, costos de fallas tanto internas como externas.

 Costo de prevención son los costos de las actividades específicamente diseñadas
para prevenir una baja calidad en el producto o servicio.
 Costos de Evaluación, los costos que se ocasionan por la evaluación, Evaluación,
o auditoria de los productos o servicios para asegurase de se cumplen con los
estándares de calidad requeridos.
 Costos por fallas. Resultan de los productos o servicios que no cumplen los
requerimientos de los usuarios o consumidores. Es el costo resultante de la baja
calidad.

Fallas internas, estas son las que ocurren antes de la entrega o embarque.

Fallas externas, Suceden después de la entrega. Esto incluye el procesado de las
quejas de los clientes.