El Gobierno Bolivariano por la

ERRADICACIÓN
DE LA POBREZA
2
PUBLICACIÓN DEL MINISTERIO
DE COMUNICACIÓN E INFORMACIÓN
DIRECTORIO
Ministro de Comunicación
e Información
Andrés Izarra
Viceministro de Estrategia
Comunicacional
Yuri Pimentel
Viceministro de Gestión
Comunicacional
William Castillo
Coordinación General
Senira Salazar
Director de Arte
José Luis Díaz Jiménez
Fotografía
Franklin Reyes
Prensa Presidencial
Dirección de Prensa
Lenelina Delgado
Periodistas
María Isabel Cerón
Heiling Rubén Fernández
Manuela Solé
Carlos Ibarra
Corrección
Germán Villegas
e-mail: publicidad@mci.gov.ve
Noviembre de 2004
3
El Gobierno Bolivariano por la
ERRADICACIÓN
DE LA POBREZA
“Nosotros nacimos de la noche.
En ella vivimos y moriremos en ella,
pero la luz será mañana para los más.
Para todos aquellos que hoy lloran la noche,
para quienes se niega el día,
para quienes es regalo la muerte,
para quienes está prohibida la vida.
Para todos la luz.
Para todos todo”.
Manifiesto Zapatista
en Náhuatl
L
a aplicación de las políticas neolibera-
les trajo como consecuencia desigual-
dades sociales extremas y la alarmante
reproducción de cuadros de hambre y pobreza
en casi todos los pueblos del mundo. Este es
el resultado de la injusta distribución de los
recursos en la mayoría de los países del plane-
ta y de la aplicación de las recetas que repar-
ten el Fondo Monetario Internacional y el
Banco Mundial.
Sus ingredientes siempre traen la limita-
ción profunda a la asistencia social de los
Estados, la restricción a la inversión producti-
va estatal, el robo del patrimonio nacional con
las privatizaciones, el saqueo de los recursos
naturales con la liberalización de la economía
y el fin de las conquistas de los trabajadores
con la llamada flexibilización laboral.
En fin, la globalización neoliberal ha resul-
tado una catástrofe social para la humanidad.
Las brechas de desigualdad se profundizaron,
separando aún más a los ricos de los pobres,
contrastando la opulencia de pocos con la aus-
teridad de muchos. El desarrollo colectivo y
comunitario pasó a ser una actividad secunda-
ria y limitada. Esa es la realidad.
La conciencia de esta crisis obliga a tomar
acciones para erradicar la pobreza del planeta
Tierra. Por eso apoyamos iniciativas como la
declaratoria del Día Internacional para la
Erradicación de la pobreza, cuya conmemora-
ción fue establecida el día 17 de octubre. Es
nuestra obligación y nuestra responsabilidad
incorporarnos a la lucha por un mundo más
pacífico, más próspero y más justo.
TRISTE PANORAMA
Una de cada cinco personas en el mundo
sobrevive con menos de un dólar diario, es
decir, que más de un millardo de hombres y
mujeres (1.200.000.000) no alcanzan a tener
una comida completa.
54 países del mundo llamado subdesarro-
llado, empeoraron su situación en la década de
los noventa. Países de Latinoamérica, del
Caribe, del Medio Oriente, de Asia y África,
han sido convertidos prácticamente en cam-
pos de concentración o bases militares con
banderas extranjeras. El miedo y la explota-
ción reinan en aquellos lugares donde niños y
adultos trabajan en condiciones inhumanas
para recibir unos centavos de dólar.
Eduardo Galeano describe en una de sus
historias como el periodista Richard Swift
visita las montañas de Ghana, donde cultivan
cacao. El reportero se sienta a descansar, y
4
POBREZA Y NEOLIBERALISMO
mientras se dispone a comer una barra de cho-
colate, los niños de la plantación se acercaron
curiosos y prueban la golosina: “ellos nunca
había probado eso. Les encantó”, cuenta
Galeano, quien además señala que por cada
dólar sobre la venta de los chocolates, sólo
tres centavos y medio van a las poblaciones
que siembran el cacao, insumo de las trasna-
cionales.
Un contraste hiriente se presenta entre las
botas lustrosas que invaden patrias indefensas
con armas potentes y costosas y la pobreza y
desnutrición de más de ochocientos millones
de personas hambrientas en todo el mundo.
¿A quiénes conmueven esas cifras?
Sabemos que erradicar el hambre del
mundo no es cuestión de paliativos. Tenemos
los recursos para enfrentar este flagelo y si
unimos esfuerzos podemos llegar a construir
un mundo mejor, como señala el presidente de
Brasil, Luis Inacio Lula Da Silva, en el docu-
mento Iniciativa de Acción contra el Hambre
y la Pobreza. Tal vez podamos, para el año
2015, cumplir con el propósito de los asisten-
tes a la Cumbre del Milenio, efectuada entre el
6 y el 8 de septiembre de 2000: reducir a la
mitad el porcentaje de las personas que viven
en la pobreza extrema.
LUCHA CONTRA LA POBREZA
En la voluntad de profundizar la lucha con-
tra la pobreza, el Gobierno Bolivariano lleva a
cabo políticas destinadas al desarrollo de pro-
gramas económicos y sociales que han gene-
rado un impacto importante en su disminu-
ción.
Se trabaja para mejorar la calidad de vida
del venezolano, a través de la creación de las
Misiones Sociales en todas las áreas, así como
la planificación del Estado con planes y pro-
yectos dirigidos hacia la diversificación de la
producción nacional, reducción de la infla-
ción, disminución del desempleo y redistribu-
ción equitativa del ingreso nacional.
En esta lucha que se libra en territorio
venezolano, podemos señalar enormes avan-
ces. Así lo registra el Informe sobre
Desarrollo Humano 2004 del Programa de las
Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD),
el cual señala que el índice de pobreza en
Venezuela no ha crecido durante el gobierno
del presidente Chávez y el Índice de
Desarrollo Humano aumentó un puesto en la
clasificación de los países.
Las estadísticas del PNUD indican que se
ha reducido sustancialmente el porcentaje de
venezolanos que vive con un ingreso menor a
5
un dólar diario, bajando de 25% entre 1982 y
el año 2000, a 15% en el periodo comprendi-
do entre el 2000 y el 2002. Esta reducción del
8%, significa que casi 2 millones de venezola-
nos subieron un escalón dentro de este índice
de medición.
Igualmente, tenemos que, entre el año 1982
y el año 2000, el porcentaje de venezolanos
que vivía con un ingreso menor a dos dólares
diarios se ubicaba en 37%, en tanto que entre
el año 2000 y el año 2002 este índice bajó
12%, ubicándose en 25%. Esto significa que
cerca de 3 millones de venezolanos también
subieron un escalón y sus ingresos pasaron a
estar por encima de los 2 dólares diarios.
Otro instrumento desarrollado por el
PNUD es el Índice de Desarrollo Humano
(IDH), que mide el desarrollo humano en tres
aspectos básicos: conocimientos, vida larga y
nivel de vida. El IDH para 1997, se ubicaba en
0,7056. De acuerdo al análisis realizado por el
Instituto Nacional de Estadística (INE), el
Índice de Desarrollo Humano de Venezuela
para el año 2004 alcanza casi 0,8. Es una
variación positiva, porque la esperanza de
vida del venezolano pasó de 72 a 73 años y la
tasa de alfabetismo alcanzó el 95%.
De acuerdo con estas cifras y con el análi-
sis realizado por otros organismos, como la
Comisión Económica para América Latina y
el Caribe (CEPAL), se reflejan dos conclusio-
nes: primero, el Gobierno Bolivariano está
logrando una mejor redistribución de la rique-
za entre el pueblo; segundo, los venezolanos
aumentaron sus ingresos per cápita.
DAR PODER A LOS POBRES
Retando al pensamiento neoliberal, el
Gobierno Bolivariano centra su atención en
las necesidades de los excluidos; en los que en
años anteriores no eran más que estadísticas.
¿Existen más pobres en Venezuela? Los
grupos opositores del Gobierno Bolivariano
expresan su preocupación por “el aumento de
la pobreza en Venezuela”, ignorando olímpi-
camente que la pobreza que se fue acumulan-
do durante los años ochenta y noventa creó
una sociedad dual, con una masa de excluidos
sin acceso, no sólo al mundo del trabajo, sino
a la educación o a los servicios sociales. Lo
que realmente ha sucedido es el despertar de
los sin voz, como explican los españoles
expertos en economía aplicada, Juan Torres
López y Alberto Montero Soler: “no es que
haya más pobres, sino que ahora los ven”.
Sucede que la pobreza se “ha hecho visi-
6
PODER DEL PUEBLO
PARA EL PUEBLO
ble”, porque ahora los pobres votan y eligen el
gobierno que mejor les parece. El presidente
Hugo Chávez ha dicho muchas veces que los
problemas económicos venezolanos no se
pueden resolver en pocos años. Y ha señalado
lo largo que será el camino para combatir la
pobreza en lo que ésta tiene de insatisfacción
material, pero también de exclusión y de
carencia espiritual y humana. Afirma con
razón que para salir de ella hay que dar un
paso previo: dar el poder a los pobres.
SOLUCIONES SUSTANCIALES
En la lucha contra la pobreza, Venezuela
desarrolla un genuino intento para colocar las
herramientas del desarrollo en manos de las
mayorías necesitadas. Para ello, emprende
políticas económicas y sociales basadas en
concepciones humanistas. Para ello, coloca
todos sus esfuerzos en la puesta en marcha de
las Misiones,misiones que abren las puertas
de la formación y el trabajo para los venezola-
nos.
Igualmente, para reducir la pobreza extre-
ma a la mitad en el año 2015, como lo estable-
ce la Declaración del Milenio, se realizan
esfuerzos para situar la promoción de más y
mejores empleos en el centro de las estrate-
gias de desarrollo.
En concordancia con el discurso de generar
cambios radicales a largo plazo para la igual-
dad de oportunidades, dirigidas a todos los
venezolanos y venezolanos, las misiones edu-
cativas, de salud y de desarrollo endógeno,
son instrumentos de tránsito a esa meta.
Nuestro objetivo es alcanzar, ampliar y pro-
fundizar la democracia social. Lo que estamos
haciendo en Venezuela es la siembra y la
construcción de un modelo integral. Estamos
dando una batalla por la vida de nuestro pue-
blo. Estamos dando la batalla contra la pobre-
za. Estamos haciendo historia.
7
Ministerio
de Comunicación
e Información
Gobierno
Bolivariano
MCI