[Escriba texto] Página 1

DERECHO CIVIL OBLIGACIONES.
UNIDAD 1. EL DERECHO DE CRÉDITO.
Introducción al tema de las obligaciones.
1. La producción e intercambio de bienes y servicios.
La vida humana supone necesariamente un intercambio de bienes y servicios entre los hombres.
Toda la economía humana se asienta sobre este hecho. La producción de bienes, su circulación y
su consumo solo son posible merced del continuo intercambio de bienes y servicios.
Este intercambio supone necesariamente la celebración de contratos, y por ende de obligaciones.
A su vez, los contratos crean obligaciones para los contratantes. Así, los contratos, instrumentos
de tráfico jurídico, resulta la fuente fundamental en la formación de las obligaciones.
La vida social, toda la vida social, puede casi reducirse a un continuo intercambio de bienes y
servicios.
El ser humano canjea constantemente unos bienes por otros bienes, casi sin apercibirse de ello, al
punto de que puede sostenerse que este intercambio está en la base del progreso en todo orden
de cosas. La ciencia, la tecnología, los grandes avances obtenidos de la humanidad solo han sido
posible merced a este continuo commercium. Este intercambio incesante no es otra cosa que un
constante generar de contratos, los cuales crean necesariamente obligaciones.
Ahora bien, no solo los contratos son fuentes de las obligaciones. En efecto, el tráfico jurídico con
su ritmo siempre creciente, genera daños que unos sujetos de derecho ocasionan a otros sujetos
de derecho, que deben ser reparados. Los daños imputables se convierten así en otra fuente de las
obligaciones.
Karl Larenz, ya decía que, los más importantes acontecimientos que pueden generar obligaciones
son el tráfico jurídico y los daños imputables.
Pero los créditos u obligaciones no se originan solo en los contratos que permiten la producción,
circulación o consumo de bienes. Este proceso, que constituye la economía en su conjunto, genera
riesgos y ocasiona daños que dan lugar al deber de reparar o indemnizar en quienes los causas, en
la medida que determina el derecho (Art. 1833 C. C.). Los daños resarcibles se convierten de esta
manera en otra fecunda fuente de obligaciones.
Art. 1833 C. C.: “El que comete un acto ilícito queda obligado a resarcir el daño.
Si no mediare culpa, se debe igualmente indemnización en los previstos por la ley, directo o
indirectamente”.
Fuentes de las obligaciones:
 Tráfico jurídico o contratos.
 Daños imputables.
 Daños resarcibles.
Concepto: la obligación se define como un vínculo jurídico. Un vínculo jurídico por el cual una
persona llamada deudor debe a otra llamada acreedor una prestación apreciable en dinero, y éste
se halla facultado a exigirla (Art. 418 C. C.).
Art. 418 C. C.: “La prestación que constituye el objeto de la obligación debe ser susceptible de
valoración económica y corresponder a un interés personal, aun cuando no sea patrimonial, del
acreedor”.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 2

Justiniano, decía: “Obligatio est juris vinculum quod necessitate adstringimur alicujus solvente rei
secundum nostrae civitatis iura”.
“La obligación es un vínculo jurídico, por el cual somos constreñidos con la necesidad de pagar
alguna cosa a otro, según el derecho civil” (Camus, Curso de Derecho Civil, vol. V, p. 8).
Ejemplos:
 Un comerciante promete entregar a un cliente cierta mercadería: obligación de dar;
 Un pintor promete realizar tal retrato: obligación de hacer;
 El vendedor de un fondo de comercio se obliga a no hacer competencia al comprador, con
la exploración de un nuevo fondo de la misma naturaleza, en determinado espacio
durante cierto tiempo: obligaciones de no hacer.

2. Derechos de crédito. Origen y evolución histórica.
Dentro de las relaciones jurídicas que tienen carácter patrimonial podemos efectuar una división
tripartita: a) Derecho reales; b) Derechos personales, derechos de créditos u obligaciones; y c)
Derechos intelectuales.
Lógica y cronológicamente, los derechos creditorios han aparecido con posterioridad a los
derechos reales, por dos razones.
a) Porque el hombre primitivo estableció contactos primeramente con las cosas que eran
necesarias para subsistir, apropiándose de ellas utilizándolas en provecho propio, logrando
que los demás respeten su propiedad.
Lo primero que el hombre aprende es el concepto de derecho real, es decir, el concepto de
titularidad sobre las cosas.
Solo en estados posteriores, el hombre pensó en satisfacer sus necesidades de manera
indirecta mediante la cooperación ajena, con la creación de nexos personales que imponen a
un sujeto de realizar a favor de otros cierta actividad;
b) Porque las relaciones obligatorias presuponen le existencia de los derechos reales, sobre todo
de la propiedad. En efecto, la responsabilidad delictual no se concibe sino para restituir a otro
lo que es suyo; si el hombre pudo valerse del trueque para enriquecer su acervo, fue porque
era propietario de lo que daba en cambio, y si con el mismo fin pensó en valerse del esfuerzo y
de la habilidad ajena, porque tenía con que compensar estas prestaciones.

3. Evolución histórica:
En el derecho primitivo el acreedor se hallaba facultado a llevar su acción contra la persona del
deudor. En caso de incumplimiento, el acreedor se hallaba facultado, luego de cierto plazo, a
apoderarse del deudor, y aún, venderle como esclavo más allá de los límites de la ciudad. El
incumplimiento era considerado una falta, un delito, y la acción conferida al acreedor investía el
carácter de sanción.
La Ley Poetelia Papiria, señala una etapa fundamental en el desenvolvimiento de la institución, a
partir de ella la persona del deudor deja de ser objeto de acción violenta. La acción va dirigida
hacia su patrimonio y no a su persona.
Así, con la evolución, la conducta del deudor en que consiste la prestación se torna incoercible. Es
ésta la etapa más importante de la transformación del derecho del crédito.
De entonces en más, la responsabilidad del deudor reposa sobre su patrimonio, tomando en
consideración de que el patrimonio del deudor es la prenda común de loa acreedores.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 3

En la actualidad, el derecho llega aún más lejos, ciertos bienes están excluidos de la prenda
común, como ser los bienes de familia.
4. Naturaleza y caracteres.
Naturaleza: en el plano doctrinario existen dos clases de teorías para explicar la naturaleza jurídica
de la obligación: las Teorías Subjetivas y las Teorías Objetivas.
a) Teorías subjetivas (Savigny): según estas teorías, el crédito es un poder sobre la conducta del
deudor. Existe o de da una íntima relación entre la prestación y la conducta del deudor. El
trato de da entre sujetos (deudor y acreedor).
b) Teorías objetivas (sin culpa y por hecho ajeno): según estas teorías, el acreedor lo que quiere
es que se cumpla con la prestación, no interesándole quien lo haga.
La obligación no es más un derecho respecto de la persona. Es un derecho sobre los bienes. El
concepto de la obligación deja de ser: “la persona le debe a la persona”; para modificarse por
el de: “el patrimonio le debe al patrimonio”. Es una concepción que coloca a las personas
obligadas en segundo plano, dando primordial importancia al patrimonio.
Ahora bien las Teorías Objetivas vuelven a dividirse en:
I. Teoría del deber libre (Binder): quien decía que la obligación es un deber libre para el
deudor, o sea él mismo puede cumplir o dejar de cumplir con su obligación. Según
esta teoría, lo que la ley quiere es que ante el incumplimiento o el daño al acreedor se
pueda actuar sobre el patrimonio del deudor.
II. Teoría del débito (Sculd) y Responsabilidad o garantía (Haftung): según esta teoría la
obligación tiene dos momento:
1) El deber de cumplir con la prestación. El acreedor tiene la convicción de que
se va a cumplir con la prestación, por medio de la conducta debida del deudor,
quien está obligado a cancelar dicha prestación, situación que le provoca al
deudor evidentemente una presión o carga sicológica.
2) La responsabilidad emergente del deber. Vale decir, los efectos que
acarrearía al deudor el incumplimiento, la posibilidad de acción sobre sus
bienes por no haber observado la conducta debida. Ej.: embargos, etc.
Caracteres:
1) Es una relación obligatoria: tiene por objeto un bien incorporal (conjunto de actos que el
deudor hace a favor del acreedor);
2) Es un acto entre dos personas o grupos de personas: acreedor – deudor; acreedores –
deudores; acreedor – deudores; acreedores – deudor.

5. Paralelo con los Derechos de Familia y Derecho Reales.
DERECHOS PERSONALES O DE CRÉDITO DERECHOS REALES
Se ejercen contra el deudor. Son absolutos (era omnes), pueden ejercerse
contra cualquier.
Se supone la intervención de una persona
distinta de su titular, que es el deudor.
Se ejercen directamente sobre la cosa.
No están enumerados taxativamente en la ley.
Son creados por los particulares de manera
limitada, con los caracteres que ellos
contienen. Ej.: los contratos entre las parte.
Están enumerados taxativamente en la ley.
Ej.: el dominio y el condominio, el usufructo,
el uso y la habitación, las servidumbres
prediales, la prenda y la hipoteca.
Son temporales. Se extinguen por su
cumplimiento o por el transcurso del tiempo.
Son perpetuos. Subsisten en el transcurso del
tiempo.
Se dan sobre objetos existentes, futuros, e
inclusive no existentes. Ej.: cosechas futuras.
Se dan sobre objetos corporales.

Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 4

DERECHOS PERSONALES O DE CRÉDITO DERECHOS DE FAMILIA
Son de contenido patrimonial. Tienen un contenido de carácter moral.
El objeto es una prestación que puede ser
cumplida por el deudor o un tercero.
Son personalísimos.
El incumplimiento por el deudor acarrea el
incumplimiento forzoso o la indemnización o
una sanción económica.
Las sanciones son de otro orden. Ej.: divorcio,
pérdida de la patria potestad, etc.
6. Obligaciones Propter rem u Obligaciones ambulatorias o reales:
Son aquellos en donde la deuda está ligada a un derecho real sobre una cosa de manera tal que al
transferir la cosa, también se transfiere la deuda ligada a ella, gravándose a los sucesivos
adquirentes o titulares y extinguiéndose para el enajenante.

Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 5

DERECHO DE LAS OBLIGACIONES.
UNIDAD 2. LOS ELEMENTOS DE LAS OBLIGACIONES.
Los Sujetos.
1. Los sujetos de la obligación.
Toda obligación supone necesariamente un sujeto activo (acreedor); a cuyo favor se ha de llevarse
a cabo la prestación, y un sujeto pasivo (deudor), quien tiene a su cargo la realización de esa
misma prestación.
Quienes pueden ser sujetos: deben ser necesariamente personas de derecho. En consecuencia,
todos los entes que tienen el carácter de personas (ya sean físicas o jurídicas) y con capacidad para
adquirir derechos y obligaciones, tienen aptitud para ser sujetos de obligación. Los sujetos deben
ser determinados o determinables.
2. Requisitos:

 Tener capacidad.
 Ser determinados o determinables.

3. Capacidad.
Para la validez de la obligación resulta indispensable que los sujetos invistan capacidad de
derecho. El acreedor debe poder ser titular del crédito y el deudor debe poder quedar obligado
por la deuda. En ausencia de la capacidad de derecho apareja la nulidad de la obligación. Si falta la
capacidad de hecho en los sujetos de la obligación sería nula pero de nulidad relativa, ya que
podría subsanarse la situación.
4. Distintos sujetos.
Aunque necesariamente la obligación debe darse entre dos sujetos, nada impide que pueda existir
pluralidad de sujetos; es decir varios acreedores y un solo deudor; un solo acreedor y varios
deudores; o varios acreedores y varios deudores.
5. Sujetos determinados y determinables.
En principio, se exige que los sujetos de la obligación estén determinados, pero la ley admite,
excepcionalmente, una indeterminación provisoria del sujeto activo o del sujeto pasivo, que debe
cesar en el momento del pago.
 Sujetos determinados: son aquellos que uno ya sabe quiénes son.
 Sujetos determinables: son aquellos que no se sabe específicamente quienes son.
Son casos indeterminación del sujeto:
 Promesas al público: es frecuente ver en las noticias de la prensa que alguien que ha
perdido un objeto, publica un aviso ofreciendo una recompensa a quien encuentre la cosa
perdida. En este caso no se sabe quién es el acreedor, recién cuando se presente a
reclamar la recompensa. Mientras no se presente alguien a reclamarla, el sujeto activo de
a una obligación estará indeterminado.
Art. 1802 C. C.: “Aquél que dirigiéndose al público, promete una prestación a favor de
quien se encuentre en una determinada situación, o lleve a cabo una determinada acción,
queda vinculado por la promesa tan pronto como ésta se hace pública, aun a favor de la
presentación del instrumento para su cumplimiento”.
 Títulos al portador: en las obligaciones que nacen de títulos de crédito, en particular al
portador, el sujeto activo está individualizado por el hecho de la posesión del título. Así, el
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 6

deudor no puede conocer a su acreedor, sino al tiempo de la presentación del
instrumento para su cumplimiento.
 Obligaciones ambulatorias o Propter rem: las obligaciones propter rem existen con
motivo de una cosa y gravitan sobre una persona mientras ésta sea propietaria de ella.
Se las llama también ambulatorias, porque los sujetos no están precisa y
permanentemente determinados, sino que ocupan la posición de deudor, o de acreedor,
los que vayan siendo propietarios de la cosa.
Las características principales de este tipo de obligaciones son:
a) Tanto el acreedor como el deudor son titulares de un derecho real sobre una
misma cosa, o sobre dos cosas vecinas.
b) La obligación propter rem, nace, se trasmite y se extingue junto con ese
derecho real. Es decir, si la cosa se trasmite, la obligación sigue a la cosa como
la sombra al cuerpo y grava al nuevo propietario, quedando liberado el dueño
anterior.
c) El deudor puede liberar de esa obligación abandonando la cosa.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 7

DERECHO CIVIL OBLIGACIONES.
UNIDAD 3. LOS ELEMENTOS DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
El Objeto.
1. El objeto de la obligación.
El objeto de la obligación es la prestación, acto o conjunto de actos que el deudor debe realizar a
favor del acreedor. Es lo que debe el acreedor. Puede consistir en un dar, hacer o no hacer.
2. Requisitos:

 Posible.
 Lícita.
 Determinada o determinable.
 Susceptible de valor económico.

3. Posible.
El objeto debe ser material y jurídicamente posible en el momento de formarse la obligación. La
imposibilidad debe ser absoluta, es decir, que lo que sea para todos y no solo para el deudor. Si el
hecho es solo imposible para el deudor, entonces la imposibilidad no es absoluta. Si el deudor no
cumple su compromiso deberá pagar daños y perjuicios. Ej.: el deudor se compromete a pintar
una obra de arte, pero él no tiene la capacidad para hacerlo.
Art. 299, inc. c) C. C.: “No podrá ser objeto de los actos jurídicos:
c) Los hechos imposibles, ilícitos, contrarios a la moral y a las buenas costumbres, o que
perjudiquen los derechos de terceros…”.

4. Lícita.
La prestación sobre la que recae la obligación tiene que revestir necesariamente carácter lícito.
Lícito debe considerarse no solo aquello que no es contrario a la ley sino, asimismo, lo que no riñe
con la moral y las buenas costumbres.
Art. 9 C. C.: “Los actos jurídicos no pueden dejar sin efecto las leyes en cuya observancia estén
interesados el orden público o las buenas costumbres”.
Art. 319 C. C.: “La condición de un hecho imposible, contrario a la moral o a las buenas
costumbres, o prohibido por la leyes, deja sin efecto el acto jurídico. Quedan especialmente
prohibidas las siguientes condiciones:
a) Habitar siempre un lugar determinado, o sujetar la elección de domicilio a la voluntad de
un tercero;
b) Mudar o no mudar de religión;
c) Casarse con determinada persona, o con aprobación de un tercero, o en cierto lugar o en
cierto tiempo, pero será válida la de contraer matrimonio; y
d) Vivir célibe perpetua o temporalmente, o no casarse con persona determinada, o
divorciarse.

5. Determinada o determinable.
No significa que estrictamente la prestación esté determinada, pero sí, por lo menos, que sea
determinable.
Caso contrario, no será posible obligar al deudor al pago de una cosa o un hecho si no se puede
precisar cuál es la cosa o el hecho indebido.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 8

En primer término, ella debe estar determinada en su género, especia o calidad.
Ejemplo: el deudor se obliga a entregar un animal con las siguientes características: vacuno de la
raza “holando”; hembra, de 1 año de edad; y un animal con esas características es el que deberá
ser entregado, pero sino se establece esta especificación, el mismo podrá entregar cualquier otro
animal (un cerdo).
Art. 693 C. C.: “La cantidad se reputa determinable cuando su fijación se deja al arbitrio de un
tercero, cuya decisión será definitiva. Si éste no cumpliere por cualquier causa su cometido dentro
del plazo fijado, o del que razonablemente sería suficiente para hacerlo, el contrato quedaría sin
efecto.
Cuando se señalaren al tercero designado pautas para proceder a dicha determinación, su decisión
será recurrible ante el Juez si se apártate de las directivas impuestas por los contratantes. Si no se
procediere a la determinación en el plazo fijado, ella se hará por el juez, atendiendo a la intención
común de aquellos.
6. Susceptible de valoración económica.
Si la prestación no es susceptible de apreciación económica, el acreedor carecería de todo derecho
para reclamar del deudor la indemnización de daños y perjuicios, ¿Por qué, cómo, se podría
indemnizar la inejecución de lo que no es valorable en dinero?
Art. 418 C. C.: “La prestación que constituye el objeto de la obligación debe ser susceptible de
valoración económica y corresponder a un interés personal, aun cuando no sea patrimonial”.
7. Solución del nuevo Código.
Art. 418 C. C.: “La prestación que constituye el objeto de la obligación debe ser susceptible de
valoración económica y corresponder a un interés personal, aun cuando no sea patrimonial”.
Como vemos, nuestro Código consagra la solución intermedia. Exige que el objeto de la obligación
sea susceptible de valoración económica, pero el interés del acreedor en la prestación puede ser
no económico.
8. Interés del acreedor.
Debe corresponde a un interés personal del mismo.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 9

DERECHO CIVIL OBLIGACIONES.
UNIDAD 4. ELEMENTOS DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
La Causa.
1. La causa.
En Derecho Civil, la palabra causa tiene dos acepciones diferentes:
a) Designa a veces, la fuente de las obligaciones, el antecedente que les da origen. En tal
sentido, las fuentes de las obligaciones son los contratos, delitos, cuasidelitos y la ley.
b) Otras veces es empleada en sentido de causa – fin, es decir, lo que las partes esperan
obtener del acto, el fin que las partes propusieron al contratar.

2. La causa de la obligación (fuente) y la causa del contrato (fin):
Causa fuente: son los presupuestos de hecho de los cuales nace la obligación. Se pregunta de
dónde viene o nace; puede ser de un acto jurídico (contrato) o de un hecho ilícito (accidente de
tránsito). Y es responde a la pregunta de “¿Para qué?”.
Art. 417 C. C.: “Las obligaciones derivan de algunas de las fuentes establecidas en la ley”.
Cabe destacar que con la causa fuente no existe ningún tipo de inconveniente o debate
doctrinario, muy al contrario de la causa fin.
Causa fin: es la finalidad de las partes al contratar y responde a la pregunta de “¿Por qué se
obligaron?” o “¿Por qué contrataron?”.
El tema de la causa ha sido introducido en el derecho contemporáneo por el Código Civil francés
de 1804. En efecto, este Código abarca el presente tema en cuatro artículos:
Art. 1108.- “Elementos necesarios para la validez del contrato: capacidad de las partes, su
consentimiento, un objeto legítimo y una causa lícita”.
Art. 1131.- “Presunción de la existencia de la causa, aun cuando no se hiciera mención de ella”.
Art. 1132.- “Validez de la obligación, aun cuando la causa declarada no sea la verdadera, con tal
que exista”.
Art. 1133.- “Ineficacia de la obligación que pudiera entrañar una causa lícita”.
3. Las causas de las obligaciones nacidas de la voluntad:
Son las que acordaron las partes.
La Teoría Clásica de la Causa: Domat – Pothier – Teoría Causalista:
El primer autor del antiguo Derecho Francés que ha presentado una exposición sistemática de la
teoría de la causa y que por ésta razón, equivocadamente ha sido considerado como el creador de
la noción, es Domat. En la doctrina de este autor, la causa es un requisito indispensable para la
existencia de la obligación, y el concepto de la misma varía de acuerdo a las distintas clases de
relaciones que puedan darse entre personas, por razón de servicios de ellas o del uso de ciertas
cosas.
Se destacan al respecto tres ideas principales:
a) Contratos sinalagmáticos: la causa de la obligación de cada una de las pares está en la
obligación contraída por la otra. Por ejemplo: en una compraventa, la obligación del
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 10

comprador de pagar el precio tiene su fundamento en la obligación del vendedor de
entregar la cosa y viceversa.
b) Contratos reales unilaterales: la causa de la obligación del deudor, en este tipo de
contrato, está la entrega de la cosa hecha por el acreedor. Por ejemplo: en el préstamo, la
obligación del prestatario de devolver la cosa prestada tiene como causa la entrega de la
cosa hecha por el prestamista.
c) Contratos a título gratuito: la causa en esta clase de contrato, estaría en algún motivo
razonable y justo, como ser un servicio prestado o algún otro mérito del donatario o el
solo placer de hacer un bien. Por ejemplo: en la donación, ese motivo hace las veces de
causa por parte del que recibe y nada da.
A Domat, los siguió Pothier, quien reitera las enseñanzas de Domat, en su obra “Tratado de las
Obligaciones”.
4. El Código de Napoleón o Código Francés.
El Código Francés de 1804 recoge ésta teoría y la incorpora en su artículo 1108, en el cual exige
como un elemento para la validez de un contrato “…una causa lícita en la obligación…”.
5. El Anticausalismo: Ernst – Laurent – Planiol.
Surge en 1826 en la Universidad de Lieja, Bélgica.
Fue Antonio Ernst, quien escribió un artículo titulado “¿Es la causa una condición esencial de la
validez de las convenciones?”, en el cual llegaba a la conclusión de que la causa no era un requisito
esencial y que se trataba de una noción inútil y funesta.
El jurista belga Laurent, reproduce la obra de Ernst en su libro, “Principios de Derecho Civil”, en el
cual dice que la causa se confunde o con el objeto o con el consentimiento. Por tanto es un
concepto jurídico autónomo.
Luego Planiol, quien fue uno de los más grandes detractores de la teoría causalista, le atribuyó a la
noción causa de ser falsa e inútil. Y distingue según los tipos de contratos:
a) Contratos sinalagmáticos o bilaterales: la teoría clásica o causalista sostiene que la
obligación de una de las partes es la causa de la obligación contraída por la otra. Planiol
dice que esto es una falsa concepción, puesto que las dos obligaciones nacen al mismo
tiempo y son gemelas, y por lo tanto, es imposible que una sea causa de la otra. O sea la
causa debe preceder al efecto.
b) Contratos reales unilaterales: si la causa de la obligación es la entrega de la cosa – como
dicen los clásicos – estamos entonces en presencia de la causa fuente, o sea del hecho
generador.
c) Contratos a título gratuito: si en la donación la causa radica en el animus donandi in
abstracto, estamos ante una noción vacía de sentido.
Esta doctrina anticausalista estuvo en boga aproximadamente hasta el año 1925, cuando se inició
en Francia el movimiento denominado neocausalismo.
6. El neocausalismo: Capitant – Josserand.
El neocausalismo surge en Francia como una reacción a los excesos del anticausalismo.
Fue Henri Capitant, quien en su obra “De la causa de las obligaciones”, ha desenvuelto con mayor
éxito la nueva doctrina.
Para Capitant, existe la causa fin, es la finalidad de las partes de contratar, y se divide:
a) Contratos sinalagmáticos: la causa de la obligación consiste en la electiva ejecución de la
contraprestación prometida.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 11

b) Contrato reales unilaterales: si bien es cierto los contratos reales exigen la entrega
efectiva de la cosa, antes de ser reales, son consensuales. Razón por la cual, la causa en
este tipo de contrato, sería la idea que se forma el contratante de que le será entregada la
casa.
c) Contrato a título gratuito: la causa no está en el animus donandi in abstracto, sino el
animus donandi in concreto, dirigido hacia la persona o quien se quiere beneficiar y
relacionado con la misma.
El camino iniciado por Capitant, fue completado por Josserand, en su obra “Los móviles de los
actos jurídicos” de 1928.
Josserand, decía que la causa no es falsa ni inútil. Que existe una causa fin, que no hay que
criticarla ni eliminarla, sino que hay que darle más relevancia a la misma.
7. La causa en el nuevo Código Civil.
El Código alude a la causa en el Art. 417, aludiendo a la noción como fuente de las obligaciones y
estableciendo que ellas derivan de algunas de las fuentes instituidas por la ley.
Art. 417.- “Las obligaciones derivan de alguna de las fuentes establecidas en la ley”.
Actos Abstractos: son aquellos instrumentos que le da vida a los negocios independientemente de
la causa que los generó.
La validez de esta clase de actos se explica por la necesidad creciente de facilitar y agilizar el tráfico
jurídico, cuya rapidez no permite el examen de la causa de las obligaciones que surgen de esta
clase de títulos.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 12

DERECHO CIVIL OBLIGACIONES.
UNIDAD 5. EFECTOS DE LA OBLIGACIÓN.
Nociones generales.
1. Efectos entre las partes y con relación a terceros.
Los efectos de las obligaciones son las consecuencias jurídicas que derivan de ellas, tanto con
relación al acreedor como con relación al deudor y de terceros.
2. Efectos entre las partes: los efectos de la relación obligatoria pueden referirse a cuatro
órdenes diferentes:
1° Teoría del cumplimiento: es la ejecución directa de la obligación (in especie o in natura)
en forma voluntaria o forzada por el deudor o por un tercero.
2° Teoría del incumplimiento: es la ejecución indirecta, es la ejecución por equivalente
numerario (en dinero), o bajo la forma de indemnización de daños, cuando se da el
supuesto de falta de cumplimiento.
3° Teoría de la tutela del crédito: el ordenamiento jurídico provee al acreedor de acciones
para obtener la satisfacción de su crédito, pero también le provee de medios y medidas
para evitar que estas acciones se vuelvan ilusorias.
4° Teoría de las obligaciones imperfectas: es el estudio de aquellas obligaciones que carecen
de los efectos normales de las demás obligaciones.
3. Efectos con relación a terceros: en principio las obligaciones no pueden afectar a terceros.
Son meros espectadores del vínculo establecido entre el acreedor y el deudor. Esta regla sufre
excepciones de modo que su validez no es general. Al hablar de pago veremos que los terceros
pueden forzar al acreedor a recibir la prestación debida, y asimismo, el deudor puede lograr su
liberación mediante el pago efectuado a un tercero, en tanto y cuanto resultase útil para el
acreedor.
4. Ejecución directa: ejecución voluntaria – ejecución forzada: requisitos.
1) Acciones conferidas al acreedor para la satisfacción de su crédito: son las llamadas
acciones de ejecución, que la ley pone a disposición del acreedor para la satisfacción de su
crédito. Pueden ser directas o indirectas.
I. Directa: es la que busca la ejecución de la prestación in specie o in natura puede
cumplir de manera voluntaria o forzada, ya sea por el deudor o por un tercero a
nombre de un deudor.
Art. 420 C. C.: “El acreedor como consecuencia de la obligación, queda facultado:
a) Para emplear los medios legales, a fin de que el deudor cumpla con la
prestación;
b) Para procurarla por otro a costa del obligado; y”.
II. Indirecta: es la ejecución por el equivalente numerado, se busca la indemnización
por daños y perjuicios.
Art. 420 C. C.: “El acreedor como consecuencia de la obligación, queda facultado:
c) Para obtener la indemnizaciones pertinentes”.
2) Ejecución voluntaria: ordinariamente las obligaciones deben ejecutarse o cumplirse
voluntariamente, sin necesidad de acción alguna del acreedor. De cumplirse de esta
manera, las obligaciones se extinguen o mueren, suele decirse, de muerte natural.
3) Ejecución forzada: a falta de cumplimiento del deudor, el acreedor está facultado a
reclamar el cumplimiento de la obligación al Estado, a través de sus órganos
jurisdiccionales.
Art. 420 C. C.: “El acreedor como consecuencia de la obligación, queda facultado:
a) Para emplear los medios legales, a fin de que el deudor cumpla con la prestación;”.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 13

La ejecución forzada tiende primeramente a que la prestación se cumpla directamente, es
decir, in specie o in natura, sea que la ejecute el deudor, sea que la prestación sea
cumplida por un tercer.
Art. 420 C. C.: “El acreedor como consecuencia de la obligación, queda facultado:
c) Para obtener las indemnizaciones pertinentes”.
Los medios legales que el acreedor puede emplear para obtener el cumplimiento de la
obligación varían según se trate de obligaciones de dar, hacer o no hacer.
5. Requisitos:
 El no cumplimiento de la obligación por parte del deudor.
 Debe hacerse a través de los medios legales establecidos.
6. Ejecución por el deudor: obligación de dar – de hacer – de no hacer.
1) Obligación de dar: en las obligaciones de dar el deber de conducta que recae sobre el
deudor le impone la necesidad de desprenderse de un bien para entregárselo al acreedor.
En este tipo de obligaciones, el acreedor puede hacer uso de la fuerza a fin de que el
deudor entregue lo que es debido.
2) Obligaciones de hacer: es una actividad por el deudor a favor del acreedor. En este tipo de
obligaciones no es posible imponer el cumplimiento coactivo al deudor, primeramente
porque la conducta humana es incoercible. No podría en modo alguno ejercerse violencia
sobre ella para obligarle a cumplir, o sea obligarle a que haga algo que no quería hacerlo.
3) Obligaciones de no hacer: en este tipo de obligación el deudor se obliga a no hacer algo se
abstiene de realizar hacer algo contra el acreedor.
En esta especie, si el deudor dejara de abstenerse o hiciera lo que se obligó a no hacer, lo
hecho debería ser destruido, a su costa. Y si tal cosa no fuese posible, procedería la
pertinente indemnización.
7. Ejecución forzada directa por un tercero:
El acreedor está asistido del derecho de hacerse procurar por otro la prestación que el deudor se
niega a ejecutar, todo por cuenta de éste.
Art. 420 C. C.: “El acreedor como consecuencia de la obligación, queda facultado:
b) Para procurarla por otro a costa del obligado; y”.
Se sobreentiende que el acreedor no puede obligar al deudor a cumplir. Pero él puede recurrir a
un tercero para obtener el cumplimiento de la prestación debida. En caso de cumplimiento por el
tercero, los gastos son de cuenta del deudor.
8. Limitaciones a la ejecución forzada:
El cumplimiento por tercero posible en las obligaciones de hacer que no hubiesen sido contraídas
INTUITU PERSONAE.
En las obligaciones de dar cosas ciertas o de género.
En las de dar cosas ciertas, cuando las cosas debidas se hallan en poder del tercero.







Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 14

DERECHO CIVIL OBLIGACIONES.
UNIDAD 6. EFECTOS DE LA OBLIGACIÓN (Continuación).
1. Ejecución Indirecta: Indemnización.
Indemnización – concepto: es el resarcimiento de los daños y perjuicios a otra persona en ella o
en sus bienes materiales, sea por incumplimiento de un contrato o por otros hechos.
La indemnización puede derivar de un incumplimiento contractual o de situaciones
extracontractuales (ej.: accidente de tránsito).
Obligaciones Contractuales. Obligaciones Extracontractuales.
La indemnización supone el incumplimiento
de la prestación prometida.

No existe incumplimiento de obligación
preexistente.

La indemnización existe siempre. La obligación que existe es la de reparar el
daño causado mediante la indemnización.

Se ha prometido algo. Nada se ha prometido.

En estas obligaciones se puede hablar de
incumplimiento se imputable o no.
No existe incumplimiento, ya que no había
obligación preexistente.

Elementos para solicitar la indemnización:
a) Existencia del daño;
b) Antijuridicidad del hecho; conducta de agente contra la ley;
c) Relación de causalidad entre el hecho y el daño;
d) Factores de imputabilidad o atribución de responsabilidad hacia el agente.

2. Metodología del Código:
El Código Civil francés dispone regulaciones diversas que se refieren a la responsabilidad por daños
ocasionados por incumplimiento contractual o daños causados al margen de cualquier contrato
(extracontractual). De esta manera parecería da a entender que estos dos tipos de
responsabilidades son realidades diferentes.
Nuestro Código:
Nuestro Código desde el artículo 421 y siguientes, se ocupa de la responsabilidad contractual, y
desde el artículo 1833 y siguientes se ocupa de la responsabilidad extracontractual. Es decir,
nuestro Código sigue separando las responsabilidades contractuales y extracontractuales.
Contractual: Art. 421.- “El deudor responderá por los daños y perjuicios que su dolo o su culpa
irrogare al acreedor en el cumplimiento de la obligación. Habrá culpa cuando se omitieren
aquellas diligencias exigidas por la naturaleza de la obligación y que correspondan a las
circunstancias de las personas, tiempo y lugar. La responsabilidad por dolo no podrá ser
dispensada de antemano”.
Extracontractual: Art. 1833.- “El que comete un acto ilícito queda obligado a resarcir el daño. Si no
mediare culpa, se debe igualmente indemnización en los casos previstos por la ley, directa o
indirectamente”.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 15

3. Fundamentos del deber de resarcir:
En las obligaciones existen:
1) La responsabilidad subjetiva: que es aquella en la que se responsabiliza a una persona por
el acto realizado.
2) La responsabilidad objetiva: se produce cuando el juez considera exclusivamente a la
persona capaz de asegurar la reparación del daño causado, al margen de toda culpa o falta
de su parte.
El fundamento del deber de resarcir radica esencialmente en la idea de culpa. Pero la culpa no es
el único fundamento dela responsabilidad, también se considera el justo interés de la parte, que
no frustrada la esperanza puesta en el contrato.
Esta obligación, en derecho positivo se presenta con las siguientes manifestaciones:
1) A veces, hay responsabilidad contractual sin culpa. Es el caso del deudor caído en insolvencia
a pesar de su diligencia; o bien las personas privadas de discernimiento, a quienes es
imposible atribuir culpa por su incumplimiento (Ej.: contrataron estando lúcidas y luego
enloquecieron).
2) También se siente el elemento objetivo en cuanto a la extensión de la reparación. Si el
fundamento fuere solamente la culpa, el monto de la indemnización debería fijarse en función
de la gravedad de ella. Pero no así, esencialmente el perjuicio, sin importar la gravedad de la
culpar, pero hay casos, en que los daños son inciertos, o defectuosamente probados y
entonces entra a tallar el arbitrio judicial, por lo que la noción de culpa recobra su
importancia, porque evidentemente a mayor culpa o bien dolo, corresponderá mayor
indemnización.
3) También se manifiesta la regla, según la cual, al acreedor le basta con probar el
incumplimiento, y es el deudor quien debe probar el caso fortuito, si desea eludir la
responsabilidad. Si la culpa fuera el fundamento exclusivo de la responsabilidad, el acreedor
debería no solo probar el incumplimiento sino también la culpa del deudor.
4. Requisitos:
a) Que se haya causado un perjuicio, un daño al acreedor;
b) Que la infracción sea imputada al deudor;
c) Que el deudor haya sido constituido en mora;
d) Que el demandante haya cumplido con su parte (en contratos bilaterales).
Silva Alonso, recuerda que en nuestro derecho positivo, se requiere para el pago de todo tipo de
indemnizaciones dos requisitos:
a) Un daño cualquiera a alguien; y
b) Imputabilidad al agente.

5. Inejecución.
La inejecución o incumplimiento puede derivar de culpa o dolo. Mediando culpa o dolo, se está
frente a un incumplimiento imputable, en ese caso la obligación se resuelve en deber de
indemnizar. Pero el incumplimiento puede tener por causa un hecho fortuito o de fuerza mayor, y
en este caso se extingue la obligación.
El incumplimiento puede revestir las siguientes formas:
Imputable (dolo o culpa) + daño = INDEMNIZACIÓN.
Incumplimiento
Provisorio
(Mora) Inimputable (caso fortuito) + dolo = EXONERADO DE
RESPONSABILIDAD.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 16

El INCUMPLIMIENTO PROVISORIO, no excluye la posibilidad de un cumplimiento posterior.
Imputable (dolo o culpa) + daño = INDEMNIZACIÓN.
Incumplimiento
Propiamente
Dicho Inimputable (caso fortuito) + daño = EXONERADO DE
RESPOSABILIDAD
6. Mora.
Existe mora cuando se deja de cumplir la obligación en tiempo debido. Es el retardo en el
cumplimiento de la obligación.
Deudor (mora solvendi)
La mora puede ser del:
Acreedor (mora creditoria)
Requisitos de la mora:
Anteriormente la mora suponía dos requisitos:
1. Retardo en el cumplimiento, y
2. Requerimiento del acreedor (interpelación).
Actualmente, no es necesaria la interpelación, al producirse la mora, la obligación ya es exigible.
El Art. 424 del C. C., establece los siguientes casos:
a) En las operaciones a plazo: la mora se opera de pleno derecho por el vencimiento de
término.
b) Si el plazo no estuviere establecido: el acreedor está constreñido a interpelar al deudor
para constituirlo en mora.
c) Si no existiere plazo: la parte interesada debe pedir al juez competente en juicio sumario
que lo fije, salvo que el acreedor decida acumular las acciones de determinación del plazo
y cumplimiento de la obligación.
d) Si la obligación deriva de un hecho ilícito: la mora se producirá sin interpelación.
Forma de requerimiento:
El requerimiento o interpelación puede ser: judicial o extrajudicial.
Efectos de la mora:
El efecto principal de la mora si es imputable, es la obligación de indemnizar el daño causado al
acreedor de la cosa.
Al producirse la mora, se producen las siguientes consecuencias:
1. El deudor está obligado a resarcir también los perjuicios al acreedor, y desde ese
momento corren los intereses por las sumas debidas.
2. El deudor es responsable por los daños, que con posterioridad sufra la cosa debida, aun
cuando ello se produjo por caso fortuito.
3. Si hubiese pacto comisorio, el acreedor puede negarse a recibir la prestación y reclamar la
resolución de contrato si el deudor no cumpliera en el acto de la interpelación o en el
plazo en ella señalado. No habiendo pacto comisorio, el acreedor solamente tendrá
derecho a reclamar el cumplimiento acompañado de la indemnización de daños que la
mora hubiese acarreado.
Pacto comisorio: es el que tiene por efecto atribuir a cada una de las partes la facultad de no
cumplir, si la otra no la cumpliera.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 17

7. Mora del deudor.
De la definición solamente se puede decir que la mora consta de dos elementos:
1. Incumplimiento de la obligación.
2. Que dicho incumplimiento sea en el tiempo debido.
Art. 423.- “El deudor será responsable por los daños y perjuicios que su morosidad ocasionare al
acreedor en el cumplimiento de la obligación.
Art. 424.- “En las obligaciones a plazo por mora se produce por el solo vencimiento de aquél. Si el
plazo no estuviere expresamente convenido, pero resultare de naturaleza y circunstancias de la
obligación, el acreedor deberá interpelar al deudor para constituirlo en mora.
Si no hubiere plazo, el juez, a pedido de parte, lo fijará en procedimiento sumario, a menos que el
acreedor opte por acumular las acciones de fijación de plazo y de cumplimiento, en cuyo caso el
deudor quedará constituido en mora en la fecha indicada en la sentencia para el cumplimiento de
la obligación.
Para eximirse de las responsabilidades derivados de la mora, el deudor deberá probar que no le es
imputable.
Si la obligación deriva de un hecho ilícito, la mora se producirá sin interpelación”.
8. Mora del acreedor.
Es la negativa ilegítima del acreedor a recibir la prestación, reuniendo ésta (la prestación) todos los
requisitos de pago.
Art. 428.- “El acreedor quedará constituido en mora si rehusare recibir la prestación ofrecida, a
pesar de reunir ésta los requisitos del pago; o cuando, intimado el efecto, no realizare los hechos
que le incumben para verificarlo, o siempre que no estuviere en condiciones de cumplir con su
contraprestación. No incurrirá en mora el acreedor si el deudor que hiciere el requerimiento no
pudiese ejecutar el pago en esa oportunidad”.
Requisitos:
La mora del deudor supone:
1. La existencia de una obligación vencida;
2. Ofrecimiento de pago hecho por el deudor:
a) En las obligaciones de dar, debe estar acompañado de consignación judicial;
b) En las obligaciones de hacer, el acreedor puede destruir los efectos probando que
el deudor no estaba en condiciones de cumplir.
3. La negativa o demora en aceptar por parte del acreedor.
Efectos de la mora del acreedor:
La mora del acreedor libera al deudor de los riesgos de la cosa debida, desde el momento mismo
en que se opere la mora.
Art. 429.- “La mora del acreedor producirá los efectos siguientes:
a) El deudor solo responderá por su propio dolo y por culpa, que se apreciará conforme con las
reglas establecidas por éste Código;
b) Si se debieren cosas inciertas, los riesgos serán con cargo del acreedor mientras no cumpla la
intimación para recibir la cosa elegida;
c) La obligación del deudor de restituir los productos de una cosa, o abonar el importe de los
mismo, queda limitada a lo que hubiera percibido efectivamente;
d) El deudor tendrá derecho a que se indemnicen los gastos de conservación o guarda, así como
los motivados por requerimientos infructuosos; y
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 18

e) El deudor estará facultado a pagar por consignación conforme a las reglas establecidas por
este Código”.
9. Imputabilidad.
Es la posibilidad jurídica de responsabilizar a una persona por su conducta antijurídica (dolo o
culpa).
10. El dolo y la culpa.
El dolo:
Existe dolo cuando una persona consciente y voluntariamente causa a otra un perjuicio en su
persona o bienes.
Efectos:
El efecto principal es que el deudor responderá por daños y perjuicios que su dolo o culpa irrogare
al acreedor en el cumplimiento de la obligación.
Borda aclara, que el deudor responde en general:
a) Por la inejecución completa;
b) Por la inejecución parcial;
c) De la ejecución deficiente;
d) De los daños y perjuicios ocasionados por el retardo.
El dolo no se presume, y debe ser probado por quien lo invoca.
La Culpa:
Habrá culpa cuando se omitieran aquellas diligencias exigidas por la naturaleza de la obligación y
que correspondan a las circunstancias de las personas, tiempo y lugar (Art. 421 C. C.).
Concepción unitaria de la culpa:
La concepción pluralista de la culpa estuvo vigente hasta finales del siglo XIX, luego apareció la
concepción unitaria de la culpa, la cual sostiene que en ambas especies de culpas, existe una
contravención a las reglas de conducta, y en todas ellas existe daño a reparar.
Afirma además que, no es exacto sostener que la culpa contractual suponga una obligación
preexistente y la extracontractual genere por sí sola la obligación. Las obligaciones nacidas de uno
u otro tipo se generan en un hecho o en una omisión que implica culpa o dolo. En uno y otro caso,
una norma jurídica es violada y tanto como otra especie engendra responsabilidad.
Culpa precontractual y culpa in contrahendo:
Culpa precontractual: es aquella en la que una de las pates de manera intempestiva y sin ninguna
razón decide cumplir con su obligación, haciendo que la otra parte vea como su legítima
expectativa de que el contrato sea cumplido se desvanece.
Culpa in contrahendo: es aquella en que se incurre al tiempo en que el contrato se propone o se
contrae.
Prueba de la culpa:
En obligaciones contractuales, lo único que debe probar el acreedor es la inejecución.
Podemos decir que:
a) En los contratos la culpa se presume. El acreedor no debe demostrar sino la existencia del
contrato.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 19

b) En los delitos y cuasi delitos, la culpa no se presume, sino que debe ser justificada por
quien lo alega.

11. El tema en el Código Civil.
Nuestro Código nos dice cuanto sigue en cuanto al dolo y la culpa:
Art. 421.- “El deudor responderá por los daños y perjuicios que su dolo o culpa irrogare al acreedor
en el cumplimiento de la obligación. Habrá culpa cuando se omitieren aquellas diligencias exigidas
por la naturaleza de la obligación y que correspondan a las circunstancias de las personas, tiempo
y lugar. La responsabilidad por dolo no podrá ser dispensada de antemano”.
Art. 422.- “El deudor responderá por el dolo o culpa de sus representantes legales, o de las
personas que hubiera utilizado en el cumplimiento de la obligación. Podrá convenirse la dispensa
de ésta responsabilidad”.
12. Responsabilidad objetiva: Teoría del riesgo creado:
El fundamento de resarcir, radica, ya como se dijo, en la idea de culpa. Frente a ella se yergue la
responsabilidad objetiva, que es el interés práctico de reparar el daño.
13. Teoría del Riesgo Creado:
Nació a partir de la doctrina alemana, considerando los riesgos creados por las industrias y el
maquinismo, el auge del transporte que hacen difícil determinar la culpa del agente.
Según esta teoría, la reparación del daño es independiente de la conducta que indirecta o
directamente lo provocó, y dirigía su idea hacia la solidaridad social como fundamento de
reparación del daño, es decir, que siempre la clase social más alta ayudará a la clase débil que por
lo general será la víctima.
Las críticas a esta teoría radican en que:
a) La imposibilidad de establecer una regla general que sustituya a la nación de culpa;
b) Lleva a la regla de que la culpa nada tiene que ver con la reparación;
c) Es dudoso el efecto de echar la responsabilidad sobre una determinada clase social.
Art. 1846.- “El que crea un peligro con su actividad o profesión, por la naturaleza de ellas, o por los
medios empleados, responde por el daño causado, salvo que pruebe fuerza mayor o que el
perjuicio fue ocasionado por culpa exclusiva de la víctima, o de un tercero por cuyo hecho no deba
responder.
14. Incumplimiento no imputable: Caso fortuito.
Al producirse el incumplimiento el deudor se encuentra en falta. Si el deudor demuestra que la
inejecución no le es imputable, debido a una imposibilidad insuperable, no podría hacérselo
responsable.
La imposibilidad de la prestación exime al deudor de tener que cumplir cuando se produce por
caso fortuito que no le sea imputable, y la obligación se extingue IPSO JURE, en todo o en parte,
según el alcance de la contingencia futura.
IPSO JURE: por el derecho mismo.
La causa ajena según Mazeaud son:
Fuerza mayor – hecho de un tercero – culpa de la víctima.
Caso fortuito y fuerza mayor:
Estos supuestos liberan de responsabilidad al deudor.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 20

Caso fortuito: es aquel que no ha podido preverse o que previsto no pudo evitarse.
Los casos fortuitos y de fuerza mayor son producidos por dos causas:
1. La naturaleza (caso fortuito).
2. El hecho del hombre (fuerza mayor).
Distinción del caso fortuito de la fuerza mayor:



Efectos del caso fortuito:
El efecto principal del caso fortuito es el de exonerar al deudor de la obligación a su cargo; por el
dicho latino “IMPOSIBILLIUM NULLA EST OBLIGATIO” (nadie está obligado a lo imposible).
La obligación se extingue tanto para el deudor como para el acreedor, el cual debe restituir a aquel
lo que hubiese entregado en virtud de la obligación.
Art. 426.- “El deudor no será responsable de los daños e intereses que originan al acreedor por
falta de cumplimiento de la obligación, cuando éstos resultaren de caso fortuito o fuerza mayor, a
no ser que el deudor hubiere tomado a su cargo las consecuencias del caso fortuito, o éste hubiere
ocurrido por su culpa, o ya hubiere incurrido en mora, que no fuese motivada por caso fortuito o
fuerza mayor”.
Las excepciones del caso fortuito son:
1. Si el deudor tomó a su cargo las consecuencias del caso fortuito;
2. Si el caso fortuito ocurrió por culpa del deudor;
3. Si el deudor se encontraba ya en mora no ocasionada por el caso fortuito.

15. Doctrina de la imprevisión en el Código Civil:
Después de la celebración de un contrato de ejecución diferida, muchas veces se produce una
alteración profunda en las consecuencias existentes en el momento de la celebración.
No es imposible cumplir, pero el cumplimiento se hace sumamente gravoso, y puede provocar la
ruina del deudor.
La teoría de la imprevisión postula la necesidad de reajustar las cláusulas del contrato y en ciertos
casos considerarlo insubstituibles.
Art. 672.- “En los contratos de ejecución diferida, si sobrevinieren circunstancias imprevisibles y
extraordinarias que hicieren la prestación excesivamente onerosa, el deudor podrá pedir la
resolución de los efectos del contrato pendientes de cumplimiento.
La resolución no procederá cuando la onerosidad sobrevenida estuviera dentro del álea normal
del contrato, o si el deudor fuere culpable.
El demandado podrá evitar la resolución del contrato ofreciendo su modificación equitativa.
Si el contrato fuere unilateral, el deudor podrá demandar la reducción de la prestación o
modificación equitativa de la manera de ejecutarlo.
Condiciones de aplicación: Para su aplicación es necesario:
a) Que se trate de contratos conmutativos, sean unilaterales o bilaterales (no pueden darse
en donaciones o contratos aleatorios).
Caso fortuito.
a) Implica hechos de la naturaleza.
b) Está constituido por el suceso que
proviene del interior de la empresa.
Caso de fuerza mayor.
a) Implica hechos del hombre.
b) Implica irresistibilidad (imposibilidad
absoluta).
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 21

b) Que sean contratos de ejecución diferida o continuada (puede darse en contratos de
compraventa a plazos, pero no en compraventa al contado).
c) Que la prestación a cargo de una de las partes se haya tornado excesivamente onerosa.
d) Que esa onerosidad haya derivado de acontecimientos extraordinarios e imprevisibles.
e) Que el perjudicado no hubiese obrado con culpa o estuviese en mora.
Efectos:
1. la parte perjudicada por la excesiva onerosidad puede demandar la resolución del
contrato.
2. Solicitada la resolución, la parte demandada puede impedir la resolución ofreciendo
mejorar equitativamente los efectos del contrato.
Diferencias y semejanzas de la Teoría de la Imprevisión con otros casos:
Semejanzas entre la Teoría de la Imprevisión y el Caso Fortuito:
1. Ambos suponen un hecho sobreviniente al contrato, de carácter imprevisible y
extraordinario.
2. El deudor culpable o moroso pierde el derecho a acogerse a los beneficios de una u otra
institución.
Diferencias entre la Teoría de la Imprevisión y el Caso Fortuito:





Diferencias entre la Teoría de la Imprevisión y la Teoría de la Lesión:







Teoría de la Imprevisión.
a) Supone una dificultad grave, pero no una
imposibilidad de cumplir.
b) El deudor está obligado a cumplir, no ya lo que
prometió, según el contrato sino lo que en
equidad corresponda según arbitrio judicial.
Caso Fortuito.
a) Implica imposibilidad de
cumplir.
b) El obligado queda totalmente
exento de responsabilidad.
Teoría de la Imprevisión.
a) El desequilibrio surge a posteriori del
contrato.
b) Se produce debido a circunstancias
extraordinarias, imprevisibles y
excepcionales, que no hacen imposible
el cumplimiento, pero sí excesivamente
onerosa al deudor.
Teoría de la Lesión.
a) El desequilibrio existe en el momento
de la conclusión del contrato.
b) Se produce debido a que una de las
partes se aprovechó del estado de
necesidad de la obra.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 22

DERECHO CIVIL OBLIGACIONES.
UNIDAD 7. EFECTOS DE LA OBLIGACIÓN (Continuación).
1. Ejecución indirecta: Indemnización.
Producido el incumplimiento de la prestación o de otro hecho, y sobrevenida la imposibilidad de
su ejecución por causa imputable al deudor, corresponde al deudor la indemnización de los daños
por tal incumplimiento.
Indemnización – concepto: es el resarcimiento de los daños y perjuicios causados a otra persona,
en ella, o en sus bienes materiales o inmateriales, sea por incumplimiento de un contrato o por
otros hechos.
2. Requisitos:
Para que el acreedor pueda reclamar al deudor el pago de una indemnización se requiere los
siguientes elementos:
a) El daño;
b) La antijuridicidad;
c) La relación de causalidad entre el daño y el hecho;
d) Factor de imputabilidad o de atribución de responsabilidad.

3. El daño – noción:
Es el perjuicio, detrimento, lesión, menoscabo, que se le causa a una persona, en su persona
misma o en sus bienes materiales o inmateriales, que pueden ser derivados del incumplimiento de
una obligación (contrato) o de un hecho ilícito (accidente de tránsito).
Observación: también puede decirse producido por un fenómeno físico (hechos de la naturaleza)
o jurídico (contratos).
4. El daño – clases:
Daño eventual – daño futuro – daño pecuniario.
a) Daño eventual: es aquel que puede llegar a producirse (Ej.: la instalación de una
fraccionadora de gas cerca, existe la posibilidad que pudiera explotar).
b) Daño futuro: es el perjuicio que aún no se ha producido pero sin lugar a dudas se
producirá, o sea que aquel cuya realización es cierta (Ej.: durante la construcción de Itaipú
y Yacyretá, se sabía que se iban a inundar las tierras aledañas).
c) Daño pecuniario: el daño puede consistir en una disminución del valor del patrimonio al
margen de los menoscabos materiales. Ello se produce principalmente en los inmuebles,
puesto que su valor depende de su ubicación (Ej.: la instalación de una fábrica al lado o
cerca).
Los daños pueden afectar a las personas en sí mismas o a su patrimonio.
Daños a personas en sí mismas:
Son los daños causados a las personas y que pueden afectar su vida, salud y muerte inclusive.
Art. 1835 C. C.: “Existirá daño siempre que se causare a otro algún perjuicio en su persona, en sus
derechos, o facultades, o en las cosas de su dominio o posesión.
La obligación de reparar se extiende a toda lesión material o moral causada por el acto ilícito. La
acción por indemnización del daño moral solo competerá al damnificado directo. Si del hecho
hubiere resultado su muerte, únicamente tendrá acción los herederos forzosos”.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 23

Art. 1859 C. C.: “En caso de lesiones corporales o de perjuicio a la salud, la indemnización
consistirá en el pago de todos los gastos de curación y convalescencia del ofendido, y de todas las
ganancias que éste dejó de hacer hasta el día de su completo restablecimiento.
Si la aptitud de trabajo del damnificado resultare anulada o perjudicada, o le sobreviniere un
aumento de sus necesidades, la indemnización comprenderá este daño y consistirá en una renta
de dinero.
Si la persona lesionada quedare desfigurada, se le indemnizará equitativamente del perjuicio que
de esa circunstancia pudiera resultarle”.
Daños al patrimonio:
La forma más neta del perjuicio es la pérdida o deterioro de un bien corporal de pertenencia o de
otro (Ej.: daño a un automóvil por una colisión).
El monto de la pérdida se estima según el importe de la reparación, si la cosa puede ser reparada,
y a falta de ello teniendo en cuenta el valor de los restos.
Monto de la indemnización = monto de la reparación o valor del objeto.
Art. 1835 C. C.: “Existirá daño siempre que se causare a otro algún perjuicio en su persona, en sus
derechos, facultades, o en las cosas de su dominio o posesión.
La obligación de reparar se extiende a toda lesión material o moral causada por el acto ilícito…”
5. Aspectos que abarca el daño.
El daño ocasionado a la persona comprende no solo el perjuicio que efectivamente de le ha
acarreado con el hecho (daño emergente), sino también la utilidad que ha dejado de percibir
(lucro cesante).
Daño emergente: se llama así al perjuicio, la pérdida o el detrimento efectivamente sufrido por el
acreedor con motivo del incumplimiento.
Lucro cesante: es la ganancia, la utilidad, el provecho que el acreedor ha dejado de percibir por
dicho incumplimiento.
Ejemplo: en caso de un accidente de tránsito, el daño emergente consiste en los gastos de
reparación del vehículo, y eventualmente en caso de lesiones o muerte los gastos realizados en
hospitales, farmacias, tratamientos, etc. Y el lucro cesante, consiste en las ganancias o ingresos
que dejó de percibir mientras el vehículo se reparaba o la víctima se recuperaba.
6. Evaluación: extensión del resarcimiento.
Daño inmediato: es aquel que acostumbra suceder según el curso ordinario y natural de las cosas.
Daño mediato: es el que resulta de la conexión de un hecho con un acontecimiento distinto, pero
que puede preverse empleando la debida atención y conocimiento de la cosa.
Daño casual: es aquel perjuicio que no puede preverse.
Art. 1856 C. C.: “El obligado a indemnizar el daño que le sea imputable resarcirá todas las
consecuencias inmediatas, y las mediatas previsibles, o las normales según el curso normal y
ordinario de las cosas, pero no las casuales, salvo que éstas deriven de un delito y debieran
resultar según las miras que el agente tuvo al ejecutar el hecho”.
7. Época.
Consiste en establecer el momento para la apreciación del daño.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 24

El momento de apreciación de los daños es distinto según se trate, daños provenientes de un
incumplimiento contractual o de hechos ilícitos o extracontractuales.
Responsabilidad contractual: la doctrina no es uniforma al respecto. Pero la mayoría de los
autores dicen que el perjuicio debe ser apreciado al tiempo de ejecución del contrato.
Borda, considera esta solución como arbitraria. Considera más lógico distinguir dos situaciones:
a) Según se demande la resolución del contrato por incumplimiento, en este caso, se inclina
por la apreciación en el tiempo de ejecución.
b) Según se demande el cumplimiento más los daños y perjuicios, en este caso estima que la
apreciación debe hacerse al tiempo que el demandado resistió la sentencia que disponía
su cumplimiento.
Responsabilidad extracontractual: aquí existen una controversia, si los daños deben estimarse al
tiempo de producción del hecho o al tiempo de la sentencia, teniendo en cuenta el tiempo que
puede haber transcurrido entre uno y otro momento. En nuestro país, según la jurisprudencia,
prevalece la tendencia de apreciar el daño al tiempo de su producción.
8. Prueba.
Incumbe al acreedor probar la existencia del daño y su monto. Los daños no probados no existen
para el derecho.
“El perjudicado no logrará el resarcimiento si no brinda la prueba correspondiente en el juicio
(Mosset Iturraspe – Novellino, Derecho de daños)”.
La prueba de la existencia del daño es indispensable y no se puede otorgar ninguna indemnización
si falta esa comprobación.
9. Daño moral.
Hay daño moral cuando el ataque hiere, lesiona exclusivamente la esfera espiritual del individuo,
es decir todo aquello que hace a los sentimientos, a sus afectos, a su honor, a su dignidad, a su
prestigio, a la tranquilidad del alma de la persona, a la pérdida del goce de los bienes espirituales
de la vida.
En daño moral, el bien afectado es un bien no patrimonial.
Aspectos que abarca el daño.
El daño ocasionado a la persona comprende no solo el perjuicio que efectivamente de le ha
acarreado con el hecho (daño emergente), sino también la utilidad que ha dejado de percibir
(lucro cesante).
Daño emergente: se llama así al perjuicio, la pérdida o el detrimento efectivamente sufrido por el
acreedor con motivo del incumplimiento.
Lucro cesante: es la ganancia, la utilidad, el provecho que el acreedor ha dejado de percibir por
dicho incumplimiento.
Ejemplo: en caso de un accidente de tránsito, el daño emergente consiste en los gastos de
reparación del vehículo, y eventualmente en caso de lesiones o muerte los gastos realizados en
hospitales, farmacias, tratamientos, etc. Y el lucro cesante, consiste en las ganancias o ingresos
que dejó de percibir mientras el vehículo se reparaba o la víctima se recuperaba.

Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 25

DERECHO CIVIL OBLIGACIONES.
UNIDAD 8. EFECTOS DE LA OBLIGACIÓN (Continuación).
1. Indemnización – Cláusula penal.
Cláusula penal: es una cláusula accesoria, incorporada a un acto jurídico, y en virtud de la cual se
conviene en pagar una determinada prestación para el caso de incumplimiento de las obligaciones
asumidas por el deudor, o en retardo de su cumplimiento.
Art. 454 C. C.: “Podrá estipularse una pena para el caso de incumplimiento, total o parcial, o de
retardo en la ejecución de una obligación, sea a favor del acreedor o un tercero.
En cada uno de esos casos la pena sustituye a la indemnización de daños e intereses respectivos. El
acreedor no tendrá derecho a una pena mayor aunque pruebe que la indemnización no es
suficiente.
Para obtenerla, no está obligado a probar que ha sufrido perjuicio, ni el deudor se eximirá de
satisfacerla probando que el acreedor no ha sufrido perjuicio alguno”.
2. Caracteres de la cláusula penal.
La cláusula penal es: accesoria – subsidiaria – condicional – inmutable.
a) Accesoria: la cláusula penal es una obligación accesoria de una obligación principal, cuya
existencia depende. No de concibe la cláusula penal sin una obligación principal a la cual
accede.
Del carácter accesorio de la pena surgen las siguientes consecuencias:
1) La nulidad de la cláusula penal no afecta a la obligación principal, pero la nulidad
de la obligación principal causa la nulidad de la cláusula penal.
2) La extensión de la cláusula penal no ejerce influencia alguna sobre la obligación
principal, pero la extinción de la obligación principal causa la extinción de la
cláusula penal.
b) Subsidiaria: la pena figura como sustituto de la prestación principal en caso de
incumplimiento. El acreedor podrá exigir el cumplimiento de la cláusula penal, únicamente
por incumplimiento de la prestación principal.
La cláusula penal tiene carácter subsidiario solamente cuando se ha pactado para
garantizar el cumplimiento de la obligación, pero no cuando se ha convenido para la mora,
en cuyo caso puede exigirse simultáneamente el cumplimiento de la prestación y el pago
de la pena.
c) Condicional: es condicional en el sentido de que la aplicación de la cláusula penal depende
del hecho futuro e incierto de que el deudor no cumpla la prestación, o incurra en retardo.
Es decir, que se aplicará la cláusula penal solamente por incumplimiento o incurra en
retardo de la prestación.
d) Inmutable: la inmutabilidad consiste en que, en principio, la cláusula penal establece de
antemano la indemnización a pagarse.
La inmutabilidad de la cláusula penal presenta las siguientes ventajas: evita discusiones de
las partes y el arbitrio de los jueces; da una gran seguridad a los contratos y reconoce el
derecho de los interesados de convenir libremente la indemnización del daño.
Excepción: Art. 459 C. C.: “El juez reducirá equitativamente la pena cuando sea manifiestamente
excesiva, o cuando la obligación principal hubiese sido en parte o irregularmente cumplida por el
deudor”.



Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 26

3. Analogía con figuras afines.
Cláusula penal y obligaciones facultativas:
Semejanzas:
a) Ambas son accesorias y dependen de una obligación principal.
b) La extinción de la obligación principal, produce la extinción de la accesoria.
Diferencias:
a) En la obligación facultativa, el deudor se libera entregando la prestación accesoria.
b) En la cláusula penal el deudor no puede liberarse cumpliendo la cláusula penal, salvo que
se haya pactado lo contrario.
Cláusula penal y obligaciones alternativas:
Semejanza:
 En las obligaciones figuran dos prestaciones, son distintas unas de otras e independientes.
Diferencias:
a) En las obligaciones alternativas las dos prestaciones son del mismo rango, no hay una
principal u otra accesoria. El deudor se libera cumpliendo una u otra. Sin embargo en la
cláusula penal, hay una sola prestación principal, la pena sólo se da en caso de
incumplimiento de la obligación.
b) En las obligaciones alternativas, si una de las prestaciones se pierde sin culpa del deudor, o
es de cumplimiento imposible por éste, el deudor, queda obligado al pago de la otra. En
las cláusulas penales, si la prestación principal se hace imposible sin culpa del deudor, la
cláusula penal se extingue.
Cláusula penal y señal o arras:
Semejanza:
 Tanto en la seña como en la cláusula penal existe de antemano fijada la indemnización.
Diferencias:
a) La seña permite a las partes arrepentirse del contrato. Si se arrepiente quién la dio, pierde
la seña, y si se arrepiente quién la recibió debe devolver la seña doblada. La cláusula
penal, sin embargo, prohíbe el arrepentimiento.
b) En la seña hay una entrega anticipada de dinero o cosa que queda en garantía. En la
cláusula penal, no ocurre así.
c) La cláusula penal solo se entiende establecida en beneficio del acreedor. La seña,
desempeña su función tanto para el acreedor como para el deudor.
Cláusula penal y obligaciones condicionales:
Semejanzas:
a) Las obligaciones condicionales, son aquellas que cuya existencia depende de un
acontecimiento futuro e incierto.
b) El funcionamiento de la cláusula penal está sujeto, también, a una condición, que el
deudor no cumpla o incurra en mora.

Diferencia:
 Hay, sin embargo, una diferencia fundamental: en las obligaciones condicionales, el
derecho a la prestación es incierto, puede o no existir. En las cláusulas penales, en cambio,
el derecho del acreedor respecto de la prestación existe plenamente desde el inicio
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 27

mismo, la única incertidumbre es como se va a cumplir (si pagando la obligación principal
o la pena).
4. Efectos:
a) Efectos para el acreedor: Art. 457 C. C.: el deudor no podrá eximirse de cumplir la obligación
principal por el pago de la pena, sino en el caso en que expresamente se hubiere reservado
este derecho”.
b) Efectos para el acreedor: Art. 458 C. C.: “El acreedor no podrá pedir el cumplimiento de la
obligación y de la pena, sino una de las dos cosas, a su arbitrio, a menos que aparezca haberse
estipulado la pena por el simple retardo, o que se haya pactado que por el pago de la pena no
se entienda extinguida la obligación principal”.
c) Efectos para terceros: Art. 454 C. C. primera parte: “…podrá estipularse una pena para el caso
de incumplimiento, total o parcial, o de retardo en la ejecución de una obligación, sea a favor
del acreedor o de un tercero”.




Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 28

DERECHO CIVIL OBLIGACIONES.
UNIDAD 9. EFECTOS DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
1. El patrimonio del deudor como prenda común – Generalidades – Principio.
Es un principio indiscutido en Derecho Civil que le patrimonio del deudor es la prenda común de
los acreedores.
Este principio quiere significar que todos los bienes que integran el patrimonio (tanto las cosas
muebles, como los inmuebles y los bienes que no son cosas, pero que tienen valor pecuniario)
deberán responder por el cumplimiento de las obligaciones que tiene a su cargo el deudor. Si el
deudor no cumple, los acreedores tienen derecho a hacer ejecución de esos bienes y cobrarse de
ellos.
Principio: Art. 430 C. C.: “El deudor responde del cumplimiento de sus obligaciones con todos sus
bienes presentes y futuros.
Las limitaciones de la responsabilidad son admitidas solamente en los casos establecidos por la
ley”.
2. Excepción: limitaciones al principio de la prenda común: en cuanto a los bienes.
No todos los bienes del deudor son ejecutables. Por ejemplo los encuadrados dentro de los
“bienes de familia”.
Art. 2073 C. C. (modificado por la Ley 2170/03): “El inmueble a ser constituido como bien de
familia no excederá en su evaluación fiscal del importe de (10.000) diez mil jornales mínimos
legales establecidos para trabajadores de actividades diversas no especificadas de la Capital.
El valor atribuido al inmueble por disposiciones legales que no se base en mejores introducidas en
el mismo, no hará cesar su calidad de bien de familia. La constitución quedará formalizada y será
oponible a terceros desde que el inmueble quede inscripto en tal carácter en el Registro de
Inmuebles. Para los bienes muebles no se requerirá la formalidad del registro.
Constituyen también bien de familia el lecho del beneficiario, de su mujer e hijos; los muebles de
indispensable uso en el hogar, incluyendo cocinas, heladeras, ventiladores, radios, televisores e
instrumentos musicales familiares, máquinas de coser y de lavar, y los instrumentos necesarios
para la profesión, arte u oficio que ejerza el dueño de tales bienes. Dichos bienes no serán
ejecutables no embargables, salvo que se reclame el precio de venta.
3. En cuanto a los acreedores.
Las medidas de protección al crédito, constituyen un conjunto de instituciones cuyo fin es la
defensa del crédito o de su protección, y cuyo fin inmediato es el de amparar el patrimonio del
deudor, reforzar el vínculo obligatorio y asegurar el cumplimiento de la prestación. Estas se
dividen en dos grupos, los medios de garantía y las acciones conservatorias.
4. Clasificación de las medidas de protección al crédito
Medios de garantía:
Orden procesal:
1) El embargo.
2) La anotación de Litis.
3) Inhibición general de gravar y vender.
4) Prohibición de innovar.
5) Designación de interventor judicial
6) Secuestro
7) Depósito de la cosa litigiosa.

Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 29

Orden material:
1) Derecho de retención.
2) Privilegios.
Acciones conservatorias: son aquellas que tienen por finalidad mantener el patrimonio del duedor
en su estado actual, impidiendo que pueda disponer de sus bienes o los disminuya. Tienden a
evitar la salida de algún bien del patrimonio del obligado, en perjuicio de la garantía común de los
acreedores.
Estas acciones pueden ser:
a) Acción subrogatoria u oblicua;
b) Acción revocatoria o pauliana;
c) Acción de simulación.

5. El Privilegio – concepto:
Es la facultad conferida por la ley a un acreedor para ser pagado con preferencia a otro.
Art. 434 C. C.: “Los acreedores que tienen derecho igual a ser satisfechos en proporción a sus
créditos sobre el producto de los bienes del deudor, salvo las causas legítimas de prelación.
Fuera de los casos expresamente determinados por la ley, ningún crédito tendrá preferencia en el
pago.
Los privilegios solo pueden ser establecidos por la ley.
6. Fundamentos:
Salvo el hecho de proteger al acreedor, podría decirse que existen propiamente dicho.
7. Naturaleza:
Los privilegios solo son derechos que determinan la prioridad en el cobro de los créditos.
Faltándoles a los privilegios las características propias de los derechos reales, ellos (los privilegios)
no pueden ser considerados como derechos reales.
8. Clasificación:
La clasificación de los privilegios ha dado lugar a dudas en la doctrina y la jurisprudencia.
El Art. 435 del C. C., permite inducir la existencia de al menos dos grandes categorías de
privilegios: los generales, y los especiales.
Art. 435 C. C.: “Los créditos con privilegio especial prevalecen sobre los créditos con privilegio
general.
El privilegio especial de hipoteca, confiere el derecho al pago con preferencia del crédito
garantizado. Aquél será computado desde la inscripción del derecho real de garantía, en el registro
público correspondiente. Las inscripciones del mismo día concurren a prorrata.
Esa misma disposición regirá en los créditos con garantía prendaria”.
 Privilegios generales: son aquellos que afectan a todos los bienes del deudor.
 Privilegios especiales: son aquellos que recaen sobre bienes específicos del deudor.

9. Orden de los privilegios – Complejidad del problema:
Art. 435 C. C.: “Los créditos con privilegio especial prevalecen sobre los créditos con privilegio
general.
El privilegio especial de hipoteca, confiere el derecho al pago con preferencia del crédito
garantizado. Aquél será computado desde la inscripción del derecho real de garantía, en el registro
público correspondiente. Las inscripciones del mismo día concurren a prorrata.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 30

Esa misma disposición regirá en los créditos con garantía prendaria”.
Art. 436 C. C.: “Los créditos simples o comunes serán pagados a prorrata sobre el remanente de
los bienes, una vez cubiertos los créditos privilegiados…”.
Sobre los privilegios especiales:
Art. 437 C. C. (sobre los muebles): “Son créditos privilegiados sobre determinados muebles:
a) Los gastos de justicia hechos para la realización de la cosa y la distribución del precio;
b) Los créditos del Estado y de las Municipalidades por todo tributo, impuestos y tasas, que
graven los objetos existentes, retenidos o secuestrados en las aduanas, o establecimiento
del Estado o Municipio, o autorizados o vigilados por ellos por derechos de importación,
extracción o consumo, mientras sigan en poder del acreedor. Si éste fuere desposeído de
ellos contra su voluntad, se procederá como caso de prenda;
c) El crédito del acreedor prendario…”.
Art. 438 C. C.: “Son créditos privilegiados sobre determinados inmuebles:
a) Los gastos de justicia hechos para realizar el inmueble y distribuir su precio;
b) Los impuestos y tasas fiscales o municipales que recaen directamente sobre el inmueble,
anteriores a la constitución de la hipoteca o del crédito con que entren en conflicto, si
fueren manifestados por la administración competente en el certificado necesario para
lograr la escritura.
Los no manifestados no gozarán del privilegio.
c) El crédito del propietario vecino que ha construido el muro divisorio, según lo dispuesto
por la ley pertinente.
d) Los créditos hipotecarios sobre el precio del inmueble”.
Art. 439 C. C.: “Los créditos privilegiados que concurran sobre muebles o inmuebles determinados
se ejercerán en el orden de su numeración. Los de igual categoría se liquidarán a prorrata…”.
Sobre los privilegios generales:
Art. 444 C. C.: “Son créditos privilegiados sobre la generalidad de los bienes del deudor y se
ejercerán en el orden de su enumeración:
a) Los gastos funerarios del deudor realizados con moderación, así como los de su cónyuge e
hijos que viviesen con él;
b) Los gastos de la última enfermedad del deudor, durante el término de seis meses. Esta
disposición es aplicable a los de su cónyuge e hijos que viviesen con él;
c) Son cargas privilegiadas de la sucesión los gastos de inhumación del causante y la erección
de un sepulcro de acuerdo con la importancia del caudal hereditario; y cuyo límite se fija
en un diez por ciento calculado sobre el valor actualizado el tiempo del inventario; y
d) Los del Estado y el Municipio, por impuestos, tasas y contribuciones correspondientes al
año en curso y al inmediato anterior.
Caracteres de los privilegios:
Los privilegios invisten ciertos caracteres. Ellos son:
a) Legales: tienen su origen exclusivamente en la ley. No pueden surgir de la convención de
las partes.
b) Excepcionales: porque derogan el principio de igualdad de todos los acreedores con
relación al patrimonio del deudor. Marcan, pues una excepción a la regla de que todos los
acreedores deben merecer un trato igual frente a los bienes del deudor.
c) Accesorios: los privilegios derivan de un crédito. Son pues, inherentes a él, se transmiten
con él y siguen su suerte. Es decir, están sujetos a una obligación principal.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 31

d) Implican una prelación: en cuanto al pago, en cuanto que los acreedores privilegiados
tienen la facultad de cobrar antes que otros acreedores.

10. Extinción:
Se da con el cumplimiento de la obligación que le sirve de sustento o por la prescripción.



Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 32

DERECHO CIVIL OBLIGACIONES.
UNIDAD 10. EFECTOS DE LA OBLIGACIÓN (Continuación).
El patrimonio del deudor como prenda común: Las Medidas de Protección.
1. Medios de garantía: el derecho de retención.
Concepto: la retención es la facultad que corresponde al tenedor de una cosa ajena para
mantenerse en la tenencia hasta el pago de lo que se le es debido por gastos efectuados en la
conservación de la cosa.
Art. 1826 C. C.: “El obligado a restituir una cosa podrá retenerla cuando le correspondiese un
crédito exigible en virtud de gastos efectuados en ella, o con motivo de daños causados por dicha
cosa.
No tendrá esta facultad quien poseyese la cosa por razón de un acto ilícito.
Este derecho podrá invocarse respecto de cosas muebles no robadas ni perdidas, si mediare buena
fe”.
Art. 1832 C. C.: “Los privilegios no podrán hacerse efectivos sobre las cosas muebles, en perjuicio
del derecho de retención”.
2. Naturaleza:
En cuanto a la naturaleza del derecho de retención, la principal dificultad está en distinguirlo de
los derechos reales y de los privilegios.
a) El derecho de retención y los derechos reales:
Semejanza: tanto el derecho de retención como los derechos reales son erga omnes, es
decir, son oponibles contra cualquiera.
Diferencias: sin embargo los derecho reales son derechos sobre una cosa (IURA IN RE), y el
derecho de retención surge como gastos efectuados sobre una cosa.
Por tanto, ambas clases, difieren en cuando a su fundamento.
El derecho de retención no es un derecho real, por no estar específicamente establecido
en el listado correspondiente del Código Civil.
b) El derecho de retención y los privilegios:
El privilegio subsiste aun cuando la cosa ha sido transformada en dinero (Ej.: por un
remate), en cambio, el derecho de retención se ejerce sobre la cosa misma.

3. Elementos:
El texto legal enuncia los elementos que debe reunir la tenencia de una cosa para la constitución
del derecho de retención:
1) Corpus possesorio: por un acreedor; vale decir el acreedor debe estar en posesión de la
cosa;
2) Un objeto corporal: puede ser mueble o inmueble, susceptible de posesión o tenencia;
3) Un objeto ajeno: el objeto debe ser ajeno. No existe derecho de retención cuando uno se
mantiene en la tenencia de una cosa suya.
4) Un crédito: el crédito debe estar vinculado con la cosa objeto de la retención.

4. Efectos:
Este derecho no es en síntesis otra cosa que la facultad conferida a quien detenta una cosa ajena a
rehusarse legítimamente a su restitución. El detentador está facultado legalmente a resistir toda la
acción personal o real encaminada a que se desprenda del objeto.
 La ley protege el derecho de retención;
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 33

 Si la cosa mueble ha pasado a manos de un tercero de buena fe, el acreedor solamente
puede recuperarla, si la cosa ha sido robada o perdida;
 El derecho de retención no confiere a su titular que ha perdido la tenencia de la cosa, el
derecho a perseguirla ni aún respecto del deudor.
 El derecho de retención no impide el embargo, y la posterior venta judicial de la cosa
retenida.
Art. 1829 C. C. (primera parte): “El derecho de retención no impedirá que otros acreedores
embargue la cosa retenida, y hagan la venta judicial; pero el adjudicatario, para obtener la entrega
de los objetos comprados, debe consignar el precio a las resultas del juicio…”.
Art. 1830 C. C. (segunda parte): “…cuando el que retiene la cosa ha sido desposeído de ella contra
su voluntad por el propietario o un tercero, podrá reclamar la restitución mediante las acciones
concedidas en este Código al poseedor desposeído”.
Art. 1831 C. C.: “Cuando la cosa mueble afectada al derecho de retención ha pasado a poder de un
tercero, poseedor de buena fe, la restitución de ella no podrá ser demandada sino en el caso de
haber sido robada o perdida”.
5. Extinción:
El derecho de retención se extingue por las siguientes causas:
a) Por la extinción de la obligación, que le sirve de sustento;
b) Por la destrucción de la cosa retenida;
c) Por la entrega o abandono voluntario de la cosa a su propietario.
Art. 1830 C. C. (primera parte): “El derecho de retención se extingue por la entrega o el abandono
voluntario de la cosa sobre la que recae, y no renace aunque la misma cosa vuelva por otro título a
entrar en poder del que la retenía”.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 34

DERECHO CIVIL OBLIGACIONES.
UNIDAD 11. EFECTO DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
El patrimonio del deudor como prenda común del acreedor: Las Acciones del Acreedor.
1. Acciones del acreedor:
Las acciones conservatorias son aquellas destinadas a mantener intacto el patrimonio del deudor.
Es decir, impedir, que los valores que le pertenecen desaparezcan o que valores que le son
adeudados dejen de ingresar en él por fraude o por desidia o negligencia de los deudores.
Estas acciones forman tres especies; la acción subrogatoria u oblicua; acción revocatoria o
pauliana, y acción de simulación.
2. Acción subrogatoria u oblicua:
Concepto: es la facultad reconocida a los acreedores a promover acciones que corresponden al
deudor, en caso de inacción de éstos.
Art. 446 C. C.: “Los acreedores, aun eventuales, pueden ejercer todos los derechos y acciones de
su deudor, relativos a los bienes de éste, pero solo cuando el obligado dejare de hacerlo y con
citación del mismo, para que forme parte en el juicio”.
Observación: se busca con esta acción aumentar el patrimonio del deudor.
3. Elementos:
Dos son los extremos requeridos para el ejercicio de la acción oblicua:
1) Existencia de un crédito, perteneciente al deudor, aunque fuera eventual;
2) Inacción del deudor.

4. Efectos:

1) Acciones y derechos que pueden ser ejercidos por los acreedores: en principio, pueden
ejercer todos los derechos y acciones relacionados con los bienes del deudor.
Pero existen excepciones a dichos derechos y son:
Art. 447 C. C.: “Quedan excluidos de lo prescripto en el artículo anterior:
a) El derecho de administración y disposición de los bienes;
b) Las facultades inherentes a la capacidad jurídica, y también al estado en las relaciones
de familia, aunque tuvieren efectos patrimoniales; y
c) Los derechos y bienes inembargables por disposiciones legales.
En síntesis, las facultades propias de disponer y administrar, los derechos personalísimos y los
derechos relacionados con bienes excluidos de embargo.
2) Efectos con relación al tercero demandado: El tercero demandado se halla frente al acreedor
en las mismas condiciones en que estaría frente al deudor. Puede hacer valer todos los medios
de defensa que habría podido invocar contra él.
3) Efectos con relación al deudor: El ejercicio de la acción por el acreedor no priva al deudor de
su titularidad. Si la acción prospera, el bien queda incorporado al patrimonio del deudor. El
deudor no pierde le facultad de disponer de sus bienes, puede venderlos, gravarlos, etc.,
mientras no le hayan sido embargados. Puede recibir el pago del crédito, o bien compensar,
novar, etc., sin perjuicio de los derechos de sus acreedores, en caso de que estos actos sean
fraudulentos.
4) Efectos con relación a los acreedores: La finalidad y naturaleza de la acción subrogatoria u
oblicua es la de tutelar el patrimonio del deudor. Por consiguiente, todos los acreedores son
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 35

beneficiados con los resultados del ejercicio de la acción, aun cuando hubieran permanecido
extraños a la litis.

5. Acción reivindicatoria o Pauliana.
Concepto: su objeto es impedir que el deudor empobrezca su patrimonio, mediante actos
fraudulentos destinados a burlar a sus acreedores.
6. Requisitos:
Los mismos varían según se trate de actos a título gratuito o a título oneroso:
A título gratuito:
 Insolvencia del deudor.
 Que el crédito tenga fecha anterior al acto.
Art. 311 C. C.: “Los actos de disposición a título gratuito practicados por el insolvente, o reducido a
la insolvencia por causa de dichos actos, pueden ser revocados a instancia de los acreedores”.
A título oneroso:
 Insolvencia del deudor.
 Que el crédito sea de fecha anterior al acto.
 Que la insolvencia fuese pública y notoria, de tal manera que pudiera haber sido conocida
por la otra parte contratante. Es decir, el comprador haya actuado de mala fe.
Art. 312 C. C.: “Serán igualmente revocables los actos onerosos practicados por el insolvente,
cuando la insolvencia fuere notoria, o hubiese fundado motivo para ser conocida del otro
contratante, y el crédito en virtud del cual se intenta la acción sea anterior al acto fraudulento.
Si por virtud del acto se tratare de eludir la responsabilidad derivada de la comisión de un delito
penal, no hará falta que le crédito sea anterior a dicho acto”.
7. Efectos:

 Bienes trasferidos a subadquirentes de buena fe: En caso de que los bienes adquiridos de
mala fe, sean transferidos a un subadquirente de buena fe, el adquirente de mala fe, deberá
indemnizar a los acreedores por los daños y perjuicios que les hubiere ocasionado.
 Personas que pueden promover la acción: Pueden promover todos los acreedores del deudor
que hayan recibido un perjuicio con motivo del acto.
 Carácter del ejercicio de la acción subrogatoria: La acción revocatoria es conferida a cada
acreedor individualmente. Por tanto, cada uno la ejerce individualmente. Cada acreedor
promueve la acción en nombre propio.
 Actos que pueden ser atacados: Pueden ser imputados por vía de acción revocatoria, no solo
los actos de enajenación de bienes, sino todos y cualquier acto de disposición, realizados en
fraude de sus acreedores.
Naturaleza:
Existe controversia sobre si la acción pauliana era real o personal.
Para Salvat, es una acción personal de nulidad, ya que el acto del deudor es anulable.
Una más reciente doctrina, considera a la acción como factor de inoponibilidad para el acreedor
que llevó adelante la acción.
Relación entre el acreedor impugnante y el adquirente:
Quien adquirió un bien por el acto revocado debe restituirlo.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 36

Si el adquirente, hubiere pasado a un subadquirente de buena fe, le debe la indemnización
correspondiente.
Relaciones entre el deudor y el adquirente:
 Respecto del deudor el acto se mantiene. Él no puede invocar la revocación en su beneficio.
 Si el acreedor accionante hubiese cubierto su crédito, y hubiere un saldo, dicho saldo debe ir
al adquirente y no al deudor.
 El adquirente que deba restituir tiene derecho a reparación por el perjuicio que le hubiere
ocasionado.

8. Acción de simulación:
Conceptos:
Concepto del Acto Simulado: es aquel que tiene una apariencia distinta a la realidad.
Concepto de la Acción de Simulación: busca en privar de sus efectos a los actos aparentes del
deudor en contra de sus acreedores.
9. Clases:
Existen cuatro tipos de simulación: absoluta – relativa – lícita – ilícita.
 Simulación absoluta: Se produce cuando el acto jurídico no tiene nada de real, cuando se trata
de una completa ficción.
Ejemplo: si el deudor, dueño de una propiedad, quiere sustraerla de la acción de los
acreedores, la vende aparentemente a un testaferro o prestanombre, haciendo constar en un
contradocumento que la operación no es real y que le vendedor es el verdadero propietario.
 Simulación relativa: Se produce cuando el acto aparente esconde otro real y distinto de aquel.
Ejemplo: queriendo hacer una donación a su amante, la oculta bajo la apariencia de una venta
para no despertar sospechas en su cónyuge.
 Simulación lícita: Es lícita cuando dicha simulación no perjudica a nadie, no persigue un fin
lícito y no viola ninguna ley.
Ejemplo: un hombre gravemente enfermo, pensando en que su esposa e hijos no están en
condiciones de administrar sus bienes, los transfiere a un amigo para que él lo haga, con la
condición de restituirlos posteriormente.
 Simulación ilícita: La simulación es ilícita, cuando se otorga en perjuicio de tercero o con un fin
ilícito.
Ejemplo: declarar montos inferiores para pagar menos impuestos.

10. Prueba de la simulación: Entre las partes – Prueba por terceros:
Entre las partes: para justificar la existencia de una simulación las partes deben hacerlo mediante
un instrumento conocido con el nombre de “contradocumento”.
Contradocumento: es una declaración de voluntad formulada por escrito por las partes, de
carácter generalmente secreto, destinada a probar que el acto ha sido simulado.
Prueba por terceros: tratándose de terceros en el acto, es preciso decir que los mismos pueden
justificar aquella por todos los medios de prueba a su alcance.
Esto es así, ya que el tercero no podría con el documento que por su naturaleza queda reservado a
las partes. La prueba más corrientemente utilizada en estos actos es la de la presunción.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 37

11. Efectos:
1) La declaración de simulación conlleva su nulidad.
2) El adquirente de bienes de un acto simulado está obligado a restituir los bienes que
aparentemente habían salido del patrimonio del vendedor, con todos sus frutos y productos.
3) Los autores de una enajenación simulada en perjuicio de terceros, son solidariamente
responsables por los daños y perjuicios que ocasionen.
4) La simulación puede ser invocada por todos aquellos a quienes afecta, aun cuando no haya
sido parte en el proceso.

12. Prescriptibilidad de la acción de simulación:
Es objeto de controversia. En nuestro país De Gásperi, sostiene la imprescriptibilidad de la acción.
Nuestro Código establece lo siguiente:
Art. 663, inc. g) C. C.: “Se prescriben por dos años:
g) la acción de simulación, absoluta o relativa, intentada por las partes o por terceros. El plazo
correrá para los terceros desde que tuvieron conocimiento del acto simulado, y para las
partes, desde que el aparente titular del derecho intentare desconocer la simulación”.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 38

UNIDAD 12.
CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
Las obligaciones pueden ser clasificadas de acuerdo a criterios o pautas diferentes, a saber:
Clasificación de las obligaciones.
Principales
Accesorias
a) Por el vínculo
Civiles
Naturales

Cosas ciertas
De dar Inciertas o de género
Sumas de dinero
b) Por el objeto De hacer
De no hacer
Alternativas
facultativas

Divisibles
Indivisibles
c) Por los sujetos
Simplemente mancomunadas
solidarias

Puras

d) Por las modalidades Condicionales
modales Con cargo
A plazo

a) Por el vínculo:
1) Obligaciones principales: son aquellas cuya existencia es propia e independiente, es decir,
no depende de ninguna otra.
2) Obligaciones accesorias: son aquellas cuya existencia está subordinada a una principal.
3) Obligaciones civiles – perfectas: son las denominadas obligaciones normales, desde el
punto de vista jurídico, pues confieren acción a los acreedores para exigir el cumplimiento
de la prestación prometida o en su defecto, reclamar la indemnización correspondiente.
4) Obligaciones naturales: en este tipo de obligaciones, el acreedor no tiene acción para
exigir el cumplimiento de la prestación, pero si el deudor llegare a pagar
espontáneamente, no puede posteriormente, pretender la devolución o repetición de lo
pagado.
Art. 1820 C. C.: No procede la repetición de lo pagado espontáneamente cumpliendo deberes
morales o sociales, salvo caso de incapacidad del que pagó. Tampoco procede la repetición de la
prestación cumplida con finalidad contraria a la ley o las buenas costumbres.
- Efectos: el efecto fundamental de las obligaciones naturales es que su cumplimiento no
puede ser reclamado, pero una vez cumplidas, no puede repetirse lo pagado.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 39

Puesto que la obligación no es exigible, puede el cumplimiento considerarse como un acto
de pago o una liberalidad. Ya que se trata de un pago, sus efectos son diferentes si se
tratara de una liberalidad.
a) Liberalidad: exige una capacidad civil de pena;
b) El régimen jurídico tributario sería diferente: si se tratare de un acto a título gratuito
(liberalidad) o si fuese a título oneroso (pago);
c) Estabilidad del acto sería diferente: si se trata de un acto a título gratuito, ya que este
tipo de actos, están expuestos a todas las acciones revocatorias.
- Naturaleza: la conclusión a que he llegado es que el cumplimiento de una obligación
natural comporta un verdadero acto de pago, y no una liberalidad.
b) Por el objeto: de dar – de hacer – de no hacer.
Desde el punto de vista del objeto, las obligaciones se clasifican, en primer lugar en obligaciones
de dar, de hacer y no hacer.
- Dar: son aquellas obligaciones en que la prestación consiste en entregar una cosa que está
determinada desde el nacimiento de la obligación.
- De hacer: es la que persigue la realización de un acto positivo, que no esté comprendido
en el concepto de las obligaciones de dar.
- De no hacer: son aquellas cuyo objeto cosiste en abstenerse de ejecutar un hecho.
- Semejanzas entre las obligaciones de dar y hacer: para cumplir ambas obligaciones,
necesariamente debe existir un despliegue de actividad.
- Diferencias entre las obligaciones de dar y hacer: radica en que en las obligaciones de
dar, se pone énfasis en la cosa a ser entregada.
Importancia y distinción entre las obligaciones de dar y hacer:
De dar De hacer
Se puede exigir el cumplimiento in especie.
En caso de incumplimiento se busca la
indemnización en dinero.
Se puede ejercer violencia sobre la cosa
(embargos, etc.).
No se puede ejercer violencia, ya que no se
puede violentar la voluntad de las personas.
La persona del deudor es indiferente.
En caso de Intuito Personae, la persona del
deudor es sumamente relevante.
No importa contra qué se dé.
El límite de la exigibilidad está limitada por la
capacidad física y mental del deudor.

1. De prestación determinada: De dar cosas ciertas.
1.1. Concepto: son aquellas obligaciones en que la prestación consiste en entregar una cosa
que está determinada desde el nacimiento de la obligación.
1.2. Diferencias entre las obligaciones de dar:
a. Dar cosas ciertas: Art. 463 C. C.: “Si la prestación tiene por objeto cosas
individualmente determinadas la deuda, aunque no hubiesen sido mencionadas en el
título…”.
b. De dar cosas inciertas: se debe entregar la cosa que deberá ser individualizada por su
género. Ej.: entregar un auto.
c. De dar sumas de dinero: consiste en entregar sumas de dinero ya establecidas. Ej.:
devolver Gs. 5 millones.
1.3. Efectos:
a. Deberes del deudor: el deudor tiene la obligación de cuidar la cosa, y de entregarla
en el tiempo y lugar convenidos.
b. Cosas que comprende la obligación de dar cosas ciertas: Art. 463 C. C.: “Si la
prestación tiene por objeto cosas individualmente determinadas, comprende todos
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 40

los accesorios de ellas al tiempo de constituirse la deuda, aunque no hubiesen sido
mencionadas en el título…”.
c. Requisitos de validez de la cosa inmueble: Art. 464 C. C.: Si la prestación consiste en
la entrega de un inmueble, la obligación será válida solo cuando el inmueble fuere
individualmente determinado o determinable.

1.4. Principio de constituir derechos reales:
Art. 465 C. C.: Si la cosa que deba ser transferida a título oneroso para constituir dominio,
usufructo, o derecho de uso y habitación, mejorare o aumentare después de constituida la
obligación, POR HECHO AJENO AL DEUDOR, y aunque fuere sin desembolso alguno, podrá éste
exigir un suplemento proporcional de la contraprestación. En caso de disconformidad del
acreedor, la obligación quedará disuelta.
Los aumentos o mejoras POR HECHOS DEL DEUROR, posteriores al contrato, no dan lugar a
derecho alguno.
1.5. De restituir al propietario – inmuebles – muebles.
Art. 466 C. C.: Cuando varios acreedores tuvieren derecho a la entrega de un mismo
INMUEBLE, será preferido aquel que primero inscribió su título en el registro. En ningún caso
puede invocarse el conocimiento del acreedor sobre la existencia de otros créditos, aunque
sea de fecha anterior. A falta de inscripción, la preferencia corresponde al acreedor de título
más antiguo.
Art. 467 C. C.: Entre varios acreedores con derecho a una misma cosa MUEBLE será preferido,
si no se hubiere hecho la tradición, aquel a quien debía ser restituida, si de ella tenía título que
acredite su dominio. En su defecto, será preferido el acreedor de título más antiguo.
1.6. De transferir:
El uso: Art. 468 C. C.: “Si la obligación fuere de dar cosas ciertas para transferir solamente el
uso de ellas, los derechos se reglarán por las normas relativas a la locación de cosas…”.
La tenencia: Art. 468 C. C.: “…Si la obligación fuere para transferir solamente la tenencia, los
derechos se regirán por las disposiciones referentes al depósito”.
1.7. De las mejoras:
Art. 465 C. C.: Si la cosa deba ser transferida a título oneroso para constituir dominio,
usufructo, o derecho de uso o habitación, mejorare o aumentare después de constituida la
obligación, POR HECHO AJENO AL DEUDOR, y aunque fuere sin desembolso alguno, podrá éste
exigir un suplemento proporcional de la contraprestación. En caso de disconformidad del
acreedor, la obligación quedará disuelta. Los aumentos o mejoras POR HECHO DEL DEUDOR
posteriores al contrato, no dan lugar a derecho alguno.
1.8. De los frutos:
Art. 463 C. C. (última parte): “…Los frutos percibidos antes de la entrega pertenecen al deudor
y los pendientes al acreedor”.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 41

UNIDAD 13.
CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
Por el objeto: DE GÉNERO.
1) Concepto: son aquellas que están individualizadas solamente por su género. En estas un
individuo de la misma especie puede ser substituido por otro de la misma especie.
Género: es el conjunto de individuos o cosas que revisten características comunes.
Afinidad con las obligaciones alternativas: en la práctica, no existe diferencia práctica entre una y
otra obligación.
- Importancia de la distinción: en teoría siempre es posible la diferenciación. La
importancia de la distinción está en que en la OBLIGACIÓN ALTERNATIVA el acreedor
puede elegir el objeto.
En las COSAS INCIERTAS, no ocurre lo mismo. Deben darse cosas de calidad intermedia.
2) Principio.
Art. 469 C. C.: El obligado a dar cosas ciertas debe entregarlas de la especie y calidad
determinadas en el título constitutivo. Cuando solo estuviere fijada la especie, el deudor deberá
cosas de calidad media. Si la elección correspondiere al acreedor, se ceñirá a la misma regla.
3) Efectos – Elección. Modos como se opera la individualización (Doctrinas).
a) Elección: el código indica que la facultad de elección corresponde al deudor.
b) Modos como se opera la individualización (Doctrina): tres doctrinas debaten la cuestión.
La de la separación, la de la entrega, y la de la declaración.
Doctrina de la separación: la elección queda consumada cuando el deudor, sin intervención del
acreedor, separa o aparta la cosa con la cual va a cumplir la prestación.
Doctrina de la entrega: es aquella según la cual debe mediar la entrega material de la cosa para
que quede operada la elección. Hasta ese momento, el vendedor puede modificar la elección y
entregar otro objeto con tal que sea de la misma especie.
Doctrina de la declaración de voluntad: la cosa debe reputarse individualizada cuando exista al
respecto una declaración de voluntad de quien tiene la facultad de elegir, con tal que haya sido
puesta a conocimiento de la otra parte. Una vez establecido no se puede retractar, es definitivo.
c) Antes de la elección: Art. 470 C. C.: Antes de la individualización de la cosa, no podrá el
deudor eximirse del cumplimiento de la obligación por pérdida o deterioro de la misma,
por fuerza mayor o caso fortuito, en tanto la prestación sea posible.
Art. 471 C. C.: En caso de mora, el acreedor puede optar entre el cumplimiento de la obligación
más los perjuicios del retardo, o la resolución con indemnización por el incumplimiento.
d) Después de la elección: Art. 477 C. C.: Después de individualizada la cosa, serán aplicables
las reglas sobre las obligaciones de dar cosas ciertas.
4) Obligaciones Unum De Certis.
El código consagra una excepción cuando se trata de obligaciones que consisten en entregar una
cosa no individualizada dentro de un grupo limitado. Dicha excepción se produce cuando se
pierden todos los objetos del grupo, por caso fortuito o de fuerza mayor.
Ej.: Yo me comprometo a entregar un caballo de mi establecimiento ganadero, y se produce la
muerte de todos los caballos que existían en él, y por lo tanto no habría caballos que entregar.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 42

Art. 473 C. C.: Cuando la prestación consistiera en la entrega de una cosa incierta, determinada
entre un número de cosas ciertas de la misma especie, quedará extinguida si se perdieren todas
las cosas comprendidas en ella, por un caso fortuito o de fuerza mayor.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 43

UNIDAD 14.
CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
Por el Objeto: DE DAR SUMAS DE DINERO.
1) Concepto:
Las obligaciones de dar sumas de dinero, son aquellas que connotan el deber del deudor de
efectuar la entrega de determinada cantidad de moneda o dinero.
- Dinero: es el único bien que no satisface al hombre. Es un intermediario. Es un medio de
pago creado por el Estado. Sus características son: es una cosa muebles, fungible,
consumible, divisible, tiene numeralidad (porque es representativo de una unidad), y la
legalidad.
- Importancia: este tipo de obligaciones tiene en la vida del comercio jurídico una
importancia fundamental. Siendo el dinero el denominador común de todas las
prestaciones, las obligaciones que se refieren a él son las más frecuentes. La contratación
de bienes y servicio de toda índole se efectúa por medio del dinero. Además, la ejecución
indirecta (indemnización) no puede realizarse sino es por medio de él.
- Concepto de Dinero (Corte Suprema de Justicia de Alemania): es un medio de pago que
siendo certificado como portador de valor por el Estado o su agente autorizado, está
destinado a la circulación pública independientemente de su curso legal.
- Deudas de dinero: en las obligaciones puramente pecuniarias se debe una suma de dinero
cuyo monto se encuentra determinado desde su nacimiento. La obligación se cumple
pagando la cantidad exacta de la moneda pactada. Ej.: la cancelación de los pagarés debe
hacer en dinero en la suma establecida en el mismo.
- Deudas de valor: en la deudas de valor el acreedor tiene derecho a exigir un valor
destinado a compensar la prestación o a resarcir el daño sufrido. Es verdad que el pago se
hará finalmente en dinero, pero lo debido no es una cantidad de dinero sino un valor, que
habrá de medirse en dinero. Ej.: indemnización por accidente de tránsito.
2) La moneda:
Clases: moneda metálica – moneda de papel – papel moneda.
a) Moneda metálica: es la confeccionada con metales nobles (oro o plata) y cuyo valor
intrínseco corresponde el valor asignado por Estado a esa moneda.
b) Moneda de papel: consiste en un valor emitido por el Estado con respaldo de oro y que el
Estado se obliga a canjear por su equivalente en ese metal a su representación ante el
Banco Oficial.
c) Papel moneda: es emitido sin respaldo metálico y tiene curso forzoso. Su firmeza
depende, pues, de otros factores de carácter económico, social e incluso político. Es el
sistema universalmente aceptado en nuestros días, es el billete común.
3) El sistema monetario paraguayo:
Existen divergencias sobre este tema.
a) Valor del dinero – sistemas:
- Doctrina nominalista: establece que el valor del dinero descansa en la ley. La ley establece
su valor (sistema paraguayo.
Art. 474 C. C.: “Las deudas pecuniarias se extinguen por el pago hecho con el signo
monetario que tenga curso legal y fuerza cancelatoria a la fecha de su vencimiento y por
su valor nominal…”
- Sistema de valor intrínseco de la moneda: lo que lo confiere valor a la moneda es la que
tiene ella en sí misma.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 44

b) Normas aplicables a las obligaciones pecuniarias:
Son las normas del Derecho Civil y del Derecho Administrativo.
Decreto Ley 645/43, y el Decreto Ley 18/53, que establecían que debía utilizarse sólo el
guaraní como moneda.
Ley 434/94, estableció que puede utilizarse otro tipo de moneda. Ej.: el dólar.
4) Cláusulas de garantías:
Consiste en aplicar cláusulas de reajustes, de tal manera que los acreedores queden protegidos
para no recibir una moneda devaluada.
Esta cláusula supone que el deudor pague la prestación acordada más la diferencia que implicaría
la devaluación de la moneda.
5) Cumplimiento:
Art. 474 C. C.: Las deudas pecuniarias se extinguen por el pago hecho con el signo monetario que
tenga curso legal y fuerza cancelatoria a la fecha de su vencimiento y por su valor nominal. Las
obligaciones y el pago en monedas distintas se rigen por las leyes especiales.
6) Lugar y fecha de pago:
a) Lugar de pago: Art. 563 C. C.: El pago debe hacerse en el lugar designado. Si no lo hubiere
establecido y se tratare de una cosa cierta, donde ella existía al constituirse la obligación; en
cualquier otro caso, en el domicilio del deudor.
Art. 564 C. C.: Si el deudor mudare de domicilio y éste fuera designado a los efectos del pago,
el acreedor tendrá opción para exigirlo, sea en el actual o en el primero. Análogo derecho
corresponde al deudor, cuando el acreedor hubiere cambiado de domicilio y éste fuera el
lugar indicado.
b) Época de pago: Art. 561 C. C.: “El pago debe realizarse en el día del vencimiento de la
obligación…”.
Art. 562 C. C.: Si el título constitutivo facturare al deudor para pagar cuando pudiere o que
tuviere medios suficientes, el juez, a instancia de parte, fijará el día en que debía cumplirse la
prestación (cum potueris).
Si el plazo se ha dejado a voluntad del acreedor, podrá el juez señalarlo a instancia del deudor
que quiera librarse.
7) Intereses:
Art. 475 C. C.: “En las obligaciones de dar sumas de dinero no podrán estipularse intereses
moratorios o compensatorios no comisiones superiores a las tasas máximas establecidas por el
Banco Central del Paraguay, bajo pena de nulidad de las cláusulas respectivas,…”.
“Los intereses se deben por el hecho de la mora, aunque no se justifique el perjuicio…”.
8) Anatocismo:
Quiere decir obligación de pagar intereses de intereses. El derecho moderno prohíbe el
anatocismo con respecto a los intereses futuros, es decir la capitalización de los intereses no
vencidos, pro no sobre los intereses ya devengados. Es la figura similar a la usura.
Excepción: se puede dar casos de refinanciación de deudas, en donde se suma el capital debido
más los intereses devengados, y sobre ese resultado se produce la refinanciación de la deuda con
la aplicación de nuevos intereses. Y también en casos de fallos judiciales.

Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 45

UNIDAD 15.
CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
Por el Objeto: DE OBJETO MÚLTIPLE.
1) Obligaciones ALTERNATIVAS:
a) Concepto:
Es aquella que tiene por objeto una de entre varias prestaciones independientes y distintas unas
de las otras en el título.
“Plures res sunt in obligationes sed una tantum in solutione”.
(Pluralidad de cosas obligadas, pero una sola solución).
b) Naturaleza:
Se dice que la obligación alternativa ocupa un lugar intermedio entre las obligaciones de género, y
las de dar cosas ciertas.
c) Elección:
Art. 485 C. C.: Cuando un deudor, condenado alternativamente a dos prestaciones, no ejecutare
ninguna de ellas dentro del plazo que se le a fijado por el juez, la elección corresponde al acreedor
(situación por mora del deudor).
Si la facultad de elección corresponde al acreedor y éste no la ejerciere dentro del plazo
establecido o del que se ha fijado por el deudor, la elección pasa a este último. Si la elección se
deja a un tercero y éste no la hace dentro del plazo que se la ha fijado, la misma se hará por el
juez, a pedido de partes.
d) Cumplimiento:
Art. 484 C. C.: El deudor de una obligación alternativa se libera cumpliendo una de las dos
prestaciones disyuntivamente comprendidas en la obligación, pero no puede constreñir al
acreedor a recibir parte de la una y parte de la otra.
e) Imposibilidad de cumplimiento de una de las prestaciones:
1. Cuando la obligación se considera simple: Art. 486 C. C.: “La obligación se considera simple, si
una de las dos prestaciones no podría constituir objeto de obligación, o si ha llegado a ser
imposible por causa no imputable a alguna de las partes. En tales casos la otra prestación es
debida al acreedor…”.
2. Cuando la obligación alternativa se considera simple: Art. 486 C. C.: “…Cuando la elección
corresponde al deudor, la obligación alternativa se convierte en simple, si una de las dos
prestaciones se hace imposible también por causa imputable a él. Si una de las dos
prestaciones llega a ser imposible por culpa del acreedor, el deudor queda liberado de la
obligación, si no prefiere ejecutar la otra prestación y pedir el resarcimiento de los daños”.
3. Cuando la elección corresponde al deudor: Art. 487 C. C.: “Cuando la elección corresponde al
acreedor, el deudor queda liberado de la obligación, si una de las dos prestaciones se hace
imposible por culpa de aquél, salvo que el acreedor prefiera exigir la otra prestación y resarcir
el daño. Si de la imposibilidad debe responder el deudor, el acreedor puede elegir la otra
prestación, o exigir el resarcimiento del daño.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 46

Cuando ambas prestaciones se hayan hecho posibles, y la una a dejado de serlo culpa del
deudor, debe éste pagar el equivalente de la que se ha hecho imposible en último lugar, si la
elección le correspondía a él…”.
4. Cuando la elección corresponde al acreedor: Art. 487 C. C.: “…Si la elección correspondía al
acreedor, podrá éste pedir el equivalente de la una o la otra prestación”.
f) Efectos:
1) Prestaciones comprendidas en las obligaciones alternativas que fueren más de dos: Art. 488 C.
C.: Las reglas precedentes serán igualmente aplicadas cuando las prestaciones comprendidas en
las alternativas fueren más de dos.
2) Obligaciones alternativas de prestaciones anuales: Art. 489 C. C.: Cuando la obligación
alternativa consiste en prestaciones anuales, la opción hecha para un año no obliga para los otros.
Quiere decir que, si para un año se acordó en entregar la cosecha de soja, para el otro puede
entregar la cosecha de maíz, es decir, no necesariamente debe ser lo mismo.
3) Imposibilidad de todas las obligaciones sin culpa del deudor: Art. 490 C. C.: Si todas las
prestaciones comprendidas en la alternativa se han hecho imposibles sin culpa del deudor antes
de su constitución en mora, la obligación queda extinguida.
4) Obligaciones en que las circunstancias de la prestación han sido alternativamente establecidas:
Art. 491 C. C.: cuando en cualquier clase de obligaciones el lugar, tiempo, cantidades,
proporciones u otras circunstancias de la prestación haya sido alternativa establecidas, o
dependientes de opción, se aplicará las reglas precedentes sobre el derecho de efectuarlas y sus
efectos.
2) Obligaciones FACULTATIVAS:
a) Concepto:
Son aquellas que teniendo por objeto una sola prestación confieren al deudor la facultad de
sustituir una prestación por otra.
b) Caracteres:
- importan una sola prestación, que es la obligación principal;
- la prestación accesoria no está in obligatione;
- el acreedor no tiene acción sobre la prestación accesoria, solo sobre la principal.
c) Imposibilidad de cumplimiento de una de las prestaciones:
Art. 493 C. C.: La obligación de pago facultativo se extingue cuando la principal se hiciere imposible
sin culpa del deudor, aunque pudiera realizarse la accesoria. Si la imposibilidad fuere imputable al
obligado, el acreedor podrá pedir su equivalente o la prestación accesoria.
d) Efectos:
Art. 492 C. C.: El acreedor de una obligación de pago facultativo, al exigir su cumplimiento, solo
podrá reclamar la prestación principal.
Art. 494 C. C.: En caso de duda si la obligación es alternativa o facultativa, se la tendrá como
alternativa.

Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 47

UNIDAD 16.
CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
Por el Objeto: DE HACER y NO HACER.
1) Obligaciones de HACER:
a) Concepto:
Es la obligación que persigue la realización de un acto positivo, que no está comprendido en el
concepto de las obligaciones de dar.
b) Diferencias con las de dar:
Obligaciones de hacer Obligaciones de dar
En las obligaciones de hacer, el énfasis radica
en la conducta humana, en el acto mismo,
que adquiere una dimensión mayor frente al
objeto que ha de entregarse.
En las obligaciones de dar lo que se desea
fundamentalmente es el objeto, el énfasis
descansa en el objeto a entregarse más que en
la entrega misma.
En las obligaciones de hacer, no es posible
ejercer violencia sobre la persona del deudor,
de modo que si este se niega a ejecutar la
prestación, el cumplimiento debe hacerse por
un tercero, a su costa, y si la prestación es
intuito personae, sólo cabe la indemnización.
En las obligaciones de dar es posible exigir el
cumplimiento en especie, mediante la fuerza
pública, si es necesario.
c) Ejecución por otro:
Art. 476 (última parte) C. C.: “…El hecho podrá ser ejecutado por otro, a no ser que la persona del
deudor hubiere sido elegida por hacerlo por su industria, arte o cualidades personales2.
Art. 479 C. C.: Si el hecho pudiere ser ejecutado por otro, el acreedor podrá ser autorizado a
ejecutarlo por cuenta del deudor, por sí o por un tercero, o demandar los perjuicios e intereses
por la inejecución de la obligación.
d) Cumplimiento deficiente:
Art. 476 (primera parte) C. C.: El obligado a hacer ejecutar el hecho en tiempo propio y del modo
que fue la intención de las partes que el hecho se ejecutare. Si de otra manera lo hiciere, se tendrá
por no hecho, o podrá destruirse lo que fue mal hecho.
e) Incumplimiento:
Art. 478 C. C.: Si el deudor no quisiere o no pudiere ejecutar el hecho, el acreedor puede exigirle la
ejecución forzada, a no ser que fuere necesaria la violencia contra la persona del deudor. En este
caso, el acreedor podrá pedir perjuicios o intereses.
2) Obligaciones de NO HACER:
a) Concepto:
Son aquellas obligaciones cuyo objeto consiste en abstenerse de ejecutar un hecho.
b) Imposibilidad de cumplimiento:
Art. 480 C. C.: Si la obligación fuera de no hacer, y la omisión del hecho resultare imposible sin
culpa del deudor, o si éste hubiere sido forzado a ejecutarlo, la obligación se extinguirá.

Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 48

c) Inejecución:
Art. 481 C. C.: Si el hecho fuere ejecutado por culpa del deudor, el acreedor tendrá derecho a
exigir que se destruya lo que se hubiere hecho, o que le autorice para destruirlo a costa del
deudor.
Art. 482 C. C.: Si no fuere posible destruir lo que se hubiere hecho, el acreedor tendrá derecho a
pedir los perjuicios e intereses que le causare la ejecución del hecho.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 49

UNIDAD 17.
CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
POR LOS SUJETOS.
Obligaciones de sujeto múltiple.
C
l
a
s
i
f
i
c
a
c
i
ó
n

-Divisibles: la prestación se conocía por parte. Ej.: sumas de dinero.
-Indivisibles: su naturaleza no admite el fraccionamiento. Ej.: un auto.
-Simplemente mancomunadas: el crédito se divide en tantas partes como deudores
existen.
-Solidarias: cualquier acreedor puede reclamar a cualquier deudor por la totalidad de la
deuda.

1) De prestación divisible y de prestación indivisible:
a) De prestación divisible:
Las obligaciones son divisibles cuando su objeto consiste en prestaciones que permite el
cumplimiento parcial.
Art. 495 C. C.: Las obligaciones son divisibles cuando su objeto consista en prestaciones que no
pueden cumplirse parcialmente.
b) De prestación divisible:
Son indivisibles las prestaciones cuyo objeto consista en prestaciones que no pueden cumplirse
parcialmente.
Art. 499 C. C.: Son divisibles las obligaciones cuyo objeto consista en prestaciones que no pueden
cumplirse parcialmente.
2) Sistema del Código.
Nuestro Código trata sobre este tipo de obligaciones según el siguiente orden:
Obligaciones divisibles: art. 495; 496 y 498.
Obligaciones indivisibles: arts. 499 al 507.
Obligaciones solidarias: arts. 508 al 523.
Obligaciones simplemente mancomunadas: art. 497.
Ahora bien esta distinción se da más bien en doctrina, nuestro Código ha amplificado,
estableciéndolas en un solo capítulo.
3) Indivisibilidad y solidaridad:
La regla hoy día de las obligaciones es la posibilidad de que la prestación pueda ser fraccionada,
vale decir, la regla es la divisibilidad de la prestación.
Las obligaciones solidarias y las indivisibles constituyen excepciones al fraccionamiento o
divisibilidad de las deudas o créditos.
En caso de duda, se tendrá que la obligación es divisible o simplemente mancomunada.

Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 50

4) Obligaciones de dar, de hacer y de no hacer – obligaciones divisibles – clasificación:
Art. 495 C. C.: Las obligaciones son divisibles cuando su objeto consiste en prestaciones que
permiten el cumplimiento parcial.
Art. 496 C. C.: Son divisibles:
a) Las obligaciones de dar sumas de dinero o de otras cantidades y dar cosas inciertas no
fungibles, que comprendan un número de ella de la misma especie, que sea igual al de
acreedores o deudores, a su múltiplo;
b) Las obligaciones de hacer, determinadas solamente por un cierto número de días de
trabajo, o bien por medidas expresadas en el título constitutivo; y
c) Las obligaciones de no hacer, cuando así resultare de la naturaleza de cada prestación.
5) Clasificación de las obligaciones indivisibles:
Art. 499 C. C.: Son indivisibles las obligaciones cuyo objeto consista en prestaciones que no
pueden cumplirse parcialmente.
Art. 500 C. C.: Son indivisibles las obligaciones de dar cuerpos ciertos, las de hacer no
comprendidas en el artículo 496 y las que tienen por objeto constituir una servidumbre predial.
6) Efectos de la divisibilidad e indivisibilidad:
Efectos de la divisibilidad:
Art. 498 C. C.: Cuando en virtud del acto constitutivo, o del testamento, o de la partición, alguno
de los deudores o de sus herederos tuviese a su cargo el pago de toda la prestación divisible, no se
entenderá que exista una obligación solidaria.
El acreedor podrá en tal caso exigir el cumplimiento íntegro al encargado del pago, sin perjuicio de
los derechos que uno y otro tuviesen sobre los codeudores o coherederos. De igual modo, puede
atribuirse a uno o más de los acreedores, o a sus herederos, el derecho de exigir la prestación
total.
Efectos de la indivisibilidad:
a) Exigibilidad de cumplimiento: Art. 501 C. C.: Cualquiera de los acreedores puede exigir de cada
uno de los deudores, o de sus herederos el cumplimiento íntegro de la obligación o reclamar por
cuenta común la consignación de la cosa debida.
En codeudor que paga la deuda indivisible se subroga en el derecho del acreedor en relación a sus
otros coobligados.
b) Cuando la obligación pierde carácter de tal:
Art. 502 C. C.: La obligación indivisible deja de serlo, cuando se resuelve en daños y perjuicios, o se
convierte la prestación en divisible.
c) Responsabilidad por mora o incumplimiento imputable a uno de los deudores:
Art. 503 C. C.: La responsabilidad por la mora, o el incumplimiento imputable a uno de los
deudores, es personal.
d) Acreedor que hubiera recibido la prestación íntegra:
Art. 504 C. C.: Si uno solo de los acreedores recibiere la prestación íntegra, a cada uno de los otros
asistirá el derecho de exigir de él, en dinero, la parte que le corresponde en total.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 51

e) Modos de efectuarse la dación en pago y otros modos de extinción:
Art. 505 C. C.: Solo por consentimiento de todos los acreedores puede hacerse dación en pago,
novación, traspaso de deuda, remisión de la obligación indivisible, transacción, compensación o
confusión.
Si en contravención a lo preceptuado en el parágrafo precedente, uno de los acreedores, sin la
conformidad de los otros llevare a cabo los mencionados actos, la obligación no quedará
extinguida respecto de éstos quienes podrán exigirla, descontada la cuota del acreedor que
estipuló la dación en pago, hizo la novación o el traspaso de deuda, consintió la transacción o
admitió la compensación o confusión.
f) Normas supletorias:
Art. 506 C. C.: Las obligaciones indivisibles se regirán por las normas relativas a las obligaciones
solidarias, en cuanto les sean aplicables.
g) Suspensión de la prescripción en beneficio de un acreedor:
Art. 507 C. C.: La suspensión de la prescripción establecida en beneficio de un acreedor,
aprovechará a todos los demás.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 52

UNIDAD 18.
CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
Por los sujetos – DE SUJETOS MÚLTIPLES.
SIMPLEMENTE MANCOMUNADAS.
a) Concepto: Mancomunadas divisibles:
Obligaciones simplemente mancomunadas son aquellas en que la obligación se fracciona en tantas
partes iguales como deudores o acreedores haya.
b) Efectos:
Cada uno de los acreedores tiene un crédito separado e independiente en relación a cada uno de
los deudores, y solo puede reclamar la parte que le corresponde, al igual que el deudor que solo
debe pagar la parte que le corresponde.
c) Exigibilidad:
Cada uno de los acreedores solo puede exigir de cada uno de los deudores la parte que le
corresponde en la obligación.
d) Pago:
El deudor solo está obligado a pagar la parte que le corresponde del crédito.
e) Insolvencia:
En caso de insolvencia de uno de los deudores, la misma no se transfiere a los demás deudores. La
deben soportar los acreedores en proporción de sus respectivos créditos.
f) Prescripción:
En virtud del mismo principio de división de la deuda, la prescripción corre separadamente para
cada uno de los deudores. La interrupción o suspensión de ella no tiene efecto respecto de cada
una separadamente.
g) Mora – incumplimiento:
La mora o incumplimiento de cada uno de los deudores carece de influencia sobre los demás.
Siempre el principio de la independencia de los créditos juega en el desenvolvimiento de la vida de
la obligación, haciendo que cada crédito marche separadamente de los demás.



Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 53

UNIDAD 19.
CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
Por los sujetos: DE SUJETOS MÚLTIPLES.
SOLIDARIAS.
a) Concepto:
Solidaridad: es modo de ser de las obligaciones de sujeto múltiple que se opone a la división del
crédito.
Art. 508 C. C.: La obligación es solidaria cuando todos los deudores están, en virtud del título,
obligados a pagar la misma prestación, de modo que cada uno puede ser constreñido al
cumplimiento de la totalidad del objeto de ella, y el cumplimiento de parte de cada uno libera a
los otros; o bien cuando entre varios acreedores tiene derecho a exigir el cumplimiento de la
prestación entera y el cumplimiento obtenido por uno de ellos libera al deudor frente a todos los
acreedores.
Clases de solidaridad:
- Solidaridad activa (entre acreedores): Art. 508 (última parte) C. C.: “…o bien cuando
entre varios acreedores tiene derecho a exigir el cumplimiento de la prestación entera y el
cumplimiento obtenido por uno de ellos libera al deudor frente a todos los acreedores”.
- Solidaridad pasiva (entre deudores): Art. 508 (primera parte) C. C.: “La obligación es
solidaria cuando todos los deudores están, en virtud del título, obligados a pagar la misma
prestación, de modo que cada uno puede ser constreñido al cumplimiento de la totalidad
del objeto de ella, y el cumplimiento de parte de cada uno libera a los otros;…”:
b) Fuentes de la solidaridad:
Art. 510 C. C.: La solidaridad no se presume. Debe estar expresada en la ley, y para los actos
jurídicos, resultar de términos inequívocos.
Contratos
Solidaridad Activa: Voluntad de las partes
testamentos
Fuentes
Voluntad de las partes
Solidaridad Pasiva:
La ley (delito de contrabando, endoso de cheques

c) Solidaridad activa:
1) Concepto: Se habla de solidaridad activa cuando varios acreedores están facultados a reclamar
a un deudor la totalidad de la prestación.
2) Fuentes: La voluntad de las partes, sea que ésta se exprese a través de un contrato o de un
testamento.
3) Finalidad: La solidaridad activa persigue el propósito de conferir a cada uno de los acreedores la
facultad de exigir el total de la prestación.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 54

4) Efectos:
La prevención:
Art. 513 C. C.: El deudor puede pagar la deuda a cualquiera de los acreedores, si antes no hubiese
sido demandado por alguno de ellos, y la obligación queda extinguida respecto de todos. Pero si
hubiese sido demandado por alguno de los acreedores, el pago debe hacerse a éste.
Relación de los acreedores con el deudor:
Art. 514 C. C.: La dación en pago, la novación, compensación, confusión o remisión de la deuda,
hecha por cualquiera de los acreedores, y con cualquiera de los deudores, extingue la obligación.
Transmisión de crédito por causa de muerte:
Art. 516 C. C.: Si falleciere alguno de los acreedores o deudores dejando más de un heredero, cada
uno de los coherederos no tendrá derecho a exigir o recibir, ni estará obligado a pagar, sino la
cuota que le corresponda en el crédito o en la deuda, según su haber hereditario.
Interrupción de la prescripción:
Art. 517 C. C.: Cualquier acto que interrumpa la prescripción a favor de uno de los acreedores o en
contra de uno de los deudores, aprovechará o perjudicará a los demás.
Relación de los acreedores solidarios entre sí:
Art. 520 C. C.: El acreedor que hubiese cobrado todo o parte de la deuda queda obligado frente a
sus coacreedores a entregar a cada uno la parte que en el crédito le corresponda, según el título
constitutivo. En caso de duda, se presume que las partes son iguales. En caso de confusión, se
procederá de igual manera.
d) Solidaridad pasiva:
1) Concepto: Existe solidaridad pasiva cuando cualquiera de los acreedores puede reclamar a
cualquiera de los deudores el total de la obligación.
2) Fuentes: la solidaridad pasiva reconoce dos fuentes; la voluntad de las partes y la ley.
3) Caracteres: unidad de objeto y unidad de vínculos.
- Unidad de objeto: implica una misma prestación;
- Unidad de vínculo: esta unidad de vínculo no empece la existencia de multiplicidad de
relaciones subjetivas, dentro de la misma obligación.
Art. 509 C. C.: La solidaridad no queda excluida por el hecho de que los deudores singulares estén
cada uno obligados con modalidades diversas, o el deudor común esté obligado con modalidades
distintas frente a los acreedores singulares.
Tampoco la incapacidad del deudor que se obligó con otros que son capaces, como la incapacidad
de un acreedor que estipuló con otros que son capaces, excluirá la solidaridad de la obligación. La
incapacidad solo puede ser opuesta por el deudor o el acreedor incapaz.
4) Efectos de la solidaridad en las relaciones entre acreedor y deudores: efecto principal – efecto
secundario.
Efecto principal: deriva del primer carácter, cual es la unidad de objeto, o vale decir, una misma
prestación.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 55

Art. 512 C. C.: “El acreedor, o cada acreedor, o los acreedores juntos, pueden exigir el pago de la
deuda por entero contra todos los deudores solidarios juntamente, o contra cualquiera de ellos…”.
Art. 513 C. C.: El deudor puede pagar la deuda a cualquiera de los acreedores, si antes no hubiese
sido demandado por alguno de ellos, y la obligación queda extinguida respecto de todos. Pero si
hubiese sido demandado por alguno de los acreedores, el pago debe hacerse a éste.
Efecto secundario: derivan de ambos caracteres, de la unidad de objeto y de la unidad de vínculos.
Pérdida o deterioro de la prestación:
Art. 515 C. C.: Cuando se hiciere imposible la prestación por culpa o durante la mora de algunos de
los codeudores solidarios, subsistirá para todos la obligación de pagar su valor; pero por los daños
e intereses que hubiere lugar, solo responderá el culpable o el moroso.
Transmisión de la deuda por causa de muerte:
Si falleciere algunos de los deudores, dejando más de un heredero, cada uno de los coherederos
no estará obligado a pagar, sino la cuota que le corresponda en la deuda, según su haber
hereditario (Art. 516 C. C.).
Interrupción de la prescripción.
Cualquier acto que interrumpa la prescripción en contra de uno de los deudores, perjudicará a los
demás (Art. 517 C. C.).
Intereses:
Art. 518 C. C.: La demanda de intereses entablada contra uno de los deudores solidarios hacer
correr los intereses de los demás.
Mora de uno de los acreedores:
Art. 519 C. C.: La mora de uno de los acreedores solidarios produce también sus efectos respecto
de los demás y a favor de todos los deudores.
Excepciones oponibles:
Art. 522 C. C.: Cada uno de los deudores puede oponer a la acción del acreedor todas la defensas
que sean comunes a todos los codeudores y también las que le sean personales, pero no las que lo
sean a los demás deudores.
Relaciones entre los codeudores solidarios:
Art. 523 C. C.: En las relaciones internas la obligación solidaria se divide entre los diversos
deudores, y el crédito solidario entre los distintos acreedores, por partes iguales, salvo que haya
sido contraída, según el título, en interés exclusivo de alguno de ellos en proporciones distintas. El
deudor que ha desinteresado al acreedor, o en quien se ha operado la confusión, tiene la acción
de regreso contra los demás codeudores, pero por su parte en la obligación…”.
5) Cesación de la solidaridad:
Art. 511 C. C: La obligación solidaria perderá su carácter en caso de renunciar el acreedor
expresamente a la solidaridad, consintiendo en dividir la deuda entre cada uno de los deudores.
Pero si renunciare a la solidaridad en provecho de uno o de algunos de los deudores, la obligación
continuará siendo solidaria para los otros, con deducción de la cuota correspondiente al deudor
dispensado de la solidaridad.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 56

6) Solidaridad imperfecta: es aquella donde no se dan todos los efectos propios de la solidaridad.



Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 57

UNIDAD 20.
TRANSMISIÓN DE LAS OBLIGACIONES.
a) Concepto:
Es el acto jurídico bilateral por el cual una parte se obliga a la otra a transferirle un crédito que le
corresponde y la otra a aceptarle, y en determinados casos a pagar por ella un precio.
Se puede dar por cesión de crédito o de deuda.
Ejemplo:
Banco Unión, cede su cartera de tarjetas de créditos al Banco Oriental, y este le paga un precio por
dicha cesión, pero la deuda de los usuarios de dichas tarjetas queda vigente.
b) Evolución histórica:
En la primera época del derecho romano no era posible transmitir las obligaciones debido al
concepto que mantenían rigurosamente de que la obligación era un vínculo que ligaba a las
personas en forma casi indisoluble. La obligación debía ser exigida por el acreedor y cumplida por
el deudor. La idea de cambio de uno de los sujetos era inadmisible.
Esa concepción fue modificándose lentamente con el correr del tiempo. La idea de la
transmisibilidad de las obligaciones fue admitiéndose en la misma medida en que el elemento
personal iba perdiendo importancia y ese lugar lo ocupaba el elemento patrimonial, es decir,
cuando paulatinamente fue comprendiéndose que el contenido de la obligación (la prestación) no
era otra cosa que un bien, un valor y por ende, perfectamente negociable y transmisible si
interesaba a un tercero.
c) Caracteres:
- Es un contrato consensual, las partes deben dar su visto bueno, puede ser a título oneroso o
gratuito;
- Es formal.
d) Sujetos:
- el cedente: quien es el que cede el crédito o deuda.
- el cesionario: quien es el que recibe el crédito o deuda.
- el deudor cedido: es la persona cuyo crédito fue cedido.
e) Capacidad:
Para que se produzca la transmisibilidad de la obligación las partes intervinientes deben tener
capacidad plena para hacerlo.
f) Objeto: derechos que pueden cederse:
Pueden cederse todo crédito o derecho que no tengan una regulación especial por la ley.
g) Formas:
La transferencia debe realizarse por escrito, ya sea por escritura pública o privada. No se necesita
autorización del deudor cedido para la transmisión, pero éste debe ser notificado para que
produzca efecto, bajo pena de nulidad.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 58

Art. 525 C. C.: Cuando la transferencia tiene lugar en virtud de la ley o de la sentencia, ella es
oponible a los terceros sin ninguna formalidad, y aun independientemente de toda manifestación
de voluntad de parte del precedente acreedor.
Art. 528 C. C.: LA NOTIFICACIÓN DEBE HACERSE, BAJO PENA DE NULIDAD, por disposición judicial,
por medio de notario, por telegrama colacionado u otro medio auténtico, y se transcribirá en ella
la parte substancial del contrato.
h) Efectos: entre partes – con relación a terceros:
Entre partes:
a) Con la cesión del crédito, se opera la transferencia con todos los accesorios;
b) El cedente responde por la garantía y legitimidad del crédito a no ser que lo hubiera
cedido como dudoso;
c) El cedente no responde de la insolvencia del deudor, salvo que esta insolvencia hubiere
sido pública y anterior a la cesión;
d) Si el crédito no existía al tiempo de la cesión (Ej.: ya se pagó), el cedente debe devolver el
cesionario todo lo que hubiera percibido como consecuencia de la cesión;
e) Si el cedente fuera de mala fe (Ej.: sabía que el crédito era incobrable), responde por los
daños y perjuicios ocasionados al cesionario.
Entre terceros:
Los terceros son quienes no forman parte de la cesión, deudor cedido, segundos cesionarios o
acreedores.
Importancia de la cesión:
Art. 527 C. C.: Respecto de terceros que tuviesen interés legítimo en objetar la cesión para
conservar derechos adquiridos después de ella, el crédito solo se transmite al cesionario, por la
notificación del traspaso al deudor cedido, o mediante la aceptación por parte de este.
Colusión entre cedente y deudor:
Art. 529 C. C.: Si los hechos y las circunstancias del caso demostraren una colusión del deudor con
el cedente, o una imprudencia grave de aquel, el traspaso del crédito, aunque no estuviere
notificado ni aceptado, surtirá respecto de él todos sus efectos.
Esta disposición es igualmente aplicable a un segundo cesionario culpable de mala fe, o de una
imprudencia grave, y la cesión aunque no estuviere notificada o aceptada, podrá oponérsele por el
solo conocimiento que de ella hubiere adquirido.
COLUSIÓN: acuerdo entre dos o más personas para engañar a terceros.
Efectos anteriores a la notificación. Acreedores del cedente:
Art. 531 C. C.: La notificación o aceptación de la cesión no producirá efecto cuando haya un
embargo sobre el crédito; pero la notificación tendrá efecto respecto de otros acreedores del
cedente, o de otros cesionarios que no hubiesen pedido el embargo.
Concurrencia de varios cesionarios.
Art. 532 C. C.: Si el mismo crédito ha sido objeto de varias cesiones otorgadas en distintos días a
personas diversas, prevalecerá la cesión notificada por acto de fecha cierta, aunque la misma sea
posterior.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 59

Si las notificaciones se hubiesen diligenciado en el mismo día, sin que en ninguna de las actas
constare la hora, los cesionarios quedarán en la misma situación. Si la hora de la notificación
estuviese consignada en el acta, prevalecerá la primera.
Efectos posteriores a la notificación o aceptación. Efectos respecto del cesionario:
Art. 533 C. C.: La notificación y aceptación de la transferencia causan el embargo del crédito a
favor del cesionario, independientemente de la entrega del título constitutivo del crédito, aunque
un cesionario anterior hubiese estado en posesión del título, pero no es eficaz respecto de otros
interesados si no es notificada por un acto público.
Cuando el deudor queda librado:
Art. 534 C. C.: El deudor cedido quedará libre si paga al cedente antes de la notificación o
aceptación del traspaso, salvo lo dispuesto sobre colusión o culpa grave.
Excepciones oponibles:
Art. 535 C. C.: Puede igualmente el deudor oponer al cesionario otra causa de extinción de la
obligación, y toda presunción de liberación contra el cedente, antes del cumplimiento de una u
otra formalidad, como también las mismas excepciones y defensas que podía oponer al cedente.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 60

UNIDAD 21.
TRANSMISIÓN DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
1) Cesión de deudas:
Es la sustitución de una persona por otra COMO DEUDOR, sin que el cambio afecte a la relación
preexistente y con la permanencia de sus accesorios.
2) Regulación en el nuevo código:
Los artículos referentes a la cesión de deudas están consagrados en los artículos 538 al 546 del
Código Civil.
3) Formas de cesión de deudas:
Las formas de cesión de deudas son: LA DELEGACIÓN y LA EXPROMISÓN.
4) La delegación:
a) Concepto: La delegación se da cuando un tercero a iniciativa del deudor asume la obligación
que éste tiene para con el acreedor y éste (el acreedor) acepta al tercero.
- Doctrina preponderante: establece que la aceptación del deudor de la cesión si es necesaria.
- Doctrina alemana: establece que la aceptación de la cesión en sí no es necesaria.
b) Sujetos:
- Delegado: tercero.
- Delegatario: acreedor.
- Delegante: deudor primitivo (el que cede).
c) Clases:
La delegación puede ser:
- Perfecta o novativa: se da cuando el acreedor libera al deudor primario.
- Imperfecta o acumulativa: se produce cuando el acreedor no libera al deudor primario. Primero
debe reclamar la prestación al tercero, y en caso de incumplimiento de éste, al deudor primario.
d) Efectos:
Revocación de la delegación – Momento hasta el cual se puede asumir la obligación:
Art. 540 C. C.: El delegante (deudor primitivo) puede revocar la delegación mientras el delegado
(tercero) no hay asumido la obligación respecto del delegatario (acreedor), o no haya realizado el
pago a favor de éste (del acreedor).
El delegado (tercero) puede asumir la obligación o ejecutar el pago a favor del delegatario
(acreedor), aún después de la muerte o de sobrevenida la incapacidad del delegante (deudor
primario).
Excepciones oponibles. Relaciones entre el delegado (tercero) y el delegatario (acreedor):
Art. 541 C. C.: El delegado (tercero) puede oponer al delegatario (acreedor) las excepciones
relativas a sus relaciones con él.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 61

Si las partes no han pactado otra cosa, el delegado (tercero) no puede oponer al delegatarios
(acreedor), aunque éste hubiere tenido conocimiento de ello, las excepciones que habría podido
oponer el delegante (deudor primario), salvo que sea nula la relación entre delegante (deudor
primario) y el delegatario (acreedor).
Tampoco puede oponer el delegado las excepciones relativas a la relación entre el delegante
(deudor primario) y el delegatario (acreedor), si las partes no han hecho expresa referencia de
ello.
Carácter de la obligación asumida frente al acreedor:
Art. 543 (primera parte) C. C.: “Si el deudor y un tercero convienen en que éste (el tercero) asuma
la deuda de aquél (del deudor), el acreedor puede adherirse a la convención, caso en el cual SERÁ
IRREVOCABLE la estipulación hecha a su favor”.
Liberación del deudor originario:
Art. 543 (segunda parte) C. C.: “La adhesión del acreedor importa la liberación del deudor
originario solo si esto constituye condición expresa de la estipulación o si el acreedor declara
expresamente que lo libera”.
Solidaridad del tercero y el deudor:
Art. 543 (tercera parte) C. C.: “Si no hay liberación del deudor, queda éste solidariamente obligado
con el tercero”.
Responsabilidad del tercero:
Art. 543 (cuarta parte) C. C.: “En cualquier caso el tercero queda obligado hacia el acreedor que se
ha adherido a la estipulación dentro de los límites en que ha asumido la deuda, y puede oponer al
acreedor las excepciones fundadas sobre el contrato en virtud del cual la asunción se ha
verificado”.
Acreedor que a consecuencia de la delegación ha liberado al deudor originario:
Art. 544 C. C.: El acreedor que, a consecuencia de la delegación ha liberado al deudor originario,
no tiene acción contra él si el delegado se vuelve insolvente, salvo que haya hecho expresa reserva
de ello.
Liberación del deudor originario. Extinción de garantías:
Art. 545 C. C.: En todos los casos en que el acreedor libera al deudor originario, se extinguen las
garantías anexas al crédito, si aquél que las ha prestado no consiente expresamente en
mantenerlas.
Ineficacia de la delegación:
Art. 546 C. C.: Si la obligación asumida por el nuevo deudor respecto del acreedor es declarada
nula, y el acreedor había liberado al deudor originario, la obligación de éste revive, pero el
acreedor no puede valerse de las garantías prestadas por terceros.
2) La expromisión:
a) Concepto: La expromisión se da cuando un tercero conviene con el acreedor hacerse cargo de la
obligación que tiene para con él su deudor, sin conocimiento ni consentimiento de éste (del
deudor).
b) Relación entre el exprominente (quien asume la deuda) y el acreedor:
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 62

Art. 542 (segunda parte) C. C.: “…Si no se ha convenido otra cosa, el tercero no puede oponer al
acreedor las excepciones fundadas en sus relaciones con el deudor originario.
Puede oponerle, en cambio, las excepciones que el deudor originario habría podido oponer al
acreedor, si no son personales a este último y no derivan los hechos posteriores a la expromisión.
No puede oponerle la compensación que habría podido deducir el deudor originario, aunque se
haya verificado antes de la expromisión.
c) La asunción de cumplimiento y promesa de liberación:
La asunción de cumplimiento: se da cuando un tercero asume la deuda y se obliga con el acreedor.
Promesa de liberación: el tercero promete la liberación pero se obliga con el acreedor.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 63

UNIDAD 22.
EXTINCIÓN DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
1) Generalidades:
La relación obligatoria nace con el fin de cumplirse. El modo normal como una obligación se
extingue es su cumplimiento, es decir, el pago.
2) Modos:
Los modos de extinción son los siguientes:
El pago (art. 547)
La novación (art. 602)
La remisión de la deuda (art. 610)
Los que establece el Código
La compensación (art. 615)
La confusión (art. 623)
La prescripción liberatoria (art. 633)

La transacción
Casos no establecidos en el Código
Muerte del deudor

3) Clasificación:
Se clasifican según si satisfacen o no al acreedor.
Los que satisfacen al acreedor Los que no satisfacen al acreedor
El pago La novación
La compensación La remisión de la deuda
La transacción La confusión
La prescripción
Muerte del deudor

4) EL PAGO:
a) Concepto: Es un modo de extinción de las obligaciones, que consiste en el cumplimiento de la
prestación objeto de la obligación, sea de dar, hacer o no hacer.
b) Naturaleza: es un acto jurídico unilateral.
c) Prueba: la prueba más eficaz por naturaleza del pago es el RECIBO.
Art. 569 C. C.: Cuando por la naturaleza de la obligación el pago requiera la intervención del
acreedor, se probará en la forma establecida por los contratos.
Art. 570 C. C.: El acreedor que reciba el pago debe librar recibo y hacer anotación del dicho pago
sobre el título, se éste no se restituye el deudor. Los gastos del pago son a cargo del deudor.
Art. 572 C. C.: Si el acreedor pretende haber perdido su título, el deudor que paga le puede obligar
a otorgarle una declaración auténtica, en la cual haga constar la anulación del título y la extinción
de la deuda.
Art. 573 C. C.: Cuando el pago sea de cuotas periódicas, el recibo de la última establece, hasta la
prueba en contrario, la presunción de estar pagadas las anteriores.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 64

Art. 574 C. C.: El recibo del capital por el acreedor, sin reserva alguna sobre los intereses, extingue
la obligación del deudor respecto de ellos.
d) Sujetos:
- ACCIPIENS: el que recibe el pago.
- SOLVENS: el que realiza el pago.
e) Capacidad:
Art. 548 C. C.: Pueden hacer el pago:
a) El deudor capaz de administrar sus bienes;
5) PAGO POR SUBROGACIÓN:
a) Concepto: hay pago por subrogación cuando lo realiza un tercero por cuenta del deudor y se
coloca en su lugar, y pasa a ser acreedor de éste (del deudor).
b) Efectos:
Art. 596 (primera parte) C. C.: “La subrogación legal o convencional, traspasa al nuevo acreedor
todos los derechos, acciones y garantías del antiguo acreedor, tanto contra el deudor principal y
codeudores, como contra los fiadores y terceros poseedores de bienes afectados al crédito,…”.
6) PAGO POR CONSIGNACIÓN:
Concepto: El pago por consignación consiste en hacer un depósito judicial del bien adeudado. Esto
se da cuando el acreedor, con razón o sin ella, se niegue a recibir el pago. En tales casos la ley
permite la consignación del pago mediante su depósito judicial y la promoción de la acción ante el
juez, el cual habrá de decidir si el pago efectuado es de legítimo abono. Solo pueden darse en las
obligaciones de dar.
Casos en que procede:
Art. 584 C. C.: El pago por consignación debe hacerse judicialmente y solo es posible en las
obligaciones de dar. Procede en los casos siguientes:
a) Si el acreedor incurre en mora o se niega a recibir el pago;
b) Si es incapaz para aceptarlo y carece de representante;
c) Si se encuentra ausente;
d) Si es desconocido, o su derecho resulta dudoso, o concurren otras personas a reclamar el
pago;
e) Si la deuda ha sido embargada, o retenida en poder del deudor y éste quiere exonerarse del
depósito;
f) Si el acreedor perdió el título de la obligación;
g) Si el que adeuda el precio de un bien gravado, quiere redimirlo de la garantía real; y
h) Si el acreedor se rehúsa a presentar el documento o alega no tenerlo en su poder.
Requisitos:
Art. 585 C. C.: Para que la consignación surta efecto de pago es indispensable que concurran, con
respecto a las circunstancias de personas, objeto, modo y tiempo, todos los requisitos del pago
convenido.
La falta de cualquiera de ellos autoriza al acreedor a rechazarla.

Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 65

Deuda de cosa cierta:
Art. 586 C. C.: Si la deuda consiste en la entrega de un cuerpo cierto, a cumplirse en el lugar en
que se halla, la consignación comprende una intimación judicial del deudor al acreedor, para que
lo reciba.
No recibiéndolo el acreedor, puede autorizarse el depósito en otra parte.
Cuando el objeto se encuentre en lugar distinto al fijado para la entrega, debe previamente
trasladado al punto de su recibo a costa del deudor. Procederá el requerimiento al acreedor.
Obligaciones de dar cosas ciertas:
Art. 587 C. C.: Si deben entregarse cosas inciertas, cuya elección corresponda al acreedor, tiene
que hacer una intimación a fin de que la efectúe. Si no la hace, el juez autorizará al deudor para
que elija y luego se intime el recibo, como si se tratara de cuerpos ciertos.
Obligaciones dinerarias:
Art. 588 C. C.: Si se trata de una suma de dinero, deberá hacerse el depósito bancario a la orden
del juzgado, notificándose al acreedor. El depósito suspende el curso de los intereses.
Desde cuando surte efecto la consignación:
Art. 589 C. C.: La consignación no impugnada, o que se declare válida, surtirá los efectos del pago
desde el día del depósito. En tales supuestos, los gastos son a cargo del acreedor. El deudor carga
con ellos si desiste de la consignación, o ésta es rechazada por el juez.
Retiro del depósito por el deudor:
Art. 590 C. C.: El depósito puede ser retirado por decisión del deudor, mientras la consignación no
haya sido aceptado, o no exista sentencia que la declare válida. Retirada el depósito, la obligación
renace con todos sus accesorios.
Después de declarada válida la consignación, el retiro del depósito requiere la conformidad del
acreedor, lo que no perjudicará a los codeudores o fiadores.
7) Objeto del pago: “la cosa pactada”
El objeto del pago es la prestación prometida, la cual no puede ser sustituida por otra. El deudor
debe entregar la misma cosa o cumplir exactamente el hecho a que estuviese obligado.
Objeto del pago:
Art. 557 C. C.: El deudor debe entregar la misma cosa o cumplir exactamente el hecho a que
estuviere obligado. No puede substituirlos con los daños y perjuicios de la inejecución, o mediante
otra cosa u otro hecho, aunque fueren de igual o mayor valor.
Pagos parciales no autorizados:
Art. 558 C. C.: Cuando los pagos parciales no estuvieren autorizados, no podrá el deudor exigir del
acreedor que acepte en parte el cumplimiento de la prestación.
Deuda en parte líquida y en parte ilíquida:
Art. 559 C. C.: Si la deuda fuere en parte líquida y en parte ilíquida, el acreedor podrá reclamar el
cumplimiento de la liquidación aun antes que corresponda el pago de la otra.

Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 66

Obligaciones dinerarias con intereses:
Art. 560 C. C.: Si la obligación fuere de dar una suma de dinero con intereses, el pago sólo se
estimará completo, después de satisfecho el capital y los intereses.
8) Imputación de pago:
Art. 591 C. C.: Quien tuviere varias deudas de la misma naturaleza a favor del mismo acreedor,
podrá declarar, al efectuar el pago, cuál de las deudas quiere satisfacer, siempre que sea líquida y
de plazo vencido.
A falta de declaración, el pago debe ser imputado a la deuda más onerosa; entre varias deudas
igualmente onerosas, a la más antigua.
Si tales criterios no sirvieran para resolver el caso, la imputación se hará proporcionalmente.
Art. 592 C. C.: El pago por cuenta de capital e intereses y gastos, se imputará, en primer término a
los gastos, luego a los intereses, y por último al capital.
9) Tiempo, lugar y gastos del pago:
- Tiempo:
Art. 561 C. C.: El pago debe hacerse en el día del vencimiento de la obligación. Si no hubiere plazo
ni resultare de las circunstancias, será exigible inmediatamente.
Art. 562 C. C.: Si el título constitutivo facultare al deudor para pagar cuando pudiere o tuviere
medios suficientes, el juez, a instancia de parte, fijará el día en que deba cumplirse la prestación.
Si el plazo se ha dejado a voluntad del acreedor, podrá el juez señalarlo a instancia del deudor que
quiera liberarse.
- Lugar:
Art. 563 C. C.: El pago debe hacerse en el lugar designado. Si no se lo hubiere establecido y se
tratare de una cosa cierta, donde ella existía al constituirse la obligación; en cualquier otro caso,
en el domicilio del deudor.
Art. 564 C. C.: Si el deudor mudare de domicilio y éste fuere designado a los efectos del pago, el
acreedor tendrá opción para exigirlo, sea en el actual o en el primero. Análogo derecho
corresponde al deudor, cuando el acreedor hubiere cambiado de domicilio y éste fuere el lugar
indicado.
Art. 565 C. C.: Cuando el pago consistiere en una suma de dinero como precio de una cosa
enajenada, y no se hubiere fijado el lugar, se efectuará donde haya de cumplirse la tradición,
siempre que dicho pago no fuere a término.
- Gastos del pago:
Art. 570 (última parte) C. C.: “…Los gastos del pago son a cargo del deudor”.
10) Dación en pago:
Concepto: existe dación de pago cuando el acreedor acepta recibir de su deudor una cosa diversa
de la debida según la obligación.
Por ejemplo: si debía recibir dinero; se libera entregando mercaderías o transfiriendo la propiedad
de un inmueble.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 67

Art. 598 C. C.: La obligación quedará extinguida cuando el acreedor aceptare en pago una
prestación diversa.
Si lo entregado fueren créditos contra terceros se aplicarán las reglas de la cesión.
Art. 600 C. C.: El mero acuerdo para realizar una dación en pago no extingue la obligación de pleno
derecho; pero autoriza al deudor para oponerlo como defensa.
11) El pago por cesión de bienes a los acreedores:
Concepto: es un contrato cuya finalidad está en la liquidación de bienes para el pago de
obligaciones del deudor.
Art. 575 C. C.: Por la cesión de bienes a los acreedores el deudor encarga a éstos, o a alguno de
ellos, la liquidación de todo o parte de sus bienes y de repartirse entre sí el precio obtenido, en
satisfacción de sus créditos.
Art. 576 C. C.: La cesión de bienes debe hacerse por escrito, bajo pena de nulidad. Si entre los
bienes cedidos existen créditos, se observarán las disposiciones relativas a las transferencias de
créditos en general.
Art. 577 C. C.: La administración de los bienes cedidos corresponde a los acreedores cesionarios.
Estos pueden ejercer todas las acciones de carácter patrimonial relativas a dichos bienes.
Art. 579 C. C.: Los acreedores que han concluido el contrato o que se han adherido a él, deben
anticipar los gastos necesarios para la liquidación y tienen el derecho a reembolsarse del producto
de ella.
Art. 580 C. C.: Los acreedores deben repartir entre sí las sumas obtenidas en proporción a los
respectivos créditos, salvo las causas de prelación. El saldo corresponde al deudor.
Art. 582 C. C.: El deudor queda liberado respecto a los acreedores cesionarios sólo desde el día en
que éstos reciben la parte que les corresponde en el producto de la liquidación, y dentro de los
límites de lo que han recibido, salvo pacto en contrario.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 68

UNIDAD 23.
EXTINCIÓN DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
LA NOVACIÓN.
a) Concepto:
La novación es la extinción de una obligación por la creación de otra nueva destinada a
reemplazarla y que difiere de la primera por algún elemento nuevo.
b) Analogía con figuras afines:
- Con la cesión de deudas: no hay semejanzas, ya que en la novación se requiere la aceptación del
acreedor, y en la cesión de deudas puede no haber.
- Con la delegación: la delegación puede ser perfecta o novativa (el acreedor libera al deudor), en
la novación puede cambiarse al sujeto del deudor.
Art. 607 C. C.: Si un nuevo deudor se substituye al originario que queda liberado, se observarán las
normas relativas a la delegación y la expromisión.
Art. 608 C. C.: Habrá novación por substitución de acreedor únicamente en caso de haberse hecho
con asentimiento del deudor el contrato entre el acreedor precedente y el que lo substituye.
Art. 609 C. C.: Si el acuerdo entre el acreedor primitivo y el que lo substituye fuere hecho sin el
asentimiento del deudor, no habrá novación sino una cesión de derechos.
c) Elementos:
Los elementos de la novación son:
1) Una obligación;
2) Una obligación nueva a ser creada;
3) Voluntad de novar; Art. 602 C. C.: Las obligaciones pueden extinguirse por novación. La
voluntad de novar no se presume.
4) Capacidad para la realización del acto.
d) Clases:
La novación puede ser: objetiva – subjetiva – causal.
1. Objetiva: es aquella que en la cual el cambio recae en el objeto de la obligación, es decir,
cuando se sustituye la prestación debida por otra (cambio de la prestación).
Por ejemplo: si el que debe una suma de dinero se compromete, en un caso determinado, a
entregar una cosa determinada o a hacer algo. Nace entonces otra obligación que reemplaza a la
primera.
2. Subjetiva: se produce cuando cambia alguno de los sujetos de la obligación, es decir, cuando se
cambia la persona del deudor o del acreedor.
3. Causal: se produce cuando cambia la causa de la obligación. Por ejemplo: si de una obligación
de alquiler, se pasa a otra de pagaré.
e) Efectos:
El efecto principal es que se extingue una obligación y nace una nueva en su reemplazo.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 69

Art. 604 C. C.: “La novación no solo extingue la obligación principal sino también las accesorias
contraídas para asegurar su cumplimiento. El acreedor, sin embargo, puede, por una reserva
expresa impedir la extinción de los privilegios, prenda o hipoteca del antiguo crédito, que así
pasan a garantizar el nuevo…”.
Art. 605 C. C.: Si la novación se efectúa entre el acreedor y uno de los deudores solidarios con
efecto liberatorio para todos, los privilegios y garantías reales del crédito anterior pueden
reservarse solamente sobre los bienes del deudor que hace la novación.
Art. 606 C. C.: La novación es nula si lo fuese la obligación originaria, pero no lo será si, conociendo
el deudor el vicio de ésta, asumiera la nueva deuda.



Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 70

UNIDAD 24.
EXTINCIÓN DE LAS OBLIGACIONES.
LA COMPENSACIÓN.
a) Concepto:
Es un modo de extinción de las obligaciones recíprocas de naturaleza fungible, que dispensa
mutuamente a los deudores de cumplimiento efectivo hasta la concurrencia de la menor.
Art. 615 C. C.: La compensación de las obligaciones tiene lugar cuando dos personas reúnen, por
derecho propio y recíprocamente, la calidad de deudor y de acreedor de una suma de dinero o de
otras prestaciones de la misma especie, siempre que ambas deudas sean civilmente subsistentes,
líquidas, exigibles, expeditas, de plazo vencido, y si fuesen condicionales, se halle cumplida la
condición.
Opuesta la compensación, extinguirá con fuerza de pago las dos deudas, hasta donde alcance la
menor, desde el tiempo en que ambas comenzaron a coexistir, sin que ello obste la impugnación
del acreedor, si concurren las circunstancias requeridas por la ley.
La compensación de un crédito prescripto puede ser invocada, si el crédito no estaba extinguido
por la prescripción al tiempo en que ambas deudas comenzaron a coexistir.
b) Importancia:
La compensación juega un papel de considerable importancia en el mundo. Evita los traslados de
numerarios y remesas de dinero, que suponen retardos, gastos e incluso riesgos considerables.
La principal aplicación de la institución tiene lugar en el mundo de los negocios de la banca. Allí los
banqueros equilibran entre sí, sin el desplazamiento de numerario.
En economía política internacional, los intercambios entre Estados se gobiernan en una amplísima
medida por la compensación.
c) Clases:
En doctrina y en derecho comparado encontramos diversas clases de compensación:
- Compensación legal: es la que se produce por imperio de la ley, desde el momento en que
ambas deudas empezaron a coexistir reuniendo todos los requisitos legales.
- Compensación convencional: llamada también voluntaria. Es la que acuerdan libremente por
contrato las partes que revisten recíprocamente la calidad de acreedor y deudor declarando
extinguidas sus obligaciones. No se requiere otra cosa que el acuerdo de voluntades.
- Compensación judicial: es el sistema inglés. La compensación no tiene lugar de pleno derecho
sino que debe ser opuesta por el deudor interesado y acogida por el juez al dictar sentencia.
d) Caracteres que debe reunir la prestación:
Para que las prestaciones puedan compensarse deben reunir las siguientes características:
- Reciprocidad de la obligación, es decir, los sujetos deben ser acreedores y deudores entre sí, al
mismo tiempo;
- Fungibilidad de las prestaciones, es decir, deben ser de la misma especie;
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 71

- Liquidez de las prestaciones, es decir, deben ser sumas ciertas, sin necesidad de cálculos
adicionales;
- Exigibilidad de las prestaciones; deben ser de plazo vencido.
- Prestaciones expeditas, es decir, no tiene que tener gravamen alguno que impidan su libre
negociabilidad. Ej.: no deben estar embargados.
Art. 615 C. C.: La compensación de las obligaciones tiene lugar cuando dos personas reúnen, por
derecho propio y recíprocamente, la calidad de deudor y de acreedor de una suma de dinero o de
otras prestaciones de la misma especie, siempre que ambas deudas sean civilmente subsistentes,
líquidas, exigibles, expeditas, de plazo vencido, y si fuesen condicionales, se halle cumplida la
condición.
Opuesta la compensación, extinguirá con fuerza de pago las dos deudas, hasta donde alcance la
menor, desde el tiempo en que ambas comenzaron a coexistir, sin que ello obste la impugnación
del acreedor, si concurren las circunstancias requeridas por la ley.
La compensación de un crédito prescripto puede ser invocada, si el crédito no estaba extinguido
por la prescripción al tiempo en que ambas deudas comenzaron a coexistir.
e) Efectos:
- Se producen de pleno derecho si se dan las condiciones. Acuerdo de partes desde que ambas
obligaciones coexistieron;
- Es necesario el acuerdo de partes para que se opere la compensación;
- El Juez no puede declararla de oficio sino que se la declara a petición de la parte interesada.
Admisibilidad de la compensación:
Art. 618 C. C.: Será admitida la compensación, respecto de las deudas siguientes:
a) de las que fuesen pagaderas en distintos sitios, con tal que se computen los gastos de
transporte o la diferencia de cambio al lugar del pago;
b) en caso de concurso del deudor, de las que tuviesen sus acreedores con los créditos de aquél,
aunque ni unas ni otras fueren exigibles al dictarse el auto declarativo;
c) aunque se tratase de deudas o créditos ulteriores a la declaración del concurso, cuando el
deudor obtuvo el crédito después del auto, por subrogación legal como coobligado, garante o
tercer poseedor de bienes hipotecados o en virtud de actos anteriores cumplidos de buena fe;
y
d) la obligación derivada de la fianza, con aquello que el acreedor adeude al fiador, o con el
crédito que contra el mismo acreedor corresponda al deudor principal.
No pueden compensarse:
Art. 620 C. C.: No podrán compensarse:
a) los créditos inembargables, y las deudas nacidas de los delitos, salvo que lo admitiese el
acreedor de ella;
b) en las obligaciones afianzadas, las del deudor principal con la deuda que tuviese el acreedor
respecto del garante;
c) la deuda del obligado solidariamente, con el crédito de otro codeudor, ni con la de uno de los
acreedores, excepto si mediare en ambos casos conformidad de ellos dada por escrito;
d) por el deudor de título a la orden, aquello que adeudasen al tenedor los endosantes
precedentes; y
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 72

e) los créditos y deudas ulteriores a la fecha del concurso, ni los que resulten de título al
portador.
Deudas y créditos entre particulares y el Estado o Municipalidades:
Art. 621 C. C.: Las deudas y créditos entre particulares y el Estado o las municipalidades, tampoco
son compensables en los casos siguientes:
a) si las deudas de los particulares, proviniesen sea del remate de bienes pertenecientes al
Estado o las municipalidades sea de rentas fiscales, contribuciones directas o indirectas, tasas,
u otros pagos que deben efectuarse en las aduanas, como derechos del almacenaje y de
depósito;
b) cuando las deudas y los créditos no fuesen del mismo ministerio o departamento; y
c) si los créditos de los particulares estuviesen comprendidos en la consolidación ordenada por
ley.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 73

UNIDAD 25.
EXTINCIÓN DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
LA CONFUSIÓN.
a) Concepto:
Es un modo de extinción de las obligaciones, y se produce cuando en una misma persona se reúne
las calidades de acreedor y deudor.
Art. 623.- Cuando la calidad de acreedor y deudor, o el dominio y una de sus desmembraciones, se
reuniesen en la misma persona, quedará extinguida la obligación y su garantía en el primer caso; y
en el segundo, consolidado el derecho real. La confusión podrá producirse en todo o en parte.
b) Naturaleza jurídica:
Se discute si es un modo de extinción la obligación o solo es un obstáculo jurídico.
La confusión más que un hecho extintivo de las obligaciones es un obstáculo jurídico que hace
imposible el ejercicio de la acción, derivado de la circunstancia de que una persona no puede
cobrarse o demandarse a sí misma.
c) Hechos que pueden dar lugar a ella:
La confusión puede derivarse de una transmisión de derechos a título universal o a título singular.
- A título universal: se da cuando el deudor de una persona resalta ser luego su heredero.
- A título singular: se da cuando el que es deudor, por ejemplo, de una firma comercial viene a
convertirse en propietario de ella.
d) Efectos:
- Extingue la obligación;
- La confusión puede ser total o parcial, según afecte a todo o parte de la obligación.
En ciertos casos particulares: (Arts. 620, 624, 625, 626).
1. Si el acreedor no fuese el único heredero del deudor, o si el deudor no fuese el único heredero
del acreedor, solo hay confusión en proporción a su respectiva cuota hereditaria;
2. La confusión entre acreedores solidarios y el deudor, o entre los codeudores solidarios y el
acreedor produce la extinción de la obligación principal y sus accesorios con efecto de pago;
3. La confusión entre el acreedor y el fiador no extingue la obligación, pero la confusión entre el
acreedor y el deudor extingue la fianza;
4. En el caso de la herencia aceptada con beneficio de inventario, no hay confusión porque se
mantiene la separación entre el patrimonio del aceptante de la herencia y el de la sucesión;
5. La adquisición de la propiedad de la cosa gravada con hipoteca, prenda, uso, usufructo o
habitación, u otro derecho real por el titular de esos derechos los extingue. Hay confusión porque
en una misma persona se han reunido la calidad de titular y propietario de esos derechos.
Cesación de los efectos:
Art. 627 C. C.: Cesará la confusión, siempre que por un acontecimiento ulterior se restablecieren
las calidades originarias de las parte, y revivirán los derechos que en un principio correspondían a
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 74

las mismas. Si se tratare de derechos cuya extinción se hubiere inscripto en el Registro Público,
correspondiente, la reintegración no se producirá sino después de la cancelación de la toma de
razón, y sin perjuicio de los derechos que en el tiempo intermedio se hubieren constituido en
favor de terceros.
d) La remisión de la deuda:
Concepto: la remisión de deuda es el acto por el cual una persona voluntariamente abandona,
abdica o desiste de un derecho de crédito que tiene contra un deudor, en forma gratuita.
Art. 610 C. C.: La obligación se extingue cuando el acreedor conviene en remitir gratuitamente la
deuda. La remisión puede ser expresa o tácita. La aceptación del deudor hace irrevocable la
remisión.
La remisión de la deuda puede ser expresa o tácita:
- Remisión expresa: existe remisión expresa cuando el acreedor manifiesta directamente su
voluntad de renunciar a su derecho creditorio verbalmente o por escrito, en instrumento público o
privado. Ella no exige términos solemnes.
- Remisión tácita: la remisión es tácita cuando el acreedor entrega voluntariamente al deudor el
título original del crédito (pagaré, letra, etc.)
Art. 611 C. C.: La remisión de la deuda no está sujeta a forma alguna, salvo que el crédito o sus
derechos accesorios constaren en escritura pública. En este caso la remisión, para que pueda ser
opuesta a tercero, deberá hacerse en la misma forma e inscribirse en el Registro Público
correspondiente.
Art. 612 C. C.: La entrega del instrumento original que justifica el crédito, realizada
voluntariamente por el acreedor al deudor constituye prueba de liberación.
Siempre que dicho título se halle en poder del obligado, se presume que el acreedor lo entregó
voluntariamente.
Elementos:
- Capacidad: siendo la remisión un acto gratuito, la capacidad necesaria para llevar a cabo en la
plena capacidad jurídica, dado que se trata de un acto que significa un empobrecimiento de
patrimonio del acreedor sin contraprestación aparente.
- Objeto lícito: en principio cualquier clase de crédito puede ser objeto de remisión, pueden serlo
todos aquellos en los cuales no esté comprometido el orden público.
- Voluntad libre de vicios: la remisión, como todo acto jurídico, supone una voluntad libre de
vicios que la invaliden (dolo, violencia, error, etc.).
Efectos: deudores solidarios – fiadores:
El primer gran efecto, es que extingue la obligación.
- Deudores solidarios: la remisión hecha al deudor principal libera a los fiadores pero la concedida
a éstos no libera a aquél.
Art. 511 C. C.: La obligación solidaria perderá su carácter en caso de renunciar el acreedor
expresamente a la solidaridad, consintiendo en dividir la deuda entre cada uno de los deudores.
Pero si renunciare a la solidaridad en provecho de uno o de algunos de los deudores, la obligación
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 75

continuará siendo solidaria para los otros, con deducción de la cuota correspondiente al deudor
dispensado de la solidaridad.
- Fiadores: la remisión a uno de los fiadores no libera a los otros más que en cuanto a la parte del
fiador liberado. Sin embargo, si los otros fiadores han consentido la liberación quedan ellos
obligados por la totalidad.
Art. 613 C. C.: La renuncia del acreedor a las garantías de la obligación no hace presumir la
remisión de la deuda.
Art. 614 C. C.: La remisión hecha al deudor principal libera a los fiadores, pero la que se ha
concedido a éstos no aprovecha al deudor principal. La remisión acordada a uno de los fiadores no
libera a los otros más que en cuanto a la parte del fiador liberado. Sin embargo, si los otros
fiadores han consentido la liberación, quedan ellos obligados por la totalidad.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 76

UNIDAD 26.
EXTINCIÓN DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
IMPOSIBILIDAD DE PAGO.
a) Concepto:
Es una forma de extinción de las obligaciones que se produce por la imposibilidad de pago, la cual
se produce con POSTERIORIDAD a la constitución del vínculo obligatorio.
Si la imposibilidad de pago se produce por culpa del deudor, este debe la indemnización.
Art. 628 C. C.: La obligación se extingue cuando por una causa física o jurídica no imputable al
deudor, anterior a su constitución en mora, se hace imposible la prestación que constituye el
objeto de ella.
Si la imposibilidad es solo temporal, el deudor, en tanto ella exista no es responsable del retardo
de su cumplimiento. No obstante, la obligación se extingue si la imposibilidad perdura hasta que,
en relación al título o a la naturaleza de su objeto, el deudor no puede ser considerado obligado a
ejecutar la prestación o el acreedor no tenga ya interés en conseguirla.
b) Requisitos para que se opere la extinción – efectos:
Requisitos:
- El cumplimiento debe ser verdaderamente imposible de cumplir, no una mera dificultad
para hacerlo;
- Esta dificultad debe ser sin culpa del deudor; es decir por caso fortuito o fuerza mayor;
- El deudo no debe ser responsable del caso fortuito o de la fuerza mayor.
Efectos:
El efecto principal es que extingue la obligación.
c) Diversas clases de imposibilidad: de dar cosas ciertas – de género – de hacer:
El obstáculo que hace imposible la ejecución de una obligación varía según la naturaleza del objeto
debido.
- De dar cosas ciertas: Art. 628 C. C.: La obligación se extingue cuando por una causa física o
jurídica no imputable al deudor, anterior a su constitución en mora, se hace imposible la
prestación que constituye el objeto de ella.
Art. 629 C. C.: La prestación que tiene por objeto una cosa determinada se considerará
imposible también, cuando la cosa desapareciese sin que pueda probarse su perecimiento.
En caso de que posteriormente sea encontrada la cosa desaparecida, se aplicarán las
disposiciones del segundo apartado del artículo anterior.
- De género: Art. 632 C. C.: Cuando la obligación fuere de entregar cosas inciertas no
fungibles, determinadas sólo por su especie, el pago nunca se juzgará imposible y la
obligación se resolverá en indemnización de pérdidas e intereses.
- De hacer: si obligaciones de hacer intuito personae, por las características de la
prestación, la obligación se extingue. Ej.: se contrató a alguien para que pinte un cuadro y
él se rompió el brazo y no puede pintar.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 77

UNIDAD 27.
EXTINCIÓN DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
LA PRESCRIPCIÓN LIBERATORIA.
a) Concepto:
Es un modo de extinción de las obligaciones, que se produce por no haberse pedido su
cumplimiento durante el tiempo fijado por la ley; o bien es la extinción de una deuda por no haber
usado el acreedor de su derecho contra el deudor dentro del plazo legal.
b) Naturaleza temporal del derecho de crédito:
Su naturaleza radica en que deben existir plazos ciertos para el cumplimiento de las obligaciones,
el orden público está interesado en que se puedan solucionar de manera cierta las prestaciones,
de tal manera que el deudor no esté atado por tiempo indeterminado a las deudas, y cabe
destacar que solo la ley establece los plazos.
c) Fundamentos:
La naturaleza de la prescripción es la seguridad, la estabilidad, la certidumbre en las relaciones
jurídicas. En efecto, razones de orden social y económico imponen la necesidad de que,
transcurrido cierto tiempo, las situaciones jurídicas queden definidas y exentas de peligros. Si no
existiera la prescripción se viviría en un estado de permanente zozobra, incertidumbre, nadie
sabría si dejó de ser deudor. No sin razón es considerada entre todas las instituciones como la más
necesaria al orden social, llamado por los antiguos “fin de las ansiedades”.
d) Elementos:
Los elementos para que se dé la liberación por prescripción son:
- Transcurso del tiempo;
- Inacción del acreedor.
e) Suspensión de la prescripción:
La suspensión consiste en que por virtud de una causa legal, el término deja de computarse, pero
una vez terminada la causa legal de suspensión, el plazo se reanuda, computándose el tiempo
anteriormente transcurrido.
Ejemplo: plazo de 4 años (pagaré)
Corrieron 2 años Se suspende el plazo Vuelve a correr
por 2 años el plazo, quedan 2 años y un
día para contar
Art. 642 C. C.: La prescripción queda suspendida contra los menores no emancipados, los sujetos a
interdicción por enfermedad mental, los ausente, y en general, todo incapaz de obrar por el
tiempo en que no tengan representante legal y por los seis meses siguientes al nombramiento del
mismo, o desde la cesación de la incapacidad.
Art. 643 C. C.: Cuando por razón de fuerza mayor o caso fortuito debidamente justificados se
hubiere impedido temporalmente el ejercicio de una acción, los jueces librarán al acreedor o al
propietario de las consecuencias de la prescripción cumplida durante el impedimento, si después
de su cesación el acreedor o propietario hubiere hecho valer inmediatamente sus derechos.

Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 78

Art. 644 C. C.: La prescripción queda suspendida:
a) entre los cónyuges, aunque estén separados de mutuo acuerdo o judicialmente, cualquiera
sea el régimen patrimonial por el cual hubieren optado. Esta norma se aplicará también
cuando la acción de la mujer durante la unión conyugal, hubiere de recaer sobre los bienes del
marido por garantía, resarcimiento u otra causa;
b) entre quien ejerce la patria potestad o los poderes a ella inherentes y las personas que están
sometidas a ella;
c) entre el tutor y el menor o el interdicto sujetos a la tutela o curatela, mientras no se haya
presentado y aprobado la cuenta final;
d) respecto del heredero que ha aceptado la herencia a beneficio de inventario, con relación a
sus créditos contra la sucesión;
e) entre las personas jurídicas y sus administradores, mientras estén en el cargo, por las acciones
de responsabilidad contra ellos;
f) entre el deudor que ha ocultado dolosamente la existencia de la deuda, y el acreedor,
mientras el dolo no haya sido descubierto; y
g) en favor de los ausente del país en servicio público y los que estuvieren sirviendo a las fuerzas
armadas, durante el tiempo indicado por las disposiciones especiales dictadas para caso de
guerra.
Art. 645 C. C.: El beneficio de la suspensión de la prescripción no puede ser invocado sino por las
personas, o contra las personas, en perjuicio o a favor de las cuales está establecida, y no por sus
cointeresados, o contra sus cointeresados. Esta disposición no comprende las obligaciones
indivisibles.
Efectos:
Art. 646 C. C.: El efecto de la suspensión es inutilizar para la prescripción el tiempo por el cual ella
ha durado.
f) Interrupción de la prescripción:
La interrupción de la prescripción consiste en la pérdida del tiempo transcurrido para que ella se
produzca, por el advenimiento de un hecho que lo hace desaparecer, y puede consistir en
cualquier acto del acreedor que connote un reclamo, o cualquier acto del deudor que connote un
reconocimiento de la obligación. Para que tenga validez se debe dar por DEMANDA NOTIFICADA.
Ejemplo: plazo de 4 años (pagaré)
Corrieron 2 años Se interrumpe el plazo Vuelve a empezar
por 2 años el plazo, quedan nuevamente
4 años



Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 79

UNIDAD 28.
FUENTES DE LAS OBLIGACIONES.
a) Necesidad jurídica y lógica de la existencia de una fuente de la obligación – Teoría general de
las fuentes:
La existencia de una obligación, cualquiera sea su naturaleza, supone siempre, necesariamente, un
hecho, un antecedente, que le sirve de fundamento y sustentáculo jurídico.
Toda obligación, que establece una sujeción de la conducta de una persona a otra, supone una
explicación jurídica de esta situación. Porque esta situación no es la situación normal de la
persona.
La situación normal de la persona es la libertad. Ese estado de sujeción requiere una explicación
jurídica, es decir, supone la existencia de un antecedente jurídico que justifique la obligación, o sea
UNA CAUSA, la palabra causa está tomada aquí en el sentido de “fuente”, es decir, de
fundamentación jurídico de la obligación.
En otras palabras, toda obligación, exige jurídicamente hablando, la existencia de una fuente que
explique el porqué de la deuda.
Las fuentes de las obligaciones derivan de:
- Tráfico jurídico = contratos.
- Daños imputables.
b) Evolución histórica:
La evolución histórica de las fuentes de las obligaciones pueden dividirse en:
- Derecho Romano: el Derecho Romano conoció inicialmente solo dos fuentes de las
obligaciones: el delito y el contrato, así recordando la clasificación dada en las Institutas,
encontramos mención de dichas fuentes, diciéndose: “toda obligación nace ya desde un
contrato, ya de un delito”. Fuentes: Contratos y Delitos.
- Época clásica del Derecho Romano: en esta época Gayo, amplía la clasificación bipartita.
Gayo dice que las dos citadas fuentes no son las únicas que pueden dar origen a una
obligación y agrega una tercera fuente no específica, con lo cual, las fuentes para Gayo
quedan en: contratos, delitos y otras varias fuentes. Fuentes: Contratos, Delitos y Varias
figuras de causa.
- Derecho Romano postclásico: en la época de Justiniano, en el Digesto, las fuentes son
llevadas a cuatro, llegándose así a la célebre clasificación cuadripartita, según la cual las
obligaciones nacen de: contratos, cuasicontratos, delitos y cuasidelitos. Con esto tenemos
ya configurada la clasificación tradicional de las fuentes de las obligaciones. Fuentes:
Contratos; Cuasicontratos, Delitos y Cuasidelitos.
- Siglo XVII: en el Siglo XVII, Pothier, agregó a esas fuentes una más; la ley. Pothier, advirtió
que a más de las obligaciones que nacían de las antiguas cuatro fuentes existían otras que
tenían su origen puramente en la ley, por lo que agregó a ellas esta nueva fuente, con un
extraordinario sentido jurídico. Fuentes: Contratos, Cuasicontratos, Delitos, Cuasidelitos y
Ley.
c) Clasificación moderna – fuentes voluntarias:
En materia de clasificación moderna, se pueden distinguir entre las obligaciones voluntarias y no
voluntarias.

Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 80

Fuentes voluntarias Fuentes no voluntarias
Contratos Enriquecimiento sin causa
Voluntad unilateral Gestión de negocios ajenos
Daños imputables

- Fuentes voluntarias: El Contrato – La Voluntad Unilateral como fuente en el Código Civil:
Contrato:
Hay contrato cuando dos o más personas se ponen de acuerdo sobre la declaración de voluntad
común, destinada a reglar sus derechos. Es un acuerdo generador de efectos jurídicos (derecho y
obligaciones).
La voluntad unilateral como fuente en el Código Civil:
Principio: Art. 1800 C. C.: La promesa unilateral de una prestación no produce efectos obligatorios
fuera de los casos admitidos por la ley.
Concepto: la voluntad unilateral es el poder de la sola voluntad de la persona del deudor para
crearse obligaciones a su cargo perfectamente válidas y exigibles, antes de la concurrencia de la
voluntad del acreedor, y cuyo apartamiento le impone responsabilidad por los perjuicios
ocasionados.
PROMESA DE PAGO: Art. 1801 C. C.: La promesa de pago o el reconocimiento de una deuda, exime
a aquél a favor de quien se la otorgue de probar la relación fundamental. La existencia de ésta se
presume, salvo prueba en contrario. Para que la promesa se convierta en causa de la obligación,
debe consignársela por escrito.
PROMESA AL PÚBLICO: Art. 1802 C. C.: Aquél que, dirigiéndose al público, promete una prestación
a favor de quien se encuentre en una determinada situación, o lleve a cabo una determinada
acción, queda vinculado por la promesa tan pronto como ésta se hace pública, aún a favor de
quien procediere sin interés por la recompensa.
RECOMPENSA OFRECIDA COMO PREMIO EN UN CONCURSO: Art. 1806 C. C.: La recompensa
ofrecida como premio en un concurso será válida sólo cuando fijare un plazo para celebrarlo.
La cuestión de si un concurrente ha satisfecho las condiciones del concurso o cuál de los
concurrentes merece la preferencia, deberá ser decidida por la persona designada en la promesa o
anuncio.
Si todos los concurrentes tuviesen el mismo mérito, el premio será distribuido en tantas partes
iguales como concurrentes haya. Si el premio fuese indivisible, decidirá la suerte.
TÍTULOS DE CRÉDITO: es un instrumento emitido por una persona, por el cual la misma se obliga a
cumplir una prestación, normalmente de dar sumas de dinero. Estos títulos normalmente son al
portador.
PROMESA DE FUNDACIÓN: es la asignación de una universalidad de bienes para una determinada
finalidad, de ordinario, de bien para la comunidad.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 81

UNIDAD 29.
FUENTES DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
FUENTES NO VOLUNTARIAS.
a) El enriquecimiento sin causa:
Concepto: cuando se produce el aumento de un patrimonio en detrimento de otro, sin causa
justificada, se habla de un enriquecimiento sin causa.
Antecedentes históricos: no se trata de una institución nueva, pues sus orígenes se remontan al
Derecho Romano. Desde las épocas más remotas del Derecho Romano existieron remedios para
obligar al enriquecido a restituir. En un texto del jurisconsulto Pomponio, aparece consagrado el
principio: “por derecho natural es equitativo que nadie se haga más rico en detrimento e injuria de
otro”.
En aquel derecho se reconocieron diversas acciones, pero donde alcanzó su más lato desarrollo
fue mediante las “condiciones”.
Entre ellas están:
La ley Silia creó, la condictio certa pecunia: tendiente a reclamar la restitución de una suma de
dinero retenida sin derecho;
Luego aparecieron: la condictio causa data non secuta: utilizada para restituir una prestación
cumplida con miras a un fin lícito y moral, que después no se realizaba;
Condictio indebiti: empleaba para repetir toda prestación hecha indebidamente y por error;
Condictio sine causa: que acordaba acción toda vez que existía un enriquecimiento y, con el
tiempo, llegó a involucrar a todas las otras. Entre otras.
La acción de “in rem verso”, establecía que el enriquecimiento sin causa da lugar a que él que lo
hizo debe devolverlo.
La figura en el Código Paraguayo:
Art. 1817 C. C.: El que se enriquece sin causa en daño de otro está obligado, en la medida de su
enriquecimiento, a indemnizar al perjudicado la correlativa disminución de su patrimonio. Cuando
el enriquecimiento consiste en la adquisición de una cosa cierta, corresponderá la restitución en
especie, si existe al tiempo de la demanda.
Art. 1818 C. C.: La acción de enriquecimiento no será viable si el perjudicado puede ejercer otra
para resarcirse del daño sufrido.
Se considera que falta causa cuando ésta dejó de existir después de producido el enriquecimiento.
Requisitos:
1. Enriquecimiento del demandado: consiste en una ventaja de carácter pecuniario que se
incorpora a patrimonio de una persona;
2. Empobrecimiento del demandante: el segundo requisito de la acción es el empobrecimiento
del demandante por existir una disminución efectiva de su patrimonio.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 82

3. Relación de causalidad entre el enriquecimiento y el empobrecimiento: debe existir un nexo
adecuado de causa a efecto entre el enriquecimiento y el empobrecimiento, es decir, que uno
haya sido la causa del otro.
4. Falta de causa lícita que justifique ese enriquecimiento: el enriquecimiento debe haberse
realizado sin causa, incluso sin justa causa.
Efectos:
Art. 1817 C. C.: El que se enriquece sin causa en daño de otro está obligado, en la medida de su
enriquecimiento, a indemnizar al perjudicado la correlativa disminución de su patrimonio. Cuando
el enriquecimiento consiste en la adquisición de una cosa cierta, corresponderá la restitución en
especie, si existe al tiempo de la demanda.
Límites de la acción:
Art. 1818 C. C.: “La acción de enriquecimiento no será viable si el perjudicado puede ejercer otra
para resarcirse del daño sufrido…”.
b) La gestión de negocios ajenos:
Concepto: hay gestión de negocios ajenos cuando una persona no estando obligada por contrato
ni por representación legal, se encarga voluntariamente de llevar adelante una gestión útil para
otro, normalmente en forma provisional.
La gestión de negocios, aunque fundada en el principio del enriquecimiento sin causa constituye
en los Códigos modernos una fuente autónoma de obligaciones.
Elementos:
1. El gestor tiene que tener capacidad para contratar; Art. 1809 C. C.: El gestor debe tener
capacidad de contratar.
2. Debe tratarse de un negocio preexistente;
3. Debe existir ánimo de obligar al dominus (dueño) ya que para él es el beneficio;
4. Debe tratarse de un negocio ajeno.
Efectos: obligaciones del gestor y del dominus:
Obligaciones del gestor:
Responde de toda culpa en el ejercicio de la gestión:
1. Si es que llevó a cabo operaciones arriesgadas que no tenía por costumbre el dueño;
2. Si es que ha actuado más en interés propio que la del dueño;
3. Si es que carecía de aptitudes para la actividad;
4. Si es que por si intervención impidió que otra persona más apta se haga cargo de la gestión;
5. Cuando el gestor contrata con terceros responde directamente con los terceros, salvo
gratificación del dueño;
6. El gestor debe continuar con la gestión hasta su término. Sino la hace responde por los daños.

Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 83

Obligaciones del dominus (dueño):
Art. 1812 C. C.: Cuando la gestión ha sido conducida útilmente, el interesado debe cumplir las
obligaciones asumidas por el gestor en su nombre y reembolsarle los gastos necesarios o útiles
que haya efectuado, más los intereses, desde el día en que se hicieron.
Art. 1815 C. C.: El juez puede, por razones de equidad y atento a las circunstancias especiales del
caso, fijar una módica retribución al gestor, a cargo del interesado.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 84

UNIDAD 30.
FUENTES DE LAS OBLIGACIONES (Continuación).
Fuentes no voluntarias.
DAÑOS IMPUTABLES: Desarrollo en nuestros días:
Los daños imputables son los causados por un sujeto de derecho a otro sujeto de derecho, y la ley
señala que debe repararse dicho daño.
No todas las veces que causamos daños a los demás estamos obligados a repararle. La ley señala
las circunstancias en que el daño a otro supone la reparación del perjuicio.
a) Fundamento del deber de resarcir:
El fundamento del deber de resarcir, reside esencialmente en la idea de culpa. Pero la culpa no es
el único fundamento de la responsabilidad. También es el justo interés de la parte, que vio
frustrada la esperanza puesta en el contrario.
La responsabilidad se divide en: responsabilidad objetiva y subjetiva.
La responsabilidad subjetiva: es aquella en la cual se responsabiliza a una persona por medio de la
consideración del acto ejecutado.
La responsabilidad objetiva: se da si el Juez considera exclusivamente a la persona capaz de
asegurar la reparación al margen de toda culpa o falta de su parte.
b) Presupuestos de la indemnización:
- Un daño producido;
- La antijuridicidad del hecho;
- La relación de causalidad entre el hecho y el daño;
- Factor de imputabilidad.
c) Elementos – Contenido:
- Sujeto activo = la víctima.
- Sujeto pasivo = quien produjo el daño.
- Damnificado indirecto = Art. 1835 C. C.: Existirá daño, siempre que se causare a otro algún
perjuicio en su persona, en sus derechos o facultades, o en las cosas de su dominio o posesión. La
obligación de reparar se extiende a toda lesión material o moral causada por el acto ilícito. La
acción por indemnización del daño moral sólo competerá al damnificado directo. Si del hecho
hubiere resultado su muerte, únicamente tendrán acción los herederos forzosos.
d) Imputabilidad del agente: la culpabilidad:
Art. 421 C. C.: El deudor responderá por los daños y perjuicios que su dolo o su culpa irrogare al
acreedor en el cumplimiento de la obligación. Habrá culpa cuando se omitieren aquellas
diligencias exigidas por la naturaleza de la obligación y que correspondan a las circunstancias de
las personas, tiempo y lugar. La responsabilidad por dolo no podrá ser dispensada de antemano.


Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 85

c) La responsabilidad sin culpa:
Nuestro Código establece tres zonas de responsabilidad:
1. La responsabilidad por HECHO PROPIO:
Art. 1833 C. C.: “El que comete un acto ilícito queda obligado a resarcir el daño…”.
Excepciones:
Art. 1836 C. C.: “El hecho que no cause daño a la persona que lo sufre, sino por una falta
imputable a ella, no engendra responsabilidad alguna…”.
Art. 1837 C. C.: “No incurren en responsabilidad por actos ilícitos:
a) los afectados de trastornos generales y persistentes de sus facultades mentales, que les priven
de discernimiento…”.
Art. 1838 C. C.: El que obra en legítima defensa no es responsable del perjuicio que en tales
circunstancias cause al agresor.
Art. 1840 C. C.: La obligación de reparar el perjuicio causado por un acto ilícito, no sólo respecto
de aquél a quien se ha dañado personalmente, sino también respecto de todas las personas
directamente perjudicadas por consecuencia del acto.
2. La responsabilidad por HECHO AJENO:
Art. 1842 C. C.: El que cometiere un acto ilícito actuando bajo la dependencia o con autorización
de otro, compromete también la responsabilidad de éste.
El principal quedará exento de responsabilidad si prueba que el daño se produjo por culpa de la
víctima o por caso fortuito.
Art.1843 C. C.: Los padres son responsables de los daños causados por los hijos menores cuando
habitan con ellos.
Los tutores y curadores lo son de los perjuicios causados por los menores o incapaces que están a
su cargo y habitan con ellos.
Los directores de colegios y los artesanos son responsables de los daños causados por sus alumnos
o aprendices, menores de edad, mientras permanezcan bajo su custodia.
La responsabilidad de que trata este artículo cesará si las personas mencionadas en él prueban
que no pudieron prevenir el daño con la autoridad que su calidad les confería, y el cuidado que era
de su deber emplear. Cesará también cuando los incapaces hubieren sido puestos bajo la vigilancia
y autoridad de otra persona, caso en el que la responsabilidad será de cargo de ella.
Art. 1844 C. C.: El incapaz queda obligado por sus actos ilícitos, siempre que haya obrado con
discernimiento.
Art. 1845 C. C.: Las autoridades superiores, los funcionarios y empleados públicos del Estado, de
las Municipalidades, y los entes de Derecho Público serán responsables, en forma directa y
personal, por los actos ilícitos cometidos en el ejercicio de sus funciones.
Los autores y copartícipes responderán solidariamente.
El Estado, las Municipalidades y los entes de Derecho Público responderán subsidiariamente por
ellos en caso de insolvencia de éstos.
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 86

3. La responsabilidad SIN CULPA:
Art. 1846 C. C.: El que crea un peligro con su actividad o profesión, por la naturaleza de ellas, o por
los medios empleados, responde por el daño causado, salvo que pruebe fuerza mayor o que el
perjuicio fue ocasionado por culpa exclusiva de la víctima, o de un tercero por cuyo hecho no deba
responder.
Art. 1847 C. C.: El dueño o guardián de una cosa inanimada responde del daño causado por ella o
con ella, si no prueba que de su parte no hubo culpa, pero cuando el daño se produce por vicio
riesgo inherente a la cosa sólo se eximirá total o parcialmente de responsabilidad acreditando la
culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder.
Art. 1850 C. C.: En caso de daño causado por una persona privada de discernimiento, si el
perjudicado no ha podido obtener reparación de quien la tiene bajo su cuidado, los jueces pueden
en consideración a la situación de las partes, condenar al autor del daño a una indemnización
equitativa.
Art. 1851 C. C.: El que habita una casa o una de sus partes, responderá por el daño proveniente de
las cosas que de ella caigan o fueren arrojadas en un lugar indebido.
Art. 1853 C. C.: El propietario de un animal, o quien se sirve de él, durante el tiempo que lo tiene
en uso, es responsable de los daños ocasionados por el animal, sea que estuviese bajo su custodia,
o se hubiese escapado o extraviado, si no probase caso fortuito, o culpa de la víctima o de un
tercero.
Art. 1854 C. C.: El daño causado por un animal feroz, será siempre imputable al dueño o guardián,
aunque no le hubiese sido posible evitar el daño, y aunque el animal se hubiere soltado sin culpa
de ellos.
g) Relación entre el hecho y el daño:
Para que un hecho pueda ser imputado al causante se debe establecer la relación entre el hecho
acaecido y el daño ocasionado, es decir, demostrar fehacientemente que el daño sufrido provino
del hecho atribuido al sujeto imputado.
h) Sujeto activo y pasivo de la indemnización:
- Sujeto activo = la víctima.
- Sujeto pasivo = quien produjo el daño.
- Damnificado indirecto = Art. 1835 C. C.: Existirá daño, siempre que se causare a otro algún
perjuicio en su persona, en sus derechos o facultades, o en las cosas de su dominio o posesión. La
obligación de reparar se extiende a toda lesión material o moral causada por el acto ilícito. La
acción por indemnización del daño moral sólo competerá al damnificado directo. Si del hecho
hubiere resultado su muerte, únicamente tendrán acción los herederos forzosos.
i) Relación entre la acción civil y la acción penal:
Art. 1865 C. C.: La acción civil para el resarcimiento del daño causado por un acto ilícito podrá
ejercerse independientemente de la acción penal.
Si ésta la hubiere precedido, o fuere intentada pendiente aquella, no se dictará sentencia en el
juicio civil mientras no fuere pronunciada en lo criminal, salvo en los siguientes casos:
a) si el encausado hubiere fallecido antes de dictarse el fallo penal, la acción civil podrá ser
iniciada o continuada contra sus herederos;
Obligaciones – José Almeida – 2014. Página 87

b) si el proceso penal estuviese paralizado por ausencia o enfermedad mental del encausado.
Puede también promoverse o proseguirse la acción civil contra los sucesores universales de los
autores y copartícipes del delito, conforme a lo dispuesto sobre la aceptación de la herencia con
beneficio de inventario.
La acción civil puede ser ejercida por la víctima o por sus herederos forzosos.
Art. 1866 C. C.: No se juzgará renunciada la acción civil por no haberla intentado los ofendidos
durante su vida, o por haber desistido de la acción penal.
Art. 1867 C. C.: La acción de indemnización derivada de la comisión de un acto ilícito, se extingue
por la renuncia de la persona directamente ofendida, sin perjuicio de la subsistencia de la acción
que otra persona perjudicada por el mismo acto ilícito pueda ejercer contra el causante del daño.
Art. 1868 C. C.: Después de la condena del acusado en el juicio criminal, no se podrá negar en el
juicio civil la existencia del hecho principal que constituye el delito, ni impugnar la culpa del
condenado.
La sentencia dictada en juicio criminal no será oponible al obligado a responder por el hecho de
otro, si aquél no tuvo ocasión de ejercer su defensa.