http://www.lajornadajalisco.com.

mx/2012/04/20/unesco-revela-encuesta-sobre-habitos-de-
lectura-entre-mexicanos/
20/04/2012
UNESCO revela encuesta sobre hábitos de lectura entre mexicanos

México, 20 de Abril.- El próximo 23 de abril, como cada año, se celebra el Día
mundial del libro y el derecho de autor,
México, 20 de Abril.- El próximo 23 de abril, como cada año, se celebra el Día mundial del libro
y el derecho de autor, establecido por la Organización de las Naciones Unidas para la
Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y en la materia los indicadores del país muestran
que aún es largo el camino por recorrer.
La fecha fue establecida por el organismo multinacional con motivo de que en un día como el
marcado fallecieron Miguel de Cervantes Saavedra, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de
la Vega, lo mismo que se recuerda el nacimiento o muerte de otros grandes como Maurice
Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo.
De acuerdo con la página de la UNESCO, la idea de establecer un Día mundial del libro fue
“alentar a todos, en particular a los más jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y respetar la
irreemplazable contribución de los creadores al progreso social y cultural”, y partió de la
iniciativa de Cataluña (España), donde en dicho día es tradicional regalar una rosa al
comprador de un libro.
Al respecto, en México el hábito de la lectura no es uno de lo más apreciados por los habitantes
de este país, la encuesta realizada sobre la materia por la Organización para la Cooperación y el
Desarrollo Económicos y la UNESCO y cuyos resultados fueron dados a conocer en 2006 indica
que el mexicano lee en promedio 2.8 libros al año, uno de los índices más bajos del orbe.
Para revertir tal situación, se ha abierto a nivel federal y en las entidades del país un amplio
número de programas para incentivar este hábito, salas de lectura, maratones y otras variadas
actividades, tarea a la que se ha sumado la sociedad civil. Como ejemplo se encuentran el
gubernamental “Rincón del libro” y el social “Para leer en libertad”, lo mismo que el premio
anual “México lee”.
Al respecto, en 2006 el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) realizó una
encuesta en la materia en todo el país, de cuyo resumen de resultados se desprende que el 54.6
por ciento de los mexicanos de 12 años o más reportó que lee libros; 30.4 que alguna vez lo hizo
y 12.7 nunca haberlo hecho.
Asimismo reconoció que lee el 69.7 por ciento de los jóvenes de 18 a 22 años, contra el 66.6 de
los adolescentes entre 12 y 17 años que lo hicieron, mientras que por nivel escolar quienes más
leen son los de estudios universitarios, el 76.6 puntos porcentuales de los encuestados.
Las cifras dadas a conocer por el Conaculta refieren que el promedio de libros leídos en el año
es de 2.9, “con cifras superiores para los jóvenes de 18 a 22 años (4.2), los mexicanos con
educación universitaria (5.1) y los de niveles socioeconómicos medio alto y alto (7.2)”.
De los libros que más se lee, la encuesta del Conaculta revela que 30.8 por ciento de los
materiales son para la escuela; 32.5 puntos porcentuales dijo que sus lecturas son textos
escolares, 23.3 novelas, 22.7 de historia; 19.7 de superación personal, 16.4 biografías, 16.1
científicos y técnicos, 15.2 enciclopedias y 11.8 cuentos.
Sobre los hábitos de materiales de lectura, el 56.4 por ciento de los entrevistados dijo que leía
libros, 42.0 periódicos, 39.9 revistas y 12.2 historietas.
La compra es la principal forma de acceso a los libros, con 45.7 por ciento de las respuestas;
20.1 fue a través del préstamo de amigos o familiares; 17.9 regalados; 10.2 prestados de una
biblioteca o sala de lectura y sólo 1.2 por fotocopiado.
En cuanto, a los grupos sociodemográficos que más acceden a los libros en bibliotecas, son los
de nivel socioeconómico más bajo, con 15.5 por ciento, y los jóvenes de 18 a 22 años, con 14.0, y
de 12 a 17 años, con 13.9.
Quienes respondieron a la pregunta sobre las razones por las que no leen, 69.0 por ciento
expuso que por falta de tiempo y 30.4 por no tener el gusto, mientras que 14.6 esgrimió la falta
de recursos.
Por el contrario, de los que respondieron que sí leían 24.6 por ciento refirió que el interés es
informarse, 20.5 por motivos escolares, 9.2 por gusto y 6.8 por diversión. A la pregunta de para
qué sirve la lectura, a los encuestados por el Conaculta se les aceptaron dos respuestas, a la
primera mención tres cuartas partes asociaron la lectura con el aprendizaje.
El 11.9 por ciento la asoció con ser culto y 5.4 con la diversión, mientras que “al considerar
ambas respuestas, divertirse se incrementó a 21.4 por ciento, mejorar en el trabajo a 13.6 por
ciento y ser culto a 39.4 por ciento”.
Por último, en cuanto al gusto por la lectura, 15.4 declaró que era mucho el que tenía y 15.3 que
no lo tenía, y en medio 33.3 respondió que le gusta y 36.0 que es poco lo que le agradaba.
El 61.3 por ciento de los jóvenes de 18 a 22 años respondieron que les gustaba “mucho” o sólo
“me gusta”; sin importar edad, quienes más lo reconocieron así fueron las personas con
estudios universitarios, y por niveles socioeconómicos la preferencia decrece conforme se
tienen menos recursos.


