EL ARBOL DEL CABALISTA_

ANIMALES DE PODER
POR

ANDRES GUSTAVO FERNANDEZ

“Pues bien, He oído que los que son buenos cuidando de la Vida, Al marchar por tierra firme no se topan Con rinocerontes ni con tigres, Al entrar en la batalla no se cubren con armadura. El rinoceronte no tiene dónde embestir con su cuerno. El tigre no tiene dónde clavar sus garras. Un arma no tiene dónde hincar su filo.” Lao Tsé. Tao Te King, Cap. 50.

EL ARBOL DEL CABALISTA_

20

A lo largo de la Historia, Hombres y Animales comprobaron que sus Destinos están unidos para siempre. Así sea que intervengan el afecto o el rechazo, la prueba de este vínculo es evidente y es uno de los Temas más implicativos surgidos en el extraordinario precipitado vital que significa la Vida en la Tierra. Desde Tiempos inmemoriales, el hombre necesitó depredar a los animales que podía comer y protegerse de aquellos más fuertes que podían depredarlo a él. En ambos casos, el hombre indígena, el no civilizado, aquel que aún estaba en condiciones de vivenciar que la Naturaleza los había ubicado como un extraño regalo el uno para el otro y en una situación de la que bien valía conseguir el máximo equilibrio, desarrolló un respeto hacia ellos únicamente comprensible si se advierte que para eso debió aprender a dominar su miedo, el miedo arcaico de salir a cazarlos y de, en ese mismo trayecto, tal vez, ser cazado.

No haber atravesado ni tomado ese miedo quizá derivó en la cobardía y atroz ensañamiento que el Hombre hoy extiende sobre toda la vida natural. La identificación y la admiración convergentes hacia las Formas y Destrezas animales existente en el Mundo Indígena se insertó y se propagó en todas las Culturas surgidas posteriormente en donde siempre resalta un vestigio del ancestral Sistema Totémico de Animales. Ya sea en los Deportes, cuyos representantes deciden identificarse con tal o cual Animal para nutrirse de su Fuerza -si no fuese así, por qué no conformarse con la capacidad que ya se tiene?-, en la representación de los Dioses, en el Arte, al elegir qué representará a una Nación, Agrupación, Linaje, Familia o a Uno Mismo, las Cualidades y Atributos de Lo Animal siempre estuvieron presentes y es difícil imaginar que alguna vez no acompañen al Hombre en su camino.

El mecanismo psíquico es automático: nos alienamos a lo que más tememos. Unicamente después de advertir eso es posible identificarse con lo que uno desea. Si uno no se separa del miedo, éste nos separará de todo. En ese Puente que es necesario armar para crear un Mito nuevo, una estructura nueva ante algo más poderoso, aparece la Esfinge. Su mitología es similar en todas las Culturas: está representada desde siempre por uno o la suma de varios animales, en la mayoría de los casos por el cuerpo de un León, alas de Aguila, patas de Cabra o Caballo, cola de Serpiente, y así de acuerdo a qué especie resultase la más temida o respetada por esa Cultura. Su simbolismo es tan exacto que le brindó un protagonismo clave en la Historia de Edipo, en el transcurso de la cual éste descifra el Enigma del monstruo aunque no lo Devela, algo que luego lamentaría. La cuestión fue detectada por Freud quien le dio a la Esfinge status metodológico ya que sus cualidades de guardiana de Lo Oculto encuentran su Causa en la intrincada psique humana: no atravesar el obstáculo que propone perseguirá a alguien toda la vida se oculte donde se oculte, es por eso que la Esfinge tiene alas. En efecto, los miedos que se traslucen en Lo Real son producto de los miedos que viven en Lo Imaginario, y una prueba de ello es que eso mismo que algunos temen no es temido por otros, lo que

