LA ECONOMIA CAMPESINA

y
LA SOCIEDAD RURAL
EN EL MODELO NEOLIBERAL DE DESARROLLOl
Elcy Corrales Roa,
Jaime Forero Alvarez2
RESUMEN
El actual modelo de desarrollo al dejar inalterados los obstáculos fundamen-
tales del desarrollo rural, limita sustancialmente el desenvolvimiento de las
potencialidades productivas y empresariales de la economía campesina.
Se hace un análisis de las repercusiones del modelo neoliberal en las condiciones
económicas de la producción campesina, en el bienestar social y en los recursos
naturales. Se plantean algunas alternativas.
1. INTRODUCCION
La economía campesina, es decir, la pequeña producción familiar rural, aunque
ha estado históricamente sometida a condiciones adversas, ha crecido notable-
mente en Colombia3. Pero el desarrollo de la economía campesina en tales
condiciones ha mantenido prácticamente in alterados los altos niveles de
pobreza y miseria rural. De otro lado, Colombia conserva altos índices de subali-
mentación, desnutrición y mortalidad infantil (asociada a déficits alimentarios)
a pesar del dinamismo del sector alimentario manifiesto en los avances de los
niveles promedio de ingestas calóricas y proteícas y basado en gran parte en la
oferta, a las ciudades, de los excedentes de la pequeña producción familiar.
1. Ponencia presentada en el Segundo Congreso de Investigación en la Universidad Javeriana. 8 y9 de octubre de
1992. Santafé de Bogotá. Los planteamientos de esta ponencia presentados en la sección 5
y
6 se basan en las
conclusiones de los participantes de un taller sobre campesinado
y
apertura de tres ONG's dedicadas al
sector rural: el Instituto Mayor Campesino-IMCA Herencia Verde
y
el Centro para la Investigación en
Tecnologias Agropecuarias Sostenibles - CIPA V. El taller fue organizado por el Padre Alejandro Aguilar, S.J.
y
los autores de esta ponencia El Padre Aguilar -Director del IMCA- hizo la relatoría de ese evento.
2. Investigadores del Instituto de Estudios Rurales de la Universidad Javeriana (Facultad de Ciencias Econó'
micas).
3. Ver diversos trabajos. Misión de Estudios Agrarios (1990). Forero (1990 y 1991).
55
ELCY CORRALES ROA. JAIME FORERO ALVAREZ
La aplicación del modelo neoliberal en el país lejos de modificar positiva-
mente las condiciones desfavorables en que se desarrolla la economía campe-
sina para potencializar sus posibilidades de crecimiento y fortalecer la sociedad
rural, multiplica los obstáculos para su desarrollo. Aleja aún más al país de
alcanzar la satisfacción de las necesidades elementales de la población rural, al
tiempo que atenta seriamente contra la relativa autonomía alimentaria consoli-
dada en las últimas décadas4.
2. EL CRECIMIENTO DE LA ECONOMIA CAMPESINA EN COLOMBIA
Los alcances del crecimiento y estabilización de la economía campesina logrado
en los últimos treinta años, se evidencian claramente en las tendencias de la
producción y de la población rural.
En primer término, es claro que los campesinos suministran alrededor del
65%de la producción agrícola nacional, contribución representada fundamen-
talmente en alimentos de consumo directo: maíz, panela, papa, plátano, yuca,
fríjol... Es también mayoritaria su participación en el abastecimiento de leche y
significativa en el de carnes.
En segundo lugar, a pesar de las migraciones suscitadas por la violencia y
por los desequilibrios económicos y ambientales la población rural se ha estabili-
zado creciendo por debajo de su reproducción biológica pero aumentando en
términos absolutos de manera que para elúltimo censo, de 1985, Colombia tenía
el 35%de su población en los campos; 10 millones y medio de personas en las
áreas rurales que representan casi 4 millones más que en 1951.
Estos logros son el resultado de profundas transformaciones productivas
enmarcadas en una adopción masiva -pero parcial- de la tecnología agro-
química y su creciente monetización y articulación a los mercados.
3. MANTENIMIENTODE LOS OBSTACULOSFUNDAMENTALES DEL
DESARROLLORURAL
Como en muchas otras áreas de la economía, en el sector agrario se está
aplicando el modelo de apertura económica sin crear las condiciones básicas
para su implementación. La pretendida competencia económica que conllevaría
el nuevo esquema de inamovilidad del recurso tierra y por la carencia de un
adecuado acceso a la tecnología el crédito yal agua. La tierra y el agua además
de ser objeto de monopolización sufren un intenso proceso de deterioro. En
4. El pals es autosuftciente en carnes, leche, mafz, azúcares, tubérculos, plátanos, yegetales frescos... Se importa
un 2% de los alimentos de consumo directo, el 64% de las oleaginosas, el 90% del trigo
y
el 78% del total de
cereales. La balanza comercial agropecuaria es altamente positiva aún sin contabilizar el café RUestro primer
producto agropecuario de exportación. La balanza comercial agroalimentaria es también, en menores
proporciones, positiva (aquí se incluyen la importación de materias primas agropecuarias y
de maquinaria e
insumos para la producción agro~uaria
y
de alimentos procesados) (ver datos en Cartier
y
Forero, 1990).
56
-------
LA ECONOMIA CAMPESINA
y
LA SOCIEDAD RURAL EN EL MODEW NEOLIBERAL DE DESARROLLO
estas condiciones, las potencialidades empresariales de cientos de miles de
productores, que han demostrado una intensa capacidad de crecimiento, adap-
tación y transformación no se pueden desarrollar: aproximadamente 1.200.000
fmcas tienen insuficiencia de tierra y de los demás recursos productivos, mien-
tras millones de hectáreas son acaparadas por el latifundio semiimproductivo.
Con el mantenimiento de los obstáculos al desarrollo rural los supuestos
básicos para el funcionamiento del modelo de apertura -del modelo neolibe-
ral- no se cumplen. En otras palabras, se somete el sector rural a la presión de
la competencia externa sin generar las condiciones básicas en que respondería
positivamente. Nos referimos especialmente a la generación tecnológica, la
calificación de trabajadores y la movilidad de la tierra.
Un supuesto básico del modelo de apertura que no tiene perspectiva alguna
de cumplirse es contar con una oferta tecnológica adecuada a las necesidades
del productor agrario. El problema es especialmente agudo para el sector de la
economía campesina en donde la generación tecnológica está en manos del
Estado. Las entidades gubernamentales tienden cada vez más a eludir la necesa-
ria y siémpre aplazada construcción de tecnológica para el pequeño productor,
limitándose casi que exclusivamente a adaptar y transferir paquetes tecnológi-
cos obsoletos de la revolución verde, inapropiados para las condiciones de la
economía campesina y que han venido haciendo crisis en diversos contextos
productivos6.
Un segundo supuesto, la generación de un proceso creciente de calificación
de trabajadores y aumento de la productividad del trabajo y de su capacidad
creadora dentro de la transformación tecnológica enfrenta un panorama obs-
curo por la carencia de sistemas educativos apropiados al sector rural y por la
violencia rural. El "factor humano" tiende a debilitarse por problemas, el despla-
zamiento de la fuerza de trabajo por la inseguridad en los campos, la migración
de jóvenes, el reclutamiento de los distintos grupos armados.
En tercer lugar se supone un acceso amplio a factores de producción por
parte de los empresarios, mientras la tierra continúa altamente concentrada y
fuertemente inmovilizada por su dedicación al latifundio ganadero que tiene
como objetivos centrales el poder y control político y la especulación improduc-
tiva.
Con el acaparamiento de tierras se eleva el precio de su arrendamiento lo
cual repercute en las estructuras de costos de los cultivos -especialmente
capitalistas- colocándolos en situación poco competitiva. De esta situación
participan, con redobladas desventajas, importantes núcleos de campesinos
que participan de la dinámica de los cultivos llamados comerciales (algodón,
5. Algunas ONG's con recursos muy limitados.
57
ELCY CORRALES ROA
-
JAIME FORERO ALVAREZ
arroz, sorgo, entre otros). Aunque el plan de desarrollo contempla aliviar esta
situación ampliando la superficie de riego, los beneficios que de ello se deriven
tenderán a canalizarse por la vía de la renta de la tierra, al mantenerse inalte-
rada la estructura de propiedad.
Pero más que mantenerse la altísima concentración de la tierra en el país
continúa avanzando ellatifundismo: "a manera de contrapeso a una necesaria y
aplazada reforma agraria, grandes capitales han venido en los últimos años,
comprando enormes extensiones de tierras, abarcando un área muchas veces
más grande que la superficie que se plantea distribuir por medio del INCORA
Estos negocios de tierras avanzan sobre tierras recientemente colonizadas por
campesinos y, también, se extienden a regiones tradicionalmente campesinas"
(Los Campesinos y el Estado, 1988). Se especula sobre los efectos positivos sobre
el sector agropecuario de la irrupción de los capitalistas emergentes -surgidos
de la economía ilegal. Sin negar que han fortalecido la inversión en algunas
actividades son, a nuestro modo de ver, mucho más grandes sus efectos nocivos
sobre la población rural y la economía campesina. Se ha visto por ejemplo, que
tienden a sustituir actividades familiares por ganaderías extensivas despla-
zando mano de obra y agudizando procesos de pauperización y proletarización
rural. Introducen patrones culturales centrados en el culto a la violencia y a su
ejercicio como profesión remunerada complicando aún más los conflictos
armados rurales. Sin desconocer, insistimos, alguna contribución a la inversión
agropecuaria y a la generación de empleo, los capitales ligados a la economía
ilegal en forma directa (especialmente en el procesamiento y la comercializa-
ción) o indirecta (fundamentalmente por la protección institucional a la activi-
dad ilegal), no tienden a crear las bases de una cultura empresarial que forta-
lezca internamente los procesos de formación de empresas y la creación de
condiciones de competencia ventajosa en el contexto internacional.
Con la crudeza de la actividad económica extractiva se comprueba por lo
menos en el sector agropecuario que el dinero es sólo una ilusión si no se utiliza
en función del trabajo creativo. La fmca cafetera familiar de bosques multiestra-
tos construidos por varias generaciones cede el paso a las praderas cercadas por
alambradas millonarias; la casa-taller-beneficiadero, al rancho tejano; las fuen-
tes de agua comunales son desviadas hacia las piscinas de lujosas mansiones; los
trabajadores no se capacitan tanto en el manejo de los instrumentos de trabajo,
en el virtuosismo que exigen la innovación tecnológica, como en el manejo de las
armas y de los sistemas de intimidación colectiva.
Este ancestral conflicto por la tierra genera un proceso colonizador que al
tiempo que reproduce con mayor intensidad los factores de violencia en ausen-
cia de una presencia estatal constructiva, presiona sobre áreas de alta fragilidad
ecológica.
58
~-
-----.---
LA ECONOMIA CAMPESINA
y
LA SOCIEDAD RURAL EN EL MODELO NEOLIBERAL DE DESARROLLO
4. LA POLITICADE DESARROLLORURAL
El modelo de apertura económica que en su estructura interna -hay que
reconocerlo- es de una coherencia indiscutible, parece encontrarse con dema-
siados imprevistos cuando es aplicado a la realidad. Esto se explícita en el
constante cambio de las medidas económicas y a la aceleración de su aplicación;
así "... hasta agosto, las importaciones en lugar de haber aumentado habían
disminuido por las expectativas que creaba el gradualismo y por la disminución
de la tasa de crecimiento del PIB. Todo eso condujo a que se adelantara en tres
años la reducción arancelaria y se reconociera que el gradualismo había fraca-
sado...
"
(Machado, Absalón 1991 subrayados nuestros).
Los impactos de esta situación en términos del desempleo y la cada vez
menor capacidad de compra de los ingresos familiares, son tangibles. Si bien
estos hechos no pueden solamente adjudicársele a la aplicación del modelo de
por si accidentada8, la advertencia de sus promotores ha sido que tendremos
que pasar por un período relativamente largo de apretura para podemos
beneficiar de sus bondades. El problema es que hasta ahora estamos empe-
zando...
En lo que se refiere al sector agrario está implícita la concepción de un tipo
de productor que debe optar por la utilización de tecnologías altamente eficien-
tes en términos de producción y cuya fmalidad sea un cada vez mejor P9sicio-
namiento en el mercado. En gran medida esto significa continuar con paquetes
tecnológicos altamente dependientes de los insumos importados y cuya rentabi-
lidad queda fuertemente determinada por las fluctuaciones de sus precios y las
diferencias de producción y rendimientos a nivel mundial -sin contar con las
medidas proteccionistas que puedan existir en otros países productores-o Esto
refIriéndonos solamente a los productos de la agricultura comercial, la situación
es aún más crítica si nos centramos en el principal sector productor de alimen-
tos en el país: el campesinado 7.
6. Hacia fmales del primer afto de la apertura el director del Centro de Estudios para el DesarroUo Económico
de la Universidad de Los Andes, hacia el siguientes diagnóstico el panorama en el momento es radical-
mente diferente al que se observaba hace un afto. En la actualidad la economla se enfrenta a una revaluación
del tipo de cambio, al cierre drAstico del crédito
y
a la reticencia de los empresarioS a equipararse y a obtener
las ventllJas de la dillminución arancelaria. Los principales ingredientes para el éxito de una apertura brillan
por su ausencia. Dentro de este contexto, no serA posible proseguir con las medidas del desmonte comercial.
La bllJa adicional de aranceles colocarla a las empresas dentro de una situación de total desventllJa...". Sar-
miento P. Eduardo. Colombia: el ailo de la apertura. En Universidad de Los Andes, Facultad de Administra-
ción. Monograf1as NI' 25. Serie Programas de Presidentes de Empresas, Junio 1991.
7. No se debe olvidar que paises como los Estados Unidos
y
los de la Comunidad Económica Europea manejan
una porción bastante importante del mercado mundial de alimentos: A mediados de los 80 USA manejaba el
40.8% del trigo, 69.5% del malz, 82.3% de la soya, 19.4% del azúcar
y
el 5%de los IActeos comercializados a nivel
mundial; la CEE el 70% de l08lActeos,l9%delmalz, 18% del trigo
Y15.75% del azúcar. Este posicionamiento no
obedeció únicamente a un manejo tecnológico del problema de la producción; si bien es cierto que este fue un
elemento importante, la poUtica inicial de manejo de excedentes por un lado, y la posterior poUtica de
subsidios internos para mantener los precios, son elementos fundamentales en la explicación de este
dominio. La apertura en pafses como los nuestros pareciera ser un excelente mecanismo para la continua-
ción de estas tendencias.
19
---"-------_.---.--
_.~
..-
ELCY CORRALES ROA
-
JAIME FORERO ALVAREZ
La puesta en marcha del modelo de apertura sorprende al gobierno y a los
gestores del plan de desarrollo sin un concepto preciso sobre la producción
campesina, sus características y el papel que ella puede jugar en el proceso de
apertura. En realidad dentro del modelo no existe una política de desarrollo
rural. El resultado de ello es la consideración del campesinado como un sector
desarticulado, marginal, homogéneo y en vías de extinción que merece tan sólo
algunos apoyos puntuales de emergencia o ser considerada dentro de los secto-
res objeto de la política social. De esta manera la única alternativa que podría
vislumbrarse para el campesinado dentro del neoliberalismo sería bien la de
convertirse en un empresario moderno capaz de acceder a los mercados de
tierra, capital, tecnología en condiciones iguales que cualquiera de los demás8, o
desaparecer.
Las medidas neo liberales afectan particularmente las condiciones de
acceso a los recursos productivos por parte de los campesinos. El crédito se ha
venido encareciendo con el desmonte de subsidios fmancieros y si fmalmente se
impone la privatización de la Caja Agraria los productores perderán una larga
historia de acercamiento institucional a un banco que mal que bien ha venido
construyendo mecanismos de interrelación con ellos9. Quedarían asimilados a
los usuarios rutinarios de la banca privada en condiciones francamente desven-
tajosas.
Se habla -en el "plan libro" del actual gobierno- de subsidiarle al campe-
sino un 50%de la compra de tierras y un porcentaje similar en la instalación de
infraestructuras de regadío. Este acceso a tierras yagua por medio de la compra
parcial no sería efectivo sino en regiones muy particulares en las cuales ciertas
alternativas productivas lo hacen viable
l0. En general esta política es muy
dudosamente implementable tanto por el monto de los recursos fmalmente
destinables como por otros factores: falta de recursos del campesino para
costear el valor restante; falta de recursos para un desarrollo integral en las
nuevas tierras; generación de niveles de endeudamiento demasiado altos e
insostenibles.
En general la política de desarrollo rural contempla una disminución drás-
tica de la acción estatal y un mayor aislamiento de las entidades gubernamenta-
les de los campesinos, perdiendo los significativos avances de los programas de
desarrollo en sus interrelaciones con las comunidades rurales.
8. AsI, por ejemplo, la diferenciación cada vez menor en términos de interés creditleio, continuará desapare-
ciendo hasta que todos los productos deban pagar las mismas tasas de interés.
9. La Caja Agraria cubre un 30% del área anual sembrada por los campesinos. Si se piensa que un amplio sector
de los pequeAos productores perciben créditos cada dos, tres o más alIos,la población cubierta con crédito
sobrepasa ampliamente este 30%.
10. Se ha observado zonas en donde a un crédito de corto plazo para actividades agropecuariasse ha destinado a
la compra de tierras: zona panelera de la Hoya del Rlo Suárez, por ejemplo. (Ver Rudas).
80
LA ECONOMIA CAMPESINA
y
LA SOCIEDAD RURAL EN EL MODELO NEOUBERAL DE D~Ou.o
Se ha visto perder también la capacidad de convocatoria y coordinación
entre las entidades estatales en la medida en que cada entidad resuelve proyec-
tarse con un criterio empresarial de oferta individual de servicios: crédito a
productores, fmanciación de proyectos técnicamente diseñados, oferta indi-
recta de paquetes tecnológicos a "agentes institucionales gubernamentales y no
gubernamentales".
