TEOGONÍA DE LOS DIOSES LOVECRAFTIANOS

Pesé a que Lovecraft fue el profeta de la nueva religión él nunca intentó
sistematizar los mitos, poniendo orden aquí y alla como lo hiciera Hesíodo con los mitos
griegos. Solo deó clara la !ase so!re la cual se inventarían las m"s horrorosas historias.
#sta idea central era que antes de que apareciera el hom!re la $ierra ha!ía tenido otros
amos. % esta idea aluden determinados li!ros &a!orreci!les', ciertos gra!ados
&a!omina!les' y algunas esculturas &sacrílegas'. $am!ién menciona varios lugares que
resultan sagrados y cita la e(isténcia de cultos y de rituales &!lasfemos' que prefiere no
detallar.
#l verdadero sistematizador de los mitos fue so!re todo %ugust )erleth. #l fue el
creador de lo !enignos )ioses arquetípicos y del sello sagrado de estos* una piedra en
forma de estrella de cinco puntas que es el talism"n m"s eficaz contra los Primordiales.
Pero )erleth intentó sistematizarlos mediante sus propios relatos mientras que Lin
+arter, erudito, teólogo, y !i!liógrafo de la relación Lovecraftiana resume los mitos de la
manera siguiente*
&#studiando las divinidades y los demonios que aparecen en los mitos de +hul,
se induce que la tésis de Lovecraft, la fuente misma de los mitos, es que, en épocas
geológicas remotísimas nuestro mundo fue ha!itado y go!ernado por grupos de dioses
dia!ólicos y de divinidades !enévolas mucho antes de que apareciese el hom!re en la
$ierra, ésta era compartida por los primigenios y la Gran Raza de Yith, quienes cayeron
en discordia y se alzaron contra sus propios creadores, es decir, contra los misteriosos
)ioses %rquetípicos, primeros po!ladores de los espacios estelares. La -ran .aza,
constituida por seres espirituales e inmateriales que parasita!an cuerpos aenos,
a!andonó las zonas terr"queas por ella dominadas y huyó a través del tiempo hasta el
siglo ++, en el que se apoderaron de los cuerpos de una raza de escara!aos que
suceder" al hom!re, en esa época remota, como forma de vida dominante en el planeta.
Los Primigenios, sin rival ya, quisieron dominar el mundo y en com!ate con los )ioses
%rquetípicos que mora!an en /etelgeuse, les ro!aron ciertos talismanes y sellos y
determinadas ta!lillas de piedra cu!iertas de eroglíficos, que ocultaron en un planeta
pró(imo a la estrella +elaeno.'
&Los )ioses %rquetípicos castigaron esta inoportuna e impropia re!elión. %unque
los Primigenios, !ao la orden de Azathoth, com!atieron largamente, por ,ltimo fueron
vencidos y e(pulsados o apresados. Hastur el 0nefa!le fue e(iliado al lago de Hali, cerca
de +arcosa, en las Híadas pró(imas a %lde!ar"n1 el Gran Cthuhu fue mantenido en un
letargo m"gico, similar a la muerte, en la cósmica ciudad sumergida de .2lyeh, situada no
leos de Ponapé, en el Pacífico1 Itha!ua, #l 3ue +amina #n el 4iento fue desterrado a
los helados desiertos "rticos, de los que un sello poderoso le impide escapar. Yo"#
Sothoth fue e(pulsado de nuestro continuo espacio5tiempo y fue lanzado al +aos unto
con Azathoth, a quien, adem"s por ha!er sido el ca!ecilla de la re!elión, los )ioses
%rquetípicos privaron de inteligencia y de voluntad. Tsatho""ua fue aherroado en una
caverna situada !ao el 6onte 4oormithadreth en Hyper!órea, unto con algunos dioses
menores como A$hoth y Ata%h#Na%ha. Cthu"ha fue e(iliado en la estrella 7omalhaut.
Ghatanothoa, el )ios5)emonio, fue sellado en las criptas que se e(tienden !ao una
arcaica fortaleza construida por los crust"ceos de 8uggoth en la cima del 6onte 8adith5
-ho, que domina la primitiva ciudad de 6u. 6uchos dioses menores fueron o!ligados a
refugiarse en el negro castillo de ónice que corona la ciudad de 9adath, situada en el
)esierto de Hielo, en la zona en que el mundo de los sue:os penetra en nuestra $ierra.
)e los Primigénios 6ayores, solo N&arathote' parece ha!er evitado tanto prisión
como e(ilio.'
&Pero, antes de ser derrotados en la primera de las guerras, los Primigénios
6ayores ha!ían engendrado una multitud de sicarios infernales que desde entonces se
esforzaran por li!erarlos de nuevo1 sin em!argo, ni siquiera los (ro)undos de R*&eh,
seres marítimos y anfi!ios, pueden levantar ni tocar el Signo %rquetípico, poderoso Sello
de estos )ioses, que mantiene a +thulhu dormido en la muerte. 8, aunque en la p"gina
;<= de la edición completa del Necronomicon figura el famoso >oveno 4erso que,
de!idamente entonado, devolver" la li!ertad a 8og5Sothoth y dar" origen a su retorno
anunciado por los profetas, ninguno de sus adoradores humanos o inhumanos ha
conseguido hasta la fecha li!erarlo. #n ocasiones alguien ha conseguido levantar el Sello
%rquetípico, pero siempre ha sido vuelto a colocar en su sitio, !ien por intervención
directa de los propios )ioses, !ien de sus muchos servidores humanos. Sin em!argo,
%lhazred ha profetizado que, por fin, los Primigenios ser"n li!erados y regresar"n.
)e!emos suponer, pues, que, en alg,n futuro incierto, volver"n a disputar una vez m"s el
?niverso a los )ioses %rquetípicos.'
)erleth, sin em!argo refiere que entre los mismos Primigenios hay rencillas. Por
eemplo, Hastur es enemigo irreconcilia!le de +thulhu y a veces actua como salvador de
los perseguidos por este. #sto est" en relacion con la procedencia original de los
Primigenios, algunos de los cuales son espíritus de los elementos y mantienen entre sí las
oposiciones que entre estos e(isten. %sí, +thulhu sim!oliza en cierto modo el agua1
+thugha, el fuego1 0thaqua y Hastur, el aire1 Shu!5>iggurath, la tierra.
$ampoco hay mucho orden en lo que se refiere a los dioses, diosecillos y
semidioses de la mitología lovecraftiana. 0ncluso no est" totalmente claro si los
Primigenios y los Primordiales son los mismos o distintos. Por su parte, Lovecraft no
especifica ni quienes ni que són, pero )erleth, en su afan sistematizador, se:ala que los
Primordiales son &manifestaciones de los Primigenios el plano terreno'. Sea como fuere,
Lévy divide el panteon lovecraftiano en tres grandes categorías* los monstruos de las
%ltas $ierras del Sue:o, los monstruos del mundo vigil y los Primordiales. +orresponden
a la primera categoría los @ngeles descarnados de la >oche Agomosos, cornudos, sin
cara, con alas de murciélagoA, los vampiros en su do!le variedad Avampiros a
secas, que son como perros, y 4ampiros de Pies .oosA, los )holes Aque mueren al ser
e(puestos a la luzA, los enormes -ugs de !oca vertical, los ShantaBs Aenormes,
alados, de cuerpo escamoso y ca!eza de ca!alloA y las entidades lunares con cuerpo de
sapo, amorfas, gelatinosas y con tent"aculos. #ntre los monstruos del mundo vigil, Lévy
se:ala los hí!ridos diversos, los Profundos, los 6i5-o, los Shoggoths, etc.
Lin +arter, por su parte, clasifica los dioses lovecraftianos en dos categorías* los
Primordiales C&tam!ién llamados Primigenios, 6alignos, Los53ue5Llegan y %rcaicos'D y
los )ioses de la $ierra. % la primera categoría pertenecen los antiguos dominadores de
nuestro planeta, aunque +arter no hace grandes distinciones entre los 6ayores A
+thulhu, 8og5Sothoth, Shu!5>iggurath, %zathoth, >yarlathothep, Lloigor, Hastur,
?!!o5Sathla, etc.A y los 6enores A)agon, Hydra, >ug, -noph59eh, 8ig, etc.A #n su
segunda categoría incluye a algunos diosecillos citados por Lovecraft y tam!én un poco
por no sa!er donde ponerlos si no, al propio >odens. Para mayor confusion +arter
se:ala la posi!ilidad de que algunos de los Primordiales no sean sino avatares o
emanaciones de otros. /yagoona, dios menor, por eemplo, se caracteriza por no poseer
rostro, lo que hace pensar que acaso no sea sino una transposicion de >yarlathothep, el
-ran )ios Sin +ara.
La mitología lovecraftiana no solamente es rica en dioses y lugares sagrados en
los cuales ocurrieron hechos trascendentales sino que tam!ién posee multitud de li!ros
proscritos y profanos que no de!erían ser leídos los cuales, segun +arter, &contri!uyen a
apoyar numerosos detalles de los 6itos a los que dan un aire de autenticidad y de
erudiccion'. Pero tampoco en tales li!ros se sistematizan los 6itos. %l parecer, en ellos
se alude veladamente, !ao par"!olas y sím!olos y a menudo en forma fragmentaria, a
oscuros arcanos que solo los adeptos sa!en interpretar.
%lgunos de dichos li!ros tienen e(istencia real, como el The saurus Chemicus de
/acon, la Turba Philosophorum, The Witch-Cult in Western Europe de 6urray, De
Masticatione Mortuorum in tumulis de .aufft, el Libro de Dzyan, la Ars Mana et
!ltima de Lulio, el Libro de Thoth, el "ohar, la Cryptomensis Pate#acta de 7alconer o la
Polyraphia de $rithemius. #stos li!ros se citan so!re todo por sus nom!res
rim!om!antes y misteriosos, pero, naturalmente, tienen en realidad muy poco o nada que
ver con los 6itos. )e los dem"s, sin em!argo, la mayoría es puramente inventada y
tratan directamente de los 6itos entre otros temas esotéricos. #ntre ellos, los principales
son el Libro de Eibon, el El te$to %&lyeh, los 'ramentos de Celaeno, los Cultes des
(oules del conde d2#rlette, De )ermis Mysteriis de Ludvig Prinn, las Arcillas de
Eltdo*n, el People o# the Monolith de Eustin -eoffrey, los Manuscritos Pna+,ticos, los
-iete libros Cr.pticos de /san, los !naussprechlichen 0ulten de 4on Eunzt y, so!re
todo, el Necronomicon de %!dul %lhazred. Li!ro este que fue descrito con tal luo de
detalles que mucha gente llegó a creer que e(istía de verdad aunque... quien sa!e. $al vez
algun día todos sepamos la verdad.
In)or+a%ion e,tra-da de. Los mitos de +thulhu de %lianza #ditorial colección #l li!ro
de !olsillo, =F;G 6adrid. C#n concreto del estudio preliminar de .afael Llopis.
In)or+a%ion e,tra-da 'or. 4íctor -arcía. $am!ién llamado &#l #misario de la 6uerte'
%ntoniov.gHciaItelefonica.es
In)or+a%ion e,tra-da 'ara. La p"gina del >ecronomicon y todos aquellos que quieran
sa!er m"s so!re estos temas que se remontan m"s all" de la noche de los tiempos.
///R*&eh000