ASPECTOS ECONOMICOS DE LA INGENIERIA

a) COSTO UNITARIO DE OPERACIÓN Y CAPACIDAD DE PLANTA
Al relacionar el costo unitario de operación (P) con la capacidad de planta (C) resulta
la siguiente expresión:

a
C
C
P
P
÷
(
(
(
(
¸
(

¸

=
(
(
(
(
¸
(

¸

1
2
1
2


De acuerdo a la teoría de masa crítica, a mayor capacidad de planta (C
2
) utilizada, el
costo unitario es menor (P
2
) y viceversa.
b) COSTO TOTAL DEL EQUIPO Y CAPACIDAD DE PLANTA
Al relacionar el costo total del equipo por unidad de capacidad (Q) con una función de
capacidad de planta (C) creciente, se obtiene la siguiente expresión:



b
C
C
Q
Q
÷
(
(
(
(
¸
(

¸

=
(
(
(
(
¸
(

¸

1
2
1
2

donde:
C = Capacidad de planta.
P = Costo unitario de operación
a = Factor de volumen
Donde:
Q = Costo de equipo por unidad de capacidad
C = Capacidad de planta
b = Factor de volumen

c) INVERSIÓN TOTAL Y CAPACIDAD DE PLANTA
Al relacionar la inversión total (I) con la capacidad de planta (C) resulta la siguiente
expresión:

f
C
C
I
I
(
(
(
(
¸
(

¸

=
(
(
(
(
¸
(

¸

1
2
1
2


Cuando el factor de volumen (-a,-b y f) que se utiliza en los tres casos de
interpretación de la masa crítica se aproxima a la unidad, significa que las economías
que pueden obtenerse por el aumento de la capacidad de planta (C) son mínimos.
Donde f es el factor volumen.

Cuando el factor volumen se aproxima a la unidad, significa que las economías que
pueden obtenerse por el crecimiento de la capacidad son despreciables.

El factor volumen f para cada rama de actividad tiene definido un cierto coeficiente,
como resultado de múltiples investigaciones ú observaciones, por ejemplo:
En plantas electrolíticas se utiliza 1
En hilanderías 1
En plantas aceiteras se utiliza un valor de f igual a 0,5

El coeficiente 0,5 indica que si se quisiera duplicar la capacidad de una planta, la
inversión deberá incrementarse sólo en 41.4%. Esto resulta de aplicar la ecuación
señalada.

Donde:
I = Inversión total
C = Capacidad de planta
f = Factor de volumen
En la práctica, cada empresa debe de establecer la curva de regresión entre la
inversión y la capacidad. Normalmente no existe una masa crítica exacta, sino una
zona crítica, dentro de la cual los costos son más o menos similares.

Los aspectos que deben ser tomados en cuenta para determinar la masa crítica de
una unidad de producción son los siguientes:

No existe una masa crítica valedera para una rama de industrial dada, sino una serie
de masa técnicas según los equipos.
En cada industria debe tomarse en cuenta el elemento que tenga la mayor masa
crítica
No existe una masa crítica exacta, sino una zona crítica con cierta libertad de
maniobra (zona de achatamiento de las curvas).
La zona crítica varía con el tiempo;
La masa crítica técnica, si bien juega un papel primordial, no es sino un aspecto más
del problema del dimensionamiento. Existen otros tales como la política general de la
empresa; pero sobre todo el mercado, que es en última instancia el gran regulador del
volumen.

Para fijar la capacidad productiva óptima, Lange O. (1968) define un modelo
particular, basándose en hipótesis real de que existe una relación funcional entre el
monto de la inversión (I) y la capacidad productiva del proyecto, lo cual permite
considerar a I como medida de la capacidad productiva.

Al relacionar la inversión inicial (I0) con los costos de operación , resulta una función
I0 (CO ) cuya derivada I´(CO) es negativa. Es decir, que a un alto costo de operación,
esta asociada una inversión inicial baja, o viceversa: que a bajos costos de operación
corresponde una alta inversión inicial; esto porque el mayor uso de un factor permite
una menor inversión en el otro factor.

El problema se reduce a una elección de un tamaño, tal que el costo total (CO) sea lo
menor posible
Una función continua puede apreciarse en el gráfico siguiente:



ALTERNATIVAS TECNOLÓGICAS
Partiendo del supuesto de que los ingresos son iguales para todas las alternativas
tecnológicas, Guadagni propone elegir la alternativa que tenga el menor valor
actualizado de sus costos. Según este autor, una alternativa puede tener altos costos
de capital y reducidos costos operativos, en circunstancias de que otra tecnología
tiene menores inversiones pero mayores costos de operación. Por esto, el valor
actualizado de ambos calendarios de desembolsos se modificará con variaciones en la
min nCO CO I D = + = ) (
0
tasa de descuento utilizada. A medida que se aumenta esta tasa, sus valores actuales
se reducirán, pero a distinto ritmo, puesto que al bajar tasas de descuento la
alternativa con mayores inversiones tendrá un menor valor actual. Sin embargo, para
tasas de descuento mayores, la situación se invierte, siendo la alternativa con mayores
costos de operación la que tendrá el menor valor actualizado de sus costos.
Lo que evidentemente ocurrirá en el análisis de diferentes alternativas tecnológicas es
que los balances de cada una de ellas van a ser distintos. De esta forma, una
alternativa podrá disponer de un determinado balance de maquinarias, equipos y
tecnología para una opción que privilegie un uso intensivo de ella en desmedro de la
utilización de mano de obra, mientras que otra puede funcionar exactamente a la
inversa.
La única exigencia que se le hará a cada alternativa es que sean capaces de producir
en calidad y cantidad el número de unidades definidas en función de los resultados del
estudio de mercado. De esta forma, cada alternativa dispondrá de balances que le son
propios a fin de poder construir los flujos que le correspondan. En el caso de que
existan desembolsos igualitarios en un balance o en parte de él para todas las
opciones, podrá obviarse este dato en los flujos por no ser relevante para la toma de
decisión de la alternativa tecnológica más conveniente.
Resulta importante destacar que la tecnología administrativa, el personal directivo, los
gastos generales de administración y otros gastos propios de ella se estudiarán más
adelante cuando se analicen los efectos económicos de los aspectos
organizacionales. Por lo tanto, en esta parte del estudio sólo se incorporan los
desembolsos relacionados con el proceso productivo de bienes o servicios que el
proyecto eventualmente entregaría al mercado.
En nivel de prefactibilidad o factibilidad, es decir, la determinación de cuál será la
alternativa tecnológica que le reporte el mayor beneficio al proyecto, deberán
construirse los flujos alternativos correspondientes, tomando como base de
información los distintos balances que le pertenezcan a cada una de ellas, eligiendo la
que tenga el menor valor actualizado de costo o el mayor beneficio neto si las
opciones tecnológicas están asociadas con cambios en las características del
producto que pudieran vincularse con precios diferentes. La tasa de descuento que
deberá aplicarse debe ser la misma que se utilizará posteriormente para evaluar el
proyecto en su totalidad.
En nivel de perfil podrá usarse un promedio anual representativo de una situación de
perpetuidad que supone que sien un año promedio una alternativa es mejor que la
otra, en general siempre lo es. Esto obliga a incluir, como se verá a continuación,
todos los elementos que posibiliten aproximar el promedio anual a una perpetuidad.
Obviamente, la alternativa de mayor riesgo es aquella que tiene mayor intensidad en
capital, por el alto peligro de obsolescencia técnica que lleva aparejado. Por lo regular;
al tomar esta alternativa, se exige al proyecto un período de recuperación más
acelerado que si se optara por una con mayor intensidad en mano de obra.
Dervitsiotis, quien parte también del supuesto de ingresos iguales para distintas
alternativas de tecnología, propone calcular el costo de las diferentes tecnologías, pero
a distintos volúmenes de producción. Esto, porque como cada tecnología presenta una
estructura de costos diferentes, ante variaciones en la capacidad, medida como
volumen de producción, una alternativa tecnológica de menor costo puede pasar a ser
la más onerosa. Lo señalado se puede visualizar en el gráfico 01 donde A
1
,A
2
y A
3
son
tres tecnologías con tres estructuras de costos diferentes, siendo A
1
intensiva en mano
de obra y A
3
intensiva en capital.
Si el volumen de producción es menor que V
1
, A
1
es la mejor alternativa, ya que
minimiza el costo total. Si el volumen de producción se encuentra entre V
1
y V
2
, la
alternativa de menor costo pasa a ser A
2
; pero si el volumen de producción esperado
es mayor que V
2,
la alternativa más económica es A
3
.
GRAFICO 01

La función de costo total se obtiene de la suma de los costos fijos y variables
asociados a cada alternativa. Los primeros definen el punto de intersección de la
función con el eje vertical y representan un monto no susceptible a cambios ante
diferentes volúmenes de producción. El costo variable define la pendiente de la función
y representa el costo de producir cada unidad por el número de unidades para
producir. Esto puede representarse como lo muestra el gráfico número 02.
En su modelo, Dervitsiotis no considera tres factores extremadamente importantes en
la elección de alternativas tecnológicas:
a)que la estructura de costos fijos y variables cambia a distintos niveles de producción;
b)que las alternativas tecnológicas podrían implicar cambios en las características del
producto y, en consecuencia, en los precios; y
c)que existen otros costos indirectos relevantes, como los impuestos y el costo de
capital.
Grafico 02

Es muy probable que ante aumentos en los volúmenes de producción se logren
economías de escala; por ejemplo, por la posibilidad de obtener descuentos por
volúmenes de compra. De igual forma, es probable que para la fabricación de más de
un número determinado de unidades, se requiera incrementar el costo fijo, ya sea por
tener que contratar más personal o ampliar la capacidad de planta con los
consiguientes mayores costos de operación.
Si esto fuera así, la función de costo total asumiría la forma que muestra el gráfico 03.
Luego, la comparación de alternativas tecnológicas del gráfico 01 pasa a tener
características como las que se muestran en el gráfico 04. Como se aprecia en este
último gráfico, una alternativa tecnológica puede ser la mejor en rangos diferentes de
volúmenes de producción. El hecho de que las alternativas tecnológicas podrían
implicar precios diferentes y, por tanto, ingresos diferentes, obliga a optar no por la
alternativa de menor costo, sino que por aquélla de mayor rentabilidad. En general,
esto se mide por la comparación de los ingresos con la suma de los costos fijos y
variables asociados a cada alternativa. El modelo opcional que aquí se plantea
incorpora todos los elementos que componen el costo total de cada una y que el
modelo tradicional no permite tener en cuenta.



GRAFICO 03 GRAFICO 04

Para ello deberá considerarse el concepto de rentabilidad en el modelo, el cual debe
incorporar el efecto de la recuperación de la inversión y el efecto del costo de capital,
tanto de la deuda para financiar capital fijo y capital de trabajo como del retomo que
exige el inversionista sobre sus aportes al financiamiento del capital fijo y capital de
trabajo, teniendo en cuenta también los efectos tributarios correspondientes.
La recuperación de la inversión se considerará prorrateada en partes iguales durante
todos los períodos de su vida útil, evitando asignarle beneficios tributarios no
atribuibles al proyecto. Esto se determinará linealmente como sigue:
n
VD I
RI
O
÷
=
donde RI representa el valor prorrateado en n períodos de la inversión total Io, menos
los valores de desecho VD de esa inversión.
La depreciación se incluye para efectos de aprovechar los beneficios tributarios, pero
se excluye posteriormente por no constituir un egreso efectivo de caja y para no
duplicar la parte correspondiente a la recuperación de la inversión.
Debido a que el mayor uso del análisis costo-volumen-utilidad se manifiesta en la
revisión del comportamiento esperado en una variable ante valores dados que asumen
las restantes, es preciso incorporar de alguna forma en el modelo el probable cambio
en el monto para invertir en capital de trabajo ante cambios en el nivel esperado de
actividad. Por otro lado, será necesario incorporar también el efecto tributario a
financiar parte de esta inversión con deuda cuyos intereses son deducibles de
impuestos.
Con este objeto, se diferenciará entre una inversión en capital fijo, Kf, y una inversión
en capital variable, Kv, que corresponde en gran medida a capital de trabajo, aun
cuando éste tiene normalmente un componente fijo importante, esto es:
K = Kf + Kv
Si, por otra parte, se considera que el mayor uso de análisis costo-volumen-utilidad se
realiza en la sensibilización de las distintas variables que determinan el resultado de la
operación y que una de ellas es el volumen, se concluye la necesidad de expresar una
parte de la inversión en capital de trabajo como un factor variable en función del
volumen. Conocido es el caso de los proyectos lácteos, donde se verifica que la
inversión en capital de trabajo representa normalmente un porcentaje (65%) del costo
total de la materia prima necesaria para un año de operación, o el de muchos rubros
que lo expresan como una relación del total de ventas.
Si, por ejemplo, el monto para invertir en capital variable tiene la forma
Kv = j(vx + F)
Donde j(vx + F) representa un porcentaje (j) de los costos variables (vx) más los fijos
(F), obviamente, éstos son todos desembolsables, excluyéndose los costos contables
que no ocasionan egresos de caja, como la depreciación, por no requerir ser
financiados por el capital de trabajo.
El modelo general plantea que el resultado es igual a la diferencia entre ingresos y
egresos. Al incorporar en esta definición las variables descritas anteriormente, se
tiene:
Ecuación 1
R = (px—vx—F-D)(I—t) + D—iKf—ij(vx+F) - RI
Donde:
px = precio unitario por cantidad = ingresos
vx = costo variable unitario por cantidad
F = costo fijo
D = depreciación
t = tasa de impuesto a las utilidades
i = costo del capital
La expresión (px - vx - F - D) representa las utilidades del negocio. Al multiplicarlas por
(1-t) resulta la utilidad después de impuestos.
La ecuación 1 se usa por lo general como una alternativa para realizar el estudio de
viabilidad en nivel de perfil. La elección de la alternativa tecnológica, aunque el
proyecto se evalúe en nivel de prefactibilidad o factibilidad, se realiza comúnmente en
nivel de perfil, profundizándose el estudio de las variables sólo de aquella que se eligió
como la más atractiva en el perfil.
Por ejemplo, si el precio estimado fuese $100, la cantidad a vender 1.000, el costo
variable unitario $20, los costos fijos anuales $25.000, la depreciación $10.000, los
impuestos a las utilidades 15%, el costo del capital exigido como rentabilidad a la
inversión 12%, el capital fijo $120.000, el capital de trabajo equivalente a un 30% de
los costos y el valor de desecho de la inversión en capital fijo, después de 10 años, de
$20.000, el resultado de esta opción sería:
R = (100.000 —20.000 —25.000 —10.000)(0,85) +10.000 —14.400 — 1.620— 10.000
Es decir, el excedente anual promedio de esta opción, después de recuperar los
costos fijos y variables, pagar los impuestos, devolverle al inversionista la rentabilidad
esperada por sus inversiones fijas y variables y haber recuperado la pérdida de valor
promedio anual de los activos, es de $22.230. Si al compararla con otra opción que
presente R>22.230, deberá elegirse la otra.
En países donde no hay impuesto a las utilidades pero si al patrimonio, la ecuación 1
se reduce a:
R = px — vx — F — T — iKf...- ij(vx + F) - RI
Donde T = impuesto al patrimonio.
El patrimonio se calcula como el valor por depreciar de los activos. En nivel de perfil,
se asocia a un promedio anual, ya que cada año el valor patrimonial contable debiera
disminuir en términos reales.
En países donde además de un impuesto a las utilidades existe un impuesto al
patrimonio, debe agregarse en la fórmula de la ecuación 1 el factor T para incluir
ambos impuestos.
Si se busca diferenciar entre la rentabilidad de la inversión y la rentabilidad del capital
aportado, la fórmula de la ecuación 1 debe modificarse como sigue:
R =(px—vx–F–D–wKf
e
–wj
e
(vx+F))(I+t)+D–rKfa–rja(vx+F)-RI
Donde
w = interés cobrado por el préstamo
Kfe = capital fijo prestado
je(vx + F) = capital variable prestado
r = rentabilidad exigida al capital propio
Kfa = capital fijo aportado
Ja(vx + F) = capital variable aportado
Las alternativas tecnológicas pueden ser intensivas en mano de obra, intermedias o
intensivas en capital.
Cada alternativa tecnológica presenta una estructura de costos diferentes y distintos
volúmenes de producción.
La selección de la tecnología debe estar vinculada a los insumos principales
disponibles para un proyecto y a una combinación apropiada de recursos a corto y
largo plazo. En ciertos casos, las materias primas pueden determinar la tecnología que
se ha de emplear (Naciones Unidas, 1978).