convierte a la Esfinge -construcción imaginariaen una cuestión que si es tomada por Alguien, la pone como Aliado en su Vida, lo que puede verse claramente en las Artes Marciales o en las Culturas Chamánicas: Aquel Que Atravesó sus miedos, que venció al Dragón -Esfinge- de Lo Imaginario, se convirtió en ese Dragón, Esfinge, Aliado, Maestro y es capaz de Enseñar lo que antes no podía. La inteligencia de las Culturas Indígenas radica en que desde el nacimiento se establece una conexión con eso Oculto situándolo como Aliado. Desde el Nombre que tendrá la persona hasta su Espíritu Animal, son cuestiones sacerdotales realizadas con gran seriedad y atendiendo a las Casualidades que van detonándose en la vida del consultante. De este modo, la constitución del Tótem -cuyo número de Espíritus Animales varía de acuerdo a la etnia de la que se trate y a la importancia del Resultado que quiera lograrse- debe alinearse armónicamente con el propósito para el cual es creado, y éste puede ir desde ser un hombre de conocimiento, un gran cacique, una madre ejemplar, un cazador insuperable, alguien con un gran poder sexual, un artista, etc. Metas que se multiplican en sociedades como las actuales, ahora ¿Cuál es el mecanismo Oculto en este Sistema que lo convierte en una herramienta de gran eficacia para hacer avances en la vida cotidiana?

EL ARBOL DEL CABALISTA_

21

El biológo inglés Rupert Sheldrake revolucionó al ámbito científico con su Teoría sobre la Resonancia Mórfica –Una nueva Ciencia de Vida, 1981-. El asunto no acabó ahí, su descubrimiento tiene tal importancia que ha desbordado su caudal hacia otras Disciplinas como la Física y la Psicología. A contracorriente del enfoque mecanicista, cuya posición reduccionista explica a los organismos vivos y los fenómenos vitales en base a leyes físicas y químicas eternas e inmutables, Sheldrake apunta más alto: sus Campos Morfogéneticos -morfo: morphe, forma- están compuestos de información, estructuras, patrones arquetípicos que organizan la naturaleza de los organismos vivos e incluso inertes. Los Reinos Mineral, Vegetal, Animal y Humano tienen su propio Campo Mórfico, como así también cada cristal, molécula, proteína o enzima. Así como una molécula y un cristal no son organizados por los seres humanos pieza por pieza sino que cristaliza espontáneamente, el rasgo principal de la Teoría de Sheldrake es que la Forma de las sociedades, ideas, cristales, células y moléculas dependen de la manera en que tipos similares han sido organizados en el pasado. Existe una memoria integrada en los Campos Mórficos de cada cosa auto-organizada cuya experiencia realimenta dicho Campo creando un avance en cierta dirección específica. Esta dirección está establecida por la interrelación entre campos mórficos de distintas especies. Todas las veces que

un miembro de una Especie aprende un comportamiento nuevo, cambia el campo morfológico o productor de la Especie: su resonancia mórfica afecta, entonces, a la Especie entera. Tal confirmación no hace más que darle mayor crédito y Valor Diferencial al trabajo con Espíritus Animales, y deja a las Culturas Indígenas un Paso adelante: la íntima conexión con Lo Oculto de Sí Mismo pone a Quien Trabaje con sus Animales de Poder en el centro de una Mitología tan implicativa como útil, ya que tal Base de Datos universal es accesible para cual-quiera que se conecte al Campo Morfogenético de Quienes hicieron con anterioridad este Trabajo en Sí Mismos: máxima aplicabilidad de lo recorrido hasta ahora.

