El Consejo Parroquial de Pastoral es un grupo de

cristianos, seglares y religiosos, que, junto a los
sacerdotes de la parroquia,
expresan , actualizan y concretan
los rasgos característicos de la
Iglesia, Misterio de Unidad,
Comunión y Misión.
Es expresión privilegiada del talante comunitario de la Fe
de la Iglesia.

Es ámbito de participación activa en las inquietudes y
necesidades pastorales.

Es el signo de corresponsabilidad en la misión de
evangelizar el entorno parroquial.
En el C.P.P. deben estar representadas las
distintas tareas pastorales y los diversos
carismas eclesiales.
El Párroco es quién debe presidir el CPP.
Es un órgano de gran importancia, pero no hay que
olvidar que es consultivo.
En caso de haber alguna cuestión, que no llegue a
determinarse por todos los miembros, la decisión
última es del Sr. Cura Párroco.
La Presidencia, que corresponde al Párroco.

El Plenario está formado por todos los miembros del CPP.

La Secretaría General.

El Consejo Permanente.

Los Coordinadores
parroquiales de las
tareas fundamentales.

Las Comisiones que se
requieran.
Sr. Cura
Párroco
SEPAS
LEGION
DE
MARIA
JUFRA
PREMATRI
MONIALES
GRUPO DE
MATRIMONIOS
CATEQUESIS
PREEBAU
TISMALES
CARITAS
COROS
SACERDOTE
Y
RELIGIOSOS
SECRETARIA
JUNTA
ECONOMICA
GRUPO
ANIMACION
LITURGICA
PASTORAL
DE LA
SALUD
COFRADÍA
VIRGEN DEL
CARMEN
REPRESENT
ACION DEL
PUEBLO DE
DIOS
ICEAS
JOVENES
COMISION
PERMANENTE
OTROS
COMETIDO DEL CONSEJO PASTORAL

Su cometido es estudiar, reflexionar y, por
supuesto, rezar, las posibilidades reales de
concretar, en el ámbito parroquial, las
prioridades emanadas de la Iglesia Diocesana.

El Consejo se convierte en lugar de escucha de
las líneas diocesanas y se hace eco de las
necesidades parroquiales. Debe discernir, indicar
y sugerir las líneas de actuación, proponiendo el
camino a seguir.
Más bien, es la ‘pequeña comunidad’, el grupo de
representantes de las acciones pastorales que
intentan hacer realidad la común-unión de sacerdotes,
religiosos y seglares, para cumplir adecuadamente la
misión de evangelizar el ámbito parroquial.
Su función particular es ser órgano de expresión, de
consulta, de estudio, de exposición de necesidades, y
de concreciones, que permita establecer propuestas y
acuerdos de acción pastoral conjuntada. Sus
decisiones serán tenidas en cuenta por los
responsables de la pastoral parroquial, como líneas a
seguir o acciones a realizar. Nunca como imposiciones
vinculantes u obligadas.
Por supuesto, el Consejo no debe ser un ‘grupo de
presión’ que asfixia la riqueza parroquial y esclaviza la
responsabilidad pastoral de los sacerdotes, creando
discusiones o tensiones innecesarias.
Tampoco puede ser un ‘grupo estufa’ que alimenta la
vanagloria de sus miembros y actividades; y, por
supuesto, no puede ser sólo un ‘elemento decorativo’
en el organigrama parroquial o diocesano.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful