1.

Importancia del estudio de los materiales:
E l estudio de los materiales ha sido objeto de gran importancia en el desarrollo
tecnológico a nivel mundial, pues gracias a éste la humanidad ha logrado
fabricar armas para defenderse de las otras especies y herramientas para las
labores agrícolas que nos dieron la posibilidad de tener civilizaciones
sedentarias. Los materiales juegan un papel fundamental en el avance de la
tecnología, y mediante el estudio y desarrollo de éstos, se han podido lograr
mejores niveles de vida. Fabricando automóviles, barcos, aviones,
computadores y ahora ese fascinante y complejo mundo conectado por los
modernos medios de comunicación.
Este artículo recopila algunos conceptos fundamentales acerca de los
materiales para ingeniería. Destacando la importancia y aplicaciones de estos
en el mundo de hoy.
Todo material que se emplee en la instrucción de un edificio, de un vehículo de
un avión o de un barco, debe pasar unos controles y ser sometido a una serie
de pruebas destructivas que darán idea de su grado de dureza flexibilidad,
resistencia a la torsión a la fatiga, o a un incendio.
Un ensayo destructivo es aquel en el que el material es sometido a una serie
de esfuerzos hasta el punto en el que se rompe, así se sabe la fuerza
necesaria en newton que se debe emplear para romperlo, con lo cual sabes la
fuerza máxima que ese material puede resistir.

2. Estructuras de los átomos:


- Electrones: El electrón, comúnmente representado como "e", es una
partícula subatómica o partícula elemental de tipo fermiónico. En un
átomo los electrones rodean el núcleo, compuesto únicamente de
protones y neutrones.

Los electrones tienen una masa pequeña respecto al protón, y su movimiento
genera corriente eléctrica en la mayoría de los metales. Estas partículas
desempeñan un papel primordial en la química ya que definen las atracciones
con otros átomos.

- Protones: La partícula subatómica más importante, es el Protón.

Los Protones se combinan entre electrones y neutrones para formar átomos.

Veamos sus cargas y tamaños, prácticamente los protones y los neutrones
poseen el mismo tamaño, en relación, al neutrón que es más pequeño que los
mencionados con anterioridad, la masa del protón, es aproximadamente de
1.836 veces mayor a la masa del electrón, estas se diferencian por 1%. La
masa del protón es de 1.6726x 10-24 gms.

Se le llama carga fundamental, elemental o carga de +1, a la carga
eléctricamente positiva de los protones.

En cuanto a la carga de los electrones, poseen el mismo valor que la de los
protones solo que es negativa teniendo de esta manera una polaridad opuesta,
-1, carga fundamental su valor es 1.602 x10-19 Coulomb.

- Neutrones: Un neutrón es un barión neutro formado por dos quarks
abajo y un quark arriba. Forma, junto con los protones, los núcleos
atómicos. Fuera del núcleo atómico es inestable y tiene una vida media
de unos 15 minutos emitiendo un electrón y un antineutrino para
convertirse en un protón. Su masa es muy similar a la del protón.
- El núcleo atómico: El núcleo atómico es la parte central de un átomo,
tiene carga positiva, y concentra más del 99.99% de la masa total del
átomo.

Está formado por protones y neutrones (denominados nucleones) que se
mantienen unidos por medio de la interacción nuclear fuerte, la cual permite
que el núcleo sea estable, a pesar de que los protones se repelen entre sí
(como los polos iguales de dos imanes). La cantidad de protones en el núcleo
determina el elemento químico al que pertenece. Los núcleos atómicos con el
mismo número de protones, pero distinto número de neutrones, se denominan
isótopos; por esta razón, átomos de un mismo elemento pueden tener masas
diferentes

- Numero atómico: el número atómico es el número entero positivo que
es igual al número total de protones en el núcleo del átomo. Se suele
representar con la letra Z (del alemán: Zahl, que quiere decir número). El
número atómico es característico de cada elemento químico y
representa una propiedad fundamental del átomo: su carga nuclear.
- Peso atómico: es debido al número de protones y de neutrones. Por
esa razón, diferentes elementos tienen peso atómico diferente.