http://www.sexenio.com.mx/articulo.php?id=13240
Índice de lectura en México, en extremo
bajo: SEP 21 de febrero de 2012
La SEP informó que los niveles de lectura en México continúan siendo insuficientes, lo cual es
lamentable debido a que la falta de ésta termina poniendo a las personas en situaciones de desventaja.
Este martes, Rodolfo Tuirán, secretario de Educación Pública (SEP), aseguró que el índice
de lectura en México continúa siendo extremadamente bajo e, incluso, citó al escritor
Octavio Paz, quien aseguraba que leer sigue siendo una excentricidad.
Al respecto, informó que la población mayor de 15 años lee apenas 2.3 libros al año, a
diferencia de países como Noruega en donde se leen 18 libros año, Alemania con 15,
Portugal con un índice de 8.5, España, 7.7, Brasil 3.7 y Argentina 3.2.
Al dar inicio al Programa de Fomento a la Lectura en la Educación Media Superior, el
funcionario expresó que la falta de lectura en el país ha generado un círculo vicioso
difícil de romper, pues más de la mitad de la población tiene capacidades limitadas
para leer.
"Tenemos un país donde es muy baja la frecuencia lectora, cuando esto ocurre, el resultado es que
peor se hace y menos se entiende pues la mitad de la población de 12 años o más tiene
capacidades limitadas para leer, en consecuencia sólo entiende algo, poco o simplemente nada de
lo que lee, lo que configura un círculo vicioso muy difícil de romper", determinó.
Asimismo, recordó que los estudiantes de preparatoria también leen poco, pues alcanzan
apenas tres libros al año, mientras que los universitarios sólo cinco, acción que lamentó,
ya Tuirán asegura que la lectura representa una parte importante en la vida de los seres
humanos.
La poca lectura termina poniendo a todas las personas en situaciones de desventaja, ya
que el rezago educativo, la pobreza y la desigualdad, son factores que se derivan de esta
problemática y que conspiran en contra de la misma, expresó el funcionario.
Tuirán estuvo acompañado por Miguel Ángel Martínez, subsecretario de Educación
Media Superior durante la inauguración de la sala de fomento a la lectura del Centro de
Estudios Tecnológicos, Industrial y de Servicios (CETIS) No. 5 Gertrudis Bocanegra y
llevó a cabo un recorrido por la muestra fotográfica de las 75 salas de lectura en igual
número de planteles .
Señaló que la autoridad educativa se encuentra empeñada en fomentar la lectura en las
escuelas, así como entre los alumnos y maestros, debido a lo cual se han difundido los
Estándares Nacionales de Habilidad Lectora, con el propósito de que los padres de
familia lean junto con sus hijos 20 minutos al día.
También se han creado 360 bibliotecas de aula, en las cuales durante los últimos cinco
años se han distribuido 70 millones de libros. Finalmente, el subsecretario Martínez dijo
que la lectura debe convertirse en una herramienta central en las actividades de todos los
docentes en la escuela.
Con propósito de llevar a cabo este propósito, la SEP está sugiriendo diversas actividades
de fomento a la lectura con el fin de que todo el plantel educativo participe en la
generación de hábitos lectores entre los adolescentes.

