Vanessa Arcila Cuéllar

Comunicación e Interactividad
Juan Carlos Quintero
8 de agosto de 2014

Contra-ponencia “El Telégrafo y la Orquesta”
El texto “El telégrafo y la Orquesta” de Winkin, más que defender una tésis o hacer una
invitación, transporta al lector a los inicios del término “comunicación” y su ingreso al
diario vivir en dos orillas diferentes, la sociedad francesa y la sociedad inglesa.
La relación estrecha de la palabra “comunicación” con otras como: transmisión y
comunión, marca eras de su entendimiento y uso. Desde el principio del texto, Winkin
manifiesta su incomodidad con la transición de la comunicación del ámbito humano al
ámbito público; así también, manifiesta su contento con la entrada de la comunicación al
vocabulario científico en 1970.
Más que una crítica al aporte histórico y teórico de Winkin, este texto busca complementar
su explicación desde el punto de vista del Diseño Industrial y la importancia de la
comunicación en este campo que es más visual que verbal.
A lo largo del texto Winkin hace referencia a la comunicación verbal, no verbal y
emocional pero deja de lado, con mucha razón desde su campo y época, la comunicación
visual. Desde nuestros orígenes la comunicación visual ha sido fundamental para nuestra
evolución como especie, empezando por las pinturas rupestres, basadas meramente en
representaciones gráficas de la realidad plasmadas en piedra.
Brevemente, el autor menciona a las Agencias de Publicidad sin mucha simpatía, pero
fueron estas las que hicieron resonar los mensajes más poderosos de la Historia, los bélicos.
Durante la II Guerra Mundial, las agencias de los Gobiernos invertían tiempo y dinero en
hacer llegar las ideas claves a la población de manera rápida, clara, impactante y
persuasiva. Estos afiches que se repartían por toda la ciudad, son todavía símbolo de un
diseño gráfico grandioso, y siguen siendo inspiración de publicistas y diseñadores.
Winkin contrapone las modelos comunicativos de Shannon y Weiner, donde el primero
propone un modelo telegráfico creado por ingenieros, basado en la transmisión; y el
segundo propone un modelo orquestal creado por las ciencias humanas, basado en la
comunión.
Así mismo es mencionado el modelo propuesto por Shannon, ya conocido por todos,
Emisor-Mensaje-Receptor. Julio Terán, diseñador español, en su artículo “Diseñador como
puente”[1] del portal FOROALFA, portal principal de la teoría del diseño en Iberoamérica,
propone un sistema: Empresa-Diseñador-Comunidad, a partir de esto Terán plantea un
diseñador que sea canal de comunicación y que “sepa hablar el mismo lenguaje de los
personajes” ¿para qué? Para garantizar y favorecer el “feedback”, Wiener define este como
un “proceso circular en el que las informaciones…nutren a su vez el sistema”. En el campo
del diseño, este sistema es entendido como el proceso de diseño, en el cual se comienza y
se termina por una “propuesta” la cual varía de acuerdo al “feedback” de la Comunidad.
Terán afirma que el diseñador debe saber hablar 3 lenguajes: el lenguaje de la empresa, el
lenguaje de la Industria y el lenguaje del público. Sólo así tendrá éxito como “puente” en el
proceso de diseño.
Santiago Sánchez, comunicólogo español, en su artículo “¿Vivimos en una sociedad
visualmente analfabeta?”[2] asegura que vivimos en la era de la imagen y esta era
“requiere una mayor alfabetización visual” el define este término como “la comprensión de
los elementos de todas las manifestaciones de comunicación visuales”, esta comprensión
sólo se daría basándose en una interdisciplinariedad de las ciencias humanas como: diseño,
arquitectura, publicidad y arte.
A lo largo del texto Winkin se enfoca en la labor de la universidad invisible, la cual asegura
él, hacia el final de su intervención, se centró en el estudio de la “Comunicación en la
Interacción”. Esta interacción en el campo del diseño se da a través de una interfaz, la RAE
define interfaz como: “Conexión física y funcional entre dos aparatos o sistemas
independientes.” Los sistemas serían: el ser humano y el producto. Por ejemplo, si la
interfaz de un panel de avión no comunica visualmente las acciones que el piloto puede
hacer a través de colores, símbolos, forma y texturas, se pone en riesgo todo un sistema.
Jorge del Toro, mercadólogo especialista en branding, se refiere a esta delicada relación en
su artículo “¿Qué comunica mi diseño?”[3] asegurando que “el diseño que no comunica lo
que el usuario necesita, no sirve”.
El diseñador, como canal en el sistema de la comunicación, siempre buscará codificar el
mensaje para hacerlo más atractivo, aplicando esto al ejemplo del avión, el botón de
emergencia (mensaje de alta importancia) no podría estar en color gris o negro, esto
generaría “ruido” en la transmisión y romperá la cadena de comunicación.
En conclusión, la comunicación visual es la principal herramienta de trabajo de un
diseñador industrial, para nosotros es innato representar gráficamente nuestro mensaje que
luego se convertirá en un producto con características estéticas argumentadas desde la
comunicación óptima con el usuario y la comunidad.




Referencias
[1] Terán, J. "El Diseñador Como Puente." FOROALFA. N.p., 22 Julio 2012. Web. 5 Ago.
2014.
[2] Sánchez, S. "¿Vivimos En Una Sociedad Visualmente Analfabeta?" FOROALFA. N.p.,
31 Ene. 2012. Web. 05 Ago. 2014.
[3] Del Toro, J. "¿Qué Comunica Mi Diseño?" FOROALFA. N.p., 14 Sept. 2012. Web. 05
Ago. 2014.