Conducta espacial y segregación espacio temporal del comportamiento.

1

Conducta espacial y Segregación Espacio Temporal del
Comportamiento
1
.

CLAUDIO ANGEL ROMERO – Cátedra de Etología – FCNM – UNLP.



De que hablamos cuando hablamos de segregación espacio temporal del
comportamiento?. Según el diccionario de la Real Academia, segregación es:
separar, apartar; espacio es: capacidad de terreno o lugar; y temporal:
perteneciente al tiempo. O sea que SETC sería algo así como “separar o
apartar el comportamiento en relación con alguna posesión de terreno y de
tiempo”.
Dirá Rifá Burrull, “La conducta espacial viene determinada básicamente por el
lugar en que el sujeto realiza una conducta, dentro del ‘continnuum’ temporal,
lo que determinará la posibilidad de establecer medidas de frecuencia, de
orden y de duración tanto respecto a la ocupación de lugares como a las
conductas emitidas en los mismos”.
Pero entonces, ¿Qué es el estudio de la segregación espacio - temporal del
comportamiento?. Es el análisis de las relaciones establecidas en un recinto,
entre las conductas elicitadas, el uso del espacio y tiempo utilizados para su
realización, por parte de los animales en estudio.
Rifá Burrull además diferencia un comportamiento espacial local y uno
multilocal, el primero no implica cambios de posición del sujeto en el espacio, el
segundo sí. El lugar que ocupa el individuo o su conducta en espacio es lo que
diferencia la conducta multilocal de la local. Ambas se medirían bajo los
mismos parámetros conductuales, excepto el registro de los cambios de
ubicación del sujeto en el espacio, lo que veremos más adelante.

Porqué estudiar la conducta espacial y la segregación espacio temporal
del comportamiento?

Según Rifá Burull una primera razón sería que el análisis espacial de los datos
se considera hoy una materia sustantiva de trabajo, y además que las
conductas siempre se manifiestan en un marco espacial.


Un poquito de Historia

El estudio de la conducta espacial tiene su origen en un conjunto de trabajos de
tipo exploratorio, en principio, en campos comunes de disciplinas tan diversas
como la Arquitectura, Sicología y Sociología. La importancia de su estudio se
manifestó en un simposio organizado por el Dr. Esser en Dallas; “The Use of
Space by Animals and Men”, en el contexto de la “Annual Meeting of the Animal
Behavior Society” 1968. Algunos autores que han trabajado y trabajan en el

1
Rifá Burrull, Héctor. 1998. Técnicas de registro de conducta espacial. Facultad de Psicología,
Universidad de Oviedo. España.

Conducta espacial y segregación espacio temporal del comportamiento. 2
tema son; Esser, 1971; Hall, 1973; Sommer, 1974; Anguera, 1979; Riba, 1982;
Blanco, 1983.



Definiendo algunos conceptos

Tanto la observación como el registro de SETC que proponemos, coincide con
el enfoque que plantea Stokols [1978], con modificaciones;

Forma conductual
Fase activa Operativa
(Proxémica)
Fase reactiva Responsiva
(Sicología ecológica)

Como Rifá Burrull plantea que puede utilizarse el término Sicología ecológica
en referencia tanto a la Ecología conductual como a la Eto-Ecología, pues
considera que son lo mismo, solo que vistas desde diferentes enfoques,
psicológico, ecológico o biológico, la tabla anterior bien puede quedar asi:

Forma conductual
Fase activa Operativa
(Proxémica)
Fase reactiva Responsiva
(Eto-Ecología)

El término proxémica (proxemics), proxemia o proxemística, Hall (1973), lo
refiere al uso que el hombre hace del espacio, como efecto de una elaboración
especializada de la cultura a la que pertenece. Podríamos ampliar el uso del
término al conjunto de los animales utilizándolo en la acepción: uso que el
individuo hace del espacio, en esa línea Craik (1973, p. 409) dice que la
proxémica es el estudio de la interrelación espacial. Vamos a quedarnos con
esto.

Barker [1968] y colaboradores acuñaron el concepto de Behavior setting, o
‘escenario conductual’, planteando el estudio, por parte de la Eto-Ecología, del
comportamiento en el propio contexto donde este ocurre [Moos, 1974, p. 10]. El
concepto de escenario conductual es importante en el registro de la conducta
espacial y en la construcción de mapas conductuales, que representan la
conducta espacio temporal una vez codificada y medida. Mapa conductual
hace referencia a la técnica de registro de conducta espacial, muestreada
temporalmente y que representa uno o varios escenarios conductuales. El ligar
conductas y espacios mediante la técnica de mapa conductual procede del
hecho que la conducta ocurre siempre en algún lugar, dentro de los límites del
entorno físico donde se produce (Itelson, Rivlin, Proshansky, 1978).


Conducta espacial y segregación espacio temporal del comportamiento. 3

Registro de SETC

La unidad de registro espacio temporal será el conjunto de: sector donde está
el sujeto que emite la pauta, individuo que la realiza, y tiempo en que se da.
Esta es la unidad de estudio espacio temporal. También se la denomina
Behavior Setting, y se definen como un sistema ordenado y autorregulado de
componentes animales y físicos que interactúan de forma sincronizada y que
llevan a cabo el funcionamiento del lugar (Setting Program).
Rifá Burrull y Anguera, 1994 proponen definir unidades de registro conductual
basándose en conceptos geométricos como punto, línea y plano.
En el caso que nos toca el punto representaría la densidad de pautas, y
posibilita el registro y la obtención de datos sobre como se distribuyen las
conductas en tiempo y espacio.
La línea requiere dos puntos al menos para ser definida y podría representar la
unión de dos sectores a partir de los datos de transición (entre sectores) de los
individuos, obteniendo datos de itinerarios y direccionalidad. También puede
representar un sujeto en dos momentos del muestreo, o dos sujetos unidos por
una línea isotemporal, dándonos información de interdistancias entre individuos
o con un punto de referencia del medio. Algunos autores introducen la posición
en ángulo que forman los dos sujetos que definen la distancia (Hall, 1973;
Sommer, 1974).
El plano, como unidad de registro espacial, es el sustrato sobre el que ocurre el
comportamiento, y para definirlo necesitamos, al menos, de tres puntos. Si
estos puntos los referimos al individuo, darán información sobre el área de
actividad de aquel, pero si los referimos a, por ejemplo, pautas de
comportamiento, entonces obtendremos un mapa de datos con zonas de
preferencia conductual.
Entendemos por territorio, en sentido amplio, el espacio que el individuo utiliza
para manifestar sus conductas (Rifá, 1988b). A este concepto se relaciona el
de home range, o espacio ocupado o transectas atravesadas por los individuos
en su actividad cotidiana (Gelwicks, 1970, p. 149).
Estas unidades de registro espacial contendrían información de cuatro
componentes; espacio (e), conducta (c), tiempo (t) y sujeto (s). Los que,
convenientemente combinados, nos permitirán obtener frecuencias, orden
(secuencias) y duración del comportamiento de los individuos estudiados, en el
espacio. Estos componentes tienen diferentes parámetros de registro cada
uno, y cada parámetro, diferentes niveles. Su elección dependerá del
investigador.
En general, el espacio esta definido por el sistema de ejes de coordenadas
espaciales (x,y,z) que sirven para ubicar la unidad de registro en el espacio; la
conducta se puede descomponer en elementos más discretos (pautas), las que
funcionarán como parámetros del comportamiento; el tiempo, dependerá de los
parámetros orden y duración, permitiéndonos obtener diversos tipos de
registro; el sujeto tiene parámetros como, edad, sexo, escala jerárquica, etc.
En general, se plantea tomar en cuenta los cuatro parámetros descritos. Del
espacio no podemos prescindir precisamente porque estamos estudiando
conducta espacial. En cuanto a la conducta, tampoco podemos prescindir,
porque llegado al caso de reducir la conducta a presencia o ausencia del
individuo, de hecho, estamos registrando la conducta de “estar”, mínima
Conducta espacial y segregación espacio temporal del comportamiento. 4
expresión del componente conductual. Podemos así, registrar datos y
magnitudes sobre la conducta ‘estar’, solo registrando presencia ausencia del
sujeto. El tiempo es un componente clásico del estudio etológico y sumamente
necesario para obtener frecuencias relativas, orden y duración de pautas. El
sujeto es importante si queremos registrar que individuo hizo que cosa, sino,
solo obtendremos un mapa de distribución de conductas.

La combinación de los componentes citados arriba nos permite obtener
diversos resultados:

Tipos Componentes Mapa resultante
e t c s
I * * * * Mapa conductual absoluto
II * * * Mapa de distribución de conductas
III * * * Mapa de distribución de sujetos
IV * * * Mapa conductual relativo

El mapa tipo I nos permite conocer como se distribuyen las unidades sujeto
conducta en el espacio y a través del tiempo, permitiendo un análisis
secuencial y uno intra e Inter sesiones. Posibilita una gran cantidad de
resultados interactivos.
El mapa tipo II nos da idea de cómo se distribuyen las conductas en el espacio
y a través del tiempo. Permite los mismos análisis que el anterior, solo que
carecemos de datos sobre los individuos, por tanto no permite la
individualización del comportamiento.
El mapa tipo III ofrece resultados sobre la distribución de los individuos a través
del tiempo, permite los análisis de los anteriores, pero no brinda información
sobre el comportamiento. Sería de interés para la ecología.
El mapa tipo IV da información sobre cómo se distribuyen las unidades
individuo - conducta en un momento dado. Solo permite análisis intra sesión.
Solo se aconseja para cuando no es posible permanecer mucho tiempo en el
sitio de observación.

El muestreo espacio temporal

Este tipo de muestreo debería hacerse de tres maneras (Greig – Smith [1983,
p. 20]): a) Selección de los lugares que consideremos representativos, b)
Tomar las muestras en forma sistemática, c) combinación de a) y b).
En general, lo importante es que el muestreo sea una representación
homogénea del área de estudio. Esto se hace a través de la técnica de
transectas o dividiendo el terreno en cuadrículas (o cubiles con volumen), para
lo cual puede que las particiones no sean tan homogéneas. En el primer caso
el observador se desplaza física o visualmente por la transecta y en el segundo
visualiza las cuadrículas o lo que sucede en alguna cuadrícula particular.
En cuanto al componente temporal, la elección de un método instantáneo o
continuo dependerá del tipo de estudio, pues el tiempo y el espacio varían
recíprocamente.
Vamos a ver dos conceptos interesantes, el mapa observado y el mapa
ajustado (Ittelson, Rivlin y Proshansky, 1978), para un tipo de muestreo
instantáneo. El mapa observado permite observar a los individuos y conocer el
uso que hacen de los sectores del espacio. Se realiza un muestreo de tiempo,
Conducta espacial y segregación espacio temporal del comportamiento. 5
observando todos los sectores y a todos los individuos que hacen uso de ellos.
El mapa ajustado representa porcentajes de ocupación basado en el número
de individuos que ocupan un sector en función del total de los individuos.
Permite saber el uso que hacen distintos individuos de los mismos sectores en
momentos diferentes. Ora posibilidad es mostrar los porcentajes de individuos
que usan una determinada cuadrícula en relación con las demás, o su total,
permitiendo comparar distintas cuadrículas entre sí.
El muestreo de tipo continuo puede servir para estudiar a un solo individuo o a
un grupo particular. Si tenemos en cuenta la técnica del desplazamiento
rectilíneo (Charpenteau y Balent, 1983), en que los intervalos temporales son
pequeños, obteniéndose un registro continuo en el espacio, y como las
cuadrículas son cercanas entre sí, obtenemos un itinerario (trayectoria). A esto
se lo conoce como rastreo. En combinación con esta técnica pueden utilizarse
sistemas de códigos (Thiel, 1988), que desemboque en un sistema de signos
gráficos, o en un grafo.

Técnicas de registro

Se consideran dos posibilidades al registrar conducta espacial, hoja de registro
y el mapa conductual como soporte. Asociado al primero, está la técnica de
formatos de campo, y al segundo las técnicas telemétricas y de laboratorio.
En el caso de la hoja de registro la conducta y el espacio observados se
traducen a códigos en sus cuadrículas. En el mapa conductual se traduce la
conducta observada a códigos que se ubican en el mapa conductual. Ambos
métodos son mutuamente compatibles y permiten la conversión de uno en otro.
La elección de un método u otro dependerá de: los fundamentos sobre el tema
de estudio, la situación espacial a observar, la técnica de registro elegida, el
futuro análisis a aplicar.
En aras de decidir que sistema de registro elegir, veremos que elementos tener
en cuenta.
El sistema de hoja de registro está asociado con las siguientes características:
Corresponde al modo operativo (Stokols, 1978). Se quiere saber cómo el
espacio ocupado de pende de las conductas elicitadas. Se puede traducir lo
observado a nivel espacio conductual a códigos pre establecidos. Sirve para
situaciones espaciales conocidas y manejables, en las que podamos colocar
marcas de referencia (indicadores puntuales, cuadrículas), y también a
situaciones en que la estructura espacial este ya categorizada. Es utilizable
cuando queremos que los datos se estructuren en una tabla de doble entrada.
Se anotan los lugares en que ocurre la conducta. Por último, el sistema de hoja
de registro concuerda con el análisis de datos tabulares.
En cuanto al mapa conductual, corresponde al modo responsivo (Stokols,
1978). Con el se busca conocer cómo las características del espacio
condiciona los aspectos conductuales. La conducta espacial se registra, por
medio de un código, en un plano o mapa, reflejo del espacio observado. Su uso
se recomienda en condiciones naturales, donde hay dificultad en manejar el
terreno y se necesita transcribir el espacio en estudio a un modelo a escala
reducida. Puede usarse cuando ya se dispone de un mapa del espacio donde
registrar las conductas. Se anotan las conductas en los lugares donde ocurren.
Este sistema de mapa conductual encaja en un análisis de datos
localizacionales.
Conducta espacial y segregación espacio temporal del comportamiento. 6



Hojas de registro

Hay diferentes tipos de planillas u hojas de registro. Una sería aquella que,
partiendo de un muestreo temporal, los observadores anotan el individuo y la
conducta que realiza y en que sector (Itelson, Rivlin y Proshansky, 1978). Otra
puede ser una tabla en cuyas filas se representen los sectores y en las
columnas las categorías conductuales (Itelson, Rivlin y Proshansky, 1978). Otra
propuesta sería una planilla que registre ínter distancias (Riba, 1982). Rifá
Burull propone tener en cuenta los siguientes parámetros para construir una
planilla de registro de conductas espacial:

Exterior de la hoja Interior de la hoja
Tipo I Espacio y conducta Tiempo y sujetos
Tipo II Espacio y sujetos Conducta y tiempo
Tipo III Espacio y tiempo Conducta y sujetos

A esta tabla agregamos un Tipo de hoja de registro más
2
:

Exterior de la hoja Interior de la hoja
Tipo IV Conducta y sujeto Tiempo y espacio

Se recomienda una prueba piloto para poner a punto los parámetros a registrar
y las planillas a utilizar para ese registro.

La técnica de formatos de campo (Fields format) fue sistematizada por Weick
(1968) y para Anguera (1979,1985a) garantiza el registro sistemático de varios
aspectos de un evento natural, el que se divide en subcategorías a las que
luego se codifica. (Para más información, ver Rifá Burrull y Anguera, 1997).
El mapeo conductual (Behavioural mapping)a cualquier soporte gráfico donde
se registre espacio y conducta simultáneamente, sea en forma de mapa o en
forma tabular. Así hay dos formas de registro, mapa y tabular (Itelson, Rivlin y
Proshansky, 1978). Otros plantean que el mapa conductual es llevar a cabo la
‘cartografía de las conductas’ (Anguera, 1987a), mediante observación de la
conducta definida a través de parámetros espacio temporales.


Las técnicas de análisis
3



Para Rifá Burrull si bien no sería necesario crear un cuerpo científico
denominado análisis espacial de cada disciplina en particular, si se necesita
establecer un cuerpo de datos espaciales de carácter conductual para aplicar

2
Romero, C.A. 2005. Segregación Espacio Temporal del Comportamiento de Primates (Cebus apella y
Aotus azarae) en Abordaje metodológico y propuesta de un modelo analítico para los desplazamientos.
XX Jornadas Mastozoología – Argentina.
3
Rifá Burrull, Héctor. 1998. Técnicas de análisis de conducta espacial. Facultad de Psicología,
Universidad de Oviedo. España.
Conducta espacial y segregación espacio temporal del comportamiento. 7
las técnicas analíticas, asumiendo los datos conductuales espaciales con las
mismas características matemáticas que otros datos espaciales.
Para poder analizar estas unidades de estudio espacial, nos centraremos en el
componente espacial o sistema de coordenadas espaciales que sirve para
ubicar la unidad de registro en el espacio, tomando a conducta e individuo
como unidades de registro que transforma en puntos espaciales a través del
tiempo.
Los datos obtenidos del registro pueden ser tabulares o localizacionales, los
primeros son de tipo categórico y los segundos de tipo espacial (De al menos,
X e Y coordenadas).
Así Rifá Burrull divide el análisis de los datos de conducta espacial en dos
bloques: análisis de datos tabulares y análisis de datos localizacionales (ver
tabla).

Tipo de datos Datos tabulares Datos localizacionales
Técnica de registro Hoja de registro Mapeo conductual
Técnica de análisis  Análisis de correspondencia.
 Análisis Log-lineal.
 Método de retardos
 Análisis de puntos.
 Análisis de líneas.
 Análisis de planos.


El análisis de los datos tabulares puede hacerse mediante el uso de
estadísticos tradicionales. Rifá Burrull propone usar; análisis de
correspondencias, análisis Log-Lineal y análisis por método de retardos.
El análisis de correspondencias fue desarrollado por Benzérci (1973, 1980) y
es una técnica estadística descriptiva multidimensional. Es un espacio de
descripción dual de individuos y variables con alta capacidad para detectar y
visualizar estructuras relacionales en grandes matrices de datos. Permite
descubrir patrones de covariación implícitos en los datos, a partir de los cuales
reconstruir una imagen aproximada de la estructura de las relaciones entre las
variables. Representa la relación entre dos conjuntos de variables, líneas y
columnas de una tabla de contingencia. El objetivo de su uso es profundizar en
las relaciones de dependencia que se establecen entre dos variables
cualitativas observadas en una población (Cornejo, 1988) o responder a la
pregunta de cómo estas variables se relacionan (Van Der Heijden y De Leeuw,
1985), o representar geométricamente la estructura de relación entre los datos.
Un trabajo de Rifá Burrull y Paz (1994) utiliza este método con datos de
localización conductual en relación con datos de carácter temporal.
El análisis Log-Lineal se usa con datos categóricos (Bishop, Fienberg y
Holland, 1975), se ajusta a un modelo jerárquico logarítmico lineal, se puede
usar a partir de datos de mapas conceptuales y de hojas de registro reducidos
estos a una tabla de contingencia de categorías conductuales por categorías
espaciales. En este método todas las variables usadas son independientes, la
dependiente es el número de casos (frecuencia) en cada celda de la tabla de
contingencia.
Esta técnica puede combinarse con Análisis de correspondencias (Van Der
Heijden y De Leeuw, 1985), pues con esto, además de saber qué variables
están relacionadas, se puede saber como lo están.
El método de análisis de retardo con reducción de datos consiste en el análisis
de datos espaciales registrados con la técnica de formatos de campo. Se
registran los siguientes aspectos: localización (con tres niveles), actividad (con
seis niveles) y manipulación de objetos (con cinco niveles). Durante un período
Conducta espacial y segregación espacio temporal del comportamiento. 8
de prueba se seleccionan las categorías que ocurrieron más de cinco veces.
Luego se efectúa un análisis secuencial simple aplicando la técnica de retardos
(Bakeman, 1978 y Sackett, 1979).
Sánchez (1988) propone el uso de técnicas de análisis secuencial “en los
marcos de conducta”, donde se incluya a individuos y objetos inanimados.

Análisis espacial

Hasta ahora asumimos el análisis de datos espaciales provenientes de tablas
de frecuencias, en adelante vamos a ver como hacerlo con datos organizados
en un espacio de dos coordenadas. Como en estadística lineal, podemos
establecer medidas de tendencia central y dispersión, para después comparar
datos de distintas poblaciones.
El espacio en que tiene lugar la conducta puede representarse mediante ejes
de coordenadas, cartesianas polares o esféricas. Las posiciones de los
individuos o los lugares en que elicitan una pauta, pueden representarse
mediante coordenadas (x, y, z) en aquel sistema de ejes de coordenadas,
obteniéndose de esta manera un conjunto de vectores.
Según los datos voy a tener, distribuciones puntuales, lineales o poligonales.

a) Distribuciones puntuales: a cada elemento se le asigna un punto en el
mapa, que representa la ubicación en un espacio bi dimensional de
individuos y/o conductas.
b) Distribuciones lineales: cada elemento está representado por una línea
recta, curva o irregular, por ejemplo un mapa del desplazamiento de los
individuos en un recinto.
c) Distribuciones poligonales: Aquí cada elemento se refiere a un área
diferente del mapa. Ejemplos, mapas de áreas de conducta.

Hay cuatro parámetros a tener en cuenta en el registro de datos espaciales:
conducta, espacio, tiempo y sujeto
4
.
Si tomamos en conjunto el tipo de dato espacial (punto, línea, recta) y los
parámetros a registrar, el análisis de datos de tipo localizacional nos permitirá
cuantificar:

1) Distribuciones puntuales de conductas y/o individuos en el espacio y/o
en el tiempo, mediante análisis puntuales.
2) Itinerarios y distancias entre conductas y/o entre sujetos en el espacio
y/o en el tiempo, mediante análisis de distancias y redes lineales.
3) Áreas poligonales de conductas y/o individuos en el espacio y/o en el
tiempo, mediante análisis de polígonos.

Análisis de puntos

Con el fin de obtener medidas de las características de la distribución espacial,
como, densidad o grados de agrupamiento, se aplican ciertas técnicas de
análisis de puntos obtenidos de registros previos. El análisis puede abordarse
con diversas técnicas basadas en la localización central, en la dispersión, en el

4
Rifá Burrull Técnicas de análisis de conducta.
Conducta espacial y segregación espacio temporal del comportamiento. 9
agrupamiento, en la distancia al punto más próximo, en la auto correlación
espacial y en los índices de asociación.

Medidas de localización central

Media aritmética y centro medio: La media aritmética es un punto en que la
suma de los cuadrados de las distancias a todos los puntos de la distribución
es la mínima (Hodder y Orton, 1990). Y a ese punto se lo llama centro medio o
también, centro de gravedad (Estebanez y Bradshaw, 1979). Para la
coordenada X
m
=  X
i
/ N, para la coordenada Y =  Y
i
/ N.
El verdadero centro de gravedad de una distribución de puntos o centro de
gravedad ponderado responde a que en cada localización no existe solo un
punto, sino tantos como el valor que adopta la variable frecuencia en esa
posición. Y se da cuando se pondera, a cada uno de los elementos de la
distribución de acuerdo con las frecuencias observadas (V
i
), su situación
particular. Para la coordenada X
g
=  X
i
. V
i
/  V
i
, para la coordenada Y
g
=  Y
i
.
V
i
/  V
i
.

Mediana y centro mediano: La mediana es el punto en el que la suma de las
distancias a todos los puntos de la distribución es la mínima. El centro mediano
es el punto de intersección de dos líneas perpendiculares (ejes ortogonales),
cada una de las cuales divide a la población de puntos en partes iguales.

Moda y centro modal: Centro modal es el lugar donde aparece la frecuencia
mayor de conducta o individuos.

Centro de la media armónica: Punto en que la suma de las inversas de las
distancias a todos los puntos de la distribución es máxima.

Medidas de dispersión


Las medidas de dispersión se refieren a la separación de los valores respecto a
un valor promedio o central. En este caso podemos aplicar este análisis para
ver el grado de concentración o separación de las conductas, por ejemplo,
respecto de las medidas espaciales de tendencia central predefinidas. Primero
debemos conocer la distribución de los datos, y luego analizamos que tipo de
distribución espacial es, aleatoria (Poisson) o agregada (contagiosa). Para esto
vamos a usar índices de dispersión.
Podemos medir la dispersión respecto al centro medio: El Desvió típico calcula
la dispersión de una distribución de puntos.

S =

d
2
/n

Donde d es la distancia del punto al centro medio, y n es el número de
localizaciones.

El test de ji cuadrado, sirve para analizar datos de una matriz de transición. En
las celdas aparecerá la frecuencia de aparición de las conductas observadas.
Partiendo de una distribución de Poisson, la hipótesis nula es la de
Conducta espacial y segregación espacio temporal del comportamiento. 10
aleatoriedad, o sea los puntos (conductas, para el caso), se distribuyen
aleatoriamente.


X
2
=

 ) ( E O
2


E

A mayor número de cuadrículas, mayor eficiencia del test.


Un ejemplo de estudio de la Segregación Espacio Temporal del
Comportamiento de Primates
5


Este trabajo fue encarado en el contexto de una metodología enfocada a la
segmentación y codificación de recintos para cautiverio de primates, para
obtener información acerca de las relaciones establecidas en la jaula entre la
ocurrencia de las conductas en el espacio y el tiempo empleado para su
realización. Se confeccionó un inventario de pautas de comportamiento
(etograma) dentro de cada grupo, partir del cual se procedió a medir la
ocurrencia de comportamientos en lugares “predeterminados” de los recintos,
mediante técnicas de observación pertinentes (Altman 1974
6
). La idea fue
determinar si existen conductas asociadas a ciertos lugares del recinto, sí se
establecen secuencias o patrones, si hay conductas asociadas a ciertos
momentos o circunstancias, y hasta que punto el encierro es condicionante de
ciertas pautas.
Como ejemplo de aplicación se presentan los resultados obtenidos con monos
Mirikina (Aotus azarae) en el Zoológico de Florencio Varela.

Segmentación del recinto

Con el fin de codificar el recinto éste fue segmentado en sectores o cubiles
tomando elementos del mismo que permitieran individualizarlos más
fácilmente, como por ejemplo postes, alambres, etc. La segmentación del
recinto se realizó tanto a nivel horizontal como vertical (Ver gráfico). Luego se
procedió a su codificación. Además, se especificó la orientación cardinal (Rosa
de los vientos en el gráfico) y el punto en donde se ubicó el observador.


5 5
Romero, C.A. 2005. Segregación Espacio Temporal del Comportamiento de Primates (Cebus apella y
Aotus azarae) en cautiverio: Abordaje metodológico y propuesta de un modelo analítico para los
desplazamientos. XX Jornadas de Mastozoología. Argentina.
6
Altmann, J. 1974. Observational Study Of Behavior Sampling Methods. Behaviour, 49, 227 – 265.
Conducta espacial y segregación espacio temporal del comportamiento. 11


Las Planillas

La planilla de registro fue confeccionada a partir de otra preexistente: planilla
de muestreo de ocurrencia de eventos.
7




Análisis de la SETC

Mediante el uso de estadística descriptiva se obtuvieron datos de: Tiempo
empleado para cada pauta vs sector, frecuencias de ocurrencia de pautas vs
sector y uso general del espacio vs sector. Así pudo establecerse el grado de
SETC en los ejemplares estudiados, los sectores más utilizados por estos, las
pautas más elicitadas por sector y cómo ciertas pautas son más elicitadas en
ciertos sectores de la jaula que en otros.
Estos datos fueron luego evaluados a la luz de las características particulares
del recinto, como dormideros, comederos, bebederos, sogas y troncos
comunicantes, etc, como así también en relación a las interacciones
establecidas entre los individuos en estudio (Como por ejemplo, relaciones
jerárquicas).

Podemos concluir que los datos obtenidos muestran un uso preferencial de
ciertos sectores de la jaula, tanto espacial como temporal, por parte de los
individuos involucrados.
El método de segmentación del recinto y su posterior codificación permite
sistematizar la observación de su uso espacio temporal en el caso de primates
en cautiverio en zoológicos.

7
Manual de Etología, Vol. II. Lahitte et al, pág 42 y 44.
Conducta espacial y segregación espacio temporal del comportamiento. 12


La SETC a campo: Un estudio en Saguinus
8


En este trabajo el espacio sobre el que se va a registrar la conducta de
Saguinus se segmentó tomando como parámetros:

a) cuatro tipos diferentes de vegetación:

Tipo I: Es el tipo más dominante en el área de estudio y conocido comúnmente
como “arrabal”. De altura menor a 5 metros. Especies trepadoras, espinosas y
de hojas coriáceas son dominantes, incluyendo Bromeliáceas, Ciperáceas,
Gramíneas, Mimosas, Ocráceos, Rubiáceas, Vitáceas y Zingiberáceas. Esta
vegetación es seriamente afectada por fuegos hechos por gente de la zona
durante la estación seca.

Tipo II: De altura entre 3 y 12 metros. Las palmas (Syagrus sp y Attalea sp) son
dominantes. Esta vegetación es también severamente afectada por el fuego.

Tipo III: De alturas de entre 7 y 20 metros, caracterizadas por árboles de
pequeño diámetro. Palmas de Socratea sp y árboles de gran diámetro
(Papilionáceas, Mimosáceas, etc) están también presentes. Un genero
dominante es Terminalia. Especies características de vegetación secundaria
son comunes (Cecropia sp., Ochroma sp. y Vismia sp.).

Tipo IV: El hábitat ribereño representado por la transición entre el bosque y
otros ecosistemas, tales como ríos, tierras de pastura y pequeños lagos.

b) Cinco rangos de altura divididos en 0 – 5 metros, 5 – 10 metros, 10 – 15
metros, 15 – 20 metros y 20 – 25 metros.

Las actividades las registraron con métodos de muestreo por escaneo y
muestreo instantáneo (Lehner 1979), anotando los tiempos, la localización de
los grupos y el número de individuos del grupo. Las actividades clasificadas y
definidas fueron: forrajeo de insectos, comer frutas, viaje (Cualquier
desplazamiento colectivo en una dirección común sin alimentación o forrajeo);
descanso (Inactividad colectiva) e interacciones (Vocalizaciones intergrupales e
intra grupales, persecuciones, peleas y confrontaciones agresivas). Los datos
sobre la dieta fueron registrados colectando e identificando las plantas
consumidas.
Así pudieron detectar el uso preferencial de un tipo de vegetación respecto del
otro durante el día y también durante la estación seca y húmeda. Determinaron
también las preferencias sobre el tipo de vegetación en relación consumo de
insectos. Observaron la segregación del espacio tanto vertical como
horizontalmente, con relación a la alimentación, a sitios para dormir y para

8
Vargas Tovar Activity Patterns in Saguinus nigricollis hernandezi.Parque Nacional de Tingua,
Colombia.Nancy– Universidad Javeriana. Estudios de campo de monos del nuevo mundo, La
Macarena, Colombia Vol. 9 (1994): 23-31.

Conducta espacial y segregación espacio temporal del comportamiento. 13
desplazarse. Pudieron determinar, mediante el análisis espacial vertical, las
preferencias de altura del follaje por parte de los Tamarinos.
Sobre los Patrones de actividad, pudieron comprobar temporalmente como los
Tamarinos gestionan los sitios de dormir, tiempo en que llegan y se van de los
dormideros, y por ende el tiempo promedio en que los usan. Determinaron cual
fue la principal actividad del día, y en que momento del día adquiere su mayor
frecuencia. Además, obtuvieron datos de estos parámetros entre estaciones
seca y húmeda.
También pudieron apreciar que los Tamarinos se desplazaban a la par con un
grupo de Saimirí y Cebus, pero a diferentes alturas en el follaje.
Este estudio demuestra que es posible intentar realizar trabajos a campo de
SETC, segmentando el espacio tanto horizontal como verticalmente, tomando
para ello referencias del medio natural, tales como diferencias en el tipo de
vegetación y marcadores de alturas aproximadas.