http://aggora.wordpress.com/2012/03/14/mexico-la-lectura-las-estadisticas/
MÉXICO, LA LECTURA, LAS ESTADÍSTICAS.
*Artículo publicado en la Segunda Edición de Revista Paradoxa (05 de marzo 2012):
issuu.com/paradoxa
Ante los escándalos por figuras políticas de renombre, que han dado claras muestras de una
profunda ausencia de cultura lectora, no resulta ocioso abordar el tema sobre dicha
situación a escala poblacional del país. Las críticas y reflexiones sobre este problema, había
sido ya desde años atrás objeto de intelectuales; sin embargo, la realidad social de tal
condición, persiste, como una debilidad que ni la Secretaría de Educación Pública, ni otros
organismos gubernamentales han solucionado.
El pasado 21 de febrero, el responsable de la SEP, Rodolfo Tuirán Gutiérrez, precisamente
aseveró, tras lanzar el Programa de Fomento a la Lectura para la Educación Media
Superior, que el nivel de lectura en México “es una tragedia”
1
, y resaltó como necesario
“lograr que los jóvenes lean”
2
, así también recalcó como lamentable que al leer “los
estudiantes sólo entiendan algo o poco o no entiendan”
3
. Se difundió que Tuirán, enfatizó
en que “tres de cada 10 mexicanos han leído un libro en el último año, mientras que en
Reino Unido son 8 de cada 10, en España 6 de cada 10 y en Francia 5 de cada 10”
4
, y que
“que el promedio anual de libros leídos en México es de 2.5, mientras que en Noruega se
leen 18 libros al año, en Alemania 15 libros, en Portugal 8.5, en Brasil 3.7 y Argentina
3.2”
5
.
Días antes del mensaje del Secretario de Educación Pública, el periódico El Universal tituló
una de sus notas: “Leer Más apuesta por ganar en velocidad, no en comprensión”
6
. Se
refería a una iniciativa para promover la lectura por parte del Consejo de la Comunicación,
la cual tiene por objetivo “impulsar el hábito de la lectura entre los empleados y sus
familias, para alcanzar entre todos dos millones 12 mil horas de lectura en el 2012”
7
. Pero
esta campaña, fue criticada por ciudadanos de importancia cultural en este rubro, por
ejemplo “Paloma Saiz, promotora de la lectura que ha impulsado proyectos como Para leer
de boleto en el metro y Letras en guardia, sostiene que son campañas sin contenidos”
8
, así
también por “Felipe Garrido, especialista en la lectura y recientemente reconocido con el
Premio Xavier Villaurrutia”
9
, quien asegura que el problema de la lectura en México, no se
resume solamente a un problema de velocidad o de tiempos, sino también a un problema de
comprensión, que “no se trata de batir récords, no son importantes las cifras, lo más
importante es crear hábitos de constancia, saber que uno va a dedicar tiempo a la lectura
todos los días”
10
. Saiz respalda esa opinión, diciendo que “lo ven como un problema de
números, en lugar de decir „impactamos con la lectura a tantas personas‟, lo que dicen es
hemos alcanzado tantas horas de lectura”
11
, y se pregunta: “¿cómo lo van a hacer, van a
obligar a la gente a leer o van a hacer que la gente descubra la lectura por placer?
12
”.
En la revista Letras Libres, Guillermo Sheridan escribió una nota en el 2007 titulada “La
lectura en México”, donde saca a relucir las famosas estadísticas provenientes de la OCDE
y de la UNESCO, en las que de 108 países analizados por su hábito de lectura, México
ocupó el 107, y en los que según, el mexicano promedio lee 2.8 libros al año, que hay sólo
una biblioteca pública por cada 15 mil habitantes, que el 40 por ciento de los mexicanos no
ha entrado ni por error a una librería, y que existe una librería por cada doscientos mil
personas. Sheridan cuestiona esos resultados, y considera que seguramente están
equivocados, y considera que debió haber mentira en los mexicanos que respondieron, que
probablemente se esté por muy debajo del 2.8; referente a esto, tras varios años de aquella
encuesta, el pasado 27 de febrero, la coordinadora del Programa Nacional de Lectura, Luz
María Mota Cárdenas, sostuvo que aún, a nivel nacional no se leen más de 2 libros por
persona
13
, es decir, hasta ahora, no ha habido ni una pequeña mejoría.
¿Pero qué es realmente lo conflictivo de una sociedad que no lee? Parece que la respuesta
es sencilla y no necesita de rebuscamientos. Leer estimula el desarrollo intelectual y
reflexivo, permite concebir el mundo desde distintas perspectivas, y nos da la posibilidad
de que la relación del individuo con los otros no carezca de sentido humano, en su óptima
acepción. Nuestro sistema político nos pide a gritos una sociedad más conciente e
interesada por la armonía con su entorno, una sociedad pensante, crítica, reflexiva,
participativa y propositiva: la lectura y el ejercicio de las capacidades intelectuales, resulta
en cierta manera una obligación ciudadana; democracia no puede seguir interpretándose tan
a la ligera, como resumirse al voto electoral, democracia es encarnar ese concepto, en
nuestra actitud como ciudadanos activos, capaces de asimilar y transformar nuestra
realidad. Si no se lee, las posibilidades puede que no aumenten, y más aún, puede que
disminuyan, considerablemente. Y quizás, con los únicos que se pueda remediar esa falta,
sea con los más jóvenes, hoy, de manera seria y comprometida, no por relucir en
estadísticas, sino porque el país verdaderamente lo requiere.

http://www.elredactor.mx/index.php/regionales/86-ultimas/13456-antepenultimo-lugar-en-lectura-
ocupa-mexico-a-nivel-internacional
Antepenúltimo lugar en lectura
ocupa México a nivel internacional
Cd. Victoria, Tam.- A 79 años de que se impusiera a nivel nacional el 23 de abril
como Día Nacional del Libro, México ocupa el antepenúltimo lugar en lectura a
nivel internacional, reveló Rubén Darío Martínez Osuna, Director de Cultura
Municipal.

El funcionario explicó que el país se ubica en el lugar 107 de 110 naciones que
son evaluadas periódicamente sobre los índices de lectura donde incluso, sostuvo,
el mexicano no llega a leer ni medio libro por año.
“Hoy es Día Nacional del Libro, el 23 de abril de 1933 se impuso. Tu sabes que un
libro es la inspiración del niño, la brújula del joven, la compañía del adulto y la
sabiduría del anciano y bajo ese contexto el libro es un instrumento para el
crecimiento social y personal”, señaló.
Sin embargo aclaró que al hacer una comparación de la realidad universal, existe
el caso de que en Japón el 92 por ciento de su población tienen el hábito de la
lectura; en Chile ciudadanos dan lectura a 14 libros; mientras que cada uno de los
mexicanos no llega a concluir uno solo al año.

