1

¿Qué es el diseño?

La palabra diseño tiene relación con la palabra designo. No es solo por su similitud sonora, sino que por
poseer la misma raíz verbal: seña, que significa señal, marca, insignia, enseña, bandera, etc. la seña es el signo
de una cosa, su aspecto propio. El prefijo “di” significa con todo, pertenecer a. es decir, vendría a significar lo
perteneciente a la seña, lo que posee el signo.
En el ámbito del diseño, el designar es la mera elección de los signos a los que se asigna ser los
elementos constitutivos de la “seña” del objeto, de su identidad. Pero el designar en siempre el fruto del
designio, de la intención.
El diseño es una disciplina autónoma, además de interactuar con diversas áreas del conocimiento, va
más allá de una gestión coordinadora de factores técnicos y socioculturales. Es una disciplina proyectual, que
no cuadra en las categorías del hacer y del pensar ya establecidas.
El diseño, no es arte, no es ciencia, no es tecnología; la ciencia se establece como voluntad del
conocimiento racional, el arte como relación sensible y expresiva del ser humano con la realidad, la tecnología
como procedimiento para modificar el medio natural. La intención proyectual se genera a partir de la
determinación de las características específicas del problema.
El diseño es un servicio a terceros porque, ya que éste sin demandas externas pierde toda razón de ser,
pues carece de plataforma propia. El cliente es el que tiene objetivos propios, es el que determina la ideología
que quiere comunicar y es el diseñador quien construye bajo esa ideología sí es que la comparte. En caso de
aceptar el trabajo, la tarea del diseñador es brindar sus servicios con la mayor eficacia, siempre rigiendo su
trabajo a partir de la ética y la responsabilidad.
El perfil que toma el diseño en una sociedad, está condicionado por el perfil de quienes lo demandan y
de quienes lo consumen.
El diseño posee un factor de cambio social, es por eso que el diseñador debe ser sumamente
responsable. El diseño es un vehículo de ideología donde el diseñador asume una postura. La ideología es de
carácter estructural, opera por connotación, por lo tanto funciona a través de la comunicación y emerge de
ella.
El acto creativo es el núcleo gestor del proceso de diseño, pero no es, de por sí, diseño. En la naturaleza
proyectual el acto creativo no está basado en la fragilidad de la imaginación ni tampoco en la fantasía
espontánea que no tiene restricciones. El diseño es limitativo, porque el objeto implica restricción en sí mismo,
determinado por el designio, intensión que pertenece al signo, que configuran los rasgos pertinentes a tener en
cuenta por el diseñador para que su cosa/seña se indique así misma. El diseño forma parte de una de esas
actividades sometidas a tantos factores, y tan heterogéneos, que cualquier solución es parcial.


1 Ideología y Metodología del Diseño- Llovet
A- Objeto: es el elemento de conexión entre el hombre y la naturaleza. Los objetos son un elemento de conexión
entre los hombres y constituyen un elemento responsable de ciertos niveles de la relación interpersonal moderna.
Son portadores de un plus de significación.es decir que funcionan como denot adores o connotadores de estatus
social, económico, punto de vista moral, etc.

Contexto situacional: Son las diferentes situaciones a las que se someten los objetos/diseños.

Problema de diseño: este no es más complejo sí el artefacto/señal, etc. es complejo. Es más complejo cuando más
intrincada sea o pueda ser la red de relaciones contextuales en que se halla o se puede hallar.

Ideología: Son implicaciones ético-políticas que definen las leyes en el acto de diseñar, ya que el mismo es una
operación social. Los factores estéticos y funcionales se encuentran siempre directa o indirectamente, tarde o
temprano con factores de tipo económico, social, cultural y político..
Entonces la metodología del diseño se encuentra altamente relacionada en todos sus pasos y desde múltiples
ópticas de enfoque, por opciones y variables propiamente ideológicas, muy superiores al objeto q/señal que se
diseña, pero interrelacionadas con él.

2

2 Texto y contexto del diseño- Cuadro de pertinencias:

Todo objeto de diseño, una vez proyectado e instalado se conecta siempre con un entorno, directa o
indirectamente, tiene un destino y el hecho de proyectar es la garantía de otra proyección. Algo sale siempre del
diseño, para proyectarse en el exterior natural o cultural.
Es una ley universal de los objetos el que siempre funcionen y que siempre sirvan para algún fin y a menudo
para más de uno.
Los objetos no son inertes, y no se nos presentan como elementos pasivos, es decir, que todo objeto se
presenta como elemento que pide de nosotros y del medio ambiente algún tipo de relación o vinculación. No
están encerrados en ellos mismos, están ahí, tienen una entidad propia, están frente a alguien determinado, sirve
adecuadamente a tal o cual fin, son asequibles para cierto índice de poder adquisitivo, son “comunicantes” para
cierto índice de receptores de los mensajes gráfico verbales, son bellos o feos, etc.

Síntesis de la forma y síntesis de perspectivas críticas

Metodología general del diseño: Hay que ir a parar a lo que hoy es el diseño y ver en qué grado son
pertinentes determinados análisis y en qué grado no lo son.
Metodología sintética: útil para la síntesis de las formas, la más prudente es articular entre sí aquellos
métodos o discursos analíticos que ya se hayan reunidos y sintetizados en la unidad compleja que es todo objeto
de diseño. Hoy en día el diseño ha progresado a un buen ritmo y esto se debe a la contribución, más intuitiva que
científica, culturalista de los mismos diseñadores.
El análisis de su propio trabajo arroja a la luz exacta, acerca de “los campos de discurso” que pueden ser
pertinentes en la ideología del diseño. De estos análisis se desprenderá un ensayo de síntesis de las formas que
podremos llamar PERTINENTES.

Texto y Contexto del diseño

Al describir un objeto desde el punto de vista del diseñador, hemos textualizado, hemos escrito un texto que
equivale a distintos aspectos del objetos en sí. En otras palabras hemos articulado entre sí, una serie de frases que
definen con cierta exhaustividad el conjunto de rasgos que parecen caracterizar al objeto en cuestión.
Estos rasgos son un conjuntos de “pertinencias”, es decir, nuestro texto resume y une el conjunto de rasgos
pertinentes en el diseño de un objeto y no contiene elementos “impertinentes”.
Texto del diseño: Reducir un objeto de diseño a una frase descriptiva o a un conjunto de frases.

Cuadro de Pertinencias

Los rasgos pertinentes una vez establecidos pueden tabularse en un cuadro operacional junto con otros
rasgos que podrían haber sido seleccionados.  Cuadro de Pertinencias.
En este cuadro los rasgos se entrelazan y engarzan hasta configurar un todo organizado y funcional. Entonces
podemos decir que la síntesis de la forma a llegado a partir de una articulación del conjunto de factores o variables
propias de cada rasgo de pertinencia. El receptor es un dato CONTEXTUAL, como el precio, la estética, el uso, etc.
Una ley contante en todo diseño es que algunos elementos contextuales se hallan adscritos a la identidad del
propio diseño. Pasiva o activamente los textos del diseño se contextualizan, es decir, se “adaptan a” o “se
enfrentan con” un contexto-. Los objetos quedan configurados por, o configuran, el entorno. Este método carece
de “carácter científico”.
En el cuadro de pertinencias, el mismo, además de ser posiblemente incompleto, presentará para cada caso
un aspecto distinto. Esto nos lleva a la conclusión de que no existe ni puede existir una metodología en el campo
del diseño, porque no existe un solo diseño, sino un conjunto NO FINITO de elementos de diseño que responden a
necesidades y planteamientos de muy diversa índole y complejidad.
3


Análisis y síntesis en el diseño. Crítica de la optimización pura

La realización de un problema de diseño parece ser una operación posible:
A- Descomposición analítica del problema que se presenta.
B- De articulación y síntesis de esos presupuestos (Rasgos, variables)
Uno de los dispositivos habituales en la solución de un problema de diseño consiste en analizar el conjunto de
datos. Otro caso es cuando los diseñadores se plantean la síntesis de la forma a partir del análisis de una serie de
componentes parciales.
Series textuales: de pertinencias: características del objeto en cuanto a funcionabilidad.
Series contextuales de pertinencias: características del entorno en el cual se dispondrá.

El diseño forma parte de una actividad sometida a tantos factores que cualquier solución es parcial y
“Óptima” respecto a determinadas situaciones y a concretas exigencias, es decir, no hay soluciones de diseño
óptimas y al mismo tiempo universales. Puede haber criterios científicos de lógica indiscutible y clara en lo
que se refiere a pertinencias del texto de un diseño, pero la aparición del contexto convierte un problema
proyectual en una dialéctica muy compleja de las que pueden salir múltiples soluciones óptimas.
La diferencias entre el diseño gráfico y el diseño industrial se encuentra en que siempre uno elemento
de DG utiliza un soporte verbal, el lenguaje señala ya una regulación obligada, y una restricción automática en
las posibles variaciones respecto a un tema concreto.
Una solución de diseño debe atender al conjunto de pertinencias propias de lo que hemos denominado
“texto del diseño”, pero también al conjunto de pertinencias propias que hemos llamado “contexto del
diseño”. Todas las variables inciden.
3 Objetos y Civilización:
Dos estadios: Sociedades primitivas
Sociedades de consumo

En estas hay 3 fases del diseño: 1 Fase Naturalista
2 Fase Inventiva
3 Fase Consumista.

Nuestra civilización se caracteriza por la simultaneidad articulada de los tres tipos o “modos” de
producción de objetos.

La Sociedad Primitiva y la Fase Naturalista del Diseño

En esta no existían los objetos inútiles, todos obedecían a alguna necesidad y todos eran la solución más
adecuada y la única posible a una necesidad concreta.
El hombre llegó a otra diferencia específica y radical respecto a su entorno natural, la diferencia
consistió en la capacidad de articular los propios elementos de la naturaleza para establecer con ella y los
demás hombres una relación de tipo revolucionaria.

a- Valor de uso: el objeto primitivo era un objeto adecuado a una necesidad de uso (valor
funcional), determinada por factores naturales. La naturaleza marcaba el ritmo de la
contingencia. frío -> ropaje, hambre -> alimentos, animales -> guarida.
b- Valor de cambio: en el estudio fundacional, de los objetos, éstos no tuvieron ningún valor de
cambio. Las sociedades organizadas conocieron un sistema de intercambio de algunos objetos.
A nadie se le escapa que el valor de cambio que pudieron haber tenido ciertos objetos o
materiales en tales sociedades antiguas culminó en un tipo de objeto muy peculiar que hoy es
la moneda, y esta derivó en el capital.
4

c- Valor de signo: el valor de signo sería aquel incorporado a un objeto por el cual el mismo pasa a
tener un valor de significación. La esteticidad que descubrimos en ciertos elementos de
culturas antiguas no es un valor de signo añadido a un valor de uso, sino que es el aspecto que
ofrecen los artefactos destinados a cubrir las necesidades de tipo no material.
El valor fundamental de los objetos primitivos era su UTILIZADAD, su valor de mediación,
transformación y producción respecto a la naturaleza. Se crea así un círculo creado: Naturaleza, sujeto,
objeto, naturaleza. Que excluye el valor de cambio para aquellos objetos primigenios.

La Fase Inventiva del Diseño

El hombre primitivo tuvo que descubrir, el hombre moderno prefiere inventar el modo objetual y
ambiental que va a permitirle sobrevivir a aquella situación.
El primer elemento que nos permite caracterizar esta fase es la memoria. La primera fase del diseño
estaba desprovista de ella. Entonces, podemos decir que la segunda fase está caracterizada por una memoria
histórica, por esta reflexión acerca de las soluciones que ya son históricas.
Es propio de esta fase el que empiece a articular las pertinencias que hubieran barajado en la solución
antigua a un problema proyectual para obtener una nueva permutación de los mismos y en consecuencia una
nueva solución al problema. Las necesidades importan en función del marco de necesidades heredado de la
cultura. Es decir, el recuerdo de lo que ya adquirió entidad de necesidad, se anticipa a la contingencias reales
y concretas de la isla.
Esta fase se desprende de la naturalista y sienta la base de la fase consumista. Cabe destacar que ésta es
la transición más dinámicas de todas, vio nacer inventos tan necesarios como como también los primeros
artefactos absolutamente inútiles.
La edad moderna fue la etapa de aceleración de los procesos inventivos hasta límites insospechados, la
inclusión arriesgada en el campo de la técnica hasta obtener las soluciones más imaginativas para los
problemas más domésticos.
Otra característica de esta es el hecho de que sus modelos son generados mediatizadamente a partir de
elementos ya culturales, es decir, de elementos que obedecen ya a un trabajo en el seno de lo natural.
El diseño alcanzó en algún momento la capacidad de iniciar la configuración de un micro-cosmos
objetivo que se superpone a la naturaleza y la suplanta. Es el momento en el que el mundo objetual deja de
ser imitación, traslado o derivación de los natural para adquirir verdadera carta de naturaleza.

El Hombre primitivo se adapta a las condiciones de vida propias de las situaciones y entornos con que va
topando.
El Hombre moderno distorsiona, no se adapta al medio ambiente, lo contorsiona, y lo “tortura” hasta
que consigue darle forma y la función adecuada a sus necesidades. No se conforma con un medioambiente
determinado, conforma el medioambiente hasta adecuarlo a sus exigencias. El burgués moderno es un
creador del entorno, un inventor del entorno.

La Fase del Caos y Fase consumista del Diseño

La sociedad industrial tenía el riesgo de derivar en el extremo que podíamos denominar la perversión
inventiva- La invención es la verdadera característica del hombre nueva. Esta no significaba todavía
intervención violenta en los asuntos de lo natural. La naturaleza colabora con el hombre inventivo, y ese
hombre todavía en la línea del hombre primitivo no pretende torturar a la naturaleza.
La invención que caracteriza al hombre burgués industrial del sigo XIX, se da a partir del empuje
económico de la Europa Post-renacentista, en otras palabras, a partir del nacimiento del capitalismo. Este ese
el inicio de la actitud hostil del hombre contra la naturaleza. Se trata de la invención de una serie de
elementos que no sirven para transformar a la naturaleza y entrar en relación con ella, sino para transformar
lo que ya era producto de lo natural. Una invención que acababa creando una macro-civilización contextual
separada y mediatizada respecto de la naturaleza, con clara propensión a la autónoma absoluta y en
definitiva con el atrevimiento de querer llegar a sustituirla.
El hombre de la sociedad industrial ya no es un descubridor, sino un destructor de la naturaleza, ya no
es un inventor tecnológico a partir de datos y elementos que ofrece lo natural. Sino un manipulador de la
naturaleza, poseído por el deseo delirante de construir otra naturaleza equiparable y sustituible de la
verdadera. El consumismo ha seguido lógicamente al despliegue de la industrialización en su fase productora
5

de objetos. Es el responsable número uno de que el ciudadano moderno viva en la ilusión de no poseer más
entorno que el de objetos y señales artificiales que lo rodean.
La fase consumista del diseño no se reduce a un recorrido de consumo. El tiempo de ocio es cada vez
más, para la mayoría de la gente una mera opción de consumo que comporta una decisión de campo entre
una serie de ofertas.
La relación que tenemos con los objetos es una relación de uso o función, pero raramente una relación
de trabajo y menos todavía una relación de producción.

Esta fase se caracteriza por el hecho de que sus producciones tienen incorporado un peculiar valor de
cambio – signo. Lo más característico en los objetos es que funcionen en el seno de las sociedades
consumistas como verdaderas marcas simbólicas que se superponen por un lado a su propia funcionalidad
como objetos. Y por otro lado a los diferentes estratos sociales.
El valor de signo o cambio- signo de los objetos los dota de una connotación simbólica articular que nos
permitirá levantar con relativa exactitud el mapa topográfico de la distribución de la riqueza y estrategia
social.

El sistema de los objetos constituye además un micro-cosmos simbólico gracias al cual los miembros de
una sociedad encuentran vías de identificación con su clase, localizan los anhelos de ascensión social, o hallan
los signos externos imprescindibles para mantener y divulgar su imagen estatuaria determinada. Así las
posibilidades de los objetos van más allá de su utilidad y extrapolan su valor de uso a través de una
excedencia simbólica con la que vienen marcadas generalmente desde su origen.
La excedencia simbólica (valor de signo) que atribuimos a los objetos de las sociedades consumistas
debería vincularse al contexto social y cultural del mismo.
Los objetos de la fase consumista del diseño quieran o no, poseen también a través de su carácter
simbólico, y formando un todo unitario con él, un valor de cambio. Puesto que el valor de cambio no se lo
confiere su valor de uso, sino su valor de signo.
Podemos decir que hoy, un estilo, un modismo estético en el campo del diseño define cultural, nivel
intelectual y nivel económico.
Los objetos de la fase consumista no son elementos que connoten un status y una cultura, sino
propiamente son elementos que denotan una falta de cultura e intentan suplirla con su presencia.
Son elementos de denotación porque definen a menudo inequívocamente al sujeto que se ha rodeado
de ellos, y porque tal sujeto no puede ser definido en base a nada más que aquellos objetos. Puede decirse
que el valor de uso ha pasado a ocupar en ellos un valor connotativo mientras que su valor de signo asume la
plena responsabilidad de su carácter denotativo.

En el conjunto de elementos contextuales que determinan el funcionamiento del diseño en nuestro
días, los factores de tipo psicológico ocupan un lugar destacado. La psicología es otra de las disciplinas claves
para entender el fenómeno del consumismo, la tendencia actual, y la respuesta favorable de los usuarios
ante determinado objetos inútiles.
La sociedad de consumo juega con ciertos aspectos de la constitución psicológica del sujeto y de las
sociedades para incrementar sus ventas, aplicar el marco de las necesidades del ciudadano y despertar, sí es
necesario, las ilusiones y los deseos más fervientes y fantásticos.

4 Elementos para una metodología del Diseño
El diseño es completamente mudo en todo su apartado objetual y posee sólo en parte un registro verbal
en el apartado gráfico. La lingüística ha teñido con su método múltiples áreas del saber directa pero también
a veces muy indirectamente relacionadas con el lenguaje. La lingüística se ha salido de sus cauces
“razonables” y ha iniciado una extrapolación furiosa a los campos “fenoménicos” más dispares.
Lo que ha sucedido ha sido, que el gran impacto que causó la lingüística provocó lo que podríamos
llamar una “hipóstasis” lingüística de foto fenómeno estética, una “linguistización” de los sonidos, las
ciudades, los museos, la moda, el arte, etc.
Tales extrapolaciones se fundaban sencillamente en esto: en que se trataba de fenómenos que se
aparecían a nuestros sentidos, en que lo que se aparece a un sentido puede despertar alguna reacción o
evocar alguna cosa, y que en tal reacción o evocación es en cierto modo exterior al objeto vehiculante.
6

Tales extrapolaciones se basaban en el hecho de que muchos fenómenos estéticos actuaban como el
signo lingüístico, es decir, como entidad o suma de entidades dobles pero articuladas, inseparables: un
significante y un significado.
Este traspaso dio nacimiento al concepto de “sistemas semióticos secundarios”: por ello se entendía
aquellos sistemas de signos, cuyas unidades “funcionaban” análogamente a las palabras y que como sistema
funcionaban también de una manera análoga al lenguaje.
El diseño objetuales absolutamente mudo, solo muy metafóricamente se puede decir que los objetos
“nos hablan” de un status, un gusto o una función determinada, y también sólo figuradamente podemos
afirmar que designan algo o que forman parte de un sistema. Existen tres argumentos que nos autorizan a
intentar una aproximación metodológica del diseño por el camino de la semiología:
1- La primera razón es el hecho de que los objetos son portadores de cierta significación, cierto
valor de signo. Los objetos e organizan en una serie de circuitos, y redes de combinación e
interdependencia que permiten, en principio hablar de un “sistema de objetos”.
2- Vamos a usar un esquema de los más elementales y de validez más comprobada en el campo
de la semiótica general: el famoso esquema de la comunicación lingüística de Roman Jakobson
en 1960.
3- Iniciaremos este esbozo metodológico suponiendo que un objeto de diseño es equivalente a un
pequeño texto que se puede hablar y escribir.

Un punto de partida ingenuo: la teoría de la comunicación según Roman Jakobson

Sí alguien quiere decirle algo a alguien, alguna cosa, es necesario que se construya como EMISOR de una
serie de elementos lingüísticos articulados, es decir que se construya como emisor de un mensaje. Sí este
mensaje se lo desea comunicar a otra persona, ésta se convierte en el RECEPTOR, de dicho mensaje. Para que
el mensaje pueda ser “vinculante”, requiere ante todo un CONTEXTO al cual remitirse. (referente – aquello de
lo que se habla). Por CÓDIGO lingüístico entenderemos el conjunto de elementos, funciones relacionales y
“reglas del juego” de un lenguaje, a todos sus niveles: fonético, morfosintáctico y semántico. Los MENSAJES
son una articulación de una serie de elementos de un código, de acuerdo con una ley de selección y
combinación que nunca es rígida y que puede dar nacimiento a un número infinito de mensajes. El
CONTACTO, o mejor dicho, MEDIO o CANAL por el que se consigue un contacto eficaz entre emisor y receptor
y a través del cual se vincula el mensaje.
En resumen todos estos factores pueden reunirse en una sola frase: un acto de comunicación verbal
consiste en la construcción, por parte de un emisor, de un mensaje acuñado a partir del marco de
posibilidades articulatorias de un código lingüístico común al emisor y al receptor a quién va dirigido el
mensaje, vehiculado a través de un canal y que se supone que habla de algo contextual a lo cual remite o
“refiere” el mensaje

Las funciones en/de la comunicación lingüística

La estructura verbal de un mensaje depende, primariamente de la función predominante.
Hemos visto antes que todo objeto tiene más de una función y más importante todavía: el conjunto de
funciones de un objeto se ordena de una manera prioritaria; de modo que la función sobresaliente de un
objeto no anula a las demás, sino que las deja en un segundo plano.
La función expresiva o emotiva es aquella que se centra en el emisor y tiene a la expresión directa de la
actitud, la predisposición, el ánimo o incluso la “psicología” del emisor respecto a aquello de lo que habla.
La función conativa se centra en el receptor, halla su expresión gramatical más pura en el vocativo y el
imperativo. No requiere respuesta alguna del mismo, esta función se descubre allí donde el contexto o la
referencia aparecen después del mensaje.
La función referencial está centrada en el contexto, es aquella que remite al carácter denotativo, o
cognitivo de un mensaje (diseños que se explican solos).
La función fáctica es la de contacto y sirve para verificar que el circuito funciona correctamente.
La función metalingüística hace referencia al código, aunque halla tácitamente detrás de todo mensaje
lingüístico, y de manera explícita en algunas frases de muchas conversaciones, en las que el emisor intenta
asegurarse que comparte el mismo código que el receptor.

De la función poética del lenguaje a la elaboración de un texto de diseño

7

La función poética proyecta el principio de equivalencia del eje de la selección sobre el eje de la
combinación. La selección se produce sobre la base de la equivalencia, la semejanza y desemejanza, la
sinonimia y la antonimia mientras que la combinación, la construcción de la secuencia se basa en contigüidad.
Aquí podemos introducir dos términos que van a sernos de gran utilidad: Paradigma y sintagma. Una
frase puede ser una cadena sintagmática, como una reunión de sintagmas. Sintagma es la reunión de varios
paradigmas. Entonces podemos decir que la frase es una combinación de sintagmas y por ellos una
combinación lineal de paradigmas.
Entonces entendemos de inmediato que los ejes de la selección (paradigma) y de la combinación
(sintagma) se hallan siempre interrelacionados, de modo que un cambio de cualquier paradigma de la cadena
sintagmática puede acarrear otras variaciones paradigmáticas dentro del mismo eje.
Podemos afirmar que el texto del diseño consigue fácilmente un plus de sentido a base de cometer
determinadas irregularidades en la “gramaticidad.
Podemos decir entonces que en lo que se refiere estrictamente a la reducción lingüística o
“textualización” de un objeto, el diseño no procede de una manera muy distinta de cómo actúa la poesía, por
lo menos tal como Jakobson entendía su funcionamiento.

El desarrollo bi-axial de la textualización del diseño

Si estamos de acuerdo en que la frase textual de todo diseño pueda llegar a formar una cadena
sintagmática, y sí aceptamos que esta cadena puede descomponerse en un número de paradigmas cuya
alternancia en la cadena puede obligar a modificaciones en otros paradigmas, entonces bien puede decirse
que la misma ley que Jakobson descubrió en la construcción de la poesía vale para la génesis y la mecánica
del diseño.
Jakobson: “la operación de diseñar proyecta el principio de equivalencia del eje de la selección de
pertinencias sobre el eje de su combinación”.
La operación de diseñar, es una operación en la que cada “palabra”, cada sintagma tiene o puede tener
una relación de dependencia morfológica, sintáctica y ciertamente semántica con el conjunto textual.
Pasión enciclopédica del diseño: la mera suposición acumulativa de objetos, articulados en función de
una unidad arquitectónica y quizás en función de las operaciones propias del sujeto próximo a acciones
determinadas.
De acuerdo con esta lógica operacional podríamos estableces otros paralelismo: un problema de diseño
se puede resolver, de acuerdo con una dialéctica sutil y en propiedad inanalizable: la que existe entre la
intuición (sintética, instantánea) y la construcción (analítica. Pausada, racional)
En conclusión podemos decir que establecer el texto del diseño no es más que una de las funciones del
diseñar. Esta operación incluye igualmente, las funciones de tipo contextual que ya hemos visto, el lugar del
diseñador el lugar del consumidor/usuario, el lugar del conjunto de usuario para los que un diseño ose puede
considerar comunicable, el canal o los canales por los que transcurre la operación d diseñar, desde el primer
punto de partida genérico hasta el destino más lejano de un grafismo o un objeto y el lugar de la función
metalingüística que en nuestro caso se confunde con la tradición estilística del diseño.

Los factores no textuales del diseño

In texto y contexto del diseño
El diseño incluye siempre un contexto. Un objeto o un diseño gráfico se incorporan automáticamente a
un contexto exterior al propio objeto y finalmente un objeto de diseño puede ser creador de contexto.
vinculación del contexto con el texto del diseño.
El problema de la relación texto-contexto se presenta a partir del momento que tenemos en cuenta el
resto de los factores de primer orden en la operación de diseñar. Especialmente al tener en cuenta la
pertinencia funcional del diseñador y del usuario de un objeto. Para el diseñador el contexto del diseño es
precisamente su reducción nominal-textual. Y sí aceptamos que el texto del diseño es un homólogo de la
propia forma u objetividad del diseño, entonces bien podemos concluir que el contexto de diseño es, el
propio diseño en tanto que forma.
Cabe pensar que el diseño posee dos tipos de elementos contextuales distintos: los que se derivan del
conjunto de hechos, datos y situaciones que van a rodear un objeto y que denominaremos elementos
contextuales del diseño y los que podrían ser considerados como inmanentes e imprescindibles, necesario y
suficientes para que el objeto tenga entidad de tal, y que denominaremos IN-textuales del diseño.
8

Los elementos in-textuales de un objeto son también aquellos elementos que se demuestran propios y
comunes a todos los objetos de una misma serie. Tales elementos in-textuales constituyen algo así como “la
mínima extensión” de un objeto, los mínimos requisitos paradigmáticos que debe ponerse en juego para que
aquel objeto tenga utilidad o vehicule alguna información mínima.
Entonces el fenómeno se podría formular así: el diseño, en su fase consumista, no posee ni ejemplos de
esteticidad pura, ni ejemplos puramente estéticos. Un objeto y no me menos una marca, un anagrama, un
folleto, tiene siempre en su texto dos tipos de elementos analizados: los in-textuales y los contextuales.
En otras palabras no se puede pensar que en el diseño hay un núcleo de utilidad o de información pura,
y unos elementos satélites satisfaciendo determinadas exigencias de orden contextual, sino que todo objeto
de diseño consiste en la articulación de los dos tipos de paradigmas señalados, los que suponemos formando
parte imprescindible de su texto y los que suponemos marginales, accesorios, o exteriores a un hipotético
caso de “funcionalidad pura”.
Llegamos a la conclusión que de acuerdo con el dispositivo textual con el que se ordenan, articula y
sintetizan todos los elementos contextuales del diseño, la operación de diseñar no tiene tanto exigencias
como la exigencia de combinarlas entre sí como mejor pueda a través del método que mejor le resulte a un
diseñador, teniendo en cuenta su posición particular en el campo de lo moral, lo social y lo político.

El receptor contextual del diseño
El diseñador como emisor del mensaje objetual o gráfico, ha perdido todo control sobre su obra en el
momento que realiza su segunda “proyección”, en el momento que suelta de sus manos el producto forjado y
lo deja libre en el canal de la propaganda, la comunicación y la distribución o el consumo.
El diseñador es alguien que realiza paso a paso la síntesis de la forma, mientas que el usuario es en
general alguien que recibe una forma sintética.
El receptor tiene la obligación de verlo todo al mismo tiempo, y de recibir de un modo sintetizado el
conjunto de datos e informaciones que el diseñador puso encima de la mesa. Precisamente para combinarlos
de tal modo que, reunidos, ofrezcan un impacto único, sinérgico, y contundente. El lugar del receptor como
usuario no es más que otro de los factores contextuales del diseño. El receptor es también parte integrante
del texto del diseño y está presente en la síntesis de la forma como un paradigma más. Este se acopla sin casi
ninguna operación de mediatización al objeto que han puesto en sus manos, o al entorno que le han
diseñado. Este aporta al texto del diseño datos pertinentes de orden psicológico, económico, social, cultural,
estético, político, etc. Es por eso que no puede hablarse de un receptor universal del diseño.

Un código generado por los mensajes
La lingüística suele entender por código el conjunto de elementos fonéticos, morfológicos, léxicos de un
lenguaje, y el conjunto de leyes con que, de manera habitual y de acuerdo con la convencionalidad del
lenguaje, se interrelacionan tales elementos. El código es un conjunto estructurado de unidades del que todo
usuario del lenguaje echa mano para construir su mensaje comunicativo, además es el dispositivo que
permite la expresión de un número infinito de mensajes gracias a un número relativamente limitado de
unidades y normas de articulación. Es el sistema o el esquema de una lengua según la lingüística Danesa.
El diseño es algo intermedio entre la naturaleza y el lenguaje, es un campo de formas en constante
proliferación nacida algunas por ley de analogía con algún objeto ya dado o con la propia naturaleza nacida
de la invención.

Algunas causas de la trans-formación en el campo del diseño
Actualmente las condicionantes en la evolución del diseño y la garantía de la función metasemiológica
son tres:
1- Los factores propios de la evolución de las series culturales estéticas.
2- Los factores derivados de las necesidades del mercado.
3- Los factores relativos a la inflexión de una función metasemiológica dentro del campo del
diseño moderno.


Factores propios de la evolución de las series estéticas
El diseño equivale a todo lo que fue el arte más algunos elementos propios del desarrollo industrial:
técnica, reproductibilidad, y consumo. La articulación entre los factores propiamente “estéticos” y los
factores “funcionales” era muy difícil de establecer y es así porque resulta muy difícil aislar en un objeto de
arte unos factores de tipo estéticos separados de una serie de factores funcionales: connotación política,
carácter pedagógico, religiosa, o simplemente capacidad de dar luz a un lector casero.
9

Se trata del hecho de que la producción de formas se encuentra íntimamente llegada hoy día a una
serie de necesidades de orden privado y colectivo.
Ob-jetos: algo que se aparece ante los sentidos, además de tener o no otros atributos.
La práctica del diseño participa de un punto en común con la práctica del arte de los últimos cinco siglos.
Este punto en común es su necesidad de renovarse, su voluntad de presentarse como arca de homogeneidad
o diferencia en medio de un decurso de uniformidad, idéntica o repetición.
La esteticidad de que participa el diseño de una condición suficiente, aunque no siempre necesaria de su
evolución estilística.

Teoría de la información y mutación formal
Un mensaje será considerado tanto más comunicativo cuando menos sorprendente parezca, es decir,
cuando menor sea el índice de imprevisibilidad. Y al contrario toda comunicación pierde eficacia a medida
que sea portadora excesiva de Información, es decir, en la medida que su información supere los límites de lo
previsible. Comunicación y significación se oponen entre sí en función de la cantidad de información de que
sea portador un mensaje.
Lo estético podría definirse como aquella iteración de lo signico que, pasando por encima de la eficacia
comunicativa, basada siempre en la reiteración semiológica hace de un objeto mucho más significativo que
comunicativo.
Significación es la ordenación semiótica que trasciendo los límites de lo que ya nos resulta conocido, de
lo que ya nos es común, lo que ya forma parte de nuestro acervo social-comunicativo. Esta equivale a aquella
diferencia que desplaza al lugar de una identidad en cierto modo perdida, pretérita.

Los factores derivados de las necesidades del mercado
El diseño no cambia por razones inherentes a la esteticidad y al aumento de información, sino por razones
ligadas a los mecanismos de persuasión publicitaria y del consumo.
Es cierto que hay razones de orden propiamente consumista por las que el diseño evoluciona, pero
también podríamos aceptar que la fase consumista del diseño se caracteriza por la refinada articulación de
leyes de evolución estética propias de la historia del arte moderno, con las leyes de sustitución objetual
propias de la dinámica mercantil de las sociedades consumistas.
El consumismo debería ser entendido como la muy sabia articulación de un factor de orden económico
con factores de orden básicamente estético y psicológico.
La sociedad de consumo ha tenido un la psicología individual y colecta un inesperado pero excelente fiel
colaborador. La figura del deseo, la cusa eficiente y la causa final de los dispositivos, interpersonales, este es
el sutil elemento que garantiza la existencia de marcas de heterogeneidad, diferencia, novedad, sorpresa, en
la topología social.
El consumismo puede favorecer, en principio, la evolución formal del diseño, aquella evolución cuya
garantía primera se halla, de hecho, en el propio diseño como escena de significación estética, pero también
abunda el caso en que condena al diseñador a una situación delirante.

La inflexión metasemiológica en la evolución del diseño
Es propio de toda cultura que no sólo posea tradición sino también memoria, el que someta a estudio y
análisis los frutos que ha recogido a lo lardo de su devenir histórico. Tales culturas someten a esta revisión
analítica aspectos muy distintos de sus producciones semióticas.
Es conocido de todos el fenómeno moderno en virtud del cual algunos productos artísticos son mera
exposición del código artístico, demostrando lo que puede o lo que podría hacerse con todas sus unidades si
uno se dedicara al “desmontaje limpio de la ficción”.
El diseño es una serie estética situada en la línea de la pintura, la escultura, o la arquitectura y no ha
escapado de esta influencia que afecta a los distintos campos artísticos en nuestro tiempo, y ha incorporado
a su polifacético “comportamiento funcional” la función metasemiológica a la que nos estamos refiriendo.. El
diseño también ha reflexionado acerca de su propia historia pera obtener alguna luz acerca de cómo seguir
haciendo diseño.
No hay eslabón en l historia del diseño del siglo XX que no esté impregnado de esta función
metasemiológica que estamos analizando. Y es también un hecho que la inflexión de esta función ha sido en
parte responsable de la evolución del seno y el proceso de las formas objetuales de nuestro siglo.
Esta reflexión metasemiológica de un diseño intelectualizado es una reflexión que no abraza
únicamente el campo del propio diseño, sino que se abre al complejo sistema interrelacional de una
constitución social tomada a todos sus niveles de “funcionamiento”.
10

La función metasemiológica no sólo ha permitido la articulación del diseño con un amplio contexto
histórico, no solo ha facilitado que el diseño será reflejo pasivo de una situación histórica contextual, sino
que ha conseguido algo mucho más importante: señalar la participación activa del diseño en el proceso de la
historia.
Reducir la práctica del diseño al análisis de los elementos del orden del código puede llevar a los
diseñadores al más puro eclecticismo, a una solución de compromiso con la historia pasada, en vez de
comprometerse con la historia de hoy y hacer patente este contrato con el presente.

Arte y Creación – Marta Zátonyi

Horizonte Histórico

Arte es un producto histórico y social. Determinado en un horizonte temporal. El arte no es propiedad
de una cultura, de una época o una franja social. La palabra arte también experimentó varios y profundos
cambios.
En principio había dos definiciones de arte:
Artes liberales: consideradas libres del esfuerzo físico.
Artes vulgares: compromiso con el trabajo físico, y corresponde a las actividades relacionadas con la
producción textil y alimentaria, la construcción, los medios de transporte, etc.
A partir del siglo XVI nacen las Bellas Artes en las cuales se encuentran: poesía, comedia, pintura,
escultura, música y danza. Luego en el XIX aparece el cine denominado como el séptimo Arte.

Las ventajas de pertenecer

Junto a las necesidades primitivas del hombre existen también las secundarias, denominadas
humanizantes: pertenecer, tener conciencia de tiempo y espacio. Estas incluyen a los signos artísticos como
medio de ser. Parte de una comunidad, y ser reconocido por ella. Pertenecer al mundo cuyos signos se
cristalizan a través del arte hegemónico y otorga así un supuesto bienestar con sólida confirmación de
superioridad y promesa de grandeza.

El paradigma

Es una abstracción cuyos tres componentes fundamentales son:
La edificación cognitiva: todo lo que conocemos y sabemos. Desde los saberes básicos hasta los
académicos y complejos. Estos conocimientos entretejen para contener al sujeto como parte de un contexto.
Sistema axiológico: Se establece a partir de la estructuración de valores y al mismo tiempo establece
esos valores. La validez se comprueba en la vida cotidiana.
Universo simbólico: es el que da cuenta de los saberes y los valores; gracias a este los mismos pueden
ser enseñables y comunicables.

Lo que puja por ser dicho

Los tres integrantes se entrelazan de tal manera que resulta ilusorio pensar en uno sin la presencia, la
presión, la solidaridad, la colaboración y la tensión generada por los otros dos.
Los componentes paradigmáticos se configuran por un dinámico encadenamiento y por una constante
interacción. Todo nuevo saber demanda nuevos símbolos. Hay un combate permanente entre lo que existe
históricamente y lo que hoy se considera moderno.

Las barreras ontológicas

Se crean en los arcaicos inicios, para advertir la frágil realidad del hombre. Estas barreras representan la
idea de albergar, contener, amparar, etc. S para su propio ser, para poder construirse y sostenerse como ser..
Las partes constitutivas son:
La religión: se constituye como tal sólo sí se tiene un código moral y una relación con el mundo
sobrenatural.
11

Arte: Durante años el arte se ofreció como materialización de la fe y de sus consecuencias religiosas,
pero como fenómeno en sí no promete la prolongación de la vida hasta la eternidad. El arte colabora con la
construcción del mundo del hombre.
Ciencia: se centra en la voluntad consciente de mejorar las condiciones de sobrevivencia y convivencia
del hombre.
Filosofía: tiene la tarea de mirar hacia la no-existencia. Su haber es el pensamiento abstracto.

Signo – Umberto Eco

Los sistemas de signos son fundamentales para la interacción social. La invasión de signos es típica de
una civilización industrial ya que los signos no son fenómenos naturales.

Existen dos fenómenos que nos inducen a pensar que la objeción lingüística es demasiado restrictiva.
1- el concepto de signo ha sido utilizado de manera muy amplia.
2 el hecho de que el uso común nos acostumbra a una utilización de la palabra signo para asegurar un
empelo bastante generalizado.

Los filósofos recurren a la noción de “signo” de manera rigurosa y homogénea y esta palabra es
totalmente “homonímica”, es decir que se utiliza en diferentes ocasiones, con diversos sentidos y en general
de manera metafórica y vaga.
Actualmente es imposible hacer una filosofía del lenguaje sin tener en cuenta todo lo que ha producido
la lingüística en los últimos 200 años, por otro lado y para extender el problema lingüístico de la significación
en todos los niveles es necesaria la semiótica.

Dos cosas son indudables:
1- En la lingüística algunas de las contribuciones filosóficas más importantes fueron aportadas por
técnicos de otras disciplinas, no filósofos.
2- Actualmente la semiótica es una técnica de investigación que explica de manera exacta cómo
funciona la comunicación y la significación.

La semiótica trata de los signos como material principal, pero los examina en relación con códigos e
integrados en unidades más vastas, tales como el enunciado, la figura retórica, etc. Entonces semiótica es la
disciplina que estudia las relaciones entre código y mensaje, entre signo y discurso.

El proceso signico

1.1 El signo como elemento del proceso de comunicación

El signo se utiliza para transmitir información, se inserta en un proceso de comunicación de este tipo:
Fuente – emisor – canal – mensaje - destinatario

Esto se aplica a los procesos comunicativos de cualquier clase. Desde el punto de vista hablado el
mensaje equivale al signo entre el emisor y el destinatario, ha de haber un código en común, es decir una
serie de reglas que atribuyen de significado al signo
Un proceso de comunicación en el que no exista código, tampoco existe significación, entonces queda
reducido a un proceso de estímulo - respuesta. Estos estímulos no se adecuan a las diferentes definiciones
elementales de signo. Los procesos signicos son tales en cuanto son reversibles, como todos los procesos
intelectuales.

1.2 El signo como elemento del proceso de significación

En algunos contextos culturales las palabras se identifican con las cosas. Para Platón y Aristóteles todo
proceso signico contaba con:
a- El semainon, el signo propiamente dicho, como entidad física.
b- el smainonienon, lo que es dicho por el signo y que no representa a una entidad física
c- el pragma, el objeto al cual se refiere el signo.
12


Interpretantes del signo: otros significantes distintos al significante original. Al emitir signos en general
queremos indicar cosas. La línea de puntos entre el significado y el significante se debe a que la relación entre
estas dos entidades es muy arbitraria.

Sassure el signo es una entidad de dos caras, compuesta de un significante y un significado.
Pierce  lo define como “algo que a los ojos de alguien se pone en lugar de alguna otra cosa, bajo algún
aspecto o alguna capacidad suya”.
 Esto significa el signo no representa la totalidad del objeto, sino que (mediante diferentes
abstracciones) representa “desde un determinado punto de vista”.

En cualquier clasificación del signo como elemento del proceso de significación siempre aparece como:
“algo que se pone en lugar de otra cosa” o “por alguna otra cosa”.

1.3 Tres maneras de considerar el signo: Semántica, sintáctica y pragmática

Morris: El signo puede considerarse tomando tres dimensiones:
1- Semántica: el signo se considera en relación con lo que significa.
2- Sintáctica: el signo se considera como susceptible de ser insertado en secuencias con otros,
según las reglas combinatorias.
3- Pragmática: el signo se considera en relación con sus propios orígenes.

1.4 La unidad signica mínima

Los antiguos ya se habían preguntado cual era la unidad signica mínima y habían determinado que de
alguna manera todos estos eran signos.. Existen tantos signos simples como complejos.
Signo: Cualquier entidad mínima que parezca tener un significado preciso.

Significar – Bougnoux

El hombre desciende más del signo que de los monos. El imperio de los signos duplica el mundo natural, la
semiosfera (que integra la cultura en general) contiene a la biosfera (naturaleza, mundo animal, vegetal, etc.).
Por medio de toda una red de representaciones codificadas y de signos que son también para golpes,
envolvemos filtramos y al mismo tiempo dominamos lo real externo.
1 El giro semiológico

Lévi – Strauss decía que semiología, es considerada el estudio de la producción y de la circulación de
signos en general, en el seno de la una cultura. Es decir, que, en cada dominio de la cultura determinado de
este modo, los hombres intercambian signos según códigos que, posiblemente, son lenguajes.
Esta visión llevaba a cabo el deseo de Saussure: Una ciencia que estudie la vida de los signos en el seno
de la vida social. Y lo denominaba como semiología, ésta nos enseñaría en qué consisten los signos y cuáles
son las leyes que los rigen. La lingüística es solo una parte de esta ciencia general y las leyes que descubra la
semiología se aplicarán esta lingüística. Semiología en el fondo quería dice: Comunicación, la que no estudia
los intercambios naturales, sino los intercambios codificados y semiotizados.
Esta se interesa por el funcionamiento de los signos como un sistema. Entonces el primer gesto de la
semiología es, eliminar la adhesión de los signos a las cosas para pensarlos según un marco de oposiciones
previstas por el código. De este modo la estructura por excelencia es la de la lengua, en la que las palabras no
adhieren a las cosas, sino que significan por oposición.

2 Las dos corrientes de la semiología

Rolan Barthes: Invierte la jerarquía propuesta por Saussure al señalar que sí bien la lingüística es una
ciencia guía, la semiología sólo podría desarrollarse sí tomaba sus métodos.
Es decir, propuso una especia de superlingüística, aplicada a sistemas de signos como la moda. El
artefacto cultural se volvía natural en la conciencia de los usuarios, o se convertía en un discurso disponible
13

de antemano. Este logocentrismo postula que cuando más cultos somos, más usamos el lenguaje, “interprete
universal” y significante por excelencia, De este modo toda una corriente logocentrista quiso encontrar
lenguaje en nuestras comunicaciones NO LINGUISTICAS. (pintura, cocina mobiliario, etc).
Los estudios de la comunicación nos enseñan, en cambio, una diversidad de canales de intercambio y de
significación, irreductibles al puro lenguaje.

3 La semiología según Charles S. Pierce

Para Pierce todo es semiótico, desde la menor de nuestras percepciones, para él todo es signo.
Conocer es reconocer, según códigos que surgen siempre mucho más temprano de lo que creemos.

Saussure: Volvió a trabajar esto, que el signo vincula un significante y un significado, tan inseparables.,
que dividir el significante es dividir el significado.

Pierce parte de que “la relación de semiosis designa una acción que supone la cooperación del signo,
objeto y su interpretante”, también afirma que el signo puede emanar de cualquier cosa, aunque no se
acerque a la clase de los mensajes.
El receptor elabora una reacción de semiosis, pero el emisor puede ser el universo en general.
El interpretante no es el receptor del signo, sino el código o el saber constituido, es la convención de
lectura que permite relacionar, al signo con tal objeto, en otras palabras, es el punto de vista.

La diferencia con Saussure es que este postula un emisor y un receptor, en cambio Pierce dice que todo
objeto puede ser un signo para otro objeto.

4 Índices, íconos, símbolos

Pierce define Índice como: Un signo arrancado de la cosa. Por lo tanto, esta continuidad de los índices
con lo que indican, los ubica en el nacimiento del proceso significante. El índice en es el signo que vincula el
signo con la cosa y a los sujetos en sí. –entonación, gestos, miradas-
Icono: (Imagen general) La relación de una imagen con lo que representa. El artefacto icónico se agrega
al mundo tanto que el índice se deduce de él. Señalización de prohibido estacionar
Símbolos: (“orden simbólico”: Los signos propiamente arbitrarios) se rompe la relación continua de
semejanza y de continuidad. El signo simbólico se estructura por exclusión. Las palabras o los códigos
binarios, etc.

La Pirámide Semiótica

La filosofía logocentrista siempre reservó el verdadero conocimiento a la cima “simbólica”. La fuerza de
la izquierda indica aprendizaje, de la cultura logocentrista. La flecha de la derecha, la de “regresión”.
Pierce afirma que “el ícono es la manera más perfecta de representar un pensamiento.”  el mismo es
el punto de encuentro de las otras maneras de significar.

5 El cierre semiótico

El mundo del signo envuelve el de nuestra libertad. Este espacio de mediatización simbólica o semiótica
mide nuestra libertad humana.

6 Type y Token

La distinción entre type (-tipo- categoría) y Token (la ocurrencia singular) muestra que semiotizar es
imponer un type invariante a tokens empíricos.
Las nociones de signo y código apelan a la de estructura, “un modelo construido a través de operaciones
simplificadas que permiten unificar fenómenos diversos desde un mismo punto de vista” Umberto Eco.
Todo código funciona como un factor de orden y de reproducción que permite la repetición de un tipo ideal o
inalterado a través de sus diferentes ocurrencias.”
Signo – Carpintero
14

1 El paradigma Saussuriano

La lingüística construye su propio objeto, la dificultad está en que no podemos ver el objeto de la
lingüística Saussuriana “en la realidad”.
Tomando en su conjunto el lenguaje es multiforme, y heteróclito; este pertenece al dominio individual y
al dominio social, de extrema heterogeneidad, inapresable, se nos presenta con diferentes dominios.

1 Dominio físico: las sílabas son ondas acústicas, sonidos reales.
2 Dominio fisiológico: no tiene existencia autónoma. Es emitido a través de órganos de fonación y
recibido por medio de órganos de audición.
3 psíquico: la correspondencia entre un sonido y una idea determinada que se realiza en la mente del
individuo.

Además el lenguaje presenta una manifestación individual y una manifestación social, Saussure habla de
dos caras que se determinan mutuamente en el lenguaje.
1 Lengua: Es un sistema de posiciones interdependientes, interrelacionadas, que constituyen un todo
complejo y ordenado. Es el principio rector del habla y consta de una totalidad autónoma y estable
2 Habla: Manifestación efectiva de ese sistema. Es la realización de la lengua a través de sonidos vocales
como cada hablante hace uso del sistema según su propia individualidad. No constituye un objeto de
estudio.

2 El signo lingüístico

Las unidades que conforman el sistema de la lengua reciben el nombre de signos lingüísticos. Estos
están formados por dos elementos. Ambos de carácter psíquico, llamados concepto e imagen acústicas.
Para Saussure la relación entre un concepto y una imagen acústica (operación que realiza el hablante) es
activa, mientras que la relación entra una imagen acústica y un concepto es (operación que realiza el oyente)
pasiva. Todo proceso activo es ejecutivo y todo proceso pasivo es llamado receptivo.
Los hablantes no son todos iguales, se establece un “promedio”, un convenio tácito en la sociedad, lo
que garantiza la comunicación es la lengua.

3 El concepto

Según Saussure concepto es la concepción social que el individuo tiene de alguna cosa. Concepto no es
lo mismo que nombre (nomenclatura).
El signo “Árbol” no es el nombre de una cosa, sino una noción que el individuo tanto ser social tiene en
su pensamiento, es una “huella en su conciencia”  Imagen acústica.
A diferencia entre sonido e imagen acústica es que el sonido es una entidad física, una vibración
transmitida en forma de ondas a través de un medio, con una frecuencia capaz de ser percibida por el oído
humano. La imagen acústica es una entidad psíquica, existe en la mente del individuo, la representación que
nuestros sentidos nos brindan de un sonido particular.
Concepto es una idea general acerca de algo formado por la psiquis humana, por intervención de un
sistema convencional. Nombre es la denominación de una cosa.

4 El Significante y el Significado

El signo está integrado por dos elementos que determinan recíprocamente llamados imagen acústica y
concepto, llamaremos “significante” a la imagen acústica y significado al concepto.

5 El carácter arbitrario del signo

El signo lingüístico es arbitrario. La libertad del hablante radica en cómo se manifiesta el sistema. Según
la particularidad de cada hablante el individuo no puede cambiar un signo lingüístico por otro. Tal posibilidad
reside en la sociedad, no en el individuo.

Existen dos objeciones posibles al carácter arbitrario del signo:
15

1 Onomatopeya: las palabras que designan esos sonidos no están en realidad originadas en ellos, sino
que son una representación de estos sonidos. Nada tiene de natural o motivado.
2 Exclamaciones.

6 Paradigma y Sintagma

Un mensaje se integra operando sobre dos ejes:
El eje Sintagmático: eje con elementos que mantienen entre sí una relación de contigüidad (sintagma).
En este se combina un conjunto de unidades del mismo nivel lingüístico, elementos no conmutables –una
oración-.
El eje Paradigmático: eje con elementos que mantienen una relación de equivalencia (paradigma). Es
decir que es un conjunto limitado de elementos que responden a un modelo formal en común –una serie de
verbos, diseñar, diseñó, diseñé, diseñado, etc.

7 Identidad relacional

Los elementos del sistema significante/significado se identifican por su valor. El valor de un elemento
del sistema se obtiene por comparación con los restantes elementos del sistema: es decir que se define por
oposición. El signo es lo que los demás signos no son. Esta característica recibe el nombre de IDENTIDAD
RELACIONAL. Cada elemento del sistema adquiere su valor por oposición a los restantes elementos del
sistema y no por un valor intrínseco o esencial a él.

8 El signo en Pierce

El signo es algo que para alguien representa o se refiere a alguna otra cosa en algún aspecto o carácter.

Algo  Signo
Alguien  Interprete  en cuya mente se toma un nuevo signo  interpretante
Otra cosa  objeto que no puede ser representado en su totalidad.
Como toda representación es parcial, cada signo nos remite ilimitadamente a otro signo, este
encadenamiento es lo que se conoce como semiosis y tradicionalmente se representa de esta forma.

Los 6 semiólogos – Saussure – Pierce - Eco
La teoría de la Semiótica de Saussure

1 La lingüística y su evolución histórica

La historia de la lingüística se desarrolló en 4 etapas:
1- Al inicio de la lingüística era una disciplina normativa, y se denominaba gramática. Se ocupaba
de dar las reglas para el lenguaje  Griegos
2- La filología preocupada por estudiar la estructura y la evolución del lenguaje, sus aspectos
estilísticos y formales, su método peculiar fue la crítica.
3- Cuando se pudieron comparar las lenguas entre sí surgió entonces la “gramática comparada”.
4- Lingüística: hace énfasis en las lenguas Romances y Germánicas.

2 Lingüística y semiología

Saussure estudió el lenguaje para que este pudiera ser coherente y claro en su comprensión como
sistema. Una de las primeras cuestiones que analiza es el orden “epistemológico”. Era común en su tiempo
pensar que las lenguas son nomenclaturas. Una lengua es un sistema, por lo tanto es un conjunto
interrelacionado de partes donde cada elemento está distribuido y organizado para accionar en forma
unificada. Él postula que el sistema de la lengua como parte de la ciencia en general, que estudia los signos se
denomina “semiología”.
16

Otro aspecto estudiado por Saussure lo constituye la elaboración de una serie de antinomias
metodológicas aptas para investigar la estructura del lenguaje. Las “distinciones” a modo de dualidades en
relación directa cuya función consiste en dar razón de la realidad compleja del objeto lingüístico.

Lengua – Habla
Significante – Significado
Arbitrario – racional  Van siempre unidas y combinadas
Sintagma – paradigma
Sincronía – diacronía

3 La lengua y el habla

Saussure estudió El lenguaje es una institución humana. Pero sin ninguna relación natural con su objeto
(es puro consenso social). Entonces podemos decir que la Lengua es la estructura, el mecanismo, los códigos
referenciales que usan los individuos para hablar, sin los cuales no sería posible el habla.
Caracteres de la lengua: es un objeto bien definido en el conjunto heterogéneo de los hechos del
lenguaje, es la parte social del lenguaje. Es un objeto que se puede estudiar separadamente y que consta de
una naturaleza concreta.
Todos los que hablan cierto idioma tienen en común una “lengua”, un sistema, pero ella se manifiesta
de diferentes modos en los actos del “habla”. El habla es el lenguaje en acción, es la ejecución individual de
cada hablante.
La lengua es la estructura y el armazón del sistema de un idioma, mientras que la práctica de los
hablantes es efectivamente el habla.

4 El signo compuesto de significante y significado

El signo es una “Díada”, un compuesto de dos elementos conexos entre sí: la representación sensorial
de algo (el significante) y su concepto (el significado) ambas cosas asociadas a nuestra mente.
En síntesis el signo lingüístico toma consistencia al vincular dos aspectos, el elemento fónico acústico y
el concepto asociado a él.

5 La arbitrariedad del signo y su valor

El lazo que une al significante con el significado es arbitrario porque el signo lingüístico es arbitrario.
Esto le permite a Saussure afirmar que la lengua es un sistema de valores puros donde cada signo toma
consistencia por su relación de oposición a otro. El valor es un sistema de equivalencias entre cosas de
órdenes diferentes.
Lo arbitrario del lenguaje tiene límites racionales, contiene elementos convencionales establecidos por
alguna motivación.

6 El signo fenómeno inmutable y cambiante

Los signos lingüísticos no dependen de caprichos personales que puedan ser cambiados a gusto
individual. Toda lengua es un bagaje cultural perteneciente a la sociedad que se transmite de generación en
generación.
En la lengua a cada signo se le ha dado un significado que es preciso mantener para poder entenderse
en la sociedad. La necesidad de comunicación excluye los cambios repentinos de la lengua y la gente se
resiste a modificaciones bruscas de su idioma.
Es el factor histórico lo que explica por qué es inmutable el signo, no es sólo porque está unida al peso
de la colectividad, lo que es también porque está situada en el tiempo.
El carácter social de la lengua lo hade un fenómeno histórico y con la historia se mantienen relaciones
recíprocas.

7 Sincronía y Diacronía

El análisis diacrónico describe la evolución histórica de un idioma a lo largo del tiempo. Mientras que el
estudio sincrónico analiza el estadio particular de ese idioma en una determinada época o período temporal.
17

En síntesis la Sincronía y la Diacronía son categorías que permiten abarcar el estudio de la lengua.
Primero en su aspecto más concreto, como hecho social dinámico en el que los sujetos hablantes son
protagonistas (sincronía) y luego la perspectiva diacrónica, como un sistema en el cual se hayan los esquemas
estructurados, formales, teóricos, y estables que dicha lengua fue asumiendo a lo largo del tiempo
(diacronía).

8 Sintagma y Paradigma

Al analizar una cadena de signos, se generan dos órdenes de relaciones:
a- Uno de tipo sintagmático  indica una determinada presencia de signos, un grupo específico
de signos asociados en la cadena del habla. (oración)
b- Uno de carácter paradigmático  formado por el elemento común en un serie de signos. (un
mismo verbo conjugado en diferentes tiempos)

La teoría de la Semiótica de Pierce

1 La realidad como triada

Toda realdad puede ser comprendida a partir de tres categorías que permiten unificar aquello que es
complejo y múltiple a saber
1- El primer correlato: (la primeridad) “es el modo de ser de lo que es, tal como es, positivamente,
sin referencia ninguna a otra cosa”. Es la primera impresión o sentimiento que recibimos de las
cosas.  Cualidad de sentimiento.
2- El segundo correlato: Son los fenómenos existentes, es lo posible realizado y por tanto es
aquello que ocurre y se ha concretizado en relación con la primeridad. Reacción como
elemento del fenómeno.
3- El tercer correlato: está formado por las leyes que rigen el funcionamiento de los fenómenos.
Es una categoría general, que da validez lógica y orden a lo real. Ésta realiza entonces, el enlace
lógico entre primeridad y secundidad.  Representación como elemento del fenómeno.

2 El Fanerón y la Faneroscopía

Cuando algo aparece en nuestro sentidos y es percibido o pensado por la mente es un fanerón, este
configura las sensaciones y las percepciones de lo real, también desempeña el papel de categoría relacional
mediante el cual vinculamos elementos simples y complejos de cualquier realidad semiótica.
Todo hecho semiótico se explica por los estados mentales del ser humano en que en forma permanente
teje significaciones a partir de otras concepciones aprendidas con los grupos sociales y en la normas
culturales.
Faneroscopía: es el estudio de los fanerones, sirve para analizar y clasificar la realidad. Entonces, la
Faneroscopía es una forma lógica de encarar las cosas con el fin de reducir al orden fenómenos diversos,
interpretándolos funcionalmente desde las categorías de la primeridad, secundidad y terceridad.

3 Signo según Pierce

La función del signo es: “ser algo que está en lugar de otra cosa bajo algún aspecto o capacidad”. El
signo es una presentación por el cual alguien puede mentalmente remitirse a un objeto. El signo es ante todo
una categoría mental, es una idea mediante la cual evocamos un objeto con la finalidad de aprehender el
mundo.
Los componentes del signo son 3:
El representamen: es la representación de algo, es el signo como elemento inicial de toda semiosis. No
debemos considerarlo un objeto, sino una realidad teórica y mental.
El interpretante: es lo que produce el representamen en la mente de la persona. Es la idea del
Representamen. “Un signo es un representamen que tiene un interpretante mental”. Este podría estar
constituido por el desarrollo de uno o más signos. Hay dos variantes de interpretante: Dinámico: es el efecto
que el interpretante produce, es la cadena de repercusiones en la mente del sujeto. Inmediato: es aquel que
corresponde al significado del signo  el como es.
18

Objeto: es aquello que alude el Representamen, es decir, la denotación formal del signo en relación con
otros componentes del mismo. Hay dos variantes de objeto, el objeto dinámico: es el que sostiene el
contenido del representamen. Inmediato: es el objeto tal como es, representado por el signo mismo y cuyo
ser es.

Estos tres aspectos son “lógicos o formales”, sólo existen en la mente del sujeto en el momento
concreto de percibir el signo. La triada no se puede separar, constituye a un único proceso.
El interpretante traduce las reacciones del individuo ante la provocación y el estímulo del signo. Se
alude aquí a la necesaria relación que existe entre la recepción del signo y los hábitos culturales de los
perceptores. A partir de allí se van enumerando nuevas configuraciones. Este procesos es el que da lugar a
una semiosis infinita, a una continua sucesión de producción de signos mediante la cual los sujetos van
pasando la verdad de las cosas y del mundo.

4 La clasificación del signo - Pierce

Pierce propone 3 divisiones del signo a partir de la relación con cada uno de sus tres componentes:

La división del signo en relación con el representamen:
Cualsigno: Signo en su aspecto de cualidad. Es lo general del signo, pero que le permite subsistir
en cuanto tal, sin ser todavía la totalidad.
Sinsigno: Es la presencia concreta del signo. Es lo particular del signo.
Legisigno: Es la norma o modelo por el cual se construye un sinsigno.

La división del signo en relación con el objeto:
Icono: Se relaciona con su objeto por razones de semejanza.
Indice: es el signo que concreta directamente con su objeto, es indicativo y remite a alguna
cosa para señalarla.
Simbolo: es el signo simplemente arbitrario.

La división del signo en relación con el interpretante:
Rema: es el signo percibido en su forma abstracta.
Desisigno: es un interpretante con contenido concretizado.
Argumento: es el signo cuyo interpretante tiene firma de silogismo, posee algún tipo de
razonamiento argumentativo e interpretativo.


19


5 Sobre el Argumento

Hay tres tipos de argumento posible:
La deducción: El argumento deductivo es aquel en el que las premisas garantizan la validez de la
conclusión. En el silogismo las propiedades semánticas de las premisas pasas a formar parte necesaria
también de la conclusión. Dentro de la deducción hay dos, la necesaria: Es aquella que no tiene relación
alguna con ninguna tasa de frecuencia, y que a partir de premisas verdaderas debe producir
necesariamente conclusiones verdaderas. Y la Probable: en la cual a las deducciones sus interpretantes
las representan como relaciones con tasas de frecuencia.
La inducción: es el argumento que prescribe la validez de una conclusión a parir de premisas
probables. Es una forma de inferencia a partir de un conjunto de pruebas o experimentos.
La Abducción: es el argumento cuyo enlace entre las premisas y la conclusión s de tipo
hipotético. Este método permite indagar las causas de un fenómeno con la esperanza de descubrirlas
mediante el uso de una hipótesis. Los actos abductivos son creativos, ya que se apoyan sobre una
hipótesis de intuición y adivinanza.

La teoría de la Semiológica de Eco

1 Conceptos semióticos

Signo: expresión concreta (una unidad producida por el hombre). La idea original se basa en la inferencia
de la interpretación, en la dinámica de la semiosis. Los signos se consideran como fuerza social.
Semiosis Ilimitada: Cada signo implica la asociación de una forma significante (plano de expresión) con
un significado (Plano del contenido), a partir de una decisión convencional, es decir, basándose en un código.
La semiosis constituye un proceso en el que se produce a explicación de un signo en su propio significado: se lo
remite a un interpretante que a su vez se refiere a otro y así hasta el infinito.
El interpretante: debe ser entendido como un desarrollo del signo inicial, como un incremento
cognoscitivo. Cada interpretante es una unidad cultural.
El signo se entiende como el instrumento a través de la cual el sujeto mismo se construye y se
desconstruye continuamente. Los signos de acuerdo al caso y a la circunstancia en que se los utilice, asumirán
características diferentes.

Iconicidad: característica propia del signo. “Un signo es ícono cuando puede representar a su objeto
sobre todo por su semejanza”. Signo icónico es un signo que por su producción suscita apariencia de
semejanza. Las nociones de semejanza, similitud, etc. más bien son síntomas del iconísmo.
El icono es un signo que hace referencia a su objeto en virtud de una semejanza, de sus propiedades
intrínsecas, que de alguna manera corresponden a las propiedades del objeto.
A- La iconicidad Primaria: Percepción similar: la representación de un objeto se capta de acuerdo a
un “criterio de pertinencia” que poseen las cosas representadas.
B- Estímulos sustitutivos: Eco introduce este concepto para explicar y enfatizar las condiciones de
percepción de los objetos. Sólo tenemos “estímulos” que de modo vicario nos permiten
interpretar como naturales las cosas que vemos.
C- La prótesis: Hay tres clases
Sustitutivas: ocupa el lugar de un órgano que falta.
Extensivas: prolongan la acción natural del cuerpo
Magnificentes: amplia lo que nuestro cuerpo no logra hacer.
D- Los espejos: Son un fenómeno “pre-semiótico”, ya que en sí mismos las imágenes que reflejan,
constituyen a un hecho físico que es anterior a cualquier designación o interpretación que se
haga del mismo.

Conocimientos y signos
Es posible disociar el fenómeno de la semiosis de la idea de signo Para explicarlo analiza la relación entre
percepción primaria y la actividad cognitiva por signos.
Percepción primaria: Proviene de estímulos exteriores que llegan a nuestros sentidos. La semiótica se
realiza por creación signica, mediante una inferencia que nos permite decir que algo está en lugar de otra cosa.
Entonces se puede considerar la inferencia perceptiva como un proceso de semiosis primaria.
20

El tipo cognitivo: Es formar una idea perfeccionando a del nuevo objeto, una idea particular y general a
partir de la familiarización con dicho objeto.
Contenido nuclear: Cuando el TC adquiere un conceso colectivo y es postulado para ser interpretado
socialmente de una cierta manera, pasa a llamarse CN. El CN debe ser concebido como el “conjunto de
interpretantes” registrados común significado público y compartido del TC.
Código: Los códigos sirven de base para establecer la relación entre significante y significado, además de
que establecen la correspondencia (convencionalizada, socializada y regida por reglas) de elementos de la
expresión con elementos del contenido. Esto implica la organización de ambos planos (expresión y contenido)
en un sistema preciso.
Abducción: Representa el intento de trazar un sistema de reglas de significación que permitan al signo
adquirir su propio significado. Esta Esta pertenece a la lógica del descubrimiento. Construye una hipótesis
sobre la base de premisas inciertas obtenidas por denotación.
Metáfora: Es un recurso destinado a embellecer el lenguaje. Desde la semiótica es una figura retórica
que permite delinear un nuevo contenido de una manera creativa. Una semiótica de la metáfora también tiene
que ver con una semiótica de la cultura.

El estudio de la comunicación – Fiske

Comunicación, significado y signos

El proceso que estudiaremos, hace énfasis en la comunicación como generación de significado.}Para que
la comunicación ocurra y la persona a quién dirijo comprenda lo que significa el mensaje, es necesario crear el
mensaje con signos. Si compartimos los códigos y utilizamos el mismo sistema de signos hay mayor semejanza
en nuestros dos significados. Estos modelos no son lineales, son modelos estructurales, en los cuales una flecha
indica relaciones entre elementos.
Estos modelos concentran la atención en analizar un conjunto de relaciones estructuradas que permiten
que el mensaje signifique algo. Es decir, se concentra en todo aquello que convierte a “unas marcas en el papel
o en un sonido en el aire” en mensajes.

La semiótica: Tiene tres áreas de estudio principales:
1- El signo mismo, el estudio de diferentes tipos de signos, su manera de llevar significados, y de
relacionarse con quienes los usan.
2- Los códigos o sistemas de organización de signos.
3- la cultura dentro de la cual operan estos signos y códigos. Esta a su vez depende para su propia
existencia y forma del uso de estos códigos y signos.
La semiótica centra su atención primordialmente en el texto, mientras que los modelos lineales
se centran en los procesos. Otra diferencia es el estatus del receptor. En la primera el receptor
o lector tiene un papel más activo, que en la mayoría de los modelos anteriores.

Signo y significado

Conceptos básicos: Todos los modelos de significados comparten como rasgos generales tres elementos
que deben aparecer al analizarlos:
1- el signo
2- aquello a lo que se refiere el signo
3- los usuarios del signo
Otras implicaciones: Tanto Pierce como Ogden y Richards identificaron una relación triangular entre
signo, el usuario y la realidad exterior.

21


Las flechas dobles, indican que cada término puede entenderse únicamente en relación con los otros
dos. Un signo se refiere a algo diferente de sí mismo (el objeto) y es comprendido por alguien, es decir, tiene
un efecto en la mente del usuario (interpretante). Dicho interpretante, es un concepto mental producido tanto
por el signo como por la experiencia del usuario sobre el objeto.

Ogden y Richards

El referente de ellos corresponde estrechamente al objeto en Pierce, la referencia corresponde al
interpretante y el símbolo al signo. En este modelo hay conexión directa en referencia y referente y entre
símbolo y referencia.
Los símbolos organizan y dirigen nuestros pensamientos o nuestras referencias y nuestras referencias
organizan nuestra percepción de la realidad.

Saussure
Se interesaba por el lenguaje, le preocupaba más la forma de como los signos se relacionan con otros
signos, que la forma de cómo se relacionan con el objeto, de Pierce. Por lo tanto, su modelo básico se enfoca
más directamente en el signo mismo. Para Saussure el signo es un objeto físico con un significado o para usar
sus propios términos, un signo consiste de un significante y un significado.
El significante es la imagen del signo tal como lo percibimos. El significado es el concepto mental al que
se refiere.

Signo y sistema

La similitud entre Saussure y Pierce es que ambos busca el sentido en las relaciones estructurales. Los
significados en este índice (Saussure) son los conceptos mentales con los cuales dividimos y categorizamos la
realidad para poder comprenderla. Los límites entre una categoría y otra son fijados por el hombre. Entonces
el área de la realidad o de la experiencia a la que se refiere un significado, o sea, la significación de un signo,
está determinada por los límites de los significados que guardan relación dentro del sistema.

La semiótica y el significado

El significado es un proceso activo para el cual los semiólogos usan el verbo negociar. Esto es tal vez el más
útil por implicar concesiones mutuas entre hombre y mensaje. El sentido viene como resultado de la
interacción dinámica entre el sujeto el interpretante y el objeto.

Categorías de los signos
Conceptos básicos

Pierce definió tres categorías para los signos:
Icono: El signo se parece de alguna manera al su objeto, se ve, se oye parecido.
Índice: hay un lazo directo entre el signo y el objeto, tiene una conexión real.
Símbolo: no hay conexión o parecido entre el signo y el objeto.

Saussure: la forma física del signo (significante) y su concepto mental asociado (significado) puede
relacionar de manera icónica o arbitraria.
Icónica: el significante se ve o se oye como el significado.
Relación arbitraria: los dos solo se relacionan por acuerdo entre los usuarios.
22


Pierce y el signo


El modelo de Pierce signo-objeto-interpretante es un icono en cuanto intenta reproducir de manera
concreta la estructura abstracta de la relación de sus elementos.

Saussure y el signo

A él le interesaba la relación entre significante y significa. La relación de significante –significado se ha
convertido en campo principal de preocupación dentro de la tradición europea de la semiótica.

Motivación del signo

La naturaleza arbitraria del signo es para Saussure el eje del lenguaje humano. Los signos que él llamo
arbitrarios corresponden exactamente a los que Pierce llamó símbolos.

Los términos motivación y coacción son utilizados para descubrir hasta que punto el significado determina el
significante y son casi intercambiables. Un signo arbitrario no es motivado. La coacción se refiere a la
influencia que el significado ejerce sobre el significante. A mayor motivación mayor coacción del significado
sobre el significante.

Convención

La convención o el hábito en términos de Pierce, tiene varios papeles importantes en la significación. En
el nivel más formal, describe las reglas del funcionamiento de los signos arbitrarios. La convención es
necesaria para la compresión de cualquier signo, incluso sí es un ícono o un índice. La convención es la
dimensión social de los signos: es el acuerdo entre los usuarios sobre los usos y respuestas apropiadas a un
signo.

La organización de los signos
Conceptos básicos

Saussure los códigos se organizan de dos maneras:
1- Paradigma: es un conjunto de signos entre los cuales se hace una selección. Solo una unidad entre el
conjunto puede ser seleccionado y cada unidad debe distinguirse claramente de todos los otros en el
paradigma. Todas las unidades de este deben tener algo en común deben compartir característica.
2- Sintagma: es la combinación de varios paradigmas. Es el mensaje dentro del cual se cambian las signos
escogidos. Todos los mensajes tienen una selección una combinación. la importante de estos son las
reglas o convenciones según los cuales se hace la combinación de unidades.

La significación

Denotación: Saussure describe las relaciones entre el significante y el significado dentro del signo y del
signo con su referente en la realidad exterior. Barthes lo llama denotación: es el sentido común, obvio,
del signo.
Connotación: Se refiere a la interacción que ocurre cuando el signo encuentra los sentimientos o
emociones del usuario y los valores de su cultura. Cuando los significados se mueven hacia lo subjetivo.
El significante del primer orden es el signo de la connotación.
23

Mito: Para Barthes es la manera que tiene la cultura de pensar acerca de algo, de conceptualizarlo, de
entenderlo. (Imagen general que tiene el mundo sobre algo) Ningún mito es universal en una cultura,
hay mitos dominantes, pero también hay contra mitos. Los mitos cambian para seguir necesidad y
valores cambiantes de la cultura (son dinámicos).
Símbolos: (tercer forma de significación) un objeto se convierte en un símbolo cuando adquiere con la
convención y el uso un significado que le permite representar otra cosa.
Metáfora: Expresamos lo que no es familiar en términos que sí lo es. La metáfora explota
simultáneamente la semejanza y la diferencia. Funciona paradigmáticamente.
Metonimia: trabaja asociando significados dentro de un mínimo plano. Su definición básica es hacer que
una persona represente el todo. Las metonimias son fuertes portadoras de la realidad porque trabajan
con indicios. Son parte de aquello que representan. Difieren de los indicios naturales en que la selección
involucrada es muy arbitraria. (noticieros filmados son metonimias)

Elementos para el análisis de un mensaje– Prieto Daniel

Elementos de la comunicación

Nos interesa conocer los recursos del lenguaje empleados en un determinado proceso de comunicación. Con
lo que incorporamos dos expresiones nuevas:
Lenguaje: Todo sistema de recursos verbales y no verbales utilizados por la gente para comunicarse.
Proceso de comunicación: intervienen dos ocho elementos, (por lo menos) emisor, códigos, mensaje,
medios y recursos, referente, marco referencia, receptor y formación social.
Emisor: Todo individuo, grupo o institución que elabora un mensaje con determinada intención.
Código: las reglas de elaboración y combinación de los elementos de un mensaje. También es un
conjunto de obligaciones de elaboración y d interpretación de mensajes. Morfología y sintaxis.
Mensaje: contenido fundamental de algo. En comunicación la película toda es el mensaje. En un libro, todo es
el mensaje. En este se expresa la intencionalidad del emisor.
Medios y recursos: Constituyen los elementos que sirven para difundir, para poner en circulación el
mensaje. Los medios tienen una influencia en la conformación del mensaje, les imponen ciertos límites
(condicionantes).
Referente: es el tema del mensaje, aquello a lo que este alude. Todo mensaje es una versión y toda
versión puede ser más o menos buena.
Marco de Referencia: es el contexto inmediato que permite la interpretación de un mensaje.
Perceptor: individuo que interpreta un determinado mensaje desde su respectivo marco de referencia
mediante un conocimiento del código utilizado. El hombre percibe activamente.
Formación social: sitúa dichos procesos en sus condiciones económicas, políticas y sociales
fundamentales.
No existe un proceso, sino procesos. Un proceso se diferencia de otros por la manera en que se
constituye cada elemento y por las relaciones que establecen entre ellos.

El lenguaje

24

Se define como sistema de recursos verbales y no verbales que utiliza la gente para comunicarse.
“sistema”, nos remite a un conjunto organizado de recursos, a ciertas reglas de elaboración y de combinación
de los mismos. El lenguaje consta de 4 elementos fundamentales:
Signo: Constituye la mínima unidad de sentido de un lenguaje. El significante es la materialidad del
signo. Lo que nos hace aparece en los sentidos es denominado “materia significante”. Entonces un signo
posee una materia significante que puede ser verbal o no verbal.
Significado: es el sentido tradicional, la imagen mental que se produce o se evoca a partir de la
presencia del significante.
Enunciado: es la mínima unidad de combinación. Esto supone siempre un punto de vista, una forma de
referirse a las cosas, etc. “el sujeto de la enunciación es aquel individio, grupo o institución que construye el
enunciado.
Texto: es la combinación de enunciados aislados a lo largo de un diálogo, una historieta, etc. Hay dos
tipo de texto: El explicativo: aparece en todo tipo de medios de difusión colectiva. El relativo: parte de la
estructura de un cuento tradicional.
Discurso: Corresponde a una tendencia general en la construcción de dos textos y enunciados.Estos4
elementos se sujetan a las reglas de selección y de combinación. Este proceso de selección y couniación
corresponde a la intencionalidad y a la manera en que emisores y receptores se relacionan.

Añadimos otros 4 puntos

Valor: es el signo ya no en sí mismo, sino a través de sus entornos, esto es su valor en el enunciado, el
texto, o el dialogo. El valor depende de la oposición con otros signos o con otros enunciados del lugar que se
ocupa en el discurso o en el texto.
Sintagma: Indica la combinación de signos que tiene lugar en un enunciado, texto, o discurso,
combinación en la que cada término debe su propio valor a la su oposición, a aquello que le precede o a
aquello que lee antecede. Este corresponde a su estructura superficial, lo que aparece expresado, lo que
leemos o escuchamos, en el caso del lenguaje verbal,.
Paradigmas: Fuera del discurso, las unidades tienen algo en común, se asocian a la memoria y forman
grupos por el sentido y por el sonido. El conjunto de claves que nos permite explicar un tipo de discurso.
El código: Es la estructura que rige las posibilidades de elaboración y de combinación de los elementos
del mensaje.

Ensayos de lingüística general – Román Jakobson

La poética se interesa por problemas de la estructura verbal. Ya que lingüística es la ciencia global de la
estructura verbal, la poética puede considerare como parte integrante de la lingüística. En pocas palabras
muchos rasgos poéticos no pertenecen únicamente a la ciencia del lenguaje, sino a la teoría general de los
signos (semiótica general). La poética diferencia de la lingüística se interesa por cuestiones de valoración.
Toda conducta verbal se orienta a un fin.
Los estudios literarios y la poética consisten en dar dos conjuntos de problemas: la sincronía y la
diacronía.
La descripción de sincronía abarca no sólo la producción literaria de una fase dada, sino aquella parte de
la tradición literaria que ha sido vital o se ha revitalizado en la fase en cuestión.
Uno de los problemas fundamentales de los estudios sincrónicos de la literatura constituye
precisamente en la selección de los clásicos y su reinterpretación por parte de una nueva tendencia. La
poética sincrónica no debe confundirse con la estética.
Entonces la sincronía estudia los factores de cambios, los factores continuos, permanentes y estáticos.

En todo hecho discursivo: el destinador manda un mensaje al destinatario, el mensaje requiere de un
contexto de referencia, que el destinatario pueda captar, ya verbal, ya susceptible de verbalización: en código
del todo común al destinador y destinatario y por fin un contacto, un canal físico, y una conexión psicológica
entre el destinador y el destinatario.
25

Cada uno de los factores determina una función diferente del lenguaje. La estructura verbal del mensaje
depende, primeramente de la función predominante.
Función referencial  Hace referencia al contexto.
Función emotiva  Se centra en el destinador. La actitud directa de la expresión del hablante.
Función Conativa  Con orientación al destinatario, halla su expresión gramatical en el vocablo y el
imperativo.
Función Fática  orientada al contacto, son mensajes que sirven para establecer, prolongar o
interrumpir la comunicación, para cerciorarse de que canal de comunicación funciona, para llamar la atención
del interlocutor o conformar sí su atención se mantiene.
Función metalingüística  Orientada al código, es cuando el destinador y el destinatario quieren
confirmar que están usando el mismo código.
Función poética  Orientada hacia el mensaje, esta función no es la única del arte verbal, sino solo su
función dominante.

El rasgo indispensable inherente en cualquier función del fragmento poético se enfoca en dos
conceptos, el de selección y el de combinación.
La selección se produce sobre la base de la equivalencia, la semejanza y desemejanza, la sinonimia, y la
antonimia, mientras que la combinación, la construcción de la secuencia, se basa en la contigüidad. La función
poética proyecta el principio de la equivalencia del eje de selección al eje de combinación.

Código Rollié

Código es un conjunto de convenciones socialmente instituías, se trata de un repertorio semántico, un
conjunto de elementos significantes y sus reglas de combinación. Tiene 3 aspectos fundamentales.
1- Un código está construido por una serie de elementos (materia significativante) y sus
posibilidades de significación/articulación para la cual se constituye un sistema sintáctico.
2- Una serie de significados o contenidos que expresan nociones y configuran un sistema
semántico.
3- Un conjunto de reglas basadas en convenciones sociales que establecen la relación delos dos
sistemas, semántico y sintáctico que supone previsibles las respuestas y la comprensión del
mensaje, en un marco social (pragmático).

En un proceso de comunicación el código es el elemento que tienen en común el emisor y el receptores
del mensaje. El mensaje debe sufrir una operación traductiva para así poder ser exteriorizado de la forma
apropiada al canal o canales seleccionados para unirse a sus destinatarios. Cuando el destinatario detecta y
extrae los mensajes codificados del canal, otra traducción debe producirse antes de que tenga lugar la
interpretación.
Decodificación y codificación implica la existencia de su código, de un conjunto de reglas claras, este es
lo que tienen en común las dos partes.
Teóricamente: a cada significado corresponde un significantes e inversamente que cada significado se
expresa por medio de un solo significante.
En la práctica son numerosos los sistemas en que un significante puede permitir a varis significados.
Denotación y connotación: Constituyen dos medios fundamentales y opuestos de la significación. Los
códigos científicos eliminan connotaciones, que en cambio en los códigos artísticos se multiplican.
La polisemia de los signos es la consecuencia de la variedad de los códigos
Lengua: Sistema de equivalencias léxicas y de las reglas sintácticas por medio de las cuales las ideas, los
pensamientos, se transforman en hablar articuladas.
Códigos: las convenciones de estos son explicitas, preestablecidas e imperativas. Son implícitas, se
instituyen espontáneamente en el transcurso de la Comunicación.
Denotación: es la designación, el significado, el contenido de las formas fónicas, es lo referencial.
26

Connotación: explica el ”valor” (sentido), entran “las evocaciones, las emociones, la afectividad, el
aspecto estético de las percepciones”. Se pierde el rigor en cuando se admiten connotaciones.

La foto de moda o el rigor del código - Guy Gauthier

Rolan Barthes: “en el interior de la comunicación fotográfica, ésta conforma un lenguaje específico que
tiene sin duda alguna, su léxico, y su sintaxis, sus giros prohibidos y aconsejados”.

Al comparar fotos de moda con setenta años de distancia, nos proponemos comparar las actitudes de
los personajes y las características de los decorados.
Poner la mano en la cadera, este gesto tiene una convención y ha acabado significando hieratismo.
La puesta en escena no pretende simular la actuación: sino significarla.
El “sistema de moda” se encuentra aquí doblado y recuperado por un sistema, que tiene sus
convenciones autónomas. Las rupturas mediante diversos artificios, enmascaran a menudo el lenguaje. La
fotografía de moda aparece como un género ya antiguo. Es una esfera de expresión autónoma y coherente.
Por la materia utilizada, por sus procedimientos de producción, la fotografía de moda es una vicisitud de
la fotografía. La fotografía de moda debe representar desde la creación, ciertos imperativos.
Del análisis de las fotografías de moda se destaca un sistema de imperativos coaccionantes.
Un signo no puede existir más que sí hay memoria capaz de recordarlo.
La fotografía de moda hace colaborar a la memoria utilizando convenciones, estas convenciones se
organizan en un sistema de signos, es decir en códigos: este código suple las debilidades del léxico que dispone.
Este código es fácil de describir en sus grandes líneas, puesto que es relativamente limitado y “fácil de
transcribir”.

Retórica - Barthes
Denotación y connotación

Hjelmeslev: dice que la denotación es una semiótica en la que la expresión y el contenido no constituyen
ninguna semiótica por sí mismos. En cambio la connotación es una semiótica cuyo plano de expresión en sí
mismo es un sistema semiótico.
Barthes afirma: un sistema connotado es un sistema cuyo plano de expresión está constituido por un
sistema de significación, los significantes de connotación que llamaremos connotadores, están constituidos por
signos del sistema denotado.
Las unidades del sistema connotado se apoyan en el sistema de denotación. Por estas unidades no
tienen necesariamente loas mismas dimensiones que el sistema denotado.

Retórica de la imagen

Mensaje 1 Naturaleza lingüística.
Mensaje 2  Naturaleza icónica.
Mensaje 3  Objetos fotografiados (el mensaje perceptivo)

De los dos mensajes icónicos, el primero está de algún modo impreso sobre el segundo: el mensaje
literal aparece como soporte del mensaje “simbólico”.
Un sistema que se hace cargo de los signos de otro sistema para convertirlos en sus significantes, es un
sistema de connotación – La imagen literal es denotada y la simbólica es connotada.
Las imágenes son polisémicas: pueden despertarnos muchos significados, tienen una cadena
significante, pero sus significados son flotantes y el lector puede elegir algunos de ignorar otros.
Anclaje: fija la cadena flotante de los significados, es una función denominativa. Es un control.
Relevo: ayuda a las imágenes móviles, es una función de complementación. Tiene un valor
complementario, y se lee junto a la imagen como fragmentos de un discurso superior.
El campo común de la connotación para Barthes es la Ideología. Los significantes de connotación de la
ideología son los connotadores que se especifica según la sustancia elegida. Llamaremos connotadores a estos
significantes y retórica al conjunto de connotadores. La retórica aparece así como la parte significante de la
ideología. La imagen denotada tiene por función naturalizar el mensaje simbólico, Barthes nos dice que el
sentido fue construido.
La variabilidad de lectura podría vérsela en campos asociativos, en articulaciones paradigmáticas.
27

Plástica e ideología. La primavera de Botticelli – Ravera

Ideologías

La definición de la ideología ha hecho correr ríos de tinta, se observa que cada vez que pretendemos
definir su significación, ésta fluctúa y se diversifica mucho más de lo deseable, circunstancias fomentadas por el
hecho de que la palabra es utilizada en diferentes sentidos.



Ravera da tres definiciones:

1. La ideología es frecuentemente entendida como concepción del mundo o cosmovisión, es decir, como
un modo de pensar y de concebir lo real, pero también como un sistema de evaluaciones que aúna
sistemas de ideas y juicios valorativos, es decir, la forma a partir de la cual un individuo crea su propia
valoración de la naturaleza y del mundo que los rodea, teniendo en cuenta su ámbito natural y social.
Posee carácter estructural y funciona en consecuencia “en profundidad”. Opera fundamentalmente
por connotación, a través de significaciones sugeridas y flotantes que no se comunican pero que
emergen de la comunicación.
La ideología no consiste en el mensaje ni en el conjunto de éstos sino en el modo de organización de
los mismos. Opera por consiguiente a nivel de código o de sistema de reglas para la producción de la
comunicación.
2. Ideología también es entendida bajo un aspecto crítico, la misma lleva a elaborar juicios meta
semióticos formulando alternativas en el esclarecimiento de los hechos, proponiendo opciones capaces
de reformar las redes de la significación. Ejemplos: expresiones vanguardistas, caracterizadas por la
liberación de las reglas, abordaban temas prohibidos. Según Barthes describir la producción social del
sentido. Es la que explicita lo implícito, denota lo contada y reconocido, lo ideológico como factor
constitutivo del campo semántico. Propone alternativas en la explicación de los hechos.
3. En el sentido negativo del término se entiende como la mitificación de la realidad. Ocultamiento de las
relaciones reales. Dicha noción tiene origen en la significación marxista. Es ideológica la actitud que
remite a modelos establecidos y los instituye como valor absoluto, es decir, reproducir sin reproducir….
Condiciona y determina como falsa consciencia.

El arte no puede ser sino ideológico, y lo es a través de una compleja serie de mecanismos que suponen
la interacción de datos intra y extra estéticos. El arte es ideológico. La pintura esconde en la simultaneidad del
plano varios significados (influido por el medio contemporáneo en sus aspectos visuales políticos y sociales).

Se analizaron elementos:
Intra estéticos: elementos formales, lineales, formas, color.
Extra estéticos: composiciones contextuales el universo simbólico que entraña.

A través de los signos es que se manifiesta la ideología. (Relación retórica de la imagen e ideología) dos
significados del segundo orden de significación son esenciales en el proceso ideológico. Se establecen y
mantienen la comunicación.
Los signos le dan forma concreta a los valores connotados. Produciéndose su función de identificación
social. Se notan en la obra la incidencia del medio contemporáneo en sus aspectos visuales, políticos y
sociales.
Las realizaciones artísticas no son ajenas a los intereses de sus mecenas.
Este tipo de obras llena el auspicio y aprobación de quienes llevan el dominio de la ciudad y
ejercen su gobierno.

Sandro Botticelli fue pintor de los Medici y fue quien recibió el encargo para relazar esta obra. Supo
asumir y traducir a términos plásticos el mundo de ideas del neoplatonismo. Su pintura se convirtió en
intérprete de las aspiraciones del grupo intelectual más sofisticado de su tiempo, un círculo que aspiraba hacia
la armonía universal.
Esta pintura está ligada a las suntuosas celebraciones de los Medici, para las cuales Botticelli pintó
tapices y telas. La escena muy imaginativa y llena de figuras de la mitología clásica. Equivale a un poema lírico
28

que invoca el espíritu de Venus, la diosa del amor, e invita al espectador a entrar en el reino de la belleza y la
abundancia. Las nueve figuras de la pintura de Botticelli tienen su origen en un mito de la Grecia antigua y
Roma.

El encuadre se divide en tres partes:
En el centro la figura de Venus, cuya presencia garantiza la armonía y la concordancia de los elementos
del cuadro. Acompañada por su hijo Cupido, el Dios del amor, apuntando con su flecha ardiente. A su izquierda,
las Gracias danzan unidas entre sí, Mercurio que dirige su mirada hacia el cielo (para apartar las nubes con el
mismo bastón que separó a dos serpientes en una pelea, convirtiéndose en el símbolo de la paz). A su derecha,
la ninfa Cloris, que tras ser perseguida por Céfiro, se transforma en Flora y aparece cubierta con el manto
repleto de flores.

Fuentes del mito

Cloris (ninfa) fue violada por Céfiro, luego se casaron y se convirtió en la Reina de la primavera.
Más romántica: las bailarinas de Botticelli dan la bienvenida a la primavera que hace al hombre
enamorarse; la pintura sería una alegoría del amor entre Juliano Medici y Simonetta Catarea.
Sin conocimiento previo: podría ser una representación del modelo de belleza de la época. Se trata de
una metáfora sobre el amor, (por Cupido conocido mundialmente) (más la asociación de Venus). Cierto
contenido erótico, connotado en las miradas, los gestos, las vestimentas.

Personajes

Mercurio/Paris: guía de las Gracias, pero también de las almas. (Se perciben en su túnica llamas
invertidas, símbolo de la muerte) mensaje de los dioses, el más veliz y astuto de todos ellos y así mismo el
maestro de la interpretación o hermenéutica) su objetivo es el más allá.
Las Gracias: Hera, Atenea y Afrodita: evoca la iconografía de Las Tres Gracias, encarnación de la alegoría,
el encanto y la belleza.
Símbolo de la libertad: Afrodita o Castitas objeto de la ceguera de Cupido, unida a sus compañeras por
el gracioso enlace de los brazos.
Juego de miradas: Afrodita aparta los ojos del grupo en dirección a Mercurio. Se hizo para los Medici, se
personificó el poder en Lorencio de Medici. Jefe de familia, dueño de la ciudad y del estado. Se ve reflejada la
ideología.

Concepción de la naturaleza (de vuelta a la normalidad, alabando a la vida del campo. Ajeno a las
preocupaciones y exigencias de la vida) el retorno a la naturaleza y a la vuelta al campo deja espacio libre, en la
ciudad. A la posibilidad de manejar los resortes del poder y hacer fuerte las bases del estado moderno. En la
obra se ve un recinto lleno de árboles, jardín lleno de flores.
Tema del amor y muerte: desarrollado en su poesía también, representado en la obra por la presencia
de Venus. Flora, proporciona el advenimiento de la primavera, la renovada vida del amor.
Naranjas: árboles relacionados con los Medici, podrían simbolizar elementos de su escudo.
Influencias neoplatónicas: (amor) en primer lugar, unión de Céfiro con Cloris cuyo resultado es la Flora.
En segundo lugar Venus. Corresponde afirmar que esta obra pictórica se define ideológicamente en el sentido
más amplio de apuntado, es decir, como una visión del mundo organizada en sistema semántico susceptible de
ser analizado a través de sus operaciones y reglas (A través de los códigos). Queda la certeza de que el estudio
de tales códigos no basta con la necesidad de un estudio psicoanalítico.
Por otra parte, no es ideológico en la acepción negativa del término. La imagen no reproduce, sino que
produce un espacio de juego creativo y verdadero, no encuadrado todavía en la norma. En relación con la
acepción crítica en la Época de Botticelli, no le correspondió desmitificar sino elaborar mitos, no aspiró a la
desconstrucción sino a la construcción de un universo idealista, contradictorio, inestable, vital y dinámico.