República Bolivariana de Venezuela

Ministerio Para el Poder Popular Para la Educación
I.U.T “Antonio José de Sucre”
Catedra: Seguridad Informática
Carrera: Informática





Lcdo. Manuel Dos Santos
Bachiller:
Romero Jesús M.
C.I. 21.411.253

La Urbina, 14 de Junio del 2014

El Ciberterrorismo es aquel proceso donde se utiliza los medios de
información tecnológica o electrónica, para dar a conocer mensajes que
pueden causar en una población determinada un poco de terror o miedo a
raíz del contenido que contienen los mismos, los cuales pueden afectar a
instancias políticas o religiosas principalmente.

Los objetivos fundamentales del llamado Ciberterrorismo se pueden
destacar primordialmente en:

 Causar terror, pánico o hasta confusión en los mensajes que
son enviados por las redes sociales.
 Son básicamente destinados a entes gubernamentales políticos
o religiosos y educativos.
 Los autores de los mismos son genios en la materia, ya que
logran ser los únicos en poder conectar y divulgar este miedo
por los sitios Web.
 Abarcar gran parte de la población en un estado o país
determinado, para los cuales estarán dirigidos dichos mensajes.
 No tiene por qué existir la necesidad de la presencia del
atacante cibernético.
 En el posible caso que llegue a fallar el plan de ataque, el
ciberterroristas, debe aprender y prepararse mejor para poder
realizar un nuevo ataque más poderoso.
 El ciberterrorista o pirata cibernético puede lograr resguardar su
seguridad personal si su ataque es netamente informático.
 La misión de los mismos o sea los atacantes informáticos está
sujeta principalmente a desestabilizar tanto a empresas como a
personas de manera radical y precisa.


El Ciberterrorismo se puede definir también como la capacidad de
ataque cibernético, entrando en los sistemas y robando datos importantes sin
interrumpir los sistemas de información, por lo tanto la información original no
se ve afectada por las intervenciones en la redes.
Este tema de amplio contenido nos refiere de manera muy concreta y
precisa los amplios conocimientos técnicos que se debe poseer para los
llamados ataques cibernéticos o Ciberterrorismo, ya que existe una gran falta
de control de los resultados alcanzados, existiendo una alta repercusión
mediática sobre los medios informáticos.
Además de la habilidad que tiene el internet aún es una ilusión que
nos nace conocer que la red no es un territorio sin ley, pero si es un territorio
con pocas reglas.
La manera más sorprendente de poder defender la información
contenida en los sistemas debería pasar primero, según se dice por una
colaboración pública o privada, aunque algunas empresas se muestran
evasivas a revelar los ataques que sufren y la información que pierden
constantemente de sus bases de datos.
Conociendo que el Internet es un medio de fácil acceso, donde
cualquier persona, guardando su anonimato, puede proceder a realizar un
ataque que es complicado de asociar, virtualmente indetectable y difícil de
introducir, por no hablar del alto impacto que alcanza una acción de este tipo
al golpear directamente y por sorpresa al contrario con lo cual, la red se está
convirtiendo en ese lugar ideal para que los delincuentes informativos y que
los terroristas lleven a cabo sus acciones y actividades de pánico y terror al
ultrajar ciertas informaciones de alta importancia para personas o empresas.

El ciberterrorismo es la unión del ciberespacio y el terrorismo, es
decir, la forma en la cual el terrorismo utiliza las tecnologías de la información
para intimidar, reducir o para causar daños a grupos sociales con fines
políticos-religiosos. Por lo tanto, viene a ser la evolución que resulta de
cambiar las armas, las bombas y los misiles por una computadora para
planificar y ejecutar unos ataques que produzcan los mayores daños posibles
a la población o personas de alguna empresa importante.

Otro aspecto de gran relevancia puede darse en la manera como los
ciberterroristas o ciberdelicuentes ejecutan sus actos entrando en diversos
sitios Web con la intención de la estafa o fraude, por medio de engaños
publicando en páginas ficticias información de productos u ofertas que no
existen, y casos de traspaso de bienes o artículos para comprar o vender por
personas que simplemente no existen, abundan los intentos de ataque
contra productos tecnológicos o espacios en línea se producen incluso antes
de su lanzamiento y hasta los sitios que recaudan fondos de ayuda para
desastres humanitarios, como terremotos y huracanes, están amenazados
por piratas informáticos que tratan de robar las donaciones. Estas son
algunas de las artimañas que se pudiesen encontrar en las redes sociales y
en las cuales los ciberterroristas realizan sus ataques, sin dejar rastro.

Los piratas informáticos o ciberterroristas están creando amenazas
cada vez más complejas, bien estructuradas y difíciles de poder descubrir o
entender, y mucho menos de poder intentar evadirlas con el propósito de
intentar persuadir dichos ataques.

Hemos visto crecer el nivel de esta figura. Los atacantes están
invirtiendo meses hasta años para planificar una estrategia, encontrando los
puntos débiles y usando páginas de internet externas.

Por eso más que irrumpir directamente en la red de una organización,
el objetivo primordial del atacante cibernético, son otras páginas de internet
visitadas regularmente por el usuario, con el fin de infectar su computadora y
tratar de que este usuario lleve luego el virus a otras partes de la red.

Los ataques tecnológicos son cada vez más frecuentes y
generalizados, también hay un beneficio oculto tras el llamado
ciberterrorismo ya que cada vez que aumenta el número de ciberataques,
también crece la demanda de personas profesionales y expertos capaces de
evitar estas invasiones digitales no autorizadas.

La seguridad cibernética está generando un impacto de empleo, pero
no hay suficientes personas con las habilidades necesarias para convertirse
en la próxima generación de policías de las Web, o sea las personas
capaces de resguardar las informaciones importantes y que no sean
divulgadas en las redes sociales sin autorización de sus creadores o autores.

Se ha logrado comprobar que el sector de la educación enfrenta en
una mayor proporción los ciberataques que otros mercados, como el de las
ventas, servicios al consumidor o telecomunicaciones.

Las únicas áreas con más ataques que el sector educativo son las de
gobierno, servicios informáticos, instituciones financieras, empresas y medios
de comunicación.

Ya que una única violación de la seguridad puede afectar
paralelamente a un gran número de personas, las cuales pueden afectar sus
trabajos y hasta perjudicar su parte psicológica, causando miedo o confusión
en los mismos, ya que pueden surgir en las redes sociales los llamados
mensajes o informaciones subliminales, los cuales no pueden ser detenidas
antes de su divulgación en masa.

El pensamiento de los Ciberterroristas no es ajeno a este concepto ya
que éste tiene que estar completamente seguro que con sus conocimientos
informáticos, tecnológicos y técnicos puede llevar a cabo un ataque
terrorista, que puede desequilibrar profundamente el orden social de una
determinada masa, dicho ataque no debe ir solo, sino que debe llevar un
mensaje consigo que de un sentido a este evento, es decir transmitir las
creencias del grupo, al que se siente pertenecer sin importarle las graves
consecuencias que esto traiga consigo, esto sin duda trae influencia para
aquel grupo social afectado.

Por todo esto se puede deducir que los actos contra las tecnologías
informáticas, hace que las personas, empresas o usuarios desconfíen de los
sistemas o de las redes sociales, ocasionando un alto retraso en el
mejoramiento de la seguridad de las informaciones, ya que el uso del internet
y la informática como tal, siempre será un problema fiel de graves delitos y
aún más con la existencia de los grandes expertos, los llamados
Ciberterroristas, ya que los mismos se han aprovechado de los avances
tecnológicos para provocar la intranquilidad en la ciudadanía empresarial o
en la parte psicológica de las personas que son usuarios de las redes
sociales y que realizan actualizaciones de sus informaciones personales o
laborales diariamente, por tanto deberían existir más especialistas que
puedan erradicar por completo estos ataques que causan el llamado
Ciberterrorismo, y así poder ir logrando el bienestar y tranquilidad definitivo
de los afectados de estos planes de ataque que a gran paso sumergen a
gran parte del mundo entero, sin que muchas personas sepan o conozcan
de su existencia a nivel mundial.