– 1

Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010






Directriz
sobre los criterios metodológicos para la elaboración del Proyecto
y del Reporte Final de Investigación

(Forma UdLSB-CI010)


- VERSIÓN PRELIMINAR EN REVISIÓN POR EL CONSEJO DE INVESTIGACIÓN -

preparado por
Dr. Rubén M. Mosqueda Almanza, PhD






Universidad De La Salle Bajío
(1) (*)





(1) UNIVERSIDAD DE LA SALLE BAJÍO. Con Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios otorgado por
Decreto Presidencial, publicado en el Diario Oficial de la Federación de fecha 18 de febrero
de 1986, registrado ante la S.E.P. con el número 1123, Tomo 1.


(*) La presente Directriz sobre los criterios metodológicos para la elaboración del proyecto y reporte final de investigación de la Universidad
De La Salle Bajío (Forma UdLSB-CI010), fue expedida de conformidad con el Reglamento General de Investigación de la Universidad De La
Salle Bajío.


Aprobado por el H. Consejo de Investigación. Vigente desde el día_____del mes de___________del año dos mil cuatro.







– 2
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010





Contenido
pág.
I. Del proyecto de Investigación 3
I.1. Forma electrónica UdLSB-CI011. 5
I.2. Elementos del Proyecto de Investigación. 6
Tabla de contenido tentativa. 7
Planteamiento del problema (Estado actual del tema) 9
La justificación 11
La hipótesis 15
Objetivo general 22
Metodología utilizada y/o procedimiento propuesto para llegar al (a los)
resultado (s) esperado (s)
23
Cronograma de actividades 24
Descripción del impacto económico y/o social que tendrá el proyecto de
ser concluido exitosamente
25
Fuentes bibliográficas relevantes 26
II. Del Reporte Final de la Investigación 28
II.1. Tipos de Reporte (artículos) 28
II.2. Elementos del Reporte Final de la Investigación 29
Título o nombre del trabajo 29
Resumen 29
Introducción 30
Cuerpo del trabajo 30
Conclusiones 30
Anexos 31
Estilo de las fuentes bibliográficas y otras fuentes 31
II.3. Algunas consideraciones relevantes 31
III. Fuentes bibliográficas 33





– 3
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010




Aceptando que no hay un solo y único modelo de investigación, lo que sigue tiene la
intención de ser un manual general que establece y define los criterios y las bases
metodológicas para realizar trabajos de investigación científica. Esta misma concreción
nos lleva a aceptar que todo trabajo de investigación parte de un método general de
investigación, que contiene elementos comunes sea cual sea el (las) área(s) y actividades
científicas. Son precisamente estos elementos los que forman parte de nuestro estudio y
se desarrollan tanto en el Proyecto como en el Trabajo de investigación mismo. No
debemos olvidar que el entendimiento y cumplimiento de estos criterios garantizan un
adecuado desarrollo y culminación de los trabajos de investigación en nuestra
Universidad.
Cabe desatacar que las bases metodológicas a las que nos referimos nacen y, por lo
mismo quedan sustentadas, en los criterios vertidos en el Reglamento General de
Investigación aprobado por el Consejo de Investigación de la Universidad De La Salle
Bajío.
En el ordenamiento en mención queda ya claro que los documentos necesarios para
realizar las actividades de investigación son el «Proyecto de Investigación»
1
y el Trabajo
de Investigación, también llamado, «Reporte Final de la Investigación» y constituyen, por
tanto, los dos grandes apartados de la presente Directriz.

I. Del Proyecto de Investigación
Conforme ha quedado definido en la fracción I del artículo 27 del Reglamento
General de Investigación de la UdLSB, entendemos por proyecto de investigación a:




1
Algunos autores suelen llamar al Proyecto de investigación de diversos modos, algunos de las más
frecuentes son el Anteproyecto y el Protocolo. En nuestro caso creemos conveniente utilizar la acepción
Proyecto por tratarse de una de las formas más usuales para iniciar o determinar la conveniencia o viabilidad
de la investigación; además, ya en el propio Reglamento General de investigación de la UdLSB así se le
refiere.


– 4
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

“… la propuesta de trabajo que contiene objetivos específicos, agenda
definida de trabajo, metodología, prospectiva y expectativa congruentes
con el programa de investigación…”

De esta suerte, se deja entrever, en el mismo artículo, la vocación del proceso de
investigación al sujetar al Proyecto de Investigación con los Programas de Investigación y
con las Líneas de investigación, toda vez que:

“… II. Programa de Investigación: Es el conjunto de proyectos relacionados
que se desarrollan en un campo temático o área del conocimiento, que
comparten temáticas y metodologías específicas y comunes, y
III. Línea de Investigación: Es el campo temático, disciplinar o del área del
conocimiento que son abordados de manera organizada y que reúne a un
conjunto de programas de investigación con metodología común y orientados
a un objetivo general.”

En efecto, queda claro que el Proyecto nace de un Programa y éste, a su vez, nace
de una Línea de Investigación. En este sentido, antes de iniciar una investigación, el tema
de investigación debe contar con la aprobación de la Dirección de la Escuela, Facultad o
Unidad Académica a la que se encuentra adscrito el profesor, o investigador; entre otras
cosas porque son los directores los que, juzgando la
relevancia y trascendencia para nuestra Universidad, de
manera previa propusieron las Líneas y los Programas al
Consejo de Investigación quien, a su vez, las ha aprobado
en tiempo y forma. Por lo mismo, resulta imprescindible, antes de comenzar una
investigación, acudir con las autoridades académicas para conocer las áreas y los temas
que son de interés para nuestra Universidad De La Salle
2
.

2
Recomendamos acercarse con el Director o Coordinador de los programas o con la Coordinación de
Investigación para conocer si existen o no Líneas y Programas ya definidos. Ahora bien, en el caso de que la
Escuela, Facultad o Unidad Académica no tenga definidas las Líneas y los Programas de Investigación, el
Investigador puede postular cualquier tema a valoración por parte del Consejo.
Habrá que trabajar en una copia del
archivo, este respaldo puede ser
útil si se vicia o corrompe, por
virus, el documento en el que está
trabajando.


– 5
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

Adicionalmente, la congruencia y rigor científico con que se elabore el Proyecto
constituye, en su conjunto, la piedra angular para la aprobación por parte del Consejo de
Investigación de la investigación misma.

I.1. Forma electrónica UdLSB-CI011.
El Proyecto de investigación ha sido elaborado en versión electrónica con el afán de
dar congruencia y uniformidad a su estructura y, evidentemente, para facilitar su manejo.
Además, se le ha asignado un código (UdLSB-CI011) que permite su identificación y un
mejor control por parte de la Coordinación de Investigación. De igual manera, la
Coordinación de Investigación asigna a cada Proyecto de investigación ciertos elementos
de control (véase la figura A), como el número de expediente que permite: a) dar certeza
en tiempo y forma, b) dar seguimiento al trabajo de investigación, y, lo más importante,
c) dar asesoría técnica personalizada al (los) investigador (es) que proponen un tema en
particular.

Figura A. Elementos de control del Proyecto


Por otra parte, hay que resaltar que el fichero electrónico está elaborado en formato
.doc (word para windows) lo que agiliza su llenado y manejo. Nótese, por otra parte, que
es un documento protegido que permite su escritura sólo en las celdas que corresponden,
o sea, con los elementos del Proyecto. En la figura B se muestra parcialmente este
Nº de expediente


– 6
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

formato, en donde podemos apreciar, además, las celdas a las que nos referimos así
como la distribución de los elementos dentro del Proyecto.
Por lo que respecta a dichos elementos, el investigador deberá desarrollarlos por
completo ya que, en su conjunto, determinan la idoneidad o conveniencia y alcances de la
investigación. Enseguida se describe cada uno de los elementos del Proyecto de
investigación.

I.2. Elementos del Proyecto de Investigación.
El Proyecto de Investigación se compone de los siguientes elementos
metodológicos:
1. Tabla de contenido tentativa (índice) del reporte final.
2. Planteamiento del problema (Estado actual del tema)
3. La justificación
4. Hipótesis
5. Objetivo general
6. Metodología utilizada y/o procedimiento propuesto para llegar al (a los) resultado (s)
esperado (s)
7. Cronograma de actividades
8. Descripción del impacto económico y/o social que tendrá el proyecto de ser concluido
exitosamente.
9. Fuentes bibliográficas relevantes


















– 7
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

Figura B.


A. Tabla de contenido tentativa.
Aún y cuando es el primer elemento que aparece en la Forma electrónica UdLSB-
CI011 deberá realizarse al final del proceso del Proyecto. Notamos que una de sus
característica es, como su propio nombre lo indica, la alterabilidad; es decir, representa
una propuesta de cómo quedaría estructurado el trabajo de investigación o reporte final
de la investigación y, por lo mismo, esta Tabla de contenido puede ser modificada en el
desarrollo del trabajo mismo. Un ejemplo de una distribución tentativa de la tabla de
contenido sería, respetando el orden, la que se muestra abajo. De esta propuesta
notamos que basta con incluir el tema (1) y el subtema (1.1.) en la Tabla de contenido,
con esto, estamos reduciendo el espacio del apartado, aunque, como ser verá más
delante, es posible descender tanto como el trabajo lo requiera.


Celdas
Elementos


– 8
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

1. Tabla de Contenido Tentativa del Reporte Final

Resumen
1. Introducción
2. Título del tema
2.1. Nombre del tema
2.2. Nombre del tema

3. Titulo del tema
3.1. Nombre del Tema
3.2. Nombre del Tema

4. Titulo del tema
4.1. Nombre del Tema
4.2. Nombre del Tema
4.3. etc.
5. Conclusiones

6. Recomendaciones o propuestas*

Cuadros y anexos

Fuentes Bibliográficas


















* sólo en el caso de que las haya

Debemos advertir que hemos preferido utilizar el término Tabla de Contenido y no
el de Índice porque ésta es la recomendación de los organismos evaluadores y/o
normalizadores de revistas científicas, tal es el caso del ISBN. Según estas autoridades,
deberá llamarse Índice si éste aparece hasta el final del documento y, a sensu contrario,
deberá llamarse Contenido o Tabla de Contenido a la relación detallada de temas,
subtemas y su paginado figuraría al inicio del documento.
Estimamos, pues, conveniente respetar estas pequeñas reglas y estilos de cara a
prepararnos en la participación, publicación y/o edición de trabajos científicos serios.
Como ya se dijo, tendríamos que desarrollar este punto hasta el final. Esto es así,
porque será hasta ese momento que podríamos tener más claras las ideas acerca del
tema tratado y, consecuentemente, la distribución del trabajo o Reporte Final.




– 9
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

Planteamiento del problema
a) Como algo a resolver
b) Como algo que explica la
situación en conflicto
c) Como algo predictivo

B. Planteamiento del problema (Estado actual del tema)
En este apartado se debe dejar en claro el avance teórico, clínico o empírico (de
campo) del tema que se estudia. Consecuentemente, del estado actual del tema se
deduce el planteamiento del problema, dado que al discutir los antecedentes científicos
apoyándose en referencias bibliográficas, se deja en claro los puntos discordes o no
concluyentes del tema de estudio. Recordemos que si bien el problema se refiere (al igual
que el estado actual del tema) a una situación en conflicto que pretendemos explicar,
resolver o predecir, éste se circunscribe generalmente a la descripción resumida de
hechos o transcripciones parciales, o totales, de enunciados obtenidos por otros autores o
tratadistas. A este tipo de desarrollos suele llamársele fundamentación teórica o Estado
del Arte.
No debemos olvidar que el planteamiento del problema, también llamado Modelo,
sirve para tres finalidades que están emparentadas con los objetivos generales de la
ciencia:
i) conocer mejor la realidad que se estudia,
ii) para permitir simular comportamientos a partir del mismo, y
iii) para predecir.
Ninguno de estos tres fines puede olvidarse ni relegarse ante los otros, de manera
que, si falla alguno, puede producirse también la degradación del
modelo como construcción intelectual; o, lo que es lo mismo, puede
declararse manifiestamente mejorable.
Al respecto, SOTO (1999) nos deja en claro que para
desarrollar este epígrafe no es preciso hacer una revisión exhaustiva de todos los
aspectos pertinentes, basta con señalar los fundamentales, esto es, con estudios y/o
resultados básicos que ayudan a entender mejor y dar un punto de vista sólido al
proyecto de investigación.
En efecto, un problema puede, en principio, plantearse como algo a resolver, pero
también puede desarrollarse a través de algo que lo explica, incluso ese algo puede
resultar en un elemento por el que se predice una situación; de los alcances de la
investigación se define uno u otro punto de vista.


– 10
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

Ahora bien, ¿de dónde nace el problema? En los cursos básicos de investigación se
nos enseñó que el primer paso del método científico es la observación, pues precisamente
de este acto podemos desprender el problema sólo que, para los temas que nos ocupan,
no basta con que la observación se quede ahí, sino que es necesario “baje” a lo racional,
esto es, al proceso del pensamiento en donde se interpreta y corrige lo observado
3
.
Ahora bien, para poder plantear el problema, de manera congruente, es necesario
definir los elementos (variables) de estudio, esto es, definir las categorías científicas
pertinentes tales como:
Materia Movimiento
Cantidad Calidad
Espacio Tiempo
Fenómeno y esencia Efecto y causa
Forma y contenido Lo singular y lo general, y
La realidad y la posibilidad, entre otras muchas.

En todo caso, no debemos confundir este “problema” con la “justificación”; ya que
el primero se refiere a un “conjunto de hechos o circunstancias que dificultan la
consecución de algún fin, o sea, un asunto delicado, difícil, que puede admitir varias
soluciones.” En tanto que la justificación nace de aquél y se refiere, como veremos más
delante, a la idoneidad y necesidad académica (generar nuevo conocimiento
4
) para que
desarrollar la investigación. Sirva la figura C para mostrar el esquema general para
determinar el planteamiento del problema o estado actual del tema.
En síntesis, es preciso aplicar en este punto el método analítico-exploratorio por el
que se enuncian de manera ordenada y coherente los estudios elaborados a nivel nacional
o internacional, puntualizando sobre el ámbito espacial, a lo largo de un período de
tiempo considerable. Y, de cualquier forma, el punto central o integrador de la exposición
se centraría en los avances, o estancamiento, en los resultados alcanzados en función de
una metodología propuesta. Continuando de nuestro ejemplo anterior, la figura D nos

3
Recordemos que el método de investigación científica puede conceptuarse en dos instancias fundamentales:
la del conocimiento sensorial (es primera e ineludible, y se nutre de fenómenos observados); la del
conocimiento racional (es la instancia segunda que da el sello de científica a la investigación, se integra por
los conceptos, los juicios y los razonamientos).
4
Habremos de observar que los trabajos de investigación generan, necesariamente, conocimiento nuevo tras
ejecutar cualquiera de las siguientes acciones: a) Validando teorías o hechos, b) Contrastando modelos o
supuestos, c) Validando tecnología, d) Desarrollando tecnología.


– 11
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

enseña el proceso que se sigue con el planteamiento del problema (análisis exploratorio)
hasta obtener la Justificación.

Figura C. Procedimiento para delimitar el problema






























Fuente: Tomado de MOSQUEDA ©2000. Métodos de investigación para doctorandos.
Universitat Politècnica de València.


C. La justificación
Es quizá, uno de los elementos más difíciles de desarrollar en el Proyecto, y en
extraña relación es, también, uno de los más importantes. Esta parte del proyecto debe
contener en forma resumida y clara, la descripción de todos los hechos que den validez a
la realización de la investigación; que den razón al hecho de invertir esfuerzos y recursos
en ella, considerando el contexto biofísico y sociocultural de que se trate. Su importancia
social, debidamente avalada con información correcta, formará parte de este aspecto.



– 12
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010


Figura D. Análisis exploratorio para definir la Justificación de la Investigación

















Al respecto, distinguimos dos errores frecuentes que llevan al investigador a
plantear mal su trabajo.
Primero. Es frecuente que la justificación se haga partiendo de las necesidades
del investigador (conocer algo que desconoce). Veamos un ejemplo: Supongamos que el
investigador no conoce nada acerca del “Movimiento estacional de las acciones en las
bolsas de valores de mercados emergentes”, o sobre “La teoría de los colores en el gusto
de los consumidores”, o bien, sobre “La forma en que funciona el cerebro” y se da a la
tarea de hacer la “investigación” para saber cómo funciona, qué es o, simplemente, dónde
está, etc. Podemos identificar a este tipo de trabajos por su ínfima, si no es que nula,
aportación al conocimiento científico, se trata, pues, de trabajos descriptivos y no
analíticos, por ejemplo.


– 13
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

Segundo. Es posible que se justifique un trabajo de investigación atendiendo a
imposibles, tales serían los siguientes ejemplos: “Medir los gustos y las necesidades de
TODOS los niños y jóvenes del Estado de Guanajuato”, u “obtener resultados clínicos a
través todo el universo”, o bien, “aplicando el derecho comparado será posible cambiar la
perspectiva de los delincuentes”.
No obstante, esto no tiene por qué ser así. La justificación se refiere a la
necesidad académica de realizar la investigación, nace por tanto de un problema que
académicamente puede ser observado, analizado y disgregado en sus partes
fundamentales. En este apartado se debe dejar en claro el porqué o importancia científica,
académica o teórica de realizar el trabajo de investigación, bastaría con responder a
varios, o a todos, de los siguientes cuestionamientos
5
:
• Qué conocimiento nuevo se generará, o
• Por qué es más conveniente utilizar la técnica de Fulanito y no la de Zutanito, o
• Qué beneficios reales traerá la investigación para la sociedad, la empresa o para
nuestra universidad.
• Qué producto o resultado (medible) espero obtener

En consecuencia, es de suma importancia detectar el problema directo que
pretendemos solucionar o explicar con nuestro trabajo. No todas las áreas del
conocimiento participan y/o solucionan a un mismo problema de
manera directa.
Por ejemplo, pensemos que tratamos de justificar un proyecto
que consiste en edificar un nuevo centro penitenciario. Desde el
punto de vista de la Arquitectura, este tipo de edificios no elimina
la delincuencia por sí sólo, más bien, funcionalmente facilita las
actividades de los que allí laboran y viven. Luego entonces, una justificación más
conveniente debería decir que la cárcel no propicia directamente el combate de la
delincuencia, sino que, de manera más directa y cuando mucho, el proyecto
arquitectónico proporcionará, por ejemplo, mejores edificios, diseñados de manera
adecuada, incluso que el estilo arquitectónico es el más adecuado por tales y tales

5
Un trabajo que responde a estas preguntas en su conjunto es un proyecto con amplias posibilidades de
apoyo financiero.
Justificación. Nace del
problema y se refiere a la
idoneidad y necesidad
académica (que se puede
observar en la práctica)
para desarrollar el trabajo
de investigación.


– 14
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

razones, pero siempre siguiendo otros lineamientos o enfoques teóricos propios de esta
área del conocimiento.
Veamos otro ejemplo. Supongamos, ahora, que un contador público se da a la tarea
de investigar “todo” lo referido a la Ley del Impuesto Sobre la Renta en un intento por
hacer más amigable sus contenidos y, de esta suerte, cualquier empresario pueda
entenderla y aplicarla. Así, es posible que base su justificación en que: “… dado que la Ley
del Impuesto Sobre la Renta es muy confusa los empresarios no la entienden y, por lo
mismo, no pueden aplicarla con equidad, otra cosa sería si verdaderamente la supieran
interpretar”. Un planteamiento tan general como el anterior se presta a cometer varios
errores:

* Sería imposible que los empresarios, en general, comprendan y apliquen
cabalmente dicha Ley, por eso existen especialistas quienes, en todo caso, sí que están
obligados a aplicar las leyes fiscales correctamente.

* Más que tratarse de una justificación es un problema que nace de la propia
perspectiva del investigador y, en donde, las afirmaciones no están respaldadas con las
fuentes de información correspondientes (o justificación teórica).

* Para que pudiera ser válido este enfoque, el investigador tendría que hacer un
manual o guía de estudio de la dicha Ley, para luego impartir cursos y, posteriormente,
aplicar exámenes que le permitiera tener información sobre si los empresarios conocen o
no el tema estudiado. Como resulta evidente, sería una empresa titánica hacer este tipo
de investigación que no creemos sea la intención del investigador.

En su lugar, este investigador debió haber planteado la investigación sobre
aspectos más puntuales del tema analizado. Si se sigue con la idea de la ambigüedad en
la Ley habrá, en todo caso, que buscar partes o artículos de la Ley que se presten a
dichas imprecisiones. Una vez identificadas las partes de la Ley que le “suenan” mal
elaboradas o contradictorias, tendrá que buscar autores anteriores a él y desprender sus
conclusiones más relevantes. Hasta entonces, el investigador está en posibilidades de
destacar la conveniencia de hacer su investigación. Pensemos que este investigador
encuentra que los autores (o casos) analizados no terminan por ponerse de acuerdo en


– 15
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

sus conclusiones (unos dicen una cosa y otros dicen otra cosa, incluso contraria), pero
que de ellos, hay un comentario, método, caso o avance que le convence. Este será
precisamente el punto por el que habrá de justificar toda la investigación.
Saliéndonos del anterior planteamiento, un ejemplo de justificación bien planteada
podría enunciar: “…No tenemos constancia de que se haya estudiado en nuestra región la
conveniencia de utilizar el tratamiento terapéutico Wi en pacientes que presentan
malformaciones Ki. No obstante, WALKOVIC y PETERSON (1999), han demostrado que los
pacientes que presentan problemas de malformación Ki responden en un 85% con mayor
efectividad si siguen este tratamiento terapéutico que otros métodos similares. Por lo
mismo, consideramos interesante realizar la presente investigación, referida a medir la
posible correlación entre pacientes con problemas malformación Ki y los métodos
terapéuticos utilizados; en lo particular se demostrará el grado de eficiencia del método
Wi respecto con tratamientos terapéuticos similares como el método Gi y el método Pi”.
En resumen, los investigadores deberán pensar y repensar todo el tiempo que
sea necesario, si realmente se justifica o no efectuar la investigación, para decidir hacerlo
sólo después de haber reunido los suficientes argumentos para ello. Sólo después de
haber cumplido con esto, se formulará la descripción sucinta de estas justificaciones, que,
por otra parte, deberán ser entendidas adecuadamente por investigadores y lectores del
documento. Si se desea y estima del caso, pueden ofrecerse justificaciones colaterales, no
directamente vinculadas con el tema de la investigación.

D. Hipótesis
¿Qué es la hipótesis?
En su obra, GONZALO [2001], nos deja en claro que la hipótesis, técnicamente, es lo
fundamental en el camino de la investigación científica. Pero, ¿qué entendemos por
hipótesis? Básicamente que es una proposición susceptible de ser aceptada o rechazada
(verificada) mediante técnicas ya establecidas o por establecerse. Ahora bien, no toda
pregunta o cuestionamiento es una hipótesis. Las hipótesis son supuestos que nacen de
preguntas que han sido ya sugeridas como resultados del conocimiento sistematizado de
los fenómenos observados y/o de la verificación (aceptación o rechazo) de otras hipótesis
previamente trabajadas, es decir, ya trabajadas.


– 16
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

En efecto, la hipótesis es, por definición, un supuesto acerca de un problema y que,
además, debe ser comprobable y/o contrastable empíricamente. Como ya se dejó en
claro, el problema puede ser planteado desde tres enfoques básicos; en este mismo
sentido, la hipótesis puede ser planteada como una posible solución al problema, pero
también como una causa del mismo o como una expectativa descriptiva (existencia o
carencia de algo).

Tipos de hipótesis
Ahora bien, ¿Cuántas hipótesis deben contener mi trabajo? La respuesta depende,
en definitiva, del tipo de trabajo que se realice. Si la Tesis es de tipo puramente
documental (descriptivo o estudio de casos) bastaría con establecer la hipótesis de trabajo
o principal. Ahora bien, si lo que se pretende es elaborar un trabajo empírico (clínico o de
campo) será necesario establecer además de la hipótesis de trabajo las hipótesis alternas,
en cuyo caso estamos hablando de una hipótesis nula (que habrá que demostrar en
primera instancia) y de unas hipótesis alternativas (que se demuestran de manera
sustitutiva). Esto es, si la hipótesis nula no es válida es porque esperamos que la(s)
hipótesis alterna(s) resulten ciertas.
Por ejemplo, imaginemos que estamos haciendo una investigación de campo y que
al final de mi trabajo compruebo que la hipótesis de trabajo no es válida (la niego),
complementariamente es posible utilizar las hipótesis alternativas con el objeto de
explicar de manera más concreta (específica) las posible causas que originaron mi
anterior resultado. Si no introduzco estas hipótesis alternativas sería imposible conocer
por qué mi suposición inicial no es válida; por ejemplo, “la hipótesis X no es válida, dado
que, al contrastar las hipótesis alternativas, llegué de manera más puntual a estas otras
evidencias que me dicen por qué no es válida”. La figura E nos muestra un planteamiento
general de cómo operan las hipótesis dentro del proceso de investigación.

Una característica fundamental de la hipótesis de trabajo es que debe ser original,
sin caer en eso que en México se conoce como “descubrir el hilo negro”; más que eso,
debe estar construida con cierto sustento académico o doctrinario, esto es, de trabajos
previamente desarrollados en la literatura de nuestra importancia. Si se tiene por objeto
algo indemostrable (según la doctrina) o ya demostrado, sería pertinente no aceptarla,


– 17
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

salvo que la solución (o explicación) a la que se llegaría provenga de una metodología
diferente. En todo caso, habría que redefinir y especificar más el planteamiento e
hipótesis.

Figura E. La hipótesis de trabajo y las hipótesis alternas.




Ejemplo:
Doctrina dice: “Todos los obreros responden a los estímulos económicos”
En nuestra hipótesis determinaríamos que: “La aplicación de un test general para
determinar el grado de respuesta en los obreros respecto a los estímulos
económicos es arbitrario, ya que subestima las necesidades particulares de los
diferentes departamentos de una fábrica, incluso la de los propios trabajadores”.


– 18
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010


Es primordial, pues, saber qué es lo que se pretende comprobar, demostrar o
explicar. Esta es la clave para saber si nuestros planteamientos van por buen camino. En
nuestro ejemplo, demostraremos no sólo si los obreros responden por igual manera a los
estímulos económicos (como en el trabajo previo al que hemos llamado “Doctrina”), sino
también si el instrumento de medición es el adecuado.

¿Cómo saber si mi hipótesis está bien planteada?
a) La primera cuestión a resolver es verificar si la hipótesis tiene relación con el
problema, esto es, que aluda no sólo el tema central de la investigación, sino que las
partes que la componen supongan la solución o expliquen un problema de manera directa
o puntual.
Por ejemplo, pensemos que el problema que pretendemos explicar se refiere a
entender el comportamiento de las acciones a través de ciertos factores que
determinarían su precio, asumiendo que, a priori, la información contable es considerada
como relevante por el inversionista al momento de formar sus expectativas, pero no
sabemos en qué proporción participa esta información en la toma de decisiones, dado que
suponemos que existen otros factores igual de relevantes, o más, que la información
contable. Para lo cual, nuestra conjetura puede formarse a partir de la posible relación
que existe entre los factores (del entorno o económicos, psicológicos o empresariales) y el
precio de las acciones: “El inversionista valora los factores del entorno en conjunto con los
resultados contables de las empresas que incide, al mismo tiempo, en la formación de
expectativas y el precio de la acción”. En todo caso, generaría un problema de
irrelevancia, como más delante señalaremos, si pretendiendo demostrar la correlación de
los factores contables con el precio de este activo financiero incluyera como variable
independiente, no los resultados contables, sino los aspectos psicológicos del
inversionista.
Aún así, esta hipótesis está aún incompleta pues no señala el sujeto de estudio, con
lo cual tendríamos que agregar, por ejemplo, el mercado de valores al que nos estamos
refiriendo o el tipo de empresas que estudiamos. Entre más concretos seamos en este