En la época de Thomson no se conocía la existencia del neutrón pero hubo que
justificar su presencia porque había mucha diferencia entre el peso atómico
calculado en el laboratorio y el peso atómico propuesto por Thomson.

Thomson calculó que el peso de un protón y el de un neutrón, valen justo 1
uma= 1,66*10-24 gramos. Los pesos atómicos reales normalmente son
números decimales por dos motivos:

El valor exacto del peso del protón y del neutrón, no es entero. El peso de un
átomo calculado sumando los pesos de las partículas que lo forman sigue
siendo diferente al peso atómico real. Al revisar los experimentos en los tubos
de descarga, Thomson observó que al usar elemento Hidrógeno, se
encontraban 3 clases de átomos diferentes. Encontró un primer tipo de átomos:
PROTIO (1p; 1e- 1 uma), DEUTERIO (1p; 1e-; 1n 2uma), TRITIO (1p; 1 e-; 2n
3uma). Esto demuestra que no todos los átomos de un elemento son iguales. A
estos átomos se les conoce con el nombre de ISÓTOPOS (átomos del mismo
elemento que tienen un peso atómico diferente). Los isótopos tienen en común
que el comportamiento químico es idéntico, y sólo se diferencian ligeramente
en algunas diferencias físicas.



- Distribución y niveles de energía de los electrones alrededor del
núcleo atómico:
Es la distribución de los electrones en los subniveles y orbitales de un átomo.
La configuración electrónica de los elementos se rige según el diagrama de
Moeller:
Para comprender el diagrama de Moeller se utiliza la siguiente tabla:

s p d f
n = 1 1s

n = 2 2s 2p

n = 3 3s 3p 3d

n = 4 4s 4p 4d 4f
n = 5 5s 5p 5d 5f
n = 6 6s 6p 6d

n = 7 7s 7p

Para encontrar la distribución electrónica se escriben las notaciones en forma
diagonal desde arriba hacia abajo y de derecha a izquierda (seguir colores):
1s 2s 2p 3s 3p 4s 3d 4p 5s 4d 5p 6s 4f 5d 6p 7s 5f 6d 7p
Este principio de construcción (denominado principio de Aufbau, del alemán
Aufbau que significa 'construcción') fue una parte importante del concepto
original de Bohr de configuración electrónica. Puede formularse como:
7

Sólo se pueden ocupar los orbitales con un máximo de dos electrones, en
orden creciente de energía orbital: los orbitales de menor energía se llenan
antes que los de mayor energía.
Así, vemos que se puede utilizar el orden de energías de los orbitales para
describir la estructura electrónica de los átomos de los elementos. Un subnivel
s se puede llenar con 1 ó 2 electrones. El subnivel p puede contener de 1 a 6
electrones; el subnivel d de 1 a 10 electrones y el subnivel f de 1 a 14
electrones. Ahora es posible describir la estructura electrónica de los átomos
estableciendo el subnivel o distribución orbital de los electrones. Los electrones
se colocan primero en los subniveles de menor energía y cuando estos están
completamente ocupados, se usa el siguiente subnivel de energía superior.
Esto puede representarse por la siguiente tabla:

s p d f
n = 1 2

n = 2 2 6

n = 3 2 6 10

n = 4 2 6 10 14
n = 5 2 6 10 14
n = 6 2 6 10

n = 7 2 6

Para encontrar la configuración electrónica se usa el mismo procedimiento
anterior incluyendo esta vez el número máximo de electrones para cada orbital.
1s
2
2s
2
2p
6
3s
2
3p
6
4s
2
3d
10
4p
6
5s
2
4d
10
5p
6
6s
2
4f
14
5d
10
6p
6
7s
2
5f
14
6d
10
7p
6