Insistimos, el fortalecimiento de la economía campesina y la sociedad rural
no se contempla en el nuevo plan; no hay política de desarrollo rural. Se trata de
ofrecer la oportunidad a los campesinos de acogerse a modelos mecánicos de
suministro de materias primas agropecuarias para la exportación mediante la
adopción de tecnologías que por sus altos grados de monetización y contamina-
ción agrotóxica resultan sumamente agresivas para el campesino enfrentado a
mercados de alta incertidumbre y ningún control. Pero la incorporación del
campesino a nuevos mercados se queda en el plano retórico porque, según lo
visto, no se crean las condiciones para el acceso a los factores productivos.
En lugar de fortalecer una articulación razonable a los sistemas agroali-
mentarios que pase por un equilibrio entre autoconsumo familiar y productivo y
vinculación a mercados locales, nacionales e internacionales con una noción de
eficiencia real de la empresa familiar rural dentro del límite de sus potencialida-
des y su particular forma de aprovechamiento de los recursos; en lugar de
fortalecer, decíamos, la producción familiar rural se plantea una vez más la
necesidad de romper su lógica productiva y reproductiva, induciéndola a llevar
a cabo a procesos irracionales desde el punto de vista de la rentabilidad econó-
mica en el modelo de la empresa familiar rural. Se vuelve otra vez veinte años
atrás en la comprensión del desarrollo rural y treinta más aún en su planifica-
ción.
El hecho es que bajo la lógica omnipresente del mercado las entidades
conciben ahora al campesino, a las comunidades, a los municipios y a las
regiones como demandantes bien informados y con capacidad de acceso a los
recursos. Se supone además que la oferta existe y que no basta sino hacer la
transacción. En la realidad el planteamiento pierde sentido cuando se sabe que
la tecnologia campesina está por construir y que los paquetes ofrecidos tienen
acumulados más problemas que posibilidades de resolver situaciones producti-
vas; que hay que vencer numerosos obstáculos de orden, económico, político,
militar, geográfico y de carencia de recursos integrales, para un adecuado
acceso a la tierra; que el otorgamiento del crédito al productor es un 'proceso
complejo en que median muchos factores que están por fuera de la convenciona-
lidad de las entidades fmancieras; que la construcción de las vías y en general de
la infraestructura fisica y social está altamente permeada por los mecanismos
de un inveterado clientelismo político altamente corrupto; que la planificación
municipal y regional es algo por lo que apenas hasta ahora comienza a interro-
garse el país.
81
----------------- ---
ELCY CORRALES ROA
-
JAIME FORERO ALVAREZ
En las condiciones descritas arriba, el modelo neoliberal prefiere la impor-
tanción directa de capitales y tecnologías a la dinamización de los procesos
internos de la economía nacional.
El desconocimiento del papel del campesinado en el desarrollo del país, y
aún de los logros analíticos de más de quince años de aplicación de programas
de desarrollo rural, han llevado además a la omisión de la importancia que este
sector juega en la conservación de la biodiversidad y también de los recursos
genéticos.
Este tema, que ocupa los primeros lugares de atención para la investigación
en biotecnología, a la que tanto ansiamos lograr tener acceso, empieza hasta
ahora a ser tratado en el país, desafortunadamente no con toda la urgencia y
seriedad que merece y podemos decirlo, sin temor a equivocarnos, no precisa-
mente por los impulsadores de la apertura.
Tradicionalmente cuando se hace referencia a la tecnología utilizada por el
campesinado, esta es calificada negativamente como arraigada en el pasado,
ineficiente en términos de productividad y carente de futuro por oposición a las
modernas tecnologías cuyos objetivos apuntan al aumento de la productividad.
Cuando hablamos de la diversidad y de los recursos genéticos tenemos necesa-
riamente que referirnos al tipo de tecnología que ha sido altamente promocio-
nada y adoptada en el país, incluyendo por supuesto a la producción campesina.
Las tendencias de las políticas agrarias de las últimas tres décadas en
Colombia han centrado su interés en la adaptación de los paquetes tecnológicos
de la Revolución Verde, cuya investigación ha sido desarrollada básicamente
para el mediano y gran empresario agrícola. Sus costos de implementación son
elevados y no están (siempre) al alcance del pequeño productor y tiene además
otra serie de implicaciones económicas como son la de generar una mayor
dependencia del mercado; requerir una cierta especialización de la mano de
obra utilizada; implicar la intensificación del uso de capital y requerimientos de
crédito lo que lleva a maximizar el uso de la tierra; impulsar el monocultivo lo
que incrementa el riesgo económico y reduce la posibilidad del autoconsumo
pues elimina la variedad productiva característica de la producción campesina.
Todo ello buscando como fmalidad una mayor producción y adoptando como
criterio único de evaluación la rentabilidad económica.
Un elemento que acompaña con frecuencia las tecnologías de Revolución
Verde es la mecanización agrícola, en la mayoría de los casos adaptada a suelos
con topogratIa poco pendiente y altamente exigente en términos de condiciones
de riego. Son en fm tecnologías intensivas en el uso de insumos y que, además,
como paquete tecnológico, requieren la aplicación de todos los elementos
incluidos y en la intensidad recomendada.
82
-----
LA ECONOMIA CAMPESINA
y
LA SOCIEDAD RURAL EN EL MODELO NEOUBERAL DE DESARROLLO
En otras palabras, existe un importante desconocimiento de la naturaleza
de los sistemas de producción campesina, que sólo hasta ahora están siendo
estudiados. Por lo tanto, la tecnología que se está transfIriendo no corresponde,
en general, a la realidad de este sector y se puede considerar que todavía es, en
gran medida, insufIciente e inadecuada.
5. UN BALANCE DE LAS REPERCUSIONES DELNEOLlBERALtSMO
YLA APERTURA EN EL SECTOR aURAL
5.1 Pérdida de identidad cultural y de biodiversidad
El uso intensivo de la tierra unido a la necesidad de utilización de una cantidad
mayor de insumos agrícolas (fertilizantes químicos y agrotóxicos) y a la tenden-
cia hacia la especialización de la producción favoreciendo el monocultivo; pro-
voca una serie de cambios culturales, representados por ejemplo en cambios en
los hábitos de consumo y la tendencia a reducir los periodos de barbecho y
descanso, que signifIcan una ruptura de los mecanismos de preservación de los
agroecosistemas. En otras palabras, las tecnologías que se continúan impul-
sando, con mayor agresividad en el modelo de apertura atentan claramente
contra la diversidad y conservación de los recursos gen éticos, que son la base de
las producciones futuras no sólo de los campesinos sino de cualquier cultivo. En
realidad en el origen de la generación de las semillas milagrosas de la revolución
verde y de la creación de variedades mejoradas, está la necesidad de tener una
base genética sufIcientemente rica y diversa que sirva de materia prima para el
enriquecimiento de los avances ya obtenidos y para los nuevos.
Así las cosas, la reiterada insistencia en la modernización del campesinado y
la constante negativa hacia una investigación que favorezca los elementos posi-
tivos de este tipo de producción, atenta no solamente contra este sector de la
sociedad sino contra las posibilidades alimentarías y productivas del planeta en
el futuro. Al mismo tiempo se está dejando perder una importante base de
conocimiento y de prácticas culturales que han demostrado ser efIcientes en
términos de la utilización sostenible de los recursos naturales.
Colombia se ubica en los primeros lugares del mundo en diversidad natural.
Complemento de ello es la coexistencia de múltiples grupos étnicos y culturales
con diferentes grados de articulación a la economía de mercado. A pesar de la
rápida incorporación del campesinado, las comunidades negras y los indígenas
a los procesos de modernización, existe todavía una importante diversidad
cultural que es necesario tomar en consideración cuando se piensa en las
posibilidades de un desarrollo sostenible.
La tendencia modernizante y homogenizadora de los modelos de desarrollo
impuestos hasta ahora, y especialmente del neoliberal, va en contravía con el
mantenimiento de nuestra identidad cultural que es diversa en su base y conte-
nido y puede aportar grandemente en términos de autonomía local. El conoci-
83
ELCY CORRALES ROA
-
JAIME FORERO ALVAREZ
miento producto de esta diversidad y ajustado a nuestras condiciones natura-
les, está desapareciendo rápidamente y con ello las posibilidades de un
desarrollo apoyado en nuestros propios recursos.
De otro lado, la entrega total a los mecanismos del mercado, cuya artillería
publicitaria es una fábrica de creación de necesidades, unido a la libre entrada
de los productos correspondientes afectará sin duda los patrones de consumo y
los componentes culturales que los acompaflan. Paralelamente, la orientación
de la producción hacia la demanda de los mercados internacionales determina
cambios en los productos, en las formas de producirlos y de las posibilidades de
apoyarnos en bienes de autoconsumo - especialmente en el caso de la produc-
ción campesina.
En el contexto de la apertura, el empefio de muchas organizaciones no
gubernamentales y otros sectores de la sociedad en el rescate de la cultura
propia y en la comprensión de las formas de vida locales, solamente tendrfa
posibilidad si los resultados se convierten en productos de exportación. Eviden-
temente, esta situación afecta las bases mismas de la nacionalidad colombiana.
5.2 Pérdida de seguridad ~entaria
La producción de alimentos para el mercado interno donde la economía campe-
sina ha jugado el papel protagónico pierde toda relevancia, con la opción del
mercado mundial como despensa del país. En el mercado alimentario mundial,
Colombia deberá abrirse paso con exportaciones de granadillas, uchuvas, moras
de castilla, fresas, aguacates, pepinillos, maracuyás, fresas, pitahayas, curubas,
uvas, pillas... además de continuar colocando café y banano. Entre tanto amplia-
ría sus compras de cereales, oleaginosas, leche en polvo y carnes. En otras
palabras, se trataría de colocar una amplia gama de productos de alta fragilidad
mercantil, absolutamente prescindibles y sujetos a todo tipo de manipulaciones
y restricciones mientras que entraría a comprar productos de alto valor estraté-
gico alimentario y geopolítico.
5.3 Impacto especifico en renglones productivos
Evidentemente con la política de importación de alimentos estratégicos, la
heterogeneidad de la economía campesina implica impactos diferentes. Direc-
tamente se están afectando los cultivadores de productos transables interna-
cionalmente: en primer lugar la tradicional producción campesina de ma.iz y
frijol que constituye alrededor de un 6%y 3%respectivamente del valor total de
la pequefia producción (ver datos en Cartier y Forero, 1990). En segundo
término las materias primas industriales contempladas en la.políticagubema-
mental de compensaciones por los efectos nocivos de la apertura y cuya aplica-
ción parece rezagarse angustiosamente de los efectos: ajonjolí, fique, tabaco y
cebada que aportan cerca del 3%.Son susceptibles de afectación en el mediano o
largo plazo, los pequefios productores de arroz y algodón que compiten en
condiciones desventajosas con los empresarios capitalis~o producen asocia-
84
- --- ~---
LA ECONOMIA CAMPESINA
y
LA SOCIBDAD RURAL EN EL MODELO NEOUBERAL DE DESARROlLO
dos con ellos; En el más corto plazo parecen producirse conSéCuenCias negativas
en los campesinos que cultivan sorgo y soya, quienes están insertos también en
medio de la agricultura capitalista. La enorme agroindustria panelera (azúcar
no centrifugada) que ocupa It.más de 200.000 familiasy genera un 11%de la
producción campesina podría ~ectarse también en el mediano o largo plazo por
la importación de azúcar. El secado de yuca una agroindustria reciente muy
exitosa y ligada al aprovisionamiento de materias primas para la fabricación de
alimentos para animales queda en una situación de alta fragilidad. Queda
dependiendo de los subsidios de las vacas europeas, queda una floreciente
producción lechera que en lasdosúltiIp.as déclt.d~ ha consolidado el autoabas-
tecimiento nacional conformando una eficiente y extensa red basada funda-
mentalmente en la intensificación productiva y el cambio técnico de los peque-
ños productores.
Aparentemente quedaría a salvo y hasta posiblemente estimulada por una
posible b¡ija, o estabilización, de los precios de los insumos agroquímicos, la
producción de tubérculos, hortalizas, frutas, plátanos que surten directamente
la canasta de los c,onsumidores urbanos y rurales y que constituye un 62%de la
producción campesina total. La producción cafetera campesina que representa
un 13%de esta producción -y un 37% del total de la producción del grano-
queda en una situación de menor fragilidad que su competencia capitalista en la
medida en que la menor relación entre costos monetarios e ingresos monetarios
protege mayormente a los primeros de las pérdidas en dinero suscitada por la
caída de precios del café; eso sí a costa de la subremuneración del trab¡ijo de la
familia y de los recursos de la fmca.
5.4 Deterioro de condiciones de vida
El panorama presentado hasta aquí arroja luces sobre las posibles consecuen-
cias para el futuro del campesinado como resultado de la actual política estatal.
Al quedar a:plazada la solución de problemas urgentes como el del acceso a la
tierra, a los recursos de la producción y a una tecnología apropiada, el mejora-
miento de las condiciones de vida de esta población, en la práctica, aparece más
lejano que en épocas anteriores, con todas las secuelas sociales y políticas que
esto implica.
.
La economía campesina continuará con su papel de abastecedora de ali-
mentos, esta vez con una reducción fundamental en los mínimos apoyos con que,
mal que bien, había contado.
El sector agrícola empresarial también ha manifestado su desconcierto
ante el modelo neoliberal; esta incertidumbre puede tener efectos de im¡>ortan-
cia para el campesinado pues la ausencia de inversión privada en el agro
afectaría las posibilidades de ingreso que significa el trab¡ijo fuera de la fmca en
explotaciones comerciales, una de las estrategias de supervivencia frecuente-
mente utilizadas por los pequeños productores.
86
ELCY,OOIlllALES ROA . JAJME'ti'ORBRO ALVARF:l
$.5 Empobrecimiento tecnoló¡ico por la pr88ión a la eepectan-aoión
producUva
- -
De acuerdo con el análisis delasposibilid$des del pafs pata posicionarse en los
mercados internacionales,se vislumbra una peligrosa esPecializaCión de la
producción en bienes no indispensables, al tiempo que se abandona el necesario
fortalecimiento del mercado interno. Mientras tanto dependemos cada vez más
de la importación de los productos básicos ante el desestfmulo a la producción
interna de ros mismos. Todo esto induce a cambios en los patrones de consumo
tanto de los productOres como dedemandarttes y muy posiblemente a una
reducción de la demanda por los bienes nacionales.'
.
..
"
. .
La especialización de la producción a su vez significa la pérdida de lÍna serie
de prácticas de cultivo y de manejo de recursos naturales en los diferentes
ecosistemas, que hasta ahora han garantizado el mantenimiento de especies
vegetales y annnales, que de otra manera hace mucho tiempo habrían desapare-
cido. Además la especialización, por naturaleza contraria a la lógica de produc-
ción campesina, contribuye al debilitamiento de aquellos renglones destinados
al autoconsumo que en muchos casos también pueden sermercadeados. En
estas circunstancias se presiona el abandono de la poliactMdad campésinay de
sus mecanismos de fortalecimiento, basados en las estrategias de combinación
de diversas alternativas productivas para el autoconsumo y el mercado.
.
La toma en consideración de los recursos naturales en el modelo parecería
ser apenas una mención, si pensamos en la propuesta tecnológica ínÍplícitayen
la urgencia con que se requiere una mayor vinculación con los mercados inter-
nacionales. Así por ejemplo, ante el argumento de la imposibilidad de competir
con productos que ya tienen una importante posición en el mercado, se ha
propuesto la exportación de los recursos naturales y de la diversidad, eso si con
tecnologías altamente eficientes, es decir capaces de extraerlos rápidamente y
en grandes volúmenes... con el agravante de que, por supuesto, estas tecnologías
también son importadas.
En la práctica, la investigación para las condiciones del trópico y la conser-
vación de los recursos naturales se ven también amenazados desde - que se
enfatiza más en la eficiencia económica, que en la sostenibilidad del desarrollo.
La política de ciencia y tecnología, acorde con la política-global, tampoco pre-
senta alternativas claras para la producción campesina, descargando todo el
peso de la responsabilidad en las organizaciones no gubernamentales.
La pérdida de la relativa autonomfa alimentaria y la exigencia de un tipo de
producción que obedezca a las posibilidades de competencia en los mercados
externos, implica un incremento importante en la dependencia tecnológica y
fmanciera, por lo tanto nos Uev.aa la pérdida de autonomía para decidir el tipo
de desarrollo que queremos. -
-------
LA FfONOMIA CAMPESINA
y
LA SOCIEDAD RURAL EN. EL MODELO NEOLlBERAL DE DFSARROLLO
Es necesario aclarar aquí que lo que defendemos no es el encierro y aisla-
miento del país ante la inevitableJnternacionalización de la economía de la que,
de hecho, hace tiempo hacemos parte. Creemos que es necesario el mejora-
miento de la caUdad de muchos de los productos que estamos produciendo
internamente, lograr incrementos de producción y reducir los costos, diversifi-
car y buscar ganar posiciones importantes en los mercados internacionales. Es
indiscutible también la necesidad de modernizar la producción nacional y de
hacer más evidentes los costos que esto representa. Pero esto no puede significar
la entrega de nuestra seguridad alimentaria, de nuestros recursos naturales y
sobre todo sobre nuestra autonomía politica y cultural. Nuestra historia está
llena de ejemplos de lo que ha significado para nosotros la dependencia y la
entrega de sectores importantes a 108capitales internacionales. No podemos
permitimos el lujo de omitir lo que la experiencia nos ha enseñado, a riesgo de
llegar al futuro con una fragilidad aún mayor.