– 19
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

planteamiento mayor fortaleza tendremos en nuestros resultados. Así, la nueva hipótesis
quedaría como sigue:
El inversionista que participa en la Bolsa de Valores de París valora los factores del
entorno en conjunto con los resultados contables de las empresas que incide, al mismo
tiempo, en la formación de expectativas y el precio de la acción de las empresas
multinacionales que en este mercado cotizan”.
De esta suerte, hemos dejado en claro que nos interesa explicar este problema en
la Bolsa de Valores de París y, en concreto, sólo el comportamiento de los valores de
empresas multinacionales.
En el ejemplo de la figura E el investigador quiere determinar los factores
relacionados con las empresas que afectan a las empresas mexicanas al momento de
participar (vender) en otros países. Desde el planteamiento del problema nos damos
cuenta que el investigador le ha planteado como una causa, cuando pudo haberle
planteado como una solución o como una predicción. De esta forma, el investigador se
plantea dos supuestos al respecto: la hipótesis 1 y la hipótesis 2; de ambas escoge la
hipótesis 1 que estima que el tipo de cambio es el principal factor que afecta a la venta de
productos mexicanos en el extranjero; al respecto, el investigador pudo haber elegido
cualquiera de las dos hipótesis de manera arbitraria, pero en este caso, nos queda claro
que prefiere investigar sobre el tipo de cambio en vez de la publicidad.
Pero, luego, tras desarrollar su investigación supongamos que encuentra que su
hipótesis es falsa, esto es, que el tipo de cambio dólar-peso no es el aspecto más
relevante para incrementar las exportaciones mexicanas, por lo que se da a la tarea de
explorar sobre otros factores que explican al problema. Es así como se plantean las
variables alternas en las que se consideran otros factores que vendrían a explicar al
problema, en este caso, el investigador retoma a la variable “publicidad” e incorpora la
variable “tecnología obsoleta”. Profundizando un poco más, el investigador obtiene
información que vendría a comprobar que la variable “tecnología obsoleta” sería la más
relevante para las empresas mexicanas al momento de vender en otros países.
Sobre este último punto habremos de notar que el investigador puede plantear las
hipótesis alternativas desde el inicio mismo de la investigación o después de verificar a la
hipótesis de trabajo (esperando los resultados finales); no hay una fórmula que garantice


– 20
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

la profundidad de los resultados salvo que, la investigación considere la causalidad de las
nuevas variables y no la asociación entre ellas.

b) En seguida, es preciso determinar si nuestro planteamiento contiene las
variables independiente(s) y dependiente. Esto es importante pues estamos asumiendo
que un factor o una serie de factores determinan o explican el problema que pretendemos
resolver. La figura F ilustra dos ejemplos al respecto, partiendo del segundo ejemplo
observamos que sí satisface esta condición, toda vez que:
i. Variable dependiente: La calificación de un estudiante.
ii. Variables independientes: Modelos de enseñanza, problemas de aprendizaje, la edad, el
nivel socioeconómico, etc.
Incluso es posible determinar la correlación entre variables independientes y de
éstas con la variable que estamos explicando.
Sabemos que se pueden asociar estadísticamente
cualquier tipo de variables, con el único requisito de que
tengan pautas de variación parecidas (los nacidos con los
accidentes de carretera, el crecimiento del producto
interno bruto per capita con los índices de delincuencia, etc.) pero el mero hecho de
correlacionar series, o de comparar estadísticos muestrales, no constituye por sí ninguna
teoría científica. Sin embargo, algunos trabajos científicos se jactan de detectar ciertas
regularidades y, sin saber explicarlas bien, proclamar relaciones causales con ánimo
científico. Sólo cuando se encuentra la explicación causal, y no la asociación, la afirmación
tiene carácter científico.
Un ejemplo de esto sería el siguiente. El analista financiero, John Kinney descubrió
que la magia de los martes del mago camboyano, el Sr. Wanadú, coincidía con una
variación en los tipos de interés del mercado londinense. Con este antecedente y
entusiasmado por su observación, Kinney estudió el fenómeno para los últimos 25 años
en los que llevaba el Sr. Wanadú practicando su magia de los martes, y ¡menuda
sorpresa! El 99,3% de las veces la magia de este mago se vio reflejada en una variación
En la ciencia nos interesa la
causalidad de un fenómeno, no la
asociación que pudiera existir entre
las variables. La primera puede
deberse a factores azarosos, la
causalidad proviene de elementos
demostrables.


– 21
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

de la tasa LIBOR. Confiado en estos sorprendentes hallazgos el analista financiero elaboró
su “Índice Wanadú” para ayudar a predecir los movimientos de los tipos de interés.
De este ejemplo podemos deducir un error científico al que se corre el riesgo de
caer: Se basa en una asociación de variables (la magia y los tipos de interés) y no de una
causa-efecto. Y aquí la primera cuestión a resolver, para poder determinar si estamos
ante una asociación o ante un fenómeno de causalidad, el investigador debe contar con
los conocimientos suficientes que le permitan vislumbrarlo. Así, es posible que
profesionales no relacionados con las ciencias económicas puedan ver en este caso una
causalidad, pero por el contrario, un experto economista sabrá perfectamente que se trata
de una mera asociación de factores y, por lo mismo, el Índice Wanadú (que tiene
supuestamente una capacidad adivinatoria muy buena) no es más que una mera pérdida
de tiempo, en Economía está demostrado que los tipos de interés suben o bajan
obedeciendo los mandatos del gobierno (o del banco central) ante las expectativas de los
inversores o de la propia industria; pero nunca estarán a la voluntad de un brujo que vive
a miles de kilómetros.
c) En tercer lugar debemos determinar si los alcances a los que nos lleva la
hipótesis son los correctos. Esto es, si pretendiendo hacer un trabajo documental nos
planteamos erróneamente la necesidad de verificar la hipótesis con datos de campo.
Veamos el siguiente ejemplo: “El diseño del programa informático XYZ incrementará,
cuando menos, en un 35% la eficiencia de la empresa Abc SA de CV.” Si nuestro trabajo
es documental estaría mal planteada ya que, en el fondo, no se pretende obtener
información empírica que nos permita verificar dicha eficiencia; a lo sumo, se diseñará un
programa informático contemplando las recomendaciones de modelos previos y, por lo
mismo, sería más apropiado redefinir la hipótesis en aras de su correcta verificación.

Veamos en la siguiente figura F, cómo funciona o interactúa esto:







– 22
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010


Figura F.

E. Objetivo general
En este apartado se debe dejar en claro cuáles son las pretensiones del trabajo de
investigación, es decir, qué acción (es) se desarrollarán para demostrar la hipótesis y qué
se espera obtener tras el desarrollo del trabajo.
Por sus propios alcances, el objetivo general se realiza en no más de un párrafo y
de manera muy breve. En algunos casos, es conveniente plantear los objetivos
particulares porque de esta forma se tiene una idea más clara sobre las acciones que se
desarrollarán. No olvidemos que del objetivo general nacen los particulares, que a su vez
dan pie a los epígrafes. Esto es, si se tienen cuatro epígrafes (apartados o subtemas) de
cuerpo de trabajo es porque se han planteado cuatro objetivos particulares, que en su
conjunto ayudarán a contrastar la hipótesis y llegar a la conclusión del trabajo. Como
resulta obvio, estos objetivos nacen de la hipótesis y están en clara concordancia con el


– 23
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

problema detectado. Por lo tanto, un planteamiento erróneo en los mismos, repercute en
unas conclusiones equivocadas.
Ahora bien, ¿cómo plantear mis objetivos? Existe toda una formalidad para enunciar
los objetivos: Comienzan necesariamente con un(os) verbo(s) en infinitivo que
establece(n) la metodología específica a utilizar en el tratamiento de la información
6
; pero
además, es recomendable que incluya una segunda parte en la que se determinarían los
alcances del trabajo. Un ejemplo muy sencillo de lo que sería un objetivo es el siguiente:



Describir y analizar las investigaciones recientes sobre el efecto que tienen las
sustancias de esterilización sobre las diversas esporas residentes en el instrumental
quirúrgico; con lo cual esperamos obtener resultados concluyentes respecto a la situación
actual del tema.




F. Metodología utilizada y/o procedimiento propuesto para llegar al (a los)
resultado (s) esperado (s)

En este punto es preciso describir, paso por paso, el proceso de investigación
científica que se seguirá. Con esto, se pretende dar una idea de las actividades
desarrolladas y el equipo que se utilizará para la investigación misma. Si se propone una
metodología distinta a las hasta ese momento aplicadas, habrá que señalarlo y mencionar
en qué consiste dicha mejora o perfeccionamiento.
Asimismo, es importante suponer los resultados (tangibles o medibles) que se
darán con la investigación. La importancia de este apartado radica en que con los
resultados se medirá las aportaciones de la investigación al mundo de la ciencia, a la
sociedad o a nuestra propia universidad. Los resultados esperados constituyen una lista

6
Esto se refiere a las magnitudes del pensamiento, esto es, lo que racionalmente pretendemos con la
investigación, algunos ejemplos de esta magnitudes son: Estudiar, Describir, Analiza, Explorar, Tipificar,
Verificar, Observar, Cuantificar, Criticar, Modelizar, Comparar, etc., incluso es posible que se les mezcle, por
ejemplo, Analizar y Criticar, Comparativo exploratorio. Ahora bien, en NINGÚN CASO, se utiliza la magnitud
Conocer, ya que la investigación no atiende a problemas de desconocimiento o ansias de saber por parte del
investigador, por sí misma, la investigación genera información, y lo que buscamos es generar conocimiento.
Verbos en infinitivo. En los que señala la magnitud del pensamiento. En este
caso describiremos y analizaremos la información recolectada.
Alcances, qué pretendo con el desarrollo de este capítulo


– 24
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

descriptiva más que limitativa ya que es posible que se agreguen, con el desarrollo de la
investigación, resultados y/o productos inesperados.

G. Cronograma de actividades

En este punto, el investigador tiene que señalar las actividades que se
desarrollarán, en tiempo y forma, para la culminación de la investigación, así como el
producto que se derive de dicha actividad. Con esto se debe dejar en claro los pasos de la
investigación, desde que se inicia hasta que se emite y aprueba el Reporte Final.
Por ejemplo, se define que al día 8 de mayo se habrá hecho una revisión
bibliográfica de las fuentes más relevantes y, esto, tiene el objeto de elaborar el marco
teórico referencial. Así pues, a la fecha indicada tendrá que remitir dicho marco teórico a
la Coordinación de Investigación para que se dé constancia del cumplimiento de las
obligaciones.
Ahora bien, es posible que no tengamos muy clara la fecha de entrega, en este
caso, se recomienda mencionar sólo el mes en el que se podrá entregar el producto. De
cualquier forma es necesario indicar el número de horas, totales y parciales, que se
llevará el investigador en cada una de las actividades; de esto depende la retribución
económica por la investigación.
Como se deduce, este cronograma de actividades no contempla a los elementos del
Proyecto, sino que su elaboración se centra en los elementos del Reporte Final. Un orden
típico de los elementos del Reporte Final (artículo) serían los siguientes:

1. Elaboración del marco teórico (referencial, histórico o conceptual),
2. Determinación del estado actual del tema (síntesis de los principales estudios)
3. Descripción del modelo (método) de investigación a utilizar y/o exégesis (crítica o
exploración) de la doctrina, normativa, teoría, etc. del tema tratado.

Si se trata de trabajos no documentales se sigue con los puntos 4 a 9
4. Fase de diseño del modelo a aplicar:
determinación de la muestra o elementos de estudio,
criterios de exclusión,
definición de variables, etc.


– 25
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

5. Diseño y aplicación de la encuesta (o modelo),
6. Estudio de campo, empírico o estudio clínico,
7. Análisis e interpretación de los resultados,
8. Cuadros y anexos,
9. Interpretación de los resultados,

Para los trabajos documentales se continúa del punto tres y se adheriría el punto 9b:
9b. Propuestas de reforma según el análisis (crítica o exploración) desprendido del punto
tres.

Con independencia del tipo de trabajo se continúa con los siguientes puntos:
10. Elaboración de las conclusiones,
11. Elaboración de las propuestas,
12. La introducción
13. Impresión del borrador final
14. Fase de correcciones sobre el borrador final
15. Impresión final
16. Entrega del reporte del trabajo
17. Envío del trabajo a revista especializada
18. Planificación sobre la participación en foros, simposios o conferencias magistrales de
los resultados de la investigación,

Sólo para los casos de desarrollo experimental o desarrollo tecnológico sería conveniente
incluir el siguiente punto:
19. Registro de la patente y la marca (en el caso de desarrollo tecnológico), etc.

H. Descripción del impacto económico y/o social que tendrá el proyecto de ser
concluido exitosamente.

En este punto, se debe dejar en claro el impacto que tendrá la investigación, esto
es, mencionar qué conocimiento nuevo se espera generar y quiénes y cómo se verán


– 26
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

beneficiados la investigación. Desde luego que este apartado también incluye el beneficio
de la propia universidad.
En el caso particular de las ciencias de la salud, deberá quedar en claro si se
experimentará o no con algún producto y/o seres vivos, y, sobre todo, si las empresas y/o
instancias involucradas (empresas, gobierno, etc.) consienten los resultados o se cuenta
con alguna autorización, licencia o permiso para ello, o si se sigue y respeta algún
protocolo en particular.

i. Fuentes bibliográficas relevantes
Al respecto, es recomendable que se incluya cuando menos cinco fuentes
bibliográficas o de información relevantes; esto, que las que se consideren (por su
relevancia o importancia) indispensables en la consulta previa del trabajo de
investigación, bajo la peculiaridad de no incluir Leyes, Reglamentos, Enciclopedias o
Diccionarios. Asimismo, hay que señalar que el número de fuentes bibliográficas, como
resulta obvio, aumentará conforme se desarrolle el trabajo mismo; de ahí que se asuma
que en esta primera bibliografía se incluyan sólo las fuentes más relevantes.
Invariablemente, la presentación de las fuentes bibliográficas será conforme a algún
criterio formal; en nuestro caso recomendamos el siguiente criterio que es propuesto por
revistas científicas arbitradas de prestigio internacional
7
:

§ Cuando se trate de un artículo de una revista, se deberá iniciar con el primer apellido
del primer autor y nombre; nombre y apellidos de los demás autores; año de
publicación entre corchetes; nombre del artículo entre comillas, nombre de la revista
en letra cursiva, volumen y número; y páginas que contiene el artículo.
Ejemplo:
CASTRO Pérez, Juan; Rebeca Donostierra y Samuel Méndez Arrieta [1996] “La Tierra
vigente”. Estudios agrícolas del sur. Vol. XV, núm. 6, pp.76-90

§ Cuando se trate de un libro, se deberá iniciar con el primer apellido del primer autor y
nombre; nombre y apellidos de los demás autores; año de publicación entre corchetes;

7
Al respecto pueden consultarse: Harvard Business Review, International Business Studies, Journal of
Socioeconomic Studies, American Journal of Health, Revista Española de Contabilidad y Financiación, Estudies
du antropologique, entre otras.


– 27
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

nombre del libro en letra cursiva; nombre de la editorial; número de edición; lugar de
publicación y páginas consultadas (Es aceptable también que se mencione, no por
páginas consultadas, sino el número de páginas que tiene el libro).
Ejemplo:
ARCHEL Domenech, Saúl [2002] Finanzas de la empresa. Ed. Alambra S.A. 3ra edición.
Madrid, pp. 65-98.

§ Cuando se trate de la consulta el capítulo de un libro que es una recopilación de
varios autores, se deberá iniciar con el apellido y nombre del autor; nombre y apellidos
de los demás autores del capítulo; año de publicación entre corchetes; nombre del
capítulo entre comillas; la preposición “en”; el primer apellido del primer autor y
nombre; nombre y apellidos de los demás autores; nombre del libro en que se publica
en letra cursiva, nombre de la editorial; número de edición; lugar de publicación; y
páginas consultadas.
Ejemplo:
BAEZ Lileh, Rosa [2000] “Los daños colaterales en la lealtad del cliente” en PADILLA
Gómez, Santiago. Plan de márketing. Ed. Miranda S.A. 2da edición. Buenos Aires,
pp.56-99.

§ Para las demás fuentes deberá seguirse el siguiente orden: Primer apellido del primer
autor y nombre; nombre y apellidos de los demás autores; año de publicación entre
corchetes; nombre de la obra entrecomillado; nombre de la fuente subrayada; lugar de
publicación; páginas consultadas en caso de que las haya.
Ejemplo:
SANROMÁN, Petra y Joan Peterson [2002] “La Evasión Fiscal” Periódico electrónico
Infosel. URL: www.infosel.com. pp. 1-25.











– 28
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010


II. Del Reporte Final de la Investigación (Artículo, Tesina, etc.)

El Reporte final de investigación será entregado al Coordinar de Investigación
conforme a las fechas establecidas en el cronograma de actividades del Proyecto. Dicho
documento tendrá la vocación de publicarse. De cualquier forma, el Reporte final de la
Investigación es el documento que contiene el desarrollo y los resultados de la
investigación autorizada según el proyecto de investigación presentado.
Y salvo planteamientos muy puntuales, como lo son el caso de las monografías o de
estudios muy específicos, por conveniencia de “El Consejo de Investigación” se ha
considerado prudente que el reporte final de investigación tenga la estructura de un
artículo. De entre los factores que nos llevaron a tomar este criterio, sobresale la
idoneidad de publicar los resultados en revistas especializadas.
Por su parte, el número de páginas del documento nunca podrá ser menor a 30
folios escritos a espacio y medio, por una sola cara y utilizando la tipografía Times New
Roman a 12 puntos. Este criterio también tiene mucho que ver con los criterios para la
publicación de artículos de revistas especializadas. Sin embargo, dado el caso que la
revista sujete el número de páginas, el investigador tendrá, de cualquier forma, hacer dos
versiones del documento, uno para fines internos de la UdLSB (no menos de 30 páginas)
y otro conforme las especificaciones de la revista.

II.1. Tipos de Reporte (artículos)
A pesar de que hay partes comunes en todos los Reportes de investigación, y de
que existen varios tipos de estudio, podemos afirmar que hay en todos ellos elementos
comunes, pero también elementos exclusivos. Por lo mismo, es preciso atender al tipo de
trabajo y, de esta suerte, desarrollar dichas peculiaridades.
Por ejemplo, sería impensable que un estudio empírico no se incluyese un epígrafe
que aluda la recolección de datos y su evaluación. Por el contrario, un estudio descriptivo
no puede tener apartados de naturaleza experimental. Sirva la figura D para mostrar la
clasificación general de los trabajos científicos:

INSERTAD AQUÍ LA FIGURA D


– 29
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010


II.2. Elementos del Reporte Final de la Investigación
Como ya se dijo, es posible que el investigador tenga, además de hacer cumplir con
nuestros lineamientos, que satisfacer los criterios específicos de la revista en la que
piensa publicar su trabajo; pensando en ello es que nos hemos dado a la tarea de seguir
un criterio de publicación muy aceptado entre las revistas científicas de mayor relevancia;
con esto, esperamos que las posible modificaciones que se hagan al trabajo sean
meramente marginales.
Así, un orden típico y los elementos que componen el Reporte Final de la
investigación es el siguiente:
Elemento Aparece en
1. Título o nombre del trabajo Primera página
2. Nombre (s) del (los) autor (es) Primera página
3. Escuela, Facultad o Unidad Académica a la que pertenece(n) el
autor (es).
Primera página
4. Resumen (abstrac) Segunda página
5. Introducción Tercera y pp. ss.
6. Cuerpo del trabajo Siguientes páginas
7. Conclusiones Siguientes páginas
8. Anexos Siguientes páginas
9. Fuentes bibliográficas y otras fuentes Al final del trabajo
pp.ss. = páginas siguientes

TÍTULO O NOMBRE DEL TRABAJO
Se pide que el título sea breve esto es, no demasiado largo (no más de doce
palabras), sin que esto suponga sacrificar la claridad del tema tratado. Si es necesario
para su claridad que sea más largo, poner subtítulo. Se debe acompañar siempre una
traducción del título al inglés o castellano, según corresponda.

RESUMEN
Los artículos llevarán un resumen (abstract) en castellano, aunque se agradece que
se incluya también una traducción al idioma inglés; en todo caso, el resumen deberá tener
extensión no superior a una carilla (alrededor de 150 palabras). La intención de este
resumen es la de brindar una perspectiva general del artículo y contendrá las conclusiones
a las que se llegaron.


– 30
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010


INTRODUCCIÓN.
Además de dar una idea general del tema y del trabajo de investigación mismo, en
este apartado deben enunciarse en el siguiente orden, el problema que se pretende
resolver (o estado académico actual del tema), la justificación de hacer la investigación, la
hipótesis (o supuesto) y el objetivo general del trabajo, así como hacer un breve
comentario sobre la distribución del artículo.
Salvo este último elemento, conviene recordar que estos elementos ya han sido
desarrollados en el Proyecto y, por lo mismo, sólo bastaría con traerlos de aquel
documento a éste. Sin embargo, es preciso aclara que para hacerlo, es necesario dar
cierta coherencia a las ideas que se escriben, esto es, debe suavizarse, con algún
comentario previo, la inserción de dichos elementos.

CUERPO DEL TRABAJO.
El cuerpo del trabajo, generalmente, se desarrolla siguiendo el método deductivo y,
por lo mismo, suele distribuirse en hasta 4 epígrafes. En el primer epígrafe se desarrollan
los aspectos teóricos generales del tema, en el segundo se destacan los principales
estudios realizados relacionados con el tema tratado y se aprovechan los siguientes para
desarrollar casos prácticos y desprender conclusiones puntuales. No obstante, si el trabajo
es de corte empírico (clínico) se recomienda que en el último (o últimos epígrafes) se
desarrolle la investigación de campo, se muestren y analicen los resultados y se
desprendan las conclusiones correspondientes.
Ejemplo de epígrafe
1.2. Los oleoductos y su impacto ambiental

Otro ejemplo,
2.4. Las atribuciones de las personas físicas desde el punto de vista fiscal.

CONCLUSIONES.
Por lo general, este apartado se deja para hacer un resumen o recapitulación de lo
más importante del artículo así como para dar respuesta a la hipótesis (o supuesto) de
partida.


– 31
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010


ANEXOS
Sólo en el caso de que los haya, y por lo general se incluyen cuadros, gráficas y
figuras. Dichos elementos deberán, invariablemente, ir enumerados de manera
progresiva, y relacionados con el párrafo que corresponda.
Así, tanto cuadros como gráficos se incluirán en hojas separadas del texto,
numerados correlativamente y titulados, y con las fuentes correspondientes. Los gráficos
y cuadros se presentarán confeccionados para su reproducción directa, o sea, insertados
como imagen o archivo con extensión jpg.

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS Y OTRAS FUENTES
Cada revista tiene definidos, por lo general, los criterios para presentar las fuentes
bibliográficas. No obstante, este apartado deberá seguir los criterios marcados en el
apartado “i. Fuentes bibliográficas relevantes”.


II.3. Algunas consideraciones relevantes.

1. En la actualidad los llamados “pies de página” han venido modificando su
función, en antaño se utilizaban para referenciar a la fuente de la que provenía un
determinado dato, comentario o definición, en la actualidad, este apartado se utiliza para
hacer comentarios al calce, esto es, que completan la idea del párrafo del que
provienen.
Desde luego que las revistas suelen establecer un criterio para el uso de los pies de
página. En la actualidad, sin embargo, las notas al pie de página han de ser sólo las
indispensables, dejando otras consideraciones para el texto. Deben ir numeradas
consecutivamente, con números arábigos.
En efecto, la tendencia implementada acertadamente, por el mayor número de
revistas científicas especializadas es la de utilizar los pie de página, no para referenciar la
fuente de una cita textual, sino para citar un dato numérico o de comportamiento, así
como para ampliar los comentarios o desarrollar una idea referente al párrafo del que ésta
procede. Como resulta obvio, no es recomendable referenciar en pie de página el autor de
la cita, en su lugar aparecerá insertado el nombre del autor en letra VERSALES, seguido del


– 32
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

año de publicación entre corchetes. Así, el sitio en el aparece el nombre del autor puede
hacerse siguiendo dos criterios: Cuando se trata de citas textuales, en cuyo caso, el autor
aparecerá antes de dicha cita; y cuando se trate de alguna cita sacada del texto e
interpretada por el autor, cuyo autor figurará al final de la misma.
* Véase el siguiente ejemplo de cita textual:
Como podemos observar, RUBENS [2000] siempre ha sostenido que: “... Encontramos
dentro de la literatura económica del s. XVI que los impuestos gravaban de manera
desigual la renta de las personas”.
* Asimismo el ejemplo de cita interpretada quedaría como sigue:
De cualquier forma, las empresas multinacionales comenzaron a expandirse, siguiendo
los actuales criterios hasta el año 1864; fecha en la que la empresa Singer crea su
primer filial en Inglaterra [PICCIOTO, 1992 y MARTÍNEZ et al. 1995].
* En todo caso debemos observar que:
a. Cuando se trata de dos autores, figurará el primer apellido de ambos autores,
ejemplo: [HERNÁNDEZ y JAIME, 1998],
b. Cuando se trate de más de dos autores, se escribirá el nombre del autor principal
seguido de la locución latina et al. (en letra cursiva), que significa “y otros”
[ZIMMERMAN et al., 1964],
c. Cuando se atribuye la idea a cuando menos dos autores diferentes, se separará la
fuente por punto y coma [UTRIEL, 1963; KARLSON et al., 1985 y MEDINA, 1996];
siempre en orden cronológico.

2. Habrá que seguirse las reglas y los lineamientos gramaticales marcados por la
Academia de la lengua española, de estos destacamos uno de ellos que suele omitirse
la mayoría de las veces: Se acentúan gramaticalmente (con tilde) las palabras, que lo
deban, aún escritas en MAYÚSCULAS (según Real Decreto de 1954 y su última
modificación de abril del 2000). En todo caso, se agradece entregar el Reporte Final con la
mayor pulcritud y formalidad que el caso lo amerita.


3. Deben definirse, en el cronograma de actividades, de manera precisa los
tiempos y los productos (avances del Reporte final) a entregar a la Coordinación de


– 33
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010

Investigación, pues de ello depende el avance exitoso del trabajo. Al final, el Consejo hará
una revisión y dictamen general sobre el trabajo para determinar si la forma y los
contenidos son los apropiados para su impresión final.
En el “Manual que establece el mecanismo para dar seguimiento a trabajos de
investigación” (Forma UdLSB-CI014) se definen los mecanismos para cumplir que las
actividades de supervisión y asesoría por parte de la Coordinación de Investigación a los
trabajos de investigación.

4. Asumimos que hay especificidades para cada área del conocimiento que hacen
que el desarrollo difiera en forma. Por lo mismo, este documento se ha centrado en los
elementos básicos y las variantes serán tratadas y analizadas como tales siempre que se
cumpla con los primeros.

5. En todo caso, la Coordinación de Investigación auxiliará y/o asesorará a los
profesores y/o investigadores respecto a las dudas que nazcan sobre el particular o sobre
los criterios metodológicos enunciados en esta Directriz. Así pues, la Coordinación de
Investigación no es más que el especialista técnico que apoyará en todo momento para la
publicación y presentación pública de los trabajos elaborados.

III. Referencias bibliográficas
BELL, J. [1989] Doing your Research Project. A Guide for First-Time Researchers in Education and
Social Science. Open press University. Filadelfia.
CONACYT [2004] Criterios para la elaboración de proyectos de investigación. México D. F.
ECO, Umberto [1994] Cómo hacer una tesis. Técnicas y procedimientos de investigación, estudio y
crítica. Editorial Gedisa, Barcelona.
GONZALO, Juan A. [2001] “La tesis doctoral (planificación de un trabajo de investigación en
contabilidad o finanzas” Revista Española de Contabilidad y Finanzas. pp. 219-287
LÁZARO CARRETER, FERNANDO [1998] El dardo en la palabra. Galaxia Gutemberg. Barcelona.
MOSQUEDA ALMANZA, RUBÉN [2002] “Curso de capacitación metodológica para doctorandos”. Working
paper. Universidad Politécnica de Valencia. Valencia.
RYAN, R.; R. Scapens y M. Theobald [1991] Research Method an Methodology in Finance and
Accounting. Academic Press. London.
SOTO A., ARTURO Y OTTO MENÉNDEZ [1999] Investigación científica en el quehacer de las ciencias de la
salud. Universidad de San Carlos de Guatemala. Guatemala.




– 34
Consejo de Investigación

Forma UdLSB-CI010


















APROBADO POR EL


H. CONSEJO DE INVESTIGACIÓN


DE LA UNIVERSIDAD
DE LA SALLE BAJÍO





DADO EN LA UNIVERSIDAD DE LA SALLE BAJÍO, EN LA CIUDAD DE LEÓN,
GUANAJUATO, MÉXICO A LOS 30 TREINTA DÍAS
DEL MES DE JUNIO DEL AÑO 2004 DOS MIL CUATRO.