Finalmente la configuración queda de la siguiente manera: 1s
2
2s
2
2p
6
3s
2

3p
6
4s
2
3d
10
4p
6
5s
2
4d
10
5p
6
6s
2
4f
14
5d
10
6p
6
7s
2
5f
14
6d
10
7p
6


Para determinar la configuración electrónica de un elemento, basta con calcular
cuántos electrones hay que acomodar y entonces distribuirlos en los subniveles
empezando por los de menor energía e ir llenando hasta que todos los
electrones estén distribuidos. Un elemento con número atómico mayor tiene un
electrón más que el elemento que lo precede. El subnivel de energía aumenta
de esta manera:
 Subnivel s, p, d o f: Aumenta el nivel de energía.
Sin embargo, existen excepciones, como ocurre en los elementos de transición
al ubicarnos en los grupos del cromo y del cobre, en los que se promueve el
electrón dando así una configuración fuera de lo común.



- Tabla periódica:







Enlace iónico
Es el enlace que se da entre elementos de electronegatividades muy diferentes. Se
produce una cesión de electrones del elemento menos electronegativo al mas
electronegativo y se forman los respectivos iones positivos (los que pierden
electrones) y negativos (los átomos que ganan los electrones).
Este tipo de enlace suele darse entre elementos que están a un extremo y otro de
la tabla periódica. O sea, el enlace se produce entre elementos muy
electronegativos (no metales) y elementos poco electronegativos (metales).

Enlace Covalente.
El modelo de enlace entre iones no se puede utilizar para explicar la unión entre
cualquier pareja de átomos. Si dos átomos son iguales, no existe ninguna razón que
justifique que uno de estos átomos se transforme en ión. Para justificar estas
situaciones se utiliza otro modelo de enlace. Cuando los átomos que forman un enlace
comparten sus electrones con la finalidad de cumplir con la regla de los ocho, se forma
un enlace. El tipo de enlace que se observa en la molécula de hidrógeno y en otras
moléculas en que los electrones son compartidos por los dos núcleos se llama enlace
covalente.
Enlace metálico
Es el enlace que se da entre elementos de electronegatividades bajas y muy
parecidas, en estos casos ninguno de los átomos tiene más posibilidades que el
otro de perder o ganar los electrones. La forma de cumplir la regla de octeto es
mediante la compartición de electrones entre muchos átomos. Se crea una nube de
electrones que es compartida por todos los núcleos de los átomos que ceden
electrones al conjunto.
Este tipo de enlace se produce entre elementos poco electronegativos (metales).
Los electrones que se comparten se encuentran deslocalizados entre los átomos
que los comparten.

Fuerzas de van der Waals
Las fuerzas de van der Waals son fuerzas de estabilización molecular; forman
un enlace químico no covalente en el que participan dos tipos de fuerzas o
interacciones, las fuerzas de dispersión(que son fuerzas de atracción) y las fuerzas
de repulsión entre las capas electrónicas de 2 átomos contiguos.
Ejercicios
¿Qué tipo de enlace y cual será la fórmula final del compuesto, especificando
de si se trata de fórmula empírica o molecular, y utilizando las
reacciones de ionización en caso de enlaces iónicos y la
representación de Lewis en caso de enlaces covalentes, de los
compuestos formados por las siguientes parejas de átomos: a) S y K, b)
N y Cl, c) Br y O, d) Ca y Br? e) As y Li? f) C y Cl?




























4) Coordinación atómica.
4.1) Distancias interatómicas:
La distancia interatómica es, pues, el criterio experimental de la existencia de
enlace, y un enlace es más fuerte y libera más energía cuanto más pequeña es
esa distancia. A pesar de la posibilidad teórica de un estudio unificado, resulta
cómodo considerar separadamente tres enlaces diferentes, el iónico, el
covalente y el metálico, cada uno de los cuales representa un caso límite,
siendo posibles también todos los casos intermedios. La diferencia entre estos
tres enlaces estriba en la diferente distribución electrónica en las proximidades
de los átomos enlazados y, por tanto, en la diversa direccionalidad de las
fuerzas que resultan. En todos los casos, cada núcleo conserva cerca de él los
electrones del corazón, es decir, los que no forman parte de la capa de
valencia. Los electrones de valencia, por otra parte, están localizados de
manera diversa".

4.2) Radio iónico: El radio iónico es el radio que tiene un átomo cuando ha
perdido o ganado electrones, adquiriendo la estructura electrónica del gas
noble más cercano. Podemos considerar dos casos:
Podemos considerar dos casos:
a) Que el elemento gane electrones:
El electrón o electrones ganados se colocan en los orbitales vacíos,
transformando el átomo en un anión. La ganancia de electrones por un átomo
no metálico aislado es acompañada por un aumento de tamaño.
Por ejemplo los halógenos, situados en el grupo 17, presentan una
configuración electrónica en su último nivel, igual a ns
2
p
5
, por tanto pueden
acercar un electrón a su último nivel para adquirir la configuración electrónica
de un gas noble, ns
2
p
6
con lo que el elemento gana estabilidad y se transforma
en un anión (ion con carga negativa).
Al comparar el valor del radio atómico de cualquier elemento con el de su
anión, éste es siempre mayor, debido a que la carga nuclear es constante en
ambos casos, mientras que al aumentar el número de electrones en la capa
mas externa, también aumenta la repulsión entre los mismos aumentando de
tamaño el orbital correspondiente y por tanto también su radio iónico.
b)Que el elemento pierda electrones:
Generalmente se pierden los electrones de valencia y el elemento se
transforma en un catión. La pérdida de electrones por un átomo metálico
aislado implica una disminución de su tamaño.
Por ejemplo, los metales alcalinotérreos (grupo 2) presentan una configuración
electrónica en su último nivel igual a ns
2
. Cuando pierden estos dos electrones
externos adquieren la configuración electrónica del gas noble que les precede
en la tabla periódica, aumentando su estabilidad y transformándose en un
catión con dos cargas positivas.
El valor del radio atómico del elemento es siempre mayor que el del
correspondiente catión, ya que éste ha perdido todos los electrones de su capa
de valencia y su radio efectivo es ahora el del orbital n-1, que es menor.
Podemos generalizar diciendo que los iones cargados negativamente (aniones)
son siempre mayores que sus correspondientes átomos neutros, aumentando
su tamaño con la carga negativa; los iones positivos (cationes), sin embargo,
son siempre menores que los átomos de los que derivan, disminuyendo su
tamaño al aumentar la carga positiva.
Entre los iones con igual número de electrones (isoelectrónicos) tiene mayor
radio el de menor número atómico, pues la fuerza atractiva del núcleo es menor
al ser menor su carga.

4.3) Radio atómicos:
El radio atómico identifica la distancia que existe entre el núcleo y el orbital más
externo de un átomo. Por medio del radio atómico es posible determinar el
tamaño del átomo. Dependiendo del tipo de elemento, existen diferentes
técnicas para su determinación como la difracción de neutrones,
de electrones o de rayos X. En cualquier caso no es una propiedad fácil de
medir ya que depende, entre otras cosas, de la especie química en la que se
encuentre el elemento en cuestión.
En un grupo cualquiera, el radio atómico aumenta desde arriba hacia abajo
debido al aumento en el nº de niveles de E. Al ser mayor el nivel de energía, el
radio atómico es mayor.
En los períodos, el radio atómico disminuye al aumentar el número atómico (Z),
hacia la derecha, debido a la atracción que ejerce el núcleo sobre
los electrones de los orbitales más externos, disminuyendo así la distancia
núcleo-electrón.
El radio atómico puede ser covalente o metálico. La distancia entre núcleos de
átomos "vecinos" en unas moléculas es la suma de sus radios covalentes,
mientras que el radio metálico es la mitad de la distancia entre núcleos de
átomos "vecinos" en cristales metálicos. Usualmente, cuando se habla de radio
atómico, se refiere a radio covalente.

4.4) Numero de coordinación:
El número de coordinación (NC) es el número de vecinos que están en
contacto directo con un átomo o ion en particular en una red o estructura
cristalina.
Tomando por ejemplo en un cristal el átomo central de una celda CC (Cúbica
centrada en el cuerpo), éste claramente está en contacto con 4 átomos vecinos
en la cara superior y 4 átomos abajo, por lo tanto:
 El número de coordinación para la estructura CC es 8.
Recordando que un cristal CCC (Cúbica centrada en las caras) está formado
por planos hexagonales compactos en orden ABC entonces se puede apreciar
que tomando un átomo cualquiera del cristal, éste tiene 6 vecinos en el mismo
plano, 3 vecinos arriba y 3 abajo.
 El número de coordinación para la estructura CCC es 12.
Y por la misma razón anterior:
 El número de coordinación para la estructura HC (Hexagonal compacta) es
12.

5) Clasificación de los materiales:
Por conveniencia, la mayoría de los materiales utilizados en ingeniera están
divididos en tres grupos principales: Materiales metálicos, poliméricos
(plásticos) y cerámicos.
5.1) Materiales metálicos:
Estos materiales son sustancias inorgánicas que están compuestas de uno o
más elementos metálicos, pudiendo conocer también algunos elementos no
metálicos. Ejemplos de elementos metálicos son hierro, cobre, aluminio, níquel
y titanio. Elementos no metálicos, como carbono, nitrógeno y oxigeno, pueden
también estar contenidos en los materiales metálicos. Los metales tienen una
estructura cristalina en las que los átomos están dispuestos de manera
ordenada. Los metales son, en general, buenos conductores eléctricos y
térmicos. Muchos metales son relativamente resistentes y dúctiles a
temperatura ambiente y otros mantienen alta resistencia incluso a temperaturas
elevadas.
Los metales y aleaciones se dividen normalmente en dos clases: metales y
aleaciones férreas, que contienen un alto porcentaje de hierro, como el acero o
las fundiciones de hierro, y metales y aleaciones no férreas que carecen de
hierro o solo contienen cantidades relativamente pequeñas. Ejemplos de
metales no férreos son aluminio, cobre, cinc, titanio y níquel.
5.2) Materiales poliméricos (plásticos):
Las mayorías de los materiales poliméricos están formados por largas cadenas
o redes de moléculas orgánicas. Estructuralmente, la mayoría de los materiales
poliméricos no son cristalinos, pero algunos constan de mezclas de regiones
cristalinas y no cristalinas. La resistencia y ductilidad de estos materiales varía
ostensiblemente. Debido a la naturaleza de su estructura interna, la mayoría
son malos conductores de electricidad, algunos de estos materiales son
buenos aislantes, de ahí su aplicación como aislantes eléctricos. En general los
materiales poliméricos tienen bajas densidades y relativamente bajas
temperaturas de reblandecimiento o descomposición.
5.3) Materiales cerámicos:
Los materiales cerámicos son materiales inorgánicos constituidos por
elementos metálicos y no metálicos cohesionados químicamente. Los
materiales cerámicos pueden ser cristalinos, no cristalinos o mezcla de ambos.
La mayoría de los materiales cerámicos tienen elevada dureza y alta
resistencia a elevadas temperaturas, pero tienden a ser frágiles. Las ventajas
de los materiales cerámicos para su uso técnico se resumen en bajo peso, alta
resistencia y dureza, alta resistencia al calor y al desgaste, poca fricción y
propiedades aislantes.
Las propiedades aislantes, junto con la alta resistencia al calor y al desgaste de
muchos materiales cerámicos, los hace útiles en revestimientos de hornos para
tratamientos térmicos y fusión de metales como el acero. Una importante
aplicación de los cerámicos son las losetas cerámicas del transbordador
espacial. Estos componentes protegen térmicamente la estructura interna de
aluminio del transbordador durante el lanzamiento y la reentrada en la
atmosfera terrestre.
5.4) Tipos de enlace y su influencia en las propiedades de los materiales.
Enlaces existentes para su configuración:
 Enlaces metálicos
En metales en estado sólido, los átomos se encuentran empaquetados
relativamente muy juntos en una ordenación sistemática o estructura cristalina.
Los átomos en un enlace metálico sólido se mantienen juntos por enlace
metálico para lograr un estado de más baja energía (o más estable). Para el
enlace metálico no hay restricciones sobre pares electrónicos como en el
enlace covalente o sobre la neutralidad de carga como en el enlace iónico. En
el enlace metálico los electrones de valencia más externos de los átomos son
compartidos por muchos átomos circundantes y de este modo, en general, el
enlace metálico no resulta direccional, Fuerzas de van der Waals;
Excepto en un gas muy dispersado las moléculas ejercen atracciones y
repulsiones entre sí. Estas proceden fundamentalmente de interacciones
dipolo-dipolo. Las moléculas no polares se atraen entre sí mediante
interacciones débiles dipolo-dipolo llamadas fuerzas de London que surgen
como consecuencia de dipolos inducidos en una molécula por otra. En este
caso los electrones de una molécula son débilmente atraídos hacia el núcleo
de otra pero entonces los electrones de esta son repelidos por los electrones
de la primera. El resultado es una distribución desigual de la densidad
electrónica y, en consecuencia, un dipolo incluido. Las diferentes interacciones
dipolo-dipolo (atractivas y repulsivas) se denominan conjuntamente fuerzas de
van der Waals. La distancia entre las moléculas juega un importante papel en
la intensidad de dichas fuerzas. Se llama radio de van der Waals a la distancia
a la que la fuerza atractiva es máxima .Cuando dos átomos se aproxima a
distancias más cortas que el radio de van der Waals, se desarrollan fuerzas
repulsivas entre los núcleos y las capas electrónicas. Cuando la distancia entre
dos moléculas es mayor al radio de van der Waals las fuerzas atractivas entre
las moléculas disminuyen.
 Enlace iónico
Los enlaces iónicos se pueden formar entre elementos muy electropositivos
(metálicos) y elementos muy electronegativos (no metales). En el proceso de
ionización los electrones son transferidos desde los átomos de los elementos
electropositivos a los átomos de los elementos electronegativos, produciendo
cationes cargados positivamente y aniones cargados negativamente. Las
fuerzas de enlace son debidas a la fuerza de atracción electrostática o
culombiana entre iones con carga opuesta. Los enlaces iónicos se forman entre
iones opuestamente cargados por que se produce una disminución neta de la
energía potencial para los iones enlazados
 Enlace covalente
Un segundo tipo de enlace atómico primario es el enlace covalente. Mientras el
enlace iónico involucra átomos muy electropositivos y electronegativos, el
enlace covalente se forma entre átomos con pequeñas diferencias de
electronegatividad y ubicados muy próximos en la tabla periódica. En el enlace
covalente los átomos generalmente comparten sus electrones externos s y p
como otros átomos, de modo que cada átomo alcanza la configuración de gas
noble. En un enlace covalente sencillo cada uno de los átomos contribuye con
un electrón a la formación del par de electrones de enlace, y las energías de
los dos átomos asociadas con el enlace covalente son menores (mas estables)
como consecuencia de la interacción de los electrones. En el enlace covalente,
se pueden formar enlaces múltiples de pares de electrones por un átomo
consigo mismo o con otros átomos.