8. ALTBRNATlVASIl
La búsqueda de alternativas para la producción campesina, y de su vinculación
favorable al modelo de apertura, deben partir del reconocimiento del papel que
el campesinado ha jugado en el desarrollo, varolándolo en todas sus dimensio-
nes. Esto significa tener en cuenta varios factores, algunos de ellos expuestos
atrás.
Los campesinos producen un alto porcentaje de los alimentos consumidos
por el país y Colombia, en el preámbulo de la apertura económica, mantiene
un sistema agroalimentario relativamente autosuficiente.
Existe una gran heterogeneidad campesina determinada por disimiles gra-
dos de integración al mercado; desigualdad en el acceso a los recursos;
localización geográfica; diversidad ecológica; diversidad cultural. A esta
notable diversidad corresponde también una heterogeneidad enorme en
materia de tecnología.
La poliactividad es una caracterfstica inherente a la producción campesina
que además de ser un mecanismo para enfrentar el riesgo frente al mer-
cado, busca combinar el mercadeo con el autoconsumo. Aunque la propor-
ción de las cosechas que se consumen en el hogar tienden a minimizarse con
la integración de los campesinos al mercado, aún hoy en dia representa una
importante estrategia alimentaría de la economia rural, a pesar de haberse
entrado en un proceso de incremento de la dependencia alimentaría tanto a
nivel de los hogares como de las regiones.
11. En este punto se retornan otros escritos de loa autores Corrales (1991), Forero (1991) y
Corrlle8
y Forero
(1992). Adem6a le tienen en cuenta los resultados de las discusiol\es del lemlnario sobre Economla
Campesina y Apertura, con varias Organizaciones no Gubernamentales.
87
i
ELCf CORRAL&.'! ROA - JAIME FORERO ALVAREZ
En muchos casos la llamada resistencia al cambio del campesinado -tan
subrayada en los procesos de transferencia de tecnología para este sector-,
además de haberle servido como estrategia de sobrevivencia, ha permitido
la preservación de la diversidad genética que hoyes prioridad en cualquier
programa de investigación agropecuaria que se plantee como meta el desa~
rrollo sostenible.
En estas circunstancias cabe preguntarse, entonces, sí lo conveniente
para el campesinado y para el país serla únicamente la búsqueda de alter-
nativas de producCión para la exportación. ¿Cuáles serían las consecuen-
cias de ello para los campesinos y para las prácticas que han permitido su
supervivencia? ¿Cómo apoyar su papel de abastecedor de sus propios ali-
mentos y los del resto del país sin que termine. subsidiando a los otros
sectores, en detrimento de su propio bienestar, como ha venido haciéndolo
históricamente? ¿Cuáles podrían ser los mecanismos para fortal~er el
campesinado y su papel en la conservaCión de la diversidad y de los recursos
gen éticos?
. . Ante la falta de reconocimiento por parte del estado de un sector que
aporta una parte importante de la producción para el mercado interno, es
necesario centrar los esfuerzos sobre el fortalecimiento de estos producto-
res en los siguientes términos:
a. Nos parece que es necesario y posible reconstruir el autoabastecimiento,
regional yveredal para garantizar un cierto grado de seguridad alimentaria
que compense los agudos problemas que en este sentido se viven hoy en día.
Asi mismo, se hace imperativo replantear las orientaciones de la política de
desarrollo tecnológico para la economía campesina.
b. La búsqueda de salidas favorables al campesinado debe incluir el rescate del
saber tradicional, componente esenCial para un desarrollo que pretenda
potencializar los valores humanos, naturales y permita la conservación de
las culturas indígenas y campesinas. El conocimiento tradicional encierra
una larga historiade selección y adaptación de especies vivas a las condicio-
nes locales. La exploración de las posibilidades de construcción de reservas
regionales y del diseño de manEÜolocal de los recursos naturales, apoyadas
en el conocimiento tradicional y en la participación de la comunidad, puede
convertirse en una eficiente herramienta para la conservación de los recur-
sos naturales en general y de los-genéticos en particular.
c. La recuperación de tecnologías locales, que han demostrado su validez en la
práctica, es una tarea urgente no sólo como reconocimiento al aporte
campesino al conocimiento de la naturaleza yde la producción, sino porque
estas son prácticas que tienden a desaparecer aceleradamente.
88
d. En lamismalmea de pensamiento, laidentUlcaCWn de 10$recursos genéticos
. preservados por el campesinado-y la Msqueda de mecanismos para su
conservación, son elémentosque deben ser considerados eh los proc~sos de
investigación y transferenctadetecnologfa puala producción agropécuaria
en general.
.
e. La investigación sobre gran parte de los recursos genéticos para laagrlcul-
tura y su mantenimiento en lanatur~eza debe contar inevitab~mente con
el conocimiento sobre ellos del campesinado, los indígenas y otras com uni-
dades étnicas rurales; en la recuperación de este saber y la conservación de
éstos recursos,la participación de losproduétores es uria condición indiscu-
.
tible.
.
f. De igual manera, se requiere insistir sobre las consecuencias negativas de
determinados sistemas de manejo de la naturaleza, a:l tiempo que se
.
demuestre la factibilidad del desarrollo sostenible. Así, es necesario trabajar
en el diseño de información para la capacitación de los sectores populares,
mejorar los contenidos y los sistemas pedagógicos, propugnando por la
incorporación de una educación ambiental que tome en consideración los
valores culturales propios. En este sentido el trabajo con la poblacióninfan-
til, debe dirigirse a proveerlos de herramientas para un futuro en el que
pueden faltar los recursos.
g. Frente a la insuficiencia de lainvestigaeión tecnológica oficial para la pro-
ducción campesina, es importante mirar hacia los resultádos obtenidos por
organizaciones no gubernamentales, cuyos aportes soh ya importantes en
términos de altetnativas tecnológicas campesinas.
.
h. La generación y difusión de tecnologías que conduzcan al mejoramiento de
las condiciones de vida de los productores' campeSinos ya la calidad de su
producción, deben ser desarrolladas con reales criterios científicos y tecno~
lógicos. Esto exige trabajar del1tro de una perspectiva diferen te a la de optar
Ílna pobre tecnología para los productores pobres.
En este sentido, la validación de las tecnologías propias de los campesinos y
su enriquecimiento con los .avances de la ciencia moderna,es un elemento
fundamental para el avalwecitmtífico aplicado a un desarrollo más equili-
brado .en relación cORlos recursos de la naturaleza.
.
i. Los procesos de descentralizacióll son otra área de a~ción importante. Esto
requiere no sólo una actitud de coneertaciórt con los organismos del eStado
a nivel local y regional sino, el trabajo coordinado entre las OOO's; Una tal
unión deesfue.rzos deberá apuntar al fortalecimiento de la participación
ciudadana ya prestar apoyo a los procesosorganizativos locales; AcCiones
de este tipo empiezan a concretarse en el diseño participativo dejos planes
ELCY CORRALES ROA - JABlE flORERO ALVAREZ
de desarrollo municipal, en donde' se tomen en consideración elementos
como el aprovechamiento de la infraestructura local, el uso de los recursos
naturales y la recuperación de elementos que contribuyan a la tealiZación
del desarrollo sostenible. En síntesis, se trata de que las ONG's aporten su
experiencia en la búsqueda de alternativas campesinas, sin que esto signifi-
que que ellas deban asumir las responsabilidades que corresponden al
estado.
j. La mano de obra familiar ha sido tradicionalmente considerada como un
recurso importante para la pf()ducción campesina. Muchas de las altt.'rnati-
vas, incluidas aquellas propuestas por organizaciones no gubernamentales,
se apoyan en la intensificación del uso de este recurso. Sin embargo, debe
reconocerse que las presiones económicas obligan frecuentemente a la
migración temporal o definitiva de los brazos jóvenes de la familia y aún de
los jefes de hogar. Aquellos que permanecen en la parcela son las personas
de edad que difícilmente podrían llevar a cabo las alternativas mencionadas.
k. La agricultura orgánica como alternativa para el campesinado continúa
siendo una posibilidad, no un hecho. Sin embargo, está unida a la utilización
de microbiales, podría configurar un perfil más extensivo de extracción de
nutrientes de la parcela. Se debe entonces buscar formas de restitución de
nutrientes y mecanismos más eficientes de extracción, en el largo plazo.
1. Impulsar alternativas de comercialización es evidentemente una necesidad
para resolver problemas de la inserción de los campesinos a los mercados.
Pero debe evaluarse cuidadosamente la experiencia, ya bastante amplia,
para no caer en la repetición mecánica de proyectos que no sean realmente
construidos por los campesinos. La experiencia aludida demuestra que en
comercialización como en diversos órdenes del desarrollo rural los proyec-
tos no se transfieren por medio de la planeación normativa sino que cons-
truyen paso a paso con los campesinos y demás actores de la socierad rural.
n. Es necesario hacer conocer a los campesinos los contenidos del plan de
apertura económica e iniciar con ellos la discusión sobre su incidencia y las
formas de prepararse para enfrentarla, sobre la base de estrategias adecua-
das a sus condiciones ecológicas y culturales.
No sobra advertir, retornando lo expuesto a lo largo de este artículo, que sin
remover los obstáculos básicos para el desarrollo rural, los puntos anteriores no
tienen posibilidades amplia.~de fortalecer la economía y la sociedad campesinas.
En otras palabras, el pais requiere un proyecto nacional que contemple acceso a
la tierra y al agua; construcción de tecnología, participación ciudadana y organi-
zación campesina; reversión dellatifundismo y la colonización; inversiones sus-
tanciales en infraestructura vial, social y productiva rural; amplio acceso y
profundas transformaciones del sistema educativo, solución a los conflictos
violentos y desmovilización de las organizacioneS armadas en el marco de estas
transformaciones.
70
LA ECONOMIA CAMPESINA
y
LA SOCIEDAD RURAL EN EL MODEW NEOLIBERAL DE DESARROLLO
BmLlOGRAFIA
CARTIER, WiIliam y FORERO ALVAREZ, Jaime. Planeaci6n Agropecuaria en Colombia, Cuadernos
de Agroindustria y Economía Rural

24. Primer Semestre de 1990. Unidad de Estudios
Rurales. Facultad de Ciencias Económicas
y
Administrativas. Universidad Javeriana. Bogotá.
CEGA Distribución de la Propiedad Territorial en Colombia 1960-1984. CEGA Bogotá, S.F.
CORRALES, Elcy. Programa de capacitación, investigación para extensionistas de la C~a Agraria.
Informe Metodológico y de resultados de investigación. Bogotá, 1991.
CORRALES, Elcy y FORERO A, Jaime. Anotaciones sobre la Transferencia de la Tecnología Campe-
sina en el Contexto de Apertura Económica. Bogotá, 1992.
FORERO ALVAREZ, Jaime. Evaluaci6n General del Programa DRI en Colombia. Unidad de Estudios
Rurales. Facultad de Ciencias Económicas
y
Administrativas. Universidad Javeriana. Bogotá,
1991.
MACHADO, Absalón 1991. Apertura Econ6micay Economia Campesina. Siglo XXI editores. Bogotá.
MACHADO, Absalón. Pensamiento del Economista Agrfcola en América Latina. En CEGA Revista
Coyuntura Agropecuario
N° 27 Tercer trimestre de 1990 ISSNOI21-3040.
Los Campesinos y el Estado, 1988. Revista Cuadernos de Agroindustria
y
Economía Rural N° .
Instituto de Estudios Rurales. Facultad de Ciencias Económicas
y Administrativas. Universi-
dad Javeriana, Bogotá.
SARMIENTO P. Eduardo. 1991. Colombia: el año de la apertura. En Universidad de Los Andes,
Facultad de Administración. Monograflas
N° 25. Serie Programas de Presidentes de Empresa.
Junio.
71

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful