You are on page 1of 11

Racionalismo y empirismo en la lingüística del siglo XVII Xavier Laborda Gil

Capítulo 15. Grammaire y Logique de Port-Royal

15

GRAMÁTICA UNIVERSAL Y PORT-ROYAL:

GRAMMAIRE Y LOGIQUE

A continuación tratamos, bajo el epígrafe de "gramática universal", del
pensamiento gramatical de la comunidad jansenista de Port-Royal. Esta parte de la
exposición no resulta extensiva, como lo ha sido la del Essay de Wilkins, sino más
reducida y concentrada. Es obvio que no merecería una discriminación semejante
si no fuera porque ya hemos trabajado con mayor generosidad de espacio en la
tesis de licenciatura La gramática de Port-Royal: fuentes, contenido e
interpretación (1978). El alcance de esta parte consiste en presentar los aspectos
más destacados y desarrollarlos sintéticamente, dejando al margen cuestiones de
detalle.

Las obras de Port-Royal que nos interesan son Grammaire générale et raisonnée y
La logique ou l'art de penser, además de cuatro Métodos para el aprendizaje del
griego, latín, italiano y español. Los autores, a veces en colaboración, son Arnauld,
Lancelot y Nicole. La significación de Port-Royal radica en su preocupación por
establecer una relación entre la gramática y la lógica, entre el lenguaje y el
pensamiento. Sustentando como plataforma la crisis de la comunidad humana del

284
Racionalismo y empirismo en la lingüística del siglo XVII Xavier Laborda Gil
Capítulo 15. Grammaire y Logique de Port-Royal

pensamiento, traza "los fundamentos del arte de hablar". Se trata de la búsqueda de
las reglas universales de la gramática, prometiendo los autores dar cabal
explicación de "lo que es común a todas las lenguas".

Wilkins también dedica parte del Essay a la misma tarea, con el nombre de
"gramática natural". ¿Por qué no está incluido en este apartado, y si en el del
lenguaje universal? En primer lugar, porque no se puede separar del Essay. En
segundo lugar, Wilkins no está interesado por la gramática como fin; ésta es un
código de reglas que posibilita la realización de un lenguaje artificial, y por tal
razón merece su consideración. En tercer lugar, la gramática contenida en el Essay
tiene escasísima repercusión. Por el contrario, la Grammaire puede ser
desarrollada en este apartado sin mutilación, porque precisamente no es ni más ni
menos que eso. La gramática en Port-Royal tiene interés por si misma. Y,
finalmente, la Grammaire hace fortuna en su época, llegando su influencia hasta
los comienzos del siglo XIX; otro dato, nada desdeñable, es la revalorización que
de ella se ha hecho últimamente.1

La gramática universal recibe también otras denominaciones: general, racional,
filosófica, natural. La consecución de una gramática de estas características es el
afán que caracteriza a la Lingüística del s. XVII. Y el trabajo más logrado en esta
dirección es el realizado por los Señores de Port-Royal, sin que este juicio suponga
una subestimación de otras gramáticas puesto que, si algo aparece con claridad, es
que los esfuerzos trascienden la individualidad de los autores, y las influencias
reconocibles son múltiples.

Una investigación retrospectiva podría conducirnos hasta las teorías aristotélicas.
Aristóteles, al afirmar en De interpretatione que las formas lingüísticas

1
Sobre la tradición inmediatamente posterior a Port-Royal, véase LABORDA, La
gramática de Port-Royal, cap. XXI, p. 193 y ss. Sobre la interpretación actual, ver ídem,
cap. XXIV y XXV.

285
Racionalismo y empirismo en la lingüística del siglo XVII Xavier Laborda Gil
Capítulo 15. Grammaire y Logique de Port-Royal

únicamente tienen significación mediante la convención, recogiendo así la
polémica del Cratilo de Platón, deja constancia de las diferentes lenguas utilizadas
por grupos de hablantes. A pesar de esta disparidad, postula un factor común a
todas las personas, que consiste en compartir idénticos pensamientos y percibir los
mismos objetos que representan en su mente. En torno al principio de comunidad
de los procesos mentales en la concepción, el juicio y el razonamiento, se
desarrollan las indagaciones gramaticales de los escolásticos medievales, de los
renacentistas Escaligero y Sanctius, de Campanella y Caramuel -ya en el s. XVII-,
de Port-Royal, y de los proyectistas ingleses Lodwick, Dalgarno y Wilkins. Éstos
no son todos los nombres, pero si los más notables y, de entre ellos, es
especialmente ilustre Port-Royal.

Interesados como estamos por la influencia de las ideas filosóficas en la lingüística
del s. XVII, concretamente en Wilkins y Port-Royal, en este último caso nuestra
tarea no puede decirse que resulta más fácil pero sí absolutamente imprescindible
para alcanzar una aceptable comprensión. La Grammaire se resiste a una lectura
por separado ya que forma cuerpo doctrinal con la Logique. La
complementariedad de ambas es expresamente afirmada por los autores,2
declaración superflua -aunque no inútil- dado lo evidente de su correspondencia.

La relación que se establece, en el plan teórico de Port-Royal, entre el lenguaje y

2
La frase se incluye en el "Avertissement" que cierra la segunda edición (1664) de la
Grammaire (p. 157): "Mais 1'on est bien-aise d'avertir que depuis la premiere impression
de ce livre, 11 s'en est fait un autre intitulé, La Logique, ou l'art de penser, qui estant fondé
sur les mesmes principes, peut extrémement servir pour l'éclaircir et prouver plusieurs
choses qui sont traitées dans celuy-cy."

Para las citas de la Grammaire utilizamos la edición de Scolar Press de 1968, facsímil de
la primera edición de 1660; están incluidas a modo de apéndice las modificaciones
operadas en la edición de 1664.

286
Racionalismo y empirismo en la lingüística del siglo XVII Xavier Laborda Gil
Capítulo 15. Grammaire y Logique de Port-Royal

el pensamiento, no puede ser más estrecha. Es un plan ambicioso. Podría haberse
realizado la acometida de los temas por separado; pero el estudio unilateral, por lo
menos aquí, no habría resultado fructífero; incluso más, según la concepción de
Arnauld, Lancelot y Nicole, no sería posible. Esto es motivo de congratulación
puesto que la epistemología y sus teorías trascienden la forma patente. No nos
encontramos frente a un producto de segundo orden. En los escritos gramaticales
de Port-Royal no se aplica una filosofía vulgarizada ni traicionada; ello
desembocaría en un resultado incongruente y anodino.

La capacidad teórica de Port-Royal se demuestra precisamente por el ensamblaje
de las teorías lógicas y lingüísticas, que se complementan para dar una explicación
suficiente del discurso. Los Señores de Port-Royal hablan de discurso interno y
discurso externo, y he aquí una distinción que podrá ser utilizada más adelante
como cuña para separar lo subyacente de lo aparente: el contenido mental no
siempre queda reflejado con ,la claridad y distinción necesarias en las expresiones
lingüísticas. Respecto a esta distinción surge otra pregunta de tipo filosófico:
¿debemos entender que el elemento interno corresponde al pensamiento y el
externo al lenguaje? Y si ello es así, ¿qué tipo de relación une a ambos? Es
impensable esperar de Port-Royal una concepción monística de los procesos
cognoscitivos. El lenguaje es la expresión de lo mental, sigue "ex post" al
pensamiento; y no se le atribuye un papel activo. Pero la inserción de los esquemas
1ógicos en el desarrollo de la gramática, y los puramente gramaticales en el de la
lógica, hace indeseable una simplificación de la postura. También es cierto, pero
ello no contradice lo anterior, que la Gramática queda sumida en el amplio ámbito
de la reflexión general sobre el "arte de pensar".3

3
El marcado logicismo inherente a esta perspectiva nos plantea un interrogante: ¿es
atacable la gramática universal-y por ende la de Port-Royal- porque en ella se proyecta
ineludiblemente el sistema lógico-filosófico de cada época? Con toda seguridad sí, si ello
se hace superficialmente, pues no sólo se desvirtúa el resultado sino también las ideas

287
Racionalismo y empirismo en la lingüística del siglo XVII Xavier Laborda Gil
Capítulo 15. Grammaire y Logique de Port-Royal

Entre las operaciones del espíritu y el lenguaje se tiende un puente. Concebir,
juzgar, razonar y ordenar tienen algo que ver con la palabra, la proposición, el
discurso y la organización del discurso, respectivamente; pero especialmente las
dos primeras partes de la Lógica, referidas a las ideas y a los juicios, pesan en lo
gramatical. El análisis de lo formal del lenguaje, la expresión, es iluminado por
criterios afines al sentido o contenido, es decir, criterios semántico-lógicos. A ello
puede atribuirse el origen de la teoría del signo, la organización de la proposición,
el descubrimiento de lo que no es aparente... Las reglas de la gramática universal
no sólo describen y explican el lenguaje sino también afectan a la relación entre
éste y el pensamiento: el proceso que conduce de la idea a la palabra, del juicio a
la proposición; la adecuación de los elementos lingüísticos a los correlativos
mentales; la de pendencia o la autonomía de lo lingüístico. Veamos estas
cuestiones y también otra más global cual es la delimitación de las influencias
filosóficas que recibe Port-Royal: las características y la adscripción de su
pensamiento lingüístico. Antes, tal vez, debemos unas informaciones generales.

La Grammaire générale et raisonnée se publica en París en 1660; sus autores, que
no constan en la edición, son Claude Lancelot y Antoine Arnauld. Lancelot (1615-
1695) es el gramático profesional y aporta un notable conocimiento teórico y
práctico de la materia.4 Para él la Grammaire es un lugar de llegada, al margen de
las ligeras modificaciones introducidas en posteriores ediciones. Su actividad
gramatical la desarrolla con modestia y acierto en cuatro gramáticas particulares

banalmente utilizadas. Pero no debe ser rechazado "ab initio" este tipo de gramática tan
sólo porque hoy día en algunos sectores se crea en la autonomía de la Lingüística. La
historia de esta disciplina enseña que no ha discurrido la Lingüística en el pasado de
manera independiente; deberán añadirse otras enseñanzas respecto al presente.
4
Sobre el papel desempeñado por cada autor, puede verse LABORDA, op. cit., cap. XII.
Para unas notas sobre la biografía intelectual y espiritual de Lancelot, ver ídem, cap. VII y
VIII.

288
Racionalismo y empirismo en la lingüística del siglo XVII Xavier Laborda Gil
Capítulo 15. Grammaire y Logique de Port-Royal

(como hecho novedoso, escritas en francés): Método latino (1644), Método griego
(1655), Método italiano (1660) y Método español (1660). Lee con inteligencia
autores de la tradición más inmediata y se ve influenciado beneficiosamente por
ellos: Ramus, Estienne, Scioppius, Sanctius, Vossius..., principalmente. Su
evolución es apreciable, máxime si conocemos la obra que culmina BU carrera.
Pero incluso antes de la Grammaire los cambios que introduce entre uno y otro
Método no son puramente accidentales.5 De todos ellos, el Método latino
(curiosamente dedicado al joven rey Luis XIV y utilizado en su educación) merece
para nuestro propósito un breve comentario. En él parece que se encuentran
definidos algunos de los elementos sobresalientes de la Grammaire, lo cual no
puede extrañar pues ya hemos declarado la creencia en un progresivo
enriquecimiento teórico de Lancelot. Entre 1644 y 1656 se suceden Cinco
ediciones del Método latino, siendo profundamente revisado. El pedagógico
opúsculo que era en su primer momento se convierte en una obra más amplia que
sigue provechosamente las enseñanzas de Sánchez de las Brozas. La nueva
orientación dada a la sintaxis dota a ésta de una penetración inestimable para el
análisis.

La mayor profundidad del análisis de Lancelot consiste en el acercamiento a las
reglas generales del discurso, a los primeros principios propugnados por el
Brocense. Concretamente toma de éste el tratamiento de la elipsis, una de las

5
Para obtener prueba de ello puede hacerse, por ejemplo, un cotejo de los respectivos
esquemas de las partes de la oración:
M. latino: -1 Nombre, 2 Pronombre, 3 Verbo, 4 Participio, 5 adverbio, 6
Preposición, 7 Conjunción.
M. griego: 1. 1 Nombre, 2 Pronombre, 3 Artículo, 4 Participio. 11. 5 Verbo. 111.
6 Adverbio, 7 Preposición, 8 Conjunción.
M. italiano y español: 1 Articulo, 2 Nombre, 3 Pronombre, 4 Verbo (Participio), 5
Adverbio, 6 Conjunción, 7 Preposición.

289
Racionalismo y empirismo en la lingüística del siglo XVII Xavier Laborda Gil
Capítulo 15. Grammaire y Logique de Port-Royal

figuras de construcción, y evidencia la diferencia que separa la expresión
Lingüística elíptica del contenido significativo que encierra. Ello pone al
descubierto la distinción entre estructura superficial y estructura profunda.6

Lancelot incorpora las teorías del Brocense y de sus discípulos, superando el
peligro de las incompatibilidades. Pero además hace actuales estas teorías porque
les proporciona dinamismo renovador; los frutos más celebrados loe consigue,
junto a Arnauld, en la Grammaire.

El nombre de Antoine Arnauld7 pertenece a la élite de la intelectualidad del siglo
que le toca vivir. Arnauld (1612-1694) es un brillante teólogo y fi1ósofo. Su
só1ida formación universitaria y su elocuencia le convierten en portavoz
privilegiado del rigorismo jansenista de la comunidad de Port-Royal, secundando
los esfuerzos de Pascal. En filosofía sostiene controversias con Malebranche,
Leibniz y -la más famosa- Descartes. Las cuartas objeciones a las Meditaciones
metafísicas salen de la pluma de Arnauld. Su perspicacia dialéctica consigue
proponer -escribe Descartes- en las contestaciones- "mis razones de tal modo que
ha parecido temer que los hombres no las hallasen lo bastante fuertes y
consistentes"; aun así, aprueba casi por entero las teorías cartesianas. Ello no
significa que Arnauld sea un epígono de Descartes, pero sí está claro que existen
ciertas afinidades, como la del agustinismo. La curiosidad intelectual de Arnauld

6
En este punto, según Padley, la ejemplificación de las dos estructuras es desarrollada con
bastante menos claridad en la Gramática que en el Método latino; expone con interés la
afirmación en Grammatical Theory, op. cit., p. 212 y ss. J. C. Chevalier sitúa en el M.
latino el origen de la teoría sin táctica en Francia (Histoire de la Syntaxe..., Geneve, 1968,
p. 492 y s).
7
Cfr. LABORDA, cap. VI. Sus escritos se publicaron reunidos bajo el título Oeuvres de
messire Antoine Arnauld, docteur de la MAISON et société de Sorbonne (45 tomos, París,
Haute-fage,1775-1783).

290
Racionalismo y empirismo en la lingüística del siglo XVII Xavier Laborda Gil
Capítulo 15. Grammaire y Logique de Port-Royal

le permite aportar a la Grammaire ideas superado ras de los estrechos horizontes
lingüísticos de la época. La unión de un sabio conocimiento de la tradición
gramatical, por parte de Lancelot, con unos agudos sistemas filosóficos -que no
por profundamente racionalistas pueden ser equiparados con el cartesianismo-, por
el lado de Arnauld, da lugar al cuerpo 1ógico-gramatical de Port-Royal. De él se
ha dicho, no sin razón, que el análisis lingüístico que realiza está dirigido
exclusivamente al ámbito mental, a la realidad interior. Efectivamente, ya está
dicho, es un planteo mentalista: el interés de los autores recae sobre las relaciones
entre los vocablos y los conceptos, con preferencia a las formas puramente
lingüísticas. Su fuerte carácter especulativo hace que se le conozca como
gramática de conceptos, no de palabras.

Ya hemos dicho que la Grammaire es publicada por primera vez en 1660, y en su
portada se lee estos títulos explicativos: "Que contiene los fundamentos del arte de
hablar; explicados de manera clara y natural; las razones de lo que es común a
todos los idiomas y de las principales diferencias que se encuentran en ellos; y
varias observaciones nuevas acerca del idioma francés". La Logique aparece dos
años después, a pesar de ser la portadora de la esencia de la Grammaire; el caso es
que sale de la imprenta en 1662: La logique ou l'art de penser, "que contiene,
además de las reglas comunes, diversas observaciones nuevas propias para formar
el juicio".8 Sus autores, escondidos tras un cómodo anonimato, son Arnauld y
Pierre Nicole. Esta obra no carece de las virtudes de la anterior, a saber, un estilo
claro, sencillo y directo, que no es poco si tal forma expositiva presenta un
contenido desacostumbrado. El atractivo estilo no está especialmente inspirado en
Descartes, sino en San Agustín y Pascal. El sugerente contenido compagina la
tradición del aristotelismo con la epistemología agustiniana y la metodología

8
Las citas que tomamos pertenecen a la quinta edición, la de 1683, la más completa de
todas; publicada por Flammarion en 1970.

291
Racionalismo y empirismo en la lingüística del siglo XVII Xavier Laborda Gil
Capítulo 15. Grammaire y Logique de Port-Royal

cartesiana.

Páginas atrás hemos calificado de ambiciosa, amplia, la obra intelectual de Port-
Royal, una de cuyas características consiste en desdibujar la malla de seguridad
que es la separación de las ciencias en compartimentos estancos. De alguna
manera se puede criticar esta actitud. No obstante ello, su expreso
desconocimiento de los limites exactos entre la lógica y la gramática resulta
alentador. ¿Cómo y cuándo conciben los autores el plan de la Grammaire y la
Logique? ¿Y cuáles son sus intenciones? Ellos dan explicación de estos extremos:

"El nacimiento de esta obrita se debe enteramente al azar, y más bien a una
especie de diversión que a un propósito serio... y no se pensaba emplear
más de un día; y cuando se quiso acometer la tarea, acudieron al espíritu
tantas reflexiones novedosas que fue necesario escribirlas para liberarse de
ellas; así, en lugar de un día se empleó cuatro o cinco, durante los cuales se
formó el cuerpo de esta Logique" 9

La composición de la Logique es presentada como una actividad casual y ociosa.
Esta atmósfera de divertimento también está presente en el origen de la
Grammaire, dado a conocer por un autor en el "Prefacio":

"El compromiso en que me vi, más por azar que por elección, de trabajar
en las gramáticas de distintas lenguas, me ha llevado frecuentemente a
inquirir las razones de varias cosas que son comunes a todas las lenguas o
particulares de algunas de ellas."

En estas pocas líneas encontramos repetida" la palabra "azar". El autor, aunque
figura como un anónimo, es Lancelot. Y sus dudas apuntan con toda claridad a una
gramática universal. Las plantea a un amigo ajeno a la disciplina -Arnauld-, que se
siente interesado por esas dudas. De forma desenfadadamente coloquial surgen

9
Logique, "Avis".

292
Racionalismo y empirismo en la lingüística del siglo XVII Xavier Laborda Gil
Capítulo 15. Grammaire y Logique de Port-Royal

unas reflexiones tan consistentes "que se me hizo cargo de conciencia el dejarlas
perder -escribe Lancelot-, ya que no había visto nada semejante en los antiguos
gramáticos, ni en los nuevos, que fuese más curioso o más exacto, sobre esta
materia". Lancelot atribuye todas estas brillantes consideraciones a su interlocutor
-no haciéndose justicia a sí mismo, todo hay que decirlo-, y confirma el carácter
oral de la concepción de la Grammaire relatando que consigue de su anónimo
amigo el dictado de sus reflexiones, eso sí, "a ratos perdidos".

Si creemos en sus palabras, la desenvuelta reunión y ordenación de nuevas ideas
sobre lógica y gramática no tiene otra intención que desembocar en unos manuales
pedagógicos, pensados para iniciar a los escolares. ¿Revelan el espíritu que les
anima? No, pues sin duda hay mucho más. Entonces, ¿a qué obedece la imagen
que de sí mismos presentan?: "¿Coquetería de profesores que se eclipsan en el
anonimato, piadosa abnegación de pensadores cristianos que desprecian las
ciencias 'especulativas', o desdén cartesiano por la lógica?", inquiere Louis
Marin.10 En nada afecta a nuestro estudio el que la actitud de los Señores de Port-
Royal sea el reflejo más puro de "la representación que una sociedad y una cultura
se han dado a si mismas en la época clásica" (1), pero no es superficial hacer notar
el espejismo, así como la beligerancia religiosa -desde la particular postura
teo1ógica de Port-Royal- subyacente en el desarrollo de la Logique. Pero
entiéndase, esta beligerancia no desvirtúa la obra ni le resta papel en su proyección
intelectual, porque en realidad pasa por el "más curioso" análisis conocido del
pensamiento y del lenguaje.11 Y la sagacidad analítica si nos afecta. Por otra parte,
la coincidencia del lenguaje y la religión no es exclusiva de Port-Royal; antes al
contrario, es también un lugar común de los lenguajes universales: una de las

10
Introduce la Logique, en la edición de Flammarion, 1970, cit., p. 8.
11
La profundización en este aspecto proporciona argumentos para sustentar la opinión de
que Port-Royal supone un esfuerzo por reconciliar la religión con la ciencia.

293
Racionalismo y empirismo en la lingüística del siglo XVII Xavier Laborda Gil
Capítulo 15. Grammaire y Logique de Port-Royal

finalidades del proyecto de Wilkins atiende a la solución de los "errores salvajes"
en religión.

Respecto a los elementos básicos del pensamiento lingüístico, hemos de resaltar: la
teoría del signo, que configura el esquema de la gramática; las partes de la oración,
cuyo análisis está estrechamente relacionado con la teoría de las ideas, con
indudable influencia cartesiana; y la. proposición, proyección de la 1ógica del
juicio, que da al verbo un tratamiento muy sugestivo. Obsérvese el característico
paralelismo entre la 1ógica y la gramática, que progresan en un mismo orden:
correlación entre el concepto y la palabra, y entre el juicio y la oración; llegando a
este punto, la gramática se descuelga, mientras que la lógica alcanza al
razonamiento y -en Port-Royal- a la metodología.

A continuación, procedemos por partes: la teoría del signo, las partes de la oración,
la proposición y el verbo, la gramática general y las gramáticas particulares.

294