22

Cada Método, Mito, Paradigma o Modelo que conocemos y que desconocemos está pensado para alcanzar los mejores Resultados en Eso para lo que fue creado. Sería un desvío total pretender que un Método como el Boxeo nos de las Técnicas de Combate de mayor Eficacia y Poder a la hora de enfrentarnos a varios oponentes a la vez; que la Medicina Tradicional Occidental nos ayude a detectar cuáles son las Causas de una inhibición, un miedo o una depresión; o pedirle a la Sexología las Técnicas Respiratorias adecuadas con qué lograr el Dominio de nuestra Energía en el Acto Sexual. Evidentemente, si la intención es no quedar atados a Esquemas que manifiestamente no demuestran Avances conmensurables en esas Areas sino Agregar Circuitos y Ampliar los que nos fueron dados, recurriremos a las Artes Marciales, al Psicoanálisis Integral, y al Tantra, por ejemplo. Con la misma Lógica, si lo que se pretende es Expandir nuestro Universo y aumentar las posibilidades de aprovechar cada cuestión que ocurre en él, sin lugar a dudas, utilizar a los Espíritus Animales es el Método más adecuado para Eso. Así lo entienden los Indígenas Nativos americanos, quienes, en su gran mayoría, hacen dos distinciones a la hora de conocer a sus Animales: el Animal Guía, de Poder, Totémico o también llamado Nagual y el Tonal. El primero es el Animal que representa a Lo Oculto de la persona, el segundo, el Animal que en Lo Físico dará el Tono exacto de su contrapartida Oculta: el que el recién nacido puede llevar en su Nombre. El modo de encontrar ambos es sencillo, pero requiere una gran presencia de parte del Consultante, ya que las Señales y las Casualidades son la Clave. Igualmente importante es situar el Resultado que se quiere lograr, debido a que los Espíritus Animales convocados estarán alineados de acuerdo a ese propósito. Por esto mismo las Culturas Indígenas le otorgan tanta dedicación a relatar los Sueños, muchísimas veces en forma grupal e innegociablemente antes de comenzar el día: los Datos y Señales provenientes del mundo onírico -Inconsciente- de la persona es un Mapa que dice sobre el camino que seguirá, sus Animales de Poder y si está alineada con ellos. Establecido el Resultado que se quiere lograr, se Invoca al Animal Guía o Totémico. Este llegará a través de Casualidades que el mismo Entramado Universal proveerá: encuentros reiterados con

Personas en los que se nombra a ese Animal, un cartel, un documental en la televisión, etc., bastarán para detectarlo. Una vez hallado el Animal Guía, éste será el encargado de encontrar a los restantes Tres Animales –previa orden del Consultante-, que llegarán exactamente del mismo modo. El Número de Cuatro no es caprichoso: los Animales van a aparecer y ordenarse de acuerdo a cuestiones muy prácticas y concretas que es bueno saber de antemano. Uno de ellos estará más vinculado a lo concreto -denominado Guardián-, otro a las relaciones interpersonales, otro a las cuestiones sacerdotales y el restante, el Animal Totémico o de Poder, a Lo Oculto. Se puede decir que el Animal Guía incluye a los otros Tres y los Organiza. Cada Animal recibe un Nombre particular de acuerdo a sus Destrezas y Atributos, lo mismo que el Tótem. Todos los Nombres son para el uso exclusivo de quien consulta. Y así como fueron encontrados, del mismo modo le procurarán aquello que el Consultante necesita para hacer Avances en lo que se proponga. La implicatividad de este maravilloso Sistema consiste en estar plenamente interiorizado de que se está trabajando con extensiones del propio Psiquismo; los Espíritus Animales a los que se les Ordena la búsqueda de un Dato, una Información, un Saber, una Habilidad, un Atributo o una Cualidad no son algo separado de nuestra naturaleza sino que, por el contrario, son la parte instintiva de nuestro mundo libidinal, aspectos que el yo oculta pudorosamente por temor a no dominar su gran vitalismo. El gran Aporte que alguien se brinda a Sí Mismo, en todo caso, es el de aprovechar a favor de una Actividad Constructiva -en este caso el propio Resultado- esos Potenciales que, de otro modo, estarían literalmente dormidos e inutilizables. Al igual que el Consultante, quien se exige estar despierto y atento a las Casualidades que van detonándose y que pueden llegarle por cualquier vía. El “no estar” Presente puede costarle que su Logro tampoco esté: una Casualidad no aprovechada significa doble trabajo para detectar a la siguiente. Nuestros Ancestros lo sabían, y es por Eso que este Sistema puede alinearse sin inconvenientes a las sofisticadas –y confirmatorias- exploraciones de los modernos chamanes de la actualidad. Solamente cuando Uno Está en lo que Hace puede despertar La M a g i a , L a Vi t a l i d a d y L a S o r p r e n d e n t e Integratividad del Universo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful