1

Documento 4:
EL SNDPINA, LOS GADS Y EL PROCESO DE CONSTRUCCIÓN DE LA NUEVA
INSTITUCIONALIDAD GARANTISTA DE DERECHOS PREVISTA EN LA CONSTITUCIÓN DE LA
REPÚBLICA: PLANIFICACIÓN Y PARTICIPACIÓN PARA LA TRANSICIÓN



1. EL ROL CENTRAL Y VERTEBRADOR DE LOS GADS EN LA PROTECCIÓN INTEGRAL DE
NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES.

La importancia de la autonomía de los municipios en la conformación del modelo de gestión.
El artículo 2, literales a) y c) del Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y
Descentralización – COOTAD, afianza el concepto de autonomía política, administrativa y
financiera de los GAD, y lo vincula al “fortalecimiento del rol del Estado mediante la
consolidación de cada uno de sus niveles de gobierno, en la administración de sus
circunscripciones territoriales, con el fin de impulsar el desarrollo nacional y garantizar el
pleno ejercicio de los derechos sin discriminación alguna, así como la prestación adecuada de
los servicios públicos”.

La preservación de la autonomía de los municipios, en el camino de constituir el mejor
modelo de gestión posible, realizando una administración descentralizada conforme a
derecho, será definitoria en el debate que necesariamente debe realizarse alrededor de las
propuestas de institucionalidad que se están haciendo alrededor de la creación de los
consejos nacionales para la igualdad.

La Constitución y la Ley ofrecen varias alternativas para resolver los temas de competencias y
coordinación entre niveles territoriales de gobierno. Los principios de subsidiaridad,
coordinación/corresponsabilidad, complementariedad, participación ciudadana y equidad
interterritorial que están en el artículo 3 del COOTAD, contienen disposiciones sobre trabajo
articulado y complementario, gestión concurrente de competencias, responsabilidad
compartida con el ejercicio y disfrute de los derechos de la ciudadanía y el privilegiar la
gestión de políticas públicas por parte de los niveles de gobierno más cercanos a la población.

Por su parte, el artículo 16 del Código Orgánico de Planificación y Finanzas Públicas, dispone
que en los procesos de formulación y ejecución de las políticas públicas, se establezcan
mecanismos de coordinación que garanticen la coherencia y complementariedad entre las
intervenciones de los distintos niveles de gobierno. Y añade que “para este efecto, los
instrumentos de planificación de los gobiernos autónomos descentralizados propiciarán la
incorporación de las intervenciones que requieran la participación del nivel desconcentrado de
la función ejecutiva; asimismo las entidades desconcentradas de la función ejecutiva,
incorporarán en sus instrumentos de planificación las intervenciones que se ejecuten de
manera concertada con los gobiernos autónomos descentralizados”.




2

2. ARMONIZACIÓN DEL SNDPINA CON LA NUEVA NORMATIVA Y EL NUEVO MODELO DE
GESTIÓN DE POLÍTICAS PÚBLICAS DE PROTECCIÓN DE DERECHOS

2.1 La concepción de ‘proceso’ en la construcción de sistemas de protección integral de
derechos en los territorios (ajuste gradual y continuo a especificidades locales y a
principios de aplicación general).

La construcción de un sistema de protección integral de derechos se hace a lo largo de un
‘continuum’ o proceso, durante el cual se van añadiendo adaptaciones o experiencias
vinculadas con realidades específicas que se encuentran en los territorios o, también
elementos comunes interterritoriales; estos últimos suelen estar predeterminados en las
normas, aunque en su realización se producen diferencias. A partir de la constatación de esas
diferencias o desarrollos desiguales, se hace ajustes buscando homogeneizar el
funcionamiento de los órganos o componentes del sistema, hacia niveles que se consideran
óptimos o aceptables y que armonicen con el propósito para el que fue creado.
Eso sucede con el proceso de construcción del SNDPINA. Es un proceso que avanza en los
territorios, con tropiezos y errores, pero con más éxitos que experiencias fallidas
1
. No hay
ninguna razón, ni política, ni moral, ni funcional para parar este proceso. Más bien hay
abundancia de razones para asumir en forma colectiva una ética que orienta y conduce
esfuerzos hacia el ejercicio efectivo de derechos, para lo cual el SNDPINA es, por lo pronto, la
herramienta más calificada de institucionalidad progresista creada en el país.
2.2 Planificación de la fase de transición

A partir del mandato constitucional que establece el régimen del buen vivir y un sistema de
inclusión y equidad social, orientados a asegurar el ejercicio, garantía y exigibilidad de los
derechos reconocidos en la Constitución, articulándose al sistema nacional descentralizado de
planificación participativa, aparece la necesidad de diseñar una transición del SNDPINA hacia
su armonización con la nueva normativa y el nuevo modelo de gestión que se derive de ésta.

Para ello es necesario partir de un examen de los avances de dicho modelo de gestión, en lo
que se refiere al modelo desconcentrado (a cargo del Sistema de Distritación y Protección
Social del MIES-INFA/SENPLADES y la gestión desconcentrada de los ministerios de lo social) y
al modelo descentralizado (cuyo impulso, otorgado por la ley, lo han llevado a cabo el Consejo
Nacional de la Niñez y Adolescencia y los Concejos Cantonales de la Niñez y Adolescencia), a
fin de identificar complementariedades e incompatibilidades, si las hubiese.

Es importante esto por cuanto en el artículo 598 del COOTAD se establece que cada GAD
metropolitano y municipal organizará y financiará un Concejo Cantonal para la Protección de
los Derechos consagrados por la Constitución y los instrumentos internacionales de derechos
humanos, y dispone articular sus políticas a las políticas públicas de los Consejos Nacionales

1
Sobre esos avances, en un documento del CNNA se hace un sucinto recuento de la institucionalidad lograda hasta el
momento: 217 Consejos Cantonales de Niñez y Adolescencia, 154 Juntas Cantonales de Protección de Derechos, 634
Defensorías Comunitarias, 108 Consejos Consultivos de Niñas, Niños y Adolescentes. A esto hay que añadir las
expresiones cualitativas de estos progresos, que tienen que ver con los conocimientos y prácticas de ejercicio de
derechos, con las capacidades ciudadanas logradas, con las voluntades políticas que priorizan la acción por los niños, etc.

3

para la Igualdad, y coordinar con las entidades y redes interinstitucionales especializadas en
protección de derechos, añadiendo luego la manera cómo se constituirán dichos concejos
cantonales, con participaciones paritarias, incluyendo, entre otros, los delegados de
organismos desconcentrados y descentralizados.

Sobre estos aspectos indudablemente se habrán de realizar análisis conjuntos, debates,
encuentros y propuestas más puntuales sobre los modelos de gestión, bajo la luz de las
políticas de gestión territorial que se acuerden para la protección integral de derechos de
NNA.

Hasta tanto, los actores del SNDPINA, hacia adentro, deberán configurar la fase de transición
de éste, considerando aspectos como:

o Definición de roles exclusivos y compartidos de los GAD’s y del Gbno. Central sobre definición
y ejecución de políticas para los sistemas locales de protección y garantía.
o Quién hace qué en:
- Planificación Territorial
- Financiamiento de servicios, infraestructura, equipamiento y operación.
- Ejecución de los servicios
- Manejo de instancias de protección, defensa y exigibilidad de derechos, en lo colectivo e
individual.
- Sistemas de información.
- Seguimiento y monitoreo
- Capacitación y A.T.
- Control
- Evaluación de gestión y de impacto
- Coordinación
o Transición desde CNNA y CCNA’s hacia los Consejos para la Igualdad y Consejos Cantonales de
Protección de Derechos, en función de la aplicación de la sexta disposición transitoria de la CR
y del artículo 598 del COOTAD, respectivamente.
o Creación de Comisiones Especiales Provinciales, según art. 327 del COOTAD.
o Confirmación del modelo de Ordenanza Provincial como herramienta eficaz de coordinación
del nivel intermedio con los otros niveles territoriales.
o Definición de competencias exclusivas y concurrentes de los GAD’s para el manejo de los
diversos componentes de los sistemas cantonales de protección (a consideración del Consejo
Nacional de Competencias, en observancia del art. 148 del COOTAD)
o Introducción de los programas de protección de derechos de NNA en los planes provinciales de
desarrollo
o Financiamiento de dichos programas, entre otras fuentes, con lo dispuesto en el art. 249 del
COOTAD.
o Puesta en funcionamiento de redes de servicios de protección especial cantonales e
intercantonales.

Este ejercicio permitirá a su vez dimensionar el grado de incidencia real de protección integral
especializada que ha alcanzado el SNDPINA.

Un paso hacia el establecimiento de consejos especializados, será concebir a los Consejos
Cantonales de Protección de Derechos como componentes de un Sistema Cantonal de
Protección de Derechos, que incluya subsistemas para los grupos de atención prioritaria cuyos
representantes se involucren en el ciclo de políticas públicas (no hacerlo a priori, sino en
4

función de un proceso donde se vaya gestando co-responsabilidad entre el Estado y la
Sociedad Civil, incluyendo los mecanismos de participación ciudadana, especialmente de los
titulares de derechos). Ello daría lugar a la creación de comisiones especializadas, cuerpos
colegiados de atención prioritaria o cualquier nombre que se los quiera dar, a los colectivos de
políticas públicas que representen a cada grupo de atención prioritaria, que actuarán en el
nivel de formulación de políticas locales, en coordinación con las redes de servicios, las
comisiones del concejo municipal, las representaciones de la AME y los organismos
especializados de defensa, protección y exigibilidad de derechos.

2.3 La configuración de la rectoría del sistema: roles de planificación, coordinación,
articulación, seguimiento y evaluación.

Según el COOTAD (artículo 116), la rectoría es la capacidad para emitir políticas públicas que
orientan las acciones para el logro de los objetivos y metas del desarrollo; así como para
definir sistemas, áreas y proyectos estratégicos de interés público, en función de su
importancia económica, social, política o ambiental. Será nacional y corresponderá al gobierno
central en el ámbito de sus competencias exclusivas, sectores privativos y estratégicos. Los
gobiernos autónomos descentralizados también ejercerán esta facultad en el ámbito de sus
competencias exclusivas y en sus respectivos territorios, bajo el principio de unidad nacional.

Ahora bien, la gestión de políticas hace necesario desarrollar capacidades (subsistemas de
gestión) para planificación, coordinación, articulación, seguimiento y evaluación, lo cual
deberá tenerse en cuenta cuando se analice la transición hacia los concejos cantonales para la
protección de derechos, que tendrán atribuciones de formulación, transversalización,
observancia, seguimiento y evaluación de políticas públicas municipales de protección de
derechos, articuladas a las políticas públicas de los Consejos Nacionales para la Igualdad (art.
598 del COOTAD).

Hace falta y es necesario un impulso hacia la planificación estratégica conjunta que permita
articular los procesos locales, no solamente desde las necesidades inmediatas y desde la
atención a casos específicos (comprendiendo que esta arista también debe ser tomada en
cuenta), sino, también, desde el alcance estructural de una propuesta sistémica que conlleve
la conformación de acuerdos a mediano y largo plazo, entre los diversos sectores y niveles que
intervienen en el sistema. Este es el reto que enfrenta la construcción del sistema de
protección desde el ámbito local.

2.4 Los diagnósticos y los sistemas de información: elementos clave de articulación y de
incorporación al sistema nacional de planificación.

En observancia a lo dispuesto en la Constitución de la República y en el Código Orgánico de
Planificación y Finanzas Públicas
2
, las instancias locales del SNDPINA, en especial los Concejos
Cantonales de la Niñez y Adolescencia (CCNA), han coordinado con los Consejos de
Planificación de sus respectivos GAD’s, para incluir proyectos prioritarios de servicios y de
institucionalidad para la niñez y adolescencia en los POA’s de sus municipios, para los
ejercicios 2011 y 2012. Sus prioridades locales han sido establecidas a partir de diagnósticos y

2
Artículos 280 y 293 de la CR, 5, 12, 14, 15, 16, 18, 28, 61 y Cuarta Disposición Transitoria del Código Orgánico de
Planificación y Finanzas Públicas, y 295 al 301 del COOTAD.
5

agendas locales de la niñez y adolescencia, para cuya elaboración contaron con apoyos
provenientes de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia y de
los Consejos Provinciales, actuando estos últimos según disposiciones de ordenanzas
provinciales emitidas para apoyar procesos de garantía de derechos y desarrollo integral de
niños, niñas y adolescentes, que llevan adelante los municipios.

Con esto se espera incluir los proyectos prioritarios a favor de NNA en el banco de proyectos
de la planificación nacional y, en su momento, recibir asignaciones presupuestarias de
inversión, para su ejecución. A su vez, los diagnósticos y agendas, con sus actualizaciones
periódicas pasarán a formar parte de un sistema de información territorial sobre infancia y
adolescencia, como elemento importante de apoyo a la gestión descentralizada. En esta línea
de trabajo el Observatorio de los Derechos de la Niñez y Adolescencia (ODNA) ha prestado un
importante apoyo con la provisión de cifras estadísticas nacionales y territoriales que retratan
las condiciones de vida de los niños y niñas menores de 18 años.

2.5 La importancia de las Garantías Constitucionales y su aplicación plena:

Herramientas constitucionales a ser usadas a favor de los niños y sus derechos:

Políticas públicas, servicios públicos y participación ciudadana (Art. 85)
«En la formulación, ejecución, evaluación y control de las políticas públicas y servicios públicos
se garantizará la participación de las personas, comunidades, pueblos y nacionalidades

Principios de la participación (Art.95)
«La participación de la ciudadanía en todos los asuntos de interés público es un derecho, que
se ejercerá a través de los mecanismos de la democracia representativa, directa y comunitaria»

Participación en los diferentes niveles de gobierno (Art. 100)
«En todos los niveles de gobierno se conformarán instancias de participación integradas por
autoridades electas, representantes del régimen dependiente y representantes de la sociedad
del ´ámbito territorial…»

Garantías jurisdiccionales (Art. 86)
• La Acción de incumplimiento (Art. 93)
• La Acción de Información (Art. 91)
• La Acción de Protección (Art. 88)

2.6 La facilitación de acceso de los sujetos de derechos al sistema: desjudicialización,
subsidiaridad, información, comunicación social.

La existencia de órganos locales de protección, defensa, vigilancia y restitución de derechos,
facilita notablemente el acceso de los sujetos de derechos a toda acción preventiva o de
restitución. El uso de medios de comunicación e información y el apoyo ciudadano a la labor de
la Juntas, las Defensorías Comunitarias y los Consejos Consultivos de Niñez y Adolescencia,
incrementa la conciencia ciudadana acerca del ejercicio de derechos y afianza la efectividad de
los órganos del sistema.

6

2.7 La nueva legislación y el reconocimiento de la participación ciudadana en la gestión
de los GAD:

Consecuentes con estas definiciones esenciales, la Ley Orgánica de Participación Ciudadana y
el COOTAD, establecen:

• El reconocimiento de todas las formas de organización de la sociedad, como expresión de
la soberanía popular.
• Que las organizaciones se podrán articular en diferentes niveles para fortalecer el poder
ciudadano y sus formas de expresión.
• Que el Estado garantizará el derecho a la libre asociación.
• Que los GAD reconocerán todas las formas de participación ciudadana, de carácter
individual y colectivo, incluyendo aquellas que se generen en las unidades territoriales de
base, barrios, comunidades, comunas, recintos y aquellas organizaciones propias de los
pueblos y nacionalidades.
• Que el Estado, en todas sus funciones y niveles de gobierno, implementará procesos de
formación de los servidores públicos para la promoción de los derechos y la participación
ciudadana.


3. COMPROMISOS NECESARIOS PARA LA VIGENCIA DE UNA INSTITUCIONALIDAD
ESPECIALIZADA A FAVOR DE LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA EN EL ECUADOR


Todos los actores e instancias del SNDPINA, provenientes del Estado, la Sociedad Civil, las
Comunidades y los Sujetos de Derechos (NNA), reconociéndose como integrantes del
mismo y, por lo tanto, identificando sus respectivos roles, así como su articulación con los
demás integrantes del sistema.

Reconocimiento y compromiso de sostener el carácter especializado y el funcionamiento
descentralizado del SNDPINA, como condiciones indispensables para su existencia como
tal y para su funcionamiento con enfoque de derechos. Estas características no son
negociables en ningún sentido, más bien son su ventaja comparativa para aportar a la
nueva institucionalidad garantista de derechos contemplada en la Constitución y para ser
parte de ella.

Reconocimiento y compromiso de sostener la participación de niños, niñas y adolescentes,
y de la ciudadanía en el funcionamiento de los tres niveles del sistema, afianzando y
consolidando las diversas formas de consulta y representación que puedan darse en el
proceso de fortalecimiento del mismo.

Reconocimiento y compromiso de dar todos los pasos necesarios para conseguir en los
territorios (provincia, cantón y parroquia), la necesaria complementariedad y
concurrencia entre el modelo desconcentrado, que se apresta a aplicar el gobierno
central, con el modelo descentralizado, muy propio del SNDPINA.

Compromiso de reconocer las atribuciones y aportes que desde los gobiernos provinciales,
cantonales y parroquiales, pueden dar sus órganos ejecutivos y legislativos, para proponer
7

proyectos específicos –de cobertura social o de institucionalidad- aportando recursos
financieros y humanos para su ejecución dentro de los mecanismos previstos en el sistema
nacional de planificación descentralizada y participativa.

Compromiso de emprender cualquier reforma o cambio en la normativa que sustenta el
sistema, informando y consultando a la ciudadanía en forma amplia, mediante foros
sociales en todos los cantones donde actúa, manteniendo la perspectiva de impulsar la
participación creciente de las familias y de las comunidades.




Movimiento Nacional por el
Fortalecimiento del SNDPINA
Agosto de 2012