El profesor en oratorio dijo que a ese panorama se le agrega el hecho de que el
mexicano es analfabeta funcional, es decir que saben leer pero no aprenden lo
que dice el texto.

“En ese marco referencial pues es una triste realidad la que vivimos en México”,
subrayó.

Dijo que para contrarrestar tales efectos, a nivel municipal, se dispuso del
programa “Llévame, Léeme y Regrésame”, Talleres de Lectura y la apertura de la
convocatoria de que el joven lea con la entrega de estímulos económico y
reconocimiento.

Describió que son mil pesos a quién lea 20 libros en el nivel de secundaria; mil
500 en el bachillerato por 30 libros; en tanto a que estudiantes del nivel profesional
dos mil pesos por leer 40 libros.

“Es decir estamos acabando todos los medios por tal de que el pueblo de
Tamaulipas, el pueblo de México lea”, afirmó tras lamentar la poca respuesta
desde que comenzó el programa, el pasado mes de abril del 2011.

“Va un año que se lanzó la convocatoria, hay algunos inscritos pero no me han
dicho, no han venido y se me hace que ya se me fugaron de Victoria, con tal de no
cumplir con ese compromiso”, subrayó.

http://elcuartopoder.com.mx/?p=38387
“Una tragedia, el nivel de lectura de mexicanos”: SEP / “Una tragedia, el nivel de lectura de
mexicanos”: SEP 23/02/2012
El subsecretario de Educación Superior y encargado de despacho de la SEP, Rodolfo
Tuirán, calificó de tragedia el nivel de lectura de los mexicanos y recordó que en los
últimos meses ha habido el “síndrome” de no recordar a sus autores favoritos, según
publica MILENIO.
Al poner en marcha el Programa de Fomento a la Lectura para la Educación Media
Superior, el funcionario hizo un comparativo entre diversos países y México en materia de
lectura.
“Estos datos ayudan a explicar por qué muy pocos mexicanos, la mitad de los que dicen
leer, pudieron identificar su libro favorito; esto es una especie de síndrome, como hemos
visto en meses recientes. Necesitamos, en consecuencia, promover la lectura de manera
lúdica y ser capaces de identificar los libros que leemos como un homenaje a los autores
“Vean nada mas qué tragedia, porque creo que si es un problema serio: un estudiante de
educación superior solo lee cinco libros”, expresó.
Indicó que datos recientes de la Encuesta Nacional de Hábitos Practicas y Consumos
Culturales del 2010, indican que uno de cada 4 mexicanos de 14 años o más han leído un
solo libro en el último año.
Destacó que en Noruega leen 18 libros en promedio; en Alemania, 15 al año; en Portugal,
8.5 al año; en España, 7.5; en Brasil, 3.7; y en Argentina, 3.2 libros.
“Por esta razón, no debe sorprendernos que el promedio anual de libros leídos por persona
debe andar en México en el orden de 2.5, o sea menos de tres libros leídos en promedio por
mayores de 12 años”.
En ese sentido, ante estudiantes, padres de familia, profesores del Centro de Estudios
Tecnológicos, Industrial y de Servicios Gertrudis Bocanegra, y funcionarios del sector,
Tuirán destacó que el reto de la dependencia es remontar no sólo el déficit en el desarrollo
de las habilidades lectoras de los estudiantes de bachillerato, sino sembrar en ellos el gusto
por la lectura como una herramienta para el desarrollo pleno en la vida.

http://archivo.lajornadamichoacan.com.mx/2008/07/15/index.php?section=cultura&article=014n
1cul
México, país con el mayor número de
bibliotecas certificadas: Pérez Orozco
Es una “falacia” implementar un estándar de trabajo si no convence ni al personal que lo
usa, dijo
ERICK ALBA


Por encima de China, México cuenta con el mayor número de acervos certificados; Estados
Unidos no cuenta con ninguno Foto: GUSTAVO AGUADO
El hecho de que México sea el país con mayor número de bibliotecas certificadas en sus
procesos de calidad en el mundo, lo que contrasta con el bajo índice de lectura en el país, es
el reflejo de una intención que aún guarda problemas de origen, como la carencia de
recursos para hacer más eficiente la oferta de información a los usuarios y la falta de una
metodología para detectar las necesidades reales del público, entre otras omisiones,
consideró el especialista en temas de certificación, Guillermo Pérez Orozco, al alertar sobre
“la falacia” que significa la implementación de un estándar de trabajo cuando no convence
ni siquiera al personal que lo utiliza.
Las aseveraciones surgieron en su ponencia Calidad: certificación en bibliotecas,
convocada ayer en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación (Imced) como
festejo adelantado por el Día Nacional del Bibliotecario, a celebrar el próximo 19 de julio,
y en donde Pérez Orozco alertó sobre la necesidad de que “la certificación de calidad en
una biblioteca sea una consecuencia, no un objetivo”.
El ponente detalló que hasta marzo de 2007, México se erigía como el país con mayor
número de bibliotecas certificadas bajo la norma ISO9000 con un total de 28 centros de
consulta con procesos estandarizados, por encima de China, con una biblioteca con ese
reconocimiento, al igual que Noruega y Alemania, mientras que Polonia cuenta con cuatro,
España con nueve y Estados Unidos con ninguna.
Al señalar que “los únicos orates del mundo que quieren certificar bibliotecas somos
nosotros”, Guillermo Pérez estableció que los sistemas sociales de países más desarrollados
no ven necesario alcanzar ese reconocimiento para sus centros de consulta documental,
pues la calidad de sus servicios no lo requiere, mientras que la certificación en esos mismos
países se orienta hacia empresas “con valor agregado”, como las manufactureras, y puso
como ejemplo a Estados Unidos, donde existen empresas de una sola persona que cuentan
con su certificado de calidad.
En lo que respecta a la certificación de las bibliotecas en México, el ponente habló sobre
presiones que empujan a obtener esa denominación, pero que no siempre se traducen en
una mejoría en el servicio que ofrecen a los usuarios, como “el estatus” que adquiere una
biblioteca certificada, o “por moda, porque si no, estás out; o por la imposición de
mercado”, aunque añadió que cuando ese concepto es bien comprendido, se puede
promover una “dinámica de trabajo de mejora continua, aunque no tenemos claro ese
concepto”.
Además de que una certificación de calidad reconocida por estándares internacionales
puede redundar en la mejora de mecanismos internos, como la recolección de datos, una
clara definición de las responsabilidades, estandarización de los procesos de trabajo y aún
sobre la correcta documentación de esos mismos procesos, el especialista señaló la
existencia de problemas de origen que impiden la correcta implementación de ese sistema,
como la carencia de recursos y la falta de detección de necesidades específicas de los
usuarios que imposibilitan formular nuevos procedimientos técnicos para corregirlas.
Por lo anterior, el conferencista propuso la exploración de una metodología de trabajo para
elevar la calidad, donde primero se visualice una filosofía que sea capaz de detectar las
necesidades de usuarios “y compararlas con nuestras propias capacidades y recursos”;
luego, la creación de un sistema “que funcione con, sin y a pesar de nosotros”, para
terminar con una técnica de trabajo en que ya estén plenamente detectadas las herramientas
disponibles para ofrecer un servicio público.
Sin embargo, Pérez Orozco habló también sobre el mayor problema que se presenta en un
medio de trabajo cuando requiere de un personal numeroso, el cual se refiere a que los
trabajadores desarrollan una función “porque lo tienen que hacer, no porque quieren”, e
instó a convencer primero al personal sobre la importancia de su función antes de pensar en
perseguir una certificación de calidad, “porque la certificación es una consecuencia, no un
objetivo”.
A pregunta expresa de este diario, el ponente destacó que el sistema gubernamental
mexicano otorga incentivos monetarios a las bibliotecas que obtiene su certificación de
calidad, aunque eso no significa que la biblioteca en cuestión aumente la calidad de sus
servicios, porque “al gobierno le preocupa que el dinero se aplique en tiempo y forma, y
tendríamos que llegar a que la aplicación del dinero se refleje en la calidad”.
Señaló entonces vicios añejos como el apoyo que brindó el Fondo para el Fortalecimiento
de la Pequeña y Mediana Empresa (Pyme), donde una biblioteca solicitó recursos para la
compra de computadoras y se detectó que el nuevo equipo era utilizado por los directivos,
no por los usuarios, por lo que se canceló definitivamente el apoyo de ese fondo a
instituciones públicas.
Datos de la Asociación Michoacana de Bibliotecarios (AMBAC), dirigida por Laura
Cervantes Sánchez, indican la existencia de 850 bibliotecas públicas en la entidad atendidas
por mil 600 bibliotecarios, de los cuales sólo nueve son bibliotecólogos, mientras que el
resto carece de cursos de capacitación oficiales y de oportunidades para capacitarse por su
cuenta, pues no pueden abandonar su centro de trabajo por falta de personal.
A eso se suma que entre 40 y 60 por ciento de los recursos contenidos en fondos como el
Pyme quedan sin utilizarse de manera anual por falta de proyectos que reúnan los requisitos
para ser apoyados, según datos de Guillermo Pérez Orozco, lo que empuja a que los
ciudadanos “seamos copartícipes y corresponsables en esa inversión”.
http://www.puntoporpunto.com/principal/vergonzoso_54_millones_de_anal.php
Vergonzoso 5.4 millones de analfabetas en México: Narro
RITA MAGAÑA TORRES
El rector de la UNAM, José Narro Robles, consideró grave y vergonzoso que en pleno 2012 México tenga problemas
como el analfabetismo, que afecta a 5.4 millones de mexicanos, esto no se trata de un asunto de edades, ni de
pertenencias a grupos étnicos o de género.
Al final, adultos mayores, grupos indígenas y mujeres son los más afectados por esta condición; ahí hay un asunto
que tiene que ser vencido, expresó.
“Es un problema grande, hablar de 5.4 mexicanos que viven en esa condición en la segunda década del siglo XXI es
algo grave y vergonzoso, por lo que no podemos minimizarlo pensando que se trata de personas de 59 años o más”,
defendió.
En entrevista, tras la presentación de la colección La UNAM en la historia de México, calificó de injusto que esas
personas mayores y que pertenecen a alguna etnia son mexicanos, al igual que el resto de la población, y tendrían
los mismos derechos.
Sin embargo, Narro Robles afirmó que México saldrá adelante de todos sus problemas, porque es una gran nación,
tiene la capacidad, recursos, capital humano, vida institucional y una fuerza histórica, en cuyo porvenir estará la
UNAM).
El rector de la máxima casa de estudio recordó que él ha participado en campañas de alfabetización y ha sido
emocionante encontrarse con mujeres de 79 años que comparten el gusto y satisfacción de aprender a leer.
Expresó que no se vale pensar que se trata de grupos indígenas, porque son igualmente mexicanos, como tampoco
se p0uede ignorar que haya actualmente, según los datos del censo 2010, 850 mil mexicanos que tienen entre 15 y
34 años que carecen de oportunidades educativas.
Respecto a la situación que enfrenta la UNAM, el rector precisó que como México tiene problemas que nunca se
han querido ocultar, pero no están por encima de la institución que representa.
Por ello y al igual que México, tiene un gran futuro y seguirá trabajando para hacer aportaciones importantes a la
nación, aseguró.
Si la UNAM tiene problemas como México y nunca hemos pretendido ocultarlos, pero esta es una gran institución
que tiene un gran futuro”, afirmó.
En el Salón de Rectores, de Palacio de Minería, Narro Robles aseguró que la colección La UNAM en la historia de
México, edición del simposio en siete volúmenes, recoge y documenta el encuentro del mismo nombre, realizado
en 2010, con motivo del centenario de la Universidad en su condición nacional.
Comentó que en ella se encuentran acepciones como “el alma de México”, “el molde de la nación” y “la
conciencia crítica de nuestro país”, que retratan y definen qué es y para qué es la UNAM.
Resaltó el vínculo de esta casa de estudios con las mayores necesidades del país, el compromiso con el análisis, el
diagnóstico y la propuesta de solución a los complejos y graves problemas que afectan a la nación y que han
incidido a lo largo de los siglos.

http://www.oem.com.mx/laprensa/notas/n2687029.htm
Hay en México 5 millones de personas analfabetas
Organización Editorial Mexicana
7 de septiembre de 2012


Armando Ruiz/El Sol de México

Ciudad de México.- En el día Mundial de la Alfabetización, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM)
llamó a reflexionar sobre lo poco que se ha hecho para erradicar el analfabetismo en el país y es que de
acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), existen cerca de 5 millones de
mexicanos que no saben leer y escribir.

"El problema del analfabetismo va más allá del no saber escribir o leer, sino que también afecta al individuo en
varias áreas de su vida, por ejemplo, en su vida laboral".

Según datos del INEGI, el analfabetismo resta oportunidades, ya que de cada 100 personas analfabetas, 45
trabajan en labores agrícolas; 24 en trabajos domésticos; 23 en actividades ligadas con la operación del
sector industrial y 8 en actividades de oficina.

El rezago también genera desigualdad de género, ya que la tasa de analfabetismo en las mujeres es 9.8
veces mayor que la de los hombres; de igual forma el analfabetismo es mayor en las zonas hablantes de
alguna lengua indígenas, siendo Chiapas, Guerrero y Oaxaca, los estados con mayor porcentaje de
analfabetismo, con un poco más de 19 por ciento.

Adicionalmente, hay que considerar lo que expertos pedagogos han llamado "analfabetismo funcional", que
implica muchas veces el fracaso de la educación pública, ya que existen muchos mexicanos que aún cuando
asistieron de 4 a 9 años a educación básica y media básica, no tienen ni desarrollaron habilidades para leer,
escribir y hablar español con fluidez y corrección.

El Día Internacional de la Alfabetización fue decretado por la UNESCO desde 1967, por lo que cada 8 de
septiembre insta a los gobiernos, instituciones educativas y a la sociedad civil a priorizar y luchar contra el
analfabetismo, el cual es resultado, en buena medida, de las reestructuraciones económicas de los países
que se acompañan de una disminución de gastos por habitante para la educación básica.

De acuerdo con la UNESCO, hay casi 800 millones de personas analfabetas en el mundo, de ellas, dos
tercios son mujeres.

http://www.educacioncontracorriente.org/index.php?option=com_content&view=article&id=321
99:en-mexico-el-analfabetismo-afecta-al-76-de-la-poblacion-segun-el-cinvestav-
&catid=16:noticias
En México el analfabetismo afecta al 7.6% de la
población según el Cinvestav
México, 6 Sep. (Notimex).- La población analfabeta de 15 años o más en México se
estima en 7.6 por ciento, señaló la experta en lengua escrita y alfabetización del
Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del IPN, Judith Kalman.
En ocasión del Día Internacional de Alfabetización, que se conmemora el 8 de
septiembre, indicó que en estados pobres como Chiapas, Oaxaca y Guerrero, por
ejemplo, la proporción es de casi 18 por ciento; en tanto que en Jalisco y Nuevo León
sólo 4.5 por ciento son analfabetas.
Planteó que en el Distrito Federal 97 por ciento de la población se registra como
alfabetizada, y dijo que es claro que el analfabetismo se relaciona sobre todo con
condiciones socio-económicas, pues no es un fenómeno que ocurre al margen de
ellas.
La experta expuso que entre los niños de ocho a 14 años prácticamente 96 por ciento
se consideran alfabetizados, una cifra que coincide con el periodo de escolarización y
las cifras nacionales de la matrícula en la escuela.
Esto significa que casi cuatro por ciento de los niños entre los ocho y 14 años no
saben leer y escribir, quienes por lo general viven en situaciones de pobreza, pueden
ser hablantes de una lengua indígena, o no ir a la escuela o incluso pueden ser niños
que empezaron la escuela tarde y están aprendiendo. De ellos se sabe muy poco,
dijo.
La experta afirmó que la alfabetización es un asunto de profunda convivencia
humana; se aprende a leer y escribir como resultado del acceso a los distintos
conocimientos y saberes desplegados en la interacción entre lectores y escritores en
diversos contextos sociales.
El acceso a la cultura escrita depende en gran medida de la posibilidad de participar
en su uso con personas que la conocen y utilizan de diversas maneras.
La primera investigadora en México reconocida con el Premio Internacional a la
Investigación sobre Cultura Escrita de la UNESCO, en 2002, comentó aspectos
concernientes a esta efeméride, 'la cual nos recuerda que en el mundo existen 774
millones de adultos que carecen de conocimientos básicos de lectura y escritura'.
Al respecto, la también miembro de la Academia Mexicana de Ciencias abundó que
según esa cifra, uno de cada cinco adultos no sabe leer ni escribir y dos tercios de
ellos son mujeres.
Leer y escribir son opciones culturales que ofrecen oportunidades para participar en la
vida contemporánea al permitir el acceso al conocimiento, alimentar las posibilidades
de reflexión sobre el mundo y dar voz a nuestras ideas y opiniones a la vez de
difundirlas, afirmó.
Puntualizó que esas opciones culturales explican fenómenos poco visibles y, sin
embargo, trascendentes; ádemás de que divierten y deleitan la imaginación.

http://www.eluniversal.com.mx/notas/812480.html
México, libre de analfabetismo en
5 años: INEA
Para la Unesco un país está libre de analfabetismo cuando el problema afecta sólo a cuatro por ciento de su
población total
México estará prácticamente libre de analfabetismo en los próximos cinco años, al disminuir de seis a cuatro
por ciento el porcentaje de la población que no sabe leer ni escribir, estimó el director del INEA, Juan de Dios
Castro Muñoz.

El titular del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) comentó que ahora el país está libre
en ese rubro en la población hispanohablante del grupo de edad de entre 15 y 59 años.

Recordó que de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la
Cultura (Unesco) un país está libre de analfabetismo cuando el problema afecta sólo a cuatro por ciento de su
población total.

Luego de encabezar el "Ejercicio de Rendición de Cuentas: Estado de la Educación de Jóvenes y Adultos en
México", Castro Muñoz planteó que si bien persiste el fenómeno en México, ya no es generalizado y grande.

Reconoció, no obstante, que entre los más de seis millones de analfabetas que hay en el país, figuran 18 mil
servidores públicos, de los cuales algunos son presidentes municipales.

Reveló que en Oaxaca hay tres alcaldes analfabetas, a quienes la ley no obliga a estudiar, por lo que se
preguntó: "¿Cómo se puede exigir policías educados y capacitados si las autoridades no lo están?".

Por otro lado, Juan de Dios Castro lamentó el recorte por 190 millones de pesos al presupuesto del INEA de
este año, con lo que se verán afectados programas como la alfabetización de invidentes.

"Quiero ser muy puntual en que si se pretende que hagamos más para abatir el rezago educativo requerimos
de más recursos. Un ejemplo es que no pudimos este año imprimir material en Braille porque no tenemos
dinero y nos costaba seis millones de pesos", recalcó.

Externó que si se pretende que el INEA acelere su labor de abatir el rezago educativo o simplemente tener
mejores resultados, "es necesario contar con mas recursos financieros".

El funcionario comentó, por otra parte, que no todos los gobiernos estatales aportan recursos para abatir el
analfabetismo y el rezago educativo, aun cuando sus porcentajes sean altos.

Precisó que el Distrito Federal, donde vive la población más educada del país, tiene un rezago educativo de
25 por ciento, mientras que en Chiapas 56 por ciento de sus habitantes no sabe leer y escribir o no ha
concluido la primaria o secundaria.

Consecuencias del analfabetismo:
El analfabetismo tiene sus mayores consecuencias en el ámbito social al ser un factor
de exclusión y marginación de la sociedad civil. Trae consigo problemas económicos
debido al retraso regional y por ende, nacional. Así mismo, genera consecuencias
políticas ya que el analfabeta no comprende sus derechos ni deberes civiles, y es
incapaz de actuar como un factor de cambio dentro de su comunidad.

Aun así, la mayor consecuencia del analfabetismo es la persistencia de la pobreza y la
inequidad social.
http://www.snte.org.mx/?P=fam_leeraprender

Educación de calidad. Leer para aprender




Al ratificar su compromiso con la calidad de la educación, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la
Educación (SNTE), se une a la campaña que impulsan empresarios y gobierno para fomentar el hábito de la
lectura en la población.

Con el objetivo de llevar este mensaje y contagiar a los padres de familia y la sociedad en general del placer
de leer, reconocidas personalidades dan testimonio de cómo la lectura les ha ayudado a ser mejores personas
y profesionistas.

Así como elevar la calidad de la educación en nuestro país requiere del compromiso de varios actores, el
desarrollo de este hábito sólo será posible con la participación de la sociedad en su conjunto.

En este esquema, los maestros y las maestras juegan un papel importante, por lo que el SNTE se une a esta
gran convocatoria nacional, asumiendo su compromiso con la niñez y la juventud mexicanas.

Nunca es demasiado temprano para familiarizarse con los libros



Para hacer de México un país de lectores, es necesario fomentar este hábito en los niños, motivo por el que
los maestros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) hacemos algunas
recomendaciones.

Nunca es demasiado temprano para despertar el interés de los niños por los libros. Desde bebés se les
pueden ofrecer ejemplares de tela, de materiales suaves o flexibles y hasta libros de plástico a la hora del
baño, con el fin de familiarizar al infante con el objeto y su forma de uso, es decir, que sepa que al cambiar la
hoja encontrará nuevas figuras, colores o personajes. Si desde siempre están en contacto con este objeto de
aprendizaje, más adelante tendrán la curiosidad de leerlo.

Es necesario que acerquemos a los niños al gusto por la lectura, démosle aquello que por su edad empiecen
por disfrutar, porque eso será el principio de llegar al momento en que puedan aprender a aprender y tener
autonomía en su crecimiento.

Es importante que todos los días los padres dediquen al menos 20 minutos para leer con sus hijos. Si los
niños son muy pequeños lo ideal es un cuento por las noches, antes de dormir.

Herramientas como la dramatización, la gesticulación, cambiar el tono de voz o realizar movimientos
corporales, lograrán mantener la atención del niño mientras escucha la historia.

Los pequeños deben interesarse y disfrutar el tema de la lectura, de no ser así, es mejor cambiar de libro para
no hacerlo sentir como una imposición; de preferencia deben ser ellos quienes escojan los libros que llamen
su atención, leer un libro no puede ser un castigo.

Si ya saben leer, recomendamos que sean los niños quienes realicen la lectura en voz alta o que interactúen
con los papás, quienes además deben estar atentos para aclarar las dudas. Sugerimos un tiempo para
comentar la lectura y relacionarla con las experiencias de los niños.

Estos momentos, además de la formación de un hábito fomentan la convivencia familiar.

Hay una gran diferencia entre leer bien y leer rápido. Es incorrecto leer más rápido de lo que se puede
asimilar. El verdadero reto es la comprensión de la lectura y ésta se alcanza mediante la práctica diaria.

Para lograr la comprensión de un texto, los maestros del SNTE recomendamos a los niños de primaria y
secundaria la lectura activa. Consiste en tener a la mano un cuaderno en el que se puedan hacer anotaciones
relevantes o bien subrayar lo más destacado. La lectura será más lenta, pero la comprensión más amplia.

La lectura activa de un capítulo equivale hasta cuatro lecturas pasivas del mismo, por lo que en este caso, ir
lento es más rápido.

Para consultar dudas que pudieran surgir de un texto, es recomendable tener a la mano diccionarios,
enciclopedias o Internet. Otra opción es anotarlas en una libreta y posteriormente consultar al maestro.

En este ciclo escolar, docentes y padres de familia pueden organizar un club de lectura entre los alumnos del
salón. La propuesta es que cada uno lleve un libro diferente y al concluirlo lo intercambie con sus
compañeros.

De esta manera, al terminar el ciclo escolar los alumnos habrán leído varios libros, sin necesidad de gastar.
Esta dinámica se puede repetir con los alumnos de otros grupos para ampliar el número de ejemplares. No
tiene que ser un libro nuevo, basta con que se encuentre en buenas condiciones y sea acorde con la edad del
lector.

Los maestros del SNTE consideramos que la lectura lleva al ser humano hacia un camino de libertad y
conciencia. A través de los libros se pueden hacer viajes por el tiempo y el espacio, conocer a grandes
personajes, mantener activa la mente, enriquecer el vocabulario, mejorar la capacidad de expresión y la
ortografía, así como desarrollar la imaginación y la creatividad.

Un libro es una de las mejores compañías que un niño puede tener y si éste se lee junto con los padres, el
acompañamiento será completo.