Volver a Programa

Volver al inicio
INTRODUCCIÓN

¿Por qué hablar de Comunicación Alternativa?
“Nunca como ahora en la historia de la humanidad se ha dispuesto de mayores recursos
para transmitir ideas, símbolos, mensajes de un ser humano a otro. Para vivir en un diálogo social
vitalizador y creativo. Pero, al mismo tiempo, nunca tanto como ahora la sociedad aparece
atomizada. Fragmentada, remitida a los consumos individuales y mediatizados de la versión sobre
la propia historia ue se vive. !na versión ue se concibe en ámbitos de alta concentración de
poder y de acceso e"clusivo creciente a toda la in#ormación$. Estas palabras de Fernando Reyes
atta! "orman parte del disc#rso ina#g#ral del $eminario %Com#nicaci&n y Pl#ralismo' alternativas
para la d(cada)! reali*ado en (+ico en noviembre de ,-./0 1an pasado casi veinte a2os y sin
d#da podemos a"irmar 3#e este sint(tico diagn&stico a4n conserva intacta s# capacidad descriptiva
sobre la sit#aci&n del campo com#nicaci&n5c#lt#ra en 6atinoam(rica0
$i bien es cierto 3#e los conte+tos pol7ticos 8an variado a lo largo de estas 4ltimas dos
d(cadas! es innegable 3#e el proceso de concentraci&n del poder! y s# l&gico correlato de e+cl#si&n
y marginaci&n de las grandes mayor7as de las instancias de decisi&n! se 8a acent#ado0
Esta din9mica de concentraci&n:e+cl#si&n ad3#iere ribetes dram9ticos en lo 3#e a n#estro
campo re"iere! basta con ec8ar #na simple mirada a la con"ormaci&n de los principales gr#pos
m#ltimedia de n#estro pa7s ;Clar7n! Tele"&nica! Vila! etc0<! para ver el grado de pro"#ndidad 3#e
este proceso 8a ad3#irido0 $in "alsas ambig=edades podemos decir 3#e estos 4ltimos veinte a2os
podr7an ser recordados como a3#ellos en 3#e progresivamente se prod#>o el sec#estro de la
palabra0 1oy es imposible pensar la constr#cci&n del disc#rso social sin la participaci&n
protag&nica de los medios! esos mismos medios 3#e cada ve* se enc#entran en menos manos y 3#e
en el proceso de prod#cci&n y circ#laci&n de la in"ormaci&n deciden arbitrariamente c#9les son los
saberes leg7timos a los c#ales podemos acceder0
6o dic8o no debe con"#ndirse con #na visi&n apocal7ptica de los medios ni con pregonar #na v#elta
irre"le+iva a la etapa del den#ncismo! sino con la necesidad de volver a plantear ciertas
dimensiones de an9lisis 3#e los est#dios en com#nicaci&n parecen 8aber olvidado! por e>emplo la
dimensiones econ&mica! pol7tica e instr#mental de los medios! en de"initiva! sin
ingen#idad! reubicar el tema del poder en la agenda comunicacional.
1ablar de com#nicaci&n alternativa 8oy es plantearse la posibilidad de %otra)
com#nicaci&n! es c#estionar el mon&logo 8egem&nico y entender la comunicación como diálogo
social! abrir el camino a la disc#si&n sobre qué modelo de sociedad queremos y en función de
qué obetivos guiamos nuestra formación! es volver a dar #n sentido positivo a la palabra
transformación! romper con a3#ello 3#e attelart 8a llamado la %contra"ascinaci&n del poder) y!
sobre todo! es “mantener firme nuestro derecho latinoamericano de quebrar silencios y poblar
nuestro diálogo con nuevos análisis, proyectos y significados, manteniendo así nuestra
capacidad de formular utopías”
!"#
.

$os or%genes de una refle&ión
Dentro de la ab#ndante bibliogra"7a e+istente aparecen di"erentes periodi*aciones acerca
del comien*o de la prod#cci&n te&rica sobre com#nicaci&n alternativa0 ?3#7 s&lo abordaremos
a3#ellas mayormente aceptadas0
En E#ropa e+iste #n casi generali*ado consenso respecto de 3#e “la eclosión del t%rmino
alternativo aplicado a la comunicación puede #ijarse &...' en el (ayo Franc%s de )*+,, con toda la
reacción estudiantil en contra del -in#ormacionismo. y el %n#asis en la -vuelta a los orígenes.
&despreciar los nuevos m%todos para recuperar los viejos'$
@/A
0 ?rmando Cassigoli! sin re"erirse
espec7"icamente a los acontecimientos de mayo! marca el mismo a2o como el momento en 3#e
comien*a a s#rgir #na re"le+i&n te&rica sobre la com#nicaci&n alternativa! a"irmando 3#e la
misma “emana de las situaciones ue precisamente se produjeron durante )*+, en casi toda
/uropa, /!0, 0sia y 0m%rica 1atina, así como de los procesos de crítica y hasta de escisiones en
muchos partidos comunistas$
@BA
0
Partic#larmente en Estados Unidos! el t(rmino alternativo se aplic& para designar en la
d(cada del CDE a los movimientos contrac#lt#rales! al Free $peec8 ovement de FerGeley y a los
sectores cercanos a la N#eva I*3#ierda! 3#edando "inalmente acotado a las radios #niversitarias0
En ?m(rica 6atina la re"le+i&n sobre la alternatividad abarca principalmente el per7odo
comprendido entre mediados de la d(cada del CHE y mediados de los C.E0 6a misma podr7a ser vista
como la posibilidad de artic#lar los niveles macro y micro del an9lisis com#nicacional a partir del
"racaso de los intentos por establecer Pol7ticas Nacionales de Com#nicaci&n de car9cter
democr9tico! organi*adas a partir de los conceptos de acceso y participaci&n! 3#e caracteri*& el
modo de intervenci&n en la etapa anterior del desarrollo de los est#dios de com#nicaci&n5c#lt#ra en
n#estro continente
@IA
0 Esta es la 8ip&tesis 3#e sostiene argarita Jra*iano! para 3#ien el inter(s
sobre la alternatividad “viene a surgir en el marco de la investigación a continuación de un
proceso caracterizado en primer t%rmino, o en su primera #ase, por una toma de conciencia de la
estructura del aparato massmediático, en t%rminos de propiedad, control y contenidos, y en su
segunda #ase, por una tambi%n conciencia de las limitaciones de una posible incidencia del sector
investigación en los niveles de toma de decisiones en el plano nacional. /n otras palabras, el
inter%s por el estudio de los problemas relacionados con las ue por ahora gen%ricamente se
denominan -alternativas comunicacionales., podría ser cali#icado en la práctica como el estadio
inmediato posterior a la etapa de auge de las investigaciones destinadas a servir de base a
#ormulaciones en el marco de políticas nacionales de comunicación$
@KA
0
Desde otra perspectiva! Fernando Reyes atta considera 3#e la com#nicaci&n alternativa
s#rge a partir de la "inali*aci&n de la $eg#nda J#erra #ndial! siendo c#atro las vertientes
8ist&ricas 3#e la determinan'
,< $as luchas frente al colonialismo0 En la d(cada del CDE y principalmente en el norte
de ?"rica y en ?sia! los movimientos independentistas deb7an en"rentar no s&lo el
proceso de organi*aci&n pol7tica de los n#evos pa7ses! adem9s deb7an a"irmar #n per"il
c#lt#ral 3#e les diera identidad! de all7 la necesidad de contar con n#evos mecanismos
de e+presi&n y de"inir n#evas prioridades in"ormativas distintas a las imp#estas por las
potencias coloniales0
/< $as reacciones nacionales e internacionales contra el neocolonialismo0 D#rante la
d(cada del CHE s#rge con "#er*a #n movimiento de reacci&n contra las condiciones de
dependencia en 3#e se enc#entra el Tercer #ndo en general0 En #n conte+to
caracteri*ado por la e+pansi&n transnacional y la den#ncia sobre la dominaci&n
econ&mica! son "en&menos determinantes los planteos sobre la dominaci&n in"ormativa
y c#lt#ral0
B< 'ovimiento por la calidad de la vida y dimensión humana del desarrollo0 $e
intenta dar c#enta a3#7 de las acciones encaradas por m#y 8eterog(neos movimientos
en el seno de las sociedades postind#striales de desarrollo capitalista y 3#e presentan
diversas "ormas de e+presi&n! por e>emplo los movimientos por la liberaci&n de la
m#>er! por el rec8a*o al armamentismo y el peligro n#clear! por los ab#sos del control
estatal! por la ecolog7a! etc0
I< $as reacciones frente a los autoritarismos pol%ticos y económicos0 6a
com#nicaci&n alternativa se liga a las "ormas de e+presi&n y resistencia 3#e generan los
movimientos pop#lares y las organi*aciones de base en sit#aciones de dominaci&n
pol7tica ;principalmente dictad#ras militares< y de concentraci&n del poder ;econ&mico!
c#lt#ral! etc0< en gr#pos privilegiados al interior de cada sociedad
@DA
0
1asta a3#7 desarrollamos sint(ticamente las principales post#ras acerca de los 8ec8os 3#e dieron
origen al desarrollo de #na corriente de est#dios 3#e gen(ricamente se conoce como Com#nicaci&n
?lternativa y 3#e intenta dar c#enta de #na gran cantidad de pr9cticas 3#e! a#n3#e desarrolladas en
conte+to pol7ticos y sociales distintos! poseen alg#nos denominadores com#nes! como por
e>emplo el aleamiento de las lógicas de la comunicación masiva( un obetivo de
transformación social y la participación de distintos actores sociales.
El paso sig#iente nos lleva necesariamente a las principales corrientes te&ricas 3#e
operaron como g#7a de la acci&n5re"le+i&n sobre esta %otra) com#nicaci&n0

$as corrientes fundadoras
$i bien es cierto 3#e la gran mayor7a de los traba>os sobre com#nicaci&n alternativa se
caracteri*an por #n estilo eminentemente ensay7stico y descriptivo! con #na preeminencia de la
pr9ctica sobre la teor7a 3#e a veces se aseme>a peligrosamente a posiciones antiintelect#alistas! se
destacan ciertos paradigmas te&ricos 3#e en distintos momentos 8an sido determinantes de la
acci&n y 3#e 8an dominado el pensamiento sobre la alternatividad0 encionamos a3#7 la
importancia 3#e 8an tenido siete corrientes principales para el desarrollo de la com#nicaci&n
alternativa en ?m(rica 6atina0
$a primera de ellas es la )eolog%a de la $iberación! corriente 3#e se enmarca en la serie
de trans"ormaciones 3#e se dan en el seno de la Iglesia Cat&lica a partir del II Concilio Vaticano
;,-D/:,-DK< convocado por L#an MMIII! 3#e se pro"#ndi*an con la prom#lgaci&n por Pa#lo VI de
la enc7clica Pop#lor#m progressio ;/D5B5,-DH< y 3#e "inalmente se materiali*an a nivel continental
con la reali*aci&n de la $eg#nda Con"erencia Jeneral del Episcopado 6atinoamericano celebrada
en edell7n en ,-D.0 ? grandes rasgos se p#ede pensar en #na iglesia 3#e se aggiorna ante la
p(rdida de terreno 3#e signi"ica #n clima de cr7tica generali*ada 8acia las instit#ciones ;"amilia!
medios! e>(rcito! partidos! iglesia<0 $e prod#cen modi"icaciones internas al rito ;el c#ra 8abla a la
gente de "rente y abandona la misa en lat7n< y se de>a de lado la de"ensa incondicional de la
propiedad privada! en #n movimiento 3#e se conoce como %la opci&n por los pobres)0 En este
vira>e de la Iglesia Cat&lica! la Teolog7a de la 6iberaci&n p#ede ser vista como #na consec#encia no
deseada por parte de la >erar3#7a eclesial con derivaciones imprevistas0 $inteti*ando podemos decir
3#e la Teolog7a de la 6iberaci&n “se trata de una relectura del /vangelio a partir de la solidaridad
con los pobres y los oprimidos, de una teología de salvación en unas condiciones concretas,
históricas y políticas, de una re#le"ión -a partir de la pra"is del hombre. ue se compromete a vivir
la #e en el compromiso liberador, de una teología ue va más allá de -pensar el mundo.$
@HA
0 Este ir
%m9s all9) deriv& en la radicali*aci&n de alg#nos sectores cristianos 3#e optaron por la v7a armada
como "orma de trans"ormaci&n de las condiciones estr#ct#rales de la dominaci&n! por e>emplo el
E>(rcito de 6iberaci&n Nacional en Colombia! dirigido por el sacerdote Camilo Torres! los inicios
de ontoneros en la ?rgentina y p#blicaciones como Cristianismo y Revol#ci&n0
$a segunda corriente es la Pedagog%a *reiriana( 3#e comien*a a desarrollarse desde ,-DE
en el norte de Frasil a partir de #n programa de al"abeti*aci&n asociado a la toma de conciencia
pol7tica0 El m(todo de al"abeti*aci&n del pedagogo Pa#lo Freire se en"ocaba “a promover una toma
de conciencia liberadora &...' no sólo se aprendía a leer y escribir sino ue, al hacerlo, el
estudiante iba aduiriendo conciencia de su propia identidad y de su participación en la historia2
-aprendían a leer palabras haciendo la relectura del mundo.$
@.A
0 Freire desarrolla el concepto de
concienti*aci&n! con el c#al abandona la idea de #na ed#caci&n %bancaria)! 3#e deposita los saberes
legitimados en la cabe*a de los ed#candos y 3#e m#c8as veces no tienen nada 3#e ver con s#
m#ndo real0 6as radios ed#cativas latinoamericanas! mayormente en manos de la iglesia y 3#i*9s el
mayor movimiento radio"&nico del continente! se ver9 "#ertemente in"l#enciado por esta corriente!
abriendo paso a la aparici&n de #na n#eva pr9ctica com#nicacional! las radios pop#lares. $a unión
entre la )eolog%a de la $iberación y la Pedagog%a *reiriana tendrá su má&ima e&presión en el
desarrollo de las Comunidades +clesiales de ,ase en ,rasil.
$a tercer corriente es la )eor%a de la -ependencia! 7ntimamente ligada a las dos
anteriores! al p#nto de no poder pensarse la sit#aci&n latinoamericana en las d(cadas del CDE y el
CHE sino a partir de los cr#ces 3#e entre ellas se reali*an0 $# principal mentor ser9 el soci&logo y e+
presidente del Frasil! Fernando 1enri3#e Cardoso0 F9sicamente es #na teor7a econ&mica 3#e se
opone a la 8egemon7a del pensamiento desarrollista en n#estro continente! planteando 3#e la
sit#aci&n de dominaci&n en 3#e se enc#entran los pa7ses latinoamericanos en relaci&n a los pa7ses
centrales impide el desarrollo a#t&nomo en el marco del capitalismo0 $e den#ncia 3#e la actividad
econ&mica s&lo se orienta de manera "#ncional a las necesidades del imperialismo0 Esta teor7a t#vo
s# correlato en el campo de la c#lt#ra! al c#al se trasladaba! casi mec9nicamente! el an9lisis sobre la
relaci&n de dominaci&n en el campo econ&mico0 Un concepto m#y "#erte operaba como e>e
vertebrador de s# desarrollo! el imperialismo c#lt#ral! a partir del c#al se den#nciaba como las
sociedades de los pa7ses dependientes viv7an de ac#erdo con los modelos 3#e di"#nd7a la ind#stria
c#lt#ral! el modelo americano de vida0
+n cuarto término podemos nombrar la teor%a de Althusser sobre los aparatos
ideológicos de +stado! principalmente a partir de la p#blicaci&n en ,-H, en C8ile de s#
libro 3deología y aparatos ideológicos de /stado0 6a tesis central se podr7a sinteti*ar en 3#e as7
como el sistema econ&mico reprod#ce s#s condiciones de prod#cci&n ;a trav(s del salario! la
cali"icaci&n de la mano de obra! etc0<! el sistema c#enta con aparatos 3#e permiten reprod#cir s#
ideolog7a ;la esc#ela! los medios! etc0<0 6a noci&n de aparato re"iere a #na estr#ct#ra 8omog(nea!
sin brec8as! imposible de ser penetrada! 3#edando como 4nica salida la destr#cci&n de los mismos0
$i bien esto deriv& en alg#nas sit#aciones abs#rdas en ?m(rica 6atina! como oponerse a la
e+tensi&n de la esc#ela en #n continente con grandes masas anal"abetas! no se p#ede descartar la
importancia 3#e 8a tenido en ciertos an9lisis sobre el "#ncionamiento de los medios de
com#nicaci&n de masas! como por e>emplo los del me+icano Lavier Esteino# adrid! 3#ien en
,-.D dec7a' “... los canales de transmisión aduieren el carácter de la clase dominante ue les da
vida como aparatos legitimadores de sus contradicciones sociales. /sto signi#ica ue como
instrumentos culturales agudamente persuasivos y ágiles movilizadores de la conciencia de las
masas, los medios contraen en su práctica productiva, di#usora e inculcadora de ideologías, el
carácter del programa imperante ue los crea, los sustenta y los enmarca$
@-A
0
.tra importante corriente teórica a tener en cuenta para el análisis sobre la
comunicación alternativa en este per%odo de los a/os 012 y 342 en $atinoamérica( es la )eor%a
de la 5anguardia( 3#e ya estaba presente en la tradici&n de la i*3#ierda ;el leninismo<0 $e trata de
#n gr#po 3#e logra conciencia sobre las relaciones ca#sales de la realidad y! de la misma manera
3#e el 8ombre logr& conciencia sobre la nat#rale*a e in"l#y& de tal manera 3#e interr#mpi& s#
ciclo! 3#iere colaborar en la a#toconciencia de las masas0 En este caso la vang#ardia trata de in"l#ir
en #n ciclo 3#e se 8a convertido en nat#ral a#n3#e es c#lt#ral! por e>emplo el ciclo de la
prod#cci&n a trav(s del principio de alienaci&n0 En general se trata de #n gr#po pe3#e2o con gran
capacidad de movili*aci&n y propaganda! 3#e tiene s# origen en la pro"esionali*aci&n pol7tica del
partido bolc8evi3#e ;3#e da nacimiento a la teor7a de la vang#ardia<! y 3#e parece tener s# e+tremo
en el "o3#ismo g#evarista! m#y importante para este per7odo en ?m(rica 6atina0
6legados a este p#nto es necesario aclarar 3#e el orden de en#nciaci&n de las distintas
teor7as no implica ning#na clase de >erar3#i*aci&n! es m9s! m#c8as e+periencias de com#nicaci&n
alternativa no podr7an ser comprendidas sin #bicarse en los cr#ces 3#e entre estas corrientes se 8an
dado en la pra+is
@,EA
0 Vale esta aclaraci&n por3#e a8ora introd#ciremos #na se&ta corriente
fundadora( pero que en realidad se encuentra en la base de todas las anteriores y sin la cual es
imposible aprehender en su totalidad las mismas. -icha teor%a es el mar&ismo0 No
e+plicaremos a3#7 3#( es el mar+ismo! damos por s#p#esto 3#e e+iste #n generali*ado
conocimiento sobre s#s principios "#ndamentales! pero s7 diremos por 3#( es importante para
entender el desarrollo de estas %otras) pr9cticas de com#nicaci&n en ?m(rica 6atina0 $i algo 8a
caracteri*ado a la mayor parte de las e+periencias de com#nicaci&n alternativa en n#estro
continente es la l#c8a contra la desig#aldad0 Pelear por #n m#ndo me>or! por #na sociedad >#sta!
siempre 8a sido pelear contra la desig#aldad ;econ&mica! ed#cacional! pol7tica! sanitaria! etc0<!
revertir las condiciones estr#ct#rales de desig#aldad sobre las 3#e 8ist&ricamente se 8a asentado la
organi*aci&n social de n#estros pa7ses0 El mar+ismo es la teor7a social 3#e anali*&
sistem9ticamente la desig#aldad! sirva a modo de simple e>emplo la divisi&n de la sociedad en
clases! las c#ales se de"inen a partir de la desig#al participaci&n en el aparato prod#ctivo! e+isten
por #n lado los poseedores del capital y por otro a3#ellos 3#e s&lo poseen s# "#er*a de traba>o0 6as
relaciones sociales de prod#cci&n en el sistema capitalista! son relaciones de desig#aldad0 Entender
esto es de "#ndamental importancia para comprender el origen y el imp#lso de la inmensa mayor7a
de pr9cticas com#nicacionales alternativas en latinoam(rica0
+n 6ltimo término nombramos #na corriente 3#e comien*a a desarrollarse en los a2os C.E
pero 3#e es de "#ndamental importancia en todo el "inal del siglo MM! la )eor%a de los
'ovimientos 7ociales0 Esta teor7a se centra en la acci&n de n#evos agr#pamientos colectivos 3#e
comien*an a canali*ar s#s demandas al margen de los mecanismos tradicionales de participaci&n
pol7tica0 N#evos actores ;>&venes! m#>eres! desoc#pados! inmigrantes! etc0< 3#e ya no contienden
por el poder! sino 3#e la l#c8a se concentra en la modi"icaci&n de alg4n aspecto relacionado con el
espacio 3#e oc#pan en la estr#ct#ra social0 Esto tambi(n se conoce como la %rebeli&n del coro)0 El
concepto del coro %tiende a revelar a3#ellos actores! espacios y con"lictos 3#e no tienen
representaci&n y! partic#larmente! representaci&n pol7tica0 En este sentido! el coro se constit#ye
como a3#ello 3#e los disc#rsos ;pol7ticos< tradicionales sobre lo pop#lar ;partic#larmente el
mar+ismo< no consideraron como Npoliti*ableC y 3#e! por tanto! se engendraba al margen de la
escena p4blica)
@,,A
0 N#evos actores! n#evos escenarios! n#evos con"lictos! en de"initiva! #na n#eva
manera de entender lo pol7tico0 $i bien son m4ltiples las 9reas de acci&n de los n#evos
movimientos sociales! se p#eden agr#par cinco grandes sectores 3#e engloban a la mayor7a de estos
movimientos' a< ind#striali*aci&n y condici&n obreraO b< calidad de vida! cons#mo colectivoO c<
tierra! mercado! etnicidadO d< g#erra! pol7ticaO e< libertad! g(nero! religi&n y democracia
@,/A
0 #c8as
de las radios ed#cativas! pop#lares y com#nitarias se p#eden anali*ar desde esta perspectiva0
$e 8an desarrollado sint(ticamente las siete corrientes principales 3#e 8an dominado el
panorama sobre com#nicaci&n alternativa en ?m(rica 6atina en estos 4ltimos c#arenta a2os0 $i
bien como se 8a insistido a lo largo de este traba>o! m#c8as pr9cticas condensan principios de m9s
#n paradigma y deben ser anali*adas en los cr#ces partic#lares 3#e se 8an operado entre los
mismos! tambi(n e+isten tensiones 3#e 8an generado alg#nos con"lictos a4n irres#eltos y de las
c#ales intentaremos dar c#enta en el sig#iente apartado0

$as tensiones
Por tensiones vamos a entender una serie de conflictos que se generan sobre ciertos
n6cleos conceptuales que no sólo afectan la prácticas( sino que han tenido una gran
importancia en las dificultades para alcan8ar una definición consensuada acerca de qué
entender por comunicación alternativa.
6a primera y m9s importante a destacar! es la 3#e se plantea entre comunicación y
difusión! y c#ya primera re"erencia aplicable al campo de la com#nicaci&n la encontramos en #n
te+to de Fertolt Frec8t sobre la radio! escrito entre ,-/H y ,-B/0 ?l respecto dec7a Frec8t' “&...'
hay ue trans#ormar la radio, convertirla de aparato de distribución en aparato de comunicación.
1a radio sería el más #abuloso aparato de comunicación imaginable de la vida p4blica, un sistema
de canalización #antástico, es decir, lo sería si supiera no solamente transmitir, sino tambi%n
recibir, por tanto, no solamente hacer oír al radioescucha, sino tambi%n hacerle hablar, y no
aislarle, sino ponerse en comunicación con %l. 1a radiodi#usión debería en consecuencia apartarse
de uienes la abastecen y constituir a los radioyentes en abastecedores$
@,BA
0 $e enc#entra ya
presente en este te+to #na idea central de lo alternativo! la comunicación es un proceso de ida y
vuelta en el que las instancias de emisión y recepción son 9intercambiables:.
En ?m(rica 6atina 3#ien m9s pro"#ndamente traba>ar9 sobre esta oposici&n! ser9 el
vene*olano ?ntonio Pas3#ali! 3#e ya en #no de s#s primeros libros entend7a “por comunicación o
relación comunicacional &...' auella ue produce &y supone a la vez' una interacción biunívoca
del tipo del con5saber, lo cual sólo es posible cuando entre los dos polos de la estructura
relacional &transmisor5receptor' rige una ley de bivalencia6 todo transmisor puede ser receptor,
todo receptor puede ser transmisor$
@,IA
! agregando 3#e reserva “la e"presión relación de
in#ormación a auellas #ormas de la relacionalidad en ue transmisor y receptor pierden la
ambivalencia propia del esuema comunicacional, reemplazando el diálogo por la alocución o
par%resis. 0locución uiere indicar auí el discurso unilateral suscitador de una relación de
in#ormación, ue es un decir ordenando sin posible r%plicas por la parte receptora$
@,KA
0 Finalmente
Pas3#ali de"ine 3#e“medios de in#ormación de masas serán &...' los canales arti#iciales de
comunicación cuando vehiculan unilateralmente alocuciones o mensajes de tipo ómnibus &uno
para todos'$
@,DA
0 De lo anterior se desprende con claridad la di"erencia establecida entre medios de
com#nicaci&n y medios de di"#si&n! a partir del tipo de relaci&n 3#e establecen entre los polos de la
ec#aci&n E::R ;diálogo<alocución=.
Nos 8emos detenido en esta distinci&n por3#e! como ya se e+pres&! es #n n4cleo central en
m#c8as disc#siones sobre com#nicaci&n alternativa0 In"inidad de veces nos encontramos con 3#e
se niega el car9cter alternativo de #na pr9ctica a partir de 3#e la relaci&n E:R no es #na relaci&n de
com#nicaci&n seg4n la 8emos de"inido0 Esto se observa claramente en las posiciones %encontradas)
respecto a #n posible #so alternativo de los grandes medios masivos0 Un e>emplo nos lo presenta
9+imo $impson! 3#ien disting#e dos tendencias dominantes en la re"le+i&n sobre com#nicaci&n
alternativa en ?m(rica 6atina0 6a primera de ellas! 3#e se plantea como resp#esta a la estr#ct#ra
transnacional! p#ede abordarse a partir de esta tensi&n com#nicaci&n5di"#si&n! con planteos 3#e se
acercan a los l7mites de la misma0 $eg4n esta corriente “la comunicación alternativa surge como
respuesta a la modalidad transnacional y al carácter intrínsecamente unidireccional y autoritario
de los medios masivos, cuya propia estructura tecnológica constituiría &seg4n las posiciones más
e"tremas' un obstáculo insoslayable para su incorporación a procesos democráticos y
participativos. /n otros casos, se supone ue este carácter antidemocrático no es inherente al
#actor tecnológico sino ue deriva de su posesión monopólica por parte de las clases dominantes y
de su racionalidad mercantil6 es decir, del modelo comunicacional mismo, modelo transnacional
e"portado por los países centrales a las áreas peri#%ricas$
@,HA
0 6as posiciones m9s e+tremas 3#e se
destacan a partir de esta tendencia! derivaron en #na de"inici&n negativa de lo alternativo! es decir!
en de"iniciones oposicionales sobre las caracter7sticas centrales de la com#nicaci&n masiva a partir
del establecimiento de pares dicot&micos0 Por e>emplo! si la com#nicaci&n masiva se caracteri*a
por ser #nidireccional! vertical! a#toritaria! de propiedad privada con prod#cci&n ind#strial de
contenidos! lo alternativo ser9 m#ltidireccional! 8ori*ontal! de propiedad colectiva y con
prod#cci&n artesanal de s#s contenidos0
?lg#nas pol(micas importantes al interior de este campo p#eden ser le7das a partir de esta
tensi&n com#nicaci&n5di"#si&n! por e>emplo la entablada entre En*ensberger y Fa#drillard0 El
primero! a partir de #na visi&n 3#e podr7amos cali"icar de optimista acerca %del poder movili*ador
de los medios electr&nicos)! a"irma 3#e “la trans#ormación de un medio de distribución en un
medio de comunicación no o#rece ning4n problema de índole t%cnica. /sta trans#ormación se evita
conscientemente por p%simas razones políticas. 0sí, la di#erenciación t%cnica entre transmisor y
receptor re#leja la división social del trabajo entre productores y consumidores$
@,.A
! disting#iendo
entre #n #so represivo y #n #so emancipador de los medios
@,-A
0 Para Fa#drillard! la imposibilidad de
resp#esta es in8erente a la ar3#itect#ra act#al de los medios electr&nicos y para 3#e e+ista resp#esta
;condici&n indispensable para la e+istencia de com#nicaci&n<! no alcan*a con
la reversibilidad ;"eed:bacG< del circ#ito E::R! sino 3#e debe e+istir reciprocidad entre los polos
de la ec#aci&n0 6a reversibilidad implica el mantenimiento de la #nidireccionalidad en la
circ#laci&n de la in"ormaci&n! lo c#al mantiene intacta la relaci&n de poder e+istente entre emisor y
receptor! 3#e es la caracter7stica de"initoria del sim#lacro de com#nicaci&n 3#e imponen los medios
electr&nicos0 Esta relaci&n no cambia con simplemente modi"icar en manos de 3#ien se coloca el
poder de emisi&n0 Reciprocidad implica! por el contrario! ig#aldad entre los polos de la ec#aci&n de
LaGobson 3#e se #tili*a como modelo e+plicativo y! en las condiciones act#ales! seg4n Fa#drillard!
eso s&lo es posible si se destr#yen los medios tal c#al 8oy los conocemos
@/EA
0
Para ?rmand attelart y Lean:arie Piemme la 8ip&tesis de Fa#drillard es "ec#nda ya 3#e
tiene la virt#d de colocar la cr7tica en el centro mismo del proceso com#nicacional insta#rado por
los medios electr&nicos! alterando la ideolog7a de los mass:media! para los c#ales “e"iste la
comunicación, y allí donde no e"iste aparece el -ruido.$
@/,A
! agregando 3#e “gracias a la
no5reciprocidad, a la ruptura del intercambio, los media viven la %poca de la incomunicación y
sólo producen comunicación como simulacro de sí misma$
@//A
0 Pero esta 8ip&tesis presenta #n
de"ecto! 3#e los a#tores caracteri*an como #na %petri"icaci&n de lo social)! al instalar #na
caracteri*aci&n opositiva entre actividad y pasividad para las instancias de emisi&n y recepci&n0 6a
idea de r#pt#ra del intercambio! 3#e implica #na concepci&n centrali*ada del poder en la emisi&n!
est9 s#>eta a #na caracteri*aci&n pasiva del receptor y! como dicen attelart y Piemme! “para
creer en el binomio activo5pasivo hay ue aceptar previamente ue e"iste una continuidad entre la
estructura y los e#ectos o, por decirlo con otras palabras, ue algo ue está -mauinado para.
produce e#ectivamente auello para lo cual está mauinado$
@/BA
0
Esta cr7tica a la 8ip&tesis de Fa#drillard introd#ce #na n#eva tensi&n 3#e! a#n3#e derivada
de la primera! 8a sido m#y importante en las re"le+iones sobre alternatividad y se e+presa en el
par activo<pasivo 0 Para ?rmand y ic8ele attelart “la imagen de un consumidor pasivo #rente a
un medio activo se correspondió con la idea de la antinomia #etichista entre un medio -pasivo. y un
medio -activo. &...' acostumbrados a concebir la resistencia a partir de la construcción de un
territorio autónomo, tuvimos, durante mucho tiempo, la tentación de reducir la alternativa a una
oposición entre medios ligeros 7espacio ideal de autogestión5 y medios pesados y centralizados
7imagen del poder concentrado5 &...' esto trajo como consecuencia una concepción de la
comunicación alternativa elaborada al margen de cualuier análisis de las relaciones de #uerzas
en el conjunto del campo de la comunicación$
@/IA
0 Esta dicotom7a aliment& d#rante a2os posiciones
3#e planteaban la imposibilidad de #tili*ar los medios de com#nicaci&n masiva en #na pr9ctica
alternativa0 6a tensi&n activo5pasivo enc#entra #n principio de s#peraci&n c#ando se incorpora al
an9lisis el problema de los #sos sociales! sobre el c#al no se 8ab7a dado #na re"le+i&n en el campo
de la com#nicaci&n alternativa
@/KA
0 Interrogarse “a partir del consumidor, #ue, pues, la base de una
nueva matriz conceptual ue, negándose a abordar el campo mediático en cuanto instrumento del
poder, lo abordaba en cuanto campo de relaciones de poderes. 8on esta matriz conceptual se
negaba el entendimiento del modo de comunicación como un amasijo de meras t%cnicas para
considerarlo como un conjunto de prácticas sociales, como un modo de articulación entre grupos
y actores sociales. 9esde esta perspectiva, la ideología dejaba de ser concebida como -sistema de
ideas. o de -discursos. coherentes para convertirse, siguiendo la e"presión de Nicos Poulantzas, en
un -conjunto de prácticas materiales.. 9e esta #orma el modo de comunicación abarcaba desde las
prácticas de recogida de in#ormaciones, los hábitos de redacción, de escritura, de registro de
imágenes, de montaje, etc., hasta los de consumo$
@/DA
0
No es necesario aclarar 3#e la modi"icaci&n operada en la concepci&n sobre el receptor
a"ecta la totalidad del campo com#nicacional! pero es central a la com#nicaci&n alternativa ya 3#e
abre la posibilidad de #tili*ar los medios masivos desde #na perspectiva di"erente0 Un e>emplo lo
encontramos en la posici&n del investigador brasile2o Carlos Ed#ardo 6ins da $ilva! 3#ien al
ale>arse de las visiones "ranG"#rteanas 3#e presentan a la %ind#stria c#lt#ral como #n todo
monol7tico e impenetrable)! plantea la e+istencia de contradicciones 3#e abren brec8as y permiten
el desarrollo de pr9cticas alternativas en el interior del sistema de medios masivos0 $i bien pone
reparos respecto a las posibilidades de obtener cambios sociales! sostiene 3#e estos espacios no se
p#eden desaprovec8ar y 3#e s# valide* o no ;en t(rminos del cambio<! se determinar9 a partir de
3#e se pro"#ndicen los est#dios de recepci&n
@/HA
0 Una visi&n en alg#nos aspectos similar! es la 3#e
sostiene 9+imo $impson! para 3#ien el car9cter de"initorio de la com#nicaci&n alternativa est9
dado por la prod#cci&n de #n disc#rso antia#toritario! es el disc#rso alternativo el 3#e de"ine a #n
medio alternativo! de all7 3#e s# posibilidad de circ#laci&n no p#ede restringirse al car9cter masivo
o no de #n medio! el mismo p#ede desarrollarse en secciones! col#mnas o programas de diarios!
radios o televisoras! ya sean de propiedad privada o estatal0 Ig#almente reconoce 3#e esta
posibilidad de inserci&n de lo alternativo en los medios masivos! tal c#al 8oy los conocemos! tiene
limitaciones y corre el riesgo de poder llegar a ser "#ncional a a3#ello 3#e >#stamente constit#ye s#
negaci&n! #n disc#rso global reaccionario de"ensor de #n stat# 3#o antidemocr9tico
@/.A
0
6a resol#ci&n de este problema! al 3#e 8emos llegado como #n derivado de las tensiones
8asta a8ora en#nciadas! para $impson “reuiere insertar la problemática de la comunicación
alternativa en el proceso total de trans#ormación, pues el carácter mismo del complejo global
comunicación5in#ormación es una e"presión de los sistemas económico y político5social. 1a
eventual democratización de las estructuras comunicativo5in#ormativas habrá de ser, sin duda, un
signo de trans#ormaciones ue las trasciendan, y en ese proceso de cambio puede superarse en la
medida de su pro#undidad, la #alsa oposición entre medios alternativos y medios masivos
dominantes. 0rticulación en lugar de oposición, interacción en lugar de irreductibles
antinomias$
@/-A
0?8ora bien! esta prop#esta introd#ce #na n#eva tensi&n! 3#e podr7a sinteti*arse en
el par revolución<reforma0 Imposible ser7a desarrollar a3#7 las disc#siones 3#e 8a s#scitado
8ist&ricamente esta oposici&n! ya 3#e s# origen podr7amos remontarlo 8asta la r#pt#ra entre
bolc8evi3#es y menc8evi3#es 3#e 8a marcado las di"erentes estrategias de intervenci&n pol7tica de
la i*3#ierda a lo largo del siglo MM0 Nos interesa en lo 3#e respecta a la com#nicaci&n alternativa
ya 3#e est9 presente en todos los planteos 3#e relacionan la posibilidad de desarrollo de la misma
en "#nci&n de #n ob>etivo de trans"ormaci&n social0 $impli"icando diremos 3#e las posiciones
re"ormistas plantean el aprovec8amiento de los espacios 3#e se abren en el interior de la estr#ct#ra
legal de medios de com#nicaci&n! rec#perando para s# pr9ctica nociones como competencia y
pro"esionalismo0 6as posiciones revol#cionarias plantean como condici&n indispensable del
car9cter alternativo! 3#e la pr9ctica com#nicacional se vinc#le al desarrollo de #n movimiento
pol7tico de trans"ormaci&n global de la sociedad0 Esto 3#eda claramente e+presado en palabras de
argarita Jra*iano! para 3#ien la e+presi&n com#nicaci&n alternativa debe reservarse “para
auellas relaciones dialógicas de transmisión de imágenes y signos ue est%n insertas en una
pra"is trans#ormadora de la estructura social en tanto totalidad$
@BEA
0 Un e>emplo de esta posici&n
son las radios de la g#errilla en ?m(rica 6atina ;radios Rebelde! $andino! Venceremos! Farab#ndo
art7! etc0<0
#c8as veces la pol(mica entablada entre $impson y Jra*iano se lee "alsamente en esta
clave0 6a "#erte cr7tica 3#e e>erce $impson en realidad no se est9 oponiendo a la trans"ormaci&n de
la %estr#ct#ra social en tanto totalidad)! sino al car9cter y a los medios empleados para alcan*ar
dic8a trans"ormaci&n0 Para $impson el ob>etivo central de la com#nicaci&n alternativa es propender
al desarrollo de #na sociedad democr9tica! 3#e en s#s t(rminos! con "#ertes tintes anar3#istas!
implica en 4ltima instancia la abolici&n del poder0 De a3#7 3#e s# oposici&n en realidad se diri>a a
la aplicaci&n de la Teor7a de la vang#ardia al campo de la com#nicaci&n alternativa0 Esto se
observa c#ando a"irma! en re"erencia al planteo de Jra*iano! 3#e “este en#oue desestima &...' toda
pra"is de carácter espontáneo ue no tienda conscientemente a un cambio radical bajo la %gida de
una organización política encargada de dise:ar y llevar a cabo la mencionada -estrategia
totalizadora.$
@B,A
0 6as cr7ticas principales 3#e se 8an 8ec8o a las posiciones esgrimidas por
$impson se concentran en tres e>es! a< #na e3#ivocada lect#ra de los desarrollos mar+istas sobre el
rol de las vang#ardiasO b< la e"icacia de las pr9cticas espont9neas en "#nci&n de #n ob>etivo de
trans"ormaci&n social y c< el ob>etivo de abolici&n del poder0
Otra tensi&n 3#e se da al interior de este campo gira alrededor del concepto de participaci&n
y s# problemati*aci&n a partir de la aceptaci&n del car9cter no pasivo del receptor0 Casi no 8ay
pr9ctica en el campo latinoamericano 3#e no abreve en este concepto a la 8ora de >#sti"icar s#
alternatividad y s# distancia respecto de los medios masivos0
E+iste #n consenso generali*ado en los a#tores 3#e 8an traba>ado este tema respecto a 3#e
entender por participaci&n! “considerándola como la capacidad ue tienen los individuos de
intervenir hasta la toma de decisiones, en todos auellos aspectos de su vida cotidiana ue los
a#ectan e involucran$
@B/A
0 ?8ora bien! si la b4s3#eda de participaci&n es #no de los ob>etivos
centrales de la com#nicaci&n alternativa! como p#ede ser 3#e tantas veces esc#c8emos decir a
directores de medios de com#nicaci&n! 3#e el p4blico participa con llamados tele"&nicos o
enviando cartas al correo de lectores0
1asta principios de los C.E no e+ist7a d#da respecto a como entender la participaci&n0 En la
medida 3#e el concepto central 3#e da c#enta del rol de los medios en la sociedad! a la ve* 3#e
condiciona los an9lisis sobre los mismos! es el de %dominaci&n) ;y s# consec#encia l&gica! la
%manip#laci&n)<! la 4nica posibilidad de r#pt#ra pasa por la intervenci&n directa en las decisiones
acerca de los contenidos 3#e se emiten! lo 3#e implica! necesariamente! modi"icar las estr#ct#ras
organi*ativas a "in de 3#e las mismas sean abiertas y no restrictivas0 $e p#eden disc#tir las
modalidades de intervenci&n ;asambleas! conse>os! etc0<! pero no sobre s# necesidad0 6as
modi"icaciones introd#cidas en el an9lisis! a partir del pasa>e 3#e se opera de #n paradigma
centrado en la dominaci&n a #n paradigma centrado en la 8egemon7a! dan #n "#erte imp#lso a los
est#dios sobre la recepci&n! derivando progresivamente en #n abandono de los an9lisis sobre la
instancia de emisi&n 3#e se trad#ce! prontamente! en el otorgamiento de #n in#sitado protagonismo
al receptor en el proceso com#nicacional ;el %recepcionismo) de comien*os de los N-E<0 El avance
de las posiciones neopop#listas ser9 la coronaci&n de este movimiento! deriv9ndose #na idea de
participaci&n 3#e ya no tiene por ob>etivo la acci&n directa sobre la emisi&n
@BBA
0 P#i*9s sea 4til en
este p#nto recordar la distinci&n e"ect#ada por ar7a Teresa $irvent entre participaci&n real y
simb&lica0 Para $irvent! %la participaci&n real oc#rre c#ando los miembros de #na instit#ci&n o
gr#po a trav(s de s#s acciones e>ercen poder en todos los procesos de la vida instit#cional' a< en la
toma de decisiones en di"erentes niveles! tanto en la pol7tica general de la instit#ci&n como en la
determinaci&n de metas! estrategias y alternativas espec7"icas de acci&nO b< en la implementaci&n de
las decisionesO c< en la eval#aci&n permanente del "#ncionamiento instit#cional0 6a participaci&n
simb&lica as#me dos connotaciones' #na! al re"erirse a acciones a trav(s de las c#ales no se e>erce!
o se e>erce en grado m7nimo! #na in"l#encia a nivel de la pol7tica y del "#ncionamiento
instit#cionalO otra! el generar en los individ#os y gr#pos comprometidos la il#si&n de e>ercer #n
poder ine+istente)
@BIA
0
6a com#nicaci&n alternativa no escapa a estas trans"ormaciones! comen*ando a aparecer en
los C-E concepciones 3#e plantean la importancia de los medios alternativos en "#nci&n de s#
car9cter de representantes e interpretantes de las necesidades de todos a3#ellos sectores de la
sociedad e+cl#idos del te>ido medi9tico0 6a participaci&n ya no aparece ligada al medio en s7
mismo! sino a la intervenci&n en la constr#cci&n del disc#rso social "abricado por los medios de
com#nicaci&n! de all7 3#e apare*can con "#er*a nociones como competencia! e"iciencia y est(tica!
3#e no oc#paban #n l#gar central en las re"le+iones sobre com#nicaci&n alternativa! despla*ando
del an9lisis los problemas relacionados con la participaci&n real! las "ormas organi*ativas y la
propiedad0
Para "inali*ar este apartado introd#ciremos #na 4ltima tensi&n! m#y importante para la
com#nicaci&n alternativa! y es la 3#e se e+presa en el par desigualdad<diferencia0
Como se desprende con claridad de la lect#ra sobre las corrientes "#ndadoras! la pra+is de
la com#nicaci&n alternativa se desarrolla 8ist&ricamente en la l#c8a contra la desig#aldad
;econ&mica! pol7tica! ed#cacional! etc0<! la c#al se eval#aba como #na condici&n estr#ct#ral del
capitalismo! por ello la posibilidad de constr#cci&n de #na sociedad m9s >#sta! #na sociedad
realmente democr9tica e ig#alitaria! pasaba por la destr#cci&n del sistema y s# reempla*o por otro!
b9sicamente! #n modelo de organi*aci&n socialista0 6a ca7da del m#ro de Ferl7n en noviembre de
,-.-! y con ella la p#esta en crisis de los socialismos %reales)! activa #na serie de modi"icaciones
sobre las concepciones centrales del pensamiento moderno! alg#nas de las c#ales ya se insin#aban
con anterioridad0 6a crisis del modelo de participaci&n pol7tica a trav(s del sistema de partidos! el
renovado imp#lso de los movimientos sociales y la 8egemon7a! casi sin contrapesos! del modelo
neoliberal! 3#e trasciende el campo econ&mico! caracteri*ar9n la d(cada del C-E0 En lo 3#e respecta
a la com#nicaci&n alternativa! (sta comen*ar9 a asociarse con las "ormas de e+presi&n 3#e emplean
para s#s reivindicaciones los diversos movimientos sociales0 P#blicaciones peri&dicas! programas
de radio y televisi&n! 3#e se prod#cen a partir de la iniciativa de determinados sectores de la
sociedad 3#e se agr#pan en "#nci&n de alg#na caracter7stica com4n! por e>emplo el g(nero! la
elecci&n se+#al o la etnia0 6o alternativo se instala en la l#c8a por el derec8o a la di"erenciaO #na
sociedad democr9tica ser9 a3#ella capa* de respetar e integrar al di"erente0
6a relaci&n desig#aldad5di"erencia se plantea como #na tensi&n dado 3#e es "9cil observar
como m#c8as veces el reclamo por la integraci&n del di"erente se agota en s7 mismo! sin trascender
el estrec8o marco de la reivindicaci&n partic#lar! olvidando los condicionamientos estr#ct#rales de
#n sistema 3#e d7a a d7a pro"#ndi*a las relaciones de desig#aldad0 6a resol#ci&n de esta tensi&n! en
lo 3#e a la com#nicaci&n alternativa re"iere! pasa por artic#lar los t(rminos del binomio! ampliando
el campo de la acci&n pol7tica y reconociendo 3#e no e+iste respeto al di"erente sino se res#elve! en
#n mismo movimiento! s# sit#aci&n de desig#aldad0
Es posible disting#ir otras tensiones! pero s&lo las de>amos planteadas ya 3#e p#eden ser
"9cilmente ded#cibles de lo 8asta a3#7 desarrollado! por e>emplo dominaci&n58egemon7a!
descentrali*aci&n5centrali*aci&n! pol7tica5est(tica0

+l concepto
Uno de los grandes problemas con 3#e nos encontramos al abordar los te+tos sobre
com#nicaci&n alternativa! es la a#sencia de #na de"inici&n consens#ada sobre la misma! lo c#al se
trad#ce en serias di"ic#ltades a la 8ora de proponer criterios de incl#si&n y e+cl#si&n sobre el
con>#nto de las pr9cticas com#nicacionales 3#e se desarrollan! principalmente! al margen de los
medios masivos de com#nicaci&n0 P#( es com#nicaci&n alternativa! sig#e siendo 8oy #na preg#nta
de di"7cil resp#esta0 6os investigadores espa2oles ar de Fontc#berta y L0 60 J&me* ompart
dicen al respecto' “1o alternativo, a tenor de las e"periencias concretas, ha ido cambiando seg4n
el sistema social y político en ue se desarrollan los medios ue se utilizan para comunicar, el
%n#asis ue se aplica al dar prioridad al emisor, al medio o al receptor, los objetivos ue persigue,
etc. /llo hace ue, en muchas ocasiones, se entiendan y de#inan como alternativas e"periencias
opuestas. !na de las apreciaciones ue debe hacerse es ue lo alternativo hasta ahora e"iste como
una pra"is más ue como una corriente teórica &...' es necesaria, pues, una pluralidad de lectura
de los te"tos porue es #undamental entender lo alternativo como un proceso abierto y nunca como
modelo cerrado$
@BKA
0 6a amplit#d de esta perspectiva 8a motivado #na e+plosi&n de t(rminos 3#e
intentan dar c#enta de con>#ntos di"erenciales de pr9cticas #nidas por caracter7sticas com#nes0 6a
investigadora brasile2a Regina Festa lleg& a identi"icar treinta y tres denominaciones di"erentes!
por e>emplo' com#nicaci&n pop#lar! participativa! emancipadora! com#nitaria! gr#pal! de base! de
resistencia! liberadora! democr9tica! etc
@BDA
0 Visto de esta manera! podr7amos 8ablar del campo de la
com#nicaci&n alternativa! al interior del c#al es posible disting#ir #na gran cantidad de s#bcampos!
cada #no con s#s l&gicas partic#lares de "#ncionamiento0 Ig#almente #na 8ip&tesis de este tipo
necesita de m9s pro"#ndas investigaciones0
?8ora bien! si nos atenemos a criterios de orden epistemol&gico! “los conceptos son
t%rminos cuyo contenido de signi#icación puede de#inirse sin ambig;edad. 1as nociones, en
cambio, se caracterizan precisamente por su ambig;edad, por su carácter #recuentemente #igurado
y por sus resonancias connotativas incontroladas. 8omo principio, los conceptos pueden ser
#ormalizados y sistematizados, mientras ue las nociones son rebeldes a esos procesos$
@BHA
0
Ubic9ndonos a este nivel! el t(rmino com#nicaci&n alternativa! dadas las di"ic#ltades de
"ormali*aci&n y sistemati*aci&n! m9s 3#e como #n concepto se con"ig#ra como #na noci&n0
Escapa a las posibilidades de este traba>o el dar c#enta de la gran cantidad de intentos 3#e
se 8an reali*ado en el camino por instit#ir #na de"inici&n de la com#nicaci&n alternativa! pero si
algo debe 3#edar en claro es 3#e e+iste #n 8ilo cond#ctor 3#e 8ist&ricamente en8ebra al con>#nto
de pr9cticas com#nicacionales 3#e! de #na manera # otra! alg#na ve* 8an sido de"inidas como
alternativas0 Ese ingrediente en com4n 3#e las #ni"ica es la b4s3#eda de la trans"ormaci&n
social0 Esta es la base a partir de la c#al es necesario comen*ar a re"le+ionar sobre la act#alidad de
la com#nicaci&n alternativa y s#s posibilidades de desarrollo en el marco social 3#e impone la
8egemon7a neoliberal! rescatando el principio "#ndamental 3#e siempre 8a imp#lsado a la
com#nicaci&n alternativa! ser #n instr#mento de acci&n para los sectores 8ist&ricamente
marginados del e>ercicio del poder0


@,A
Oro*co J&me*! J#illermo0 %Presentaci&n0 Del rec#ento de las e+periencias radio"&nicas a la
recreaci&n de la #top7a latinoamericana) en Peppino Farale! ?na ar7a, <adio educativa, popular
y comunitaria en 0m%rica 1atina! Pla*a y Vald(s Editores! (+ico! ,---0 P9g0 ,H
@/A
Fontc#berta! ar de y J&me* ompart! L060 0lternativas en comunicación! Editorial itre!
Farcelona! ,-.B0 P9g0 //0
?l respecto ver En*ensberger! 1ans0 /lementos para una teoría de los medios de
comunicación! Ed0 ?nagrama! Farcelona! ,-H,0 P9g0 //
@BA
Cassigoli! ?rmando0 %$obre la contrain"ormaci&n y los as7 llamados medios alternativos) en
$impson Jrinberg! 9+imo ;comp0< 8omunicación alternativa y cambio social! Premia Editora!
(+ico! ,-.D0 Pp0 DH:D.0
@IA
C"r0 Fo+! Eli*abet80 %6a 8erencia del "racaso) en Rev0 Telos NQ ,-! adrid!
$eptiembre5Noviembre ,-.-0
@KA
Jra*iano! argarita0 %Para #na de"inici&n alternativa de la com#nicaci&n) en Rev0 ININCO NQ ,!
Vene*#ela! ,-.E0 P9g0 H,0
@DA
C"r0 Reyes atta! Fernando0 8omunicación alternativa y desarrollo solidario ante el mundo
transnacional0 I6ET! (+ico! ,-.,0 Citado en Fontc#berta! ar de y J&me* ompart! L060! op0
cit0! Pp0 /B:/I0
@HA
Peppino Farale! ?na ar7a0 <adio educativa, popular y comunitaria en 0m%rica 1atina! Pla*a y
Vald(s Editores! (+ico! ,---! p9g0 ,/B0
@.A
Ibidem! p9g0 ,/D0
@-A
Esteino# adrid! Lavier0 %6a #top7a de la com#nicaci&n alternativa en el aparato dominante de la
c#lt#ra de masas) en $impson Jrinberg! 9+imo ;comp0< 8omunicación alternativa y cambio
social! Premia Editora! (+ico! ,-.D0 P9g0 H/0
@,EA
?plicamos este concepto en s# de"inici&n mar+ista! 3#e lo entiende como #n proceso dial(ctico
contin#o entre acci&n y re"le+i&n ;acci&n re"le+ionada5re"le+i&n act#ada<
@,,A
$#nGel! J#illermo0 %6as matrices c#lt#rales y la representaci&n de lo pop#lar en los diarios
pop#lares de masa0 ?spectos te&ricos y "#ndamentos 8ist&ricos) en <azón y pasión en la prensa
popular! $antiago de C8ile! I6ET! ,-.K0 P9g0 IE
@,/A
Peppino Farale! ?na ar7a0 Op0 cit0 P9g0 ,IB0
@,BA
Frec8t! Fertolt0 %Teor7a de la Radio ;,-/H:,-B/<) en Fassets! 6l#7s ;comp0<! 9e las ondas rojas
a las radios libres! Editorial J#stavo Jili! Farcelona! ,-.,0 Pp0 KD:KH0
@,IA
Pas3#ali! ?ntonio0 Com#nicaci&n y c#lt#ra de masas! onte ?vila Editores! Caracas! ,-HD! BR
edici&n0 P9g0 I-0
@,KA
Ibidem! p9g0 DK0
Par(resis' T(rmino derivado del griego parair%o! 3#e re"iere la tentativa de s#straer!
empe3#e2ecer! ad#e2arse y alienar ;al receptor<! como "#nci&n b9sica de #n decir ordenando 3#e
no admite resp#esta0
@,DA
Ibidem! p9g0 H.0
@,HA
$impson Jrinberg! 9+imo0 %Com#nicaci&n alternativa' Tendencias de la investigaci&n en
?m(rica 6atina) en $impson Jrinberg! 9+imo ;comp0< 8omunicación alternativa y cambio
social! Premia Editora! (+ico! ,-.D0 Pp0 B/:BB0
@,.A
En*ensberger! 1ans0 /lementos para una teoría de los medios de comunicación! Editorial
?nagrama! Farcelona! ,-H,0 P9g0 ,/0
@,-A
Ibidem! p9g0 IB0
@/EA
C"r0 Fa#drillard! Lean0 8rítica de la economía política del signo! $iglo Veinti#no Editores!
(+ico! ,-.H! HR edici&n en espa2ol0 Pp0 ,-I://B0
@/,A
attelart! ?rmand y Piemme! Lean:arie0 1a televisión alternativa! Editorial ?nagrama!
Farcelona! ,-.,0 P9g0 .D0
@//A
Ibidem! p9g0 .H0
@/BA
Ibidem! p9g0 .H0
@/IA
attelart! ?rmand y attelart! ic8ele0 Pensar sobre los medios! F#ndesco! adrid! ,-.H0 P9g0
,EB0
@/KA
6a a#sencia de re"le+i&n sobre este t&pico se e+plica a partir de la preeminencia de los an9lisis
manip#latorios! como bien e+plica En*ensberger! y 3#e en ?m(rica 6atina se relacionan con el
desarrollo de la Teor7a de la dependencia0 F9sicamente el problema 3#e implicaba la #tili*aci&n de
los medios masivos ;en #n estadio s#perior de desarrollo del movimiento pop#lar<! se resolv7a
planteando la necesidad de prod#cir #na modi"icaci&n en s#s contenidos! derivando en planteos
m#y pr&+imos al "#ncionalismo! pero de signo contrario0
@/DA
attelart! ?rmand y attelart! ic8ele0 Op0 Cit0 P9g0 ,EI0
@/HA
C"r0 6ins da $ilva! Carlos Ed#ardo0 %6as brec8as de la ind#stria c#lt#ral brasile2a) en Festa!
Regina y 6ins da $ilva! Carlos Ed#ardo! Com#nicaci&n pop#lar y alternativa! Ediciones Pa#linas!
F#enos ?ires! ,-.D0
@/.A
C"r0 $impson Jrinberg! 9+imo0 %Com#nicaci&n alternativa' Dimensiones! l7mites!
posibilidades) en $impson Jrinberg! 9+imo ;comp0< 8omunicación alternativa y cambio social!
Premia Editora! (+ico! ,-.D0
@/-A
Ibidem! Pp0 ,KB:,KI0
@BEA
Jra*iano! argarita! Op0 Cit0! p9g0 H/0
@B,A
$impson Jrinberg! 9+imo0 %Com#nicaci&n alternativa' Tendencias de la investigaci&n en
?m(rica 6atina)! Op0 Cit0! p9g0 BK
@B/A
Findling! 6iliana y Tamargo! ar7a del Carmen0 Plani#icación, descentralización y
participación6 <evisión y crítica! Instit#to de Investigaciones de la Fac#ltad de Ciencias $ociales
;UF?<! colecci&n C#adernos! F#enos ?ires! ,--/0 P9g0 /B0
@BBA
C"r0 6andi! Oscar0 Dev&rame otra ve*0 =u% hizo la televisión con la gente. =u% hace la gente
con la televisión! Editorial Planeta! F#enos ?ires! ,--/0
?l respecto tambi(n p#ede cons#ltarse Ver&n! Eliseo! %Sapping! *ipping! "lipping!
gra*ing)! F#enos ?ires! Clar7n! $#plemento C#lt#ra y Naci&n! /I de oct#bre de ,--,0
@BIA
$irvent! ar7a Teresa0 %Estilos participativos' Ts#e2os o realidadesU)! Revista ?rgentina de
Ed#caci&n NQ K! ?sociaci&n de Jrad#ados en Ciencias de la Ed#caci&n! F#enos ?ires! ,-.B0 P9g
ID
@BKA
Fontc#berta! ar de y J&me* ompart! L060 Op0 Cit0! p9g0 /E0
@BDA
C"r0 F#entes Navarro! Ra4l0 Un campo cargado de "#t#ro0 El est#dio de la com#nicaci&n en
?m(rica 6atina! Fela"acs! (+ico! ,--/0 Pp0 ,D-:,HE0
@BHA
Jim(ne*! Jilberto0 %6a teor7a y el an9lisis de la c#lt#ra0 Problemas te&ricos y metodol&gicos)
en Jon*9le*! Lorge y Jalindo C9ceres! Les4s! (etodología y cultura! (+ico! pensar la c#lt#ra!
,--I0 P9g0 BI0
$#bir
http://perio.unlp.edu.ar/comunicacionalternativa/INTRODUCCION.htm